Sin títuloHola, este es mi 6º relato y como tal pido disculpas anticipadas por todos lo errores cometidos. Estos hechos son mezcla de realidad y ficción, no voy a mentir diciendo que esto es 100% real. Lo primero es contar mi historia, intentare ser lo mas breve posible.

Mi nombre es Raúl, tengo 25 años y lo ocurrido empezó en mis últimos años de Instituto, 17-18 años, considero mi infancia como algo normal en cualquier crió, familia normal con padre, chapado a la antigua y alma bohemia, madre devota y alegre, hermana mayor , mandona pero de buen corazón, todos de buen comer y algo pasados de peso, sin cosas raras, vivo a las afueras de Madrid actualmente, aunque crecí en la gran ciudad. Mi infancia fue l normal, con las connotaciones que eso lleva, sabemos de sobra lo crueles que son los críos y mientras unos son los gafotas, otros los empollones, las feas, los enanos….etc. Todos encasillados en un rol, a mi me toco ser el gordo, y la verdad lo era. Nunca me prive de nada al comer pero fue con 12 años cuando empece a coger peso, tampoco es que a la hora de hacer deporte huyera, jugaba mucho al fútbol con los amigos y estaba apuntado a muchas actividades extra escolares, ya fuera natación , esgrima, taekwondo, o karate, pero no me ayudaba con el peso. Lo bueno era que seguía creciendo y llegue muy rápido a coger gran altura y corpulencia, disimulaba algo mi barriga, todavía no lo sabia pero esto seria muy importante en adelante. Siempre me decían que era cosa de genes o familia, y así lo acepte. Como casi todo gordo en un colegio o instituto al final o lo afrontas o te hundes, y como tal siempre lo lleve bien, el estigma del gordo gracioso me ayudo ha hacer amigos y una actitud simpática y algo socarrona me llevo a tener una vida social muy buena. Eso si, con las chicas ni hablar, todas me querían como su amigo, algo que me sacaba de quicio. Pues no paraba de ver como caían una y otra vez en los brazos de amigos o compañeros y luego salían escaldadas por las tonterías de los críos, siempre pensando que yo seria mucho mejor que ellos, pero nunca atreviéndome por mi aspecto a dar ese paso que se necesitaba. Un tío que con 17 años y ya rondaba el 1,90 y los 120 kilos no atraía demasiado, cierto es que era moreno de ojos negros y buenas espaldas, pero no compensaba.

Además, tengo algo de educación clásica, por mi padre, algo mayor que mi madre y chapado a la antigua, algo que en el fondo me gustaba ya que me enseño a pensar por mi mismo y obrar con responsabilidad sin miedo a los demás, pero también a tratar con demasiado celo a las damas, y lo mezclaba con una sinceridad brutal, heredada de mi madre, “las verdades solo hacen daño a los que la temen, y hace fuerte a quien la afronta”, solía decirme. Una mezcla peligrosa, no tienes miedo a la verdad ni a lo que piensen los demás. También, o en consecuencia, algo bocazas, pero sin mala intención, solo por hacer la gracia puedo ser algo cabrón. Nunca he sido un lumbreras, pero soy listo, muy vago eso si, si estudiara sacaría un 10 tras otro, pero con solo atender un poco sacabas un 6 por que molestarme, al fin y al cabo es información inútil que pasado el examen no volveré a necesitar.

Con el paso de mi infancia empece a sufrir jaquecas, achacadas a las horas de tv, ordenador o a querer faltar a al escuela, ciertamente algunas lo serian pero otras no, me diagnosticaron migrañas, pero cuando me daban ningún medicamento era capaz de calmarme, así que decidieron hacerme un escáner y salto la sorpresa, Con 17 años apunto de hacer los 18 e iniciar mi ultimo curso de instituto, un tumor benigno alojado cerca da la pituitaria, no era grande ni grave pero me provocaba los dolores de cabeza y al estar cerca del controlador de las hormonas, suponían que mi crecimiento adelantado y volumen corporal se debía a ello. Se decidió operar, no recuerdo haber pasado tanto miedo en mi vida como las horas previas a la operación, gracias a dios todo salió bien y con el apoyo de mi familia y amigos, todo salió hacia delante y es donde realmente comienza mi historia.

Después de la operación, y unos cuantos días en al UCI de los que recuerdo bien poco, me tenían sedado, con un aparatoso vendaje en la cabeza e intubado hasta poder verificar que no había daños cerebrales. Me subieron a planta y pasadas una semana empece ha hacer rehabilitación, primero ejercicios de habla, coordinación y razonamiento, y después físicamente, era un trapo, no tenia fuerzas y había mucho que mover, pero pasaron los días y casi sin esfuerzo empecé a perder kilos, cogí fuerzas, en mi casa alucinaban de como me estaba quedando y ante esa celeridad muchos médicos me pedían calma, yo no quería, me encantaba aquello, pero tenia que llegar el momento en que mi tozudez cayo ante mi físico , a pocos días del alta, en unos ejercicios de rutina decidí forzar y mi pie cedió, cisura en el empeine y otra semana de reposo total, donde cumplí los 18. Aquí ocurrió la magia, debido a mi necesidad de descansar me asignaron un cuarto y una enfermera en especial para mis cuidados, se llamaba Raquel, la llevaba viendo muchos días y había cierta amistad hasta el punto de que en situaciones en que mi familia no podía estar era ella quien me ayudaba a…..la higiene personal, solía solicitar la ayuda de algún celador pero andaban escasos de personal, y yo hinchado de orgullo trataba de hacerme el duro moviéndome con la otra pierna.

Como os conté en mi anterior relato, ella fue mi 1º relación sexual, y la que me abrió los ojos, el tumor y su extracción me provoco una serie de cambios físicos, perdida de peso y volumen, además de, sin saber muy bien como, una polla enrome entre mis piernas. Pero las situación con ella, no dio para mas, me recupere perfectamente y llego el día de irme del hospital. Después toco poner en práctica la teoría y Eli, la fisioterapeuta que me estaba ayudando con un problema en el pie, me la confirmo. Ahora era mi profesora y me enseñaba todo lo que se podría necesitar, y con unas amigas llego la magia. Después de mis 2 primeras semanas de aprendizaje y teoría, llegaba la hora del examen práctico. Ahora de mi aprendizaje, Eli me invito a una fiesta que quiso usar de examen, y se desmadro.

Mi fisico en este momento es un varón moreno de 1,90 largo,  unos 85-90 kilos y cuerpo torneado,   sin marcar musculo.

————————————————————

Ya he leído algunos comentarios, gracias por los consejos, tratare de corregir, debido a varios comentarios paso a quitar en negrita las conversaciones

Shadow, gracias, pero la cuestión no es dejarme influenciar, hay un línea entre eso, y no reconocer algo que se esta haciendo mal por tozudez. No se como poder corregir mejor los borradores, reviso cada palabra conflictiva, y salvo errores por que se me ha ido un dedo creo, lamentablemente, que este es mi nivel mas alto jejeje.

 

Es cierto que quienes sigan la serie, es una lata, pero la 1º parte casi no cambia, con bajar un poco la rueda del ratón se soluciona, de ahí que ponga estas pequeñas anotaciones separadas del resto, Y así los que empiecen un relato sin seguir el orden, tener una idea general rápida.

Y si, es una deformidad de polla, pero tenia que ser así.

Pido disculpas por los “tochazos” que escribo, estas primeras experiencias llevan mucha información, y es importante a mí entender. Alguno más así y os prometo que los siguientes no serán tan grandes.

 

Aunque el genero en si sea amor filial, un tema que me gusta leer por el morbo y respeto, os indico desde ya que no hay sexo entre lazos de sangre reales, lo siento, pero en mi historia la familia es sagrada y ni mi madre, ni mi hermana, ni una sobrina o prima entraran en escena.

Pero la historia debe continuar.

Habían pasado un par de semanas desde que abandoné aquel gimnasio con mi amada Eli dentro, y de aquel paseo por el parque que resulto ser un momento trascendental en mi vida, se acabaron las pruebas, el aprendizaje y redes de seguridad, ya solo estabamos en la partida el mundo y yo, y me tocaba mover.

 

Una de esas semanas, logre convencer a un amigo de que me encubriera un fin de semana entero, con la excusa de quedarme a dormir en su casa y, siendo ya mayor de edad, ir a hacer la vasectomía sin consentimiento paterno, peor dada la orden de que si me pasaba algo les llamaran. Me estuve informado y haciende pruebas durante la semana previa, resulto que no era reversible en si, solo en algunos casos y que podía sufrir de dolor crónico de mayor o menor intensidad en un 30% de los casos. Aun así había una nuevo técnica basada en el ”pinzamiento”, y no en el corte, de los conductos, que era mucho menos invasiva, generaba menos sangrado y tenia un alto porcentaje de recuperación en la capacidad reproductora. Lo sopese unos días, pero sabiendo que aun fallando, podía donar esperma y congelar parte, como hice, o mas adelante extraer espermatozoides de mis testículos y usarlos para fecundaciones in vitro, me convencí de hacerlo. El viernes después del instituto, ya estaba liberado de obligaciones familiares y quede para la operación, a ultima hora del viernes ya me habían operado, pase el sábado en observaciones, con alguna carantoña de mas por parte de las enfermeras al revisar la zona de la operación, y el domingo por la tarde ya tenia el alta unos medicamentos contra la inflamación o infección, así como instrucciones de unos cuidados mínimos. Me sentí raro durante unos días pero a la semana siguiente estaba como si nada hubiera pasado. Ya me sentía preparado y comencé la búsqueda de mi 1º objetivo, ya era de pasármelo bien.

La historia se remonta a unos 6 años atrás en el tiempo, y se enreda un poco, en una semana santa , mi madre insistió y monto un viaje a Granada, de donde era parte de su familia, allí teníamos parientes y nos quedamos a dormir en una casa grande propiedad de una de mis tías – abuelas, con motivo de nuestra visita se organizo que todos los familiares se quedaran unos días en aquella casa y montáramos fiestas, barbacoas y los críos montamos una especie de casa del terror para los adultos, había muchos niños de todo tipo, sobrinos, nietos, primos, hijos, amigos de todos ellos…..y jugamos como críos que éramos, aun inocentes en lo sexual, dormíamos juntos en grupos en las habitaciones ya que éramos muchos, a mi, con algo de desgana ya que quería hacer travesuras con los chicos, me había tocado una de las camas grandes y compartirla con la prima Ana, lo 1º es decirnos que técnicamente no era prima mía, era la nieta de una amiga de toda la vida de mi tía- abuela, tanto que formaba parte de la familia, sin ser de lazos de sangre, era una niña normal, de unos 12-13 años, y por aquel entonces un misterio que no entendía ni me apetecía descubrir. Hicimos algo de migas por la obligación de mi madre, sabia de mi facilidad para hacer amigos, y ella era muy tímida, resulto ser medio gitana por parte de padre pero que nunca se había preocupado por ella, solo le había dejado en herencia una piel ligeramente oscurecida, con el paso de los días y establecimos una relación de cariño, y después de forma constante pero espaciada por el tiempo hasta mi época actual, viajes de ida y vuelta, vacaciones, fiestas, lo típico en familiares lejanos.

 

Volvemos a mi actualidad en ese momento, ya habían pasado 6-7 meses desde mi operación en la cabeza en verano, ya tenia 18 años, vasectomía hecha sin complicaciones, se acercaron ya las fiestas de Navidades, y mi madre le llegaron noticias de que parte de la familia de Granada quería acercarse a Madrid para celebrar las fiestas allí y les invito ansiosa de demostrar su hospitalidad, teniéndonos a todos por casa en modo batallón de limpieza, recogiendo y dejando la casa como si fuera a venir el Rey, preparada para recoger a todos los que vinieran. Llegaron las vacaciones por las fiestas navideñas, que nos concedía a los estudiantes unas 2-3 semanas de descanso. Mi madre me informo de los que vendrían, un par de tías, sus maridos y algunos nietos de entre 6 a 12 años, y junto con las tías, la amiga de mi tía – abuela y su nieta, Ana, eso me alegro un poco, era una de las chicas que mejor me había tratado antes de mi cambio, supongo que por que ella también se sentía algo rechazada y sola y yo fui de los pocos que la trate bien, tenia ganas de verla, y saber de su vida. Debido a que era la única de mi edad, tenia 18 recién cumplidos, me pidió que cuidara de ella y la sacara a enseñare la gran ciudad.

 

Cuando llegaron se produjo la presentación , mi madre nos planto de punta en blanco, casi me hizo ponerme el traje de Eric, en la entrada de la casa, de mayor a menor en edades y con instrucciones de que hacer, llamaron a la puerta y fueron entrando y nos iban saludando y presentando, con las frase típicas de esas ocasiones, y felicitándome por mi estado actual después de la operación, yo buscaba con ansia a Ana para darla un fuerte abrazo, me había ilusionado mucho su visita, pero no la veía.

 

-YO: ¿y Ana no venia?

-TIA 1: si, esta abajo en el coche, cogiendo las ultimas bolsas.

-MADRE: ¿sola? De eso nada – me cogió del brazo mientras me dirigía a la puerta de salida – que haces aquí parado, tira “pa´abajo” y ayúdala, vago.

 

Apenas me pudieron decir leves indicaciones de donde estaba el coche antes de que mi madre me sacara de mi casa a rastras. Baje a buscarla y vi un coche que encajaba con la descripción, me acerqué y vi a una señorita, bastante mona, sacando unas bolsas.

 

-YO: ¿hola? ¿Te ayudo?- pregunté esperando que me reconociera, sin estar seguro de si era ella.

-DESCONOCIDA: no, gracias, ya puedo sola, muchas gracias caballero. – me lo dijo con tal seguridad en que no me conocía que seguí buscando el coche con Ana.

 

Al no encontrarlo llame a mi madre y me volvieron a dar las mismas indicaciones, regrese y solo había aquel coche, me volví a acercar.

 

-YO: ¿Ana, eres tú? – se quedo pillada.

-ANA: si……soy yo, ¿quien eres? – su puta madre, era ella y ni me reconocía, pero tampoco yo a ella.

-YO: no jodas Ana, que soy yo…….., Raúl.- haciendo gestos de evidencia.

 

-ANA: ¡¡¡madre de amor hermoso!!! ¿pero que has hecho con tu………?

-YO: ¿barriga?, he pegado el estirón jajajajaja – ya ciamos en la cuenta y ella soltó las bolas y riéndose estiro los brazos pidiendo un abrazo, era ella sin duda, me acerque con fuerza y la di un gran abrazo de oso, de esos que la levantas del suelo y todo, dándola media vuelta en el aire mientras nos saludábamos. Al separarnos…..

 

-ANA: pero estas hecho un pincel, ¿como los has hecho?

 

-YO: ¿no sabias lo de la operación?

-ANA: si, ya los comentamos por casa, pero……….¿que tiene que ver.?

 

-YO: pues por lo visto mi barriga no era por las barbacoas de tu madre, si no con un tumor cabroncete. Jjajaja –

Me volvió a abrazar con cariño, y correspondí, allí no había tensión sexual, solo cariño. La ayude a coger las bolsas mientras cerraba el coche y subimos a casa mientras no parábamos de comentarnos lo bien que estábamos el uno al otro.

 

Ana había cambiado físicamente, ya no era aquella renacuaja de piel morena, torpe y escuálida, supongo que como toda mujer que no ves desde los 12 años y se presenta ante ti con 18.Era alta, casi rondaría el 1,77, pelo negro azabache, largo, muy largo y liso, le llegaba casi a la cintura, suelto y con un flequillo andaluz, tapándola media cara, iba vestida con un abrigo amplio, ya que era diciembre y hacia frío, pero se veían parte de sus piernas, con un pantalón negro de tela gruesa y unas botas. De momento lo mas llamativo era su rostro, lo único que había visto con claridad, era una preciosidad de cara, esculpida en un tez algo oscura, debido a su origen y el sol de Andalucía, resaltaba mucho el blanco de sus ojos, coronados por unos ojos marrones, que advertían trazas verde azuladas, una mujer guapa, solo se podría ser quisquilloso con la nariz, la tenia algo afilada.

Al subir a casa mi madre ya tenía a todos organizados en sus habitaciones y en el salón tomando un café preguntado por el viaje y las circunstancias de la vida. Pregunté donde colocábamos las cosas de Ana, ya se habían repartido y entre que querían dejar a los críos juntos y las parejas juntas, solo quedaba 1 cama libre, el sofá cama de mi cuarto.

 

-YO: pero mama, ese sofá es horrible, todos mis amigos que han dormido allí se han jodido la espalda, ¿como se la vamos a dar a Ana?

-MADRE: por que no es para ella, es para ti, ella duerme en tu cama, que especie de anfitriones te crees que somos, anda, tira para tu cuarto y ayúdala, melón. – saco una sonora carcajada a los presentes, mi madre y yo tenemos es tipo de relación en que en publico, nos tirábamos puyas todo el tiempo para sacar las sonrisas de los presentes, sabíamos seguirnos el juego. Pero eso no cambiaba que lo que decía era una orden directa.

 

-YO: así tratas a tu pobre hijo, después de lo que he sufrido, como osas profanara mi débil cuerpo.- fingía obscenamente pena

 

-MADRE: mira niño, no me calientes que te llevas un sopapo que te quito el sentido, ahora a joderse unas semanitas rico.- se levanto y me empujo, haciendo bromas y siguiendo el juego, yo la protestaba pero dio igual, Ana se reía mientras me seguía avergonzada.

 

Mi casa se puede describir como un pueblo de carretera, era un pasillo muy largo , en un extremo el salón comedor amplio, y según avanzabas por el pasillo tenias 4 habitaciones, con un baño entre medias, a mitad del pasillo la entrada, y luego mas pasillo, daba a una terraza a un lado, un cuarto de trastos y al otro extremo la cocina, por algún motivo desconocido, nuestra casa se había adueñado de una habitación extra al lado de la cocina perteneciente a otra casa en su inicio, 2º baño incluido, por motivos de mis noches de friki con el ordenador, viendo películas, series o NBA, fui desterrado a aquella habitación para no molestar al resto, era grande, tenia espacio para mi cama, un escritorio, un armario empotrado, el mueve con la tv y los videojuegos y un sofá cama enfrentado a ella, a los pies de la mía, usada en las noches de frikis con mis amigos.

La enseñe la habitación medio disculpándome por la broma con mi madre y que no se preocupara por mí, dejamos las cosas encima de la cama para volver con los familiares. Ella se quito el abrigo para dejarlo allí. Mis sospechas iniciales era correctas, aquello ya era una mujer, y que mujer, llevaba un jersey de lana blanco, grueso pero se le marcaba la figura, tenia las tetas bien colocadas, muy arriba, al quitarse el abrigo se le subió un poco y pude ver la piel de su ombligo, esa tez morena me estaba empezando a gustar, seguido de un pantalón de tela vaquera negro, grueso pero con el tiro bajo, dejando ver un pequeño tatuaje en la zona del apéndice, una media luna, al agacharse a dejar el abrigo en la cama se intuyo un trasero de nivel, pero iba muy tapada aun.

 

Volvimos y charlamos amistosamente hasta la hora de cenar, se iban a quedar más de 12 idas con nosotras cubriendo Navidad y fin de año, para volverse para reyes a su casa. Me sorprendí ver como Ana estaba muy curiosa por mi y mi vida, normalmente las chicas de esa edad se abstraen con el móvil a mandarse mensajitos con las amigos o chicos, pero no era el caso, conversamos ampliamente, le conté un poco mi vida y mis cambios físicos, no todos claro esta, y yo me entere de su vida también , pro lo visto estaba un poco aburrida del pueblo, y en el colegio fue una paria, los gitanos la consideraban paya, y los payos gitana, me dijo que no tenia muchos amigos y todos del instituto ya estaban todos con pareja, que estaba casi todo el día en casa con su familia. La note algo de pena al decírmelo, pero se la notaba feliz por poder comentarlo con alguien.

 

-YO: pues déjame decirte que esos de tu pueblo son unos retrasados de cuidado, tendrías que tener una cola de tíos babeando por ti, y las mujeres deseando ser como tu. – quise animar su animo.

-ANA: muchas gracias primo, jo, te he echado mucho de menos, todavía recuerdo aquella vez que vinisteis a Granada, me lo pase genial contigo.

-YO: y yo contigo, y ahora me toca a mi hacerte de guía en Madrid, mañana he quedado con unos amigos vamos a dar una vuelta, vente, si quieres, pero me haría mucha ilusión.- dudo un poco pero supongo que pensaba que ya que había salido de su pueblo y estaba con ella, quien mejor que yo.

-ANA: vale, pero ten cuidado conmigo, no quiero meterte en líos con tus amigos, ni estar de mas.

-YO: tú no te preocupes por ellos, si hace falta, los tiro a la basura por quedarme charlando contigo- la guiñe un ojo.

Mis palabras eran como rayos de esperanza en sus ojos, me dio otro abrazo, de nuevo de cariño, estaba encantada con estar allí conmigo. Terminamos de cenar y la lleve a mi cuarto mientras el resto se quedo charlando, vimos un rato al tele y la enseñe con orgullo mi colección de videojuegos, aunque la dije que hacia tiempo que no los tocaba y pregunto.

-YO: es verdad que desde la operación he andado…….ocupado, no se supongo que no me parecen tan importantes ahora, me gusta mas charlar con la gente.

 

-ANA: ya y a mi, siempre que salgo se ponen con lo móviles y es muy raro.- encima de guapa y cariñosa, la mujer pensaba como yo.

 

Nos sentamos en el sofá mientras veíamos alguna película estupida sobre salvar la Navidad, sacando mas risas de mis comentarios sobre lo tonta que era determinada situación, que de la propia película, yo estaba sentado recostado con una mano en posa brazos y otra en el respaldo, ella empezó igual peor se fue cambiando de posición, se había quitado las botas y estaba echa una bola. Me di cuenta, a mi no me afectaba y en verano me gustaba, pero aquella habitación estaba apartada y daba a un húmedo patio, hacia algo de frío en la habitación pese a la calefacción, que yo bajaba al mínimo, soy muy caluroso por mi grasa corporal, o lo era.

-YO: peque, ¿tiene frío? Te saco una manta, espera.- ella no contesto pero su poción y su mirada de agradecimiento era evidentes.

Saque del armario una manta, mire y decidí que no, mejor seria una funda nórdica bien gorda, me acerque y se la puse con cariño como un padre arropando a su hija, y me senté de nuevo, la echaba un ojo de vez en cuando, y se notaba tiritar bajo el funda.

-ANA: jope, ¿¿hace frío aquí, tu no lo tienes????

-YO: si que lo hace, pero me he pasado toda mi vida con una capa de calorías encima, y ya me he acostumbrado, soy una estufa andante jejeje anda ven aquí pégate a mi.- juro por dios que allí no había intención alguna.

 

Lo hizo, puso su cabeza en mi hombro, y la rodee con los brazos, frotando su espalda y uno de sus brazos. Pasado unos minutos.

 

-ANA: pues es verdad estas calentito jejejee- se colocaba para pegarse y adaptarse mejor a mi.

-YO: ya te lo he dicho, salvo las manos el resto soy una estufa.

-ANA: ¿¿las manos??

-YO: si, no se por que, será la circulación, pero es la única parte que se me quedan algo frías.

-ANA: pues eso no puede ser, como te pilles un resfriado por mi culpa no me lo perdono y tu madre me mata, toma tápate.- me ofreció el amplio excedente de funda nórdica, yo sin malicia la cogí y me la pase por encima un poco, colacionado mis manos en la misma posición previa, pero ya directamente sobre ella, no sobre la funda, al colocarme la funda por encima se abrió un hueco y dejo pasar algo de aire….

 

-ANA: uy ¡¡¡tapa tapa que frío!!! – y se acurruco un poco mas sobre mi, pegando uno de sus pechos en mi costado.- La situación ya me pareció algo erótica, y empece a ver a Ana como mujer y no como familiar. Mi cabeza empezó a volar, recordar a Eli y mi polla a hincharse, no podía permitir que ella se diera cuenta, aquello no estaba preparado ni planeado, la aparte con suavidad y fingí sentarme mas cómodo y me la acomode para que no hubiera accidentes. Lo pase realmente mal hasta el final de la película.

 

Termino y Ana se había quedado adormilada sobre mi.

 

YO: oye princesa, toca irse a dormir a la cama, que no soy tan blando ahora. – se desperto un poco, frotándose lo ojos.

-ANA: jo perdona, estaba tan claentita y a gusto que me dormí.

-YO: nada bonita, peor es tarde y mañana tenemos un gran día, vete a descansar, cámbiate mientras me voy al baño y luego al revés, así evitamos accidentes jejeje

Espere a que se levantara y se fuera hacia sus cosas dándome la espalda, me levante como un rayo y salí de allí para evitar que viera al tienda de campaña que portaba en mi pelvis. En el baño orine como pude, me lave los dientes, hice todo el rutina pero seguía empalmado, la solución era fácil, tocaba paja rápida, tirando de hemeroteca en mi cabeza, tarde como un cuarto de hora, para disimular me metí en la ducha y abrí el grifo mientras me duchaba. Me extraño que entre todo lo acumulado en mi mente, algunas imágenes de Ana se colaran, su trasero agachado, su ombligo o su pecho en mi costado. Me sacudía la cabeza, ella no era objetivo, ¿o si?

 

Aquella pregunta me rondaba por la cabeza, cuando me desahogue y se me bajo el empalme, volví a mi cuarto mas relajado, en la puerta de mi cuarto esta Ana apoyada contra al pared, llevaba un pijama, con la parte de arriba de lunares , muy amplio, y un pantalón también de gasa, que disimulaba algo su figura, pero al cruzarnos y verla de espaldas sus andares retumbaban por toda la tela, al llegar a mi cuarto casi se me había empalmado de nuevo, me cambie lo mas rápido que pude y me deje los slips ajustados, siempre dormía solo con el pantalón de pijama ya que me sentía liberado después de tener a la bestia encerrada todo el día, con miedo a que ella se despertara y me la viera tiesa de noche. Cuando ella regreso tuvo que pasar por encima de mi, que ya estaba con el sofá cama sacado, tumbado y con 4 mantas encima tapado hasta la barbilla. La visión de su trasero pasando encima mía me dejo con una erección que me duro toda la noche.

 

Ella sea cerco, me beso en la mejilla dándome las gracias, se acostó y me dio las buenas noches, pase la noche como un muerto, boca arriba sin atreverme a moverme, con la tienda de campaña negada por los slips pero con un mal estar constante por mi inflamación. Al despertar al día siguiente era un trapo, me dolía la espalda, no había dormido nada y me había pasado toda la noche sopesando si Ana podía o no ser un objetivo, ¿poder? De ¿debía? ¿Y si no quería y metía la pata? Pase así un par de días mas, luego durante el día, la actitud cariñosa y agradecida de Ana conmigo al enseñarla cuidad y salir a pasear con los amigos y estar de risas, no ayudaba, era un encanto de niña, y se llevo de cine con mis amigos, siempre conmigo a mi lado, no se separaba de mi, yo la trataba como a un reina, al inicio por cariño, pero luego por pensamientos impuros.

 

La 3º noche llegamos algo tarde de salir y fuimos directamente a mi cuarto para no despertar a nadie, ya había cierta confianza y nos cambiamos delante uno del otro, pero siempre dándonos la vuelta, ella por vergüenza y yo por miedo a no controlarme. Ella acabo antes y me vio caminar hacia la cama quejándome.

-ANA: pobre, te estas dejando la espalda ahí por mi.

-YO: no pasa nada, ya soy mayorcito.- me recosté esperando que la noche fuera mejor que las anteriores.

 

-ANA: me da pena, no es justo y es tu casa, anda cambiemos, déjame a mi ahí esta noche y tu descansa bien en tu cama- se puso en pie.

-YO: ni de coña, como mi madre se entere me parte la cara si te dejo aquí, además te harías daño tu y eso no puedo permitirlo.

 

-ANA: pues ahí no vas a seguir- sopeso opciones- venga vente y duerme conmigo en la cama.- Lo dijo decidida y con cierta inocencia en el mando, era una locura, lo estaba pasando fatal con ella en otra cama, en al misma no sabría si controlaría la situación.

-ANA: o eso me voy yo allí contigo, que encima hace mucho frío y me vendrás bien, tu decides, como en el pueblo de pequeños, venga, por fi, será divertido- se lanzo a meterse en mi cama, no había opción, y ya me había comentado que por mas mantas que se echara se helaba, incluso subí la calefacción de mi cuarto solo por ella, me levantaba empapado en sudor.

 

-YO: esta bien, joder, pero déjame que baña al baño primero……..- ya había ido antes necesitaba una excusa- …….a tomarme un somnífero para pasar mejor la noche.- me aprecio lo mas sencillo de creer debido a la situación y me daría margen a, que ocurriera en la cama, no era de forma consciente.

 

-ANA: vale aquí te espero.- sonrío orgullosa de su logro.

Fui al baño para fingir mi medicación, la idea de pasar la noche con su cuerpo a mi lado me enloquecía, tenía que calmarme, a partir de aquí, ya no era mi prima, si no una situación que controlar. Volví a mi cuarto fingiendo mal sabor de boca, la di las buenas noches y apagué la luz, me acosté al lado donde ella no estaba y me quede de nuevo, como un muerto, boca arriba sin moverme, ella se dio la vuelta, me beso la mejilla de nuevo.

-ANA: buenas noches, primo- y se volvió a su posición con el cuerpo de lado, hacia el otro lado de la cama.

-YO: buenas noches prima- lo dije resignado con una erección considerable entre mis manos que querían disimularla y temiendo la noche.

Pasaron algunas horas en que la note moverse y dormirse, y yo me apartaba lo mas que podía, casi al borde de la cama, pero al final “Morfeo” me venció, en mitad de la noche note un peso y desperté, yo estaba con la posición boca arriba algo mas relajada, y mi polla “tontorrona”, tenia a Ana recostada a mi lado, había pasado un brazo por encima de mi, pero por debajo de las mantas, supuse que, subconscientemente, buscaba calor. De inmediato me empalme duramente, ¿Qué debía hacer? Apartarla, despertarla, irme……..todo paso por mi cabeza, pero no me moví, me quede inmóvil, la sensación era excitante y cómoda. Entre en automático, con cuidado pase mi brazo por el hueco de su cabeza en la almohada, ella reacciono pegándose a mi y recostando su cabeza en mi pecho, quedamos abrazados de forma lateral, a mi en este momento me daba todo igual, me encantaba la situación, y tan feliz, que me dormí.

 

Me despertó mi madre de un grito, yo sobresaltado me asuste, me había pillado en mi cama, mire a mi lado y Ana no estaba, entre gritos de mi madre, apareció por la puerta con el cepillo de dientes en la boca, y cubierta por una enorme toalla.

-ANA: nop niof pro fasvor, nos sen enfasde- era gracioso, se el entendía apenas.

-YO: tu calla, no defiendas a este mendrugo.- Ana se saco el cepillo de dientes pero siguió con pasta en la boca.

-ANA: no nos, cuof, coff, me he levantado y le he dicho que se tumbe mientras iba al baño, para que descansara un rato en su cama.- a mi madre se le bajo el enfado de repente.

-MADRE: ahhh, vale – se enfado de nuevo- ¡¡¡pero levántate ya pedazo de vago, que no hace mas que dormir!!!- madres.

 

Se fue rumiando por el pasillo con Ana mirándome sonriendo de nervios, yo me medio levante sentado en la cama y le di las gracias con la mirada, se volvió al baño a terminar lo que hacia. Me sentía infinitamente mejor que los últimos días, había descansado bien pero, ella se había levantado antes que yo, joder, estaba como un tronco, ni me había enterado, mi polla ahora estaba normal pero cuando me dormí estaba empalmado, ¿lo estaría cuando ella se levanto? ¿se percató?, andaba yo con esas ideas en la cabeza cuando Ana volvió al habitacion.

 

-ANA: siento la bronca de tu madre, pero podemos decir que eso para que no nos vuelvan a reñir los próximos días.- ¿próximos días? Tenía la intención de repetir.

-YO: creo que será mejor poner alguna alarma y antes de que se despierte volveré al sofá cama.- me miro desanimada.

-ANA: jo he dormido genial contigo, no he pasado nada de frío……y – no lo dijo ni lo llego a disimular pero jure que tenia algo mas que decir, y no dijo.- bueno que si quieres podemos hacerlo mas días.

 

Y mientas decía eso atine a enfocar mis ojos después de dormir, allí estaba ella, con una pequeña toalla en la cabeza a modo de moño, y una enorme toalla en las manos, secando partes de su cuerpo que veía desnudas, me forte los ojos de nuevo, y me fije, no estaba desnuda si no en ropa interior, con un culotte rojo y un sujetador a juego, secándose los brazos delante de mi, me tape los ojos y me di a vuelta.

-YO: joder Ana, avisa y me salgo, perdona.- los cojones, acababa de ver a un adolescente turgente de pie tostada en ropa interior brillando por el agua, o alguna crema corporal, frotándose delante de mi.

-ANA: calla tonto, si ya hemos dormido juntos jajajajajaj- reía como un cría de 7 años, ¿había llegado a ese nivel de confianza en solo unos días?- venga ve preparándote que hoy es viernes ya y tenemos un día largo, quiero ver Madrid, vamos ve al baño que tengo que volver a secarme el pelo- y diciendo esto me tiro la toalla grande a la cara, dios, olía a humedad, cremas, limpieza y a hembra quise pensar, cuando me quite la toalla de la cara ella se había quitado la toalla del pelo y lo tenia todo echado hacia un lado, húmedo, y cepillándolo, desenredando nudos de su larga melena,

 

Esa imagen unida a su cuerpo semi desnudo a mi lado y su inocencia me la pusieron a reventar de nuevo.

 

-YO: hoss……..tias, paso yo me quedo a dormir un rato mas – me tumbe haciéndome bola para disimular- vete a secarte el pelo anda.

-ANA: vale primo pero ten cuidado con tu madre jajaja – y se fue.

Lo tenía claro, cerré el pestillo de la puerta y con la toalla empapada del agua que había recorrido su piel me hice una señora paja, si no, me reventaban los huevos allí mismo. Cuando volvió ya me lleve la toalla para el cesto de la ropa y me di una ducha relajante, tenia que calmarme, desde ese momento ya no había dudas, Ana debía ser mía, me daba igual aspectos morales o familiares, aquella niña pizpireta e inocente me la ponía dura.

Habíamos planeado un viernes de paseo, guía por Madrid, ir al museo del prado, comer por la gran vía, ir de compras por la tarde, cenar en un restaurante chino que conocía en Moncloa, seguido de un paseo por el templo de debod, nos lo pasamos genial, nos hicimos fotos y le enseñe gran parte de la ciudad.

 

-ANA: joder esto es enorme, esta lleno de gente y son las 12 y la ciudad sigue llena, ¿aquí no duerme nadie?

-YO: hombre, ten en cuenta que esto no es un pueblo en Granada, es una gran ciudad, de hecho muchos locales abren ahora para que la gente vaya de copas y a bailar.- se le ilumino la cara.

-ANA: ¿muchos? En el pueblo solo hay 1 a las afueras y ponen música de abuelos.- me sonó a sorna.

 

-YO: oye ¿me estas vacilando? Que te estas haciendo pasar por una pobre paleta y se que no lo eres.

-ANA: jajjaaj pues claro que te estoy tomando el pelo, pero quiero que me lleves a bailar pues me hacia de rogar.

 

-YO: que cabroncilla estas echa, no hace falta que insinúes, si quieres algo, solo has de pedirlo.

 

-ANA: pues quiero ir a bailar.

-YO: pues a bailar iremos, tengo un amigo que lleva un local y abren ahora a las 00:00, nos deja las copas gratis si ando por allí echándole un ojo como seguridad.

-ANA: normal, si es que vaya espaldas tienes, tu impones mucho, pero de mi no te libras, un baile conmigo te llevas.

-YO: no existe una fuerza en el universo que me lo pueda impedir.- y me lance con un besito en la mejilla.- vamos.

 

La chica era felicidad andante, se me pegaba por el aire que hacia, protegiéndose del viento conmigo, llegamos y le presente al dueño y a los camareros, nos sentamos en una zona un poco mas tranquila a charlar hasta que se animara la noche. Mientras entraba gente, el dueño del local se me acerco, pidiéndome que me metiera en el baño a echar un ojo pro que creía que había alguien drogándose y a el le conocían, no era raro que me pidiera esos favores. A Ana se le cambio la cara de diversión a susto.

-YO: tranquila pequeña no pasa nada- me levante y le pedí que se quedara con ella, y que no la dejara sola.

Me metí en el baño como para mear, y vi a varios haciendo el tonto en el baño, me meti en uno de los cubiculos y pegue la oreja, se oía claramente el tac tac de una tarjeta de crédito en la loza. Salí de golpe y había varios alrededor de una pila, y en la loza algo que supuse cocaína.

-YO: chavales, no es cosa mía, así que no os enfadéis, pero anda la policía secreta por ahí fuera, preguntando por el dueño.

De inmediato tiraron parte de la droga por la pila y se guardaron el resto. Salieron del local en fila india delante de mí, cogiendo los abrigos para no volver. Tengo cara de buena gente y siempre suponen de mí que soy bueno. Cuando salieron todos fui a saludar y comentar al dueño el tema y me senté junto a Ana.

 

-ANA: ¿que ha pasado?

-YO: nada peque, que la gente no sabe divertirse si no se descontrola, pero ya han salido todos.

-ANA: ¿y que les has dicho?

-YO: que si no se iban les partiría las piernas- aguanté unos segundos, y me eche a reír.

-ANA: jo siempre esta igual gastándome bromas.- y me dio un golpe con la mano en el hombro.

Pasadas unas hora el local ya andaba medio lleno y a petición de mi acompañante pusieron un par de sevillanas que me arrastro a bailar con ella, era una delicia verla moverse, se había puesto unos pantalones rojos, de tiro bajo, botines negros y una blusa medio transparente que trasparentaba su sujetador y no tapaba su preciosidad de ombligo, tatuaje incluido, con su melena suelta y tan larga que cada giro era para foto de portada. Yo sierpe había sido muy patoso para bailar, y el hecho de perder peso no lo cambió, seguía igual de torpe, pero existe diferencia entre ser torpe, y ser torpe y gordo, siendo obeso cualquier cosa que hagas resulta cómica y atrae miradas de sorna, siendo normal no. Los bailes fueron varios con ella rodándome y sin parar de reír y moverse, y el último que nos dimos fue uno lento y pegamos nuestros cuerpos, yo la susurraba tonterías al oído y me seguía el ritmo en la pista. Ella quiso beber alguna copa de mas y no la deje, yo no bebo, fuera por mi físico o no, emborrachare es imposible o muy caro, y no me gusta el sabor. Se enfado algo por que no la dejaba divertirse, pero la convencí de que para divertirse no era necesario, o condición indispensable, emborrachares.

Dadas las 4 de la mañana, nos volvimos al extrarradio, donde vivíamos, los autobuses nocturnos duran 45 minutos en llegar así que jugábamos a inventarnos la historia de los pasajeros, los últimos 10 minutos ella cayó rendida y se durmió sobre mi hombro. La desperté al llegar y caminamos unas calles hasta legar a casa, nos cruzamos con cierta fauna de esas horas ella se asusto un poco pero yo la tranquilizaba.

 

-YO: conmigo no tengas miedo, jamas te pasara nada.- pareció reconfortarla.

 

Llegamos sin hacer ruido, y la deje en mi cuarto desvistiéndose, yo me fui directo al baño me di una ducha rápida con paja incluida, sus bailes habían hecho mella en mi mente. Salí y toco su turno, mientras estaba en el baño yo me iba a poner el pijama, pero era el momento, me puse el pantalón sin los slips para sujetar a la fiera, y me acosté en la cama de lado, ella llego vestida con su pijama y se alegro de que estuviera en la cama y no en el sofá.

-YO: echa el pestillo o mañana será mi ultimo día en la tierra, pondré la alarma para abrir antes de que vengan.

 

Así lo hice y se tumbo a mi lado.

-ANA: me lo he pasado como en mi vida, te agradezco mucho que cuides de mi.

-YO: para eso esta la familia.- quiera ver si reaccionaba.

-ANA: tu y yo somos mas que familia.- se acerco y me beso la mejilla de nuevo, esta vez no fue radio e inocente, sino lento y sonoro. Al separarse me miro a los ojos- anda ven aquí y dame tu calor que ayer dormí en la gloria.- si supiera como dormí yo.

Se acurruco otra vez abrazándome y pase mi brazo de nuevo por debajo de su cabeza. No se si lo había notado antes, pero ahora en mi costado notaba claramente su dos pechos, ¡sin sujetador¡.

-YO. Pues a dormir que ya me tome el somnífero y estoy que me caigo. Buenas noche prima- tenia coartada, la bese en la frene.

-ANA: ummm buenas noches primo.

 

Al cabo de 1 hora la note dormirse, la moví un poco y la llamaba y no respondía, su respiración era calmada pero con cada bocanada pegaba sus pechos a mi, solo separados por la tela de su pijama y mi camiseta. Estaba que reventaba, en la 2º hora ella se giro y quedo de espaldas a mi, yo hice lo mismo, pero dejando un amplio espacio entre nosotros, mi tienda de campaña era evidente, la apuntaba como un francotirador al trasero. En un momento dado note como ella, tiritaba algo, y pasados unos minutos se dio la vuelta, yo la miraba entre pestañas fingiendo dormir.

-ANA: primo, ¿estas despierto? Hola- susurraba, se quedo pensativa unos segundos,- jo, tengo frío.- me agarró un brazo y se lo paso por encima, como un manta, y pego su cuerpo un poco hacia mi. Yo estaba muy nervioso, no tenia que estar nada lejos de tocar como la punta de mi polla en su trasero.

 

Fue repitiendo la operación hasta que paso lo inevitable, sus riñones tocaron con mi polla. Yo quede inmóvil, fingiendo dormir profundamente cuando estaba hecho un manojo de nervios. Ella se aparto rápidamente, pero a los pocos segundos lo volvió a intentar, lo hizo un par de veces más, y ronque un poco más fuerte, más que nada para que parara de hacerlo. La chica se enfado por no poder pegarse a mí y mi calor corporal, se dio la vuelta y levanto las sabanas un poco para ver que era lo que se lo prohibía. Su cara fue como para echar a correr, tapo de nuevo y se volvió, inmóvil, durante una hora se quedo así, tiritando.

Yo no sabia que tenia que hacer, repasaba en mi cabeza cada indicación de Eli, piensa, razona, deduce y actúa en consecuencia. Ella tenía frío, quería calor y yo era su opción, tenia que lograr que ella se pegara a mi sin que mi polla la mantuviera alejada, baje medio metro mi cuerpo de forma clamada en el tiempo para que pareciera natural, sin cambiar la postura. Ahora apuntaba entre sus muslos, no a sus riñones. Como gesto “involuntario” mi brazo la acerco como abrazando a un peluche. Ella de inicio torcía la espalda timorata, pero llego el punto en que noto mi glande en sus muslos y se relajo. Pasó otra hora y ella empezó a acomodarse hacia mí, parte de su pijama se había quedado pillado pro mi polla, había dejado de tiritar. La sorpresa llegó cuando yo creyendo estar en el máximo, ella se llevo la mano a su espalda y empezó a palpar, en búsqueda de algo, de mi miembro. Palpo hasta llegar a la base de mi polla, tocaba con cuidado de no despertarme, y su mano reconoció de arriba abajo mi polla tomando medidas mentales y en un moviendo levanto una de sus piernas, como haciendo yoga, bajo mi polla y echo su culo hacia atrás, atravesando limpiamente de lado a lado, para después bajar la pierna. ¡¡¡La tenia aprisionada entre sus muslos!!! y ya, resuelta la situación, se pego su espalda con mi pecho, arropándose con mi brazo.

Yo estaba dichoso, ella era consciente de mi polla, y lejos de asustarse o salir corriendo o esperar a mañana y pedir que volviera al sofá, hacia decidido que era mejor opción rodear mi enrome polla entre sus piernas y pubis No hubo movimientos por parte de ella ni míos, solo aguantamos la posición, basta decir que mi empalme no bajo en toda la noche y me costo dormirme, pero cai.

Sonó la alarma de mi móvil, desperté un poco, vi que seguíamos en la misma posición, ella dormida y yo seguía empalmado, no sabia si moverme y arriesgarme a que notara ese movimiento, o no hacerlo y que se despertara con mi polla sobresaliendo por su ombligo. Tenia que abrir la puerta y acostarme en el sofá si no quería levantar sospechas, así que reprograme el despertador y ronque muy fuerte, pera despertarla a ella.

Surtió efecto y se fue desperezando, miro la hora y pensaría lo mismo que yo, pero ella decidió, echo su cadera hacia delante hasta casi sacarse toda mi polla de sus muslos y al final se giro sobre si misma para sacarla del todo, yo murmure algo como a punto de despertarme, la miraba entre legañas, estaba de pie al lado de la cama, tocándose la entre pierna, viendo la marca que mi polla había hecho en su pijama después de horas allí alojada. Levanto las sabanas y me volvió a mirar ya con luz, la prominencia de mi polla, le tenía de tal forma que hasta separaba la goma del pijama de la cintura de mi unos centímetros. Ella alucina, y amago con acercar la mano, pero sonó mi despertador, joder, tenia que haber puesto 10 minutos. Ana se contrajo y bajando las sabanas me sacudió un poco.

-ANA: venga primo arriba, que si no nos matan, venga………

 

-YO: um 5 minutos mas mama…….- frase típica, pare unos 4 segundos y luego abrí los ojos de forma sorpresiva- hostia corre abre la puerta mientras me tumbo en el sofá.

Así lo hicimos, como un juego de niños, para cuando mi madre llego a despertarnos, ya me había quedado dormido de nuevo, la noche había sido larga.

 

Desayunamos con los demás y hablaron de sqlir en familia al zoo, nos aprecio buena idea y fuimos, Ana no se separaba de mi y no dejaba de comentar todo, comiendo nos pusimos en una mesa aparte. Acelere mi plan.

 

-YO: que tal has dormido peque, no te habré pegado sin querer o algo jajajaja- se quedo pensativa.

-ANA: no tonto, jajaja he pasado algo de frío pero luego, me he……..pegado un poco y se me paso, eres una estufa andante, sabes como calentar a un mujer en la cama. jajajajja- paro al risa de golpe dándose cuenta de lo dicho.

Yo me empece a reír por lo mismo, hasta que ella me siguió, supongo que el carbón del subconsciente nos pasa factura aveces. Por la tarde volvimos a casa, nos dimos una buena ducha y nos vestimos para volver a salir. Era la noche de Navidad, y casi ni me había dado cuenta, cenamos con la familia y nos dejaron salir a ella y a mi.

-ANA: hoy hay que arrasar primo, es Navidad y ayer no bailamos casi nada.

-YO: como quieras pero te aviso de que estoy entrenado en bailes.

-ANA: con una monitora de gym, que me lo han dicho, eso no es bailar, yo te enseño a bailar…….. de verdad.

 

Nos fuimos a vestir, y yo me puse el traje de Eric, estaba perfecto, y ella al verme se pico.

-ANA: quieres jugar duro ehh, pues no seré menos.- cogió una bolsa y se fue al baño.

Al volver apareció una semi diosa ante mi, peinada con el pelo totalmente liso, creo que hasta planchando, le caía hasta la cintura, unas botas negras de tacón bastante altas, medias térmicas y unos mini shorts blancos con unas cadenitas doradas, lo que me mato fue la blusa, era rosa clara, y la descripción mas acertada es que penséis en la parte de arriba de un biquini pero con un par de trozos de tela cayendo por su vientre, dejando su ombligo bien a la vista, con un par de tiras anudadas a la espalda y sin sujetador. Era una joya, no se le habían ciado ni un milímetro sin sujeción, las tenia bien arriba. Me debí de quedar echo un imbécil.

-ANA: ¿que pasa primo?, ¿que no te gusta que iguale las fuerzas?- diciéndolo se dio un vuelta sobre si mima permitiéndome ver todo su cuerpo, los shorts le hacían un culo de campeonato, rivalizando con Eli, pero mientras ella tenia ese cuerpo por el ejercicio, esa chiquilla lo tenia así por su juventud. Tarde en reaccionar

-YO: esto….¿que ha que igualar?

 

-ANA: ¿te crees que soy tonta?, tu te has puesto así de mono para ligar, y yo también.- era cierto, pero mi objetivo era ella, no otras.

-YO: pues tu misma, pero te tendré vigilada.

-ANA: al que inviten antes a una copa gana, ¿vale?

-YO: como quieras.

 

Nos pusimos los abrigos para que no le dijeran nada por al ropa al salir, la mirada de mi padre fue definitiva “como le pase algo malo a la muchacha, mueres”. Nos fuimos al local de mi amigo, un colega nos acerco en coche al bar de la noche pasada. Estaba a reventar desde el inicio de la noche, lleno de gente, dejamos los abrigos y como perros en celo, 4 tíos se fijaron en ella.

-YO: lo voy a tener difícil.

-ANA: no te creas, alguna ya te ha echado el ojo a ti y cuanto me aleje irán como lobas.

-YO: oye, ten cuidado vale, aquí no todos son buena gente, puede haber imbéciles, si pasa cualquier cosa avísame.

-ANA: anda que si tonto, que me va a pasar, lo que quieres es asustarme para ganar la apuesta.- salió directa a la pista de baile.

La seguí y desde la vitrina del DJ, charlaba y saludaba a al gente, mientras la echaba un ojo, no le faltaban pretendientes, cada poco tiempo se le acercaba uno y bailaba un par de canciones, pero ella les rechazaba, y me miraba señalándose el reloj, te queda poco tiempo quería decirme.

