Tag archives for VIERI32

grandes series

Relato erótico: “Destructo II Elevación” (POR VIERI32)

I Gran parte de la sociedad humana enfocaba su atención en una conferencia de prensa histórica. La corporación farmacéutica se había hecho con los derechos de propiedad del ángel capturado, tras intensas negociaciones con el gobierno de Nueva San Pablo. Y la cabeza visible, la líder de la poderosa compañía, Reykō, económicamente la mujer más poderosa sobre la faz de la Tierra según incontables medios, se preparaba para revelar la noticia al mundo entero. Pocos esperaban la decisión de Reykō, de abrir por fin las puertas de su imponente centro de mando, el rascacielos más alto de occidente, ubicado en la capital del Hemisferio Norte. Y mucho menos esperaban que la sala de conferencias luciera como una suerte de moderno y pomposo teatro, en donde los cientos de reporteros acreditados parecían más bien espectadores de alguna obra que esperaban con impaciencia el inicio del acto. Pronto descubrirían cuánto, a la…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo II No soy la chica que llevarías a casa” (POR VIERI32)

I Dione avanzaba a duras penas a través de la gruesa cortina de nieve, abrazándose a sí misma y tiritando de frío mientras mascullaba insultos dirigidos a su maestra Zadekiel, que de seguro oiría si no fuera por el ulular del viento polar. Sacar una y otra vez el pie de entre la nieve se le estaba volviendo cansino, y ni qué decir de la fría y fuerte tormenta que amenazaba con congelar hasta sus alas. Definitivamente, pensaba ella una y otra vez, fue un error haberse dejado convencer para huir hasta el reino de los humanos. —¡Prometiste que no caeríamos en los polos, Zadekiel! —¡Ya, ya! —Zadekiel sacudió su mano al aire—. Que haya nieve no significa que estemos en uno de los polos, Dione. Gritando y quejándote no vas a solucionar nada. Si no te gusta, puedes volver a los Campos Elíseos. “Lo haría si no se me…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo II Incluso las estrellas mueren” (POR VIERI32)

A lo largo de la orilla del Río Aqueronte, bajo las luces centelleantes de las estrellas, varios de los estudiantes del Serafín Rigel vigilaban celosamente, ya sea vuelos en escuadrones en formación “V” o caminando en solitario, para cerciorarse de que ningún ángel de la legión escapara al reino de los humanos. Aunque el Serafín Durandal ni sus alumnos habían mostrado interés en abandonar los Campos Elíseos tras la huida de Perla, Rigel no se confiaba. Tarde o temprano, pensaba él, Durandal aprovecharía para reclamar su anhelada libertad. Aegis avanzaba agachada, dando pasos cortos entre los oscuros arbustos, no fuera que la descubrieran infiltrándose en uno de los lugares, ahora, más celosamente resguardados de los Campos Elíseos. Su amiga Dione la seguía detrás, igual de cautelosa, oteando constantemente en derredor. Estaban nerviosas, ¿cómo explicarían tal desacato si las pillaban? Unas simples miembros del coro angelical no pintaban nada en un…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico:”Destructo II Bienvenida a la jungla” (POR VIERI32)

I. 2 de enero de 2332 Ámbar estaba absorta, viendo la sucesión de pequeñas imágenes tridimensionales que proyectaba el dispositivo de transmisión holográfica sobre el escritorio. Su oscuro cuarto se teñía de los colores de las fotografías conforme estas se sucedían una tras otra a cada pulsación de su dedo índice. Sentada en un mullido sofá, se inclinó hacia adelante, como si quisiera observar mejor los detalles. Un paseo en el parque con su niña, una visita al lago en donde su esposo perseguía a la sonriente pequeña. Prosiguió una tanda de su hija, ya joven, cocinando para el cumpleaños de su padre. Luego sobrevino una larga serie de imágenes en el hogar de su suegra; sonrió con los labios apretados, recordando el embate de críticas que solía recibir cada vez que la visitaba. Ámbar no era buena cocinera ni la madre ideal con la que soñaba aquella mujer; de…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Sus ojos” (POR VIERI32)

Nota: el relato ha sido retirado de la web y vuelto a enviar para realizar los cambios pertinentes. Se aclara que la escena erótica sucede entre adultos. I —La profesora me prestó un libro, Lucas. —A mi hermana menor, Pilar, le gustaba hablar mientras caminábamos por la calle, rumbo a casa. A mí me daba algo de vergüenza hacerlo porque, tomados de la mano como íbamos, podríamos parecer una pareja. Pero a ella no le importaba, o mejor dicho no parecía importarle demasiado el mundo a nuestro alrededor. Pese al año de diferencia entre ambos, me daba la sensación, que se iría prolongando mientras crecíamos, que ella era la más madura. —La próxima pregúntale si no tiene unos cuantos para mí —respondí, resoplando sonoramente. En el pueblo en donde nos mudamos no había mucho que hacer. Yo acababa de cumplir trece y menudo regalo me deparó: un cambio de vida…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: Invócame en tu hora de necesidad” (POR VIERI32)

