Tag archives for TALIBOS

grandes relatos

Relato erótico: “Las revistas de mi primo (Parte 4 de 4)” (POR TALIBOS)

LAS REVISTAS DE MI PRIMO (parte 4/4): Esa noche me costó dormirme. Estaba muy inquieta por los intensos acontecimientos de la jornada, eso era lógico y también por los que estaban por venir. Pero, en el fondo, lo que me mantenía desvelada era el saber que, muy posiblemente, estaba haciéndole daño a Clara. Estuve dándole vueltas al coco hasta las tantas, mucho después de que mi prima se durmiera abrazada a mí. Me sentía mal por lo que estaba pasando, porque ella tenía razón. Por primera vez en mi vida, estaba excluyéndola de lo que me pasaba. Clara se levantó antes que yo, como casi siempre y, aunque desperté cuando se levantó dejándome en su lecho, volví a quedarme dormida de inmediato, remoloneando un rato más. Cuando por fin despabilé, todo lo sucedido el día anterior seguía fresco en mi mente, por lo que el malestar y la inquietud persistían.…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Las revistas de mi primo (Parte 3 de 4)” (POR TALIBOS)

LAS REVISTAS DE MI PRIMO (parte 3/4): Pero no sabía cómo hacerlo. A ver, estaba claro que yo le gustaba a Diego y que él me gustaba a mí. Pero ahí terminaba todo, mi experiencia en las artes de la seducción era nula. ¿Qué podía hacer? ¿Cómo podía animarle a que se atreviera a dar el paso? ¿Le besaba? ¿Me arrojaba en sus brazos? El día anterior no me había ido mal, quizás debería seguir de esa Y, una vez más, mi propia inexperiencia acudió en mi socorro. Tras acabar con los platos, subí los escalones de dos en dos, nerviosa y excitada a partes iguales. Tras recuperar la revista de debajo de la cama (efectivamente, acabó por caerse entre el colchón y la pared), me presenté ante la puerta de mi primo en tiempo record. - Pasa - se escuchó su voz, tras mi llamada. Muy nerviosa, pero con…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Women in trouble 05 – Joder con el perrete” (POR TALIBOS)

WOMEN IN TROUBLE 05: JODER CON EL PERRETE - Toc, toc - los golpes resonaron suavemente en la puerta del dormitorio. La bella mujer que yacía en la cama alzó la vista, nerviosa al oír la llamada, mientras sentía cómo la pasión la azotaba. Vestida únicamente con un insinuante camisón de raso, que a duras penas lograba ocultar sus numerosos encantos, la chica hizo esperar al visitante unos segundos, regocijándose con la impaciencia que de buen seguro debía de sentir. - Toc, toc, toc - resonaron nuevamente los golpes, más apremiantes esta vez. La joven sonrió con lascivia al escucharlos y aún se recreó unos instantes más alargando la agonía del visitante, gozando mientras imaginaba lo que iba a pasar a continuación, antes de dar permiso para pasar. - Adelante - dijo simplemente, mientras sentía cómo la excitación se extendía por su cuerpo, estremeciéndola y haciéndola que ronronear como una…
Sigue leyendo
voyerismo

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista (Parte 8)” (POR TALIBOS)

MEMORIAS DE UN EXHIBICIONISTA (Parte 8): CAPÍTULO 15: SESIONES DE FOTOS: Minutos después, los tres salimos del restaurante tras pagar la cuenta. Al regresar a la calle, las chicas se quejaron de que hacía un poco de frío  (no era raro, se había levantado viento y sin duda se colaba por debajo de sus faldas y les daba directamente en… ya sabes). Alicia, con la excusa de entrar en calor, se aferró a mi brazo y se repegó contra mí, consiguiendo que en menos de un segundo Tatiana hiciera lo mismo por el otro lado. Lo cierto es que yo no pasé nada de frío, iba la mar de calentito atrapado entre dos bellas señoritas, que se apretujaban contra mí y sin poderme quitar de la cabeza que iban completamente desnudas bajo la ropa. De hecho, era yo el que llevaba la bolsa en que estaban sus bragas. Mi soldadito…
Sigue leyendo
voyerismo

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista (Parte 7) ” (POR TALIBOS)

MEMORIAS DE UN EXHIBICIONISTA (Parte 7): CAPÍTULO 13: NOS VAMOS DE CENA: A veces no hay quien comprenda a las mujeres. Tanto quejaros de que vuestros novios no quieren acompañaros de compras, cuando la solución es bien sencilla. Alicia la conocía perfectamente. Le bastó con pasearse por el centro comercial sin ropa interior e invitarme a acompañarla a todos los probadores que visitamos, permitiéndome disfrutar de sus femeninas curvas cada vez que se probaba algún trapito. Ni una sola protesta hice. No me habría importado que se probara 10, 20 vestidos distintos y que al final hubiera comprado ninguno (cosa que no hizo). Me daba igual. No, igual no, de hecho, cuantos más conjuntos escogía para probarse… mejor. No, en serio. Las siguientes horas fueron para mí un estado de empalmada permanente. Alicia jugó conmigo tanto como quiso, aunque, por desgracia, no se decidió a volver a repetir nuestro numerito…
Sigue leyendo
voyerismo

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista (parte 6)” (POR TALIBOS)

MEMORIAS DE UN EXHIBICIONISTA (Parte 6): CAPÍTULO 11: SIN CONTROL SOBRE MIS ACTOS:   Tirado en el sofá salón, con la persiana bajada y las luces apagadas, escuché la puerta de casa cerrarse. Tatiana acababa de marcharse al trabajo. Respiré hondo, tratando de volver a enfocar mis sentidos, de borrar la terrible sensación de irrealidad que me embargaba y que el mundo dejara de estar cabeza abajo. Llevaba allí tirado un rato. Me las había apañado para arrastrarme al sofá tras la ducha y había escuchado a Tatiana trastear por la casa mientras yo me esforzaba únicamente en respirar. La chica, tan deseosa de agradar como siempre, se había empeñado en limpiar el agua derramada en el baño antes de irse, ignorando mis débiles protestas. Seguro que llegaba tarde por mi culpa. Cuando entró en el salón a despedirse, me hice el dormido. No quería enfrentarme de nuevo a ella.…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista (parte 5) (POR TALIBOS)

MEMORIAS DE UN EXHIBICIONISTA (Parte 5): CAPÍTULO 10: ALICIA TOMA LOS MANDOS: -          Eres imbécil – me espetó Alicia mirándome fijamente. Me quedé atónito, sin saber qué responderle. Acababa de contarle lo sucedido la tarde anterior con Tatiana, cuando mi novia había descubierto finalmente lo nuestro y lo último que me esperaba era aquella respuesta de Ali. -          ¿Po… por qué lo dices? – balbuceé convertido de nuevo en un quinceañero imberbe – creí que ayer habíamos acordado que… -          ¿El qué? ¿Qué fue lo que acordamos ayer? Mira, Víctor, sabes que me gustas y además compartimos algo muy intenso… Pero no sé de donde has sacado que yo iba a dejar a Javier y a empezar a salir contigo… De acuerdo que admití que me atraes y que antes o después dejaremos de jugar y me acostaré contigo… Pero, ¿salir juntos? ¿Ser pareja? Me alegré de no poder verme…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: Casanova (04: La Tormenta) (POR TALIBOS)

CASANOVA: (4ª parte) LA TORMENTA: Los siguientes días fueron tranquilos. Poco a poco, la vida iba retomando su pulso en la casa tras el ajetreo de la fiesta. El servicio estuvo un par de días bastante atareado, recogiendo los restos de la celebración y limpiándolo todo. En esos días, ir a la parte trasera de la casa era sumergirse en un mar de tendederos llenos de manteles, servilletas, sá Apenas se podía caminar. Además, los días amanecían nublados, aunque no llovía, por lo que la ropa tardaba en secar. Nadie paraba ni un segundo, en especial las criadas, por lo que no tuve oportunidad de reanudar mis aventuras con ellas. De todas formas, yo también andaba liado. Dickie se empeñó en que había que recuperar el tiempo perdido con las clases, así que todos los días me daba una hora extra, con lo que las mañanas las tenía ocupadas por…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: Casanova (03: La fiesta) (POR TALIBOS)

LA FIESTA: El día siguiente amaneció radiante. El sol brillaba con fuerza en un cielo sin nubes, parecía como si la lluvia del día anterior hubiese sido un sueño, aunque el delicioso olor a tierra húmeda que penetraba por la ventana demostraba que no era así. La mañana transcurrió sin incidentes. Todo el mundo estaba muy ajetreado con los preparativos de la fiesta, pues además de todo lo que quedaba por hacer, la lluvia había estropeado algunos adornos que habían puesto el día antes. Afortunadamente, no eran demasiados, pero la gente trabajaba sin descanso. Yo me pasé la mañana ayudando en lo que podía, llevando platos, manteles, colgando En un par de ocasiones me crucé con Marta, yo le guiñaba un ojo y ella me dedicaba una sonrisilla pícara, pero no pasó nada más. Estuve ayudando a Antonio con las sillas, y aproveché para regalarle una de las navajas que…
Sigue leyendo
grandes relatos

Relato erótico: Casanova (02: Preparativos Para La Fiesta) (POR TALIBOS)

PREPARATIVOS PARA LA FIESTA   Pasaron varios días en los que no sucedió nada especial. Yo me limitaba a echar miradas disimuladas a las chicas y a hacerme pajas a escondidas. Necesitaba tiempo para asimilarlo todo y pensar estrategias. De todas formas hice un par de intentos de acercamiento con Loli, pero ésta parecía rehuirme, supongo que siguiendo instrucciones del abuelo. Los días pasaban veloces y yo no hacía ningún progreso en lo que a sexo se refiere, por lo que andaba un poco desilusionado. Todo era bastante monótono, hasta que una mañana me encontré a mi hermana y mis primas charlando con Mrs. Dickinson: - Por favor señorita, aún tenemos muchas cosas que hacer - dijo Andrea, que parecía llevar la voz cantante. - No sé, niñas, serían tres dí - Sí, lo sé, pero le prometemos que después nos esforzaremos más. Compréndalo, tenemos que participar en los preparativos…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Casanova (01: El Despertar) (POR TALIBOS)

Tengo un don. No hay mujer en el mundo capaz de resistírseme. Es cierto, no miento ni exagero, he logrado follarme a todas las mujeres con las que me lo he propuesto. No se trata de un poder mágico o mental, sino como una especie de instinto que me hace capaz de tratar a cualquier mujer justo como desea, haciendo que se derritan en mis manos. Y lo que es más, sé de donde procede este maravilloso poder. Directamente de mi abuelo. Mi abuelo era un hombre fantástico, increíble. Estuvo follando mujeres hasta su muerte, a los 86 años. Y fue así siempre. Desde que tengo uso de razón, recuerdo a mi abuelo rodeado de mujeres y dicen las malas lengua que amasó su fortuna a base de tirarse a las esposas de los terratenientes de la zona. La verdad es que eso es algo que no me extrañaría lo…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista 4” (POR TALIBOS):

CAPÍTULO 8: DOMINGO: Me sentía eufórico. Por fin lo había conseguido. Estaba follándome a Alicia. Estábamos sentados en el parque, justo donde la había conocido, ocupando el mismo banco en que ella se había exhibido para el anciano y para mí. Bueno, la verdad es que era yo el que ocupaba el banco, pues Alicia estaba en cuclillas entre mis muslos abiertos, devorando mi polla con un ansia tal, que parecía estar a punto de comérsela de verdad. Y la gente nos observaba. Joder. Menudo espectáculo estábamos brindando a la afición. Todo el que pasaba se nos quedaba mirando y yo devolvía las miradas con descaro, sintiendo cómo los hombres me envidiaban y cómo las mujeres suspiraban por ser ellas las que ocupasen el puesto de Alicia… Ali, al parecer harta ya de chuparme la verga, se puso en pié mirándome con una expresión de lascivia tal, que se me…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Las revistas de mi primo (Parte 2 de 4)” (POR TALIBOS)

LAS REVISTAS DE MI PRIMO (parte 2/4): El domingo desperté muy tarde, más incluso que Clara, que se levantó sin despertarme. Aprovechando que estaba sola, escondí la revista bajo el colchón e hice la cama. Me sentía un poquito frustrada, pues el domingo era el único día que mi tía dejaba libre a Clara, que no tenía que estudiar, por lo que no dispondría de dos horas a solas en el dormitorio. Aún así, me las ingenié para echarle un vistazo rápido a la revista mientras Clara se daba una ducha, pero, temiendo que me pillaran, desistí en mi empeño. El lunes recuperé el terreno perdido. En cuanto terminamos de almorzar y, tras fregar la loza, me asomé al salón para asegurarme de que mi prima estaba inmersa en los estudios, saliendo a continuación zumbando escaleras arriba para refugiarme en mi cuarto. En cuanto estuve a solas, saqué la revista…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Memorias de un exhibicionista parte 3” (POR TALIBOS)

MEMORIAS DE UN EXHIBICIONISTA (Parte 3):   CAPÍTULO 6: PRIMEROS JUEGOS: Parecíamos una parejita de enamorados mientras salíamos del restaurante, con Alicia prendida de mi brazo, apretándose contra mí mientras bromeábamos en susurros el uno con el otro, indiferentes a todo el mundo que nos rodeaba: sólo estábamos ella y yo. Así, cogidos del brazo, seguimos caminando por la calle, deleitándonos con nuestra proximidad, evocando la intensidad de las sensaciones que habíamos experimentado en el restaurante… Deseando más… -         ¿Y bien? – preguntó Alicia - ¿Adónde vamos? -         ¿No querías tomar café? Antes, cuando pasamos con el coche, me fijé que hay una tetería un poco más abajo. ¿Te apetece? Creo que ya debe de estar abierta. Alicia asintió con la cabeza y se apretó con más fuerza contra mí, en busca de calor, pues se había levantado un vientecillo bastante fresco. En menos de dos minutos nos plantamos en…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies