después de lo de Robin decidí dejar la edad media ya que estaba un poco cansado y moví de nuevo las ajugas del reloj com sabe el lector aparecí en la batalla e Little big horn vi como miles de indios mataron al general Custer vi a uno de los muertos que era un vaquero y me puse su ropa escondido en los matorrales allí estaba lleno de muertos y de indios y soldados de caballería joder tenía que salir de allí como sea.
Así que cogí un caballo que encontré allí y salí tomando leches de allí estaba por lo que se vi en la época del oeste cabalgando oí unos lamentos. encontré a un par de indias solas una de ellas estaba inconsciente la otra lloraba y la cuidaba. me apeé del caballo ella se asustó y me amenazo con el cuchillo:
– fuera rostro pálido. vete de aquí. que piensas matarnos igual que a nuestros guerreros .
-no. te equivocas. yo soy diferente. déjame ayudarte.
– yo no creer.
– por favor -dije yo- no quiero hacerte daño.
así que llegué a donde ella la convencí para ayudar a su amiga tiene mucha fiebre está ardiendo de prisa necesita bajar la temperatura sino morirá la puse paños calientes con agua fría y logre que bajara la fiebre. poco a poco se fue recuperando y cuando estuvo bien las acompañe a su tribu. de pronto salieron varios indios contra mi pero ella dijo:
– no hacer daño. el salvar la vida a nosotras. el ser diferente.
los indios me acompañaron a ver a su jefe era apache:
– porque tu querer salvarnos cuando los blancos matar a indios y robar sus tierras.
– yo vengo de un país muy lejano no tengo nada que ver con esos blancos- dije yo.
– tu rostro pálido ser amigo de nosotros. no ser como el maldito hombre blanco cuchillo largo. nosotros matarle. el violar nuestras mujeres y niños ser malvado.
yo ya conocía como era el general Custer, un asesino que mataba a todo indio viviente sin importar si era mujer o niño. así termino.
– tu quedarte con nosotros si querer.
– yo querer quedarme por un tiempo con vosotros. yo venir de un país muy lejano no América –dije yo.
– tu tu ser bien recibido. salvar a mis dos hijas. estar gradecido hombre blanco.
– es un placer jefe cochise.
me dieron una tienda estábamos todos durmiendo cuando algo me despertó eran las dos indias que había salvado ella se llamaba flor amarilla y luna blanca:
– nosotros darte las gracias tu ser bueno no como otros hombres blancos.
– no pasa nada.
se me desnudaron.
– nosotras querer ser para ti.
y se metieron en mi tienda y en mi lecho joder como estaban las indias y empezaron a comerme la poya las dos mientras yo me follaba a flor amarilla se la metí hasta los huevos. luna blanca me comía el ojete:
– que gusto por dios tu poseernos bien tener buena verga -dijo luna blanca -tu dar mucho gusto a mi hermana y a mi tu poder con dos mujeres.
– bueno- dije yo- lo intentare.
luego se la metí luna blanca por el chocho. la india:
– así así hombre blanco quiero más verga dame más. tu volverme loca de placer.
enseñé a luna blanca a comerle a su hermana el chocho mientras yo follaba a flor amarilla. se volvían locas de gusto.
– nosotros querer un esposo así. tu tener dos mujeres.
luego di a luna blanca por el culo mientras su hermana la chupaba el coño se volvían locas conmigo luego le tocó el turno a flor amarilla me la jodí por el culo mientras su hermana la chupaba las tetas ya que las enseñe todo. luego me corrí en sus bocas al día siguiente me llevaron delante de sus jefe cochise.
– tu casar con mis hijas. ellas elegir a ti las dos.
tener dos esposas joder menudo lio tenía no tuve más remedio que casarme con las dos sino me hubiesen matado. ellas eran bellísimas así que ni beberlo ni comerlo me apunte con dos esposas aunque no me desagradaba follaba y todas las noches con las dos algunos indios me envidiaban ni era por menos menudos polvos echaban. joder como jodian las indias lo viciosas que se habían vuelto estaban deseando quedarse solas conmigo para bajarme el pantalón y chupar mi verga y metérsela en su chocho o culo una vez entre y me las encontré por la noche follando entre ellas.
– ven esposo nuestro al lecho- me dijeron.
así que me desnude por la noche y me apunte con ellas menuda foliada hicimos los tres a día siguiente unos guerreros y yo salimos a cazar bisontes algo iba mal pues cuando vinimos estaban todos muertos mujeres niños etc. fui corriendo a mi tienda y vi a mi esposas muertas y violadas jure que me vengaría al igual que su padre cochise. fuimos a por los blancos mestizos que habían echo esa masacre estaban borrachos riéndose de todo lo que habían robado a los indios y matado a las esposas de ellos.
cogí a uno de ellos que intento matarme y le partí el cuello ya que en mi época actual era practicante de artes marciales los indios mataron a los demás y les cortaron la cabellera decidí dejar a l jefe cochise y despedirme una vez. muertas mis esposas que tenia que hacer allí.
así que vestido de vaquero me dirigí al pueblo entre en la cantina y pedí wiski me sirvieron uno cuando apareció un pistolero:
– tu eres forastero no te he visto nunca aquí -me dijo.
– sí que pasa.
– aquí los forasteros no son bien venidos.
– y eso.
– porque yo mando en el pueblo y tuya te estas largando- me dijo con la mano en la pistola- sino saca- me dijo.
toda la gente se apartó yo tranquilo como el que más el sería muy rápido pero yo llevaba años haciendo artes marciales en la época actual y no sabía lo rápido que eran mis piernas intento sacar solo lo intento porque la patada que le metí en la cara ya ni se levantó. toda la gente se quedó con la boca abierta.
– como has podido hacer eso sabes quién es ese es un pistolero de lo más famoso es su banda y los que mandan en el pueblo.
– y a mí que -dije yo.
– que vendrán a por tu hijo- dijo un viejo.
la noticia corrió como la pólvora que había noqueado a Johny el negro que era como se llamaba el pistolero joder con la época esa ahora iba a tener problemas con una puta banda que no conocía para matarme por haber pegado a su jefe, que era un capullo.
así que me arme de mis conocimientos de arte marciales me compre varios cuchillos me hice un chuchakus varios dardos me enteré que ya me estaba buscando por el pueblo así que no me convenía que me vieran a campo descubierto.
y vino toda la banda.
– donde está el forastero sino lo decís quemaremos el pueblo -dijo la banda.
eran unos doce todos buenos pistoleros incluso el capullo ese. iban a matar a un pobre viejo cuando tire un cuchillo a uno en la garganta el cual emitió un sonido y cayo del caballo.
los otros dispararon pero yo ya no estaba allí dos cuchillos más lance y dos muertos más y mes escondí. empezaron a dispararme yo sabía que no podía morir en esta época porque si no nunca nacería.
– enfréntate a nosotros forastero o mataremos a todos del pueblo- dijeron los 9 pistoleros que quedaban.
yo me quede de piedra cuando de pronto todo el mundo empezó a disparar contra ellos matando por lo menos a dos. era el pueblo que se había revelado los viejos las mujeres disparaban aquí .
-ayudar a este hombre que ha demostrado que no es un cobarde como nosotros.
y todos dispararon contra blanda matando a varios otro intento matarme salte en el aire y le tire un dardo a la garganta cundo cayo le dispare otra patada. el cual estaba muerto solo quedaban 5 de la banda.
– maldito forastero vámonos de aquí ya te mataremos- dijeron y se fueron a caballo.
el pueblo me dio las gracias.
-Gtracias a usted forastero hemos tenido el valor de enfrentarnos a esos cobardes. han salido corriendo del pueblo.
me fui a la cantina.
– invita la casa- dijo el tabernero.
las callgirl me dijeron:
– que guapo. subes con nosotras. para ti es gratis no tienes que pagar nada.
así que subí ya que hacía mucho tiempo que no había estado con una mujer desde que mataron a mis esposas los blancos mestizos y allí se me desnudaron me quitaron las botas y empezamos a follar.
Jenny que era como se llamaba una de ellas me comió la poya mientras Hana la otra me chupaba los huevos.
– que poya tienes cabrón- dijo Jenny que no paraba de mamar.
– fóllame a mi ahora- dijo Hana.
así que la cogí y se la metí hasta los huevos mientras chupaba los tetas a Jenny luego cogí a Jenny y se la metí por el culo la cual me dijo:
– no pares así dame fuerte haz que la sienta tu poya. ahahahahahaha me corrrrrrrrro -dijo Jenny.
luego cogí a Hana y se la endiñe otra vez por el chocho.
– así así no pares que verga tienes cabrón que gusto.
se la saque y se la metí a Hana por el culo.
– ahahaha me corrororororo -dijo Hana.
luego me chuparon la verga a mi.
– así danos tu leche en nuestras bocas. cabrón que rica esta.
y así me quede dormido hasta el día siguiente allí no me quedaba nada por hacer así que me fui del pueblo y cogí otra vez la máquina del tiempo y moví las agujas del reloj y desaparecí aparecí otra vez en otra época joder cuando vi a varios soldados alemanes atacando Moscú estaba en la segunda guerra mundial CONTINUARA

  • : aparezco en la epoca del oeste cerca de la batalla de litle big horn y veo miles de indios matar al general custer escondidos en unos matorrales cojo la ropa de uno de los muertos que era un vaquero