Como sabéis los lectores que me siguen después de dejar parís Nadia y yo nos dirigimos a roma Italia, el viaje en tren trascurrió sin percance alguno. Roma es una ciudad hermosa la ciudad encantada la llaman aunque me advirtieron que hay mucha delincuencia y mucha corrupción.
Estábamos paseando nosotros de noche acabamos de salir de un restaurante de cenar Nadia y yo cuando aparecieron unos individuos armados hasta los dientes y me dijeron en italiano:
– la señorina vene con nos.
-que la señorita viene con nosotros- yo dije- no me creo nada-
Ellos empezaron a reír y quisieron golpearme y dijo uno:
-Vamos a matarte.
Me golpearon pero nada puede hacerme daño y es como golpear acero. El tío se rio cuando me golpeo pero yo me reí mas cuando con todas sus fuerzas apenas me hizo daño y lo levante con una mano y le tire como una pluma. Los otros abrieron los ojos espantados y me dispararon me reí y le cogí del cuello y se lo arranque a cuajo. Los otros salieron huyendo pero no pude evitar con todos los que eran que mientras luchaba con los individuos raptaran a Nadia en un coche y se la llevaran me maldije a mí mismo por no darme cuenta pero jure que encontraría a Nadia cueste lo que cueste y esa chusma lo pagaría con sus vida.
Así que me eleve por la ciudad como saben lo lectores no me convierto en murciélago sino que me elevo a voluntad y empecé a volar por toda la ciudad a bastante velocidad y escuchar con mi oído ya que si me concentro puedo oír conversaciones a distancia hasta que pude oír una conversación:
-Conseguiste a la chica.
– Si, menuda fiera ese tío. No sé quién coño seria arranco la cabeza a Hans y tiró como una pluma a otro. Casi nos mata a todos y eso que le disparamos. Es imposible tenía que haber muerto y se rio. Siquiera lo hicimos daño.
– lo principal es que tenemos a la chica y nos darán una buena pasta por ella, si la vio en el restaurante y se encaprichó de ella y luego pues como las otras las vendemos a los burdeles cuando se canse de ella. Es un negocio redondo ja jajajjja
Los seguí sin darse cuenta donde me llevaban así que descendí y aterricé suavemente cerca de ellos entraron en un taller y una vez allí en una pared pulsaron un botón y la pared se abrió un ascensor y bajaron para abajo a bastante profundidad me convertir en una neblina y los seguí hasta ver donde llegaba los subterráneos por supuesto. Bajaron a Nadia inconsciente con ellos una vez abajo les oí reír:
– menudo refugio nadie nos encontrara.
– si tuvo suerte don Victorio de encontrarlo este refugio en las catacumbas de roma nadie ni nada puede salir excepto nosotros y nos sirve para nuestros negocios de trata de blancas jajajaa.
Llegaron a su destino después de muchos túneles y allí vi como un harén mujeres guapísimas como Nadia estaban drogadas o atadas vestidas de huríes cono las moras dando gusto a la gente que estaba una le chupaba la poya a un viejo mientras los otros se la follaban.
Don Victorio creo que se llamaba dijo:
-la conseguiste a la chica.
-Si don Victorio, una preciosidad rubia para comérsela. Nos la follaremos y luego la venderemos a buen precio.
-Que paso con él, le matasteis.
– no don Victorio porque no era una fiera, mato a han y a Otto le arranco la cabeza de un solo tirón.
– le disparatéis.
– sí, don Victorio pero se rio y tuvimos que salir corriendo. Ese hombre no parecía humano.
-Lo principal es que ella está aquí y está despertando- habla con ella- quien es ese tío.
Nadia despertó y al verse atada se rio:
– El amo os arrancara la cabeza jajajja.
Y no iba muy desencaminada, ellos la pegaron una bofetada en la cara:
– quien ese amo tuyo el amo que todo lo puede, que tontería es esa. No creo que te encuentre y si viniera aquí no saldría con vida jajajajja.
Se rio Nadia:
– Vos no conocéis al amo-
-Y él tampoco me conoce a mí -dijo el tal don Victorio.
-Mi amo tiene siglos, no podréis con él.
– Zorra, ya se verá. Llévala con las otras.
Yo estaba allí entre las sombras pero no intervenía todavía. La llevaron a Nadia con unas chicas preciosas llamadas Gina y Fiorella aunque había más. Nadia hizo amistad con ellas. Fiorella era bellísima como Nadia y rubia con ojos azules y Gina era morena con ojos verdes. Ellas lloraban habían sido engañadas prometiéndoles un trabajo que nunca tuvieron.
Nadia dijo:
-El amo nos sacara, está cerca. Lo presiento.
-Cómo puedes decir eso, aquí nadie sale vivo. Iremos a parar a los burdeles de arabia saudí o de los turcos cuando se cansen de follarnos a nosotras.
Nadia dijo:
-No, confiar. El amo está cerca. El todo lo puede.
Yo me presente:
-Hola me esperabais.
Ellos:
-Joder como has llegado hasta aquí. Somos muchos, no vas a poder con todos.
Ellos no sabían lo que yo como uno de los vampiros más viejos era capaz de hacer matarles y dijeron:
-No podrás con nosotros, somos demasiados.
– de verdad.
Entonces hice un chasquido con una mano y aparecieron miles de murciélagos y se tiraron contra ellos empezaron a morderles en el cuello y en todas partes ellos gritaron de terror y espanto no sabían los pobres que uno de mis poderes era gobernar a los a los animales de la noche y allí en las catacumbas era una cueva y estaba lleno.
Don Victorio me disparo:
-Maldito, quien eres.
Me disparo y yo me reí a uno le arranque la cabeza sin apenas esfuerzo. Nadia se reía y Fiorella y Gina estaba muertas de terror.
-Ya os dije- dijo Nadia- que os habíais metido con la persona equivocada.
Cogieron a Nadia y me dijeron:
-Si no te entregas el mato.
Yo me reí y le dije:
– disparate- mirándole a los ojos y se pegó un tiro.
-Quien eres maldito- dijo don Victorio de los demás ya no quedaba nadie estaban todos muertos o arrancados la cabeza por mí los vampiros murciélagos habían dado buena cuenta de ellos también.
– no lo adivinas de verdad -dije yo- quien puede gobernar a los animales de la noche quien no le hacen nada las balas quien arranca cabezas como si fueran hojas de árboles. Mirarme porque no me vas a ver más, solo tu muerte- y le mostré los colmillos.
Se le puso el pelo blanco y se cago en los pantalones:
-Eres un vampiro.
-Premio- dije yo- uno de los más antiguos del mundo y has cometido el error de meterte conmigo pero no voy a ser yo quien te mate. Chicas venir aquí, hacer con él lo que queráis.
Las chicas se rieron y le metieron primero una estaca por el culo lo cual el tío pego un grito que desgarraba los oídos. La otra chica Fiona le corto los testículos él ya estaba medio muerto y luego Nadia se los hizo comérselos y así termino su vida.
Nadia me beso y las chicas tenían miedo de mí.
– chicas no voy haceros daño.
– queremos agradecerte habernos salvado y sacado de este tugurio.
Ya una vez fuera en una habitación lujosa ya que como sabéis a mí el dinero no me falta hago que la gente me lo de amablemente con solo mirarme a los ojos estábamos los tres, Fiorella Nadia y Gina en el jacuzzi desnudos. Las otras chicas me dieron las gracias por haberlas sacado y las hice olvidar su mala experiencia.
Nadia y Gina y Fiorella querían darme las gracias a su manera así que y en yacusi Nadia la comió el chocho a Fiorella mientras Gina me chupaba la poya a mí. El agua estaba su punto y yo la comía el coño a Nadia mientras Nadia se lo chupaba a Gina.
Después Gina se metió mi cazo o poya como dicen los italianos en la figa o se en el coño y comenzamos a scopare ósea follar y se moría de gusto:
– más mas quiero ser como tú, conviértenos a las dos- dijo Fiorella- seremos tus putas haremos lo que quieras llévanos contigo por favor.
Yo le dije:
– ahora no puedo pero te prometo que nos volveremos a ver y seréis las dos mías para toda la eternidad. Ahora disfrutemos de la follada así que la di a Gina por el culo mientras Fiorella me comía debajo los huevos y Nadia se tocaba el chocho de gusto.
La dije a Gina que quería verlas follar entre ellas y me complació adjuntaron chocho contra chocho e hicieron la tijera
Nadia dijo:
– que gusto amo quiero estar siempre así y que nos dé gusto para toda la eternidad.
– todo llegara Nadia. Ahora disfruta del chocho de Gina y cómeme la poya.
– con gusto amo, sabe que me encanta su poya.
– lo se cómemela.
Luego me folle a Fiorella que pedía más rabo mientras sus amigas la comían las tetas y la boca Fiorella estaba en el paraíso dijo:
– que noche más rica ahora dame por culo, soy toda tuya.
Así que se la metí hasta los huevos a las tres y las mordí a las dos a Fiorella y a Gina.
– con el tiempo os reuniréis conmigo cuando yo os lo diga cruzareis mar y tierra para estar conmigo.
– si amo seremos tus putas con gusto.
– mientras seguiréis con vuestra vida os dejare dinero para apañaros de sobra.
Follamos en todas las posturas imaginables pero por desgracia yo tenía que seguir con mi viaje con Nadia a Alemania y llegar a Transilvania donde me esperaba el conde Drácula me despedí de Gina y Fiorella y con el tiempo serian dos más en mi harén

  • : dejamos parís y nadia y yo llegamos a Italia roma donde conoco a a gina y a Fiorella y las salvo de una trata de blancas