Resumen:

Tatiana siempre fue la más hermosa del curso, sin embargo su extraordinaria belleza la aísla y la convierte en una mujer insegura de sus capacidades y de sí misma. Una vez casada, en una ciudad lejos de su pueblo, hace amistad con Marta, una vecina con vasta experiencia en los quehaceres del hogar. Tatiana nunca pensaría que Marta y su marido, Benito, se aprovecharían de ella para hacer realidad sus más turbias fantasías. Historia relatada desde las perspectivas de Tatiana, de Marta y de Benito.

Bájatelo pinchando en el banner o en el siguiente enlace:

https://relatosdantes.com

Para que podías echarle un vistazo, os anexo el primer CAPÍTULO:

TATIANA
CAPÍTULO 1

TATI

El vapor inundaba la sala de baño y los espejos llevaban largo rato empañados cuando Tatiana decidió que el nivel de agua de la tina era el adecuado y la temperatura suficientemente alta. Se metió lentamente, se sumergió hasta el cuello y se relajó durante unos minutos, disfrutando el escozor que le provocaba ese baño de espuma caliente. Sintió el ambiente frio cuando saco sus tonificadas piernas para poder alcanzarlas con la esponja de baño. Se inclinó ligeramente sobre un costado para acicalar sus glúteos, parando la cola y abriendo sus nalgas para permitir que el agua y sus delicados movimientos asearan lo más íntimo de su ser. Por último, se preparó para masajear sus hinchados y adoloridos pechos. Estaban enormes y muy sensibles; la piel, tensada a más no poder, paraba sus rosados pezones, convirtiéndolos en suculentos biberones para su pequeño Benjamín.
Era su primer bebé, y había cumplido ya los siete meses. Al principio le encantaba tomar pecho, y el doctor había felicitado a Tatiana por eso, diciéndole que era bueno para la salud del niño. Sin embargo, había introducido variaciones en su alimentación: además de la lactancia, le había prescrito también batidos y jugos. La consecuencia había sido que la leche de la madre no tenía la misma demanda de antes y se acumulaba en sus pechos, hinchándolos casi a reventar. Tatiana no sabía si era normal o no, pero le dolían y la avergonzaban, pues si antes eran bastante generosos, ahora se habían convertido en un par de enormes melones coronados por dos pezones endurecidos y siempre erectos, ansiosos de liberar el sagrado fluido alimenticio.
Pedro, su cariñoso marido, le había comprado un extractor de leche para tratar de ayudarla, pero ella no había podido hacerlo funcionar, y temía confesárselo y pedirle ayuda, pues no quería parecerle incapaz de entender cómo se manejaba.
Desde muy joven, Tatiana supo que era bella. Su familia y sus amigos no cesaban de decírselo. Era alta, rubia, y cuando niña su belleza le había granjeado el cariño de todos. Pero al llegar a la adolescencia, se dio cuenta de que ser hermosa podía provocar consecuencias bastante adversas. Sus amigas empezaron a alejarse de ella, pues cada chico que les gustaba terminaba enamorándose de Tatiana. Y su madre, temerosa de que quedara encinta y arruinara su juventud, le había inculcado desde muy temprana edad que los hombres estaban reservados para después del matrimonio. Eso la impulsó a distanciarse también de sus amigos, ya que todos terminaban pretendiendo de ella algo más que amistad.
Encontrándose sola, se dedicó a hacer ejercicio para matar el tiempo. Le encantaba salir en bicicleta y recorrer los caminos campestres de su pueblo. Se preocupó asimismo de su cuerpo: aprendió a mantener una dieta balanceada y a cuidar su piel con automasajes, cremas y ungüentos que conseguía con su madre. Parecía tener un talento natural para eso, y no tardó en convertirse en un portento de mujer. Sin embargo, dicha habilidad contrastaba con su rendimiento en el colegio, donde era una alumna bastante mediocre. A eso se sumaba su escasa vida social, y fue así inevitable que le aplicaran el estereotípico calificativo de “rubia tonta”. Siendo tan sensible e ingenua, esa opinión que sus compañeros y profesores tenían de ella le generó una reacción traumática: le dolía que la gente la considerara estúpida, y se resistía a hacer preguntas y a pedir ayuda, pues pensaba que si lo hacía dejaría más en evidencia su incompetencia en algunas cosas.
Por lo mismo, había resuelto no decirle a Pedro que no había podido hacer funcionar el extractor de leche.
Sentada en la tina, apretó delicadamente uno de sus pechos, y logró liberar algunas gotas que aliviaron un poco su constante molestia. Se consoló al pensar que luego del baño le daría de mamar a Benjamín, con lo que ganaría otro momento de alivio. Y después acudiría a la señora Marta, su vecina, para contarle su problema y ver si se le ocurría alguna solución. No le importaría pedirle ayuda, pues había demostrado ser desde el principio una buena amiga, y una estupenda dueña de casa.
Tatiana había conocido a Pedro un día que iba a visitar a una tía en la ciudad. Casi la había atropellado mientras ella hacía el recorrido en bicicleta, se había enamorado a primera vista, y no la había dejado tranquila hasta lograr que ella correspondiera a sus sentimientos. No tardó en pedirle matrimonio apenas la ingenua rubia le contó la norma que su madre le había inculcado en cuanto a la relación con los hombres. No le importó que sólo hubiera terminado la secundaria, y que a sus veintidós años no tuviera ningún título profesional, y tampoco las capacidades para conseguirlo. Tatiana se sentía orgullosa de sí misma, había rechazado a incontables pretendientes, y al fin su belleza le había asegurado un hombre bueno y con un gran futuro por delante. Se casó la primavera de ese año, y se fue a vivir con su marido a un lindo condominio en las afueras de la ciudad.
Aunque la joven pareja era muy feliz en su nueva vida, a Tatiana no le calzó bien el papel de dueña de casa. Nunca había aprendido a cocinar, y había estado exenta de los trabajos domésticos en la casa de sus padres, pues su madre y una criada se encargaban de todo. Su propia inseguridad la tenía convencida de que cada plato que preparaba no le parecía sabroso a su marido, y le dolía ver cómo Pedro volvía a planchar las camisas que ella ya había planchado. Al principio, él no reclamaba nada, y ella cumplía en la cama con placer: veía en el deseo de su marido el resultado de años de cuidados de su cuerpo. Sin embargo, su incompetencia en los quehaceres del hogar le quitaba el sueño. “¿Cómo puedo ser tan torpe?”, se preguntaba cada vez que se le quemaba la comida, o manchaba alguna prenda de vestir.
Un día, mientras hacía su mejor esfuerzo para preparar la cena, llegó una vecina a avisarle que salía humo por la ventana de uno de los cuartos. Recordó al instante que había dejado la plancha enchufada, y, acompañada por la preocupada señora, fue corriendo a apagar el amago de incendio. Apenas se habían chamuscado un par de prendas y la cubierta de la tabla de planchar, pero Tatiana no aguantó más y se largó a llorar, presa de la angustia que le provocaba su torpeza. La señora Marta, que era quien le había advertido del humo, la consoló y escuchó el desahogo de la recién casada. Pese a haberla conocido ese mismo día, se quedó, la ayudó a cocinar, y le prometió enseñarle varios secretos sobre el manejo de la casa. Más tarde, Pedro la felicitó por la cena, y le restó importancia al incidente de la plancha. Bien alimentado, Tatiana sintió que esa noche su marido le había hecho el amor con más pasión que nunca.
La señora Marta vivía a sólo un par de casas dentro del condominio. Había criado dos hijos que ya estaban en la universidad, y, según ella, aguantado a un marido gruñón en todos esos años. Pronto se convirtió en la única amiga de Tatiana, y en una especie de mentora de su aprendizaje como dueña de casa.
A escasos tres meses después de casarse Tatiana había quedado en cinta. Se había sentido aliviada de tener una ayuda como la Sra. Marta para apoyarla en su embarazo.

MARTA

Marta tenía cuarenta y cinco años. Vivía con su marido, Benito, y sus dos hijos ya mayores, Esteban y Joaquín. Ni siquiera de joven había sido muy agraciada; era bajita, y sus pechos nunca habían superado el tamaño de los de una adolescente en la pubertad. Lo único de lo que podía pavonearse era su trasero, firme y muy bien formado. Cuando usaba pantalones ajustados llamaba la atención de los hombres.
Siempre había sentido envidia de las mujeres más bellas, que cuando estaba en el colegio hacían grupo aparte, dejándola a ella y a muchas otras condenadas a sufrir la indiferencia masculina. Los chicos la trataban con simpatía, pero siempre la usaban como paño de lágrimas cuando las muchachas populares no les prestaban ninguna atención.
Así había transcurrido su juventud. Ningún cuento de hadas, y ni hablar de aventuras románticas. Alguna vez pensó que, si era permisiva con sus compañeros, algunos se enamorarían de ella. Pero con esa actitud sólo se ganó la fama de “la chica del culo fácil”. En la universidad, para no reprobar un ramo, dejó que el profesor le practicara sexo anal. No era su primera vez ―el trasero era lo mejor que tenía―, pero de todas formas le dolió; le dolió mucho, y también le gustó. Aún así, no pudo concluir su carrera, y terminó casándose con aquel profesor, un hombre diez años mayor que ella y sin ningún atractivo, salvo un buen pedazo de verga que la hacía gozar.
Si bien su matrimonio con el profesor Benito tenía sus altos y bajos, se llevaban relativamente bien. No obstante, Marta entendió desde el principio que su poco agraciado marido era un pervertido incurable, y que no desecharía oportunidad alguna de encamarse con una chica medianamente atractiva.
Una vez que trató de sorprenderlo y lo siguió a uno de sus encuentros eróticos, encontró la fórmula para seguir viviendo con él. Cuando vio a la chica que lo acompañaba, seguramente una estudiante que necesitaba mejorar sus notas para pasar de curso, sintió una excitación morbosa que le impidió intervenir en ese chantaje que se estaba perpetrando en un sórdido motel. La chica era hermosa, y le recordó a sus compañeras de estudios que se creían superiores a ella porque tenían un príncipe azul encandilado por su belleza. La sola idea de que su obeso marido estaba aprovechándose de una lindura como ésa le provocó un insano placer. En ese mismo momento la gran verga de su hombre estaba taladrando a su gusto el cuerpo juvenil de la pobre chica, mientras el novio de ella, ignorante de lo que sucedía, podía estarle escribiendo una carta de amor o soñando con tenerla más tarde en sus brazos. Esa noche le contó a Benito que lo había seguido, y después de hacerle confesar que había enculado a su alumna, por primera vez en varios años volvió a permitir que la tomara por el culo.
Después de eso, múltiples fantasías llenaron las noches de aquel maduro matrimonio. Benito le contaba con lujo de detalles las emocionadas reacciones de las jovencitas cuando veían su pedazo de herramienta, sabiendo que debían entregar el culo para aprobar el curso. Marta estaba siempre dispuesta a ver con él películas porno, en las que descubrió su fijación por los senos grandes. Sabía que no era lesbiana, pues gozaba con su marido, pero no podía negar que la excitaba ver un par de tetas bien desarrolladas.
Una mañana, como todos los días, Marta se levantó temprano para preparar el desayuno de sus hijos y su marido. Los muchachos tragaron sin mascar y salieron apurados. Entonces Benito decidió abordar el tema que lo obsesionaba.
―¿Cómo está la Tati? —preguntó ansioso.
―Con las tremendas pechugas. Apenas se las puede.
―¿Cuándo la vas a invitar a las reuniones?
―Seguro que el Pato te pregunta todos los días por ella ―se burló Marta mientras recogía la mesa.
Patricio, hermano de Benito, era un solterón y un vividor empedernido. Había seguido una carrera universitaria pero no la había terminado, y de ahí en adelante había andado de tumbo en tumbo, alternando trabajos inestables con períodos de cesantía. Al verlo en problemas, Benito había conseguido que lo contrataran como guardia en el condominio. Iba a cumplir tres años en el cargo, hacía bien su trabajo, era servicial con las señoras y respetuoso con las muchachas y mujeres solteras.
―Todos preguntan —replicó Benito, siguiendo a su mujer a la cocina—. Hace más de un año que lo vienes prometiendo.
―¿Qué culpa tengo yo de que la hayan preñado tan rápido? ―se defendió Marta―. Pero ya está bien recuperada. Hasta quedó mejor que antes. Cuando se trata de cuidarse para verse linda no le gana nadie.
―Con eso que dices me dejas más ansioso todavía ―la increpó su marido.
Marta dejó los platos en el fregadero y se volvió hacia él.
―Yo estoy tanto o más ansiosa que ustedes de que la Tati empiece a ir a las reuniones. Pero si la apuro no conseguiremos nada. Podrías hacerte amigo de Pedro.
Benito negó con la cabeza.
―Es un tipo simpático, pero está metido en sus asuntos. No he sacado nada con él. Bueno, me voy ―y se despidió con una palmada en el trasero de su mujer.
Apenas terminó sus labores diarias, Marta se dirigió a la casa de Tatiana. Hacía un año y medio que la ayudaba en todo lo que podía. La chica era tonta; no lograba aprender a cocinar ni a ejecutar bien las tareas domésticas, aunque en ese tiempo algo había mejorado. Pero Marta no dejaba que prescindiera de ella; siempre tenía una receta nueva o alguna fórmula de limpieza o decoración que enseñarle. A esas alturas Tatiana se había ganado su simpatía; era tan ingenua e inocente que a veces le remordían la conciencia sus intenciones de hacerla participar en las reuniones. Pero el impulso morboso era más fuerte. Sin embargo, pensaba llevarla por las buenas, y estaba convencida que podría convencerla fácilmente. Y por lo demás, al final dependía de ella si seguía yendo o no a compartir con el grupo
Tocó el timbre, y Tatiana le abrió oculta a medias tras la puerta, haciéndole señas de que entrara rápido. Marta lo hizo, y vio que la joven llevaba unas calzas ajustadas, tenía el pelo húmedo y se cubría apenas los pechos con una pequeña toalla de bebé.
―¿Cómo está, señora Marta? ―la saludó Tatiana después de cerrar la puerta y darle el beso de costumbre―. Disculpe, pero acabo de amamantar a Benjamín y no alcancé a ponerme nada encima.
―Descuida, Tati, yo sé lo que pasa con las guaguas, no te dejan tiempo para nada―. Marta trataba de disimular como podía las ganas de mirarle el escote que afloraba de la toallita—. Vístete tranquila, yo te veo al niño mientras tanto.
Marte tenía pocas oportunidades de ver los pechos de su vecina en todo su esplendor, y no desaprovecharía esa ocasión. Ambas se dirigieron al dormitorio, y Tatiana, con absoluta inocencia, se desprendió de la toalla y la dejó sobre la cama. Marta quedó prendada de los inmensos senos que habían quedado expuestos ante sus ojos. Agradeció que el pequeño Benjamín estuviera durmiendo, ya saciado de las exuberantes ubres de su madre. Así podría admirar sin distracciones a la joven mientras se vestía.
Ante su sorpresa y placer, Tatiana la invitó antes a sentarse en la cama.
―Señora Marta, necesito preguntarle algo ―le dijo en tono serio. Por un momento, Marta temió que la rubia se hubiera dado cuenta de las ansias con que ella contemplaba esas increíbles tetas, pero las siguientes palabras de Tatiana la tranquilizaron—. Lo que pasa es que en el último tiempo Benjamín ha estado tomando menos leche, y… ay, ¿cómo decirlo?… por eso se me están hinchando los pechos―. Tatiana se los tomó para invitar a su vecina a contemplarlos, como si no hubiera advertido las intensas miradas de reojo que Marta les dirigía. Estaban tan llenos de leche que parecían a punto de estallar. La piel blanca, increíblemente tersa, hacía resaltar los pezones erectos.
Marta tragó saliva, pero se recompuso al instante.
―Están enormes ―reconoció.
―El problema es que me duelen mucho, señora Marta— siguió Tatiana, angustiada—. Pedro me compró un extractor de leche, y lo tengo por ahí, pero no sé cómo se usa.
Era la oportunidad que Marta estaba esperando. En un par de segundos fraguó un plan para satisfacer el deseo morboso que la acosaba hacía tanto tiempo.
―Esos artefactos no funcionan, mi linda―dijo, dándoselas de entendida en el tema ―. Y si tu marido te lo compró es porque no puede ayudarte―. La interrogante mirada de Tatiana la alentó a continuar―. Los pechos te duelen porque están llenos de leche, ¿no es cierto? Pues bien, para aliviar el dolor tienes que extraerla. Así de simple. El aparatito que te trajo Pedro no sirve, sobre todo con pechos tan productivos como los tuyos. La solución es que amamantes.
―Pero no puedo obligar a mi bebé a tomar más de lo que quiere ―replicó Tatiana.
―Por supuesto. Lo que necesitas es encontrar a alguien que pueda extraer lo que no consume tu niño.
Tatiana abrió los ojos sorprendida.
―Pero… ¿quién me prestaría otro bebé para que hiciera eso? ―preguntó dudosa. “Es definitivamente bruta”, pensó Marta, pero contestó:
―No se trata de eso, mi amor. Para la cantidad de leche que se necesita sacar de tus senos, hay que recurrir a un adulto.
―Pero… no entiendo, señora Marta… ¿Me está tomando el pelo?
―¿De dónde sacas eso, niña? Con los problemas de salud no se juega ―replicó Marta, adoptando un tono dignamente profesional―. Pero tampoco es nada del otro mundo ―. Y sobre la marcha improvisó una mentira que le pareció perfecta para embaucar a su ingenua interlocutora―. Hace unos tres años ayudamos en este condominio a la vecina de la casa 47, que tenía el mismo problema. Por supuesto, fue un asunto muy delicado; ni siquiera su marido se enteró de que había recibido esa ayuda. Si te lo cuento a ti es porque estás en un caso muy parecido, y porque además te tengo mucho cariño y confianza. Pero ni se te vaya a ocurrir mencionarle nada a esa vecina, porque acordamos que sería un absoluto secreto.
―Le prometo que no le diré una sola palabra. ¿Y quiénes la ayudaron?
Marta sabía que se venía esa pregunta y en su cabeza aún no decidía como la iba a responder. Había dos situaciones que le mataban de morbo: primero, ansiaba tocar los pechos de Tatiana, eran enormes, bellos y sus pezones se apreciaban duros y sabrosos; segundo, le provocaba estertores de placer imaginar a Benito usar el cuerpo de la inocente joven. Pensó rápidamente en los pros y en los contra. Si le decía que había sido solo ella, su amiga y mentora, su vecina podría sentirse en confianza para dejarla tocar, saborear y extraer su elixir lácteo. Pero no sabía que tan liberal podría ser Tati; podría indignarse ante la idea de que otra mujer practicara con ella un ejercicio tan íntimo. Por otro lado, mencionar a Benito despertaría de inmediato la idea de infidelidad en la cabecita de la rubia. Pero si terminaba aceptando, nadie decía que solo su descarado marido terminara aprovechando el escultural cuerpo de la joven madre. ¡Dos por una!
―Benito hizo el tratamiento ―contestó, en un tono casi clínico.
―¡¿Don Benito…?! ―se asombró Tatiana.
―Así fue, Tati. Y también puede ayudarte a ti.
Tatiana se quedó un momento en silencio, rumiando esa desconcertante información.
―¿Y si se lo pido a Pedro…? —preguntó al fin, sumida en la confusión.
―No creo que resulte, Tati. Si él te compró el extractor, fue porque no podía ayudarte de otra forma. Verás: hay hombres a los que les da un poco de repulsión la leche materna. Si insistes, seguramente aceptará, pero eso podría provocarles a ambos serios trastornos en el futuro, quiero decir en sus relaciones íntimas, ¿me entiendes?
Tatiana asintió con la cabeza. Se miró las manos, que jugaban nerviosas en sus rodillas. Transcurrieron unos segundos que resultaron interminables para la embaucadora. ―Y a usted… —dijo de pronto la joven, sin mirarla—, ¿no le molestaría que don Benito… me ayudara?
“Está hecho”, se dijo Marta.

BENITO

Benito estaba envejeciendo; tenía cincuenta y cinco años, y el tiempo le estaba pasando la cuenta. Diez años atrás follaba casi todos los días, con su mujer, con alguna alumna que necesitaba mejorar sus notas, o, en el peor de los casos, con una callejera barata. Lo pasaba bien, y le gustaba pensar que la afortunada de turno también lo disfrutaba. Por algo tenía esa descomunal herramienta colgándole entre las piernas. Pero la muy cabrona parecía haber envejecido junto con él. En fin, bastante trabajo le había dado a lo largo de su vida. En todo caso, ya lo había asumido: no era el mismo de antes.
Todo había empezado a decaer cuando lo habían nombrado decano de la facultad. Le habían aumentado el sueldo, tenía horarios más ordenados, pero había perdido sus clases, y por lo tanto el trato directo con las alumnas. Ya no podía chantajearlas con el viejo truco de mejorarles las notas para tener sexo con ellas. Se habían acabado las sesiones clandestinas en moteles de mala muerte, y de ahí en adelante había tenido que conformarse con las películas porno que veía con Marta en la intimidad de su dormitorio.
Benito valoraba dos acontecimientos extraordinarios en la relación con su mujer. La primera era el día en que Marta había acudido a su oficina porque necesitaba alcanzar una nota en el último examen del curso; sabía que le había ido mal, y quería saber si ella podía hacer algo para subirla algunos puntos. No era la primera vez que él se aprovechaba de una situación así, y Marta no era la chica más linda que le había hecho la misma solicitud. Era mona, bajita, y casi no tenía pechos, aunque su juventud le aseguraba un cuerpecito rescatable. Pero todo eso se olvidaba al apreciar el potencial de su tremendo culo.
Ese día él decidió jugársela, y le pidió directamente el culo, a cambio de hacerla pasar de curso. Ella aceptó, y lejos de espantarse al ver la monstruosidad que la penetraría, se emocionó y disfrutó al máximo la terrible experiencia. Que esa pendeja hubiera cumplido como lo hizo, y que lo hubiera seguido buscando, pese a haber ya aprobado el curso, había marcado el primer gran hito en su relación.
El segundo tuvo lugar estando ya casados, el día en que Marta le enrostró haberse llevado a una alumna a un motel. Las razones estaban más que claras; ella misma había caído así. Sin embargo, en lugar de putearlo y echarlo de la casa, le pidió que le contara lo que le había hecho a la pobre chica. El fue honesto: le dijo que la jovencita estaba asustada, sobre todo al ver su verga. “¿La enculaste?”, lo había acosado Marta. Él había visto en sus ojos lo que ansiaba escuchar, así que mintió: le dijo que le había reventado el culo. La verdad era que la chica había lloriqueado tanto al ver el tamaño de su miembro, que al final él había aceptado una buena mamada, con champañazo incluido. “¿Lloró?”, preguntó Marta, y esa vez él no mintió. “Lloró como condenada”, le dijo. Entonces su adorada Marta, después de varios años de coitos mediocres, le había vuelto a entregar el culo, y habían gozado como adolescentes recién casados. De ahí en adelante, habían disfrutado durante un tiempo del sexo, aderezado con los morbosos relatos en los que él le contaba las insanas vejaciones a las que sometía a sus alumnas.
Cavilaba sobre eso mientras miraba por la ventana de su oficina y veía en el parque a las jóvenes universitarias, deseosas de obtener su título. Ahora estaban fuera de su alcance. Pero no todo era tan sombrío, pues él y su imaginativa esposa, junto con varios vecinos de tendencias similares, habían encontrado la forma de llenar el vacío de morbosidad que había quedado en sus vidas. Una vez por semana se reunían en cualquiera de las casas y practicaban diversos “juegos”, según la inspiración del momento. Su hermano Patricio no había tardado en incorporarse a esas sesiones. Benito creía que no sería bien recibido, pues era soltero y no aportaba una contraparte femenina. Pero su buena verga, casi tan contundente como la suya, había convencido a las vecinas, y la puta ocasional que llevaba había terminado por convencer a los vecinos.
Sonrió al recordar cómo su hermano trataba de “jugar” como un crío con Marta. Esa experiencia de búsqueda y rechazo era para el insano marido el punto más sabroso de muchos encuentros.
De pronto se puso a pensar en Tatiana. Lo traían loco de ansiedad las promesas de su mujer, que aseguraba que convencería a la rubia de asistir a las reuniones.
―Pero tiene que ser de a poco —le insistía Marta siempre que tocaban el tema. Benito no se resignaba a esperar; las pocas veces que la había visto, había sufrido una erección instantánea. Es que era tan hermosa. Alta, con esa cabellera rubia rizada, esas piernas perfectas, ese culazo de calendario y esas tetas de diosa. No le cabía en la cabeza que esa mujer pudiera estar más bella que antes, pero Marta le aseguraba que sus pechos habían crecido hasta convertirse en dos prodigios de la naturaleza. Además, era tan joven que podría ser su hija, y saber que era tonta e ingenua inflamaba su deseo de embaucarla y disfrutar su descomunal cuerpazo.
Volvió a su escritorio, y decidió calmar su ansiedad revisando la propuesta de un nuevo programa de estudios. Antes que abriera la carpeta sonó su celular.
―¡Ven a la casa de inmediato! ―lo urgió la voz de su mujer.
―Pero si acabo de llegar. ¿Qué pasa?
―Es Tatiana. La oportunidad que esperabas. ¡Ven ahora mismo!―. Y colgó.
Benito se quedó de una pieza, sin saber qué hacer. Un momento después sintió una fulminante erección que lo sacó de su ensimismamiento. Trató de ordenar rápidamente sus ideas. ¿Tatiana? ¿Oportunidad de qué? Pensó llamar de vuelta a Marta, pero desistió; sabía que no le respondería el teléfono, le gustaba jugar así. En todo caso, debía salir de ahí, tenía que ir a su casa. Se levantó, agarró su maletín, echó algunas carpetas dentro, cerró su notebook y lo guardó en su estuche. Cuando iba hacia la puerta reparó en la erección que se le notaba en los pantalones; no podía salir en esas condiciones. Dejó sus cosas sobre el escritorio, se dirigió al baño, y cuando dejó al descubierto su verga, vio que había adquirido un tamaño y una rigidez que no tenía desde hacía años. “Ahora no puedes ponerte así, idiota”, le espetó. “Será mejor que te encojas ya, o no sabremos qué está pasando con Tatiana”. Al ver que no le respondía, empezó a golpearla, mientras le decía: “¿Ves lo que me obligas a hacer?” Al cabo de unos interminables minutos, la bestia entró en razón y se resignó a esperar en estado de reposo. Benito voló fuera de su oficina. A la pasada le dijo a su secretaria que tenía una emergencia familiar y que no sabía si volvería.
Demoró veinte minutos en el trayecto (generalmente le tomaba media hora). Entró corriendo en la casa, vio que Marta no estaba, y la llamó al celular.
―Acabo de llegar ―dijo lo más calmado que pudo, y colgó.
Su mujer llegó cinco minutos después.
―No vas a creer lo que conseguí ―le soltó, sentándose junto a su marido.
―Dilo de una vez, me tienes en ascuas…
―Convencí a Tatiana de que te amamantara ―le soltó triunfante Marta.
Benito no lo podía creer. Marta le explicó el problema que tenía la muchacha con la aglomeración de leche en sus pechos, y cómo la había convencido de que él podía ayudarla.
―Le dije que ya lo habías hecho con otra vecina, pero que todo tenía que quedar en el más absoluto secreto, sin que ni siquiera Pedro se enterara. La tontita cree que es un sacrificio para ti, y que en este momento te lo estoy pidiendo como un gran favor para ella, porque soy su mejor amiga.
La excitación morbosa le había provocado a Benito una nueva erección. Benito quería besar a su mujer. Se piñizcaba para asegurarse de no estar soñando. El morbo de la situación lo tenían al borde de la locura.
―Pero debes tomártelo con calma —siguió Marta—. No permitas que se te note lo caliente que te pone esto. La Tati es ingenua pero muy recatada. Empieza por cambiarte de ropa, ponte los pantalones más holgados que tengas, y bájate eso que tienes ahí ―le golpeó el bulto que se le había formado en la entrepierna.
― No saco nada con bajarlo si va a crecer de nuevo apenas la vea.
―Yo lo solucionaré. Busca los pantalones que te dije. Voy enseguida a la pieza.
Benito obedeció. Fue al dormitorio y eligió el pantalón más amplio que tenía. Su mujer apareció con un rollo de cinta adhesiva en la mano.
―¿Qué vas a hacer con eso?―preguntó su atribulado marido.
Marta le ciñó la cintura con una vuelta de cinta, le apresó luego con ella la rígida verga y se la fijó al costado izquierdo, entre la ingle y la barriga.
―De todos modos se me notará ―dijo Benito.
―Ponte esta camisa. Es igualmente ancha, y te queda larga. Si te la dejas afuera, flotando sobre tu panza, te tapará como una cortina.
Benito pensó que su mujer lo tenía todo planeado. Se puso la camisa y comprobó que tenía razón: vestido así se veía aún más obeso, pero no se le notaba la tremenda erección que sufría.
―Ya está— aprobó Marta—. Ahora vamos, le dije que estaríamos ahí lo antes posible, no vaya a ser que se nos arrepienta.
Salieron a la calle y caminaron rápidamente a la casa de Tatiana.
Cuando la joven les abrió la puerta, Benito quedó pasmado. “¡Es cierto, está más buena que antes!”, se dijo.
Tatiana se había puesto unos pantalones de buzo y una blusa maternal que le quedaba muy suelta. Todo muy bonito pero muy recatado. Aun así, se veía soberbia.
Una vez que estuvieron adentro, la joven, visiblemente nerviosa, les ofreció algo de beber. Ambos rechazaron el ofrecimiento.
—Bien, Tati — dijo Marta—, aquí tienes a mi marido, que hará todo lo posible por ayudarte.
―No sé cómo agradecérselo, don Benito —dijo Tatiana, cada vez más nerviosa—. Pero le prometo que mantendré en completo secreto todo lo que haga por mí.
―No tienes nada que agradecer, Tati —respondió el astuto decano—. Para eso tomé un curso paramédico, para asistir a las madres que lo necesiten—. Lo del curso lo había inventado al vuelo; estaba decidido a aprovechar al máximo la oportunidad que se le presentaba.
―La señora Marta no me contó que había hecho un curso— dijo Tatiana.
―Bueno, después de ayudar a otra vecina que tenía el mismo problema me interesé en estos temas de primeros auxilios destinados a las madres jóvenes, y participé en un taller especializado que duró seis meses.
—Olvidé contártelo, querida— intervino Marta, respaldando a su marido—. Como ves, Benito es un experto, no puedes estar en mejores manos.
―Entonces usted manda, don Benito ―dijo la ingenua paciente―. Dígame qué tengo que hacer.
―Para empezar, debes cambiarte de ropa, corazón. La posición ideal en la primera parte del tratamiento es estar en puntas de pie a fin de mantener la tensión de la espalda, pues eso facilita la extracción de la leche. Por lo tanto, te recomiendo ponerte los zapatos con los tacos más altos que tengas.
Al viejo zorro le gustaba lo alta que era Tatiana. Y pensó que con unos tacos que le aumentaran la estatura ni siquiera tendría que inclinarse para cumplir su insano cometido.
―Tengo unas chalas adecuadas ―dijo la joven, y se volvió para ir a su dormitorio.
―Espera, Tati ―la detuvo Benito―. Busca también unos pantalones lo más ajustados posible, para activar tu circulación.
Tatiana se detuvo, indecisa ante esas instrucciones, y miró a su vecina, como pidiéndole consejo.
―Las calzas que usabas en la mañana estarán bien ―dijo Marta.
La muchacha se fue a su habitación.
Benito tomó la cara de su mujer y le dio un beso cargado de agradecimiento.
―Viejo, yo también quiero probar ―le advirtió Marta.

TATI

La habitación estaba en penumbra, Benjamín dormía. Tatiana abrió el armario y sacó las chalas blancas con taco alto que había usado una sola vez, en el matrimonio de un amigo de Pedro. Sobre la cama estaban las calzas ajustadas que se había quitado hacía poco.
Cuando la señora Marta había ido a buscar a su marido, Tatiana había sentido gratitud, y también un poco de cargo de conciencia por su amiga. Se ponía en su situación: si Pedro tuviera que auxiliar a otra mujer, y esa ayuda requiriera un íntimo contacto físico, estaba segura de que se sentiría celosa, o por lo menos incómoda. Pero su amiga, por ayudarla, le había pedido a su esposo que se sacrificara por ella. Estaría en deuda con la señora Marta aun más de lo que ya estaba. Sin embargo, no debía abusar de su generosidad. Había pensado que las calzas ajustadas que llevaba podían alterar de alguna forma a don Benito y a la vez incomodar a su amiga mientras era testigo del tratamiento; así que se las había cambiado por un pantalón sumamente holgado que había usado durante el embarazo, y una colorida blusa maternal que, si bien no podía ocultar sus descomunales pechos, por lo menos caía sin ninguna gracia, ocultando su abdomen y su cintura.
¿Cómo iba a saber ella que esas prendas no eran adecuadas para el procedimiento? Por suerte, don Benito tenía experiencia, y el hecho de que hubiera hecho un curso para tratar ese tipo de problema la hacía sentirse más tranquila, y doblemente afortunada. Se repitió varias veces que debía preguntarle a don Benito por sus honorarios. No quería que pensaran que era una aprovechadora, y que esperaba que la trataran gratis sólo por ser amiga de la señora Marta.
Se puso las calzas ajustadas. Le quedaban bien, pero sintió que no le apretaban lo suficiente. Pensó que por lo menos debía tener un poco de iniciativa y cooperar en su propio beneficio. Don Benito le había dicho que necesitaba una prenda lo más ajustada posible, así que buscó en el fondo de un cajón y extrajo unas calzas blancas. Las había comprado antes de quedar embarazada; por lo tanto, debían de quedarle bastante más ceñidas que las otras. Eran cortas, le llegaban apenas más abajo de la rodilla, pero supuso que no sería un problema. Bueno, don Benito decidiría. Se la puso sin problemas, pues, aunque le quedaba bastante apretada, era de tela bien elástica. Se colocó las chalas y pasó al baño para ver cómo le quedaban.
Era una costumbre espontánea de Tatiana mirarse al espejo después de ponerse cualquier prenda de ropa. Las calzas blancas se pegaban como una segunda piel a sus piernas y a su bien formado trasero, y los tacos altos se lo levantaban y lo hacían resaltar en toda su magnificencia, además de arquear su espalda en una espléndida curva. Sin duda don Benito sabía lo que había que hacer. Tan ajustadas le quedaban las calzas que se marcaba la forma de su tanga, aunque por suerte también era blanca.
Al levantar la blusa pudo apreciar el contorno de su cintura. Se sintió orgullosa del trabajo que había hecho con su cuerpo: ahí donde las calzas terminaban de ceñir sus caderas, apenas se generaba un pequeño cambio de relieve; no tenía nada que le sobrara, la máquina de spinning había sido un excelente reemplazo de la bicicleta. Por otra parte, los masajes y los cuidados que había tenido con su piel habían hecho maravillas: su abdomen parecía el de una quinceañera; sin ningún vestigio de su embarazo.
Mientras se admiraba, sintió que volvía el molesto dolor en sus pechos. Se alegró de tener por fin el remedio. Estaba aún algo nerviosa; ningún hombre fuera de Pedro y su doctor de cabecera la había visto desnuda. “No seas tonta”, se dijo. “Don Benito y la señora Marta sacrificándose para ayudarte, y tú toda vergonzosa por niñerías”. No debía hacer esperar más a sus vecinos. Abandonó su dormitorio, cerró la puerta con cuidado para no despertar a Benjamín, se armó de valor y avanzó por el pasillo para volver a la sala.
La casa de Tatiana era una de las más grandes del condominio. Tenía un living separado del comedor, y las habitaciones eran bastante espaciosas. A Pedro le gustaban los espacios poco arrebatados por lo que habían optado por muebles esbeltos para su decoración. La sala, aparte de un elegante aparador y una exquisita biblioteca, contaba solo con un sofá tapizado en cuero blanco tipo Chéster, ubicado en el centro de la estancia, y un par de sillas romanas del mismo color. Sobre los muros, a juego con el blanco de los muebles, destacaba un gran espejo finamente enmarcado y una marina de colores en sincronía con el tono de madera del piso y del mobiliario. Cuando la joven regresó, Marta estaba sentada en una silla y Benito se paseaba de un extremo a otro de la estancia.
―Estas calzas son las que me quedan más apretadas, pero me parecen un poco cortas; no sé si están bien —le dijo a Benito, sin darse cuenta de la cara de asombro con que la contemplaba.
―Inteligente decisión, Tati ―aprobó el decano, apenas recobró el habla. El viejo zorro, por lo que le había contado su mujer, había comprendido los conflictos internos de la joven.
A Tatiana le encantaba que elogiaran sus ideas e iniciativas, y pensó que su vecino era todo un caballero.
―Bien, querida, sácate la blusa para poder evaluar tu problema.
La joven, notoriamente inhibida, hizo amago de obedecer; puso sus manos en la solapa de la blusa, pero no se decidía a quitársela.
―Vamos, corazón —intervino suavemente Marta, para animarla a seguir.
―Ay, señora Marta, pensará que soy una tonta, pero me da mucha vergüenza mostrarlos… Pedro y mi doctor son los únicos que los han visto ―explicó, toda abochornada―. Por favor, disculpe, don Benito, deme sólo un momento.
―Por supuesto, Tati —la tranquilizó el decano—. Lo que te sucede es completamente normal, tómate todo el tiempo que quieras.
Marta se acercó a ella.
―No te preocupes, yo te ayudaré― le dijo, empezando a despegar los broches de la blusa—. ¿Está bien así? —le preguntó cuando los hubo soltado todos.
Tatiana asintió con la cabeza. Suspiró mientras Marta le deslizaba la blusa por detrás de los hombros y por los brazos, dejando al descubierto sus maravillosos pechos.
La cara de Benito lucía descompuesta. Parecía haberle sobrevenido una parálisis facial.
Pero Tatiana no se daba cuenta de nada, concentrada en su propia vergüenza. Al verse expuesta, se cubrió instintivamente con los brazos. Pero reaccionó al instante, entendiendo lo ridículo de su actitud si debían examinarla. Terminó de pie, abrazada a sí misma, acunando sus hinchados y adoloridos pechos. Sus pezones brillaban erectos, resaltando contra la nívea blancura de su piel.
Benito se le acercó con el rostro desencajado por la excitación. Su mujer lo tomó de un brazo y le clavó las uñas para que se controlara.
―¿Tan grave es? ―preguntó Tatiana, preocupada.
El viejo respiró hondo y se acarició la barbilla, simulando una intensa reflexión profesional. Estuvo unos instantes así, sin despegar la vista de las dos exuberancias que se ofrecían a su vista.
―Veamos―dijo el supuesto experto y luego la condujo hasta el gran aparador que había en el comedor, la puso de espaldas al mueble y la hizo apoyar en el borde sus manos y sus espléndidas nalgas, para que pudiera mantener el equilibrio. Tatiana quedó así, sin saberlo, en una posición escultural y tremendamente provocativa, pensando que era necesaria para asegurar un eficaz tratamiento. Benito le apartó hacia atrás la dorada cabellera y la tomó de los hombros para obligarla a arquear la espalda, consiguiendo una postura final que dejaba sus monumentales ubres expuestas en todo su esplendor.
Tatiana se contempló en un espejo situado en la pared opuesta de la estancia. Su pose era inequívocamente erótica, y el contraste entre su preciosa desnudez y la grotesca y decadente obesidad de don Benito le provocó una contracción nerviosa. Se obligó a apartar esas estúpidas ideas de su mente. La señora Marta estaba a escasa distancia, con la cara tensa de ansiedad. Seguramente se encontraba preocupada por su salud, por saber qué tan grave era el problema que la aquejaba. Y ella pensando tontamente en lo sensual que se veía y en lo poco agraciado que era el caritativo esposo de su amiga.

BENITO

El pobre Benito estaba a punto de sucumbir a su propia excitación; temía sufrir un infarto en cualquier momento. Pero ni eso lo haría dar marcha atrás. Había soñado incontables veces con ponerle las manos encima a esa hermosísima hembra, pero ni en sus más delirantes fantasías había imaginado una situación tan morbosa como la que estaba viviendo. La ingenua y deliciosa rubia estaba dispuesta a amamantarlo para aliviar sus hinchadas tetas, y lo mejor era que cumpliría ese deseo, pues él acabaría con sus molestias. Obviamente, no era la única forma, y tampoco la más recomendable. Debía haber aprendido a usar el extractor, o haber consultado a su médico; seguramente había una solución clínica para su problema. En última instancia, debía haberse confiado a su marido. Pero gracias a Marta, la portentosa rubia había recurrido a él para que le extrajera el exceso de leche que casi le reventaba las ubres.
La tenía contra el aparador, apenas vestida con las ajustadísimas calzas, que parecían confundirse con la tersa piel de sus piernas, y con esas nalgas de ensueño descansando sobre el borde del mueble. Ansiaba ver más de cerca los glúteos de Tatiana, pero por el momento estaba absorto en el hechizo de su descomunal busto.
Nunca había esperado tener a su disposición tan fabuloso par de tetas. Eran tan grandes que parecían disputarse el espacio disponible en el esbelto cuerpo de la rubia. Cada una parecía un globo inflado hasta los límites de su resistencia. Los pezones reinaban incólumes sobre los estanques de leche que coronaban.
―Ahora debes relajarte al máximo, Tati —le dijo, siempre en tono clínico—. Necesito palpar la zona afectada para determinar el grado en que están exigidos tus pechos—. Era su forma de pedir permiso para empezar a manosear a su ingenua vecina.
Tatiana asintió con la cabeza y soltó una risita nerviosa.
En un instante que nunca olvidaría, Benito posó sus toscas manos sobre uno de los senos de la joven. Sintió que la rubia se estremecía con un saltito al advertir el manoseo. Aunque las dos palmas de Benito estaban extendidas sobre la cálida piel, no cubrían ni la mitad de la superficie de aquel tesoro.
El falso paramédico comenzó con ligeros apretones. Apenas recordaba la tersa suavidad que implicaba la juventud. La firmeza de esa esfera lo impresionó.
Tatiana empezó a poner caras de dolor.
―Me duele, don Benito…―dijo con voz de niña.
Al oír su lastimera queja, Benito sintió que el animal amarrado a su cintura se encabritaba cada vez más.
―Aguanta un poco, querida, ya pasará ―prometió.
El maduro bribón se cambió al otro pecho y repitió los apretones.
―Han alcanzado el punto crítico —le dijo a su incauta víctima—. Pero no te alarmes, todavía estamos a tiempo de evitar daños permanentes.
Su intención era asustar a la joven y eliminar toda posibilidad de que pensara suspender el tratamiento.
―Debo hacerte un masaje para soltar el tejido. Tienes que ser valiente, Tati, todavía te va a doler un poquito ―le avisó el muy canalla, y atacó ambas tetas con un sobajeo más descarado.
La sensación de tener aquellos prodigios a su merced, y los reprimidos gestos de dolor de Tatiana, que la hacían morderse el labio inferior, lo tenían al borde del éxtasis. Cuando la joven cerró los ojos para aguantar estoicamente, Benito se permitió mirar a su mujer, y vio que su semblante evidenciaba un incrédulo asombro; le brillaban los ojos, y sus piernas, fuertemente cruzadas, se movían en un vaivén que seguramente intentaba satisfacer la morbosa excitación que crecía entre ellas. La insana pareja compartió una lujuriosa sonrisa cuando Tatiana no pudo contener un gemido de dolor.
―Déjalo salir, querida, es normal― la alentó el depravado decano.
Tatiana abrió los ojos ante ese consejo, y Benito, para deleitar sus propios oídos, apretó un poco más.
―¡Ay! ―dejó escapar la muchacha―. ¡Ay!… ¡Ayyy!… ¡Ayyyyyy!― se quejaba cada vez más fuerte con cada apretón.
A Benito le parecía vivir una ensoñación erótica. Las caras de angustia y los grititos de dolor de la preciosa rubia alcanzaban una intensidad en proporción directa a sus desvergonzados masajeos sobre esas increíbles ubres. Se le pasó por la cabeza que estaba tocando un mágico instrumento musical y que interpretaba “Oda a la inocencia”, en un concierto exclusivo para su embobada mujer. Las separaba, las unía, las hacía chocar, las apretaba, las levantaba, las dejaba caer…
―¡Ay!… ¡Uyyy!… ¡Ahhh!… ¡Uy, Uy, Uyyyyyy! ¿Cuán… to falta… don Be… nito?
―Aguanta, Tati… Ya casi estamos…
El viejo sinvergüenza se permitió otros diez minutos de sobajeo a las desnudas tetas de Tatiana. La pobre chica aguantaba heroicamente.
―Los tejidos ya están bien dispuestos —dictaminó Benito—. Ahora los pezones.
Cogió una teta con ambas manos y lentamente dirigió los apretones hacia el vértice de esa sublime esfera. Atrapó el rosado y erecto pezón entre sus gruesos dedos y lo retorció suavemente desde la aureola hasta la punta, consiguiendo que expulsara las primeras gotas de leche. Entonces atrapó con un rápido lengüetazo el sagrado elixir que se escurría por la tersa piel del seno apresado.
La joven se estremeció, y no pudo reprimir un suspiro.
―Es muy nutritiva tu leche, Tati —le dijo el decano, ardiendo de lujuria por las reacciones que provocaba en ese maravilloso cuerpo.
―Gracias, don Benito… ―atinó a responder la inocente muchacha.
Sin embargo, el astuto viejo tuvo cuidado de no extraer demasiada leche de los endurecidos pezones. No quería que Tatiana pensara que podía eliminar por su cuenta la causa de sus males. Le dio un tratamiento particular a cada uno, y luego, agarrando uno con cada mano, los estiró hasta volver a percibir reacciones de dolor en el rostro de su víctima. Dejó que volvieran a su posición original, los retomó entre sus dedos índice y pulgar, los hizo girar hacia ambos lados como una perilla de radio, y volvió a estirarlos hacia arriba. Le fascinaba ver cómo las voluminosas tetas eran arrastradas por las maniobras que ejecutaba con los pezones, y cómo Tatiana, condescendiente e indefensa, no se perdía detalle del falso tratamiento.
―Ahora debo preparar tu piel, querida —le dijo. Y ante la cara de desconcierto de la joven argumentó lo primero que se le vino a la cabeza—. Al extraer la leche disminuiremos en cierta medida el volumen de tus pechos; por lo tanto, debo preparar la piel para que adopte la nueva forma sin dejar cicatrices o estrías―. Al ver la cara de pánico de Tatiana supo que había acertado: la tontita adoraba su belleza―. No te asustes —la tranquilizó—, la saliva es un extraordinario agente estirador de la piel, así que voy a aplicarla en toda la piel de tus pechos, para que quede tan tersa como antes. ¿De acuerdo?
―Si, por favor, don Benito… Gracias, don Benito.
El viejo no cabía en sí de gozo cuando empezó a lamer y bañar con su saliva la teta izquierda de la joven.
―El roce de los labios mejora la absorción ―se detuvo a explicar en medio de la faena. Además, quería volver a escuchar los gemidos de Tati―. Y recuerda que debes relajarte. Si te duele, no lo reprimas, déjalo salir―. Creyó ver un destello de morbosidad en los ojos de la joven, pero descartó la idea de inmediato; no podía ser tan maravilloso.
―¡Ay…! ¡Ayyy… Ayyyy!… ¡Uyyy!… Don Benito… ay… le faltó un poquito por aquí… —le indicaba la rubia de vez en cuando.
El viejo se sentía en el cielo. Chupo desfachatadamente la totalidad de la teta izquierda de la madre primeriza. Trato especial le dio al duro pezón, limitándose a lamerlo; ya llegaría su turno de chupetearlo a conciencia. El sabor de la piel de Tatiana era afrodisíaco, el suave gusto a duraznos estimularon de tal manera las papilas gustativas del pobre viejo que lo tenían babeando como perro. Cuando separo con sus manos las portentosas ubres, para lamer el sensual espacio que las separaba, Tatiana fue víctima de un fuerte estremecimiento; como si lo hubiera venido aguantado de hace rato.
―Ay…Su bigote, Don Benito. Me hace cosquillas― se apresuró a explicar la joven. Estaba ruborizada.
―¿Te molesta mucho?.
―No, Don Benito. Siga… por favor― contesto de inmediato la joven. El viejo creyó ver que Tatiana había mirado fugazmente a la Sra. Marta. Como si temiera haber cometido alguna indiscreción. Se olvidó de ello apenas empezó su faena lingual sobre la teta faltante y escucho como se reiniciaban los gemidos de dolor. No le pareció extraño que la pobre chica se quejase, aun cuando solo estuviera lamiendo suavemente su pezón. Seguramente el dolor por la hinchazón de sus pechos se volvía más fuerte y constante.―No te preocupes mi vaquita… ¡que ya te ordeño!―pensaba el muy patán.
―Ah… Aaaaaah…Ayyyyyyyyy― parecía que a la chica empezaban a flaquearle las fuerzas. Los grititos se habían vuelto gemidos algo más débiles pero extrañamente más intensos.
Benito, decidido a aprovechar al máximo la pasividad de esa exquisita mujer, le puso las manos en la cintura y le acarició en forma casi imperceptible el borde de las ajustadas calzas. Entonces no pudo resistir la tentación, y mientras seguía lamiendo las sabrosas tetas, le puso una mano como al descuido en las nalgas. Tatiana estaba semisentada en el borde del aparador, de modo que sus glúteos sobresalían como una eclosión de magnificencia. Benito sintió la firme consistencia de esas ancas, y le pareció que su deleite crecía hasta desbordarse. Pero le duró sólo unos segundos, pues Tatiana, con un rápido y delicado movimiento, le retiró la mano y la puso otra vez en su cintura. El viejo se desquitó dándole una brusca y larga chupada en uno de los pezones, que arrancó un angustiado quejido a su víctima.
―Ya estás preparada —le dijo―. ¿Cómo te sientes, querida?
Las portentosas tetas de Tatiana brillaban lubricadas con la saliva del decano—. Y su ruborizado rostro completaba un cuadro increíblemente lascivo.
―Mejor, don Benito, gracias ―respondió la joven. Al viejo le dio la impresión de que evitaba mirar a Marta, seguramente por vergüenza.
―Te has portado muy bien, Tati. ¿Ves que dejar salir el dolor ayuda?
―Sí… Ha sido un poco… extraño. Pero me siento más relajada.
Marta se acercó y le tomó las manos.
―Has sido muy valiente, linda. Te debe de doler bastante, pero ya pasará. Ahora, antes de la extracción, me gustaría contarte un detalle sobre la experiencia que tuvimos con la vecina de la casa 47. Ocurrió que ella reprimía algo más que el dolor ―y Marta le hizo un gesto de complicidad, como insinuando que Tatiana entendía de qué hablaba―. Pero tú no debes avergonzarte por eso; es completamente normal. Tienes que aceptarlo y dejarlo salir. ¿No es así, Benito? ―y se volvió hacia su marido, como pidiendo su respaldo clínico.
El viejo captó en medio segundo lo que pretendía su mujer, y lo asimiló de inmediato. Las señales de placer morboso que él había creído percibir en el rostro de la rubia, y que había rechazado pensando que su propia lujuria lo hacía ver cosas que no existían, no se le habían escapado a su espabilada mujer, y ahora le había hecho un pase maestro para que él terminara rematando al arco.
―Es verdad, Tati —corroboró—. La vecina se reprimió mucho, y al principio el tratamiento no fue tan efectivo como esperábamos. Claro que en ese entonces yo aún no había hecho el curso, e ignoraba muchas cosas. Ahí aprendí que la sensibilidad y la distensión de los pechos de una paciente que sufre este problema están íntimamente vinculadas a su relajación, e incluso a su satisfacción erótica—. Y siguió improvisando embustes de esa índole, para insinuar claramente a dónde quería llegar. Cuando vio que la joven se ruborizaba aún más y clavaba sus ojos avergonzados en el suelo, supo que Marta había dado en el clavo, y se aprestó a rematar la faena—. Por lo tanto, no te avergüences, Tati. Disfruta y desahógate. La mejor forma de relajar las glándulas mamarias es convertir el dolor en placer—. Le alzó suavemente el rostro para encontrar su mirada—. Gime, grita, déjalo salir. Esto no tiene por qué ser una tortura, ¿no te parece?
―Pero… ¿qué diría Pedro…? —preguntó la ingenua muchacha, con voz apenas audible.
―Él querría lo mejor para ti —intervino Marta, con una sonrisa bonachona—. Además… estamos solos, y comprometidos a guardar el secreto. No hay nada que temer, querida.
―Pero me da pena por usted, señora Marta…―siguió angustiada la joven.
―No te aflijas por eso. Estamos aquí para ayudarte, y lo más importante es que te mejores.
―Gracias, señora Marta… Es usted una santa ―dijo Tatiana, con una tímida sonrisa.
Benito no recordaba haberse sentido nunca más enamorado de su mujer.

MARTA

Los gemidos de la rubia cuando Benito había empezado a lamerle las tetas habían hecho sospechar a Marta. Y cuando vio el salto de Tatiana y la nerviosa rehuida de su mirada, su sospecha se confirmó. ¡Estaba excitada! ¿Quién lo habría dicho? A la muy recatada princesa le estaba gustando lo que le hacía el veterano decano. Marta conocía las habilidades de su marido, pero aun así la sorprendió constatar que la magistral chupada de tetas había calentado a la beldad que tenían por vecina.
La morbosa excitación de Marta ponía a prueba a cada momento su autocontrol. Reconocía que Benito había dado en el clavo al inventar que había seguido ese curso paramédico, pues había logrado que la ingenua Tati se pusiera confiadamente a su disposición. Y después la tontita se había puesto esas calzas de infarto y unas chalas de taco alto que la hacían lucir como una estrella Playboy. Y ni hablar de cuando se había dejado sacar la blusa y había quedado desnuda de la cintura para arriba.
Pero por muy avispado que fuera su marido, Marta había tenido que intervenir para hacerle ver lo evidente: la muchacha estaba sexualmente reprimida, y había que inducirla a liberarse. Benito había captado de inmediato su insinuación, y dado un paso que prometía mayores avances en esa prodigiosa experiencia.
Marta consideraba a Pedro muy guapo, y envidiaba a Tatiana por haberse casado con un príncipe azul de ese calibre. Precisamente eso incentivaba el hambriento morbo que la quemaba. Estaba presenciando cómo la hermosa e ingenua esposa de Pedro se dejaba manosear y chupar por Benito, un hombre treinta años mayor que ella, y que podría ser su padre. Sin duda las circunstancias eran un condimento bastante sabroso: la ingenuidad de la rubia era carne fresca para el ingenio de Benito y para su propio oportunismo. Pero la raíz de su mórbida emoción estaba en la flagrante violación de la intimidad del joven matrimonio. Tatiana le recordaba a todas las chicas lindas que la habían mirado por encima del hombro; amadas por medio mundo sin necesidad de buscarlo, convencidas de ser mejores que el resto de los mortales. Y ahí estaba Tati: una belleza sin parangón, que le había permitido casarse con un hombre ideal. Ahí estaba la esposa fiel: engatusada, dejándose calentar por su viejo Benito. Ahí estaba: mirando cómo, a escasos centímetros de sus ojos, sus erectos pezones se perdían en ese entrecano bigote y sus fabulosas tetas eran bañadas de saliva por la ávida lengua de un maduro pervertido.
Ahora la muy tonta se preparaba para que Benito se alimentara de ella, y seguramente había decidido no reprimir ninguna sensación que pudiera invadirla. ¿A quién trataba todavía de engañar? Marta sabía que Tatiana estaba caliente. Se le notaba en la agitación del pecho, en el intenso rubor de sus mejillas, en el brillo de sus ojos. Estaba a punto de iniciarse la fase culminante del evento.
―Tranquila, preciosa ―dijo Benito, acariciando un brazo de la joven―. Ya verás que pronto voy a hacer desaparecer tus dolores.
Se arrimó al torso desnudo de Tatiana y capturó el pezón derecho entre sus labios.
―¡Ay! ―gimió la muchacha, dando un saltito.
Marta se apresuró a tranquilizarla. Se le acercó por un costado y la rodeó con un brazo por detrás, acariciando cariñosamente su espalda. Estaba ansiosa de ver de primera mano cómo su marido se embetunaba los bigotes de leche. Tatiana, ignorante de esas malsanas intenciones, le dirigió una sonrisa de agradecimiento.
A Marta le encantaban los pechos de Tatiana. Sintió envidia de Benito cuando aprisionó entre sus manos una teta de la joven mientras ejecutaba la maniobra de succión.
―¡Ah! ―profirió de súbito la rubia, y Marta no supo distinguir si esta vez era un grito de dolor o de placer.
―Deja que salga, cariño, no lo reprimas…
Tatiana mantenía los ojos cerrados.
―¡Ay!… ¡Uy!!… ¡Aaaahhh―. Los grititos se confundían con los gemidos.
Benito empezó a ordeñar y chupar la tremenda ubre, cada vez con mayor fuerza. Marta oía el ruidoso trasiego de la succión, y veía cómo algunas gotas del preciado elixir se escurrían por la mandíbula de su marido o por el voluminoso seno de la joven.
―Aaaaaayyyyy… Aaaaahhhhhhh… Mmmmmm… Don Benito… no se la trague, por favor… Mmmm… Aaaahhhh… No se moleste…―. La muchacha había abierto los ojos y miraba absorta cómo el hambriento fauno mamaba su leche.
―Tranquila, hijita ―se interrumpió un momento el viejo para mirar a la excitada muchacha —. Esta tibia y rica.
―Gracias, don Benito…
El viejo volvió a su menester.
―Aaaaaaahhhhh… Uuuuuuhhh… Aaaahhh… Aaahhh…
A Marta se le hacía agua la boca. Aguardaba estoicamente su oportunidad. La impresionaba lo caliente que estaba su marido. Sintió una ligera picazón en su ano; seguramente la bestia que había amarrado con cinta adhesiva estaba encabritada de hambre; presentía que, una vez en casa, Benito la soltaría entre sus nalgas. Era casi seguro que ese día le reventarían el culo. La idea le gustó, y decidió ponerle más candela al asunto.
―La leche materna es nutritiva —susurró al oído de Tatiana—. A mi marido le hará bien, e incluso la necesita. Dile que no te importa, que se la trague toda no más.
―Aaaahhhh… Don Benito… Uuuuhhh… Nútrase… con confianza… Aaaahhh… Mmmm… Tómesela toda…
―Gracias, querida―le susurró Marta. Un pequeño favor entre amiga.
Tatiana le apretó la mano.

TATI

El alivio del dolor fue inmediato. Tatiana contemplaba cómo don Benito extraía y tragaba el exceso de leche que le provocaba tantas molestias. Por momentos su vecino se distanciaba y le hacía ver cómo la habilidad de sus manos lograba que las gotas afloraran por su pezón. La rubia se alegraba de que no demorara en capturarlas con su lengua y siguiera mamando. Qué bueno que pudiera devolver el gran favor que le hacían nutriendo a don Benito.
Ahora estaba mucho más tranquila. ¿Cómo había sido tan tonta? Tan preocupada estaba de las cosquillas que le provocaban la lengua y el bigote de su vecino, que contenía cada suspiro. Hasta había temido que la señora Marta se diera cuenta de que el tratamiento que le aplicaba su marido le estaba provocando excitantes sensaciones. ¿Por qué tantas inhibiciones y reticencias? Si todo era normal, todo formaba parte de la técnica médica. ¡Qué valiosa experiencia tenían sus vecinos! Se sentía tonta por haberse dejado influir por sus temores como una niña, pero se consoló pensando que ella no tenía por qué conocer en detalle aquel procedimiento clínico.
Agradecía más que nunca la amistad de su solidaria vecina; la estaba apoyando con su cariño y permitiendo que su marido le aplicara aquel íntimo tratamiento. Pensaba en el secreto que ambas compartirían como en un juego de amigas, que la uniría mucho más con su leal colaboradora.
Se sentía aliviada en las expertas manos de don Benito. Y ya no se sentía culpable por disfrutar del magreo al que exponía sus hinchados pechos. Debía disfrutarlo. Lo exigía su salud.
―Aaaaahhh… Mmmmmm… Uuuuuuyyyyyy… Aliméntese bien, don Benito… Aaaahhhh… ―Qué contenta se sentía al devolverle el favor a su amiga. Después le preguntaría por qué su marido necesitaba leche materna. Ahora no le importaba; era estimulante pedirle a ese hombre ya entrado en años, casi un extraño, que sorbiera con ganas su íntimo elixir―. Tómesela toda, toda… Aaaahhh… Mmmm… Toda mi lechita…
Sentía las ásperas manos apretarle la teta para aliviar su hinchazón. Viendo el esmero y la dedicación que ponía aquel hombre en su empeño por sanarla, volvía el desconcierto a su simple conciencia. ¿Acaso era una mala mujer, una mala amiga al aprovechar tanto ímpetu para exacerbar sus instintos sexuales? ―Deja de pensar en eso―, se decía. ―No reprimas lo que sientes.
―Siga… don Benito… Aaaahhh…. Ayyyy―. Y continuó dando luz verde a todas sus sensaciones.
De pronto sintió que la mano de su sanador dejaba el arduo trabajo de estrujar su teta y se posaba más abajo de su cadera. “Pobre don Benito”, pensó, “ya debe estar cansado”. La mano no tardó en ubicarse en el voluminoso monte que se hinchaba sobre el borde del mueble en el que estaba apoyada. Sintió los dedos que exploraban sus portentosas nalgas, y eso le provocó excitadas sensaciones. Imaginar que don Benito quisiera tocarla como mujer le generó un flujo de deliciosos estremecimientos que no sabía cómo calificar. Pero al mismo tiempo la acusaba su conciencia: ¡su amiga estaba ahí mismo, por Dios! Seguramente don Benito, cansado como estaba, ni siquiera había advertido por dónde andaba su mano, y ella, desubicada, imaginándose tonterías. No estaba bien que siguiera disfrutando de la inocencia de su benefactor; en un lento y cariñoso movimiento, casi al compás del suave vaivén que había adoptado su cuerpo, retiró la mano de don Benito y volvió a posarla en su cintura. Entonces el viejo reanudó su concienzuda tarea de chuparle la teta para extraerle el resto de la leche.
―Aaaaahhhh… Uuuuuhhhh… Ayyyy…—. Los gemidos de la joven inundaban la estancia. Sus piernas habían empezado a agitarse, frotándose en un roce constante.
En cierto momento Tatiana miró a la señora Marta. Su amiga la tenía tomada de una mano, y parecía impactada por el insólito ritual del que era testigo. Cuántas ganas tenía la joven de decirle que ya no era doloroso, por lo menos en el seno que chupaba don Benito, sino que se sentía muy rico, tremendamente placentero. ¡Pero no podía! No podía confesarle a su mentora que los manoseos y succiones de su marido la tenían tan caliente.
La rubia liberó su mano de los cariños de la señora Marta y acarició el desconcertante rostro de la madura. Era su forma de agradecerle su ayuda en todos esos meses. De pronto sintió una punzada de dolor en el pecho izquierdo, que aún no había sido tratado por don Benito y que seguía hinchado como siempre; vio que la señora Marta le dirigía una mirada interrogante, y no pudo evitar que un desesperado gesto de súplica inundara su rostro.
En lo que Tatiana sintió como una heroica actitud, la señora Marta se zambulló en la doliente teta de la joven. La mano de la rubia, que hacía un momento acariciaba la mejilla de su amiga, ahora le revolvía el pelo de la cabeza, presionando y apoyando la mamada que estoicamente le perpetraba su amiga y mentora.
―¡Aaahhhhhh!… ¡AAAAHHHH!… ¡AAAAHHHH! ―gritaba Tatiana, en una explosión de lujuria.
Benito se detuvo un momento a admirar el sobajeo descontrolado y las babosas chupadas que su mujer consumaba sobre la otra gran tetaza de Tatiana. La leche saltaba al rostro de Marta como burbujeante champaña, y ella bebía cuanto podía. Para acercarse lo suficiente, la señora Marta había tenido que meter una de sus piernas entre las de su joven amiga, dejando casado el muslo de la rubia, frotándolo con su entrepierna como una perra en leva. Eso, y el evidente consentimiento de la joven, que parecía obligar a su mujer a mamarle la protuberante ubre, configuraban una escena altamente lasciva.
―Eso es, Marta, sácale toda la leche ―la animó Benito.
La arenga del viejo enardeció a Tatiana, que olvidó todo recato y lo agarró de la nuca para invitarlo a continuar chupándole la teta derecha.
Ahí los tenia, uno en cada ubre, succionando ávidamente. Tatiana amamantaba a sus maduros vecinos, disfrutando al tope ese momento. Debía rendir honor al sacrificio que hacían por ella; debía seguir sus indicaciones y dejar salir todo lo que sentía.
―¡AAAhhhhh!… Don Benito… Chupe… Chupe… ¡Mmmm!… Señora Marta… ¿Está… ricaaaa?… Trague… Trague… ―balbuceaba, gemía y gritaba la joven madre, en el más exultante momento de su sanación.
―Deliciosa, querida ―respondía Marta.
―Aaaahhh… Gra…cias … Uuuuuhhh… Mmmmm… Gracias…
―Riquísima, preciosa. ¡Nutre como ninguna!― confirmaba Benito.
―Sí… síiii… Nútrase… don Benito… Mmmm… Aliméntese de miiiiii…
Tatiana nunca había imaginado que el deleite sexual podía llegar a esos niveles. Pedro nunca la había hecho sentir así, pero se decía que ahora que lo había probado, podría compartirlo con su marido. No tenía por qué saber cómo lo había aprendido, no tenía que conocer los detalles; sólo debía disfrutar del resultado.
Sospechaba que luego se avergonzaría, pero en ese momento deseaba con locura un hombre que la gozara. Qué tonta había sido al apartar las manos de don Benito; seguramente su experimentado vecino usaba aquel contacto íntimo para sacarle toda la tensión, para expulsar de su cuerpo todo el dolor. Decidió que no era tarde, y, esperando que su viejo vecino no estuviera sentido con ella, cogió la regordeta mano que aún se posaba inquieta en su cintura y la puso sobre sus voluminosas nalgas. La reacción fue inmediata: la mano recorrió con salvajes apretones los glúteos de Tatiana, al unísono con el intenso masajeo con que la otra asaltaba una de las grandiosas tetas de la joven.
―AAAhhhh… Don Benito… Uuuuuuhhhhh… Siga, don Benito… y disculpe… es que… soy… tan tonta… a veces… AAAAhhhhh…
―Goza, goza, querida… Es por tu bien… ―Benito se saltó de pronto a la otra teta, y empezó a competir con la lengua de su mujer por el segundo pezón, que todavía despedía generosos chorros de leche.
La contienda entre la madura pareja se extendió a sus manos. Los territorios ya no tenían dueño; dedos, palmas y bocas disputaban indiscriminadamente en ambas colinas; un lujurioso juego en un maravilloso campo de batalla.
Tatiana era entusiasta testigo de lo que pasaba en sus pechos. A veces se permitía intervenir, y el cariñoso masaje en las nucas de sus vecinos se transformaba en un impulso que los dirigía hacia donde sentía más necesidad de acción.
―Ahí… Mmmmm… Ahí… señora Marta… Un poco más allá… Así… Siga… Don Benitooooo… Mmmm… Cómame por aquí… Eso es… AAAhhhhh ―aullaba la joven, completamente descontrolada.
El éxtasis de la rubia iba en aumento. Viéndose sorbida por don Benito, de súbito la asaltó la impensable idea de tocarle la verga. “¿La tendrá dura?”, se preguntó. La sola curiosidad por el tamaño de un pene extraño, ese atisbo de deseo por el miembro del marido de su amiga, le provocó una tremenda sensación de culpa. ¿Cómo podía ser tan corrupta, tan desleal? Pobre señora Marta… Pobre don Benito… Pobre Pedro…
Miró a sus inocentes amigos. Se fundían en un apasionado beso, descansando un momento del tratamiento. Eso era amor; aquellas personas se amaban entre ellas, y eran caritativas con las demás. Sus lenguas se entrelazaban mientras sus bocas sonreían, regalándose un momento de cariño entre tanto esfuerzo por ayudar al prójimo. Tatiana los observó, y pese a que trató de rechazar los insanos deseos que la dominaban, terminó por sucumbir a ellos.
Tomó una de sus portentosas tetas y la ofreció a las lenguas de sus enamorados vecinos.
―Sigan jugando aquí… —los invitó, y les cogió las cabezas para acelerar el desenfrenado lengüeteo que ambos emprendieron sobre la grandiosa ubre. Fue demasiado para Tatiana.
―¡Ay!… ¡Ay!… ¡Ya vieneeee! ¡Vieeeeneeeee!―. Y cayó en el éxtasis final. Sintió que su entrepierna se inundaba y que a la vez era atacada por violentas manos que intentaban llevar al máximo el increíble orgasmo que la acometía.
―¡AAAHHH!… ¡AAAAHHHH!… ¡AAAAAHHHHH! —gimió y gritó sin control ―. ¡AAAAAHHHH!… ¡Qué rico, don Benitooooooooooo!… ¡Señora Martaaaaaaaa.!…—. Los ojos se le nublaron, y creyó que iba a desmayarse.
Cuando amainó el largo orgasmo, Tatiana vio que las cabezas de sus vecinos yacían sobre sus pechos, resplandecientes de saliva y leche. Apenas podía creer lo que acababa de sentir. Si eso era un orgasmo, entonces nunca antes había tenido uno. Ese descubrimiento, y el deseo de querer experimentarlo en su relación marital, dejó en segundo plano el pasmoso resultado del procedimiento. Sus pechos no le dolían nada, y su volumen había disminuido notoriamente.
Había sido una experiencia indescriptible, y al mismo tiempo contradictoria. Del más alto deleite había pasado a la mayor vergüenza al recordar su trato con don Benito y la señora Marta. Se apartó de ellos, recogió su blusa y se la puso rápidamente. Al moverse notó que su entrepierna estaba empapada por una sustancia viscosa.
―Señora Marta, don Benito, no sé qué decirles… lamento mucho lo sucedido… no comprendo qué me pasó―. Y siguió balbuciendo disculpas atropelladamente.
―Lo hiciste muy bien, linda. Todo salió a pedir de boca ―la tranquilizó Benito.
―Estuviste de maravilla, chiquilla —agregó Marta—. ¿Ves, Benito? Te dije que Tatiana era muy lista y de buen criterio.
―No diga eso, señora Marta, por favor ―se avergonzó Tatiana.
―¿Cómo te sientes ahora? ―preguntó el decano ―¿Te duelen tus senos?
―Ya no, nada. Es maravilloso.
―¿Y estás relajada, o sigues tensa?
―Bueno, en realidad me relajé bastante…
—Es fantástico que te sientas así después de tu primera sesión ―se alegró Benito―. Te felicito; si hubieras esperado unos días más, habrías terminado en el hospital.
―¿Primera sesión…?
―Así es, Tati. No creerás que el problema ha quedado resuelto como por arte de magia. Estas dolencias son muy persistentes.
―Pero don Benito, me da mucha pena seguir molestándolo… Además, dígame cuanto le debo, por favor…―. Tatiana tomó su cartera, que estaba en un extremo del aparador, y sacó su chequera.
―Olvídate de eso, muchacha —le dijo Benito—. Eres amiga de mi mujer, y espero que en adelante también me consideres amigo tuyo. Así que me sentiré ofendido si insistes en pagarme, o si no me dejas seguir atendiéndote. Los amigos estamos para ayudarnos. Si alguna vez nosotros necesitamos ayuda, estoy seguro de que podremos contar contigo.
―Por supuesto, don Benito, no necesita ni decirlo —aseguró Tatiana—. Y aunque no necesiten mi ayuda, contarán siempre con mi eterna gratitud.
—Eso nos bastará, Tati. Bueno, ahora debemos irnos. Tenemos a nuestro perro Bobby herido, no es nada grave, pero Marta quiere hacerle una nueva curación.
Benito se despidió de Tatiana dándole un beso paternal en la mejilla, y Marta se alzo lo que pudo para besarla en la frente. La muchacha los abrazó efusivamente, reiterándoles sus agradecimientos.
Del brazo de su mujer, el decano caminó hacia la puerta dificultosamente; parecía que apenas podía mantenerse derecho. Tatiana pensó que quizás la dolencia que sufría, para la cual era buena la leche materna, le estaba pasando la cuenta. No se atrevió a preguntar, y se sintió culpable por haberle dado tanto trabajo en momentos en que debía estar descansando. Se prometió no negarle su leche mientras su cuerpo la siguiera produciendo
―Hasta mañana, avísenme si necesitan ayuda, me encantan los animales ―remató Tatiana cuando la pareja se encaminaba a su casa.

FIN CAPÍTULO 1.