Tag archives for AMORBOSO

grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof –10” (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof - 10 Y al final, seis meses después de dejar el ejército, llegué a la plantación. Bueno, eso era un decir. La plantación estaba arrasada. Tom había muerto en la guerra, Yulia tuvo que enfrentarse a unos desertores que invadieron su casa, la violaron y le dieron tal paliza para que les dijese donde estaban las joyas y el dinero (que se habían utilizado para financiar la guerra) que había quedado trastornada y muerto también meses más tarde. Sara huyó con Richard cuando la plantación fue atacada por los desertores y se encontraban en paradero desconocido. Durante mi regreso, había oído hablar las minas de oro de las montañas del norte. Había mucha gente que había encontrado oro y se había hecho rica. Mi idea era ir allí con Sara y Richard, a probar fortuna. Estuve varios meses preguntando y buscándolos, mientras ayudaba a los hijos…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof –9” (POR AMORBOSO)

-Perdona amo, pero tengo que decirte algo. -Habla. -Van ya tres veces que no sangro. -¿Y qué me im….? ¿Estás embarazada? Diario de George Geldof - 9 -Si, amo. Perdóname. -¿Y por qué no me lo has dicho antes? -Perdona, amo, pero no quería dejarte tan pronto. -¿Por qué me vas a dejar? -Tendré que ir al barracón de las embarazadas. -Tú no irás allí. Permaneceréis a mi lado tanto tú como nuestro hijo. -¡Gracias, amo! –Dijo, llorando de alegría. Me hizo girar con mi polla dentro y empezó a moverse despacio hasta queme llevó al orgasmo. Siguió besando mi cuerpo y mi polla hasta que me puso nuevamente en forma. Se colocó sobre ella y fue bajando poco a poco hasta que se la metió entera. Siguió moviéndose hasta que se corrió ella, luego, la sacó y se la metió por el culo con la misma lentitud. Yo la…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof –8” (POR AMORBOSO)

Al día siguiente, me levanté al alba, dejando a Sara dormida en la cama. Entre sueños la había oído llorar varias veces. También la sentí moverse con mi polla dentro, no se si ella se corrió, pero a mi me sacó una buena corrida y el descanso de mi polla. En el comedor estaba ya Tom a medio desayunar, me invitó a sentarme a su lado y me recomendó que desayunase bien, porque necesitaría energías para el trabajo. Terminamos y Tom tomó un paquete de una mesa. Dándomelo dijo: -¡Toma, no conviene que vayas desnudo por ahí! Abrí el paquete y me encontré con un revolver, su funda y canana, además de un látigo de cuero. Ante mi mirada perpleja dijo: -Aquí tendrás que ir siempre armado. No es extraño que algún negro se vuelva loco y te ataque. No dudes en dispararle, igual que si se forma algún tumulto.…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof –7” (POR AMORBOSO)

También pude localizar el segundo diario de George, que, al parecer, había escrito años después, más como memorias que como diario y donde cuenta el resto de su odisea. Diario de George Geldof –7 El nuevo mundo. Partimos de Inglaterra al amanecer, con buenos vientos a favor, lo que hacía que la nave llevase una buena marcha. Llevaba mercancías para comerciar y transportaba nueve pasajeros. Dos matrimonios con un hijo cada uno, otro matrimonio joven y bien agraciado, que parecían recién casados, él era pastor de una iglesia e iba a evangelizar a los indios, y yo. Nos repartíamos en dos cuartos estrechos, con 6 hamacas cada uno, un para mujeres y niños y otro para los hombres. El calor en los dormitorios era alto a primeras horas de la noche, por lo que me gustaba permanecer en cubierta hasta altas horas. La mujer del pastor, de nombre Betty, también…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof –6” (POR AMORBOSO)

