Tag archives for ERNESTO LOPEZ

dominación

Relato erótico: “Viviana 4” (POR ERNESTO LOPEZ)

Viviana 4 Luego de terrible cogida yo no podía más, pero además me dio un poco de miedo comprobar que ella no tenía límites. Le dije: “suficiente por hoy, andá a tu casa, date un buen baño y recomponte que tenés que buscar a tu hijo”. “Tenés razón, gracias por todo, me hiciste gozar como loca, hacía tiempo que no disfrutaba tanto” Agarró su ropita y se iba así en bolas y toda marcada a su departamento, “¿no te parece que te tendrías que poner algo?” “Si, debería, pero no tengo ganas; me calienta pensar que quizás me cruce con algún vecino” y se fue nomas así. Me fui a bañar y me tiré en la cama, dormí algunas horas, cuando me desperté era de tardecita. Llame a Viviana a su departamento pero no atendió, me quede algo preocupado. Fui a la facultad, salí de clase como de costumbre cerca…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 3” (POR ERNESTO LÓPEZ)

Viviana 3 Al otro día no vino por la mañana, me fui a trabajar, cuando volví a la noche encontré un papelito debajo de la puerta: me pedía que fuera esa noche a su casa. La encontré contenta pero cansada, como era lógico, después de la sesión de la noche anterior sin dormir tuvo que llevar al nene al jardín, arregló un poco el despelote que habíamos dejado, dormitó un rato y lo fue a buscar. Me extrañó que esa noche se quisiera reunir conmigo, enseguida vino la explicación, dijo que no podíamos seguir así… Se me hizo un nudo en la garganta porque yo lo estaba pasando bomba y no quería que se cortara, me puse a elucubrar si me había mandado alguna cagada. Pronto llegó el alivio, me ofreció que le dedicara las mañanas a ella en vez de trabajar, a cambio de pagarme un sueldo, me quedaban…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 2” (POR ERNESTO LÓPEZ)

Viviana 3 Empezó con su relato, un poco desordenado por el alcohol y por el apuro de cumplir con mi exigencia para que la siguiera garchando. Muy de niña, 7 u 8 años descubrió por casualidad que tocándose la conchita sentía cosas agradables. Fue experimentando y encontrando que era lo que más le gustaba, además de los deditos se empezó a introducir otras cosas: lápices, marcadores, mangos de cepillos. Su madre, una mujer muy católica y estricta, solía pegarle por la mínima travesura y encerrarla durante horas en un baño de servicio. El padre siempre estuvo ausente, trabajando en su escritorio o los fines de semana visitando algunos de sus campos. Un día la mamá la encontró en su cuarto con el camisón levantado, sin bombacha, en pleno goce, metiéndose un marcador bastante grueso en la concha, casi la mata, allí mismo la desnudó y le pegó hasta cansarse con…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana” (POR ERNESTO LOPEZ)

Viviana Todo ocurrió hace bastante tiempo, yo tenía 23 años, vivía solo y me dedicaba a hacer trabajos de electrónica en forma independiente para ganarme la vida mientras estudiaba. Una vecina del edificio, que tendría unos 10 años más que yo siempre me saludaba muy amable y sonriente. Un día me comenta que se le estropeó el televisor, si yo se lo podía ver. Fui una tarde un par de días después, arreglé el aparato: era una pavada y me fui, no le quise cobrar. Me dijo: ¿Por qué no venís esta noche a tomar algo, así charlamos cuando el nene duerme? Tenía un pibe de 4 años que molestaba bastante. Esa noche como a las 10 caí en lo de Viviana y me estaba esperando muy linda con una mini y un sueter apretado, me había comprado una camisa y unas medias como agradecimiento por la tele, me preguntó…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 20 FIN” (POR ERNESTO LOPEZ)

VIVIANA 20 - CAPÍTULO FINAL Mi esclava Mierda había pedido hablar con confianza, se lo autoricé. -“Amo quiero pedirle algo, por favor no lo tome a mal… “ dijo dubitativa -“Dale, hablá de una vez, ¿Qué querés? -“Quiero hacerle una propuesta: nunca viví tan feliz como estos días con usted, quiero ser suya las 24 horas todos los días. Usted por supuesto podrá hacer lo que quiera, venir a su casa con quien quiera, usarme o no como se le ocurra, pero necesito estar cerca de usted, me hice adicta, lo necesito como a una droga!!” No me esperaba esto, creí que me iba a pedir más sexo o humillación, pero el pedido me dejó impactado. -“ Usted Amo se habrá dado cuenta que no tengo problemas económicos, pero en realidad lo que no sabe es que soy realmente millonaria. Mi familia siempre estuvo en muy buena posición y mi…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 19” (POR ERNESTO LOPEZ)

PENÚLTIMO CAPÍTULO Mierda volvió una hora después, toda colorada y mostrando bastante agitación. Me encontró en el sillón del living, tomando un whisky apaciblemente. “¿Cómo te fue?” pregunté indiferente. -“Fue muy fuerte Amo, hice lo que usted me ordenó, pero no fue fácil” -“¿Porqué no fue fácil, tan difícil es hablar? -“Es difícil hablar de ciertos temas, llamando a las cosas por su nombre y hacerlo con un Padre que me conoce desde hace años” -“No es tu padre, es un cura y suelen ser bastante degenerados” -“Si, me di cuenta y eso me puso peor, yo siempre lo respeté y creía en él, pero esta vez me preguntaba más y más detalles, se ve que le gustaba” -“¿Y vos que hiciste?” -“Le conté todo absolutamente, todo lo que me preguntó se lo aclaré como quería” -“Muy bien, vamos al cuarto a escucharlo” Subimos a su habitación, nos sentamos en…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 18” (POR ERNESTO LOPEZ)

Ni bien se marchó Viviana su madre cerró la puerta, se arrancó el vestido y totalmente desnuda se arrodilló a mis pies preguntando: “ ¿qué quiere que haga su esclava amo?” No le dije nada por haber hablado sin permiso porque me gusto su actitud de sumisión absoluta, así que le dije: “parece que disfrutaste bastante haciendo de ama, ¿te va lo de sádica, no?” -“Me va todo, estoy disfrutando como siempre soñé pero nunca lo había logrado cumplir. Me gusta tanto dar como recibir, que me humillen y humillar, me caliento y no tengo límites, si me lo pidieras mataría a mi propia hija” -“¿Y era cierto que pensabas traer al niño para que viera a su mamá en esa situación? -“Ahora que estoy más calmada puedo decir que no, pero en ese momento pensé en hacerlo” Me empecé a preocupar, con Viviana me motivaban mis sentimientos de cariño…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 17” (POR ERNESTO LOPEZ)

Viviana estaba a la espera que le dijera cual sería su castigo y mi cerebro trabajaba a mil para aprovechar lo mejor posible esta situación, con voz seria dije: -“Primero vas a chupar la leche de todos los forros usados por vos y por Mierda, quiero verlos bien limpios, que no quede ni una gota” Cuando vio la cantidad de condones que traía su madre, más los suyos, no le causó ninguna gracia, pero empezó a chupar el primero, lo tomo de la punta, con los dedos hizo que cayera el semen en su abierta boca, repitió dos o tres veces esta operación hasta vaciarlo por completo. Se disponía a seguir con otro cuando les ordené: -“ Esto es muy lento, Mierda traé una tijera, anda cortándoles la punta y ordéñaselos en la boca” “Y vos acostada con la boca abierta, yo te diré cuando tragar” Se acostó en la…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 16” (POR ERNESTO LOPEZ)

Mandamos a Mierda a que se quitara el conjunto de castigo y pudimos ver sus tetas y su pubis bañados en sangre, Viviana presurosa lamió bastante de esta antes de mandarla a bañarse Ya un poco más relajados prestamos atención a la película mientras jugábamos un rato en la cama entre los tres. En la pantalla la cosa había ido in crescendo: los tipos garchaban como animales a las dos chicas que parecían juguetes en sus manos, las acomodaban como querían y le metían varias pijas al mismo tiempo, a veces dos en el mismo agujero. Se me ocurrió mostrarle a Viviana como había avanzado con su madre en la dilatación anal, me encremé la mano y orgulloso dije, “mirá lo que logre con tu vieja, le cabe toda la mano” pasando del dicho al hecho metí mi mano en su orto sin demasiada dificultad. No muy contenta Viviana dijo:…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 15” (POR ERNESTO LOPEZ)

