Esto que voy a relatar paso el pasado año 2011, comentar que yo soy de Barcelona, me encanta la iniciación a la sumisión, y disfruto mucho de ello, tengo 41 años, 1,85 de altura, 80 kilos, y soy una persona normal.

Como respuesta a un anuncio que había colocado me llego esto “hola.. suena interesante.. me gustaría probar”

A partir de ese momento contacte con ella, era una chica de 25 años, 1,65 de altura y 60 kilos, rubia, de Europa del este, y que estaba cursando un máster en Barcelona, empezamos a cruzarnos mails, en ellos intentaba descubrir quién era ella, que inquietudes tenia y que estaba buscando realmente, lo que fui descubriendo me cautivo al instante.

Era una chica muy guapa, era inteligente, y muy tímida, aunque había tenido algunas relaciones sexuales nunca había saboreado un orgasmo, y nunca se había masturbado, según ella porque no le gustaba, la verdad es que era tan tímida que me costaba sacarle la información, tanto fue así al principio que estuve a punto de tirar la toalla con ella, yo aunque tengo bastante paciencia debo reconocer que a veces me sentía que perdía el tiempo.

Pero poco a poco se fue acercando y abriéndose mas a mí, considero imprescindible conocer a la persona siempre antes que a la sumisa, suelo jugar mucho psicológicamente sobre todo al comienzo, la verdad que esta chica me lo estaba poniendo todo bastante cuesta arriba, casi era ya un reto, le mandaba para leer relatos, y le preguntaba qué tal y su respuesta era “me ha gustado tenia morbo”. Le mandaba deberes para hacer como jugar con el chorro de la ducha y su respuesta era “es imposible tener un orgasmo así” sus respuestas eran siempre escuetas, supongo que el idioma también influía, la verdad que me estaba quedando sin ideas, ¿que podía mandarle a una chica que ni se masturba? al final decidí romper con esa pérdida de tiempo, quede con ella un viernes a comer pues la verdad era una buena chica, para poder charlar y explicarle que de ese modo no íbamos a ningún sitio y así dejarlo en ese punto.

Quede con ella en la Plaza Cataluña, estaba convencido que ni tan siquiera vendría, pero prefería explicarle a la cara del porque no podía seguir con ese juego. “Sorpresa” cuando llegue ya estaba allí, nerviosa, pero había venido, no me lo podía creer, había llegado antes que yo, era una chica preciosa, más que en las fotos que me envió, venia vestida con una falda corta negra, y una blusa blanca, nos dimos los besos de rigor y nos fuimos a comer a un restaurante cercano, cuando nos íbamos a sentar ella me comento que quería ir al baño, la verdad es que no me extraño en absoluto, la sorpresa vino después a su vuelta, se sentó a mi lado, en vez de frente, se quiso sentar a mi lado, y me entrego una bolsita que llevaba en las manos, en ella estaba su tanga y sujetador, me miro y me pregunto si lo había echo bien, pues eso lo había leído en uno de los relatos que le solía enviar y le gusto mucho, la verdad en ese momento me quede de piedra, pues yo estaba allí para mandarla a paseo y ella en cambio, estaba allí con la idea de empezar una sesión conmigo, todo al revés de cómo lo había planteado, me estaba ganando la partida y eso no podía permitírmelo, así que intente centrarme nuevamente en mi rol, pues la verdad este lo había dejado en casa, y no tenía nada preparado para esa tarde, pero ella sin embargo venia decidida y a la vez también había dejado en casa su timidez, no podía defraudarla pensé.

Pedimos de comer, y mientras esperábamos le puse una mano en el muslo, y fui subiéndola lentamente hacia sus labios, quería ver su reacción ante eso, separo las piernas, bajo la mirada y me dejo llegar hasta su sexo, estaba empapado, mis dedos comenzaron a jugar en su clítoris, viendo yo como le estaba cambiando la cara, esta era bastante blanca cuando entro y los colores estaban empezando a subirle el tono, se estaba empezando a morder el labio, le estaba gustando, así que empecé a invadir con los dedos su sexo, cada vez su respiración era más agitada, así que decidí parar para no llamar la atención y detenerme en ese punto.

Al momento nos trajeron 2 ensaladas para ambos, en ellas habían rábanos y tomates cherry, le pregunte si le gustaban a lo que me respondio afirmativamente, entonces le pedí que antes de ponérselos en su boca para comerlos, debía pasarlos por su sexo y luego se los podría comer, su reacción ante mi petición fue la esperada, me sonrió, se sonrojo nuevamente cogió un cherry con los dedos, se lo metió entre su sexo unos segundos, y luego lo coloco en su apetecible boca saboreándolo, me puso a mil, lo hizo con una delicadeza y sensualidad tremenda, y así fuimos comiendo nuestra ensalada, hasta que uno de los cherrys se volvió demasiado travieso, supongo que ya por la excitación en la que ella estaba y se le coló dentro, su cara fue todo un poema, pero valió la pena el suceso.

Durante el resto de la comida, a parte del susto que ella tenía y las risas que eso provoco en mí, no paso nada mas destacable.

Estando tomando café, llame por teléfono a unos apartamentos que había usado anteriormente para hacerles una reserva para esa misma tarde, tuvimos suerte, tenían disponibilidad, y además nos pillaban bastante cerca del restaurante donde estábamos en ese momento..

Al salir del restaurante nos dirigimos al apartamento en cuestión, subiendo por Por Rambla de Cataluña le mande sentarse en un banco con las piernas abiertas, el banco estaba situado justo enfrente de una terraza con bastante gente, al principio ella dudaba de obedecerme a la petición, por lo que la acaricie dulcemente en la cara, le di un beso y le dije que yo no me movería de su lado, que estuviera tranquila, a lo que ella se tranquilizo un poco y nos sentamos los dos, había una mesa con 2 chicos que no tardaron en fijarse en ella por lo guapa que era y mas luego de poder ver además que debajo de esa falda no había nada mas, nos fumamos un cigarro y luego continuamos nuestro camino, le pregunte como se había sentido al verse sentada en aquel banco y observada, me dijo que estaba muerta de vergüenza, pero que sentía como palpitaciones abajo, no sabia si era por eso o por lo nerviosa que estaba en ese momento, pues me dijo que le fallaban hasta las piernas al andar, la mire nuevamente, la acaricie y le pregunte si que quería lo podíamos dejar para otro momento, a lo que me respondió que no, que le había costado mucho decidirse a venir, incluso que estando ya llegando a la plaza quiso darse media vuelta e irse, pero que tenia mucha intriga de saber quien se escondía detrás de esos mails, debo deciros que ella, desconocía como era yo, nunca me vio ni en foto ni había oído nunca mi voz, es algo que suelo hacer habitual mente, puesto que considero que así el impacto suele ser mayor, al descubrirme, antes de llegar al portal donde debíamos entrar se le cayó el cherry famoso al suelo, el estallido de alegría que eso provoco en ella fue genial, pues estaba super preocupada por ello, y se quito un gran problema para ella.

Cuando entramos en el apartamento la note muy nerviosa, a lo que le pregunte si estaba segura de querer seguir, a lo que me respondió en voz temblorosa, “si amo, quiero someterme a usted, las sensaciones que tengo desde que le he visto me gustan, me siento muy bien con lo que me hace hacer, nunca me he sentido igual amo, me siento diferente esta tarde, quiero seguir si usted también quiere”.

Entonces la abrace, le di un dulce beso, le cogí un pequeño pañuelo que llevaba puesto en el cuello y le tape los ojos. La cogí del brazo y la acerque hasta un metro aproximadamente de los pies de la cama, y le dije “desnúdate para que tu amo te observe bien” a lo que ella rápidamente empezó a desabrochar se los botones de la su blusa dejando al descubierto unos preciosos pechos, con unas aureolas rosaditas, me encantaron al momento, luego dejo caer su falda a sus pies dejando al descubierto por primera vez ante mi, su sexo, todo depilado, estube unos minutos observando la, mirando esa preciosidad de cuerpo que me estaba entregando, notaba su nerviosismo, su ansiedad en ese momento, a medida que pasaban los minutos y yo no decía ni hacia nada su ansiedad iba en aumento.

