portada narco3Se me presenta un dilema, una dicotomía más bien, por un lado podría estirar y alargar esta serie de relatos contando sin-tituloen detalle mi relación con Casandra, antes conocida como Lola, pero he empezado 6 veces a escribir esa historia y no me gusta, me da la sensación de volverme repetitivo, predecible y una sensación de perder magia o chispa en los relatos. La verdad es que poco puedo decir de la relación con Casandra que se salga de lo habitual como para ser mentado en estos relatos, lo que es técnicamente la relación, fue de lo más normal, así que os describo por encima lo mundano.

Habíamos pasado las Navidades de forma muy jovial y ya tenia a mi familia viviendo conmigo en el ático de lujo, dividimos las habitaciones y quise quedarme con la habitación de invitados de abajo, al estar separada del resto Casandra y yo tendríamos nuestro espacio, pero las escaleras eran un sufrimiento para mis padres, así que no me quedó otra que dejarles la de abajo a ellos, y yo quedarme con la más grande de arriba, con la cama de 3×3, mi hermana se quedó con la otra habitación, al otro lado del piso de arriba, con baño, se quedó libre la 4º, pegada a la de mi hermana, y empezamos a vivir allí como la familia que recordaba que éramos, quité todas las cámaras y micros, no las necesitaba ni me interesaba nada que me pudieran ofrecer. Era increíble lo mucho que echaba de menos a mi familia, y ellos se acostumbraron a la buena vida bastante bien, fue una gran decisión regalarles el piso, casi tan buena como ir despacio con Casandra, nos veíamos todas las tardes entre semana, después del instituto, la ayudaba con los deberes y como la casa esta vacía, ya que todos trabajaban o salían, quizá para dejarnos solos, teníamos nuestros momentos, y lo fines de semana se quedaba con nosotros, íbamos a bailar, y hacer el ganso con los amigos. Poco a poco, la confianza en ella fue aumentando y en semana santa ella y yo nos fuimos ha hacer un viaje al norte del país, se le regalé por su cumpleaños y por su mejoría en las notas, no pasaba de 6 en nada, pero al menos aprobaba casi todas, en vez de suspenderlas todas.

Fue lo que supongo que era una relación normal de noviazgo, todo lo normal que podía ser con una cabra loca como yo y una mujer tan irascible como ella, yo me mostraba demasiado abierto con todo el mundo, incluyendo mujeres, y eso a ella no le gustaba del todo, de vez en cuando se enfadaba conmigo o montaba algún pollo de celos, era incapaz de verme hablando con alguna amiga o incluso camareras o recepcionistas y no agarrarme del brazo en señal de dominio, le daba igual que estuviéramos hablando Alicia y yo sobre Teo, apartados, venia y se pegaba a mi sin participar de la conversación ni nada, me resultaba gracioso y la vez excitante, la picaba tonteando con alguna solo para enfadarla, se volvía un volcán de pasión. El sexo era bueno, sin más, siempre por el coño, no se dejaba por detrás, y no por que no me dejara intentarlo, pero era demasiado dolor, cuando lo intenté con el punta de mi enrome verga en vez de con los dedos, los cuales entraban bien, lloraba descontrolada, así que dejamos de intentarlo, no me importaba, su coño era tan prieta y cálido que era un escándalo tirársela, por delante, por detrás, en brazos o en una cama, en casa o fuera, era siempre morbo y siempre sensual, salvo los días de la regla, oh dios, que días, era mejor no verla, se le ponía un dolor agudo en los ovarios que la tenían de en estado de nervios constante, me pedía que la abrazara y luego me apartaba a empujones por que le daba calor, luego me mandaba a por chocolate y al volver ya no lo quería, y el olor de mi colonia le daba arcadas.

El tiempo fue pasando y llegó el verano, usábamos bastante la piscina de casa pero los fin de semana íbamos todos a la publica, yo ya tenia el coche que compré con Teo, mucho más adecuado a mi edad que el coche de lujo que mi padre disfrutaba, se paso 2 meses llevándonos a dar vueltas por las cercanías de Madrid solo para estar conduciendo aquella maravilla alemana. En las piscinas a las que íbamos éramos la atracción, tanto por Casandra y yo, con nuestros bellos y atractivos cuerpos, si no por que con mi familia es imposible pasar desapercibidos, y allí era yo quien se mostraba algo receloso con los chulos de playa que se abalanzaban sobre Casandra cuando la dejaba sola, o simplemente se alejaba un poco, por suerte tenia mucha más templanza que ella, y la mayoría de las veces era ella la que les dejaba a cuadros con su carácter y sus contestaciones. Terminó el instituto y se sacó el graduado ante el asombro de su propia madre, su padre no fue a la graduación, tal como prometí la pagué el curso de peluquería, no era demasiado y se lo había ganado, salimos con los de su promoción de fiesta y aquella noche me regaló 4 polvos seguidos, acabó destrozada y no pudo caminar bien en 3 días, pero con una sonrisa enorme. Nos fuimos a la playa con mis amigos 15 días y mi familia nos siguió los otros 15 de ese mes, supongo que esos 15 días que pasamos sin la familia merecerían un capitulo a aparte, con Manu y Teo, y las chicas del piso de estudiantes, las mañanas en la playa, las tardes jugando y bebiendo y las noche de fiesta en los chiringuitos de la playa, bañarnos en el mar a las 6 de la mañana totalmente desnudos, como nos alejábamos del resto Casandra y yo, haciendo el amor rodeados de la oscura noche y el mar ondulante, de cómo salió del agua antes que yo y se llevó mi ropa, teniendo que regresar a pie desnudo al piso donde veraneábamos, supongo que esperaría que me avergonzara o algo, la verdad es que iba caminando tan tranquilo con las chicas haciéndome fotos o videos con los móviles, y alguna guiri borracha, o haciéndose pasar por guiri borracha, caía en mis brazos, al llegar a casa Casandra estaba en la puerta preparada con la cámara de fotos, al ver el tumulto que me seguía de adolescentes salidas dejó la cámara y salió con un mazo de amasar pan espantando a todas. Pero serian meras anécdotas que alargarían esto sin más.

Pase miedo al acercarse la fecha de mi cumpleaños, desde los 17 no había tenido uno tranquilos, y con Casandra podría pasar de todo, pero no ocurrió nada, nada destacable, fiesta, tarta, familia y sexo animal con ella, ni antes ni durante ni pasadas 2 semanas estuve tranquilo, pero tenia 22 años y una relación formal y sólida con una belleza de mujer. Llegamos ha hacer el año juntos y lo celebramos con una fiesta con amigos de todos, Casandra había hecho nuevas amistades menos problemáticas e hicieron migas rápido con los míos, no faltó la refriega de Casandra con alguna chica, no se si era ella que era muy celosa, yo que era muy afable y guapo, o una mezcla de todo, pero me estaba cansando ya de tener que dejar la fiesta para llevármela a casa a tranquilizarla, y ya no era un volcán de pasión, si no de rabia, de sobre protección, me llamaba cada hora que estaba alejado de ella, me acompañaba al trabajo y se volvía conmigo, su curso iba bien y hasta podía descansar las horas que no estaba con ella, pero tenia que medir mis palabras, si decía que en el curro una me habían ayudado a colocar cajas era sometido a un interrogatorio peor que la SS, o si la decía que Lara o Alicia me habían llamado la siguiente vez que quedábamos terminaban a gritos, aquella pasión y lealtad me estaban hartando, y lo peor es que no me callaba, se lo decía y ella me lo reprochaba, “lo que quieres es que te deje andar con zorras por ahí” me decía, pero ya era excesivo, cuando me llamaba mi madre o mi hermana exigía ponerse al teléfono para saber que eran ellas y la tenia que entregar el móvil a menudo para que leyera los mensajes, y cualquier tontería tipo “a ver si no s vemos este finde” de alguna chica, aunque tuviera novio, desataba su ira. La verdad, me estaba planteando dejarla incluso antes de querer reconocerlo, me odiaba por que ese no era el plan, ahora seria llevarla a casa y vivir juntos, pero si ya estaba así de histérica por separado, en el mismo techo no quería ni pensarlo. Buscaba excusas para alejarla e irme solo a los sitios para no discutir, pero era casi peor, mi hermana no se mordía la lengua y discutía con ella, el colmo llegó cuando me llamó Alicia.

-ALICIA: ¿hola Raúl, como va todo?

-YO: tirando.

-ALICIA: sigues a malas con ”tu churri” – bromeaba por que así me llamaba Casandra cariñosamente.

-YO: pues algo si, pero en fin…… ¿querías algo?

-ALICIA: pues si, pero me da cosa pedírtelo….

-YO: suéltalo boba.

-ALICIA: veras, ¿sabes que andamos intentado sacarnos el carnet de conducir las chicas no?

-YO: si, ¿como os va el práctico? – en alguna de las veces que me dejaban hablar con ellas me habían dicho que estaban hartas del transporte publico y se iba a sacar los carnets y comprarse un coche entre ellas, Alicia, Naira y Lara, Mara, su hermana mayor, ya tenia carnet y coche.

-ALICIA: genial, yo ya lo tengo y estas se lo sacaran en breve……veras…andábamos practicando el teórico con las clases pero…… ¿recuerdas que te dije que Mara nos enseñaba en un descampado a conducir?

-YO: si, bueno, algo recuerdo.

-ALICIA: es que tengo el practico en 2 semanas y se le ha jodido el coche a mi hermana………- era como si su voz se endulzara acercándose a la petición.

-YO: no jodas, ¿y es grabe?

-ALICIA: no, una chorrada, pero no lo tendrá hasta después de los exámenes y………….- le daba cosa pedirlo.

-YO: quieres que os deje el mío.

-ALICIA: si, jo lo siento, no quería ser tan directa pero nos vendría muy bien, ¿te importa? Si no las digo a estas que no y punto.- lo sopesé mucho, seria hacerlas un favor y despejar mi cabeza un rato, pero seria irme con 3 mujeres a un descampado, Casandra querría ir y necesitaba alejarme de ella.

-YO: a mi no me importa hermanita, ¿cuando podéis?

-ALICIA: jajaja muchas gracias Raúl, pues estabamos dando clases por las tarde, ¿mañana te parece bien? O si no cuando puedas……..

-YO: mañana perfecto ¿os paso a recoger a las…….. ?

-ALICIA: pues sobre las 5 de la tarde, y muchas gracias, sabia que no me fallarais.- lanzó un beso sonoro por el teléfono.

-YO: ya, por eso has llamado, anda lista, mañana nos vemos – al colgar me sentí usado, no podía negarle nada y lo sabia, pero no solía pedirme nada que no necesitara realmente.

Casandra salió de la ducha y al verme con el móvil ya se puso histérica, lo cogió y miró las llamadas preguntando hoscamente.

-CASANDRA: ¿con quien hablabas?

-YO: con Alicia y las chicas, necesitan que las haga un favor….- me arrepentí enseguida de esa elección de palabras.

-CASANDRA: ya…… ¿y que coño quieren?

-YO: se le has jodido el coche con el que practicaban para el carnet, y me han pedido que las ayude por las tardes, nada más.

-CASANDRA: pues que se busquen a otro pardillo, seguro que tienen a 50 a los que llamar.

-YO: no te pongas así, solo serán unan tardes, irnos a un sitio apartado y enseñarlas como va el coche – sentado la cogí de la cintura abriéndola el albornoz y besando su ombligo húmedo y fresco, estaba totalmente desnuda salvo por el albornoz.

-CASANDRA: un sitio apartado, ya……..no me gusta, dilas que no.

-YO: ¿que nos va a pasar? Ni que nos fueran a atracar o algo………- me sujetó del pelo cuando besaba entre sus senos.

-CASANDRA: no es por que os pase algo malo idiota, es que no quiero que estés con ellas a solas, por la tarde estoy en el curso y no puedo ir contigo.

-YO: tampoco es que te necesite allí para enseñarlas.

-CASANDRA: ¿así que te quieres ir a una zona apartada con 3 zorras y sin mi………? – me enfadé y la zarandeé de la cintura.

-YO: no las llames así, son amigas mías.

-CASANDRA: ya, amigas tuyas, con una te acostaste, con otra casi y a la otra le metiste mano en este baño – señaló el cuarto de donde había salido, y bajé la cabeza dándole la razón y arrepintiéndome de haberle contado todo, últimamente me arrepentía de muchas cosas.

-YO: lo de Lara era un juego, y con Alicia no pasó nada, y por el amor de dios, ni siquiera sabia que era Naira…..- empezamos a subir el volumen de la voz.

-CASANDRA: pues no me gusta, no quiero que vayas y no iras – me amenazó con el dedo, pero lo apartó rápidamente conociéndome y siendo consciente del error que había cometido, para que hiciera algo solo necesitaba que alguien me dijera que no podía hacerlo por imperativo.

-YO: oye, déjate de celos, soy tu novio y te quiero, si hubiera querido podría haber estado con 60 mujeres.

-CASANDRA: pues a mi me pasa igual, tengo a tíos babeando por mi, así que cuidado con lo que haces.

-YO: no me entiendes, no es lo que vaya a hacer, es lo que estoy haciendo desde que estoy contigo, ¿por que no te fías de mi?

-CASANDRA: me fío de ti, es de esas lagartas de las que no me fío – rebajamos un poco el tono, me levanté abrazándola por detrás y besándola en el cuello.

-YO: solo hay una lagarta que me puede alejar de ti.

-CASANDRA: ¿quien?

-YO: tú – se giró azotándome en el pecho – eres la mujer más cabezota, celosa y territorial que he conocido, y te quiero con locura – la besé.

-CASANDRA: y yo a ti churri.

-YO: pues dame algo de aire, no puedo seguir siendo tu prisionero, no puedes impedirme que salga y haga cosas, ni puedes evitar que me relacione con otras mujeres, solo te queda confiar en mí.

Pareció convencida, aunque los rescoldos de fuego en su ojos no se apagaban, lo cambié por ojos de lujuria al ir acariciando su cuerpo, sentándola a una mesa y quitándola el albornoz, sus senos ya totalmente desarrollados eran algo más grandes que mis manos, y destacaban en un cuerpo tan fino y pequeño, me comí sus pezones sintiendo su dedos jugando en mi cabello, sus manos acariciaron mi cara, y fueron bajando por mi cuello, mi pecho y mi abdomen, hasta llegar a mis pantalones y sacar mi rabo medio tieso, lo masturbaba mientras nos fundíamos en uno solo con un beso con lengua que me dejaba sin aliento, soltando uno de sus pechos y acariciando su nuca, detrás del yodo, tal y como la excitaba, me susurraba cosas húmedas y calientes, pero siempre territoriales, “¿quien te la pone así de dura mejor que yo?” o cosas por el estilo, no la escuchaba solo me perdía en su ojos azules. Cuando ya estaba empalmado sus manos no podían con mi verga apunando a su entrepierna, rozaban la parte interior de sus muslos y le producía gemidos al meter mis dedos en su húmedo y cálido coño, pero ambos sabíamos que ya no había freno, sus suplicas por que acababa de salir de la ducha fueron fugaces, y se la introduje violentamente, sacándola un ronroneo, había aprendido a sentir placer al ser penetrada así, me aferré a sus caderas y desaté a un bestia comedida, la puerta estaba cerrada pero mi padre estaba abajo, me ocupaba de tapar su gemidos con mi boca y mi lengua mientras hacia temblar su cuerpo y la mesa, la apreté contra mi con una mano firme en su trasero sacándola la cintura y otra mano en su pecho al que me agachaba a mordisquear y lamer, mientras la follaba fuerte y con decisión, llegado un punto en el que las cosas menos pesadas de la mesa ya habían ciado al suelo, ella mismo estaba separada de la mesa, colgada de mi cuello y haciendo fuerza para subir y bajar sobe mi, acompañada de embestidas continuas de mi rabo partiéndola en 2, la tenia que coger de las piernas por que no me rodeaba con ellas, pero daba igual, el sexo era brutal y morboso, verla con sus ojos azules perdidos en el deseo y sintiendo cada uno de sus largos orgasmos en sus labios mientras la besaba, siempre me mordía el labio inferior al acabar un beso después de un orgasmo, tiraba de el hasta hacerme sangre. A esas alturas ya le metía y sacaba toda en cada vaivén, la llené de esperma a la media hora, se dejó caer en la cama y me chupó la polla como mejor podía, masturbando hasta ponérmela dura otra vez, lamiendo el glande y todo los fluidos, para ponerse de rodillas a horcajadas sobre mi y volver a penetrarla de forma grotesca, le amasaba las nalgas mientras se cuerpo se vencía para lamerla los senos, plantando los pies y follándomela tan fuerte que la tenia que sujetar con cada golpe de cintura para que no saliera disparada, el sonido era claro y alto, mis huevos rebotando en su culo, solo sus lamentos ahogados y sus giros de cadera en momentos de excitación daban descanso a mi cintura, sudábamos los 2 mientras acariciada su trasero, jugando con mis dedos en su ano y cuando volvieron sus orgasmos metiendo 1, 2 o hasta 3 dedos en su culo, le gustaba esa sensación de abrirla el culo con los dedos mientras era perforada por el coño. Al rato la puse a 4 patas y le volvía a embestirla azotándola con fuerza, cada golpe la sacaba un suspiro de gusto y mordió una almohada para acallar la fricción de mi verga en el punto G, se desvaneció sin fuerzas antes de poder correrme así que los ultimas minutos fueron como tirarse a una barbie, inerte y con una sonrisa fría y carente de vida, descargué mi semen por 2º vez y caí sobre la cama con ella encima, medio ida acariciando mi pecho con los dedos.

-CASANDRA: seguro que ni esa guarra de Lara te folla mejor que y .- la acaricié la larga cabellera rubia sonriendo, no la iba a mentir, solo le dejaría que pensara así.

La verdad en que no , a Lara no le entraba toda, pero me duraba más, todas me duraban más con ese margen de tiempo, casi un año, y si pasábamos del 2º era de milagro, lo ciertos es que el morbo y el amor habían desaparecido aunque por entonces no lo veía o quería admitirlo, ya solo era sexo y respeto el uno pro el otro, y el sexo no me llenaba ya, no habíamos evolucionado mucho, aunque esa era el plan, Ana evolucionó hasta perderse y no quería eso, pero si después de tanto tiempo Casandra no aguantaba más, nunca lo haría, y eso la restaba más puntos en la balanza de mi mente.

Pasó el día siguiente y dejé a Casandra en su curso, despidiéndonos con un fuerte y largo beso, con caricias en mi verga, siempre lo hacia, luego fui al piso de estudiantes y como aun era pronto me dejaron subir a esperar, la casa olía a rosas y estaba infinitamente mejor que cuando yo vivía allí, 4 mujeres juntas y sin hombres la tenían como una casa de muñecas.

-YO: vámonos que son casi las 5 de la tarde – grité al entrar, para bromear y para indicarlas que ya estaba por allí a todas, Naira salió de su cuarto, ya vestida, como no, con un polo amarillo chillón y un pantalón vaquero ajustado que realzaba su trasero.

-NAIRA: perdona, es que hemos salido tarde de la uni y no estabamos duchando – fui y la di mi famoso único beso en la mejilla y abrazo que distingue un saludo normal a una cualquiera, de las mujeres relevantes de mi vida, Naira no era la más cercana pero si la tenia cierto aprecio.

-YO: ¿entonces ya estáis?

-NAIRA: jajajaja que va, yo acabo de salir y aun me tengo que arreglar – la miré a sus ojos azules y su cabello rubio, misma descripción que Casandra pero ni de lejos tan guapa, aun así la halagué a mi manera.

-YO: arreglar………¿ que? si estas preciosa – se sonrojó con una leve sonrisa.

-NAIRA: pues una que si no sale con una crema en la cara se siente fea – supongo que es el precio a pagar por ir mona siempre, esa mujer ya era guapa sin nada en la cara, al darse la vuelta e irse la vi con los vaqueros ajustados un culo de infarto, y lo contoneaba andando de puntillas, lo que se conoce como llenar la ropa.

Al rato de oír puertas abrirse y cerrarse, secadores, risas y peticiones de maquillaje o ropa, apareció Lara por el salón donde estaba sentado, solo con unas bragas y secándose el pelo con una toalla, sin sujetador ni nada, aparté al vista con algo de trabajo de sus pechos enormes y turgentes.

-LARA: jajaja no me digas que ahora te da vergüenza mirarme semi desnuda, cayó sentada a mi lado con sus tetas rebotando unos segundos más tarde.

-YO: no es vergüenza Lara, es que tengo novia.- se me acercó pegándome sus protuberancias al brazo, pasando sus dedos por mí pecho.

-LARA: ya, esa perra rabiosa, que diría si te viera así conmigo – de un salto se puso de rodillas sobre mi con sus muslos apoyados en mis piernas y con sus senos a la cara pero a tener el torso lejos, de forma instintiva la sujeté del culo y la espalda al tirarse hacia atrás, la cabrona sabia que la cogería antes de que se hiciera daño.

-YO: decir no diría nada, te abriría la cabeza con una silla – sonrió al sentir mis manos en su cuerpo desnudo.

-LARA: no la dejarais…….- tenia razón pero por el amor que le tenía a Casandra, no por defenderla a ella.

-YO: anda, bájate y ponte algo de ropa que ya salimos tarde.

-LARA: relájate, Alicia acaba de meterse en la ducha y aun tardará un buen rato en salir –sus manos fueron mi polla, acariciándola por encima de la tela, mi cuerpo me traicionó, no se si era la situación con Casandra, sentir sus manos y sus senos en mi o la imagen de Alicia duchándose que había proyectada en mi cabeza, una erección bastante grande empezaba, “joder tenia que haberme puesto los slips y no solo los vaqueros.”

-YO: ya basta – espeté con cierta furia, agarrándola de las muñecas con fuerza y apartando sus manos.

Lara comprendió el tono y se apartó de mi no sin regalarme un visión de su cuerpo desnudo alejándose, pero me metió en un lío, ya estaba medio empalmado y no se me bajaba, Naira apreció 5 minutos más tarde con un capa de polvos y pintalabios rosa chicle, estaba algo mejorada pero seguía lejos de Casandra, sus ojos azules eran oscuros y su rubio era apagado, charlamos un rato de cómo iba todo hasta que apreció Lara, vestida con una minifalda de cuero negro ajustada y un top azul claro, ¡¡SIN SUJETADOR!!, Casandra tenia razón al menos en parte, Lara era un zorra que iba detrás de mi sin descanso, usando sus 2 mejores armas, sus enormes tetas apretadas por una prenda fina y elástica, y la gravedad seguía sin hacer efecto, perfectamente colocadas, se sentó enfrente y jugó conmigo como quiso, me la comía con los ojos mientras ella se movía, me pareció ver que debajo de la minifalda no llevaba nada cuando se cruzaba de piernas como cierta película famosa, pero me negué a seguir mirando, más que nada por evitar que mi erección aumentara aunque creo que ya lo hacia.

El remate fue levantarme para ir al baño y echarme un poco de agua fría, que ayudó poco, pero ayudó, al volver salió Alicia en un pasillo oscuro, la pillé de espaldas y la di un pequeño susto, se volvió con su sonrisa enrome y sincera, me abrazó con fuerza, la rodeé con las brazos besándola en la mejilla, ella ya ponía la cara solo de ese lado, sabia de mi saludo especial, y para ella siempre el abrazo duraba algo más que el resto, su larga cabellera castaña estaba húmeda aun y olía a cerezas del champú, el problemas fue que el abrazo fue tan afectuoso que mi polla medio tiesa se notaría en su piel.

-YO: hola, hermanita, ¿lista ya?

-ALICIA: si……..claro, dame 5 minutos que me arreglo y nos vamos ya….- otra vez aquella tontería, si íbamos a conducir por un descampado, ¿que se tenían que arreglar? – oye, ya estas alegre eh…..- se sonrojó señalándome el bulto de la pierna.

-YO: ya, lo siento, es que Lara…..- rió sin hacer falta más.

-ALICIA: ya, me imagino…..- la seguía por el estrecho y oscuro pasillo hasta llegar al salón y verla vestida, casi rompo la bragueta y lo poco que me había ayudado el agua en la cara se desvaneció, iba con un corpiño negro sin tirantes, apretado en la cintura acrecentando aun mas su poderosas caderas y unos leggins blancos que no daban más de si en su indecible trasero, tan tenso que la parte donde se suele hundir entre las nalgas estaba tirante y se translucía un tanga negro muy fino, le debió de costar un mundo ponerse esos leggins por que apenas le subía da la cintura, hasta podía intuir el inicio de la línea de su trasero.

-YO: hostia puta…….- se me escapó.

-ALICIA: ¿que pasa?, ¿voy muy mal? – encima se giró para que la viera mejor, tuve que echar el culo hacia atrás para no evidenciarme aunque creo que era inútil.

-YO: ¿mal? depende de para que…..si vas a cuidar ancianos, no, puedes matar a mas de 1 – rieron las 3 – ¿lo que no se es por que os arregláis tanto? – quise saber por que, más que nada por si aquello era una encerrona como se temía Casandra, pocos hombre, o ninguno, se metería en un coche con esas 3 así vestidas y no haría nada.

-LARA: para ti – soltó un beso al aire.

-YO: esto………

-ALICIA: jajaja no la hagas caso, es que después hemos quedado para ir de cañas con unos chicos, ¿te importa dejarnos allí luego? – suspiré aliviado, aunque podría no ser cierto, tenia sentido.

-YO: ah…vale…..en ese caso dios se apiade de esos pobres locos, no seáis crueles con ellos, van a ir con un calentón todo el tiempo.

-LARA: ¿como tu? – susurró mientras se colocaba las tetas de forma sensual.

-ALICIA: jajaja que boba eres – se contorsionó tratando de poder respirar con semejante corpiño, y se giró a mi – ¿entonces no dejas allí luego?

-YO: mis señoras, seré su carruaje esta noche – hice una reverencia- pero antes de las 12 tienen que regresar o se romperá el hechizo.- rompieron a reír.

-LARA: jajajaja yo a las 12 voy a tener un rabo en cada mano a si que déjate de cuentos – rompieron reír mas alto, yo incluido, no había perdido es punta de socarronería que me recordaba a mi.

Alicia se retiró y a los 3 minutos salió con una leve sombra de ojos y pintalabios rojo pasión, no necesitaba más para ser la mas bonita de las 3, bajaron por el ascensor y yo por las escaleras, no me sentía con poder como para meterme en esa cabina estrecha con 3 mujeres vestidas para ir de caza, y no arrasar con ellas, nos fuimos a una zona apartada que me indicaron, Alicia fue la 1º valiente, ya tenia el practico y había dado varias clases, era lista, pero por seguridad lo haríamos de 1 en 1 por si pasaba algo que fuera solo a los del coche, la que conduciría y yo. Alicia se repetía una serie de ordenes memorizadas y no la tuve que decir casi nada, ajustó el asiento, el cinturón, los espejos y repasó su cabeza en busca de más información apretando los pedales con el coche apagado, me hizo gracia que se llevaran las 3 unas zapatillas de tela fina y suela lisa para conducir y luego unos zapatos de tacón enormes par la fiesta, Alicia fue a arrancar y la sujeté la mano de la palanca de cambios.

-YO: ¡¡espera!! – se asustó pero no retiró la mano.

-ALICIA: ¿que pasa?

-YO: el freno de mano 1º, querida mía – abrió los ojos sorprendiéndose y riéndose.

-ALICIA: puf…lo siento……….estoy muy nerviosa, me paso lo mismo con el profesor.

Solté su delicada mano, quitó el freno de mano, y arrancó sin problemas en 1º dando vueltas amplias y lentas, cogiendo confianza, la indiqué la forma mecanizada de cambiar de marchas y lo aplicó genial, a los poco minutos ya conducía sin indicaciones dando vueltas, bajando y subvenido de marchas, sonreía sin parar sintiendo esa velocidad y poder que te da el conducir, ese subida de endorfinas, hasta que 20 minutos después paramos y la felicité, salimos del coche y corrió a abrazarme besándome en la mejilla, luego me limpió el carmín de la misma con un pañuelo, Alicia lo tenia dominado, así que le tocó a Lara que apartó de forma brusca a Naira, hizo el mismo repaso mental que Alicia, pero no ajustó el asiento, nos reímos cuando al ayudarla a colocarlo a la distancia correcta sus teas tocaron el claxon, la alejé un poco mientras me reía al mirarla y ella se mordía el labio, la miré al tetas y tenia los pezones sobresaliendo ya bajo al tela.

-YO: nena, ¿ya estas cachonda?

-LARA: jajaja si, dios, es que con el roce del cinturón y el volante……- tenia razón, el cinturón de seguridad apenas podía rodearla entre los pechos así que lo tenia puestos por debajo y el rozaba en los pezones.

-YO: pues céntrate que no me quiero estrellar.

Comenzó a conducir y de forma mucho más torpe, a duras penas, pase media hora dándola consejos que desobedecía hasta que consiguió conducir de forma calmada y continuada, sin giros bruscos ni frenazos, las marchas las dejaría para otro día y solo fue en 1º. El turno de Naira que esta roja de vergüenza y aun no se había sentado al volante, tuve que enseñarla, al ser un coche nuevo, como se ajustaba el asiento y espejos, rozándome con ella, pero estaba aun más nerviosa ante la perspectiva de conducir que por mi, cuando ya estaba lista, la hice contar hasta 100 con los ojos cerrados, su respiraron se serenó y arranco sin problemas, me sorprendió gratamente su habilidad y dimos unas cuantas vueltas con ella tranquila y serena.

-YO: muy bien.

-NAIRA: gracias, es que mi padre me dejaba de pequeña me dejaba aparcar el coche jajaja.

-YO: jajaj pues nada, ahora metemos 2º y……- se tensó de nuevo y frenó en seco.

-NAIRA: perdona….es que solo aparcaba, nunca he metido una marcha.

-YO: vale, tranquila, es muy sencillo, pisas – cambias – sueltas, es solo coger el ritmo – asintió horrorizada, empezó de nuevo y cuando le di al orden repitiéndole la secuencia no se que hizo que al mover la palanca el coche crujió como aun patata frita pisada, dio 3 tirones fuertes y se caló.

-NAIRA: dios, lo siento lo siento…..- se pegaba cabezazos con el volante – ¿no me lo habré cargado?

-YO: no, tranquila, solo se ha calado, pero……..¿de que se rompió el coche de Mara?- se puso roja otra vez.

-NAIRA: fui…..fui yo…me puse nerviosa…….Mara insistía……y le rompí la caja de cambios…..

-YO: ¿¡muy bonito, y no me avisas!?

-NAIRA: lo siento, no queria decírtelo pro si te negabas…..

-YO: joder, que me conoces, no tienes que engañarme así – agachó la cabeza avergonzada, me calmé unos segundos – mira…esas cosas me las dices antes y yo puedo actuar, si no me lo dices no puedo ayudarte y me jodes el coche también.

-NAIRA: lo se…es que……Raúl, lo siento….- la besé en la frente para calmarla antes de que sollozara, “recuerda esta frágil no seas brusco con ella.”

-YO: no pasa nada, déjame pensar…….- Naira se habia frenado delante de las chicas, estaba muy nerviosa, Lara estaba de fondo con un aparato de música y el sonido del compás me dio una idea.- esta bien, vamos a probar.

Salimos del coche y me metí en el sitio del piloto, eché el asiento atrás hasta el tope me abrí de piernas y llamé a Naira.

-NAIRA: ¿que hago?

-YO: siéntate aquí – la señalé entre mis piernas – vamos no tengo todo el día – accedió con reservas, era estrecho pero por suerte el techo era amplio y se sentó entre mis piernas, su fino cuerpo quedaba aun mal colocado así que haciendo una acrobacia ajusté el asiento, quedando pegado a su espalda con su prieto culo aplastando mi verga, ella la estaba sintiendo con claramente como yo sus nalgas.

-NAIRA: no estoy muy cómoda…..

-YO: ya lo se, pero es esto o que me jodas el coche, así que calla y escucha, pon tu pies sobre los míos.

-NAIRA: ¿como?

-YO: coño, que me pises los pies con los tuyos – lo hizo palpando con la planta de los pies – coge el volante y las marchas, conduce y haz lo mismo que antes pero usa mis pies de pedales.- asintió y arranco costó con el poco espacio pero con el traqueteo del camino nuestros cuerpos se fusionaron y yo ya veía por encima de uno de sus hombros y sentía mi polla crecer de nuevo en su culo, como ella, pero estabamos a otra cosa.

-NAIRA: vale, ¿y ahora?

-YO: ahora vamos a cambiar de marchas – se tensó, la sujeté del vientre respirando con ella – cálmate, lo haré yo, tu solo sigue mis movimientos.

La cogí una mano y la llevé a la palanca de cambios sujetándola en ella, conté hasta tres y lentamente cambié a 2º moviendo el pie y ella lo seguía, sintió como apretaba el cambio y soltaba, el coche trampeó, pero no se caló, más por la lentitud del movimiento que por otra cosa.

-NAIRA: ¡¡¡¡bien, voy en 2º!!!!

-YO: ves, no es difícil, pero ahora volvamos a 1º – repetí el gesto un poco más rápido y lo siguió mal, apretaba los 2 pies a la vez, la agarré de los muslos – no, así – y usando mis manos la moví la piernas con el gesto – 123 123 123 123, los ves, es solo ritmo, como música.

-NAIRA: vale, creo que lo tengo.

-YO: bien, volvamos a 2º – esta vez ella guiaba y yo la seguía en los gestos, pero metió 2º sin problemas.

La animé a 3º, luego a bajar y subir según la marcha, siempre seguida por mis pies, poco importaba que tuviera la polla tiesa metida entre sus nalgas, lo importante era que había quitado los pies y lo hacia ella sola, me bajé y me senté a su lado, colocándome el paquete disimuladamente, pero ya conducía bien, cambiaba de marchas y con seguridad, repitiendo “123” cada vez, podía dejar de guiarla y acariciar sus piernas y su vientre, sentir mi verga rozándose en su culo, inspirándola el pelo y riéndonos. Al terminar se sacó el cinturón y saltó a mi cuello abrazándome y besándome en la cara por mil sitios, con su cadera rozándome la polla, mi maldito instinto llevó mi mano a sus mulos, muy cerca de su trasero.

-NAIRA: ¡¡¡muchas gracias, eres un sol!!! jajajaja.

-YO: un placer.

-NAIRA: no me puedo creer que ya no tenga problemas con la palanca de cambios.

-YO: pues a ver que hago yo con la mía…..- mascullé.

-NAIRA: ¿que?

-YO: nada, cosas mías.

Se bajó tan alegre que se fue a abrazar a Alicia con felicidad extrema, Lara me pilló desprevenido, se sentó de golpe sobre mí, sintiendo mi polla presionada contra su minifalda de cuero.

-LARA: yo también quiero aprender así.

-YO: tú ya sabes, quítate de encima.- se ajustó metiendo las piernas y cerrando la puerta, más bien se frotó contra mí.

-LARA: venga no seas malo, ya lo has hecho con ella, yo cambien quiero aprender las marchas.

-YO: ya se lo que tu quieres…..

-LARA: y veo que te gusta, o eso siento en mi culo – me tenia cansado y sin palabras, y algo cachondo la verdad.

-YO: no estoy de humor para jugar, anda bájate de encima – quise parecer rudo y firme, el tono que me la sacó de encima en su casa, pero simplemente no me salió, se giró dejándome sus tetas en la cara, acariciándome la cara con su espesa melena negra cayéndole por el rostro.

-LARA: por favor, solo unas vueltas y te dejo en paz.- quería negarme pero dije que si con la cabeza, aunque sabia que su promesa era vacía, no me dejaría en paz – bien, deja que me ponga más cómoda – se sentó bien pero se elevó un poco levantándose la falda de cuero dejándome ya seguro que no llevaba nada debajo, sentándose sobre mi polla a punto de estallar.

-YO: ¿que haces?

-LARA: es que la falda no me da para mover bien las piernas, ¿te molesta?

-YO: en absoluto – ¿Qué estaba haciendo?, estaba tonteando, ya no solo con Naira si no dándole cancha a la más peligrosa de todas, fue cuando percibí su olor, a vainilla, el que le había ordenado como juego cuando la tenia de esclava.

Más atenta a restregarse contra mi que a la carretera dimos una vueltas, de los botes y movimientos me estaba poniendo malo y me descubría acariciando el inicio de sus senos, vibrando por el terreno irregular, me sacudía la cabeza negándome y colocando la manos lejos de ella, pero se movía mucho, tenia que sujetarla, pasados unos minutos que me parecieron horas terminamos y aun así la cadera de Lara jugaba traviesa sobre mi, con un esfuerzo titánico cogí de su falda y se la bajé colocándosela, sintiendo en mis dedos su piel y con un fuerte olor a hembra necesitada.

-YO: se acabó por hoy – abrí la puerta y sacó solo las piernas, de forma sensual y elegante las cruzó, mi maldito instinto otra vez llevó mis manos a sus caderas, me rodeó el cuello con sus brazos, venciéndose sobre mi cuerpo, riendo y apartándose el pelo con movimientos eróticos, sintiendo sus senos aprisionados contra mí.

-LARA: muchas gracias, profesor – se tumbó sobre mi buscando mis labios, pero sin saber como, pude girar la cara y me besó la mejilla.

-YO: por favor, lárgate de aquí- sonó a una orden férrea, aunque pareció una suplica, al levantarse se apoyó en el duro acompañante de mis piernas, apareció Alicia por la puerta de al lado.

-ALICIA: ¿todo bien? – disimulé agachándome a ajustar el asiento, una erección tan obvia que con su sonrisa denotaba ser consciente.

-YO: si, todo bien ………..tu no querrás……..- temía y deseaba a la vez sentir el mejor culo que había visto nunca embutido en unos leggins blancos, dados de si, en mi polla.

-ALICIA: jajajaja no tranquilo, ya te he visto “sufrir” suficiente.

-YO: dios, hermanita, lo que se deja de hacer por amor – sonrió de forma agradable, comprendiendo que si no es por Casandra ya me hubiera follado a 2 de las 3.

-ALICIA: es el precio a pagar por el amor – se subió al lado del copiloto.

-YO: puffffff no se si compensa.

-ALICIA: tranquilo, lo hace.

-YO: ¿tengo pinta de sentir que compensa?

-ALICIA: jajajaja pobre hermanito, no se te puede culpar de ser hombre y que tu cosita se alegre, pero lo importante es lo que hace esto – me dio con un dedo en el corazón, quería ser agradable y animarme y lo estaba empeorando, lo ultimo que necesitaba era una dosis de dulzura y cariño, y de ella.

-YO: pues mi patata esta cansada ya……- se me escapó por cambiar de tema.

-ALICIA: ya se que estáis a la gresca, pero no seguirías con ella si no la quisieras.

-YO: es que últimamente ya ni se por que la quiero……

-ALICIA: jajaja, eso suele pasar, pero si no lo hicieras ya habrías saltado al cuello de alguna de estas 2 que están babeando por ti.- de Lara lo sabia ¿pero Naira?

-YO: ¿las 2?

-ALICIA: si, solo las 2, a mi no me mires….- entendió mal mi pregunta.

-YO: no, es que me sorprende lo de Naira

-ALICIA: por favor, desde el fin de semana en tu casa esta como loca contigo, pero es muy tímida.

-YO: cualquiera lo diría con ese pedazo de culo encerrado con los vaqueros y el tanga dorado sobresaliendo.

-ALICIA: oye guapo….- sonrió reafirmando su cuerpo con un leve encorvamiento de espalda.

La conversación se cortó cuando aparecieron las otras 2, y se subieron al coche, ya era tarde y las llevé a la fiesta, me invitaron a ir con ellas, pero no podía, tenia que recoger a Casandra y necesitaba alejarme de ellas, cuanto más lejos mejor, tenia un calentón enorme, no es por que Lara hiciera lo que hiciera, o por que Naira fuera tímidamente atractiva, era por Alicia, joder, me sentía cómodo hablando con ella, tranquilo, sin tener que estar alerta, lo que me pasaba con Casandra pero que hacia días, semanas, quizá meses que no sentía, me pegué en la cabeza sacando esas ideas de la cabeza, recogí a Casandra y la llevé a casa, sin decir nada.

