UNA EMBARAZADA2Recomiendo la lectura de los capítulos anteriores para una mejor comprensión de la historia.

Sin títuloRosa salió de la habitación grande, fue al servicio y se sentó a orinar, a continuación se lavó y refresco un poco mientras recordaba los orgasmos que había tenido mientras le comían el coñito, estaba agusto pero le apetecía muchísimo una polla dentro de ella, estaba recordando como cabalgo a Josua cuando escucho una voz en la entrada del local, se levanto y saliendo del servicio fue a mirar.

Vio que la barra del bar a la entrada del local tenia la luz apagada, pero allí al fondo se veía el resplandor de una pantalla de televisión, se acercó y vio a un hombre mirando la pantalla y masturbándose, debía de ser Paco el encargado del local y barman, ella le vio de refilón cuando entró pero apenas le hizo caso, ahora miraba como este se masturbaba viendo en la pantalla lo que hacían los demás en la “polvera grande”.

Aquel tío moreno y gordito debía llevar mucho tiempo mirando la pantalla porque casi en seguida se tensó y se corrió en su mano soltando unos pequeños gemidos, instantes después se dirigió rápido al servicio de caballeros en el trayecto casi la rozó al pasar, Rosa le esquivo a tiempo pues afortunadamente para ella, el hombre no podía verla, el se limpio un poco y orinó después se giró hacia el lavabo y se soltó el cinturón bajándose un poco los pantalones, se lavó el miembro y los genitales sin ser consciente de que nuestra amiga invisible no le quitaba ojo.

Rosa tomó la decisión enseguida se lo follaría aquí y ahora, estaba decidida a pasárselo bien y aunque el miembro era de un tamaño normalito y el tipo era del montón, al menos seria durante un ratito solo suyo sin interrupciones ni estorbos.

Ella apagó la luz del servicio y empujo la puerta entrando y cerrándola a su espalda diciendo:

– Tranquilo tío, te he visto y sé lo que hacías solito, siéntate en la taza y déjame hacer.

Paco sintió como ella le empujaba suavemente, el hombre se sentó mientras palpaba un cuerpo de mujer, suave y caliente, aparentemente por lo que podía palpar estaba muy bien formado, buenas tetas redonditas y además vibrante y deseoso de sexo, ella se acuclillo ante él y cogiéndole el miembro con la mano izquierda se lo llevó a la boca, comenzando a chuparlo ávidamente mientras con su otra mano se acariciaba la vulva que ya se empapaba de nuevo, notando en su boca el tenue sabor aun reciente del semen de aquel hombre que rápidamente recuperaba la erección.

Paco el barman gordito, estaba aun sorprendido e intentó decir algo:

– Oye espera ¿Quién eres? No te conozco.

Ella se saco el erecto miembro de la boca para decir:

– Solo cállate y disfruta o me largo y te quedas a medias ¿vale? Si me haces feliz repetirás, si no… te arrepentirás.

Rosa volvió a meterse el miembro en su ávida boquita, lameteo bien el glande y succionó jugando con los labios, arriba y abajo todo el mástil mientras se sobaba la rajita ella misma, tenía el chochete empapado de flujo y el clítoris hinchado parecía salir al encuentro de sus dedos, pero su cuerpo no la pedía paja, la pedía que se empalara toda ella en aquel duro miembro ¡ya!

Sacó la polla de su boca, dejando una buena cantidad de saliva en ella e incorporándose se coloco a horcajadas sobre el hombre, flexionando las rodillas y metiéndose en su chochete de un solo golpe toda su hombría, el era de tamaño normal unos 15 Cm, pero a la hembra ansiosa y cachonda que era Rosa en aquel momento, le pareció que se clavaba toda ella en un poste, jadeó de placer y sin dejar de botar sobre aquella polla exclamo:

– Siii jodeme, dame mas polla cabrito, asiii mas siiigue.

Paco respondía a sus acometidas como podía, la chupaba las tetas y daba mordisquitos a los pezones de aquella hembra caliente que suspiraba entre sus brazos mientras saltaba sobre su rabo, el respondía a sus frenéticos saltos con certeros caderazos impulsando su miembro dentro del empantanado coño de la hembra febril y ansiosa que lo montaba. Ella estaba tan cachonda que solo duro unas minutos follando a aquel ritmo tan rápido, entonces se noto llegar al orgasmo y su cuerpo se tensó notando las oleadas de placer que la recorrían, su corrida llego y ella entre jadeos exclamó:

– Meeee voyyy, me corroooo, noo parees por favor meee estoy corriendooo.

Pero Paco no quería parar, la sintió correrse mojándole las pelotas mientras el la mordía los pezones, la sintió tensarse y luego relajarse entre espasmos de placer y entonces la abrazó fuerte presionándola contra su cuerpo y dijo:

– Voy a levantarme nena, cógete fuerte a mí con los brazos y las piernas que te voy a dar lo tuyo.

El se levantó agarrándola del culo para que no se cayera, ella se sujetó a el con las piernas y los brazos, el miembro del hombre seguía en su interior, el se giro un poco y la apoyó en la pared mientras la arremetía bombeando con ansia su miembro en el chochete de Rosa como queriendo clavarla a la pared, ella le mordía los labios sintiéndose bien follada sin tocar el suelo y totalmente a su merced y capricho, la polla entraba y salía de su lubricado coño cada vez más rápido, ella sin tiempo de relajarse tras el orgasmo volvía a notar el placer recorriéndola el cuerpo, haciéndose más grande e intenso a cada vergazo que el daba.

– Mas cariño, dame mas, fuerte asiii nene sigue.- decía rosa, sintiéndose flotar de placer. – Me voy a correr otra vez carii… si sii siii ya viene siiiii me corroooo, no pareeees me corooooo.

Su cuerpo se agitaba y estremecía de gusto, se abrazaba fuerte al hombre mientras temblaba de gozo corriéndose sin parar de gemir y sollozar.

A el no le faltaba mucho para correrse cuando ella le hizo soltarla y salir de su acogedor chochete, Rosa se puso de rodillas entre la pared de azulejos y las piernas de Paco, engulló la polla con un gesto de vicio que le hubiera hecho correrse allí mismo de haberlo visto, al estar a oscuras el hombre solo sintió como su miembro se colaba entre las ansiosas fauces de aquella mujer tan viciosa, ella ansiosamente le propinó tal mamada que el pobre gordito no tuvo tiempo de decir nada excepto:

– Si tiaaa joder, quee buena eres maaamando, meee vooooyyy.

Le dio tiempo a meter los dedos entre el pelo corto y rubio de Rosa, inmediatamente eyaculó en la garganta de la chica entre temblores de piernas y oleadas de placer, uno tras otro los chorros de esperma la llenaron la boca bajando hacia su estomago y haciendo que sacase aquella manguera de sus labios para poder respirar, los últimos restos cayeron en su barbilla y cuello resbalando hacia sus pechos, disfruto oyéndole gemir mientras se descargaba sin dejar de rebañar los restos de leche del prepucio.

Un pensamiento acudió a la mente de nuestra protagonista: “Tengo que verme, quiero ver cómo queda o cae esta leche por mi cuerpo”

Dijo en voz alta a Paco:

– No te muevas ni enciendas la luz, ahora vuelvo.

Rosa salió del baño de caballeros y pasó al de mujeres, encendió la luz y se miró al espejo, quedaba semen en su cara y en su boca así como en su cuello y en la parte superior de sus pechos pero no vio nada mas, parecía estar ahí colgado pues ella no aparecía, solo veía ese esperma flotando pero nada más, su cuerpo no estaba a la vista así que abrió la boca y miró, vio la leche en su lengua pero sin verla aun sabiendo que estaba allí, la movió y solo vio esperma flotando y como haciendo olas, se sintió inquieta e incluso un tanto excitada por lo que veía y como se sentía.

Bebió agua del grifo y se limpio con papel higiénico los salpicones y restos de esperma que tenía en cara y pechos, una vez limpia volvió al servicio de caballeros y habló con Paco el barman gordito que había cumplido y no había encendido la luz:

– Bueno ¿Qué, te ha gustado

– Claro que me ha gustado tía, ¿Quién eres?

– Bueno yo me llamo Rosa ¿y tú?

– Yo soy Paco el medio dueño y barman del negocio, encantado de conocerte.

– Bien Paco te veré otra vez y follaremos pero las condiciones son las mismas, sin luz ¿te interesa?

– Si me interesas mucho ¿sabes que follas y mamas de puta madre, cuando te veré?

– Un día de estos, tu tranquilo que se dónde encontrarte pero recuerda, a oscuras o pasare de ti ¿vale?

– Vale tía… vale Rosa, como quieras.

– Eso está mejor, ahora vuelvo a la habitación a divertirme con los demás, intenta adivinar quién soy.

