a Fausto le quedaba muy poco para acabar de descubrir la cura del cáncer siempre había sido un brillante científico dedicado cuerpo y alma a los demás y su trabajo siempre en su laboratorio como una rata sin salir sin disfrutar de la vida hasta que le diagnosticaron una enfermedad incurable. le quedaban unos días para morirse.
– no- dijo estaba tan cerca de descubrir la cura para la humanidad -necesito más tiempo un poco más. cómo has permitido que me pasara esto solo un poco más te pido salvara a millones de vida.
pero el tiempo se le acababa y no había nada que hacer que podía hacer estaba desesperado hasta que vio un libro de magia negra paseando en una librería y lo estuvo ojeando y vio un ritual donde se podía vender el alma al diablo y obtener lo que se quisiera. el no creía en eso, pero por probar así que leyó el ritual y trazo el pentagrama y puso las velas negras en el pentagrama y empezó a recitar
– manifiéstate o Mefistófeles yo te entrego mi alma inmortal a cambio de unos años más de vida.
pensaba que era una tontería, pero apareció por arte de magia el diablo y le dijo:
– que desea el gran Fausto de Mefistófeles -él se asustó al verlo -tranquilo no temas y dime que deseas de mí.
– quiero unos años más de vida quiero disfrutar de la vida -mintió al demonio- a cambio te daré mi alma.
él pensaba que con los años que le diera el demonio continuar la cura pues estaba tan cerca.
– Hecho- dijo el demonio -mañana tendrás un cuerpo nuevo te daré 5 años más de vida luego tu alma será mía. firma este pacto con sangre. es un contrato donde me pertenecerá tu alma.
él se cortó con un cuchillo y firmo en el contrato al diablo y desapareció se durmió ya cansado pues pensaba que había sido un sueño cuando se despertó en la cama y se miró al espejo se sorprendió así mismo.
no era él tenía un cuerpo bien formado musculoso un pelo precioso y unos ojos azules se desnudo y se miró al espejo tenía una gran verga vamos que cualquier mujer le hubiese gustado parecía un adonis tenía ganas de sexo. ahora tenía 25 años no 97 años así que tiro su ropa vieja y se fue a comprar ropa de un muchacho joven se arregló cogió su viejo coche y lo cambio por uno nuevo pagando la diferencia y se fue a por unas putas tenía inmensas ganas de sexo.
así que se fue a la carretera donde muchas hacían la carrera y cogió a dos chicas jóvenes se llamaban Angela y Nuria.
– cuanto -dijo.
– 150 con las dos.
entraron en su coche.
– vamos a mi casa -dijo él.
– como un tío como tu -dijeron ellas- tiene necesidad de nosotras. a ti no te faltaran mujeres- dijeron ellas.
– eso es problema mío.
– vale sin preguntas.
se desnudaron al igual que el ellas se quedaron alucinadas cuando le vieron la verga y su cuerpo.
– es la primera vez que vemos un tío que merece la pena y que tiene una poya que esta para comérsela- dijeron ellas.
– a que esperáis comerme la poya zorra.
– ahora mismo -y empezaron a mamarla -que rica poya tienes cabron que gusto que bien sabe.
luego cogió a Angela y se la metió hasta los cojones.
– así así follame cabron como follas que rico- mientras Nuria l chupaba el culo el alucinaba de gusto ya que nunca había tenido sexo. siempre había sido una rata de laboratorio y nunca había estado apenas con ninguna mujer solo un par de besos y algunos toqueteos, pero nada más y menos con dos mujeres como estas prácticamente le devoraron las dio por el culo se las follo a las dos como quiso. le chuparon la poya estaba alucinando de lo que se había perdido de joven por estar en un puto laboratorio sin salir dedicándose a la humanidad y luego para que para que nadie se lo agradecería y se moriría encima aprovecharía su tiempo todo lo que pudiera y disfrutaría de la vida ya investigaría más tarde tenía tiempo de sobra pensó el siguió follando a Nuria y Angela mientras las otras se volvían loca con su poya.
– así cabron danos poya nunca hemos tenido un tío como tu seremos tus putas el tiempo que tú quieras.
– ahahhaha -dijo el mientras las otras se la chupaban a la vez -me corroo joder que gustoooo.
ellas se quedaron alucinadas.
– parece que nunca has estado con ninguna mujer.
– bueno- mintió el- hace tiempo que me dejo mi novia y no tengo pareja.
– pues con nosotras puedes estar el tiempo que quieras llámanos -dijeron ellas.7
el pago y se marcharon él se quedó dormido y durmió como nunca había dormido soñó con mujeres bellísimas que follaba sin parar y eran suyas de todas las clases luego se despertó y comió como nunca.
se ducho y pensó para que tengo que pagar a putas si con este cuerpo puedo tener a la mujer que quiera y cogió el coche y se fue a la discoteca nunca había bailado, pero parece que no era muy difícil vio a unos jóvenes como lo hacían e intento imitarlos se fu bailando a por unas jóvenes.
ellas estaban fumando, hablando y fumándose unos porros ellas al verle se quedaron alucinadas que un tío así se fijara en ellas ellas no estaban mal por supuesto eran bastante majas y guapas pero aquel l tío estaba cañón con sus ojos azules y que cuerpo él se acercó a ellas empezó hablar.
– os molesta que me siente con vosotras.
– al contrario- dijeron ellas- eres nuevo nunca te hemos visto por aquí.
– si vengo poco por aquí esta es mi segunda vez puedo invitaros a unas copas.
– por supuesto- empezaron a charlar y a reírse luego se fumó unos porros con ellas.
estaban todos a tono.
– porque no nos vamos a mi casa -dijo él- y seguimos la fiesta.
– por nosotras encantado.
– por cierto, yo soy Fausto -dijo él.
ellas se rieron.
– Fausto como el de la historia.
– nosotras Ana y Patricia.
– vamos en mi coche.
se montaron en su coche y se fueron a su casa allí siguieron bebiendo y el beso primero a una y después a otra y empezaron a reírse y a quitarse la ropa ya desnudos empezaron a follar Ana le comió la poya mientras el besaba a Patricia.
– nunca habíamos tenido un tío como tú eres divino que cuerpo tienes y que poya te la vamos a devorar.
– eso espero vosotras tampoco estáis mal.
Ana le puso la poya tan dura como un poste de teléfonos y se la metió encima.
– joder que gusto -dijo el mientras Patricia la comía los huevos.
– así así jodeme cabron -decía Ana- quiero sentir tu poya de macho soy tuya soy tu puta.
el empezó a follar sin parar toma puta hasta los cojones.
– así que abdominales tienes y que poya como me gusta -decía ella- fállanlos a las dos.
– os voy a dar por el culo.
– ssiis rómpenos el culo hijo puta que bueno estas -decían ellas mientras le devoraban la poya y el cuerpo- chuparme el culo guarras si si lo que quieras cabron -dijeron ellas luego hizo que se besaran y follaran entre ellas.
– así putas comeos vuestros chochos.
ellas estaban en la gloria al igual que el luego después de tanto follar se quedaron dormidos ellas se despidieron de él prometió que las llamaría como a todas él estaba cansado de follarse a todas putas y chicas de discoteca necesitaba a algo diferente pasaba el tiempo y ni siquiera había vuelto a su trabajo habían pasado ya tres años hasta que la vio a ella ella era como un ángel rubia con ojos azules un cuerpo de impresión era tan pura tan inocente que parecía una virgen él se quedó alucinado se acercó a ella.
– cómo te llamas.
– me llamo margarita soy tu nueva vecina
CONTINUARA

  • : todo saben la historia de fausto esto es una versión libre espero que le guste al lector