Después de mi romance fallido y de saber del regreso de Ana en unos meses, quería nuevas piezas de caza, aprovechar el tiempo, no todas, pero si las mejores con la piscina de trasfondo, yo hacia ya vida normal con mis amigos, disfrutando del verano.

Susana, la socorrista.

Sin títuloComo os venia contando, estaba disfrutando del verano como un crío, iba la piscina publica casi a diario, entre semana con los amigos, llevándonos mochilas con bocadillos y bebidas congeladas para aguantar el día, y los fines de semana con la familia, con todo el campamento encima, aveces coincidían los 2 e iba con la familia y los amigos a la vez, siempre que iba me pasaba por la tienda y me trajinaba a Alex, era como una rutina ya después de comer, pero a finales de agosto cerraron la tienda y no la volví a ver, así que tenia que llevarme a Yasmine, la hija colombiana, como juguete, éramos como un árbol y una flor nacida de su tronco, había cierta simbiosis, ella vivía socialmente de mi y yo me la beneficiaba, lo cierto es que en publico era mas recatada que en su casa con su madre, al irnos de la piscina casi siempre me iba a su casa y me las tiraba durante horas. Pero el marido y padre de aquellas sudamericanas, volvió de vacaciones durante un mes a casa, así que dejamos de vernos un tiempo y Yasmine salía menos, así que busque nuevos objetivos.

Me tire a la del puesto de helados, pero era una niñata pija que no se movía nada así que fui buscando hasta que me fije en la socorrista, era una mujer joven de unos 24-25 años, se tiraba horas en un puesto al borde de la piscina, sentada en un silla de plástico y una mesa con sombrilla, a 40 grados, iba con gorra y gafas de sol, una camiseta blanca con el logo de socorro, siempre andaba con un silbato llamando la atención de la gente cuando se triaban en zonas por profundas o los juegos de piscina se desmadraban, mas de una vez nos llamaba la atención a nosotros cuando iba con los amigos, y de tanto hacerlo, mi afabilidad me llevo a charlar con ella mas de un vez usando de excusa que no nos diera tanto la tabarra y nos dejara divertirnos, la saque el nombre, Susana, a cambio de que no la distrajera mas, al inicio no me fije en ella, y salvo una coleta de pelo moreno que le pasaba de los hombros a duras pensa, no veía mas que sus piernas, muy torneadas, casi musculosas, al principio llevaba unos short abiertos y se los iba quitando y poniendo según tuviera mas calor, al final optó por ir sin ellos y solo la camiseta, aveces se le veía la parte de de abajo del bañador, solo era rojo, no me dio para mas la intuición. Un día estaba aburrido viendo como jugaban mis amigos y me fije en ella, en su cara, durante una hora vi como se le acercaban los típicos chulos de playa y se los quitaba de encima, pero siempre charlaba con ellos, supongo que eran una distracción de esas horas tediosas, el calor era tan asfixiante que se abanicaba con una revista que tenia y vi como se termino la botella de agua que tenia, y jugaba con ella. Tanto calor hacia que al final se levantó, se quito la gorra y las gafas, y se quito la camiseta, lo hico sin exagerar ni nada, pero eso atrajo la mirada de muchos, entre otros de mi y mis amigos, charlamos viendo lo buena que estaba, llevaba un bañador rojo de cuerpo entero, pero gran parte de la espalda al aire, tenia un culo de 1º nivel, muy trabajado, como sus piernas, sin duda hacia mucho ejercicio, un cuerpo rudo pero femenino con una de tetas que hacían inflarse su bañador, de hecho se le veía el nacimiento de sus teta pegadas al cuerpo, y al agacharse para quitarse las zapatillas nos regalo un canalillo enorme, era un espectáculo, y de remate se coloco al borde del agua y se lanzo, lo hico con tanta clase y estilo que tenia que haber sido nadadora profesional, sobretodo por la posición de sus manos, buceo bastante antes de emerger y darse un par de largos en al piscina, con mucho estilo y realmente rápido, al salir se apoyo en el borde de la piscina apretando sus tetas una contra la otra y quedándose sentada con los pies dentro del agua, de inmediato acudieron tíos como pirañas, tanta atención atraía que se tuvo que poner de pie y ponerse la camiseta, después de repasar su cuerpo con una toalla, eso alejo a los animales de carroña, pero me había entrado por el ojo a mi. Mis amigos ya me notaban en la mirada cuando veía un objetivo y se reían y me retaban a ir a por ella, aposté con ellos a que antes de irnos ese día, la besaría, y ellos se reían de mi, no hacia falta pero eso me animo a ir a por ella.

No podía ir sin mas, me espantaría como un moscón mas, así que planee una idea, me salí de la piscina y me deje secar, para luego ponerme la camiseta, tenia que diferenciarme del resto de payasos con tableta marcada, me fui a comprar un par de bebidas frías, y me acerque a ella, estaba con una toalla encima pero sin ponerse la camiseta ni la gorra, solo las gafas de sol, por sorpresa dejando una botella en la mesa.

-YO: toma, que tienes que estar seca.- me miro sorprendida.

-SUSANA: no …..gracias ya tengo yo una botella.- me la enseño, pero estaba vacía como yo sabia.

-YO: ya pero te la has acabado, y no vas a ir ahora con todo este calor a rellenarla o a por otra, anda cógela que hoy te invito yo, no me hagas el feo que la he comprado para ti.- me abrí mi bebida y le di un trago, de pie, a su lado.

-SUSANA: bueno, muchas gracias, la verdad es que hace mucho calor.

-YO: ya te digo, y mas tu que llevaras aquí……. ¿horas?

-SUSANA: pues unas 6, y ahora aprieta mas, me he tenido que dar un chapuzón para refrescarme un poco.

-YO: no te lo tomes a mal, pero ya te vi….- me miro tapándose las manos de forma inconsciente- ……….jajaja no, me refiero a que te he visto lanzarte al agua y andar, lo has hecho genial, has dado clases o algo¿?

-SUSANA: ahhhhhhh eso, si, bueno más que clases, era nadadora de cría, casi llego a ser profesional, he competido a nivel nacional.

-YO: se te nota, sobretodo en la posición de las manos y como estiras los tobillos al nadar.

-SUSANA: vaya, si que te has fijado bien jajajjaa pues si, muchas gracias mis horas me costo de aprendizaje.- cogió la botella que le traje y le dio un trago, comenzaba a fiarse de mi.

-YO: y si no es mucha molestia, ¿por que no seguiste?, eres bastante rápida.

-SUSANA: por la dictadura de mi entrenadora, me dijo que había…..crecido mucho, y que ya no daba el perfil.

-YO: ¿como?

-SUSANA: si, me dijo que me había desarrollado mucho y que mi cuerpo no era apto para la alta competición.- viendo mi cara de confusión hizo el gesto de bulto sobre sus pechos.

-YO: ahhhhhhhhhhh, ¿no me digas que por eso se echa a gente?

-SUSANA: pues ya ves, me dijo ahora generaba resistencia en el agua y me dificultaba los movimientos, pese a que seguía haciendo los mismos tiempos.

-YO: pues que mala suerte para el deporte nacional jajajaja – reímos los 2 levemente, ella mas por cortesía – oye, me puedo sentar aquí a tu lado, es la única sobra libre que queda.

-SUSANA: si, si, claro, deja que quite las cosas- estaba encantada con poder charlas un rato, la había demostrado ser amable y que me había fijado en ella de otra forma.

-YO: muchas gracias, – me senté en una silla de plástico como donde estaba ella, al otro lado de la mesa- ¿y como es que has acabado aquí?

-SUSANA: pues como todo, he terminado ahora la formación de monitora de campamento y ya estaban todas las plazas ocupadas, así que me toco hacer el cursillo de socorrista y buscar algo para pagarme el piso sola.

-YO: ¿como que sola?, ¿no tienes amigas o compañeras de piso?

-SUSANA: que va, ahora vivo sola, estaba con un chico pero se largo este verano, no quiera pasarse aquí aburrido todas las vacaciones conmigo, así que le mande a paseo.- note cierto resentimiento así que cambie de tema, ya conocía el dato relevante, estaba soltera y llevaría por lo menos 2 meses sin pareja.

-YO: ¿y te ha tocado ir a salvar a algún vejete o algún niño en apuros?

-SUSANA: que va, algún crío que se ha perdido y poco mas, el resto es estar aquí con el silbato, vigilando.

-YO: joder, pues vaya aburrimiento, como se caen los mitos, y yo que te imagina a cámara lenta con uno de esos cacharros de plástico que flotan, tirándote al agua para salvar vidas, como en la tv jajajaja.

-SUSANA: jajaja si ya supongo, pero no, tengo un corcho-pan que le doy a los niños pequeños para que aprendan a nadar, poco más jajajaja. – se fijo en el agua y vio mis amigos mirándonos fijamente y haciendo bromas- ¿y esos que amigos tuyos?- le era una situación familiar.

-YO: claro, si ya nos has visto juntos, andan picándome para que te pida algo pero después de lo que me has dicho no me atrevo.- puso cara de entender por donde iba y de estar cansada de aquello.

-SUSANA: a ver……. ¿ que te han dicho que hagas?- estaba cansada de eso, que chavales le tiraran los trastos.

-YO: no han sido ellos, es que……..al verte nadar….hemos pensado que eras muy rápida pero yo he vacilado un poco, y he dicho que te podía ganar en una carrera – le cambio la cara, no se lo esperaba – pero ahora ni loco, no quiero quedar en ridículo.

-SUSANA: jajajaja eso te pasa por vacilón, ¿y por que creáis que podías ganarme?

-YO: bueno, de pequeño también he hecho natación, un par de años no como tu, y se me daba bien,- era cierto, no se si por estar gordo o no pero siempre he flotado con facilidad y en el agua me movía genial, sin hacer carreras los monitores me decían que era el mas rápido de la clase, y ahora sin tanto peso y bien tonificado el cuerpo era una bala – no se, quise impresionar y ahora me tender que comer mis palabras. ¿No?

-SUSANA: hombre, tu veras, por mi encantada de darte una paliza jajajaja

-YO: hombre, una cosa es que me ganes y otra que me des una paliza, ya te digo yo que a 2 largos de la olímpica no me sacas mas de un cuerpo.- me miro sorprendida por mi terminología.

-SUSANA: jajaja mírale y sigue vacilón, ten cuidado por que te puedo llegar a deprimir.

-YO: ¿quién vacila ahora? ¡Me has picado en el orgullo y esto no va a quedar así!, ahora mismo nos vamos para allí y vamos a echar esa carrera.- me miraba un poco abrumada.

-SUSANA: mira que no quiero abusar…….

.-YO: no, no, como caballero que soy no permitiré esta afrenta a mi persona sin ser juzgado, mi señor la reto a un duelo- me puse en pie y extendí mi mano para sellar la apuesta.

-SUSANA: jajajaj pues nada, así será – se quito las gafas y se puso en pie cogiéndome de la mano y sonriendo, por 1º vez pude verle los ojos, eran de un verde esmeralda chillón, la luz del sol le tenia los iris enormes, casi ni me percate de que al sellar con la mano la apuesta se le movió un teta, casi.

-YO: esta bien, pero habrá reglas de competición, los dos saldremos a la orden de un tercero del bordillo, ida y vuelta, si ganas tu y me sacas mas de un cuerpo, te invito a algo todos los días que este aquí.- sin soltar su mano.

-SUSANA: muy bien me parece justo, ¿y si se da el caso improbable de que ganes tu o no te saque mas de un cuerpo?

-YO: un beso, no pido mas, un beso de tus labios en los míos y quedara cumplida. – me miro abriendo la boca medio ofendida medio halagada.- el esfuerzo debe merecerme al pena, pero, ¿como has dicho?, eso seria solo si se da el caso improbable, ¿no?.- sonrío viéndose pillada.

Sellamos el pacto y por fin soltamos nuestras manos, nos fuimos andando rodando la piscina hasta llegar a la zona de la olímpica, siempre había poca gente, aun así charlamos con el socorrista de ese lado y con los silbatos despejaron la zona central, el haría de juez, se genero cierta expectación, mis amigos hacinado correr el bulo y con los silbatos, casi parecía un competición real, la piscina era de dimensiones olímpicas pero sin las borlas separando las calles, nos pusimos uno al lado del otro, a suficiente distancia para no chocarnos en el agua, y ella empezó unos ejercicios de calentamiento, muy profesional, y yo, como payaso que soy, la intentaba imitar de forma torpe, sacando las risas de todos, incluyendo la suya, me asuste cuando con los dos pies buen plantados y juntos se agacho tocando los pies con las manos, sin doblar ni separar las piernas, si no hubiera tenido ese par de tetas se podría dar con la nariz en las espinillas sin problemas, joder me iba a costar un dineral esa tontería, me puse un poco serio y calenté bien mi espalda, me di cuenta como ella miraba mi cuerpo al quitarme la camiseta, y alguna chica mas, ya os he dicho que mi cuerpo era normal, con el pecho algo mas trabajado que el resto, pero no marcaba tableta ni brazos, no sin hacer fuerza, y cuando la hacia tampoco es que se viera mucho, pero se empezaban a notar en mi las horas de ejercicio, sexo y natación, algún amigo soltó alguna grosería sobre mi espalda haciéndose el gay.

-SUSANA: ¡a ver! date la vuelta, quiero ver esos deltoides y trapecios, me levanto los brazos en línea recta en varias posiciones, palpando con sus manos mi piel – vaya, no va a ser tan fácil como creía.

-YO: ¿estas de coña?- me di la vuelta cogiéndola de un brazo y estirando hacia arriba, haciéndola girarse un poco sobre su cadera, la agarre de las costillas- ¿tu has visto estos dorsales? ¡Me vas a follar!- la lance con toda la poca 2º intención que pude.

Nos preparamos ante el silbato del socorrista, yo copiaba sus movimientos para no perder ventaja, en esos 20 segundos se paso todo mi entrenamiento en la piscina por la cabeza, y la 1º ley, era que para ser rápido, tenias que generar poca fricción, y yo llegaba 2 bañadores, el 2º ancho con ropa sobrante, no iba a permitir que aquello me frenara y me los quite, dejándome solo con el mal llamado marca paquete, las risas y los suspiros de asombro sonaron por toda la piscina junto con silbidos de animo a los dos, me coloque en el borde con ella mirándome bien la marcada polla, se me notaba un montón, pero me daba igual, lo llevaba por los reparos de mi madre, y ella no estaba allí, y pese a que su mirada me hubiera excitado, estaba concentrado, no podía permitirme que se me hinchara la polla y ganar fricción en el agua, además nos pusieron una gafas de agua para darnos aun mas aspecto de profesionalidad.

Me cuadre bien en posición, mientras el socorrista silbaba a Susana para que saliera del trance en que había quedado, y yo gritaba las normas tal cual eran para que aunque perdiera por menso de un cuerpo supieran que ganaba, dio la cuenta atrás y dejando unos segundos tensos en que casi me lanzo al agua varias veces, pito, salimos los 2 como balas pero ella me gano al entrar en el agua, tenia mas técnica, sabia de sobra que al inicio tendría que bucear bastante, cuanto mas tiempo por debajo menos tiempo por arriba me decía un profesor de pequeño, con mis manos bien juntas rompiendo el agua hacia delante movía mi pelvis y los pies bien estirados, clavé mi mirada en la pared, era mi objetivo, ni veía ni quería ver por donde iba ella, salí a mitad de piscina a la superficie y con gran estilo daba brazada tras brazada, al llegar a la pared quise hacer lo de dar la vuelta y empujarme con los pies, pero no me sentí seguro así que según la toque con la mano me di la vuelta y empuje tirando de mis gruesas piernas, esas que habían soportando tanto peso años atrás y que ahora eran 2 jamones llenos de energía, pude atisbar al iniciar la 2º vuelta que ella aun no había llegado a la pared, no me lo creía, pero no quiera dístraeme y segui dando brazadas de vuelta, al emerger después de bucear ¼ de piscina, para mi horror vi de reojo como Susana se me había echado encima, su técnica al dar la vuelta en la pared era casi profesional, así que inicie un acelerón para evitar que me superara, pero por mas fuerte que iba, notaba como me iba comiendo terreno, oía ente hundidas de mi cabeza los gritos de los espectadores, y notaba claramente como con cada brazada ya no avanzaba tanto, había gastado mucha energía en la 1º vuelta y me estaba pasando factura, me recortaba distancias poco a poco, hasta que me adelanto, quedando aun unos metros, apreté sacando de donde no tenia para que no se me fuera mas de 1 cuerpo, pero casi no lo lograba, llego a la pared primero y yo unas décimas mas tarde, ante el aplauso de los demás, con ella riéndose mientras se quitaba las gafas de agua, yo aguante debajo del agua, retomando fuerzas sin saber si me había sacado un cuerpo o no, emergí y me quite las gafas buscando al socorrista, que nos miraba confuso, no podía decir cuanto me había sacado, pero alguien tuvo la idea de gravarlo en el móvil, así que nos lo ofreció como ”foto finish”, salimos de la piscina, ella como una rosa y yo medio muerto, se tapo y seco con un toalla mientras miraba mi polla marcada ahora bajo el bañador húmedo, no me molestaba en taparme ni secarme , dejaba que el agua escurriera por mi cuerpo con el otro bañador grande en la mano, siendo consciente de eso, me acerque a darla la mano.

-YO: muy buena carrera, se merece usted mi respeto, me ha ganado- ni me miraba a la cara tenia los ojos clavados en mi miembro.

-SUSANA: nada…….es mas…….te felicito yo, has aguantado una enormidad.- ¿iba con doble intención o fue un cruce de palabras en su mente?- pero no se si he ganado.

-YO: ¿como que no? Has llegado 1º.

-SUSANA: peso no se si te he sacado un cuerpo o no, no saben, ha sido muy justo, aquel esta con el móvil, dice que lo tiene gravado.- lo sabia de sobra pero quería que ella lo dijera, que no escurriera el bulto para no besarme.

Nos acercamos a el mientras buscaba la parte final y trataba de parar el vídeo en el momento que ella tocaba la pared, ella estaba muy atenta pero yo me pegaba a ella fingiendo por el poco espacio de la pantalla, rozando mi pecho con su brazo y algún roce extra de mi polla con su cadera, el vídeo era bastante bueno, pero no lográbamos dilucidar cuando pararlo, en la ultima brazada estaba a menos de un cuerpo pero al tocar la pared debajo del agua no se podía saber con exactitud.

-YO: mira, no se ve, y como no se puede saber, has ganado tu.

-SUSANA: ¿y por que yo?, si no se sabe, se anula y punto.

-YO: ¿después del lío que hemos montado?, no, tiene que haber un ganador.

-SUSANA: pues entonces ganas tu, en la ultima imagen clara estas a menos de un cuerpo.- estaba haciéndola rogar por perder la a puesta.

-YO: no puedo permitir que una mujer pierda una apuesta sin estar seguro.- la tire con efecto, y cayo.

-SUSANA: mira al machista este, ¿y si me vas a dejar ganar como a un niño? Si no se puede anular, ¡pagamos los 2!

No se como lo había logrado pero la tenia discutiendo fervientemente por aceptar tener que besarme, como era mi objetivo, remolonee un poco hasta aceptar su conclusión, nos dimos la mano y la abrace, notando sus pechos bajo la toalla con la que se tapaba, y ella mi polla rozando sus piernas. La gente se fue disolviendo, mientras nos trataban como a estrellas, querían hacerse fotos y darnos la mano, de forma incomprensible, (nótese la ironía), a mi se me pegaban las chicas y a ella los chicos. Me di cuenta que mi polla era un imán para las mujeres llevando solo el slip, vamos, no es que me diera cuenta, ya lo podía intuir o pensar, pero fue la sensación de que ocurriera la que me convenció de que si no estaba mi madre ni la familia delante, podía ir solo con el, me fui de allí con varios números de teléfono de algunas chicas, de mi edad o mayores, los de las menores los rechace de plano, pero me gustaba verme toqueteado y acariciado por tanta mujer en ropa de baño.

Cuando acabamos la ronda de entrevistas casi media hora después, agarre de la cintura a Susana y volvimos a su puesto, ella al inicio hacia como que quería que quitara mi mano de su cintura, pero desistió un poco entre mis comentarios y risas de lo ocurrido. Nos sentamos como antes, nada mas hacerlo ella se puso las gafas de sol, y esa premura unida a mi imaginación dedujo que lo hacia para poder mirarme la polla sin disimulo, intuyendo aquello se lo facilite, cogí la silla de plástico y la puse a su lado, alegando que allí haba mas sombra ahora.

-YO: joder me lo he pasado genial.

-SUSANA: y yo, va a ser una suerte que tengas que invitarme a algo siempre que vengas, así podemos charlar y pasárnoslo bien jajaja hasta podemos repetir la carrera.- no lo podría asegurar pero me jugaría un dedo a que no apartaba sus ojos verdes de mi polla, aquellas gafas le tapaban bien la mirada.

-YO: ya, que graciosa, me vas a arruinar, ¿sabes como están los precios aquí?

-SUSANA: pues no haber apostado si no querías perder.- me saco la lengua de forma cariñosa.

-YO: ya, pero la recompensa era demasiado apetecible – se me había casi olvidado- ¡Espera, pagamos los 2!, ¿donde esta mi beso?

-SUSANA: jajaja no se te olvidara, no.- era delicioso ver su pecho vibrar con su risa, aparte de que eran de gelatina, su tórax hacia temblar su cuerpo.

-YO: como se me va a olvidar si casi em saco los hombros del sitio, ha acabado muerto.- hacia claro y amplios gesto con los brazos, moviendo los hombros, eso solo facilitaba su visión de mi.

-SUSANA: ¿no te habrás hecho daño?- calcule mucho la respuesta, si decía que si, podía dar paso o a un contacto directo con ella que terminara en mas, o a que me llevara al puesto medico de la piscina y que se acabara todo, ya había jugado suficiente por hoy.

-YO: que va, y aunque me lo hubiera hecho, merecería la pena.- rebaje el tono cómico, quería que eso calara en ella.

-SUSANA: ya claro, como sois los tíos, daríais la vuelta al mundo por un polvo con una cualquiera.

-YO: es posible que otros si, pero yo no, y tu no eres ninguna cualquiera, y si el calculo que hago de un beso me ha costado 2 largos de piscina a tu ritmo, para un polvo no se que tendría que hacer….pero lo haría – sonreí, quería que el comentario fuera gracioso pero no demasiado.

-SUSANA: mira que galán me has salido ahora, podrías irte con cualquiera de esas niñatas que te ha dado su número mientras se restregaban contra ti, que han aumentado en el nivel de agua de la piscina de lo que chorrean por ti jajajjja podrías tirártelas sin ningún esfuerzo – se reía, pero aquello era un prueba.

-YO: sin duda, pero aquí estoy, contigo, rogando por un simple beso, que me he ganado con esfuerzo.- se callo, sonreía sin decir nada, jugando con sus dedos con el borde de la toalla que rodeaba su cuerpo, y su lengua inquieta en la boca, algo pasaba pro su cabeza, y no se atrevía a decir.- ¿que pasa?

-SUSANA: nada…….es que me da un poco de cosa.

-YO: ¿el que? ¿Besarme?

-SUSANA: no tonto, no soy ninguna frígida.

-YO: ¿entonces?

-SUSANA: pues nada, es solo, vamos que se quien eres.

-YO: ¿y quien soy?- me sorprendí por sus palabras.

-SUSANA: pues, veras, son rumores, ya sabes, cosas de compañeros de trabajo, se oyen historias, y me da que tu eres uno de esos rumores.

-YO: ¿y cuales son?

-SUSANA: pues ya sabes, cosas que se dicen, de un día que alguien se le marco demasiado el bañador, o de por que Alex cerraba la tienda de la entrada, cosas así….

-YO: ¿y que relación tengo yo con eso?- la sabia de sobra.

-SUSANA: pues eso, que ahí un tío por aquí últimamente que ….va bien armado, y que se tiraba a Alex en la tienda siempre que venia, y de tantos rumores pues chico…- me señalo mi polla como algo evidente.

-YO: ¿y por que supones que soy yo?

-SUSANA: joder……- se ponía roja- …..pues por que…tu ya sabes…..- fingía no entenderla, lo tenia que decir-…….joder, que la tienes……grande, que no es que me dije, ojo –no, que va- pero al quitarte el bañador….. vamos casi le tengo que hacer un RCP a un par de señoras jajajja.- quería meterle humor para rebajar la tensión y no lo iba a permitir.

-YO: vaya, gracias, pero solo por que la tenga grande no tengo por que ser ese rumor.- era una chorrada pero quería llevarla más en esa dirección hasta que explotara con algún comentario que la pusiera vulnerable a mí.

-SUSANA: ya, pero una cosa en grande, como la de mi ex, y otra esa barbaridad.

-YO: ¿eso te parece?

-SUSANA: joder, como si no lo supieras, no te hagas el tonto, que las vas enseñando.

-YO: pues si, es enorme, pero no por ello tengo que ser yo.

-SUSANA: si, solo esa pedazo de polla podría hacerla gritar de esa manera.- se le escapo, estaba cansada de andarse con remilgos.

-YO: ¿gritar?

-SUSANA: si, vamos que la tienda da por detrás a los vestuarios nuestros, y mas de una vez hemos oído como gritaba, y asociando los días que te he visto con esos dais y ahora verte así…pues tienes que ser tu.

-YO: pues mira, si, era yo, me la he estado tirando en la tienda siempre que venia, no sabia que nos oíais, y ahora que los sabes ¿podrías decirme que ha pasado con Alex?

-SUSANA: pues nada, que la tienda no daba para mas, no hacia caja asi que la echaron.

-YO: vaya, una lastima, nos divertíamos.

-SUSANA: ya, pero no te falta diversión, te he visto con la sudamericana esa, aveces os acompaña.

-YO: pues si, pero es solo una chiquilla, una cría mas como esas de antes.- pense que me había pasado de largo el tren con ella si sabia de mis líos- pero vamos, que me tienes bien vigilado.

-SUSANA: no hombre, ya sabes, hemos hablado antes, últimamente te pasas mucho, no se, eres una cara familiar.- se puso roja aun mas.

-YO: pues que divertido, ahora tenemos que besarnos sabiendo tu de mis andanzas sexuales y yo de tu acoso hacia mi jajajaja

Se hizo un silencio sepulcral, estuvimos así unos 10 minutos, ya se hacia tarde y habíamos quedado después de la piscina así que acelere los tempos.

-YO: pues nada, en breve me tendré que ir, y tu terminar aquí, así que toca despedirse, y que mejor que con un beso.

-SUSANA: ¿pero ahora?

-YO: aqui y ahora, un solo beso y tú quedaras libre.

-SUSANA: esta bien- se inclino hacia mi poniendo morritos de abuela.

-YO: ¿que haces? No me he partido el espinazo por un piquito de mierda.

-SUSANA: ¿y que quieres? ¿que me abra de piernas?- lo dijo enfadada.

-YO: no, quiero un beso de verdad – me puse en pie ofreciéndole mi mano- de esos de película, con tu en mis brazos, de un par de segundos, me has dicho que no eras ninguna frígida, demuéstralo.- se calmo un poco, estaba algo avergonzada, me miraba fijamente así que el quite las gafas con cuidado, dejándome a la vista aquellas piedras preciosas que tenia por ojos.

La seguridad de mi mirada y la firmeza de mi mano la hicieron ponerse el pie cogiéndome por ella, según lo hizo de un movimiento le quite la toalla dejándola caer al suelo y sin dejarla reaccionar la agarre por la cintura pegándola a mi, pasando sus manos por mis hombros, y clavándole mi mirada en sus ojos y mi polla en su vientre, era algo mas bajita que yo, nada raro debido a mi corpulencia, así que se tenia que poner de puntillas para alcanzarme, notaba sus pechos en mis pectorales, eran grandes, y estaban aplastados por la fuerza de nuestros cuerpos, los notaba subir y bajar debido a su respiración, y fui acercando mi cara a al suya, lentamente, ella hacia ademan de ir retirándose, sin girar la cara, riendo, hasta que la curvatura de su espalda no le permitió mas y mis labios la alcanzaron, hubo un 1º beso tierno y sin malicia, con los ojos abiertos, movía un poco la boca sin que ella reaccionara así que apreté su cintura contra mi polla, eso la activo, y movió su boca, entones empezó un 2º beso largo y pasional, allí vi que nuestros ojos se cerraban, y nuestros cuerpos disfrutaban de aquello, casi podía percibir sus pezones duros sobre mi, un 3º beso comenzó al notar yo su lengua moverse en sus labios y yo correspondería, nuestras cabezas cambiaban de dirección rozando nuestras narices, hasta terminar en un 4º beso mío y un 5ºsuyo, cortos y suaves, como colofón.

-YO: vaya, sabes mejor de lo que hubiera podido desear.

-SUSANA: gracias, tu no lo haces nada mal tampoco, peor no ha sido uno, yo por lo menso he contado 5…..

-YO: tender que dar otros 8 largos el próximo día.- sonrío sin apartarse de mi, relamiéndose y clavando sus ojos en los míos.

-SUSANA: pues estaré deseando que vuelvas.- me separe de ella amagando con otro beso sin que ella se retirara, pero sin dárselo y me fui orgulloso hacia donde estaban mis amigos, los muy cabrones no estaban mirando así que cuando les dije que me había besado no me creyeron, volví con Susana, la toque la cintura estando de espaldas, dándose la vuelta

-YO: perdona, que sean 10 largos – y la pegué otro beso de tornillo, esta vez al separarme note como ella reía pero se mordida el labio.- hasta la próxima.

Y ahora si regrese con mis amigos, ellos alucinaban y me vitoreaban, terminamos de recoger, mientras yo no podía apartar los ojos del cuerpo de aquella socorrista mientras despejaba la piscina a la hora del cierre, habíamos quedado para salir a dar una vuelta, así que lo hicimos, pero al terminar me fui derecho a casa de mi Leona, aquel juego con Susana me había dejado trastocado, y las sesiones de sexo duro con ella me tranquilizaban. Los siguientes días que volví a la piscina siempre la llevaba algo, un refresco, una agua o un helado, y charlábamos durante horas, ya fuera con amigos o con al familia, siempre me pasaba por allí un rato, con el slip o los 2 bañadores dependiendo de mi compañía, siempre echábamos a nadar un rato, haciendo largos, si mantenía el ritmo nos besábamos una vez, y si no le tenia que invitar a algo mas, los besos ya eran sensuales, con lengua y acariciándonos la espalda, o la cara, no es que fuera una experta pero el hecho de ver sus ojos antes y después me volvía loco, su verde en arropaba, y notaba como ella movía su cuerpo, su cadera, para restregarse contra mi, y mas cuando solo iba con los slips, yo aprovechaba algún descuido y la metía mano en el trasero, era mármol, el ejercicio se lo tenia como una piedra. Paso una semana y andaban mas caliente que un pollo en un horno, las colombianas seguían con su padre y marido en casa, mi Leona se fue al pueblo de vacaciones y yo necesitaba desahogo, en una de nuestras charlas tire a ver si caía.

-YO: oye, tengo que preguntarte algo.

-SUSANA: ¿dime?

-YO: ¿tu nos oíste a Alex y a mi, o solo el rumor?- se acaloro de golpe.

-SUSANA: bueno……al principio no, solo el rumor, pero luego, por curiosidad, me avisaron y fui para allá, pobrecilla como gritaba jajajja

-YO: jajaja la verdad que si, no la metía nada de caña y la pobre sollozaba.

-SUSANA: no vaciles, si retumbaba la pared.

-YO: pues eso, si pillo a una mujer de verdad, como tu, derribo el edificio.- se le bario la boca ante mi comentario, mitad sorpresa mitad excitación, sin gafas ni nada ya me miraba la polla sin cuidado alguno.

-SUSANA: ¿te estas declarando?

-YO: solo te digo que si lo hiciéramos retumbaría medio planeta.

-SUSANA: pues…….en mi casa tengo una pared que me sobra…………..- me miro a la cara.

-YO: pues hoy la tiramos- me incline para besarla y ella se dejo, mientras acariciaba su cintura y la atraía hacia mí, neutras lenguas jugaban su propio partido.

-SUSANA: anda vamos al agua- se levanto quitándose la camiseta y esperando que mi cuerpo la rozara al levantarme.

Nos tiramos los 2 al agua, y jugamos un poco a ver si la pillaba, pero no se esforzaba, la agarraba y la atraía hacia mi pero se escabullía jugando, a la 3º me canse y la agarre pro la espalda pegándola a mi, haciendo me notar en su trasero, y mientras la iba besando por el hombro la lleve a una zona mas profunda donde solo se veían nuestras cabezas por encima del agua, allí mis mano repasaron su cuerpo por encima del bañador, pasándome en sus pechos, no nos besábamos, solo repasaba su hombro con mis labios, ella movía su cintura acariciándome la polla con su culo de mármol, allí me mato, y por la zona de sus costillas metí mis manos, acariciando ya directamente sus pechos, y palpando los duros pezones que ya había notado antes por encima del bañador, la respiración se le agito que casi me reventaban las manos cuando se le hinchaba el pecho, ella se dio la vuelta y puso una mano en mi paquete, dejándome su cara a milímetros y mirándome a los ojos, aquella mirada de mujer lujurioso, ansiosa, mojada y esos ojos verdes me la pusieron dura al momento, y ella noto ese cambio de tamaño en su mano, si antes ya le parecía grande ahora su cara era de incredulidad, pero su mano y su cuerpo reaccionaron con excitación, de hecho metió la mano por el hueco que mi erección había provocado en la cintura, y masturbaba lévente mientras hundió su lengua en mi boca, yo metí mis manos en su trasero, por debajo de la tela del bañador, separando y juntado aquellas maravillas formadas a golpe de ejercicio. Estuvimos así un buen rato, con algún crío con gafas de agua dándonos vueltas como tiburones hambrientos, sin duda apreciando lo que pasaba debajo del agua, pero estaba disfrutando demasiado como para abrir los ojos y darse cuenta. Mis manos al final la elevaron subiéndola sobre mi, a horcajadas, y si en el aire me era fácil en el agua ni os digo, mis dedos penetraron a duras penas hasta llegar a su coño, el bañador y sus glúteos torneados me lo pusieron difícil, pero al llegar mereció la pena, apenas la roce la oí suspirar, para cuando llegue y la metí un dedo ella me masturbaba con tanta energía que me saco la polla del bañador y lo hacia por fuera, me besaba como si le fuera la vida en ello, juro que podría habérmela tirado allí mismo y no se hubiera negado, pero solo la penetre con un dedo, y luego con dos, estaba muy caliente, se subía a mi retorciendo su espalda para ponerme sus tetas en la cara y luego bajaba dejándolas ir a contra piel contra mi pecho, mi mano no deba mas de si, le metí el bañador entre las nalgas, para que fuera como un tanga y tire de el con fuerza para dejar sitio, eso la volvió loca, su mano era un rayo masturbándome, y con esa configuración mi mano ya podía penetrar sin problemas y con el pulgar acariciaba su clítoris, no aguanto mucho antes de querer gritar por la explosión del orgasmo que sintió, pero mi boca la frustro, cuando terminó de temblar se bajo de mi y ahora con las dos manos terminó de pajear, hasta que me corrí en el agua, sus gestos eran claros, sus hombros aparecían y desaparecían en el agua, pero le dio igual, hasta que no noto mi polla flaquear no paro, y se lo agradecí con un gran beso doblándola la espalda hasta casi hundirla en el agua.

-YO: te voy a reventar en tu casa.

-SUSANA: lo se.

Fuimos dando un paseo a su puesto por el agua, dejando que nos enfriara los ánimos, nos colocamos bien los bañadores y salimos a tumbarnos al sol un rato, sin dejar de mirarnos y sonreír, pensando en el futuro cercano. Ya avise a mis amigos que se fueran sin mi, la ayude a recoger y echar a al gente del agua, a la hora del cierre nos fuimos a duchar los últimos para estar solos, y en la duchas repetimos lo del agua, pero ya desnudos, con mi polla libre y su cuerpo escultural a mi entera disposición, masacre sus tetas con mi lengua, eran tan grandes e infladas que las dabas un toque y temblaban unos segundos, le trabaje los pezones hasta tenerlos duros sin dejar de penetrarla con mi mano, y ella de masturbarme, al correrse ella primero se bajo y recorriendo mi cuerpo con su boca, llego a mi polla, de nuevo la comparativa de ella con las manos de otra mujer era insultante, aun así con ambas manos empezó a masajear y chupar el glande, con sus enormes esmeraldas de ojos clavadas en mi, trató de tragar mas pero no tenia la boca tan grande, eso me genero cierto gusto, sus labios tirantes intentando engullir lo que no podían, pero eso le dio movilidad a su lengua que hacia maravillas en mi capullo, como iba para mi 2º corrida se tuvo que trabajar bien la mamada, de hecho me canse de tener las manos vacías y cogiendo de forma invertida de la cintura la di la vuelta en el aire y me la cargué encima, dejándome su coño en la cara y sus pechos en mi vientre, con su boca aun lamiendo mi polla, hundí mi cara en su vagina, penetrándola con la lengua y dándole pequeños lametones al clítoris, para luego chuparlo, sus risas iniciales ante la posición fueron cambiando con mis caricias, y se le noto en el ritmo de sus manos, aun así la saque el 2º orgasmo antes de que ella recibiera mi corrida en su boca, casi se atraganta, al ponerla de pie tenia toda la casa manchada de semen y lo escupía.

-SUSANA: ¡que mamón!, la próxima avísame.

-YO: la próxima será dentro de coño- se lo agarre metiendo mis dedos en el, a lo que ella casi cae al suelo, tenia ganas de follármela así que en vez de seguir jugando le di un buen azote en el culo y la pedí que se diera prisa, casi me parto la mano, que nalgas tenia, eran de acero, y casi ni se movieron ante mi golpe, todo lo contrario que sus pechos. Salí de allí por que si la veía mojándose el cuerpo no llagaba a casa sin empalar.

Salimos al final vestidos con las ropas amplias y ligeras debido al calor, ese final de agosto fue criminal, llegábamos a los 45 o 47 grados en una ciudad de hormigón y piedra, sin mar, como Madrid, nos subimos a su coche, sin aire acondicionado, y sin ningún pudor, o tenia una mano en el cambio de marchas o en mi polla, ahora solo llevaba el bañador grande así que metió la mano por la pernera y me saco parte de la polla para acariciarla por el trayecto, yo no fui menos y metí mi mano por debajo de aquella ni falda blanca con vuelo que llevaba, de mujer tenista, la sorpresa fue descubrir que tampoco llevaba ropa interior, así que mis dedos jugaron en la entrada de su coño hasta notar como se iba humedeciendo, los semáforos en rojo se convertían en bacanales, y si no fuera por los cinturones de seguridad, que no ayudaban al apretar sus pechos y dejarlos bien marcados, y el claxon de los de detrás, hubiéramos hecho el amor allí mismo, el calor era sofocante, y como era hora de salir había cierto atasco que no dejaba que cogiéramos velocidad para que entrara aire por las ventanillas, yo me quite la camiseta y ella se la remango dejando su ombligo al aire, con la falda también doblada dejando lucir carne, carne húmeda, del sudor, del calor que nos abrasaba por fuera y por dentro, lo pase realmente mal, pero la visión de ella con medio cuerpo al aire sudoroso me decía que merecería la pena.

Al fin salimos el atasco y por suerte fuimos sin mas inconvenientes a su casa, de chiripa aparco a la 1º, ella se recolocó la ropa pero yo solo me baje la pernera, y me deje la camiseta colgada de mi mochila, no había suerte, vivía en un 3º sin ascensor, pero eso me regalo 2 pisos de ver como su culo se contoneaba delante de mi, y digo 2 por que el 3º lo subió con mi mano metida entre sus nalgas y sus pechos, estaba ardiendo de pasión, llevaba como 4 días sin follar debido a las circunstancias de mis amantes, como siempre, tardaban un mudo en abrir la puerta de su casa, en parte por que yo no paraba de jugar con ellas por detrás, al meter mi mano debajo de su camiseta me quede alucinado, no llevaba sostén tampoco, pero no era posible, no me había dado cuenta por que estaban tan bien colocadas y redondas que no pense que fuera natural, eso hizo bajar mi mano hasta la falda y levantándosela hundir mi mano en su intimidad, ella se dejaba hacer, intentaba abrirla puerta pero mis caricias no se lo permitían, se le cerraban los ojos, para cuando abrió la enganché del estomago y la levanté metiéndola en su casa, mientras reía iba dejando caer las cosas, llegué a un salón donde la tiré al sofá, me quité el bañador y vi su cara, era de pánico y excitación, ya me la había chupado pero mi cara ahora no era de jugar, era de asesino, caí sobre ella abierta de piernas, y mientras mi polla golpeaba su vientre le arranque la camiseta, le comí las tetas como nunca había podido, era tan grandes y bien colocadas que no me daban abasto mis enormes manos, busqué sus labios mientras mi mano la hundió otra vez, estaba empapada de sudor y de sus propios fluidos, la metí tanto ritmo que apenas en 5 minutos se corrió de nuevo, de remate la hice chuparme los dedos manchados por ella mientras iba bajando, degustado su cuerpo, con mi boca, hasta levantarla la falda y meter mi cara allí, estaba desatado, la busqué el punto G mientras le abría los labios mayores y le chupaba un clítoris enorme, a los 10 minutos la hice correrse como una fuente, empezó con espasmos pero no deje de mover mi mano persiguiendo su inquieto cuerpo hasta que terminó de echarlos.

-YO: ahora estas lista par ser follada por mi, y si te crees que tendré compasión como con la de la tienda, lo llevas claro.

-SUSANA: ¡por dios, fóllame de una vez, haz que retumbe la casa!

La obedecí como palabras de mi señor, la quite la falda, la saqué la cadera al borde del sillón y poniéndome de rodillas la abrí bien de peinaras mientras jugaba con mi glande en sus labios, al final encontré la posición y apreté hasta meter mi polla en ella, me costo mucho, estaba bastante cerrada, así que según iba metiéndola dejaba que se acostumbrara, como todas, hacia aspavientos en el aire, se agarraba a lo que podía mientras notaba como me iba abriendo paso, cuando le metí la mitad note demasiada presión así que deje de penetrar y comencé el bombardeo, eran golpes fríos y secos, pero que la hacían retorcerse de placer, se agarraba las tetas para que no se movieran tanto, pellizcándose los pezones, por lo visto esto le ponía a muchas, aun así la di sin parar, queriendo penetrar mas, pero no me dejaba, en media hora se corrió unas cuantas veces rogándome que parara o que siguiera, aquello me estaba cansando, la levante sin sacarla de ella.

-YO: ¿donde esta esa pared que quieres tirar?- me miro riéndose y señalo una.

La pobre se vio empotraba contra ella, de espaldas, y eso provoco que mi polla la abriera un poco mas, gimió, con cierto dolor, pero mis besos la ahogaron, en esa posición solo tenia que levantarla y dejarla caer para coger buen ritmo, entre mis besos notaba sus gestos de dolor, muecas apenas perceptibles, pero iban aumentando según lo hacia mi ritmo.

-SUSANA: ¡para, para, por dios, me haces daño, bájame!.- se dio la vuelta y se abrió las nalgas- métemela por el coño así, a ver si duele menos.

Encantado de la vida la obedecí, la ensarte sin piedad y la hacia rebotar contra la pared, estaba un poco fuera de mi, la hacia dar saltos con cada embestida para que no la penetrara tanto, sus muecas de dolor volvieron, si, la hice correrse, pero la dolía, ponía las manos hacia taras para hacer de tope, pero eran un par de veleros contra la fuerza de un océano, no fue buena idea, ver su duro trasero temblar, abriéndose ante mis acometidas, solo pensaba en golpearla con la pelvis en ellos, pero ni así las penetraciones no eran tan profundas, sus gritos era alaridos ya, pero de dolor, estuve casi media hora así, esperando que se acostumbrara, pero no lo hacia.

-SUSANA: ¡para por favor, me estas partiendo, me duele mucho, no lo aguanto, sácala, te la chupare, PERO SÁCALA!.- ofuscado lo hice, pese a mi excitación note suplica real, la di un buen azote por no aguantar, pero ella no era una de las colombianas.

Se agacho agarrándose el coño, sesteando con la boca, le escocía, aun así me agarró la polla y la chupó como una profesional hasta sacarme el semen, después me pidió que me vistiera y me fuera, que otro día quizá. Salí de allí ofuscado y muy poco feliz, era la 1º que se rendía, volviendo a mi casa solo pensaba en si esa del bus me la podría follar o si esa mujer del cruce se la metería toda, llegando a mi casa recibí una llamada de Yasmine, su padre había salido con su madre unas horas y estaba sola en casa, di gracias al señor de los cielos y me fui derecho a su casa, la pobre recibió como si fuera mi leona, sin el apoyo de su madre se termino desmayando, estaba fuera de mi y lo pague con ella, apenas me duro 2º horas antes de irse, aun así aguanto lo suficiente para apagar mi fuego, y al volver en si, terminar una foliada por el culo de mas de 1 hora antes de tener que irme por el regreso de sus padres.

Lo malo fue que pese a seguir jugado y tener relaciones de masturbación y sexo oral con Susana, jamas me dejo volver a penetrar su cuerpo, era muy frustraste, me tuve que hacer a una de las chicas del grupo, una bajita con gafas con la que no había mucha relación, era un borde, pero al menos ella se dejaba follar como dios manda, para saciarme ante la escasez de coños que tenia en aquel momento. La relación con Susana acabó antes incluso de cerrar la piscina a inicios de septiembre, la mande a paseo, para chuparemos había 20 mejores que ella y la mitad se dejarían follar, al inicio solo pensaba en la perdida de tiempo y esfuerzo que me había supuesto aquella socorrista, pero mi mente ya no estaba centrada en aquello, si no en que quedaba 1 mes para el regreso de Ana.

CONTINUARA…….