Tag archives for JULIAKI

filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 4” (POR JULIAKI)

CAPITULO 4 (Que no pare la fiesta) ¿Será verdad que todo esto no acaba más que empezar? Ya no sé si podré alucinar más… Mamá se acerca a mí, me retira la mano de mi bulto para proporcionarme placer directamente con la suya. Ya no se limita a pasar sus dedos por la largura, sino que se agarra a ese falo y lo soba y aprieta con todas las ganas. Después me besa de la misma forma que ha hecho con Carla. Casi me caigo de espaldas. Nuestras lenguas se cruzan, nuestros labios se persiguen y nuestras salivas se intercambian en un morreo delicioso. Yo me tengo que agarrar a su culo y aprovecho también para amasar esas enormes tetas. Sin soltarnos del abrazo me dice: − Ahora nos toca a nosotras descubrir nuestro regalo. Pásale la cámara a tu hermana Carla que continúa inmóvil y completamente desnuda en el…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 3” (POR JULIAKI)

CAPITULO 3 (Fotos para el recuerdo) Todo lo que sucede esta noche es increíble y soy incapaz de asimilarlo, es más, creo que mañana me despertaré de uno de los sueños más maravillosos de mi corta vida. Mamá estira sus brazos para recolocarse el moño que adorna su cabeza y en ese movimiento tan sensual, además de conseguir excitarme, la veo como una mujer deseable y no precisamente como a una madre. Miro hacia Carla y ella está a mi lado, parece pensativa. Me encanta su perfil, esa nariz respingona, esos labios pintados de rosa fucsia, esa barbilla fina, bueno… y si miro hacia abajo, no veo más que una mujer impresionante. Apenas con 19, pero hoy la veo muy mujer, más atractiva que nunca, ¡Mi bombón! − Bueno, ¿Qué os parece? ¿Seguimos con las fotos? - propone nuestra madre. − Pero mamá... ¿Así? - pregunto confuso. − ¿Así cómo?…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños 2” (POR JULIAKI)

CAPITULO 2 (El regalo) Después de tanta tortura pero ¡bendita tortura!, al sentir de lleno los cuerpos de mi madre y de mi hermana, primero sus respectivos culos sobre mi regazo y después bailando con ellas aquella música tan seductora es algo que me tiene realmente loco. Aprovecho para acariciar zonas impensables días atrás en el cuerpazo de mi madre. No me atrevo a tocar el culo directamente pero sí que rozo muy cerca. − ¿Qué tal te lo estás pasando hijo?, ¿Te gusta tu fiesta de cumpleaños? - me pregunta al oído juntando aun más su cuerpo al mío. − Muy bien, mamá. Está todo genial. Ella sonríe victoriosa por mi respuesta pero al tiempo parece disfrutar con la erección que yo intento disimular a toda costa y que le roza cada dos por tres. Mamá dice de servir un café y para proceder, según comenta, ¡por fin! a…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi madre, mi hermana y la fiesta de cumpleaños” (POR JULIAKI)

CAPITULO I (La sorpresa) Me desperezo. Miro el reloj: Marca las ocho y cuarto. Hoy es por fin mi dieciocho cumpleaños y me levanto como siempre, con mi mástil a tope pidiendo guerra y al igual que cada día comienzo a enderezarlo con dos o tres meneos de mi mano. No hay nada más rico que una buena paja mañanera, ¿qué no? A mi rabo no le hace falta más que un par de toques, porque enseguida se pone a tope. Hoy lo veo más grande de lo normal, quizá porque cumplo los 18 o porque ayer me rasuré entero, como me recomendó mi gran amigo Rafa y tiene razón, se ve mucho más grande. Dios, miro mi polla y está espléndida. Si pudiera estar dentro de un tierno coño. ¡Que ganas tengo de estrenarme, joder! Supongo que está mal que hable de mi polla, que, por cierto, tampoco es…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “La hija de mi chofer” (POR JULIAKI)

La hija de mi chófer − Don Luis, quería pedirle un favor - me comentaba Ramón cuando íbamos camino del aeropuerto. Ramón ha sido mi chófer durante estos últimos ocho años, muy fiel servidor, discreto y dispuesto a lo que se le mande. Un empleado ejemplar, como pocos, cercano a su jubilación. Es sin duda uno de mis mejores trabajadores y eso que tengo a mi cargo más de quinientas personas, pero pocas son de fiar y de la categoría servicial de este hombre. − Dime Ramón. ¿En qué puedo ayudarte? - dije mientras yo releía un informe en el asiento de atrás. − Verá, es sobre mi hija. - añadió mirándome por el espejo retrovisor. − ¿Tu hija? ¿Le ocurre algo? − No, no, es que no encuentra trabajo y… quiere estudiar y no puedo pagarle ni la matrícula. − Ah, entiendo. Verás Ramón, yo no puedo aumentar mucho…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 4” (POR JULIAKI)

Mi boca estaba seca, mis piernas temblaban, todo mi cuerpo se sentía raro y mi orgullo totalmente traicionado. ¡Y fíjate!, yo que había estado preocupado por estar haciendo “rozamientos” con su madre. No supe qué más decir, estaba totalmente Permanecí no sé cuanto tiempo sentado en la tumbona observando la foto de mi novia desnuda siendo “devorada” con total entrega por ese tipo del que apenas sabía nada. − No quiero hacerte daño Víctor, pero tenías que saberlo. - añadió Mónica que seguía con su diminuto conjunto de tanga y sostén, ambos semi transparentes, pegando sus tetas en mi espalda y masajeando mi nuca y mis hombros con sus deliciosos dedos. Yo permanecía con el móvil mirando aquella foto sin acabar de creérmelo. Por más que recapacitaba no podía dar crédito a ese engaño por parte de Sofía. − Puede que esto tenga una explicación y la foto sea algo…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 3” (POR JULIAKI)

Al día siguiente traté de pensar en todo lo acontecido, intentando poner cierta racionalidad al asunto, pero eran demasiadas sensaciones para digerirlas sin apenas tiempo, primero por estar metido en un lío del que casi no había podido escapar, como tampoco el hecho de tener a mi suegra en mi cabeza continuamente. Era algo que cuanto más pensaba en hacerla desaparecer de mis pensamientos, poniendo incluso la cara de mi novia en mi mente, volvía otra vez la de su madrastra. Era algo incontrolable. Todo resultaba extraño, prohibido, morboso… nada más cachondo que sentir la atracción de la mujer de mi novia. Mónica vino a buscarme a casa muy temprano para empezar a preparar el cumpleaños especial de Sofía, que además sería nuestra presentación familiar y la petición de mano, todo un pack, que sin comerlo ni beberlo tendría en menos de 24 horas. El deportivo negro de mi jefa…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 2” (POR JULIAKI)

Los siguientes días transcurrieron dentro de la normalidad, salvo que Sofía y yo seguíamos teniendo nuestros encuentros sexuales de lo más variopinto, cuando estábamos solos, en el laboratorio y sino buscábamos encontrarnos en algún parque o en cualquier sitio apartado, intentando siempre que nadie nos viera juntos. Parecíamos amantes que mantienen sus encuentros en la clandestinidad. Seguíamos siendo de todo menos una pareja normal y atendiendo a las instrucciones de su padre para mantenerlo en secreto, resultaba cada vez más complicado. Por otro lado yo no podía quitarme de la cabeza a Mónica, su madrastra, esa mujer que había conseguido hacerme ver entre sus brazos, sin importarme la diferencia de edad, ni que fuera la esposa de mi jefe o la madre de mi novia, pero es que toda ella era algo incontrolable. Naturalmente esto solo era en mi imaginación y en mis pensamientos. A los pocos días recibí una…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 1” (POR JULIAKI)

El consuelo de mi suegra (1) A mis veintitrés años me he convertido en uno de los enólogos más jóvenes de la comarca. Bien es verdad que el hecho de tener como novia a la hija del dueño de la bodega ayuda bastante, no digo que no, pero no es por no quitarme méritos… desde pequeño he “nadado” en vino y se puede decir que puedo valorar y catalogar mejor que muchos de los experimentados profesionales que conozco. Provengo de una familia humilde, pero muy trabajadora y casi todo lo aprendí de mi abuelo, un hombre que sabía todo en torno a este mundo y esa fue mi mejor baza para poder empezar en la bodega de mi futuro suegro. Me contrataron a prueba con 20 años, en un principio, gracias al nombre y prestigio de mi abuelo, pero después se puede decir que fui ganando la confianza de mis…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 5” (POR JULIAKI)

CAPITULO 5 Cuando me desperté ya era de día y unos traviesos rayos del sol se colaban por las persianas de mi habitación. Levanté las sábanas para descubrir que mi cuerpo seguía desnudo y eso me llevó a rememorar todo lo que había sucedido la loca noche anterior. Mi marido ya no estaba, debía haberse levantado y por un momento llegué a pensar que todo fue un sueño, que realmente no había ocurrido nada, simplemente que era fruto de mi perversa imaginación o alguno de mis sueños eróticos. Me metí en el baño y me di una ducha para despejarme sin dejar de reírme con ese sueño que parecía completamente real, hasta que mi mano rozó suavemente mis labios vaginales para lavarme y notar cierto escozor. Esa zona estaba realmente resentida debido a una innegable sesión de sexo. Me di cuenta de que todo había sido cierto y que la…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 4” (POR JULIAKI)

CAPITULO 4 Llegó el día de nuestro aniversario, para celebrar nada más y nada menos que nuestras bodas de plata. Después de una noche agitada volví a centrarme en la preparación de la fiesta y poner también orden en mi vida de una vez por todas y principalmente en mi cabeza, queriendo borrar fantasmas y demonios que no dejaban de torturarme. Me puse durante todo el día con Martita y Darío que me ayudaron en la preparación del evento y el hecho de tenerlos a ellos cerca me ayudaba a olvidar un poco todo los acontecido con Martín, sabiendo que era ante todo una madre, una mujer casada y que nunca antes le había sido infiel a mi esposo. Además, debía comportarme como una buena anfitriona de la fiesta e intentar que nadie me notara nada raro, ya que mis amigas y alguna socia del club, estarían con la antena…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 3” (POR JULIAKI)

CAPITULO 3 Al día siguiente, recuerdo que fue un día especialmente caluroso y nos encontrábamos toda la familia metida en nuestra piscina, intentando refrescarnos, tras la comida. Mientras mis hijos y mi marido jugaban en el agua con una pelota, yo prefería quedarme relajada en una esquina, con el agua a la altura de mi pecho, los ojos cerrados y rememorando el día anterior junto a mi guapo preparador, volviendo a tener en mente su cuerpo y aquellos roces aparentemente inocentes que acabaron en toqueteo más que descarado sobre mi culo. En eso estaba con mis ojos cerrados, cuando oí que todos saludaban a Martín que acababa de presentarse en el jardín. Nada más verle mis pezones se volvieron a poner duros y temí por un momento que pudieran notarse bajo la tela de mi bikini. Nunca me había dado ese chispazo tan rápido con ningún hombre nada más verle.…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 2” (POR JULIAKI)

CAPITULO 2 Después de la conversación con Darío no podía quitarme de la cabeza ese número 23, en referencia al presunto tamaño de su miembro. Por más vueltas que le daba, pensaba que aquello no podía ser cierto, que era muy exagerado y me resultaba prácticamente imposible creerme que hubiera algo de semejante tamaño. Ya dije que no soy una experta, pero de soltera tuve la oportunidad de ver unas cuantas vergas y nunca nada que llegase ni tan siquiera a 20 centímetros, de eso estaba completamente segura. Si aquello era cierto, se trataba de algo monstruoso, no me extrañaba el miedo de aquella chica y su compañera cuando lo comentaron en el vestuario. Aquella noche me costó conciliar el sueño. Tenía a mi marido al lado y recordaba nuestros momentos más tórridos, aquellos que no se producían muy a menudo en los últimos años, pero que me transportaban a…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 1” (POR JULIAKI)

CAPITULO 1 Siempre me he considerado una mujer afortunada a todos los niveles, pero a veces las cosas no son como una cree o como deberían ser y cuando parece que lo tienes todo y no te hace falta nada más, descubres que no es así exactamente, pero bueno, para no liar la cosa relataré la historia desde el principio y voy poniendo en antecedentes para que se comprenda mejor: Mi nombre es Adriana, aunque todos me conocen por Adri. Soy argentina, de nacimiento pero vivo en España desde hace más de quince años. Actualmente tengo 45 y estoy felizmente casada, bueno, puntualizo: estoy casada y soy feliz. Estoy muy orgullosa de mi familia, con dos hijos preciosos: El mayor, Darío, de 20 años, está cursando segundo de historia del arte en la universidad. Mi hija pequeña, Martita, de diez, es mi chiquitina y reconozco que me desvivo por ella,…
Sigue leyendo
12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?