Empecé a frecuentar la ciudad y sus tabernas, me fui familiarizando con los lugares frecuentados por los maleantes. En las tabernas donde había putas, me hacía acompañar por alguna y en las que no, permanecía largas horas con alguna cerveza, pero en todas estaba con los oídos bien abiertos. No iba de uniforme, sino con ropas oscuras y con dos dagas en lugar de pistola y sable. Las putas intentaban llevarme a las habitaciones, pero como no me interesaba, lo único que les ofrecía era que me hiciesen una mamada allí mismo por unas monedas. No eran nada recatadas, por lo que no tenían inconveniente en inclinarse a tu lado o ponerse de rodillas bajo la mesa, sacarte la polla y ponerse a chupar. Descubrí la gran maestría que tenían todas en chupar y me costaba grandes esfuerzos aguantar sin correrme. Cuando me sacaban toda la leche, solía pedir una…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof – 5” (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof - 5 Con buen viento y mar tranquila, a mis casi 16 años, partimos Stephen, su mujer Janice y su hija Hannah, de 18 años. Durante el viaje, hablamos mucho. Eran una familia muy amigable y cariñosa. Nada más conocerlos, Janice me indicó que debería llamarla Janice, a su hija Hannah y que al mayor, todos le llamaban Mayor, incluso la familia. El era un hombre rígido y disciplinado. El clásico ejemplo de militar. Normalmente, ellas y yo hablábamos en cubierta de múltiples cosas y el Mayor se entretenía con el capitán del barco. (Creo que después de este viaje se dedicó a otra cosa). Hubo alguna vez, que, en las conversaciones que manteníamos, Janice soltó la clásica pregunta: -¿Y qué, dejas alguna novia en Inglaterra? Yo pensé en Desireé, y dudé, pero al fin la mande a la mierda mentalmente y respondí. -No, Janice, no…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Diario de George Geldof – 4” (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof - 4 Yo volví a mi rutina semanal, esa noche y las siguientes las pasé follando con Desireé, trabajando en la finca, atendiendo a mis clases, practicando con la espada y la pistola, y pensando en el próximo encuentro, el cual llegó sin casi darme cuenta. Como siempre, fuimos despedidos con la sonrisa de la madre y su deseo de que lo pasásemos bien y nos fuimos a la fuente. Volví a extender la manta colocando los apoyos como la otra vez, mientras les pedía que se desnudaran. Iban como la vez anterior, solamente con el vestido. Al ver la misma disposición que el día anterior, se colocaron en la misma posición, lo que tuve que corregir, diciéndoles que una tenía que poner la cabeza sobre el apoyo, lo que hizo inmediatamente Mary Anne, luego les informé de que la otra debería ponerse a la inversa…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: “Diario de George Geldof – 3” (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof - 3 Cuando me aparté de la cerradura, Desireé entendió que había terminado, se levantó, me tomó de la mano y me llevó a mi habitación. Allí me recostó sobre la cama, se desnudó y se puso a mi lado, siguiendo con su tarea anterior, es decir, chupando mi pene. Ahora, con toda mi atención dedicada a ello, pude sentir lo que eran unos labios chupando, una lengua lamiendo y una mano acariciando mis testículos. La sentía entrar y salir de su boca con una suavidad que nunca hubiese podido imaginar. Cuando llegaba a la punta, me daba unos lengüetazos en la punta que me hacían ver el cielo, para volver a introducírsela hasta dentro totalmente. Yo gemía despacito disfrutando de esas nuevas sensaciones. Se colocó sobre mí, a caballo y metió mi pene en su hendidura, comenzando a frotarse contra él. Yo notaba que entraba…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico: “Diario de George Geldof – 2” (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof - 2 Contar lo que supuso mi experiencia allí, en Londres, sería largo de tiempo y no es para contarlo, sino para vivirlo. Sí hubo algunas cosas que debo reflejar aquí. Mi hermano vino a vivir con nosotros durante los días que estuvimos allí, lo que me dio una gran alegría, y más cuando nos asignaron las habitaciones una frente a otra. Desde que lo vi, estuve deseando contarle lo que había pasado, casi no dormí esa noche y al día siguiente estaba nervioso e impaciente, lo que mis padres achacaron a la novedad de estar en Londres. A la mañana siguiente, fuimos todos a recorrer la ciudad, con mi hermano como guía, ya que llevaba mucho tiempo allí y conocía bastantes cosas, aunque mis padres habían estado también muchas veces. Volvimos a casa a comer y mis padres fueron a acostarse, aludiendo cansancio. Entonces aproveché…
Sigue leyendo
grandes series

Relato erótico:”Diario de George Geldof – 1″ (POR AMORBOSO)

Diario de George Geldof Estoy algo nervioso. Mañana, 14 de junio de 1858 salgo para el nuevo mundo. Para mí, es una nueva aventura que tengo que afrontar sólo, aunque no es la primera vez que abandono a lo que llamo “mi familia” y mi país, aunque ahora es culpa de mi mala cabeza. Mejor dicho, de mi polla inquieta y de una serie de trágicas circunstancias que me impiden permanecer en Inglaterra. Pero primero voy a resumir lo que ha sido mi vida hasta ahora, para que mis sucesores, si algún día llego a tenerlos, sepan quién soy y las causas que me han llevado a iniciar este viaje. No conocí a mis padres, ya que murieron en un accidente al poco de nacer yo, al desbocarse el caballo del carruaje descubierto que conducía mi padre y caer por un pequeño barranco, del que no salieron con vida. Todo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Inmigrante 4” (POR AMORBOSO)

Pasó el cuarto mes, el abogado me pagó el quinto y los días pasaron normales hasta que llegó el siguiente. Era época de vacaciones. Hasta Ana se marchó, según me avisó el abogado, que también se iba. Todos tenían vivienda en la playa o en la montaña, y excepto el abogado que volvió al mes siguiente, las mujeres tardaron dos. En vacaciones follaba menos. Se notaba la ausencia de gente. También había menos trabajo. Los días fueron pasando con normalidad, hasta que el último viernes del mes, aparecieron las cuatro amigas. A las que pregunté por sus vacaciones e invité como era habitual. En un aparte, quedé con Marta para el siguiente sábado, que ya habría acabado todo. Pocos días después habían transcurrido los seis meses, llegó el día uno y fuimos citados al notario. Estábamos Ana, el abogado, una persona que había estado controlando el trabajo de Ana y…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Inmigrante 3” (POR AMORBOSO)

Pasó el segundo mes y el abogado vino a pagarme el tercero, y a anunciarme que ya tenía mi nacionalidad española (no hay nada como el dinero y las influencias), entregándome toda la documentación. Los siguientes días estuve ocupado obteniendo mi documento de identidad. Me apunté a una academia para recordar y aprender nuevas señales de tráfico y normas de circulación españolas, con el fin de pasar las pruebas de aptitud para homologar mi carnet de conducir. Las cuatro amigas se hicieron habituales todos los viernes en el local. A Marisa le prohibí ir a mi casa si no la citaba yo, aceptándolo a regañadientes. Uno de los fines de semana, vinieron a la discoteca las tres amigas, sin Ana. Nuestra falta de comunicación no me permitía saber si era porque se encontraba mal, no le apetecía o si había alguna otra razón. Me acerqué a ellas para indagar y…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Inmigrante” (POR AMORBOSO)

El miércoles posterior a la boda, recibí una llamada del abogado avisándome de que el sábado daba Ana una fiesta de presentación a la familia y que debía asistir. Cuando pregunté de por qué no me lo decía ella, me dijo que pasaba de todo. Que la estaba organizando él para evitar que la familia realizase preguntas no deseadas o revolviese ante los tribunales por la herencia. El abuelo tenía dos hermanos, ya fallecidos, con dos hijos cada uno. De los cuatro sobrinos, uno murió joven sin hijos, otro se casó pero no tiene hijos y los otros dos, uno tiene hijo e hija y el otro, dos hijos y una hija. Todos estaban deseosos de que Ana no consiguiese la herencia para ser ellos los herederos. Le pregunté qué debía decirles y me contestó que nos habíamos conocido por una página de contactos donde yo buscaba esposa y ella…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Inmigrante” (POR AMORBOSO)

Soy inmigrante en este país. Nací en Johannesburgo, ciudad de Sudáfrica, cercana a Pretoria, la capital. Tengo 32 años, soy muy alto, mido 2,10 metros, herencia de mis bisabuelos. Él, un guerrero Masái que se casó con una mujer médico alemana que había ido a su poblado como misionera. Su hijo estudió también medicina en Alemania y volvió casado con otra alemana. Luego emigraron a Sudáfrica. Todos eran muy altos. Mi padre, también muy alto, estudió medicina en España y se casó con una compañera de la facultad de medicina, de origen americano, que coincidieron en los finales de la carrera, volviendo ambos, al terminar los estudios, a Johannesburgo. He estudiado en dos universidades americanas y una española. Soy doctor en ciencias químicas, biología y biomedicina. Durante mis estudios, he trabajado en algunas de las más importantes empresas y laboratorios americanos, que me proporcionaban los suficientes ingresos, para que, junto…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies