Mi jefe hablo conmigo y me dijo que necesitaba que me fuera a vivir a san francisco con mi familia ya que necesitaba un director de ventas allí me pagaban la casa y el coche y un magnifico sueldo.
yo se lo comente a mi familia y enseguida aceptaron a mis hijas y a mi mujer les gustó mucho la idea tanto con mi hijo.
por cierto, tengo una familia numerosa mi mujer se llama Soraya mi hija Natalia y diana y mi hijo se llama Frank.
mi mujer es preciosa como mis hijas una es morena y otra es rubia como su madre y mi hijo siempre está haciendo pesas y tiene buen cuerpo y es moreno como yo nos trasladamos al aeropuerto de barajas y cogimos las líneas américa line que nos trasladaría a san francisco allí nos estaban esperando un coche mandado por mi jefe para llevarnos al hotel nos quedamos enseguida dormidos después de tantas horas de viaje a san francisco desde España al día siguiente me llamo mi jefe para que buscara casa ya que necesitaba que me pusiera a trabajar enseguida.
así que mi mujer y buscamos varias casas y visitamos varias empresas hasta que en una de ellas me dijo que tenían la casa perfecta para nosotros al ser familia numerosa.
éramos 5 tenía varias habitaciones y varios cuartos de baño un jacuzzi y una piscina a mi mujer y a mi nos gustó mucho la casa, aunque no quería preguntar el precio cuando lo pregunte me quede de piedra y la agencia encima dijo que si me parecía cara me la bajaba más.
yo estaba alucinado como una casa como esa te la vendían tan barata había algo que no cuadraba, pero mi mujer dijo que si enseguida y firmamos los contratos para poder instalarnos al día siguiente.
así que llegaos a la casa con mi familia había que no me gustaba en la casa me daba mala espina, pero no dije nada m familia estaba encantada con la casa con la piscina y el jacuzzi ya por la noche oímos ruidos la luz se apagaba sola los grifos se abrían solos además sobre las 12 oímos gemidos como follando.
miramos por las habitaciones, pero no había nada los gemidos no paraban así que por la mañana quería información sobre la casa que no me terminaba de convencer y pregunte a la gente.
la agente me dijo que casa esa de ahí eso era u burdel no es ninguna casa lo que pasa que lo han reformado vaya a informase a la biblioteca así que fui a la biblioteca y descubrí la historia de la casa del burdel parece ser que un hombre la había prendido fuego con todos los clientes dentro después de comprobar que había pegado una enfermedad incurable a su esposa ciega y paralitica a la cual amaba con locura y luego se había suicidado en el fuego .
la agencia la cogió y la maqueo un poco para venderla así que fui a la agencia echo una furia y se lo dije al vendedor:
– usted nos ha vendido un burdel están allí todas las putas muertas y sus clientes le demandare.
– no por favor le buscare otra casa.
– ya puede hacerlo porque si no mañana se enterara mis abogados y su empresa.
así que fui a comentárselo a mi mujer, pero cuando entre en la casa la vi con otro igual que yo la cual al verme lanzo un grito y desapareció la calme y la explique lo que pasaba era una casa maldita todas las putas y sus clientes estaban allí s decidimos a dejarla mi familia y yo cuando aparecieron de la nada unas mujeres que parecían putas y empezaron a reírse de nosotros.
– creo cariño que te equivocas -dijo ella- todavía no sabes la historia completa de la casa. mi señor coloco la casa aquí en el pueblo para todas es almas pervertidas y viciosas y nosotras somos sus putas la puta del inferno. mi nombre es Lily me suena.
– tu nombre eres la primera mujer de Adán que se revelo contra dos la misma ese quería que las mujeres fuésemos sumisas solo amaramos a nuestros maridos y yo me follo a quien me da la gana. somos súcubos y el que entra aquí ya no sale jamás vosotros creísteis que sois la primera familia que entra aquí mirar y aparecieron más familias como nosotras. ellas son igual que nosotras tu mujer y tu hija nos pertenecen ahora.
vi a mi mujer follando con dos tíos chupándoles la poya mientras se la follaban no podía hacer nada y a mis dos hijas comiéndoles la poya otros allí de la casa.
– únete a nosotros nos perteneces tus almas son nuestras nunca.
intente salir ella se rio:
– adelante sal -dijo.
cuando salí todo había cambiado pase por delante la gente como un fantasma y nadie me oía así que volví a la casa.
– que me habéis hecho.
– nada. solo que estás muerto han pasad0 varios años desde que entraste aquí.
– es imposible solo llevo dos semanas.
ellas se rieron:
– aquí el tiempo pasa de otra manera lo que tú dices de dos semanas son 14 años, joajana. no te resistas.
ellas me bajaron los pantalones y empezaron a comerme la poya mientras la otra me comía el culo:
– goza cabrón serás un incubo con nosotros y podrás follar a las mujeres que quieras.
yo no podía hacer nada vi a mi mujer follando como una zorra llena la boca de poyas y a mi hija siendo folladas por varios tíos estaban encantadas.
– lo ves ellas ya no se resisten porque tu sí.
luego vi a mi hijo dos chicas jóvenes de otros matrimonios le estaban comiendo la poya mientras estas zorras súcubas mi devoraban a mí y me cogieron el rabo y se lo metieron en el chocho y empezaron a follarme. ellas ya no eran humanas tenían un par de alas negras y unos cuernos en la cabeza me d cuenta que eran diablesas del infierno.
– así cabrón, fóllanos danos gusto y goza. vivirás para el sexo y no pararas de follar con todos y todas.
ellas empezaron a follarme y a coger mi rabo y se lo metieron por el culo ya no podía resistirme el placer era tremendo luego me dijeron:
– fóllate a tu mujer la zorra que nunca te ha dejado darla por el culo ya verás.
así que la cogí y se la metí a Soraya mi mujer hasta los huevos mientras ella decía:
– más cabrón fóllame mas no pares di a nuestro hijo que me folle también los dos a la vez.
mi hijo se la metió por el chocho la cual la zorra de mi mujer estaba como loca de gusto mis hijas al vernos se empezaron a masturbar y a comerse el chocho una la otra luego vi al vendedor poner otra vez el cartel de se vende esta casa otro matrimonio como nosotros vendría con sus hijos y su mujer y nos lo follaríamos también y se quedaría aquí atrapado en a casa de las sombras pecaminosa FIN

  • : mi familia yo compramos una casa en san franciscoo que no es lo que parece