 

Pasaron las horas y uno de los chicos logro quedarse con ella más de un baile, la cosa se estaba poniendo fina y pusieron ritmos latinos para arrimar cebolleta. Me había despistado con algún conato de pelea que acabó en nada. Cuando volví, los bailes eran ya follar con ropa puesta, verla así me puso celoso, así que fiche a la chica mas guapa del local sin pareja, con su grupo de amigas, me acerque bailoteando, ya me habían visto venir, me acerque a ella y cuando estaba ya cerca de todas, pregunte.

 

-YO: perdona guapa – se dio la vuelta con algo de desidia

-GUAPA 1: ¿que quieres?.

-YO: esto……..me……. preguntaba……..si …….bueno si no molesta………si podrías…….o tendrías el enorme placer de……..presentare a tu amiga.- y me gira hacia una de sus amigas, menos agraciada pero que vestida de fiesta tenia su morbo.

La guapa se que do blanca, la chica en cuestión petrificada y el resto reían- “Eli: si en un grupo de muejres hay una que resalta, es la líder y la mas difícil y creída, ve a por alguna amiga, esas, solo por fijarte en ellas con la otra al lado, caerán rendidas.”

No fallo, salió encantada mientras las amigas se reían y la guapa se quedaba mustia, que se joda, pense. Nos pusimos cerca de Ana, quiera que me viera con otra, así paso, y cruzando neutras miradas mientras bailábamos con 3º personas, empezamos un pique, movimientos bruscos, un gesto lascivo, nuestras parejas alucinaban, y mas cuando mi compañera noto en su pierna mi polla en reposo. Por poco se me tira al cuello, pero yo no quería eso, estaba a otra cosa, el chico de Ana la dijo algo al oído, ella penso unos segundos mirándome, y asintió, se besaron, el chico volvió a susurrar, y Ana le decía que no, pero cedió, y cayo un segundo beso, repitió la operación un par de veces, con cada beso se quedaba mas tiempo en sus labios, pero notaba como Ana se echaba para atrás y empezó a no gustarle el juego, el chico la sujetaba con fuerza de los brazos y no la dejaba separarse, buscado con los labios, ella le hacia la cobra y en una de ellas clavo sus ojos en mi, la pregunte con la mirada y vi suplica en la suya, casi me quite de encima a aquella mujer y me lance a por mi doncella en apuros.

 

-YO: oye perdona, no quiero molestar pero creo que esta chica no quiere mas.

 

-CHICO 1: y a tu que te importa, anda y vete a restregarte con esa fea.

-YO: te repito que no quiere mas, ¿verdad?

-ANA: si si, para.

 

El chico se enfado, la soltó de mala manera y se fue insultando y haciéndome gestos groseros, pase de el y abrace a Ana

-YO: ey princesa, tranquilas, ya estoy aquí.

 

-ANA: jo soy boba. Dijo sollozando.

-YO: ey ey tranquila, aquí ya no pasara nada, ya estoy aquí, y ¿que te dije ayer?- se quedo pensando.

-ANA: que contigo no me pasaría nada.

-YO: exacto, ahora clámate y seca esos preciosos ojos.- levante su barbilla para mirarla directamente- la di un beso en la mejilla y al saque de la pista de baile, pregunte que había pasado

-ANA: ese imbécil, era mono, no se, quiera ganar la apuesta, me dijo que si le daba un beso me invitaba, y después de dárselo me dijo que no valía, que eran besos muy cortitos, que le diera otro, a empezado a meterme mano, y no paraba y se lo decía, dios, soy tonta.

-YO: no eres tonta, eres inocente, un encanto de mujer que no sabe que esto es el mar y hay tiburones que solo piensan en morder.- yo uno de ellos.

Trate de calmarla, se sentía sucia, avergonzada, tonta, y todo por aquel payaso, logre desviar sus pensamientos y la lleve a bailar conmigo un par de horas, se alegro un poco y yo con ella. Lo mejor fue a ir a cerrar, a las 6 y pico, ya con autobuses, estabamos en la salida despidiéndonos del dueño y agradeciéndole la fiesta. El guaperas de Ana paso por nuestro lado farfullando, supongo que herido en su orgullo, y susurrando algo a sus amigos. Al salir del local, con el dueño detrás, estaban allí y empezaron a llamar calienta pollas y cosas parecidas a Ana, que comenzó a venirse abajo, no aguante, localice al guaperas y sin mediar palabra le partí la cara de un puñetazo, cayo al suelo redondo, el resto se agacharon a mirarle.

 

“he eh tio que era broma, clámate”

 

Uno casi se pone en pie para encararse, pero iba demasiado pedo, me di la vuelta y pedí disculpas al dueño.

-DUEÑO: por lo que a mi respecta ese chico se ha dado con el pomo de la puerta del baño.- Le di al mano agradeciéndoselo, y pase mi chaqueta por encima de Ana, que tiritaba entre el frío y la situación, la pase el brazo por encima y nos fuimos a la parada del bus.

 

-ANA: muchas gracias Raul, no se que pasaría si no estuvieras aquí conmigo.

 

-YO: odio a esos imbéciles, tu vales mil veces mas que esa gentuza, que se mete con los demás solo por la presión de grupo, te digo una cosa, no dejes que ellos, o gente como ellos te afecten, solo tienen el poder que tu les des.- era un buena lección de vida, que aprendí de gordo, pero yo era un carbón, había montado el numerito del héroe, ¿el guaperas? un amigo mío que se ofreció a ayudarme. 2º lección de Eli.

No se hablo mas hasta llegar a casa, note en su cara confort pero estaba agotada y un poco abochornada por su comportamiento. Llegamos a casa y ya a salvo de todo le cambio un poco el humor, habíamos parado a comprar unos churros y los comimos en al cocina con alguno de los parientes que aun andaba de fiesta por casa.

Nos fuimos al cuarto con orden expresa de no levantarnos, antes de las 4-5 de la tarde, queríamos descansar, el premio fue saber que habían reservado mesa y se iban a comer todos, dejando la casa sola hasta las 5. Ana se fue a duchar, supongo que se sentía impura, yo no, la colonia me había dejado buena olor y quería que fuera un arma recordatorio. De nuevo dormí con los pantalones sin slip y una camiseta vieja, pero ella volvió a la habitación, y ya no llevaba aquel pijama desgastado si no un mino short amarillo, y una camiseta usada. Cerro el pestillo, y se tumbo en al cama, yo estaba sentado en el sofá, tenia que tener cuidado de no meter la pata esa noche, estaba sensible.

 

-ANA: que pasa que te tengo que obligar de nuevo, ven aquí, que hoy si que te necesito conmigo, ¡¡¡mi héroe!!! jajajajajaja – me sentí aliviado, seguía siendo ella y me quería en la cama.

Apague la luz y me metí en la cama con ella.

-ANA: ¿te has tomado el somnífero?

 

-YO: si, 2 además, me esta viniendo genial, duermo dulcemente- tenia curiosidad por que haría con esa información, ¿preocupada por mi estado físico, o quería saber si tenia carta blanca esa noche?

 

Al tumbarse directamente se recostó sobre mi, buscando mi cariño o mi calor corporal, note de nuevo sus pechos sin sujetador apretados contra mi, y la estruje contra mi, dejando que mi colonia la recordara lo pasado en esa noche, que penetrara en su mente. No paso mucho tiempo hasta que se quedo dormida, y tan profundamente y casi aprecia que no pasaría nada. Gracias a dios a las 2 horas de sentir su respiración en mi piel, son su móvil muy bajito, levanto la cabeza y me miro, yo abrí algo el ojo.

-ANA: ¿primo? ¿Estas?- se cercioro meneándome un poco, no reaccione- eres el mejor- y sin mas me planto un beso de cría en los labios, apago el movil y se volvió a acurrucar contra mi, ¿se había puesto una alarma? incluso puso su pierna encima de la mía, suerte que era la de ese lado, en la otra estaba mi polla crecido rápidamente.

 

Paso un buen rato en que puede notar que Ana no estaba dormida y se mordía una de las uñas de sus dedos en mi pecho, eso era deseo, con mezcla de duda, o nerviosismo, finalmente se decidió y separados con cuidado, se coloco de nuevo de espaldas a mi, cogiéndome el brazo y rodeándose con el, lo hizo de forma que pareciera natural que yo también me pusiera de lado mirando hacia su espalda, colabore, lo que no contó era con mi erección que en el giro y su peso cayo de golpe encima de su cintura, se quedo así unos segundos esperando mi reacción, al no haberla, se separo un poco de mi y llevo su mano a mi polla de nuevo, palpando y reconocido, de nuevo, se abrió de piernas se la metió entre los muslos, entendí en ese momento el cambio de vestuario, el pijama se había quedado pillado la noche anterior, un short tan corto y ajustado no daría ese problema, bajo la pierna y se pego a mi, a mi se me fue un poco la mano y la apreté demás contra mi, pero no pareció darse cuenta, o importarle.

Pasamos así un par de horas en que note que seguía despierta, y lo note básicamente por que no paro quieta, no hacia movimientos rítmicos pero aquello le incomodaba un poco entre sus piernas, bajo la mano hacia su pelvis y cogió la punta de la polla que sobresalía bastante, y moviéndola, busco una posición cómoda, hasta que la encontró, y así se quedo, la mar de feliz. Ya eran casi las 9 de la mañana y no podía mas, me dormí.

Uno de lo mejores despertares de mi vida llego, así como a las 2, no se como, cuando, ni por que, pero al despertarme, tenia a Ana de cara a mi, a escasos centímetros de mi cara, dormida, pero lo jodido era que ella estaba en mi lado de la cama y yo en el suyo, ¿como narices habíamos cambiado de posición?, me dio igual cuando note que no solo seguía empalmado si no que mi polla seguía atravesándole de lado a lado, pero en vez de entrar por su culo y sobresalir por su coño, entraba por su coño y sobresalía por su culo. Alucine con lo que debía de haber pasado, teníamos los vientres tocándose, y yo me lo había perdido. Aquella situación, y ver su rostro a escaso espacio de mi, no me frene y la plante un buen beso en los labios, no se despertó pero me dio igual, sabia a fresa y a inocencia. Tenía una de mis manos en su cintura, con la camiseta algo subida era piel con piel, y ella rodeaba mi cabeza con sus manos. Aparte un poco el pelo de su cara, se lo pase por detrás de la oreja. Fue suficiente para que abriera los ojos, me miro dulcemente.

 

-ANA: hola primo, buenos días.- sorprendido por su normalidad, tenía que recordarla la situación.

 

-YO: buenos días princesa, te juro por dios que me encantaría seguir aquí contigo en esta posición, pero necesito ir al baño.

-ANA: jajaja pues ve.

 

-YO: ya, veras, es que para poder orinar, necesito…………eso.- señale abajo, se le abrieron los ojos de golpe, miro, vio la situación y me miro apabullada, pero no se movía.- si no es molestia, ¿ podrías…….?

Se abrió de piernas en seguida y se sentó en el borde de la cama tapándose la cara.

-ANA: ¡¡¡¡ dios, dios, perdona, los siento, que vergüenza. !!!!

-YO: tarquina, no pasa nada, ya te he dicho que me quedaría así de por vida, pero tengo que ir al baño y desayunar- no respondía, me levante y fui hacia la puerta….

 

-ANA: llama antes de volver, por favor.- asentí.

 

El plan fue a la perfección, , mientras meaba y me echaba algo de agua en la cara y colonia de ayer para recordarla lo que ocurrió, pensaba en mi cabeza mil maneras de volver a la habitación para dejarla pillada, al descubierto y que no tuviera mas remedio que admitir su deseo. ¿Llamar antes de volver? Una mierda, lo 1º era no dejarla pensar, fui decidido, revise al casa, no había nadie, y no volverían hasta las 5, cogí el pomo de la puerta, respire y entre de golpe.

El que se quedo pillado fui yo, allí estaba ella a cuatro patas metiendo un dedo en el coño por debajo del short, de espaldas a mi, la visión era un pecado, yo comiéndome la cabeza y ella me lo ofreció en bandeja, gracias a dios la puerto no hizo ruido, y puede acercarme a ella en silencio.

-YO: esta claro que te lo pasaste bien esta noche.- pego un brinco que a la vez se dio la vuelta.

 

-ANA: joder te he dicho que avisaras imbécil- estaba frustrada, se pego las piernas al pecho y bajo la cabeza a las rodillas, se tapo de vergüenza pura. Tenia que sacarla de ese estado.

 

-YO: oye tranquila que yo te entiendo perfectamente, todos nos tenemos que desahogar de vez en cuando.

-ANA: no tu no lo entiendes……………es que ……….yo……………tu……no se que me para, me haces sentir……bien……y me gusta, y tu eres mi primo…… y no me quieres………. y yo no ………..- casi rompía a llorar.

 

-YO: como que no te quiero, si eres el amor de mi vida, llevas 5 días volviéndome loco.

-ANA: no juegues, vale esto es importante para mi, por favor no digas nada a la familia.

 

-YO: ¿te parece que estoy jugando?- la puse una mano en la pierna- ¿si te digo una cosa, no saldar de aquí? Así estaremos igualados.

-ANA: claro.

 

-YO: me da un poco de vergüenza así que no te rías vale.- asintió seria- no tenia que ir a mear, me he ido a masturbarme, o reventaba.

-ANA: ¿que? ¿por que?

-YO: ¿como que por que? ¿Cuantas veces crees que yo me levanto con una preciosidad andaluza como tu con la………cosa, pillada entre sus piernas?

 

-ANA: pues ya llevas un par de días……- se tapo la boca, reaccione “sorprendiéndome”

-YO: no jodas, y yo sin saberlo.

-ANA: dios perdona, no es aposta – empezó a ser ella y no una bola retraída- es que, joder al principio hacia frío, tu das calor, pero te pusiste de lado, no llegaba, y me la pongo así para pegarme a ti, y no se, con la fiesta, lo que ocurrió, sentir….. eso.. ..entre mis piernas, su roce sobre mi………..me…..me…………

-YO: te excitabas.- me miro como habiendo dado en el clavo, cayo de lado sollozando- mira, a nuestra edad normal, somos jóvenes inexpertos y estas cosas pasan.

-ANA: ya pero no me han pasado a mi, y quiero que pasen, pero …………

-YO: ¿pero?

 

-ANA: hasta ahora me daba igual, casi con quien fuera, pero ahora, ahora solo pienso en ti, por eso pasa esto, no esta bien.

 

-YO: me siento muy halagado, pero somos familia………..- la deje caer, dependiendo de su repuesta.

-ANA: bueno………. en realidad………. no somos primos………… de sangre. – ¡LINEA¡ ¡ BINGO! ¡LOTERIA! ¡EL GORDO!, ¡EL NIÑO! ¡EL EUROMILLON! ¡PERRITO PILOTO PARA EL CABALLERO!

 

-YO: eso es cierto, pero aun así existen inconvenientes.

-ANA: ya ……….es una pena.- torció el gesto.

-YO: pero en realidad, estamos solos hasta las 5, y aunque como dices no somos familia, quien mejor que nosotros, si quieres podemos jugar un rato.- se le ilumino un poco la cara.

-ANA: no se, y sin nos pillan.- perfecto su preocupación no era moral ni ética, si no que la pillaran.

-YO: hombre, hay que ser muy tonto para que te pillen, ¿y somos tontos?

-ANA: no, ……….. podemos echar el pestillo, así aunque vengan no nos verán- estaba rendida- ¿a que jugamos?

-YO: pues a lo que tu quieras, no haremos anda que no estés lista, ¿de acuerdo?- asintió segura.

-ANA: he mi instituto juegan a un juego de beber, ponen las anos unos delante de otros, como haciendo palmitas y se les vendan los ojos, luego por turnos deben tocar una partes del cuerpo del otro, si la adivinan ganan y si pierden beben, y el que se emborracha pierde.

 

-YO: me parece bien, pero yo no quiero beber ahora, que tal si el que pierde, se quieta una prenda, el que quede desnudo, pierde.- perdería de todas, yo solo llevaba el pantalón y la camiseta.

-ANA: vale- aplaudió y se puso en posición en la cama delante de mi, yo hice lo mismo, pusimos nuestras palmas de las manos un contra otra y son vendamos ropa los ojos.

-YO: empieza tú , que lo conoces.

-ANA bueno yo solo lo he visto jugar, pero vale, no mires eh….- cogió mi mano y la movió un poco pro toda la zona, para marearme- ya esta, ahora mueve la mano hacia delante y toca, ¿que es?

 

Lo hice, y toque parte blanda, suave, y estrecha.

-YO: ¿un antebrazo?

-ANA: siiiiiii jo, te toca.

Me quite la venda y me asegure de que la tuviera puesta, no podía arriesgar con la zona, demasiado atrevido y podría echarse atrás, pero quería perder, la cogí la mano y la moví lo suficiente, después se la llevé a mi pecho.

-YO: ya

-ANA: que fácil, es el pecho jajaja

 

-YO: premio, te toca.

 

Mismo ritual, toque y palpe claramente un hombro, pero……

-YO: ummmmm no se, ¿la rodilla?

-ANA: jajaja no bobo es el hombro has perdido, así que prenda fuera.- cumplí rigurosamente y me quite la camiseta, estaba a 1 ronda de quedarme en pelotas delante de ella.

 

-YO: voy- la cogí la mano y lleve a mi boca, para ver como reaccionaba.

-ANA: ha esta humedo, es es….- seguía palpando y llego a introducir un dedo en mi boca- ah, ¿la nariz? – los cojones, esta loba también quería perder.

-YO: no tonta, era la boca- y aun con sus dedos en mis labios, le chupe uno con delicadeza.

 

-ANA: ahgggg que guarro- pero habia perdido, se quito la camiseta, sin movimientos eróticos, como si estuviera sola, sus pechos eran preciosos, piel levemente tostada con unos preciosos pezones oscuros.

La siguiente me daba igual, aunque me la pusiera en la cabeza y notara su pelo diría un pie, pero me jodio el invento, me puso la mano en una teta, no podía ser tan desconsiderado.

-YO: esto…….diría que es un .pecho.- y apreté un poco cerciorando, las tenia bien duras y firmes.

-ANA: siiiiii me toca.- al taparse los ojos me acomode la polla, la tenia como una piedra, me di la vuelta y la hice tocarme el culo, lo adivino, muy a mi pesar. Seguimos un rato así.

 

La genialidad llegó cuando me toco el turno, el puse la mano en al base de mi polla, sin pensármelo mucho.

-ANA: vaya, diría que es una……………… pierna.- me eche a reír, cuando se quito la prenda se río también, pero no soltó.

 

-YO: has perdido y te toca pringar.

-ANA: jo me da vergüenza

 

-YO: ¿no eres una mujer de palabra? – herí su orgullo.

-ANA: vale pero mira para otro lado.

-YO: no eso no entraba en el juego, haberlo pensado antes- y me senté cómodamente a disfrutar- venga.- no entendía su reticencia, aun le quedaban las bragas.

 

Se puso en pie rogándome que no con la mirada, remoloneando, pero yo le insistía, hasta que lo hizo, empezó con cuidado, metiendo la mano por dentro del short, fue haciendo hueco y del tirón, se los bajo.

-ANA: ya esta – reía nerviosa, era normal,¡¡¡¡¡ no levaba bragas!!! se presento ante mi una joven de 18 años de piel tostada, con una tetas firmes y bien colocadas, nada excesivas y un buen trasero, totalmente desnuda con su coño al aire, le tenia cuidado con una línea de pelo corto.

 

-YO: ¿pero como que no llevas bragas hija mía.?

-ANA: joder, no se pense que así sentiría mejor tu…….cosa, con el pijama no podía. – se medio tapaba como podía.

 

-YO: jajaja pobrecilla, bien he ganado entonces el juego, ¿no?

-ANA si, jajaja jo que mala soy.

 

-YO si, malisima – la dije con doble o triple sentido.

-ANA: ¿por que lo dices?

-YO: Ana no somos tontos, ha quedado claro, has perdido aposta, y quiero saber ¿por que?

-ANA: jo, es que…. Los que pierden jugando, tienen que besarse, y ….quiero besarte.

-YO: ¿¿todo esto por que deseas besarme?? No necesitabas desnudarte para eso, llevo 4 días deseando tenerte entre mis brazos.- Se tenso entera y me miro, atónita- como te crees que tengo esas erecciones que tu aprovechas.- me levante y camine con calma hacia ella- me las provocas tu.

 

Llegue a su altura, me miro hacia arriba, rogando que diera el paso, y lo di, la rodee con mis brazos, la pegue a mi y la bese, de forma suave y calmada.

-ANA: ummmm, que rico.

-YO: recuerda que iremos hasta donde tú quieras, ¿vale?

-ANA: si – volvió a besarme.

La atraje hacia la cama y me senté, ella se coloco entre mis piernas y se dejo caer sobre mi, quedando los dos tumbados, con ella encima mío, comenzamos a besarnos como colegiales, mis manos repasaban cada centímetro de su espalda, y ella se apoyaba contra la cama, meneaba las piernas que le quedaban colgando, y eso hacia que su parte inferior se frotara contra mi, mi erección se aplastaba contra ella. Fui implementado algunos besos básicos, y ella me fue cogiendo el ritmo, la agarre la cabeza, y comencé a meter mi lengua en su boca, de inicio no sabia que hacer pero, como buen maestro, aprendió rápido, sus pechos aplastados contra mi estaban a punto de reventar, los note duros, con los pezones erectos.

 

-YO: para por favor que no aguante más con los pantalones.- deje caer a un lado de la cama, me incorpore y me bajo los pantalones, joder la tenia hinchadisima, me di la vuelta para que pudiera admirar, se quedo asustada, llevo su mano a la boca.

-ANA: ¿pero que es………….eso.?

-YO: para empezar, deja de decir “eso”, esto es un pene, en realidad un buena polla, grande.

-ANA: joder que si es grande, es más de lo que había palpado.

-YO: peus comprueba, ven aquí,- la acerque al borde de la cama y ella mismo llevo sus manos a mi polla que la apuntaba.

 

La cogió admirando todo detalle, e inicio un sube y baja, casi por comprobar como funcionaba.

 

-ANA: es normal que la tuviera que meterla entre las piernas, es que si no casi me echas de la cama jjajja, puedo……

-YO: lo que tú quieras.- sonrío, comenzó una paja bastante torpe con una mano, yo la ayude a poner las dos manos y hacerla bien, con ritmo.

Casi no podía con ella, la comparativa de sus manos con mi polla era ridícula, me harté de la masturbación.

-YO: ahora voy yo.- la recosté sobre la cama y esta vez fui yo quien me deje caer sobre ella, con cuidado de no aplastarla, ella seguía agarrada a mi polla con una mano y yo me fui a por sus pezones, lamía su contorno, estaban realmente duros su pechos, firmes, de jóvenes que eran, fui bajando mis besos por su ombligo, que me había vuelto loco estos días, y note cierto resorte al pasar por allí, diría que era su “zona especial”. Guarde eso para mas adelante y seguí bajando, hasta llegar a su coño, besando sus muslos admire y olí aquel coño jovial, lo vi francamente mas estrecho que los vistos hasta ahora.- ¿eres virgen? Dímelo la verdad, por que así sabré como tratarte.

 

Un poco avergonzada pero llevada por la pasión lo admitió, yo inicie un forte con mi mano por su zona mas alta, la había visto meterse un dedo, no seria nada especial, seguía dando pequeños besos por toda la zona, pequeños pero lentos, la oí empezar a gemir suavemente, acelere mi mano un poco y llegue a separar sus labios vaginales, allí estaba el clítoris hinchado, lo lamí como si fuera un helado delicado, sin mucho tardar, la note revolverse sobre la cama, ya metía un poco mi dedo corazón en su vagina que rebosaba fluidos, ella me hundí la cara en su coño con las manos aveces, otras cogía una almohada y se tapaba la cara.

 

-ANA: ¡¡¡OHHH DIOSSSSSSSS SIGUEEE, NO PARESSSSSSS NO PARESSSSS NO PARESSSSSSSSS!!!!

Se corrió embadurnando mi mano de fluidos, había estallado de placer, seguí acariciando con mi mano en su entrepierna mientras volvía a subir por su cuerpo, besando cada célula de su piel, note de nuevo un respingo al pasar por su ombligo, volví a sus senos, los trabajé de nuevo hasta volver a tenerla a tono, retorciéndose bajo mi cuerpo, con mi polla golpeando en su vientre, subí por el cuello y me quede allí, aumentado el ritmo de mi mano hasta lograr una 2º corrida, los espasmos que tenia eran brutales, retorcía su espalda mientras se agarraba a las sabanas como si fuera a echar a volar.

 

-ANA; ¡¡¡¡¡DIOS BASTA NO AGAUNTO MAS!!!- cayo rendido todo su peso bajo la cama, yo me tumbe a su lado, mientras seguía besándola el cuello, bajando mi mano a su vientre y acariciándolo con suavidad.

 

Mi polla estaba para usarla de puente entre 2 acantilados, estando yo de lado y pegado a ella, mi polla descansaba encima de sus piernas.

-YO: ¿que estas bien?

No contestaba solo cogía aire, y se mordía el labio mirando mi polla palpitando en sus muslos.

-ANA: tu no te puedes quedar así.

 

-YO: ¿y que se te ocurre?- se quedo mirando un par de segundos y reacciono.

Se puso de lado, como cuando dormíamos, y la entendí, me puse detrás y levantando su pierna puse mi polla directamente frotándose contra su coño, bajo las piernas y quedo prisionera, pero ya piel con piel.

-ANA: es una sensación genial, mejor de lo que creía.

Lleve mi mano a uno de sus pechos y ella giro la cabeza, primero viendo como mi enorme polla sobresalir de su pelvis, luego buscando mis besos.

-YO: voy, puede que me acelere mucho, si quieres que pare dímelo, ¿vale?

-ANA: dale sin miedo, me encanta la sensación de tener…….eso…..tu polla……… ahí.

 

De forma calmada y sin arriesgar, lleve mi pelvis hacia atrás y embestí de forma brusca una sola vez.

-ANA: ains……. sigue.

Otro golpe de cadera, y otro , no soltaba una de sus tetas, pellizcaba el pezón con cierta rudeza, y fui aumentado el ritmo, sintiendo como abría los labios mayores, y como mi polla se abría paso entre sus piernas, empezó a sonar el ruido característico de mi pelvis chocando con su trasero, la fuera era ya bastante contundente, tuve que agarrarla del vientre ya que su pecho se me escapaba, o de cada embestida tiraba demasiado de el, si ya notaba mi polla mojada de sus fluidos, sujetarla por el ombligo la termino de sacar lo mejor, sin parar durante diez minutos bombeaba sin descanso, cogiendo ritmos fáciles de aguantar, sin parar, ella miraba abajo y veía como mi polla aparecía y desaparecía entre sus muslos, yo, recordando, no solo sujetaba, si no jugueteaba con su ombligo mientras ya solo podía besar su espalda, su cara se retorcía con el resto de su cuerpo, se tenso de nuevo y sin parar de golpearla con mi cadera note otra corrida de ella, abrió un poco las piernas pero se las cerré de golpe para continuar mis acometidas. Otra vez no sabia si la chica tenia un orgasmo tras otro o era uno continuado, solo había gemidos y respiraciones fuertes por su parte, me daba igual, después de otros 20 minutos estaba reventando semen por la polla, salió disparado a las prendas usadas como vendas en los ojos, y seguí golpeando bajando el ritmo hasta que note un ultimo charco entre las peinas de ella y mi polla, allí pare.

 

Recosté un poco a Ana para ver su rostro, estaba roja, hinchada, con la boca abierta bebiendo el aire, llevo su mano a mi cara y me atrajo a la suya, nos besamos muy lentamente, con lengua, haciendo gestos claros con la boca.

 

-YO: princesa mía, o paramos o vas a tener que hacer algo mas para saciar a mi amiga.- se sorprendió de mi comentario.

-ANA: pero por dios, ¿aun tienes ganas? yo estoy muerta, james había sentido nada así, no he parado de………echar fluidos- se llevo la mano a su intimidad totalmente manchada. Me acerque a su oído y susurrando

-YO: con una mujer como tu podría estar horas – bese su cuello de nuevo.

 

-ANA: dios y aun queda mas de una semana contigo.

-YO: en la que te voy a hacer derretir los polos, si me dejas- seguía trabajando el cuello.

-ANA: ¿dios que me vas ha hacer?- era mía.

-YO: siempre te lo he dicho, lo que tu quieras.

 

Seguimos abrazados una hora mas, besándonos a ratos con cuidado de no excitarme demasiado o no respondía de mi mismo, se acercaban las 5. así que nos vestimos, arregacemos la habitación, echamos a lavar la ropa manchada de semen y preparamos la algo de comer, durante ese tiempo no había palabras, en las idas y venidas por el pasillo de la cocina al salón, solo carantoñas, me acercaba a ella por detrás y la restregaba mi polla por su culo, buscando sus besos, o ella me empujaba contra la pared aprovechando mi manos ocupadas, y mientras con una mano me arrancaba casi el pelo con cada beso que me daba, la otra frotaba mi polla por encima de la ropa, yo aprovechaba sus manos ocupadas y su indefensión, y le ”magreaba” el culo, no había tenido oportunidad aun, atrayendo su cadera a miembro. Aquel juego estúpido casi nos cuesta un disgusto, en mitad del pasillo con ella contra la pared y yo atacándola por detrás, entro la familia, no dio el tiempo justo de colocarnos las ropa y sentarnos a comer.

 

-MADRE: ¡¡míralos aquí están!! Vaya panda de aburrido sois, ¿salís una noche y ya tenéis que descansar hasta estas horas? Al menos os habréis divertido………..

 

Nos miramos cómplices.

-ANA: si, lo hemos pasado genial.- me guiño un ojo.

 

-YO: y lo que nos queda, madre, y lo que nos queda.

CONTINUARA………