La subí a nuestra habitación y la desnudé violentamente, ella o entendió como un juego pero no lo era, ardía por dentro y necesitaba vaciarme, me desnudé entre sus piernas mientras se tumbaba boca arriba en la cama, ataqué su pezones y con rabia la penetré de golpe toda, su grito sonó por toda la casa, di gracias a dios que habían salido todos a cenar, y mientras la estrujaba entre mis manos la follaba sin piedad, estaba sediento y solo tenia un vaso de chupito, a la media hora se corrió tantas veces que salió de mi y continuó con una mamada para poder aguantar más, la llené la boca de semen y se lo tragó con lujuria, sus ojos azules parecía sorprendidos en todo momento. Apenas se me puso blanda y ya la estaba ensartando a 4 patas, tan fuerte que se puso de rodillas para alejarse de mi un poco, pero mi pelvis la golpeaba sin piedad y sus fluidos manchaban la sabana, la empujé a 4 patas de nuevo metiendo el pulgar en su ano, masacrándola lleno de ira y vicio, descargué en su coño con fuertes golpes de cadera, ella estaba agotada ya y aun así mi polla no bajaba, me la subí encima y la empotre contra una pared follándomela de cara, colgada del aire, la pobre ya no me devolvía los gestos o besos, era una mujer siendo humillada, sobrepasada sexualmente por mi, jadeaba y se corría sin parar, apenas sosteniéndose de piernas abiertas, siempre parecía a punto de desmayarse pero un orgasmo más la devolvía a la vida, sentía sus uñas hundidas en mi espalda y la levantaba por los aires perforándola hasta correrme de nuevo, me miraba como aun desconocido, pidiendo clemencia con sus bellos ojos mientras me acariciaba el rostro torpemente, empapada en sudor. La solté sin delicadeza alguna, gateó hasta la cama medio ida, y al ver su ano se me nubló la mente, la subí como a una gata aturdida a la cama y metí mi cara entre sus nalgas, comiéndome todo lo que salía de su coño y usándolo en su ano, follándomela con la lengua, apunté mi rabo de nuevo tieso a su ano abierto con mis dedos y empujé fuerte hasta meterla el glande por el culo, sus nulas fuerzas no la dejaron ni quejarse, solo lloraba, la iba metiendo en su culo hasta sentir el roce de sus nalgas en mi cuerpo, ella quería golpear la cama pero no tenia fuerzas, solo lloraba y ni sus lastimosas quejas no las podía oír, estaba gozando del culo más estrecho que había tenido nunca, penetrando cada vez más rápido, a esas alturas a todas las mujeres que había dado por detrás ya gritaban de gusto, Casandra no, solo lloraba, veía mi polla salir llena de sangre y aun así continuaba, la azotaba el culo con cara de sádico y cada nalgada era un gemido ahogado de ella, desaté mi ira final sacando a la bestia dándola por el culo, ya no lloraba, ni gemía, ni nada, no estaba, se había ido y me la estaba follando igual o más duramente, al correrme casi me da un espasmo en la columna al sentir como la llenaba de leche hasta las entrañas, para justo después caerme rendido a su lado, estaba agotado, sudando y me dolían los músculos, pero había apagado el fuego de mi interior, la ultima imagen fueron los ojos de Casandra, aquellos pedazos de cielo azules me miraban, inertes, sin vida, abiertos y pestañeando por reflejo puro, leía algo en su mirada, era pánico, horror.

-YO: así folla una mujer de verdad.- encima la herí en su orgullo, no sabia que me había pasado, pero lo necesitaba.

A la mañana siguiente me desperté, un fuerte olor me saco de mis sueños, Casandra esta tumbada a mi lado, apenas se había movido, y lo peor, se había cagado encima, el agujero que le había hecho aun no estaba cerrado del todo, un hilo de sangre reseca caía de el, la cogí en brazos y la tumbé en la bañera con agua tibia y sales, dejándola calmada y adormecida aun, limpié la habitación y me di una ducha rápida en otro baño, me daba miedo entrar donde estaba ella, así que solo miraba de reojo, a las 2 horas oí movimientos, y salió Casandra tapada por 4 toallas y temblando, caminando de forma torpe y dolorida.

-YO: perdóname princesa – fui a abrazarla pero se apartó.

-CASDNRA: aparta pedazo de cabrón……

-YO: mira, lo siento, no se que me paso……

-CASANDRA: yo si lo se, te aprovechaste de mi, me dejaste ida y me abriste el culo hasta hacerme sangrar y cagarme encima, eso pasó.

-YO: lo se, es que pase mal día y necesitaba un desahogo…..

-CASANDRA: ¡¡pues te vas a correr, ¿pero como se te ocurre hacerme esto?!! – me golpeó en el pecho.

-YO: esta bien, perdóname……- la iba a abrazar y puso su mano en mi pecho.

-CASANDRA: no me toques, me das asco, no me toques.

-YO: vale, estas dolorida y magullada, me pasé, no volverá a pasar.

-CASANDRA: me da igual que me hicieras daño…….- suspiró agobiada-…….. lo que más me duele es lo que dijiste, “así follan las de verdad”, ¿acaso yo no lo soy?

-YO: no es eso, fue una tontería.

-CASANDRA: ¿entonces que coño es?, ¿es que necesitas más? ¿tengo que dejar que me folles mientras me metes una puta motosierra por el culo? – gritaba demasiado alto.

-YO: no es sexo, eso nunca me ha importado.

-CASANDRA; nunca, hasta ahora…….

-YO: no, ni antes, ni ahora – mentía y lo estaba viendo claro de golpe.

-CASANDRA: ¿o quizá es que ayer te zumbaste a esas zorras y te quedaste con ganas de más? ¿Es eso?- se acercó a mi acariciándome de forma lasciva – ¿y necesitas a la puta de turno para terminar el ida?- la aparté de mi.

-YO: basta ya, no es nada de eso – iba a decirla que eso era estúpido puesto que Lara follaba mejor que ella, pero me daba que eso no la calmaría.

-CASANDRA: ¿entonces que es?, dímelo – sollozaba mientras me pegaba en el pecho- ¡¡dímelo!! ¡¡¡¡DÍMELO!!!!

-YO: ¡¡¡QUE YA NO TE QUIERO!!! – me obligó a gritárselo, pero por sus ojos ya lo sabia.

-CASANDRA: ¡¡¡eres como todos, un cerdo, me has usado hasta que te has cansado!!!

-YO: no es así, te he querido, y amado, pero estoy harto ya……

-CASANDRA: ¿de mi?

-YO: ¡¡no!!, estoy cansado de sacarte de líos, de tus celos, de tu forma de tratar a los demás, de no poder salir de casa sin darte parte y si hablo con alguien tener que darte explicaciones de que se ha dicho y con quien…estoy harto rubia, harto de no tener una novia, si no un perro guardián.

-CASANDRA: yo también estoy cansada – se sentó a mi load, llorando.- no puedo dejar de pensar en ti y en lo guapo divertido, amable y buena persona que eres, y en que cualquier mujer lo ve como yo, y que cualquiera quisiera tenerte y apartarte de mi.

-YO: te lo he dicho mil veces, yo solo te quiero a ti…..

-CASANDRA: ya no, por lo visto.

-YO: nadie me ha apartado de ti.

-CASANDRA: alguien si….alguien te ha alejado de mí.

-YO: nadie, ¿quien?

-CASANDRA: yo – rompió a llorar y la abracé con fuerza.

-YO: no rubia, eres algo cabezota y brusca, pero nada más.

-CASANDRA: pero ya no me quieres, lo has dicho.

-YO: ha sido un calentón, no quería decirlo.

-CASANDRA: pero lo has dicho, ¿acaso es mentira? – me miró con sus preciosos ojos azules bañados en lagrimas y me obligué a no mentirla, se merecía eso.

-YO: no es que ya no te quiera rubia, pero algo ha cambiado, yo no me siento como antes a tu lado.

-CASANDRA: a mi…..a mi me pasa igual…..pero has sido tan bueno conmigo……

-YO: no he sido bueno……..- me cogió de la cara.

-CASANDRA: si lo has sido, te has portado bien, me has ayudado con los estudios y ahora con el curso, me has aceptado en tu familia y me has hecho feliz, solo espero haber sido lo mismo para ti – la cogí de la mano y la besé en los labios con un agrio sabor.

-YO: has sido mucho más que eso para mí, me rescataste, estaba perdido en medio del mar y fuiste una balsa.- sonrió un poco, sacerdote la cara con la manga de una toalla.

-CASANDRA: pero ya estas en tierra – tardó en responder pero no pudo ser más precisa

-YO: no se ni donde estoy rubia, pero se que es un lugar mejor que el de antes de conocerte.

-CASANDRA: ¿y ahora que hacemos?

-YO: pues no tengo ni idea…..podríamos seguir unas semanas, a ver que tal…..lo mismo remontamos – era ingenuidad falsa, ya sabía que esto se terminaba.

-CASANDRA: esto no lo levanta ni el Extasis, churri, se acabó.

-YO: ¿estas segura?, yo no quiero dejarlo así……

-CASANDRA: nadie quiere, pero pasa………te…te devolveré el dinero del curso………no se como………. pero….- la besé con un poco del dulzura.

-YO: es tuyo, te lo ganaste, por favor, aprovechado, tienes talento, busca un buen chico y aléjate de tu familia.

-CASANDRA: no es mala idea, pero no puedo aceptarlo………..es mucho dinero.

-YO: se me ocurre que puedes pagármelo de una forma……..puedes pasarte por aquí cuando quieras, las puertas estarán abiertas para ti siempre, y así les haces tus peinados a mi madre y mi hermana cuando seas una experta, con la de veces que se tiñen o cambian de look, me voy a ahorrar mas de lo que pagué por el curso.

-CASANDRA: jajajajjaa esta bien, hecho – me besó con ternura y quedamos abrazados un buen rato, charlando del anal y de lo mucho que la dolió.

Pasaron 3 dais en los que Casandra se recuperó físicamente, antes de comentarle a mi familia que cortábamos, mi madre disimuló muy mal una sonrisa, había llegado a cogerla cariño pero no la quería de nuera, nos despedimos como amigos, y la acompañé a su casa, quise ir a montarle un pollo al padre, para que se tomara más en serio a sus hijos y moviera un poco el culo, pero seria inútil, nos besamos por ultima vez en su portal, fue el más dulce y cariñoso de los besos que nos dimos esos días, ni siquiera cuando hicimos el amor en forma de despedida, gozando de algo que sabes que se termina. Regresé a casa y me senté en el sofá, mirando la TV junto a mi padre, con mi madre poniendo por las nubes a Casandra y a la vez diciéndome que había hecho bien, murmuraba cosas de fondo, fue mi padre el que me dio una palmada en la espalda y me sacó de la ensoñación en que estaba.

-PADRE: ¿como estas hijo?

-YO: bien…..demasiado bien de hecho, no ha sido nada violento como con Ana, pero me siento bien, ¿es raro no?, tendría que estar echo polvo.- mi padre sonrió rascándose la barba que se dejaba.

-PADRE: ¿te acuerdas de aquel viaje de críos que hicimos a Galicia?

-YO: si claro, nos pasamos 1 semana dando vueltas por pueblos perdidos y visitando monasterios.

-PADRE: si, fue divertido, y al final cuando nos volvíamos llorabas por que no querías volverte.

-YO: jajaja si, me lo estaba pasando pipa en aquel caserón con la granja.

-PADRE: te pasaste todo el viaje de vuelta enfadado y tu hermana, no entendíais por que nos volvíamos tan pronto.

-YO: pues ahora que lo dices, si, teníamos más días libres.

-PADRE: si, los teníamos……….pero no sabíais que Mama y yo estabamos muy cansados y hartos de aquello, necesitábamos descansar un par de días para tener vacaciones de verdad.

-YO: que jodios……….¿pero a que viene ahora?

-PADRE: me pasé todo el viaje de vuelta pensando en lo bien que me lo había pasado contigo, corriendo y jugando con los animales, comiendo en tascas perdidos, pero con una ganas locas de que aquello terminara….nos lo habíamos pasado bien pero volvíamos a casa y yo me sentía bien a pesar de que habíamos dejado aquello atrás, mientras tu llorabas y pataleabas por que nos volvíamos.

-YO: ¿y que me quieres decir con esto? – sonreía de nuevo, atusándose el pelo de la barbilla.

-PADRE: nada hijo, son tonterías de un viejo cansado, recuerdos felices de un padre..…- suspiró algo cansado-……Mamá, ¿donde tienes las maquinillas de afeitar? – se levantó apoyando en mi hombro y se fue detrás de mi madre, se llamaban así desde que tengo memoria, aunque eran marido y mujer se llamaban mama y papa entre ellos.

Me quedé sentado pensando en que a mi padre se le había ido la cabeza, te solía pasar cuando hablabas con el, usaba demasiadas metáforas y rebuscados argumentos para que fueras tu el que descubrieras que quería decir, en vez de decírtelo abiertamente, me tiré no menos de una hora buscándole sentido a sus palabras, ¿a que venia recuperar aquellas vacaciones?, hasta que me di cuenta, no eran las vacaciones, era la reacción nuestra al terminarlas, mientras yo deseaba que no terminara nunca y al hacerlo estaba hecho polvo, el estaba bien, por que en el fondo, aunque estaba disfrutando, deseaba que terminaran, era mi caso, y el de Casandra, si se había terminado pero no quería que pasara, estaría mal, echo polvo como con Ana, pero ambos estabamos bien pese a cortar, por que en el fondo, ambos deseábamos que, por bonito que fuera, aquello terminara.

CONTINUARA……………