cuñada portada3Mi Hermano pequeño

Sin títuloNo creo ser la única mujer en situación similar, soy simplemente una mujer de las que la sociedad identifica como madre soltera, si bien mi caso es un poco especial, ya que teniendo pareja desde hace muchos años, todo el mundo, incluido él, considera que es también hijo suyo.

En fin, dejémonos de esquivar el tema, tengo pareja estable y un hijo cuyo padre, secreto para todos, es mi hermano el mas pequeño, con el que mantengo relaciones sexuales desde hace mas de treinta años y sin que ninguno de los dos hayamos tenido nunca la intención de dejarlo.

Todo empezó un buen día, en una playa del Caribe, a la que habíamos ido dos parejas, mi hermano con su novia de entonces, y yo con mi amante del momento, si bien todos desconocían que lo fuéramos.

El día era espléndido, estábamos alegres, el agua deliciosa, mi hermano y su novia jugaban con descaro, besos apasionados, caricias atrevidas, mientras nosotros tratábamos de disimular como si simplemente fuéramos amigos; tan solo dentro del agua y sin que nos viesen, se sucedía un beso, una mano bajo el bikini, un contacto más intimo. Pronto comenzaron a bromear con nosotros, a provocarnos hasta que harto de ello, Lucas, mi amante, me abrazó fuertemente dándome un beso en la boca. Por supuesto mi hermano y su novia se quedaron asombrados, hasta que reaccionaron riendo a carcajadas diciendo que habíamos tomado el pelo a todos, y a partir de ese momento y puesto que no había ya razón para secretos, los juegos eróticos fueron evidentes, las dos parejas nos fuimos calentando, para terminar haciendo el amor sobre la arena. Así pasamos la mayor parte del día hasta que los juegos nos llevaron a que Lucas, bromeando, le preguntó a mi hermano si quería cambiar de pareja, y para aumentar la broma, me empujó contra él cuando los cuatro estábamos desnudos, no contento con ello, cuando mas tarde estábamos tendidos en la arena, haciendo el amor de nuevo, tomó la mano de mi hermano para llevarla hasta mi pecho; sentí como la mano se crispaba y la situación se hizo tensa, nadie dijo palabra, nos vestimos y regresamos a la ciudad.

No había nadie en casa cuando llegamos y directamente fui a sentarme en el salón, con el biquini puesto. Mi hermano se sentó en el sofá, frente a mi, rehuyendo mi mirada, así es que directamente comencé a hablarle de mi relación con Lucas; de improviso le cuestioné por su actitud en la playa y me confesó su incomodidad y turbación cuando vio como Lucas me desnudaba y cuando puso su mano sobre mi pecho. Mientras me hablaba estaba rehuyendo mi mirada, pero yo sentía como si sus ojos perforasen la tela del biquini, los sentía ardientes en mis pechos y en su bañador se marcaba una mas que evidente erección, pese a ello me levanté de mi butaca para sentarme en el sofá, junto a él, por lo que tuvo que cambiar su postura y volverse hacia mi. Estábamos muy cerca y mirándole fijamente me acerqué más a él y le besé en la boca, respondió a mi beso casi con violencia, me apresó en sus brazos y su lengua encontró el camino de la mía penetrando en mi boca, se había sentido provocado y respondiendo arrancó el sostén de mi bikini y de nuevo sentí sus manos en mis pechos, esta vez, pero ahora eran posesivas, ansiosas, hambrientas. Se levantó del sofá llevándome en sus brazos para ir hasta su cuarto y dejarme en su cama, en segundos me había y se había desnudado, tomándome por los tobillos y rompiendo todos los tabús se arrojó sobre mi clavándome su verga dura como la piedra. No tardó en correrse en mi interior, sentí ríos de semen golpeando en mi interior, y no se retiraba, seguía bombeando con furia, sin pronunciar palabra, me dio la vuelta y metió su polla en mi culo, sin miramientos, de un solo golpe y sin preocuparse de mis gritos de dolor, y asi continuó toda la noche, hasta que en la mañana, telefoneó a su novia y a mi amante para que vinieran a casa sin mas explicaciones.

Cuando llegaron, estábamos vestidos, en apariencia, puesto que yo no llevaba nada debajo de mi bata de seda, besó a  su novia apasionadamente la dejó desnuda en un momento. Lucas, al verles, procedió de la misma manera conmigo, y se sorprendió al ver que no portaba nada debajo de la bata, quiso tumbarme en la alfombra, pero ahí fue mi hermano quien empujó a su novia contra Lucas y me arrastró bajo él, mientras Lucas, repuesto de la sorpresa inicial, se la metía a ella por el culo y mi hermano me perforaba el mío. No salimos de allí en una semana, follando como locos, y cuando lo hicimos, fue para darnos cuenta de que las dos mujeres estábamos preñadas, sin que pudiéramos saber cual de los dos podía ser el padre.

Meses después mi hermano regresó a Europa y yo continué mi relación con Lucas, hasta llegar la Navidad y decidir pasarlas en Europa; en realidad mi hermano y yo habíamos planeado en secreto  el pasarlas juntos, y así lo preparamos para que nadie lo supiera. Habíamos alquilado una casita, en un pueblo playero, y allí llegamos, cada uno por nuestro lado, dispuestos a pasar una vacaciones de sexo a jornada completa y en la mas absoluta discreción.

Fui la primera en llegar, asi que pensé en darle una especial bienvenida, y por ello me puse a preparar la  casa y, por supuesto, a prepararme yo: baño de sales, cuidadosa depilación, la elección del perfume apropiado y, desde luego la vestimenta mas adecuada al caso, un sencillo delantal, sin nada debajo. Pasaron horas, había preparado la comida que mas le gustaba, pero su retraso en llegar era ya evidente y comenzaba a sentirme preocupada, al tiempo que descendía el nivel en la botella de Porto que estaba sobre la mesa, y que bien pronto hube de sustituir por otra al vaciar la primera, con la lógica consecuencia de que ya no sentí preocupada, así es que puse música y comencé a bailar sola en el saloncito, para entretenerme, la música me envolvía y mis manos comenzaron a recorrer mi propio cuerpo que sentía cada vez mas ardiente. Me interrumpió el timbre de la puerta, hacia la cual corrí ansiosa por encontrar a mi hermano, a cuyo cuello me colgué besándole apasionadamente, llevábamos meses sin vernos y estaba ansiosa de él, tanto que ni me había dado cuenta de que estaba acompañado por un chico joven que portaba su equipaje, y cuyos ojos casi fuera de las orbitas, no perdían detalle de mi desnudez; al notar mi sorpresa, mi hermano se rió a carcajadas, comentándome que desde cuando sentía vergüenza por verme desnuda ante un desconocido, tenía razón y solo entonces me di cuenta de que estaba desatando el lazo de mi delantal y este caía al suelo, me aferré a él arrastrándole conmigo al suelo y ante la atónita mirada de un desconocido, conseguí que sacara su verga y me la metiera de inmediato. No supe que señales hubo entre ellos, pero al cabo de unos minutos el chico estaba desnudo y sentí sus manos ansiosas recorriéndome, apretando mis tetas, mis pezones, buscando y descubriendo mi sexo, ocupado hasta hacia un momento por la verga de mi hermano y que ahora era él quien trataba de ocupar la misma plaza hasta descubrir la humedecida entrada y meterse hasta que no pudo mas; le cabalgué sentada sobre su verga, mientras mi hermano, tras de mi, me empujaba hasta hacerme quedar tumbada encima del chico, después sentí sus manos separando mis nalgas, su polla buscando llegar hasta mi esfínter anal, su lenta pero constante penetración hasta pegar sus testículos a mis nalgas cuando la metió entera. Otra vez tenía dos vergas alojadas en mi interior y como desde hacia tiempo no sucedía, otra vez llegábamos a un orgasmo simultaneo.

Pero mi hermano me tenía reservada una sorpresa para aquellas vacaciones, se le había metido en la cabeza que sería estupendo si teníamos un hijo juntos, por esa razón había planeado estas vacaciones juntos y solos, su plan era follar a tope hasta conseguirlo, y yo como tonta, estaba empezando a aceptar su idea, y así lo hablamos una vez que el chico se hubo marchado y recobramos un poco la calma, porque si eso sucedía, yo tendría que dar no pocas explicaciones, tanto a mi amante Lucas como a mi compañero.

Estábamos desnudos sobre la alfombra y con la gran chimenea encendida, cuando se incorporó para colocarse sobre mi, separando mis piernas, no hubo preliminares, simplemente apuntó con su verga y se dejo caer sobre mi metiéndomela entera, como si con ello quisiera demostrarme que estaba hablando en serio. No fue mas que el preludio, en esos quince días no hubo un solo momento en que parasemos de follar, no puedo recordar las veces que me llenó de esperma, ni la cantidad de orgasmos que tuvimos, pero efectivamente, no tardamos mucho en confirmar que estaba embarazada y era llegado el momento de preparar mi viaje de regreso y toda la comedia que había que montar para dar la noticia. El plan era regresar a casa, volver a follar con Lucas y meterle en la cabeza la idea de tener un hijo suyo, para después hacerle creer que era suyo; hacer lo mismo con mi compañero, de forma que también por ese lado estuviera justificado mi embarazo, y así lo puse en practica con éxito.

Ahora regresamos a Europa y recupero a mi hermano, aunque este tiene otros planes. Por descontado que me encuentra a solas en cuanto llegamos, pero después de hacer el amor durante horas, me plantea que quiere lo haga con un amigo suyo, quiere quedarse con la amante de este y su negocio, y para conseguirlo me quiere a mi como moneda de intercambio. No lo esperaba pero me dejo embobar y acepto, así es que me lleva a un club privado donde nos espera su amigo, y nos presenta llenándome de elogios.

Su amigo es un hombre con bastante clase, alcoholizado por completo y, por lo tanto fácil de seducir; me bastan un par de botones desabrochados en mi blusa, y pese a la penumbra del club, él no pierde detalle de mi escote, y cuando me inclino hacia él para hablarle, sus ojos casi se le salen de las orbitas cuando alcanza a ver mis pezones y siente mi mano apoyada en su pierna. Por descontado que me invita a bailar, y al hacerlo pego mi cuerpo contra el suyo, busca mi boca para besarme y la abro para sentir el paso de su lengua, me invita a visitar su estudio y allí vamos dejando a mi hermano en el club, con el pretexto de que esperaba a otra persona.

Albert es amable y educado, lo cual no quita para que nada mas llegar a su estudio, sus manos se vuelvan ansiosas y quiera desnudarme de inmediato, tengo que calmarle y hacer que vaya mas despacio, pero lo que no puedo hacer es detener sus besos, ni el empuje de su polla haciendo presión sobre mi sexo, dilatándolo, abriéndolo, penetrándome para después vaciar su semen en mi interior. Había sido delicado, agradable, así es que me volqué sobre él y me dispuse a hacer que reviviera, acaricie su sexo con mis manos y lo llevé hasta mi boca para saborearlo. En pocos minutos había llegado al punto de disparo nuevamente, pero no por ello me retiré, lo recibí en mi boca sin dejar que ni una gota escapara, y al levantar los ojos, me encontré con mi hermano que nos observaba haciéndome señas de guardar silencio. Ese día y para él, no solo le gané la posibilidad de acostarse con la amante de su amigo, sino también el cheque por dos millones de francos que me entregó para él, cuando terminamos. Mas tarde mi hermano, al recibir el cheque, se mostro muy contento de mi intervención, y se le abrieron las ansias de utilizarme, de la misma manera, cada vez que necesitaba conseguir algo, como ahora estaba proporcionándome uno de los orgasmos mas intensos de toda mi vida, pese a que estaba sobre el capot del coche al borde de un camino, totalmente desnuda y con mi hermano encima, metiéndome su verga hasta lo mas profundo.

Mañana es sábado y comienza otra de las “misiones” de mi querido hermano, debo convencer a un proveedor suyo, al cual debe dinero, para que no le agobie con sus reclamaciones. Cuando llego a su oficina, lo hago vistiendo una vieja gabardina oscura y, como el tipo es amable y educado, de inmediato me invita a tomar asiento. Lo hago sobre un cómodo sillón de cuero, para lo cual retiro mi gabardina, bajo la cual visto una mini de cuero y una camisa de gasa completamente transparente, entre las flores que estampan el tejido, pueden verse con toda claridad hasta los menores detalles de mis tetas, y al tipo casi se le salen los ojos al verme. Por supuesto su actitud es toda amabilidad, me invita a tomar una copa que me acerca y aprovecha para mirarme desde mas cerca, mientras retoma su asiento aprovecho para soltar un par de botones de mi blusa, asi es que cuando se volvió hacia mi, tenía ante su vista un amplio panorama de mis tetas, ni siquiera toma asiento, regresa a mi lado y me tiende la mano para que me levante mientras que con la otra descubre enteramente uno de mis pechos haciéndome una leve caricia sobre el, después y sin soltarme la mano, me conduce hacia una puerta disimulada en el muro, y que da acceso a un apartamento lujosamente amueblado y en el, a un amplio dormitorio en el que, con toda parsimonia me desnuda. No me besa, recorre mi cuerpo con sus manos, pellizca suavemente mis pezones, enreda sus dedos en la línea de pelo que recubre mi sexo, busca mi clítoris y comienza a acariciarlo suavemente, lo que provoca que yo comience a humedecerme, mete uno de sus dedos, un segundo, otro mas, y de pronto es una polla enorme, monstruosa, la que trata de penetrarme, y lo hace despacio pero firmemente, hasta llenarme por completo. Le atrapo con  mis piernas en torno a sus caderas y juntos iniciamos una feroz carrera en busca del orgasmo, que sobreviene rápido por nuestro ardiente deseo. Después, tendidos sobre la cama, tuvimos una larga conversación sobre las intenciones de mi hermano, intenciones que él había captado perfectamente desde mi llegada a su despacho.

Volvía a mi casa con el acuerdo deseado por mi hermano, para encontrarle desnudo sobre mi cama, presto a darme “mi recompensa” por el buen trabajo realizado, de modo que en menos de un minuto estaba con él en la cama y con su verga clavada en mi vagina mientras me hablaba de mi “nuevo trabajo”.

Sin embargo las cosas han cambiado, consecuencia de la conversación mantenida no hace mucho, no voy a dejar de ayudar a mi hermano en sus proyectos, pero a partir de ahora voy a cuidar también mis propios intereses, y hoy he visto un precioso collar de perlas que me sentaría maravillosamente.

Anoche fui yo la organizadora, invité a mi hermano y a un amigo suyo que estaba de paso por Bruselas, no había mas pretexto para ello que una sencilla cena, si bien encargue todo a una trattoria. Cuando llegaron se quedaron deslumbrados, me había vestido con un vestido chino, de seda natural y casi enteramente transparente, largo y cerrado hasta el cuello, pero maliciosa y ampliamente abierto por ambos costados, de modo que en realidad solo pendía de los hombros, y que al menor movimiento dejaba ver que mi cuerpo estaba completamente desnudo bajo el.

Sentía los ojos de ambos clavados en mi cuerpo a cada uno de mis movimientos, mas todavía cuando bajo la influencia del abundante vino que acompañó a la cena, pusimos música y me pidieron bailar. Primero lo hice sola, poniendo en cada movimiento la mayor sensualidad posible y haciendo que en cada giro, el vestido al abrirse dejara ver mi cuerpo.

No tardaron en dejar sus asientos y avanzar hacia mi, y fueron primero las manos de mi hermano las que sentí sobre mis pechos, acompañadas de inmediato por las de su amigo que me despojaron del vestido para después tomarme en sus brazos y acostarme sobre la alfombra poniéndose a mi lado. Fue él el primero en meterme su verga, al primero a quien le di mi culo mientras mi hermano tomaba su puesto en mi vagina, y cuando ambos se vaciaron en mi interior, los tres nos dormimos agotados. Huelga decir que, al dia siguiente pude estrenar el maravilloso collar de perlas y un nuevo amante 

  • : No es siempre amor lo que une a la familia