PARTE 6, La difícil decisión de la Rica Erika Garza de Treviño
Al borde de la cama matrimonial de esa bonita recamara en donde fue una mujer plena por primera vez en su vida y con los antebrazos apoyados, Erika completamente desnuda, excitada, sudorosa, exhumando sexo por todos sus rubios poros se dispone a ser “levantada” de las piernas por ese rudo hombre, por el cuñado de su difunto hombre, quien de pie detrás de ella, la empieza a penetrar sosteniéndola de los muslos. El enorme falo ahora si entra por completo, fue un allanamiento completo, limpio y de un solo sopetón…Ougggg, ahhhhh fue el alarido de dolor mezclado con placer que la mujer exhalo. El sentimiento de la penetración fue tan contundente que con claridad y en un interminable tiempo que dura una canción experimento esa entrada de tan descomunal falo…el placer la inundo de inmediato.
La canción que se escucha ahora es cantada por la maravillosa voz de la centroamericana Angela Carrasco: “Si tú eres mi hombre,  yo soy tu mujer”:
Pregúntale a la noche
si ha visto alguna vez,
dos pieles abrazándose
en una misma piel.
Mi cuerpo es casi tuyo.
Tu cuerpo es casi yo.
Dos islas que se buscan
entre la niebla de las dos.
Si tú eres mi hombre
y yo tu mujer,
dondequiera que estés amor,
contigo estaré.
Porque el Sol puede mentir.
Porque el Mar puede engañar.
Todo puede ser mentira
Pero nosotros somos verdad.
Si tú eres mi hombre
y yo tu mujer,
dondequiera que estés amor,
contigo estaré.
Lejana o cercana,
tú lo quieras o no.
No hay muerte en el mundo
que consiga matar una historia de amor.
La vida nos oprime.
Nos oprime el corazón.
Mi estrella es toda tuya.
Tu estrella es todo yo.
Si tú eres mi hombre
y yo tu mujer,
dondequiera que estés amor,
contigo estaré.
Lejana o cercana,
tú lo quieras o no.
no hay muerte en el mundo
que consiga matar una historia de amor.
Lejana o cercana,
tú lo quieras o no
no hay muerte en el mundo
que consiga matar una historia de amor.
En esta posición el estímulo y el placer se concentran en vagina y pene de estos dos, siendo Luis  quien con su enorme fuerza bruta lleva el ritmo atrayendo el cuerpo escultural de la “viuda” hacía el suyo.
La variedad de movimientos y sensaciones que permitía la fuerza y elasticidad de ambos  es asombrosa: circulares, ascendentes y descendentes, con las piernas de ella más cerradas o bien abiertas.
Erika estaba en el séptimo cielo, este hombre la estaba manejando a su antojo, su fuerza es descomunal, ella siendo una mujer alta, de curvas pronunciadas, no es una mujer ligera, pero este hombretón la hace como quiere, ella esta simplemente encantada: asisisii, ahhhh, papiiii, dammme más, dame masss, hazme sentir bien…A la mente se le vino una escena que le había impresionado en no recuerda que película de la hermosa mujer de color Halle Berry cuando le dice a su amante, el carcelero en donde recién fue ejecutado su esposo: “Hazme sentir bien”, se le vino el nombre de la película en medio de la cogida de campeonato que le estaban poniendo: “Monster´s Ball.
“Hazmmeeeee seeeeentiiiiir biiiiieeeeen” le grita la rubia Erika a su nuevo hombre, el rústico jarocho Luis.
Hummmm, ahhhh, ougggg, plac, plac, los murmullos y gemidos de ambos le hacían pensar que podían inquietar a la concurrencia que abajo velaba a su anterior hombre….ahhhhhh, hummmmm, ayyyy
Loooo siiiieeeeeento muuuuuy deeeentro de mí…..ya el sudor de la mujer era un mar que emanaba un aroma a sexo subido, a sexo bien llevado, a sexo puro y pleno, sí que la estaba haciendo sentir bien.
Cuando toda empapada, sudando a mares, inquieta, con el pelo enmarañado, se despierta en su recamara, ver que su verdadero esposo ante Dios y los hombres, el empresario Carlos Treviño duerme apaciblemente a su lado y ella toda asustada corrobora que sus jugos empapan su delicada panty de dormir.
El desgraciado Luis volvía aparecer otra vez en sus sueños y como no hacerlo si prácticamente lo veía todos los días, en ocasiones desnudo de su torso, paseando como si cualquier cosa fuera, presumiendo su envidiable musculatura.
El muy cabrón la punteo de nueva cuenta el tiempo que quiso el día de la velación de Roger, ella desmadejada se dejó hacer por un buen tiempo, sentía confort entre esos viriles brazos, sentía palpitar en sus nalgas ese miembro, todo ello de alguna forma la tranquilizaba, hasta que se percató que se trataba del desdichado cuñado que pretendía aprovecharse de su aparente conformidad. Afortunadamente, Rodri llego al rescate, portándose con un aplomo y diplomacia dignos de encomio al ver a la mujer sentada en la cama llorando ya a mares y al otro hombre en el ventanal. Con toda ternura fue con ella para abrazarla y reconfortarla. Todo el proceso fue un verdadero calvario para esa rica mujer que en carne propia experimentaba lo que el mexicano promedio vive, la consigna: “Dios te da y Dios te quita” nunca ha sido más verdad que en estos momentos.
Una acongojada Erika, miraba a través del gran ventanal de su lujosa recamara hacia los jardines de su enorme residencia, sin prestar mayor atención a lo que su marido Carlos le comentaba.
La sesión amorosa de la madrugada, el famoso “mañanero” fue un desastre para ella. Intento que su esposo por fin se decidiera a aprender a ser un buen amante. Los resultados fueron los de siempre, una eyaculación precoz la llenó de una infinita tristeza y nostalgia de los placeres vividos en un pasado reciente. Ni siquiera se “encendió”  por lo menos.
En días pasados furiosas masturbadas lo único que le provocaban era una amargura y negación ante un hecho fortuito que al parecer le adelanto la muerte a su verdadero primer hombre, aunque segundo por aritmética pura. Le hubiera gustado acompañar hasta el último momento a ese buen hombre que fue Rogelio Bautista. Ojala todos fueran como él, pero como casi siempre, los buenos se van, los malos se quedan. Las personas de las cuales no puedes prescindir, son las que precisamente se van. ¿Cuántos mexicanos buenos no han muerto en este tipo de eventos? El gobierno ya ni se preocupa por llevar la estadística. Solo cuando personas famosas tienen la infortuna de estar inmiscuidas en este tipo de eventos es cuando se le da un trato mediático de los mil demonios, aunque en realidad no llegan a resolver nada. Basta ver el caso del asesinado hijo del empresario Martí, el de las tiendas deportivas o el otro asesinato del hijo del ex Gobernador de Coahuila, el tristemente célebre por sus actos de aparente corrupción y desfachatez rayando en el cinismo, Humberto Moreira.
Solo podía ver los trabajos que Luis, el marido de la hermana de Roger, efectuaba en una de las casas asignadas al personal de servicio de la residencia. Sin duda, era un hombre habilidoso, que se estaba desempeñando muy bien en los quince días que ya llevaba laborando para la familia Treviño Garza. Se estremeció al recordar hechos vividos con ese rústico y salvaje hombre que debía reconocer la turbaba sobremanera.
Su hijo jugaba en la cancha de tenis con Rodrigo, que a pesar de su extrema delgadez era un excelente jugador de dicho deporte, por los gestos de ambos, se veía que Rodri estaba ganando. No había  podido explicar a Rodri su relación con Roger, por ello no podía quitarse de su mente, la mirada un tanto decepcionada que su joven enamorado le lanzaba de vez en vez. Estaba a punto de matricularse en la Universidad, aunque estaba en Monterrey, se iría a vivir en las residencias del Tec para un mayor aprovechamiento académico. Tiene expectativas de estudiar algunos semestres en el extranjero. Ya vería la forma de explicarle todo. Debía reconocer que era discreto y se estaba portando como todo un caballero: discreto, ante todo.
En una de las zonas extremas de la entrada principal divisaba con claridad la sutil elegancia del misterioso Esteban, su guardaespaldas, que acomedido daba entrada al auto deportivo de su Tío Alberto con el cual se había citado para ir de compras, desayunar, tontear y por qué no tal vez volver a posar en su estudio, ya que en estos trances, aunque él no supiera la razón de su alicaído estado de ánimo, se había encargado, de alguna manera, de sobrellevar de mejor cara el “duelo”. Debía reconocer que el Tío Alberto sabía darle vuelta a las cosas, el incidente del otro día, en donde trato de encularla, ni por asomo daba evidencias de repetirse. La pobre mujer estaba lejos de imaginar, que precisamente lo que seguiría buscando su familiar político era precisamente ello: cogérsela con todo.
Esteban, había demostrado una discreción que la enervaba, le ponía los pelos de punta de los nervios que le provocaba la indudable virilidad y masculinidad que proyectaba, debía muy a su pesar, identificar en su propio análisis, que hasta le gustaba el tipo en lo físico y le desconcertaba su trato a veces cálido, a veces amable, ya frío, ya indiferente, ya distante. En varias ocasiones, incluso atajo de una forma muy hábil a su suegro Don José. Al parecer no se dejaba intimidar por nadie, ni nada en este mundo.
También pudo ver que su suegro platicaba con su hija  junto a su suegra, el maldito se veía muy bien de bermuda deportiva y playera polo, su ligero sobrepeso se compensaba ya que lo tenía distribuido al ser muy alto. El socarrón viejo, en dos ocasiones que estuvieron a solas fue muy claro en darle a entender que ahora la veía distraída, triste, alejada de este mundo, y que no dudaría en hacer todo lo que fuera necesario por volver a tener una nuera radiante.
Días antes había tenido sueños muy candentes, en donde, no solo Luis, sino Esteban, y su suegro aparecían también cogiéndosela de diversas formas, lo que más le inquietaba es que en todos los sueños ella gozaba como toda una puta…la palabra, la estremeció, su entrepierna de inmediato reacciono humedeciéndose, lo sintió a plenitud.
Estando ya en el estudio del Tío Alberto, Erika maravillada veía que ciertamente las fotografías que le tomo el otro día, eran muy candentes, eran poses muy eróticas, como las que suelen estar en los calendarios y posters de mujeres hermosas que se encuentran en las paredes de los talleres mecánicos. La única diferencia era que se trataba de otro rostro, aunque el cuerpo si era de ella.
Ya vez, chiquita. Cumplo mi palabra, haciendo una señal como de besar la cruz en su mano, le decía un afable Tío Alberto.
El plan que el viejo socarrón tenía entre manos y entrepierna, era de mediano plazo, primero tendría que volverse a ganar su confianza, cosa que al parecer estaba realizando a la perfección. Después le haría ver que se trataba de un hombre solitario que tenía que buscar desahogo en prostitutas o aprovechar las escasas oportunidades que la vida le deparaba. No volvería a tocar el tema del otro día, para no demostrar culpabilidad. Al mismo tiempo, llenando de lisonjas que elevarán al parecer la baja autoestima que la rubia denotaba, así como despertar su lado exhibicionista, para poco a poco ir allanando el camino de lograr encamarla.
Aunque en realidad esas fotos se quedan con un nueve, exclama como apesumbrado el viejo…
Pero, ¿Cómo? Si están preciosas.
Claro que no, si el rostro fuera el tuyo, verías como cambiarían a diez, es más no habría calificación para describir a alguien tan bello como tú, bello por dentro y por fuera, con tintes de dramatismo contesta el ladino regordete.
Erika, ya riendo por la gracia con que su Tío se refiere a ella, de hecho, le causaba cierta diversión, los múltiples halagos que le hacía.
Pero, claro que no tienes esas fotos tal y como me las tomaste, ¿verdad, Tío? Picada de la curiosidad
El viejo fue a un estante para de inmediato traer tal como si fuera una ceremonia, un paquete en donde había bastantes fotos de ella, no solo las que le tomo, si no otras tantas, en donde resaltaba la belleza de esta mujer.
Pero, ¿Cuándo tomaste esta? ¿Y esta otra?…Ufff, se ven muy atrevidas estas fotos del otro día, son más como decir….no sé, diferentes. Huy Tío, ni se te ocurra mostrarlas a alguien, me moriría de la pena.
Debes reconocer, que son preciosas, ya vez, te decía que son de concurso de modelaje. Fácil la revista del conejito te sumaba varios ceros a tu cuenta, jajaja
Atreviiidoodoo, fue la respuesta como en un susurro que Erika exhalo, este hombre la estaba haciendo ya olvidar y reconfortarse de su “duelo”.
Chiquita…porque no te sacamos más fotos, hoy luces distinta, con un aire nostálgico como de tristeza que realza aún más tu belleza, de una forma distinta, casi arrodillándose, le dice Alberto.
Erika, que tenía todo el tiempo del mundo…Pues sí, verdad, pero no traje nada de ropa…
Mira, ya sabes que tenía una amiguita, ya me abandono, es triste, las mujeres no me entienden, no comprendo cómo no he podido tener una relación, para empezar un largo discurso de los que suele usar para explicarle su soledad y amargura, al fin también era un hombre rico lleno de necesidades humanas.
Erika posaba, se movía como un felino, se acomodaba, sonreía, ponía cara de misterio, de cachondez, su pelo caía sobre su rostro, sus labios estaban húmedos de tanto pasarse la lengua, se estaba calentando. De pronto toda la amargura que el ejercicio ni las masturbadas, ni el fugaz sexo con su esposo le lograban mitigar, encontraba que al exhibirse ante ese simpático gordito, mostrándose casi ya desnuda, con ropa íntima muy coqueta, más atrevida que la de la otra vez, le lograban dar un desfogue que ya necesitaba. De vez en vez al acomodarse, ya se le escapaban gemiditos de calentura. Su sudor fino ya perlaba su carita, que el viejo acomedido limpiaba con leves toqueteos con una toalla, incluso le llego a quitar el sudor de sus pechos, muslos. Los vellitos rubios de algunas de las partes de la blanca piel de la mujer estaban finamente parados, como lanzando al viento el grito de enorme deseo por sexo que la mujer contenía en cada movimiento. Estaba excitadísima, caliente, pero no tenía en mente hacer algo con su Tío.
Evidentemente que los pequeños roces, los pequeños masajitos que el gordito Tío hacía en su sobrina política causaban cierto nerviosismo a la mujer, que atribuía a  el acto en sí, de casi estar desnuda frente a él, de que a su memoria privilegiada le llegaban como chorros de agua caliente los recuerdos de las cogidas que se metió con Roger en su casa y en el pueblito de Veracruz. También a su memoria llegaba el recuerdo de la inminente cogida que el negro Luis le hubiera hecho esa noche, si no es que le salva la campana literalmente, también llegaba a su mente, aunque de inmediato lo borrará el orgasmo que le provoco su suegro haciéndose pasar por otro personaje en su misma residencia: ¡Desgraciado! Llego a decir…a lo cual su Tío sonriendo: ¡Qué pasa chula?…Nada, nada Tío…
Sus pezones ya estaban erguidos casi rompiendo la frágil tela que los cubría, la humedad de la entrepierna, así como los restos que dejaba en las prendas que se ponía y a las cuales, sin que se diera cuenta, el viejo Tío revisaba con una cara de sátiro burlón que proyectaba cuando ella no lo estaba observando. El viejo ya se la imaginaba en las mil y una posiciones en que la haría suya por fin.
Era muy sutil para no denotar sus soeces intenciones.
Uff, Tío que cansada, gracias, Tíiito para darle un beso en la frente, el viejo sonreía, su plan lento, pero estaba caminando.
Tío Alberto: ¿Te puedo preguntar algo? Erika
Erika: Si Tío dime, que quieres saber, ya vistiéndose para esperar a Esteban que pasaría a recogerla
Tío Alberto: ¿Por qué has estado tan triste, como nostálgica?
Erika, quien deseaba confiar en alguien, estuvo a punto de desahogar todo lo que llevaba dentro, los correos largos con su amiga (o) Natalia y las pequeñas conversaciones con Marisa, no lograron mitigar ese dolor que le acompañaban.
Incluso en dos días Natalia llegaba de “gira de trabajo” (las escort transexuales de altos vuelos suelen ir del DF ir a otras ciudades a ofrecer sus “servicios”. Ella estaría por una semana y media “trabajando” en Monterrey, por lo cual se citarían para platicar con mayor profundidad.
Erika, solo pudo explicar que continuaban los problemas de intimidad con Carlos. Fue lo primero que se le vino a la mente.
Ayy…chulita, creo que debes poner toda la carne al asador, deberías ser otra vez esa Erika rutilante, con ropa más ad hoc, más cache, mas cachonda…tu puedes, ya vez hoy estuviste simplemente sensacional, ¿Te parece si la semana entrante nos vamos de compras? Renovaremos tu guarda ropa nuevamente, a lo mejor lo que necesita Carlos es que le “piques” el orgullo, que lo pongas “celoso”, hasta que se ponga como perro en brama…Soy experto en ello…
Ayyy…Tío, Carlos es de hielo, pero no sé, si me ayudas, pues intentamos nuevamente, no sé qué voy a hacer, Dios mío. El viejo se relamió al escuchar esta frase, era cuestión de trabajar a la hembra para hacerla suya.
Hasta se atrevió a darle una cariñosa nalgada que no fue mal interpretada por la mujer que coqueta, hasta se volvió hacia él parándole el nalgatorio y decirle: Pero por qué será que esto no funciona con él, dándose ella misma una fuerte palmada que resonó en el estudio…Pues será que no se las has movido mejor…chulita, y volver a darle una serie de palmaditas…aprovechando que la mujer se las estaba ofreciendo…Ayyyy, Tiiiioo que manooo larggagga…
NOTA DEL AUTOR:
“He buscado una modelo que se asemeje a esta beldad, y la he encontrado, fue en un periódico deportivo de Monterrey, desafortunadamente “todo relatos” ya no permite subir fotos, pero si me ponen su correo, les envió por email este archivo con las fotos que pegue”.
De regreso a casa, ya que Esteban tendría que pasar por ella, la consigna era que el guardaespaldas la acompañara lo más cerca posible. Como había salido en el auto de su Tío, ahora de regreso estaba con él a solas en el auto. De hecho era la primera vez que estaban solos, no había existido oportunidad para que su guardaespaldas iniciará su plan de conquista de ese tremendo mujerón.
Esteban: Hoy luces radiante, más bella que de costumbre, te sienta estar con tu Tío, no será que te traes algo con él, que acaso ya sustituiste tan rápido al muertito
Erika: Pero que te crees, como puedes decir tal ruindad
Esteban: Como te dije el otro día, supe que hasta a Veracruz fuiste con el difunto, que en paz descanse, en un tono malicioso a más no poder. De hecho he platicado con tu cuñada, perdón con Sofía y con su hombre, el negro Luis. La hermana también estaba trabajando en la residencia Treviño Garza. La pareja entro a laborar, gracias a las diligencias de Rodrigo que era muy querido por su esposo Carlos.
Erika, sobresaltada. Que tanto sabría este hombre: Eso no te da derecho a hablar de esa forma
Esteban: Mira gacha (termino “cariñoso” muy usado en el Norte de México), tu suegro me contrato directamente a mí. No tengo tratos con tu marido. Por lo que veo, tu suegro te trae unas ganas enormes. No me gusta andar con rodeos. Soy hombre de palabra. En ti veo a una mujer que necesita varón. Por lo que deduzco tu marido no te cumple en ese aspecto y recién estabas con el profesor Rogelio, así que es preferible que lleves la fiesta en paz conmigo o acaso prefieres que le diga a tu suegro todo lo que se. El hombre es un maldito, tú lo sabes muy bien.
Erika, que razonaba que el hombre ciertamente tenía bastante discernimiento y capacidad de lógica, así como de deducción, sin emitir palabra alguna, solo con su lenguaje no verbal, acepto tácitamente toda la argumentación.
Esteban, ya sobre piso firme: Mira yo no quiero meterte en problemas. Su plan también llevaba dosis de inteligencia. Sabía que estaba jugando con fuego al querer meterse en terrenos en donde su patrón es implacable, se decía que tenía nexos muy fuertes con el narcotráfico e incluso en círculos ya más alejados de la clase alta, se le atribuían varias muertes.
Erika, que con todo esto, estaba muy nerviosa, empezó a sollozar, su pesadumbre era muy reciente como para poder manejar diversos frentes y situaciones. Si de por sí, todo lo que vivió con Roger fue muy rápido como para poder haberlo asimilado y de pronto, ya no más. Es que no sabes como es mi vida, es que es muy difícil…ya llorando a moco tendido.
Esteban paro el auto de manera hábil para pasarse al asiento de atrás. La calle era solitaria. Ya mujer, ya cálmate, yo soy un caballero, tu suegro no tiene por qué saber de tu desliz, al fin ya se acabó, verdad? ¿Me juras que ya no sales con nadie? No me digas que estas liándote con tu Tío Alberto, pasan mucho tiempo juntos, como dándole un pequeño regaño.
El cabrón era experto en psicología, sabía que si se ponía mentalmente arriba de la mujer, esta bajaría aún más la guardia.
Erika: No como crees, no salgo con nadie, pues que te crees, si solo han pasado dos semanas de la muerte de Roger…
Esteban ya reposando la cabeza de ella en su pecho y acariciando su cabellera rubia, sobaba tiernamente sus hombros y brazos…Cálmate mujer, yo solo quiero llegar a ser tu amigo, cuando te dije que contabas conmigo con todo, me refería a eso…no se me hace justo que quieran vigilarte o imponerte condiciones, te me haces una mujer muy inteligente, me gusta como ayudas a los demás…el canijo llevaba parte de verdad en sus argumentos, en suma era un tipo de cuidado, ya que en el fondo es bueno, pero cuando va a todas, no se detiene ante nada, también por sus actividades ya ha mandado al otro mundo a varios sujetos. Lo que él quería era tener a esa mujer, gozársela el más tiempo que pudiera, al ser un “libro abierto” la mujer, sabía que tendría que “trabajarla” para convertirla en su amante de planta. Su record personal se vería enriquecido con una lujosa y bellísima mujer de la clase alta. Tendría para platicarle a sus amigos, ya que no pensaba tener hijos nunca. Era un tipo solitario, sin familia, que buscaba el mayor nivel de satisfacción para sí mismo. Incluso ya se había “pasado por sus armas” a más de una de las más hermosas actrices famosas del país, a la buenísima  esposa extranjera de un ex gobernador muy famoso de un estado del centro de la Republica  y a varias jovencitas, hijas de embajadores extranjeros del país.
Siempre la supo manejar, siendo muy discreto, de ahí su reputación de cuidar a mujeres, sin meterse en problema alguno dentro de su ramo, Por eso fue seleccionado por el empresario José Treviño. Que lejos estaban todos sus antiguos patrones y el actual de saber que era un consumado don juan, que se las sabía de todas todas para hacer suyas a esas exquisitas y putas mujeres. Esta no sería la excepción, pensaba el taimado guarda espaldas.
Sin que se diera cuenta la mujer de sus oscuras pretensiones, ahora ya sobaba las rodillas y muslos de la hembra, que si sintió una especie de descarga eléctrica asumiendo que por todo el estrés vivido tenía esas reacciones. Así estuvieron ahora en silencio un buen rato, en donde Esteban siguió dando confort físico a la hembra, sin que ella denotará malicia alguna en ello.
Erika, se sintió reconfortada, por fin, podría tener un amigo, un aliado, sin proponérselo, coloco una de sus manos en el fuerte brazo de Esteban, sin quererlo, empezó a masajearlo, a palparlo, necesitaba sacarse esa furia, su otra mano empezó a hacer lo mismo, pero en el fuerte pecho del hombre.
Esteban daba por iniciada la conquista de tan bello ejemplar femenino, estaba acostumbrado a ello, conocía muy bien la mentalidad de las mujeres: Okey, Erika, cuando necesites platicar ahí estaré, pierde cuidado, solo te pido como un consejo si quieres, que tengas cuidado, no te metas con cualquiera. Los hombres son muy culeros. Date tu tiempo, espera, ya verás que todo se arregla con tu esposo. Él es un buen hombre.
El regreso de ese día a casa fue más reconfortante, a su llegada un desencuentro la volvería a hundir en desasosiego.
Ese día, toda su familia política se encontraba en su casa. Sus suegros estuvieron conviviendo con su hija, su esposo fiel a su costumbre fue a trabajar, a pesar de que se trataba de un día festivo.
Al prender la TV, las noticias del día, le anunciaban una cadena de sucesos ya costumbre en México: al parecer se trataba de que cada semana, o incluso a veces cada día, surgiera un evento fuerte a nivel nacional, del cual todos los medios se ocupaban un tiempo corto para luego pasar de inmediato a otro, en una sucesión de nunca acabar de eventos que lo único que provocaban eran comentarios hasta estúpidos o pendejos en las redes sociales o bromas que realmente eran de mal gusto, ah esa inclinación de buena parte del pueblo mexicano de tomar todo a desmadre, solo muy pocas opiniones de valor, muy poca aportación real. Otra vez la pesadumbre volvía a Erika. La liberación de una evidente secuestradora francesa, la muerte de un joven de 20 años en un autobús urbano en Torreón a plena luz por un sujeto que así de fácil se fue campante, las muertes que no paran en varias ciudades, la muerte de 37 personas en la Torre de PEMEX con explicaciones absurdas de lo que paso, el asesinato masivo de todo un conjunto musical a las afueras de Monterrey después de un concierto, el gasto excesivo de las campañas políticas, el ex presidente Calderón en la Universidad de Harvard, las españolas violadas en Acapulco (la 2° ciudad más peligrosa y violenta del mundo, hasta en la renuncia del papa el país salía a relucir por su último viaje aquí, uff…) una tras otra noticias relevantes, impactantes, de violencia, sexo, falta de educación tratadas con superficialidad por los medios y las personas en sí, no resueltas por toda la sociedad y tomadas más bien a la ligera por un pueblo sumido en la droga de la evasión.
Erika pensaba masturbarse una vez más, se había calentado en exceso en la sesión de fotos con su Tío, los sueños húmedos con Luis de la noche anterior, los evidentes toqueteos de Esteban y su Tío que si sintió, pero que no malinterpretó, la tenían en un trance del cual sabía solo podría salir a flote teniendo un nuevo macho que la domara como se debe a una mujer de su talla. Mientras ello se daba, tendría que conformarse con su propia mano y mente.
Al fin, ella era consciente de todo esto, suspirando, se despojó de su blusa, para empezar a quitarse su brasier, cuando unas manos fuertes se apoderaron de esos melones por detrás y la puntillearon con un grueso y largo pene ya erecto…de inmediato pensó que el cabrón de Luis tenía el atrevimiento de haber llegado hasta su habitación. Como era posible que estuviera metiéndose con ella, en cualquier momento pensaba despedirlo, pero se detenía por qué Sofía también trabajaba. Necesitaban por el momento el trabajo, ya que en su pueblo de Veracruz, no había buena pesca que era de lo que vivían.
Pero no era Luis, ya que se aprendió el grosor y tamaño de su verga, aunque este miembro lo sentía más duro, durísimo, increíble, pensaba que no podía haber mayor dureza que la que sintió en sus nalgas, pliegues y en sus mismas manos, senos y boca con el negro. ¿Quién sería?
En ese momento en su televisor, dejo de transmitirse la mesa redonda en donde un grupo de “expertos” hablaban de dichos temas, para dar paso a unas escenas que al principio estaban oscuras, para luego en toda su brillantez mostrar a una pareja bailando muy juntos. Era ella que evidentemente  embelesada parecía fundirse a  la virilidad del hombre que por las tomas y vestimenta, además de que el desgraciado viejo de Don José tenía puesto un antifaz y sombrero, no dejaban ver con claridad que se trataba de su suegro.
En la escena, se apreciaba como el hombre, bailando, bailando la fue conduciendo a otro apartado salón, un salón muy especial, ya que de ahí se podía ver hacia el otro salón en donde ya Tío Alberto le estaba dando una mamada de vagina a la desmadejada Marisa que se convulsionaba ante  las sabias caricias del viejo. La escena de su amiga y del tío también se apreciaba y escuchaba a la perfección. EL socarrón de su suegro, había grabado esas escenas.
Le escucho decir con la voz del supuesto “español”: Como vez, nuerita, ¿Qué dirían tus papás y la sociedad en general si esto sale a la luz pública? Ehhh…mira cómo te comportas como toda una puta redomada, que es lo que eres en el fondo, sin dejar de pellizcar, amasar, palpar, amasar, acariciar esos duros y erguidos senos, cuyos pezones ya estaban totalmente excitados ya que se encontraban “paraditos” cual si fueran pequeñas verguitas de un niño. La mujer estaba pasmada, por lo que no pudo responder, dejando que el viejo la siguiera punteando y magreando de sus pechos…su única respuesta fue hummmmm, hummmm que su mente no pudo refrenar.
Erika estaba mareada, relajada, descuidada, solo como hipnotizada seguía viendo, recreando las sensaciones de esa ocasión, en donde llego como un relámpago el hecho de que incluso comparo las caricias de Don José con las de su Roger….otra vez volvió a gemir cachondamente…ayyyy, ayyyy
El hombre en un tono de voz sensual, ronco y muy varonil le empezó a decir palabras de elogio, de aliento, de cachondez en sus oídos…ya vez…Erikaaa…te deseeeo, te quieerroro, siempre te he deseado…chiquita bonita….combinaba palabras dulces, con palabras más subidas de tono, más soeces, que notaba encendían a la rubia aún más…Putitttaaa, que lindddaa potrittaaa, tienesss un cuulooo de campeonato, cabrona, estas bien buena…pinche Carlos , tan buey que no sabe darte, pero ya sabré yo domarte y hacerte una real hembra, empezando una suave nalgeada, e irla subiendo de tono…
Erika, desconcentrada: Parreee Donnnn Jossseeee, porrr favooorr, respettteeemeeee
Una vez más el viejo empezó a acariciar suavemente la espalda, brazos, talle para poco a poco ir bajando hasta las poderosas y suculentas nalgas de su nuera que ya empezaba a emitir gemiditos apagados pero que eran perfectamente escuchados por el sabio hombre que redoblaba sus caricias de arriba abajo y de abajo hacia arriba. Erika solo se apretaba sin quererlo aún más a esa verga que le punteaba, que la sentía palpitar.
De pronto su suegro se separó de ella que sin proponérselo para más su culo como queriendo recibir el tratamiento de estar pegado tal perra al pitón de su perro…acto seguido, el viejo con una habilidad y seguridad en sí mismos que la pasmaron aún más, le empezó a quitar el pantalón con todo y panty, bajándoles por sus portentosas piernas, hasta alzo sus piernas para que se las pudiera sacar por completo, el viejo arrodillado empezó a besar y seguir acariciando las piernas y nalgas de la hembra
Erika: Paarrara ya Donnn Joseee, yaaaaa porrr favooor, alguien puedeee veirrrr…yaaaaa
Erika ya no pensaba, solo sentía y sentía, las caricias del padre de su esposo la enervaban, le quemaban la piel, en la televisión se recreaba la escena en donde  Tío Alberto con las piernas de Marisa en sus hombros en una especie de mesa redonda,  la bombeaba fuertemente haciendo que la mujer emitierá unos gemidos tremendamente excitantes, de evidente gusto y placer, sonidos que se escucharon y se mezclaron con los de ella.
Erika exhalaba ya fuertes gemidos, sabía que Carlos no había llegado del trabajo, pero su suegra y sus hijos podrían aparecer en cualquier momento.
El viejo Don José, sabedor de ello, no perdió el tiempo: Hoyyy te encullo  como es debido. Mande a Esteban con mi mujer y tus hijos afuera, así que solo estamos tú y yo. Carlos está ocupado en una reunión que va para largo, así que prepárate putita, hoy tendrás una cena como debe ser, jajajaja
Parándose de nuevo, le repegó su virilidad justo en el medio de las tremendas nalgas desnudas que incluso tenían lo que suele conocerse como “piel chinita” signo claro de que la mujer estaba caliente, excitada, cachonda. Estaba ya desnuda por completo, solo con sus zapatillas, por lo que las estaturas de ambos ya coincidían. Erika en un momento alzo su mirada para ver en el espejo de cuerpo completo que tiene en su recamara a una mujer sudorosa, con el pelo revuelto, con una mirada pérdida y deseosa de hombre, de verdadera pija que la hiciera sentir bien de esa tristeza que aún tenía. Otra vez la escena de Halle Berry se le vino a la mente. Por todo ello, se estremeció toda ella, con lo cual paro con mayor naturalidad su nalgatorio hacia la ingle del viejo que socarrón veía en el espejo la figura de ese hembrón que ya estaba a punto de degustar.
El hombre la empezó a puntear, a nalgear de suave a duro, a magrear sus pechos desde atrás, a besar su cuello…ahora, el bombardeo de eroticidad era ver a su amiga y Tío coger como animales en la televisión una vez más (la tercera para ser exactos), era más que cierto  que su amiga estaba gozando y ella también lo estaba recibiendo…estremeciéndose llego a un poderoso y reconfortante orgasmo, el segundo que tenía junto a sus suegro, su padre político. La acumulación de sensaciones del día exploto con su padre político, él solo estaba poniéndole la cereza al pastel.
El magreo continuo, no cesaba Don José Treviño, ya la dedeaba, ya la chupaba, ya la nalgeaba, ya le decía palabras subidas de tono en su inconfundible acento español haciendo que la mujer se retorciera, ya expidiendo zumos evidentes de su vagina, incluso le hizo que le  tocara con una de sus manos su fuerte miembro. Erika no pudo evitar tomarlo y empezar a recorrer con su manita el grosor y largo de esa dureza de piedra, incluso tuvo que casi como en un susurro expresar: ¡Queee durrroooo esss!
Erika: hummmm, yaaaaa, siiiii, poororr favoorrr, ahiiiii
Don José enervado le pregunto: ¿Quieres que te encule, puta?
Erika, que ya estaba muy caliente, ya no razonaba, solo se le venían a su mente ya confundidos y revueltos los sucesos que ha venido viviendo en los últimos meses, ¡Cuánto había aprendido! Ha sido voyeur, la han observado coger, se la han cogido por sus tres huecos: boca, ano y vagina, ha mamado, se la han mamado, se hizo amiga de un escort transexual de lujo, un negro estuvo a punto de violarla, su suegro ya le ha sacado dos orgasmos, vio en la pantalla como ciertamente había gozado como un animal junto al viejo esa noche…uffff, casi con una voz ronca que no se reconoció, le contesto: Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Así me gusta, chulita, no hay vieja que se me resista, pero pídemelo como es debido, putita
Erika ya muy candente, porrr favooroorr Donnn Josseeee hagamemme su mujeerrrr, siiiiiiiiiiii?
No que no tronabas pistolita, pero haber tu misma matate…
Erika tomando la verga de su suegro se fue hacia el tocador caminando de la manera más cachonda que podía para llegando al mismo, colocar sus manos y brazos en horcajadas sobre la superficie del mueble…su cara lucía ya feliz por la inminente cogida en el espejo, separo un tanto sus piernas, viro uno de sus brazos, con la mano tomo el miembro para empezar a pasárselo por su raja y empezar ella misma a metérselo….ufffff, hummmmm, ahhh entraba ya la dureza de su padre político.
Un grito de afuera de la recamara le hizo quitar la punta que ya entraba en su empapada vaina, para dándose la vuelta y con los ojos asustados casi gritarle al viejo suegro que se fuera, que todo encabronado volvió a maldecir: ¡Pinche Carlos y puto mocoso de Rodrigo, maldita sea, me hecharon a perder el asunto! Pero ni creas que esto se va a quedar así, la tercera es la vencida…yo te citare en algún lugar en los próximos días.
No, Don José, por favor, no se aproveche, esto ha sido un grave error, por favor nunca le he dado pie a nada….
Ay, mira no te hagas ahora la modosita, si tú misma me estas pidiendo que te encule, mira lo he grabado ahora, mostrándole una pequeño videocámara digital,,,jajaja no se ve que soy yo…así que tu decide…ya son dos ocasiones en que se ve que eres todo un putón…tu mama se moriría en el instante, tus hermanos se pelearían y que decir de tu papá que de la pena ya no sería nadie en la sociedad de Monterrey. Así que espera mi llamado, ahora sal a recibir al estúpido de tu marido y al mocoso ese, haber que quieren, para que yo pueda salir por otro lado. No sea que se lleven un susto los dos, jajaja, dándole una sonora nalgada.
Carlos y Rodrigo al unísono: Erika, Erika, una gran noticia.
Erika que solo alcanzo a colocarse una bata sobre su desnudo cuerpo y en zapatillas, salió a su encuentro cerrando la recamara, para con habilidad bajar con ellos las escaleras
Haber, con calma,  que les pasa, parecen chiquillos con juguete nuevo, sonriendo a plenitud la mujer (dentro de sí, se reconfortaba de haberse salvado de la cogida que le pondría su suegro, aunque no veía la forma de zafarse de su posible chantaje, su cabeza está a mil para evadir ello, ya vería después como hacerle)
Pues que los dos primeros semestres de Rodri en definitiva serán en Alemania, su buen examen de ingreso le va a permitir eso, le dice un orgulloso Carlos, que apreciaba bastante al joven. Recordemos que en sí, Carlos si es un empresario que busca la responsabilidad social, el extremo de lo que era su padre tanto en lo profesional como en las artes de la cama.
Así es, como mis papás hoy no estarán en la casa, quería decírselo a alguien, ya venía yo a avisarle Sra. Erika cuando me encontré a su esposo y pues le conté…
Cenaron juntos, departieron alegremente, en un momento a solas que Carlos fue por vino, Erika le dijo a Rodrigo: Me gustaría explicarte muchas cosas, no ha habido oportunidad de platicar.
El viejo suegro aprovechando que ya estaban en la cocina  y no en sala, bajo sin ser visto y se marchó del lugar.
Rodri: No se preocupe, no es cosa que me incumba.
Erika: Pero yo si necesito contarte, por favor, dame la opción de platicar a solas.
Rodri: Pues solo se podría en mi casa más tarde, ya que mañana me voy a realizar muchos trámites a la escuela, pasado mañana a ver lo de la visa  y así por el estilo…ya estaré muy ocupado, pero pierda cuidado Sra. Erika, yo no debo meterme en asuntos que no me competan.
Rodrigo al ser un joven muy educado quería mantener la suficiente distancia con su patrona. Prefería no meterse en detalles de la relación que tuvo con su profesor Rogelio.
Bueno, a lo mejor te voy a visitar, tendría que ver cómo me las arregló para salir más noche a tu casa. Es muy importante para mí, si, Rodri?
Bueno, estaré al pendiente, sin creerse mucho que lo fuera a ver.
Sus hijos llegaron alegrándose sinceramente por su compañero de juegos. Los hijos de Erika han sido educados de muy buena manera, afortunadamente, son buenos chicos y al parecer heredaron lo mejor de su papa y mama. Siendo ya cerca de las 10:30 hrs. de la noche Rodri se retiró a su pequeña casa en un alejado rincón de los amplios jardines de la residencia.
La familia Treviño Garza estuvo todavía un rato más para que cada hijo se retirara a su propio cuarto.
Carlos: Ufff, estoy muy cansado, de hecho tendré que tomar algo para calmarme. Se me vienen unos proyectos de largo alcance con el gobierno de Nuevo León. Estaré aún más ocupado, pero es por el bien de las empresas. Hasta mañana amor…dándole un fraternal beso a su mujer.
Erika ya recostada al lado de su dormido marido, que incluso hacía un leve ruidito de ronquido, meditaba como le explicaría al joven Rodrigo su relación con el difunto Roger. Dentro de su esquema mental y de valores, no concebía que alguien de su círculo cercano supiera de ese desliz. Tenía que explicarle, no se podía quedar así como así. De alguna manera buscaba auto justificarse de esa relación, aunque su desahogo completo con Natalia ciertamente ayudaba, necesitaba hacerlo cara  a cara con alguien más y sobre todo que el chico sabía de la relación.
Pensaba que Esteban era otro caso, era alguien aún nuevo para ella y que al parecer no le había dado mayor relevancia al caso. Se había dado el tiempo, con su dispositivo móvil y con el asistente personal de su suegro de investigar acerca de él. Le tranquilizó el saber que había estado con personas muy renombradas sin mayor problema alguno. Había sido guardia personal de la ahora ex esposa de un no muy bien recordado ex gobernador de uno de los estados céntricos del país. También fue guardia de Lucero, Alejandra Guzmán, Mariana Seoane, Gabriela Spanic, entre otras actrices famosas. Tenía un currículum vitae impresionante. Todas las referencias eran positivas. Si había estado con tantas mujeres bellas sin recibir ninguna mala recomendación significaba que se trataba de un profesional. Incluso la empresa donde laboraba ya desde años, mencionaba que por seguridad de todos, es conveniente rotar al personal, teniendo solo de 1 a 2 años de permanencia con una persona, por ello la alta rotación de celebridades con las cuales Esteban ha trabajado.
Entonces este tipo solo estaría un tiempo con ella, en el caso de Rodrigo, aunque ya se marchaba, siempre estaba la relación con sus papás y que vendría en días de descanso y vacaciones. Se sentía muy apenada con el joven delgado de lentes gruesos, inteligencia y educación de primera  y grandísimo pene.
Erika de puntitas asomándose a los cuartos de  su hijo e hija, vio que  ya dormían plácidamente en sus camas. Su marido estaba prácticamente sedado por el medicamento que ingirió. Así que con solo una bata sobre un conjunto finísimo de dormir consistente en shorcito y blusita y unas sandalias de descanso salió sigilosamente de la residencia para dirigirse a la casa de los jardineros. Eran las 11 con 15 de la noche.
Para llegar a la casita de los jardineros tenía que cruzar por una vereda que serpenteaba a su vez por otras casitas de otras personas de la servidumbre.
Ya casi llegaba a su destino, cuando unos fuertes brazos que de inmediato reconoció como los de Luis la jalaron hacia unos matorrales de un pequeño bosquecillo que ocultaba por lo tupido de sus árboles la vista hacia las casitas de los empleados.
Ahora, si negrita santa, he estado esperando el momento de tenerte a solas. Nadie te va a salvar de la culeada que te voy a poner…negrota buenota con su clásico estilo y tonos jarochos, le escucho decir a su oído…la voz y la presencia del negro que solo cubría con un short sus partes nobles le provocaron un escalofrió de miedo.
Carajo, que te crees, pinche cabrón…casi grita una desesperada Erika que empieza a forcejear con el tipo.
Estaban en los jaloneos, cuando un valiente Rodrigo llega ante ellos: Deja a la Sra. Erika
Jajaja, pues que te crees, quieres tu parte también, pinche mocoso de mierda
Te advierto que te puedo lastimar
Jajaja, soltando por un momento a Erika que por la inercia y la fuerza de los jaloneos fue a dar al suelo…Cuidado Rodri, Luis es muy fuerte
Pierda cuidado Sra., este hombre ya no lo molestará, porque primero lo voy a poner en su lugar, aprenderá a respetar a una dama y luego ya no trabajará más aquí. Mañana el Sr. Carlos lo despide.
Una dama, jajaja pues que no viste que se estaba encamando con el difuntito
Eso no me importa, la Sra. Erika es muy buena y para mí es una dama.
El negro se le fue encima de repente, solo para ser recibido con una magistral llave y una inusitada habilidad , destreza y fuerza que de inmediato y sin chistar lo domino por completo, al grado de empezar a lastimarlo auténticamente
Ya parrrraaaa, dueeelllee, yaaaa me voyyyy…
Así es, te vas, pero de esta casa, así que ve explicándole a tu esposa de que se trata todo esto.
No es necesario mayor explicación, ya le había aguantado lo suficiente, esto ya colmo el plato…así que lárgate Luis, a chingar a tu madre, so cabrón..una muy segura de sí misma Sofía, aventándolo un saco con sus pocas pertenencias.
El joven Rodrigo llevo el mismo y solo a Luis a la puerta de la residencia para sacarlo de forma humillante y tajante. El proceso le llevo unos minutos. Había visto que la Sra. Erika entraba a la casa de la Sra. Sofía, la hermana de su querido profesor Rogelio.
Mientras Sofía le ofreció un te relajante a una asustada y agradecida Erika en la casita que le fue asignada, que de inmediato se disculpó para retirarse. Sofía ya no vio que Erika no se dirigió a su casa, sino a la de Rodrigo, que pensando que ya todo había acabado, se encontraba en su recamara muy quitado de la pena.
Erika todavía agitada por tantas desventuras en un solo día  entro sin hacer mucho ruido a la casita de los jardineros. Al no ver a nadie y escuchar murmullos en la recamara, se dirigió sigilosamente a la misma (recordemos que ya había estado en una ocasión anterior, por lo que ya se sabía el camino) ahí sobre la  cama, completamente desnudo estaba su delgado amigo Rodri aparentemente dormido, ya que tenía puestos sus anteojos, aunque parecía estar como en trance, la cálida noche con una luz de luna le daba un brillo especial, como mágico a la desnudez de ese caballerito, de ese joven valiente y discreto.
Rodri estaba masturbándose, frotándose fuertemente su parado pene, murmuraba…Erikaaa, Erikkaa,,,,te ammmmoooo, mmmmaacciiiittttaaaa, chiquiiittaaaa
Pudo comprobar en vivo y a todo color que era casi igual a la del negro Luis, mucho más grande que la de su difunto Roger y que la de su suegro…de pronto se preguntó qué tan dura sería, ¿sería tan dura como la de su suegro? Pero qué joven tan más completo pensó: inteligente, deportista, valiente…pensó que si la juventud de México fuera como este hombrecito, otra cosa sería del país, no pudo resistir emitir un suspiro de admiración tanto física como mental y emocional hacia su joven amigo.
No atino a  moverse, estaba  congelada, azorada, pensó que debía respetar su intimidad e irse a su propia casa, sin embargo  una sensación de gratitud y ternura la invadió, se sentó al lado de su cama sin atemorizarse si se llegaba a despertar y la veía  ahí, esa verga inmensa, la de un joven de su servidumbre, era casi como si fuera su hijo, solo un año o dos más grande, un escalofrío le recorrió la espalda al ver como su mano subía y bajaba apareciendo y desapareciendo la enorme cabeza de su venoso miembro…lo veía ligeramente perlado de sudor…en que estaría pensando mientras se masturbaba?…Los lentes de sus anteojos estaban como con neblina del mismo sudor que exhalaba.
Erikkaaaaa, porquueueee, porqueuuee tuuuu? La respuesta le vino solita, claro que estaba pensando en ella y en su aventura con su profesor.
Rodriii, Rodiiiirrriii, intento despertarlo sin sobresaltarlo.
El joven de pronto se medio despertó para dando casi un brinco de la cama, Sra. Erikkakka….¿qué hace?
Erika toda compungida, le dice: Quiero que sepas que soy una  mujer infeliz en la cama, mi marido no me ha sabido hacer dichosa, por eso tuve esa relación con Roger. Él ha sido el único hombre que me supo hacer una verdadera mujer. Muchos me pretenden, pero yo solo quiero que me respeten y me quieran por lo que soy y no por mi cuerpo.
Sra. Erika, claro que eso lo entendí desde el primer momento. Yo sé quién era mi profesor Rogelio, era un hombre en toda la extensión de la palabra. Por eso deduje que solo podía tratarse de una buena relación entre ustedes. Pero eso no quita que sienta celos de él, aunque ya muerto y de su esposo, el Sr. Carlos.
Erika aliviada lanzo un fuerte suspiro: Entonces, no estás enojado conmigo, no me culpas de nada
Rodri, empezando con la otra mano a sobar las piernas del mujerón: Pero si sabe que la amo con todo mi corazón, como me voy a enojar con usted, si es mi cielo, mi pasión, solo estoy celoso, y triste por qué está sufriendo.
Ayyy Rodri, tomando la mano que le acariciaba para ella misma guiarlo a que continuará la caricia de forma más atrevida…Erika ya necesitaba hombre, ya había sido demasiado, en ese día le había sucedido de todo, necesitaba desahogarse como Dios manda, iría a por todas, ya su único razonamiento era enseñarle al joven, ahora ella sería la maestra, vería que tanto había aprendido, que tan capaz era…sabía que podía ser solo un encuentro fugaz de esa noche, ya que el joven no viviría ahí, pero quería agradecerle…quería sentirse mujer nuevamente, se auto justificaba en su atribulada mente
¿Has estado con una mujer alguna vez? Quitándole tiernamente sus anteojos al joven maravillado.
No, Sra….Erikkkaaa
Deja de hablarme de usted, háblame de tu…si, querido..
El joven estaba a punto de tener la mejor experiencia de su corta vida. Nunca olvidaría esa noche-madrugada.
En forma automática, al tener frente a frente , a su lado, ese mareante olor de hembra ya en celo, de un perfume caro que le sentaba a las mil maravillas, la batita estaba abierta, los melones de las enormes tetas de su diosa, se divisaban majestuosos, ese rostro bello todo sufrimiento, los mulsos que se dejaban ver en todo su esplendor, ya que la bata no le alcanza a cubrirlos, seguía metiéndose la paja que estaba haciéndose, y con la otra mano acariciando los muslos.
Todavía estaba adormilado, la adrenalina de haber sometido al negro Luis aun le corría por su cuerpo.
Erika, sonrió tiernamente, cual si fuera una paciente maestra con su pupilo, mientras lo miraba, con una exquisitez y fineza  le quitó  la mano y en su lugar colocó  la suya, se estremeció al sentir la enorme dureza de aquel pene aún virgen la cual hasta pareció crecer y endurecerse aún más  al contacto de la caricia femenina
Erika sentía claramente como palpitaba, como pidiéndole siguiera frotándolo, por lo que suavemente comenzó a subir y bajar la mano llevándose consigo la hirviente piel de la durisima verga hasta arriba y luego hasta abajo…ciertamente era igual de dura que la del suegro. Uff este joven es un estuche de monerías.
Erika, solo le susurro: déjame hacer Rodri, te estoy muy agradecida, ya no soy yo, entiéndeme, necesito, te necesittoooo
…”aaahhhh…”gimió ligeramente Rodri moviéndose sobre la cama, mmmhhhgggg…”otro gemido indicándole el placer que empezaba a sentir…con ojos de amor Erika  lo veía retorcerse cada vez mas según iba incrementando la velocidad en la faena que le estaba prodigando al hijo del jardinero.
…”aahhh…Erikaaaaa, estas bien buenaaaa?!…”susurro Rodri como asustado de su juvenil arrebato y atrevimiento.
…”ssshhhhh…”musitó  ella deteniéndose un momento…”relájate Rodri…!d-deja que  te ayude…si mi cielo?…”agregó  a la vez que iniciaba una vez más  el sube baja en la dura virilidad que parecía endurecerse cada vez más y más, más larga y más ancha si es posible, cada que ella la apretaba ligeramente, tratando de darle todo el placer posible.
…”aahhhh…Erika…”…”te gusta querido?…”…”s-si  chiquittaaaaa…”repuso con la voz entrecortada el que ya en absoluta confianza por el favor que su amada diosa le estaba haciendo…
“Erika…solo un poquito…s-si?…”inquirió el calenturiento joven a la vez que jalándola suavemente del brazo la instaba a que se acercara más…la cual adininando lo que él quería…”p-papito…lo que tú quieras, esta noche soy tuuuyyaaaa…”…”Gracias, Erika, …s-solo un poco…s-si?…Ok, solo que…p-prométeme que esto va a ser un secreto entre tú y yo…de acuerdo?…”…”t-te lo juro siempre, Erika…”replicó un anhelante Rodri, “soy un hombre, un caballerooooo, ahhhhh”
…”e-espera…”susurró  la caliente rubia  levantándose… y luego de ponerle seguro a la puerta de la recamara juvenil para mayor tranquilidad, incluso vio si estaba cerrada la ventana y corrió la cortina, quería la mayor privacidad posible… regreso a la cama con su cadencioso andar mientras se agarraba la caballera rubia por encima de la cabeza de una forma ciento por ciento erótica, se despojó sensualmente de la batita, de la blusa, y sus sandalias, quedándose solo con el shorcito, luego sentándose de nuevo a su lado y dando un profundo respiro…”oh Rodri!…”musitó  entreabriendo sus carnosos labios para poco  a poco irse comiendo  la venosa verga-pitón  que palpitante iba desapareciendo dentro de su cálida  boquita de mamadora.
…”aaahhhhhh!…”gimió el al sentir la tibia lengua de su patrona  que ya teniendo dentro de la boca más o menos la mitad de su virilidad…jugueteaba dándole lengüetazos…succionando…saliéndose un poco para luego volver a introducírsela aun más…así sucesivamente hasta que logró  engullir todo el vergón…hasta que sus labios hicieron contacto con los duros testículos los cuales parecía explotarían en cualquier momento al querer contener en su interior la gran cantidad de leche juvenil que seguramente tenían…por lo que solo los palpó  con delicadeza para no lastimarlos…no pudo evitar sentir un escalofrío al pensar que toda esa cantidad de semen en cualquier instante podría desbordar su boca…quizá ahogándola…estaba dando lo mejor de sí…quería hacerlo gozar…que disfrutara a mas no poder aquella mamada de película XXX…
…”Erikkaaaaaa…que rico…”…”t-te lo estoy haciendo bien?…” preguntó Erika  que para ese momento  ya estaba como desposeída, mamando como loca el enorme miembro de su sirviente…”s-si mi Diosaaaa…eres fantástica!…”…”mamas riquísimo Erika…”agregó  sorprendiéndola un tanto por lo coloquial del lenguaje   pero considerando que era parte de su misma excitación…”oh mi reeeeyyyy…”exhaló  la bella mujer   jadeando al momento que extrayendo el duro pitón…se daba a la tarea de mamarlo a todo lo largo…llegando hasta sus huevos los cuales lengüeteó suavemente…como saboreando un rico mango…su magistral lengua recorría con la punta las líneas venosas del enorme pitón…arrancándole gemidos de placer a Rodri, que sin ser muy brusco metía su mano en su rubio cabello…enredándolo en sus dedos…para luego ejercer cierta presión como guiándola…mientras la ya calientísima mujer …con los labios entreabiertos…chupaba…succionaba, algunos hilillos de su saliva mezclada con los fluídos  preseminales de él le escurrían por la comisura de los labios…embarrándole las mejillas…frotaba vigorosamente el enorme pene…se detenía…apretaba…aquella era un oral de auténtico campeonato mundial, ahora empezó a pasarse el durísimo pene sobre sus desnudos senos, amasando, apretándole suavemente con esas dos montañas su virilidad, iniciaba ahora una rica “cubana”, no dejaba de mirarle a los ojos, con un deseo ya animal, ya salvaje. Casi le estaba suplicando, rogándole que se la cogiera, que hiciera con ella lo que le viniera en gana.
Rodri estuvo a punto de venirse, pero el joven era sabio, se había estudiado el tema, sabía que llegado el momento de perder su virginidad como tendría que actuar. Sabía cómo controlarse, haciendo un esfuerzo sobrehumano, detuvo el enorme placer que su amor hasta ese entonces platónico le estaba prodigando para con ternura casi infantil detenerla, lanzando un fuerte suspiro.
La mujer supo que tenía que darle un espacio, así que valiente y atrevida se fue sobre su cara para darle un sabroso beso de lengua, iniciando ahora un apasionado besuqueo entre los dos…era la primera vez del joven, que agradecido, solo atinaba ahora con sus manos recorrer la espalda, los senos de esa maravillosa diosa, de su musa, de la mujer de sus sueños, por la que tantas “chaquetas” se había hecho en la intimidad de este, su cuarto.
Erika, ya atrevida al 100 % le empezó a acariciar espalda, pecho, aunque era muy delgado, su cuerpo era durito, firme, muy bien trabajado.
De pronto, Erika dominante y en su pose de maestra, le dice ya en un mandato caliente, en un susurro totalmente cachondo: Siéntaaateeee eeeen eeeel boooorde deeee tuuu caaamaaa, queridoooo…veeeráaas looo queee teeee vooooy haaaceeeer…
Muy obediente, Rodri se acomodo  cómodamente sentado sobre la cama. Erika se paró de espaldas a él, sugerente le dice: Papiii, bájaaameeee mi panty…presuroso y con unos ojos a punto de salirse de sus órbitas, el joven Rodri, presto con su dos manos le empieza a bajar la minúscula prenda, aprovechando para recorrer a plenitud nalgas y piernas de esa hembra deseosa de carne humana..hummmm, los gemidos de la mujer ya eran de un subido tono, de un color morado sensual máximo.
 Ahora es ella misma quien lentamente empieza a sentarse sobre la rigidez del juvenil pito, es ella quien  con su mano dirigió la maniobra. Rodri recibe a esa escultural mujer, que podría ser su hermana mayor o acaso hasta su madre,  él casi cumple 18, ella casi 33, así que la diferencia de edad es de 15 años, que moviéndose sensualmente trata de  encajarse  a su cuerpo sentándose también sobre su erección.
Erika empezó a darse a desear tomando el pene con la mano y posándolo sobre su vagina haciendo movimientos suaves sobre ella, pero sin introducirlo aún del todo.
Rodri trata de imponer su voluntad presionando a la mujer hacia su miembro lentamente, mirándola a los ojos a través del espejo del tocador que esta frente a ellos …ambos podían verse reflejados. Sus ojos se dicen todo. Es momento del empalamiento, de la inminente penetración, de que Rodri deje de ser virgen.
La pasión del abrazo, los toqueteos de las manos del joven sobre las tetas y pezones de su patrona, los juegos de lengua de Rodri sobre la espalda blanca y fina de su mujer causan escalofríos, estremecimientos y dan la decisión en este momento fácil de que sea la misma Erika que de un sentón fuerte, súbito y seguro reciba en su intimidad a un tercer hombre en su vida. A un hombre mucho menor que ella, pero también ya sabio en las artes del amar y del querer.
Ahhhh, Rodriiii…esss muyyy granndeeee y gruessooo…que riicocooooooo, ppappapiitoootoo, dammmeeem, ahhhhh, hummmmm, hummmm
Ella misma empezó a darse unos fenomenales sentones, su vagina rápido se adaptó a un nuevo tamaño, era como si de toda la vida estuviera esperando un miembro tan grande y tan duro…el mete saca era rápido, ya que la misma dureza de la virilidad permitía que se diera esos brincotes sobre esa maravillosa daga humana, carne humana de primera….hummmmmm, ricocoooo, asiiii., siiiiiii, ayyyyyyy, Rooodriiiiiiii, la cama crujía a más no poder, el plac, plac plac que hacía su enorme y duro culo sobre las ingles y verga de su amigo era fuerte, intenso, constante…el joven también ya murmuraba palabras que no se entendían….ambos estaban en el quinto paraíso…fueron minutos largos si hubiéramos podido observar en vivo la escena, cortos para ellos, que ya con los ojos blancos y babeantes seguían y seguían…hummmm, ahhhhhh, ayyyyy…el espejo del tocador les devolvía una imagen de una mujer dándose de sentones sobre un joven, sudorosos, exhalando, casi mascullendo gemidos que ya no se entendían…
Este tipo de doma puede ser un camino hacia un orgasmo intenso e inolvidable, para ambos llego casi al mismo tiempo…lo alejado de la casita oculto el grito animal que ambos profirieron, al llegar a Erika…..ahhhhhhhh, ahhhhhhh. Había sido primero  el orgasmo de ella, le hizo que se recostara por completo sobre su nuevo marido, poniendo su cara en uno de sus hombros, después con fuerza inaudita para estar sentado el jovencito le siguió dando otros diez empellones hasta que gritando llego a su primer orgasmo de esa triunfal primer faena en su vida.
Ah, bendita juventud sana, alejada de todo vicio que afecta la condición física, Rodri se vino, pero su virilidad permanecía apenas un poquito menos dura que en un inicio, sin  dejar de mirarla por el espejo, ahora se acomodó sentado en la cama, poniendo su espalda sobre la cabecera …”siéntate aquí sobre mi…” susurró como dándole ahora él una nueva orden.
Erika empezó a masajear esa virilidad semi erecta que de inmediato respondió volviendo a ponerse en firme. La mujer estaba maravillada, este joven tenía una recuperación muy prodigiosa. Había estudiado que hay hombres que se preciaban, presumían de poderse echar varios polvos de manera continua, pero no lo había creído, pensaba que era simple vanidad y presunción. Ahora comprobaba, que si era cierto que alguien puede venirse y seguir erecto…solicita obedeció.
Por lo tanto, Erika sin chistar fue a  colocarse  en la posición requerida. Rodri, como todo un caballero le dejó espacio para que se sentara sobre el cómo cabalgándolo…y una vez en posición comenzar a restregarse sobre la envarada verga… él también se movía siguiéndole el ritmo en sus movimientos circulares…extasiado de tener sobre el a su buenísima amada…
…”ooohhhhh…d-dios…!”exclamó Erika que apoyada con ambas manos en los hombros de él…se dejaba caer hundiéndose por completo el erecto miembro de su jardinero…hasta que sus exquisitas nalgas hicieron contacto con los muslos de él…inicio un fuerte remolino, se movía como desposeída, ya giraba, ya para la derecha, ya para la izquierda, arriba, abajo, fuerte, duro, despacito, lentamente…era una muy buena maestra, sin duda alguna, empezó el mete saca, el plac, plac, plac, los murmullo y gemidos, ya babeaba por completo…hummmmm, ayyyyy, ayyyy, exquisitotooooo, ricoococoococo
…”muévete mamacita…” le ordeno, más bien casi le rogaba un ya sudoroso Rodri que con las manos sobre las grandes caderas y nalgas  de su jefa la invitaba  a que se dejara conducir por el…la cual obediente siguiendo las indicaciones manuales de su amigo comenzaba a restregarse primero con fuerza y poco a poco incrementar sus movimientos de avance y retroceso sobre la dureza infinita de esa verga  distinta que por tercera vez en su vida estaba dentro de ella…
…”l-Te gusta a-así…Rodrii…? gemía  caliente subiendo hasta casi extraerse el pene  de su interior y luego bajar restregándose y por consiguiente introducirse nuevamente el durísimo, húmedo vergón…repitiendo este procedimiento muchas veces mientras se apoyaba en pecho, hombros de ese joven, según eran sus movimientos. Apretaba con sus manos hasta dejar visibles huellas en Rodri, que seguía sudando a mares, pero cuya dureza iría para largo rato. Estuvieron así bastante tiempo, una sudorosa Erika, casi le sugirió, le rogo cambiar a otra pose, ya que al llevar ella el ritmo tanto de la anterior venida al darse de sentones y ahora de estarlo montándolo, requería de otra, en donde su amigo llevará la fuerza y enjundia…
 …”v-ven…voltéate…”exclamó Rodri instándola a que se pusiera en cuatro sobre la cama…a lo cual muy obediente se prestó bajándose de su semental solo para cambiar de posición, se vio reflejada en el espejo y le gusto lo que vió… apoyándose con una mano en el colchón, mientras con la otra dirigía la reluciente cabeza del enhiesto miembro justo en la entrada de sus húmedos labios vaginales…lentamente el pito del joven estudioso fue desapareciendo en su interior centímetro a centímetro para que poco a poco la fuera llenando hasta quedar completamente empalada…esperando luego cual fina yegua con la palpitante verga adentro… que su  jinete le jalara las riendas para empezar a galopar…
…”aahhhh!…”gimió al sentír como el hijo de su jardinero tomándola del cabello se lo jalaba hacía atrás dándole la señal de que podía empezar…por lo que soportando los ligeros jaloneos que este le daba se acomodó de tal manera que le fuera más fácil moverse circularmente y en diferentes direcciones…
 Apoyada ahora con las dos manos en la cama…se dejaba guiar por las manos de tan joven , pero innato y sabio amante, el cual se apoyaba con sus manos   en sus grandes y duras caderas…en movimientos de avance y retroceso…despacio y fuerte…según él quería…excitado veía las penetrables nalgas de su primer gran amor  acercarse y alejarse…en un momento dado volteaba a ver hacia el espejo para ver cómo se estaba cogiendo por primera vez a su amada, le gusto lo que vio, como los senos se bamboleaban al ritmo de la descomunal monta que le estaba poniendo…repegándose  a ella pasó sus manos por delante para apoderarse de sus exquisitos pechos los cuales una vez más se dio a la tarea de amasar a su antojo mientras la elegante mujer le paraba lo más que podía su culo, poniéndose durita para recibirlo,  dándole en otras palabras las nalgas…”aaahhhh!…aaahhhh!…”seguía gimiendo sin dejar de revolvérselo mientras volteaba a verlo de una manera por demás provocativa…
…”aaahhh!…ooohhhh!…aaahhhh!…!…”gimió nuestra heroína repetidamente cuando éste tomándola de las caderas la instaba a que por sí misma se penetrará la dura virilidad…a lo cual no se opuso comenzando a hacerlo primero con ritmo lento…era un poema ver aquél suculento cuerpazo meter y sacar ese pedazote de pene…apareciendo y desapareciendo la empapada verga de su nalgatorio…”asiiii, queriiiidoooo, Rodriiiiiii…?…”inquirió sensualmente sin dejar de penetrarse…dejándose caer cada vez con más fuerza…ahhhhhhh, ayyyyyy, ahummmmmmm, yyaaaaa, siguueeeee
…”te mueves riquísimo…m-mamacita…!”…susurró Rodri,,,,
Ayyyyyyy, ayyyyyyyyyyy…el segundo orgasmo , pero no el último de esa noche-madrugada llegaba como un estruendo para la hermosa rubia que desmadejada se dejó caer en la cama, haciendo con la inercia que su joven amante también se le recostará por completo y seguirla enculando con todas las fuerzas de su sano cuerpo, en un momento dado, sin dejar de seguirla penetrando con todo y de una forma por demás hábil, le paso por debajo del vientre un gran almohadón que tenía a su lado, con lo cual las nalgas de la mujer quedaron aún más alzadas y sin decir agua va, empezar a lamerle, succionarle, chuparle todo ese gran culo con su boca, lengua y manos, era un pulpo que no dejaba centímetro, ni pliegue ya del rosado orificio que emanaba un olor exquisito, la mujer era muy higiénica y hasta perfume se ponía ahí…Rodri quería probarle todo, era un teórico que quería pasar a la práctica en una sola sesión.
