LA DIFICIL DECISIÓN DE LA RICA ERIKA GARZA DE TREVIÑO
  1. 1.       Introducción
Esta es la historia real de una bella mujer “normal” de la clase alta mexicana que me fue contada por una amiga entrañable de la ciudad de Monterrey, Nuevo León y con quien en algún momento de mi vida tuve cierto contacto. La segunda ciudad en tamaño de México. Centro neural de negocios y empresas de alto nivel del país. Orgullo de sus habitantes por los logros económicos y sociales que han logrado. Rival eterno de la Capital del país, el Distrito Federal (DF). Actualmente es una de las ciudades más peligrosas de la nación mexicana por las constantes balaceras entre elementos del narcotráfico, el ejército, la policía, además de los constantes accidentes de tráfico que se dan por la manera desquiciada en que la mayoría transita en sus autos y sobre todo, sus camionetas. Monterrey, junto con otras ciudades del norte mexicano como Tijuana, Ciudad Juárez, Torreón, Durango, Chihuahua, Tampico y otras se han hecho más conocidas por las noticias de muertos, descabezados, desmembrados, secuestros y robos que han llegado incluso a nivel nacional y mundial. Es la historia de una serie de decisiones que en su recién juventud madura iniciada tuvo y que tendrá que ir tomando a manera de mantener la imagen sobria y sí decirlo que genera admiración, pero también mucha envidia
  1. 2.       Contexto
Erika Garza de Treviño la rica señora de sociedad regiomontana es una mujer rubia muy hermosa  con 32 años. Con dos bellos hijos, el primogénito de nombre José Carlos Treviño Garza de 12 años y la menor, una preciosa niña llamada Lizbeth Treviño Garza de 10 años. Su afamado marido es el gran empresario, prototipo del hombre mexicano del norte, del joven hombre de negocios Carlos Treviño Fernández, ganador del ejecutivo en los 30´s que otorgan diversos organismos de empresas de México e incluso de Estados Unidos. Con un poco más de 12 años de matrimonio, representan una de las parejas más sólidas y reconocidas del jet set de Monterrey, Nuevo León. En diversas ocasiones han sido portada de conocidas revistas de sociales de dicha ciudad ya sea en familia o de manera individual. Son muy reconocidos en las altas esferas de la sociedad del municipio más rico de todo México: San Pedro Garza García, Nuevo León aledaño al de Monterrey.
Erika es Licenciada en Diseño Industrial egresada del prestigiado Tecnológico de Monterrey desde hace prácticamente 13 años. Obtuvo mención honorífica, ya que se trata de una mujer muy inteligente y muy dedicada a lo que hace. Con solo un año de haber salido de la carrera contrajo nupcias con Pablo Treviño Garza, Ingeniero Mecatrónico de la misma institución educativa con tan solo dos años más que ella y de quien se hizo novia desde que estaban en los inicios de la preparatoria, mucho a instancias de su propia familia que fue creando el contexto necesario para que de forma muy “natural” se diera el mencionado noviazgo para posteriormente llegar a concretarse en boda. En otras palabras, sin que ellos se dieran cabal cuenta, se trató de un matrimonio “arreglado” por las familias de ambos, situación que es muy común en dicho estrato social, aunque ahora manejado de una manera muy sutil, para que no se haga tan evidente e incluso como para que ni los mismos involucrados estén a plenitud sabedores de ello. Si en algo se parecen la clase alta y la baja (o más bien “rural”) de México es que aún hoy en el siglo XXI existen matrimonios de conveniencia.
Pues bien, Erika era una amazona rubia de aproximadamente 1.72 mts. (Estatura no normal para una mexicana común y corriente, pero si usual entre las que pertenecen a la clase pudiente). Su rostro era más bien parecido a la de una sueca de esas que salen en las postales, su cuerpo es escultural, muy bien formado, por naturaleza Dios le dio una belleza de cuerpo inusual, es decir de campeonato, de concurso de belleza para ser más precisos…Solo tenía que hacer ejercicio de manera moderada para reforzar aún más su espléndido cuerpo…situación que por supuesto no era así, porque como se ya se dijo, ella era muy “intensa” en todo lo que hacía…por lo que ella le dedicaba dos horas cada día a ejercitare a conciencia, por lo que estos dones otorgados por la diosa naturaleza no hacían más que convertirla a ella en toda una diosa de carne y hueso. Sus ojos son de color miel, lo cual hace un juego perfecto con su caballera de un cuidado y esmerado largo. Sus labios son rojos con un color intenso, los afamados labios de Angelina Jolie se quedan cortos ante este, que decir de sus partes nobles…sus pechos son como decía la vieja canción nicaragüense: “ son como cantaros de miel…”, sus nalgas son llamativas indudablemente, totalmente paradas, bien formadas, haciendo una sinergia completa con el resto del cuerpo, que son unas piernas que cualquier jugadora profesional de tenis envidiaría y que cualquier actricita “operada” quisiera que su cirujano le diera. En conjunto era una mujer que siempre llamaba la atención en el lugar en donde estuviera. Tal vez lo que más resaltaba ere ese aire como ausente de este mundo que por lo general tenía. Aunque sonreía y con frecuencia, normalmente estaba seria, como distante, como alejada de la realidad. A algunos hasta les podría parecer fría y altiva. Más cuando arqueaba una de su cejas, por lo que si daba la impresión de ser una mujer presumida. Pero no nos equivoquemos, es común en las mujeres hermosas y sobre todo en las de vidas resueltas desde la óptica económica, ver esa clase de desplantes, pareciéndolas  a otras personas que estaban con un témpano de hielo, con alguien muy orgulloso y que los veía de “arriba abajo” (que es una posición muy asumida por las clases más humildes del país). En realidad, Erika no era presumida, pero si estaba muy distante de las problemáticas ajenas a su círculo de referencia y si contaba con una serie de prejuicios, paradigmas e ideas que veremos cómo en su vida se irán derrumbando, dando pie a una persona más sensible a las enormes diferencias que existen en esta canija y a veces difícil vida.
Erika estudio en los colegios más caros y exclusivos de la capital nuevoleonesa. Su círculo de amistades siempre fue muy cuidado por sus padres. Su padre, el reconocido empresario José Garza de la Rimada, hombre ahora ya retirado de los negocios de 72 años y su madre, la noble impulsora del arte y la cultura, la bella Señora Lilian Murra de Garza ahora de 62 años habían esmerado su “educación”, amén de que sus otros dos hermanos eran hombres, uno el mayor y el otro el menor, siendo ella la de en medio y que resultaron fieles guardianes del honor y la reputación de la niña de la familia.
  1. 3.       Formación de Erika: explicaciones
¿Cómo puede una familia en la actualidad blindar de la realidad a sus hijos? Es muy difícil lograrlo, pero Don José y Doña Lilian procuraron darle fuertes principios morales, religiosos (todos los colegios, excepto la Universidad, fueron católicos), y de trabajo a su familia…cuidando con quien convivían, cuidando que siempre estuvieran activos, ya sea en la escuela, en la clase de música, en la clase de deporte, o en alguna actividad social para que el ocio…a ese terrible enemigo, causa de muchos males de la sociedad entrará en sus vidas…el ocio…si lo podían controlar, lo que no pudieron prever fue un tanto el aburrimiento, el hastío y la ignorancia de otras cosas que le ponen la sal y la pimienta a la vida de cualquier ser humano en el planeta. Evidentemente que para lograr esto, se tiene que tener mucho dinero, control y poder, dinero del cual disponían los padres de Erika con facilidad y poder que si llegaron a tener. ¿Han conocido personas así? Estoy seguro que sí…personas que transitan por este mundo, a diferencia de otros muchos (incluyéndome yo mismo) que no sufren percance alguno, no ven perturbada su vida color de rosa, como de película americana con final feliz. Afortunadamente para Erika, no así tal vez para los “puritanos” o “falsos recatados” (entre los que podrían estar su propios padres, familiares y ciertas amistades) este final de película no se vería, sino al contrario nacería una nueva mujer, claro no antes, de llevar a cabo una difícil decisión que trastocaría por completo el giro de esta posible y predecible realidad.
¿Cómo en la actualidad alguien puede crecer con el desconocimiento  de pecados, maldades, vicisitudes? Pues viviendo en esa burbuja rosa, teniendo la mente y el cuerpo ocupados en actividades nobles como lo son el estudio, y el trabajo social, por ello Erika desde niña ocupaba su tiempo en estudiar, aprender a tocar piano, bailar danza clásica, hacer deporte…ya jovencita, pues el estudio la absorbía más, además tiene talento para la pintura. Cuando su noviazgo, ya que su futuro marido Carlos Treviño tuvo una educación prácticamente igual a la de ella, eran muy parecidos, muy similares en sus ideas y puntos de vista…a veces su preocupación en que restaurante de lujo irían a comer o cenar, que traje o vestido se pondrían en tal o cual fiesta, que tipo de ayuda darían en el club o en la sociedad civil en la que colaboraban. Aunque todo esto lo hacían con gusto, en realidad no lo hacían con plena conciencia de las desventajas que los “otros” tenían, más bien lo hacían porque era parte de su formación, parte de si educación, parte de sus vidas ya estructuradas.
También contribuye a ello el hecho de que  trabajar para ganarse el pan  nuestro de cada día no es una necesidad, en donde esforzarse para estar bien, no es detalle alguno y no es una crítica a la clase alta, ya que desafortunadamente este tipo de vidas también se dan en la clase media y baja, en donde los padres procuran que sus hijos vivan de alguna manera “aislados” de la realidad de los “otros”. En México son famosos los “ninis” (ni trabajan, ni estudian) y la mayoría de ellos son de la clase media y baja.
Erika por ello normalmente era muy seca con los demás, casi siempre de grandes gafas de sol y en su camioneta extranjera de último modelo si parecía distante, y aunque sus amigas eran de una cara frente a ella, a sus espaldas sobre todo envidiaban esa naturalidad con la que llevaba su vida sin contratiempos. No tenía problemas con el marido, mucho menos con sus hijos que aún eran pequeños y en su educación ayudaban bastante los suegros y sus propios papás. Al parecer era una mujer ajena a los avatares y sinsabores del sexo, a ese tremendo ingrediente en la vida de hombres y  mujeres, causa de felicidad para unos y de infelicidad para otros.
  1. 4.       La vida actual de Erika
Erika tenía una pandilla de 6 amigas (todas ellas ricas, sin necesidad de trabajar en forma seria, aunque algunas si lo hacían, mas por pasatiempo que por otra cosa, todas ellas profesionales y guapas, aunque la que sobresalía notoriamente era nuestra Erika) que se reunían de dos a tres veces por semana, casi nadie faltaba a dichas reuniones, ya sea a desayunar, a tomar café, al cine, a intercambiar noticias, a “comer” gente, a chismear , a perder “sanamente” el tiempo…eran unas dos horas por reunión, por lo general. En las pláticas entre las mencionadas amigas, claro que había dos de ellas: Susana y Clara que sin ambigüedades comentaban o más bien intentaban comentar con las otras: Marisa, Cecilia, Ana y Amanda acerca de sexo…de que tenían “amantes” ocasionales (además de que era sabido por el resto de mujeres, de que habían sido muy “novieras”), pero el resto del grupo ya sea por guardar las apariencias, ya sea por mojigatería (sobre todo, Amanda)  evitaban el tema, no sin dejar de “regañar amistosamente” como decir “fresamente” a las otras dos niñas de que eran unas pérdidas, unas “locas” por hacerles eso a sus maridos…aunque, en el grupo también tenían sus quereres “ocultos” la misma Marisa, Cecilia y Ana…es decir, en la realidad solo Amanda y Erika no engañaban ni pensaban hacerlo, ni les preocupaba en realidad en lo más mínimo el tema del sexo.
Sin embargo, no podían evitar que estas Susana y Clara hicieran comentarios, tales como: “ay manitas, si supieran lo rico que es sentir la verga de ese hombrazo de allá” “tuve un orgasmo que casi me desmayo” “Sabían que el entrenador de tenis, la tiene bien chiquita, jajaja” “El viejo jardinero de la Sra. Rosales si tiene una que te hace ver la luna y las estrellas, jajaja”, “Dicen que en la Colonia Country Norte hay una casa de citas de lujo, donde van todos los hombres de dinero de Monterrey…dizque que son mujeres extranjeras, uff…de lo que se pierden, de verdadera carne norteña, jajaja”
…Ante dichos comentarios Erika, solo reía y lo veía como algo lejano, como una tontera de sus amigas, como una pérdida de tiempo, ya que estas aunque de buen ver y mucho mejor tocar, habían descuidado la educación de sus hijos, sus entrenamientos y rutinas diarias,,, ”ay…que pérdida de tiempo, se decía”…
Las otras en el fondo envidiaban a estas dos, ya que se habían liberado y al parecer si gozaban de ese anhelado y a veces desconocido fenómeno erótico y sexual llamado orgasmo femenino…Lo cierto, es que los maridos de estas mujeres tienen lo que suele llamarse “workalcoholismo” o síndrome de trabajar en demasía, en palabras más mundanas, viven para trabajar y no trabajan para vivir, por lo que tienen descuidado a sus bellas señoras.
Así mismo, todas, excepto Amanda envidiaban a Erika, ya por su belleza sobresaliente, o por su notoria inteligencia y eso que estas mujeres también tenían lo suyo…pero más bien por su indiferencia ante este tema, que a ellas les inquietaba, y les inquietaba porque no todas estaban satisfechas con su vida sexual…algunas veces habían rozado el cielo y la plenitud en ese terreno, pero no con sus esposos como lo hubieran querido y lo dictan las buenas costumbres y sus prejuicios y eso sí un tanto de discriminación hacia los “otros” las hacía sufrir de más en ello, pero cuidaban de no hacérselo evidente a la dulce, fría y hasta altiva belleza rubia de la norteña, de la regiomontana Erika.
¿Cómo había logrado mantenerse ajena a este tema, el del sexo, la belleza de Erika? Si es lo más lógico hoy en día, ante los mensajes masivos de los medios de comunicación, si es uno de los principales temas de los mexicanos, si es una cuestión de la que casi todo el mundo habla…pues si es complejo de explicar, pero es lógico y totalmente creíble…miren, si la niña siempre estuvo resguardada por los canes de sus hermanos, los padres le procuraron un ambiente idílico y luego si el novio que se cargó que era de mucho más dinero que su familia, de mucho mayor poderío político que la suya, pues “asustaba” y alejaba a los más atrevidos, que si los hubo, sobre todo en la Universidad, hubo dos que tres chavos de clase media que la pretendieron, pero se tuvieron que alejar al ver el peligro que corrían de meterse en broncas con familias de prestigio y poderío en la ciudad.
Claro que cuando estaba en el gimnasio, en el club deportivo, incluso en la Iglesia, en un mall, en cualquier espacio público no faltaban las lisonjas, los piropos o incluso el atrevimiento de abordarla, pero el mujerón simplemente estaba indiferente a este tema, ya que no lo consideraba importante…le daba risa y más bien le sacaba provecho al indudable atractivo que sabía ejercía en el sexo opuesto e incluso en otras mujeres para de una manera muy desarrollada, en un estilo muy provocativo, pero sutil, casi sensual, sin que ella lo supiera, ya que en esta clase de hembras, es un proceso innato, natural y que se da como flores en un jardín del edén. Usaba ese poderío para lograr pequeños caprichitos que se daba y de hecho le gustaba usarlo para su beneficio y el de quien le cayera bien.
¿Cómo fue que con su novio y ahora marido no se despertó esa fuerza avasalladora del sexo? Pues el pobre hombre también recibió una educación muy especial como la que se ha explicado, lo enfocaron más al trabajo y a la búsqueda de la riqueza económica, y así fue como Carlos se desarrolló en el concepto de que el sexo es solo un medio para procrear y formar una familia…su noviazgo fue muy limpio, de manita sudada como se dice, a él más bien le interesaba que se dijera de la hermosa mujer que tenía como novia y ahora como esposa y de los bellos hijos que tenía…le dedicaba grandes horas al trabajo…aunque si había hecho deporte y se había cuidado en su juventud temprana…ahora era un calvo incipiente aún a sus escasos 34 años…y tenía una pequeña panza, la llamada “panza de la felicidad” que no viene del sexo, sino del bien comer y de una vida de oficina y de viajes constantes. Tampoco sabía lo que era el verdadero sexo y como tal pues nunca le enseño, ni mucho menos pretendió junto con su novia, ahora esposa aprender juntos…era muy respetuoso en la cama y eso si la halagaba a cada rato y le hacía regalos simbólicos porque sabía que de esa manera siempre podía tener contenta a su mujer…no le interesaban otras, sino más bien el manejo de sus empresas…incluso a sus hijos tampoco les dedicaba gran tiempo o importancia…solo le interesaba la imagen bonita que de ellos tenía la sociedad en que se desenvolvía..
Sus encuentros de novios se concretaban a besos muy cándidos, a masajes suaves casi tímidos en las nalgas y senos de la mujer, ya de casados casi siempre el encuentro duraba pocos minutos, sin que supiera se trataba de un eyaculador precoz…solo en una ocasión, que se había pasado un poco de tragos, logro que la rubia se excitará un poquito más, logrando sacarle pequeños gemidos que le dieron miedo bajándole de inmediato la briaga y detenerse, contenerse, en esa ocasión, tardo un poco más en masajear, acariciar, a veces rudo a veces tierno en las protuberancias perfectas de su mujer, le recorrió las piernas, el vientre, el nalgatorio, los senos a plenitud, con calma, pero en cuanto  su mujer empezó a convulsionarse, le dio miedo y se detuvo, penetrándola ipso facto para venirse después de unos cuatro o cinco empellones…en esa vez, la diosa rubia, sintió por primera vez en su vida lo más cercano que estuvo a un orgasmo, le gusto, pero al ver el miedo en los ojos de su marido se quedó con la idea de que eso no era adecuado, ni bueno…lo único cierto, es que de esa follada fugaz nació su hija…
Como Erika se movió con un círculo muy cerrado de amistades desde su niñez hasta la fecha, pues no tenía contacto con otras experiencias, en la Universidad a pesar de la diversidad de alumnos y compañeros, no se llevó en demasía, más que con sus compañeras. Además, Amanda siempre fue su amiga fiel y estudio lo mismo que ella, así que no la dejaba para que pudiera convivir con otros…su grupo de amigas es desde niñas.
Sus contactos actuales en gimnasio, clubes, Iglesia, escuela no dejaban de ser lo que las reglas sociales de civilidad permitían, era muy difícil acercarse, por ello ella lucia más bien como una reina nórdica.
Claro que había lobos hambrientos de carne humana cercanos a ella, mucho más cercanos de lo que ella misma se hubiera podido imaginar aún en sus más recónditos pensamientos, pero que por el momento y por no meterse en problemas sobre todo familiares y hasta económicos, no dejaban ver sus más oscuros propósitos, solo se contentaban con verla, con convivir con ella, con estar cerca de ella, verla sonreír de vez en vez y bailar de vez en vez con ella…claro, siempre el peligro está durmiendo cerca de ti…se trata de familiares políticos, de familiares de su esposo, quienes la deseaban, ¿quiénes? Poco a poco se irá explicando la vida de esta impresionante beldad, de esta amazona espacial.
¿Cómo era la vida de esta exquisitez de mujer? Pues era llevar y traer hijos, asistir a juntas escolares, ir al gimnasio del club todos los días, misa los domingos, daba tres veces a la semana clases de pintura y de diseño en una pequeña academia de lujo de la colonia a niños y niñas de sociedad…lo hacía más como pasatiempo que otra cosa…también cada semana asistía a diversas empresas de carácter social de su marido, suegro y de sus papás a ofrecer diversos tipos de servicio y ayuda, que veía como parte de su vida más que por una real necesidad de solidaridad con los demás, con los “otros”…así transcurría la vida de esta buenísima mujer, hasta que un viaje detonaría un proceso de aprendizaje que la llevaría a tomas de decisiones  que nunca pensó se tendrían que llevar a cabo en su cálida y tranquila vida.
Empecemos…
  1. 5.       El proceso de reaprendizaje en la vida de Erika
Carlos: Querida, creo que ahora si tendremos que ir a la reunión anual de generación, esta vez no podremos zafarnos … (y es que aunque salieron del Tec de Monterrey, no se llevaban con toda la generación, ya que es bien sabido que en dicha institución educativa también asisten y egresan jóvenes que no son necesariamente de su nivel, de su estrato social, ya que han algunos que son becados o apoyados con préstamos en su carrera y no todos son grandes empresarios, más bien existe de todo: ejecutivos, pequeños empresarios, empleados, y hasta algunos que no logran hacerla ya en la realidad)
Erika: ¿Por qué amor?
Carlos: Se trata de que me van a dar a un premio por ser el empresario del año, además de que será ahora en el DF donde afortunadamente se liga con un Congreso al que quiero asistir, así que estaremos cerca de semana y media en el DF…será en quince días
Erika: Bueno, a lo mejor ya nos hace falta ese tiempo para nosotros dos, ¿no crees, querido? Y a lo mejor mis amigas también podrían asistir, me voy a poner de acuerdo con ellas para los días en que estarás en tus conferencias….
Carlos: Así es…es un Congreso de negocios, no creo que te guste asistir, ¿verdad?
Erika: Claro, déjame ponerme de acuerdo con Amanda y las chicas…
Días después…
Erika: solo Amanda y Clara podrán asistir y solo a los festejos de la generación, después se tienen que regresar a Monterrey, que lastima, ya teníamos planes para ir de compras y a turistear por ahí…está el Concierto de Luis Miguel en el Auditorio Nacional…no me gustaría ir sola, ¿me acompañas?
Carlos: Veremos, tengo la agenda muy apretada, que lastima, pero así podrías estar solita y hacer lo que quisieras…a lo mejor te está muy bien, unos días sin hacer nada en concreto, sin plan alguno…
Ya en el festejo de la generación 1998- 2002 del Tec de Monterrey de todos sus campus a lo largo y ancho de México en un prestigioso y lujoso hotel de la mejor zona del DF con cerca de doscientos hombres y mujeres de alrededor de 32 a 36 años con cierto y relativo éxito en sus vidas convivían en la comida de cierre del evento, Erika (su marido no podía estar ya que estaba en otro hotel en una reunión de negocios con otros empresarios del DF), Amanda, Clara y a invitación de esta última un matrimonio muy divertido. La mujer de nombre Elsa era Arquitecta, habiendo tomado algunas clases con Clarita…si eran amigas de esa época, aunque ahora ya no convivían para nada, si estaban recordando viejos momentos… era oriunda de Villahermosa, Tabasco. Su marido, Ricardo era Licenciado en Administración de Empresas, de Córdoba, Veracruz…Ambos vivían en la ciudad de Veracruz, en donde tenían un pequeño negocio…él era ejecutivo importante de Ventas de una empresa de dulces y ella daba clases a nivel universitario. Tenían dos hijos, y como buenos sureños, eran más liberales, más divertidos, menos serios, menos “intensos” que los del norte (esto no es un prototipo o perfil generalizado, más bien es un patrón cultural que más o menos se da entre Norte y Sur en México, no es bueno ni malo, simplemente existen diferencias que si no se acentúan no se perciben o causan ningún mal a nadie).
La principal diferencia entre este matrimonio y las otras mujeres…es que ellos eran morenos, siendo ella ya casi una morena oscura como buena tabasqueña…Ella es más baja, 1.68 mts., él de 1.74 mts. Ella muy pero muy exuberante de curvas, de una cara muy tropical, casi de rasgos similares a los de las brasileñas…muy bella, en su peculiar estilo, pensaba la rubia y divertida Erika, que se maravillaba de como un matrimonio de su edad pudiera llevarse tan bien, tan natural, sin estiramientos que se daban con sus conocidos.
Él muy atlético, pero muy natural, en su ciudad se da mucho el que los hombres se llenan de bolas enormes exagerando sus músculos, cosa que para nada gustaba a la bella rubia…su cara aunque no fea, no le agradaba, ya que ella estaba acostumbrada a otro tipo de rostro, pero no podía dejar de reconocer que el hombre que alegremente albureaba (término que después entendería Erika, ya que en algunas ocasiones no sabía de qué se reían y tuvieron que explicárselo y fue cuando comprendió) hasta a su mujer, tenía muy buen cuerpo. Vale explicar que la rubia por su inclinación al diseño y a lo estético, a lo bello, si reconocía cuando alguien era bien parecido…este no lo era, pero su cuerpo sí…En Monterrey quien tenía buen tipo, tenía una alta probabilidad de ser gay, ya que si algo tenía la capital de los negocios es una clasificación masculina más o menos en esta proporción, según había leído en alguna ocasión en un artículo de una revista de circulación local: 80 % de los hombres jóvenes en edad de casarse son gays, del 20 % restante, 15 % tienen sobrepeso, otro 5 % se mete anabólicos para parecer fisicoculturista y el otro 5 % es indefinido….Y ya en el total de los masculinos la cifra de homosexuales alcanza hasta un 45 %, lo que deja un 55 % de los cuales casi el 70 % son obesos…es decir, es la capital de los gordos, es la reina de las operaciones para disminuirlo, es la reina de las aseguradoras ya que los ejecutivos y empresarios tienen que operarse para poder dar el peso que exigen dichas empresas para poder hacer válidas las pólizas de seguros, jajaja
Eso a Erika le chocaba de su ciudad, la ciudad de mayor consumo de refresco y de comida chatarra, la primera en obesidad infantil…por eso, ella era muy cuidadosa con su cuerpo…eso pensaba la rubia distanciando otra vez de la conversación…cuando
Elsa: Pues Ricardo y yo vamos mañana a ver al tal Luis Miguel…ya ven es de nuestra época, jajaja que lástima que mañana te vas temprano Clarita…
Erika que si había comprado un par de boletos con la esperanza de asistir con su marido, se apresto y se apuntó para ir con el matrimonio al evento, ya que en definitiva Carlos, su esposo no podría ir…
Ricardo: Pues ya está, mañana te esperamos en el lobby desde temprano ya que tenemos todo un tour por la ciudad…
Así transcurrió la velada, Amanda se tuvo que disculpar ya que empezó a sentirse un tanto mal, quedándose Clara, Elsa y su marido Ricardo y nuestra belleza, por lo que los comentarios subidos de tono entre Clara y Elsa empezaron a correr…nunca en su vida, por increíble que parezca Erika había escuchado una conversación tan larga de contenido sexual y al no tener apoyos en otros iguales a ella, no le quedó más que escuchar todo, varias cosas no las entendía y mucho menos entendía cómo es que se reían con tantas ganas, también le gusto como bailaron la pareja de sureños, se veían tan felices, tan espontáneos, tan naturales…no sabía cómo explicarlo…también se maravilló como Clara se estaba ligando a un hombre que estaba solo en la mesa cercana y como en el baile ya de plano se abrazaban con todo…riéndose y murmurando entre sí..de verdad que Clara no se mide, pensaba y que diría Cesar, su esposo si supiera que su mujer era toda una vampiresa…A Erika, la sacaron a bailar, pero con ninguno bailo, porque no quería dar pie a murmuraciones a sus nuevos conocidos.
Ya en su cuarto, Erika pensaba que sería raro convivir con sus nuevos conocidos ya que eran de otro mundo, muy diferentes a ella, cuando se percató de que no había traído una crema limpiadora extra y no se había dado cuenta de que la que usaba ya se terminaba. Carlos le había hablado de que la reunión todavía estaba como para dos horas más y que ya no lo esperara, que descansará…Bueno, iré a ver a Clara a sus cuarto para que me preste su crema, se dijo a sí misma la beldad, sin saber que presenciaría una de las escenas que más la marcarían de allí en adelante en un nuevo camino sin retorno alguno ya.
Toc, toc, toc tocaba la rubia en el cuarto de su amiga Clara sin recibir respuesta alguna y es que eran un toques muy discretos, como no queriendo molestar, cuando la mujer se sobresaltó al empezar a escuchar con bastante claridad unos gemidos que le pusieron la piel de gallina, empujo levemente la puerta y oh…esta se abrió…hay un pequeño recibidor en estos lujosos cuartos que dan un pequeño espacio entre la puerta de acceso, la del baño y el cuarto mismo, por lo que los sonidos, gemidos y palabras ya fueron bastante evidentes y claros para la hermosa mujer como para dejarla paralizada haciéndola retroceder antes de entrar a la estancia propia del cuarto, su primer intención fue salirse de inmediato, pero pensó que si se salía rápido tal vez se dieran cuenta y la pena no la hubiera podido aguantarse, por lo que no le quedó otra que quedarse sin asomarse a la recamara para escuchar en toda plenitud:
Papiii…dale fuerte, asíiii, asiiii que ricccoooo…
Nadie contesto ante esos gemidos de espanto que emitía su amiga Clara, solo se escuchaba una especie de glog, glog, glog….
La curiosidad se despertó en la rubia y es que ni siquiera en películas se había acercado este mujerón de 32 años a vivir esta experiencia totalmente desconocida, totalmente nueva…se asomó para ver como una fuerte espalda morena se veía con las dos piernas blancas y bellísimas de su amiga sobre sus hombros, de hecho solo veía los pies de Clara, estando oculta la cabeza del hombre en la entrepierna de la mujer y haciendo ese ruido tan raro de glog, glog, glog y los gemiditos que emitía la mujer…¿Qué era eso?, ¿que veía? El hombre estaba tal vez besando con su boca las partes de su amiga…que asco, pensó, ella no sabía que eso pudiera pasar….lo que si la inquietaba es que su amiga parecía estar gozando mucho ya que alcanza a decir entre gemido y gemido…riccooo, commeemmee, mi machoooo, mi hombreeee..ahiiiiii, asiiii, seguiiiii sin llegar a terminar exhalar muy fuerte y sacudirse como convulsionándose….ayyyyyyy
Erika volvió a retroceder toda asustada, cuando de pronto escucho la voz del hombre que reconoció era la del tipo con la que Clara había estado bailando en la velada, supo que era un tipo casado del mismo DF que asistió sin pareja al evento y que al parecer era abogado de la misma generación (aunque ella nunca se acordó de haberlo visto o conocido, y como no, si su círculo de amigos era muy cerrado y no prestaba atención en los demás, en los “otros”), porque por momentos el susodicho se había sentado en su mesa…
Ahora si putita….a mamar verga que es a lo que venías, ¿verdad zorrita?
Volvió a asomarse para ver al tipo totalmente desnudo y con un cuerpo moreno ya brilloso por el sudor que resaltaba sin duda el trabajo de gimnasio que hacía, no era exagerado, al contrario era armonioso, atlético, no pudo dejar de abrir los ojos la rubia al ver la parte masculina del hombre ya que tenía claramente un pene mucho más largo y grueso que el de su marido y como su amiga también casi en cueros, solo tenía un liguero y una pequeña tanga que se veía toda desmadejada ya, sin estar en su lugar, como que la habían estirado rompiendo su elástico hincada empezando a besar ese aparato reproductor del hombre…quedo paralizada, nunca en su vida había visto algo semejante…el hombre empezó a hacer una caras de gozo, luego como de sufrimiento, luego como que se reía y también emitía pequeños gemidos, aunque ciertamente muy masculinos….vio cómo su amiga totalmente arrodillada ante el hombre empezaba a meter y sacar con cierto ritmo agarrando con sus manos los costados de la cadera del hombre y empezando incluso a amasar y masajear el cuerpo del mismo, alternando el costado con incluso las nalgas del hombre que no dejaba de decir: asssíi….ahiii reiniitta….no sabes cuantas   me hiceee de joveeen en el Tecc,,,,te teníiaaa unas ganassss,,,pinchheee putitita…estas biennn buennaaa…
A lo que en un momento, Clara se detuvo y hablándole con una calma pasmosa al hombre decirle, pues aquí me tienes, nunca es tarde para ponerse al corriente, aprovechemos esta noche, con una voz y tono que no le reconoció a su amiga….continuando con la actividad de succionar, chupar, no supo definir la hermosa voyeur (después aprendería que eso era una felación).
Casi a punto de desmayar, la rubia Erika se volvió a colocar en el pasillo-recibidor para decidir que tendría que hacer para salir de esta horrible situación, cuando volvió a escuchar ahora otro nuevo ruido…la cama empezó a hacer un pequeño ruidito como si la estuvieran moviendo de su lugar…
Hummmm, hummm, humm empezó a escucharse, el ruidito empezó a despertar otra vez la natural curiosidad de toda hembra, para volverse a asomar al cuarto y ver como ahora la rubia estaba colocada sobre la cama en una de sus orillas con sus dos brazos estirados sobre la misma y las piernas abiertas  y el hombre por atrás de ella empujándole su pene…como si fueran perros, solo que ella en la cama y él de pie…ella ya había visto que los perros hacen el sexo de esa manera, pero nunca hubiera creído que las personas lo hacían así…ya que ella no lo hacía de esa manera con su Carlos.
Ahiiii. Ahiii , ayyyyy escuchaba que su amiga emitía y veía como sus senos se movían al ritmo que el hombre imprimía en sus embistes…no dejo de reconocer que su amiga tenía un muy buen cuerpo, muy trabajado, muy blanco y que contrastaba con el moreno del hombre que le estaba haciendo el amor…¿amor? Pensó la mujer, ese hombre no es su marido, lo acaba de conocer, al parecer se conocían de la Universidad, pero como era posible que hiciera esto…
Dioosss que gozooooo, estooo es cogeeer y no chingaderas, se asustó la  niña-mujer inocente de Erika, que en una sola exhibición real estaba viviendo hasta ahora algo desconocido para ella
Se asustó aún más cuando el hombre se detuvo para subirse a la cama y darle una vuelta completa a la mujer para acostarse él y subirse encima a su amiga con una agilidad y rapidez pasmosa, para decirle: a cabalgar se ha dicho, potranquita norteña….a lo que su amiga con una de sus manos agarrar el pene del hombre e introducírselo en la punta de la vagina dándose un sentón ella misma, exhalando ajuaaa….este si es un potro…ahhhhh, mi potrrorooo rabiosososoo….ahiiii….y empezar a moverse como una licuadora sobre del hombre
Duraron así un rato largo, mucho más largo que lo que ella con su marido Carlos empleaba para estos actos…De pronto, su amiga se viró para quedar sobre el hombre pero ahora dándole la espalda y seguirse moviendo a un ritmo acelerado, en esta posición Erika pudo ver el rostro todo desmadejado de su amiga, pero evidentemente un rostro lleno de felicidad…Así mismo, la joven casada empezó a sentir mucho calor en su cuerpo, los senos se le habían erectado sin siquiera haberse tocado, sintió cosquillas en su entrepierna y en un momento fugaz se dijo a si misma:¡Que se sentirá estar así? Mi amiga se ve muy feliz…y yo siento ahora muchas cosas raras en mí…
….ahhhh alcanzo a decir la pecadora infiel…..y empezó un movimiento frenético hasta que el hombre exhalando…ahiii te voyyyy…ahiiiii con lo que la amiga también gimió más y más cayendo sobre el varón, para voltearse a  abrazarse a su amante recostando su cabeza en el pecho de él y aparentemente dormidos lo que hizo que Erika decidiera ya salir de ese cuarto de pecadores infieles…para irse casi corriendo a su cuarto, donde su marido aún no llegaba…vio el reloj abriendo más los ojos para calcular que el sexo que su amiga había estado haciendo había durado cerca de la hora, no pudiendo evitar comparar que con su esposo eso duraba cerca de diez minutos…se acostó de inmediato para tratar de calmarse por lo que había visto y escuchado…
Fue una noche muy intranquila, sintió a su marido llegar tal y como había dicho en un lapso de dos horas desde que le había hablado antes de ir al cuarto de Clara.
Al día siguiente, su marido a su Congreso, sus amigas Amanda y Clara desde más temprano ya se habían trasladado al aeropuerto…y ella esperando en el lobby a la pareja de Ricardo y Elsa…le habían comentado que en el día se vistiera cómoda ya que caminarían bastante, por lo que se había vestido con un pantalón de mezclilla corte clásico, ya que no le agradaban los que se ponían a la cintura por considerarlos incomodos y muy pecaminosos, por lo que el pantalón cubría por completo su maravilloso nalgatorio, pero sin dejar de resaltarlo, de dejarlo expuesto y atractivo, ya que se puso una blusa ligera también de mezclilla, pero más ligera y metida en el pantalón por lo que su cinturita, sus nalgas y portentosas piernas lucían en todo su esplendor, en las manos llevaba colgada un pequeño bolso en donde tenía una chamarra ligera…el pelo se lo había recogido en una coqueta melena, por lo que realmente lucía mucho más joven, casi no tenía maquillaje, ya que no lo requería, sus gafas de sol no podían faltar y ocultaban las pequeñas ojeras que si se le habían formado ya que no había podido dormir después de los cerca de 60 minutos que estuvo en el cuarto de Clara…uff…mi amiga es tremenda, pero se ve que gozaba como un animal, pensaba la rubia cuando vio llegar muy abrazados y sonrientes a sus nuevos compañeros de un nuevo día en su vida…día que tampoco podría olvidar en mucho tiempo…
Elsa: ahora si amigocha…a vivir un poco, a darse un “baño de pueblo”…jajajaja
Erika no entendió esto último pero estaba decidida a pasársela bien con ellos para olvidar el trauma de la noche anterior.
Lo primero que hicieron fue salir a caminar por la calle Reforma y desayunar al aire libre en una de las callecitas cercanas a esta gran avenida en un puesto de comida informal, cosa que por primera vez hacía en su vida la bella casada sola…se dijo la rubia: otra primera vez, ohhh diosss que más me puede pasar hoy….no dejando de ver las miradas muy distintas que le lanzaban los hombres que estaban en el puesto, miradas que no veía en sus ocasionales encuentros con otros hombres como maestros, directores de escuela, o en su academia, en donde los dos que había de plano eran gays declarados. Si acaso en ocasiones, se decía se lo había descubierto a su suegro, el poderosos y omiprescente Don José, el papa de su Carlos…y al Tío Alberto…hermano de la mama de su marido…miradas que en su momento atribuyo a que como todo hombre sabía les gustaba su belleza, que a cada rato le recordaban todos, sobre todo su mismo esposo, que siempre le andaba halagando.
Después  la sorprendieron diciéndolo que subirían al metro de la ciudad, transporte que ni de chiste Erika había abordado ahí en el DF o en el de Monterrey…como ellos estaban en pareja no se quisieron separar en los vagones en donde separan a hombres y mujeres, decidiéndose subir al de hombres (es bien sabido que en las principales estaciones del metro de la ciudad de México separan a hombres y mujeres para evitar los posibles manoseos y molestias sobre todo de varones a las féminas). Además a esa hora en esa estación no había casi usuarios. Dicho y hecho, se subieron, ella se sentía totalmente fuera de lugar…observaba a los pocos que había y solo veía rostros cansados, algunos durmiendo, rostros que no se atrevían a mirar directamente a los ojos…por otro lado, la pareja de compañeros parecía estar en lo suyo, como si estuvieran de novios, es más eso parecían, un par de novios y una pareja de casados ya con tiempo y con dos hijos…siempre se estaban abrazando y besando, en más de una ocasión pillo como él le daba una nalgada a ella o como esta de plano también le sobaba el trasero a su marido. Ni en los más remotos pensamientos, ella hubiera tenido ese comportamiento con su esposo Carlos.
La incomodidad fue cuando en dos estaciones más, el vagón se llenó a la exageración…y todos en su mayoría eran hombres, identifico de inmediato  a dos gays que por su escultural figura y exagerado trasero, aunque realmente bien puesto, no pudo dejar de reconocer.. Le llamo la atención una jovencita que también entro, era blanca sin llegar a ser rubia, evidentemente el pelo lo tenía tiñado de ese color, tenía una minifalda de mezclilla que resaltaba unas bonitas piernas y un buen trasero. También ingreso una mujer muy maquillada y con curvas muy pronunciadas…se ve que fue bella, ahora era evidente su madurez, traía un vestido un poco arriba de la rodilla muy entallado y con un escote muy pronunciado…también vio como acto seguido dos hombres se colocaron de inmediato atrás de dichas mujeres que estaban separadas entre sí para empezar a moverse rítmicamente pero lento sin que fuera evidente para otros que se estaban restregando sobre los nalgatorios de las mujeres que evidentemente se empezaban también a repegar, eso mismo lo vio con los dos gays cuando vio que otros dos hombres se ponían atrás de ellos para empezar a simular lo que la noche anterior vio entre el hombre abogado y Clara, es decir, como si estuvieran cogiéndose unos perros. La mujer después supo que eso se llamaba “perreo”. Todo esto lo podía ver ya que ella era más alta que la mayoría de los presentes. Sus amigos se colocaron delante de ella, aunque un hombre se interpuso entre la espalda de Ricardo que también empezó hacer lo mismo con Elsa, por lo que está por ser  chaparrita y estar de espaldas a ella no la podía ver a ella, mucho menos Ricardo que solo atino a medio voltear para decirle que faltaban como cinco estaciones para llegar a su destino, que no era otro que el Palacio de Bellas Artes. Que él le avisaría cuando bajar por lo que a la rubia no le quedo más que volver a ver como ellos, la pareja de gays, la joven y la madura empezaron un sutil meneo y alcanzo a ver rostros de felicidad y gozo como los que Clara tenía la noche anterior.
En eso estaba, cuando sintió como el hombre de enfrente se aplasto contra ella…como era más bajo podía casi sentir el aliento de su boca por encima de sus senos, situación que le incomodo por lo que en un acto reflejo hacerse hacia atrás y sentir como su nalgatorio se enterraba sin querer en las ingles de otro hombre que estaba detrás de ella y que poco a poco ya pensaba empezar a puntear las mejores y más grandes nalgas que había visto en su vida entera…este hombre era casi de la misma estatura que el de la rubia por lo que el encuentro entre verga ya totalmente parada y ranura de nalgas fue totalmente válido, totalmente exacto, como si se estuvieran esperando de toda la vida. La rubia casi brinca al sentir en su trasero con plena conciencia un pene muy duro y grande, nunca su marido le había pedido o insinuado siquiera poner su aparato en esa parte de su anatomía…lo sintió totalmente, sintió como se acomodaba en su trasero, como se aplastaba en sus nalgas que por ser grandes y muy paradas acojinaron y de alguna manera acogieron el miembro masculino, es más hasta sintió como palpitaba, del susto solo atino a exhalar un ayyyy…que le arranco una malévola sonrisa al puntillador de atrás, la rubia se hecho rápidamente para adelante para ver como la cara del otro sujeto casi se entierra en la canalura de sus pechos…el puntillador de adelante ya había visto que había otro sujeto dándole un perreo al mujerón que le puso por suerte Diosito en su trayecto diario a vender al centro de la ciudad sus humildes productos…era un vendedor de chucherías cualquiera, por lo que sin reparo alguno poso sus labios sobre la textura de la camisola de mezclilla y de plano se empujó hacia adelante…el de atrás al ver que la rubia había gemido interpreto que era una de esas busconas que le encanta subirse al metro a buscar que las cachondeen, que las manoseen, que las calienten, así que con valentía inusitada se restregó por completo flexionando sus piernas para impulsar su verga que sintió coincidía exactamente con las nalgas de esa diosa caída del cielo…Gracias virgencita pensaba el individuo que en su trinche vida había tenido ante si unas nalgas tan divinas como estas, empezando así un empuje fuerte y vigoroso por dos desconocidos a la portentosa rubia que ya sonrojada ante la situación no sabía si gritar y pedir auxilio a sus amigos que veía estaban en lo suyo…
La hermosa hembra pensaba que si gritaba se armaría un escándalo de primera, que todos se burlarían de ella, ya que prácticamente se percató de que otros hombres se estaban dando un agasajo visual con las arrimadas a ella misma y a los gays, sus amigos, y las otras dos mujeres, casi todos los que estaban en el vagón eran conscientes de lo que estaba pasando, pudo ver como un joven desaliñado veía con enorme satisfacción como los otros hombres la estaban empujando entre sí…sin más decidió guardar silencio y agachar su cabeza para dejar que esto ya terminara…paso una estación larga, oscura, como de cinco minutos en donde los besos sutiles del hombre de enfrente a parte de sus senos eran más que claros, sentía además el pene también grande y durísimo del sujeto en sus muslos que el mencionado se alternaba para acariciarlos por encima de la ropa con su aparato. También, sentía como el pene del de atrás estaba ya encajado entre sus nalgas haciendo un movimiento oscilatorio de atrás hacia adelante, de un lado a otro…inició otra estación como de otros cinco minutos para de pronto detenerse por completo y estar a oscuras (esto es común en algunas partes del metro del DF), con lo cual sintió como de plano el hombre de atrás con sus dos manos empezaba a masajear, a palpar, a acariciar y toquetear sus nalgas, sus piernas, su cintura….empezó despacio, como pidiendo permiso, al ver que la rubia solo tenía la cabeza agachada pensó que era un consentimiento a sus avances, de pronto el joven de al lado también con una de sus manos empezó a rozar sus manos, él si más tímidamente…el de adelante al ver esto, también inició un manoseo con sus dos manos a la cintura y nalgas de la joven hembra…parecía que los tres hombres se coordinaban, se ponían de acuerdo para no tener sus manos juntas o estorbarse…la mujer pensó que solo sus masajistas (una mujer muy grande y un gay muy suave) habían tocado así su cuerpo, ni su marido, solo en esa ocasión en que empezó a sentir un hormigueo, un calor raro que le recorría el cuerpo al tener un poco más de tiempo de preámbulo, antes de penetrarla…situación que empezaba a sentir…al ser un toqueteo no tan exagerado para guardar las apariencias, esa situación de suavidad, le empezaron a ser gratificantes, al grado que con los ojos semi cerrados no pudo evitar exhalar el gemido más sensual, más erótico que los tres pobres infelices habían escuchado en sus vidas, a ella le pareció como un desahogo ante tantas experiencias y esta situación tan anormal en su vida, a ellos fue una invitación a  continuar con el magreo, siguieron y siguieron, aun cuando el vagón volvió a iniciar su trayectoria, paso otra estación, la mujer alcanzo a calcular que llevaban así como veinte minutos, alzando su rostro para con una sorpresa inaudita ver como los dos gays tenían bajado sus pantalones apenas cubriendo con manos de los sujetos que los punteaban y de ellos mismos las partes de carne humana que dejaban ver dos glúteos más parecidos a los de una mujer que a los de un varón, también vio que la joven de mezclilla y la otra mujer dejaban ver parte de sus nalgas, con sus respectivas prendas subidas a la cintura, era ¡evidente, se las estaban cogiendo ahí mismo! Diosss, no pudo dejar de mencionar, con lo que ya liberadas las barreras de los hombres de delante y del de  detrás empezaron a meter su  mano en su entrepierna de manera alternada, casi se cae, si no es porque los mismos hombres la detenían al tenerla prácticamente empalada, como si fuera el relleno de un sándwich…ante este nuevo ataque, la rubia sintió un escalofrío que la recorrió por completo, ya llevaba así cerca de media hora, diooss que calor sentía la hembra, sin querer pretenderlo, como en un acto natural este bello ejemplar femenino empezó a moverse al compás de sus agresores, su mente ágil e inteligente no podía evitar a que su cuerpo entero empezará a sudar finamente, a ponerse con la carne chinita, chinita, a que empezará a temblar sin control alguno y lo peor, oh diosss a moverse al ritmo de la fenomenal metida de mano y sobajeo a sus nalgas, piernas, senos, entrepierna ya al 100 % de los dos hombres de cuyos nombres desconocía y que al de frente ni siquiera se atrevía a mirar hacia abajo, alcanzo a escuchar a Ricardo que le casi grito: ¡ Faltan dos estaciones más!, mensaje que fue captado de inmediato por los astutos y sagaces varones que redoblaron el magreo, la mujer ya no pensaba , ya se meneaba al ritmo que le dictaban los hombres, sentía a plenitud las vergas de los mismos y en un acto que la sorprendió a ella misma, con una de sus bellas y cuidadas manos, la izquierda atrapo el miembro del chico que al lado también la manoseaba sintiendo un largo, aunque delgado aparato masculino, aunque mucho más largo y ancho que el de su esposo, se viro para ver al joven y este solo alcanzo a sonreírle como agradecido con un ojos que se clavaron en la mente de la fémina, el meneo de los cuatro continuo, se llegó a una estación en donde más gente subía y bajaba…ufff…ya solo falta una más para acabar esto, exhalando un sensual gemido..humm, que prendió a los tres hombres que continuaron con su ardua y sencilla tarea, al grado que el primero en estallar y hacer sentir su humedad a través de la tela delgada del pants que llevaba fue el joven que Erika de inmediato sintió en su mano izquierda, después el hombre de enfrente se paró casi de puntas para venirse convulsionando y ya prácticamente abrazado por las nalgas de la portentosa diosa rubia con la cual se perreo, la rubia sintió como el miembro palpitaba haciéndose como más duro y más grande, claro que lo sintió en uno de sus exquisitos muslos, finalmente  el de atrás apuro los movimientos de restregarse en el nalgatorio y la rubia paraba más su culo apoyándose para ello en los fuertes antebrazos de su agresor delantero al cual por primera vez, descubriendo un rostro de rasgos claramente indígenas con arrugas notorias en la frente pero con unos ojos de gratitud que nunca había visto en su vida, al tiempo que sentía en su parte trasera como ese pene le palpitaba haciendo que su orificio anal palpitará de una forma que no conocía en su cuerpo y que ya el hormigueo, el calor, el sudor ya notorio en su frente le inundarán de una sensación en todo el cuerpo como de liberación, sobre todo en su vagina que también palpitaba, sentía algo dentro de ella, algo duro que le hizo reprimir ya un gemido más notorio, sintiendo que estallaba algo dentro de ella, dejándole una sensación super agradable, se sintió relajada, feliz, plena al tiempo que el de atrás la puntillaba más fuerte y también sentía como se agrandaba como lanzando algunos latigazos que sintió como pequeños picazones similares a los de las agujas de acupuntura que luego utilizaba en sus múltiples tratamientos de cuidado.
Ahí en el vagón de un metro de la ciudad de México a manos de tres desconocidos que nunca volvería a ver seguramente en su acomodada vida había tenido el primer orgasmo (aunque no el último) de sus 32 años…fue una sensación nueva e increíble…solo se necesitó cerca de 40 minutos para tener una sensación mucho mejor a hacer ejercicio que era lo que más se le acercaba a ello y sin tener sexo en realidad. La rubia estaba maravillada.
Se llegó al final de la estación en donde bajarían, en ese instante casi brinco de su posición para alcanzar la salida no sin antes voltear para ver que su agresor trasero era un hombre casi de su estatura con el pelo gris, de un rostro moreno también de rasgos indígenas que sonriendo le lanzo un beso con sus labios no pudiendo ver los ojos extasiados del hombre  y sin dejar de escuchar como una señora sentada en unos de los asientos cercanos al espacio del magreo alcanzaba a decirle en voz baja: Pinche putita que buen faje te pusieron esos pinches cabrones, jajaja se ve que te encarga la verga mijita…pues gózale mientras puedas, eso es vida mijita no como un regaño sino al contrario guiñarle sonriéndole de que eso estaba bien….¡Vieja caliente y alcahuete, pensó asustada la rubia! Que se llegó a la salida para alcanzar a sus compañeros de día.
Las primeras dos horas siguientes fueron normales para la rubia ya que visitaron el Palacio de Bellas Artes y un museo cercano, aunque no pudo evitar estar como apenada y otra vez distante con la pareja de acaramelados sureños. En un momento Elsa solicito ir al baño del museo en que estaban, a lo cual se quedó un rato a solas con el hombre Ricardo que empezó a mirarla con atención para decirle: ¡Pues yo también tengo ganas de ir al baño, así que si me disculpas!, quedándose así a solas otro rato…se empezó a extrañar de que no llegarán sus nuevos conocidos cuando decidió ir al baño de mujeres a buscar a Elsa…entró y no vio a nadie, pero sí pudo escuchar con claridad la voz de Elsa que decía: Ricardooo…estas como burro en primavera…lo de ayer no fue suficiente…so cabrocinto..a lo que Ricardo decía: ¡Sabes que me tienes loquito, estas bien buena cabrona…ya quiero que llegue la noche para volverte a dar otras cogidas como bien te mereces!…a lo que su esposa respondió: claro amorcito…claro, para que quiero carne, si tengo la carnicería completa en casa, ya vez la puta de Clara aventándote los canes y al que se dejara, de seguro se cogió al tipo con el que estuvo bailando…Seguramente así fue, pero ya sabes mientras yo te cumpla y sea tu señor en la cama, no tienes porqué andar de buscona por ahí.. aquí tienes macho pa toda la vida, mi negra santa….dejándose oír unos sonidos que evidenciaban que se estaban besando con todo….
La rubia sonriendo salió discretamente del baño pensando que esa pareja era el ideal de pareja ya que al parecer se entendían en todos los terrenos, cosa que ella empezaba a descubrir desconocía ya que el tema del sexo era un tema muy superficial, ,muy ligero en su vida marital, de hecho en su vida misma.
La siguiente hora fue otro rompimiento en los paradigmas de la casada apetecible, ya que ellos la invitaron a un centro de comercios pequeños que indudablemente eran de  “piratería” cercano al Palacio de Bellas Artes en donde le explicaron comprarían unas películas eróticas que le recomendaban para alentar la vida marital y que era difícil encontrar en internet o a precios que ellos no estaban dispuestos a pagar, ya que su pequeño negocio y las deudas típicas de la clase media alta como casa, colegiaturas, seguros y pequeñas diversiones no permiten ese tipo de inversiones y gastos. Su sorpresa fue por la compra ilegal de productos piratas y por la compra en sí de películas que en su vida había soñado acercarse a ver…ella, por no querer quedar mal y por un interés compro “La dama del autobús” de la afamada actriz brasileña Sonia Braga que fue la que le llamó la atención de un conjunto como de cerca de 30 películas.
Comieron en un buen restaurante, regresaron al hotel ya en taxi a cambiarse para prepararse al concierto de la noche. El concierto estuvo sensacional…el cantante prendía a las mujeres con sus frenéticos movimientos y la rubia no entendía como algunas de ellas parecían estar extasiadas con ello. El regreso ya fue normal, se despidió de sus amigos que le cayeron tan bien, sobre todo, porque el tal Ricardo nunca se le insinúo, ni le lanzaba miradas que ya descubría la mayoría de los hombres le hacía, era como si le hubieran quitado de sus ojos esas eternas gafas de sol que tenía o una venda. Ellos ya se regresaban a su ciudad y ella tendría otros dos días para ella sola, ya que Carlos todavía seguía en su Congreso.
Al día siguiente, martes, su día empezó con dos horas de estudio en internet del tema sexual. La noche anterior se dijo a sí misma la rubia que no era posible que estuviera a ciegas en el tema. Intento tener sexo con su marido sin tener éxito ya que el hombre no quiso alegando que estaba muy cansado. Reaprendió términos vistos desde la preparatoria, pero como en esa época todavía se manejaban con poca profundidad no les había hecho mucho caso al no tener interés alguno en ello. Recordemos que esta mujer es muy intensa en lo que hace y que cuando se decide a estudiar algo, lo hace a fondo…así que se quedó en su cuarto a analizar el tema…después vio la película de la Braga que le causo una fuerte impresión de como la protagonista se buscaba los hombres para que la satisfacieran. De alguna manera ella vivió algo parecido en el metro.
Por la tarde siguió su exploración en internet el cual manejaba a la perfección, llegando en una de sus lecturas a la página de “todorelatos” en donde descubrió los diversos géneros de sexo, llamándole la atención la sección de heterosexual y de infidelidad. Se leyó bastantes relatos (ya que tenía una habilidad para leer bien y rápido, su estándar era de 3 o 4 libros por semana, aunque siempre de otros géneros)…le llamaron la atención despertando su deseo sexual los relatos de Gabriela escritos por Ragnas1 y la continuación de Rayo Mc Stone, también el de Una Familia Decente de Roger David ya que eran situaciones de alguna manera parecidas a la que ella empezaba a descubrir. Fue un día intenso, solo se detuvo para comer en el mismo cuarto.
En la noche volvió a intentar tener sexo con su amado Carlos, quería poner en práctica algo de lo estudiado. No pensaba serle infiel, ni andar buscando hombres por ahí…eso lo tenía super claro más bien pensaba que con sus artes y con lo analizado podría llevar a su esposo por el camino de la sexualidad bien practicada. De cierta forma quería parecerse a Elsa y Ricardo…desafortunadamente, solo logro que Carlos le dijera: Guuauu que bien te ves en ese conjunto, ¿es nuevo? Erika solo bajo a la recepción a la tienda de regalos a comprarse un conjunto un tanto discreto pero diferente a los que usaba para ver si así despertaba algo más en el esposo. No se frustro, hace falta mucho más para que la mujer se dé por vencida, pensó que le faltaba analizar más el tema.
El día siguiente, miércoles sería el último completo en el DF, ya que el jueves marcharían temprano a Monterrey…así que decidió que se auto exploraría ella misma en la soledad de su habitación…le impresiono la escena narrada por Roger David en el primer capítulo de Una Familia Decente en donde la protagonista iniciaba su aprendizaje sexual al masturbarse de una manera natural.
Después de estar una hora en el gimnasio del Hotel, se dispuso a su primera masturbación, dios, a sus 32 años en la habitación. Se bañó lentamente, haciendo énfasis en la limpieza de su vagina y de su orificio anal…se introdujo sus finos dedos empezando a friccionarse en su clítoris que fácilmente detecto donde y cual era…el toqueteo fue como una descarga eléctrica que casi hace que se resbale de la regadera…por lo cual así húmeda como estaba se sentó en la taza del baño estirando sus largas y bellísimas piernas haciéndose un toqueteo y un friccionamiento más intenso…se escuchó lanzar gemidos, que decir, casi bramidos que una nueva voz ronca que nunca se había percatado a si misma podría llegar a tener…con su otra mano se pellizcaba suavemente sus senos en sus aureolas rosaditas…así estuvo con los ojos semi cerrados y gimiendo como vio hacían las actrices de los videos sexuales que había visto en su PC el día anterior, hasta que todo su cuerpo se estiro cuan largo era para emitir un gemido animal…ayyyyy….y ver como salían fluídos abundantes de su vagina…había descubierto por sí misma como masturbarse, había tenido así su segundo orgasmo…
Se vio al espejo, era otra mujer, se había comprado una falda corta que sin llegar a ser minifalda si descubría parte de sus piernas de portento, unas sandalias deportivas y una blusa tipo polo, claro de marca…todo el conjunto era de Chemise Lacoste y se lo había comprado en una de las boutiques cercanas al hotel…había decidido ver su poder sexual volviendo al metro de la ciudad de México y al centro en donde estuvo con sus amigos del Sur…su decisión era indudable, quería saber más, quería poner en práctica cosas estudiadas…quería vivir…quería saber, aprender y ver su grado de control…tenía claro que no se metería con nadie…le escandalizaban las historias en donde la protagonista fácilmente caía en manos de otro (s) hombre (s)…ella conquistaría a su hombre y le enseñaría que era una mujer en toda la extensión de la palabra…tomando su bolso se apresto a salir a conquistar el monstruo de ciudad que era la ciudad de México…
¡Hombres allá va una mujer que nunca tendrán…una real hembra…pensó audazmente la rubia ya dirigiéndose al elevador del Hotel…!
Continuará…
 
PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:
 

¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!