Parte 5
Por esa manera de caminar, su escultural y apetitoso cuerpo sobresalía si se puede aún más a través de su minivestido. El saber que iban a realizar el acto carnal, acto ancestral de todo ser vivo, la imagen era más atractiva para los hombres que evidentemente sabían a lo que esos dos estaban.
Vio con claridad cuando al salir los tres hombres y Luis cuchicheaban entre ellos. Roger estaba como distraído y distante
Erika debía reconocer muy a su pesar que se encontraba sumamente excitada, el hecho de saber que sería observada por cuatro hombres en el acto la enervaba, no se podía explicar ello, no encontraba argumentos de peso, sin quererlo, movía más cadenciosamente si es que se podía su apetitoso trasero, diversos hombres se les atravesaron en su trayecto sin dejar de lanzar miradas de envidia al hombre y de deseo insano en la mujer. Ella hasta sonreía para sí por el enorme poder, sabedora del cuerpo que se portaba.
Roger estaba en lo suyo, solo ella era capaz de percibir el tremendo olor a sexo que se respiraba por todo el pueblito y el caminito a la playa. Parejas besándose, mujeres vestidas igual que ella o aún más descocadamente, evidentes pirujas que vendían sus caricias al mejor postor. Hasta una zona de travestis atravesaron, en donde varios hombres indecisos, como seleccionando a cuál de ellos (as) tomarían. Dos o tres si parecían auténticas mujeres de curvas peligrosas.
Erika caminaba despacio apoyándose del brazo de su hombre, sin dejar de pensar todo lo que le estaba pasando, pero aceptando que estos días eran para gozar y aprender a plenitud. Sin saber la explicación, solo atinaba a recordar a uno de sus profesores preferidos de la Universidad, el Maestro Raymundo que cariñosamente siempre le decía que se parecía a actrices, que su figura y rostro eran muy parecidos a estrellas internacionales, aunque antiguas, eso siempre le causo risa y gracia.
Recordaba que había visto una película en donde una de esas actrices con quien la comparaba su docente, vestía como ahora ella estaba y que caminaba por una ciudad de noche, creo que era la mexicana Fanny Cano o la europea Elke Sommer. Se reía porque eran actrices antiguas, no de su época, aunque dicho profesor le explicaba que no tenía la figura prototipo actual, muy delgada, de piernas más bien esbeltas (casi tirando a flacas), aunque si de senos y glúteos prominentes…dichas mujeres eran más exuberantes, más balanceadas en su estructura, en su anatomía, por eso incluso en clase se le tomo como modelo para el dibujo artístico e industrial que tenían que realizar. También Tío Alberto a veces de cariño le decía, que era su “italianita” por el parecido que tenía a los cuerpos de las famosas divas del neorrealismo italiano de los 60 y 70 como la Loren o su “gauchita” ya que también la comparaba con dos actrices de la Argentina: una rubia platinada de nombre Libertad Leblanc y otra trigüeña Isabel Sarli.
También recordaba como una de sus amigas “traidoras” la había comparado con una modelo venezolana actual de nombre Gabriela Vergara, que ciertamente rompía el molde de senos grandes, culos respingones, pero de piernitas flacas, era proporcionada, aunque ella ya se sabía mucho mejor que ella.
A todas ellas de pura curiosidad las visito en google “imágenes” para ver que ciertamente de cuerpo eran parecidas, pero nunca como hoy estaba plenamente consciente de lo que tenía como arma de poder, nunca le había dado la menor importancia, descubría ahora como hasta comparaba con sus amigas y otras mujeres, siendo cierto lo que su Profe Ray y Tío Alberto de que no se le podía comparar con modelos actuales, si no solo con cuerpos más de modelos antiguas, que tenían curvas totalmente proporcionadas, que eran naturales, que eran más suculentos para el ojo y paladar masculino podía notar ahora con toda perfección.
La mujer no se explicaba como de pronto a su mente se venían recuerdos antiguos con los recién vividos en donde se estremecía al volver a sentir como en el mar Roger la empalaba con fuerza, arriba abajo, de lado a lado, hasta hacerle llegar a un orgasmo bestial cuyo grito de victoria fue solo escuchado por las gaviotas y las suaves olas del mar.
Recordaba la sesión de la hamaca en donde el cuñado de Roger los vio, luego como en la cama hacían crujirla por los empellones que se daban hasta casi pensar que se rompería en cualquier instante la misma, como ya sin pena gritaba, gemía con todo su ser las enormes sensaciones y placer que este hombre que podría ser su padre le había sabido procurar.
Agradecida se cobijó en él para apagar el calor que le producían las miradas perversas de los pueblerinos, sabedora que terminaría dándole una vez más sus intimidades a Roger sin menoscabo alguno de ser observada por esos hombres negros.  Deseaba poder ser sodomizada por segunda vez en su vida, no habían probado esa forma todavía y no quería dejar pasar más de largo…su primera vez fue sensacional y como quien ya prueba una vez le gusta, desea saber más y volver a degustar, debía aceptar que le gustaba ser observada, ya le halagaban los piropos que nunca apreció, se supo un tanto perversa. Entendió porque a veces le decían que era provocadora.
Se llegaron a la cabaña. Roger se dirigió al interior para prender la luz de un farol y de unas velas, pero Erika lo detuvo, diciendo que era preferible que estuviera en penumbras, aunque prácticamente se podía ver con claridad ya que la luna estaba en lo más alto dando su mágica luz con todo esplendor. Por lo tanto, este le ofreció un trago más, instantes que se fue hacia una especie de cómoda dando la espalda a la entrada y a dos intentos de ventanales que tenía la estancia. Erika aprovecho para asomarse a la puerta, solo observo el mar, las palmeras agitándose por el suave y cálido viento, debía reconocer maravillada que hasta se sintió un tanto defraudada al no ver a nadie, estaba deseosa de exhibirse, de dar espectáculo gratis a esa gente por única y sola vez, se justificaba a sí misma, sabedora de que es poco probable de que regrese a ese lugar.
Al ir a la ventana, pudo ver que los hombres ya estaban en el lugar, solo que estaban por debajo de la cabaña que estaba un tanto alzada del piso del suelo, en donde fácilmente podía caber una persona acostada. Incluso Luis le hizo un guiño con el ojo, alzando un pulgar como en señal de aprobación, otro hombre sonreía, los otros tenían  miradas cargadas de fuego y de deseo. Los desgraciados mirones hasta le hicieron señas y le enseñaron como llevaban una especie de sabana oscura para taparse en caso de que el hombre los pudiera ver.
Ella solo atino a sonreírles coquetamente haciéndoles una señal con sus deditos en su boca, como pidiéndoles silencio y “respeto”.
¡Cariño! Sabes de que tengo ganas, empezó a decirle Erika a Roger…pegándosele por detrás para abrazarlo poniendo sus tetas en la espalda de él…
Tengo ganas de que me culees…quiero saber si lo de la primera vez fue cierto o producto de mi calentura y miedo en tu casa.
Roger le dio el trago, como que estaba a punto de decirle algo, pero solo alcanzo a besarla tiernamente, lo que sorprendió a la mujer que esperaba más calor e intensidad.
¿Tienes algo, papi? ¿Quieres que te de un masaje?
Roger como con pesar solo atinaba a aumentar de intensidad sus besos, que poco a poco fueron llegando al nivel que la caliente hembra anhelaba. Empezaron un faje de campeonato, se devoraban el uno al otro. Ahora sí, Roger estaba con todo, era intenso, lo sintió mucho más intenso que en las otras y escasas aún ocasiones.
Erika que al ser más baja que él, de vez en vez bajaba su rostro para apoyarlo en el pecho de su hombre, para que con sus amielados ojos pudiera ver la cara de satisfacción y gusto con que los hombres tirados debajo de la cabaña tenían. Los cuatro ya se estaban masturbando, los cuatro poseían virilidades enormes. Erika entonces tomo como verdad el dicho de que los negros la tienen grande.
Erika: Cielo, quiero que esta noche sea la más especial de todas las que hemos tenido, quiero que me enseñes todo, por favooorr, enseñammmelo todo, sorprendeme…como haciendo una invitación a los otros hombres, quería excitarlos, quería hacerles ver su poder, ella era la que estaba eligiendo dárselas a Roger y no a cualquier hombre, ella había decidido hacer este viaje y ella les estaba dando chance solo de ver.
Erika, continuó diciéndole ahora bajito al oído: Quiero que la fantasía inunde esta noche, que sea especial, tu sígueme la onda, por favor cúmpleme este caprichito…si, mi reyyy…
Roger que era un tipo muy serio y formal, pero que sabedor de que estaba ante una diosa viviente, también ya prendido y concentrado en lo que hacía fue solicito en pedir: Güera, hoy quiero también que me sorprendas tú…quiero que tú también tomes la iniciativa, solo me gustaría hacer algo que nunca he hecho en mi vida, casi como con pena, con cierto grado de vergüenza…
Erika, que extasiada ante esta situación ya que ella podría también abrirse ya a plenitud: ¿Qué quiere mi papito chulo que le haga, estoy dispuesta a tooododoo? Entiéndelo, todoooo…ya le estaba gustando en demasía el jueguito a la hembra avarienta de placer.
Roger: quiero que bailes para mí, que me hagas un striptease, como si fueras una teibolera, una verdadera puta…sí, mamita…que rica estas para darle una sonora nalgada a la mujer, que ahora ya caliente, le contesta: Si mi rey, pero primero dame mis nalgadas por portarme mal, colocando sus manos sobre la mesa, abrirse de piernas, parar lo más que podía su nalgatorio meneándolo como lo hacen las perras en brama diciéndole: Sabes amor, me porte un poco mal, estuve provocando a los hombres en el bar, reconozco que me he portado mal, por eso castígame, dame mis nalgadas, es que esos negros no dejaban de lanzarme piropos mientras no estabas y yo pues no soy de palo y más los provocaba…tuve que bailar con Luis y el me hizo sentir su virilidad…
Roger que ya le daba sus nalgadas, por cierto, fuertes, para que en la soledad de la noche ya que en esta ocasión no había música de por medio: Que más hiciste putita…ehhh…te encanta andar provocando a los hombres, hey, por eso andas vestida así como piruja, para levantarle el micro vestido dejándole el liguero y la tanga y continuar con las nalgadas que acompañaba con tremendos agarrones a las montañas de carne, carne humana de un color blanco que resaltaba contra las morenas manos del hombre y de la tenue oscuridad..plac, plac, plac, plac
Erika que sonreía a más no poder de gozo, ahhh, ahhh, asiiii papppii ya me voy a portar bien…yyya no annnadddarree de pirruujjjaaaa.ahhhh, ayyyyyyy, ya profeeee, ya me voy a portarrr bieennn
Volteaba hacia abajo ocultándose con su cabellera rubia de la mirada de Roger que por estar maravillado en el culo ya rosado de su mujer no se percataba de que ella con toda claridad  podía ver hacia debajo de las maderas ya mal colocadas por el trajín del salitre y la humedad en el piso por donde había rendijas que resaltaban los cuerpos desnudos de los hombres que con unos ojos abiertos como platos podían ver a todo color las piernas y entrepierna de la mujer, así como la nalgeada que le estaban dando…Erika podía percibir y hasta oler el fuerte perfume de hombre que emanaban de esas cuatro grandes vergas, las más grandes que había visto en su vida…la forma en que se estaban pajeando era de una fuerza bruta tremenda.
Yaaaaa, ppappaiiii solloo baillele con élellel, perooo es que sentii que susu vergggag a erara muyyyy grnannnndee, muyyy grandeeeee
Roger que ya estaba desquiciado ante lo caliente del inicio al escarceo y ya con ganas de todo, porque en el mar no se había venido, tomando aire se fue a sentar a un sillón para tomar una guitarra quien sabe de dónde y empezar a tocar con habilidad un ritmo muy bailable…Vamooss chiquiitaaa, estaa nochehee no te la vas a acabar, me reserve para ella…a bailar que la casa pierde…al estar concentrado en la tocada no pudo ver la cara  que Erika puso, quedando por un momento impactada…en las ventanas que le daban precisamente la espalda de su macho, se asomaban las caras de los dos sobrinos…y en la otra la de la sobrina con un hombre que al parecer era su pareja ya que alternadamente se besaban…Carajo…si esto ya es una función pública pensó la mujer…al ver que Roger estaba tan concentrado, pensó pues qué más da…si son cuatro que sean ocho o más los que vean la clase de mujerón que soy…al estar un tanto mareada y sin tapujos de por medio empezó un suave baile, es excelente, ya que practico danza jazz y clásica por un buen tiempo, así que combinando lo que había estudiado del tema más su caliente sentir empezó a bailar como la mejor de las suripantas de Babilonia, que decir, de Sodoma y Gomorra, al ritmo de la guitarra se fue acercando y desvistiéndose de a poco hasta llegar a donde Roger ya con la mirada pérdida solo en su hembra no se daba cuenta de que ocho personas más estaban con ellos.
Recordó a otras actrices: Angélica Chahín y Sasha Montenegro que sin ser la gran cosa se caracterizaban por salir de ficheras, putas, bailarinas en las películas mexicanas de los 70 y 80 en donde se popularizo el llamado cine de ficheras….bailaba lo mejor que podía, ya solo estaba en zapatillas , tanga y liguero, ya su brasier no estaba en su lugar, sus senos relucían a la luz de la luna…
De pronto, Roger empezó a cantar:
Que no somos
iguales dice la gente
que tu vida y mi vida
se van a perder
que yo soy un canalla
y que tu eres decente
que dos seres distintos
no se pueden querer
Pero yo ya te quise
y no te olvido
y morir en tus brazos
es mi ilusión
yo no entiendo esas cosas
de las clases sociales
sólo se que me quieres
y te quiero yo
Erika paro para pasar sus piernas sobre el regazo de su hombre preguntando: Guaaa, tocas y cantas tan bien como coges papi…¿Cómo se llama esa canción? No la había escuchado…
Se llama “Vamonos” de José Alfredo Jiménez y expresa lo que siento ya mamita, te quiero, te necesito, gracias mi amor, para empezar a sobar con frenesí culo, cintura y espalda de la rubia que ante el inesperado arrebato de pasión le quita suavemente la guitarra para iniciar un movimiento oscilatorio con sus caderas sobre la virilidad de él, besarlo con toda la pasión que podía…le encantaban esos labios finos, ese olor a menta y a limpio que ese hombre tan mayor a ella tenía, 22 años exactos son los que separan a uno del otro, mismos que no son nada notorios en esos instantes.
Cual si fuera un privado de un table dance, Erika se removía como licuadora, rebotaba en la dura virilidad del otro que atinaba a meter mano en donde podía, prácticamente le arranco el tanga tirándolo sin darse cuenta que uno de los negros estiro su mano entre las maderas para tomarlo de inmediato cual si fuera un gran premio, acto que a Erika no le pasó desapercibido.
Roger se puso de pie cargando a la mujer del culo, ella aferrada a él de sus hombros, así estuvieron besándose, sus lenguas se transaban en una dura batalla, sin más el hombre se sentó en el mismo suelo flexionándose y depositando con cuidado a la mujer que de inmediato sintió como los dedos curiosos e intrépidos de alguno de los hombres, vio que eran los de Luis rozaban sus nalgas ya libres y sus muslos posteriores como dando pequeños piquetes ya que no podían abarcar gran espacio de su piel. Al quedar ella prácticamente encima de este hombre, solo separados por la madera, Roger no podía apreciarlo ya que él solo tenía ojos para su nueva hembra, su nueva yegua.
A tal efecto, Roger se paró un momento virando con cierta lentitud al sentirse un tanto acalambrado por la cargada y la posición, instantes que aprovecho la atribulada Erika para mandar un claro mensaje con sus ojos y manos a los mirones de afuera para que se ocultarán en ese momento…todo era un juego erótico para ella.
Roger se colocó una almohada sobre sus sentaderas ya que se probarían una nueva posición.
Recostado sobre dicha almohada se sentó con las piernas flexionadas y un poco abiertas. Así movió a Erika para que  se sentara en el espacio que él forma con su cuerpo. Con la ayuda de sus manos, el hombre acomodó a la rubia que con ojos entrecerrados ya adivinaba el nuevo empalamiento en la erección firme, grado máximo de Roger, iniciando así un nuevo saca y mete de cara a cara.
Erika recibía además las caricias ya con mano completa de Luis que en un acto de flexibilidad y fuerza había sacado sus manos por completo de las maderas e incluso con su boca alcanzaba a dar pequeños mordiscos y chupetones a los glúteos exquisitos de esa hembra que con su misma anatomía, sus senos, su bello rostro hacia que su penetrador no se percatara de que por la retaguardia también era atacada y manoseada a placer llano.
El mete saca era lento, rápido, otra vez lento, otra vez rápido, uno, dos, tres, cuatro,,,esa obsesión de analizar y comparar por momentos, aunque el placer era tremendo para la mujer que en arrebatos de pasión pronunciaba ya palabras más candentes…
Ayyyyy, ayyyy, hummmm, hummmm ricococo papppitotto siguueuuee metiendodood, siguuuee agarrandoood , soyyyy tuuuu puuytttttaaa, ttuuu mujejrrr, tu yeguuuuaa, lo quee tu qieeiirass soyyyy
Por su parte Roger no se quedaba atrás ya que también en la misma sintonía del juego de esa triunfal noche de oreja y rabo, le decía con voz ronca casi ininteligible….mmammamitttaa, que bien lo muevesss,, erssss toda unnaa putitiitaaaa….tommamaa, eresss mi mujeerr….soyy tu maccchooo
Así mismo, el casi negro Luis masajeaba a gusto uno a uno los glúteos duros, firmes, atractivos, de suave piel que se estiraba por el movimiento de atrás hacia adelante, o que en forma oscilatorio hacia e  incluso jugueteaba con el orifico anal, llegando a meter uno de sus dedos grandes y largos en el mismo, con lo cual el primer orgasmo de la hembra llego con toda nitidez a todos los mirones que expectantes le escucharon decir:
Ayyyyy, soyyyy tuyyyya siemrprreee. Ayyyyy, ayyyyy, hummmm, hummmm
Roger de alguna manera  controlaba  el ritmo y la intensidad de la penetración, pero la hembra de pronto siguió como si estuviera poseída por el mismo demonio para seguir y seguir penetrándose a un grado en que se detuvo para tomar aire y descansar:  ayyy..humm  sus gemiditos bajaron de intensidad, el sudor de su cuerpo ya le daba tintes como de haberse bañado.
Ahora Roger para mitigar su cansancio tomo las piernas de ella para apoyarlas suavemente en sus hombros para lo cual la tuvo que semi acostar, para ello le paso una almohada más para su espalda. De esa manera el llevaría la fuerza de la penetración, ahora ella acostada y el con sus piernas en sus hombros la empezó a bombear despacio, luego subir de a pronto la intensidad.
Otra vez su orificio anal quedaba expuesto a las manos de Luis que ágilmente ya se había movido en el entresuelo para quedar acomodado de tal manera que hasta la lengua larga y rasposa le llegaba a dar de lengüetazos tal cual fuera un perro en las nalgas de la mujer, que ya fuera de control: Ahhhhyy, sigueeee,, sigueuuee, tu llelgagga a dondeee quierass….ayyyyyyy
Fue tanta la ensalivación y dedeo en la parte trasera de la mujer que arrebatada le dice a Roger: Papppii ya dame por el cullooo, estoyyy listaaa, no importattata , tu dammemee ahorrraaa por ahhiiii, romppepeemmeee, matamammmee, perooo no me dejejjes de darrrr poroor favoror Rogeerr, proffeeee
Roger que estaba haciendo esfuerzos sobrehumanos para detener su corrida, le ayudo a levantarse para ponerla en la mesa donde la nalgeo anteriormente dando de lado a los ventanales, solo ella de reojo vio como ya la sobrina de su hombre y su novio estaban haciendo el amor también, los sobrinos quee…se estaban cogiendo entre los dos a una aparente prostituta por la forma en que estaba semivestida y su maquillaje….ya no estaban tan atentos a lo de la estancia, ella pudo ver todo esto con bastante claridad, ya que estaban un tanto alejados ya de las ventanas, su hombre estaba concentrado en la sodomización inminente…la segunda en su vida de casi 33 años.
Roger la puso de pie ya que al estar con zapatillas aun le quedaba justo a la altura de su pene y así podérsela coger a gusto sin necesidad de estirarse: Chiquiiittataa., puttaaa, ahí te voyyy,,,aguantee, seraa a puño limpio
La hembra que ya estaba ciertamente dilatadita por el otro, había alcanzado a limpiarse con su mano los restos de saliva y untarse de sus propios líquidos: yaaa mi cielelo, mira me puse de mis jugos para no sentirrrr tan feoooo…ya no alcanzo a terminar ya que Roger en un dejo de locura se la dejo ir con todo…
Ayyyyyyy, bruutoototooo,, cabrororoonnn, me sorprenndisisiste ahorara siiii, cabrorooonnnn dulellelel, quitttata, quiiita, ahhhhhhh
Roger: así lo querías no chulita….se ve que nunca te han dado caña como ahora….por eso andabas de buscona el otro día,.,,heee eputititiitia, tu maridooo la ha de tener chiquittaa…el hombre ya estaba fuera de sí, estaba super caliente…y a quien no, se imaginan que en bandeja de plata se te ofreciera una mujer como la afamada actriz de la época dorada de Hollywood Kim Novak (jóvenes vean la película Picnic en el baile nocturno que hace esa ninfa de Novak y sabrán lo que es erotismo puro en un cuerpo de diosa salvaje rubia o la película Vértigo del maestro del suspenso con James Stewart como su marido, uffff…antes también había sensualidad pura en el cine) ..uffff revivía hasta los muertos, esas y esta si eran viejas de verdad.
¿Qué más hiciste con el negro Luis? Le pregunto…
Plac, plac, plac el sonido de los embistes del hombre sobre los acojinados, grandes y duros glúteos de la hembra eran delicia para los negros que seguían en lo suyo, Erika al estar agachada podía seguir viendo ya con sus ojos vidriosos con ciertas lagrimas por el dolor inicial del enculamiento sorpresivo…Nadaddaa mi reyyyy solo le dejjee que me  sobararraa un pocoocooo…las nalggasss
Asiiii, asiii fueeeerteee,,,dándole más duro, durisimoo…el plac, plac, plac aumento al doble de sonoridad….
Ayyyyy, siiii, siiii asiii le dejejejeeee..ahuiuuu, hummmm
El acople fue más duro, intenso en toda la magnitud, los senos de la rubia se llegaron a aplastar contra la mesa, su rostro ladeado y babeante ya solo gemía de un placer indescriptible…de pronto ante su sorpresa, su varón la tomo de los brazos para levantarla haciéndole acomodar en el piso colocando en sus rodillas de nueva cuenta la almohada y ya en posición de perrito, volvérsela a mandar de un solo tirón en su pequeño orificio rosado oscuro que palpitando en medio de sus magníficas montañas de carne que ya ansiaban a su oradador, el mete saca continuo, solo que ahora la cara de la mujer daba directamente a la cara del negro Luis que con una sonrisa triunfal veía a todo color el increíble acto de sodomización de esa exquisita mujer…
Plac, plac, plac, uno, dos, tres, llevaba ya como cerca de cincuenta empellones, un orgasmo múltiple le llego a la mujer…hummmm, hummm, ahiiiii, ayyyyyy, ayyyyyy, gemía con una cachondería de mil….el hombre también finalmente estallo profiriendo un gruñido animal.
Reponiéndose abrazados cual tiernos amantes en la cama, la mujer pudo ver cuando los mirones de las ventanas se retiraban, ufff,,, la libre por ahí, pensó.
También vio las siluetas de hombres saliendo…uffff, al finnn…que calentura, se decía a sí misma en su atribulada mente….pero ya paso, se reconforto la mujer que ahora se encontraba como en un trance de relajación.
Roger se durmió apaciblemente rodeando a su mujer, de hecho primero le empezó a cantar al oído canciones tales como “Si nos dejan” “Amanecí otra vez entre tus brazos”… hasta quedarse dormido…la mujer suavemente se retiró de su lecho para revisar que todo estuviera bien en la cabaña…estaba desnuda, solo con su liguero y medias puestas…agradeció que ya no había nadie en el resuelo, se asomó a la puerta para verificar, cuando de pronto se sintió jalada por unos fuertes brazos que no eran otros que los del cuñado de Roger.
Luis la jaló hacia él, estaba completamente desnudo y seguía empalado, su enorme verga hasta se cimbraba de lo erecta que se mantenía, la mujer solo atinó asustada a decir: pero que te creeesss…
El hombretón con su peculiar estilo jarocho de hablar, le lanzo como si fuera lumbre en su oído esta advertencia: ¡Mira aquellos ya se fueron, pero a una llamada mía, vienen y matan a Rogelio, así de fácil, ya los convencí de que no molestarán, pero tú y yo tenemos un pollito que comernos, mi negra santa para ya atraerla por completo hacia él tomándola de su culo, al cual con sus manazas empezaba a amasar cual si fuera masa de tortillas o de pan, con su quemante boca se prendió a los pezones de la miedosa mujer que trataba de salirse de ese abrazo infernal que le quemaba,  ya que podía sentir como su adolorido pero gustoso ano, así como sus pezones se cimbraban otra vez de emoción, sobre todo porque su vista no podía dejar de ver, cual hipnotizada serpiente a su amaestrador, la enorme y ancha verga de ese hombre.
Hummm, quittatta cabrónn, so pedazo de puttaaa….
Quietatta chiquiitta, vamooss a completarra la faennna
El hombre sujetándola de las nalgas se la subió con más facilidad que cualquiera hombre hasta ese momento de su vida, más fácil que Rogelio y cargándola la saco por completo de la casa para irse hacia unos matorrales cercanos…la mujer pataleaba, pero solo lograba golpear las piernas del negrotón, así como con sus manos intentaba zafarse solo logrando golpear con menor impacto el fuerte pecho de Luis que burlándose ya…Negrita, ahora si vas a ver las estrellas, este negro santo tiene mucho más aguante, viste que no me he venido aun, jajaja todos se vinieron menos yo…tengo pa darte largo rato…
Erika al punto de llanto, no quería despertar a Roger, sabía que este cabrón podía hacer realidad lo de matarlo, sabía que en la clase baja y aún en la media, ocasionalmente en la alta del país son comunes los asesinatos. Los titulares de los periódicos de poca monta casi a diario tenían títulos que siempre le parecieron estrafalarios, tales como: “Hombre asesina a amante metiéndole 15 puñaladas”, “Violada, muerta y arrojada a los perros”, “Destripado aparece en canal”, y así por el estilo.
Recordó en su ágil mente el famoso caso de una pareja de novios adolescentes de la clase media alta en Monterrey en donde el novio fue preso acusado de matar a los hermanitos pequeños. Nunca se supo a ciencia cierta  la verdad, muchos sospecharon de la novia, la hermana de los niños o incluso de la mamá que otros aseguraban era amante del chavo preso. Recordaba que el apellido de la novia y de la mamá era Peña. Que cosas se le ocurrían en ese instante, igual que el actual y reciente Presidente de México Enrique Peña Nieto, con lo cual se le vino a la mente su Rogelio por el mismo peinado que usaban.
Rogellio…estuvo a punto de gritar, cuando el negro con su boca le tapo la suya en un beso profundo de lengua que casi la ahoga por lo sorpresivo del movimiento…como la cargaba con fuerza, pues solo hacia evidente su enorme potencia física.
Ella recuperándose de su aliento, escucho eso sí con claridad como él le decía: No le busques güerita negra, mira allá están los compas, dirigiendo esos ojos cargados de deseo animal hacia otro extremo…Erika de inmediato volteo para con horror ver que los hombres estaban de pie ya vestidos y con sendos machetes en sus manos, uno de ellos incluso lo abanicó con actitud marcial en el aire.
Erika guardo silencio y agacho la mirada, jejjeje ya te lo decía yo, este negro se va a cenar  mujer blanca, jajajaja
La casi tumbo sobre la hierba escasa que se combinaba con la arena de la playa del mar, para ponerse de inmediato sobre ella, apartando sus majestuosas piernas y empezar a soplar, lamer, succionar, chupar, lambetear, degustar, comer con boca y dedos la intimidad recién humedecida de la mujer por el fragor anterior en la cabaña con Roger.
La mujer ya sollozaba quedamente: Porrr favooroor, respetammee, soy la mujer de Rogeer….no podía acompletar las palabras ya que descargas eléctricas la recorrían…no pudo evitar muy a su pesar emitir ya gemidos…hummm ayyyyy, pararara porrr favoorrr soy cassadddda se le escapo….La habían presentado ante todos como la mujer de Roger, pero no se habían dado más datos sobre ella…ahora se le escapaba esa indiscreción.
El cuñado también recorría con sus manos todo lo que podía abarcar de esa sudorosa piel, suave , bella, blanca, reluciente, el olor y sabor que desprendía esa mujer era simplemente el mejor que había tenido ese hombre aficionado a las mujeres. Muchas habían pasado por sus armas, pero ninguna del talante de esta hembra de fuego que empezaba a convulsionarse.
Luis sabía lo que hacía, con lengua llegaba a intimidades que en las anteriores prácticas no habían llegado ni el policía Mario, ni el mismo Rogelio.
Al querer defenderse, la mujer se había mantenido de su torso semierguida, pero al recibir tal tratamiento cual mujer que ya casi se entrega tuvo que recostarse sobre la hierba, ya su cabeza estaba en el suelo. Solo escuchaba el glog, glog, glog, glog, sus propios gemidos, así como la cabecita y su cabellera hacían un ruidito al estar moviéndose  de un lado a otro por los placeres que estaba recibiendo
Su mente no se entregaba, por lo que sus réplicas continuaban: yaaaa, yyyay ess sufiicienette, pararraa, porrr favororr, siissiisisis
A la mente se le vino una estadística que había estudiado: “México se encontraba entre los 10 países en donde sus habitantes tienen sexo con frecuencia y es la segunda nación en cuanto al nivel de satisfacción”. Sentía que estaba a punto de ser parte de la estadística…todo se le estaba saliendo de control, lagrimas gruesas de impotencia salían de sus bellos ojos.
Rogererre despeierrtttaa,,,porrr favoororr
Ahhhhh, ahhhhhh, cabrororoonnnn dejjajjaja , ahiiiii siiiiii, siiii, siiassssi, nooooo, pororr diooooss, noooooo yayyayyaa
La ambigüedad de sensaciones en la mujer, la extraña combinación de que su cuerpo siente y su mente sigue trabajando, la tomaron desprevenida ante el tremendo orgasmo que ese otro hombre le provoco.
Se desmadejo, dejando ya de luchar  y pensando que era inevitable que este la tomara ya…Ni modo, pensaba, me toco perder…incluso se medio acomodo para empezar a abrir sus piernas al máximo tratando así de prever el inminente dolor que sufriría al recibir tal tamaño en su vientre.
El hombre riéndose ya a carcajada se pone de pie, para mostrar su potencia diciéndole: Bueno, güerita chula es tu turno, a chupar una verdadera pija, moviéndosela efusivamente frente a ella.


Erika pensó que tal vez si lo hacía venirse se salvaría de ser violada…así que resignada se arrodillo delante de ese abusivo para empezar a tratar de darle una buena mamada…tuvo dificultades para hacerlo, apenas si cabía en su boca, su sabor era muy salado, como pudo se aplicó lo mejor que podía…su mente aún no era conquistada, si hacía esto era solo por salvar a su viejo de ser asesinado por estos malditos…
Sus justificaciones mentales no la excusaban de empezar a calentarse, debía reconocer que la fuerza de la erección, más que el tamaño en sí, era lo que la tenía maravillada, nunca había sentido un pene tan duro, tan firme, parecía que no pudiera bajársele dicha firmeza por lo que tomando sus manitas las empezó a alternar para empezar a masturbarlo para ver si de esa manera lograba el triunfo de hacerlo venir…
El hombre ya tenía los ojos en blanco, no era muy listo, solo era fuerza bruta queriendo abrirse camino en el vendaval de sexo que auguraba  en su mente…por lo que pensaba gozar lo más que pudiera con ese mujerón, llevándosela con calma…pensaba tener el tiempo suficiente para cogérsela con todo…
La mujer arremetía con todo, ya estaba en lo suyo, estaba caliente, y no dejaría de pasar esta opción de disfrutar, aunque tenía enorme expectativa de poder evitar la cogida al hacer venir al hombre y de esa manera ganar tiempo para ir con Roger…
Glug, glug, glug, incluso la mujer atrevida empezó a pasar sus senos sobre la erección, a realizar lo que se conoce como una “cubana”…ya sus ojos no dejaban de mirar a Luis  como diciéndole: Ya ventte….por lo que también empezó a usar su voz…con el mayor grado de sensualidad que podía: Anddaaa ppapiii echamemmelos en mi caraa, andda cumplemememe ese capricccjjjhooo y sere tuyyayaaaa
Así continuaron por un tiempo que le parecía ser una eternidad a la mujer llenándola de más paradojas, le gustaba  pero no quería seguir avanzando, no quería darle las nalgas a ese hombre.
Pero la virilidad no bajaba, al contrario parecía hincharse aún más ese miembro…por lo que sonriendo el negro la paro con sus manos en seco para decirle: Ahora si mamita prepárate porque este jarocho te va a dar con todo…tu elige putita como quieres ser llevada hasta el cielo..jajaja
Erika intento hacerlo cambiar de opinión: Anda negrito, échamelos a mí, y después haremos lo que quieras, pero primero déjame seguirte gozando.
Luis que ya iba por todo: Nada chiquita, este negro ya quiere entrar en tu cuquita, así que escoge mi negra santa, ya sabes por allá andan mis compas q a un aviso mío entran en acción
Erika totalmente asustada solo atino estando arrodillada a darse la vuelta para seguir en esa misma posición,  solo que poniendo  su nalgatorio a disposición de ese desgraciado e inminente violador, no quería verlo a la cara, estaba resignada a ser culeada, otra vez empezó a sollozar…
El hombre se arrodillo detrás de ella, para empezar a pasar su miembro por la rajadura expuesta de la mujer que gemía y sollozaba quedamente…estaba lista para ser penetrada en su vida por un tercer hombre, quien lo hubiera pensado, esa rica mujer de sociedad de la principal ciudad industrial y comercial del país a punto de darle las nalgas a un pobre hombre de un alejado pueblito en el estado de Veracruz, gran paradoja. Otra vez ella no había elegido como era su costumbre…
Todavía el hombre la humillo aún más: Mira cielito como estas empapadita, mira como esta mi amiguito, tomando una de las manitas de la  mujer  para que así de espaldas palpara su aseveración al sentir lo húmeda que se encontraba la cabezota de ese pene, Mira negrita, separa tus cachas para que pueda entrar más fácilmente…te va a doler al principio, pero luego me vas a pedir a gritos que no te la saque, no te preocupes, podemos estar todo el tiempo que quieras, dándole una nalgada para que lo obedeciera.
Erika a sollozo y gemido vivo no tuvo más remedio que seguir arrodillada en cuatro, apoyarse con su brazo izquierdo en el suelo, virando su brazo derecho para que con su mano se abriera aún más su nalga haciendo un hueco más apropiado para el inminente ingreso, allanamiento y penetración de ese falo enorme
Ya entraba la punta de ese descomunal falo, Erika exhalo un tremendo ouggggg…despaciiitoooo, despaciitotootoo
Cuando la voz salvadora de Roger que se aproximaba: Erikkaa, cariño  estas biennn?
Erika aprovecho que el hombre no continuó el ataque para casi saltando salir al encuentro de su hombre no sin antes voltear a ver al otro para con un dejo burlón: Caray negrito, se te fue viva la presa, so pendejo, esto no volverá a pasar, sábetelo bien, esto no se va a quedar así, cabrón.
Erika sabía que sería muy descabellado que los hombres se le fueran encima a Roger ya despierto, solo hubieran actuado cuando estuviera desprevenido durmiendo, había razonado que de quererlo matar, habían tenido oportunidad antes, pero no se sintió segura que al dormir si se le fueran encima. Los catalogaba de cobardes, ya que querían actuar cuando su hombre estuviera desprevenido.
Llegando, casi corriendo con su verdadero hombre, para decirle, es que fui al baño…jejeje  ¿Estas repuesto papi? Quiero más….máss para empezar a besarlo con salvaje pasión en su corazón y un confort en su mente.
La noche ya sin mirones continuo con otras dos cogidas de antología, volvieron a probar, a experimentar. Las palabras ya eran de pasión, ya de cariño, ya de confort…Erika se sentía plena con él, no solo en el plano físico sexual, realmente le agradaba la forma de ser…en su mente aún conservaba la idea de tener sexo pero no solo por tenerlo, si no con una persona especial. Esa persona al 100 % era el Profesor, el Ing. Rogelio Bautista, 22 años mayor a ella. Pensaba, que incluso sería muy fácil enamorarse de él, ya lo sentía.
Ya relajados, Erika le pregunto que como era que en su condición de clase mediero, proyectaba una enorme paz emocional y al parecer espiritual.
Erika miraba a Rogelio como hipnotizada, por la forma de vivir, lo hacía con toda humildad y un perfil bajo. Se estaba definitivamente enamorando de este hombre.
Y en determinado momento, le preguntó ¿cómo era que proyectaba esa paz y madurez?
Rogelio le dijo: después que falleció mi señora Chayo, en una oportunidad, estando de viaje en Tijuana entré a un templo, porque estaba muy afectado y después de escuchar a un sacerdote, quedé impactado por sus palabras como me llevaron a una paz interior que no recordaba nunca.
Pregunté de donde era la persona, por ese idioma español diferente me dijeron que era uruguayo.
Un tiempo después, estaba en Monterrey con un amigo uruguayo, viendo el fútbol en el Universitario, era un Tigres vs los Diablos Rojos del Toluca. Me encanta el futbol y lo practique hasta hace un año, cada vez que puedo voy al futbol, no le voy a un equipo en específico y le había comentado lo que me pasó en Tijuana.
Después hablamos como se extrañaba al uruguayo Vicente Sánchez, el llamado “Tamborilero”  con el Toluca y su época de oro con el paraguayo Saturnino Cardozo, el argentino Hernán Cristante. En suma uno de los mejores, si no es que el mejor equipo de la época actual en México.  Me contó una historia, que no pensaba que estaba conectada.
Me contaba de un jugador que jugó en Nacional y Danubio.  Un jugador rapidísimo, con un gran futuro, aunque se lesionaba muy seguido y otras veces salía muy golpeado, porque le pegaban mucho y si los jueces aplicaban la regla, por lo menos dos marcadores no terminaban el primer tiempo.
Además de ser jugador y bastante codiciado, era un universitario.  Cuando lo codiciaban del exterior, no se fue, quedó en condición de libre y se pensaba que luego podía negociar su pase al cien por ciento para él.  Después no se habló nunca más.
Unos pensaban que se fue al exterior y que después podía seguir manejándose el su carrera.
Pasados los años, un día, en un programa televisivo, anuncian para el día siguiente  que pasarían la vida del sacerdote  “Propóleo” -como así le llamaron en el anuncio- y que todos estuviéramos  pendientes de la entrevista.
Transcurriendo el programa, llegó el momento y dijeron, que es de la vida del jugador “Propóleo” y cuando van a la presentación dicen, que es de la vida de la persona, un ex jugador , vemos al Padre “Propóleo” y todos quedaron sorprendidos.
Después que habló quedaron todos impactados por la tranquilidad que daba a las personas.
En los primeros quince días, estuvo en casi todos los programas de televisión y al mes, en todos los programas de televisión y radio habían realizado notas a “Propóleo”.
Pasó a ser una de las personas más populares del país, pero a algunas personas, sus prédicas causaban molestias y sobre todo, el poder de comunicación y de tener seguidores.
Si entras en Youtube, en Murga Arlequines Couplet del Padre Propoleo o Los Arlequines 1993 actuación completa y allí verás la popularidad que tenía.
Pero su prédica molestaba a determinadas personas y terminó en México.
Así fue que conocí la historia real y el misticismo de esa persona y me interesé en su obra y congregación Dalmanutá y allí aprenderás a ser feliz, con mucho menos. Lo entiendes ahora, Erika, concluyo un relajado Rogelio.
En su último día con él, el siguiente ya no hubo oportunidad de intimar, pero sí de conocerse aún más. Quedaron de buscarse en Monterrey, Erika ya estaba ideando que el Profesor fuera dos veces por semana a su casa para darle clases a Rodrigo y así buscar la manera de que el encuentro fuera en su propia residencia…era arriesgado, pero no se le ocurría mejor manera. Noto un dejo de tristeza en él, pero otra vez no le dio mayor notoriedad. Cada quien regresaría por su lado a la sultana del norte.
A su regreso en avión de Veracruz a Monterrey, le llamo la atención su compañero de asiento, un simpático caballero mayor de pelo gris, blanco, de lentes que resultó ser el padre  “Propóleo” del cual le había hablado Roger. Su  acento evidentemente era sudamericano. Era un exjugador de futbol en su natal Uruguay que después se convirtió al sacerdocio, siendo muy querido y reconocido en su nación. Por necesidades de su comunidad, fue trasladado a Tijuana, ciudad peligrosa en la frontera de México con Estados Unidos. Erika estaba maravillada por la serenidad que proyectaba, por la cultura enorme que tiene ese sacerdote y por lo pequeño del mundo de que coincidiera con él en el avión, a sabiendas ya de quien se trataba por la plática que tuvo con su hombre el día anterior.
Platicaron muy a gusto. La mujer recordaría las palabras de “Propóleo”  por mucho tiempo después. Que lejos estaba de imaginar el impacto en su vida real de sus comentarios expertos:
El Padre le narro como hace años en Tijuana se daba un escenario dantesco: “la calle estaba cerrada. Balaceras, cuatro muertos, una criatura. Eran tiempos de violencia entre cárteles. Estaba la policía, la televisión… Nosotros salíamos esquivando…” ¿Balas? “…Cadáveres. Esas cosas pasaban todos los días. Esos años ya son pasado. Eso fue una historia real de Tijuana que se ha superado por completo desde hace cuatro o cinco años. Pero, bueno, eso fue antes, en tiempos de los Arellano Félix (líderes históricos del Cartel de Tijuana) que se disputaban la zona con otras organizaciones. Ahora estamos un poco más tranquilos. Por eso han venido muchas inversiones. Volvió el Turismo. Lamentablemente, el problema de los cárteles se ha desplazado, por el `Efecto Cucaracha` que le dicen, a Monterrey, Ciudad Juárez y la Comarca Lagunera (incluso Roger le había platicado a Erika, que una vez se fue a Torreón para ver jugar al Santos de la comarca Lagunera y le toco una balacera cerca del estadio de dicha ciudad). La acción del gobierno está funcionando, en el sentido de ir acorralando, aunque los que pierden son los civiles que en mala fortuna les toca estar en un evento entre bandas criminales”.
Erika le hablo de sus experiencias en Monterrey, el día bendito que conoció a Rogelio y como este había sido impactado en su vida por su intervención: “los colgados, el intento de secuestro y violación, la balacera, la policía, la venta de droga, los casinos, el burdel de lujo Le Barón”.
Nunca hubiera imaginado la sorpresa funesta que le deparaba esa triste e intimidante realidad de las ciudades norteñas de México.
Llego a Monterrey, sus días transcurrieron normales. Le empezaba a molestar la actitud socarrona, de evidente deseo a través de miradas llenas de lujuria y lascivia de su nuevo guardaespaldas, el tal Esteban. Le chocaba su aparente indiferencia y seguridad en sí mismo. Debía sin embargo reconocer que el tipo tenía lo suyo, era atractivo, ya Clara y Susana como siempre hacían sus soeces comentarios y en cuanta oportunidad tenían se le ofrecían sin ningún recato. Por el momento, su suegro se mantenía ocupado en sus negocios.
El día jueves de la siguiente semana sería el día en que acordó con Roger para buscarse. Ya había transcurrido casi semana y media de su mini luna de miel en Veracruz…se extrañó de qué no contestara el celular.
Un tanto molesta, salió al jardín, camino un tanto para encontrar a un abatido joven Rodrigo, casi al borde del llanto…Rodri: ¿Qué pasa?
Rodri, sin medir consecuencias se abrazó cual si fuera niño para ya llorando decirle: Se murió mi Profesor preferido, mi amigo Rogeli….ya no acabo la frase, ya que la mujer le tapó la boca para con una cara descompuesta por una súbita locura casi gritarle: ¿Quéee….?
Mi Profe Rogelio fue alcanzado por una bala perdida muriendo….
La mujer casi se desmaya, por lo cual Rodri tuvo que prácticamente jalarla hacia una ladera en donde el caminito serpenteaba hacia una de las colinas que ese enorme jardín tiene.
La mujer estaba en shock…por lo que Rodri que estaba precisamente capacitado en primeros auxilios empezó a masajear el pecho, al no encontrar respuesta, poso sus labios con la mujer que en su desesperación acepto el poderse unirse con alguien, abrazarse por el enorme peso que sentía en su ser. Rodri, a pesar del momento, no dejaba de temblar por haber podido besar a su amor, a la mujer deseada.
Ya más calmados, recibió la poca información que su jardinero tenía. Todo coincidía, su hombre, su enamorado, había muerto en al parecer un fatal accidente, al estar en medio de un fuego cruzado entre bandas criminales y recibir un impacto perdido. Una inocente víctima más de esa estúpida guerra entre narcos. Lo estaban velando en su casa. Rodri quería ya salir de inmediato para allá. No entendía la reacción de infinita tristeza que la Sra. Erika tenía.
Erika, le pidió, casi le rogo que fueran juntos a la casa del Profesor. Le explico que también conocía a ese hombre, aunque no le dijo de porque lo conocía. Solo le menciono que si lo conocía.
Esteban que estaba intrigado por la súbita premura con que su patrona y el joven hijo del jardinero deseaban ir a una colonia de clase media baja en la ciudad de Monterrey…”aquí hay gato encerrado” se dijo a sí mismo el guardaespaldas que de tonto nada tenía.
Esteban, se encargó de llevarlos. El guardaespaldas era experto en relaciones humanas, sabía que en esto había algo más de fondo. La mujer se le antojaba sobremanera, sabía que en su posición laboral al tener que reportar al temible empresario José Treviño tenía un alto grado de riesgo, pero también era sabedor que al estar muy ocupado, y aunque tuviera muchas “orejas” por todos lados, él tenía muchas  cosas a favor, incluso poderse “coger” a ese viejononón…era simplemente un mujerón en toda la extensión de la palabra. Aún con ropa negra, se veía apetitosa. El otro día se dio cuenta que era relativamente fácil prenderla, “claro, que es cuestión de trabajarla, paciencia, será mi recompensa, jejeje” se decía el taimado sujeto que por su trabajo tenía bastante experiencia en estos menesteres.
Rodrigo, estaba extrañado de que su patrona hasta de negro se había vestido para el evento luctuoso de su querido profesor. Llevaba una falda sastre entallada que cubría por una mano arriba de la rodilla, que al ir sentada en el auto se le subía un tanto más dejando ver buena parte de esos portentosos muslos blancos. Una blusa ligera que resaltaba los pechos majestuosos y unas zapatillas a tono, completaban la desolada y patética figura de una mujer que hasta parecía había envejecido en solo unos instantes.
Esteban era listo, no hizo preguntas, ya indagaría al llegar al domicilio citado. Erika estaba al punto de un inminente llanto, sus manos las estrujaba fuertemente, ya tomaba a Rodri de uno de sus brazos, ya se apoyaba en él, en esos momentos era su único escudo de protección.
A la llegada de esa bonita casa colonial, de inmediato se dirigió al ataúd que estaba en el centro de la sala, para ver que efectivamente se trataba de ese Profesor, de ese recién Ingeniero que ya mayor seguía demostrando sus ganas de superarse y ser mejor, a ese hombre que le enseño el sexo a plenitud y con quien gozo tanto solo unos días antes, sus lágrimas brotaron ya sin refreno. Su dolor era auténtico, se había preguntado días antes, si ya se estaba enamorando de él.
Sofía, la hermana de Roger llego hacia ella para abrazarla cariñosamente, fueron a sentarse en donde ya con detalle le platico que su hermano al llegar a Monterrey en autobús, en el mismo trayecto en taxi de la terminal a su casa, fue víctima de un fuego cruzado, muriendo al instante. Dos balas fueron mortales. Le entrego una carta que le había escrito.
Roger ya estaba sentenciado a morir de cualquier manera, solo Dios le adelanto unos meses ese inevitable acto en todo ser vivo. Recién le habían detectado una mortal enfermedad que no tenía cura, era cuestión de tiempo. En la carta le explicaba que había querido decírselo personalmente, pero al verla tan feliz y radiante, lo único que se le había ocurrido era hacerla dichosa el tiempo que le quedará de vida. Se había enterado precisamente el día que se conocieron, él venía del hospital en donde ya le habían confirmado después de haberse realizado diversos estudios. La carta era muy amorosa, él se había enamorado en definitivo de ella.
La mujer atribulada recibió el abrazo de otras personas, muchas desconocidas para ella, ya que la hermana que no sabía a ciencia cierta quien era la había presentado como la mujer de su hermano. Solo sabía que era de Monterrey y de un nivel muy distinto al de su hermano. Lo que habían platicado eran asuntos familiares y de dinero para tratar de ayudarla cuando él partiera de este mundo
Ello fue percibido con claridad por Esteban, que ya se había encargado de indagar y que socarronamente ya se relamía de gusto ya que tendría elementos para chantajearla y lograr encamarse a esa rica y elegante señora. Al fin ya tenía planeado irse del país, con ello no tendría problemas con el empresario José Treviño, del cual adivinaba también tenía esas mismas intenciones con la nuera.
Rodri, con cierto desencanto y mucho asombro también se enteró de esta situación. También había recibido una carta de su profesor en donde con cariño le expresaba todo lo que lo quería y le pedía un gran favor: que ayudara con la búsqueda de trabajo para su familia, su hermana y su nuevo esposo Luis. De hecho, el casi negro Luis ya hablaba con el muchacho sabedor de que este trabajaba en una casa rica, sin saber que la dueña de esa casa, era precisamente la diosa rubia que casi estuvo a punto de cogerse.
Erika solo podía reconocer lo querido que era su ya muerto hombre. EL dolor y el llanto sincero de la mayoría de los presentes, no le permitió ver que tanto como Esteban como Luis la miraban con deseo y un tanto con decepción Rodrigo.
También una mujer morena bella con un hombre evidentemente extranjero ya estaban en la sala. Se trataba de la hija de Roger que vivía en el extranjero. El hijo también se encontraba. Fueron muy amables y respetuosas con ella. Estaba en suma, recibiendo el trato, cual si fuera una autentica viuda. El hijo era muy guapo, muy parecido al padre, pero de facciones más acabadas, estaba abatido.
Uno de los abrazos distintos fue precisamente el de Esteban, que aprovechando que todos la abrazaban fue con ella: Se pegó más de la cuenta, ¡pierde cuidado! Tu secreto está bien guardado conmigo, nadie sabrá que tuviste un amante, masajeando la cinturita de la mujer, que ante ello reaccionó que había cometido en su azoro por esta tragedia muchos errores, ¿Qué estás diciendo?, Lo que oyes, ya me entere de todo, recuerda es mi trabajo, pero ya sabes que puedes contar conmigo para todo, entiéndelo todo.
Erika, que había pedido subir a la recamara, de su a todas luces por la concurrencia reconocido marido u hombre, y cual si fuera la verdadera viuda estar a solas en ese recordado y querido lugar que una sola ocasión fue testigo de su entrega plena no alcanzando  a reaccionar aún del evento en sí, así como del  implícito mensaje de su nuevo guardaespaldas,
Así estaba triste y metida en sus pensamiento con la mirada pérdida de pie hacia la ventana colonial, cuando el hombretón Luis se le acerco a abrazarla también por atrás.
En algunos lugares de México, es costumbre poner música cuando se está haciendo honores al fallecido. A petición expresa de Rogelio, le había pedido a su hermana que llegado el caso de su deceso se cumpliera con dicha tradición. Música al efecto era lo que se escuchaba en toda la casa.
Juan Gabriel a dúo con la ya fallecida española Rocío Durcal, entonaban:
No sabía, de tristezas, ni de lágrimas,
ni nada, que me hicieran llorar
yo sabía de cariño, de ternura,
porque a mí desde pequeño,
eso me enseño mama, eso me enseño mama,
eso y muchas cosas más
yo jamás sufrí, yo jamás llore,
yo era muy feliz, yo vivía muy bien
Yo vivía tan distinto, algo hermoso,
algo divino, lleno de felicidad
yo sabía de alegrías, la belleza de la vida,
pero no de soledad, pero no de soledad,
de eso y muchas cosas más
yo jamás sufrí, yo jamás llore,
yo era muy feliz….yo vivía muy bien
Hasta que te conocí,
vi la vida con dolor
El canijo Luis aprovechando la tristeza y abatimiento, sin que aparentemente nadie se percatara también subió a la pieza, la cerro con cuidado y se fue a abrazar a la desolada mujer por atrás rodeándola con sus brazos.
Llevaba camisa de manga larga, por lo que Erika que sorprendida no atino a ver las manos del hombre, no sabía de quien se trataba, solo sintió un pene en posición normal hundido ya en sus suculentas nalgas, aunque con claridad sintió su tamaño grande.
Era tal su grado de aturdimiento que solo atino a reposarse aún más en ese abrigador abrazo e incluso recostar su cabeza con su cabellera rubia en el fuerte pecho de quien la abrazaba…
CONTINUARA
Notas del autor:
Algunos han tenido la amabilidad de escribir a mi correo, espero contestar de la mejor manera posible a la mayoría de las cuestiones que me han solicitado.
Lo que sí es real de esta zaga es que se trata de una mujer rubia de la clase alta de Monterrey que le está poniendo el cuerno a su marido que no es gay, pero que está más interesado en el dinero y su trabajo.
Con quien le es infiel es con un señor maduro de clase media baja, que incluso en lo personal no lo conozco, solo sé que es mayor que ella, pero que al parecer en la descripción física si es así como me lo han contado.
La protagonista de cara es parecida a la actriz venezolana Gabriela Vergara (no Spanic) que radica en México, en si es muy guapa de cara.
De cuerpo si es parecida a Erika Garza la famosa “Huerquita”, sin llegar a a ser gordita como a veces se ve esta comunicóloga de los medios televisivos
A ambas las puedes buscar en imágenes google y te darás una idea de que si es un cromo real, así es esa mujer rica a la cual le cambie el nombre por obvias razones.
Todos los personajes son reales, aunque no necesariamente coinciden entre sí en la realidad, yo solo he juntado, cambiado, fantaseado y exagerado las situaciones (casi todas).
Algunas situaciones si son reales, pero de otras personas también. Las cogidas del metro de la ciudad de México obvio que son inventadas, pero el “perreo” si se da. Lo del cine es cierto, aunque no en el DF, fue en provincia. Me ocurrió a mí en lo personal, pero no con una transexual, por supuesto, jajaja.
Yo conozco a una de sus amigas, ya que también me la ando comiendo, aunque a decir verdad no es tan guapa, ni tan escultural como la protagonista, aunque si es un a mujer bonita y de buen cuerpo.
Vivo muy cerca de Monterrey y por trabajo coincido con esta mujer de clase alta. Yo soy de clase media alta. La protagonista solo me conoce de vista ya que en una ocasión con la amiga coincidimos en una cena, pero hasta ahí, la amiga solo me confió que era infiel y que el Tío y el suegro la molestan, aunque no necesariamente en lo sexual, sino más bien son pleitos típicos entre familias, nada del otro mundo.
Si es parecida a la Gabriela de Cipriano, solo que esto es real (el cuerno) y la diferencia es que Cipriano es al parecer malo, borrachín, feo  y perverso, y aquí el que le pone el cuerno al marido es un muy buen tipo, tal como se describe a Roger. De hecho es casi mi descripción, aunque también le he cambiado cosas, por ejemplo, yo no soy viudo, ni tan grande, ni con tanta suerte con las mujeres, jajaja.
A partir de la sexta entrega ya todo será fantasía y tal vez la acabe en otras dos entregas más (esto es extenuante, requiere de tiempo, que en ocasiones no tengo). Por otro lado los amantes siguen juntos, pero yo para continuar la historia he decidido ya fantasear al 100 %.
No sé si vuelva a escribir pronto, esto se me hizo un tanto más fácil porque incorpore ciertas partes de realidad y ya escribir sobre fantasías me resulta más difícil.
A lo mejor si escribo sobre otras experiencias siguiendo este estilo de combinar parte realidad y parte fantasía, así se me hace más sencillo. Tengo algunas experiencias muy calientes.
Agradezco a los que les gusto (que en realidad han sido pocos, aunque eso me halaga, por que decidí un estilo diferente tal vez) y a los que no…agradezco que externaron su punto de vista de una manera amable que es de halagar. Trate de poner muchas situaciones reales de la situación en México, así como de la música que es una de mis pasiones., que al parecer a algunos les molesto desde la primera entrega y que solo muy pocos han podido reconocer.
La historia de Gaby de Cipriano ya no le seguiré, ya que me pongo de pie ante el maestro Roger David que creo es el indicado para continuarla, la mía provoco también mucha molestia por querer hacer honor colocando párrafos de otras historias. Esto es común en el cine, donde directores actuales del séptimo arte colocan escenas parecidas e incluso completas de otros grandes directores a manera de homenaje, no me gusta crear ese tipo de polémica. El español Almodovar usa mucho este concepto.
Si me voy a tardar ahora un poquito más en las dos últimas entregas, pero prometo que si la concluiré.
Saludos, Rayo Mc Stone
PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:
 
¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!