Dudé como seguir, tenía ganas de darle un duro escarmiento y realmente hacerle daño, en ese momento me imaginé como castigaba y abusaba de su pequeña hija indefensa y quería hacérselo pagar. Pero me contuve, recordé la frase que la venganza es un plato que debe comerse frio y decidí postergar ese castigo. No obstante algo tenía que hacer, puse una película alemana donde un verdugo primero y una chica después torturaban sin piedad a una esclava medio veterana. No buscaban causarle placer, sólo la castigaban de distintas maneras sin la menor clemencia. Decidí reproducir lo más fielmente posible lo que mostraba la pantalla, allí la tenían atada a la pared y le pegaban con un látigo de frente y espalda, yo la até al barral del placard y le di con el cinturón, el verdugo le puso agujas de inyecciones en las tetas, yo como no tenía use agujas…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 14” (POR ERNESTO LOPEZ)

Los días siguientes volví a mis encuentros matinales con Viviana, estaba un poco cabrera, tenía celos de su madre, temía que le dejara de dar bola a ella. Así que me esmeré en atenderla como se merecía, todos los días teníamos una buena sesión de sexo mezclado con algunos castigos y humillaciones. No estaba seguro como reaccionaría si le contaba que su madre la castigaba de niña para complacer su placer morboso, así que preferí no hablarle del tema por el momento. El viernes a la noche llamé a Mierda para informarle que pasaría por su casa la mañana siguiente, su voz delataba su alegría, hacía varios días que no tenía noticias mías. A media mañana llegué a su casa, llevaba un bolso con algunos videos (había elegido los más guarros que conseguí) sogas y alambres que compre en la ferretería, algunas herramientas, los consoladores de Viviana y alguna sorpresa…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 13” (POR ERNESTO LOPEZ)

Cuando se fue Viviana le dije a su madre, “bañate y ponete un poco más decente que iremos a comer” Se bañó, se vistió y se maquilló más sutilmente, igual tenía bastante pinta de puta pero no tan alevosa, le di un saco de lana mío abierto adelante y así salimos. Paré un taxi y le pedí que nos lleve a un restaurante que quedaba a un par de cuadras de su casa, mostró asombro pero no dijo nada. Elegí una mesa sobre un lateral, pedí una picada y una botella de vino, Mierda no dejaba de mirar la puerta por si entraba algún vecino o conocido. “Quedate tranquila, sino no vas a disfrutar el almuerzo” y mientras le decía esto le metía aceitunas o pedacitos de queso en la concha. Los sacaba y se los daba a comer en la boca como dos novios enamorados, ella no hacía nada…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 12” (POR ERNESTO LOPEZ)

Por supuesto a la noche fui a ver a Viviana. _”¿Te gusto la sorpresa? “pregunté socarrón. _”Sos un hijo de puta divino, lo planeaste todo desde que me hiciste llamar ¿verdad?” _”Si, pero no estaba muy seguro como iba a salir” _”Pues te salió perfecto, estás aprendiendo” _”Desde que te conocí me puse a estudiar el mundo del sadomasoquismo, leí todo lo que encontré sobre el tema, las películas y tus historias también me aportaron. Por supuesto que vos me sacás varios cuerpos de ventaja, yo soy más un teórico empezando a conocer el mundo real” _” ¿Y todo ese esfuerzo por mi? Vení que tengo que recompensarte y tirandome sobre el sofá sacó mi poronga del pantalón y se puso a chuparla amorosamente. _” Parece que te quedaste con ganas de pija” _”La verdad que si, y no te voy a negar que también me puse un poco celosa,…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Viviana 11” (POR ERNESTO LOPEZ)

A la otra mañana tocó el timbre, cuando abrí la encontré con un saco de lana abotonado por delante pensado para usar con pollera o pantalón pero ella no traía nada de eso, apenas le tapaba el culo. Entró y sin cerrar la puerta desabotonó el saco mostrando que no tenía nada debajo, salvo el consolador doble llenando sus agujeros, sacó la lengua para mostrarme que aún estaba mascando el forro usado que le dejé. Traía en la mano una bolsa con todos los juguetes que trajimos del sexshop de Verónica, menos el que estaba usando. -“ Por favor cogeme pronto, estoy recaliente, caminar con un consolador en la concha y en el orto, casi desnuda y llevando una bolsa llena de artículos sexuales me puso a mil” Me disponía a darle el gusto, cuando se la estaba metiendo comentó: “ hoy temprano llamó mamá, quería saber que me pasaba…
Sigue leyendo
12

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies