Hola, este es mi 6º relato y como tal pido disculpas anticipadas por todos lo errores cometidos. Estos hechos son mezcla de realidad y ficción, no voy a mentir diciendo que esto es 100% real. Lo primero es contar mi historia, intentare ser lo mas breve posible.

Sin títuloMi nombre es Raúl, tengo 25 años y lo ocurrido empezó en mis últimos años de Instituto, 17-18 años, considero mi infancia como algo normal en cualquier crió, familia normal con padre, chapado a la antigua y alma bohemia, madre devota y alegre,  hermana mayor , mandona pero de buen corazón, todos de buen comer y algo pasados de peso, sin cosas raras, vivo a las afueras de Madrid actualmente, aunque crecí en la gran ciudad. Mi infancia fue l normal, con las connotaciones que eso lleva, sabemos de sobra lo crueles que son los críos y mientras unos son los gafotas, otros los empollones, las feas, los enanos….etc. Todos encasillados en un rol, a mi me toco ser el gordo, y la verdad lo era. Nunca me prive de nada al comer pero fue con 12 años cuando empece a coger peso, tampoco es que a la hora de hacer deporte huyera, jugaba mucho al fútbol con los amigos y estaba apuntado a muchas actividades extra escolares, ya fuera natación , esgrima, taekwondo, o karate, pero no me ayudaba con el peso. Lo bueno era que seguía creciendo y llegue muy rápido a coger gran altura y corpulencia, disimulaba algo mi barriga, todavía no lo sabia pero esto seria muy importante en adelante. Siempre me decían que era cosa de genes o familia, y así lo acepte. Como casi todo gordo en un colegio o instituto al final o lo afrontas o te hundes, y como tal siempre lo lleve bien, el estigma del gordo gracioso me ayudo ha hacer amigos y una actitud simpática y algo socarrona me llevo a tener una vida social muy buena. Eso si, con las chicas ni hablar, todas me querían como su amigo, algo que me sacaba de quicio. Pues no paraba de ver como caían una y otra vez en los brazos de amigos o compañeros y luego salían escaldadas por las tonterías de los críos, siempre pensando que yo seria mucho mejor que ellos, pero nunca atreviéndome por mi aspecto a dar ese paso que se necesitaba. Un tío que con 17 años y ya rondaba el 1,90 y los 120 kilos no atraía demasiado, cierto es que era moreno de ojos negros y buenas espaldas, pero no compensaba.

Además, tengo algo de educación clásica, por mi padre, algo mayor que mi madre y chapado a la antigua, algo que en el fondo me gustaba ya que me enseño a pensar por mi mismo y obrar con responsabilidad sin miedo a los demás, pero también a tratar con demasiado celo a las damas, y lo mezclaba con una sinceridad brutal, heredada de mi madre, “las verdades solo hacen daño a los que la temen, y hace fuerte a quien la afronta”, solía decirme. Una mezcla peligrosa, no tienes miedo a la verdad ni a lo que piensen los demás. También, o en consecuencia, algo bocazas, pero sin mala intención, solo por hacer la gracia puedo ser algo cabrón. Nunca he sido un lumbreras, pero soy listo, muy vago eso si, si estudiara sacaría un 10 tras otro, pero con solo atender un poco sacabas un 6 por que molestarme, al fin y al cabo es información inútil que pasado el examen no volveré a necesitar.

Con el paso de mi infancia empece a sufrir jaquecas, achacadas a las horas de tv, ordenador o a querer faltar a al escuela, ciertamente algunas lo serian pero otras no, me diagnosticaron migrañas, pero cuando me daban ningún medicamento era capaz de calmarme, así que decidieron hacerme un escáner  y salto la sorpresa, Con 17 años apunto de hacer los 18 e iniciar mi ultimo curso de instituto, un tumor benigno alojado cerca da la pituitaria, no era grande ni grave pero me provocaba los dolores de cabeza y al estar cerca del controlador de las hormonas, suponían que mi crecimiento adelantado y volumen corporal se debía a ello. Se decidió operar, no recuerdo haber pasado tanto miedo en mi vida como las horas previas a la operación, gracias a dios todo salió bien y con el apoyo de mi familia y amigos,  todo salió hacia delante y es donde realmente comienza mi historia.

Después de la operación, y unos cuantos días en al UCI de los que recuerdo bien poco, me tenían sedado, con un aparatoso vendaje en la cabeza e intubado hasta poder verificar que no había daños cerebrales. Me subieron a planta y pasadas una semana empece ha hacer rehabilitación, primero ejercicios de habla, coordinación y razonamiento, y después físicamente, era un trapo, no tenia fuerzas y había mucho que mover, pero pasaron los días y casi sin esfuerzo empecé a perder kilos, cogí fuerzas, en mi casa alucinaban de como me estaba quedando y ante esa celeridad muchos médicos me pedían calma, yo no quería, me encantaba aquello, pero tenia que llegar el momento en que mi tozudez cayo ante mi físico , a pocos días del alta, en unos ejercicios de rutina decidí forzar y mi pie cedió, cisura en el empeine y otra semana de reposo total, donde cumplí los 18. Aquí ocurrió la magia, debido a mi necesidad de descansar me asignaron un cuarto y una enfermera en especial para mis cuidados, se llamaba Raquel, la llevaba viendo muchos días y había cierta amistad hasta el punto de que en situaciones en que mi familia no podía estar era ella quien me ayudaba a…..la higiene personal, solía solicitar la ayuda de algún celador pero andaban escasos de personal, y yo hinchado de orgullo trataba de hacerme el duro moviéndome con la otra pierna.

Como os conté en mi anterior relato, ella fue mi 1º relación sexual, y la que me abrió los ojos, el tumor y su extracción me provoco una serie de cambios físicos, perdida de peso y volumen, además de, sin saber muy bien como, una polla enrome entre mis piernas. Pero las situación con ella, no dio para mas, me recupere perfectamente y llego el día de irme del hospital. Después toco poner en  práctica la teoría y Eli, la fisioterapeuta que me estaba ayudando con un problema en el pie, me la confirmo. Ahora era mi profesora y me enseñaba todo lo que se podría necesitar, y con unas amigas llego la magia. Después de mis 2 primeras semanas de aprendizaje y teoría, llegaba la hora del examen práctico. Ahora de mi aprendizaje,  Eli me invito a una fiesta que quiso usar de examen, y se desmadro. Un tiempo después inicie unas vacaciones tórridas con una familiar lejana, acabe desvirgando y abriéndola al mundo del sexo, teniendo que marcharse pero con planes de reencuentro.

————————————————————

Ya he leído algunos comentarios, gracias por los consejos, tratare de corregir, debido a varios comentarios paso a quitar en negrita las conversaciones

 CRISTIANCITO21, gracias por el cate, no se que andaba pensando con lo de Atenea.

Es cierto que quienes sigan la serie, es una lata, pero la 1º parte casi no cambia, con bajar un poco la rueda del ratón se soluciona, de ahí que ponga estas pequeñas anotaciones separadas del resto, Y así los que empiecen un relato sin seguir el orden, tengan una idea general rápida.

