tendría yo unos 17 años cuando mi padre me dijo que tenía que ayudarle con las olivas y teníamos que ir de vacaciones al pueblo.
– menudas vacaciones- pensé -cogiendo olivas durante todo el mes. menuda mierda.
estaba cabreado ya que yo soy de playa y el campo como que no así que aquel mes fuimos al pueblo menuda rollo todo campo y encima no conocía a nadie ya que nunca había ido al pueblo.
mis padres tenían sus amistades, pero yo que hacia allí estaba deseando venirme, pero a ver que iba hacer así que una tarde que no tenía nada que hacer me fui a dar una vuelta por el campo por lo menos para distraerme y encontré una cueva tenía puerta lo que me extraño así que di la vuelta por la parte atrás y había un hueco y me cole.
entre en la cueva no era muy profunda encontré una mesa varias revistas porno varias colillas de porros varias botellas de alcohol velas una linterna para alúmbrala estaba ojeando las revistas cuando oí ruido en la puerta y como no podía salir sin que me vieran, me escondí en un hueco de la cueva.
entraron varias chicas serian tres chicas.
– vamos Elisa- oí- ya tengo ganas de que vengan estos cabrones y follemos ya. me pica el chichi.
– y a mí. Elisa. ya estoy pensando en la verga del paco lo gorda que es.
– que guarra eres Juana.
– si si guarra, pero a quien dirá guarra- dijo la tal Juana- pero si a ti ten encanta chupar la verga a Gonzalo so puta.
-Sissi jajá -dijo la otra.
– tienes razón menudas putas somos.
– si si aquí lo pasamos de puta madre en esta cueva cuando nos reunimos. no se entera nadie y follamos a tope.
– fue un acierto descubrirla.
yo estaba oyendo toda la conversación escondido.
– porque no empezamos entre nosotras.
– por mi bien.
y se desnudaron y empezaron a comerse los chochos yo estaba tan excitado que no me di cuenta y al moverme se desprendió unas piedras dentro de la cueva y ellas lo oyeron:
– quien esta ahí. sal de ahí seas quien seas.
ellas cogieron palos y cuchillos que tenían salí yo.
– perdonar chicas estaba explorando la cueva y no sabía que estaba ocupada.7
– será cabrón tú quién eres.
– he venido al pueblo ayudar a mi padre con las olivas.
– como se te ha ocurrido meterte aquí y encima ha oído toda la conversación y nos ha visto desnudas el hijo de puta.
– este no pienso decir nada lo juro.
– eso no nos sirve no te conocemos como podemos fiarnos de tu palabra.
– chicas os juro que no voy a decir nada.
– ya conocemos a tu padre nos habla de ti pero que nunca vienes al pueblo.
– ya es que no me gusta soy de playa.
– haber como resolvemos esto.
– tus nos has visto.
– desnúdate -dijeron- que que te desnudes o te desnudamos nosotras.
yo no podía hace nada eran tres y con sendos palos y cuchillos así que me desnudé.
-quítate todo me quite todo -y me hicieron una foto s con el móvil -si dices algo tus fotos estarán en internet -dijeron ellas.
– joder- dijo una de ellas- has visto Juana la pirula que gasta este cabrón.
– ya lo veo Elisa seguro que te mueres por chupársela verdad zorra.
– pues no estaría mal chúpasela.
– vamos Elisa chúpasela.
y empezó la tal Elisa a chuparme la poya yo estaba alucinado había tenido mis royos con las chicas de besarnos y tocarnos, pero nunca había follado ni me la habían chupado.
– joder que gusto no sabía que esto era así.
-te gusta cabrón eh como te la mama la zorra esta- dijo la tal Juana que parecía que llevaba la voz cantante ellas. no eran feas. un poco basta en el hablar ya que eran de pueblo. tendrían unos 17 años o 16 años se llamaban juan Elisa y la otra María.
la tal Elisa empezó a chuparme la poya yo estaba en la gloria.
– seguro que no has follado nunca. se te ve pues- no dije yo- pues aquí te vamos a desvirgar –dijeron todas riéndose.
después de chupármela María me dijo:
– túmbate quiero metérmela en mi chocho.
– que guarra eres María- dijo Juana -este señorito de la ciudad se va a escandalizar.
se rio y se metió mi poya en su chocho. yo estaba alucinado parecía un sueño.
– te gusta eh cabrón lo sé por la cara de gusto que pones. seguro que las señoritingas de la ciudad no follan como nosotras.
– no- dije yo- solo besos y unos toqueteos.7
– esas son unas estrechas ya verás- me dijeron -aquí te iras bien enseñado- dijeron las tres.
– ahora me toca a mí -dijo Juana- prepárame el culo que quiero que este cabrón me folle el ojete, a que nunca has probado un culo como este.
– no- dije yo- que va.
– lo ves chicas está babeando. chúpale la poya bien Elisa y pónsela bien dura que me la voy a meter su polla en el ojete.
así que me la pusieron como una piedra y después echaron un poco aceite de esos de freír en la poya y Juana se sentó en mi poya se la fue metiendo poco a poco hasta los huevos creo yo.
– como la siento tu chorra cabrón -dijo ella- de estas sales desvirgado- dijo ella- muévete vamos.
ella me enseñó a moverme ella llevaba la voz cantante.
– te gusta eh cabrón como me doy por culo con tu poya. disfrutas eh lo ves como hiciste bien en venir al pueblo- después dijo la tal juan -haber María so guarra cómele el chocho a Elisa.
yo estaba alucinado lo había visto en revistas a escondidas, pero nunca delante de mí en carne y hueso luego empezaron a comerse los chochos y a frotarse entre ellas.
– te gusta eh cabrón a que esto no lo has visto en Madrid.
– la verdad que no.
– chúpale el ojete a este cabrón María- dijo Juana- mientras Elisa me come el chichi.
empezó a comerme el culo.
– joder que gusto ya no aguanto más me voy a venir.
– darnos tu leche cabrón.
y empecé a correrme como nunca lo había hecho.
– a que no es lo mismo que meneártela eh cabrón -dijo la tal Juana.
luego nos vestimos y hablamos.
– bien escucha de esto ni una palabra a los del pueblo si no te rajamos entendido además no me digas que no lo has pasado bien.
– por supuesto- dije yo.
– te llamaremos para reunirnos otra vez y serás uno de los nuestros. Entendido.
– si dije yo.
me explicaron que se encontraron esas cuevas y se reunían para follar y beber y bailar y pasarlo bien sin que nadie se enterara jure guardar su secreto.
– llévate algunas revistas si quieres leerlas y luego las traes ya te presentaremos al resto del grupo.
– ahí, pero sois más.
– pues claro que te habías pensado que éramos solo tres.
– si.
– pues somos bastante más y nuestras reuniones las mantenemos en secreto ya te avisaremos para que vengas y más vale que hagas caso sino te enteraras.
– no os preocupéis. lo haré.
CONTINUARA

  • : hace uos años yo era mas pequeño tendria unos 17 años y tuve que ir con mi padre a la cass del pueblo ayudarle con las olivas yo soy de playa y pensaba que me hiba a aburrir menudas vacacciones pero no en cambio fue la mejores vacacciones dd mi vida