Mi nombre es charles. tengo varios másteres y soy una eminencia en física cuántica. paseando un día por Madrid sin mucho que hacer, encontré una librería muy antigua, aunque era un poco extraña para mí.
total, me decidí a entrar y echar un vistazo después de ojear unos cuantos libros, encontré uno que decía como hacer una máquina del tiempo. yo lo ojeé y me lo tomé a guasa. el vendedor que me vio me dijo:
– lléveselo es un buen libro y le garantizo que lo que pone ahí es verdad.
yo no estaba muy convencido, pero al final me decidí y me lo llevé. el vendedor me dijo:
– es muy interesante sino siempre lo puede traer y le devolveré el dinero.
total, que me lo lleve y lo deje en casa apenas lo ojeaba, decidí devolverlo a su dueño. pero cual sería mi sorpresa que la tienda donde estaba allí no había nada. pregunte a la gente y la gente me dijo que allí nunca había existido una tienda. yo aluciné y volví a casa un poco asustado. cogí el libro y le empezó a echar un vistazo.
decía que para hacer una máquina del tiempo había que superar la velocidad de la luz y girar al contrario de su eje de la tierra. me explico la tierra gira alrededor del sol pues a la velocidad de la luz, pero, al contrario. allí ponía cada pieza con hacer una máquina del tiempo, paso a paso empecé a construirla cuando la tuve terminada me dije a mi mismo que era absurdo.
la maquina tenía tres manillas como un reloj una los días otra los meses y otra los años así que me reí y moví las manillas. de pronto me vi trasportado como a otra dimensión y aparecí en un lugar desolado donde había un dinosaurio luchando con un triceratus.
no era posible.
más allá escondido vi a un grupo de hombres de neandertal tirando piedras a un mamut y lanzas, me froté los ojos, pensé que estaba soñando, pero por desgracia estaba bien despierto.
moví otra vez las manillas del reloj y aparecí en mi casa otra vez. la maquina funcionaba no me lo podía creer así que pedí vacaciones en el trabajo, ya que me debían muchas e hice los preparativos para un viaje en el tiempo a roma. compre en una tienda de disfraces una toga romana y conseguí algunas monedas y compre una daga y moví las agujas otra vez y puse la fecha de roma antes de cristo y volví a desaparecer y aparecer en roma.
menos mal que no me vio nadie sino me habían acusado de brujería por aparecer de pronto así andando por las calles de roma vi una cuadriga enloquecida que se dirigía a una velocidad endiablada sin control.
aparte al hombre, me tire encima para partirle del peligro sino le hubiese atropellado. el hombre me abrazo agradecido y me dijo que se llamaba Linus. y me hice pasar por un romano que venía de Grecia de negocios y le dije que me llamaba Ripias. me invito a su casa a comer y me dijo:
– a partir de ahora lo mío es tuyo quiero que te sientas como en tu casa. te debo la vida.
me pregunto que si tenía alojamiento lo cual yo respondí que no que acababa de venir a roma de Grecia y enseguida me dijo:
– no se hable más te alojaras en mi casa. no te faltara nada el tiempo que tú quieras.
así que nos fuimos a su casa que era una mansión magnifica llena de criados tiempo palacete pues él era un senador de roma y me presento a sus dos hijas Ania y Teodora. eran una belleza. Ania era rubia y Teodora morena.
les dijo:
– hijas mías, este hombre me acaba de salvar la vida no quiero que le falte de nada.
– no padre no te preocupes -dijeron ellas.
la comida fue magnifica me sacaron todas las clases de viandas y asados y el mejor vino que tenía él me dijo:
– te alojaras aquí el tiempo que quieras.
él se retiró pues estaba cansado me quedé con las hijas hablando me preguntaron de donde venia y que hacía en roma le dije que era la primera vez que venía a roma y que había estado en Grecia me preguntaron si tenía mujer les dije que no. me preguntaron por las mujeres griegas les dije que eran muy bellas también ellas se rieron me dijeron:
– te gusta lo que ves y y dejaron caer la toga quedándose completamente desnudas.
les dije:
– que dirá vuestro padre.
– no te preocupes, él no se entera de nada además él ha dicho que no te falte de nada- se rieron ellas y me desnudaron y empezaron a comerme la poya y a besarme- queremos saber cómo fornican las mujeres griegas -dijeron.
yo les dije que les gustaba mucho por el culo a lo cual ellas dijeron que les gustaría probarlo por ahí así que dije que me trajeran aceite. ellas mandaron u n esclavo y enseguida apareció con aceite aromático. les dije que se pusieran a 4 patas y les unte el ojete con aceite y le fui metiendo los dedos suavemente hasta que lo tuve preparado.
ellas decían:
– despacio por favor.
– cállate zorra. es lo que sois una puta que os gusta mucho follar -dije yo -follar si son palabras- mentí yo -que se usan en Grecia.
– nos gusta enséñanos a follar.
y se la metí primero a anavia por el culo despacio primero se quejaba, pero después empezó a disfrutar:
– estoy en el paraíso con los dioses. que placer si dame por el culo. enséñame todo.
– lo hare puta.
– si quiero ser tan puta como la divina mesalina. es un honor para las mujeres ser como ella y disfrutar de la vida.
la empecé a dar por el culo se Moria de gusto mientras su hermana Teodora la comía las tetas.
– que gusto hermana. estoy con apolo en el paraíso.
– ahora yo- dijo Teodora- yo también quiero probar eso.
– esto se dice follar en griego -yo mentí.
– pues fóllanos a las dos. queremos tu verga. queremos aprender todo de los placeres de la vida.
se la metí a Teodora por el culo ella a lo primero le dolió mucho.
– sácala maldito bastardo.
– tranquila ya verás cómo después no querrás sacarla, so puta -dije yo.
después de follarla por el culo empezó a acostumbrase y a gustarle.
– dame más cabrón así, rómpeme el culo. que gusto estoy con los dioses en el paraíso- dijo Teodora.
– ahora follaros entre vosotras.
así que les hice que restregaran sus chochos y se corrieran.
-me corrroooooooooooooo hermana.
– yo también hermana.
– asisisisisisisisiisis que gusto.
ambas se corrieron mientras yo todavía seguía con la poya tiesa.
– chuparme la verga zorras-
ellas se apresuraron a devorármela y no paraban de mamar.
– que rica cabrón danos tu leche a las dos. queremos tu leche
-me corrrroooooooooo tomar putas mi leche. que gusto y salió mi leche a borbotones lo cual se repartieron entre ellas CONTINUARA

  • : encuentro una libreria un tanto extraña donde hay un libro que dice como hacer una maquina del tiempo