me desperté el domingo por la mañana y me extrañó ver a mis putas todavía dormidas, así que me arrastré hasta ellas y las empecé a comer el potorro.
ellas enseguida se despertaron riendo.
– veo que ya te han entrado ganas.
– vamos a hacer me el desayuno zorras que quiero que vayamos al rastro.
el rastro es un mercadillo que ponen todos los domingos en plaza castilla. para el que no lo sepa vende de todo especialmente ropa así desayunamos juntos y nos fuimos al rastro. allí las compre a una unos leggins un top y a el otro pantalón colombiano y un suéter.
ellas se compraron un tanga bikini que casi no tapaba nada y volvimos para casa. ellas se pusieron los tangas bikini mientras hacían movimientos lúdicos y excitantes.
– joder- dije yo -vais a ir así a la piscina.
– porque no te gusta -dijeron ellas.
– parece que vais desnudas.
los tangas bikini no tapaban apenas nada se metían en la raja del culo por detrás y por delante se trasparentaba todo el chocho al mojarse con el agua mientras que lo de arriba con tenia demasiadas tetas las dos solo tapaba el pezón así que se la veían todas l tetas menos el pezón.
– si me gusta -dije yo así que fuimos a la piscina y los hombres allí se pusieron cachondos cuando las vieron más de uno tuvo una erección y otro la mujer le pego una hostia por míralas con deseo.
yo me descojonaba luego nos tumbamos en un sitio apartado con sombra y yo me puse a tomar el sol ellas empezaron a jugar entre si las muy zorras y luego me cogieron y me bajaron el bañador y me comieron la poya mientras estábamos follando había un tío que nos vio y empezó hacerse una paja excitado mientras yo me follaba a Maria.
la dije:
– mira alguien se ha puesto cachondo con vosotras zorritas mientras follamos.
ellas al mirarle y verle menear su rabo al hombre se pusieron más cachondas todavía y empezaron a follar entre sí para ponerle cachondo el hombre ya no aguantaba más.
le dije:
– venga para acá échele la leche a Maria en las tetas a ella le encanta.
mientras estaba follando ella con Marta y yo dándola por el culo a Marta el hombre se corrió en las tetas de Maria.
– ahahahaha que gusto si- dijo Maria- dame toda tu leche.
luego cogí a Maria y se la endiñé por el chocho.
el hombre se la volvió a pelar la poya como un mono y cuando se iba a correr otra vez le dije:
– écheselo a Marta en la cara a esta zorra le encanta también la leche.
el hombre se corrió en su cara mientras las dos se chupaban la cara la una a la otra y se pasaban los fluidos.
el hombre me dio las gracias por dejarle correr dijo que era la mejor paja que se había hecho en su vida y que tenía mucha suerte al tener a mis dos pares de zorras después nos fuimos de la piscina a casa y las dije:
– arreglaos quiero ir a la disco así que maqueaos bien.
se pusieron la ropa que la compré en el rastro una se puso el pantalón colombiano y el top y la otra los leggins ajustados y el corsé estaban tremendas para follar y ponerle a un tío la poya dura fuimos a la disco y allí pedimos algo de beber y nos fuimos a un reservado y empezaron a meterme mano en la poya y a chupármela mientras María le daba lengua a Marta y la besaba estábamos follando cuando vi a una mujer de unos 40 años masturbarse al vernos.
las dije a las chicas que la invitaran a sentarse con nosotros ella dijo que se llamaba Lucía como estaba un poco bebida con algunos cubalibres de más. nos contó que estaba casada pero que su marido ni la tocaba era impotente y ella había venido a la disco a ver si pillaba cacho hasta que nos vio a nosotros follar y que la habíamos puesto muy cachonda tomamos más copas y continuamos hablando la dije:
-quieres que tomemos la última copa en mi casa.
– porque no me contesto -Lucía.
así que no fuimos para casa cuando llegamos saque las copa, aunque Maria y Marta ya estaban comiéndose a Lucía y desnudándola.
– fóllatela a la puta esta. hazla una zorra como nosotras.
así que me saque la poya y la cogí a Lucía e hice que me la mamara.
– a partir de ahora eres mi puta y vendrá a follar con nosotros cuando yo quiera y te hare contigo lo que me dé la gana, entendido -la dije.
– si soy tu puta.
– ahora quiero darte por el culo.
– no por favor por ahí no nunca lo he hecho por donde quieras menos por ahí.
– las putas tenéis que tener los dos agujeros bien abiertos zorra haber tu zorra- dije a Maria -prepárala el culo que quiero darla por ahí. tu Marta cómela el chocho para que no sienta dolor.
así que Maria le dio lubricación y empezó a meterle los dedos en el ojete y chuparle el culo mientras Marta me ponía a mi la poya dura.
– ahora cómele el chumino mientras la doy por culo.
Marta empezó a comerle el coño mientras yo la arrime mi glande a su culo y poco a poco empecé a metérselo.
– aha aha aha que daño -decía Lucía- sácala cabrón me haces daño.
– te jodes puta eres mía y tu culo también y quiero follártelo siempre relájate y deja de quejarte y ya verás como disfrutas.
al rato empecé a darla bien ya su culo se había acostumbrado y entraba y salía como manolo por su casa y empezó a gustarle.
– así así cabrón no pares hasta los cojones méteme rómpeme el culo que gusto dame más -mientras Marta la comía el chocho y Maria la comía las tetas, ella empezó a disfrutar con una loca.
– dime que eres mi puta.
– si soy tu puta.
– desde ahora me perteneces.
– si quiero ser tuya ahahahahahhahaha me corroooooooooooo -dijo Lucía y se corrió la muy puta.
sigo follando con mis zorras en cuanto a Lucía viene siempre que puede y su marido está trabajando.
– me has descubierto un nuevo mundo me dice estoy encantada de pertenecerte y ser una mas de tus zorras.
FIN

  • : como sabe el lector me quede dormido despues de tanto follar mientras ellas seguian follando entre si