MALCRIADA2Las Profesionales son relatos originalmente escritos en español y no existen versiones en ingles o en otros idiomas por el momento. De ser publicados fuera de la página de todorelatos.com solicito sea comunicado previamente y se mencione la fuente y su autor.

Las situaciones sexuales descritas en estos relatos son producto de la ficción. En el mundo real, existen serios peligros de enfermedades de contagio sexual, practique el sexo seguro. Use preservativos y protéjase usted y a su pareja sexual.

Las Profesionales – Maestro de Marionetas Esclavas.

La vista a través de la ventana del quinto piso del nuevo edificio de Baxter Health Care & Spa era simplemente hermosa, algunos de los edificios mas pequeños del complejo podían verse a la izquierda y a la derecha claramente se apreciaban los árboles que rodeaban las extensas hectáreas de montaña donde estaba ubicada la instalación. Más allá en el horizonte lejos de las montañas se apreciaban los suburbios y luego los edificios de la ciudad que hacia pocas horas despertaba a un nuevo día.

Robert Sagel, sentado en la comodidad de su nueva oficina, observa la tranquilidad del panorama. Teclea algunas órdenes en la computadora portátil colocada en su escritorio, mientras sostiene un ejemplar de Social World Magazine, en portada aparece la foto de una hermosa mujer de por lo menos 45 años, de hermosos ojos verdes, cabellos castaños y piel clara, vistiendo un costoso vestido ejecutivo de saco y blusa de seda la cual deja entrever un hermoso par de senos que aun se mantienen en buen nivel dándole un excitante y a la vez elegante porte, sobre la foto el título del reportaje central es “Vivian Deveraux una profesional de éxito digna de imitar”.

Abriendo la revista observa el contenido del artículo y sonríe al escucha un timbre proveniente de la página web de su banco en línea, revisando el monto de la cuenta descubre que los fondos que esperaba han sido transferidos con éxito. Leyendo en voz alta dice:

– “… ser una profesional de éxito es muy complicado en estos días, donde las responsabilidades y competencias de una mujer, día a día son puestas a prueba en la dura lucha por escalar las posiciones desde el suelo hasta la cima de la realización personal…” Agggg ummmmm.

Robert deja escapar gemidos mientras sonríe al mirar a la desnuda Vivian Deveraux que esta a cuatro patas en la mullida alfombra de la oficina, ella lo observa entretenida en su labor de mamar a su dueño, sus ojos verdes se mantienen opacos y con mirada ausente mientras Robert acaricia sus cabellos, ella solo usa un par de zapatos de altos tacones de aguja y un elegante collar de perlas con una plaquita de plata que dice “Vivi”, un murmullo llega desde su vagina y su ano donde dos vibradores activados mantienen su vulva empapada por sus jugos que escurren por sus muslos.

Robert con un control remoto activa el nivel 5 de ambos vibradores inalámbricos, Vivian tiembla al sentir como los aparatos aumentan el ritmo, en su mente su propia voz se combina con la de Robert escuchándose decir “buena chica Vivi, buena chica, da el código de seguridad de tu banco a tu amo, solo eres una buena chica obediente y dócil, tu amo te premiara si obedeces”

– Buena chica Vivi, muy buena chica, bien sabes que pude sacarte cualquier cosa de esa cabecita tonta que ahora tienes, pero me encanta premiar a mis esclavas, definitivamente eres toda una profesional digna de imitar… y mira hasta donde has escalado, hasta la alfombra de mi oficina.

El intercomunicador se activa y la secretaria le informa.

– “Dr. Sagel la Dr. Helen Bells esta aquí para su reunión de las 8:30”

– “Muy bien Tara dile que entre”

Segundos después la puerta de la espaciosa oficina se abre dando paso Helen que como siempre camina con exquisita elegancia y con paso decidido avanza hacia Robert, ella viste un conjunto de saco y minifalda ejecutivo azul oscuro, blusa de seda blanca y medias con ligueros de encaje que cubren las esculturales piernas calzadas con zapatos negros de tacón de aguja, el rítmico andar hace que sus caderas se muevan en un excitante vaivén y sus senos se muevan arriba y abajo haciéndola de lo mas deseable. Robert sonríe al apreciar esa obra de arte y se complace al ver el subir y bajar de esos hermosos y redondos senos pues el sabe que Helen no lleva puesto ni sostén ni bragas como se le ha entrenado. No es posible evitar una erección al ver caminar a esa mujer que casi es una pieza de arte viviente, la cual transpira deseo y afecta el libido ya sea a hombres o a mujeres.

– Buenos días Dr. Sagel.

– Mejores ahora Helen… toma asiento.

– La comitiva extranjera ha llegado a las instalaciones tal como usted lo solicitara.

– Excelentes noticias Helen y cuenta como avanzan los preparativos del nuevo proyecto…

Robert siente como Vivian Deveraux tiembla de pies a cabeza sin la necesidad de que aumente la velocidad de los vibradores, ella sigue mamando el erecto miembro de Robert, debe ser tan humillante para ella saber que otra persona puede verla a 4 patas y mucho más que ella sea usada como un juguete sexual que solo tienen como propósito ordeñar la verga de un macho que la domina.

– Todo marcha según lo planeado, en el transcurso de esta tarde y mañana en la mañana estaremos recibiendo los primeros resultados del experimento en la mansión.

– Muy buenas noticias Helen, mantenme al tanto de avances…. Encárgate por favor de llevar a nuestra invitada VIP a su celda, digo a su habitación 5 estrellas… parece que esta disfrutando muchísimo su visita a nuestra clínica de reposo.

Diciendo esto Robert coloca una cadena al cuello de la sumisa Vivi y la entrega a Helen que rápidamente tira de ella y Vivi sacando la verga de Robert de su boca le mira con una mezcla de excitación y desaliento por no recibir la totalidad de la deseada recompensa, gateando a 4 patas avanza tras Helen que la lleva hacia una de las puertas ocultas de la oficina y al llegar la hace que se levante, le saca ambos vibradores de sus huecos y le hace limpiarlos con su boca y lengua, estando en eso Helen le dirige una mirada cómplice a Robert y le comenta:

– Pronto tendremos muchas más de estas elegantes señoras a cuatro patas, la campaña de publicidad esta resultando un éxito.

– Tal cual lo dices Helen, pronto tendremos más trabajos VIP, la inauguración de la clínica y centro de reposo y descanso VIP ha sido un rotundo éxito en la operación, lo que me recuerda dile a Tara que revise todo para el recorrido de las instalaciones, descuida Helen, esta vez no regalaremos nada de nuestro inventario, creo que al contrario estarás complacida con los aportes que nos traen esta vez nuestros invitados.

Con una sonrisa Helen abre la puerta oculta en el muro, suelta la cadena del cuello de Vivi y Vivian sin siquiera recibir una orden con sus manos separa sus labios vaginales para facilitar que Helen coloque la cadena en la argolla que hacia unos días había comenzado a adornar su hermoso y depilado coño.

Ambas mujeres desaparecen tras la puerta, Robert acomoda sus ropas y acciona el intercomunicador mientras dice:

– “Tara, informarle a mi invitado que pueden pasar”

– “Inmediatamente Doctor”

Un momento después Tara abre la puerta dejando pasar a la oficina primeramente a un hombre de sobrio aspecto ejecutivo de aproximadamente 50 o 60 años, su rostro de marcadas facciones asiáticas da a su aspecto un porte misterioso e imponente. Justo a dos pasos detrás del hombre avanza una chica igualmente asiática en la cual destacan tantos atributos femeninos que van desde sus redondeadas y respingadas nalgas, pasando por sus caderas justo debajo de su cintura estrecha en su delgado y delicado cuerpo como es usual en las asiáticas, algo no tan usual en su origen son un par de hermosos y redondos senos 34C que en comparación con su cabeza parecen estar fuera de proporción en ese menudito cuerpo, no mayor a 1.65 metros de altura. Sus cabellos negros tan oscuros como la noche descansan a un costado de su cabecita en la cual lo mas inusual de todo lo hablado es lo más interesante de la recién llegada, un par de hermosos ojos azul grisáceos que le dan un toque aun más místico a toda ella.

Robert como es protocolo se levanta de su escritorio y avanza a su encuentro, se detiene y hace una perfecta reverencia que es devuelta por ambos visitantes mientras Robert les comenta.

– Hasegawa-Sama. Es un honor para mí recibirle en mi oficina.

– El honor es mío Rooober-San, ha sido un largo viaje pero ha valido la pena.

– Hasegawa-Sama tome asiento por favor.

El recién llegado toma asiento y conversa con Robert mientras la chica se mantienen de pie junto a su jefe quien no es mas que Tetsu Hasegawa, CEO de Hasegawa Group, una de las más grandes compañías de bioquímicas de oriente, en las cuales destaca su departamento de desarrollo de fármacos biotecnológicos, ella es Akemi Miyake una ejecutiva de 22 años la cual inicio en el Grupo Hasegawa como responsable del departamento investigación y desarrollo. Poco tiempo después de su contratación Hasegawa decidió que Akemi debía encargarse de complacer cada deseo que el tuviera en mente y para tal fin había sido enviada como enlace con Industrias Fredensborg, su socio comercial y su principal cliente de bioquímicos, tiempo después en las expertas manos de Robert, Akemi se convirtió en la leal y servicial esclava que ahora de pie sostenía el maletín de su amo mientras el conversaba con su anfitrión. En su mente no había más que la orden de ser dócil y obediente a las ordenes del gran señor Hasegawa.

Por lo menos eso es lo que pasaba en la mente y a los ojos de Akemi, pues en un singular uso de una profesional, todas y cada una de las palabras dichas por Hasegawa llegaban a los oídos y cerebro de Akemi la cual las traduce para Robert sin el menor contratiempo y cada respuesta de Robert pasaba por igual camino para llegar a Hasegawa, aun para Robert era fantástico ver como un juguete sexual era usada como un traductor viviente sin ella cometer el menor error.

– Si me lo permite Hasegawa-Sama, le invito a recorrer las nuevas instalaciones de nuestra Clínica de reposo, le anticipo que se sorprenderá de los adelantos que hemos logrado en tan corto tiempo.

Una leve pausa y nuevamente la hermosa voz de la sumisa entrenada, enuncia las palabras en perfecta traducción para su jefe que al momento responde y la voz de la sumisa llega a Robert que no se cansa de admirar lo hermoso de sus trabajo.

– He esperado con ansias el conocer las nuevas instalaciones Rooober-San, pero quisiera primero que nos encargáramos del equipaje que he traído conmigo.

– No faltaba más, pero ya he girado ordenes sobre ese punto, de cualquier forma iremos a dar un vistazo, acompáñeme por favor.

Ambos salen de la oficina seguidos por Akemi que camina justo a dos pasos detrás de su dueño. Toman un corredor que los lleva a una espaciosa área donde una puerta les da acceso a un cubículo donde un falso espejo les permite ver a un grupo de 6 chicas asiáticas, vestidas todas con el uniforme de empleadas de Hasegawa Group, falda larga y saquito ejecutivo azul marino, con blusa de color blanco con una corbatita del mismo azul del saco. Todas conversan animadamente mientras se van sentando en las sillas destinadas para ellas en una sala de proyecciones, donde según Tara y Mitzuki les han informado, podrán ver un corto video explicativo de la Clínica Baxter.

Poco a poco todas toman asiento y el video inicia, donde puede verse aparecer una sonriente Patricia Zurita, la cual empieza a comentar todo lo que Clínicas Baxter ofrece en sus instalaciones. Hacia solo una semana que Patricia Zurita había anunciado su pronta renuncia a su empleo en la cadena de noticias donde había ganado fama, para convertirse en el rostro y vocera comercial de Clínicas Baxter. La primera campaña publicitaria había tenido una rapidísima aceptación entre jóvenes mujeres de clase media y clase alta.

Tara y Mitzuki se colocan al fondo de la sala, el video continua y poco a poco el murmullo de las chicas se va apagando mientras por un lado prestan atención al video y por el otro el gas inodoro e incoloro va llenando la sala relajándolas y aturdiéndolas lentamente, la gran mayoría de los hermosos rostros asiáticos van reflejando el aturdimiento. Una de las chicas sentada casi al frente sacude su cabeza intentando despertarse y extiende su mano torpemente para llamar la atención de su compañera que mira aturdida la pantalla donde Patricia sigue explicando los detalles de Clínicas Baxter. Mitzuki avanza entre las chicas con una mascarilla respirador en su rostro, sacando un aplicador inyecta el cuello de la chica dejándola fuera de combate en dos segundos.

Mitsuki empieza a colocar las correas restrictivas en las piernas y brazos de las aturdidas chicas, mientras Tara con un carrito lleva 6 juegos de visores de realidad virtual que va colocando en las cabezas de las chicas ya atadas y conectándolos a terminales ocultas bajo los cómodos asientos.

Robert observa a sus esclavas sumisas trabajar sin contratiempos en las nuevas candidatas mientras escucha a su acompañante hablar y luego la voz de Akemi llega desde su espalda.

– Espero que concuerde conmigo Roober-San esta vez he traído a las más hermosas de mis empleadas.

– Debo reconocer el excelente gusto que demuestra con cada una de sus entregas Hasegawa-Sama.

– ¿En cuanto tiempo podré tener a este grupo preparado y listo para lucirlo en mi colección?

Ya para este momento la mayor parte de las chicas tiene puesto el visor de realidad virtual que Tara va colocando, mientras Mitzuki va levantando las faldas de las chicas y quitándoles las medias y cortándoles las bragas y sostenes a cada una, mientras ajusta consoladores en sus coños y pone electrodos en sus vulvas y en sus pezones.

– Estamos mejorando día a día nuestras técnicas, hemos reducido muchísimo el tiempo de adoctrinamiento, mucho más con los nuevos químicos que nos esta proporcionando. Deberíamos estar entregándole este grupo en menos de 15 días. Muy pocas mujeres han podido resistir el romperse en uno o dos días una vez iniciamos el tratamiento intensivo.

– Me parece excelente, quisiera tener a estas sumisas a mis pies lo más pronto posible. Me gustaría conocer el proceso de conversión de las esclavas.

– En ese caso acompáñeme, visitaremos en corazón de las Clínicas Baxter.

A varios kilómetros de las Clínicas Baxter, en un exclusivo barrio residencial a las afueras de la ciudad, donde las mansiones son de dos a tres niveles, con muchísimas habitaciones, rodeadas de muy cuidados jardines y árboles frondosos al frente, a los costados y sin dejar de lado la elegante piscina trasera de la mansión, la agitada vida de una familia continúa sin novedades aparentes. James Baxter esta sentado a la mesa de la cocina leyendo el periódico del día, mientras todo el lugar se llena con el aroma del café mañanero preparado por su empleada Rossana que ahora viste su usual uniforme blanco y negro de empleada doméstica mientras termina de preparar el desayuno para Susan Baxter que se ocupa apuntando cosas en su agenda electrónica justo antes de salir para comenzar un nuevo día de trabajo.

– Niñas a desayunar, es la tercera vez que les llamo, no estoy para perder el tiempo.

La voz de Susan llena la casa al tiempo que mirando a Rossana le ordena.

– Ve y diles que bajen de una buena vez pues si no, no podré despedirme de ellas, debo salir ya o llegaré tarde a la oficina otra vez.

– Si señora.

James Baxter levanta la mirada de su periódico y con un autoritario tono de voz se dirige a Rossana.

– Espera Roxy… ven junto a mí.

Sussan sigue ocupada apuntando cosas en su agenda electrónica y James observa detenidamente en una pantalla de cristal líquido, que sostiene camuflándola en su periódico de la mañana, puede ver un video de alta resolución a todo color. Mientras su mano libre acaricia la pierna de Roxy por debajo de la falda, Roxy sube su falda para que Mr. Baxter tenga mejor acceso a su coño y su culo, la mano de James le acaricia una nalga y ella siente como su coño empieza a soltar sus babas. En el video puede ver claramente la señal inalámbrica de las, por lo menos 20, cámaras ocultas que cubren todas las habitaciones y lugares de la mansión, el video central muestra a la menor de sus hijastras vistiendo un cortísimo “baby doll” casi transparente que él le había comprado hacia unos días, aunque ella no lo recordara.

Melissa esta sentada en su cama con sus piernas abiertas mientras la lengua de su “mejor amiga” Valeria Crowell explora el coño y toma prisionero con sus labios y dientes el clítoris de Melissa mientras esta gime y aprieta las sabanas y sus pechos sobre el “baby doll” de encaje. Un segundo después Valeria se desnuda y le besa con sus labios llenos de humedad y tomando una toalla se dirige al baño.

James cambia el número de imagen y aparece Valeria desnuda a punto de entrar a la tina de espuma para darse un baño. cuando la imagen muestra a la chica dentro de la tina y la siguiente imagen muestra a Melissa sola en su habitación James Baxter le ordena a Roxy.

– Ve por ellas Roxy y hazlo como se te ha ordenado.

– Enseguida señor.

Susan continua escribiendo en su agenda justo como se le a ordenado previamente, sin tomar en cuenta nada de lo que pase entre James y Roxy, es irrelevante cualquier cosa que vea o escuche entre ellos, su vida continua justo como ella cree que debe seguir. Rossana sube las escaleras y siente la incomodidad del dilatador anal que, metido en su ano hace un par de horas, esconde bajo su vestido de empleada domestica. Rossana sube al primer piso y toca la puerta de la habitación de Melissa, Rossana toca dos veces más y luego de murmullos y cuchicheos una muy molesta Melissa abre la puerta gritándole a la cara a Rossana

-¿QUÉ?

– FUCKTOY MELY

Los ojos de Melissa se vuelven vidriados y su mirada perdida demuestra que su cerebro se ha desconectado de la realidad justo como se le ha condicionado. Roxy la observa y le dice:

– Dime lo que eres.

Melissa abre su boca y sus palabras escapan de ella con una voz casi como un mantra.

– Solo soy una boca, un culo, un coño y un par de tetas.

– El amo dice que hagas lo que se te ha ordenado y que no tardes en complacerlo.

Un recuerdo en su cerebro se activa claramente como una película que ha visto miles de veces, cada detalle de lo que debe hacer es claro como el cristal para ella, Melissa retrocede hasta su cama y recoge una maleta de viaje pequeña colocada junto a la mesita de noche, abriéndola saca una bolsa de papel lleva impreso el logo de un sex shop, contiene un nuevo consolador con correas para ajustarlo a la cintura. Este nuevo juguete le proporcionaría horas de diversión junto a Valeria. Cerrando la maleta deja la bolsa de papel con su contenido debajo de la cama. Vuelve a la puerta donde le espera Roxy.

– Esta hecho. ¿El amo estará complacido?

– Buena chica, despierta ahora puta Mely.

Los ojos de Melissa parpadean un segundo y ajustan su visión de Rossana su empleada de pie en la puerta de su cuarto y la ve gesticular algunas palabras mientras le tira la puerta en la cara.

– Señorita Melissa su madre dice que por favor baje a desayunar por que…

– No me jodas…

Rossana no ha terminado de hablar y la puerta del cuarto se cierra con un sonoro golpe. Melissa camina descalza hacia su cama vistiendo su cortísimo “baby doll” casi transparente, lo que dificulta sobremanera ocultar sus hermosos senos y sus muy bien torneadas caderas y nalgas, justo antes de llegar a la cama, la puerta del baño de su habitación se abre y una hermosa chica de cabellos castaños oscuros y brillantes ojos miel sale solo envuelta en una toalla blanca, camina hasta el borde de la cama donde Melissa ya esta sentada y le pregunta.

-¿Qué fue tanto alboroto?

– La estúpida desubicada de la empleada que viene a tocarme la puerta, ¿Quién se cree ella para venir a apresurarme en mi propia casa? La deje hablando con la puerta en las narices y le dije que no me jodiera la mañana…

Roxy continua su camino hasta la puerta del cuarto de la mayor de las hermanas Baxter, los tres golpes en la puerta traen de vuelta a la realidad a Samantha y antes de atender la puerta se empieza a ajustar la ropa luego de realizar un espectáculo sexual a su novio vía Webcam, y sin ella saberlo también le mostraba cuan puta es a su padrastro que la observaba por las cámaras ocultas en su cuarto, avanza a la puerta y se encuentra con Rossana.

-¿QUE?

– FUCKTOY SAMMY

Al igual que en Melissa, los ojos de Samantha se vuelven vidriados y su mirada se pierde en el vacío, su cerebro se convierte en una pagina en blanco donde sus dueños pueden escribir sus deseos, por más perversos que sean, y ella estará encantada de complacerlos. Roxy la observa y le dice:

– Dime lo que eres.

– Solo soy una boca, un culo, un coño y un par de tetas, a tus órdenes.

– El amo te ordena que recuerdes y hagas lo que se te ha ordenado, no tardes en complacerlo.

En la mente de Samantha mas que un recuerdo una secuencia de imágenes se proyectan disparando sus mas fuertes instintos sexuales y sus deseos sadomasoquistas al ver atada y a cuatro patas en una mesita de la estancia a su madre, completamente desnuda mientras Rossana se la coge con un gran dildo negro que le ensarta por el culo y ve a su padrastro James usando la boca de su madre como si fuera un coño donde mete y saca con fuerza y velocidad su erecta verga haciendo que los gemidos que llenan la habitación bajen de intensidad.

Pero no son solo los gemidos de su madre los que ella escucha, justo a su lado su esta sentada su hermana menor, ambas están sentadas en un cómodo sofá mirando como usan a su madre. Melissa esta desnuda bombeando su coño con un vibrador y con el rostro inexpresivo se masturba como una poseída mientras gime y se convulsiona de placer. Una quinta mujer, que viste un elegante traje ejecutivo, acaricia por la espada a su hermana y le sostiene los senos y acaricia el clítoris, mientras le dice algo en el odio a lo que la aturdida Melissa solo responde.

– Sí, lo haré Mistress Helen… lo haré Mistress Helen…

– Buena chica, buena chica putita mely, ahora correte para mi como la puta descerebrada que eres.

Mientras el vibrador sigue insertado en su coño, un orgasmo gigantesco barre el cuerpo de Melissa y gemidos y gritos llenan la mansión mientras convulsiona de placer a las órdenes de sus dueños, y como si de un juguete al que se le acaban la cuerda se tratara, sus brazos caen a sus costados y su cabeza se inclina hacia un costado pues no tiene la energía suficiente para mover un músculo, leves espasmos y el movimiento de su pecho al respirar atestiguan que no ha muerto víctima del placer.

Samantha siente como su cuerpo se eriza al ver que aquella mujer besaba a su hermana en los labios y luego lentamente la abandonaba para colocarse detrás de su propia espalda y llenarla de caricias como lo hiciera con su hermana, mientras le susurra al oído sus palabras… no, no palabras, ordenes, sí eran ordenes que ella debía cumplir.

– Volverás a casa luego de salir con Sammy hacia las montañas, entraras a buscar a tu hermanita, no te interpondrás en lo que veas que pasa entre tus padres y su empleada. Te excitara mirar, te encantara lo duro que traten a esas putas y necesitaras caricias y besos, si tu hermana te besa corresponderás y si ella no te besa tú la besaras Sammy. Obedecerás cada palabra que Roxy te diga, cada cosa que ella quiera que hagas con tu hermana no tendrás ninguna duda en realizarla. Serás conciente de todo y de todas las putadas que hagan, sabrás claramente que tu naciste para ser una puta perra mamavergas que solo vive para complacer a sus dueños… eres una buena chica Sammy.

– Soy una buena chica Mistress Helen.

Diciendo esto ambas mujeres se besan y en la mente de Samantha no existe otra cosa que ayudar a sus dueños, a sus amos, para quienes es importa que ella se vuelva la mejor puta de todas. Una puta conciente de su realidad como esclava sexual, una realidad que le encanta aceptar.

– Repite tus ordenes Sammy, repítelas como lo hemos ensayado todos estos días…

James Baxter observa complacido la imagen de la cámara del pasillo donde puede ver como Roxy sosteniendo con sus manos ambas nalgas de Samantha la levanta y presiona hacia ella besándola en los labios y con su lengua explora su boca que permanece abierta y la aturdida chica solo reacciona cuando Roxy la suelta y le dice:

– Buena chica, despierta ahora puta Sammy.

Samantha la mira aturdida y pestañea un par de veces y el vago recuerdo de Mistress Helen sosteniendo su cabeza y la de Melissa, haciéndolas fundirse en un húmedo beso de amorosas hermanas se va desvaneciendo hasta desaparecer… cuando escucha a Rossana decirle.

– Disculpe señorita Samantha pero su madre dice que la esta esperando para desayunar.

Esta vez Rossana pudo entregar el mensaje completo antes de casi recibir en la nariz la puerta del cuarto de la mayor de las niñas Baxter.

En las instalaciones de Clínicas Baxter, los tres personajes caminan hasta una puerta donde Robert introduce un código numérico y entran a una sala espaciosa donde a través de ventanas de cristal pueden observar tres quirófanos donde en ese momento tres chicas son operadas y se le implantan los nanobots en sus senos por un equipo de cirujanos especializados en la técnica de aumento mamario. Robert acciona un intercomunicador y una de las enfermeras voltea a responder la llamada detrás de la mascara quirúrgica los hermosos ojos azules de Lourdes observan a Robert con lujuria y deseo.

– “¿Como avanza nuestra nueva mascota?”

– “Sin novedades Amo, estamos por terminar el procedimiento en Lissy y en unos momentos la llevaremos a la incubadora”

– “Muy bien Lola ahora ve y termina con tus deberes”

– “Si Amo”

Volteando hacia sus invitados Robert puede ver como Akemi casi babeando observa las caderas de Lourdes contoneándose al caminar mientras vuelve a sus deberes, Akemi aparte de ser una extremadamente eficiente traductora, había sido programada para ser una ardiente bisexual. El hecho de que Lola llamara su atención no era una novedad pues ambas habían sido condicionadas en la misma remesa de esclavas, y como era obvio ellas habían llegado a conocerse profundamente en sus pruebas de desempeño como nuevas esclavas.

– Como puede ver Hasegawa-Sama, esta es una de las 4 salas de cirugía con que ahora contamos en la clínica, estamos en capacidad de realizar cirugías plásticas y de implantación de nanocontroladores a por lo menos 12 candidatas en simultaneo, hemos ampliado de forma extraordinaria nuestro “stock” de enfermeras y médicos (femeninas) especializadas en cirugía, anestesiología y otras áreas afines. Realmente nuestra visita al Congreso Internacional de Medicina Estética nos ha brindado resultados de excelente calidad. Ninguna de ellas puedo resistirse a ser invitada a una visita todo pagado a nuestra famosa clínica.

Mientras Robert camina, sonríe al recordar lo bien que se la paso seleccionando doctoras y enfermeras de aquel congreso, como si se tratara de cazar cervatillos seleccionando los más vulnerables de toda la manada, llegan hasta la sala de incubadoras, donde de pared a pared aparecen entre 15 a 20 objetos parecidos a capsulas metálicas las cuales a sus costados pueden verse una batería de monitores que reflejan el contenido de “los capullos”.

– Esta es nuestra sala de recuperación y reprogramación intensiva, hemos renovado nuestros equipos con estos nuevos modelos de capsulas o capullos de aislamiento sensorial. Cada una de estas capsulas contiene una candidata que es monitoreada y reprogramada mediante técnicas de repetición y recompensa. Las imágenes y conocimientos que queremos que se graben en sus mentes son descargados a sus cerebros por espacio de 48 a 72 horas. Para lograr que se rompan completamente a nuestra voluntad, intensificamos y controlamos sus sensaciones sexuales y logramos que en poco tiempo acepten sus nuevos roles, claro que esto lo logramos muchas veces con el trabajo previo en la preselección de candidatas en las clínicas que tenemos en la ciudad.

Accionando una de las pantallas de la tercera capsula, Robert muestra el registro completo de actividad de la chica contenida dentro de la capsula. En la pantalla principal aparece el nombre de Daniella Morgan, justo debajo de una foto tipo pasaporte donde aquella chica de por lo menos 24 años, le regala una hermosa sonrisa a la cámara engalanando un rostro de facciones estilizadas, nariz pequeña, chispeantes ojos miel y hoyuelos en las mejillas, su cabello rubio aparece cortado casi a la altura de los hombros. Luego tocando una pantalla táctil Robert acciona un video que muestra lo que en ese momento hacen ver a la chica.

– Veamos como Daniella se divierte cuando no esta ocupada trabajando como piloto de aerolínea comercial.

En el video aparece Daniella desnuda, con sus pies separados por una barra de metal que esta conectada a unas gruesas tobilleras de cuero por medio de argollas de metal, sus brazos están atados por cadenas que cuelgan del techo lo que hace que su cuerpo se balancee colgando del techo, sus gemidos son apagados por una mordaza de plástico rojo en forma de pelota que se ata detrás de su cabeza, los gemidos son producidos por la potente e incesante penetración que recibe de parte de un hombre vestido con uniforme de piloto de la compañía en la cual trabaja. Ella no puede contenerse y siente como su coño arde de deseo mientras el hombre llena con su verga su empapado coño mientras la sostiene por la cintura o le separa las nalgas dejando su ano expuesto y ella llega a ver estrellas cuando siente como una húmeda lengua sondea su esfínter, y las manos de una de las asistentes de vuelo de la compañía, arrodillada detrás de ella, acarician sus torneadas piernas mientras mantiene su cara enterrada en su culo.

Un poderoso orgasmo estalla en ella y sus ojos se van hacia atrás dejándolos en blanco mientras su cuerpo se tensa y sus piernas y brazos vibran como si recibieran una descarga eléctrica mientras su cuerpo se inunda de placer y de paso sus pensamientos se ahogan en el deseo de más y más placer.

– Bueno allí van unas cuantas neuronas que estaban de más, en cuestión de unas horas sus sesos estarán tan jodidos que le será difícil recordar su nombre.

Alejándose de las pantallas caminan por el corredor mientras observan a varias de las profesionales, que vestidas en ajustados trajes de minifalda parecidos a los de la estética, que marcan sensualmente sus senos en un amplio escote y casi no logran cubrir sus hermosos traseros, atienden, revisan y ajustan los diferentes niveles de condicionamiento de las candidatas.

Avanzan hasta llegar a una puerta metálica donde nuevamente Robert acciona una contraseña numérica que le da acceso a un panel biométrico donde colocando la mano, Robert acciona la puerta que se abre con un chasquido. Junto a sus invitados entra en una área completamente pintada de blanco, un blanco tan blanco que parece surrealista, a la derecha de la habitación se encuentran con un grupo de 4 sumisas que visten de uniforme de las cuales 3 están sentadas frente a una batería de monitores que registran la señal emitida por las cámaras colocadas dentro de cada una de las habitaciones distribuidas a izquierda y derecha del pasillo central. Cada habitación parece estar sellada sin puertas ni ventanas, se accesa a través de una puerta disimulada en la pared, pero el interior del cuarto puede ser monitoreado por una pantalla digital colocada en la entrada de cada habitación.

Robert activa una pantalla y aparece la imagen de un reducido espacio, más parecido a una celda que a una habitación. Todo lo que hay dentro es una cama colocada en una esquina, una mesa empotrada en la pared, un área de aseo con un lavado y un sanitario con bidet, en la pared opuesta a la cama una pantalla de TV de gran tamaño proyecta películas pornográficas una y otra vez mientras que en el sistema de audio de la habitación resuena los gemidos y sonidos de la película en estéreo.

En medio del suelo del cuarto una chica de cabellos castaños y grandes pechos aparece desnuda observando la película, arrodillada frente al monitor con sus piernas separadas mientras con dos dedos bombea su coño y con su otra mano se apoya en el suelo para no perder el equilibrio mientras se masturba como una estúpida arrecha observando la película.

– Esta es la postura clásica que encontraremos en cada celda, esta chica esta siendo bombardeada por condicionamiento visual y por mensajes subliminales que están en el audio que escucha. Para mantenerla concentrada y evitar que intente reaccionar al adoctrinamiento, el aire acondicionado contenido dentro de la habitación esta saturado en un gas que la mantiene en la “tierra de la-la-land” y que nos facilita manejarla al momento de sacarla de la celda.

– Todo este tiempo la mantienen drogada y receptiva, ¿ella podría recordar este proceso?

– Es probable que sí lo haga, aunque para ellas sería como rememorar una pesadilla erótica, generalmente implantamos memorias falsas en sus cerebros para que recuerden su estadía en la clínica como el tiempo más agradable que han disfrutado… De hecho ninguna de ellas se va de aquí sin disfrutar cada momento. En algunos contados casos cuando nuestras candidatas son devueltas a su vida real pueden comentar lo bien que lo pasaron en nuestra clínica y así poder captar futuras candidatas potenciales que ellas están condicionadas a detectar.

El destello de una señal luminosa en la batería de monitores de la estación de enfermeras, hace que una de ellas se levante y camine directamente al cuarto ubicado frente al cuarto que Robert mostraba a sus visitantes. Todos se colocan frente al cuarto donde la enfermera activa el monitor que permite a todos ver una chica de por lo menos 20 años, con un cuerpo delgado de curvas suaves y piel blanca que contrasta completamente con sus ojos de un verde esmeralda y su cabello negro azabache, sus senos no han sido aumentados mucho para mantener la estética de su cuerpo que parece una bailarina de ballet.

La enfermera activa un dispositivo en el panel de la celda y el gas de control es reemplazado por aire puro y en medio de la habitación aparece la chica de pie con sus piernas ligeramente separadas, sus manos se mantienen por un lado acariciando sus pezones y su otra mano introduce su dedo medio y su dedo corazón en el canal vaginal que tiene horas de estar repleto de fluidos que no paran de salir con cada nueva masturbación.

Abriendo la puerta la enfermera coloca una cadena de plata en la argolla del collar de cuero rojo, que a parte de los zapatos rojos de tacón de aguja, es lo único que viste la chica que dócilmente se deja manipular y es sacada al pasillo donde Robert y sus visitantes la observan con total atención.

– Una interesante pieza de su colección Roober-San.

– ¿No sabia que estaba interesado en la música sinfónica Hasegawa-Sama?

– Me interesan mucho el arte, y tener a la primera violinista de la Sinfónica de Paris convertida en una dulce sumisa es toda una obra maestra.

– Colette LaFleur tuvo la amabilidad de visitar nuestra ciudad hace unos meses y como ve, algo encontró aquí que no ha podido abandonarnos. Esta noche puedo hacer arreglos para que ella le haga una presentación privada si así gusta Hasegawa-Sama.

– Seria un exquisito placer.

Robert saca su agenda electrónica y escribe una serie de ordenes, ordenes que inmediatamente se hacen visibles en el reporte de acciones a tomar en la nueva sumisa Colette LaFleur, destinada esa noche a servir a Hasegawa como el tenga a bien.

Minutos después que Samantha bajara lista para salir, seguida por Melissa y Valeria igualmente listas, entraran a la cocina y tomaron un vaso de jugo de naranja y una o dos tostadas, y se fueron sin casi despedirse saliendo de la Mansión Baxter. Susan Baxter sigue sentada a la mesa y James Baxter deja de leer su periódico y mirando a Susan le sonríe mientras le dice.

– FUCKTOY.

Susan Baxter suelta su agenda que cae sobre la mesa y sus manos automáticamente empiezan a abrir su blusa y dejan al descubierto sus senos con sus pezones argollados y sin esperar otra orden se pone a cuatro patas metiéndose por debajo de la mesa y coloca su cabeza en la entrepierna de su esposo que le acaricia sus cabellos rubios castaños mientras atrapando por la cintura a Roxy la acerca a él y le besa subiendo su mano y tomándola de la nuca.

Roxy automáticamente empieza a desnudarse abriéndose la blusa y subiéndose la falda mientras las manos de James la guían hasta acostarla sobre la mesa para empezar a comerle el coño, mientras Sussy ya engulle con desesperación la verga de su dueño. Sobre la mesa a parte de Roxy descansa una agenda encendida donde se pueden leer las actividades que Susan escribía o por lo menos pensaba que hacia. “Viernes 8:30am: rwerwrwf rertrwe lksds ske”, “Viernes 10:00am: fds llxc rwslt eodsm”.

Hasewagua y Robert continúan el recorrido poco a poco y la mañana va pasando mientras Robert explica detalladamente a Hasegawa el uso de las incubadoras, y lo hace visitar las instalaciones del cuarto de control donde en ese momento por lo menos 6 profesionales operan las diferentes consolas de datos con audio y video que llenan de ordenes y mensajes subliminales las mentes de las candidatas en las incubadoras y en las celdas de recuperación, ninguna de las chicas parece percatarse de la presencia de los visitantes y continúan su trabajo sin la más mínima distracción, Robert se acerca a una de las operarias y mientras acaricia su cabeza como si de una mascota se tratara comenta.

– Como vera cada una de ellas centra su esfuerzo por ayudar a romper la voluntad y condicionar a las siguientes candidatas, muchas de las que ahora observamos por estos monitores en pocas semanas ocuparan puestos de trabajo en estas mismas instalaciones, sus habilidades naturales y profesionales no son destruidas, en cambio nosotros sacamos el máximo provecho de nuestro material.

La operadora de la consola emite leves gemidos y sus pezones parece que intentaran romper la tela de látex que constituye su uniforme de esclava, como es de esperar no hay nada más debajo de ese vestido y su atuendo solo tiene dos accesorios adicionales, un collar de cuero en su cuello con su argolla y un par de zapatos de tacón de aguja. Robert y sus visitantes abandonan el cuarto y pasan a otra cámara repleta de monitores y pantallas de video los cuales muestran todos los ángulos posibles del interior y el exterior de las Clínicas Baxter.

– Este es el centro neurálgico de seguridad de las instalaciones, como ve podemos monitorear toda el área interior y el perímetro exterior y verificar el buen funcionamiento de la fábrica y de cada uno de los módulos.

Todos observan los monitores donde en algunas cámaras ven la llegada de las pacientes en sus autos en el estacionamiento, algunas son dejadas en la puerta de acceso en elegantes limosinas y en elegantes autos sedan que visiblemente parecen blindados. En otra pantalla se aprecia la entrada de las pacientes y su segregación en clientela regular y clientela VIP, donde las primeras esperan su turno en una hermoso lobby con un soberbio gusto en decoración salido de la más reciente revista de decoración de interiores, las puertas de seguridad se abren y dos chicas, una rubia y una pelirroja entran dirigiéndose a la salas de masajes terapéuticos escoltadas por dos alegres y hermosas Estilistas de Clínicas Baxter que conversan animadamente con sus clientes.

En el segundo caso las clientes VIP conversan o chatean sus frivolidades con sus amigas mientras esperan sentadas en una súper lujosa sala, donde meseras les atienden y ofrecen sus bebidas o aperitivos energéticos bajos en grasa, sin azúcar, cero colesterol y cargados de drogas de control desarrolladas por la compañía Hasegawa, mientras esperan para ser llevadas las áreas privadas y selladas como son los saunas, las áreas de ejerció, las clases de aerobics, los baños relajantes o el área de masajes terapéuticos entre otros. Saunas como el que se aprecia en una pantalla donde una de las elegantes señoras lucha por no correrse mientras una de sus elegantes amigas esta de rodillas entre sus piernas, haciéndole una mamada de coño bajo la atenta mirada y supervisión de una de las Estilista de Clínicas Baxter, la cual le ha prohibido a la elegante señora correrse hasta que le sea ordenado, la pobre puta solo tiene la opción de convulsionar y sentir como se estremece a la espera de la deseada orden.

Volviendo la mirada a las primeras cámaras puede verse a la rubia y a la pelirroja acostadas boca abajo en sus mesas de masajes mientras una de las Estilista le acaricia las nalgas a la rubia y la otra Estilista revisa el estado de conciencia de la pelirroja abriéndole los parpados y revisándole sus ojos con una pequeña lámpara, satisfechas de la aparente inconciencia de ambas clientas activa un botón y una pared falsa se abre dándoles espacio a mover a las desnudas e inconcientes clientas a los pasillos que las llevan a distintos puntos de entrenamiento y condicionamiento de la Clínica.

