Tag archives for XELLA

control mental

Relato erótico: “El primer trabajo de Isabel” (POR XELLA)

Isabel estaba nerviosa. Acababa de terminar sus estudios y era su primer día de trabajo. Le había costado mucho pero por fin iba a trabajar en lo que deseaba. Tan solo tenia 23 años, pero el sacrificio que había hecho, dejando de lado amigos y familia le había permitido sacarse la carrera de farmacia por la rama de investigación a la primera. Había sido un sacrificio enorme, tanto tiempo sin ver a sus amigos había hecho que las relaciones se deteriorasen y, aunque había tenido algún escarceo hace tiempo, tampoco tenía pareja. No es por falta de pretendientes, Isabel era una chica guapa, morena, con el pelo largo y rizado y con un buen cuerpo que, sin ser despampanante llamaba bastante la atención, si no por su dedicación a los estudios. Y allí estaba ella, a punto de comenzar su primer trabajo. Era una empresa que destacaba bastante en el…
Continue Reading
Sadomaso

Relato erótico: “Traición en Brasil” (POR XELLA)

Estaba cansada. Llevaban cinco horas de viaje y aun les quedaban otras tantas, pero cruzar el charco lleva su   Su hermana se había dormido, así que ni siquiera tenía con quien hablar. Por lo menos los asientos de primera clase eran comodísimos.   - - Dijo, tocando suavemente el hombro de su hermana.   - Nmmhh. -  Se revolvía ella, molesta por haberla despertado. - ¿Qué quieres? - Se frotaba los ojos, desperezandose. - ¿Hemos llegado ya? - Más Queda casi la mitad todaví   - ¿Y para que me despiertas?   - Por que tu tienes la mochila con el entretenimiento. Las revistas ya me las he acabado.   Nuria agarró la mochila y se la tiró con enfado.   - Ahí tienes. Y ahora dejame dormir.   Y diciendo eso se recostó otra vez sobre el asiento y se preparó para dormirse de nuevo. Lydia saco una…
Continue Reading
filial

Relato erótico: “Mi madre y el negro VI : Venganza” (POR XELLA)

Alicia pasó la tarde en casa sin ser capaz de mirar a su madre a la cara. Se fijó que caminaba con dificultad y, al sentarse, lo hacía con el máximo cuidado.   "No me extraña" pensó "Con el rabo que gasta Frank ha debido romperla por "   En cambio Claudia soltaba de vez en cuando algún comentario sarcástico sobre el estado de su madre, al parecer le había dicho que había sido haciendo   "Si, La postura del "   Pero al parecer Claudia se lo había creí Realmente no tenia motivos para no hacerlo.   Esa noche, mientras Alicia jugaba con Manolo, no podía dejar de pensar en lo que había visto por la mañana. Su madre había sufrido. Al menos al principio, por que después no había dudas de que lo había disfrutado. ¿Frank le pediría lo mismo a ella?   Se estremeció de arriba a…
Continue Reading
anal

Relato erótico: “Mi madre y el negro V: Aprendizaje” (POR XELLA)

Alicia durmió plácidamente. Tanto como no lo había hecho en las ultimas semanas. Cuando se despertó, en cambio, se dio cuenta de que estaba reventada: le dolía la cabeza, las piernas y el coño. Realmente la polla de Frank era MUY levantó y se miró al espejo, una pequeña mancha de sangre en su nariz la intranquilizó. ¿Como había sido capaz de meterse una raya? Estaba claro que ayer había estado fuera de sí...Bajó a desayunar y se tomó una aspirina para ;Durante el día, comenzó a fijarse en su hermana pensando en las palabras de Frank, ¿Deberia hablar con ella? ¿Que le diría?"Oye, que este chico que se folla a tu madre y además a tu hermana, me ha dicho una cosa sobre ti que me ha preocupado"Era ridíén observó a su madre. ¿Que diría si se enterase de todo? ¿Se sentiría avergonzada ante su hija? ¿Se sentiría celosa?…
Continue Reading
anal

Relato erótico: “Mi madre y el negro IV: Caída” (POR XELLA)

La chica no podía ni mirar a su madre a la cara, pasaba los días evitándola. El pensamiento de que habían compartido al mismo hombre la hacía sentir como una zorra, ¿Deberia hablar con ella? No, eso No sabría ni como decírselo, además, no estaba segura de lo que sentí ¿Estaba enfadada consigo misma? ¿Con su madre? ¿Con Frank? ¿Celosa? Lo que si se convirtió en rutina fue la compañía nocturna de Manolo. Cada noche se masturbaba con el vibrador hasta saciarse, a veces incluso se había quedado dormida con el en la mano. Los días siguientes en la universidad estaba como ausente. Los profesores la llamaban la atención en clase, llegaba tarde y no cogía apuntes. Tampoco había borrado las fotos. Sabía que no debían estar ahí, sobre todo la de su madre, que si alguien le cogía el mó Había recibido varias llamadas de Gonzalo, pero no se…
Continue Reading
hetero

Relato erótico: “Mi madre y el negro II: Asimilación” (POR XELLA)

Daba vueltas de un lado a otro. No podía dormir. Aun era de día y la luz se filtraba por las rendijas de las persianas, pero no era eso lo que la impedía dormir. "Ven aquí, puta. Ya tienes la merienda preparada. Una buena ración de leche." Oía la voz de Frank en su cabeza, y veía la imagen de su madre, arrodillada ante su enorme polla, esperando su "merienda". ¿Como había podido pasar eso? Ni en sus peores pesadillas se habría podido imaginar algo así. ¿Su madre estaba loca? Y encima con La imagen de la enorme polla del chico, justo antes de penetrar a su madre la asaltó y un escalofrío la recorrió de arriba a abajo. El contraste de aquel enorme falo negro y la pálida piel de su madre se le había quedado grabado a fuego en las retinas. Recordó como antes de ver quien era…
Continue Reading
voyerismo

Relato erótico: “Mi madre y el negro I: Descubrimiento” (POR XELLA)

Alicia bajó a desayunar harta de oír a su madre.  - Ya es hora de despertarse, ¿No crees? - Le dijo ésta cuando llegó a la cocina.  Alicia se llevó la mano a la cabeza, la noche anterior había sido muy dura y tenía una resaca de caballo, lo último que necesitaba oír eran los sermones de su madre. Se sentó al lado de su hermana y comenzó a marear los cereales con la cuchara.  - ¿Demasiada fiesta ayer? - La chinchaba Claudia, en voz baja, para que su madre no la oyera - ¿O también te sentó mal la cena?  - Oh, cállate. - Dijo, dando un manotazo a su hermana en el hombro.  - ¿Cuantos cayeron anoche? - Seguía la chica. - Cubatas, digo, chicos ya se que ninguno.  Alicia, cansada, volvió a lanzar un manotazo a su hermana, esta vez dirigido a su cara pero ésta, más…
Continue Reading
dominación

Relato erótico: “Paula e Ivette: Los extremos de la personalidad II” (POR XELLA)

      Necesitaba descansar, además, se estaba haciendo de día y prefería caminar al amparo de la noche. Dio un par de vueltas por las calles hasta que encontró una pequeña pensión de mala muerte, no llevaba un duro encima, pero no creía que eso fuese a ser un problema.  - Buenas noches. - Saludó al recepcionista.  Éste, un hombre viejo y gordo, medio calvo y que daba la impresión  de no haberse lavado en un mes, miró a Paula de arriba a abajo, devorando la con la mirada. Hace tiempo eso habría despertado el asco en la chica, pero ahora había pasado por cosas mucho peores que un asqueroso viejo verde.  - Que desea Señ - Remarcó esa última palabra, dando a entender que no era la palabra que estaba pensando exactamente.  - Necesito una habitación para hoy. ¿Tienen alguna disponible?  - Por supuesto, ¿Para usted sola?  -…
Continue Reading
dominación

Relato erótico: “Paula e Ivette: Los extremos de la personalidad I” (POR XELLA)

  Paula dejó de correr e intentó tomar aire. La oscuridad de la noche la envolvía, rota tan solo por algunas farolas bastante separadas unas de otras, que creaban oasis de luz en la solitaria calle en la que se encontraba. Por lo menos no hacia frío. La escueta ropa que llevaba no habría podido resguardarla en ese caso, pero para su alivio era una cálida noche de verano. ¿Agosto? No estaba segura. Lo importante era que había conseguido escapar. Miró hacia atrás nerviosa, creía haber escuchado un ruido, pero seria algún gato curioseando en la basura. Aún así, reanudó la marcha, esta vez andando, llevaba casi una hora corriendo y no le parecía haberse alejado lo suficiente, pero ya no tenía rondo para mantener ese ritmo.  Unas aisladas gotas de lluvia comenzaron a golpear sobre su cabeza y, a lo pocos minutos, estás se convirtieron en un chaparrón veraniego.…
Continue Reading
control mental

Relato erótico: “Por ayudar a un amigo” (POR XELLA)

No era una situación corriente y eso la tenía intranquila. Su amigo Lorenzo la había llamado asustado y nervioso, pidiendo verla en un lugar y a una hora a la que nadie pudiese verlos. Le temblaba la voz, pero no quiso decirla nada más por teléfono, decía que podían estar Y allí estaba Ana Castor, aparcando su coche en un descampado en las afueras de la ciudad, esperando. Hacia bastante frío y le molestó haber llegado antes que Lorenzo, pero no tardó mucho más, en unos minutos su coche aparcó al lado del suyo. - Buenas noches Lorenzo. - Saludó ella, afable. El hombre estaba pálido, tembloroso e incluso había perdido peso. Eso chocaba con la imagen que tenia de él, Lorenzo Barahona siempre había sido un hombre fuerte y seguro de sí mismo. Se habían conocido cuando Ana acabó la carrera de periodismo, fue una de las primeras personas…
Continue Reading

Relato erótico: “Donde nacen las esclavas IV” (POR XELLA)

Sofía pasó una noche horrible. No pudo dormir en ningún momento. Primero, debido a su situación no paró de darle vueltas a la cabeza, pero, después de un rato, los motivos fueron Comenzó a entrarle sed, pero no estaba dispuesta a ceder en las pretensiones de los cabrones que la tenían Si bebía de polla, setía el principio del fin. Fue una lucha consigo misma, lucha que se vió agravada cuando comenzó a hacer efecto el afrodisiaco. Comenzó a notarse excitada, MUY excitada. No había pensado que la pastilla tuviese un efecto tan Y allí estaba ella, debatiendose entre su sed y su calentura. Veía como alguna de compañeras, se levantaban en medio de la noche, se colocaban de rodillas ante el particular grifo y comenzaban a realizarle una intensa mamada. Sin darse cuenta, comenzó a observar la técnica, pensando que no sería complicado imitarla si llegase el ¡Si llegase…
Continue Reading
dominación

Relato erótico: “Donde nacen las esclavas III” (POR XELLA)

  Sofía sentía frío. Empezó a abrir los ojos, poco a poco, entre fuertes dolores de cabeza, ¿Qué había pasado? No sabía bien donde estaba, parecí ¿Barrotes? Aún no veía con claridad y, donde se encontraba no había ninguna luz. Intentó mirar alrededor pero no le sirvió de mucho, intentó moverse, pero había algo que la bloqueada barrotes estaban por todos lados, no tenía mucho sitio para moverse. Algo la molestaba en el cuello, se acarició de las manos y se encontró con una especie de collar que llevaba puesto. del collar salía una especie de Sofía comenzó a asustarse. Su miedo aumentó cuando se dió cuenta de que estaba desnuda, ¡Desnuda! Los recuerdos comenzaron a volver a su cabeza, ¡Estaba en Xella Corp! El pánico comenzó a abordarla, su último recuerdo era estar yendo al despacho de La cabeza le dolía. De repente todas las luces se encendieron, cegándola.…
Continue Reading
dominación

Relato erótico: “Destino de hermanas IV FINAL” (POR XELLA)

Las chicas durmieron esa noche juntas, abrazadas y acurrucadas en la misma cama. Así se daban fuerza y consuelo entre ellas para lo que las esperaba. Lo que no podían esperar era la manera tan horrible de la que se iban a           Una fuerte descarga desde el collar recorrió sus cuerpo, haciendo que se despertasen gritando de dolor y recordando de la peor manera posible en qué lugar estaban.          - ¿Qué cojones es esto? - Gritaba el Oso, entrando en la habitación y encendiendo la luz.          Las chicas se miraban asustadas, ¿Qué habían hecho para cabrearle así? El hombre se acercó a Miranda y, agarrándola del brazo la dió un tirón para obligarla a bajar al suelo.          - ¿Desde cuando los perros duermen en las camas? ¡Tu lugar es el suelo, zorra!          Le dió un par de fuertes azotes en el culo y se dirigió a las dos sirvientas.          …
Continue Reading
dominación

Relato erótico: “Destino de hermanas III” (POR XELLA)

Las tres mujeres estuvieron solas durante mucho tiempo, no habrían sabido decir cuanto. Las luces apagadas, los llantos silenciosos y el ruido que hacían los hombres moviendose por el resto de salas era lo único que las acompañó.    Cada una tenía su cabeza ocupada en sus Miranda no sabía como habían llegado a esa situació Había entregado su libertad y su vida para que no hicieran nada a su hermana ¡Y ahora estaba allí con ella! ¿Cómo era posible?    Lorena se maldecía, una y otra Había accedido de buena gana a acompañar a Erika para ayudar a su Pero creía que no habría Al menos para Sólo tenía que esperar en la calle. Nada más. Pero, esos hombres la encontraron, la asaltaron y ahora estaba desnuda y     Estaba preocupada, ¿Cómo iban a salir de esa situación? Gran parte de sus pensamientos estaban en que se había quedado a Aquel…
Continue Reading

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies