Tag archives for SIBARITA

dominación

Relato erótico: “Decisiones” (PUBLICADO POR SIBARITA)

  De hoy dependen muchas cosas y mi decisión esta tomada pues tengo que ganar a toda costa, porque lo que está en juego es importante. El Consejo de Administración está ya reunido, tan solo esperan mi presencia para iniciar el debate, y sé que no hay ni uno solo de los miembros al que pueda considerar como aliado. Forman todos parte de la camarilla que pretende despojarme de mi puesto y mis propiedades. Los he estudiado a todos muy a fondo, buscando incluso sus secretos más escondidos, sus debilidades, los puntos por los que puedan ser atacados con posibilidades, y no hay muchos, son viejos, puritanos, insaciables, casi ni son humanos. Todos iguales o casi, solo uno es distinto, el más frio, el más despiadado y también el más joven con sus cincuenta y pico de años, el que más poder tiene y quien orquesta y dirige la batalla…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi hermano, el mas pequeño” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Mi Hermano pequeño No creo ser la única mujer en situación similar, soy simplemente una mujer de las que la sociedad identifica como madre soltera, si bien mi caso es un poco especial, ya que teniendo pareja desde hace muchos años, todo el mundo, incluido él, considera que es también hijo suyo. En fin, dejémonos de esquivar el tema, tengo pareja estable y un hijo cuyo padre, secreto para todos, es mi hermano el mas pequeño, con el que mantengo relaciones sexuales desde hace mas de treinta años y sin que ninguno de los dos hayamos tenido nunca la intención de dejarlo. Todo empezó un buen día, en una playa del Caribe, a la que habíamos ido dos parejas, mi hermano con su novia de entonces, y yo con mi amante del momento, si bien todos desconocían que lo fuéramos. El día era espléndido, estábamos alegres, el agua deliciosa, mi…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “El Parking de camiones” (PUBLICADO POR SIBARITA)

El parking de camiones Estábamos en un jakuzzi riendo de nuestras mutuas bromas, cuando entro en el agua otra pareja, un hombre de unos 50 años y con un buen cuerpo, acompañado de una atractiva mujer de tipo latino, colombiana y, desde luego, bastante más joven que él aunque hacían una bonita pareja, que se pusieron a jugar entre ellos al otro lado de la piscina y, debo decir, sin que nos perdiéramos de vista unos a otros. En el agua, los desplazamientos suaves son más amplios que fuera de ella y, sobre todo, siempre son bastante impredecibles. Nada tiene de raro entonces, que en algunos momentos se produjeran roces fortuitos entre las dos parejas. Más o menos sin queriéndolo nos fuimos acercando y podíamos observar cada uno de los movimientos o gestos que cada pareja hacía. Los roces se convertían en más intencionados y el morbo aumentaba por momentos.…
Sigue leyendo
orgias

Relato erótico: “Miguel y Merlin” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Miguel, poco mas o menos 25 años, delgado, 1,70 de estatura, masajista y estudiante, con decisión y cara dura para regalar. Sentado detrás de Sarah y muy incómodo en su asiento porque para seguir la conversación, estaba totalmente erguido en el asiento. Fue el primero en darse cuenta de que la cabeza de ella se vencía hacia un lado, se había quedado dormida por cansancio y el calor en el coche. Le pedí estuviera vigilante para que dormida no se hiciera daño en el cuello y él paso sus brazos a los lados del reposacabezas para mantenerla derecha. Seguimos viaje y un rato después, al mirar como ella se encontraba, vi como Miguel había desabrochado su blusa y con sus manos le agarraba ambas tetas, completamente descubiertas. Al llegar a nuestro destino la desperté, no sin antes abrochar su abrigo, pero dejando bajo el la blusa desabrochada, cosa de la…
Sigue leyendo
erotismo

Relato erótico: “El parque al atardecer” (PUBLICADO POR SIBARITA)

  En la Universidad todos estaban en clase y yo espere delante de la puerta de su aula para no perderlo de vista si salían en manadas como solían hacerlo. Todo lo tenía preparado, faltaba que Lucas respondiese a mis deseos. Terminada su clase vino hacia el punto donde él sabía que le estaría esperando. Me cogió la cintura y me atrajo hacia el pretendiendo besar mi boca, le dije que allí no y nos dirigimos caminando hacia la salida, ignorando todo lo que nos rodeaba. Lucas no tenía ningún problema, más bien se sentía molesto cada vez que le frenaba alguno de sus impulsos amorosos. El Parque de los Caobos me pareció el lugar más cálido y agradable.  Ahí, tumbados en el césped nos miramos con pasión, abrió los primeros botones de mi blusa para besarme cuello y comienzo del pecho, pero no tenía bastante y continuo hasta abrirme…
Sigue leyendo

Relato erótico: “Cuentos para viejos. El Pub” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Nos hemos dado cita en un pub que no conozco y que, desde luego, no es uno de los locales que normalmente frecuento. Esta atestado y llegar hasta la barra es una verdadera proeza a la cual no contribuye la forma en que estoy vestida, una corta minifalda blanca y un top rosa, semi transparente que deja mi ombligo al aire y cerrado, en un decir, por tres pequeños botones y una especie de cordón para ajustarlo. Después de que las presiones de unos y otros me hayan llevado casi en vilo hasta la barra, en la que amablemente me hacen un hueco y puedo pedir mi habitual gintonic, me sacudo un poco de la presión ambiental y observo la gente que me entorna. Son hombres todos, por supuesto, y como los ojos de la mayoría están fijados en mi escote, comienzo a sospechar que el trayecto hasta la barra…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Hipnósis” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Llevaba varios meses en casa de mis padres, mientras mi compañero estaba en Ecuador. Como siempre, mi madre no cesaba de criticarle cada día, y repetirme que no era bueno que estuviese sola, hasta que un día me presentó a José, el hijo de unos amigos de ellos, que pasaba allí las vacaciones con su mujer y dos Todo normal, sino fuera que mi madre hace siempre todo con segundas y hasta terceras intenciones, y que odia a mi pareja. A partir de ese día, mi madre cambió sus hábitos y a diario me enviaba a hacer compras a Santoña, distante una docena de kilómetros, y diciéndome se había puesto de acuerdo con José, para que me llevase en su furgoneta, lo cual le daba ocasión para acompañarme durante un par de horas cada día, poniendo en juego, en cada ocasión, todas sus habilidades para conquistarme. Después ya…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Maremoto” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Un importante personaje me ha hecho una propuesta indecente, me ofrece € por acompañarle, como única pasajera, en un crucero de tres semanas, para visitar todas las islas del Mediterráneo. Tiene un velero y el capricho, por llamarlo de alguna manera, de tenerme a toda costa, quizás incrementado por las muchas proposiciones que me ha hecho en los dos últimos años, sin haber nunca conseguido nada. En esta ocasión se ha pasado y no cabe duda de que la oferta es tentadora, ese dinero me permitiría cancelar todas mis deudas que, en realidad no son tantas, pero agobian, y comprar un montón de pequeñas cosas que necesito. Por otro lado, la idea de recorrer las islas del Mediterráneo no es menos seductora, es una oportunidad única. Hay sin embargo un pero…, y es lo que me preocupa. Su barco requiere una tripulación de cuatro personas, incluido el Capitán,…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “La casa de los horrores” (PUBLICADO POR SIBARITA)

El frio me despierta y al hacerlo aunque entre brumas, me doy cuenta de que estoy en una postura muy forzada. Estoy casi doblada por la cintura, mis piernas levantadas y los pies apoyados sobre algo que no tardo mucho en darme cuenta de que son los hombros de alguien, y que ese alguien tiene su verga metida en mi vagina. Me están follando!. Poco a poco me voy dando cuenta de mas cosas, que una gruesa polla no para de entrar y salir de mi vagina, siento algo extraño pero no puedo revolverme, y aunque ahora tenga los ojos abiertos, no reconozco el cuerpo que siento sobre el mío; siento sus envites pero no me siento excitada en modo alguno, tampoco me repugna ni hay ningún rechazo por mi parte, como si fuera lo mas normal del mundo el despertar o soñar, no se muy bien lo que es…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Marraquest” (PUBLICADO POR SIBARITA)

Estoy en Marraquech, con Chema, y nada es como estaba previsto o como me temía, todo lo contrario. Confieso que durante mucho tiempo fui reticente a aceptar esta invitación, como ya lo había sido con la que me hizo de pasar un par de días en su casa; realmente no la acepté, y sin embargo, cuando a la puerta de de venta de empanadas me preguntó si iba con él, acepté de inmediato. Montamos en su coche que arrancó de inmediato, como si todo lo tuviera preparado de antemano, y en silencio se dirigió velozmente a la autopista. Pensé por un momento que iríamos a Valencia, pero se desvió enseguida en la estación de servicio, y estacionó en una zona parcialmente sin luces; salió del coche y me tendió la mano para que descendiese, lo hice, y sin soltarla me atrajo hacia él para darme un beso en la boca,…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “La sacristía” (PUBLICADO POR SIBARITA)

    Como la mayor parte de las historias, también esta se inicia de una forma totalmente banal. La tarde no había sido especialmente entretenida en Benidorm, habíamos entrado y salido de varios vares de copas sin encontrar en ellos nada interesante ni original; estábamos en medio de una calle llena de jóvenes en celo, mas en realidad lo que aparentaban que otra cosa cualquiera. No parecía aconsejable el intentar mezclarse en aquel caldo de cultivo para cualquier problema, cuando nos dimos cuenta de que nos observaba un tipo solitario de unos cuarenta años, y que al movernos de un lado para otro nos seguía de cerca y mirando muy fijo. Caminando atravesamos un pequeño parque para llegar a nuestro coche, siempre con el a dos pasos detrás nuestro y sin decir palabra, salvo que al caminar, escribía algo sobre un papel que, contra lo esperado, se acerco a dárnoslo…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Mayo III. En la autopista” (POR SIBARITA)

  Mayo III A pesar de que Mayo va en el asiento trasero, yo he preferido el asiento del copiloto, al lado del chofer que, muy profesional y atento a su trabajo, conduce el coche a gran velocidad, con destino a Madrid y sin, aparentemente prestar atención a  mis piernas, largamente descubiertas. Me he dado cuenta del malestar de Mayo, por no haberme sentado a su lado, y me vuelvo hacia él sonriente, haciendo un gesto para que se aproxime y darle un beso en los labios. El problema con Mayo es que siempre quiere más y posee un fenomenal descaro  (aparte de una verga que mide sus buenos 30 cm. y una resistencia bárbara), así es que no tengo muchas posibilidades de mantenerle quieto, al beso suceden las caricias, pegado al respaldo de mi asiento, me rodea con sus brazos, y sus manos comienzan a buscar bajo mi blusa…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Mayo” (PUBLICADO POR SIBARITA)

   Mayo está sobre mí, siento su enorme polla clavada hasta lo más profundo, no me pesa, es delgado, joven y fuerte aunque no musculoso; se mueve como un gato, hay mucho de felino en él, aparte de ser el personaje más morboso que nunca he conocido. Nuestra relación ha comenzado esta misma tarde, en una discoteca bastante concurrida. Bailaba sola cuando se plantó ante mí y sin decir palabra, comenzó a bailar conmigo. No me desagradó, al contrario, lo hacía bien y su baile estaba cargado de sensualidad, como me gusta. Bailamos varias piezas juntos, sin tocarnos, hasta que el Dj puso música un poco más lenta, y entonces me tomó en sus brazos, con la mayor frescura me apretó contra él y me besó en el cuello, nos miramos a los ojos, su boca se acercó a la mía y nos besamos, apenas un roce, otro beso, ahora…
Sigue leyendo
confesiones

Relato erótico: “Mayo y yo” (PUBLICADO POR SIBARITA)

  Habíamos quedado en la Plaza del Ayuntamiento, y allí estaba esperando mi llegada. Se quedo sorprendido por el atrevimiento de mi vestimenta al verme descender del coche, teniendo en cuenta el lugar al que nos dirigíamos. Con toda la intención, mi ropa consistía en una minifalda negra, sin medias, y una chaqueta a juego, cerrada con un solo botón, y sin nada bajo ella. Sin quitarme los ojos del escote, me saludó con dos besos muy cerca de la boca y entramos en la cafetería. No había mucha gente en ella, unos jovencitos compatriotas y conocidos de Mayo, que me miraron asombrados, y un par de camareros para el servicio de la sala, uno de los cuales acudió enseguida a preguntarnos lo que deseábamos, pero sin mirarnos a la cara, solamente atraído por mis tetas, que se podían entrever por la abertura de la chaqueta. Mayo, muy lanzado y…
Sigue leyendo
12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies