herederas3A la otra mañana tocó el timbre, cuando abrí la encontré con un saco de lana abotonado por delante pensado para usar con pollera o pantalón pero ella no traía nada de eso, apenas le tapaba el culo.

Sin títuloEntró y sin cerrar la puerta desabotonó el saco mostrando que no tenía nada debajo, salvo el consolador doble llenando sus agujeros, sacó la lengua para mostrarme que aún estaba mascando el forro usado que le dejé.

Traía en la mano una bolsa con todos los juguetes que trajimos del sexshop de Verónica, menos el que estaba usando.

-“ Por favor cogeme pronto, estoy recaliente, caminar con un consolador en la concha y en el orto, casi desnuda y llevando una bolsa llena de artículos sexuales me puso a mil”

Me disponía a darle el gusto, cuando se la estaba metiendo comentó: “ hoy temprano llamó mamá, quería saber que me pasaba anoche”

-“¿Y que le dijiste?”

-“ Que estaba apurada porque tenía que llevar el nene al colegio, que después la llamaba”

-“ Muy bien si querés que te coja vas a tener que cumplir tu promesa primero, llamala ahora y contale toda la verdad con lujo de detalles y usando palabras guarras”

Me miró sorprendida pero no dijo nada, fue al teléfono, marcó, el dialogo fue más o menos así:

-“Hola mamá ya volví, anoche estaba rara porque mientras te hablaba me estaba cogiendo mi amante, él me pidió que te llame”

-“ Si, así como lo escuchas, tengo un macho que me garcha todos los días y además me exhibe en público, me hace hacer cosas humillantes, me tortura; ayer sin ir más lejos me hizo torturar por una mina y mientras ellos cogían como perros, yo estaba atada sufriendo”

“ No, no estoy loca, por fin encontré un tipo que me hace feliz no como el boludo de mi marido y lo voy a aprovechar mientras pueda, ahora mismo estoy en su casa punto de coger”

-“ Quiere hablar con vos” me dijo

Tome el tubo y salude:”Hola suegra ¿Cómo anda? le salió brava la nena ¿eh?, ¿porqué no se viene y charlamos personalmente, que es más fácil?

Aceptó de inmediato, le dije que era en el mismo edificio de Viviana, pero en el 1ero “C”

Corté y le pregunté a Vivi “¿Vive cerca?

-“ Si, a unas 20 cuadras”

Bueno preparémonos porque calculo que va a llegar pronto. Nos fuimos al dormitorio, sacamos de la bolsa y dejamos bien a la vista todos los juguetes, puse una película de gang bang en la video y nos echamos un buen polvo mientras ella llegaba.

Como suponía no se hizo esperar, me puse el pantalón del pijama y atendí el portero eléctrico, abrí la puerta y la vi llegar, era una mujer de unos 50 años muy bien llevados, rubia, con el pelo más largo que Viviana y más delgada que esta. Se notaba que cuidaba mucho su aspecto, peinado de peluquería, uñas largas bien pintadas, lo que se veía prometía.

“Pasá, te estábamos esperando” le dije, me llamo Ernesto y vos?

María Alejandra, dijo con voz seria, ¿dónde está Viviana?

“Por aquí, pasá” y la lleve al dormitorio que ya parecía más una mazmorra de película porno que otra cosa, Viviana continuaba acostada en pelotas mirando la película y masturbándose despacito.

La madre se quedo muda al verla mientras está la saludaba: “hola mami, que bueno que viniste”

-“Sos una desfachatada, no tenés vergüenza…” empezó a decir María Alejandra

Viviana no la dejo seguir, “mira no me vengas con reproches, vos siempre supiste que me gusta la joda, las palizas que me habrás dado por eso, es más creo me hice masoquista gracias a ello. Y también se que esto te da morbo, por eso me llamaste hoy temprano, seguro anoche te diste cuenta que pasaba y querías participar, decime que no” la desafió.

La madre se quebró y con voz entrecortada dijo: “ Es cierto, vos sabés que mi vida sexual es casi nula, ayer me di cuenta que estabas de fiesta y no pude dormir pensando en como estarías gozando, por eso te llamé hoy para que me contaras y poder aunque sea, disfrutar con la historia, al ofrecerme que viniera no pude negarme”

Viviana estaba a punto de recriminarle algo cuando yo la interrumpí, no quería que arruinara mis planes, -“Muy bien Alejandra, somos gente grande (yo podría ser su hijo) que entendemos las necesidades de la carne, vamos a seguir con lo que estábamos, por favor sentate cómoda, nos gusta que nos mires”

Me saqué el pantalón y me acerque a Viviana para metérsela, estaba un poco molesta por tener a su madre a menos de un metro, mirando, le dije al oído, “seguime la corriente y lo vas a disfrutar”

No se hizo rogar, abrió bien sus piernas y fue más explícita que nunca: “si, por favor basta de charla y cógeme de una buena vez, estoy recaliente, necesito tu pija, que me llenes bien de leche y me hagas acabar como a una yegua”

Empezamos a coger mientras la mamá miraba con atención y se retorcía tratando de disimular, le dije” por que no te pones más cómoda?” me sonrió agradecida y se sacó el pullover, la blusa y la pollera, quedando con un hermoso conjunto de encaje negro que resaltaba sobre su blanca piel.

Al verla sí comprobé dos cosas: que estaba muy fuerte para su edad, perfectamente cogible y que algo se había estado imaginando porque no era el tipo de ropa interior habitual en una señora, sino que estaba más bien para la guerra: una bombachita diminuta y un corpiño finito y bastante transparente que mostraba sus erectos pezones.

Mientras seguía dándole a Viviana veía como su madre no podía evitar tocarse, disimuladamente al principio y de a poco con mas soltura. Sin sacársela a mi esclava la acomodé para poder llegar con mi boca a la concha de Alejandra y sin sacarle la bombacha se la comencé a chupar.

Acusó recibo de inmediato abriendo mas las piernas y corriendo la tanga para que pudiera hacer mejor mi tarea, tenía un vello rubio suavecito muy rico, seguí atendiendo a las dos hasta que no pude aguantar mas y me eche un hermoso polvo. Viviana gritaba mientras disfrutaba su orgasmo y su madre aunque callada temblaba de calentura.

Salí de adentro de Viviana y le dije: “traé un champan de la heladera y una copas, tenemos que brindar”, mientras ella buscaba eso le quite el corpiño y la bombachita a Alejandra, realmente estaba muy fuerte, con buenas tetas y tenía una cara de deseo que me mataba.

Serví el champan y brindamos por un feliz encuentro y por muchos polvos, Alejandra casi no hablaba pero no parecía estar molesta, al contrario, toda su expresión corporal demostraba su calentura.

Vaciamos las copas de un trago, hacia bastante calor, serví más y lo volvimos a tomar ávidos hasta terminar la botella.

Me acerque a Alejandra y la tomé de una mano guiándola hacia la cama nuevamente, se acostó y yo encima de ella , la penetré suavemente, su concha era estrecha y muy caliente, estaba totalmente lubricada, sin duda había tenido más de un orgasmo.

Fuimos aumentando el ritmo y tomando confianza, giramos y me puse debajo haciendo que ella me cabalgara, así podía marcar el ritmo de su deseo, por señas le pedía Viviana que miraba divertida que le trabajara el culo.

Solícita se puso a chupárselo, a meterle la lengua primero y los dedos luego. Cuando calculé que estaba bastante dilatada la levanté y la mandé a ponerse en cuatro y le apoyé la garcha en la entrada del orto, por primera vez mostró algo de oposición: “ no por ahí no nunca lo hice y tengo miedo que me duela”

-“Quedate tranquila que no pasa nada, yo tengo experiencia y te aseguro que te va gustar” afirme mientras mandaba Viviana que se pusiera abajo y le chupe la concha.

Con el placer que lengua de su hija le proporcionaba se fue relajando, yo deje sólo la punta del glande metida por un par de minutos y cuando noté que estaba mas floja metí toda la cabeza, pegó apenas un gritito. Lo demás fue fácil de a poco empecé un mete saca hasta que un rato la tenía toda adentro

-“Decime que no te gusta? La desafié

-“Si, si me gusta seguí por favor, me encanta, nunca gocé así en mi vida, sigan los dos!!!”

Perfecto, ya está, pensé para mis adentros. Todo esto estaba quedando grabado para mi placer y para tener un elemento de presión si fuera necesario, más tarde también saque algunas fotos que nunca revelé.

Seguimos hasta hacerla acabar, esta vez gritó mucho y pudo expresarse libremente con todo tipo de hermosas groserías, El hielo estaba roto, sólo faltaba saber hasta donde estaba dispuesta a llegar, pero había buenas expectativas.

Para empezar a probar eso se me ocurrió mear en dos de las copas que habíamos dejado y dárselas: “para mis chanchitas” se las ofrecí. Viviana respondió al toque “gracias mi amo, este es el mejor champan” y se la mandó de una.

Alejandra se quedó un instante cortada, pero en seguida se recompuso” Gracias mi amo, todo lo que salga de esa hermosa pija debe ser bueno” y también se la tomó rápidamente.

Buenísimo, pensé y mire con picardía cómplice a Viviana que entendió enseguida para donde yo iba.

Subí la apuesta: “ya que les gusta tanto síganme” y fui al baño, apunté al inodoro y Viviana en seguida se arrodillo abajo abriendo la boca, su madre la imitó y yo descargué una larguísima meada en sus caras, en sus pelos y sobre todo en sus bocas.

No meaba desde la noche anterior, lo hacía a propósito para dársela a Vivi pero esta vez tuvo dos afortunadas. Alternaba de una a otra dándoles tiempo para que tragaran y volvía a largar el chorro, así lo podían aprovechar todo.

A Alejandra le apuntaba más a la cara, sobre todo al pelo, hasta que quedó totalmente deshecho su peinado de peluquería. Cuando terminé de mear Viviana se dispuso a chupar el piso y como solía hacer pero la paré: “dejalo así ya es tarde , date una ducha que tenés que ir buscar al nene “

Fui al dormitorio a buscar una toalla seca para darle a Alejandra, esta me siguió y dijo: “yo no tengo que ir a buscar a nadie, ¿me puedo quedar?”

La propuesta era tentadora pero no quería arruinar lo que venía saliendo tan bien, además me pareció más perverso dejarla con las ganas. Respondí entonces:”no, por hoy basta, si querés podés venir mañana a las 8:30 que es cuando llega Viviana”

_“ Voy a esperar caliente hasta mañana” contestó sin vergüenza

Decidí avanzar un poco más: “de acuerdo, pero tenés que traer firmado un contrato como este“ le ordené tendiéndole el convenio que me había dado Viviana, “ además acá se viene a coger, no quiero verte más con ese aspecto de señora seria, mañana espero que parezcas lo que sos :una puta arrastrada que viene a pedir por favor que se la coja su macho”

_” Entendí mi amo, no lo voy a defraudar” y comenzó a vestirse

_” ¿No te vas a bañar? ” pregunté sorprendido

_” No gracias, prefiero quedarme así hasta mañana, recién me bañare antes de venir”

CONTINUARÁ