Sin títuloHola, este es mi 6º relato y como tal pido disculpas anticipadas por todos lo errores cometidos. Estos hechos son mezcla de realidad y ficción, no voy a mentir diciendo que esto es 100% real. Lo primero es contar mi historia, intentare ser lo mas breve posible.

Mi nombre es Raúl, tengo 25 años y lo ocurrido empezó en mis últimos años de Instituto, 17-18 años, considero mi infancia como algo normal en cualquier crió, familia normal con padre, chapado a la antigua y alma bohemia, madre devota y alegre,  hermana mayor , mandona pero de buen corazón, todos de buen comer y algo pasados de peso, sin cosas raras, vivo a las afueras de Madrid actualmente, aunque crecí en la gran ciudad. Mi infancia fue l normal, con las connotaciones que eso lleva, sabemos de sobra lo crueles que son los críos y mientras unos son los gafotas, otros los empollones, las feas, los enanos….etc. Todos encasillados en un rol, a mi me toco ser el gordo, y la verdad lo era. Nunca me prive de nada al comer pero fue con 12 años cuando empece a coger peso, tampoco es que a la hora de hacer deporte huyera, jugaba mucho al fútbol con los amigos y estaba apuntado a muchas actividades extra escolares, ya fuera natación , esgrima, taekwondo, o karate, pero no me ayudaba con el peso. Lo bueno era que seguía creciendo y llegue muy rápido a coger gran altura y corpulencia, disimulaba algo mi barriga, todavía no lo sabia pero esto seria muy importante en adelante. Siempre me decían que era cosa de genes o familia, y así lo acepte. Como casi todo gordo en un colegio o instituto al final o lo afrontas o te hundes, y como tal siempre lo lleve bien, el estigma del gordo gracioso me ayudo ha hacer amigos y una actitud simpática y algo socarrona me llevo a tener una vida social muy buena. Eso si, con las chicas ni hablar, todas me querían como su amigo, algo que me sacaba de quicio. Pues no paraba de ver como caían una y otra vez en los brazos de amigos o compañeros y luego salían escaldadas por las tonterías de los críos, siempre pensando que yo seria mucho mejor que ellos, pero nunca atreviéndome por mi aspecto a dar ese paso que se necesitaba. Un tío que con 17 años y ya rondaba el 1,90 y los 120 kilos no atraía demasiado, cierto es que era moreno de ojos negros y buenas espaldas, pero no compensaba.

Además, tengo algo de educación clásica, por mi padre, algo mayor que mi madre y chapado a la antigua, algo que en el fondo me gustaba ya que me enseño a pensar por mi mismo y obrar con responsabilidad sin miedo a los demás, pero también a tratar con demasiado celo a las damas, y lo mezclaba con una sinceridad brutal, heredada de mi madre, “las verdades solo hacen daño a los que la temen, y hace fuerte a quien la afronta”, solía decirme. Una mezcla peligrosa, no tienes miedo a la verdad ni a lo que piensen los demás. También, o en consecuencia, algo bocazas, pero sin mala intención, solo por hacer la gracia puedo ser algo cabrón. Nunca he sido un lumbreras, pero soy listo, muy vago eso si, si estudiara sacaría un 10 tras otro, pero con solo atender un poco sacabas un 6 por que molestarme, al fin y al cabo es información inútil que pasado el examen no volveré a necesitar.

Con el paso de mi infancia empece a sufrir jaquecas, achacadas a las horas de tv, ordenador o a querer faltar a al escuela, ciertamente algunas lo serian pero otras no, me diagnosticaron migrañas, pero cuando me daban ningún medicamento era capaz de calmarme, así que decidieron hacerme un escáner  y salto la sorpresa, Con 17 años apunto de hacer los 18 e iniciar mi ultimo curso de instituto, un tumor benigno alojado cerca da la pituitaria, no era grande ni grave pero me provocaba los dolores de cabeza y al estar cerca del controlador de las hormonas, suponían que mi crecimiento adelantado y volumen corporal se debía a ello. Se decidió operar, no recuerdo haber pasado tanto miedo en mi vida como las horas previas a la operación, gracias a dios todo salió bien y con el apoyo de mi familia y amigos,  todo salió hacia delante y es donde realmente comienza mi historia.

Después de la operación, y unos cuantos días en al UCI de los que recuerdo bien poco, me tenían sedado, con un aparatoso vendaje en la cabeza e intubado hasta poder verificar que no había daños cerebrales. Me subieron a planta y pasadas una semana empece ha hacer rehabilitación, primero ejercicios de habla, coordinación y razonamiento, y después físicamente, era un trapo, no tenia fuerzas y había mucho que mover, pero pasaron los días y casi sin esfuerzo empecé a perder kilos, cogí fuerzas, en mi casa alucinaban de como me estaba quedando y ante esa celeridad muchos médicos me pedían calma, yo no quería, me encantaba aquello, pero tenia que llegar el momento en que mi tozudez cayo ante mi físico , a pocos días del alta, en unos ejercicios de rutina decidí forzar y mi pie cedió, cisura en el empeine y otra semana de reposo total, donde cumplí los 18. Aquí ocurrió la magia, debido a mi necesidad de descansar me asignaron un cuarto y una enfermera en especial para mis cuidados, se llamaba Raquel, la llevaba viendo muchos días y había cierta amistad hasta el punto de que en situaciones en que mi familia no podía estar era ella quien me ayudaba a…..la higiene personal, solía solicitar la ayuda de algún celador pero andaban escasos de personal, y yo hinchado de orgullo trataba de hacerme el duro moviéndome con la otra pierna.

Como os conté en mi anterior relato, ella fue mi 1º relación sexual, y la que me abrió los ojos, el tumor y su extracción me provoco una serie de cambios físicos, perdida de peso y volumen, además de, sin saber muy bien como, una polla enrome entre mis piernas. Pero las situación con ella, no dio para mas, me recupere perfectamente y llego el día de irme del hospital. Después toco poner en  práctica la teoría y Eli, la fisioterapeuta que me estaba ayudando con un problema en el pie, me la confirmo. Ahora era mi profesora y me enseñaba todo lo que se podría necesitar, y con unas amigas llego la magia. Después de mis 2 primeras semanas de aprendizaje y teoría, llegaba la hora del examen práctico. Ahora de mi aprendizaje,  Eli me invito a una fiesta que quiso usar de examen, y se desmadro. Un tiempo después inicie unas vacaciones tórridas con una familiar lejana.

————————————————————

Ya he leído algunos comentarios, gracias por los consejos, tratare de corregir, debido a varios comentarios paso a quitar en negrita las conversaciones

Es cierto que quienes sigan la serie, es una lata, pero la 1º parte casi no cambia, con bajar un poco la rueda del ratón se soluciona, de ahí que ponga estas pequeñas anotaciones separadas del resto, Y así los que empiecen un relato sin seguir el orden, tener una idea general rápida.

Y si, es una deformidad de polla, pero tenia que ser así.

Pido disculpas por los “tochazos” que escribo, estas primeras experiencias llevan mucha información, y es importante a mí entender. Alguno más así y os prometo que los siguientes no serán tan grandes.

Aunque el genero en si sea amor filial, un tema que me gusta leer por el morbo y respeto, os indico desde ya que no hay sexo entre lazos de sangre reales, lo siento, pero en mi historia la familia es sagrada y ni mi madre, ni mi hermana,  ni una sobrina o prima entraran en escena.

Pero la historia debe continuar.

Habíamos pasado una mañana ajetreada, la sesión con Ana nos había sacado un poco de nuestras casillas, y después de comer nos quedamos con la familia, charlando y dándonos algunos regalos, ya que era Navidad. Nos dieron algún sobre con dinero, en Navidad no solíamos regalar si no en reyes., aprovechamos ese dinero y salimos un par de días, aprovechábamos cuando ellos se quedaban,  para salir y cuando ellos salían, para quedarnos en casa.

Las noches siguientes fueron un delicia, calientes, cerrábamos con pestillo y solo nos restregábamos uno contra el otro, siempre dormíamos igual, con mi polla entre sus muslos y abrazados, ya fuera de cara o en cuchara, aveces ella se movía un poco, pidiendo guerra, y yo se la daba encantando, el roce de mi miembro en su zona genital la volvió un poco loca, repase su cuerpo de arriba abajo,  y sin duda,  jugar con su ombligo la erizaba la piel, pasaba un dedo, casi sin tocar, rozando,  hacinado círculos en su vientre, a su tatuaje, cuando la tenia a tono nos masturbábamos mutuamente para acabar casi siempre con mi polla percutiendo entre sus muslos, con o sin ropa, y nos quedábamos así dormidos, siempre poniendo la alarma para despertarnos antes, pero ni hacia falta, con cualquier movimiento alguno se despertaba y se ponía caliente de nuevo. Cuando salimos, tuve la cabeza de decir que era amiga mía, y no familiar, si no mis amigos me hubieran denunciado, salíamos con ellos a tomar unas cervezas o quedábamos a jugar, pero yo pasaba de ellos, solo tenía ojos, y manos para ella y ere reciproco.

Se acercaba fin de año y quedamos para ir de compras, quería regalarla algún vestido de fiesta para la ocasión, entramos en varias tiendas,  ella elegía varios vestidos, y me hacia pases de modelos en los probadores, la cosa se nos descontrolo algo de las manos, o a mi,  cuando se agacho para quitarse un vestido, la imagen de su trasero a milímetros de mi cara era demasiado, de mala manera la empuje contra la pared de espaldas a mi, le baje las bragas, me desnude y metí mi polla entre sus nalgas, pajeando con ella, era un trozo de carne, mientras acariciaba todo lo que pillaba a mano, ella pasaba sus manos pro detrás de ella, para acariciarme la cabeza.

-ANA: para,  que nos van a ver.

-YO: me da igual, te deseo, me quedaría mi vida entera contigo, me vuelves loco.

-ANA: no podemos seguir así, con estos calentones.

-YO: solo hay una forma de apagar mi fuego, no haremos el amor si no quieres, pero si no lo hacemos no puedo evitar esta sensación de ahogo.

-ANA; no es que no quiera, es que tengo miedo.

-YO: ¿de mí?

-ANA: de ti no, de tu polla, soy virgen, y es enorme, me da pánico.

-YO: te juro que seré cuidadoso, pero si no puede ser, no podemos seguir con esto, me vas a matar, la sola visión de tu cuerpo me enloquece, ¿y me traes a ver como te cambias de ropa poniéndote vestidos? Eres cruel.- no había parado de pajearme con su trasero, y mis caricias empezaron a hacer efecto en ella, sopeso tensamente.

-ANA: esta bien …….si te portas bien, en fin de año, seré tuya.- ya tenia lo que quería, y deseaba, lo que empece como un juego o deseo era ya pura lujuria y necesidad apremiante, aquella chiquilla y su cuerpo adolescente me tenia la mente turbada.

-YO: dime lo que quieres que haga y lo haré.

-ANA: quiero que sea especial, no un calentón, que sea cariñoso y que lo deseemos los 2,  en un momento mágico.- no pedía nada la niña.

Se dio la vuelta y se agacho para pajearme y dar algún besito a mi polla, no sabía chuparla pero le gustaba la sensación y la había enseñado algunos trucos. Alguien toco a la puerta, era la dependienta preguntando por que vestido se quedaría, conteste yo,  ya que ella tenia la boca algo ocupada, pidiendo un momento. El justo para correrme, por no liarla mucho me apreté la base de la polla, como me enseño Eli, para no eyacular hacia fuera, eso me cortaba un poco el rollo, pero no podíamos dejar aquello manchado de semen o manchar los vestidos.

-ANA: anda salte o si no,  no acabamos nunca.- así lo hice, y entre varios vestidos que le fueron pasando se quedo con uno pero no me dejo verlo.

Pasaron los días y cada calentón mío no era correspondido, me alejaba y me citaba para fin de año, eso si, las noches seguían con mi polla entre sus piernas, ya dormíamos desnudos directamente. Fui preparando la noche de fin de año, tenia que ser especial, por ella, lo primero fue ir al ensayo de las campanadas el ida anterior, las campanadas en si de fin de año las haríamos en casa con la familia, debido a la acumulación de gente no nos separamos en absoluto, y me costo controlarme, pero lo pasamos bien,  salimos de fiesta después, bailamos y reímos. El día de fin de año la prepare un paseo por carruaje por un parque, debido al frío ella se pegaba a mi, pero se la veía feliz, fuimos a unos puestos feriantes y dejando un buen dinero logre algún peluche que ella cogió como un hijo. Cenamos en familia, y esperamos las campanadas, pasadas las 00:15 teníamos que ir preparándonos, nos pasarían a recoger a la 1:00 para ir a una fiesta de fin de año a la que la invite. Yo era más rápido así que me duche primero y me puse, como no,  el traje de Eric, era increíble como podía convertir a un tipo normal en un galán. Ana cogió la bolsa del vestido y un neceser y no volvió hasta pasada la 1:00, casi sin tiempo, cuando la vi aparecer mereció la pena el retraso.

Llevaba un vestido negro, ceñido, muy ceñido, elástico,  se le marcaba cada curva, con un pronunciado escote, y mas que escote, era un abismo, tenia dos tirantes por los hombros y la tela caía tapándole los pechos, pero toda la zona central hasta el ombligo era sin tela, el vestido luego bajaba un poco haciendo una minifalda que no deba de subírsele y ella de bajársela,  con toda la espalda al aire, no había sujetador ni lo necesitaba,  unos tacones altos y medias casi imperceptibles, el pelo lo seguía llevando liso, recién planchado llegándole a la cintura, mejor, me encantaba así, con un bolso de mano y  bastante mas maquillaje del que me huebra gustado o necesitaba, pero su visión era perfecta, sin cerrar la puerta ni nada me lance a sus labios y la regale un beso de 1º nivel.

-ANA: para tonto que te vas a manchar de carmín

-YO: me da igual, eres una titán entre hormigas, te deseo y te voy a hacer pasar la mejor noche de tu vida.- lo dije con los ojos inyectados de deseo y sinceridad.

Ella me beso con cariño y nos pusimos los abrigos, andaban ya llamándome los del coche, se oía el claxon desde mi casa, entre algún que otro petardo. El viaje fue divertido charlando, pero mis ojos se clavaron en la piernas de Ana, que no dejaba de bajarse el vestido, a cada movimiento se le subía, puse mi mano en su pierna para que dejara de hacerlo o  la trinchaba allí mismo, deje la mano allí y la movía con cariño subiendo y bajándola por su pantorrilla. Al llegar a la fiesta y aparcar, la ofrecí mi ayuda para salir del coche y como un caballero la ofrecí mi brazo para acompañarla. El lugar era enrome pero estaba lleno, la música era electrónica, mientras lleve los abrigos al ropero, al volver no menos de 10 tíos rodeaban a Ana, sin duda era de lo mejor del local, ella me miro y extendió su mano hacia mi pidiendo rescate, acudí en su auxilio, aparte a los moscones y la lleve a la barra, pedimos algo de beber, pero la deje claro que solo unas copas, no quería a una borracha, la quería a ella.

Nos fuimos a bailar y note como la mirada de muchos hombre se clavan en ella y su arriesgado escote, muchos de esos hombres o críos, con pareja bailando con ellos, alguna mujer también la miraba, con cara de asco o envidia,  por verse superadas por aquella adolescente Granadina, empece a lucirla, y hacerla girar para hacer rabiar al resto, pero los movimientos bruscos no ayudaban a su vestido, de vez en cuando la pegaba a mi y la cubría para que se lo bajara disimuladamente, nos besábamos  apasionadamente en las lentas y nos frotábamos en las rápidas,  pasaron las horas y no paramos de divertiremos, fuimos al baño y ella tardo mas que yo, normal la cola del baño de chicas era enorme, ya le veía esperando cruzándose de piernas, al final pudo entrar y al salir unos cuantos la acechaban, casi tengo que liarme a golpes con unos para que la dejaran llegar a mi. Con el paso de las canciones los movimientos ya no era de baile, si no de sexo, con ella dada la espalda y yo pegado a ella, con una mano en su vientre,  subíamos y bajábamos de forma lenta, ella se contoneaba con exageración y me tenia la polla como una piedra, con su refriega contra mi,  con cada subida y bajada, mi estaca la pillaba el bajo, y  su vestido se subía,  varias veces se le llego a ver las bragas, al principio se lo bajaba , pero llego un momento en que a los 2 nos daba igual, solo disfrutamos el momento. Yo andaba muy escaso de control.

-YO: o paras o no llegas a salir de la pista de baile sin ensartar.- la grite al oído debido a la música alta, ella se dio la vuelta sin separarse un solo centímetro, rodando todo su cuerpo, hasta quedar uno frente al otro, sin parar de contonearse.

-ANA: lo estoy deseando.- me agarro del cuello y bajo mi cabeza para iniciar un beso obsceno, fuera de lugar, no apto para publico, pero me dio igual, la seguiría al infierno si hiciera falta, agarre su trasero y la medio levante en volandas contra mi, no aguantaba mas.

-YO: o nos vamos ya o te follo aquí mismo, tú decides.

-ANA: vámonos.

La cogí y de la mano e inicie una estampida apartando a la gente de mi camino como un rinoceronte, cuerno duro incluido. Me metí directamente en el ropero y saque los abrigos, sin soltarla de la mano, como con miedo a que se la fueran a llevar, la ayude a ponérselo, y de lo que tardaba casi la cojo como una bolsa de patatas al hombro para salir de allí. Había reservado habitación en un hotel cerca de la fiesta, no de esos cutres de carretera, si no uno de esas cadenas especializadas, con habitaciones por franjas horarias,  comida afrodisiaca, cama, jacuzzi grande y de más tonterías que encargaras, si había que ser especial, no se podía hacer en mi cuarto con la familia cerca.

El frío de la calle me calmo un poco, lo necesitaba, tenia que tener cuidado con ella, era virgen y era impensable meterle mi enorme polla sin más. Paseando hasta llegar al hotel, comenzaron unos fuegos artificiales que nos quedamos mirando un rato, ella delante de mi y  la rodeaba con mi brazos, protegiéndola del aire y dándole mi calor.

Llegamos al hotel y me dieron habitación, todo muy discreto sin contacto directo con nadie, (esos hoteles esta diseñados para ser infiel y que no haya pruebas ni testigos.), al entrar en la habitación, ella salió disparada a reconocer toda la habitación, yo solo la miraba y disfrutaba de su felicidad.

-ANA. ¿Podemos usar todo esto?

-YO: es nuestro por unas 6 horas.

-ANA: ¿incluso el jacuzzi? – se agachó sobre el para ver como funcionaba.

-YO: claro -. Me acerque por detrás y pegando hábilmente mi cuerpo al suyo me puse a toquetear botones.- lo que no se es como funciona – le di a algo y aquello empezó a echar burbujas, ella aplaudió riendo de la emoción.

Se fijo en la mesa y vio la fondee de chocolate con fresas y de mas fruta para mojar, se lanzo a por ella, cogió un fresa y la mojo en el chocolate caliente.

-ANA: ¡¡¡¡dios que delicia!!!, siempre he querido probar esto.- y mordió con fuerza tratando de no mancharse.

Mientras ella degustaba un poco de fruta, yo busque bajo la mesa, y encontré un bolsa que había pedido, la deje en la cama y me senté disfrutando del cuerpo de Ana ladeado sobre la mesa de la comida. Pasados unos segundo ella me busco por la habitación con la mirada, me vio sentado en la cama con cara de imbécil mirando su espalda la aire y su trasero embutido en aquel vestido elástico y adivino que ya era tiempo de empezar, aun con comida en su boca, se dio la vuelto y camino hacia mi con calma y cierta torpeza erótica.

-ANA: pues sin duda, te has portado, has sido un galán y me has tratado bien,  creo que es hora…de…..ya aves……….- se puso entre mis piernas dejando mi cabeza en su cintura- …follar.

-YO: no me ha gustado usar esa palabra – la cogí por la cintura – ni quiero que lo sientas así – di un beso en su ombligo – no quiero follarte  – di otro beso mas largo en su vientre – quiero hacer el amor contigo –  metí mi cara en el escote abisal de aquella hembra, con ternura bese y juegue con la lengua en su ombligo, lleve mis manos a su trasero y la apreté contra mi, ella agarró mi cabeza por el pelo y echo la cabeza hacia atrás.

Poco a poco fui dejando caer mi  cuerpo hacia atrás,  dejando que ella se venciera conmigo, hasta quedar de nuevo encima mía, cara con cara, ella con la piernas juntas,  dios,  me encantaba esa sensación, de tener el peso de una mujer encima mía, aplastando sus pechos contra mi y pegando mi polla creciente entre sus piernas. Nos besamos como habíamos hecho en la pista de baile, se forma grosera,  con mucha lengua y saliva,  intercambiando en nuestras bocas, me sujetaba la cara con ambas manos, y yo solo acariciaba la piel de su espalda al aire, con su largo pelo cayendo sobre nuestras cabezas. Sabia a hembra, a mujer,  a carmín y a…….. chocolate, incluso note  trozos de fruta  su boca, lleve mis manos a su trasero y la apreté tanto contra mi que se abrió de peinas quedando como una amazona sobre mi, aun pecho con pecho, aguante así unos minutos, se me paso un idea por la cabeza, y tan impulsivo era que la realice, acerqué mi boca su cuello y fui besándolo hasta llegar a su iodo.

-YO: eres un bombón, y como tal, tienes que estar cubierta de chocolate.- diciendo esto ella se separo un poco y sonrío sin entenderme, la di un beso corto y la agarre de la cintura, la recosté con cuidado sobre la cama y me fui a por la fondee, la deje al lado de la cama, la coloque con el culo bien al borde de la cama, y aun tumbada, llevándose un dedo al boca de deseo, con una cuchara, saque un poco de chocolate, sople para templarlo, y lo extendí sobre uno de sus brazos, luego el otro, coloque mas en su vientre y fui subiendo un camino de chocolate por su torso, en la abertura de su vestido, pasando por su pecho, su cuello y llevándolo a su boca, dejándola chupar la cuchara con lujuria, coloque una pieza de fruta en cada final del camino, una en cada brazo, otra en su ombligo y una fresa en sus labios.

Comencé a comérmela literalmente, lamía uno de sus brazos y chupaba hasta dejara sin chocolate y entonces me comía mi premio, la fruta, luego el otro brazo, la notaba nerviosa, pero movía sus piernas con placer, cuando ataque su ombligo , lleno de cacao, soltó un gemido de placer, metí mi lengua bien dentro de el y limpie lo mejor que pude, chupando y no dejando nada, fui subiendo, con calma, disfrutando de la situación, había caído algo de cacao muy cerca de sus pechos, abrí su pronunciado escote y deje caer unas gotas de chocolate en sus pezones,  los trabaje bien, para cuando llegue a su cuello su respiración era acelerada, se había abierto de piernas y me rodeaban, sujetándome la cabeza con las mano de nuevo, notar sus dedos entre mis cabellos me hacia sentir que iba bien, Se acabó el chocolate y solo quedaba la fresa, la mordí la punta que sobresalía, y traque, amagué con morder de nuevo, pero quería que empezara a moverse ella, la pique y levanto su cabeza hasta hundir nuestros labios, con la fresa de por medio.

-YO: eres el mejor postre de mi vida.

-ANA: ummmmm calla tonto, me has puesto caliente – me beso con pasión de nuevo, ambos sabíamos a fruta y chocolate, y era delicioso-  me has puesto perdida de babas jajaj estoy pringosa, ¿y si nos vamos al jacuzzi?

Me pareció buena ida, aparte de por higiene, para empezar a quitarnos ropa, yo me desnude y me quede solo con los slips, y cuidando la temperatura del agua, me metí.

-YO: joder con las burbujas, se te meten por todos lados, jajajajaja anda ven,  princesa.

A continuación se produjo una paradoja temporal, Ana aun seguía tumbada en la cama, chupándose los dedos y terminando de tragar algo de fruta, me miraba con deseo y lujuria. Se decidió y se incorporo, pero me iba a regalar unos 10 segundos que me parecieron ser 10 años. Se quito los zapatos con los pies, metió su mano por debajo de la mini falda y saco la parte superior de sus medias, luego levanto una pierna sobre la cama, y con mucho celo de no romperlas se las fue quitando, leeeeeeentamente, luego la otra pierna, y camino hacia el jacuzzi,  por el camino subió sus manos a sus hombros y cogiendo de los tirantes los aparto de si, dejándolos caer y regalándome la visión de sus pechos, al llegar al borde de la bañera, dejo caer el resto de su vestido al suelo, llevaba una bragas negras, te tela muy fina, tanto que se noto de lejos la forma de su coño, marcado por la humedad de su interior, estaba empapada.

Alce mis brazos para ayudarla a bajar sin caerse, metió lo pies y fue bajando conmigo hasta acabar metidos enteros salvo la cabeza, era grande y hasta podías bucear.

-ANA: que sensación mas rara.

-YO: si, es cierto, voy a ver si la apago.

-ANA: no no,  déjalo así – me uso la mano en el hombro para pararme.

-YO: esta bien, vamos a limpiar ese cuerpo, que vaya ocurrencia la mía.

-ANA: me ha encantado y me has puesto al rojo vivo, por poco me corro.

-YO: pues no te digo como me he puesto yo.

-ANA: pero tu no has mojado las bragas como yo jajajaja

-YO: bueno ahora estamos en el agua,  ¿que mas da?

-ANA: pues tienes  razón –  y haciendo un movimiento bajo el agua se saco las bragas y las tiro fuera de la bañera – venga ahora tu.

Estaba medio de pie, ella se acerco andando hasta mi y me metió la mano por encima del calzoncillo, tirando hacia abajo, mi polla salto como un resorte golpeando su frente.

-YO: hostias perdona.

-ANA: jajajajajajajjajajaja  siempre eme olvida que es enorme……………jo ¿me aseguraras que no me va doler?

-YO: no puedo decirte que no te va a doler, no quiero mentirte, pero te juro que lo haré con mucho cuidado y si quieres parar,  se para, y si quieres dejarlo, se deja, pero es un trago que toda mujer ha de pasar la 1º vez.

Mis palabras parecieron convencerla y llevo sus manos a mi polla mojada por el agua, fue pajeando y dando algún besito que otro, yo me senté y deje medio cuerpo fuera del agua, ella seguía pajeando bajo el agua con sus manos y levanto su cabeza buscando mis labios, yo la correspondí con pasión, nos hundimos un poco mas en el agua, pero yo la mantenía firme con mi espalda pegada a la pared de la bañera, la levante un poco y la puse a horcajadas sobre mi con mi polla y sus manos entre medias jugando un partido diferente al nuestro, en esa poción era difícil besarse pero dejo sus pechos mojados y erectos a mi disposición, los lamí con paciencia, sin ninguna prisa, para dejarlos secos, es reiterarme pero tenia unas tetas de quinceañera, firmes, tersas, bien colocadas  y con unos pezones durisimos, ella gemía y yo no lo hacia por tener sus pechos ocupados. Ella inicio un acercamiento constante hasta dejar mi polla aplastada entre ambos cuerpos, y de ahí,  un sube y baja,  frotando su coño con todo el dorso de mi miembro, lleve mis manos a su cadera para ayudarla a subir y bajar, acelere su ritmo exponencialmente hasta que la note tensarse, se corrió y echo su cuerpo hacia atrás,  quedo casi colgando,  la sujete con una mano en la espalda, pero no dejaba de subirla y bajarla, buscando mi eyaculación, pero lo que llego fue su 2º orgasmo, grito como loca.

-ANA: ¡¡¡ NO PARES,  CABRON DE MIERDA,  NO PARES!!!!

No lo hacia pero no llegaba mi eyaculación , y dios, la necesitaba, llevaba mucho acumulado, decidí darla la vuelta, ponerla de espaldas y levantando un poco su pierna meter mi polla entre sus muslos, como cuando dormíamos, la acerque al borde del otro lado de la bañera para que se sujetara y agarrándola del vientre y de un hombro comience a bombearla por debajo del agua, notando como me abría paso por los labios de su coño y los separaba, cogía velocidad y se me escurría, lleve sus brazos atrás y los use de apoyaremos, y con cada golpe de cadera la levantaba por el agua, el ritmo era tan fuerte que ya ni le daba tiempo a bajar,  solo se mantenía en el agua flotando y yo percutía sobre ella, se corrió mas de una vez moviendo las piernas alocadamente y salpicando por todos lados,  con mis movimientos de cadera, por fin note el latigazo en los huevos y me corrí con gran gusto, regalando un par de embestidas mas sobre su trasero.

Al soltarla casi se cae a plomo hacia el fondo de la bañera, se sostuvo a duras penas andando hacia el borde para intentar salir, pero no tenia fuerzas. ”y ni acabo de empezar” pense. Salí primero y la ayude a salir, cogí unas tolallas y nos seque a los dos, mientras ella farfullaba que me odiaba por hacérselo pasar tan bien.

-ANA: eres un mamonazo, me tienes loca  con esa polla, notar como me abre el coño me enloquece, y ni siquiera me has penetrado aun  – pensaba algo – ¿Como es?

-YO: no se decírtelo, soy un tío, y no lo se –  secaba su piel desnuda con un toalla. Con al polla relajada.

-ANA: ¿y si me duele mucho?

-YO: pues paramos.- secando sus pechos se me despertó.

-ANA: pero ¿y si no quiero parar?

-YO: pues seguimos.- secando sus piernas ya la tenia dura de nuevo.

La conversación fue por esos términos mientras ella soltaba miradas de pánico a mi polla, realmente estaba asustada, pero gracias a los consejos de Eli había ido preparado. Sacando la bolsa que había encargado la enseñe 3 consoladores.

-YO: mira, es impensable que de inicio te metas mi miembro, es demasiado grande, no estas acostumbrada y eres virgen, vamos a empezar con este, es  fino y vibra, lo meteremos como un dedo que tu y yo sabemos que te entra, y lo activamos, excitamos la zona y ayudamos a relajarte, cuando estés ya bien lubricada,  lo cambiamos por este, es igual de corto  y fino al inicio, pero va aumentado su tamaño hasta la base, vamos metiendo poco a poco, y dejando que te acostumbres, que dilates y abramos tu cerrado coño despacito. Cuando estés preparada vamos con este, es un tamaño de polla normal, mas grande que los otros 2 y con estrías de forma natural, lo vamos probando hasta que estés segura y dilatada, y si estas lista y te fías de mi, probamos con la mía.¿ de acuerdo? – ella miraba atenta toda mi explicación.

-ANA: vale, me gusta, pero por favor, no me hagas daño.

-YO: te repito, no te puedo decir que no te duela un poco al principio, pero lo haré con cuidado para que no sufras mucho y así pases el mal trago lo mejor posible. Sabes lo que es el limen, ¿no?

-ANA: si, y me da un poco de apuro, se tiene que romper y dicen que se sangra y duele.

-YO: exacto, pero es algo que se ha de pasar para poder llegar a mas, tu………..¿sabes montar en bici?

-ANA: claro.

-YO: y al aprender ¿no te caíste y te hacías daño?

-ANA: claro,  como todos.

.-YO: pues esto es un poco igual, se sufre un poco al aprender, pero cuando ya sabes, es un gozada ir por la carretera con el sol a tu espalda y el viento en al cara, ¿verdad?

-ANA: jo que fácil lo haces ver todo.- di las gracias mentales a Eli de nuevo, todo aquello me lo había explicado ella.

De inicio la tumbe boca arriba y la regale una comida de coño suave, metiendo algún dedo en su coño y poniéndola a tono, cuando empezó a rezumar fluidos la avise que iba con el 1º, y espere su confirmación, una vez lograda metí el pequeño consolador poco a poco en su coño, no era mas grande que el dedo que le estaba metiendo así que no paso nada raro, la avise y lo active.

-ANA; alaaa que………..ufff……..vibra mucho………lo noto.- llevo su mano a su coño para palpar como iba el avance.

Inicie un leve mete saca que la llevo al cielo, iba haciendo un circulo buscando hacer hueco en ella, y funcionaba ya que estaba entrando sin problemas estaba muy mojada, 1º objetivo logrado. Avise del 2º consolador y espere confirmación de nuevo, dudo unos segundos o más bien cogió aire y me concedió permiso. Entro fácil,  era igual de fino que el otro al inicio, y lo deje así unos segundos para después, empujar un centímetro, note como se había tensado un poco su cuerpo y espere, cuando se relajo empuje otro mas, y misma situación, al 4º empujón.

-ANA: para para,  uffff lo noto muy dentro, no lo saques déjame……….que me acomode.- busco una postura pero no la encontraba, no era la postura lo que la incomodaba sino el consolador metido en su interior,  aun así insistía en no sacarlo,  pasados unos minutos se tranquilizo y se puso en posición de nuevo- sigue.

Empujé,  enroscando para buscar menos dificultades,  un gemido suyo  aumentaba con cada milímetro introducido,  casi la tenia toda dentro.

-YO: ya esta.

-ANA: anisssss anisssssssss….- se revolvía un poco, pero aguantaba-  puffff joder como se nota, me llena, noto como me hace tope, debe estar rozando el limen,  uff uf….- la acariciaba y buscaba relajarla, pasados unos minutos volvió entrar en si.- vale, creo que ya esta, pero déjame a mi hacer el mete saca.

Se llevo la mano al coño, cogió la base del consolador, y respirando un poco, se lo saco un poco, se noto distensión, pero volvió a ponerlo como estaba dando un respingo, repitió la operación varias veces, separadas en el tiempo, dejando acostumbrarse, forzó un poco mas de la cuenta y rozo su limen, su cara se desencajo, lo saco bastante, pero pensándolo mejor se lo volvió a meter casi entero.

-ANA: dios, cuando noto el tope me duele mucho.

-YO: pero ya lo metes y lo sacas sin problemas, si quieres vamos con el 3º- se quedo pensativa,  mientras calculó,  sacando y metiendo de nuevo el consolador en su vagina.

-ANA: vale, te dejo al mando por que seguro que voy a pedir que lo saques enseguida, es como la base de este pero todo entero, fuerza un poco.

-YO: esta bien, pero si quieres parar me lo dices.- asintió sacando el consolador de su interior.

Me coloque entre sus piernas de nuevo y moje el que quedaba en vaselina, fui metiendo milímetro a milímetro, midiendo la cara de Ana, paraba en consecuencia y cuando notaba relajación penetraba un poco mas, llegue al tope del limen y lo deje quieto, la cara de Ana era de aguante, sin ser mi polla,  era de considerable grosor y tenia gran arte dentro, incluso note como si la pelvis de ella hubiera crecido, se hubiera expandido, Eli me hablo de ello, se supone que le había abierto el coño. La deje unos minutos así, sacándolo un poco y haciendo giros para ir creando espacio.

-YO: tú me dirás, ¿lo dejamos, paramos, seguimos con el consolador o lo intentamos conmigo?

-ANA: no lo se, solo noto molestia e incomodidad, quiero avanzar pero me da miedo, no voy a ser capaz sola.

-YO: ¿te ayudo pues?

-ANA: si, SI, PERO QUIERO QUE SEAS TU, no la medra esta de plástico.

-YO: ¿estas segura? Será plástico, no es grande  pero si suficiente.

-ANA: no, por favor date prisa, no quiero que mi 1º vez sea con plástico, quiero a un hombre, te quiero a ti,  rápido, no se canto aguantare solo quiero que pare.

-YO: este bien, déjate ese dentro unos segundos- saque la vaselina y hundí  la punta de mi polla en ella, la embadurne de arriba abajo.

Saque el cuerpo de Ana al borde de la cama, boca arriba y me puse de rodillas entre sus piernas abiertas,  la altura era ideal para una penetración.

-YO: voy, dime lo que sea y paramos y lo dejamos.

-ANA: vale pero rápido, quiero que me rompas el limen ya, me duele.

Ante su insistencia embadurne también su coño y saque el consolador, se relajo un poco,  pero no la deje, metí un par de dedos mojados en vaselina, había aumentado su capacidad  y espacio, sin duda,   empape por dentro de ella, y coloque la punta de mi glande, directamente a la entrada a su vagina.

-YO: voy.

Ella aguanto la respiración e inicie el movimiento sujetando  mi polla firme, abrí sus labios mayores, y el glande entro bien, había trabajado bien previamente, me quede así unos segundos, de nuevo mirando las reacciones de Ana, estaba tensa pero preparada, aun no había llegado lo peor y lo sabia, empuje un poco mas y mi polla se bario camino, separando sus paredes vaginales.

-ANA; madre de dios, es enorme, no pares,  ufffff me noto llena, como se expande dentro de mi, dios………no pares.

Ya tenia el grande entero dentro y parte del inicio del tronco, la sensación de humedad y calor me era familiar, pero  la presión era mayor, deliciosa, me tuve que ganar cada centímetro hasta toparme con el limen, vi lagrimas en los ojos de Ana, pero callaba, la saque medio milímetro para descansar.

-YO: ya esta, estamos donde tenias el consolador- apenas la había penetrado mas allá del glande, pero notaba palpitaciones en el, como sus paredes se abrían para hacer sitio.

-ANA: uf dios, es enorme, me encanta, la noto llenarme, pero cuando rozas el limen, veo las estrellas.

-YO: tu decides, tu coño esta lo suficiente abierto para un golpe de cadera, y romperlo, será como arrancar una tirita.- dudo,  su cabeza le rogaba que no,  mientras su cuerpo, sus sensaciones,  le  pedían que si.

-ANA: hazlo rápido.

Sin dejar tiempo a la duda la agarre fuerte y embestí una sola vez, fuerte pasando un tercio de mi polla, y allí me quede. Note claramente como algo había cedido en su interior, sus uñas se clavaron en mi, la mire y tenia la cara roja, con la boca abierta con gesto de gritar pero no emanaba un sonido de sus labios. Me quede alli, sin moverme esperando que hablara, se moviera o que respirara acaso, trataba de pensar en las enseñanzas pero ya me dijo que desvirgan a una mujer siempre es difícil y diferente y que mi caso era especial. Tras unos segundos de angustia por ella, logro hablar.

-ANA: ¡¡¡dios!! Me has roto algo, lo he notado, me ha dolido, pero se esta pasando, no te muevas por favor, no te muevas……

-YO: tranquila princesa, no me moveré.

Nos quedamos no menos de 2 minutos así, quietos,   mirándonos fijamente, ella sabiendo que yo sentía una represión en mi polla y yo que poco a poco se hacia sitio en su interior.

-ANA: creo que……. ya ……puedes moverte, dios, me vas a reventar, lo noto tirante pero ya no me duele.

Fui separando mi cadera lentamente notando como se cerraba su coño a mi paso, volví a embestir una sola vez, esta vez si grito, como mi penetración,  una sola vez, fuerte y  paro en seco.

-ANA: sigue.

Repetí operación y volvió a gritar, pero ya sin esperar lo volví a hacer, una  y otra vez, cada golpe era un gemido y notaba cada centímetro de mi polla presionada, cuando salía como se cerraba el paso y cuando penetraba como se volvía abrir. Acelere lentamente, hasta el punto en que ella gemía constantemente, tomaba aire y seguía gimiendo, roja, llena, acalorada, excitada y algo dolorida, pero sin decir ni una palabra de queja. Mi ritmo llego a tal punto que ya no notaba que se cerraran sus paredes al retirarme, ni presión asfixiante al penetrar, el frote empezaba a ser fluido, y los gemidos de aguante de Ana fueron cambiando de tonalidad, aveces volvía  tensarse pero luego se relajaba.

Al mirar mi polla ya entraba casi la mitad, y ese era mi logro del ida, no podía pasarme de ese punto o la haría daño, eso si, cuando la salía veía sangre en la punta, sin duda del limen. La sujetaba las piernas, bien abiertas y estiradas, la note tensarse pero ya de placer, agarrando las sabanas y mordiéndose el puño de la mano, paso de roja presión a rojo acalorado, sus fluidos empezaron a emanar y facilitaban mis penetraciones, estallo en un grito que debieron oír en otras habitaciones.

-ANA: ¡¡¡¡DIOOOOOOOOOOOS!!!- lo siguió gritando hasta que se quedo sin aire y cayo a plomo sobre la cama, yo pare en seco mis embestidas.

-YO: ¿este bien, Ana? Respóndeme por favor, ¿ANA?- pasaron unos segundos de tensión pero se me paso cuando la oí reír, de forma lacónica, con los ojos y la boca abiertos,  como al ver un golpe fuerte de otra persona.

-ANA: madre mía, es……….es……….horrible, pasional, me siento sucia y llena pero feliz, me ……… me encanta, por dios,  nos pares sigue.

Obedecí, seguí bombeando con el mismo ritmo y profundidad controlada, al sacar mi polla aveces salía liquido de su corrida, incluso llegue a pensar que la metía algo mas de media polla, pero no quise arriesgar, su cuerpo se electrifico, yo ya no aguantaba mas de ver sus tetas rebotado y agache el cuerpo sobre ella, para lanzarme a besarlos y chuparlos, se corrió nuevamente, y esta vez no pare, seguí bombeando mientras lamía sus duros pezones, ella no sabia donde poner la manos, me las clavaba en la espalda con cada sacudida de su cuerpo, luego a mi cabeza,  luego a las sabanas,  se agarraba como si fuera a despegar y hasta se cogía la almohada se tapaba la cara la mordía para acallar sus gritos y luego me pegaba con ella en la cabeza cuando se corría y no paraba de golpearla.

-ANA: dios dios dios dios, no pares, por tu vida no pares.

No tenia intención alguna, mi truco final ya fue llevar una de mis manos a su ombligo y sujetarla desde allí, eso arranco al poco tiempo una fuente en su coño, era  un potro salvaje y me habia empapado entero, pasamos así media hora en que se corrió innumerables veces, pero sin pedir que parara, yo ya no aguantaba mas y se lo avise, me incorpore un poco.

-YO: voy a  reventar,  déjame que la saque.- Ella se incorporo cogiéndome de cuello aun empalada, con su culo en el borde de la cama haciendo de tope para que no la metiera mas polla dentro.

-ANA: y un mierda, tu te corres dentro como dios manda- y se pego a mi besándome como una loca, lamiéndome la cara incluso.

Ante su deseo y mi conocimiento de la vasectomía di un par de golpes de cadera mas y explote como nunca antes, ni con Raquel o Eli.

-YO: la hostia puta que……..pasada, dios como puede ser, que cojones, ¡¡¡¡eres una joya!!!, ¿donde has estado toda mi vida.?- lo dije bajando el ritmo pero sin parar, aunque estaba perdiendo fuelle logre una ultima corrida de ella llevando mi mano a su clítoris.

Nos tumbamos en la cama, agotados, sudando y llenos de fluidos por todas parte, con ella echada sobe mi pecho, mirando mi polla manchada de sangre, fluidos vaginales y semen, se llevo la mano  su coño y noto lo abierto que lo tenia y que lo tenia manchado igual. Nos quedamos así un rato, cogiendo aire.

-YO: bueno, ¿al final no ha sido para tanto, no?

-ANA: e¿l dolor? No, una vez que se rompió el limen, descendió hasta desaparecer, pero ¿el sexo?, el sexo ha sido mil veces mejor de lo que creía, yo como tonta creyendo que nuestros frotamientos nocturnos eran geniales, normal que estuvieras fuera de ti,  deseándolo.

-YO: eh, que los frotamientos nocturnos son geniales, pero eso no es por el sexo, es por ti.- la bese en la frente, levanto su mirada con dicha en sus ojos.

-ANA: ¿de verdad?

-YO: no te mentiré diciéndote que has sido la única, ni la mejor,  pero si que eres la 1º que se ha ganado mi corazón, no he follado contigo, he hecho el amor, justo lo que quería.

Se alzo para besarme de nuevo y se acurruco de nuevo a mi lado, como habíamos empezado, con ella echada de lado sobre mi, boca arriba, sus tetas pegadas a mi costado, ahora sin telas de por medio y mi polla morcillona libre de ropas o sabanas, rodeando su cuerpo con mi brazo y acariciando su espalda.

Ella se quiso ir a la ducha, me pidió que lo hiciera también, supuse que había acabado la fiesta por hoy, error,  me agarro del brazo y me metió en la ducha con ella, nos limpiamos mutuamente, y sobo mi polla hasta tenerla limpia y dura, yo hice lo mismo con todo su cuerpo,  hasta metí mi mano en su coño aun abierto,  para limpiar bien todos los restos. Allí le comente lo de la vasectomía, pera que no se preocupara, lejos de eso se emociono y dándose la vuelta se pego a mi sacando mi polla por su pelvis, de nuevo aquella posición, y sin pensarlo mucho la bese el hombro a modo de petición, ella inicio el moviendo con sus caderas, aprisionada entre sus muslos restregué mi polla abriendo sus labios mayores otra vez, pero pasados unos minuto, Ana llevo su mano hacia su vagina,  puso el culo mas en pompa y apretó mi glande contra su entrada, entre goles de cadera, de forma hábil, al golpear de nuevo se la metí, con algo de facilidad debo añadir, al meterla la deje quieta,  casi se cae Ana hacia delante, pero la tenia bien sujeta por las tetas.

-ANA: pufff, ahora no duele nada, solo noto………….. placer.

-YO: pues abra que aprovecharlo- y agarrándola la cintura la penetre profundamente, media polla dentro, ella se iba levantando en el aire y se quedo de puntillas, la saque y metí de golpe y repetía operación siempre dejando mi polla dentro unos segundos, cuando ya note que no había dolor ni impedimento, acelere de golpe el ritmo, como un maquina a la que le habían subido al velocidad. Empezó a gritar improperios que ni entendía, incoherentes entre si en genero y sexo, palabras sueltas, ya se había apoyado contra la pared por que a cada embestida la empujaba hacia ella, levanto una pierna como los perros al mear, la agarre por la parte posterior de de la rodilla y seguí bombeando sin parar, no tardo su primer orgasmo, sabia que en esa posición mi polla incidía directamente en su punto G, que ya había sido trabajado en las masturbaciones de días previos. Notaba como la piel que rodeaba su coño se estira y contraía según mis gestos, esta vez eyacule yo primero,  la situaron era morbo puro, y ella se sintió halagada y algo confortada de parar. Llevaba mucho trote para su 1º  y 2º vez.

Nos tuvimos que volver a duchar para salir con la sensación de limpieza que correspondía, y nos pusimos las prendas intimas,  mas que por decoro, por seguridad, no nos fiábamos el uno del otro de que si seguíamos desnudos no repitiéramos,  nos  echarnos unas horas a dormir. Nos dio igual, pasadas unas horas en que nos avisaron que nos queda 1 hora solo, la posición de cuchara me la ponía a reventar en el slip, así que me lo quite y plante mi polla en su trasero, desde sus glúteos hasta su espalda, ella se giro sorprendida.

-ANA: ¿todavía tienes ganas de mas?

-YO: es culpa tuya por ser tan preciosa.- la bese, ella correspondió, y una cosa llevo a la otra ………. termino estirada encima de mi, cara a cara besándonos y con mi polla sobresaliendo por su culo, ente sus piernas, se arrodilló cabalgándome y pajeando con una mano en su espalda  a mi amigo.

-ANA: dios eres insaciable ¿que va a pasar en tu casa?

-YO: que tendrás que prender a correrte en silencio o tendré que amordazare, por que no penso dejar de hacerte el amor.- palabras que dieron en el clavo.

Se echo para atras, y saco mi polla por delante de su pelvis, cogió el lubricante y se empapo el coño, hizo lo mismo con mi polla y fue agachándose hasta tener mi glande en su entrada, bajo fuerte y se empalo ella sola, fue un alivio notar que no se le había cerrado demasiado, cogió postura de nuevo y poniendo una mano de tope empezó a follarme, si si, ella a mi, yo alucinaba pero tire mi mano a su vientre a jugar con el, la puso a 100 y se corrió goteando sobre mi en menos de 5 minutos, me incorpore y me senté  a lo buda con ella rodeándome con las piernas, por  encima de las mías, aun ensartada media polla, y así comencé a moverla encima de mi, llevando mis manos a su trasero y magreando como un animal, ella,  con una mano en el colchón y otra en mi cuello como chancho botaba sobre  mi, sus pechos eran demasiado apetecibles como para dejarlos botar sin ser cuidados y hundí   uno de ellos en mi boca, mordisqueando el pezón, se corrió nuevamente cayendo hacia atrás, apena la pude sujetar por los riñones para seguir bombeándola, ella era un trapo en mis manos, su pelo colgaba de su cabeza hacia atrás,  lo notaba en mi pies, de vez en cuando se echaba hacia delante para besarme, y no se por que,  llego a darme una bofetada, pero siempre volvía a echar el cuerpo hacia atrás, dejando caer sus brazos a los lados mientras yo la sujetaba. Se corrió varias veces y la ultima era una fuente, demasiadas veces seguidas, me empapo las piernas pero me dio igual, seguía trabajando con mi boca sus pechos y seguía empalándola hasta que yo me corriera, casi maldije el buen entrenamiento de Eli, tuve que estar así 20 minutos hasta que me corrí dentro de ella de nuevo.

Caí rendido sobre la cama y ella sobre mi, aun encima y aun ensartada pero notando ambos como mi inflamación se desvanecía, me beso de forma cariñosa y de agradecimiento.

-YO: si no quieres que nos echen de aquí los GEOS será mejor que te quites de encima, por que como sigas así me empalmo de nuevo y no salimos de aquí en 1 hora.

-ANA: jajaja eres malo, me quedaría así siempre.

-YO joder ¿quien no?, pero tenemos que ducharnos otra vez y vestirnos, por favor,  por el bien de todos, dúchate sola,  luego voy yo.

Tardo algún segundo en hacerlo, pero lo hizo, gracias a dios, puse serenarme, salió de la ducha ya totalmente vestida y lo agradecí, me duche y recogimos para irnos, le costaba andar un poco.Eran ya las 10 de la mañana y cogimos uno de los autobuses para volver a casa, el camino me aprecio genial, mi cabeza solo pensaba en ella y su cuerpo, en como lo había disfrutado, el cariño  y la dulzura,  no solo la pasión, ella cayo rendida, dormida sobre mi. Al llegar a casa compramos uno churros, y subimos a casa a desayunar con la familia, ella se fue  a mi cuarto y se puso ropa cómoda, mas que nada para que no la abroncaran por ir tan suelta. Desayunamos y compartimos alguna de las cosas que habían pasado en la fiesta, y con gesto de cansancio nos fimos a dormir pidiendo que no nos despertaran.

Al llegar al cuarto me desvestí delante de ella, pero cuando fui al baño y volví estaba ya dormida, agotada pero con una sonrisa de oreja a oreja, me coloque detrás de ella y la abrace, ella correspondió sin abrir los ojos y nos dormimos así.

Me despertaron los ruidos en la cocina, estaban recogiendo la mesa después de comer, eran las 5 de la tarde, tenia la cara muy cerca de su pelo, lo olí, era una delicia, mi mano rodeaba su cuerpo y caía por su cintura, empece a acariciar con un dedo su vientre, hasta que se despertara, estaba en la gloria, era una mezcla de sensaciones,  amor, cariño y sensualidad, todo se juntaba en mi mente. Ella reacciono pasados unos minutos, movió su cuerpo pegándose mas a mi.

-ANA: hola amor, ¿que tal?- lo dijo sin abrir os ojos ni girarse.

-YO: siendo el hombre más feliz de la tierra ahora mismo.- rió.

-ANA: pues que suerte tienes, por que estas al lado de la mujer mas feliz el mundo, eres un cielo, me lo has hecho pasar genial, ha sido maravilloso, dulce, apasionado y casi no me dolió nada, justo como había deseado, pero mucho mejor.- llevo sus manos a la mía y jugueteaba a entrelazar lo dedos.

Nos levantamos reteniendo nuestras ganas a duras penas, al menos yo, había mucha gente en la casa y cerca de la cocina, nos levantamos al baño y comimos algo en la cocina, luego nos duchamos y salimos con la familia a pasear. A la hora de cenar ellos se volvieron pero nosotros habíamos quedado, en la casa de un amigo que se había quedado sola, cenamos y vimos algunas películas charlando en grupo, pero pegado a ella, abrazados y con gestos de cariño continuos. La gente se fue marchando y quedamos solo ella y yo, en el salón, con algunas personas desperdigadas por la casa, iba bastante normal, blusa, falda con vuelo y medias térmicas

Ella ya estaba a horcajadas sobre mi, besándonos, metiéndonos mano como podíamos entre embestidas de nuestras lenguas,  ella elevaba su cuerpo y me besaba de arriba a abajo, con mi cabeza echada hacia atrás, a mi ya me reventaba el pantalón y ella lo noto, saco mi polla por la bragueta de mi pantalón, no sin dificultados,  pero ya una vez fuera pajeaba suavemente mientras yo meta mano por debajo de la falta que llevaba, nos pusimos una manta rodeándonos, para tapar un poco aunque fuera evidente lo que ocurría. Baje las medias térmicas hasta medio muslo y metía mis dedos en su interior, con habilidad logre que se mojara rápidamente.

-ANA: sabes, ¿ayer me quede con ganas?

-YO: no creo, estabas muy agitada.

-ANA: lo estaba, pero ayer me dijiste que hicimos el amor, pero ahora quiero……..que me folles.

-YO: ¿y cual se supone que es la diferencia?

-ANA: no lo se,  por eso quiero hacerlo.- y sin mucho dudar alzo su cuerpo y coloco mi glande en su entrada, apartando la tela de sus bragas.

-YO: ten cuidado.

Fue bajando lentamente sus piernas hasta hacer presión, abrió sus labios mayores para facilitar la penetración y poco a poco note de nuevo la fuerte presión en la punta de mi polla, ella abrió la boca de dolor, pero metí mi lengua en ella para acallar posibles gritos, siguió bajando hasta notar como se iba abriendo de nuevo su interior, haciendo hueco, metió todo lo que la posición con la ropa permitía, la misma mitad que aquella mañana,  se quedo así unos segundos, dejando acostumbrarse a la física de los espacios, sin parar de besarnos y agarrándola contra mi notaba como temblaba un poco, metí mis manos por debajo de la blusa y buque sus pechos, en su espalda desabroche el sujetador y lleve mis dedos a sus pezones, agache la cabeza para levantarle la blusa y chupar uno de ellos, apretándolo con fuerza. Ella se sintió mas cómoda y empezó a subir y bajar sobre mi, acelerando algo el ritmo, y mojando mi polla con sus fluidos, que ya eran abundantes, el ritmo se acelero de nuevo, ya la sentía vibrar, y tome el control, agarre de su cintura y era yo quien la hacia subir y bajar aguantando el ritmo, su respiración era agitada y por momentos dejaba de besarme para coger aire por la boca después de haber trabajado sus pezones.

-ANA: dios, ya lo noto de nuevo, me voy a correr, umm no pares, sigue, sigue…- se movía fuertemente, queriendo caer a plomo contra mi.

Sentí de nuevo sus fluidos caer sobre mi polla y se quedo parada, clavada por la mitad de mi estaca de carne, totalmente dura.

-YO: no ha costado tanto como esta mañana.

-ANA: dios, es verdad, me estas taladrando y lo mejor es que no he sentido nada de dolor, solo presión,  noto coda centímetro de tu polla partiéndome,   me encanta.- lo dijo entre   respiraciones aceleradas.

-YO: pues no pasamos de la mitad, es mejor ir poco a poco.

-ANA: pero no tenemos tiempo, me voy en 5 días.

-YO: lo se, y no sabes cuanto lamento tu marcha.- la acaricie la cara.

-ANA: ¿y si no fuera así?

-YO: ¿que dices? ¿No irte?

-ANA: bueno, eso no, tengo que irme y acabar el instituto hasta verano, pero lo he estado pensando,  después tengo algo de dinero ahorrado para la universidad, tengo buenas notas, no se, al llegar las inscripciones,  a finales del verano,  podría pedir plaza en alguna universidad aquí.

-YO: pero esa es una decisión muy importante, no puedes tomarla por mi.

-ANA: ¿no te gustaría que estuviera contigo? – la bese con seguridad.

-YO: ahora mismo nada me haría más feliz, pero es una decisión que has de tomar de forma calmada, razonada con la familia, ¿donde vivirías? ¿Vendrías sola? No conocerías a nadie salvo yo, y somos muy jóvenes para depender uno exclusivamente de otro.

-ANA: jo, supongo que tienes razón, pero …¿ si se pudiera, me esperarais?

-YO: mientras tu estés a mi lado no deseo a nadie mas – una burda falsedad,  que demostró el tiempo,  pero que en ese momento era un sentimiento real.- pero si estas lejos no voy a decirte que esperare como un monje tu llegada.

-ANA: es verdad, seria injusto para ambos.

-YO: mira, hacemos esto, tu te marchas y sigues con tu vida, yo haré lo mismo, y si para septiembre quieres y logras venir a Madrid a estudiar, yo te prometo que te ayudare en todo lo que pueda, y si aun queremos los 2, seguir con lo nuestro, ¿de acuerdo?- sonrío de felicidad, era una decisión salomónica pero la  daba algún rayo de esperanza.

-ANA: ay primo como tu quiero, eres el mejor.- y se acerco sus labios a lo míos, dando pequeños besos por toda la boca, como agradeciendo mi solución.

No habíamos olvidado que ella seguía empalada por mi y yo seguía tieso, la medio recosté sobre el sofá y le quite las medias, subiendo la falda, sin desmontarla, la subí la blusa y ataque su ombligo, sabia que la volvía loca, y sin parar de lamer su vientre comencé a meter y sacar mi polla con calma pero sin parar, ya no era un ligero movimiento, sino sacarla casi entera y meterla hasta la mitad, no pare hasta que me corrí en ella, fueron mas de 40 minutos en los que no aumente el ritmo, solo la metía y la sacaba con calma, ella se tocaba el clítoris en ocasiones y se corrió múltiples veces, rogando que acelerara, pero no lo hice, quise que fuera así, que rogara,  para que fuera totalmente mía los últimos días con ella.

Al acabar nos fuimos al baño y nos adecentamos, al salir por la puerta alguno de los de la casa, que andaban por las habitaciones,  salió a hacerme gestos de sorna y bendición por lo que habían iodo, era una casa grande pero hubo cosas que tuvieron que oír.

Los siguientes días pasaron fugaces, entre “achuchones y magreos”, nos inventábamos cualquier excusa para salir de casa y follar en cualquier parte, o cualquier motivo para quedarnos en casa cuando todos salían, y follar  en casa, mas que nada por los gritos de ambos, sobretodo de ella, cuando se corría múltiples veces no había forma de hacerla callar. Cuando no se podía ninguna de ambas nos encerrábamos en mi cuarto y practicábamos el sexo oral, ella siendo novata se fue con un master class, la enseñe trucos con la legua sobre el glande, que me habían enseñado a mi, y que volverían loco a cualquier hombre, también me asegure de no haber perdido mi toque, no se por que pero las comidas de coño se me daban genial, o al menos eso había demostrado mi experiencia con mujeres de todo tipo. Llegue a juguetear con mis dedos en su ano, pero ni de lejos estaba  preparada para sexo anal, bastante habíamos avanzado ya, mi polla ya no era un misterio los días previos a su marcha, se la metía sin demasiada dificultad, pero siempre hasta la mitad, no me atrevía a mas, pese a que alguna vez  me lo pidió, casi, mas por miedo a que le doliera a ella, tenia miedo a confirmar si se podía o no,  y que aquella chiquilla se sintiera mal por ello o que me atara a una mujer que no me cubría entero. Pasábamos de media polla, el ultimo ida, poco, pero algo mas, ella se iba abriendo y su pelvis ensanchando con cada sesión de sexo, aveces eran dulces, mágicas e inocentes, otras era pasionales, una arrancada de excitación, probamos algunas cosas como las cubanas o posiciones algo mas complejas pero la realidad es que embestir su coño por detrás era lo que sacaba lo mejor de los 2, ella se dejaba hacer a mi ritmo,  que aveces eran demasiado elevado,  y me dejaba las manos libres para jugar con sus ternas tetas o su vientre.

Tristemente llego el día de reyes, su ultimo día,   nos dimos unos regalos entre todos, ella me dio un sobre cerrado que no me dejo abrir hasta su marcha, yo la regale una fondee y sobres de chocolate. Reímos como idiotas ante la sorpresa de los presentes, sin entender el por que. Nos despedimos con un paseo por el parque antes de que se fuera, pese al frío pegaba un sol radiante, y nos despedimos deseándonos un pronto reencuentro, cogidos de la mano y besándonos como enamorados. Recogieron sus cosas y se marcharon, reconozco que me molesto un poco su marcha pero la promesa de volverla a ver pronto, y que hasta entonces tenia barra libre, me alegro el día, y pensaba pasármelo muy bien hasta su vuelta.

-MADRE: pues mira lo que me han dicho, que la niña anda muy pesada,    dice su abuela que se ha puesto a decir que ahora quiere venirse a Madrid a la universidad, que le encanta estar aquí con nosotros.

-YO: ¿eso ha dicho?

-MADRE: si, no se que la habrás hecho pero dice su abuela que esta contenta contigo, y con la ciudad, que no la había visto así de abierta y extrovertida nunca.

-YO: pues no se, supongo que le he dado justo lo que necesitaba.- abrí el sobre, y había una pequeña anotación.

ANA: ”Se que no tomabas somníferos.

 Hasta pronto”

Sonreí.

CONTINUARA…….