Tag archives for JULIAKI

filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 6” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (Día 6) Me despierto más temprano de lo normal y todavía no soy capaz de creerme todo lo que estoy viviendo, especialmente lo que sucedió ayer. Ya no sólo he tenido la suerte de tener a mamá desnuda delante, sino que después de ciertas copas de alcohol y escuchando follar a nuestros vecinos nos lanzamos de lleno y nos masturbamos uno delante del otro a escasos centímetros. ¿No es una auténtica locura? ¿Qué pensará mamá de todo esto? ¿Se sentirá avergonzada? Miro hacia mi lado izquierdo y ahí está mamá tumbada durmiendo plácidamente. Levanto la sábana y la bajo hasta los pies de la cama, para poder observar ese cuerpo con los primeros rayos de sol que entran entre las cortinas. Puedo disfrutar perfectamente de su cuerpo desnudo. Es increíblemente hermosa. Me gusta tenerla ahí, al lado, así que instintivamente mi otra mano comienza a menear mi…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 5” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (Día 5) Al abrir los ojos, veo la espalda de mamá que está sentada a los pies de la cama. Lleva puesto el albornoz y parece estar con su móvil, aunque no veo bien lo que hace. Levanto las sábanas y veo mi cuerpo desnudo. Para variar me he levantado empalmado y más sabiendo que ella ha estado desnuda a mi lado toda la noche. Aún me cuesta asimilarlo. Ahora que la veo ahí sentada me doy cuenta que me la he perdido cuando se levantó. Tuvo que ser un espectáculo verla levantarse desnuda y yo, una vez más, dormido. Cuando giro mi cabeza hacia la mesita veo que no está mi smartphone ahí, por lo que entiendo que mamá está ¡Con mi móvil! - ¡Buenos días mamá!, ¿Qué haces?- digo sentándome en la cama - Hola cariño - responde volviendo la cabeza y mostrando su preciosa…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 4” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (Día 4) A la mañana siguiente vuelvo a despertarme y ella está en el baño. Cuando abre la puerta aparece una vez más con el diminuto bikini, que vuelve a despertar a todos mis bajos instintos, incluyendo, cómo no, a mi desgraciada polla que salta como un resorte. Se mira al espejo y con sus manos se ubica bien el sostén de ese pequeño bikini para que no se escape accidentalmente ninguno de sus pezones. Mi visión es la de ese redondo culo y esa tirilla amarilla que se va colando por sus glúteos hasta desaparecer y volver a mostrarse justo por debajo en el dibujo de su coño por detrás. Acaricio mi polla por encima del pijama y corroboro que estoy otra vez como un toro. - Vamos cariño, que tenemos que ir a la playa. - añade ella mirándome por el espejo atusándose el pelo…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 3” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (Día 3) A la mañana siguiente cuando me despierto mamá no está a mi lado. Busco a los pies de la cama, donde anoche dejó sus braguitas y tampoco están. Me levanto y observo que está en la terraza tumbada en una de las hamacas vestida únicamente con su diminuto bikini amarillo. ¡Joder qué visión! Me voy acercando poco a poco, sin que ella se dé cuenta, porque permanece con los ojos cerrados y quiero aprovechar la ocasión para deleitarme con esa imagen que tanto me embriaga. Disfruto de sus pechos que ahora, así tumbada, se cuelgan abriéndose ligeramente por los costados y me siguen pareciendo maravillosos junto a esos dos botoncitos que son sus pezones, ahora algo menos marcados pero igual de insinuantes. Me fijo en su tripita que se ve más lisa estando así, boca arriba. Me dan ganas de meter la lengua en ese…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 2” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (dia 2) - Despierta, dormilón. - oigo la voz de mamá susurrándome con su boca muy pegada a mi oreja. Me vuelvo y la observo. Está guapísima, con su pelo alborotado, su cara todavía de sueño y su pecho embutido en mi camiseta favorita asomando por encima de la sábana ¿Es un sueño? No, es más bien la mujer de mis sueños la que me habla. Todavía no soy capaz de asimilar que estoy de vacaciones a solas con ella, que hemos dormido juntos en la misma cama y que ha estado a pocos centímetros de mí con esa ropa tan sexy. - Vamos, vete a la ducha y luego voy yo. - me ordena. - No, mejor vete tú primero - digo intentando convencerla, pues mi erección ha hecho su acto de presencia bajo mi pijama y no quiero ser descubierto. - No, ve tú, yo…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Vacaciones con mamá 1” (POR JULIAKI)

Vacaciones con mamá (1) Lo cierto es que la imagen de mamá a través de la mampara translúcida de la ducha no permite ver mucho que digamos, sino que me hace emplear bastante la imaginación, pero siempre que ella permanece ahí, al otro lado de ese cristal blanco, puedo descubrir e intuir su cuerpo desnudo, sus enormes tetas, sus armoniosas caderas, su cintura… es verdad que pueden ser sombras borrosas de un cuerpo más bien indefinido, pero que a mi resulta todavía aún más morboso. Me encanta observarla, ver cómo se mueve tras ese cristal mientras se la oye canturrear y el agua cae sobre su cuerpo, momento que aprovecho para masturbarme imaginándome dentro del cubículo con ella, abrazándola, sintiendo como las gotas de agua caerían sobre nuestros cuerpos desnudos abrazados, imaginarla así despelotada y sin mampara, es una delicia, casi puedo palparla, ver sus curvas sin nada de ropa,…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Ahijada puta” (POR JULIAKI)

Después de un viaje de trabajo bastante duro y tormentoso decidí parar en un hotel de carretera, muy cercano a mi destino, pero la verdad es que estaba realmente cansado, tanto a nivel físico como mental y a pesar de estar tan solo a cien kilómetros de casa, no me veía con fuerzas de seguir conduciendo. Reservé una habitación en ese hotelito y tras una relajante ducha, me dispuse a ojear el periódico que me habían prestado en recepción. Después de ver los resultados deportivos, cosa que suelo mirar principalmente, llegué a las páginas de contactos. La verdad es que siempre me han resultado graciosos esos anuncios de la sección de relax del periódico, algunos me resultan cómicos, otros raros, algunos efectivamente seductores. Precisamente me detuve en uno que me atrajo más de lo normal. La foto de una chica rubia con la cara pixelada, pero con un endiablado cuerpo,…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Cartas de mis novias infieles: Belén.” (POR JULIAKI)

Belén fue otra de mis espectaculares novias y la que también me hizo un regalo de cuernos espectaculares, pues me la pegó a base de bien con un desconocido a la primera de cambio, justo cuando había decidido bajarse a la playa a tomar el sol y encontrarse con un tipo que la despertó los más bajos instintos. No contenta con eso, me lo relató con todo lujo de detalles en esta carta: Hola cielo: Esta mañana me ha pasado una cosa algo extraña que todavía no llego a asimilar, pero ha sido algo tan raro que ni yo misma comprendo todavía, te lo prometo, pero en cambio así ha sucedido. Resulta que como tú estabas trabajando y hacía tantísimo calor, me bajé a la playa para tomar un poco el sol, ya sabes cuanto me gusta la playa y aunque sea sola o acompañada, me encanta tumbarme para ponerme…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Cartas de mis novias infieles: Alicia.” (POR JULIAKI)

Alicia y yo lo teníamos casi todo preparado para casarnos, después de casi un año de noviazgo. Era una chica fantástica, en todos los sentidos, guapa, inteligente, cariñosa, con un cuerpo de vicio que sabía follar como nadie y que hacía unas mamadas antológicas, pero apenas una semana antes de nuestra boda recibí una terrible carta suya: Hola Cariñito: Se que nos queda poco para casarnos pero como me pediste que fuera sincera siempre, lo voy a ser ahora también y sé que esto va a costarnos la separación definitiva, pero te quiero y te lo tengo que Ayer, acabé agotada, como tú estabas tan liado tuve que ocuparme yo solita de todos los preparativos: el restaurante, los invitados, la y el baile, sí, si, una de las cosas que quería hacer bien era el baile, siempre he sido un poco patosa y deseaba que para el día de nuestra…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 4” (POR JULIAKI)

CAPITULO 4 (Que no pare la fiesta) ¿Será verdad que todo esto no acaba más que empezar? Ya no sé si podré alucinar más… Mamá se acerca a mí, me retira la mano de mi bulto para proporcionarme placer directamente con la suya. Ya no se limita a pasar sus dedos por la largura, sino que se agarra a ese falo y lo soba y aprieta con todas las ganas. Después me besa de la misma forma que ha hecho con Carla. Casi me caigo de espaldas. Nuestras lenguas se cruzan, nuestros labios se persiguen y nuestras salivas se intercambian en un morreo delicioso. Yo me tengo que agarrar a su culo y aprovecho también para amasar esas enormes tetas. Sin soltarnos del abrazo me dice: − Ahora nos toca a nosotras descubrir nuestro regalo. Pásale la cámara a tu hermana Carla que continúa inmóvil y completamente desnuda en el…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 3” (POR JULIAKI)

CAPITULO 3 (Fotos para el recuerdo) Todo lo que sucede esta noche es increíble y soy incapaz de asimilarlo, es más, creo que mañana me despertaré de uno de los sueños más maravillosos de mi corta vida. Mamá estira sus brazos para recolocarse el moño que adorna su cabeza y en ese movimiento tan sensual, además de conseguir excitarme, la veo como una mujer deseable y no precisamente como a una madre. Miro hacia Carla y ella está a mi lado, parece pensativa. Me encanta su perfil, esa nariz respingona, esos labios pintados de rosa fucsia, esa barbilla fina, bueno… y si miro hacia abajo, no veo más que una mujer impresionante. Apenas con 19, pero hoy la veo muy mujer, más atractiva que nunca, ¡Mi bombón! − Bueno, ¿Qué os parece? ¿Seguimos con las fotos? - propone nuestra madre. − Pero mamá... ¿Así? - pregunto confuso. − ¿Así cómo?…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 2” (POR JULIAKI)

CAPITULO 2 (El regalo) Después de tanta tortura pero ¡bendita tortura!, al sentir de lleno los cuerpos de mi madre y de mi hermana, primero sus respectivos culos sobre mi regazo y después bailando con ellas aquella música tan seductora es algo que me tiene realmente loco. Aprovecho para acariciar zonas impensables días atrás en el cuerpazo de mi madre. No me atrevo a tocar el culo directamente pero sí que rozo muy cerca. − ¿Qué tal te lo estás pasando hijo?, ¿Te gusta tu fiesta de cumpleaños? - me pregunta al oído juntando aun más su cuerpo al mío. − Muy bien, mamá. Está todo genial. Ella sonríe victoriosa por mi respuesta pero al tiempo parece disfrutar con la erección que yo intento disimular a toda costa y que le roza cada dos por tres. Mamá dice de servir un café y para proceder, según comenta, ¡por fin! a…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños” (POR JULIAKI)

CAPITULO I (La sorpresa) Me desperezo. Miro el reloj: Marca las ocho y cuarto. Hoy es por fin mi dieciocho cumpleaños y me levanto como siempre, con mi mástil a tope pidiendo guerra y al igual que cada día comienzo a enderezarlo con dos o tres meneos de mi mano. No hay nada más rico que una buena paja mañanera, ¿qué no? A mi rabo no le hace falta más que un par de toques, porque enseguida se pone a tope. Hoy lo veo más grande de lo normal, quizá porque cumplo los 18 o porque ayer me rasuré entero, como me recomendó mi gran amigo Rafa y tiene razón, se ve mucho más grande. Dios, miro mi polla y está espléndida. Si pudiera estar dentro de un tierno coño. ¡Que ganas tengo de estrenarme, joder! Supongo que está mal que hable de mi polla, que, por cierto, tampoco es…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “La hija de mi chofer” (POR JULIAKI)

La hija de mi chófer − Don Luis, quería pedirle un favor - me comentaba Ramón cuando íbamos camino del aeropuerto. Ramón ha sido mi chófer durante estos últimos ocho años, muy fiel servidor, discreto y dispuesto a lo que se le mande. Un empleado ejemplar, como pocos, cercano a su jubilación. Es sin duda uno de mis mejores trabajadores y eso que tengo a mi cargo más de quinientas personas, pero pocas son de fiar y de la categoría servicial de este hombre. − Dime Ramón. ¿En qué puedo ayudarte? - dije mientras yo releía un informe en el asiento de atrás. − Verá, es sobre mi hija. - añadió mirándome por el espejo retrovisor. − ¿Tu hija? ¿Le ocurre algo? − No, no, es que no encuentra trabajo y… quiere estudiar y no puedo pagarle ni la matrícula. − Ah, entiendo. Verás Ramón, yo no puedo aumentar mucho…
Sigue leyendo
12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies