Tag archives for VIERI32

grandes series

Relato erótico: “Destructo III Cada vez que suena una campana…” (POR VIERI32)

I. Año 1368 Congli era un pueblo apacible, rodeado por un auténtico mar de hierba que llegaba hasta las rodillas y, más en la distancia, una extensa cordillera cortaba el horizonte, de altísimos picos bañados en nieve. Su principal atractivo era el mercado instalado en las proximidades del río; la Ruta de la Seda acrecentaba el comercio a pasos agigantados, atrayendo cada año más familias para que se asentaran. En las afueras de la villa principal, en una parcela alejada, destacaba el único árbol de gingko en las inmediaciones. Era notablemente enorme y alfombraba la hierba con sus peculiares hojas amarillas. Xue tiró de un hilo rebelde de su túnica y se sentó bajo la sombra; era un buen día y la brisa levantaba incontables hojas a su alrededor, pero la joven xin no estaba con el mejor de los humores. Miró a los alrededores y se vio completamente sola;…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo III Esta guerra tiene tu nombre” (POR VIERI32)

I. Año 1368 Wezen montaba su caballo, silbando una canción y disfrutando del exuberante paisaje de la llanura; un interminable verde que se extendía hasta donde la vista alcanzaba. Su estado de ánimo era inmejorable, cabalgando en medio de la legión de jinetes xin de Syaoran y tomando rumbo a su pueblo. A un lado, el sol se ocultaba tras la interminable cadena de montañas y supo que pronto debían acampar. Si fuera por él, continuaría cabalgando durante la noche; faltaban pocos días para alcanzar Congli y estaba ansioso por ver a su hermana tras casi un año de partir rumbo a la guerra. Desmontó a un costado del camino, viendo a los demás jinetes preparar el campamento con una velocidad y disciplina que nunca dejaba de sorprenderlo. Estaban perfectamente entrenados por Syaoran, pensó, y pronto él también sería un gran guerrero a su lado. Se había convertido en su…
Sigue leyendo
trios

Relato erótico: “Tu hermanita nos pone” (POR VIERI32)

  Uno, dos, tres, cuatro y media de la tuve que contar los palillos del reloj del fondo para saber qué hora era, definitivamente el alcohol hacía estragos en mi cabeza. Miré hacia el montón de gente que bailaba en la pista, estaba esperando en la barra a Sebastián, a su novia, a su hermana y Andrés, nuestro compañero en la universidad. Aparecieron entre el tumulto, apenas los reconocí entre mis ojos entrecerrados, el humo pesado que hacía transpirar las paredes y las cervezas que hacían de las suyas en mi cuerpo. Sebastián venía tomándole de la mano a su novia y con la otra a su hermana. Dicha novia tenía pero no me importaba, una gordita que, conociendo a Sebastián, caería en un mar de olvido al par de días. Él las ligaba de todo tipo, bonitas, feas, flacas, de pero la hermana de é ella tenía nombre, claro,…
Sigue leyendo
zoo

Relato erótico: “Cigarrillos y alcohol” (POR VIERI32)

Madrugada con lluvia, peor mezcla, imposible, al menos para Alicia. Sobretodo si la fiesta con sabor punk rock de donde venía, se trataba de una al aire libre (para el público) Lo único que le pasaba por la mente era quitarse tan pronto pudiera las ropas roqueras y mojadas que vestía. Para ello, la diecisieteañera atravesó la sala de su hogar con relativa velocidad, a fin de no despertar a sus padres ni mucho menos al mocoso de su hermano, quien probablemente pegaría un grito al cielo si la veía venir con su aspecto de muerte; maquillajes color negro corroídos por su rostro junto al pelo lacio, la camisa mojada (y ajustada) con el dibujo de Joey Ramone sonriéndole a la nada, las pulseras con tachas, las y el mordisco morado que latía y latía en su cuello. Por un instante, Alicia frenó su marcha hacia su habitación para tocarse…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo III Esta guerra tiene tu nombre” (POR VIERI32)

I. Año 1368 Wezen montaba su caballo, silbando una canción y disfrutando del exuberante paisaje de la llanura; un interminable verde que se extendía hasta donde la vista alcanzaba. Su estado de ánimo era inmejorable, cabalgando en medio de la legión de jinetes xin de Syaoran y tomando rumbo a su pueblo. A un lado, el sol se ocultaba tras la interminable cadena de montañas y supo que pronto debían acampar. Si fuera por él, continuaría cabalgando durante la noche; faltaban pocos días para alcanzar Congli y estaba ansioso por ver a su hermana tras casi un año de partir rumbo a la guerra. Desmontó a un costado del camino, viendo a los demás jinetes preparar el campamento con una velocidad y disciplina que nunca dejaba de sorprenderlo. Estaban perfectamente entrenados por Syaoran, pensó, y pronto él también sería un gran guerrero a su lado. Se había convertido en su…
Sigue leyendo
control mental

Relato erótico: ” Deliciosa Venganza” (POR VIERI32)

El humo negro de las velas me estaba empezando a causar malestar, parecía dibujar garras oscuras en el aire que encrespaban mis ojos, aquel olor a perfume barato impregnaba el cuarto pequeño, el tic-tac del reloj colocado en la mesa era lo único que sonaba, entrecerré los ojos como queriendo escaparme. No di abasto al silencio, estuve a punto de levantarme de la silla para - Ya está, muchacho. – dijo la vieja médium, apartándose un mechón de pelo de su rostro. Aquel pedacito de lunar negruzco, justo en la punta de su nariz, le daba una apariencia de bruja. Me estremecí al oír su voz de golpe – y también al ver dicho lunar - habiendo estado tanto tiempo en silencio. - ¿Ya está qué? - Ciento cincuenta dólares. – dijo sonriendo y acostando su mano abierta sobre la mesita redonda que se interponía entre nosotros. - ¡Pero si…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: ” Debuté con tu hermana” (POR VIERI32)

  Javi: Ya sabes que me pareces una persona de puta madre y que jamás te consideraría un hijo de puta por más de que te hayas empeñado en conquistar a Alicia. Sabías que ella me gustaba, sabías que hasta cuatro cartas había escrito para ella –pese a que nunca tuve el valor de entregárselas-, pero eso no te impidió bailar con ella en la farra de despedida de compañeros de secundaria, para posteriormente comértela a lengüetazos. No me jode, en serio, te perdono porque esas cosas se olvidan cuando hay una relación tan fuerte entre dos mejores amigos como tú y yo. Si no lo recuerdas, eso fue lo que me dijiste antes de que te saltara encima. Y creo que todo está bien, ese abuso no me afecta porque, sinceramente, creo que no tengo autoestima. El motivo de este mail es para contarte sobre mi vida aquí en…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo III Reino de dragones” (POR VIERI32)

I. Año 1368 La nevada no había mermado en intensidad durante toda la noche y el fuerte murmullo del viento imposibilitaba a Mijaíl Schénnikov pensar con claridad. El frío le parecía el más intenso que había vivido en años y el solo respirar empezaba a volverse doloroso; o, tal vez, pensó, era solo su creciente nerviosismo lo que jugaba en su contra. Se inclinó sobre su montura para fijarse mejor en el lejano grupo de fogatas del campamento mongol; incontables manchas amarillentas y pálidas, como estrellas, dispersas sobre el oscuro terreno. Descansaban al otro lado del Río Volga, ahora congelado por el efecto del invierno. Cuando la ventisca amainaba creía oír sus cánticos y gritos ahogados en la lejanía. Se sacudió la nieve sobre su rubia cabellera, como si también quisiera quitarse el sentimiento de impotencia e indignidad. Hacía solo un par de noches se encontraba arrimado en la cama…
Sigue leyendo
lésbico

Relato erótico: “Solo soy feliz cuando llueve” (POR VIERI32)

  Era un frío Mayo cuando tuve que ir a la terminal de ómnibus, en donde debía recoger a una familiar que venía del interior del país. Era tanta la concurrencia en aquella ocasión que tuve que aparcar el coche muy lejos de dicha terminal, pues el estacionamiento del lugar colapsó. Recuerdo perfectamente que una familia entera se había levantado de los asientos de la sala de espera número siete, cuando yo estaba de paso. Encontrar asiento en ese lugar y en esas fechas es un milagro, por lo que no dudé un segundo en aprovechar el momento. Y fue cuando me senté que vi ese par de hojas arrugadas en el asiento a mi lado. Lo retiré antes de que un desconocido se sentara sobre él –a saber cuántas veces el pobre papel habrá sufrido esa rutina-. Cuando vi ese montón de palabras escritas a mano sentí la imperiosa…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo III No hagamos esperar al infierno” (POR VIERI32)

I. Año 1368 La Luna no era más que una pálida y delgada línea en un cielo negro atiborrado de estrellas. La brisa era fría, pero aquello no aminoró el espíritu de los miles de jinetes que se agolpaban al frente de la capital del reino de Xin, expectantes a la orden de entrar y asaltar el castillo del emperador. Levantaban la mirada y veían, más allá de las altas murallas que protegían la ciudad, cómo grandes volutas de humo ascendían por el aire para dibujar figuras informes en el cielo ennegrecido. El último bastión del viejo imperio, Ciudad del Jan, una dinastía dominada por soberanos mongoles, pronto caería bajo el fuego y aquella sola imagen encendía los corazones de los guerreros. El comandante de la legión invasora, Syaoran, cabalgaba al frente de la fila de jinetes. Su armadura lamelar, al igual que el de sus hombres, era de un…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: De Música Ligera (POR VIERI32)

  Tenía una edad impublicable cuando fui por primera vez a Río. Con el coche entrando en el balneario se podía apreciar el montón de bronceados cuerpos femeninos que relucían bajo el sol. La samba sonaba fuerte desde el equipo de sonido de algún automóvil estacionado más al fondo, e incluso se sentía aquel aire de fiesta que contagiaba. Miré a todas esas mujeres y, yo y mis hormonas pensamos que esto podía ser el cielo. Giré mi vista hacia los ocupantes del coche con el que nos adentrábamos: padre, madre, hermana, prima y tí y pensé… pensé que también podía ser el infierno. A decir verdad prefería estar en casa, con amigos o incluso hasta frente al ordenador antes que estar con cualquiera de mis familiares. Una manga de chismosos hipócritas todos ellos. La única que podía salvarse de aquella generalización sería mi prima Mariola, una jovencita que tenía…
Sigue leyendo
no consentido

Relato erótico: Condenadas al infierno 2 (POR VIERI32)

    La espalda le dolía demonios y le costaba acomodarse en el sillón de su oficina. El comisario Riviere había tenido una discusión con su esposa la noche anterior, que terminó no sólo por sacarle el sueño, sino también le valió una noche en el sofá, causa principal del dolor mencionado. Pero los problemas caseros había que dejarlos en casa, o al menos eso dictaban las normas de la jefatura, y es que por más que el afamado comisario se empeñaba en no recordar la fatídica noche con su mujer, no podía. Muy para su suerte, ese día, su dolor de espalda y el problema con su esposa, caerían al olvido. De repente, tras un golpe de puerta, entró un hombre, no era un oficial de policía, se trataba del nuevo contratado en el departamento de delitos informáticos. - ¡Comisario Riviere! - ¿¡Entra sin golpear!? - Es no creerá…
Sigue leyendo
no consentido

Relato erótico: Condenadas al infierno (POR VIERI32)

El juez Saavedra se recostaba plácidamente en mullido sofá del departamento. A su lado, también sentada, su esposa la señora Saavedra, bebiendo una Margarita, ambos observando el atardecer por el ventanal en la lujosa sala. Estaban de vacaciones en aquel paraíso romántico llamado Cancún. Había entrado en dicho departamento un joven camarero con una bandeja de plata en mano; - Buenas tardes, Señor Saavedra. - Ah, camarero. La adelante, adelante. - Mi amor – interrumpió la esposa en tono serio – trata de cuidar tu alimentación. - Ah, pero cómo viniste cariñ déjame disfrutar un poco de la vida. – El joven, sin hacerles caso, se dirigió hacia el televisor de la sala para encenderlo. Al instante una voz sonó desde aquel aparato; "Buenas tardes Señor Juez y Señora quiero decir, ¿buenas noches?¿Qué hora es por allí? Va, no me importa." - ¿Cariño? ¿Oíste eso? – Preguntó la esposa. Ambos…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: Dulce cuñadita mía (POR VIERI32)

    Amo a Sandra, o al menos eso creía cuando comenzó todo. A ella la había conocido en unas clases de refuerzo para el ingreso en la universidad en la que nos postulamos. Desde que la vi, abandoné al par de amigos con el que habíamos acordado ingresar para sentarme junto a ella y sus amigas. Una bella muchacha de tez blanca y un look conservador, sin maquillajes pero a la vez sin dejar de perder su encanto. Parecía como si ella no quisiera sobresalir de las mil y unas putas que pululan en la universidad. Supongo que eso fue lo que me llamó la atención de ella. Cuando me la había acercado, Sandra pensaba que yo no tenía ningún conocido en el lugar y, tras ver mis apuntes de las clases de Lengua Castellana, se apiadó de mí y con una sonrisa aceptó que me sentara en su…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?