Y si, es una deformidad de polla, pero tenia que ser así.

Pido disculpas por los “tochazos” que escribo, estas primeras experiencias llevan mucha información, y es importante a mí entender. Alguno más así y os prometo que los siguientes no serán tan grandes.

Inicio una serie de relatos que detallan los últimos 5 meses de instituto, debido a la cantidad de información y a que muchas de las relaciones relatadas se sobreponen unas con otras en el tiempo, y pueden cambiar de género, los divido, con aclaraciones previas de su contenido.

Aquí inicio el relato donde explico algunas de las reacciones con otras alumnas del instituto.

Pasaron los días y toco volver al instituto, las primeras semanas las pase lacónico y mustio, la vuelta de Ana a su casa y el fin de nuestras sesiones de sexo  me tenían triste, no era por el sexo, si no por la sensación de tener una mujer a tu lado, que te desea tanto como tu a ella y que te reconforta, que calmaba  la fiera que llevaba dentro, y n me refiero a mi pene. Mis notas en el curso eran algo pobres, nunca fui un “listillo” pero siempre sacaba notas fáciles, 6-7 sin demasiado estudiar, la media la sacaba seguro, pero mis padres me dieron un toque, ya no colaba la historia del pobre crío operado, ya estaba mas cerca de los 19 que de los 18 y de la operación, “tenia que prestar mas atención en el instituto”, y a fe que lo hice, esas palabras retumbaron en mi cabeza unos días, ¿Qué me pasaba?, era un chico joven de 18 años, moreno,  de 1,90, de espaldas grandes y fuertes, apuesto, de unos 85 kilos,  con cierta tonificación, sin llegar a marcar músculo, había tenido sexo con penetración con 3 mujeres diferentes, repetidas veces con cada una, había echo de casi todo en el sexo sin penetración con otras 4 diferentes,  alguna de esas ex actriz porno, entrenado y con cierta experiencia, con una polla enorme y  una legión de colegialas adolescentes con las hormonas alteradas ante mi.

Según pasaron los días, la sensación de que estaba perdiendo el tiempo,  crecía en mi interior, llegue a quedar con Eli, que le iba de cine con su forma de llevar el gym,  deseando sexo con ella,  pero no me dejo,  me incito a lanzarme a por las del instituto. Todo indicaba una sola dirección, y fui a por ello convencido de que era lo que se tenía que hacer.

Os diré que durante los siguientes 5 meses folle no menos de 40 veces,  con mas de 12 alumnas distintas,  os sorprendería el numero tan corto de alumnas que ya no eran vírgenes a esas alturas, a mi me sorprendió al menos, me costo encontrar alguna y siempre de escalas menores en las clases sociales de los institutos,  siempre de ultimo curso y mayores de edad, por mi y las palabra de Eli, se me insinuaron igual chicas de 17, de 16 y me choco profundamente una de 15 que afirmaba no ser virgen ya y que quería guerra, las ignore a todas.

Sin contar las que lo intentaron y no se pudo por que literalmente no les entraba mi pene,  pero si sexo oral o masturbaciones mutuas,  otras salían corriendo al verme desnudo y la polla colgando, una incluso salió corriendo solo con sentarse encima de mi con la ropa puesta aun, el rumor de mi polla corría como la pólvora y note como, pasadas unas semanas desde que empece, las chicas que no conocía no me miraban a la cara, si no a la entrepierna directamente, y las que si me conocían cambiaron su actitud hacia mi diametralmente, se salvaron algunas de las mejores y mas morbosas por estar ya con novio y ser amigos míos, y lo digo así por que mas de 3 de ese tipo se me insinuaron claramente, y no digo insinuar si no cogerme la polla y arrastrarme al baño, pero me negué en casi todos los casos, en otros la chica o situación era demasiado excitante y el amigo no era tan cercano. Los compañeros no ayudaban,  pase de ser el gordo y toda la enciclopedia de insultos y bromas que lleva detrás, a ser el trípode, el tres piernas o el hombre del bastón, al principio me molestaban sus comentarios, pero me di cuenta que lejos de avergonzarme a mi, que estaba acostumbrado a usar el humor como mecanismo de defensa ante esos ataques cuando estaba gordo, una gran polla no seria problema, o  a la chicas, esas palabras me fijaban como objetivo, era un reto para ellas, en el 60% de los polvos que eche, solo tenia que bajarme el pantalón, y otros con usar una trampa sencilla de presumir y hacerlas caer en el “no te creo”. Echaba de menos mucho los juegos y la conquista, buscaba un reto,  pero realmente no lo encontré en esas alumnas.

Como es demasiada información, paso a relatar las 3 chicas que merecen la pena ser contadas.

La historia debe continuar.

————————————————————–

La primera fue Marina,  tuvimos 3 semanas largas de pasión, antes de que su madre cortara de raíz, y pese  que alguna vez volvimos a hacer el amor a escondidas, no había lazos entre nosotros, así que dejándola de lado, inicie una maratón, durante el siguiente mes, llegando ya a la primavera, logre mantener relaciones con, al menos, una mujer cada semana, al inicio solo eran de sexo oral o masturbaciones, pero fui cogiendo confianza y cada vez me resultaba mas sencillo lograr situaciones en que mi polla fuera a que hablara por mi, fui aumentando el numero, aveces,  un chica durante una semana en su casa después del colegio,   echábamos varios polvos, otras,  eran varias chicas en una semana una sola vez,   llegué a tener relaciones con 3 chicas diferentes en la misma semana y día, de forma alternativa, yo no ofrecía ni engañaba a nadie,  ni amor,  ni cariño ni ser novios o pareja, solo quería sexo, y era lo único que buscaba en ellas así que lo dejaba claro desde el principio, alguna rechazo ese tipo de relación esporádica y  lejos de la monogamia, una volvió pasado el tiempo rectificando su postura,   con todos era mas o menos igual,  trabajaba sus jóvenes coños con masturbaciones previas y las dilataba, cuando estaban listas y ya se habían lubricado bien con sus propias corridas, hundía parte de mi polla en ellas, casi ninguna logro pasar de mas de la mitad y solo una logro metérsela entera. Aveces usaba condón por que no me fiaba mucho, otras eran vírgenes y las trataba con mas cuidado.

Mi fama entre las féminas aumentaba, yo hablaba con Marina, como infiltrada,  y me contaba que se emplazaba a hablar mucho de mi y mi miembro, que se retaban unas a otras y las que no se atrevían eran dejadas de lado o tomadas por mojigatas.

Vaya por delante mi respeto por las mujeres, pero siendo sinceros, todos hemos tenido en el instituto, o clase,  una mujer, digamos…….”sueltecilla”,  la que lleva un cartel con letras de neón de puta o zorra, que era detestada,  por la imagen que daba de la mujer, y envidiada, por su libertinaje,  por las mujeres, y deseada por todos los tíos, si, esa mujer que no tendría ningún problema por su físico en lograr mantener a cualquier tío, pero que por algún motivo decidió compartirlo con mas, muchos mas. Esta es la historia de mi relación con la que me toco en mi último año.

2º La golfa, Rocío.

Era la zorra oficial de ultimo curso, de ella se había dicho de todo, que se dejaba hacer de todo, que se tiraba al profesor de francés,  que se follaba a cualquiera solo pidiéndoselo, yo constate a lo largo de los cursos que era una  falsedad, desesperado me acercaba a ella y la trataba bien con la esperanza de que fuera cierta su fama, pero nunca pensó en mi de esa manera, pero si que jugaba conmigo, lo hacia con todos,  yo la dejaba por que me sentía cerca de ella, se sentaba en mi regazo, me daba abrazos demasiado largos, pegaba su cintura a mi pelvis, la acompañaba a su casa, siempre jugaba y lograba lo que quería de mi, hasta la operación, cuando volví supe que tenia un novio o una especie de folla-amigo,  un “cani poligonero” con un coche de bajo presupuesto tuneado de forma cutre,  que la venia a buscar todos los días después de clase, si ella jugaba conmigo,  con el hacia lo que quería, supongo que a cambio de sexo, era su taxi personal.

Rocío era una mujer atractiva, morena, de melena larga, delgada, pómulos altos y sonrisa picara,  siempre iba con camisetas y tops ceñidos que resaltaban sus pechos, nada anormal pero los exhibía, se le marcaban muy bien y llevaba escotes pronunciados, pantalones de tiro bajo que se le pegaban a la cintura y no dejaban nada a la imaginación, algo de caderas anchas pero no exagerado, lo que llamamos en España un culo carpeta, siempre con tanga, y no era difícil  adivinarlo, siempre que se sentaba se le veía claramente el tanga y medio culo, casi hasta donde la tela se metía entre sus glúteos, era imposible que ella no lo supiera y un así siempre iba vestida igual, algunas otras  les pasaba, se puso de moda ir enseñando el tanga,  pero se medio tapaban o se subían el pantalón por el cinturón, ella no. Mediría 1,70, siempre en zapatillas y con el pelo suelto, y me fije que de forma natural, o no, ella siempre echaba los hombros hacia atrás, ofreciendo y pronunciando su pecho. Tenía 2 piercings, uno en el ombligo y otro en la lengua, con el que no paraba quieta, jugueteaba con su lengua  y  lo movía contra los dientes,  haciendo ruidos evidentes.

Como os he dicho, la conocía y hasta la defendía en ocasiones de sus zorrerías ante los demás cuando la acusaban falsamente de haberme follado a mi, ojalá, quizá con la esperanza de que me la follara  de verdad yo también, muchos chicos que habían estado con ella decían que era una loba en la cama, y otros muchos decían habérsela tirado  sin ser cierto, pero ella no lo desmentía nunca, le gustaba ese juego de dejar la duda en el aire.

Los primeros rumores sobre mi debieron llegarle a su oído, y note como con el paso de los días se fue acercando mas a mi, saludándome al inicio, luego quedándose conmigo en la hora de descanso, y esperándome luego para salir del instituto, charlábamos mientras su folla-amigo esperaba a su lado con el coche como un panoli, hablábamos de las cosas de siempre, tonterías, ella solo tenia, o demostró,  el recurso del sexo para hacer bromas, menospreciando su cuerpo, “joder como me gustaría tener las tetas de esa y no estas birrias” y se las agarraba levantándoselas, o me hacia a mi hacerlo delante de su pelele,  o el sexo para tratar de hacerme reír, “esa es mas fea que la polla de este” señalo al panoli. La seguía el rollo pero la cale enseguida, hace 7 meses me tendría comiendo de la mano como un chihuahua salido, pero yo ya no lo era, era un rottweiler. Llegaba a hacerme acompañarla a su casa, mientras nosotros íbamos en la parte de atrás del coche,  el panoli nos llevaba, era su chofer, me pareció ridículo y denigrante por el, pero así era yo no hacia mucho. Nos subíamos a su casa y mientras el se queda en el salón ella me llevaba a su cuarto y se cambiaba delante de mi, ya lo había echo alguna vez antes de la operación, pero ahora se recreaba, se quedaba en sujetador y tanga,  no tenia ninguna prisa por volverse a vestir.

Tenia un cuerpo de cine, como casi todas, la piel suave y tersa por la edad, el sujetador le levantaba las tetas un poco, casi le rebosaban, se notaba que eran alguna talla menos de la que debía de usar, la imagen de ella agachándose con el tanga la tendré gravada en mi cabeza para siempre, claro que me empalmaba, pero lo disimulaba bastante bien, no quería que notara la facilidad de mi reacción ante ella,  luego me desahogaba con alguna de las chicas que caían en mi juego, no quería que fuera rápido, quería que se esforzara, que lo deseara, que se enfadara por no lograrlo el premio, hacerla llegar  a la frustración,  como me había hecho a mi,  y seguí haciendo con los demás, el papel de mojigato lo clavaba,  había sido uno de esos  mucho tiempo.

Con el paso de una semana estaba loca, ya no sabia que hacer para desatarme, me buscaba con su cuerpo, se pegaba a mí y se frotaba como un oso contra un árbol, subía el nivel de zorra hasta el infinito, al principio  a escondidas, luego con su payaso de “cani” delante, mas adelante delante de toda al clase, diciendo frases ambiguas,  tirándome los trastos públicamente. Ya me invitaba a su casa todos los días sin su chico delante,  aun así le hacia llevarnos a su casa y luego le mandaba irse, era patético. En su casa parecía que solo vivía ella, jamas vi a nadie que no fuéramos los 3  nombrados, y ya no solo se cambiaba delante de mi si no que me pedía ayuda, las desvestía con ella poniendo poses, pero no de modelo, si no de actriz porno mala, hasta dejarla en sujetador y tanga, que cada día eran mas minúsculos,    andaba así por toda la casa, se me tiraba encima “jugando”, me pedía ayuda para coger algo alto y sin dejarme tiempo a cogerlo se metía en medio pegando su culo semidesnudo en mi cintura.

Debo decir que me sentía como Gandhi, el aguante, la paciencia, la resistencia pasiva que tuve que soportar era titánica, luego  quedaba con alguna otra chica y la destrozaba a pollazos de ganas, para rematar la faena le pedí la casa para follarme a una,  ya que siempre estaba vacía, y además, para  ponerla desquiciada, le dije que era a su mejor amiga,  una aprendiz de zorra que tenia como mascota, una chica pequeña,  rubia,  de ojos negros,  con unas buenas tetas, y así lo hice, me folle a la aprendiz,  en su cuarto,  con ella en la habitación de al lado, y la hice gritar como una oveja en peligro, no solo por mi polla abriéndola, si no que me pare en seco y la dije que si no gritaba a pleno pulmón que la siguiera partiendo,  no lo haría, y a fe que lo hizo.  Eso logro que saliera de si misma, en su casa ya iba solo con el tanga, le quitaba yo los sujetadores y me hacia tocarla por todos lados, con excusas baratas, me hacia sujetarle las tetas, preciosas y tersas con pezones oscuros,  mientras se ponía crema corporal, cosas de ese tipo, pero me  daba igual, sabia lo que buscaba y no se lo daría hasta que rogara como una posesa por ello, había momentos en que no aguantaba mas y me iba al baño ha hacerme una señora paja o reventaría allí  mismo, ella se percató y dejaba sus bragas sucias por el suelo del baño nada mas llegar a casa, yo las usaba,  en parte por excitación y en parte por que las dejaba allí manchadas de semen para que supiera que prefería pajearme con  sus bragas que tirármela a ella. Nos ponía a ver películas, algunas porno,  y ella se acurrucaba contra mi, solo con el tanga, metiéndome mano, pegando sus pechos desnudos a mi, se metía una mano en el tanga y se tocaba, comentando lo que veíamos con comentarios obscenos, pero siempre que intentaba pasar de allí conmigo  la paraba los pies.

Llego un viernes en que habíamos quedado, de nuevo su panoli nos acerco a su casa pero ni se bajo del coche, se fue como un  taxi, ya hasta ella le insultaba por ser tan pelele, a la cara y delante de mi, pero el tío no reaccionaba, ¡¡¡¡¡lo que le tenia que haber hecho en el pasado para tenerle así de controlado!!!! Lo digo en pasado por que desde hacia una semana que  no le tocaba. Subimos a su casa, y empezó el ritual, contoneándose dejando mochila y abrigos por el pasillo.

-ROCÍO: anda ayúdame con al ropa – se desabrochaba el sujetador aun con la ropa puesta metiéndose en su cuarto.

Entre y ella ya estaba de espaldas con el culo ofrecido,  el pecho hacia fuera y girada mirando mientras se mordía un dedo, me acerque y como de costumbre se echo para atrás para dejarse reposar sobre mi y pegando su trasero a mi ya abultado miembro, lleve mis mano a la cremallera de su pantalón y lo abrí, metiendo mis manso por la obertura y desliando sus apretados jeans por las piernas hasta dejarlos caer al suelo, dejándola con un tanga minúsculo, luego cogí su top ceñido de la parte del estomago y lo fui sacando  con calma, en sus pechos se frenaba por sus obstáculos femeninos, pero tire fuerte apretando sus tetas,  medio sueltas entre el sujetador, hasta que pasaban de golpe y las notaba botar por  la gravedad, levanto sus brazos para terminar de sacarla el top, y luego le quite el sujetador fácilmente, ella contoneaba su trasero frotándose contra mi pelvis.

-ROCÍO: vamos, no tengo todo el ida, sujétamelas para poder untarme la crema.- se agacho sin separar su cintura un solo centímetro, a coger la crema, al levantarse de nuevo se volvió a recostar sobre mi y me extendió en la mano un buena cantidad- estoy cansada, hoy hazlo tu, y recuerda no dejarte parte sin pasar.

Sin saber como aun soportaba aquello sin follármela hacia días, supongo que el ansia de venganza podía mas que la lujuria, extendí toda la crema por su vientre, y fui masajeando y subiendo mis manos hasta llegar a sus pechos, las maltrataba un poco, pero ella gemía muy ligeramente, repase todo su torso, sus laterales , su cuello y espalda, me cogió de la manos y se las llevo a los muslos.

-ROCÍO: estas también necesitan se cuidados- y se pringo las piernas con el bote.

Repetí operación y recorrí todas sus piernas, muslos interiores incluidos, la di la vuelta y también repase su trasero, con ella buscando mis labios pero yo me hacia el distraído, mientas pringaba la raja de su culo de crema hasta acabar.

-YO: ya esta, ¿nos vamos a ver una peli?- y sin mas me di la vuelta y me fui, tan recostada sobre mi estaba que casi se va al suelo, mirándome atónita.

-ROCIO: vale……ahora voy…….tengo que…… ir al baño, ya sabes, cosas de mujeres jajaja- estaba perdida, a estas alturas cualquier tío ya se la habría tirado 10 veces.

Tardo unos minutos en salir, pensé que estaría dándole vueltas a al cabeza para saber que mas hacer, cuando volvió estaba solo con el tenga pero era otro, se había cambiado y si el otro era diminuto esta era apenas perceptible, le tapaba lo justo como para denominarse ropa interior y no hilo que la rodeaba.

-ROCÍO: que te parece, me lo acabo de comprar- no se podía referir a otra cosa que a aquel trapo diminuto.

-YO: WWOWW, lo luces genial- se vio halagada por 1º vez, y se dio un vuelta sobre si misma luciéndose,  dejándose caer sobre mi como si hubiera tropezado,  riendo, pero con gestos obscenos.- bueno ¿ que película toca hoy?- la aparte de encima mío,  descolocada de nuevo.

-ROCÍO pues tengo algo especial, algo que grabe hace unos dias, una peli subidita de tono, un versión de  una peli de niños, la llamamos “MY TOY´S STORY”.- ¿¿acaso había y hecho pinitos en el porno??

-YO: pues me muero de verla.

La puso y efectivamente era una versión cutre española de la peli de dibujos animados, tan cutre que me pareció que la habia gravado el panoli hacia unos días, solo salía ella, con consoladores disfrazados de los juguetes de la película, y de cómo se los iba metiendo en el coño. Ella toda orgullosa se pegaba a  mi y me daba los comentarios del director en vivo, hablando del tamaño de los consoladores,  de su aguante,  de su velocidad, de como lo hacia, acompañando con gestos, yo no podía dejar de mirar, alguno de esos consoladores eran grandes, no mi polla pero grandes. Ella se frotaba contra mi, la deje creer que había logrado caer, sus manos bajaron a mi polla que estaba por independizarse de mi y salir a mirar ella sola, me levante de golpe y me fui.

-ROCÍO: ¿pero donde vas?

-YO: me tengo que desahogar en el baño, ahora vengo.- ya era inútil fingir que se lo ocultaba.

-ROCÍO: uy , muchas gracias, es el mejor halago para una mujer, es mejor que te sientes y lo hagas aquí, delante de mi, así te puedo ayudar- se la veía como un corredor de maratón llegando a la meta, conteste rápido sin vacilar.

-YO: no gracias,  no hace falta.- y me fui con viento fresco al baño dejándolo perturbada en el sillón, su cara era de corredor de maratón llegando a la meta y le hubieran puesto de nuevo al inicio.

Según llegue al baño mire al suelo y vi el tanga que llevaba  cuando la puse la crema, lo cogí y lo lleve a mi nariz, olía a hembra en celo, estaba empapado en sus fluidos, me saque la polla dura como granito y puse la prenda en ella para pajearme, era mas un fetiche que una acción realmente útil, aquel diminuto tanga no me cubría nada del pene, me había puesto a mil, verla de piernas abiertas metiéndose  un consolador enorme con la forma de un guardián intergaláctico en el coño,  sin ningún tipo de piedad, así que me corrí rápido y me asegure de manchar bien su prenda, para dejarla de nuevo en el mismo sitio en el suelo.

Si la imagen al irme era bestial al volver era una animalada, allí estaba Rocio, ya sin el tanga,  abierta de piernas y hundiendo un consolador en su coño mientras frotaba su clítoris, me miraba fijamente, con desesperación en su mirada, era su ultima bala.

-YO: perdona, no sabia que estabas……… ya me voy.- su cara, sin dejar de sacar y meter aquel consolador en ella, era de incomprensión absoluta.

-ROCÍO: no por favor, quédate, me has puesto cachonda sabiendo que te pajeabas  en el baño por  mi vídeo, y necesitaba desahogar, pero no te vayas.

-YO: mira, no se si es tema mío, no me concierne, tienes chico y no me parece bien que te vea así.

-ROCÍO: ¿que chico?, ese es un payaso que no es ni la mitad que hombre que tu, dame un teléfono y le mando a la mierda ahora mismo.- se lo di, y certificando la llamada, le mando a paseo en menos de 1 minuto, pero sin dejar de penetrarse sola, colgó- ves, es un paria que no merece la pena, pero tu, tu eres otra cosa, quiero que me folles aquí y ahora.

-YO: pero acabas de romper con el, estas dolida, pobrecilla,  mejor te dejo sola para que te tranquilices.- recogí y me fui, necesite la fuerza de voluntad del imperio egipcio para salir de allí, pero la iba a dejar sin novio, caliente como una perra y desahuciada todo el fin de semana.

El lunes siguiente su actitud cambio, según me dijo Marina iba soltando pestes de mi, que era un maricón que no la había complacido al follarla, que la tenia enana y que todo lo dicho eran falsedades, lo que no sabia es que al 50% de las que se lo decía, ya me las había tirado o me la habían chupado y pajeado, directamente o alguna de sus amigas, así que cayo en desgracia por mentirosa y rabiosa, por no saber aceptar  que no quería con ella. Con el paso de la semana la volvieron a llegar noticias, me había ha vuelto a tirar a su aprendiz, se le veía rabia en la mirada, decepción, odio, para el siguiente viernes, acercarme a ella.

-YO: oye, ¿que te pasa?, llevas unos días muy raros y distante conmigo- pregunte inocentemente.

-ROCÍO: ¿que me pasa? Tu eres lo que me pasa, eres un imbécil y un gay de mierda, te vas foliando a todas,  me tenias a mi, allí,  abierta de piernas ¿ y te largas?, eso no lo hace un tío normal, capullo.- se desahogo, agacho la cabeza y medio lloro.

-YO: siento que te sepa mal, pero eres mi amiga desde hace tiempo, y siempre te has portado así conmigo, no se por que ahora te enfadas.- la tire el comentario de forma fina y estudiada, era cierto, ella solo quería follarme por la fama  que tenia,  no por que yo o ella hubiéramos cambiado, y quería que lo reconociera.

-ROCÍO: ya, pero las cosas cambian, ahora eres mas guapo  y……- la corte.

-YO: no soy mas guapo, no soy mas divertido, no soy mas nada, me he comportado igual que antes de la operación, has sido tu la que has cambiado ¿por que? he estado 2 años persiguiéndote y no querías nada conmigo, creía que había quedado claro – había que apretarla, y estallo en lagrimas ante mi.

-ROCÍO pues por que todas empiezan a hablar de ti, de cómo follas, de lo bien que las tratas, y de que la tienes enorme, y yo quiero eso, ¿me entiendes ahora?

-YO: pero eso mismo lo podías haber tenido desde hace 2 años, soy el mismo, ¿por que el cambio ahora? ¿Por que las demás tienen algo que tú no tienes? ¿Tan simple eres? Eres patética – me miro alucinando,  cortando su falso llanto-  si te follo será por que me lo ruegues, llores y supliques como la perra que estas demostrando ser, no por que te creas que con un poco de crema puedes tener a cualquiera.- espere una respuesta pero no la tenia,  di en el clavo, me fui lo mas orgulloso de su lado que recordaba en mi vida.- das pena.

La deje allí, llorando, ahora de verdad,  habiéndola dicho la verdad,  que era una zorra ansiosa,  egoísta, manipuladora  y que si me quería tendría que arrastrase, con  todo otro fin de semana por delante para pensar en ello. Me volví a zumbar a su aprendiz,  a la que ya estaba dejando de lado por tenerme a mi y ella no, pero sabia que le llegaría la información igual, de hecho la lleve de fiesta con mis amigos y me la folle repetidas veces todo el fin de semana, no la penetraba tan profundo como Rocio se metía consoladores, pero el plan no era ella,  si no que Rocio supiera de aquello, aun así aquella ”mujercita” sabia moverse y la disfruté, una fue en el baño de mujeres de la discoteca, la metí casi en brazos y sin dejarla tocar el suelo, la subí la falda, y la senté en la pila del baño, en el lava manos,  delante de otras 4 mujeres, la baje las bragas,  me saque la polla y la hundí en ella, follándomela de forma controlada con mas de media polla, logrando espasmos y gritos de ella, y que las otras mujeres se quedaran mirando,  alguna hasta saco el móvil para hacer fotos y vídeos, sin dejar de penetrar a la aprendiz, le pedí que me las mandara a mi móvil, después de un buen rato así, la di la vuelta, la puse de rodillas encima de la pila de espaldas  mi,  desde esa posición me la folle por el coño logrando orgasmo tras orgasmo, la sentía desfallecer ante mi, pero no pare hasta que me corrí, callo fulminada al suelo, llevándose las manos a la vagina retrayéndose de dolor, al darme la vuelta  las 4 mujeres estaban besándose y masturbándose,  así mismas o entre si, mirando mi polla flaqueando después del polvo, les había regalado un espectáculo. La chica del móvil, me dijo, mordiéndose el labio,  que me mandaría todo si me la follaba también, ni lo dude, la arranque el vestido dejándola solo con unas bragas que le baje sin piedad, la aplaste de espaldas contra la pared,  la abrí de piernas, masturbe su coño hasta tenerlo húmedo y abierto, y entonces la masacre, me puse un condón,  golpeaba con mi cadera,  hundiendo mi barra dura en su interior, la penetraba mas profundamente que a la aprendiz, también era mas alta,   logre que se corriera en menos de 10 minutos,  torturándola contra la pared, pero seguí de forma fuerte otros 10 hasta que casi me corro, ella con los ojos en blanco, y entre corridas,   me pidió que dentro no, así que la saque mi lanza y cayo a plomo al suelo, pero se lanzo a chuparme la punta de la polla hasta que eyacule encima de ella, la había quitado el móvil y había sacado fotos y algún vídeo mas, los mande a mi móvil y salí del baño como un gladiador  romano después de una dura sesión en la arena.

Todo lo del móvil, se lo mandé a Rocio, todo, con comentarios de “esta podrías ser tu chupándomela” o “cuando quieras podrías ser embestida así” mandándola un video. Ella contesto una vez llamándome de todo. Para el lunes siguiente  me invito de nuevo a su casa. Al llegar no hubo ritual, nos sentamos a hablar en el sillón.

-YO: bien ¿para que me has traido?

-ROCÍO: ya lo sabes, me tienes loca y esas cosas que me mandaste, ¿de verdad eres tu?

-YO: el mismo que viste y calza.

-ROCÍO: quiero follarte.

-YO: eso ya me lo has dicho, pero no veo que haya cambiado nada.

-ROCÍO: ¿y que quieres que haga?, no puedo hacer mas para excitarte.

-YO: no quiero que me excites, quiero que sufras, lo que has hecho sufrir a muchos chicos, como yo, usar tu cuerpo como imán para peleles para tenerlos a tus ordenes, hasta el pobre pelele al que dejaste en menos de 1 minuto solo  por un rumor de que la tenia grande. ¿que puedes ofrecerme para compensar eso?

Se quedo callada, no había respuesta de nuevo.

-ROCÍO: mira, los siento, se que soy una zorra, pero no tiene nada de malo disfrutar  de tu cuerpo.

-YO: tu no disfrutas de tu cuerpo, lo exhibes atrayendo abejas, y haciéndolas trabajar para ti, te estuve haciendo los trabajos del año pasado solo por que de vez en cuando me ponías las tetas en la cara o frotabas tu cintura contra mi, y a ahora estas aquí, suplicando que te folle……. ¿solo por unas fotos. ?

-ROCÍO: ya te he pedido disculpas, soy así, mi familia no esta,  les da igual lo que haga, tengo que buscarme la vida sola y lo único que tengo es mi cuerpo, ¿vale? Es lo quieres oír, que soy una desgraciada que cuando no tenga físico lo perderé todo.

-YO: eso es un comienzo, has admitido un problema, eres guapa,  si, pero no solo eso, puedes ser mejor, puedes llegar a algo en al vida sin tener que venderte.

-ROCÍO: eso dicen todos.

-YO: será por que muchos lo pensamos, y como las palabras se las lleva el viento, prometo ayudarte, te voy a apoyar, ayudar en el instituto, para que entres en la universidad, si quieres,  sabiendo que hacer con tu vida.

-ROCÍO: ya claro, y solo tendría que acostarme contigo, ¿no?

-YO: no, si no quieres, te ofrezco mi ayuda, que no mi servidumbre, a cambio de nada, no tienes que darme nada que no quieras, y si tiene que pasar algo, pasara, pero por que los 2 queremos y  lo deseamos, no por que quieras algo de mí. ¿De acuerdo?- lo penso unos segundos, me miraba preguntándose si era cierto, si de verdad había alguien en el mundo que estuviera allí para ayudarla  sin meter su cuerpo o el sexo de por medio.

-ROCIO: este bien, pero tengo un problema.

-YO: ¿¿cual??

-ROCÍO: que yo quiero ahora, quiero follarte y se que tu me deseas también, podemos hacerlo, solo por el placer de hacerlo, ¿sin trampas,  ni engaños,  ni dobles intenciones? Solo diversión, por que los videos me han hecho correrme mas de una vez al verlos.

-YO: solo si lo quieres tu, no la golfa que busca imbéciles por los pasillos, te aviso, que si lo hacemos y me fallas, cortare de raíz, y ahora sabes que te puedo hacer la vida muy difícil, no me obligues.

-ROCÍO: trato hecho.- extendió su mano para firmar el trato., yo dude, ya la había castigado lo suficiente, había logrado que fuera un cambio en su vida para que no hiciera daño a mas chicos o a ella misma, pero podía ser un truco, y al día siguiente ir divulgando su logro, pero mi objetivo no era ser un Mesías salvador, si no follármela salvajemente después de haber hecho suplicar, y eso había pasado.

Me puse en pie y me desnude de forma rápida y sin tonteras, dejando mi polla al aire, en reposo.

-YO: aquí tienes tu premio por ser buena chica, no por ser una zorra.- su mirada era fijo, no se sorprendió tanto, había visto las fotos pero mi polla en vivo ganaba.

Me puse a su lado y la levante para ponerla de pie, ella no apartaba la vista de mi polla, la pegue contra mi y la bese el cuello, metiendo mi mano por debajo de su camiseta,  acariciando su espalda, ella permanecía quieta, se dejaba hacer. Desabroche su sujetador y le quite la camiseta, atacando sus pezones con mis labios, mientras la ponía de puntillas debido al agarre de mis manos en su trasero, por fin reacciono y bajo una mano a mi miembro, cogiendo de la punta y dando un suave masaje al glande, mientas se me iba poniendo dura, alce mi cabeza para besarla en los labios, el primero fue bonito y dulce, el segundo  ya fue pasional, con legua, note el trozo de metal de su piercing en al lengua, ambos sabinas movernos, mi fuerza en el torso hizo que ella echara su espalda hacia atrás, peor no dejaba que su cintura se alejara, apretadora contra mi polla y separando sus nalgas a través de la ropa con las manos.

-YO: ¿si es lo que quieres?, pídelo

-ROCÍO: lo quiero

-YO: ¿el que?

-ROCÍO: ¡¡¡quiero que me folles!!!

-YO: ¿ah si?  ¿A cambio de que?

-ROCÍO: por nada, a cambio de nada, solo quiero sexo.

-YO: así me gusta, ahora lo tendrás por que eres buena y lo has pedido con educación, pero te advierto que me has puesto muy caliente y no respondo de mi, lo que le hice a las del vídeo va a ser una chorrada con lo que voy a hacer.- lo dije cerca de su iodo, para cuando acabara, lamerla el lóbulo de su oreja, por lo que había visto, le ponía tontorrona.

La di la vuelta cuando ya la tenia como un piedra, y metí mi polla por debajo del tiro de su pantalón, atravesándola hasta dejar mi glande a su vista cuando miraba abajo, lleve mis manso a su cremallera y repetí procedimientos previos para bajárselos, ella ayudo doblando el torso para terminar de quitárselo, pero sin doblar las rodillas, al levantarla recorrí su cuerpo, mis manos pasaron pos sus muslo, su cintura, el vientre,  sus pechos y allí quedaron apretando sus tetas, mientras,  con mi polla palpitando entre su piernas, comencé un mete saca suave, frotadora toda al tela del tanga, lo hice durante un rato, hasta asegurarme de que estaba mojada.

-YO: ¿te crees muy dura por meterte esos consoladores? Veremos si aguantas sin correrte antes de que te penetre.- se le erizo la piel, no estaba acostumbrada a ese tono o palabras.

La senté en el mismo sillón donde hacia unas 2 semanas le tenia abierta de piernas perforándose con un gran consolador, la abrí de piernas y me puse en medio atacando sus pechos,  con una mano frotando por encima de su tanga, fui bajando con deseo repasando cada zona, jugando con mi lengua el  piercing del ombligo, tirando un poco de el con los dientes, para cerrar dándole un chupetón en uno de sus muslos interiores, muy cerca de su vagina, ella se masajeaba las tetas mientras respiraba profundamente, mas que por lo hecho, por que  intuía que pasaría. La levante la cintura y de un tirón le arranque el tanga, mirándola a los ojos lo olí delante de ella.

-YO: hueles a gata en celo, y se como tratarte- inspire profundamente y las metí en mi pantalón, eran mi regalo.

Sin preámbulos ya que no era ninguna damisela, abrí sus labios mayores y chupe la zona, estaba bastante mojada, pero quería mas, cuando estaba bien lubricada, fui metiendo un dedo tras otro, metiéndolos y sacándolos con rapidez, la oía gemir con cada ida y venida de mi mano, me puse en pie pero doblado hacia ella,  , puse la mano en modo masturbación del punto G,  que ya había localizado, y mientras la besaba, mi mano se movía lentamente en su interior, acelerando con cada gesto, ella al inicio no se le notaba, me besaba como si no pasara nada, pero según iba aumentando el ritmo, también lo hizo los fluidos que salían de su interior, y la pasión en su lengua, repasando cada rincón de mi boca, hasta que no pudo mas y hecho la cabeza hacia atrás gritando de placer, para después, ante mi no parar, me miraba a los ojos poniendo morritos. yo metí mi cabeza entre sus tetas y sin parar de acelerar el ritmo de mi mano en su coño,  lamía y chupaba sus pechos, jugueteando con sus pezones, era difícil, se movía de forma agitada,   cerraba y abría las piernas muchas veces, hasta que reventó en un orgasmo brutal, bañándome la mano, el sonido de chapoteo era evidente pero seguí con la mano a buena velocidad, sin que ella mascullara una sola palabra, solo abría la boca de frenesí, logre una 2º explosión, y ya mi brazo se canso, acariciaba por fuera su empapado coño, mientras seguía comiéndole un pecho. Subí la mano empapada y me la limpie con la piel de sus tetas, ella automáticamente se llevo las tetas a la boca lamiendo por encima sus propios fluidos de sus  pezones.

Me senté enfrente en el sillón, mientras ella cogía con su mano mas fluidos y luego se chupaba la mano de forma obscena, estaba ya totalmente empalmado mirando la escena.

-YO: vaya, me has decepcionado un poco, ya voy 2-0 y aun no te he ensartado.- su mirada acepto el reto.

Se dejo caer el suelo, y andando a gatas hacia mi contoneado el culo, me decía guarradas.

-ROCÍO: sabes que es lo me mas me ha jodido de la fotos, que esa puta no sabia chupártela, apenas se metía el glande.

-YO: ¿y tu lo harás mejor?

La respuesta no fueron palabras, se coloco entre mis piernas donde estaba mi polla tiesa siendo masturbada ligeramente por mi, me quito la mano y la agarro con ambas manos, me pajeo suavemente midiendo los tiempos y las distancias, cuando noto los limites, bario la boca como desencajándola, saco la lengua y de un tirón se emito 1/3 de polla, la note toser pero no moverse, notaba su lengua estirada moviéndose por mi tronco, cerro sus labios y comenzó a sacársela de la boca sin dejar un solo ápice de piel sin embadurnar de babas y rodear con sus labios, al llegar arriba jugo con su lengua en mi glande, mientras con ambas manos seguía pajeándome, sabia lo que sea hacia, subía el ritmo y repasaba mi polla con su lengua a ratos, mientras en otros se  metía el tercio en la boca, y no solo metía, como muchas de la chiquillas que habían pasado por allí, aquella loba chupaba y sorbía las babas para volver a untarme la polla con ellas y volver a chuparla, ladeo la cabeza repasando con sus labios todo mi tronco y se la volvió a meter en la boca, dando mi glande con el dorso interior de sus mejillas, lo subía a y bajaba a ratos, otros lo dejaba allí, haciendo presión mientras con una mano por fuera se golpeaba la mejilla y por ende mi capullo. Me tenia a mil, y me mato cuando después de golpearse la cara con mi polla,  y seguía pajeando,  metió su boca en mis huevos, los lamía y metía en su boca de forma alternativa, con dulcera pero firmeza, lamiendo  y besando la base de mi polla, dios, aquel trozo de metal de su boca era una delicia. No aguante mas y me corrí allí mismo, fue tan fuerte que la paso el semen por encima casi sin tocarla.

-ROCÍO: 2-1

-YO: tender que sacar a los titulares.

Metí mis manos por dejado de sus brazos y de un tirón la subí encima mía, no soltó mi polla que estaba algo flácida, y la masajeaba para recuperarla para la causa, mientras nos besamos de nuevo, ya sin tonterías, de forma grosera y sexual, la apretaba tanto que mi polla ya endurecida paso por debajo de ella, quedando aplastada por su peso, la levante del culo hasta tener sus tetas a mi alcance bucal de nuevo, y mientras ella llevaba sus manos atrás,  a mi polla,  buscando que se endureciera, cuando ya estaba al 100% bajo su cadera.

-YO: ten cuidado, no se como de abierto lo tendrás

-ROCÍO: mucho.

Dirigió su polla a la entrada de su coño, metió el glande sin dificultad, estaba mojada, giro la cadera buscando impulso y de golpe se dejo caer, de largo 20 centímetros a la 1º, esa tía estaba bien entrenada, aunque el grosor la dejo quieta unos segundos,  mientras sus paredes vaginales se acostumbraban al tamaño.

-ROCÍO: dios, es mas grande que cualquier chico o consolador que haya metido, todavía queda mucha fuera y me siento a reventar.

-YO: pues ten cuidado pro que esto acaba de empezar.- baje mi cuerpo hasta sacar el culo del sofá, plante las piernas al suelo, y la agarre de la cadera, – preparaste para gozar.

Sin ningún ápice de cuidado ni piedad comencé a follármela, de forma bestia, cogí ritmo rápido y cómodo, fácil de aguantara y no pare, ella paso por todos los estados, tranquilo, excitado,  me vas a  partir, dios que grande y volvía a empezar, pasaba eso por que cada ciertas embestidas,  mi polla penetraba mas, notaba como su pelvis se abría y me dejaba llegar mas a su interior, no se la metía entera pero casi, y el ritmo era elevado, 15 minutos de golpes fueres y descansos, logre que emanaran fluidos de su coño bañándome, pero como era costumbre no pare, seguí, a los pocos minutos otro orgasmo, ella se quería bajar,  yo la sujetaba y seguía, ya no me gritaba  solo salían gemidos rítmicos con cada embestida, cayo hacia delante sobre mi , sin fuerzas, notando como su espalda se retorcía con cada espasmo de cada corrida. A los 20 minutos ya estaba a punto de reventar de nuevo, ella estaba asfixiada pero había entrado en un estado de aceptación de la situación y solo disfrutaba, di un par de golpes mas fuerte para terminar eyaculando sin control.

-YO: joder, así si se folla, vaya delicia de coño que tienes, casi te la metes toda. – la saque de mi y la deje medio de load sobre el sofá, cogiendo bocanadas de aire y llevándose la mano al coño para comprobar la abierto que lo tenia, era recurrente aquello.

-ROCÍO: me acabas de hacer la mejor follada de mi vida, no me he corrido tanto nunca, dios, no es solo larga, es que es ancha, me parte, noto como cede mi interior, normal que tengas a todas locas.

-YO: pues si quieres es toda tuya, solo tienes que comportarte y ser buena chica.

-ROCÍO: jajajaja que malo eres, pero esto no ha acabado llevas mucha ventaja en tu casilllero, déjame el del honor.

Se me monto encima de espaldas, llevando una mano a mi polla para levantar de nuevo el animo, cuando estaba dura de nuevo, fue a un cajón y saco lubricante, se tumbo a mi lado y se pringó un dedo, luego se lo llevo al ano, y lo acaricio hasta meterse el dedo, me lance a ayudarla, me moje dos dedos y la sustituí, luego tres, que maravilla,  como se abría, ya estaba lista y con los pezones duros, me coloque en la posición del misionero, pero apuntando a su ano, y haciendo presión mientras ella se retorcía bajo mi cuerpo, mi glande entro, deje un minuto para que se le quitara la cara de susto y su ano se expandiera, luego iba penetrando sin parar, abriéndome paso, cuando llegue lejos,  la saque, vi el agujero hecho y la volví a meter de golpe, repetidamente lo hice hasta que entraba y salia sin dificultad, entonces ya no tuve compasión, cogí posición y arranque un ritmo que hacia que ella rebotara contra el sofá con cada golpe, a los pocos minutos ya la penetraba totalmente, chocando mi pelvis con su trasero, su cara era de asombro total,  no paraba de moverse hacia cualquier lado, buscando algo que no encontraba. Llevó una mano a su coño para masturbarse y eso solo hico que se corriera de nuevo, la situación se descontrolo y se me salió, ella casi lo agradeció.

-ROCÍO: me partes, que sensación, veo estrellas, si sigues así me vas a matar, déjame a mi llevar el ritmo.

Me sentó y ella se puso de espaldas, apunto a su ano  con mi polla y una vez ensartada,  se recostó sobre mi, levantando las piernas apoyándose en las mías, así ella hacia fuerza y se levanta y baja  a su ritmo, con el paso de lo minutos la volvía a tener toda dentro de ella, que gritaba improperios incoherentes, mientras se masturbaba, se corría nuevamente, no paro de soltar fluidos, yo ya estaba harto de aquello y agarrándola de la cadera tome el mando y el ritmo, bombeando de forma brutal, coda golpe la levantaba un palmo del suelo y la hacia caer a plomo para recibir otro golpe, se llego a caer hacia delante poniéndose a 4 patas sacándose mi polla de dentro, al verla en esa posición,  con un tremendo agujero en medio de su culo, me puse de rodillas detrás de ella y la volví a empalar, haciendo que nuestros cuerpos fueran fuerzas opuestas, el sonido de mi pelvis golpeadora era rotundo y a cada golpe ella andaba un poco para adelante, queriendo alejarse y dejar de gritar de gusto, pero no la dejaba,  la volvía a atraer sobre mi , sin piedad. Cayo rendida al suelo apoyando la cara y el pecho al suelo, se había convertido en un culo en pompa inerte que era perforado si compasión, ya ni se corría, ni se movía, solo recibía. Me mantuve así los ultimos 5 minutos hasta que me corrí por 3º vez, desde Eli nadie me había puesto tan al limite.

Me senté el sofá,  roto de cansancio,  empapado en sudor y mirando aquel mueble decorativo en que se había convertido Rocío, no se movía,  seguía en la misma poción con el agujero de su culo cerrándose poco a poco.

-YO: esto es para que sepas que si me fallas no tender piedad de ti, lo sabré, no te diré nada y te llevare a este punto una  y otra vez hasta que supliques perdón.- su cuerpo cayo de lado, dando por fin indicios de vida en ella.

-ROCÍO: me has roto el culo carbón, ¡¡¡¡me lo has roto!!!

-YO: y mas que te romperé, esto es solo el inicio.

Durante los ultimos 3-4 meses de instituto la ayude como prometí y ella se comporto mucho mejor, hasta logre que vistiera de forma mas recatada, todo a cambio de no dejar las sesiones de sexo salvajes, en su casa casi todos lo viernes, y entre semana en el instituto, o hacíamos pellas un día y nos íbamos a su casa para follar de nuevo, se convirtió en una habitual, aunque no la única.

Las mejores sesiones fueron cuando empezó a invitar  los viernes a su casa a la aprendiz, no fue mi 1º experiencia con tríos, pero si la 1º real sin ensayos,  ni Eli cerca, al principio solo follamos Rocío y yo con ella masturbándose, pero la invitamos a jugar, era pequeña pero sabia lo que se hacia, la comía el coño mientras la otra me cabalgaba como una amazona, luego me chupaban la polla entre las dos, alguna vez cogí a la aprendiz y la hacia un 69 en el aire, mientras ella me comía la polla por arriba Rocío lo hacia por abajo, me sentaba en esa misma posición sin dejar de hacerse correr a la aprendiz y sin que ellas pararan de sacarme semen, Rocío hasta se lo tragaba ya. Las ponía a horcajadas una sentada  encima de la otra , se besaban y acariciaban,  yo desde atrás las iba penetrado alternativamente, metía mi polla en el coño de la aprendiz hasta que se corría, y luego en el de Rocío, y hacia lo mismo, ella tenia mucho mas aguante pero yo tenia mucho mas que ambas, cuando la pobre aprendiz se bajaba del carro por agotamiento, empezaban las sesiones anales con Rocío, siempre terminaban igual, con ella “muerta” sin reacción, tardaba unos segundos en volver en si, y para cuando terminaba con ella,  la aprendiz ya se había recuperado e iba a por ella, en un viernes logre echar  10 polvos con ellas en el margen desde el vuelta del colegio hasta la madrugada, mientras una se iba al baño,  descansar o comer, me follaba a la otra, cuando era yo el que me iba eran ellas las que seguían jugando.  Acabamos a las 6 de la mañana rotos, dormidos como críos los 3 desnudos en la misma cama, abrazados, ni que decir tiene que al levantarme me las volví a follar hasta la hora de comer, a Rocío ya le entraba toda mi  polla por el coño y el ano, y a la aprendiz mas de media polla en el coño y empezamos a disfrutar de su ano, dios, era tan pequeña que la comparación con mi polla era gigante, aun así logro meterse ¾ de polla por el culo, gemía como un cochinillo al que estuvieran matando, pero no se bajaba ni dejaba de rebotar sobre mi.

No era una relación, no quedábamos a tomar cañas o salir a pasear, y en el instituto solo nos mirábamos para secuestrarnos unos a otros para sesiones de sexo improvisadas, llego un momento en que me harte de aquellas 2, como había cambiado el tema, de matar por estar con una a follármelas tantas veces que me sentí hastiado, no daban mas de si, A Rocío la deje de lado en las sesiones de sexo,  aunque la ayudaba en todo lo demás, consiguió sacarse matricula y entrar en la universidad, hoy en día es asistente social y ayuda a la mujer maltratada. La aprendiz fue al revés, era una estudiante normal y con el paso de las sesiones se le fue a la mierda el curso, tuvo que repetir, pero a ella me la seguí follando hasta final  de curso, me daba mas morbo a  esas alturas.

CONTINUARA…………