María me llamo otra vez lo cual yo me enfade muchísimo, diciéndome que por favor que quería verme. yo accedí, aunque no quería. ya sabía para qué.
así que nos vimos después de dejar su hijo en el colegio ella me digo:
– mira quiero a mi marido, pero viene tan cansando que ni me toca. ya lo sabes tú y yo necesito sexo. si no tendré que buscar a un extraño y prefiero que seas tú, no una persona desconocida.
– sí, pero es mi mejor amigo.
– yo también le quiero, pero no puedo estar así. además, después de lo que me hiciste me gusto. nunca me lo había echo por ahí y me encanto. el viene y se queda dormido y he intentado hablar con él, pero nada.
-está bien, pero escucha esta será la última. te lo aseguro -dije yo.
así que fuimos a un hotel ella estaba muy caliente y con muchas ganas. enseguida la besé y empecé a desnudarla ella. enseguida me quito los pantalones y me bajo el calzoncillo y se metió mi poya en la boca como una mujer desesperada que no ha tenido sexo en muchos meses.
-que gusto que poya tienes como me gusta mamarla -me dijo- no puedo remediarlo. darme por el culo. todavía me acuerdo de la última vez y lo deseo.
así que se lo prepare se lo chupe y la metí los dedos ella ese Moria de gusto.
– que guarro eres. como me gusta. mi marido no es como tú.
y se la endiñe por el culo.
– así así rómpeme el culo. que cesación más rica. follaje bien me muero de gusto cuanto lo deseaba desde la última vez.
ella se corrió enseguida.
– ahahahaha me corooooooooo cabron como folla.
luego la di a mamar mi polla la cual se tragó sin miramiento alguna.
– que rica esta tu chorra- me dijo y me la puso duro.
la cual se la metí, pero esta vez por el chocho.
– aahahaha así cabron como me follas como una puta. me encanta- y se volvió a correr otra vez- aahhahha esto es increíble. me vengo otra vez. Ahahahahaha.
luego me la chupo y se tragó mi lefa.
– ahahaha que rica esta.
yo la dije:
– escúchame esta ha sido la última no quiero acostúmbrame a ti. te enteras. habla con él y di lo que te pasa y lo solucionáis, pero no cuentes más conmigo. te enteras.
después de unas semanas me llamo por teléfono. yo la dije:
– te he dicho que esto tiene que terminar.
cuando me dijo:
– escucha esto y se puso otra amiga mía. eres un cabron ella me ha contado todo lo que habéis echo se lo voy a decir a su marido y te romperá la cara. cómo has podido hacer esto después de tantos años siendo amigos.
-pero que dices si ha sido ella.
– vamos a vernos y vamos a hablar hablaremos, pero no va a convencerme. se lo diré a su marido ya verás.
así que me reuní con las dos con gema y María la dije:
– como se lo has dicho lo nuestro. es que te has vuelto loca.
María se echó a llorar:
– no pude contenerme tu no querías saber nada de mí y yo estaba desesperada. al final me desahogue contándoselo a ella.
– pues como sabrás yo no he tenido la culpa. fue ella la que me busco.
– sí, pero tú tampoco te negaste.
– no me vengas con esas ella se hubiese ido con otro si yo no lo he evito.
– claro menuda manera de evitarlo además me ha contado que la has roto el culo y que la encantado y que no puede vivir sin ello. no creo que sea para tanto -me dijo ella.
– tú lo has probado -dije yo.
– te Cres que soy una zorra como ella y tan guarra como tú.
– tú lo que pasa dije yo es que te mueres por probarlo y no te atreves. dime tu marido te da bien.
– él está trabajando y yo no soy capaz de ponerle los cuernos me aguanto hasta que podamos hacerlo de verdad.
yo la traje hasta mí y la metí mano.
– esta empapada zorra mentirosa.
ella me pego una bofetada por abrazarla y besarla yo seguí besándola y la dije a María:
-vamos a yódame a desnudarla.
– qué haces.
– evitar que se lo diga a tu marido y se arme la de dios.
entre los dos desnudamos a gema que estaba furiosa:
– se lo diré a tu marido zorra y a ti, mi marido y y suyo te romperán la cara.
sujetándola el dije:
-María cómela el chocho.
– que dices.
– haz lo que te digo. ella tiene que participar con nosotros sino se lo dirá a tu marido y se armara la de dios. eso quieres.
– no por supuesto.
– María empezó a comerla el chocho y gema empezó a resistirse:
– no no no- pero ya no se resistía tanto.
yo la comí la boca mientras Maréala comía las tetas ella empezó a disfrutar:
– lo ves y me dices que te aguantas cuando hasta que viene tu marido. puta mentirosa estas mojadas hasta mas no poder. cuanto haces que no follas tu también.
– dos meses ella- dijo llorando.
– chupa.
– no por favor.
pero yo no podía dejarla ir pues se lo diría a su marido y al de María y se almiararía la de dios. la metí la poya en la boca a gema. no quería, pero después la cogió el gusto.
-cabrón- y empezó a mamarla mientras María la comía el chocho ella se Moria de gusto.
– dala por el culo igual que a mí -dijo María- ya verás a ver quién es la zorra ahora.
así que la preparé el culo se lo lamí y la fui metiendo los dedos ella decía:
– por ahí no cabrán me haces daño.
pero yo no la hice caso cuando estuvo bien preparada le fui metiendo la poya despacio.
– ahí me haces daño cabrán. sácala me duele.
– tranquila zorra ya verás cómo te gusta.
poco a poco empezó a disfrutar y se volvía loca.
– así así follaje bien rómpeme el culo. que gusto. esto no lo había probado nunca ni con mi marido. tú tienes razón María, esto es divino. no pares de follarme hasta los huevos. méteme –mientras María la chupaba las tetas ella se estaba corriendo.
– joder que gusto.
luego la toco el turno a María las di por el culo y me la follé por el chocho. ella estaba en la gloria y se corrió sin pensárselo mucho:
– así así. que rico. cuanto necesitaba esto.
– follaos entre vosotras chocho contra choco.
estaban tan calientes que no pusieron reparos y lo hicieron y se corrieron las dos.
– ah esto es divino -dijeron- que placer.
– joder ahora quiero correrme zorras abrir vuestras bocas- y las solté la leche a las dos. la dos empezaron a pasarse la leche como buenas putas la una a la otra.
– y ahora que va a pasar -dije yo.
– nada seguiremos con nuestros maridos porque los queremos, pero cuando ellos estén de viaje o cansados tu serás su sustituto y nos follaras. no te quejes -dijo María- 0tendras a dos putas para ti solo.
-ya estoy deseando que nos des por culo otra vez y disfrutar- dijo ella.
– yo también- dijo gema- que rico solo pensarlo tenerla en mi culo me corro de gusto.
CONTINUARA

  • : la mujer de mi amigo me llama otra vez diciendo que me necesita que su marido lleva tiempo sin tocarla