Hoy es un día de esos que me despierto muy caliente, mis bragas amanecen mojadas, mis pezones erectos y siento una comezón en la vagina y en mi culito increíbles.
Desde qué me desperté tengo ganas de ser cogida, más bien no, de ser manoseada, poseída, deseada pero sin ser penetrada, eso me baja la calentura y hoy quiero chorrear de caliente.
Estando caliente se me ocurren mil cosas para hacer,  tomar un autobús lleno, dejarme meter mano, que algún desconocido me dé un “ride” y se la mame por el favor.
Marcar a la compañía de gas y dejarme ver un poco, llamar al plomero con cualquier pretexto y mostrarle mi culo o mis piernas, o tal vez llegar a más y dejarme coger por cualquiera de los antes mencionados.
Tomo una mallas grises delgadas, una minifalda muy pegada de tela negra y muy corta, tacones altos y un camisón largo, sexy,  holgado de esos que de un lado puedes bajarlo hasta mostrar mí sostén sexy sin llegar a lo vulgar y que son largos de abajo pero puedes controlar su longitud subiendo o bajándolo de la cintura.
Como siempre un juego coqueto de Bra y panty y mucha actitud para calentar hombres y sentirme muy puta el día de hoy.
Enciendo el coche y voy a la oficina, el día pasa como cualquier otro excepto que tengo que ir a una bodega de una sucursal a verificar unas propagandas que llegaron.
El chofer de la oficina no está y para manejar en esta ciudad del DF en horas pico se necesita estar loco.
¿Taxi? No mejor metrobús, a esta hora está a reventar y seguramente estaremos todos pegaditos y no faltará quien se atreva a meterme mano como ya otras veces lo han hecho.
Me subo e inmediatamente me rodean, altos, bajos, guapos  y feos no me importa hoy sólo quiero ser sobada, manoseada y deseada por extraños.
El camión avanza y nadie hace nada, solo se me quedan viendo con ganas de violarme pero nadie se “acomide” así que suspiro de resignación pero en la siguiente parada muchos de los que me rodean bajan y sube un grupo de chicos de prepa, 8 aproximadamente, todos me ven y se me pegan, quedo exactamente en la unión de los vagones, pegada a la ventana y completamente rodeada por ellos.
Quedó de frente a la ventana y empieza el primer atrevido, se pone detrás de mí y siento el dorso de su mano en mis nalgas, siguiente parada sube más gente y todos nos tenemos que apretar, quedo completamente pegada a él y paro el culito, veo como le hace señas a sus amigos para que vean mi culito.
Empieza el vaivén nuevamente, un chico a mi lado roza mis tetas con su hombro, las roza varias veces fingiendo acomodarse, mis pezones se endurecen y yo me esfuerzo por que me las toque más haciéndome de lado.
Un tropiezo del camión y me voy de espaldas hacia el chico de atrás, como reflejó lleve mi mano atrás y toqué su pene y también pudo sentir todas mis nalgas en su verga.
El movimiento del camión me hace moverme, rozar su pantalón que debajo de esa tela delgada esta una verga parada por mí.
Entre ellos se empujan entre juegos tontos pero eso hace que me peguen arrimones, están jugando a empujarse para tocarme, estoy jugosa, con ganas que me manoseen y paro el culito más y me subo mi falda por el frente, atrás me ven el inicio de las nalgas enfundadas en mis mallas delgadas, el chico detrás de mí se anima y me dice al oído: “señorita con todo respeto pero esta buenísima”, todos ríen.
Su mano toma mi cintura con el pretexto de que no me caiga con el vaivén, la siento en mi vientre y me electriza, la tomo y yo misma la bajo a mi panochita, me la acaricia sobre la falda, empuja fuerte para sentir mi rajita, al hacerlo me mete la tanga en la panochita.
Esta completamente pegado a mi mientras sus amigos están babeando, juegan como niños pero les dice el que me manosea “fíjense pendejos” pidiéndoles que tapen lo suficiente para que nadie se dé cuenta.
Mi blusa muestra la mitad de mi sostén y todo un hombro descubierto, me muerdo los labios y el al notarlo lo entiende como una clara invitación a que haga más.
Mete su mano bajo  mi blusa y sube hasta mis tetas, las estruja fuerte y yo me pego lo más que puedo a él por atrás como perra en celo, quiero sentir su verga dura en mis nalgas, como quisiera poder mamársela y sentir su lechita.
Bajo una mano y siento su bulto, mi parte externa lo acaricia, comienzo a acariciar con descaro y siento el cierre, lo bajó y acaricio sobre su bóxer, él tiene una mano en mis tetas y otra en mi panochita bajo mi minifalda pero encima de las mallas, aun así el contacto es delicioso, placentero, prohibido, meto mi mano dentro del bóxer y siento su verga dura, palpitante, lo masturbo lo más que puedo y al hacerlo siento como se viene en mi mano, muchos chorros de espeso semen, desperdiciados, mi calentura está al máximo, mis dedos están llenos de semen, espeso, caliente, ufff.
Retiro mi mano llena de su semen y viéndolo a los ojos me chupo los dedos, sus amigos están que no se la creen, mi amante ocasional casi se desmaya.
La parada próxima anuncia mi retirada, le doy un beso de piquito en la boca y comienzo la retirada, siento como aferra sus dedos a mí, a mi panochita, camino aún con su mano dentro de la mini, pero no puede hacer nada más por desgracia para él y para mí, al pasar siento toqueteos por todos lados de todos los demás amigos, seguro querrían lo mismo y no se los hubiera negado pero no se “apuraron”.
Me bajo más caliente de lo que subí, caminar con mi calzón metido en la panocha me excita más, mi olor, mis ganas, mi calentura.
Termina el día laboral sin mayor cosa que contar pero todo el día estoy caliente y al llegar a casa a las 7:30 pm aún tengo ganas, todo el día caliente, es increíble ….
Tomó mi laptop para ver algún video que me inspire meterme los dedos.
A mi mente se vienen recuerdos de mis doce años, cuando conocía gente por chat y para comprarme mis caprichos a veces los dejaba toquetear un poco y a veces más, teclee en Google: chat df, le dí click al primero que salió.
Nombre: Indira69
Sexo: Femenino
Al entrar a la sala muchos mensajes sin sentido, emoticones sin sentido y nada interesante que leer.
Lo único que se me ocurre escribir es, “Tengo una dieta estricta y necesito voluntarios que quieran donar un poco de su lechita para apoyarme un poquito, requisitos: foto de su instrumento parado, foto de cara, que tenga coche y que pueda llegar a la plaza ##### en menos de 20 minutos, soy mujer buena, bonita y muy caliente”, yo vivo enfrente de esa plaza así que para mí no es problema.
De inmediato recibo miles de ventanitas que atender, contesto algunas pero sólo hago caso a una que me manda exactamente lo que pedí.
No me importa el nombre ni la edad con lo que me mandó me basta, y le contesto:
  • Te veo en el estacionamiento techado, 2do piso en el rincón del otro lado de la rampa de subida.
  • Ve higiénico para chupartela delicioso, en cuanto llegues pásate al asiento de atrás que yo me subiré contigo.
  • Llego en 10 minutos como te reconozco.
  • Estaré en un coche ###### blanco, te estacionas a mi lado y me paso a tu coche.
  • ¿Es en serio?
  • Claro, no me dejes plantada.
  • Nunca lo haría me preparo y llego de volada.
Me lavé los dientes, me puse perfume, me retoqué un poco y me dirijí al lugar.
No espere mucho y un coche se pone a mi lado, el estacionamiento esta semi vacío a esta hora y es fácil hacer esto, ya me han cogido en ese estacionamiento muchas veces.
El hace lo acordado y yo me subo con el atrás, al sentarme mi minifalda se sube bastante y mis mallas muestran la forma de mi panochita, está caliente.
  • Hola, Indira, soy Jorge.
    • Mucho gusto, ves como yo no juego con esto, ¿y bien? ¿Te gusto?
    • Jaja esa pregunta es por demás tonta, eres preciosa, pero, bueno, antes de empezar o no sé cómo decirlo, ¿me va a costar?
      • Jaja, claro que no, tú me ayudarás a mi recuerdas, tengo una dieta estricta de (y señale a su pene) y necesito de su contenido para mantenerme así, la realidad es que tengo 100 años y ese es mi secreto para mantenerme joven, jaja ambos reímos.
Él estaba nervioso y yo estaba ardiendo así que sin más me acerqué a él y le plante un beso en la boca mientras mi mano se dirigió directamente a su pene, se sentía duro.
Mientras lo besaba él no sabía qué hacer con las manos, jaja, me dada ternura y flojera pero yo iba por algo solamente así que empecé a desabrochar su cierre y lo saqué.
Una verga curva, uy, esas te raspan rico, que lástima que no me la iba  a meter, quería seguir caliente hasta el final.
Me baje la blusa y saque mis tetas mientras bajaba a mamar, ay que rico, por fin una verga en mi boca, todo el día lo estuve deseando, me la metí completa a la boca, hasta la garganta, mis tetas chocaban con su pierna y él se recostó a gozar de mi boquita, no hizo nada, solo se recostó a gozar.
Yo devoraba su verga, me la sacaba completa y me la volvía a meter, le pasaba la lengua en la punta, bajé a lamerlo los huevos mientras se la jalaba arriba con la mano, el gemía, me la volvía meter en la boca y me agarró la cabeza para cogerme por la boca, me encanta cuando me cogen la boca, embestidas fuertes, que me atraganten, ay dios de recordarlo me mojo, estaba ardiendo, ahhg, ahhhg, ahhhg, se escuchaba ya que me entraba hasta el fondo.
  • Que rico la mamas, así putita, me voy a venir, ahhh, ahhh.
Se la mamé más rápido, hasta sentir sus primeros chorros en mi lengua, que rico, todo el día esperando esto en mi boca, la chupé con desesperación, deje que se me escurriera la lechita por los labios, me separé de el para que viera mi boca semi abierta llena de su semen, ver la cara de ustedes cuando una hace ese tipo de cosas es lindo, no saben cómo “agradecer” jaja.
Sentí aún unos chorros directo a mi boca salpicando un poco mi nariz y mejillas, me la volvía a meter y tragué, tragué como si tuviera sed, pasaba mi lengua en círculos por su cabeza, estaba palpitante, roja.
Alcé la cara y con los dedos me limpié los restos de su semen den mi cara, me los chupe, mi mano seguía en su pene, comenzaba a bajarse, lo lamí despacio agradeciendo esa cantidad de lechita que me había regalado.
Metí mis tetas en su lugar, no tuvieron suerte esta vez, jaja.
Me alcé y le planté un beso muy cachondo para que probara su semen, el me besó con locura, le di las gracias por la lechita y me bajé, él me quiso detener metiéndome mano pero yo coquetamente me zafé y le dije “bye” con la mano.
Ufff, estaba caliente, mi panochita palpitaba, mis tetas pedían a gritos ser manoseadas, mis nalgas, mi ano, mi cuello pedía ser lamido, me subía mi coche, lo encendí y regresé a mi casa, el solo roce entre mis piernas al caminar me excitaba, me animaba a querer más ese día.
Volví a entrar al chat y puse la misma frase con las mismas condiciones, de nueva cuenta me llovieron ventanitas pero solo hice caso a las que mandaron lo que pedí, me llamo la atención un tipo guapo de cara, güerito, ojos claros, barbón, de esas barbas de dos días, se veía muy sexy, y lo mejor de todo se le veía un pene descomunal, uyyy palpitó mi amiguita solo de imaginarlo entrando en mí.
Quedamos, me lavé los dientes, y al salir me vi en el espejo, chupe mi dedo, me quite las mayas y la mini, me había quedado solo en el blusón, no me gustó así que tomé un vestido pegadito azul, hermoso, de tela elástica, se me pegaba al cuerpo muy rico, lo acomodé y me llegaba 3 o 4 dedos abajo de las nalgas, solté mi sujetador y lo retire, se me marcaban los pezones, la tanga me la dejé puesta xD.
Me subí al auto y mientras esperaba me tocaba la entre pierna, estaba muy caliente, con ganas de un hombre, con ganas de coger, con ganas de ser una puta y la imagen de él en mi mente me excitaba más, era guapo, muy guapo.
Un motor se escucha a mi lado, era una camioneta familiar grande, con vidrios polarizados atrás, asientos de piel, lujosa, WoW pensé, aparte de guapo con dinero, jiji, combinación perfecta.
Nos vimos, él se bajó y se dirigió a mi vehículo para abrirme la puerta, lo cual le sumó a todo lo antes mencionado: caballeroso, me vio las piernas y al inclinarme para salir pudo notar que no traía sostén.
Israel, me dijo y me plantó un beso en la mejilla, abrió la puerta de su camioneta y me ayudo a subir en ella, al sentarme en al asiento el vestido se me subió bastante.
–       Que rica estás mami
Mientras metió sus manos en mis piernas y me alcanzó la boca con un beso, uff, con decisión el chico, otra cualidad más.
Nos besamos como novios un buen rato mientras me metía mano en un tipo “pre” para calentarme, él no sabía que yo ya venía ardiendo, empezó a bajar por mi cuello, lamiendo despacio y sus manos juguetonas recorrían la redondez de mis nalgas y la firmeza de mis piernas, subían también por mi ingle hasta sentir la entrada de mi vagina sin llegar a ella, parecía un amante perfecto, que disfrutaba el momento, un cazador que quería poner a su presa justo en el lugar preciso para atacar.
Yo abría la boca en señal de excitación y echaba mi cabeza hacia atrás, abrí un poco las piernas invitándolo a que me dedeara y así lo hizo, me empezó a meter mano abajo mientras bajaba mi vestido sacando ambas tetas, con su lengua se apoderó de un pezón, solo un pezón, la lengua hacía círculos en él y eso me hacía chorrear, me recosté en el asiento y el en una maniobra rápida movió algo y el asiento prácticamente quedo reclinado casi como cama, alcé una pierna para recargarla en al asiento y el bajó, de mi pezón a mi abdomen, lamió sobre la blusa mi ombligo, hizo a  un lado mi tanguita y me dio lamidas deliciosas en mi panochita.
Madre mía, este tipo era único, me la chupaba delicioso, tenía una lengua riquísima y su barba me raspaba, era una sensación muy rica, me metía un dedo mientras su lengua y sus labios se apoderaban de mi clítoris, me hizo terminar riquísimo, arqueaba la espalda en señal de que estaba viniéndome, estaba dominada por él, haría lo que él quisiera.
Terminé y el subió a besarme, para pasarme el olor penetrante de mi sexo, uy, lo recibí como perra en celo, lamí sus labios, su boca, chupe su lengua y tenía que agradecerle, de muy buena manera así que sin pensarlo saque su pene del pantalón y me hinque en el piso para mamársela, él se sacó el pantalón con todo y su bóxer, se la mamé lo mejor que podía, desde la base hasta la punta, los huevos, la lengua en la cabeza y de la nada me la tragaba completa sintiéndola en mi garganta, mi labio inferior trataba de meterse los huevos a mi boca lo más que podía, pero con cada embestida crecía más, llego un momento que al metérmela completa me ahogaba, debía medir no se unos 23 centímetros o algo así, no era muy gorda pero si lo suficiente como para llenar por completo mi boca, era como mi tamaño ideal, me llenaba perfectamente.
Seguí en mi labor por 20 minutos algo así, me encanta chupar la verga, él estaba recostado disfrutando y desde arriba me metía mano en las tetas.
–       ¿Te quieres subir?
Pensé que nunca lo diría y mi panochita estaba ansiosa, al sacármela de la boca tomó un condón y se lo puso, me extraño y me “decepcionó” un poco porque a mí me encanta al natural, pero no me importó, me paré, me bajé la tanga, me quité él vestido y me subí en él, desnuda completamente, él se retiró la playera también quedando desnudo completamente.
Ay, mi vagina sitió la primer verga del día, y estaba deliciosa, al estar de frente me manoséo las tetas a placer, me las lamía y yo me movía como puta en celo sobre él, me panochita soltaba muchos, muchos jugos, empapaba su pene de ellos, me jalaba de las nalgas, me metió un dedo en el culito y me jalaba de él para moverme, uy, estaba a reventar.
Me movía frenéticamente sobre él y el me lamía las tetas, paso a los costados de mis tetas, las costillas, ufff, que rico me calentaba, se fue saliendo y me la sacó, quedé recargada sobre el asiento en 4, se puso de tras de mí y me empezó a lamer la vagina en esa posición, obviamente su nariz tacaba mi culito, ay que rico.
Subía con su lengua de mi panochita a mi culito, los lamía delicioso, su lengua entraba lo más que podía en mi culito, yo como buena zorrita me abrí las nalgas para que pudiera maniobrar más ahí, me punteaba con la lengua en el culo, luego metió un dedo completo, yo gemí, gemí muy cachondo.
Me movía solita hacia atrás queriendo sentir más, con mi mano acariciaba sus huevos y sentí la dureza de su verga, yo solita me la acomodé en la entrada de mi culto, él me ayudó y metió la cabeza en él, yo me aventé hacia atrás para sentirla toda de un solo jalón, ay dios, que rico, que rico, me ensartaba yo solita, el solo cerraba los ojos y me decía: Que rica estás mami, así me gusta así, dale.
Me ensarté solita por un muy buen rato, gemía de placer, y comencé a gritar literalmente cuando me empezó a  dar nalgadas, uy que rico, cada vez que me ensartaba en él hasta atrás sentía una nalgada fuerte, que rica sensación, me encanta el sexo duro cuando estoy ardiendo.
Me jaló hacia él, mi culito lleno de su verga y me empezó a sobar las tetas, muy duro, presionó mis pezones, los pellizco, ufff, más dolor, que rico, me pegaba en las tetas también y me mordía la espalda, cuando me soltaba me daba nalgadas, yo estaba en la gloria.
Empezó a gemir muy fuerte, estaba a punto de venirse pero yo no quería desperdiciar esa lechita así que me zafé de él y le quite el condón, me voltee y la puse entre mis tetas, con la lengua  abierta para que en cada embestida sintiera su verga grande, palpitando en mí.
Me dedee yo sola y con la otra mano agarra mis tetas para ponérselas en su verga, la escena era demasiado morbosa, una rubia güerita muy rica dedeandose sola y ofreciendo sus tetas como una puta, el no aguantó mucho y me soltó sus chorros de leche, dios, eran demasiados, me cayeron en la boca, en la cara, agarró su verga y dirigió sus chorros a mis tetas, a mi ombligo, a mi panochita, prácticamente me baño en su lechita.
La sensación de ser bañada literalmente me excita demasiado y yo me comencé  a venir también con él, gemía y sacaba la lengua para recibir más chorros, lo miraba a los ojos, el me pegó con su verga en la boca, yo trababa de aprisionarla para limpiarla.
Tome los restos de semen de mis tetas y me los embarre en ellas como si fuera una crema cara, la que cayó cerca de mi vagina me la metí, sí, me la metí en mi panochita para sentirla, la que estaba cerca de la boca la jale con los dedos y la saboree, la cara de mi nuevo amigo lo decía todo, aparte de que había terminado ver una escena así de cachonda lo tenía boqui abierto.
Se acercó a mí, nos besamos, se recostó encima de mí, cansado, había sido una muy buena sesión de sexo de casi una hora recibiendo verga muy rico.
Nos abrazamos como novios, me besaba, me manoseaba, su verga aún estaba semi parada y no la quise desaprovechar, me le monté encima, esta vez sin condón, ay que rico, me movía despacio, en círculos, el me veía con cara de sorpresa, no decíamos nada, el lenguaje corporal lo decía todo, me moví rápido, hice todo el trabajo, el soló cerró los ojos y me acariciaba las tetas.
Sentí como se infló de nuevo su instrumento y me inundó la panochita, que rico, que rico ….
Caí rendida sobre él, con su verga ensartada en mí, el auto apestada a sexo, mi cuerpo más, mi sudor y el suyo estaban mezclados igual que nuestros fluidos, era suya y él era mío.
Qué extraña, rica y placentera situación sentía con un extraño, con mi extraño, porque a partir de ese día lo haría mi extraño, y de ese día a hoy he repetido ….
Anexo una foto de la última visita que tuvimos, aún me mojo de recordarlo, aún lo siento como si fuera ayer.
Me vestí, le regalé mi tanga, mi teléfono, le agradecí bastante y le pedí, le rogué que me buscara, que con gusto lo atendía.
Ese día dormí completamente feliz como novia de secundaria …. Llenita, satisfecha, cansada …..
Indira.
Aquí unas fotitos.
PARA CONTACTAR CON LA AUTORA:
indira2bebe@gmail.com

¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!