verano inolvidable2LAS GEMELAS

 Sin títuloSUS NOMBRES .-  RENEE Y RENE, EDAD 30 AÑOS, PIEL BLANCA, PELO RUBIO Y LA OTRA CASTAÑO CLARO, MUJERES  EXUBERANTES CON MEDIDAS  92 , 62 Y  94, ENORMES CADERAS Y UNAS NALGAS VERDADERAMENTE PRECIOSAS YA SEA EN PANTALONES O EN FALDAS, MUY PEGADAS AL CUERPO, SUS OJOS CAFÉ CLAROS TIRANDO A AMARILLOS , UNA CARA  ANGELICAL  CON FACCIONES  MUY FINAS Y UN PORTE SOBERVIO GRACIAS A UNA ESTATURA ENTRE 1.7O O MAS .

 UNA DABA CLASES EN LA UNIVERSIDAD Y LA OTRA ERA DIRECTORA DE UNA ESCUELA DE NIÑOS.

 SU SELLO DE DISTINCION ERA EL RECATO Y SU SOLTERIA,  CON UNA MARCADA SERIEDAD QUE ERA CASI IMPOSIBLE HACER UNA CONVERSACION DE MAS DE TRES A CINCO FRASES EN PARTICULAR CON LOS HOMBRES,  CON LAS DEMAS MUJERES, ERAN MUY RISUEÑAS Y ERAN UN POQUITO MAS EXTROVERTIDAS

 

¿PERO LA PREGUNTA ES COMO ENTRE EN EL CIRCULO DE ESTAS MUJERES SIENDO HOMBRE?

LA RESPUESTA ES  LA SIGUIENTE HISTORIA.

 

 

Corría el  año de 1983, y el gobierno de mi país, me nombro parte de nuestra delegación diplomática en un país de sur américa, como miembro de la misión comercial.

Después de presentar mis credenciales ante  la secretaria de relaciones exteriores, di por comienzo mi labor en la embajada de mi país.

En los primeros días tuve que hospedarme en un hotel, pero el mismo me resultaba bastante caro, por lo que de inmediato me dedique a la búsqueda de un departamento.

Le pedí ayuda a una de las secretarias y ella me trajo el aviso de la renta de un apartamento de lujo totalmente amueblado, en una de las zonas más exclusivas de la ciudad, pero tenía un inconveniente, el aviso decía que era estrictamente para una señorita.

Sin pensarlo dos veces le dije que llamara en nombre de la embajada, y que les dijera que un miembro de la delegación necesitaba  donde hospedarse y que por el precio, no sería un inconveniente.

Nos dieron una cita, y junto a la secretaria que era nativa del país anfitrión, acudimos a la misma.

 

NUESTRA LLEGADA.

 

La zona habitacional era realmente de clase alta, las casas eran grandes y muchas tenían patios enormes y muros perimetrales de más de tres metros de altura,

 Tocamos el timbre y se escuchó la voz de una mujer a través de un intercomunicador, nos anunciamos y esto paso a continuación.

La puerta nos fue abierta por una sirvienta y nos condujo hasta la elegante sala de la enorme casa.

Dos hermosas y bellas mujeres, nos dieron la bienvenida y nos sirvieron una taza de té y dio inicio la conversación.

 

Sin mucho preámbulo preguntaron quién sería el huésped del departamento, a lo que enseguida conteste que yo era el interesado.

Mi respuesta las tomo de sorpresa y de inmediato replicaron que el departamento era exclusivo, para una señorita.

 Con mucho tacto, debido a la seriedad que reflejaban en sus rostros, les explique que mi atrevimiento al llegar a su casa, lo había hecho sin ninguna intención de contrariarlas y el único y verdadero motivo, era que no encontraba  algo digno al estatus como representante de mi país y que mi cargo me obligaba a conducirme de la mejor manera, en vista que todos los que estábamos en la misión diplomática, representábamos a nuestro gobierno y a nuestra nación.

Les pedí amablemente si podían enseñarme el departamento y casi a regañadientes aceptaron mostrármelo.

Cabe hacer notar, que en esa época contaba con 30 años de edad y mi juventud y atractivo tal vez influyo, para medio hacerlas cambiar de opinión, aunque solo fuera por esa vez, como un mero acto de cortesía.

Me llevaron a un enorme patio, donde sobresalía una reluciente alberca y en el fondo del mismo, un moderno y pequeño chalet, al que me hicieron entrar y era de un lujo muy elegante y totalmente amueblado al estilo más moderno de la época.

Les pregunte por el valor de la renta y me respondieron que era de 600 dólares y yo les respondí que estaba dispuesto a pagar 700.

Les di los teléfonos de la embajada, y les exprese que estaría pendiente de su respuesta, en los próximos dos días, y que cualquiera que fuera su decisión, la tomaría de buen agrado, solo por haber tenido el gusto de conocer a dos gentiles y bellas damas.

Al día siguiente me llamaron, aceptando mi oferta.

 

Pasaron dos meses y mis encuentros esporádicos con esas bellas criaturas, se limitaban a unos simples saludos de buenos días, buenas tardes o buenas noches.- Pero mi suerte iba a cambiar.

 

 

Cierta mañana cuando me disponía a sacar mi auto y me encontré con Rene, la gemela de pelo castaño, lucia espectacular, con un juego color gris claro de tres piezas, chaleco, blusa y pantalones y unos zapatos y bolso, blancos que sinceramente hacían que uno la admirara con la boca abierta.

 La miraba preocupada y me acerque a ver qué pasaba y le pregunte.

¿Sucede algo señorita?

Rene.- Gracias Héctor, es que el carro no enciende.

Yo.- déjeme verlo por favor.

Abrí el capo del automóvil, y le dije que tratara de encenderlo.

Por más que le dio a la llave, no había una pizca de corriente.

Le explique que la batería estaba muerta y que había que ponerla a cargar o comprar una nueva.

Rene.- Tendré que llamar un taxi, porque tengo un examen que hacer a mis alumnos y será en una hora y no tendré tiempo para comprar la batería.

 Yo.- No se preocupe, déjeme llevarla a la universidad y me deja las llaves del automóvil y me da un número de teléfono para llamarla, para que me diga a donde le llevo el carro.

Tras mucho insistir, al fin acepto.

Durante el trayecto, no decía una sola palabra y las pocas que logre, fueron para que me indicara el camino a seguir, porque aún no conocía bien la ciudad.

Arregle el problema, la llame y le fui a dejar el carro.- Y fue en ese momento que me obsequio  una bella sonrisa.

Y armándome de valor le dije como despedida.

 Cuando se ríe, es más linda todavía y me di la media vuelta y me fui.

Cuando regrese al departamento por la noche, encontré una nota que decía.

Gracias por todo Héctor, el valor de la batería lo rebaja de la renta.

Al llegar el final de mes, pague la renta completa.

Paso un mes más y las cosas seguían igual, hasta que una noche, como a las 2 de la mañana, escucho golpes en mi puerta, al mismo tiempo, que  voz de mujer llamando por mi nombre.

Les abro, y Renee y Rene, casi temblando del miedo, me dicen que hay personas que se saltaron el cerco, por el lado de sus ventanas.

Inmediatamente, les dije que pasaran a mi habitación y cerraran la cerradura con seguro y no le abrieran a nadie, a menos que escucharan tres toques en la puerta, dos veces,

Tome una arma de fuego, que la embajada asigna a sus miembros para casos de auto protección solamente, e hice varios disparos al aire y revise el patio de punta a punta y no había nadie.

Regrese donde ellas, les toque la puerta y salieron.

Las facciones en sus caras, eran realmente, de seres indefensos, ante el horror de una amenaza, que pudiera hacerles daño.

Las abrace para consolarlas y busque una botella de ginebra, con jugo de naranja  y les prepare un trago, para apaciguar los nervios. Y las lleve a mi cama, y yo me tire en el sofá, hasta que apareció el sol.

A partir de ese día todo cambio.

Cuando estoy en la oficina por la tarde, recibo una llamada por parte de ellas, invitándome a cenar, en su casa.

La velada fue increíble, aquellas dos mujeres, me aceptaron dentro de su reducido círculo de  amistades.

En esa reunión, descubrí que Renee era bastante introvertida y seria, en cambio Rene, era más jovial y amable, una vez roto el hielo de su frialdad.

 Paso otro mes, y mi relación se volvió más familiar con estas mujeres, que de pronto, las invitaba al cine, a cenar y  para cerrar los vínculos un día las invite a una reunión que ofrecía una embajada amiga, para celebrar la fiesta nacional de su país.

Rene y Renee, se robaron el show, iban vestidas tan sexy que muchos preguntaban si eran modelos o trataban de averiguar si eran miembros de alguna embajada, en otras palabras, YO  era el tipo con más suerte de la fiesta.

De regreso a la casa, note que venían muy alegres, y al parecer, como que no estaban muy acostumbradas a las bebidas alcohólicas, Y estas, estaban haciendo su efecto.

Tiernamente me dijeron que les había encantado el trago que les prepare para el susto y les dije que les iba a preparar el último para cerrar la noche.

Me encamine con ellas a mi departamento y les hice los tragos, pero no fueron uno sino que varios.

Al calor de los mismos y con más confianza, nos dimos a conocer, que pensábamos, que queríamos y sobre todo, los problemas que nos presentaba la vida,

En un momento de mucha familiaridad, me confesaron que cuando tenían catorce años, fueron secuestradas, para el pago de un rescate,  y estuvieron a punto de ser violadas, sino es, que la policía diera con su paradero, en un tiempo record de 36 horas.

En ese momento me di cuenta, por qué los hombres tenían mucha dificultad, para acercárseles.-

Renee, LA SERIA, como la llamare de aquí en adelante, la vi muy mareada  por la bebida y de repente se puso a bailar sola en la pequeña sala y como fondo musical se escuchaba la música del grupo “SANTANA”, el título “Samba pa ti”

Por su parte, Rene, LA COQUETA, me señalaba que su vaso estaba vacío y se me acerco muy risueña para que se lo llenara  y tomo un sorbo de él, seguidamente me tomo de la mano y me llevo junto a su hermana para que bailáramos todos en solitario.

Me dijeron. Que nunca habían bailado en una fiesta, porque realmente siempre se negaban cuando las invitaban, ya que casi nunca conocían a quien las convidaba y no querían hacer el ridículo si se tropezaban al hacerlo.

Me tome la libertad de servir de maestro con ellas, al principio se sentían cohibidas  cuando las tomaba de la cintura, pero la familiaridad y las bromas y la bebida, hicieron las cosas más fáciles.

La SERIA, se fue en dirección al baño  y dijo que ya volvía, me quede bailando con la COQUETA, y de repente como que se sentía mareada y la lleve hasta un pequeño sofá para que se sentara.

Le pregunte si se sentía mal y me respondió que le trajera  el vaso para terminarlo.- Se escuchó una canción de Roberto Carlos, “Detalles”, y me dijo que siempre quiso bailarla, desde que tenía 18 años, cuando la escucho por primera vez.

La invite a hacerlo y ella puso sus manos sobre mi cuello y su cara se abrigo a la altura de mi garganta, la abrase con más vigor y ella haciendo lo mismo con sus manos, hizo que su nariz y sus labios besaran mi cuello,

Realmente, solo nos movíamos en un pequeño cuadro y nuestros cuerpos estaban tan pegados, que nuestras piernas se entrecruzaban en un roce de lo más erótico.

Mi miembro cobro tamaño y mi coqueta lo sintió en el roce con sus piernas y sentí como ella se pegaba más a mí para sentirlo mejor.

Libere una mano de su cintura y la coloque en su cadera  y pude sentir la curva del nacimiento de su tremendo trasero. Rene, vestía un atuendo de seda, con muchos pliegues de  chiffon, todo de color rosa,

La textura delicada de las telas, me hacían muy fácil descubrir a través del tacto, los bordes de su ropa interior.

La canción termino, pero nosotros seguíamos en nuestro abrazo, siguiendo una música interior, que nacía de lo más profundo de lo que estábamos sintiendo el uno por el otro.

Mi verga estaba en un completo estado de erección y  nuestros roces de piernas se hacían con más intensidad y mi mano en su cadera, bajo aún más para sentir totalmente la curva de su nalga.

Esta acción hizo que su respiración se acelerara, y yo incline  mi rostro para querer besar sus labios que apenas roce, cuando escuchamos la voz de la SERIA, llamando a su hermana, quien se apartó de mí, pero su tierna mirada decía mucho al separarnos.

Nos sentamos nuevamente en un  pequeño juego de muebles de comedor para cuatro personas y seguimos consumiendo el resto de la botella.

Mi COQUETA, se fue a recostar al pequeño sofá, con la excusa de la música, para luego quedarse medio dormida.

La SERIA, como que la bebida la tenía en lo alto y fue cuando me pregunto.

¿Héctor, que vez en nosotras?

En lo físico, dos reales y divinas hembras.

En lo espiritual, dos seres que tienen mucho temor de fraternizar con sus semejantes, en especial con el sexo opuesto.

¿Sabes, que mi hermana y yo, nunca hemos tenido novio?

Si me lo hubieras dicho hace una semana, nunca lo hubiera creído, pero luego de haberlas escuchado hablar de su secuestro,  ahora entiendo que su miedo todavía sigue a flor de piel y eso justifica, el por qué llegaron tan asustadas esa noche  a buscarme por protección, que casi temblaban, cuando se sintieron amenazadas de posibles maleantes, en el interior de la casa.

, lo único que les voy a prometer, es que daría mi vida muy gustosa, por protegerlas.

La SERIA  al lado, tiernamente se acercó y me dio un beso en la mejilla.

Miramos en dirección a mi COQUETA,  y ella nos estaba viendo y se levantó y también vino a darme un beso y dijo…

Gracias Héctor, eres muy lindo con nosotras,

Yo me levante y dije en voz alta…Basta de cosas tristes, porque yo estoy feliz, de tener a mi lado y para mí solo, a dos bellísimas mujeres, por las cuales provocaría la envidia de todos los hombres.

 Y las abrace y las bese  y nos servimos el último trago de la botella.

Seguimos la parranda, pero la bebida se había terminado y fue cuando ellas dijeron, que todavía había licor del que tomaba su difunto padre y  nos dirigimos abrazados a la gran casona.

Sacaron una botella de ron y de pronto sentí miedo, por los efectos de combinar dos tragos diferentes en esa noche.

En efecto, después de media hora la mezcla nos pasó la cuenta y mis gemelas, estaban totalmente desinhibidas y actuaban con mucha libertad y desenfado.

La COQUETA, fue la primera en pedirme un beso y la SERIA remarco.

Si Héctor, así nos dices quien besa mejor.

La COQUETA, paro la trompita con los labios cerrados y  le dije…

Así no amor, abra un poquito los labios y la boca y le estampe un beso con lengua que duro su minuto, cuando se separó de mí, pude ver en sus ojos, una mirada de ternura y asombro, como si hubiera descubierto algo que no se esperaba.

Ahora me toca a mí dijo la SERIA y la bese con tal pasión que su instinto la obligo a tirarme los brazos en el cuello.

¿Quién lo hizo mejor preguntaron?

Las tome de las manos a las dos y nos sentamos en un enorme sofá y les dije…

Tengo que hacer dos pruebas más, para tomar mi decisión. Porque hasta ahorita hay empate.

Vamos a una segunda ronda.

Mi COQUETA, estaba a mi derecha, y tomándola tiernamente del cuello,  acerque mi boca y le di un  profundo y largo beso y al mismo tiempo, mi mano izquierda la puse a la altura de su seno.

Ella en respuesta acaricio mi rostro con su mano y Antes de separarnos, le di un ligero apretón a una de mis lolas y su reacción fue de abrir más su boca  y un leve quejido salió de su garganta.

Me di la media vuelta y mi SERIA,  me estaba esperando con los brazos abiertos y como estaba usando un juego de vestido color negro con blanco muy ceñido al cuerpo, esta vez mi mano la puse en su muslo y la fue subiendo lentamente hasta llegar a una de mis tetas

De pronto ya no había más competencia y solo me daba vuelta de un lado a otro y los resultados se volvían más carnales.

Mis manos las habían tocado por todas partes y un ambiente extremadamente erótico se había desencadenado entre nosotros.

Me levante del sofá  y me quite la corbata, me abrí la camisa y me hinque delante de ellas y coloque mis manos entre sus piernas y las fui subiendo a medida que besaba sus muslos, hasta que mis dedos hicieron contacto con las bragas de cada una.

Mis dos reales hembras, solo cerraron sus ojos, como si estuvieran en un profundo trance, que las hacia vivir y sentir, unas sensaciones que eran totalmente nuevas y desconocidas para ellas.

Me acerque a mi COQUETA y le subí totalmente su vestido y una braga de seda satinada  color rosa  se descubrió ante mi vista, le abrí sus piernas y hundí mi cabeza entre sus piernas, hasta que mi boca toco la tela que protegía su virtuosa concha y tras un ligero movimiento, hice a un lado la malla,  y mi lengua, se apodera de su pequeño botoncito y un quejido de placer sale de su boca y sus manos me aprietan contra su concha.

Me separe y mi SERIA, me sintió entre sus piernas y su traje por ser más ceñido, me dio más trabajo, pero sentí su ayuda al levantar su pelvis por sí misma, y solo eso basto, para que una pantaleta blanca apareciera.  Separe los bordes y nuevamente una virginal vulva fue devorada por mi boca y acariciada por mi lengua.

Volví con mi COQUETA y atrape nuevamente su botón y tras dos o tres minutos, me apretó mi boca contra su concha.

 Y un sonoro…  SSSSSSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII salió de su boca.

Mi SERIA, viendo a su hermana rendida por el placer, cerro sus ojos esperando mi aproximación, me abre sus piernas, con la modalidad que esta vez le beso las entrepiernas y la pequeña cereza recibe también, unas caricias a su alrededor y tras breves instantes una frase tierna pero queda, se dejó oír apenas, en su último gemido.

AMORCITOOOOOO   YYYYYAAAAAAAAAAAAAA.

Me levante y fui en dirección a la puerta y regrese a mi apartamento.

AL DIA SIGUIENTE.

Me desperté muy tarde como a las diez de la mañana y me di cuenta que los autos de mis reinas no estaban en el  patio, tenía un fuerte dolor de cabeza y decidí  ir a buscar algo para quitarme la cruda, regrese como a las  siete de la noche  y estoy abriendo mi puerta cuando escucho mi nombre.

Mis gemelas aparecieron y un gesto de seriedad se dibujaba en sus rostros.

Queremos hablar contigo en casa, dieron la media vuelta y las seguí.

Algo curioso y que me tomo de sorpresa al verlas caminar, cuando las iba siguiendo, fue su forma de vestir.

Traían puestos unos pequeños hot pants y unas pequeñas blusas de algodón de tirantes muy pegadas al cuerpo, que realmente me dejaron tonto, por lo esculturales y sexys como mostraban su cuerpo.

Llegamos a la sala y comenzó el dialogo entre los tres.

 

Héctor, ¿Qué paso anoche?

Nos tomamos unas copas y pasamos una gran noche, por cierto que todo el día lo he pasado mal, por culpa de la cruda.

Por favor Héctor, ¿Qué paso?

¿Bueno, si ustedes lo saben pueden decírmelo?

Se vieron la una a la otra y se rieron en una forma cómplice y tomándome de la mano nos volvimos a sentar exactamente de la misma forma de la noche anterior.

Héctor, tienes que escoger a una de las dos

Para eso me llamaron, pues déjenme decirles algo, estoy más chiflado por las dos y más loco que una cabra, al grado que voy a ser más sincero con ustedes, al decirles porque estoy perdidamente enamorado de las dos.

Tú Rene, eres tan jovial, tan abierta y con tu risa y tu forma de ser, me haces feliz con solo verte.

Por tu parte tu Renee, tu porte tan altiva, seria y cerrada a los demás, pero cuando dejas un espacio para conocer tu interior, lo primero que encuentras es un caudal de ternura y amor.

Y falta agregar algo más de las dos, tienen unos cuerpos, unos traseros que me calientan con solo verlos, unas piernas que desearía morir asfixiado por ellas y unas caras amores, que pareciera que tengo a dos ángeles a mí alrededor.

Así que antes de escoger a una para   perder la otra, prefiero perder a las dos, y nunca sentirme culpable de haberle causado  daño alguno  a una de ustedes, con mi decisión,

Así amores míos, que me voy a mi lugar, para prepararme algo  que me quite este malestar.

Así que con su permiso y buenas noches.

Entre a mi apartamento y me estaba buscando un vaso de agua, cuando tocaron a mi puerta.

 Apareció mi COQUETA, y se colgó de mi cuello y me dio un tierno beso en la boca, y regreso de vuelta a la casona, para traerme un caldo y curarme del dolor de cabeza.

Me sirvió y nunca se apartó de mi lado, salvo por algo que yo le pidiera.

Al terminar y sentirme más relajado, le di las gracias  y la bese muy largo, corriendo mi mano por su cintura para colar mi mano por su pantaloncito y su braga para tocarle el trasero.

Me acompaño a mi recamara y me pidió que me acostara

Usando de almohada mí brazo, pero  al final coloco su cabeza sobre mi pecho.

 Su mano  bajaba para tocarme por encima de mi bragueta, que ya mostraba un estiramiento por mi fuerte erección.

Me levante y la empecé a desnudar, me quite el pantalón y cuando vio mi tranca, cubierta por el bóxer, que mostraba parte de su extensión,  acerco su mano para tocarla y tuve que detenerla y decirle.

Mi adorada reina de mi corazón, por favor para de tocarme que voy a perder la cabeza y terminare de  hacer una burrada que no quiero para ti,

Quiero hacerte completamente mi mujer pero tú primera vez, tiene que ser algo especial,

Mañana hare el amor contigo y lo haremos durante toda la noche.

Quiero que te vistas lo más sexy y elegante, porque primero te llevare a cenar y bailar, para que nunca me olvides, como tampoco tu primera vez.

Me dedique a besarla y la termine de acostar  y abrí sus piernas, para que sintiera su rabo, tocando a la puerta de su túnel del amor,

Para terminar, le quite la ropa y le  di una mamada, para que se sintiera satisfecha, por esa tarde.

Esa noche, fue grandiosa, porque mi reina, se quedó a mi lado a dormir, la hice que se pusiera los pants, para evitar tentaciones, aunque fuera por solo esa vela.

Nos despertamos, muy temprano para irnos a nuestros labores, no sin antes colmarme de mimos y atenciones y repasar un pequeño desfile, para aprobar su forma de vestir, y para finalizar me preparo un delicioso desayuno, en otras palabras era un mortal seducido por una diosa

A mi regreso por la tarde, mis preciosas me estaban esperando y la primera en salir fue mi SERIA, quien me lanzo una mirada  como queriendo hacerme saber, el dolor que sentía de verme partir con su hermana y por el sentimiento de traición que yo le producía,

 Y con un gesto de desprecio por los celos, me dijo  que su hermana bajaría en un momento, porque se estaba terminando de arreglar.

Se dio la media vuelta y me dejo solo en la sala.

Cuando la vi bajar por las escaleras, mi impresión fue tal que solo pude decir…WAOOO.

Y la voy a describir de la siguiente manera.

Su pelo castaño claro, se lo había teñido y adornado con unos rayos dorados, que le daban un aire muy juvenil.

Un traje de tres piezas color blanco, muy ajustado al cuerpo, que destacaba su trasero y su cintura en forma espectacular y una chaqueta semi abierta unida por un lazo blanco que dejaba ver una blusa blanca de chiffon satinado, que hacía sobresalir su busto en toda su  grandiosidad y por supuesto cartera y tacones altos del mismo color.

Para resumir, estaba súper elegante.

Nos despedimos de la SERIA, diciéndole que regresaríamos hasta el día siguiente.

No sin antes notar, que casi salía huyendo con una lagrima en el rostro.

Le abrí la puerta del automóvil y…

La lleve a uno de los mejores restaurantes de la ciudad, luego a una discoteca y por último a uno de los mejores hoteles donde tenía reservada una suite para esa ocasión.

Antes de atravesar la puerta, la cargue en mis brazos, como si fuéramos una pareja de recién casados, en su luna de miel y destape una botella de champagne que había ordenado anteriormente al reservar la habitación.

Mi COQUETA, se sentía en las nubes por tantos detalles, que su entusiasmo crecía, por conocer el futuro que le esperaba, para esa noche.

En medio de su alegría, la tome en mis brazos y no paraba de besarme, la lleve hasta el dormitorio, y delicadamente la deposite en el lecho, donde  me entregaría su mayor tesoro.

Con su coquetería innata se paró ante mí para modelarme con gracia y sensualidad sus encantos y fue cuando le pedí que de manera lenta, se desnudara para mí y toda mi espera valió la pena.

Lo último en caer fue su blusa y un juego de ropa interior de lo más  erótico y exclusivo, se dejó ver a mis ojos.

Me acerque a ella y con mucha delicadeza y ternura, la comencé a besar, fui bajando lentamente por todo su cuello para llegar a mis lolas, que tenían un grado de endurecimiento propio de su excitación.

Me hinque ante ella y mi ansiada concha queda ante mí, solo protegida por aquella fina tela.

La hice girar y un digno y maravilloso trasero me invitaba a tocarlo y besarlo en cada una de sus nalgas.

Le fui bajando la delgada y suave prenda para descubrir sus mayores tesoros y mi búsqueda fue fantástica, al encontrar un perfecto chochito, completamente depilado, que se veía exquisito y tímido ante la aventura que le esperaba.

Lo bese y lo acaricie con mi lengua, y con mis dedos lo entre abrí para localizar el pequeño botón, y lo salude con un tierno chupón,

A todo esto mi COQUETA, al sentir mi acción, trastrabillo su cuerpo y me agarro de los cabellos, para no caerse.

La hice acostarse,  le quite los zapatos y luego sus delicadas medias y bese y chupe cada dedo de sus pies, subí por sus pantorrillas y sus muslos eran gruesos y sensibles, hasta llegar al futuro nido de mi paloma, que brincaba de la emoción por llegar a él,

Su aroma era delicioso, era una mezcla del olor de sus fluidos y la loción que la envolvía.

Mi COQUETA, no aguanto más y se desprendió de mí y comenzó a tomar la iniciativa por su propia cuenta.

Como si fuera una gatita se puso de rodillas y lentamente se fue acercando y tomo mi verga y la lambio pausadamente desde el tronco hasta la cabeza y la chupaba como la golosa que era.

Rene, era en nada una mujer sumisa, era como una amazona que le encantaba tener el control total de la acción, y siempre mostraba esa sonrisa, que ahora era la total expresión de la lujuria reflejada en su rostro.

Toda ella era un espectáculo, cuando mostraba sus dotes eróticas en cuanto al hacer el sexo se refiere. 

Mamaba el pene como toda una maestra, y lo tragaba hasta hacerlo desaparecer dentro de su boca.

También apretujaba sus senos con mucha fuerza y al mismo tiempo mordía sus labios, como que con estos actos me demostraba la furia que sentía, cuando las olas de placer calaban su cuerpo.

Sin mucho preámbulo la sometí por la fuerza, y monte sobre ella, colocando mi verga a la entrada de su concha y con un fuerte empujón, la fui penetrando, hasta  llegar a la longitud que alcanzaba el tamaño de mi tranca.

Mientras me adentraba en su interior, jamás hubo una queja o un rictus de dolor y por el contrario cuando se vio totalmente penetrada, se apodero de uno de mis labios mordiéndolo provocándome un fuerte dolor, como si fuera un acto de represalia, por mi intromisión, en su zona  más sagrada.

La mire profundamente a los ojos y ella desafiante me sostenía la mirada.

Inicie un movimiento lento de entrar y salir dentro de ella y poco a poco lo fui aumentando en velocidad

 Cierra sus ojos, y su resistencia va cediendo y en un acto de sometimiento y aceptación, me besa con mucha ternura.

Mis embestidas aumentan de ritmo, su respiración se agita y un canto de amor sale de su boca.

AMOR  MIO DE MI CORAZON,

Cierra con fuerza sus brazos alrededor de mi espalda  pegando su rostro contra mi pecho y su pelvis se  sincroniza con la entrada del intruso para recibirlo, y su esfínter pareciera que lo abrasara y apretara, en señal de bienvenida.

Y una larga afirmación, me confirma que mi COQUETA, ha logrado la meta de alcanzar su éxtasis.

SSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

La observe como cambiaba de posición, y girando la cabeza sobre la almohada, con una sonrisa y una paz en el rostro, me hacía ver cómo había disfrutado su primera vez.

Me fui a la sala, a tomarme el resto de mi copa.

Para aparecer luego, apoyándose en el marco de la puerta del dormitorio, haciéndome señales con los dedos de su mano, invitándome a que fuera  donde ella.

Me tiro sus brazos al cuello diciéndome…

Eres mi marido y ahora soy tu mujer, quiero sentirte dentro de mí, por el resto de mi vida.

La lleve al sofá. La puse en cuatro y de un solo empujón estaba de nuevo en el fondo de aquella apretada gruta, donde mi tranca palpitaba a más no poder de felicidad.

Le di una nalgada, y mi COQUETA, expuso más su trasero, aumente poco a poco la velocidad, propinándole dos nalgadas con más fuerza y su coro de placer volvió a escucharse en el ambiente…

MMMMMMMMM          MMMAAASSSSSS FUERTEEEEEEEEEE    HAAAAAAAAAAAAAAGGGG.

La seguí azotando, y sus hermosa y blancas nalgas, tenían un color rosado tirando a rojo, saque mi verga y tome parte de nuestros fluidos de su vagina, y los esparcí por toda su zona anal, introduciendo uno y dos dedos para dilatar la entrada.

 Puse mi erecto fierro en la puerta de su ano y di un ligero empujón y escucho…

POR AHÍ NO PAPACITO…ME DUELE…

Mi glande traspaso la renuente barrera, y la cabeza de mi verga había encontrado otra estrecha gruta para el deleite de aquella hermosa hembra.

Me mantuve unido totalmente inmóvil por un rato.

La vuelvo azotar en sus divinas nalgas.

Y mi pancho, comienza a avanzar lentamente, hasta llegar a su destino final.

Ataco su clítoris con mis dedos, mordiendo su espalda.

Y ondas sonoras de lujuria se escuchan nuevamente.

DAMELA PAPACITOOO,  MMMMMMAAAAAAASSSSSSSSSS   FUERTEEEEEE,  SSSSSSIENTOOOOOO  QUEE MEE PARTESSSS EN DOSSSSS, QUEEEEE DOLORRRRRRR Y PLACERRRR, DDAAAAAAAMMEEEEEEEEE MMMAAASSSSSSSSS PPAAPPAAAA…CCIIIIIITTOOOOOOOOOO.

Le tomo sus dedos para que se masturbe sola y exploto como nunca dentro de ella y me responde con…

YYYAAAAAAAAAA  SSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII  DIOSSSSSS MIIIIOOOOO

Me separo de ella, y como un muerto caigo tumbado en el sofá mientras mi COQUETA, queda con el trasero al aire  y un hilo de semen se desprende de su ano.

Ya para dormir le di la última cogida. Y se durmió abrazada a mi pecho

 Diciéndome lo feliz que había sido, en  su estreno como mujer.

LA SERIA……

 

 

Pasaron tres días desde que empezó mi relación con la COQUETA, y casi no tenía ningún contacto con mi recordada Renee.

Cuando pasaba de casualidad a buscar a su hermana, al solo saber que yo estaba ahí, se encerraba en su cuarto para no salir.

Una mañana me levante muy temprano, para esperarla cerca de su automóvil cuando fuera a la escuela, y como tal, apareció radiante y bellísima y la salude con unos buenos días el cual no me contesto ni por un acto de cortesía.

Me acerque a ella y le pregunte…

¿Por qué me lastimas de esta manera, si lo único que te dije es que te amaba al igual que tu hermana?

Ella me quedo mirando con un gesto lleno de cólera y se subió a su automóvil y salió velozmente en dirección a su escuela.

Esa tarde calculando que faltaban minutos para que su jornada terminara, me presente en el centro educativo y busque la dirección y toque a su puerta.

Me abrió la puerta y al verme quiso cerrármela en la cara pero anteponiendo mi pie, evite que lo hiciera.

Me pidió que saliera y la dejara en paz y le dije que lo haría con la condición que me escuchara.

Me dijo que no era el momento ni el lugar para hacerlo y le conteste.

Acepto tus razones, pero por favor escúchame y te juro que nunca volveré a molestarte.

¿Dime donde me puedes escuchar?

Le sugerí, que podíamos hacerlo en un restaurante de comida rápida que estaba en el camino a nuestra casa, y acepto y me pidió que la esperara en  quince minutos.

Desde que llego me dijo que no tenía mucho tiempo y que fuera rápido en mi explicación.

Le ofrecí algo del menú y solo pidió un refresco.

Okey  Renee, vengo a despedirme de ti y luego lo hare con tu hermana, solo me tardare, los días para encontrar otro lugar donde alojarme y desapareceré de sus vidas.

¿Y qué va a pasar con mi hermana?

Lo mismo que contigo porque sé que me amas como yo a ti.

Me voy a ir porque me duele en lo más profundo, verte y saber que me desprecias por un acto que desde un principio deje claro, y era que prefería perderlas a las dos, antes de hacerles cualquier daño con una decisión mía.

Quería que lo supieras, y que no creas que  estoy contento con la presente situación.

Por favor, toma al pie mis palabras y por favor no le digas nada a tu hermana y déjame despedirme personalmente de ella.

Solo te pido un favor,  que me dejes besarte como la última vez y llevarme el sabor de tus labios, como un bello recuerdo de una relación que pudo ser.

Me acerque a ella para besarla, pero se negó.

Me levante de la mesa y le dije adiós.

Esa noche me quede en un hotel y al día siguiente cuando estoy en mi oficina, me llama mi    COQUETA, casi llorando porque no sabía que me había pasado.

Pero más tarde lo hizo mi SERIA, para citarme en el mismo lugar.

Esta vez la castigue y a propósito llegue media hora más tarde.

Desde que entre su vista era otra y cuando estuve frente a ella sus gestos y su proceder hacia mí, fue de lo más cordial y amable.

Me pregunto dónde había pasado la noche y me recordó que su hermana había pasado la noche en vela por mi ausencia.

Le explique que estaba hospedado en el hotel cercano a su casa y que era de los más lujosos de la ciudad.

Que ya me estaban buscando departamento y que en cualquier momento llegaría para hablar por última vez con su hermana.

Su semblante cambio y me dijo con un fuerte gesto que su hermana iba a sufrir en el futuro, a lo que conteste que lo mismo me iba a pasar a mí y que en vista de lo anterior era mejor de mi parte, pedir mi traslado a otro país.

Y con un gesto triste pregunto…

¿Entonces no quieres a mi hermana?

No he dicho eso, cuando veo a tu hermana, me parece verte a ti y ahora que estoy contigo, pareciera que estoy viendo a tu hermana.

Estoy loco ya lo sé, pero es muy triste enamorarse de dos personas a la vez, y que al mismo tiempo  parecen que fueran una sola.

Te dejo Renee, pero esta conversación me hace mucho daño y mejor voy a ir al bar del hotel y tomarme unos tragos para poder dormir.

Salgo del bar con varios tragos en el pecho y llego a mi habitación.

Son pasadas las nueve de la noche y me estoy quitando el nudo de la corbata cuando tocan a mi puerta.

Abro la cerradura y mi SERIA, aparece ante mí y  lucia extremadamente elegante.   

Estaba vestida como la diosa que verdaderamente era.

Una vestimenta amarilla de tres piezas, una falda hasta las rodillas  ceñida al cuerpo donde se dibujaban sus gruesas y largas piernas al caminar, terminando en unas redondas y frondosas pantorrillas y como toque final unos zapatos amarillos de tacón alto que hacían que su caminar luciera soberbio y sexy a la vez.-

 Una blusa de seda amarilla y una chaqueta de la misma tela de la falda,  rematada con unos botones grandes de metal color dorado, al igual que su cinturón, que remarcaban sus caderas y su cintura.

Su peinado era increíble, mostrando su cabellera rubia con un brillo y una soltura y cadencia que parecía que se movía al caminar.

Unos aros  grandes y dorados, adornaban sus mejillas, y su maquillaje era natural, mostrando unos pequeños y deliciosos labios, muy rosados por el lápiz labial

Y lo que más impactaba era el juego de su vestimenta comparado con sus ojos  del mismo color.

Me quedo viendo a los ojos y me dijo que había llegado a traerme para llevarme a la casa.

Porque Rene estaba llorando porque yo no aparecía por ningún lado y que ella había jurado llevarme a como diera lugar.

Tomo el teléfono y llamo a su hermana y le dijo que me había encontrado y que arreglara la habitación como habían convenido.

Con un gesto burlón y picaresco me dijo.

Así que te quieres ir y apartarte de nosotras.

Como estaba con mis tragos que me habían envalentonado y portarme como bravucón   le dije…

¿Y quién me va a detener?

Y tomándome de la corbata suelta  y acercándome muy próximo a ella, me contesta…

Yo lo voy hacer.

Y jalándome me lleva a la cama y se empieza a desnudar

Estaba cubierta por un juego de lencería, de color amarillo de lo más erótico,  como era una braga en triangulo que se despliega desde sus caderas y poco a poco va disminuyendo de anchura hasta cubrir perfectamente su vagina, y por su parte trasera cubre el canal y la mitad de cada una de sus nalgas, por su parte el sostén  era de una copa ancha adornadas con encajes  que servían para cubrir totalmente a mis nenas.

Por ultimo su liguero y medias blancas que cubrían sus grandiosas piernas

 

Parada frente a mí en su ropa interior, se me acerca y se lanza contra mi pecho quedando encima de mí y me dice con toda su dulzura…

No me pedias un beso para recordarme, pues aquí me tienes, pero te lo doy si vienes conmigo.

Contigo voy al mismísimo infierno y la bese con tal pasión que casi mordía sus labios y nuestro beso duro un rato muy, muy largo.

Mis manos la acariciaban por todo su cuerpo, pero  buscaron su espalda para soltar su sostén y una vez en libertad mis labios se apoderaron de mis nenas y parecía que querían devorarlas en especial los erectos pitones que sobresalían en su total exaltación,

Seguidamente se dirigieron a palpar y apretujar su portentoso trasero, y mimaban cada una de sus nalgas.

Mi SERIA, no soporto semejante invasión y de su boca emanaban gemidos de gozo que confirmaban su deleite por la acción que hacían mis manos.

Con toda su entrega y ternura me dijo…

¿Cómo creías que te dejaría ir si sabes bien que solo tú me has hecho sentir mujer?

Te amo y te adoro mi amor…

Y empezó a desabotonarme la camisa hasta dejarme solo en bóxer, mientras me miraba, como si quisiera acariciarme con sus ojos y Decirme con ellos lo que sentía por mí.

Cuando iba deslizando mi bóxer, su vista se concentró en  la punta de mi glande que majestuosamente hacia su propia presentación en completa erección, a medida que era liberado de su prisión.

Ante tal vista mi SERIA  comento y pregunto…

Es grande… ¿Me va doler?

La tome del rostro y besándola tiernamente le conteste…

Voy a ser lo más gentil contigo y prometo no causarte el mínimo dolor y hare lo que más pueda de mi parte.

Después de esa pregunta y su forma de accionar, me di cuenta que con esta mujer tendría que ser extremadamente cuidadoso y cariñoso, porque era muy frágil y miedosa al dolor.

Ella me llevaría más tiempo, ya que tendría que ser muy lento y cuidadoso, para no convertir su primera vez en una pesadilla.

Deslice suavemente su sensual prenda que protegía su virginal chocho y que al verlo en todo su encanto e inocencia, me atreví a acariciarlo con mis dedos y entreabrir sus labios para buscar con mi lengua, su botoncito que la conduciría a conocer la gloria de ser mujer.

Observe el interior de su vulva y una barrera me indicaba que su gruta al éxtasis aún no había recibido ningún visitante.

Delicadamente acerque mi lengua y labios hacia aquel solitario bombón y lo deguste como si fuera la más deliciosa golosina.

Al solo sentir el primer contacto de mi lengua, mi SERIA, acerco aún más su vulva a mi boca y tras un breve minuto soltó su canto celestial con un largo gemido.

SSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII    AAAAAAAAAAAAMMMMMMMMMMMOOOOOOOOOOOORRRRRR

Me apretó contra su concha  y sus contracciones seguían el ritmo de su canto.

No me detuve y seguí dibujando círculos con mi lengua alrededor de esa cereza y nuevamente sentí las mismas emociones de antes y comprendí que mi tierna era multi orgásmica, por la forma repetitiva de sus corridas.

Su vagina estaba completamente inundada por sus jugos  ocasión que aproveche para colocar mi verga en su mera entrada y restregar la cabeza de mi glande en su clítoris y puntear suavemente la frágil barrera que se interponía en el avance de mi panchito, que estaba al máximo de su rigidez, preparado para avanzar.

´Pase como diez minutos en esa labor de preparación en los cuales mi amor, se mordía los labios y acercaba su vagina continuamente en una oportunidad di un pequeño empujón y estaba dentro de ella.

MMMMMMMMMMM     HAAAAAAAGGGGG 

Sus ojos se volvieron vidriosos, y unas cuantas lágrimas corrían por su rostro…

No me atreví a moverme por un buen rato y solo pulsaba mi verga en su interior, pero sus contracciones y su esfínter, lograron que mi pancho, entrara en toda su longitud.

Tras una maniobra de fuerza y acomodo, logre que ella se sentara en mis piernas completamente ensartada por mi tranca y mantuvimos esa posición por casi quince minutos porque descubrí que le encantaba, especialmente cuando hacia latir mi verga dentro de ella.

De tanto aguantarme y sabiendo que podía explotar a causa del enorme deseo que sentía por esa mujer, la coloque en misionero y tras una veloz embestida me descargue dentro de ella y al mismo tiempo siento sus uñas que se clavan en mi espalda y su canto vuelve a resurgir.

AAAAAAAAAAAAAMMMMMMMMOOOORCCCCIIIITTTTOOOOOOOOMMMMMMMMIIIIIIIIIIIIIIIIOOOOOOOOOOO    SSSSSSSSLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL.

Nos quedamos viendo a los ojos  y se abrazó a mí por un largo rato.

Me dijo que teníamos que irnos, porque me tenían preparada una sorpresa.

Cuando llegamos a la casona, mi COQUETA salió corriendo a abrasarme y note que tenía los ojos rojos y cuando me beso se puso a llorar, por lo que supuse que ese tiempo de mi ausencia lo había pasado muy mal y solo le pedí perdón por haberla hecho llorar de esa manera por mi culpa.

Entramos a la casona y me subieron por la escalera y me llevaron hasta una enorme recamara, donde pude notar que algunas de mis cosas estaban a simple vista y me dijeron.

Esta fue la habitación de nuestros padres y ahora será la de nuestro marido.

 

LA LLEGADA DE MI SUEGRA…

Una noticia nos sacó de nuestra tranquilidad, cuando se anunció que la madre de las gemelas, mi suegra, llegaría en plan de visita para conocer al futuro miembro de la familia y esposo de una de sus hijas.

Yo por supuesto tuve que regresar al chalet, por eso de las apariencias.

La fuimos a recoger al aeropuerto, en vista que ella era residente de otra ciudad, que era muy reconocida por su actividad industrial.

Cuando me la presentaron, quede cuadrado por lo impactante de toda ella.

Sus hijas eran guapísimas, pero ella a pesar de su edad (46años, como luego descubrí), era un manjar especialmente para los dioses.

Era súper elegante, más alta que sus hijas como 1.75 metros de altura y su cuerpo era sin duda la plantilla original, de todos los atributos que caracterizaban a las hijas.

Unos ojos azules y un pelo largo y rubio le daban una belleza digna del porte de una reina.

Muy alegres, llegamos a la casona y abrimos una botella de champagne para brindar por la ocasión.

Tenían una  sabrosa cena y la velada fue de lo más familiar rematada con los tradicionales regalos de bienvenida.

 

 

Al día siguiente, la suegra quería saber más de mí y se sintió muy alegre por mis respuestas, pero aclarándome al final que le había quitado una gran preocupación, porque al menos una ya tendría marido no sin antes echarse a reír  y expresar sin tapujos que pensaba que eran tortilleras por la edad que tenían y no haber encontrado marido.

Y siguió diciendo…

Mis padres eran de origen alemán y salieron de Europa, huyéndole a la guerra, mis abuelos murieron en la primera y mi padre nos embarcó para salir en 1937 cuando apenas tenía meses de edad.

Mi padre era un excelente contador y administrador, y al llegar a estas tierras se hizo muy amigo de uno de los hacendados más ricos del país y fue hasta que tenía 15 años, que el hijo único del señor, al cual mi padre serbia, me pidió en casamiento y la boda se concertó y a los 16 fui madre de las gemelas que tú ya conoces.

Mi difunto marido era 20 años mayor,  y quince años después de casados,   murió de cáncer.

Antes que me hagas la pregunta, te diré que nunca me volví a casar por varias razones aunque propuestas he tenido muchas,

Una de ellas era por no darles un padrastro a mis hijas y otro por amor a mi difunto marido y  otra razón porque muchos me consideraban una cabeza hueca y les interesaba el patrimonio que herede, y no sabían que tenía un padre, que me enseño como llevar las riendas y las cuentas de todo lo que tengo y que será la herencia para mis futuros nietos.

 

Como ves, soy una madre muy preocupada por sus hijas y tú has sido la respuesta a mis plegarias, para que una de ellas forme un hogar y me de los nietos que hereden mi fortuna.

Pero cambiando de tema, traigo asuntos que resolver en varias secretarias de gobierno y mañana me tengo que reunir con mis abogados y quiero que estés presente para que me asesores en los planteamientos que me van hacer y tú te vayas enterando de las cosas de la familia.

A la mañana siguiente me despedí de mis dos amores y al poco rato salió aquella majestuosa y soberbia mujer que realmente tenía una cara,  un cuerpo y un  trasero, para provocar un infarto con solo verlo.

YA en el automóvil, como que le gustaba tirar bromas y en un cruce del camino, estuve a punto de colisionar con otro automóvil, y en tono burlesco y con gracia me dice…

ESO LE PASA POR IR VIENDOME LAS PIERNAS.

 Se rio como nunca y   yo solamente me sentí  totalmente apenado y viendo mi estado me dijo, ES UNA BROMA,,,,JAJAJA.

Llegamos a la oficina donde la esperaban, y pude observar que era una mujer con voz de mando y que no se andaba con rodeos para decir al pan, pan y al vino, vino.

Era una mujer de carácter fuerte, pero al mismo tiempo, amable simpática y de trato elegante pero claro.

Terminamos y me pidió que quería ir de tiendas porque quería comprar algo para sus niñas y para ella.

Entramos a una lujosa tienda por departamentos y se fue al de damas mientras tanto yo me entretuve en el de caballeros.

Estando ahí me acorde de las medidas de las gemelas y fui al sector de lencería y busque la ayuda de una de las vendedoras de ese sector y le pregunte qué era lo que más estaba de moda  en ese tipo de ropa interior y me trajo unos conjuntos de lo más eróticos de origen francés, le di las medidas y los escogí en color rosa para Rene la coqueta y amarillo para Renee la seria y pedí que me los envolvieran en un empaque de regalo,

Después fuimos a comer a un fino restaurant y al caminar en la alfombra, casi hice un traspié y riéndose nuevamente me dice…

ESO LE PASA POR IR VIENDOME EL TRASERO.  JAJAJAJA…

Esa  mujer era increíble y muy liberal, una vez que  se sentía totalmente en confianza para hablar, y valiéndome de sus bromas y al doble sentido que utilizaba en sus frases me atreví a preguntarle.

¿Querida suegra, siendo tan hermosa y en la flor de la vida, como hace para estar sin marido?

Y su respuesta…

 

Sin sexo querrás decir.

Mi querido yerno, yo soy una mujer muy práctica pero tampoco soy insensible, como toda mujer tengo mis calenturas, y en esas ocasiones tomo un vuelo a cualquier lugar, donde nadie me conozca, y curo mi malestar.

Sinceramente estalle de la risa por lo gracioso y la forma tan peculiar de contestar.

Para rematar acoto.

Pero eso sí.

No me gustan los compromisos.

Si la aventura fue muy buena, se repite cuando hay la oportunidad

 

Si no, adiós y hasta la vista

Querida suegra, me encanta su forma de ser y quiero conocerla mejor, especialmente para averiguar que otra clase de monerías se guarda dentro de sí.

Me estas adulando, eres un perverso y ya veo porque mis hijas están fascinadas contigo

Pero conmigo no la tendrás fácil, me ganaras hasta que te vea casado con una de ellas.

Cuando íbamos saliendo del restaurant como que tropezó con el mismo obstáculo que yo encontré al entrar, que casi se va de bruces hacia delante, si no es que la tomo de las caderas para detener su caída.

AL FIN SE TE HIZO, QUERIDO YERNO…JAJAJAJA

Esa mujer como que me leía el pensamiento, y en verdad estaba loco por tocar aunque sea esa parte superior de sus nalgas, que como maestro catador, eran de una dureza extraordinaria.

Durante el camino de regreso, me pidió que fuéramos a la clínica de su médico y le pregunte.

¿Se siente mal?

Y me contesto…

Estoy más sana que un roble, y el medico que voy a visitar es un especialista en estética y cirugía plástica, el me levanto los pechos y ahora me están saliendo unas pequeñas arrugas en la frente y los parpados y además odio la celulitis y voy a consulta a ver que me recomienda.

Cuando llegamos a la clínica, y se presentó con su nombre de pila, fue la primera vez que lo escuche… BRIDGETT……

Cuando salió de consulta le pregunte…

¿Por casualidad no se quiso propasar el medico?, jaajaja.

Y me contesto

Ya está muy viejo y aunque quisiera, ya no puede.

Desde ese día, nuestra relación de suegra y yerno, parecía la de unos viejos amigos, que se la pasaban de broma en broma.

Mi trabajo en la embajada, me dejaba mucho tiempo libre, el cual aprovechaba con mi suegra, para salir cuando ella me lo pidiera.

Razón por la cual, me desatendí  de mis gemelas, pero al mismo tiempo me agradecían, por mis atenciones para con su madre.

Cierta mañana que me levante tarde como a las 10 am. En vista de una visita nocturna de mis gemelas, que llegaron a modelarme el regalo que les compre,

Salí al patio y cuál es mi sorpresa.

Que mi bellísima, escultural y voluptuosa suegra, está en un pequeño traje de baño tomando sol en la alberca.

Me acerque donde estaba ella y sonriendo me dijo…

SE TE VAN A SALIR LOS OJOS…JAJAJAJA

Querido yerno, no alcanzo mi espalda, me podías poner aceite para evitar las quemaduras del sol.

Agarre el bote y me senté a un lado de ella, que estaba acostada boca abajo en una toalla sobre la grama, e inicie mi faena.

Su espalda era ancha y carnosa y a la vez muy tersa y delicada, le dije que se quitara los tirantes de la espalda del sujetador, porque si no, le quedarían marcados en la piel por el sol, a lo que contesto.

DESABROCHALOS, POR FAVOR.

Regué el aceite por toda su espalda, hasta llegar a sus caderas y vuelvo a escuchar.

SE TE HIZO OTRA VEZ QUERIDO YERNO…JAJAJAJA…

Al tener contacto mis manos con su piel, sentí como una descarga eléctrica que despertó mi verga con una tremenda erección, que casi era imposible de ocultar, en aquellos diminutos pantalones cortos,

SIGUE CON MIS PIERNAS, MI NIÑO.

En la medida que esparcía el aceite en sus gruesas y duras piernas mis pensamientos y mi vista se perdían en admirar y soñar con poseer, ese voluminoso y espectacular trasero.

Sinceramente mi suegra, con ese cuerpazo y esa cara, jamás aparentaba la edad que tenía y más bien cualquier persona al verla junto a sus hijas  hubiera pensado que era la hermana mayor de las tres.

Mientras acariciaba sus pantorrillas con el aceite, separaba sus piernas y me dejaba ver su primorosa vulva, y al mismo tiempo demandaba…

MAS ARRIBA MI CIELO..

Y producto de mi alucinación y deseo, me atreví a masajear su entrepierna casi rosando la tela que cubría su vagina.

Cuando hice esa acción, puedo jurar que escuche un gemido y se dio la vuelta inmediatamente y su vista se clavó en la bragueta para ver mi erección.

Para disimular me di la media vuelta y me lance al agua de la alberca.

Me siguió y se puso a jugar conmigo como si me estuviera ahogando por la fuerza.

Viendo, lo que podría pasar de seguir el juego me despedí de ella y me fui a mi chalet.

Otro día más.

Estoy sacando mi automóvil para ir a la oficina, cuando de pronto sale por la puerta y me dice…

Héctor me vas a dejar sola en casa para que me aburra como una ostra.

¿Puedes llevarme contigo?

¿Claro que si querida suegra?

Llámame BRIDGETT por favor, subo por mis cosas y ya regreso.

Pasaron los minutos y de pronto se escuchó un grito.

Entre rápidamente a la casa y la encontré en el suelo con una mueca en la cara de gran dolor.

 

  Me dijo que se había caído al bajar la escalera y que tenía un fuerte dolor en todo su lado derecho y que la ayudara a volver a su habitación, para acostarse porque no aguantaba el dolor.

La cargue en mis brazos y la lleve hasta su cama.

Y me pidió ayuda para bajar la cremallera de su vestido y todo paso tan rápido que solo quedo en una finísima ropa interior

 Por lo que salí disparado de su recamara, porque de seguir ahí un minuto más, me hubiera tirado sobre ella.

 

Pasaron 15 días desde que llego mi querida suegra, y una noche al regresar y bajarme del automóvil escucho un tremendo relajo dentro de la casa, en el que madre e hijas se decían las cosas a gritos y mi nombre se escuchaba como punto de discordia,

Me fui directamente a mi departamento y espere al resultado final.

Mi coqueta apareció al cabo de las horas y me dijo…

Mi madre descubrió que tú vives para las dos y empezó a darse cuenta cuando vio la lencería que yo usaba y recordó que te había visto comprándola  en la tienda y le pregunto a Renee, que le enseñara su regalo y pregunto…

 ¿Por qué un novio compra ropa interior para su novia y su cuñada?

Además nos ha visto en nuestras escapadas en la madrugada, cuando venimos a visitarte.

Así también en nuestro comportamiento cuando estamos contigo.

 

Al cabo de media hora apareció Renee, y los tres no abrazamos en completa paz.

Les pedí que regresaran con la madre y que entendieran su dolor.

En la mañana cuando estoy por subir a mi automóvil, veo una nota en el vidrio sujetada por una de las escobillas del limpia parabrisas que decía…

Quiero hablar con usted antes de partir a mi ciudad, lo estaré esperando en el hotel tal,  a las 2 pm, pregunte en recepción por el número de habitación, …BRIDGETT

 

Llegue al lujoso hotel, con algo de preocupación, pero luego de pensarlo me dije…AL TORO POR LOS CUERNOS… y subí a la habitación.

Toque a la puerta, y aquella teutona rubia, vestida en una forma majestuosa, soberbia y elegante, me abrió la puerta y al solo cerrar, me coloco en plena cara, una fuerte cachetada, para después decirme.

Dele gracias a Dios que no soy hombre, porque si no hace horas le hubiera pegado un tiro, por pervertido y por haber engañado a mis hijas, de la forma como lo hizo.

Perdone señora…

Cuando me conoció, lo primero que me dijo que yo era la respuesta a sus plegarias, porque pensaba que sus hijas eran “TORTILLERAS” y cito textualmente, el adjetivo que usted uso.

Ahora resulta que soy un pervertido, por convertirlas en reales hembras, al igual que su madre.

.

Son tan bellas, lucen iguales, pero son tan diferentes que al final me fue imposible decidirme por tal o por cual y antes de decidirme por una, prefiero perderlas a las dos, para no hacerle ningún daño a ninguna de ellas.

A lo cual respondió…

 

Es un descarado, y ahora quiere aparecer como si usted fuera la víctima, cuando es nada más que un gigolo profesional, que a engatusado con sus atributos de hombre a dos indefensas mujeres necesitadas de amor y enfermas por sus traumas psicológicos de juventud.

Disculpe divina señora, pero quien habla de gigolo, cuando usted pasó provocándome con sus bromas de doble sentido, al grado que me pidió que le untara aceite, cuando estaba medio desnuda y me provoco una descomunal erección al ver semejante cuerpo, que tuve que escapar a como diera lugar, para que no viera mi estado de excitación,

 Y estuvo a su vez.

Siguiéndome dentro de la alberca para seguir con su provocación.

Seguidamente, me pidió ayuda para quitarse el vestido, con toda la intención de que la viera en su ropa interior y no tuve más remedio que salir huyendo porque de lo contrario  mmm…

Está bien, soy un gigolo, pero usted acepte que quería quitarse la calentura conmigo,

Como se atreve insolente y levanto su mano para darme otra bofetada, pero le detuve su mano en el aire, y la tome por la cintura y le di un beso en esa deliciosa boca con todo y lengua

  Su esbelta hermosura y un cuerpo estilizado, producto del trabajo en un gimnasio, hicieron posible que se separase de mí.

Volví nuevamente y la tome de la cintura y me fui directamente al cuello para besarla y mis manos  fueron a apretar y acariciar sus enormes nalgas y su voz de protesta se escuchaba.

 

Deténgase por favor, o llamo a la policía y lo acuso por intento de violación.

Si me van acusar por algo, no va a ser por intento.

Estúpido, ¿quién se cree que es?

No sabe con quién se está metiendo

Claro que lo sé, con la mujer más bella, que me volvió loco de deseo desde la primera vez que la vi.

No sea tonto, y compórtese como el caballero que creí que era

Usted lo dijo, “ERA”, no sabe  usted,  que estas piernas y estas nalgas, le hacen perder la razón a cualquiera y eso usted bien lo sabe, porque las utiliza a la perfección.

En un momento de nuestro forcejeo,  pego contra una pared y una de mis manos libres se fue en busca de una de sus tetas y logro tocarlas a través del sujetador que la resguardaba.

Cuando sintió mi mano, reacciono con más fuerza, pero nuevamente la bese y ella me esquivaba girando su cabeza.

Volví a utilizar mi mano, pero esta vez la lleve por un recorrido por encima de su falda hasta levantar  su ruedo  e introduje mi mano en medio de sus piernas, las cuales cerro con toda su fuerza, lanzando al mismo tiempo, la mayor cantidad de insultos, al saberse que solo a escasos centímetros,  su intimidad más protegida, estaría al alcance de mi mano.

 

Presione con más fuerza y mis dedos  detectaron la seda de su braga,  mi dedo medio lo coloque en posición, y sentí como el mismo, estaba sobando su clítoris y su concha, en toda su totalidad.

ESTAS CALIENTE EN VERDAD BRIDGETT, SIENTO TODA TU HUMEDAD.

Sus insultos pararon y su resistencia era casi nula y su boca solo se abrió para responderme con un beso.

Desde que vi tu erección en la alberca pude entender como mujer, porque mis hijas están locas por ti.

Le subí totalmente la falda y mis manos se apoderaron de su hermosísimo trasero y me deleite en un grado demencial, el palpar con mis propias manos su grandiosas nalgas.

Sus manos estaban alrededor de mi cuello y poco a poco bajo su mano derecha buscando mi bragueta y palpar su verga que era la cura que necesitaba,  para su calentura vaginal.

Me baje el cierre.  Saque mi herramienta, le baje apenas  su braga y coloque mi verga muy cerca de su concha y agachándome un poquito y con la ayuda de mis dedos, y dando un leve empujón la punta de mi glande estaba dentro de ella,

Me la estaba cogiendo parado y con toda nuestra ropa puesta,

Ella trataba de abrir sus piernas pero sus bragas a medio bajar se lo impedían.

Casi llorando me decía…

METELA HASTA DENTRO,

ASSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

DIOS MIO,

NUNCA ME HAN COGIDO ASI.

QUE SABROSO

TENIAS RAZON HECTOR, TUVE CALENTURA DESDE EL PRIMER DIA QUE TE VI.

QUE VERGA TIENES HIJO, CON RAZON MIS HIJAS ESTAN LOCAS POR VOS.

MI QUERIDA BRIDGETT, TE VOY A DAR UNA COGIDA, QUE UN DIA VAS A QUERER REPETIR, Y ESO TE LO JURO.

Se la saque, y le baje totalmente la braga, la tire al piso y le abrí las piernas y se la deje ir hasta el fondo y le pregunte,

¿Qué le parece querida suegra, la inyección está a su medida?

Me quedo viendo a los ojos y me dijo…

SOS UN AMOR Y LO QUE ME ENCANTA ES  LO GRUESA Y EL LARGO JUSTO PARA MI.

Mi querida  BRIDGETT, hoy te vas a sentir diferente y lo vas a saber mejor, cuando compares tu mejor noche en el pasado, con lo que va a pasar especialmente  este día, Te juro que lo vas a recordar por siempre.

Le levante al máximo las piernas, y le metía la verga a máxima velocidad y al cabo de cinco minutos la escucho clamar…

 

HIJITO MIOOOOO, QUEEE RICOOO COGESSS,  PAPITOOOOO  MIOOOOO,  ASIIIIII MIIII  CIELOOOO.

ASIIIIIIIIII    ASIIIIIIIII     ASIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII  

Me abrazaba, me besaba  y yo todavía ensartado dentro de ella con mi verga haciéndola palpitar para que sintiera que aún había para largo rato.

Nos levantamos del piso y nos dirigimos al baño, durante ese pequeño trayecto nos fuimos desnudando pieza por pieza, y al quedar completamente desnudos,  mi deseo estaba haciéndose mayúsculo, el trasero de esa alemana era algo digno de admirar y solo una promesa me hice para mí mismo.

QUE ESE DIVINO CULO, SERIA MIO ANTES DE TERMINAR LA NOCHE.

Llegamos al baño y después de una corta ducha su primera reacción fue agarrar mi verga y darle de besos  a todo su largo y grosor.

Y sus frases eran…

Que linda paloma, quisiera tenerla dentro de mí, por toda la vida.

Mi bella y linda suegra, esta verga será suya todas las veces que usted quiera.

Y como una poseída se la metía en la boca, queriendo tragársela entera y la soltaba porque se escapaba de ahogar, al final decía que no se iba a rendir hasta tragársela entera así le tomara el tiempo que fuera para darse ese placer.

 

 

 

Le pedí que me acompañara y la lleve a la cama y que buscara el aceite que me pidió que le untara cuando estábamos en la alberca.

Me dijo que tenía algo mejor y me dio un bote de crema aceitosa, que tenía un olor y fragancia como si fuera una loción francesa.

La hice que se recostara y comencé a esparcir la crema por sus adorables lolas, que al contacto de mis manos con sus pezones, se transformaron en sendos pitones capaces de sacarle un ojo a cualquiera.

 Sus ojos se fueron cerrando poco a poco y mis manos ya se encontraban masajeando su pelvis,

Algo que me llamo la atención fue el poco vello  púbico y el color miel que tenían, le masajee suavemente su vagina y su clítoris se mostraba todo respingón, listo para entrar en acción.

Frote  sus admirables piernas y le ordene que se diera la vuelta.

Al mismo tiempo que decía en voz alta, para que me escuchara.

 

Así soñaba con tener este culo, cuando lo admiraba como un perdido, soñando que sería  mío, algún día.

Y ahora no es un sueño, 

¡Es mío!

Si hijito, es suyo pero cójame que ya no aguanto más.

Le besaba las nalgas y buscaba la crema para untar una buena cantidad, y luego lo pasaba  por su orificio anal  y esparcía la crema alrededor y dentro de él.

Hundí mi cara en medio de sus nalgas y mi lengua y labios se adueñaron de esa zona.

Roce con mi lengua  su estrecha entrada,

 Que provocaron que mi adorada y preciosa suegra, levantara su trasero, por las extrañas sensaciones, que esas únicas y placenteras caricias,  se avivaban por primera vez en ella

HIJITO LINDO, QUE ME ESTAS HACIENDO, QUE EXTRAÑO, PERO QUE SABROSO, LO QUE ME HACES SENTIR.

Le  pedí que se volteara nuevamente, y me lance en busca de mi roja cereza y nuevamente mis labios y mi lengua  se convirtieron en los autores materiales del indescriptible asalto que sufrió ese pequeño botón, que fue incapaz de soportar lambidas, chupetones y más que una pequeña mordida,

 Al escuchar sus lamentos y quejidos de placer de mi adorada suegrita, le anuncio en voz alta……

ESTO ES PARA QUE TE ACUERDES DE MI.

Y coloque mi dedo medio, en la entrada de su recto y la fui penetrando.

Y de repente escucho una frase larga y tendida.

YYYYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA     HIJITOOOOOOOOOOOOOOOO  MIOOOOOOOOOOOOOOOOO

Me levante de la cama y entre al baño a ducharme. Y al  salir busque mi ropa, y me acerque a la cama donde yacía mí suegra y le dije.

 

 

Vístase que la espero en la cafetería del hotel, para comer algo, porque todavía le falta lo mejor, cuando le pegue la cogida que nunca olvidara.

Como a la media hora bajo y hay que decirlo, mi deliciosa y escultural suegra, lucia radiante y sin dudarlo era la joya de la corona, por su porte, elegancia y belleza.

Su vestimenta era impecable, y muy sonriente se sentó frente a mí,  en un pequeño rincón, que yo había escogido, para proteger nuestra intimidad.

Mi querido Héctor, tengo que felicitarte, hoy me hiciste dos cosas que nunca  me hicieron antes, coger parados fue increíble, cuando sentí tu paloma dentro de mi  te juro que tuve mi primer orgasmo, y es que tienes una verga morcillóna  que solo al recordarme que la tuve dentro de mí.

 Estoy, más caliente que la primera vez, y quiero que me cojas otra vez,

La segunda, cuando me besaste el trasero, porque sentí un escalofrió que corrió por toda mi columna y que fue como un estallido interior al sentir tu dedo, entrando por mi ano, dentro de mí…

Con razón tienes locas a mis hijas y si todavía dices que me falta lo mejor, tal vez me una al club,

 

 

 

 

La forma tan clara y sincera, para confesarme sus emociones, sentimientos y deseos que tuvo en su intimidad conmigo.               Me hizo recordarme, que cuando trate de analizar su personalidad en nuestros primeros encuentros, nunca estuve equivocado y que esta preciosura de mujer era el premio mayor de la lotería, le encantaba el sexo, pero no en cantidad, si no, que en calidad,

Por eso me atreví, a confesarme con ella.

Mi hermosa y soñada Bridgett, ahora que hicimos el amor estoy más confundido todavía, por un lado, amo a tus hijas, pero por el otro, estos últimos quince días me han hecho soñarte, desearte y amarte como un adolecente que se enamora de su maestra , y ahora solo quisiera pasar el tiempo haciéndote el amor.

Héctor, hijito mío, usted me ha hecho venir tres veces en menos de dos horas y  si ya termino de comer, quiero que me vuelva a coger, así que vámonos para la habitación,

BRIDGETT, Solo te quiero pedir un favor, que cuando entremos  te desnudes muy despacio para mi Y  me exhibas ese monumental trasero, cuando lo vayas descubriendo al quitarte tu ropa interior.

Y la función empezó, quitándose una ceñida falda crema que cayó a sus pies  y dándose la espalda se inclinó para recogerla mostrando su colosal trasero, se siguió desnudando hasta quedar en un erótico conjunto de ropa interior, haciéndome la aclaración que era idéntico a los que yo había comprado para sus hijas con la diferencia que el suyo era de color blanco.

Quedo completamente desnuda, solamente  calzando unos  zapatos de tacón alto, que la hacían lucir sencillamente maravillosa al caminar.

Se acercó a la cama y me ayudo a desnudar y solo espero que saliera el bóxer y en segundos se apodero de su tranca.

HIJITO MIO, QUE VERGA MAS LINDA ME VAS A DAR.

La tomo como la vez anterior, la colmo de besos  para luego tratar de tragársela por completo, pero con los mismos resultados.

Te voy hacer el amor, como lo hago con una de ellas y la fui acariciando lo más lento posible, besando sus tetas su cuello y le daba tiernos besos en su boca para luego rematar chupando con ansias  sus pezones,   

Le metí la verga hasta el fondo, y la deje ahí por varios segundos, sin hacer ningún movimiento, para que sintiera el grosor y lo largo y también como aumentaban sus dimensiones, cuando la hacía palpitar.

HIJITO BELLO, QUE RICO COGES MI AMOR,

DEJELA  AHIIII EN EL FONDO,

HAGALA QUE SE PONGA A LATIR CHIQUITO MIOOOOO

Estuvimos en esa posición por más de 15 minutos y luego me tendí en la cama y la invite a que se sentara y  se ensartara sola su tranca, era casi la misma posición, pero con la modalidad que ella estaba arriba, yo seguía pulsando mi verga.

Ella solo se movía para inclinarse, para darme largos besos en la boca o para traerme sus tetas, para que se la chupara o lambiera.

 

 

Y de vez en cuando me susurraba al oído …

SIENTO QUE YA ME VOY A VENIR MI NIÑO.

QUE RICO SIENTO,

Cuando escucho esas frases nos damos la vuelta

 Pongo sus piernas en mis hombros, la embisto frenéticamente a más no poder y siento que exploto dentro de ella, con un enorme chorro, a consecuencia de tanta excitación de esa tarde,  al mismo tiempo mi querida suegrita pega un grito diciendo…

ME CORROOOOO ,   SI SISISISI     YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

MMMMMIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII CIIIIIIIIIIIIIEEEEEELLLLLLLLLOOOOOOOOOOOOOOOO.

 

Me levanto y veo que en la sabana hay un enorme pozo de jugos,  que una parte parece semen, pero hay algo más.

Mi suegra  medio levanta su cuerpo de la cama y observa lo mismo que yo, y me dice,..

Yo también sentí que explote por dentro.

Nos metimos en la ducha, y no parábamos de besarnos, salimos agarrados de las manos y volvimos a la cama,

¿Héctor, con quien haces el amor  de esa forma tan tierna?

Pues esa es la respuesta, con la más tierna.

Pedimos unos tragos y  algo de comer y mi despampanante suegra se preparó para recibir el pedido y  para abrir la puerta, se puso una nueva ropa interior, se puso una bata y se dirigió a la sala de la suite, para esperar el pedido.

Durante  los aperitivos, volvió a recordar la mancha y me dijo…

Tengo 46 años de edad, y nunca en todas mis relaciones sexuales que he tenido, jamás me había ocurrido nada igual a lo que sentí hoy,

Fue igual a lo que sienten ustedes los hombres al terminar,

Por lo general uno de mujer  se humedece en su zona genital,  pero hasta ahí,

 ¿Que fue lo que paso hoy?

Para averiguarlo tendré que consultar con mi médico.

Vamos a dejar claro una cosa, tú te quedaras con mis hijas pero te pongo una condición.

  Cada 15 días tendrás que venir a mi ciudad con el pretexto de ponerte al corriente con los asuntos de la familia, y curar mi calentura por un periodo de tres días,

¿Aceptas mi cielo?

No mi reina, que sean cuatro, cada 15 días,

 

 

   

Nos fuimos a la habitación, le quite la bata y se subió a la cama, le dije que se pusiera como una gatita en cuatro patas, para que me enseñara el trasero y haciendo gala de una erótica coreografía, movía su culo  mientras seguía mis gestos y  movimientos, con una picara mirada,

Mientras tanto yo, buscaba y tomaba el bote de crema aceitosa.

Le acaricie las nalgas con mis dos manos, baje la braga totalmente y coloque mi verga en la entrada de su concha y de un solo empujón se la deje ir hasta el fondo, le di ritmo a mis embestidas y cuando la escucho jadear, le pego la primera nalgada, acelero el ritmo y le asesto otra nalgada más fuerte y comienza el coro celestial.

MAS MI NIÑO,  MASSSSS,MASSSSSSS   FUERTEEEEEEEEE

Le aprieto las nalgas con fuerza y las azoto, me inclino para morderle la espalda con mis dientes y sus reacciones son una mezcla de placer y dolor, aumento la velocidad y…

DAME VERGA NIÑO HERMOSO,    HASTA EL FONDO…. SSSSSSSSSSSSSSSIIIIIIIII PAPITOOOOOOOO

Saco mi tranca y palpo su concha con mis dedos, abro el bote de crema aceitosa, y  la  riego por todo su orificio anal y coloco mi verga enfrente de su ano le doy dos fuertes nalgadas y empujo mi verga y pega el grito…………..

ESTUPIDO, PENDEJO NO TE ATREVAAAAAAAAAASSSSS

SACALA IDIOTA, ES MUY GRANDE Y GRUESA

TENGO MUCHO DOLOR

 

Pero mi glande, ya está dentro, le doy varios azotes más y le digo en voz alta.

 DESPUES VAS A ROGARME POR QUE TE LO VUELVA HACER…

La tenía por la mitad, le acariciaba sus nalgas baje a buscar mis lolas y por ultimo mi dedo medio busco su clítoris y el coro comenzó de nuevo,

DESPACIO MI NIÑO, ES MI PRIMERA VEZ Y DUELE MUCHO,

Me detuve un rato dándole tiempo a su esfínter para que se dilatara y en la primera oportunidad se la deje ir hasta el fondo.

ESTABA TOTALMENTE ENSARTADA,

Me quede totalmente congelado en esa posición por dos o tres minutos,  para luego reiniciar lentamente una a una mis embestidas.

¿QUE SIENTES SUEGRITA BELLA Y HERMOSA?

DESPACIO PAPACITO LINDO, ME HAS CONVERTIDO EN TÚ PUTA, PERO AHORA TÚ VERGA, LA CONSIENTO CON TODO SU GROSOR

Mis empujes cobraron velocidad  y tras varias nalgadas con la palma de mi mano, mi verga se movía dentro, con toda normalidad y  comodidad,

Le tome una de su manos y le lleve  a masajear su clítoris y sus cantos de placer aparecieron en sus tonadas.

PAPACITO BELLO, QUE ME HAS HECHO, EN QUE CLASE DE PUTA ME HAS CONVETIDO, PORQUE SIENTO TANTO PLACER

MÁS FUERTE MI NIÑO, QUE CULEADA POR DIOS

Y debido al canto de placer de mi suegra, sentí que estallaba dentro de ella y al mismo tiempo mi reina hundía la cabeza en la almohada y exponía en toda su exuberancia su hermoso trasero y una onda de placer recorrió todo su cuerpo en un éxtasis que la sumergió en una profunda calma.

PAPITO MIOOOOOO, HIJITOOO DE MI CORAZONNN …

QUEEE RICOOO  COGESSS MMMIIII REYYYY     MMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM

 

 

Me levante de la cama  decidido a darme una buena ducha con jabón, a causa del olor que se me había impregnado, de algunos residuos de heces fecales, de mi preciosa suegra.

 

Me fui a la sala a buscar algo de beber y como a los 15 minutos  aparece mi desflorada suegra y me dice,

Mi tierno precioso, mi primer marido me quito mi virginidad a los 15 años.

 Y tu demonio hermoso, me rompiste el culo a mi edad, eso te convierte en mi dueño absoluto y te ganaste el derecho de ser mi segundo marido en su total y legitima propiedad

 De aquí en adelante soy tu puta y quiero que hagas conmigo lo que tú desees  o quieras hacer en la cama,  porque ere mi amor y señor.

La quede viendo con mucha pasión y le dije…

Súbase a mis piernas que  quiero meter mi verga en el único lugar al cual realmente pertenece..

Se quitó la braga que traía puesta y se acomodó entre mis piernas y tomando mi verga con su mano, la dirigió con mucha seguridad en su deliciosa concha y se ensarto en ella,

Pasamos como media hora  diciéndonos las frases más hermosas que nuestros oídos querían escuchar  y casi llorando me decía…

Esta noche lo quiero solo para mí, y mañana me ti ene que ir a dejar al aeropuerto, y dentro de once días llamare a la casa para enviarle el pasaje y darme los cuatro días que me prometió

Le advierto que antes de irme me tiene que culear y darme mi vacuna para poder soportar cualquier clase de calentura hasta que usted llegue,

 A la mañana siguiente la hice correr dos veces

 

 

Una promesa de un reencuentro cercano quedo  entre nosotros

Regrese donde mis gemelas y las encontré llorando, habían estado muy  preocupadas en vista que no aparecí en toda la noche y pensaron lo peor,

Les explique que había estado con su madre y después de mucho platicar al fin ella entendió que estaba profundamente enamorado de sus hijas y que no podía escoger a una en particular, en vista que cada una tenía algo único  y que juntas eran mi mujer perfecta,

Además, quiero decirles, que mi suegra, me pidió que la visitase cada 15 días, para que la ayudara y que me pusiera al tanto del patrimonio de ustedes y sus futuros hijos, es por esa razón que dentro de 11 días, mandara un pasaje aéreo para que la visite

Las dos se me tiraron al cuello  muy alegres por haber resuelto el problema con su madre y decidieron llevar mis cosas de vuelta a la habitación, para dormirnos los tres.

MI VISITA A LA SUEGRA

La hora 9 am

Aterriza el avión y todos  los pasajeros nos encaminamos al gran salón del aeropuerto y al cruzar la puerta de salida, veo a mi escultural suegra levantando la mano para que la viera.

Nuestro saludo fue de lo más normal entre dos familiares con la salvedad que cuando sus labios se acercaron para besarme, me dijo al oído…

Ya estoy caliente con solo verte mi amor,

 

 

 

Buscamos su auto y ya en el trayecto me dio un beso en la boca y tocando su tranca por encima del pantalón me advirtió…

Vamos a ir primero a mi oficina, para darte la bienvenida y sonrió pícaramente.

¿De verdad, estas caliente solo de verme?

¿Por qué no lo compruebas por ti mismo?

Me acerque a ella, y puse mi mano entre sus piernas y la fui metiendo hasta tocar sus bragas, separe el elástico y levemente penetre su concha con el dedo y este salió completamente mojado por sus jugos, los olí con una fuerte aspiración para seguidamente chupar mi dedo y decirle apasionadamente…

Necesitaba recordar este olor y sabor, para que mi amigo despierte y me baje el cierre de la bragueta y mi verga casi salta de la emoción,

Mi adorada BRIDGETT, la vio, y se hizo a un lado de la carretera   y se inclinó para besarla y trato de tragársela pero volvió a fallar, arranco nuevamente y nos pusimos en camino.

Llegamos a una gran planta industrial.

Entramos a las oficinas y al llegar donde la secretaria le dijo…

Por favor, estrictamente, no quiero ser molestada, porque tengo asuntos muy importantes que tratar con mi yerno y siguió caminando hasta llegar a una enorme puerta donde se encontraba su oficina,

Cerró con todo y seguro  y se pegó a la pared y me dijo…

 

 COJAME AQUÍ MISMO AMOR, IGUAL QUE LA PRIMERA VEZ.

La bese empezando por su cuello, desabroche los botones de la blusa, tome mis tetas y medio las mordí y chupe

  Mis manos bajaron por su falda para subirla hasta sus caderas y me apodere de mi portentoso trasero el cual acaricie y apreté con todo el deseo de poseerlo, para luego deslizar su lujosa y erótica prenda y quitársela completamente y recogerla para aspirar profundamente su aroma.

Me saque la tranca, abrí sus piernas y la frote contra su grandiosa vagina y trate de encontrar el sendero para llegar a lo más profundo de ese túnel, que conduce al máximo goce del placer.

Con un poco de dificultad lo encontré y tras un fuerte empujón la mitad de mi verga estaba dentro.

PAPITO MIO, COMO HABIA SOÑADO CON ESTA COGIDA OTRA VEZ….. QUE RICO MI CIELO,  SOLO TU SABES COMO ME GUSTA …

UN POQUITO MAS MI CIELO

1.    Y EMPUJO NUEVAMENTE CON MAYOR CELERIDAD Y………….

ASLLLLLLLLLLLL        MMIIIIIIIIII  AAAMORRRRRRRRRRR

ASIIII    ASIIIIIII   ASIIIIIIIIIIIII    ASIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

La levanto totalmente de las piernas y se agarra de mi cuello  y con mi tranca dentro, camino unos cinco pasos  y caigo sentado en un sofá con su peso encima.

  En ese preciso momento,  mi verga, se fue totalmente hasta el fondo de su ser.

MI NIÑO QUE CORRIDA, COMO ME HACES SENTIR MUJER, TE AMO  HIJITOOO.

Sabiendo que le gustaba esa posición y sobre todo que se la hiciera palpitar dentro de su vagina.

 La mantuve así por un buen rato.

¿Quieres más amorcito?

Mejor en la casa mi cielo, porque aquí no puedo ni gritar de lo tanto que me gusta que me cojas, pero estuviste divino mi niño.

Nos arreglamos para irnos, y al pasar por unas oficinas llamo a uno de los ejecutivos y le dijo…

Me hace un cheque a nombre de mi yerno y me presento con él para luego agregar…

Mi secretaria le dará todos los detalles y lo carga a  gastos de gerencia.

Y salimos con rumbo a su casa.

Algo me sorprendió porque salimos de la ciudad y por un letrero que decía “BUEN VIAJE Y VUELVA PRONTO”, recorrimos como diez kilómetros y  entramos a un desvió que nos llevó a una gran cerca la cual abrió a control remoto y a unos doscientos metros se encontraba una gran casona dos o tres veces más grande que la de las hijas y estaciono el carro en un enorme garaje donde habían varios automóviles más.

Cuando entramos a la casa lo primero que me llamo la atención fue una enorme pintura de un hombre con un gran bigote que me llamo la curiosidad  y pregunte…

¿Quién es?

Mi difunto marido.

Tu mujer es y será  muy feliz y eso te lo garantizo…

Y me volteo a ver y se puso a reír.

Tras un breve momento apareció una mujer también rubia que me dejo sorprendido al ver que era el vivo retrato de BRIDGETT y que resulto ser su hermana gemela de nombre BRIGITTE

Eran idénticas en todo, la única diferencia es que BRIGITTE, vestía totalmente de negro y su cara reflejaba algo parecido a la tristeza y su desdicha por la vida.

Mi querida suegra hizo las presentaciones y me acerque para depositarle un tierno beso en las mejillas, y al saber quién era me abrazo y pregunto con quién de sus sobrinas me iba a casar y mi suegra se puso a reír y contesto.

Todavía aún no se decide, porque le gustan las dos.

 Y nos echamos a reír.

Por favor hermanita, lleva a Héctor, a la habitación que tenemos para él.

BRIGITTE, me enseño el camino.

Mi habitación se encontraba en la segunda planta al final de un largo corredor.

Mientras íbamos subiendo las escaleras, me deleitaba la vista con un espléndido trasero, que se notaba que desnudo sería algo digno de ver.

 

 

Llegamos a la habitación y tomo mi maleta para colgar mi ropa, no sin antes hacerme todas las preguntas de quien era y como conocí a sus niñas.

Su trato era en extremo agradable, pero muy parco en sus respuestas cuando le hacia una pregunta personal, como el caso si estaba casada y su respuesta llana y corta era “NO”

Bajamos nuevamente a la sala y BRIDGETT me llamo que quería enseñarme algo en su cuarto y también le dijo a su hermana que revisara como iba el almuerzo  y que a la  una, (1) pm lo sirviera,

En ese momento eran las 11 ½ de la mañana.

Subimos nuevamente las escaleras y su habitación quedaba en el ala opuesta a la mía.

Entramos y cerramos la puerta y como dos enajenados nos tumbamos en la cama y me la comía a besos y le dije desnúdate para mí…

Corrió hacerlo y al terminar se inclinó para tomar la braga y  la puso en mi nariz.

Dame el culito amor…

En la noche mi cielo, ahora cógeme como a la tierna.

Le chupe su concha, que estaba más húmeda que nunca por su primera corrida.

 Me prepare para dejarle ir mi verga hasta el fondo, coloque mis manos entre sus piernas para ponerla pies arriba y dejarle ir mi verga hasta donde pudiera entrar,

 

.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Me miraba con unos ojos llenos de deseo y su  mano acariciaba parte de su vagina y con la otra me trataba de jalar hacia ella para besarme y al mismo tiempo decía…

PAPACITO LINDO, QUE RICO SOS , DIEZ DIAS FUERON ETERMOS PENSANDO EN TI, NO QUISIERA  DEJARTE IR, TE NECESITO, NECESITO TU VERGA PARA SER FELIZ,

 

COGEME MI REY, HASLA QUE BRINQUE

ASIIIIIIIIIIII   ASSSIIIIIII

ALIGERE EL PASO A TODA VELOCIDAD Y…

DIOSSS MIOOOOOOOOOOOOO

SSSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

Y al escuchar su  canto al éxtasis, explote como si fuera la última vez.

BRIDGETT  MI VIDA, NO SE QUE ME PASA, PERO ESTOY LOCO POR TI…

Nos quedamos un buen rato en la cama, preguntándome como la pasaba con las hijas y que cuando le iba a dar el primer nieto

En eso le pregunto,

¿No te parece, que con las venidas que tengo contigo es más fácil que te preñe a ti?

Mi cielo, ya estoy vieja para eso, pero aún estoy reglando, pero como te dije, eres mi segundo marido y sea lo que Dios quiera.

¿Si quieres termino afuera?

JAMAS, mi concha y mi culo, es para que tú los disfrutes al natural.

 

 

BRIDGETT, porque a tu hermana la note muy triste y totalmente vestida de negro.- ¿Se murió alguien?

Se puso a reír y me contesto.

En efecto  su prometido murió hace 25 años y todavía está de luto porque juro no casarse, y todavía lo recuerda,

 En verdad, esta medio loca mi hermana.

Y no volvimos a tocar el tema.

Bajamos a comer y la comida fue deliciosa, porque además las bromas de BRIDGETT, eran para matar de risa a cualquiera, en un momento hizo enojar a la hermana, al referirse que el luto lo llevaba hasta en la ropa interior y BRIGITTE se levantó de la mesa casi llorando.

Yo quise seguirla para consolarla, pero mi suegrita me dijo…

Déjala, siempre es así y ya se le pasara.

Héctor me tengo que ir y regresare como a las 6 pm, si quieres salir BRIGITTE, tiene que hacer unas compras y puedes ir con ella, para que conozcas más de la ciudad, a la noche regreso para darte lo que te prometí.

Busque a la hermana y le dije lo que mi suegra me recomendó

  Muy alegre me respondió que saldríamos en lo que terminaba de hacer la lista de lo que faltaba.

Salimos en la gira y llegamos a un súper mercado

  Tomamos dos carretillas y nos repartimos la lista de compras, fuimos a varios lugares a buscar otras cosas que faltaban y una vez que terminamos la invite a  tomar una bebida.

 Me dijo que no tomaba alcohol de ningún tipo. Y le replique, cuando digo bebida me refiero a una cola gaseosa o un fresco natural, ya que está haciendo calor.

 

Entramos a un restaurante y como siempre era casi imposible sacarle una conversación,

Nuestro regreso a casa tomaría como media hora, y decidimos regresar, mientras me enseñaba las zonas más turísticas de la ciudad.

Ya en nuestro regreso a  casa, le hago el siguiente comentario…

Sabes BRIGITTE, que tú eres muy sumisa y tímida, y creo que te menosprecias sin ninguna razón, tu hermana te hizo una broma muy desagradable, pero creo que lo hace porque te quiere, y le duele que te consumas en un doloroso pasado.

Como hombre, puedo decirte que eres bellísima a pesar de la forma que te vistes, y si cambiaras un poquito, como quiere tu hermana, posiblemente aparentarías mucho menos la edad de la que tienes,

Posees un cuerpazo que ya envidiarían muchas jovencitas de mi edad.

 Prometo traerte un regalo la próxima vez que regrese. Porque según tú hermana, tengo que ponerme al día en varias cosas, que ella necesita poner al corriente  en la capital.

Ojala me tomes a bien mi comentario,

Porque me encantas por tu amabilidad y la forma en que me recibiste en tu casa.

Deseo de todo corazón ser digno de tu amistad y cariño, como yo lo empiezo a sentir por ti.

Se puso a reír y me dijo…

No sigas porque me pongo a llorar, y gracias por tus palabras porque necesitaba oírlas.

Y muy alegres seguimos el camino.

 

 Esa noche cenamos, les conté sobre mi país y parte de mi trabajo, así como también me contaron la historia de su familia.

Estas alemanas eran divinas, una vez que tú formabas parte de su círculo.

 Me hicieron muchas invitaciones, desde lugares de diversión, como visitar la comarca donde pasaron su juventud.

Ya para retirarnos mi BRIDGETT me dice, que me espera en media hora, pero que tenga cuidado, porque el cuarto de BRIGITTE, está a la par de mi habitación.

BRIGITTE, me pregunta que me gusta en el desayuno y a qué hora me gusta comerlo, le doy los pormenores y subo a dormir.

Llego puntual a mi cita.

Mi voluptuosa reina casi brinca de la cama, y me recibe con la más fina ropa interior que haya visto, su color es  amarillo, tirando a café que hace  conjunto con su piel blanca en un grado súper erótico.

Sus tetas se ven enormes y majestuosas y su caminar en zapatos altos amarillos la hacen lucir deslumbrante.

Me colma de besos y se baja hasta ponerse de rodillas y busca mi verga para hacer lo mismo y la termina  de engullir, llegando a devorarla completamente

Se levanta  y con una pícara sonrisa me lleva hasta su cama y me dice…

Te necesito amor.

La beso largamente y trato luego de ahogarme en mis voluminosas lolas y sus manos me aprietan contra ellas, busco el broche para liberarlas y finalmente puedo depositar mi rostro en ellas, que están en extremo erguidas esperando sus caricias.

Su braga era exquisitamente sensual y  un deleite el deslizarlas para descubrir a mis dos grandes pasiones.

Mi concha con sus piernas cerradas, parecía como si se estuviera escondiendo ante lo que le esperaba, tomando sus gruesas pantorrillas las separe al máximo y hundí mis labios y mi lengua en esa  jugosa cueva para chupar en ella,  una pequeña cereza que se asomaba en todo su esplendor.

La acaricie en círculos, con pequeñas y suaves chupadas  y mi amorosa suegra entonaba su canto de placer, a todo volumen.

QUEEEEEEEE RICOOOO LOO HACESSS MIIIIII NIÑOOOOOOOO ASSSIIIIIIIIIIIII MMIIIIIIIII REYYYYYYYYYYYYYY         YAAAAAAAA    NOOOO  PUEDOOOO MASSSSSSSSSSSS

Cuando dijo esa frase, me levante a toda velocidad le ensarte la verga y mi dedo mayor en el culo y……..

ASSIIIII   AAAAAASSSSSSSSSIIII      AAAAAAAAASSSSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII………..YYYYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Lamento que  se oyó  en toda la casa.

Mi tranca la tuve empatada dentro de ella, por largo rato, y solo me besaba y me acariciaba el pelo.

Mientras tanto, hacia palpitar mi verga para que la siguiera sintiendo.

Mi niño a veces parece que voy a morir de tanto placer que me das, que rico siento aun con tu paloma brincando dentro de mí.

Me has hecho correrme tres veces y aún falta lo mejor.

¿Me quieres mi reina?

No te quiero, te adoro, y si me dejas ahora, quedaría peor que mi hermana.

¿Amorcito donde puedo tomar un refresco de cola que tengo sed?

Baja a la sala y tomas el corredor al fondo  a la cocina y ahí está el refrigerador, pero mejor voy yo a traértelo amor.                                 No, ya vengo.

Abrí la puerta y pude ver una tenue luz en el fondo de mi habitación.

Regrese y la luz se había apagado.

Pase un buen rato acariciándola y besándola y le pedí que se volteara y que se pusiera en cuatro y sin mediar palabra se la deje ir hasta el fondo,  se la metía y sacaba lentamente, mientras le apretaba y acariciaba sus nalgas, para luego darle un pequeño azote y en señal de aceptación más exponía su trasero y su mano acariciaba mi verga cuando entraba y salía de su vagina y yo aumentaba mi fuerza en mis cachetadas,  cuando de repente grita…

AHORA MI CIELO.

Saco mi verga y se la ensarto en el ano.

 

 

 

         Y  un sonoro grito inunda la  habitación.

HAAAAAAAAAAAYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY  MMMMMMMMMMMIIIIIIIIIIII   AAAAAAAMORRRRRRRR                QUE PLACER PERO COMO  DUELE LA ENTRADA.

Y apenas va la mitad, le pego tres azotes  y mi verga está dentro.

Le amaso las tetas y siento como sus dedos frotan su vagina.

Tomo velocidad en la penetración y….

MAS HIJITO, DAME NALGADAS, MAS FUERTE  MAS  MAS

ASIIIIII FUERTE     ASIIII   ASIIIIIIIIII      ASIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII

YYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

Y reviento dentro de ese trasero, que cuando saco mi verga un chorro de semen salió disparado de su ano sobre mí,  producto de un gas, de mi adorada suegra.

Nos fuimos a bañar y sumergidos en un elegante yacusi  mi suegra me confiesa.

Mi tierno amorcito, se acuerda cuando explote en el hotel,

Le pregunte a mi doctora, que pasaba conmigo y lo que contesto, fue, que eso no pasa seguido sino solo después de un gran orgasmo, producto de una gran cogida, y eso solo lo ha logrado usted.

Por eso se lo vuelvo a repetir usted es y será mi marido y esta verga es mía y de mis hijas y me beso como una poseída.

¿Qué vamos hacer mañana?

Mañana tengo que estar todo el día en la oficina porque es pago de quincena y le voy a pedir a BRIGITTE que te lleve a donde quieras si necesitas dinero le dices a mi hermana que pase por la planta para que recojas tu cheque.

Me despedí con un beso y me fui a dormir.

Cuando Salí al corredor escuche un crujir pero se lo achaque al viento de la noche.

 

Estimados lectores mis aventuras con mi suegra siguieron, era una diosa que necesitaba a diario una buena ración de sexo, pero ahora me voy a concentrar en BRIGITTE y leerán lo que paso si siguen leyendo.

 

BRIGITTE

 

Un rayo de sol en mi cara hizo que me despertara esa mañana y un desayuno estaba servido en una mesita frente a mi cama, y me pregunte quien había entrado a mi habitación y era por la pena que sentía, ya que siempre duermo completamente desnudo y como estaba haciendo calor no utilice ninguna frazada, el cuarto tenia aire acondicionado pero como sufro de sinusitis siempre lo apago después de una media hora para refrescar la habitación, y la persona que entro me vio en total desnudez.

 

Después de desayunar baje a la sala y pregunte a BRIGITTE, por su hermana y me contesto que había salido muy temprano para la oficina.

Con una sonrisa en la boca me dijo que me estaban esperando en la oficina, para entregarme un sobre, y que cuando quisiera ir que la buscara para llevarme.

Después de media hora le dije que estaba listo.

Ya en el automóvil le pregunte quien me había llevado el desayuno y con una mirada en mis ojos me dijo que ella fue.

Yo con mucha pena le pedí disculpas por haberme encontrado desnudo, ya que esa era mi costumbre de dormir.

Nuevamente me miro a los ojos y se volvió a reír.

Bueno por lo menos me agrada el día porque te he visto sonreír dos veces en lo que va de la mañana y volvió hacerlo, bueno van tres.

Llegamos a la planta y se quedó en el carro, mientras yo entraba.

Me anuncie con la secretaria y me dijo que mi suegra me estaba esperando.

Al solo asomar por su puerta mi BRIDGETT, salto sobre mí y me dijo…

VAMOS AL BAÑO PAPITO, PARA QUE ME LA META UN POQUITO,

Le subí la falda hice a un lado la braga y se la deje ir, parece mentira pero estaba tan caliente por la espera, que no pasaron ni cinco minutos y ya se había corrido, sinceramente esa mujer se ponía súper caliente con solo verme.

Me entrego el sobre y me despedí de ella  y le dije que iba a ir al cine si llegamos tarde para que lo supiera.

De vuelta con BRIGITTE, l e dije que quería ir de compras por unos regalos.

Me llevo a una lujosa tienda por departamentos y comenzamos a buscar.

BRIGITTE, como vamos a ir al cine quisiera que se quitara ese color negro y por favor escoja lo que le guste, Me dijo rotundamente que no, y que no insistiera más.

Me vas a resentir así que regresemos a casa.

Héctor es una promesa que hice.

No le conteste, y me dirigí al auto.

En el camino entramos a una gasolinera que tiene su propio market y me baje a comprar un refresco.

Mientras me lo tomaba la vi aparecer por la puerta y se sentó a mi lado.

Disculpa Héctor, si estas resentido por despreciar tu gesto amable.

Te voy a explicar algo que tú no sabes de mí.

Cuando tenía veinte años estaba locamente enamorada del que iba a ser mi esposo al siguiente día.

   Se fue a celebrar su despedida de soltero  con sus amigos  y en un zafarrancho  que se armó, dos de sus mejores amigos  se pusieron a pelear sacando armas de fuego, y mi novio en ese momento, quiso impedir que las cosas pasaran a más y en un accidente de una caída de una arma esta cayó al suelo disparándose e hiriendo de muerte al que sería mi esposo.

En vez de celebrar una boda, celebramos un funeral y el día de su entierro jure en su tumba que vestiría de luto hasta que nos volviéramos a encontrar en la otra vida.

Por favor trata de comprender que lo que acabo de hacer está más que justificado.

 

Perdona BRIGITTE, pero siento mucha pena por el que iba a ser tu esposo, porque de seguro el estará penando en el más allá, al sentirse culpable de causarte tanta pena e infelicidad aun después de muerto.

Quiero ahora exponerte las cosas desde mi punto de vista,

Imagina que yo soy tu novio y que mañana nos casamos, sucede una pelea y soy yo el que mata a otra persona, me detiene la policía y me juzgan con una sentencia de cadena perpetua,

Pero tú estás locamente enamorada de mí, que me juras que me vas a esperar hasta que salga de prisión, así pase toda una vida,

¿Qué crees que haría yo?

Déjame responderte, en primer lugar si fueras a visitarme a la cárcel, te contaría una vil mentira, me haría el enojado contigo y me reiría de tu juramento, para darte a entender que todas las mujeres dicen lo mismo, y que son falsas en sus ofrecimientos.

Cuando te vea partir para no volverte a  ver jamás, lloraría como un niño, por el dolor de perderte, pero también estaría contento por otro lado, porque tendría  la seguridad de que algún día, tú serás feliz con alguien más y eso sería un gran alivio para mí, por el gran amor que te tengo.

¿Ahora qué dices?

Su cara se puso muy triste, y una lágrima apareció en su rostro y dijo…

Nunca nadie me hablo así, gracias Héctor.

¿Todavía quieres ir al cine?

Vamos a comprar mi regalo.

Regresamos a la tienda y fuimos directamente al departamento de damas.

Héctor estoy muy vieja y no sé qué comprar.

¿Qué dices?

Estoy con una de las mujeres más bellas que hay en la tienda y me dice eso.

Espera un momento.

Me fui a buscar a la jefa de ese departamento.

Y le dije, ve aquel monumento de mujer que esta allá, es mi esposa y quiero que salga lo más sexy de esta tienda.

Le ayudaría a escoger por favor, del precio no se preocupe.

Se le acerco la encargada y ella se rio mirándome a lo lejos.

Me acerque donde estaba y le susurre al oído que ya regresaba y que estaba en buenas manos y le di un beso en la mejilla.

Me fui al banco a cambiar el cheque, que era una bonita suma y que valía la pena por cada cogida que tenía con mi suegrita.

Regrese lo más pronto que pude y en ese momento salía del probador, luciendo un juego de pantalón jean y camisa que al solo verla hizo que mi verga se levantara, al ver ese extraordinario trasero.

Pague la cuenta, la tome del brazo y salimos de la tienda en dirección a un restaurante para comer.

¿Héctor, porque le dijiste que eras mi esposo?

Ahora que voy contigo y viéndote de esta manera, eso y más

Desearía contigo.

Me apretó fuertemente el brazo,  se rio mirándome a los ojos  y le recordé, esta es la quinta vez que te ríes.

Entramos al restaurante, pedimos de comer y me atreví a pedir dos piñas coladas.

Cuando lo estaba saboreando, lo olio y al final dijo…

Mmmmm pero me gusta y volvió a reír.

Fuimos al cine y tomamos el camino de regreso a casa, eran casi las seis de la tarde y ya estaba oscureciendo, en una zona desolada del camino aparco el carro y saco la bolsa que traía de la tienda y me dijo que se iba a cambiar, me salí del carro para evitar verla,  tras un rato me llamo para decir que estaba lista y la volví a ver con la ropa negra.

Le pregunte porque se había cambiado y me contesto, que no quería que su hermana la viera vestida así, porque se pondría a reír y que este sería un secreto entre nosotros y que solo andaría con ropa de colores cuando saliéramos de nuevo los dos.

Llegamos a casa y BRIDGETT, nos estaba esperando y le dijimos a medias lo que estuvimos haciendo.

Llego la hora de dormir y mi suegrita me llamo para decirme, que me esperaba a la misma hora y que tuviera cuidado.

 

Estaba en mi habitación y BRIGITTE llamo a la puerta. Para preguntarme si deseaba algo y le respondí que un refresco, regreso con él y  me agradeció por mantener el secreto y me dio un beso casi en la boca, la detuve por el brazo y le di un tierno beso en los labios y se despidió con una gran sonrisa.

Llego la hora de la cita y me encamine a donde mi suegra y pase frente a la habitación de BRIGITTE, que estaba completamente cerrada.

 Mi hermosa suegra me estaba esperando y pasó lo mismo de la noche anterior, después de dos horas regrese a mi cuarto y la habitación de BRIGITTE, estaba  medio abierta con una tenue luz, que iluminaba la habitación, me acerque y tuve una visión de otro mundo,

Ese encanto de mujer estaba boca abajo, con una mano entre las piernas, que presumiblemente se estaba masturbando,

 Entre en su recamara y me acerque lo más próximo a ella y una fuerte respiración se escuchó en el ambiente, quise tocarla, pero mi sexto sentido me advirtió que lo que ella quería, es que la viera como ella a mí en las mañanas, pero no tuvo el valor suficiente para desnudarse y se mostró solamente en camisón de dormir.

Otra advertencia es que BRIGITTE, nos había escuchado claramente, cuando estaba cogiendo a su hermana.

Fue entonces que decidí seguirle el juego, para ver hasta donde llegaba el mismo.

Estando en mi cama, escribí una nota que decía.

“SI TE ATREVES, DAME UN BESO”, y la deje sobre la mesita del desayuno y me volví a dormir completamente desnudo.

Eran 15 para las 8 cuando me desperté esa mañana y de solo pensar en su llegada la verga la tenía medio parada, me puse una pequeña toalla sobre mis ojos y espere su entrada.

Se escuchó la puerta, como también. Que se detuvo frente a mi cama y tardo como un minuto para poner el servicio en la mesa y sentí muy cerca su respiración y sus labios rozaron ligeramente los míos.

Abrió las cortinas y salió casi corriendo de mi habitación.

Desayune y baje a la sala y BRIGITTE, muy sonriente me señalo un sobre, en la mesa del comedor y decía…

“Héctor, tienes el día libre y BRIGITTE, te traerá a la oficina, porque saldremos esta noche a cenar, te espero a las 5 pm BRIDGETT.”

Muy sonriente aun me dijo…

Necesito tu ayuda y saldremos en media hora.

BRIGITTE, estaba muy contenta y con todo su entusiasmo partimos en el coche,

Nos trasladamos a una zona  muy exclusiva  y al caminar por las tiendas me pregunto…

¿Héctor, como quieres verme?, Por eso pedí tu ayuda, para que me asesores.

Primero vamos a un salón de belleza.

Después ropa y calzado y por ultimo ropa interior, o el orden que tú escojas.

No daré muchos detalles de lo que paso en esta sesión, para no estropear el desenlace y solo describiré el momento de la ropa interior.

Entramos a una tienda en la que se exhibía en vitrina y posters una colección de ropa interior de mujer de lo más sensual y erótica y señale un poster en el que sobresalía una mujer muy hermosa y voluptuosa de cabellera rubia y solo termine de agregar, si fuera yo el diseñador de ese poster tu fotografía y tu cuerpo estaría impreso en él,  ¿En un calificativo del uno al diez cual le darías?

11 once le conteste y fue a comprarlo.

Y le dije…

Bendito sea el que te lo vea puesto y logre quedarse con él y lo que habra dentro  y rio con una gran carcajada.

Pasamos todo el día agarrados de la mano y a veces la abrazaba de su cintura y de sus hombros y de vez en cuando la besaba ligeramente y ella solo se dejaba ser y de vez en cuando me  daba una mirada en la que me parecía que había una promesa en ella.

Me llevo a la planta y me dio un tierno beso en los labios y se alejó a toda velocidad.

Esa  tarde mi suegra bella, me esperaba en su oficina, totalmente sola, porque todos en la oficina habían terminado su jornada.

La hice correrse dos veces, una en su escritorio y la otra en el sofá.

Algo que me sorprendió es que en un compartimento especial tenía todo un guardarropa

Fuimos a la cena y en medio de sus amistades, ella siempre era el centro de atención, por su belleza y  las líneas de su cuerpo, regresamos tarde a la casa y me llevo directamente a su habitación para darle su culeada final.

Camine por el corredor y nuevamente la puerta de BRIGITTE, estaba totalmente abierta entre nuevamente y mi ángel estaba boca arriba exactamente con la ropa interior que yo había elegido.

Cerré la puerta y me acerque a su cama y me senté en ella y busque su boca para besarla y como si me estuviera esperando me lanzo sus brazos y respondió a mis besos con toda la pasión reprimida de tantos años,

Acaricie sus tetas y le quite el sujetador, me quite la ropa lentamente frente a ella y mi verga en toda su erección se presentó sola, con un bamboleo.

Le bese su estómago y fui bajando y deslizando aquella erótica pieza de lencería hasta dejarla completamente desnuda,

Me subí sobre ella y quise abrir sus piernas y estaban totalmente cerradas y una voz medio llorosa me imploro.

Así no Héctor, es mi primera vez.

¿Cómo dijiste cariño?

Es mi primera vez con un hombre.

Como con duda y asustado por el shock me levante de la cama y di la vuelta en dirección a mi cuarto, como si hubiera hecho algo malo,

Del cual después me arrepentiría.

Me senté sobre mi cama  pensativo por lo que había pasado.

La puerta se abrió y mi virginal ángel se sentó junto a mí…

Me abrazo y me pregunto.

¿Qué paso Héctor?

Espérame le dije y baje a la cocina a buscar una cola.

Me paso la impresión y regrese y la encontré llorando.

Ángel mío, perdóname, pero no esperaba este tipo de confesión y la bese como un loco, que acaba de descubrir el mayor tesoro de su vida.

¿Quiere hacerlo? Y se tendió en la cama.

Desde ahora serás mi princesa y no quiero hacerlo así, mereces que tu noche sea solo para ti.                                                                                                          

Y para evitar tentaciones, vaya a ponerse esa ropa interior que escogí y regresa.

Cuando regreso encendí la luz y la vi de cuerpo entero, solo pude decir, eres perfecta, tu hermana se queda muy atrás y esto que la conozco muy bien.

Estaba sentado en un sillón bastante cómodo y la llame a sentarse en mis piernas y muy sumisa obedeció,  y se apretó las piernas en posición fetal como buscando protección.

La besaba como acariciándola y ella respondía de la misma forma,

Jamás me pregunto nada ni exigió tampoco, y ella solo se daba a cambio de un poco de amor, obedecía sin poner ningún obstáculo y si se negó a abrir sus piernas fue por miedo a que yo desconocía la verdad de su inocencia.

La cargue en mis brazos y la lleve a la cama y le dije…

Te voy hacer un regalo, te voy hacer el amor para que me recuerdes siempre, como el que te hizo sentir mujer.

La basaba por doquier y ella al principio era como un animalito asustado, pero poco a poco, cuando su instinto de mujer fue apareciendo, se volvió más activa tomando su propia iniciativa para devolverme en igual manera, el ´placer que estaba sintiendo.

Entre abrí sus piernas y separe la sensual prenda y mi lengua buscaba el botón solitario,  que había que vencer, para honrarlo con el éxtasis supremo.

Mi lengua lo encontró y mis labios lo contraían a manera de saludo como también lo chupaban, mi lengua al sentirlo casi vencido, lo ataco en círculos a su alrededor y un quedo gemido acompañado de dos y tres contracciones indicaban la sumisión y proclamación de un caído en el campo del placer.

Como en un acto de agradecimiento, mi PRINCESA, se apretó fuerte contra mí, acariciando mi cuello y hundiendo su rostro en mi pecho.

 Acariciaba sus nalgas y coloque mi verga muy cerca de su virginal chochito y entreabriendo sus piernas, la introduje en medio de ellas y la pegue lo más cerca de su rajita y ella con sus propias manos lo pego aún más

 Asiéndolo palpitar para que lo sintiera le pregunte…

¿PRINCESA, lo quieres dentro?

 Viéndome a mis ojos con voz de una adolecente contesto…

Si mi amor si quiero, y apretó aún más sus piernas para sentirlo.

Te prometo que mañana lo haremos, buscaremos un motel y te hare mía durante todo el día.

Y con mucha alegría dibujada en el rostro, me miro y repregunto

¿De verdad Héctor?

Si princesa, mañana serás completamente mía.

Apague la luz y se quedó abrazada e inmóvil conmigo.

 

 

DESFLORAMIENTO DE BRIGITTE

Me levante como siempre y mi desayuno estaba en la mesa

Baje a la sala y mi PRINCESA desde que me vio puso una sonrisa de oreja a oreja, corrió hacia mí y me advirtió subo a cambiarme y regreso en un momento.,

PRINCESA, quiero que me lleves al mejor hotel de la ciudad.

Pedí una habitación y mi  princesa me siguió como un corderito.

 Al llegar a la puerta la cargue en mis brazos y cruzamos el umbral.

BRIGITTE venia vestida modestamente y cuál es mi sorpresa que cuando se desviste a plena luz del día no había lugar para ninguna duda, su cuerpo era impresionante, unas piernas tan simétricamente perfectas y portentosas y un trasero deslumbrante, unas tetas voluminosas y firmes que era una obra maestra, de la raza teutona.

La desnude y busque su vagina para humedecerla y empezar a prepararla para su primera estocada. Me fije en los labios de su vagina  y los separe con mi lengua y masajeando su clítoris.

 Voy descubriendo que en efecto su entrada está totalmente unida y solo hay un pequeño círculo  de su conducto urinario.

 Su himen está intacto.

Su mirada reflejaba curiosidad y temor y para quitárselo la bese con todo el ardor que sentía en ese momento, me desnude y ahora su mirada se concentraba en la erección de mi tranca,

 Suave y delicadamente, la recosté en la cama, me subí sobre ella, abrí sus piernas y coloque mi verga en su virginal entrada y  la miro profundamente a los ojos y hago un ligero punteo  y sus manos las coloca contra mi pecho en precaución  para apartarme, viendo sus primeras reacciones le pregunto,

¿Esta lista?

 Mi ángel me hace un gesto afirmativo con la cabeza.

  Tomo la punta de mi glande,  lo restregó contra su vulva por más de 2 minutos y en una sola estocada la mitad de mi verga está dentro de ella.

Tiene una mueca de dolor en su rostro y una lagrima baja por su mejilla

Aguanto el aliento, porque mi grado de excitación me puede traicionar

 Mantengo la calma por un tiempo prudencial para retirar mi tranca y enseñársela con su sangre

La vuelvo a meter y esta vez llega hasta el fondo y la dejo ahí para que sienta mis pulsaciones.

  Lentamente la empiezo a sacar y meter.

 Hasta que en un momento, cuando mis movimientos se hacen a mayor velocidad.

 Sus piernas se enroscan con las mías.

 Después de estar  en un sepulcral silencio, sus gemidos comienzan a emerger y a escapar con mayor intensidad

   Sus manos cambian de lugar y me toman de mis mejillas.

 Al mismo tiempo que estira su cabeza para estamparme un beso que me anuncia que el dolor desapareció.

  Ahora es el turno de una mujer que goza de placer, cuando está sintiendo que es follada, en total plenitud.

Cambio de posición.

 Para que se ensarte por si sola.

 Su cara  cambia radicalmente.

  Un Haaaaaaaaaaggggggg comienza a sonar.

   Apareciendo un movimiento de pelvis y trasero.

  Ya no soy yo quien lleva el control.

 Mi PRINCESA comienza hacer uso de su esfínter  y es ella quien toma la batuta.

 Pero quiero enseñarle más.

  La pongo de perrito y le doy más velocidad hasta donde aguante mi espalda y un nuevo canto de sirena suena en la habitación.

AAAANNGELLLLLL MIOOOOO,  MMMAAAASSSSS HEEECTOOOORRRRRRR       SSSSSIIIIIIIIIIIII    AAAMORCITTOOOOOOOOOO

YYYAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

 Y exploto dentro de ella.

Con toda su gracia y llena de felicidad, acomoda su cara en mi pecho y me dice…

QUE FELIZ SOY, ME SIENTO MUJER, TENERTE DENTRO DE MI, LE DIO UN NUEVO SENTIDO A MI VIDA Y SOLO ME DEDICARE A HACERTE FELIZ, TE ADORO MI AMOR.

Y levanto su cara y alcanzo mis labios y me beso de la forma más dulce y apasionada, como la nueva mujer que había nacido en ese momento.

Me senté en la cama y tome su cabeza y la hice descansar en mis piernas y acariciando su rostro y su pelo le contesto.

Más feliz estoy yo,

 Por haberte encontrado y por haberte guardado, como si el destino te tuviera elegida, exclusivamente para mí.

Te adoro  mujer,  tú eres mi mayor conquista, el tesoro que siempre busque.

Tú vas a ser la madre de mi hijo.

Como si le hubiera dicho el  halago más grande de su vida, se me tiro encima para besarme por todos lados.

La tome por la espalda para sentir su colosal trasero y levante una de sus piernas para colocarla sobre las mías y dejarla completamente abierta.

Con la ayuda de mi mano, coloque mi tranca en la entrada de su vagina y se la deje ir hasta el fondo.

Mis manos estaban ansiosas por acariciar sus tetas para comprobar su grandeza, su redondez y su dureza y realmente era un par sin igual en toda la familia.

La voluptuosidad en todo su cuerpo no tenia comparación,

Parecía una MILF, de esas súper estrellas que aparecen en las cintas pornográficas.

Sinceramente era un encanto de mujer, era una diosa en toda la extensión del nombre.

La penetraba y ella buscaba la mano que acariciaban sus tetas para besarla y chuparme los dedos.

Después de ahí, solo se dejó hacer.

Mientras la ensartaba velozmente, mis dedos se tomaron la tarea de masajear su clítoris, y un sonoro lamento se escapó de su boca.

AAAAAAAAAAAAMMOORRRRRRR MMMMIIIIIIIOOOOOOOOOOO

SSSSSSSSSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.

Me levante de la cama y me fui a meter a la tina del baño.

Como una colegiala, con una sonrisa de felicidad entro a buscarme. La invite a entrar a la tina para que me enjabonara la espalda  y mientras lo hacía pregunte…

¿Ángel mío, estas feliz?

Quiero buscar las palabras para decir, lo que siento, pero no las encuentro.

Desde que tu llegaste, mi hermana ya no era la viuda, que solo pensaba en dinero y su industria.

Tú ocupaste el cien por ciento de sus pensamientos.

Cuando se levantaba por las mañanas, me exigía que te atendiera en todo lo que pidieras y su semblante era de pura felicidad cuando hablaba de tu persona o cuando compartías con nosotras, antes de ir a la cama.

La miraba y era otra mujer totalmente distinta a lo que acostumbraba ser.

Por las noches escuchaba sus gritos, pero eran de una mujer feliz.

Ahora la comprendo todo a la perfección.

Tuve un gran amor de niña adolecente, el sueño de toda quinceañera con su príncipe azul.

Pero tú, me convertiste en mujer, y mi pasión por ti no tiene límites.

Me estremezco cuando tengo tu cosa dentro de mí, y estoy más que segura que si te perdiera hoy, mi sufrimiento de ayer, no sería nada del que sentiría por tu ausencia.

Soy tu mujer y tú eres mi dueño, voy a darte lo que me pidas, para hacerte feliz y nunca te separes de mi lado, solo déjame quererte, cada día más y te prometo que viviré solo para ti

 Al terminar de escucharla, solo me recosté para descansar mi cabeza en sus pechos. Mientras ella me abrazaba y besaba el rostro. 

La invite a seguirme y me tendí sobre la cama, diciéndole…

Tengo mucho que enseñarte…

Se sentó en la cama y tomando su mano, la jale hacia mí, le di un beso y baje su cabeza hasta mi zona genital.

Adivinando mis deseos tomo vi verga con sus manos y empezó a darme una gran mamada.

Era tierna y delicada con mi miembro, pero cuando fue tomando experiencia, era una total experta, algo que me sorprendió es que se la trago toda en su primera vez.

Sintiéndome casi vencido por las caricias de sus manos y su boca, la tome en mis brazos y la subí a mi pecho besándola con toda pasión, me di vuelta sobre ella y la penetre, se la estuve metiendo y sacando lentamente por varios minutos.

Me acerque a su oído, pidiéndole que se sentara sobre mí, y se ensartara mi verga ella misma.

Cumplio la orden y rodeando mi cuello con sus brazos escuche quedamente…

SOY TU MUJER CARIÑO Y SIEMPRE TE COMPLACERE, EN TODO LO QUE ME PIDAS, TENERTE DENTRO DE MI, ME HACE LA MUJER MAS DICHOSA.

Sabes amor que tu trasero es el más bello y hermoso de toda la familia, y sueño con hacerlo totalmente mío.

Me abrazo fuertemente y me beso con todo su ardor y me comento al oído.

Usted es mi dueño y todo lo que tengo y lo que soy es de su propiedad, si eso lo hace feliz, tómelo.

Haciéndole caso, me coloque a su espalda, la hice que me mostrara ese colosal trasero en todo su esplendor y utilizando mis dedos para dilatar su circulo anal lo fui abriendo y dilatando.

Así también tomaba con mis dedos parte de nuestros líquidos en su vagina y los propagaba por todo su orificio.

Coloque mi tranca y le di un envión y mi cabeza estaba dentro.

HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAGGGGGGGGGG…MMMMMMMMMMM

Sus quejidos eran de dolor, pero al mismo tiempo provocaban en mí,  unos deseos inmensos por hacerla gritar, cuando sintiera todo el grosor de mi verga, entrando por ese estrecho canal.

Así lo hice y sentí un poco de culpa cuando escuche su lamento.                                   

NNNNNNOOOOOOOOOOO  AAAAMORCITOOOOOOOO

EEEEEEESSSSSSSSSS  MMMUUUYYYYY GRANNNNDDEEEEEEEEEE.

Me detuve y le besaba la espalda y de vez en cuando le daba una nalgada y se repetía con mayor velocidad y fuerza  y tras esa pausa el coro celestial empieza a surgir.

SSSSSSSSSIIIIIIII MIIIIIIII   AAAAAAAAAMMMMOOOOOORRRRRRRRRRRR  SSSSSSSSIIIIIIIIIIIIII    SSSSSSSSIIIIII     AAAAAAASSSSSSIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII.

Masajeaba su pequeño botón, y la embestía como un enajenado  pero  lo que más se oía en la habitación era el sonido de mi pelvis chocando con sus nalgas.

PLAP  PLAP  PLAP

         En un momento de total y maravilloso éxtasis me descargue totalmente dentro de ella y  al sentirme BRIGITTE su corrida fue fantástica apretando su esfínter, para sacarme la última gota y con un espectacular gemido cerro la celebración de su orgasmo.

DDDDDDDDDDIIIIIIIIIIIIIOOOOOOOOOOOSSSSSSSSSSSSSSSSS

QUEEEEEEEEE       PLACERRRR    AAAAAAAAAAAAAMMMMMMOOOORRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR

Más relajada y con una sonrisa  me vio a los ojos y dijo.

Ahora comprendo a mi hermana, el porqué de sus gritos de placer en la noche.

Mañana tienes que irte y  la próxima vez que vengas, muchas cosas van a cambiar, empezando que dos días completos serán para mí y dos para mi hermana.

¿Pero como harás con tu hermana?

No te preocupes mi cielo, yo sabré como decírselo a ella.

MI DESPEDIDA EN EL AEROPUERTO.

Anunciaron la salida de mi vuelo y mi adorada suegra me daba un beso de despedida, cuando la voz de BRIGITTE, se escuchó llamándome.

MI CIELO… y me estampo un delicioso beso en la boca, ante el asombro de su hermana, por su acción y por lo deslumbrante de como venía vestida, peinada y maquillada.

Aquí estaré esperándolo en su próxima llegada y a ti hermanita, tenemos mucho que hablar y convenir en casa, y la tomo del brazo diciéndome adiós y guiñándome un ojo.

 

FIN

 

JIHNM

  • : LAS GEMELAS ‘ SUS NOMBRES .- RENEE Y RENE, EDAD 30 AÑOS, PIEL BLANCA, PELO RUBIO Y LA OTRA CASTAÑO CLARO, MUJERES EXUBERANTES CON MEDIDAS 92 , 62 Y 94, ENORMES CADERAS Y UNAS NALGAS VERDADERAMENTE PRECIOSAS YA SEA EN PANTALONES O EN FALDAS, MUY PEGADAS AL CUERPO, SUS OJOS CAFÉ CLAROS TIRANDO A AMARILLOS , UNA CARA ANGELICAL CON FACCIONES MUY FINAS Y UN PORTE SOBERVIO GRACIAS A UNA ESTATURA ENTRE 1.7O O MAS . UNA DABA CLASES EN LA UNIVERSIDAD Y LA OTRA ERA DIRECTORA DE UNA ESCUELA DE NIÑOS. SU SELLO DE DISTINCION ERA EL RECATO Y SU SOLTERIA, CON UNA MARCADA SERIEDAD QUE ERA CASI IMPOSIBLE HACER UNA CONVERSACION DE MAS DE TRES A CINCO FRASES EN PARTICULAR CON LOS HOMBRES, CON LAS DEMAS MUJERES, ERAN MUY RISUEÑAS Y ERAN UN POQUITO MAS EXTROVERTIDAS ¿PERO LA PREGUNTA ES COMO ENTRE EN EL CIRCULO DE ESTAS MUJERES SIENDO HOMBRE? LA RESPUESTA ES LA SIGUIENTE HISTORIA.