En la mansión de la familia Baxter, Rossana deja de temblar por un momento y Mr. Baxter como si fuera la cosa más común del mundo le da a lamer sus dedos llenos de los propios líquidos vaginales de Rossana que los limpia con presteza y luego él se dispone a terminar su café y leer las últimas paginas de su periódico, perfectamente conciente de que sus hijastras han vuelto a casa y que una de ellas los espía y desarrolla su gusto por el vouyerismo. Rossana sigue sobre la mesa con sus piernas separadas ofreciéndole su coño a Mr. Baxter mientras ella misma se masturba con sus dedos y con la otra mano levanta sus senos y lame y muerde sus pezones. Esto es casi demasiado para Melissa que sigue escondida observando todo lo que pasa entre su padrastro y su empleada, siente que esta a punto de correrse por todo lo que ve. Su padrastro aprovecha para observarla por la pantalla de cristal líquido que sostiene en el periódico y la ve mientras ella se masturba viendo el espectáculo sexual de la cocina. Al poco tiempo observa a Samantha entrar a la casa y dirigirse a justo al lugar donde Melissa los observa, James sabe que será cuestión de minutos para que esas dos putas estén besándose y apretándose los culos y tetas justo como lo hacen siempre que el las tiene bajo su control y las hace comerse una a la otra.

Un momento después que los corazones de Melissa y Samantha casi se detuvieran al ver a su madre salir de debajo de la mesa de la cocina, mientras miraba embebida la verga de James que chorreaba jugos vaginales de Rossana, jugos preseminales y algo de las propias babas de Susan. Ambas chicas solo pueden mirar como Susan sigue lamiéndose los labios mientras bajo su falda sus medias se van humedeciendo por los jugos que salen de su coño, que arde en ganas de ser penetrado. Mr. Baxter, aun sosteniendo el collar de perro de Sussy, con sus manos presiona los hombros de su dócil esposa que simplemente reacciona arrodillándose hasta quedar a la altura del coño de Rossanna, Mr. Baxter ahora toma por la cintura a Rossana y la gira hasta que sus nalgas quedan frente al rostro de Sussy.

– Roxy ofrécele el culo a mi putita y tu putita has un buen trabajo con esa lengua.

Rossana toma sus redondeadas nalgas con ambas manos y las separa ofreciéndole su rosado y dilatado esfínter a Sussy. Sussy saca su lengua y empieza lentamente a lamerle el culo abierto por el dilatador anal, el culo de quien hasta hace un tiempo era solo su empleada doméstica. Las hermanas Baxter son sacadas de su estado de shock por los sonidos de la bocina del auto de Samantha. Mr. Baxter mira hacia a la puerta y ve a ambas como se agachan para no ser vistas y corren a la salida más próxima y no paran de correr hasta llegar al auto. Sacando su teléfono celular marca una tecla rápida y en pocos segundos Hellen Bells contesta.

– “Estoy a sus órdenes Mr. B, en que puedo complacerlo.”

– “Hola Hellen, solo para decirte que todo va según lo planeado, ambas perras han salido de casa y ya van más que cargadas de ganas.”

– “Gracias por su cooperación Mr. Baxter, nosotros nos encargaremos del resto.”

– “Recuerda el tercer paquete Helen. Ha sido un imprevisto del cual no me he podido deshacer.”

– “No se preocupe por nada, tenemos todo bajo control.”

– “Hasta pronto entonces Helen.”

Cerrando la llamada le ordena a Roxy asearse y prepararse para la siguiente fase, la sostiene por la cintura y le da un apasionado beso, el cual es correspondido con total deseo por la controlada Roxy. Mientras la ve alejarse contoneando las caderas recuerda como empezó todo esto, nadie podría llegar a imaginar que esta chica condicionada física y mentalmente para coger, gozar y dar placer a su dueño hace un tiempo atrás fue Rossana Villegas Directora Adjunta de Relaciones Públicas de Biotecnología Baxter.

Desde la llegada a Biotecnologías Baxter despuntó como una gran profesional bien educada y graduada de las mejores Universidades y Academias de Negocios, su jefe inmediatamente vio las potencialidades de aquella chica que no se detenía ante nada con tal de lograr sus objetivos, solo había pasado un mes desde su llegada a la oficina cuando ya su jefe James Baxter en juntas privadas a puertas cerradas la colocaba sobre el escritorio, acostada boca abajo con sus pechos sobre la sobremesa y sus piernas bien separadas mientras Mr. Baxter le llenaba el coño con su verga sosteniéndola de su diminuta cintura, mientras ella gemía y pensaba en lo rápido que seria ascendida en la empresa y en las ganancias que representaría ser la amante de un hombre tan poderoso como James Baxter.

Habían sido 4 excelentes meses de tórrido romance y buen sexo, pero como nada es eterno un buen día aquella felicidad sexual se termino cuando Rossana después de pasar de Asistente Ejecutiva a Directora Adjunta de Relaciones Públicas en menos de dos meses, empezó a presionar a Mr. Baxter sobre un puesto en la Junta Directiva. Obviamente la primera respuesta de Mr. Baxter fue un diplomático “Tendría que pensarlo y plantearlo a los socios”, pero luego Rossana sacando sus hermosas garras comento sobre un reciente descubrimiento de algunas cuentas de gastos de publicidad y mercadeo que simplemente desaparecían de los libros de cuentas de la compañía, fondos destinados a la operación de Industrias Fredensborg.

Una semana después una muy entusiasmada Rossana abordaba un vuelo con destino a Asia donde estaría en viaje de negocios cerrando un trato con un gigantesca multinacional de productos químicos y medicamentos que apoyarían proyectos con Biotecnologías Baxter, esta seria su oportunidad y trampolín a la Junta Directiva. Un mes y medio después, y luego de algunas cirugías correctivas de rostro, un nuevo color de cabello y un hermoso aumento de busto, llegaría vía correo electrónico la notificación de que por motivos personales Rossana Villegas abandonaba la compañía y permanecería en Asia contratada por aquella compañía que fuera a visitar. Nunca más se supo de aquella hermosa chica que se fue a trabajar a Asia.

Sin títuloJames Baxter toma la mata de cabellos de Sussy Pussy, que permanece de rodillas a su lado excitada y babeando, James limpia los fluidos de su verga con los cabellos de su esposa y aun sosteniéndole la cadena le jala y la hace gatear rumbo al garaje de la mansión mientras de dice.

– “Vamos putita… perra de mierda, daremos un largo paseo”

El recorrido continua y Robert y su invitado caminan por los pasillos de la Clínica mirando los distintos módulos a través de cristales falsos o pantallas de TV. En el pasillo las Estilistas de la Clínicas conducen a sus clientas a sus destinos, unas en camillas otras por sus propios pies, desnudas y con sus cadenas y collares al cuello completamente ignorantes del trato que reciben.

Una de las Estilistas sostiene la cadena de a la chica pelirroja de la sala de masajes y la hace caminar detrás de ella por el pasillo, la pelirroja ahora viste un corsé que realza sus pechos desnudos y adornados con cascabeles y sus hermosas nalgas y rítmico movimiento de caderas se acompasa con el sonido “clack, clack” que emiten unos altos y fetichistas zapatos de plataforma mas parecidos a pezuñas que a zapatos, mientras su boca esta cubierta por una brida de caballo y en su cabeza lleva una especie de tapaojos y un plumón color rosa termina adornando la coronilla de sus cabeza.

Las siguen y entran a un área de ejercicios con múltiples máquinas, donde las candidatas y profesionales hacen hasta lo imposible por mantener tonificados sus cuerpos para complacer a sus amos, pero al fijarse detenidamente en cada una de las máquinas, estas no son precisamente máquinas comunes, pues las bicicletas estacionarias desde sus asientos proyectan falos o dildos donde las pacientes se encajan y reciben penetraciones al pedalear, algunas también pueden verse conectadas a copas de vacío que hacen succión a sus pechos mientras pedalean.

En las máquinas para hacer brazos pueden ver a una candidata sentada desnuda haciendo su rutina de pesas mientas un dildo entra y sale de su coño a cada flexión, y a su lado pasa algo similar con la rubia del video de la sala de masajes que permanece acostada flexionando sus piernas mientras un dildo entra en su mordaza en forma de O en su boca y otro dildo entra en su coño. La Estilista de Clínicas Baxter coloca finalmente a la pelirroja en una máquina para caminar y luego de establecer los ajustes necesarios la hace empezar a caminar en un paso sencillo para que caliente sus extremidades mientras se le enseña como una buena Ponygril debe comportarse.

Continuando con el recorrido los visitantes pasan a lo que parece ser una gran cámara de aislamiento donde en una pantalla pueden apreciar a una sumisa sentada en una especie de silla de dentista, igualmente conectada por a electrodos y a dildos vibradores que entran en su vagina y coño estimulándola sexualmente hasta hacerla correrse, la diferencia de esta cámara es que la sumisa esta prácticamente sumergida y dentro generadores de viento crean corrientes de aire que golpean su rostro y su cabello. La sumisa sigue semiaturdida mientras su cerebro se convierte en una esponja del bombardeo psicológico y su cuerpo deja de obedecer sus órdenes dejándose dominar por los deseos que las máquinas implantan en ella hora tras hora de adoctrinamiento intensivo.

Hasegawa observa con curiosidad y luego de un rato pregunta.

– ¿Cual es el objetivo de esta celda Roober-San?

– Hasegawa-Sama déjeme disculparme primero por no informarle en la totalidad sobre las acciones que estamos tomando en las Clínicas,

– No tienes por que disculparte Roober-San, yo solo soy un accionista y tu has demostrado tu gran eficacia al llevar a cabo toda esta operación para beneficio mutuo.

– Me honra con sus palabras Hasegawa-Sama, pero mayor razón tengo para informarle pues pronto tendré que pedirle su colaboración en uno de mis últimos y más ambiciosos proyectos.

Sonriendo mientras acaricia y aprieta el trasero de la, al parecer, distraída Akemi, Hasegawa contesta a Robert.

– Roober-San, sabes que con gusto haré lo necesario para pagarte todos tus servicios que tanto placer y beneficios me han traído.

Mirando nuevamente la celda Robert sonríe pensando cuan fácil es agradar a los poderosos mostrándose humilde y conociendo sus necesidades.

– Esta es una celda que llamo “Novaya Zemlya” (Tierra Nueva), esta celda nos permite recrear las condiciones atmosféricas especificas que nosotros deseemos, podemos hacer que aunque en el exterior estemos a las puertas del invierno, dentro de esta cámara sintamos que estamos en una hermosa playa de Tahití, con la cantidad exacta de Sol, brisa, agua de mar, el nivel se sal en el aire y hasta la presión barométrica propia del lugar que recreamos.

– Muy interesante todo este concepto Roober-San, pero ¿Cómo esta cámara beneficia nuestra mutua operación y cual es mi papel en aquella colaboración de que me hablabas?

La agenda electrónica de Robert empieza a timbrar justo en el momento que se dispone a explicar el proyecto a Hasegawa. Disculpándose camina a una de las terminales de comunicación de la Clínica y se comunica con su oficina pisos arriba. Una sonriente Tara aparece en la pantalla de video.

– “Disculpe la interrupción Dr. Sagel pero los invitados de la reunión de las 11 están por llegar”

– “Gracias Tara, en cuanto lleguen hazlos pasara a la oficina y atiéndeles como debes y diles que estaré allí en unos minutos”.

La respiración de Tara se acelera visiblemente y su voz marcada por la excitación contesta.

– “Así lo haré Señor, muchas gracias Señor”.

El rostro de la chica desaparece y la pantalla cambia al logo de Clínicas Baxter, mientras Robert vuelve con su invitado y le informa de la situación.

– Al parecer he perdido la noción del tiempo en este recorrido y nuevos invitados que debo atender ya han llegado, creo que seria agradable que fuéramos a un último modulo y diéramos por concluido el recorrido si es que le parece Hasegawa-Sama.

– No te preocupes por mi Roober-San, este ha sido el mejor día en la fábrica de juguetes que he tenido… aunque solo me queda probar algo de los nuevos productos terminados.

– Así será, ahora por favor acompáñeme por aquí.

Entrando a una última sala tan espaciosa como todas las anteriores, ambos observan el rítmico andar de por lo menos 30 mujeres, en casi proporción exacta de mujeres desnudas y vestidas de entrenadoras. En medio de la sala una línea de 10 mujeres desnudas, paradas una al lado de la otra, esperan excitadas su turno para que Helen Bells las evalúe abriendo sus bocas, tocando sus pechos, revisando sus coños y traseros en un perfecto ejemplo de revisión de control de calidad de producto.

Helen termina de anotar unos parámetros en dispositivo electrónico y activando un botón el dispositivo emite una etiqueta adhesiva que ella coloca sobre la frente de una excitada y sonriente Vivian Deveraux, la cual es tomada por una entrenadora que con su agenda lee el código de barra de la etiqueta y la conduce dócilmente, sostenida de su cadena rumbo, a su siguiente destino en la Clínica.

– Como ve Hasegawa-Sama, dejo el trabajo de control de calidad a mi más responsable y experta colaboradora. Como puede ver este es el área donde hacemos la evaluación de nuestros productos terminados.

– Es un placer servirlo Hasegawa-Sama, estoy para satisfacer cualquiera de sus necesidades.

– Gracias por todo su trabajo Helen-Chan (“Chan” se refiere a ella como una mascota, no como “joven señorita” de menor edad que él), me complace ver que todo lo que hacen son productos de una calidad incuestionable.

– Es hora de ir a la oficina, acompáñenme para dar por concluida la visita.

Minutos después Akemi y Hellen abren las puertas de la oficina de Robert y flanquean la entrada de sus dueños mientra estos entran, frente al mismo ventanal donde hacia unas horas Robert contemplaba el paisaje, Michael James Baxter esta de pie con sus brazos cruzados mientras su verga y su huevos salen de su pantalones grises a juego con su saco, mientras Tara permanece vestida con su ropa de secretaria ejecutiva arrodillada frente a Baxter, haciéndole una mamada y siente como una de las manos de Baxter sostiene su nuca y la hace atragantarse con la verga que ella debe atender, una mezcla de saliva y líquido seminal escapan de la comisura de sus labios y manchan su blusita que muestras sus pechos rudos y pezones erectos.

Un olor a sexo llena la oficina y los sonidos de la húmeda mamada se mezclan con los gemidos de excitación de una segunda perra que esperaba en la oficina. En una esquina, desde donde puede contemplar perfectamente a Baxter y a Tara, Susan Baxter completamente excitada la escena. Permanece desnuda de rodillas, mientras una de sus manos se encarga de introducir un dildo en su coño, su culo esta abierto por un dilatador anal negro y con su otra mano levanta sus pechos para lamerse y mamarse los pezones argollados alternando el izquierdo y el derecho, sin poder apartar la vista la gran mamada que recibe James por parte de quien hasta hace poco fuera la secretaria personal Susan… de Susan pues ella ya no es mas aquella mujer de negocios, ella es solo un objeto para colocar en una esquina y para que su amo le llama Sussy Pussy cuando quiera usarla.

Robert sonríe al observar la escena y con un gesto de manos invita a Hasegawa a sentarse mientras dice con un toque de sarcasmo en su voz.

– Creo que es el momento y ambiente perfecto para hablar de negocios caballeros…

Diciendo esto Helen cae de rodillas junto a las piernas de Hasegawa y Akemi hace lo propio al lado de Robert. Ambos hombres observan como aquellas hermosas hembras gatean hasta sus entrepiernas y con gestos delicados pasan sus rostros y cabezas sobre sus pantalones y lentamente abren sus cierres y extraen las vergas y, al igual que lo hace Tara, hacer lo que mejor saben hacer… ser unas verdaderas profesionales.

Continuara…

Anexos I

En un lujoso hotel de la localidad el Penthouse ha sido alquilado por Tetsu Hasegawa, el cual en ese momento se encuentra en la cama sosteniendo la cintura de la sumisa Colette LaFleur, que hacia pocos minutos había terminado de tocar magistralmente la Sonata en G Menor, o “Devil´s Trill” de Giuseppe Tartini. Aunque el alma de aquella chica no pertenecía al diablo en persona, su cuerpo le pertenecería toda la noche a Hasegawa.

Akemi Miyake saciaba sus ganas penetrándose ella misma con un dildo que había pegado con una ventosa en una de las enormes ventanas de cristal del lugar, le había encantado mamar el coño de esa hermosa violinista, mientras la habitación se llenaba de las preciosas notas que sacaba de aquel violín que ahora permanecía justo al lado de la cama, donde su dueño y señor era ahora quien hacia vibrar a la violinista y en vez de notas musicales, eran sus hermosos gemidos de placer quienes llenaban el lugar.

En otra habitación del lugar James Baxter termina de atar las manos de su emputecida esposa a los correajes de la máquina que tiene tensado el cuerpo de Sussy en forma de X, mientras James vuelve a una consola de computadoras y ajusta una video cámara que emitirá vía Web toda la sesión de castigo que tiene planeada para la puta de Sussy Pussy. Colocándose una mascara sobre su rostro y poniéndose unos guantes de cuero, toma un látigo de varias colas y descarga el primer golpe en las redondas y blancas nalgas de Sussy que emite un gemido de placer detrás de la mordaza de plástico rojo que cubre su boca.

En las instalaciones de Clínicas Baxter Helen Bells recibe una mamada de coño por parte de su recién estrenada mascota Vivi, mientras observa las pantallas llenas de las imágenes que recibe desde una lejana habitación de hotel en las montañas nevadas, donde una ardiente escena lésbica inició hacia escasos 10 minutos, escena protagonizada por las hermanas Baxter que tal como se les había condicionado no han podido sacar de sus sesos las imágenes de sus padres teniendo sexo con la empleada de la mansión, mas específicamente su madre siendo usada como un juguete o mascota sexual. Concientes de todo lo que pasa entre sus padres y entre ellas, han empezado a dar los primeros pasos en su emputecimiento total y que les colma de placer y excitación, dos cosas de las cuales en cuestión de horas se harán más que adictas.

En ese momento Helen se deleitaba observando como Melissa llena el coño de Samantha con el dildo plástico y ambas hermanitas completamente desnudas gimen y convulsionan de placer. Melissa empieza a bombear, al principió lento pero luego más y más rápido y Samantha solo atina a sentirse llena y a pensar en ella como la puta más grande de todas, una perra justo como lo es su madre.

Melisa continúa penetrándola y luego de un momento la hace voltearse y acostarse en la cama y empieza a mamarle y lamerle los senos mientras la penetra, ambas se besan y acarician casi llegando al orgasmo. Samantha se saca el consolador y empieza chuparlo y limpiarlo, lo quita de la cintura de Melissa y Melissa la agarra de la nuca y entierra el rostro de Samantha en su coño y Samantha sumisamente empieza a mamarla.

En ese momento Helen ordena a Vivi detener la mamada y observa como lentamente Valeria entra en el cuarto de las chicas utilizando una de las llaves maestras de la administración del hotel de sus padres. Helen observa como esta inesperada y molesta visita empieza a ser la tercera integrante del trío lésbico en sus pantallas, visita que puede echar a perder todo el plan meticulosamente estructurado. Tomando un teléfono seguro Helen marca rápidamente una serie de dígitos. El teléfono empieza a sonar y a varios kilómetros de la Clínica Baxter una sonriente recepcionista pelirroja contesta.

– “Hotel Crowell Mountain, Tamara McGuini le habla ¿en que puedo ayudarle?”

Una voz conocida para Tamara le habla al otro lado de la línea y siente como si una descarga eléctrica corriera por su columna.

– “¿Tammy?”

– “Sí soy yo…”

– “¿Estas sola Tammy?”

– “Sí, sí lo estoy…”

– “DREAMLAND, escucha con atención mis ordenes Tammy, vas a hacer todo cuanto de diga y te encantara obedecerme…”

Los ojos de la chica se opacan y su mirada se pierden el en limbo mientras escucha con total atención lo que su Ama Helen le ordena hacer, al final de la llamada una aturdida Tamara solo atina a decir.

– “Así se hará Mistress Helen…”

Cerrando la llamada se dirige a los recintos de empleados donde abriendo su armario toma una bolsa y luego camina hasta el área de mantenimiento donde se encuentra a una chica del personal de limpieza y amas de llaves, llamada Isabel Torres según reza la plaquita de plástico con su nombre en su uniforme, Isabel escucha un mp3 player mientras empuja su carrito de limpieza de habitaciones por el pasillo desierto.

Tammy llega hasta ella e Isabel la saluda con una sonrisa mientras la observa hablarle pero nota que Tamara luce perdida o atontada. Isabel quitándose los audífonos intenta preguntarle el porque de su estado pero Tamara le mira y dice.

– DREAMLAND.

Isabel siente como sus pezones se endurecen y su coño se humedece mientras pierde completamente el control de su mente y Tammy sosteniéndola de una mano la lleva dentro de un cuarto de depósito vacío. Allí dentro Tammy hace que la aturdida Isa se arrodille ante ella y levantando su falda la hace comerle en coño mientras le da las instrucciones que Mistress Helen quiere que cumplan.

Unos minutos después Isabel avanza por el pasillo que da a la habitación de las hermanas Baxter y coloca su carrito de lavandería en a puerta, se acerca a la puerta y finge tocar, se agacha detrás del carrito a recoger una llave maestra que se le ha caído al suelo y coloca el tubo del cilindro de gas comprimido que esconde bajo el carrito. El gas invisible llena en segundos la habitación y las tres chicas caen aturdidas en cuestión de un pestañeo.

Isa coloca en su boca un pequeño inhalador y con la llave maestra entra al cuarto de las chicas con su carrito. Saca un aplicador de su bolsillo, apartando los cabellos de una de las chicas y le descarga el contenido en el cuello para luego tomar y levantar por debajo de los brazos a la aturdida y desnuda hija de los dueños del hotel, coloca a Valeria dentro del carro de lavandería y cubre el cuerpo de la aturdía chica con mantas y toallas.

La operación no dura más de 4 minutos y mientras Tammy, mediante las cámaras de seguridad del hotel, monitorea la salida de Isa de la habitación con la aturdida Valeria dentro del carrito, marca un número seguro en su celular y cuando contestan dice:

– “Mistress Helen, tenemos su paquete.”

– “Has sido una muy buena chica Tammy, ya envíe a recogerlo, dile a Isa que han sido muy buenas chicas, pronto las recompensaré. Has lo que debes y despierta putita Tammy.”

Tamara borra la llamada de la lista de discado y guarda su celular, parpadea dos o tres veces mirando el lobby vacío a esa hora de la madrugada y se siente tan apenada de dormirse otra vez en el empleo y como tantas veces siente su coño húmedo y algo caliente, se avergüenza pensado que tal vez sean esos sueños eróticos otra vez… lástima que no recordaba nada de ellos, por lo menos así valdría la pena estar excitada.

A esas horas de la noche el Dr. Robert Sagel se encuentra de pie mirando por el gran ventanal de su Penthouse en la cuidad, las millones de luces de los edificios y autos crean un manto de destellos frente a sus ojos. Un cristal de vodka descansa en su mano mientras contempla pensativo la ciudad.

Su teléfono recibe una llamada, lo extrae desde el bolsillo de su saco y contesta.

– “Hola Hellen.”

-“Hola Amo… El tercer paquete ha sido reducido y neutralizado, ya mande a buscarle, las marionetas están actuando justo como lo hemos planeado.”

– “Gracias por mantenerme informado, buena chica Helen.”

Cerrando la llamada y sin dejar de mirar la ciudad Robert se palmea dos veces el costado de su pierna, inmediatamente una chica llega a su lado gateando, su cuerpo permanece desnudo a excepción de un collar de cuero al cuello, con argolla de plata y su plaquita de mascota donde se lee “Sheba”. Sus facciones delicadas y cabello oscuro en parte lacio en parte rizado contrastan con su piel blanca olivácea, ojos color avellana y un cuerpo de infarto donde sus caderas y nalgas redondeadas no tienen nada que envidiar a sus bien formados y turgentes senos que se bambolean a cada movimiento que ella hace.

Robert la observa a su lado a 4 patas lista para ser usada y sacando su agenda escribe un mensaje de texto y lo envía.

– “Todas las cartas están sobre la mesa.”

Un minuto después llega la respuesta.

– “Es hora de empezar un nuevo juego.”