Después de que muriera el emperador y cayera su ejército nos dispusimos a salir del palacio, pero no por la puerta principal sino por los túneles secretos que salían del palacio a unos cuantos metros más allá. estaba todo preparado caballos, vivires ya que Maiko conocía el palacio como nadie ya que pronto el nuevo emperador vendría a reclamar su trono y algunos todavía resistían, pero la mayoría de las tropas habían caído y todo estaba perdido. el fraile se quedó ya que él no pensaba huir. nosotros salimos por los túneles a otra salida y cogimos los caballos y escapamos.
ella me dijo:
– porque no vuelves a tu época.
– no puedo dejaros así que sería de vosotras y además te amo.
– yo también te amo mi señor, pero nuestro amor es imposible tu perteneces a otra época yo no puedo ir contigo pues tendría consecuencias en el futuro.
por mucho que me doliera ella tenía razón.
– por lo menos os pondré a salvo de ese tirano que es su hermano.
ya fuera del palacio a varios kilómetros emprendimos un viaje y fuera de Tokio con el tiempo nos enteramos de que el tirano del emperador había echo decapitar al pobre fraile por ayudar a su hermano y cooperar con él y que a nosotros nos buscaba los soldados también.
nos escondimos ya que nos estaban buscando y oímos varios ruidos de caballos y soldados Maiko conocía la región como nadie gracias a ella y a su hermana pudimos escapar encontramos una cueva donde refugiarnos y allí pasar la noche.
hacía mucho frio así nos desnudamos y nos juntamos unos con otros hicimos en un lecho lo mejor que pudimos.
– mi señor ahora que estamos a salvo queremos ser vuestras. mi hermana y yo por si nos pasara algo haz de saber que tanto como yo como mi hermana os amamos.
así que se desnudaron y me desnudaron a mí.
– ah mi amor os amo- dije yo a Maiko y a su hermana.
– nosotras también os amamos- y ya desnudas empezaron a follarme.
dije empezaron porque yo no hice nada prácticamente ellas lo hicieron todo me chuparon la poya con una exquisitez que no me corrí de milagro no había visto mujeres como Maiko y su hermana Sakura tan dulces para hacer el amor Sakura aprendió enseguida.
Sakura me chupo los huevos mientras sus hermanas me comía la poya estaba en una cueva y parecía que estaba en el paraíso luego me dio de comer sus tetas mientras yo la metía a Sakura dos dedos en el coño y se lo chupaba.
– así así mi señor decía las dos os amamos.
lo bueno que las japonesas no son celosas por lo menos esta y compartía a su hermana conmigo.
– follar a mi hermana mi señor ella os quiere tener dentro de ella y ser vuestra.
así que se la metí a Sakura hasta los huevos y empezamos a follar mientras Maiko la comía las tetas ella suspiraba.
– así hermana que gusto me da nuestro señor como m folla y me penetra.
– si hermana goza luego lo hare yo con el luego.
cogí a Maiko y se la endiñé por el culo mientras Sakura la comía el chocho y yo la cogía de las tetas.
– así mi amor dame bien soy vuestra, mi señor disfrutar de mí y yo de vos fóllame bien el chocho ahora -decía Maiko.
así que se la saqué y se la endiñé en el chumino mientras Sakura la comía el culo esta vez ya no pude contenerme y me corrí dentro de ella sonrió.
– así mi señor no me importa quedarme embarazada de vos os amo.
termino la noche y lo que quedo nos dormimos teníamos que continuar el camino Maiko no solo era una ardiente mujer al igual que su hermana así que hicimos un arco y ella conmigo salió a cazar mientras Sakura nos esperaba cogimos un conejo al que Sakura había hecho un fuego y lo asamos en la lumbre estaba delicioso.
fuimos a una región de Japón donde todos eran campesinos y así ellas tenían unos parientes enseguida que llegamos nos acogieron con los brazos abiertos pues se habían enterado de todo ya que las noticias vuelan y sabían que el nuevo emperador era un tirano y nos estaba buscando.
– aquí no podéis quedaros no estaréis a salvo tenéis que salir de Japón si os pilla el emperador os cortara la cabeza al igual que han hecho lo que han cooperado con su hermano ir a china a china.
– estáis loco tío.
– no Maiko es la única cosa que os puede salvar allí no hay muchos japoneses y allí no manda el emperador. aquí no vais a poder vivir si os coge os matara. ha hecho ya varias ejecuciones.
– tu tío tiene razón.
– pero como podemos ir.
– está lejos, pero sale un barco mañana noche ir al muelle y os daré algo de dinero y víveres para los tres. no puedo hacer más.
así que nos fuimos para el muelle y cogimos el barco que dijo el tío de Maiko luego nos enteramos de que el emperador había hecho matar a su tío por ayudarnos. Maiko y Sakura lloraron la muerte de su tío, pero no pudimos ya hacer nada y partimos nuestro viaje para china la mala fortuna es que cuando íbamos hacia china nos apreso un barco japonés y no pudimos hacer nada.
fuimos conducidos al emperador.
– pensabais escapar de mi -dijo el emperador – vosotras sois mías mis zorras y tu extranjero que eres.
– tú lo has dicho un extranjero venido do del otro continente europeo al otro lado del mundo.
– vosotras seréis conducidas a mis aposentos ya que sois mis zorras y en cuanto a ti ya me ocupare ya que fuiste colaborador de mi hermano.
– vuestro hermano era mejor que vos.
– ja eso no me importa él está muerto mañana decidiré tu suerte.
el emperador paso la noche con ellas y las violo y la follo hizo lo que quiso con ellas, pero Sakura guardo una hoja en la vagina envuelta y cuando estaba violando a su hermana y disfrutando del clímax. ella le corto el cuello después los saldados las mataron según me entere.
yo llore mucho su muerte subió un general al poder elegido por el pueblo ellas fueron aclamadas como héroes y enterradas con todos los honores el general me dio la última carta de ellas.
– nunca dudes de mi amor no nos podrán separar jamás allí en la otra vida nos encontraremos y jamás nos separan de ti.
yo volví ya después al jardín donde se abrió por primera vez el portal a mi mundo y entre otra vez y volví a mi mundo de nuevo, pero estaba la mas de triste pensaba en ellas y nada me consolaba ninguna mujer ni siquiera los amigos no sabían lo que me pasaba un día fui a una fiesta y me emborrache de pronto vi a dos jóvenes japonesas igual que ellas eran ellas o estaba borracho y las seguí ellas me sonrieron.
– no nos conocemos.
eran idéntica a Maiko y a Sakura.
– claro con otra vestimenta y otros nombres me parece que en otra época y en otro tiempo —dije yo.
ellas sonrieron puede ser nos miramos y nos besamos los tres y terminamos haciendo el amor nunca nos hemos separado FIN

  • : despues de la muerte del emperador maiko sakura y yo nos escapamos por los tuneles secretos ya que maiko conocia el palacio de toda la vida