Hasta que me acerque por detrás a ella y empecé a besarle el lóbulo de su oreja y su cuello lentamente, aquello hizo que empezase a suspirar como si esto fuera un desahogo para ella, empecé a acariciarle sus pechos, dándole pequeños y suaves pellizcos en sus pezones estos estaban ya duros, la excitación que tenia seguía aumentando, seguía detrás de ella, comiéndole el cuello, y ahora estaba empezando a estirarle los pezones, cuando empezó a gemir, una de las manos la desplace hacia abajo buscando sus labios y su clítoris, empece a tocarla justo al ladito de este, haciéndole pequeños círculos, esta ya que se derretía, llena de flujo, este le estaba empezando a resbalar, sus gemidos empezaron a ser bastante mas sonoros, estaba a punto de correrse, lo notaba, lo sentía, pero como me había dicho que nunca se había corrido no me atreví a pedirle que no podía hacerlo, así que pare en ese punto, a lo que ella me pregunto “me gustaba mucho, porque para” a lo que le respondí que se callara, hoy eres mi zorra y voy a usarte como me de la gana ¿lo has entendido? “si mi amo” y se puso a temblar en ese momento.

La gire, la hice tumbar en la cama boca arriba, le flexione las rodillas, le separe las piernas y le pedí que se pellizcara los pezones, mientras ella se estaba pellizcando yo aproveche para observarla y me desnude, dando libertad a mi miembro, que estaba deseando salir de mis pantalones hacia ya mucho rato, me puse a sus pies, me estire por encima de ella sin tocarla, y empecé a meterle mis dedos en su boca, y a decirle lo zorra y puta que era por como estaba disfrutando y por como tenia el coño de mojado, eso hizo en ella que se desbocara, estaba gimiendo como una loca, saque mis dedos de su boca y me dispuse a comerle el coño, creo que en el mismo instante que sintió la punta de mi lengua tocarla, empezó a tensarse, convulsionarse y a correrse, soltando una cantidad de flujo que no había visto nunca, dejo toda mi cara encharcada, empecé a decirle lo puta que era por haberse corrido en mi cara, ella en ese momento estaba desencajada, ausente, feliz, cuando recupero su aliento me dijo “algo indescifrable para mi, y luego siguió, gracias amo, creo que acabo de tener un orgasmo, que sensación, quiero mas amo, por favor quiero mas” a lo que le respondí, crees? si zorra acabas de disfrutar de una corrida, y me has dejado la cara empapada puta asquerosa, a partir de ahora deberás pedirme permiso para correrte, y ahora quiero que limpies con tu asquerosa lengua mi cara, a lo que le quite el pañuelo de los ojos y se puso a limpiarme, cuando acabo la bese apasionadamente, estaba completamente entregada, la notaba suelta, sin nervios, alegre, a lo que le mande que empezara a chuparme la polla, rápidamente se me la metió en ella, empezó comérsela, se notaba su inexperiencia en ello, por lo que la hice parar y ponerse de rodillas, y le mande tocarse el coño y las tetas, mientras yo me puse de pie y empecé a follarme su boca, mientras ella se esta pajeando, se puso como loca, yo mientras se la estaba metiendo en la boca, lo que le provocaba arcadas, pero eso la estaba excitando aun mas, hasta que me corrí en su boca, en ese momento al sentir como mi semen inundaba su boca ella también empezó a correrse sin pedirme permiso, Laura acababa de tener su segundo orgasmo, y aunque eso la verdad me encanto, se lo tuve que reprochar, por haberse corrido sin pedirme permiso, y le dije que aquello le costaría un castigo, a la vez que le dije que se debía tragar mi semen, y luego que limpiara mi polla.

Luego nos acurrucamos los 2, nos abrazamos, estuvimos charlando un buen rato, nos duchamos y dimos por finalizado ese inesperado primer encuentro.

Continuara …

Alex

Como siempre estoy a vuestra disposición tanto en el mail como en el msn, para lo que deseéis y sois bienvenid@s.

mar.lex.bcn@gmail.com