I. 3 de Septiembre de 1260 Odgerel subió a su caballo, con su arco en la espalda y su enrojecido sable en la mano. El sol estaba en lo alto del cielo cuando, en el diezmado campamento mongol, se dedicó a mirar a su alrededor ese montón de cadáveres desperdigados en el suelo. En su rostro salpicado de sangre se reflejaba la rabia y la impotencia; eran jóvenes con quienes compartió la leche fermentada en incontables ocasiones e incluso juró repartir los botines de guerra más valiosos. Promesas y palabras de guerreros, de hombres, que quedaron por cumplir. El guerrero batallaba contra sí mismo para no vomitar debido al olor a muerto, carne calcinada y fuerte humareda. “Se la devolveré”, pensó, incapaz de detener el redoble de sus latidos y el apuro de su respiración. “En esta vida o en otra, pero se la devolveré”, concluyó, recordando al Sultán Qutuz.…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: La herejía más bella” (POR VIERI32)

I Tras el coro, la noche en Paraisópolis se volvió fría, pero la joven Perla no lo sentía en absoluto mientras caminaba por las vacías calles de la ciudadela. Estaba metida en sus adentros, observando su sombra extenderse por el empedrado del suelo, que variaba de forma y tamaño durante su caminar, transformándose constantemente por la luz de la luna sobre ella. La sombra había menguado y parecía proyectar a la niña que fue una vez. Aquella Querubín que había traído esperanza con su llegada, que pronto daría una respuesta a los miles de ángeles de la legión, una respuesta que no tenía ni le importaba no tener. Aquella que saboreó el poder que conllevaba ser el ente superior de la angelología, que abusaba de su estatus porque aún no era capaz de percibir la responsabilidad que venía con el cargo. Siempre consentida, siempre altanera. Dobló una calle y la…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: Dime esas palabras que matan” (POR VIERI32)

I El cielo de los Campos Elíseos amaneció repleto de oscuros nubarrones y parecía que en cualquier momento caería una lluvia torrencial. Si bien el clima no favorecía las actividades al aire libre, aquello no era excusa para detener a ningún ángel de la legión. Fuera el Serafín Durandal guiando a sus estudiantes hacia el bosque para entrenar esgrima, o el enorme Rigel esperando a sus alumnos en Paraisópolis antes de partir a las lejanas islas, hasta los ángeles del coro que recolectaban frutas en los extensos jardines que rodeaban el Templo sagrado del Trono, ni un ángel tenía descanso, ni mucho menos los pupilos de la Serafín Irisiel que, como todos los días, caminaban el sendero de tierra que lindaba al gran bosque, rumbo a los campos de tiro. —¡Escuchad! —de espaldas al grupo que guiaba, la Serafín levantó su arco de caza para detener a todos sus estudiantes—.…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: Te necesito para elevarme hasta aquí” (POR VIERI32)

I Aunque una rebelión empezara a gestarse en el seno de los Campos Elíseos, se trataba de una realidad solo sospechada por un reducido grupo. El Trono prefería el orden y el control sobre la legión de ángeles antes que desatar el caos y el desconcierto debido a una amenaza que bien podría desvanecerse con las acciones adecuadas, mientras que el Serafín Durandal optaba porlas sombras y el silencio para ganar poco a poco adeptos a su causa de libertad. Ajena a todo, la pequeña Querubín, quien parecía ser la causante de la insurrección de un grupo de ángeles, solo tenía en mente un objetivo: encontrar al guerrero mongol angelizado para que este la entrenara. Ser fuerte era su meta, pero su verdadera motivación aún era un misterio. La noche caía sobre una cala paradisiaca y en el cielo centelleaba una infinidad de estrellas alrededor de la fulgurante luna llena.…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: Dos rosas con demasiadas espinas” (POR VIERI32)

I. 4 de junio de 1260 El sol del mediodía caldeaba un silencioso pueblo a orillas del río Damietta. A simple vista, al-Akhmiyyin distaba del tamaño, la majestuosidad, nivel de comercio y ajetreo de El Cairo, pero ofrecía alimentos y descanso para los viajeros fatigados, lo que lo convertía en un auténtico oasis en medio de las severas condiciones del desierto; un lugar en donde beber agua dulce se asemejaba a recibir una bendición, y en donde probar de una jugosa fruta se convertía en una experiencia valedora de miles de monedas de oro.    La reciente declaración de guerra del Sultanato mameluco al Imperio mongol se había extendido paulatinamente y las órdenes para los guardias estaban más que claras: ni  los mongoles ni los cristianos eran bienvenidos. Solo les depararía la muerte si osaban pisar las sagradas tierras musulmanas. —Tártaros, cristianos y saqueadores —se quejó un guardia conforme cabalgaba…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo: La perla del Nilo” (POR VIERI32)

I. 2 de junio de 1260   Los mongoles somos los lobos en un mundo repleto de presas; nacemos guerreros y en el fragor de la batalla encontramos nuestro hogar natural. Me lo enseñaron desde que era pequeño, en Suurin, un extenso valle estriado de ríos y rodeado de cerros. Pero con el paso del tiempo aprendí a detestar las batallas porque la muerte acecha y susurra sus secretos en cada sablazo, en cada gota de sangre salpicada sobre la hierba y en cada grito. Armenia, Cilicia, Bagdad; con el ejército del Kan del Ilkanato de Persia recorrí medio mundo para estamparme contra esta realidad una y otra vez. Mi nombre es Sarangerel, y aprendí a aborrecer cada guerra porque mientras más cerca esté de morir, más lejos estoy de reencontrarme con mi hijo, hoy la única razón de mi existencia. Miro mis manos, estas viejas y encallecidas manos sosteniendo…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “A la luna ” (POR VIERI32I)

  Los médicos estamos acostumbrados, para bien o para mal, a lidiar con la muerte. En el hospital, día a día, noche tras noche, nuestras experiencias terminan transformándonos no en seres inhumanos pero sí en personas más metódicas, calculadoras. Menos emotivas. Porque las emociones conspiran contra esa serenidad necesaria en nosotros. Cuando comencé mis prácticas a los veinticuatro años, veía a un paciente y tendía a ver números, informes, imágenes y exámenes complementarios a su alrededor antes que a una persona. Hacía que todo se me hiciera más llevadero. Pero todo dio un vuelco cuando conocí a una mujer en una fría tarde en el jardín del hospital. Estaba agotado tras una jornada larga en la sala de pediatría oncológica. Había una pequeña niña ingresada, Anita, que me encandiló con su actitud altanera, sus chispeantes ojos y su sonrisa pícara; siempre conversadora, siempre dialogando conmigo sobre noticias del mundo del…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Destructo III Golpeando las puertas del cielo” (POR VIERI32)

I. Año Inframundo Las ninfas Mimosa y Canopus asomaron lentamente desde la cima de una gran colina que ofrecía una inmejorable vista del desierto rojo. Habían pasado montando sobre el lomo de Cerbero, en búsqueda del ángel que les rastreaba la bestia tricéfala, pero aún no habían dado con nadie. En cambio, se toparon con una realidad tan inesperada como desesperanzadora: comprobaban con estupor cómo, sobre la vasta planicie, un gigantesco ejército de espectros marchaba en perfecto orden. Desde la distancia solo era una mancha oscura y borrosa que levantaba una espesa neblina de polvo a su paso, pero incluso así imponía temor. Y es que eran millones. Entre las filas marchaban bestias tricéfalas como Cerbero, que gruñían mientras eran guiadas por sus iracundos jinetes. Al frente iba su mariscal, este más sereno que sus súbditos, y montaba su propia bestia. Su nombre era Antares y poseía unos llamativos cuernos…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Desctructo III Tus ojos me recuerdan las estrellas” (POR VIERI32)

I. Año 2332 Cientos de dragones sobrevolaban en el cielo nocturno, dibujando un gigantesco círculo de al menos doce anillos de grosor; era un ejército numeroso que incluso había ocultado la luna, ennegreciéndolo todo. De vez en cuando, dos lagartos se desprendían del grupo y arrasaban entre los soldados del Norte, quienes no podían hacer nada ante las feroces embestidas de las bestias que los arrojaban por los aires. Cunningham levantó la mirada y apretó los dientes. Se sintió sobrepasado, pillado de sorpresa y, viendo la bestialidad con la que actuaban los dragones, todas las ideas y estrategias que tenía preparadas recibieron un baldazo de agua fría. Lo que más odiaba era el hecho de que aquellas bestias podrían acabarlos con un solo ataque, si es que se venían todos a la vez, pero por alguna razón solo volaban sobre ellos enviando a un par, gruñendo y estremeciéndolo todo a…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies