Hola, este es mi 11º relato y como tal pido disculpas anticipadas por todos lo errores cometidos. Estos hechos son mezcla de realidad y ficción, no voy a mentir diciendo que esto es 100% real. Lo primero es contar mi historia, intentare ser lo mas breve posible.

Sin títuloMi nombre es Raúl, tengo 25 años y lo ocurrido empezó en mis últimos años de Instituto, 17-18 años, considero mi infancia como algo normal en cualquier crió, familia normal con padre, chapado a la antigua y alma bohemia, madre devota y alegre,  hermana mayor, mandona pero de buen corazón, todos de buen comer y algo pasados de peso, sin cosas raras, vivo a las afueras de Madrid actualmente, aunque crecí en la gran ciudad. Mi infancia fue lo normal, con las connotaciones que eso lleva, sabemos de sobra lo crueles que son los críos y mientras unos son los gafotas, otros los empollones, las feas, los enanos….etc. Todos encasillados en un rol, a mi me toco ser el gordo, y la verdad lo era. Nunca me prive de nada al comer pero fue con 12 años cuando empece a coger peso, tampoco es que a la hora de hacer deporte huyera, jugaba mucho al fútbol con los amigos y estaba apuntado a muchas actividades extra escolares, ya fuera natación , esgrima, taekwondo, o karate, pero no me ayudaba con el peso. Lo bueno era que seguía creciendo y llegue muy rápido a coger gran altura y corpulencia, disimulaba algo mi barriga, todavía no lo sabia pero esto seria muy importante en adelante. Siempre me decían que era cosa de genes o familia, y así lo acepte. Como casi todo gordo en un colegio o instituto al final o lo afrontas o te hundes, y como tal siempre lo lleve bien, el estigma del gordo gracioso me ayudo ha hacer amigos y una actitud simpática y algo socarrona me llevo a tener una vida social muy buena. Eso si, con las chicas ni hablar, todas me querían como su amigo, algo que me sacaba de quicio. Pues no paraba de ver como caían una y otra vez en los brazos de amigos o compañeros y luego salían escaldadas por las tonterías de los críos, siempre pensando que yo seria mucho mejor que ellas, pero nunca atreviéndome por mi aspecto a dar ese paso que se necesitaba. Un tío que con 17 años y ya rondaba el 1,90 y los 120 kilos no atraía demasiado, cierto es que era moreno,  de ojos negros y buenas espaldas, pero no compensaba.

Además, tengo algo de educación clásica, por mi padre, algo mayor que mi madre y chapado a la antigua, algo que en el fondo me gustaba ya que me enseño a pensar por mi mismo y obrar con responsabilidad sin miedo a los demás, pero también a tratar con demasiado celo a las damas, y lo mezclaba con una sinceridad brutal, heredada de mi madre, “las verdades solo hacen daño a los que la temen, y hace fuerte a quien la afronta”, solía decirme. Una mezcla peligrosa, no tienes miedo a la verdad ni a lo que piensen los demás. También, o en consecuencia, algo bocazas, pero sin mala intención, solo por hacer la gracia puedo ser algo cabrón. Nunca he sido un lumbreras, pero soy listo, muy vago eso si, si estudiara sacaría un 10 tras otro, pero con solo atender un poco sacabas un 6 por que molestarme, al fin y al cabo es información inútil que pasado el examen no volveré a necesitar.

Con el paso de mi infancia empece a sufrir jaquecas, achacadas a las horas de tv, ordenador o a querer faltar a ls escuela, ciertamente algunas lo serian pero otras no, me diagnosticaron migrañas, pero cuando me daban ningún medicamento era capaz de calmarme, así que decidieron hacerme un escáner  y salto la sorpresa, Con 17 años apunto de hacer los 18 e iniciar mi ultimo curso de instituto, un tumor benigno alojado cerca da la pituitaria, no era grande ni grave pero me provocaba los dolores de cabeza y al estar cerca del controlador de las hormonas, suponían que mi crecimiento adelantado y volumen corporal se debía a ello. Se decidió operar, no recuerdo haber pasado tanto miedo en mi vida como las horas previas a la operación, gracias a dios todo salió bien y con el apoyo de mi familia y amigos,  todo salió hacia delante y es donde realmente comienza mi historia.

Después de la operación, y unos cuantos días en al UCI de los que recuerdo bien poco, me tenían sedado, con un aparatoso vendaje en la cabeza e intubado hasta poder verificar que no había daños cerebrales. Me subieron a planta y pasadas una semana empece ha hacer rehabilitación, primero ejercicios de habla, coordinación y razonamiento, y después físicamente, era un trapo, no tenia fuerzas y había mucho que mover, pero pasaron los días y casi sin esfuerzo empecé a perder kilos, cogí fuerzas, en mi casa alucinaban de como me estaba quedando y ante esa celeridad muchos médicos me pedían calma, yo no quería, me encantaba aquello, pero tenia que llegar el momento en que mi tozudez cayo ante mi físico , a pocos días del alta, en unos ejercicios de rutina decidí forzar y mi pie cedió, cisura en el empeine y otra semana de reposo total, donde cumplí los 18. Aquí ocurrió la magia, debido a mi necesidad de descansar me asignaron un cuarto y una enfermera en especial para mis cuidados, se llamaba Raquel, la llevaba viendo muchos días y había cierta amistad hasta el punto de que en situaciones en que mi familia no podía estar era ella quien me ayudaba a…..la higiene personal, solía solicitar la ayuda de algún celador pero andaban escasos de personal, y yo hinchado de orgullo trataba de hacerme el duro moviéndome con la otra pierna.

Como os conté en mi anterior relato, ella fue mi 1º relación sexual, y la que me abrió los ojos, el tumor y su extracción me provoco una serie de cambios físicos, perdida de peso y volumen, además de, sin saber muy bien como, una polla enrome entre mis piernas. Pero las situación con ella, no dio para mas, me recupere perfectamente y llego el día de irme del hospital. Después toco poner en  práctica la teoría y Eli, la fisioterapeuta que me estaba ayudando con un problema en el pie, me la confirmo. Ahora era mi profesora y me enseñaba todo lo que se podría necesitar, y con unas amigas llego la magia. Después de mis 2 primeras semanas de aprendizaje y teoría, llegaba la hora del examen práctico. Ahora de mi aprendizaje,  Eli me invito a una fiesta que quiso usar de examen, y se desmadro. Un tiempo después inicie unas vacaciones tórridas con una familiar lejana, acabe desvirgando y abriéndola al mundo del sexo, teniendo que marcharse pero con planes de reencuentro. Pase los últimos meses de institulo tirándome a todo lo que veía.

————————————————————

Ya he leído algunos comentarios, gracias por los consejos, tratare de corregir, debido a varios comentarios paso a quitar en negrita las conversaciones

Es cierto que quienes sigan la serie, es una lata, pero la 1º parte casi no cambia, con bajar un poco la rueda del ratón se soluciona, de ahí que ponga estas pequeñas anotaciones separadas del resto, Y así los que empiecen un relato sin seguir el orden, tengan una idea general rápida.

Y si, es una deformidad de polla, pero tenia que ser así.

Inicio una serie de relatos que detallan los últimos 5 meses de instituto, debido a la cantidad de información y a que muchas de las relaciones relatadas se sobreponen unas con otras en el tiempo, y pueden cambiar de género, los divido, con aclaraciones previas de su contenido.

 Bien , una vez relatado todo lo que merecía la pena respecto a las alumnas,  y  aunque pueda quedar un poco pesado en el tiempo y no avancemos, los siguientes 2-3 relatos serán de relaciones en el instituto,  en ese marco temporal de los últimos 5 meses de instituto, pero con profesoras o mujeres no alumnas, al menos no como tema central,  me estoy planteando si hacer  3,  si hacer 2    poniendo la guinda con el relato de mi graduación al final de curso como 3º, o si hacer 3 y aparte el de la graduación, aquello no se si guardármelo para mi disfrute personal. Os informare.

Vamos a jugar con el marco temporal un poco, entre otras cosas por que ya ni recuerdo en que orden ocurrió.

Si, con las alumnas era una casanova, y gane mucha experiencia y lo pase bien, pero me llego a resultar demasiado fácil, era  un depredador al que le ponían la carne despedazada y deshuesada en la cara, y yo quería cazar piezas vivas. Eli me enseño a hacerlo, echaba de menos la emoción, así que en determinados momentos fije objetivos de mayor edad, mas complejos. Obviamente no fue tan fácil ni logre, por mucho,  el numero de alumnas, pero ellas eran hamburguesas industriales,  yo quería restaurantes de 5 tenedores, y allí solo se va cuando la ocasión lo merece. Puedo mencionar que fueron 4 las que me folle, antes de la graduación, de las cuales extraigo las mejores, y otras 3 con las que tuve sexo sin penetración, y por miedo a represalias, no encontrareis el relato de mi directora de 62 años, que hacia el final de curso,  me chantajeo, y para no avisar a mis padres de mis andanzas mujeriegas me obligo a dejarme hacer una mamada y se quito la dentadura postiza para ello. Asqueroso, si,  pero una de las mamadas mas memorables, o el de la profesora de ciencias sociales, una feminista de por con la que había discutido durante años por su intención de reeducar en la superioridad de la mujer sobre el hombre, y me la termine zumbando solo por hacerla rabiar.

Esta es la historia de algunas de esas damas.

 —————————————-

Avancemos unos meses en el tiempo, a estas alturas mi fama ya era notoria, y paso en paralelo con los días de quedar con Karin en los descansos. Unos días antes de que la sueca se me tirara encima, y a 2 meses del final del curso. Yo estaba un poco hastiado ya de las relaciones sencillas con mujeres jóvenes, no me cansaba de follar pero si de lo fácil que era, necesitaba un reto, un objetivo difícil, algo que en mi cabeza supusiera un logro, y gracias a una de las profesoras mas mayores, la oportunidad se presento ante mi. Nos aviso que en unos días, vendría a vernos una ex alumna del colegio, Marta,  que estaba de misionera en Sierra Leona, que hacia 4 años que estaba allí, antes  estuvo casi 5  en el Congo, donde había ido con 21 años,  ya tenia 30 y se había dedicado esos 9 años a ayudar y cuidar a enfermos y niños. Nos contó algunas historias bastante feas de sus experiencias y que estaba encantada con que viniera a descansar unos meses, la habían contratado hasta final de curso para explicarnos teología y la vida en Africa. La sorpresa fue el día que nos la presentaron, no era una misionera sin más.

La monja, Marta.

Si, aquella joven que llevaba casi una década por Africa era una monja, con su hábito  y su cofia, solo se le veía la cara y las manos,  ni el pelo ni un triste pie. Al principio no me fije en ella, y estuvimos una hora oyéndola,, historias de superación y ayuda, de cómo los militares y las facciones armadas del gobierno violaban derechos humanos y oprimían al pueblo, de su trabajo, realmente incomible, pasada casi la hora, aquella monja estaba empapada en sudor, iba con toda la ropa de monja a finales de mayo, y en Madrid ya apretaba el calor pero no estaba el aire acondicionado puesto.

-MARTA: chicos, me vais a disculpar pero me tengo que quitar la cofia, o me muero aquí jajajajaja

Al hacerlo su pelo cayo de golpe, era rubia y largo, tardo una eternidad en deshacer el nudo del moño, y le cayo hasta por debajo de su cintura,  con una coleta. Ya con el conjunto de su cara y el pelo, advertí que el sol y el trabajo de África no la habían afectado, era realmente atractiva, de ojos negros, guapa, con una boca diminuta y hoyuelos en las mejillas, el pelo tan tirante por al coleta le estilizaba mas aun. Siguió hasta el final de hora contándonos algunas cosas mas de su trabajo y que estaba encantada por darnos algunas clases hasta final de curso, salió de clase con la profesora y charlaron un buen rato en la puerta, quise adivinar el resto del cuerpo de aquella mujer, pero la ropa era demasiado amplia y la disimulaba la figura,  aparte de un chaquetilla, iba con un jersey de lana enorme, se notaba una camiseta o camisa blanca debajo y una falda enorme desde su cintura hasta los tobillos, todo azul marino.

Me quede con ganas de saber mas de aquella mujer, y por alguna razón la imagen de  su pelo cayendo se paso por mi cabeza mientras una de las alumnas me la chupaba, mi mente hecho a volar intentado imaginarme su vida, ¿por que a los 21 decidió irse a África?, ¿que había pasado antes? ¿y que habría pasado después?, una chica tan guapa y delicada en una zona tan difícil. Llego el día siguiente, y fue clase por clase, dando charlas, daba la misma a todas las clases durante unos días y luego pasaba a otra.

La 1º fue su vida hasta los 21 años, por lo que nos dijo, fue una alumna ejemplar hasta los 15-16 años, una chica normal, sin problemas,  ni nada raro, pero al llegar a esa edad, sus padres se separaron,  quiso llamar la atención,  empezó a salir con chicos, de fiesta, a beber y pronto a drogarse, malas compañías, al principio eran porros o marihuana, pero fue subiendo el nivel, con 18 años era una “yonqui” que no acabó el instituto, se quedaba en casa de un amigo a vivir y allí se metían cocaína o cristal, inhalada o inyectada, la detuvieron un par de veces por escándalo publico y tenencia de drogas, el remate fue a los 19, la detuvieron por agresión con arma blanca, estaba con un noviete intentado robarle a un camello y ante su negativa le apuñalo, paso 4 meses entre un centro de desintoxicación y los juzgados, la condenaron a 2 años y 3 meses de cárcel, fue allí donde conoció a las monjas de un convento cercano a la cárcel, que se pasaban por allí a prestar ayuda y apoyo, charlando, haciendo de puente con las familias, tratándolas bien,   a ella, ese gesto le pareció tan bonito, que cuidaran de ellas pese a sus fechorías, que decidió rehacer su vida. No se metió a monja, si no que según salió se acogió a un programa de misioneros y se fue. Era ahora, cuando al volver de África se metió en el seminario para coger los hábitos, y se le notaba, no hablaba ni actuaba como una monja, si no como un mujer directa, atrevida, con palabras que no usaría una seguidora de Jesús y hablando de temas poco convencionales, como cuando se rogaba como se sentía, o de cómo predio la virginidad de mala manera medio ida por las drogas, y en esa misma noche de fiesta paso pro varias manos. Eso generaba risas en los compañeros, pero ello lo hablaba como medio, para llegar a un fin, no como centro de la trama.

La 2º charla fue sobre sus  primeros años en el Congo, de su adaptación a su nueva vida, de cómo la llenaba de gozo ayudar, termino haciéndose muy amiga de un tribu, que era en parte degradada por el resto del país, no se adaptaban a la era moderna pero eran felices, y ella se erigió como su defensora y como enfermera casi. Sin titulación, pero se aseguraba de que les llegaran su parte de ayudas, alimentos  y medicinas. Era desesperante como a los pocos días, u horas,  de recibir la ayuda, venia el ejercito y le quitaba casi todo, para luego venir facciones armadas, revolucionarios,  para quitarles lo que les dejaban, de cómo maquinaba y engañaba para que eso no ocurriera jugándose la vida en muchos casos. Cada lección terminaba a con una moraleja, con un sonoro aplauso y con una prenda menos, iba apretando el calor, ya no solo se quito la cofia, si no la chaquetilla, luego el jersey, y ya,  en camisa blanca,  se abría algún botón de arriba del todo, y se remangaba.

-MARTA: dios mío, como no ponga en aire pronto lo voy a pasar peor aquí que en África jajajaja.

La 3º y la 4º nos explico la ideología y la teología de aquella zona, nada relevante, salvo verla hacer un ”striptease laico”. Ya de forma inconsciente se levantaba la falda un poco,  dejando ver sus pies.

Para ayudar a ubicarnos durante esas primeras semanas ocurrió mi tórrido romance con Karin, la sueca de tetas enormes, relación que se corto casi de raíz cuando se asusto al ver a alguien mirándonos, según me dijo, yo no vi a nadie.

La 5º charla se puso seria, era ya la 3º semana, nos hablo del ultimo año en el Congo, de cómo estallo una guerra civil,  de cómo la gente se volvía loca, no daban basto para ayudar a todos, de noches en hospitales eternas, llegando gente herida, su cara se fue torciendo, triste, abrumada recordando. El final hizo salir a vomitar a varias chicas y otras salir de allí llorando, algún chico también, (si sois sensible podéis saltar esta parte hasta el final del párrafo, suponer lo peor), los últimos meses decidió refugiarse en la apabile aldea de la tribu amiga, allí no había guerra, estaba al margen de todo, pero el resto del país ardía en llamas, nos relato con un lujo de detalles algo que no debía ser así contado, de cómo un noche se enteraron de que facciones armadas rebeldes iban a ir a masacrar a esa tribu, les culpaban del mal  del país, pero aun así decidieron no huir y quedarse, era su tierra, ella logro sacar a los niños de allí, escondidos en los arboles, vio como aquel poblado fue quemado, como los hombres eran asesinados y descuartizados, no siempre por ese orden, de cómo interrogaban a las mujeres sobre los niños, de cómo las violaban en grupos para luego mutilarlas cortándoles los pechos para que no pudieran alimentar a los hijos, o  los brazos para que no pudieran sobrevivir,  luego a algunas las mataban igual o seguían violándolas después, de cómo la imagen de aquellos machetes se grabo en su retina mientras calmaba  a los niños para que no salieran en auxilio de sus padres o se les oyera llorar y fueran descubiertos. Para cuando llego el ejercito no quedo nadie vivo,  o sin mutilar, la tribu había sido borrada de la faz de la tierra, solo quedaron los niños que fueron rescatados, pero ante el horror de su mirada, fueron reclutados como niños soldado para el ejercito, a ella la encerraron 4 meses en un zulo, “por su seguridad”, puesto que los rebeldes andaban persiguiendo, secuestrando y matando a extranjeros, nos contó que una noche un soldado entro a darla la comida, pero no se la daba, se sacaba el miembro, ella se negó y durante 1 semana no la dieron anda de comer pro que no aceptaba venderse, pero le pudo el hambre, cayo, al inicio solo con el , luego con los guardias pero se resistia, al final los soldados del ejercito la violaron tantas veces que ya no se resistía,  cuando ya deseaba morir, soldados de la ONU  la sacaron de allí,  estuvo 6 meses en un hospital de campaña.  Nos contó todo aquello serena, sin que le temblara la voz, pero con lagrimas cayendo por sus ojos, durante al narración busco con la mirada seguridad para continuar pese a que la profesora le pedía que no hacia falta que continuara, sus ojos se clavaron en mi, que era de los pocos que aun aguantaba entero.

Aquella escena se repitió por cada clase donde lo fue contando, chicas que salían llorando o iban al baño a vomitar, chicos que ante aquello salían despedidos de las clases con las caras desencajadas, si ibas por un pasillo notabas que clase salía de esa charla en la mirada de los alumnos, fue una de semana jodida para mucha gente, al final decidieron que aquellas clases no fueran para todos, y si opcionales, 1 hora después de acabar las clases los que quisieran podían quedarse con ella a escucharla. Entre  todos los cursos, solo unos 20 aceptamos seguir, y después de la siguiente charla donde nos explico sus 6 meses en el hospital y las historias que le llegaban,  se lego a reducir casi a la mitad. A la siguiente clase solo acudimos 4-5, todos chicos, era una falsedad, luego los demás compañeros te rogaban que le contaras lo que te había relatado. En esa última clase al final nos quedamos solos ella y yo, como me gustaba,  la aguantaba la mirada, pero ya no era sexual, sentía que era tierra firme para ella,  y que  necesitaba contárselo a alguien. La cosa se suavizo cuando me contó que se recupero, y que en sierra leona le fue mucho mejor, como antes de la guerra civil en el Congo, difícil pero aguantable, que soporto todo aquello por el amor de aquellas monjas, que si no se habría vuelto loca o se hubiera suicidado con el machete de alguno de  los guardias mientras la violaba. Terminó de relatar su historia, hastiada del mundo  decidido regresar y tomar el camino de los hábitos, había visto suficiente dolor para varias vidas.

-MARTA: te agradezco que te hayas quedado, necesitaba sacarlo de mi- lo dijo secándose las lagrimas, me puse en pie y la aplaudí.

-YO: eres un heroína, no se como lograste aguantar todo aquello.

-MARTA: al final te acostumbras a todo, quiero decir,  que ojalá fuera mi amor a  dios o a la humanidad lo que me dio fuerzas, pero solo quería sobrevivir, para contar mi vida, por que se supiera lo que paso.

-YO: es una pena que tengas que ir dando charlas a alumnos en clases, esto tendría que salir en tv.

-MARTA: es verdad, pero ya ves como ha reaccionado el publico, no puedes salir por la tv diciendo esto, la gente lo rechaza.

-YO: me parece una hipocresía mayúscula, un adoctrinamiento social, ¿esta bien que ocurra pero no que se cuente? Se castiga que te den el  conocimiento del hecho, no el hecho en si, mientras ocurra  y no te enteres seguirás en tu burbuja de felicidad, es el gran logro de la humanidad, deshumanizarse.- me miro sorprendida, no esperaba una reacción  moralista en un chico tan joven.

-MARTA: se puede decir mas alto peor no mas claro.- se levanto a abrazarme, hasta ese momento no había sentido nada por ella, salvo admirar como se quitaba alguna prendas sin enseñar nada, pero al tenerla entre mis brazos,  sabiendo lo que sufrió, lo dolida que estaba, la sentí frágil, necesitada de cariño, vulnerable, y aun siendo una vergüenza reconocerlo, un objetivo deseable, así que se convirtió en mi próxima víctima.

Al oler su pelo en  mi cara apreté mas contra mi y sin darme cuenta tuve una erección, quise disimular doblando la cadera y volviéndome a sentar rápido, ella hizo lo mismo,  habiendo quedado colgada del abrazo, como si aun faltaran un par de segundos por protocolo, o como si quisiera haberse quedado así unos segundos mas, desee que no se hubiera dado cuenta, no tenia ninguna plan ni tenia nada planeado, pero fue tarde, mientras me preguntaba mi nombre y me pedía que la contara un poco de mi vida, note como sus ojos bajaban a mi entrepierna un par de veces, en  la 3º se relamió los labios, podía ser que tuviera la boca seca, pero después se mordió el labio, ya lo sabia, pero juraría que no la había tocado con ella. Trate de ganar tiempo hablándola de mi operación y de mis cambios en la escuela.

-MARTA: algo he iodo por ahí de ti- ¿a que se refería?

-YO: bueno, siempre he sido bastante conocido, soy bastante páyasete y me gusta llamar la atención, pero desde la operación no se que pasa que soy como un faraón, la gente me trata como si hubiera hecho algo, y solo he salido bien parado de una operación , no como tu, una super-heroína jajajajjaa – por 1º vez en las charlas, se rió, habia alejado su cabeza los suficiente de África, su risa , valga el recurso literario, me pareció divina, se llevaba una mano a la boca, medio cerrada y con el dorso de la mano se sujetaba la nariz.

-MARTA: pues no me queda nada para poder volar o levantar coches.- seguía riéndose, pero yo tenía  que pasar al ataque – anda ayúdame a recoger las sillas, lo hacíamos sin parar de charlar, centrados en recoger.

-YO: pocas mujeres hubieran aguantado como tu en aquel zulo, créeme, se de lo que hablo.- se le corto de golpe a risa y me miro intrigada.

-MARTA: ¿Por qué dices que sabes de lo que hablas?

-YO: pues veras, no se si…. sabes, tengo cierta fama en el instituto………..

-MARTA: ya me han dicho……..que vas de galán con las chicas.- ya sabia como conocía mi polla, las charlas de chicas en el foro oficial,  el baño.- y mas te vale tratarlas bien o me enfadare contigo.

-YO: ey, una cosa es que vaya de galán y otra que las trate mal, solo le doy lo que vienen a buscar de mi.- esa frase se me escapo, no estaba bien pensada, fruto de mi orgullo herido.

-MARTA: ya lo vi…….- ¿que? si la mía estaba mal pensada la suya fue un monumental error. Se le noto en la cara y en la voz, corto la frase de golpe, pero no la iba dejar escapar, su lenguaje corporal era claro para mi, sentía vergüenza por lo que estaba rondando por su cabeza.

-YO: ¿como que ya lo viste?- insistí parando de recoger.

-MARTA: nada, ………que te vi con una chica,,,,,,, hace poco ………..por los pasillos, si, muy acaramelados.- sonó a tangente, como si acabará de encontrar esa respuesta en su cabeza.

-YO: ¿si? Y quien era – realmente podían ser varias las candidatas, pero quise saber cuando se había fijado en mi.

-MARTA: pues no se, un alta rubia, con unas…………enormes….tetas- hizo el gesto de grandilocuencia sobre su pecho, Tenia que ser Karin.

-YO: si, la sueca, es muy “cariñosa”.- me extraño, salvo en los descansos donde foliábamos no solía acercarme a ella.

-MARTA: ya te digo, no veas como el botaban ante tus caricias. – se dio cuenta de que aquella frase no era apropiada en una monja, le salió la misionera, o quizá la adolescente rebelde, pero entonces caí, nunca la había acariciado en publico, era muy mojigata en cuento a que se supiera, de golpe pense , y mientras ella seguía recogiendo, yo estaba parado, mirándola,  intentando leerla la mente, apoyado en una silla, ¿seria ella la famosa sombra que vio Karin y aparto sus enormes tetas norteñas de mi?.

Quise indagar más, pero pense que era apretar demasiado, ella me huía la mirada,  así que lo deje correr por ahora, la ayude y terminamos de recoger las sillas.

-MARTA: esta bien, ya hemos  terminado las charlas, no creo que nadie mas quiera venia a oírme.

-YO: ¿y ahora que harás?, por que aun queda 1 mes de clases.

-MARTA: pues tenia pensado algo, pero siendo ya solo tu no se si salara adelante.

-YO: ¿que es?, quizá pueda ayudar.

-MARTA: pues tenía pensado montar una actuación de los alumnos, un día en el patio en el descanso,  como tribus,  hacer cantes y bailes rituales,  vestidos con las ropas típicas, pero solo estas tú.- vi frustración.

-YO: ¿y tu?

-MARTA: yo no puedo, me moriría de vergüenza y además soy la profesora.- muy resuelta ella

-YO: tu déjame a mi, ¿cuanta gente necesitas?

-MARTA: pues unos 6, sobretodo que sean parejas  de chico y chica.

-YO: y si te los traigo, ¿lo arrias con nosotros? eres la que lo vio hacerlo en vivo, nadie los conoce mejor.- argumento valido y lógico pero buscaba otra cosa.

-MARTA: si nos falta alguna chica, si.- sonrío al ver una ventana abierta, una posibilidad.

-YO: mañana después de clase ven aquí.- la di un abrazo rápido y salí corriendo.

Me fui contento, un plan se erigía en mi mente, tenia que tener cuidado, no solo era, o iba a ser monja, si no que podría meter la pata hasta el fondo si no tenia los pies de plomo, aquella chica lo había pasado muy mal en África. Al día siguiente empece el casting, no lograba a ningún chico así que me centre en las mujeres, sin rodeos, fueron Marina, a la que convencí de que aquello subiría nota, y Rocío, para ayudarla en la mejoría de su personalidad usando de ejemplo a Marta. Una vez logrado, al 1º panoli seguidor incondicional de Rocío que pille,  le metí diciéndole que así le metería mano, y me costo un vídeo juego de los buenos meter a un buen amigo mío, me dio igual,  ya no los usaba. Estoy convencido de que si me hubiera puesto, hubiera logrado meter a alguna de las alumnas que me trajinaba en el lote, pero no quería, teníamos que ser impares para que Marta se  pusiera conmigo de pareja. Al aparecer Marta por el aula a ultima hora, se le ilumino la cara al ver mi logro, me recordó que faltaba una, pero la dije que ella supliera su puesto mientras buscaba a otra, ni loco lo iba ha hacer, es mas, pensaba tirar para atrás a aquella que se atreviera, pero no hizo falta, ninguna en su sano juicio,  sin manipulaciones,  acepto. Decidimos quedar un par de martes para ensayar, ya que a nadie le venia mal, siempre nos quedábamos un rato mas todos charlando y riéndonos, ella dirigía la obra, pero el teatro era mío, eran muñecos a mis ordenes sin saberlo,  ella se daba cuenta.