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Rosa volvió a la “polvera grande” encontrándose con la segunda ronda de la orgia en marcha, apenas entrar en la sala vio a Pablo metiéndole el miembro a Carmen en su chochete con movimientos lentos pero profundos, haciendo que disfrutara cada centímetro de carne que se hundía en la hembra totalmente abierta de piernas cuyos pies descansaban en los hombros del macho, ella jadeaba con los ojos cerrados disfrutando además al sentir como el amasaba sus tetas.

A continuación encontró sobre la cama a Cristy y Arantxa haciendo un 69, Cristy la morena estaba debajo de la pelirroja de ojos verdes, recibía su lengua en el interior de la vagina en un movimiento circular que la rebañaba todo el interior de esta y la llevaba rápidamente al paraíso del placer, entre suspiros entrecortados intentaba devolver a su pareja el placer recibido, Cristy tenía toda la cara y la boca llena de una mezcla de saliva flujo vaginal y esperma, a consecuencia de que como recordareis en la primera parte de la orgia Joan se había corrido dentro de la multiorgasmica Arantxa, esta aceptó encantada la petición de Cristy de saborearlos a los dos a la vez y ahora con la boca llena de ambos sabores no podía dejar de chupar el clítoris de su amiga, ambas siguieron chupándose y lamiéndose entre gemidos y orgasmos, prácticamente ajenas a la orgia que seguía a su alrededor.

Los siguientes que encontró formaban un cuadro, Luis masturbaba y lamia el chochete de Bea mientras Pilar le chupaba el miembro con ganas y cada poco le hacia una garganta profunda, metiéndoselo hasta tocar con su lengua las pelotas del afortunado, entretanto Pilar notaba como su culo y vagina eran lamidos y penetrados por Dario cuya lengua y dedos se movían como serpientes en la zona genital de la hembra grandota, finalmente Bea sujetaba con sus dedos la erecta polla de Dario para mantenerle el prepucio descapullado para mamarlo suavemente, conservaba mucha saliva en la boca para facilitar la succión y lo metía y sacaba muy lentamente, el resultado para el hombre era atroz, era como meterla en un tarro de mermelada caliente y sacarla lentamente, Dario estaba en la gloria del gustazo que recibía a cada movimiento, como ya he mencionado del chochete de Bea se ocupaba Luis completando el cuadro.

Rosa se acercó al final de la gran cama, allí estaban los dos encapuchados de esta ronda, estaban ¿castigados? Por correrse los primeros en la ronda anterior, aun con la capucha puesta ambos reconoció a Josua y Joan además no llevaban puestas las esposas, el primero estaba tumbado en la cama con su erecta verga enfundada en un condón y profundamente metida en el ano del segundo, Joan el rubio chulito de unos 25 años, estaba de rodillas con la polla tiesa y caído de espaldas sobre el pecho del primero recibiendo sus acometidas entre gemidos, ella se acerco y rodeo la cama para verlos mejor y contempló como el miembro del mulato Josua iba y venía dentro del orto del rubito, este sentía la lengua del otro en el cuello y las manos acariciándole el cuerpo y sus tetillas mientras el mismo Joan se meneaba la verga expuesta.

Rosa vio allí su gran oportunidad, subió a la cama y se colocó sobre los dos enmascarados abierta de piernas todo lo que pudo, su coñito ¡cómo no! Estaba chorreando ante el espectáculo que veía en la habitación, flexionó las piernas y bajó su vientre hasta rozar con sus labios vaginales el prepucio de Joan, le aparto la mano y flexiono las rodillas.

Joan gimió de placer en parte debido a la gruesa polla clavada en el y que no dejaba de taladrarle el culo y por otra parte por la sensación que le producía aquel coño rozándole el prepucio para acto seguido comerse enterita su polla, sintió una vagina mojada rodeándole el pene y estrujándoselo.

Rosa se había clavado en aquel miembro sin apenas pensárselo dos movimientos y todo dentro, agitaba sus caderas de lado a lado y mecía su vientre adelante y atrás en cada salto que daba, usaba los músculos de su vagina para extraer todas las sensaciones de placer posibles a cada vaivén que daba o recibía, se dejó llevar por la lujuria y cayó hacia delante besando y mordisqueando las bocas de los dos hombres sin ser apenas consciente de quien era cada uno, ella se ensartaba botando sus caderas en círculos, ellos daban caderazos arriba y abajo sin pausa, Josua dentro de Joan y este dentro de Rosa una y otra vez, la cama ayudaba en los rebotes y pronto los tres cuerpos solo fueron una única masa sudorosa y jadeante de placer, las penetraciones eran profundas y cada vez mas rápidas, las manos de Joan se agarraban a sus pechos bien formados, ella mordisqueo los labios de Josua y al separarse un poco para tomar aire entre jadeos, se encontró con un beso espectacular con lengua y todo por parte de Joan que no paraba de agitarse dentro de sus entrañas, mientras el pene del mulato lo impulsaba aun mas en cada rebote hasta dentro de la matriz de nuestra protagonista, provocando finalmente el tan deseado orgasmo de la rubia, la zona genital de los tres se empapo completamente de flujo cuando ella se dejo ir y se corrió salvajemente entre fuertes gemidos, el movimiento no se detuvo apenas mientras ella decía:

– Mas dadme más, mariconazos machotes miooos, dadme maaas asiii asiiiii seguiiid maaas.

Alguno de los otros miro hacia ellos pero no hicieron caso pues seguían ocupados divirtiéndose, Dario había puesto a Bea a cuatro patas y se la metió en su chochete desde atrás, la penetración fue bien recibida entre suspiros de placer y siguieron follándose sin detenerse, Luis monto sobre Pilar en la postura del misionero, la rubia le abrazo y se meneo al ritmo que el marcaba sin parar de moverse y prácticamente clavándola al colchón entre suspiros de una y jadeos de la otra.

Entretanto Rosa medio mareada por la intensidad de su orgasmo se abrazo a Joan para no caerse, sorprendida recibió otro beso muy intenso de este metiéndola la lengua y jugando con sus boca mientras la sujetaba la cara con las manos, desde abajo las manos de Josua encontraron sus bonitas tetas y las acariciaron suavemente, ella solo podía hacer una cosa botar sobre ellos, agitó sus caderas y las removió como un vendaval sobre el miembro que tenia alojado en su interior, seguidamente inicio un ritmo salvaje arriba y abajo metiéndose y sacándose la polla dentro de su chochete, aquello se deslizaba solo pues desde su vagina bajaba una marea de flujo mojando penes y pelotas, todo se deslizaba fácil y rápidamente para mejor goce de los tres, el miembro de Josua aumento su cadencia de penetración en Joan y este de rebote en la rubia de encima, el siguiente orgasmo de Rosa no se hizo esperar y fue como un mazazo, vio estrellas y todo su cuerpo temblaba como poseída, su cuerpo se arqueo de placer y jadeo de gusto como pudo pues Joan no paraba de besarla, ellos seguían moviéndose y ella apenas recuperada solo atino a moverse quitándose de encima y desclavándose para caer de lado en la cama, oyendo a Joan decir:

– ¡No ahora no, estoy a punto…!

Rápidamente Rosa se giró y cogió con ambas manos el miembro pajeandolo al tiempo que metió el tumefacto prepucio en la boca donde este sin pausa empezó a eyacular, ella lo tragó todo según salía sin pensar, chorro tras chorro era engullido sin que nada se desperdiciase, cuando dejó de salir el blanco esperma ella limpio el miembro con su boca mientras miraba el otro miembro que aun se agitaba en el culo de Joan.

Rosa se acercó a la cabeza del rubito y le dijo:

– Levántate, apártate y déjame a mí que aun tengo sed, voy a quitarle el condón.

Joan se levanto y girándose se puso de rodillas entre las piernas de Josua, entretanto Rosa había quitado con un par de tirones el preservativo manchado de restos (Imaginároslo si queréis) tirándolo al suelo, ella se acerco y metió el prepucio en la boca y un dedo de la mano izquierda en el ano del mulato mientras metía dos dedos de la derecha en su propio coñito agitándose el clítoris frenética sin dejar de mamar aquel gran trozo de carne entre sus labios, mientras tanto Joan arrodillado masturbaba el tallo del pene de josua rápidamente con las dos manos procurando no machacar con sus movimientos de puño los labios de aquella desconocida mamona, la corrida no tardó en llegar y la boca de Rosa se llenó al instante de semen que la rebosaba sobre los dedos de Joan y ayudando al pajote que este realizaba sin detenerse enviando oleada tras oleada de caliente leche a la ansiosa y tragona garganta de nuestra amiga, que se corrió de nuevo mientras tragaba como podía aquella cantidad de liquido espeso entre sus propios jadeos de gusto, mientras las salpicaduras producidas por las manos del rubito la manchaban la boca y las mejillas de blancos restos

