mi nombre es charles nunca me he casado ni tengo pareja ya que no soy hombre de una sola mujer, pero vamos a la historia iba yo paseando por la calle cuando me encontré una amiga mía llamada María la saludé, pero no estaba muy bien.
– que te pasa -la dije viéndola llorar.
– tengo problemas con mi marido.
– y eso- no me lo podía creer -si erais la pareja perfecta.
– si es verdad, pero de eso ya pasado historia. siempre está trabajando y viene cansado ni me mira muchas veces no tiene ni ganas ni de salir y otras veces me llama diciéndome que no podrá venir. yo creo que se está tirando alguna por ahí.
– no digas eso seguro que es por el trabajo. tu estas como un tren- dije yo -y cualquier hombre estaría deseando estar contigo.
– eso piensas.
– por supuesto -dije yo.
– yo no soy tan joven como antes.
– es verdad, pero los años han pasado para todos no solo para ti sola. aunque todavía estas de buen ver.
le invite a tomar una copa y seguimos hablando y hablando y recordando tiempos de joven en la discoteca cuando íbamos todas la pandilla entre copa y copa ella estaba un poco chispeada de pronto dijo:
– a ti te gusto.
yo trague saliva no sabía que responder.
– hombre estas casadas con un amigo mío, pero sino menudo polvo tienes todavía.
ella se rio.
– de verdad todavía lo crees.
– ya lo creo.
– pues mi marido ni me mira.
– vamos no bebas mas que ya has bebido demasiado.
se me pego a mi demasiado al quitarle la copa y no sé cómo me vi besándola y ella no se resistía el dije:
– escucha esto no puede ser tu esta casada y es uno de mis mejores amigos. no quiero ser un cabrón.
– y yo que. que te crees que no le quiero, pero ya ni me hace caso ni me toca y necesito un hombre. llevo tiempo sin sexo.
– porque no hablas con él.
– no me hace caso porque he intentado decírselo.
– tu todavía estas bien tienes 37 años.
y se echó a llorar. yo no sé como, pero intente consolarla, pero se me echo encima y me beso ya no pude resistirme ella me dijo:
– no quiero traicionar a mi marido, pero necesito un hombre compréndelo.
así que fuimos a un hotel y entramos como pareja entramos en la habitación y nos besamos o más bien ella me beso. la desnude como un loco y ella a mi también ella empezó a comerme la poya con ansia nunca lo hubiera imaginado y menos de ella.
– lo necesito- me dijo.
me di cuenta de que era una mujer necesitada de sexo si no se hubiera ido conmigo se hubiera ido con otro y empecé a comerla las tetas y a meterla los dedos en el chocho.
ella decía:
– así así no pares. no sabes cuánto lo necesito.
yo que estoy acostumbrado a tratar a las mujeres con la cama como putas la dije:
– toma zorra. mámame el rabo. perdona me ha salido así.
– no te preocupes me gusta siempre lo hecho con amor y mira como a resultado quiero hacerlo, así como a ti te gusta y probar. deja que te coma la poya y sea tu zorra. lo necesito por lo menos por esta vez- y empezó a mamarme el rabo.
yo ya no tenía miramientos con ella:
– toma hija puta mi poya en tu chocho -y empecé a follarla.
ella se volvía loca.
– si si soy una puta, tu puta pero que gusto. no pares de follarme. ahahahaha cuanto lo necesitaba deja que té coma la chorra otra vez. la quiero- dijo ella y empezó a mamarla.
estaba como una piedra.
– te voy a dar por culo.
– que dices y una mierda por ahí nadie me la ha metido.
– siempre hay una primera vez.
– me va a doler.
– no si yo lo preparo y te gustara. será una experiencia nueva para ti.
así que empecé a comerle el culo y me dijo:
– eres un guarro, pero sigue que gusto me das.
y luego los dedos bien lubricados.
– ahhhhhhhhhhhhh que gusto joder me corro. nunca lo había hecho esto nadie así.
y cuando el rector estuvo bien ensalivado y lubricado empecé a meterle la poya poco a poco pues era virgen.
– ah que daño sácala cabrón. me rompes el culo.
– tranquila zorra. te gustara. relájate tócate el chocho primero y mastúrbate ahora voy despacio. así que tranquila -y empecé a moverme despacio para que se acostumbrara con media poya en el culo- acostúmbrate a ella.
– ahajaba nunca me lo habían hecho. joder que gusto. como me das por culo. esto no lo había echo ni con mi marido.
– lo sé.
– qué rico mete más.
y empecé a meterla lo que quedaba y a follarla el culo si hasta los huevos.
– méteme joder como follas. me muero de gusto. ojalá mi marido fuera como tú de guarro. solo se la chupo y me folla y nada más y ahora ni eso.
– tranquila disfruta- y empecé a follármela y a follármela la hice correrse varias veces.
– ahahahahahahahahahah me corRoooooooooooo -dijo ellla cuando tenia mi poya en su culo y la tocaba el chocho mientras la daba a 4 patas y la lamia la oreja y el cuello.
– ahora zorra trágatela. estoy ha punto de correrme- dije yo.
– nunca me la he tragado. el escupo me da asco.
– conmigo no, trágatela- y cogi mi poya y se la meti en la boca toda- me corrrrrrro -dije yo- toma leche putaaaaaaaaaaa.
ella empezo a tragar y al final se relamía y me dijo:
– esto ha sido increíble. no he disfrutado tanto ni en muchos años incluso me has dado por el culo cosa que nunca habia echo y me ha encantado.
– ahora qu va a pasar -dije yo.
ella me dijo:
– yo seguire con mi marido. ya sabes que le quiero, pero si esto sigue igual me follaras siempre que lo necesite que seran muchas veces, ya que soy muy caliente y sere tu puta lo cual me encanta- me dijo ella.
CONTINUARA

  • : encuentro a una amiga mia en la calle llorando y me cuenta lo que la pasa la invito a tomar unass copas y poco a poco comienza a chisparse un poco con los cubatas y terminamos en la cama