En esas charlas note como ella se acercaba mas a mi, y yo a ella, no en lo físico, aunque también note ciertos roces fuera de lugar, si no en la compenetración, la forma de pensar y actuar, incluso después de salir del ensayo,  íbamos a un café cercano y tomábamos algo mientras charlábamos de su vida y de la mía, la gente alucinaba al verla con al cofia y a un chico joven con ella, pensarían que seria un fanático de la religión un mojigato adoctrinado, ni mucho menso intuían que mi intención era ganarme el coño de esa monja. Descubrí en aquellas charlas posteriores a una mujer divertida, graciosa y con una fuerte intuición, cada intento de mi parte por llevar el tema a algo mas subido de tono,  era desviado rápidamente, aun así logre sonsacarla de su vida de adolescente, de cómo se había echado a perder por un mal chico, de que ciertas cosas malas que nos había contado, no le aprecian tan mal aun hoy en día, y que sin bien no le gustaba hablar de ello, disfruto aquella época de sexo, pero que desde lo del Congo ya no deseaba  nada mas de todo eso, su tono sonó reafirmado en su idea, como si necesitara creérselo ella,  mas que decírmelo a mi.

El 1º ensaño fue divertido, ella nos enseño con el ordenador fotos de las tribus y un vídeo sobre una danza de la lluvia y prosperidad de la tierra, nos comento su idea de la función y como llevarla acabo. Me cogió como su ayudante y en paralelo me hacia poner las poses iniciales, yo la seguía mientras el resto reía y ella mas al verme haciendo el tonto. En la 2º ya nos puso por parejas y ensayábamos movimientos tribales, por separado, luego algunos mas pegados, en los videos se veían realmente gente fuera de si, con mujeres subidas encima de hombres, no llegamos a imitarles pero si para que Rocío se riera del empalme de su compañero pelele, los bailes eran lentos pero sin parar de moverse, así que sudábamos bastante, nosotros nos quitábamos ropa, pero ella no, se queda con la camiseta casi totalmente abrochada,  sudaba igual y  se le pegaba a la piel, por 1º vez puede adivinar su torso, y su pecho, tenia una cintura diminuta, la presión de la falda alta ayudaba a verlo, y debía tener buenas tetas, por que la camisa se el metía todo el rato por debajo de ellas,  se la tenia que sacar de allí todo el tiempo, igual que despegaba de su piel por el vientre los costados o la espalda, se le marcaba el sujetador claramente. Al cavara la clase como de costumbre nos quedamos un rato charlando, para tomar aire, pero tirando de labia los saque a todos de allí para quedarnos solos a recoger.

-MARTA: ya te ha desecho de todos, vaya líder estas hecho jajajaja.

-YO: es que no quiero que esto se “alargue” mas de lo necesario – metía palabras así en las conversaciones todo el tiempo.- además estabamos sudando mucho y aquí ya huele un poco mal jajajaja.

-MARTA: ya te digo, estoy empapada, esta ropa no es muy transpirable, ¿verdad?

-YO: tú sabrás que eres la que la llevas, podrías venir más cómoda.

-MARTA: si me voy a pasar así el resto de mi vida tender que acostumbrarme,  que por cierto, no sudaría si tuviéremos a otra chica ¿como va la búsqueda de mi suplente?

-YO: nada, no se atreven, son todas unas señoritas muy recatadas y no pueden jugarse su “estatus” social por hacer esto, por más que lo intento – me lo inventaba a cada palabra.

-MARTA: ¿Qué hay de tu “estatus”?

-YO: tengo el “estatus” tan grande que podría hacer esto el resto de mi vida y seguiría siendo el más popular, es mas,  hasta puede que lo ponga de  moda. – la frase iba hilada muy fina.

-MARTA: pues me va a tocar hacer a mí el baile final contigo.

-YO: será que al final tendrás que bailar conmigo.

-MARTA: no, si eso esta claro ya, hablo de que al final de esta danza tribal, el jefe y al jefa hacen una ofrenda final, un baile que complazca a los dioses, pero no se si hacerlo.- no se por que, pero la vi venir de lejos, quizá ella también metía palabras ambiguas.

-YO: no queremos ofender a los dioses africanos, o lo hacemos bien o no se hace.- sonrío como logrando su objetivo.

-MARTA: pues podemos ensayarlo ahora, si no te importa, no quiero que los demás lo vean, prefiero ver como queda antes.

Me puso un vídeo que tenia bien guardado en el PC, efectivamente se veía ya el final de la danza general, y llegando un momento, se separaban para dejar paso a un hombre y una mujer engalanados, serian los lideres de la tribu, al principio bailaban como el resto, pero en un momento, se saludaban, y  la mujer entraba en un estado de trance, se le blanqueaban los ojos, y temblaba, convulsionaba mas bien, mientras era agarrada por el líder, giraba sobre si misma,  casi se caía hacia adelante y hacia atrás de los gestos que hacia, en el momento culmen el hombre se agachaba y cogiéndola de las piernas la levantaba como ofreciéndola al cielo, apoyando su hombro en su trasero,  aguantaba así lo que pudiera, el negro se tiro mas de  30 minutos con los brazos extendidos, entrando en trance también, hasta que los brazos le fallaban y dejaba caer a la mujer de espaldas a el,  por delante.

-YO: ¿y quieres que yo haga eso?, joder si casi se le paren los brazos al mamón.

-MARTA: oye, no uses es lenguaje, es un momento divino para ellos y tienes que tener respeto.

-YO: lo siento, pero no creo que sin muchos ensayos eso vaya a salir así de bien.

-MARTA: no intento que salga así, pero si una muestra, un ejemplo, podemos hacerlo en menos tiempo,  solo como final.

-YO: este bien, si es lo que quieres.

Vimos el vídeo un par de veces mas, rebobinando y adelantando, hasta que se nos quedo grabado, ella analizaba las posiciones, y yo en que posiciones podía aprovecharme. Nos pusimos en posición, clavamos la presentación, los saludos iniciales y mientras yo hacia el ritmo y las palmadas ella se iba tomando el papel, botaba y convulsionaba y se reía parando cada vez que me veía la cara riéndome, ella creía que por sus movimientos, pero yo reía por que sus tetas,  con la tela de la camisa pegada por el sudor,  le botaban que era gloria bendita.

-MARTA: no te rías y ven a sujetarme que ahora tengo que hacer los giros del cuerpo y no quiero caerme.

Me acerque con la polla algo morcillona, y la rodee con los brazos tal y como hacia el del vídeo, ella seguía girando y saltando, con mi para cerca de ella, podía divisar parte de su sujetador asomándose por  la camisa, se le había desabrochado un botón del movimiento, ¿o lo había hecho ella?, me daba igual, solo disfrutaba, ella ya tenia el tren inferior quieto y giraba el torso como en el vídeo, casi se caía,  para la tenia agarrada de los brazos, completado el ritual hasta el momento, solo quedaba elevarla a los cielos, se paro para coger aire.

-MARTA: bien, ya esta todo, solo falta que me ofrezcas a los dioses.- clave mi mirada a  una gota de sudor que caía por su cuello, perdiéndose debajo de la camisa,  entre sus pechos, disimule.

-YO: tu tranquila, no te vas a  caer, no se como pero te agarrare antes, como sea, pero tengo mis reticencias.

-MARTA: tranquilo, lo probamos un par de veces, si no sale,  pues nada.- asentí deseoso.

Se puso de espaldas a mi, y yo me agache tal como hacían en el vídeo, lleve mis manos a las zonas donde el líder sujetaba, una a la pierna y otra a la cintura,  metí el hombro en su  muslo y empuje para arriba,  del 1º intento su falda hizo que se resbalara mi hombro y cayo de pie a un metro de mi, yo sin soltarla, se acerco a mi de nuevo, volé a intentarlo, mismo resultado, pero ahora cayo resbalando sobre mi, contento por ello se lo dije.

-YO:   no es posible, no al menos así, la ropa resbala y no te apoyas bien.

-MARTA: jo, venga a ver si sale.- yo encantado, la estaba metiendo mano y con cada resbalón mi hombro se restregaba por todo su muslo y trasero, un par de veces mas y nada, pero a la 4º, esa vez la cogí fuere con la manos, y la levante solo con ellas- ¿ves? , ¡¡¡si sale!!!- pero en cuento la recosté sobre el hombro resbalo de nuevo cayendo hacia atrás pegada a mi, debió notar mi polla seme erecta en su trasero, pero todavía no estaba listo así que desvíe.

-YO: ¿ves?, la tela no deja, míralo en el vídeo –   me fui al PC, y mientras buscaba la parte del vídeo, de reojo veía como se ponía roja y se abanicaba la cara con la mano mientras despegaba a camisa de sus pechos, del calor, seguro…- mira, ves, ella esta solo con el traje tribal, tiene las piernas desnudas,  y así,  al ponerse en el hombro no resbala.

-MARTA: y que quieres que haga, ¿que me ponga desnuda?- la mire sin saber si lo decía en serio o si era una broma, no atine a distinguir, estaba pensativa- espérate,  ahora vengo.

No se a donde fue, pero regreso igual, se aseguro de que nadie quedaba ya por allí y cerro la puerta.

-MARTA: venga vamos a probar otra vez.- lo hice pero asegurándome del mismo resultado y de que mi polla ya erecta fuera notada, en la ultima,  ya al bajarla lentamente, su falda se pillo con mi polla y se le levanto, no se veía nada al ser tan grande la tela pero tirando de ella claramente, la desenganche rápidamente.

-YO: perdona, se ha enganchado con el cinturón- tonto de mí, ni llevaba cinturón, pero ella se aparto un par de pasos con los brazos en jarra sin darse cuenta.

-MARTA: este bien, si ha de ser, que sea, vamos otra vez pero esta vez al agacharte no empujes.

Así lo hice, cuando me agache ella levanto su falda,  sin dejarme mas que intuir entre sombras sus piernas,  apoyo la piel de su muslo en mi hombro, así empuje  así subió perfecta, ella reía y aplaudía de felicidad por el logro, mientras yo la mantenía fácilmente en esa posición,  girando sobre mi mismo y moviéndome por el aula. Temiéndome que se acabara la diversión, maniobre para que la tela volviera a resbalar, y tanto lo hice que se cayo sin control, logre de chiripa agarrarla al caer quedando en mis brazos, la pose era de cuento de hadas, cuando el príncipe recuesta a la princesa sobre el aire después de un baile y la besa, tirando de fuerza de brazos la di la vuelta y la puse en pie, pero sin separarla de mi.

-MARTA: uff que susto, ¡¡¡pero nos ha salido!!!

-YO: no, casi te matas, no pienso seguir así, hemos tenido suerte, si te llegas a dar con la cabeza no me lo perdonaría nunca, o te quitas la falda o no sigo.- mis palabras eran furiosas, tenían que serlo para que mi petición no pareciera sexual.

-MARTA: esta bien peor no se lo digas a nadie, ya he ido a prepararme por si pasaba.- se aparto de mi unos pasos y abriendo la cremallera de la falda la dejo caer al suelo.

Vaya pedazo de piernas, me quede atónito, formadas y torneadas, parecían las de Eli, pero ella no hacia gimnasia, supuse que de tanto andar por África, llevaba unos mini shorts de deporte, de tela, de los que se ponían las crías para hacer deporte en verano, los llevaba de sobra, que muslos, normalmente llevan una abertura lateral para dejar pasar el aire, pero ella los llenaba también, no eran de su talla, los habría encontrado por el almacén al salir antes, dios, le marcaban el pliegue de sus piernas con la pelvis, estaba por reventar la tela.

-MARTA: señor mío, que gusto sentir aire por mis piernas, yo no voy a aguantar esa falda el resto de mi vida, anda ven y vamos a probar así.

-YO: encantado.- sonreí de forma boba.

-MARTA: anda calla, y no se lo digas a nadie- la camisa en una situación normal le tapiara mas, pero estando empapada en sudor y pegada a su cuerpo dejaba adivinar la línea del vientre y los riñones, entre las telas de la camisa y el mini shorts, hasta me pareció ver tinta en su piel, ¿un tatuaje?

No me dio tiempo a ver mas, se puso de espaldas, y de refilón pude ver como la tela de su trasero estaba tensa, le quedaban de cine pero debían de cortarle la circulación, nos pusimos en posición, agarré con una mano su muslo,  piel con piel, luego una m ano a su cadera, sujetadora de la cintura y metiendo el hombro, y la levante sin ningún problema esta ves si, la tenia bien agarrada, no había peligro, o eso creía, la tela del hombro de mi camiseta se movió, así que la baje de inmediato temiéndome un golpe, pero dando gracias  a dios por aquel regalo.

-YO: espera que ahora soy yo- y me quite la camiseta, aparentando que se me atascaba en al cabeza, poniendo el estomago duro, deleitándola,  como os he dicho alguna vez, mi cuerpo era normal, no marcaba tableta aunque si buenos pectorales,  estaba tonificado para que con el brillo de la luz y mi sudor,  fuera atractivo, acere de pleno,  por que al quitármela de la cara, vi sus ojos de pasión y como se mordía el labio con su mirada clavada en mi – ahora si, ven aquí.

Acudió encantada cuando la extendí el brazo, tan energéticamente que al darse la vuelta choco contra mi su espalda, empapando de sudor toda su camisa, cogimos posiciones, y la alce, ya sin impedimento alguno,  era sencillo, y no me pareció tanto esfuerzo la media hora de aquel líder tribal, ella ya gritaba de emoción dando palmas y bromeando con que los dioses la cogieran, hasta daba pequeños saltos que hacían que su culo rebotara en mi hombro y cuello.

-MARTA: dios esta va a quedar genial al final, anda bájame.

-YO: espérate ahí, quiero probarme a ver cuanto duro,  jajajaja pero piensa, esto no lo puedo hacer con otra, tienes que ser tu, ya lo hemos ensayado y no podemos hacerlo con ropa.- me miro entendiendo que era cierto.

-MARTA: pues va  ser divertido, una monja con las piernas al aire encima de un joven alumno con el torso desnudo, como se sepa en mi seminario me echan.

-YO: podemos no hacerlo, pero es una lastima, mírate en el reflejo de la ventana, queda precioso.

Seguimos debatiendo mientras yo la paseaba, a los 7-8 minutos mis brazos empezaron a flaquear, y entendí que realmente era un esfuerzo muy grande.

-MARTA: anda bájame ya que te noto los brazos débiles, pero ya que estamos, hazlo como en el vídeo.- me encanto la idea de restregar su trasero embutido en aquellos shorts diminutos,  apunto de reventar por la presión de su carne,  por mi pecho hasta que mi polla chocara con el, teniendo que agarrarla del torso para seguir bajándola lentamente, aquellos de la tribu sabían como disfrutar y encima que pareciera una ofrenda a los dioses.

Colocándome la polla bien saliente con una mano la avise y la fui bajando según lo comentado, notaba como su trasero hacia de freno, al inicio en mi barbilla, luego por mi pecho,  bajando por el estomago, allí la tuve que meter la mano en su vientre para mantenerla en el aire, y la seguí bajando hasta que mi polla se hundió entre sus nalgas y mi brazo hico tope con sus tetas, dejándola de puntillas en el duelo, y quedándome así unos segundos.

-YO: ¿y dices que esta ofrenda es para la lluvia y la fertilidad de la tierra?- ella no se movía y tardo algo en responder.

-MARTA: bueno…(ummm la oía suspirar)…..en realidad eso era el baile inicial, lo de los lideres…..(ufff), era una petición de fertilidad a la mujer, ofreciéndolaaaaa…..a los dioses para que la bendigan….(dios)….y así en la noche quedar embarazada de su líder…(madre de Jesucristo)…cuando entran  en su cabaña el pueblo entera queda en silencio……. (ahhhh)……solo se oye a la líder gritar………¿puedes ……soltarme ya?

-YO: anda que son tontos, eso cuadra mucho mas, si, si,  anda descansa.- la solté el brazo lentamente dejando que su cuerpo bajara, sus pechos cayeran rozándomelo, y su culo se hundiera un poco mas en mi polla, no veía su cara pero me la imaginaba, se quedo así ella sola una par de segundos.- ¿recogemos ya? Tengo ganas locas de salir de aquí.- vale esta frase no fue tan sutil.

-MARTA: si, si, vistámonos y ya hablamos mañana- yo me moví pero no hacia atrás, sino de forma lateral, tirando de una de sus nalgas con mi bulto hasta que me separe del todo y la deje allí,  rebotando,   debajo del short.

-YO: estoy desando ensayar esto más a profundidad, hasta el martes que viene. – Y me fui de allí con un empalme de narices.

Llame a Rocío para desahogarme, lo necesitaba, pero no me cogió el teléfono, a si que decidí que el universo me hablaba, llame a mi Leona, su macho iba para allá con ganas de hacerla desfallecer, ella ni contesto,  rugió por el teléfono. Como no es su relato no lo describiré, aunque lo mereciera,  pero llame a casa para decir que esa noche no iba, y entube 7 horas follándome a mi Leona, al inicio con la imagen de Marta quitándose la ropa de monja, sus shorts y con la camisa empapada,  en la cabeza, pero después mi Leona  ocupo su lugar en , como no, la lleve a desmayarse  y yo caí rendido, pensando en si todo aquello serviría para que Marta fuera mía, no sin darle su ración de semen y mordidas a mi felina acompañante.

Al día siguiente me cruce con ella y me abrazo encantada, había pensado en ello y decidió que nos quedáramos después del ensayo a perfeccionar la ofrenda final, puesto que iba  hacerla, le daba igual lo que dijeran. No recuerdo una semana mas larga en mi vida, y mira que me tire a Rocío, a la aprendiz y el fin de semana a mi Leona, peor no había manera de  calmar el fuego que aquella monja me producía, no podía ser ni por físico ni por sexo, la Leona cubrió todos esos aspectos, era el morbo, el haber la llevado a ese punto en un mes, de quedarse empalaba por el culo por mi polla,  solo separada por unos mini shorts, y no moverse hasta que fui yo quien al saco de allí, era el morbo, y si ella estaba pensando en aquello la mitad que yo durante esos 6 días, seria imposible que no me zumbara es martes. El ensayo salió a la perfección, y ya solo nos dio unas fotos de las ropas a imitar para que el jueves lo hiciéramos en el descanso. Saque de mala manera a los demás al acabar, para quedarnos a solas, estaba de nuevo empapada en sudor, con la camiseta pegada, yo creo que aun mas ceñida, y abanicándose con unos papeles.

-YO: ya puedes quitarte la falda y respirar un poco que estas roja de congestión- fui directo al grano.

-MARTA: esta bien, pero asegura cerrar la puerta.- era una tontería cerrarla, si solo íbamos a ensayar lo que íbamos ha hacer lo vería todo el mundo, igual que su vestimenta,  en unos días.

-YO: pues si lo vamos ha hacer en publico, ¿que temes?.

-MARTA: es que vamos a probar mas danzas tribales, y esas no quiero que se vean todavía, no son muy……decorosas.- diciendo esto dejo caer la falda dejando de nuevo a la vista los shorts del día anterior, me acerque a ella quitándome al camiseta,  estaba tan empapada en sudor que se me pegaba a la piel, y la pedí ayuda, encantaba metió las manso en mi vientre y fue subiendo por mi torso,  separando la camisa de la piel, embadurnándose de mi sudor los dedos, cuando me la quite la tenia recostada sobre mi con sus manos en mi pecho, sin separarlas.

-YO: pues vamos a ver esas ofrendas tan secretas.- ella reacciono riendo mientras se mordía el labio, estaba punto de caramelo, y yo sabía que posturas me iba a enseñar, o al menos lo intuía.

Nos pusimos de rodillas delante del PC, y me mostró varias danzas de varias tribus distintas, a cada cual mas provocativa que la anterior, en algunas hasta me parecía que había penetración pero la grabación no era muy buena, lo notaba mas pro como se movían y las caras de trance,  ella me iba explicando que todas eran danzas para la fertilidad y los hijos, no hacia falta que lo jurara, practicamos en frío alguna muy suaves, pero fui de listo.

-YO: mira, a mi no m importa probarlas, pero esto no se puede hacer el jueves, nos echan.

-MARTA: a lo se tonto, solo quiero revivir un poco aquellas experiencias.

-YO: pero tú solo gravabas.

-MARTA: que va, le enseñe a unos niños a gravar mira.- me enseño un vídeo donde era ella quien hacia una de las danzas, de las mas sensuales.

-YO: mira a la misionera,  que alegre esta.

-MARTA: calla tonta, solo participaba  las danzas.

-YO: ¿y es cierto?

-MARTA: ¿el que?

-YO: ya sabes, que los negros….la tienen enrome.- estaba en zona de peligro pero no aguantaría otra semana sin tirármela o intentarlo.

-MARTA: que bestia eres, jajaja ya sabes que no me gusta tocar ese tema, pero……- hizo un gesto de distancia grande entre sus dedos índices mientras jugaba con su lengua en la boca.

-YO: vaya con los africanos, con razón son tan felices jajajjajjaa

-MARTA: anda deja de pensar así …..- se cayo algo- ….. y vamos a practicar las mas difíciles.- ponía un vídeo de una,  y lo hacíamos.

Sobra decir que en al mayoría había un frote continuo de nuestros cuerpos, la realidad era que en muchas ocasiones estabamos follando con la ropa puesta, en unas yo arremetía contra ella y en otras era ella la que se restregaba contra mi, siempre evitando el contacto directo con mi polla empalmada, pero no siempre lográndolo, de tanto votar le debió doler algo, o clavarse,   con habilidad se saco el sujetador, dejándose solo con la camisa, y puso una en que ella tenia que quedar de espaldas a mi, yo la sostenía en el aire y ella me rodeaba con la piernas hacia atrás, quedado colgando, como las figuras  de las puntas de los barcos.

-YO: así no me atrevo.

-MARTA: venga,  pero si es muy sencilla, ya me has cargado encima antes.

-YO: no es cuestión de fuerza, mira como la tiene agarrada, no puedo asegurar tu cuerpo, no con la camisa puesta – siendo cierto que podía existir cierto riesgo, me importaba una mierda la seguridad, quería verle las tetas de una vez, ya se le calcaban a través de la camisa empapada, unas buenas tetas con los pezones duros, y le hacia una figura en su espalda de pecado, terminaba en una cintura muy estrecha, en cada moviendo era una delicia ver como , ya sin intentar sepárasela de la piel, su camisa era una 2º piel.

-MARTA: pero no puedo, si me pongo el sujetador…- no la deje acabar.

-YO: mira bien el vídeo, ella no lleva sujetador, es mas,  el la agarra de un pecho para evitar que se le escape, no quiero que te caigas como el otro día.- era una burda mentira y se me notaba, pero dio igual.

-MARTA: este bien- se llevo las manos a los botones.

-YO: así no va a salir, tiene mucho sudor,  déjame que te ayude- me coloque detrás de ella, pegando mi polla a su trasero de forma firme, inclinado léventeme su cuerpo hacia adelante, pero sin rechistar,  se dejo hacer.

Pase mis brazos por debajo de los suyos y la hice levantarlos, dios, que visión de su escote desde arriba por detrás, estaba lleno de gotas de sudor, cogí la parte mas baja, me costo separa de la pile, y cogiendo con fuerza fui subido, metiendo mis dedos como separadores desde sus riñones a su ombligo y de nuevo atrás, de forma circular,  levantando la camisa, se despegaba como el papel de una Magdalena o un bollo aceitoso de la bolsa de papel, notaba su calor corporal y la humedad del sudor en mis dedos, con cada movimiento su cuerpo se balanceaba de adelante a atrás, hundiendo mas o menos mi polla en sus shorts, pero sin decir palabra, cuando llegue a su pecho ella termino de estirar los brazos, y note cada milímetro de tela separándose de la piel de su senos, para cuando ya estuvieran  fuera,  dar el tirón final, dejando su coleta rubia moviéndose en mi cara, oliendo su pelo.

-YO: ya esta, así si puedo agarrar bien, aunque estas muy sudada.- lleve mi mano a su vientre y me moje la mano con su sudor.

-MARTA: si,  ahora podemos hacerlo sin peligro- respiraba profundamente, si tuviera 10 millones los apostaría a que tenia el coño empapado de flujos, que estaba excitada como una perra en celo, se mordía el labio sin parar, se frotaba las piernas una contra otra y tenia uno pezones bien erectos, duros y grandes, cuando bajo los brazos cayeron un poco, pero sin duda tenia unas buenas tetas, pasaría de la talla 90 por poco.

La cogí de una mano, y di una vuelta a su alrededor para admirarla y jugar un poco.

-YO: así al menos vistes como  una mujer africana.- sonrío sin terminar de mirarme a los ojos.

-MARTA: venga empieza ya, antes de que alguien nos vea.- no podía ser,  estaba la puerta cerrada en un aula sin ventanas.

Me puse detrás de ella, la cogí por la cintura y la levante, para con la inercia de bajar soltarla un poco y que pasara sus piernas por detrás, no lo logro  a la 1º ni a la 2º, pero me estaba restregando toda mi polla por su culo, me daba igual,  a la 5º logro firmeza, y ya me rodeó con las piernas entrelazando los pies, mirando la pose del vídeo, agarra de su vientre con firmeza y de su hombro con la otra, y comencé a balancearla, al inicio la postura solo rozaba mi polla cuando la bajaba, pero ella echo los  brazos hacia atrás y me dijo que la cogiera por ellos, cuando lo hice quedo colgada totalmente, con los brazos hacia atrás, el pecho saliendo en dirección al suelo y la espalda arqueada, ahora ya mi polla estaba en contacto permanente con su culo o coño en todo momento, subía y bajaba frotándolo claramente, pero ella solo gemía, al inicio de la posición,  pero ya vi que por donde mi polla pasaba, al apretar al tela contra su vagina, el short se oscurecía debido a la humedad.

-YO: parece que dominamos la posición.

-MARTA: si………que bien…….- respiraba jadeando.

-YO: si quieres paramos a descansar.

-MARTA: !!NO¡¡ …….dios……..que…..bien………uffff……no pares..….es como…… cuando que tiraste……… a la sueca.- pare de golpe. ¡¡lo sabia, la sombra que vio Karin era ella!!, La separe las piernas y la deje caer de rodillas.

-YO: ¿que has dicho?

-MARTA: nada, que se me han cruzado las palabras- se tapaba la cara.

-YO: de eso nada, fuiste tu ¿verdad? La que vio en las sombras, ¿que pasa? ¿te gusto mirar mientras me la follaba?- la daba con un dedo en al cabeza.

-MARTA: basta, no es eso, solo oí de ti en el baño, de cómo hablaban de ti y de tu polla, de cómo las hacías vibrar, yo solo……quería verlo….llevo mucho sin desahogarme, lo pase mal, no se….por favor no se los digas a nadie, pueden echare.

-YO: y que pasa con o que ocurre aquí ahora, tampoco se puede saber que estas aquí casi desnuca frotándote como una osa en celo contra un alumno al que sacas 11 años.

-MARTA: no lo se, yo solo…..quería comprobar, quería ver, lo siento de verdad- rompió a llorar

-YO: pues por tu indiscreción ella ya casi no quiere que la toque, me has jodido a una diosa nórdica que me estaba tirando, y ahora me traes aquí, me dejas que te sobe y te monte como un yegua dejándomela tiesa como una estaca y te crees que pendiendo perdón me vas  a calmar, joder si el otro día casi parto a una en dos del calentón que me diste. – sus ojos eran rojos caían lagrimas de ella, y vi que aquello no llevaba  a nada, cambie de táctica.

Me senté a su lado en el suelo, y la acariciaba la espalda mientras terminaba de llorar, se fue clamando, retomando el control de su serenidad.

-MARTA: oye lo siento de verdad, se que no estuvo bien, y si me dejas te compensare, te haré el amor siempre que quieras, todas las veces que te parezcan, por las veces que no puedas con la sueca.- me miro rogando que aceptara, la muy puritana quería pedirme perdón y para ello ofreció que me la tirara, justo lo que ella quería, no se lo pondría tal fácil.

-YO: no es cuestión de que ahora nos  follémos, eres monja.

-MARTA: aun no, no cojo los hábitos hasta el año que viene, el seminario es largo.- se erigió por la espalda acercándose a mi.

-YO: ya,  pero lo serás, te debes a dios.

-MARTA: no le debo nada a dios,  se lo debo a las monjas, fue su cariño lo que me saco de la cárcel y me llevo a una vida mejor, no el dios que permitió aquella matanza ni el que dejo que me violaran 100 hombres durante 4 meses, me lo debe el a mi. – dio otro paso de rodillas para besarme la mejilla.

-YO: pero ellas tiene un código, y no aceptarían esto.

-MARTA: tampoco querían que os contara mi historia entera, y solo tu me regalaste el placer de oírla entera.- volvió a besarme pero ahora en los labios, yo no me movía, me hacia el duro y resentido cuando estaba deseando calzármela.

-YO: ¿y como nos viste a Krin y a mi?- me hacia de rogar.

-MARTA: os vi en la escalera, vi como se te tiro encima, vi como os quedasteis así un rato, desde entonces en los descansos os seguí, hasta que vi donde os metíais, y ese día fui directa al aula, para entrar antes que vosotros.- todo esto lo decía besándome en los labios cada pocas palabras.

-YO: ¿y que viste?

-MARTA: vi como la besabas, como os desnudabais, como la tratabas, como la acariciabas, como la excitabas, dios, vi como la partías con tu polla, como la abrías el coño y como gritaba de placer – ya no solo me besaba, si no que contoneaba su cuerpo, y se llevaba la mano a sus shorts, frotando por encima.

-YO: ¿y que te pareció?- estaba por arrancarle la poca ropa que la quedaba.

-MARTA: me excitó, note como me mojaba, como hacia mucho que no pasaba, me recordó a mi época en el instituto, cuando aquel mal chico me hacia vibrar, me masturbe tan fuerte que ella me vio, me escondí detrás de un mueble para que no me vieras, me quede allí hasta que acabasteis y os marchasteis, tuve que masturbarme hasta correrme, el sonido de tu polla abriéndola lo tengo grabado en la cabeza.

-YO: ¿y que te gustaría que hiciera ahora?- empece a mover mi boca con ella, acariciándola la espalda.

-MARTA: quiero que me trates igual, con amor, con cariño, quiero que me hagas el amor de forma calmada y con pasión.- ya metía su lengua en mi boca.

-YO: solo si esta segura, no quiero hacerte daño.

-MARTA: ya nada puede hacerme daño.- se me hecho encima tumbándome boca arriba, con ella encima, eso me mato, sentir su cuerpo sudoroso encima del mío,  con mi polla aplastada por sus shorts.

Sin dejar de besarnos, ya los 2 con lengua, ella acariciaba mi pecho y yo su espalda, desde luego seria monja o misionera, pero sabia moverse, encogía su cuerpo para luego estirarlo, de forma lenta, así lograba frotar ni bulto y restregar su tetas contra mi, con su coleta cayendo sobre nuestras caras, aquella posición me sacaba de mis casillas. Me la saque de encima,  la senté en el suelo y la di la vuelta metiendo su culo entre mis piernas hasta hundir mi polla en su trasero, mi pecho contra su espalda,  como una muñeca de trapo, besando su espalda y su cuello, lleve mis manos a su vientre y fui subiendo mis caricias hasta llegar a sus pechos, estaba realmente excitada, arqueaba su espalda para volver a ponerla recta, repasando mi polla con sus nalgas, sus pezones estaban duro y los masajeaba, con cuidado, pero sin dejar de acariciarlos, ella se agarraba las rodillas, así que solo tuve que torcer el cuerpo hacia atrás para tener vía libre, baje mi mano por todo su vientre hasta llegar al shorts, me costo un mundo levantar la tela, estaba realmente tirante, pero una vez dentro,  baje mi mano a su coño, no lleva  bragas ni nada, note bello, pero muy corto y bien cuidado, no esperaba eso, aun así mis dedos se mojaron rápidamente cuando comencé a masturbarla lentamente, pro encima, jugando con las yemas de los dedos, abriendo y cerrando sus labios mayores, con ella gimiendo claramente, metí mi dedo corazón en su interior, no me costo nada, pero ella echo su culo hacia atrás, apretando mas contra mi, lo sacaba , jugueteaba y lo volví a meter, y de nuevo se echaba hacia mi, lo hice tanta veces que ya había ritmo de penetración, mientras mi dedo la penetraba por delante, ella me masturbaba con su culo por encima de la ropa, aguantando un poco logre que se corriera de forma brutal, mancho los shorts y mi mano, gritando de placer, seguí haciéndolo a menos ritmo, besando su cuello.

-MARTA: eres una maravilla, déjame que te compense.- se tiro para atrás hasta tumbarme  para luego incorporarse y andando a gatas hacia atrás, para ponerse haciendo un 69 pero estriados, sin pensarlo mucho besaba y apretaba con la boca mi polla,  por encima de la ropa, mientras yo besaba sus muslos y apretaba por su culo contra mi.

Si a ella le costo sacarme el pantalón y los calzoncillos por la erección que tenia no os cuento el sufrimiento de sacarle los shorts en esa posición, al tirar ella se deslizaba por mi cuerpo pero la ropa no se movía, al final, medio metiendo mi cara entre sus piernas y que ella se agarraba a mi polla con las manos, ya liberada en su cara, usándolo de barra firme, logre que la tela cediera hasta los muslos, de allí ya fue fácil seguir tirando hasta quedar totalmente desnudos, ella encima de mi pero invertidos, para cuando fui a abrirla las piernas y acercar su cadera a mi cabeza, ella ya masturbaba y chupaba mi miembro con gran habilidad, le abrí las nalgas separando su coño y hundí mi lengua en ella,  besando como su fuera una boca,  tirando con mis labios de sus pliegues mayores, estaba empapada, casi goteaba sobre mi cara, y cuando jugueteaba con la lengua en su interior arqueaba la espalda sin dejar de pajearme gritando alabanzas al señor, para después seguir engullendo media polla, era jodidamente hábil, y su forma de mover la lengua no era normal, casi logra que me corra antes que ella, pero notando ya que se acercaban mi semen, metí mis dedos en posición, rozando su punto G, en 2 minutos se volvió a correr, casi coincidiendo con mi corrida en su boca, para mi sorpresa se lo trago y siguió chupando una vez flácida, hasta volver a ponerla dura, ¿quería mas fiesta? se la iba a dar.

-YO: levántate, te la voy a meter hasta donde te entre.- le di una cachetada en el culo.

-MARTA: no tengo condones, ¡dime que tu si!

-YO: me hice la vasectomía a inicio de año, no habrá problemas de mi parte, pero tú……hasta pasado mucho en África.- se puso en pie para sentarse en una mesa mirando hacia mi, y abriéndose de piernas, con cara de lujuria, y se separo los labios mayores.

-MARTA: me hice unos análisis al volver, estoy limpia, así que fóllame de una puta vez.

-YO: a sus órdenes.

Me levante y me puse entre sus piernas, dirigiendo mi glande a su entrada,  mientras ella me agarraba por el cuello con una mano y con la otra se apoyaba para mantenerse erguida, jugué frotando la punta de mi polla en su exterior, hasta que vi suplica en sus ojos, entonces la empale de un fuerte golpe de cadera, entro casi  ¾ del tirón, y no note demasiada dificultad así que aceleré rápido apoyándome sobre la mesa, ella me abrazaba ya sin sujetarse a la mesa, yo era su apoyo y a la vez la fuerza que la hacia moverse, me rodeo con las piernas como una profesional y movía su cadera facilitando mas la penetración, llevando así 10 minutos ya la penetraba totalmente, golpeando pelvis con pelvis, mis huevos rebotaban en su culo mientras mi polla la abría sin parar, cuando me harte de su aguante 10 minutos después, la cogí del culo y la levantaba de la mesa con cada embestida dando golpes con sus nalgas al caer en la mesa,  peor sin dejarla reposar en ella, nuestras frentes estaban pegadas, no nos besábamos, solo nos mirábamos a los ojos, así no aguanto mas y llegó su corrida, la 3º, pero yo no estaba listo aun, así que pase una de sus piernas por en medio, y la deje de espaldas a mi, sin sacarla de ella, y agradeciendo de nuevo por que al arquitecto se le ocurriera atornillar todas las mesas al suelo,  la agarre de las tetas y acelere al máximo mis movimientos hasta correrme, por el camino ella lo hizo otro par de veces, gritando que era como lo había soñado y como me vio con la sueca, que no parara. Debo reconocer que  sin llegar a ser mi leona, me costo mas de hora y media que rogara que parara, y otros 10 minutos al correrme, no había sido buena idea haberme hecho eyacular antes con la mamada, eso alargaba mi 2º corrida bastante.

Para cuando acabe y saque mi polla flácida de ella, se quedo colgada de  la mesa, con las piernas flaqueando y el culo totalmente rojo de los golpes que mi pelvis habían  dado allí. Me senté en el suelo algo agotado admirando mi obra.

-YO: vaya con la monja, me has dejado seco.

-MARTA: dios de mi vida, – se santiguó- pero que bien follas, me has dejado rota, eres un regalo del cielo – me hacia gracia aquella mezcla de alabanzas divinas y palabras sucias – ¡¡¡como no vas tener al instituto entero detrás de ti!!!

-YO: el mundo no sabe lo que se pierde contigo en un convento, tienes mas capacidad y aguante que casi todas con las que he estado.- ella torció el gesto, y dejándose caer al suelo de rodillas, echo a llorar.- perdona, no quería ser insensible…….

-MARTA: no es culpa tuya, es que tienes razón, y lloro por ese motivo, hasta que atacaron el poblado era un mujer sexualmente normal, llegué a hacer el amor con algún chico de África o algún jefe tribal para que me dejara quedarme, y   aunque disfrutara con ello, pero después, después de que me violaran………..no os he contado toda la verdad, al principio si, sufría y me resistía pero era por comida, luego ya me violaban sin nada a cambio y llego un punto en que…….mi mente cambio……pensaba en que no estaba mal, en que podía aprovecharme, en que si era participe me darían cosas………que yo era parte de ellos y ellos de mi.

-YO: ¿Síndrome de Estocolmo?

-MARTA: algo así me diagnosticaron en el hospital,  se dieron cuenta, me resiste a que me sacaran de aquella celda, y las primeras semanas pedía que me devolvieran allí, me tuvieron que sedar y atar cuando trate de escapar, después recibí ayuda, entre psicólogos, sacerdotes   y monjas me hicieron ver que estaba equivocada, que aquello no estaba bien, y me disidí apartar de esa vida cogiendo los hábitos,  pero……al oír de ti, al verte con la sueca, al ver como aguantaste mi historia y como me acariciabas en los bailes, se me ha ido la cabeza, he vuelto a aquella celda.- me di cuenta de que aquella mujer estaba mas jodida de la cabeza de lo que había supuesto.

-YO: te pido disculpas, no pense que fuera tan grave, si quieres me visto y me……

-MARTA: no, fóllame otra vez, eres lo único que me ha hecho sentir algo desde aquella vez- se me tiro encima masturbándome – la tienes mas grande que ellos, me lo abrieron tanto que apenas siento nada, pero a ti si, noto como me llenas.- me la quite de encima, estaba medio poseída, me dio mal rollo.

-YO: mira, vamos a dejarlo aquí, mañana con más clama charlamos.- me vestí y salí pitando de allí.

La tarde y noche pase  lenta, mi cabeza le daba vueltas, ¿que había hecho?, ¿me estaba aprovechando?, ¿no era justo?, decidí cortar de raíz, al día siguiente en cuanto la viera la pediría disculpas y no volveríamos a vernos en esa situación. El problema fue que el descanso la buscarla, me encontró a ella a mi y me metió en un cuarto a solas, se levanto la falda y me llevo su mano a su coño, sin bragas y  encharcado.

-MARTA: hoy después de clase ven a verme al aula.- se bajo la falda y se fue de allí.- sopese si ir o no, pero tenia algo de miedo a que se fuera de la lengua.

Al acabar las clases me asegure de que nadie me siguiera y entre en el aula, allí estaba Marta con el conjunto de monja puesto de arriba a bajo, cofia y rosario en las manos incluidas, de rodillas,  rezando.

-YO: hola ya estoy aquí- salude revisando que no huera nadie mas.

-MARTA: pasa  déjame acabar.- así lo hice, acabó y se sentó a mi  lado en una silla – mira siento si te asuste ayer, como te dije, has sido el 1º que m ha hecho sentir algo, me volví un poco loca.

-YO: un poco, si pero no pasa nada, podemos considerarlo tu despedida de soltera, jajaja ahora te casaras con dios.- aliviado por que parecía mas clamada y serena.

-MARTA: pues la verdad es que me lo estoy replanteando, no solo por ti, si no que puedo seguir ayudando a la gente sin ser monja, pero se que es el camino que quiera seguir hasta conocerte.

-YO: por mi no tomes decisiones, esto has sido un erro………….- me corto para sentase encima mía.

-MARTA: yo no voy a tomar la decisión, no se que hacer,  así que decidirá  dios y tu me vas a ayudar.- me temí lo peor – veras, quiero que me folles aquí y ahora- se levanto la falda y su culo desnudo se apretó contra mi polla- yo rezare a dios mientras me la hundes, y si el me quiere a su lado, no me correré, y si lo hago,  sabré que el quiere que siga con mi vida sin coger los hábitos.

Joder, estaba loca de verdad, pero no un poco,  si no ida de la cabeza, aquello no era un pensamiento racional, pense en sacármela de encima como loco que era, pero os voy a ser sinceros, todos mis reparos morales eran pocos, una pedazo de mujer restregaba su culo desnudo en mi paquete,  vestida de monja,  pidiendo que me la ensartara para entablar un disputa con dios por su futuro mientras ella rezaba, mi mente era adolescente, y le pareció perfecto.

La levante,  me desnude,  masturbándome para coger tono,  mientras ella me miraba juntando las palmas de sus manos rezando, se dio la vuelta y se sentó sobre mi levantando la falda de nuevo, palpando dirigí mi polla, y se la metí, ella muy digna, se dejo meter hasta el fondo mi polla aun morcillona, y sin cambiar el rictus ni separar las palmas de sus manos empezó a subir y bajar follándome ella sola, murmurando cánticos a dios, yo ni me movía, era ella quien hacia todo, pero ver a esa mujer de punta en blanco de monja rezando y ensartándose mi polla me la puso dura, su cara era de congestión, disfrutándolo pero hacia esfuerzos en hacer ver que no, de vez en cuando cambiaba le ritmo y la velocidad gimiendo mientras pedía a dios que la concediera su sabiduría, una hora estuvimos así, cualquier intento de mi parte por cambiar de postura o acariciarla fue en balde, aquello era entre dios y ella, yo solo era una barra de carne, me sorprendí a mi mismo pensando en Rocío o mi Leona, hasta pense en el clásico de fútbol que vendría en unos días, mientras aquella hembra se metía mi falo sin parar, la física no dejo que pasara pero si hubiera parado de moverse seguro que se me hubiera bajado la erección. Media hora mas tarde pasó lo inevitable y con ella botando salvajemente,  se corrió gritando como una posesa, quedo rendida hacia delante aun sin salir de mí.

-MARTA: esta bien señor, si es lo que quieres, así será, ayudare a la gente pero no cogeré los hábitos.- se puso en pie,  se desnudo completamente y es volvió a empalar,  esta vez de cara a mi, besándome, llego la fiesta.

Probamos todas las posturas africanas de danza pero sin ropa y penetrándola, con ella en brazos colgando de mi, estando de pie, ella se alejaba de mi balanceándose y se empalaba, como el péndulo que me enseño Eli, pero sin separar las piernas, cogida carrerilla, se corrió mas de 5 veces en la  siguiente hora, y yo 2, la 2º fue al darla por el culo, si, los soldados también le habían destrozado el ano, y mi polla gozo con su trabajo, después de cada corrida ella me la chupaba de nuevo hasta volver a ponerla dura y volvíamos a follar, a las 3 horas terminamos muertos, ella rememorando aquella celda y yo las sesiones con mi Leona.

-MARTA: venga una ultima vez, ofréceme a los dioses y cuando me bajes métemela por el culo, no me dejes tocar el suelo hasta que te corras.- así lo hice, bajando su culo sudoroso por todo mi pecho y mi vientre y dejándola allí suspendida mientras se la metía por el culo, agarrándola de los brazos,  la inclina hacia adelante apoyándola contra mi y me la tire así mas de 30 minutos hasta correrme, tuve agujetas en los brazos 2 semanas por aquello.

Al día siguiente hicimos la presentación, los chicos con las ropa africanas encima de las suya, pero ella y yo solo con las ropas africanas solo,  o casi, ella se dejo la ropa interior, y yo me tuve que dejar los slips, mientras me vestía,  por que en cuanto me movía,  se me salía la polla, ella al verla colgando  me la chupo sin parar hasta correrme, a 10 minutos de la actuación. La actuación quedo de cine y el ofrecimiento final arranco los aplausos de todos, al bajarla noto mi empalme de nuevo y al ir a cambiarnos me la tuve que volver a tirar, casi delante de los compañeros, y casi contra mi voluntad, al principio.

Después de aquello la vi un par de veces mas por el edificio, no volvimos  a follar,  y antes de acabar el curso nos informaron de que había dejado el seminario y se volvió a África, dijo que a buscar a dios, yo pensaba que a buscar una buena polla que le llenara.

CONTINUARA………