Después de una noche placentera con Maiko, me llamo el emperador para que viera con él un combate de artes marciales. yo por supuesto estaba familiarizado con ellos y accedí gustosamente a verlo con él. iban a enfrentase dos contrincantes. uno llevaba el cinto negro y otro blanco para diferenciarse uno del otro el emperador dio la orden y empezó el combate, el de el cinto negro tiro una patada frontal esperando dar con su enemigo, pero el de el cinto blanco la paro sin problemas y contratacó con un puño látigo al rostro el cual impactó en su cara. el otro estaba mareado del golpe, pero se pudo levantar tiro el de el cinto negro una patada lateral y el de el cinto blanco hizo una nueva parada y un golpe de cuchillo con los dedos al estómago esta vez el otro cayó en redondo y no se levantó. el emperador me dijo que si me había gustado la lucha yo le dije que si él se rio y me dijo:

-queréis probar.

yo sabía karate, pero no quería contrariar al emperador ni levantar sospechas además el fraile me dijo:

– sospecho que sabéis luchar, pero mejor dejaos ganar no sea que el otro contrincante y el emperador la tome con vos. así que luche, pero no para ganar el otro me tiro enseguida de un golpe que apenas note el emperador se rio:

– como veis en mi país somos invencibles contra los occidentales.

– ya pero mi señor en Europa existe las armas de fuego como mosquetes y alabardas con eso ninguna espada puede.

– es cierto -reconoció el emperador- me gustaría tener algunas de esas armas se procurará tener así mi odiado hermano no podría con nosotros.

luego comprendí que el emperador y el hermano de él luchaban por el trono él le había invitado a gobernar juntos pero el otro hermano del emperador se había negado y el emperador de momento había ganado.

– ahora os dejo descansar.

así que me despedí del emperador y me retiraré a mis aposentos con Maiko que me esperaba y me dijo:

– os tengo una sorpresa para vos mi señor- dio un golpe de palma y apareció otra japonesa preciosa su nombre era Sakura tendría unos 25 años

-es mi hermana mi señor ella no ha estado con ningún hombre y quiero que vos sea el primero.

yo me quede flipado:

– y el emperador que dirá.

– nada él la rechazó ya. el emperador tiene demasiadas geishas. os gusta.

– es preciosa, pero porque me la ofrecéis.

– yo os amo -me dijo Maiko -mi señor me he enamorado de vos.

– pero Maiko tú me gustas, pero tú sabes que pertenezco a otra época.

– lo sé, pero quiero que esta noche gocemos mucho los tres y te hagamos feliz mi amor- me dijo Maiko.

así que me desnudo y me lavaron entre ella y su hermana luego ellas se desnudaron y empezaron a besarme y a tocarme mis zonas intimas con una exquisitez que nunca he visto jamás.

-Sakura es virgen y quiero que este con vos mi señor. – conmigo.

así que empecé a besarla con pasión y a chuparla a Sakura su chocho tenía uno muy pequeño y muy estrecho como lo tiene las mujeres orientales y empecé a besarla y entre Maiko y yo la volvíamos loca.

– así así mi señor- decía Sakura -que gusto hermana quiero que mi señor me penetre- decía.

así que cuando estuvo lista yo mismo se la metí muy despacio para no hacerla daño y la hice gozar mucho mientras Maiko me chupaba el rabo.

– quiero que mi hermana disfrute con vos mi señor. mi amor. los hombres japoneses no dan placer a las mujeres como vos – me dijo Maiko- solo se procuran su propio placer no quiero que mi hermana sufra tanto como yo cuando lo hice con el emperador y me desvirgó. vos mi señor me hacéis mucho gozar y yo quiero que ella seas también para vos.

así que entre Maiko y su hermana me volvían loco Sakura enseguida aprendía y empezaba a follar como una profesional y le gustaba horrores.

– joder con la virgen.

también la prepare el culo entre Maiko y yo y la penetre suavemente después de lubricárselo.

– así así mi señor hasta dentro más métamela más mi señor -decía Sakura- hasta los huevos joder. parecía fuera de si de lo que gozaba luego Maiko le comió el chocho a su hermana mientras yo la daba por el culo también ella se volvía locas.

– así mi amor fóllame bien su vuestra puta como decís en occidente. – yo también quiero ser vuestra para siempre mi señor al igual que mi hermana mi hermana os ama mucho al igual que yo por hacernos tanto gozar.

ellas luego me comieron el culo la poya estaba desecho de tanto gozar y follar aquella noche no se me olvidara jamás pues no solo por gozar con Maiko y su hermana, sino que aquella noche un ninja entro en el palacio mandado por el hermano del emperador para asesinarle.

me encontré cara a cara con el el se rio y saco su nijato o espada ninja para rebanarme el cuello. tuve que emplearme a fondo o me hubiese matado por suerte él no sabía que era practicante de artes marciales y que llevaba años en mi época así que cuando me tiro el tajo para córtame el cuello lo desvié y le metí un puñetazo directo en la sien y al instante cayó fulminado. enseguida vinieron los soldados y se lo llevaron. Maiko dijo que fue ella la que le mato para que no sospechara el emperador. el emperador agradecido la dio la libertad a ella y a su hermana. ella me dijo:

– no sabéis que erais un experto en el arte de la lucha.

– llevo años- la dije -aquí no he dicho nada por si el emperador me preguntara donde lo aprendí ya que han ido pocos japoneses a Europa y menos a enseñar.

ella también sabia luchar y me dijo:

– algún día amor echaremos un combate. yo la dijo: – aquí solo quiero un combate si en tu lecho. ella se rio y me besó.

esa noche Sakura y Maiko me esperaban en el lecho y y ya Sakura era una experta y la trate como me dijo.

– quiero que me folléis como a vuestra mujer quiero ser vuestra puta como mi hermana así que folladme no tengáis piedad de mi quiero gozar mucho.

así que la cogí y la hice comerme la poya le encantaba luego se la paso a Maiko:

– toma hermana esta deliciosa su verga y grande que es. entre las dos me comieron la poya me volvían loco.

– así somos tus putas trátanos como tus mujeres occidentales.

– así zorras os voy a dar por culo y a comer vuestros chochos. el deje a las dos bien folladas estaba encantado de ser tratadas así.

– así ahora comerme los huevos zorros.

ellas empezaron a mamarme la verga y los cojones hasta me que me corrí en sus bocas por desgracia la felicidad no dura siempre y cogieron a un mensajero que venía un ejército contra el emperador eran más numeroso que él. nuestro el monje al ver todo perdido dijo:

– escapar como podáis. el emperador ha muerto el ejercito a caído y el nuevo emperador no es como su hermano es un tirano. Escapar.

Así cogí a Maiko y a su hermana y nos ocultamos intentando escapar de el palacio CONTINUARA

  • : despues de haber follado con maiko el emperador me ofrecio ver con el un combate dee artes marciales y me dijo que participara