Entretanto los demás llegaban al final de sus respectivos polvos, Pablo tras hacer que Carmen se corriese cuatro veces decidió cambiar de pareja, propuso cambio a Dario el cual asintió y le cedió el conejito de Bea que fue inmediatamente desocupado y vuelto a rellenar, en esta ocasión por la Gorda polla de Pablo el cual empezaba a bombear con entusiasmo, Dario vio a las dos chicas que hacían el 69 desde hacía un buen rato y llevaban mogollón de corridas, así que se acercó y metió su duro cimbel en el caldoso coñito de Cristy, Arantxa no tardo en sentirse atraída por aquel trozo de carne que se colaba en su amiga y decidió lamer el trozo que en cada viaje quedaba expuesto, ante el gusto extra que recibía el hombre decidió cambiar de estrategia, cada quince envestidas que daba en aquel chochete, sacaba el miembro y lo introducía en la boca de la multiorgasmica que lo chupaba un ratito para luego volver a metérselo a Cristy otra vez.

Carmen y Pilar se abrazaron y se besaron, pecho contra pecho y coño contra coño, acoplaron sus piernas de tal modo que Luis de rodillas entre ambas pudiera meter el miembro en los dos chochetes, primero el de arriba (Carmen) allí se hundía y daba una doce3na de envites y sacándolo lo movía hacia abajo y entraba en la otra (Pilar) donde repetía la operación, los gemidos y jadeos llenaban la habitación que olía a sexo, el sonido de chapoteos era continuo, sin hacer el mas mínimo caso a los dos tíos encapuchados (y su oportuna visitante) siguieron a lo suyo un buen rato hasta que…

Pablo clavaba literalmente a Bea en la cama, sus golpes fuertes y potentes la hicieron alcanzar varios orgasmos, llevaba no menos de cuatro cuando él se corrió en su interior, cayendo sobre ella mientras el esperma rebosaba abundantemente del chochete de la maciza rubia.

Luis tampoco tardo mucho en acabar, Carmen y pilar eran dos veteranas que sabían bien como estrujar con las paredes internas de sus vaginas a un macho, alcanzaron dos orgasmos cada una y el pobre Luis solo pudo controlarse lo bastante para eyacular a medio camino entre aquellos dos ávidos coños, embadurnando de leche ambos y salpicando los vientres unidos de ambas mujeres.

Dario estaba gozando como pocas veces, jodía a Cristy mientras contemplaba su bonito trasero agitándose y era regularmente mamado por Arantxa, esta no paraba de disfrutar pues la lengua de la primera seguía paseándose por su vagina sin parar, había perdido la cuenta de cuantas veces se habían corrido ambas pues los jadeos no paraban de escucharse, sintiendo que se correría enseguida el hombre no lo dudó, sacó el instrumento del coño de Cristy haciéndolo entrar en la viciosa boca de la multiorgasmica Arantxa que debía llevar unas veinte corridas a juzgar de cómo se estremecía de gusto cada pocos minutos, alcanzaba en ese instante la veintiuno mientras era lamida por Cristy, menos de treinta segundos después en aquella boca succionadora bastaron para que alcanzara el clímax, se corrió a chorros mientras ella se estremecía entre convulsiones y temblores producidos sin duda por su propia corrida, Dario creyó que le vaciaban la vida a chorros y cayó de bruces sobre las chicas medio desmayado por la intensidad del orgasmo, las dos chicas deshicieron el 69 y abrazándose se besaron apasionadamente, en sus bocas se mezclaban los sabores de flujos, salivas y restos del esperma de su amante.

Rosa vio como había acabado la orgia, al menos aquella parte, pues ignoraba si continuarían un poco mas o no, ella estaba cansada pues el día había sido largo e intenso así que decidió irse a casa, salió de la habitación y a la salida vio a Paco dormido tras la barra del bar, salió del local recogiendo sus zapatillas del lugar donde las había ocultado a la entrada y se encaminó a su casa satisfecha por sus aventuras, andanzas y un mogollón de orgasmos que habían hecho de aquel día el más intenso y feliz de su vida.

(Continura…)

Bueno amig@s, sigo abierto a ideas y sugerencias para esta historia, si queréis dejádmelas junto a los comentarios que hagáis, sean buenos o malos serán bienvenidos por este humilde autor, perdonad las faltas de hogthojraphia que encontréis y por favor sed felices.

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:

javiet201010@gmail.com