Incluso llego el momento en que el orificio anal claramente palpitaba, como que se movía teniendo vida propia, por lo cual ahora Rodri se  sienta echando su cuerpo levemente hacia atrás hasta el respaldo de la cama y apoyando sus manos al costado de su blanco, delgado, pero fuerte cuerpo. En esa posición, las piernas de Rodri  pueden estirarse o flexionarse según la comodidad que se disponga y su  cabeza la tenía  relajada sobre la cabecera.
Le pidió a Erika, que asumiera el rol activo de esta nueva pose: Mamiiittaa, quiero verte a los ojos directamente ahora que te enculare….siiiiiii?
Una cachonda Erika sudada, feliz, con ojos radiantes: Lo que quierrrass ppaaapiiitoo chulllooo, esta nocheeee soy tuyyyayaa, lo que tu quierasss hacer está bien para mi…
Es entonces que Erika pasa sus piernas por encima de su compañero y apoya sus brazos atrás del cuerpo. La estimulación previa de su “chiquito” fue suficiente y basta, nuevamente ella con su mano dirige el enhiesto pene del muchacho para írselo metiendo  poco a poco  en ese hueco sagrado.
Hummmmm,es muy grnnnaanndee,,, ardeeee un poquiiitooo,,, hummmmm, yaaaa estattaaaa, uyaaaaa, ufffff, assiisiiii, queee riccooooooo, riquiiiiisiiiimo,Ohhhhh Diooosssss
La mujer marca el ritmo o se pacta un encuentro pene-recto con un movimiento de ambos hacia el centro. Ya lento, ya rápido, el mete saca ahora en esta nueva pose inicio y continuo por un gran rato…
La mirada que ambos se daban era de un amor, cariño, estima, agradecimiento infinito, las edades no importaron, las diferencias sociales y económicas tampoco, solo eran un hombre y una mujer que estaban  gozando por completo.
Rodri estaba colorado ya,,,,llevaban buen rato en esa pose, diciéndose palabras cariñosas, para de repente pasar a palabras “calientes”….
Erika: dalleleleleel, hombresottteeteee, mi macccchoooooo,, culeaammemee como a unaaaa de tusss noviaaass, soyyy tu yegguuuaaaa, hummmmmm
Rodri: Ahhhhh, chullllalaaaa, eres mi mujeeerrrrr, miii yeguuuaaaa, dallee,ee,e, dalleleleee
Erika, culeammmee, culeeeammeee siemprrree, chiiquuuiiiitooo llegando a un tercer orgasmo al mismo tiempo  que Rodriii,, amoorrrrrr, yaaaaa le inundaba los intestinos con una fuerte derrama de semen que incluso empezó a salir de las suculentas nalgas de la mujer que maravillada veía la enorme cantidad de líquido que el joven le estaba surtiendo….uffffff……llevaban cerca de dos horas cogiendo como si se fuera a  acabar el mundo.
Era la segunda venida del joven y el tercer orgasmo de la hembra. Todavía continuaron cerca de otras dos horas cogiéndose, comiéndose, disfrutándose mutuamente. Fue una noche muy intensa, la más intensa en la vida de la mujer ya que al estar con una persona sana y que con la fortaleza de su edad podía darle batería fácilmente. Para ella, fue un bálsamo, un oasis, entre la tristeza de haber perdido a un hombre querido. Entendía que lo de ellos no podría ser de fijo, ya que prácticamente por espacio de un año y medio Rodrigo se iría del país, de hecho ya no lo podría ver los días siguientes. Sabía que había sido una noche inolvidable, pero que difícilmente se repetiría en el corto plazo.
Platicaron, platicaron largo y tendido, rieron, se entendieron, la madurez emocional del estudioso amante permitía que el tono y profundidad de la conversación fuera de un muy alto nivel. Llegaron a conocerse bastante. Rodri lo único que le pidió es que se cuidará y ambos acordaron que abrían la expectativa para que en un futuro, cuando él regresará se pudiera repetir la sesión si el caso lo ameritaba. El joven también entendió que había sido una noche ocasional y especial, entendió que era difícil el tener una relación, sin embargo, le estaba definitivamente agradecido de haber sido ella quien le ayudará a perder la virginidad.
Eran cerca de las 5 de la madrugada cuando una relajada, pero aún preocupada Erika salió furtivamente hacia su casa. La rubia se despidió y se volteó a besar con todo a su tercer hombre en su corta vida sexual. Su bella anatomía se dejaba adivinar a través de la pequeña bata que cubría su coqueto atuendo de dormir que por lo visto no se ocupó para ello…también eran impresionantes las ojeras que se cargaba…y unas partes más rosadas casi rojizas en hombros, cuello y parte de sus muslos de portento que empezaron  a caminar hacia su casa…entró despacito, cuando la voz de Esteban le asusto enormemente, dentro de la salita de recepción de la misma:
¡Con que el negro Luis también quería lo suyo contigo! Y ¡mira cuanto tiempo estuviste con el joven Rodrigo! Cerca de 6 horas, ¿Pues qué tanto hacían? Con un dejo de ironía…tomándola de pronto y señalándole las partes rojizas de la parte que se asomaba de los senos, le inquirió ¿Esto qué significa, Erika?
Erika reponiéndose muy rápido: Calma, ¿quién te crees para estarme espiando? , ¿Quién eres para juzgarme?
Clarito te dije que te cuidaras, sin duda te acabas de liar con el muchachito, ya van dos Erika…recuerda que tu suegro me pagaría muy bien esta información…
A Erika se le vino el ingrato recuerdo del inminente chantaje del padre de su esposo, por lo que enojada: ¡pues mira, va…no me importa nada, por mí puedes platicarle lo que quieras! Estaba pensando cómo podría librarla con el suegro, pero por ningún motivo dejaría que Esteban quisiera intimidarla…
Calma amiga, ya te dije que no hablare, solo te pido que te andes con cuidado. El negro ya se fue, el chaval por lo que se también, espero que ya te calmes…
Así es Esteban, pero por ningún motivo quiero que seas una especie de guardián…soy grandecita y se lo que hago, te quedo claro, para iniciar su recorrido al interior de la casa.
Calma, querida, ya sabes que solo quiero ayudar, le contesta un taimado Esteban.
Acaso dormiría una escasa hora y media, su esposo le regalo un nuevo CD, era el soundtrack de la película “Hecho en México” (Se trata de un documental que busca hacer reflexionar sobre la mexicanidad y mostrar la vida diaria de los mexicanos más allá de las noticias negativas que se esconde en la vida diaria) que recién juntos habían ido al cine a ver.
Como en casi todo evento del país, el hecho de que dicho documental fuera dirigido por un extranjero y patrocinado por Televisa despertó opiniones encontradas, siendo muy fuertes las críticas de los “supuestos expertos”, a ella le gustó mucho por la música tan bella, lo colorido de los lugares y paisajes, los buenos artistas que salen. Su opinión era que se trataba de un buen documental que proyecta visual y oralmente un México bello y hermoso.
Le había impactado las imágenes, los lugares, la música y la creatividad del pueblo mexicano. Una de las canciones que más recordaba era una cantada por Natalia Lafourcade y Emmanuel del Real (Meme de Café Tacuba): “Cuando llegare” que expresaba su sentimiento de poder tener el apoyo ya no solo de buen sexo, sino emocional y moral de un hombre.
Claro que no podía platicar con su esposo de lo que estaba a punto de vivir con su suegro. Consideraba que sería inminente el tener que someterse a su chantaje. No veía alternativa, ni salida alguna, tenía todas las de perder, por ninguna razón podía permitir que sus padres vieran esos videos. Se morirían de la vergüenza. Ni que decir de sus hermanos e incluso si sus hijos, Ufff maldito Don José…Meditando escuchaba a Lafourcade y al Meme…
Había un árbol tan poderoso
Que cuando dormía hacia un ruido extraño
Tenía historias de amor escondidas,
Unas robadas, otras pérdidas
No sé a dónde va el destino
Si regalo mi cariño, si regalo mi cariño
No sé dónde va el destino
Caminando dando un paseo
Pisando muy fuerte, Pedí un deseo
Hierba sonaba, hacía calor
Cuando llovía, Nacía una flor
Cuando llegare, cuando llegaras
Cuando llegare, cuando cuando llegaras
Cuando encontré la orilla del rio
Mire en el reflejo una luz deslumbrante
Tan brillante la luz en el rio
Es lo que me guía por este camino
Si a la virgen le pidiera que tal vez tú me quisieras
Que tal vez tú me quisieras
Si a la virgen le pidiera
A veces pregunto si lo que me dieron
Tiene  sentido, algún motivo
Sé que al final este es mi destino
Mientras lo acepte lo lleve conmigo
Cuando llegare, cuando llegaras
Cuando llegare, cuando cuando  llegaras
Esto es lo que soy, esto es lo que doy
Esto yo seré, por nada lo cambiare
A veces pregunto si lo que me dieron
Tiene sentido algún motivo
 Sé que al final este es mi destino
Mientras lo acepte lo lleve conmigo
Cuando llegare, cuando llegaras
Cuando llegare, cuando cuando  llegaras
Esto es lo que soy, esto es lo que doy
Esto yo seré, por nada lo cambiare
Sonó su celular, que raro, tan temprano…contesto de inmediato…era su suegro…
PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:
 
¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!