DE LOCA A LOCA PORTADA2Los vejetes como si todo eso fuese de lo más normal del mundo luego de dejarlas en tan lamentables condiciones y Sin títulotrasfumarse un cigarro comentando de lo muy bien que se las habían pasado con esas dos hembritas de 18 años, se limpiaron sus vergas con las ropas de las jóvenes y simplemente se fueron en la camioneta de don Cipriano, dejándolas desnudas y todas culeadas al interior de la casucha.

–Ehhh… parece que ya se fueron, dijo Evelin aun tirada en el suelo y con sus deditos doblados en su boquita cuando sintió que el motor de la camioneta se iba alejando. La nena ya había recuperado su tímida personalidad de siempre.

La rubia tras mirar el inmundo lugar en donde se las habían cogido se puso de pie y le contesto a su amiga,

–Al menos nos dejaron la ropa y nuestras cosas… ponte de pie tu también y vístete que nos vamos… mira ya esta aclarando…

Evelin 14

Las dos exuberantes colegialas caminaban en silencio por aquel solitario y polvoriento camino rural en donde habían sido abandonadas, sus figuras eran imponentes y contrastaban con el paisaje de aquellos lugares. Ambas avanzaban moviendo deliciosamente sus cuerpos, quien las viera nunca creería que aquellas exquisitas beldades venían recién saliendo de una salvaje sesión de sexo duro y bestial con dos viejos mecánicos de muy baja calaña, sesión que había durado casi una noche completa, pero ahora solo la oscura sombra de los árboles y el frescor de la mañana las acompañaban.

Claudia a pesar de estar consciente de lo que les había ocurrido y de lo hecho por ellas con los dos detestables amigos de Evelin era de una conducta de lo mas reprobable, de cualquier modo no dejaba de mirar a su amiga en forma sonriente, deseaba hacerle miles de preguntas, pero el semblante serio y de preocupación que veía en la cara de nuestra deseada colegiala mientras esta caminaba cadenciosamente, la detenían a que se las hiciera.

Iban con su rostro demacrado y con su cuerpo adolorido, en el pelo de ambas, a pesar que se lo habían limpiado, aun se secaban algunas muestras de las exudaciones venéreas que los mecánicos habían vomitado desde sus vergas solo momentos antes, ya que todos sabemos y tal como se dijo, aquellos dos ordinarios vejetes se las habían estado cogiendo por toda una noche, en distintas posiciones y prácticamente tiradas en el suelo hasta que ambos se quedaron con los testículos secos al haberles soltado una gran cantidad de semen caliente y viscoso en sus caritas en el momento que dieron por terminada la celestial orgía que se habían pegado con ellas.

Con todo lo anterior, en aquellas tan deplorables condiciones físicas y con sus vestimentas sucias con tierra y espermios secos como las dejaron abandonadas, las nenotas a ojos de cualquiera no dejaban de verse netamente apetecibles como lo eran ellas.

Tras caminar 20 minutos por lo menos por fin pudieron llegar a un camino con pavimento, por lo que rápidamente se fueron a sentar en una solitaria y deteriorada parada de autobuses la cual se encontraba llena de basura. En distintos puntos de aquella inmunda garita de pasajeros habían notorias manchas de orina que aun humeaban sus hedores, ya que mas que paradero esta era usada por los pasantes para echar unas buenas meadas.

Aun era temprano y por el sector en donde se encontraba aquel rustico y miserable paradero de autobuses no se veía ningún alma, todo era follaje, terrenos con siembra y solo el camino con pavimento les enseñaba al par de chamacas que por fin estaban en dirección a la civilización, fue Evelin la primera en mostrar preocupación al no saber ni siquiera donde estaban.

–Ay Clau…!!, y que hacemos ahora!?, ya es tarde y por aquí no pasa nadie…

–No te preocupes Eve, ya pasará un autobús y regresaremos a nuestras casas, no sabes las ganas que tengo de entrar a una ducha para enjabonarme y sacar de mi cuerpo toda esa porquería que tus amigos me desparramaron por todos lados…, -de alguna forma ahí era la Claudia la que conservaba la calma, la rubita ya se había visto en situaciones más o menos parecidas anteriormente, claro que no tan brutales y crudas como la de la noche anterior, en donde los machitos aquellos de esas otras incursiones tampoco habían logrado obtener mucho en la parte sexual y obviamente que estos fueron casi el triple más jóvenes en comparación de estos últimos dos con los que ellas si habían estado cogiendo como Dios manda.

–Pero es que por aquí no se ve a nadie, ni siquiera pasan autos…! Me da miedo que nos ocurra algo malo…!!, -la chamaquita decía lo anterior mirando en todas direcciones, mientras Claudia no pudo dejar de reírse con las palabras de su amiga.

–Jijiji… Ay Eve… no me hagas reír… con lo que nos pasó anoche con tus amigos que más nos podría ocurrir…!?, jijiji. -La rubia estudiante se encontraba sentada a solo un metro de donde estaba la mamasota y no dejaba de mirarla con picardía mientras le hablaba, ya que con el solo hecho de recordar como la había visto cogiendo con los dos viejos al mismo tiempo y con su carita desfigurada por el placer que debió haber sentido en aquellos momentos en que dos vergas distintas se deslizaban y entraban alternadamente por sus dos orificios principales. El solo pensar e imaginar esto último a la rubia aun le hacían sentir unas raras sensaciones tanto mental como físicamente, preguntándose que quien lo iba a creer?.

Nuestra agraciada y curvilínea chamaca que se encontraba sentadita con sus dos poderosos muslos bien juntos en aquel solitario paradero notaba la singular forma en que su amiga de la niñez le hablaba y la miraba al mismo tiempo, y tras escuchar lo último que esta le decía se dio a responderle.

–Ellos… ellos no son mis amigos…, -le contestó mirando hacia el horizonte del pavimento por donde debería llegar el transporte de regreso a sus hogares.

–Como que no lo son…!?, -le contestó seguidamente Claudia, –si tu mismita me los presentaste anoche, o acaso ya no lo recuerdas…!?, además que casi me rogaste para que saliéramos a juntarnos con ellos, -le respondió la rubia estudiante que ya estaba comenzando a pensar que su amiga del alma de ingenua no tenía nada.

–O sea si…!, -Evelin le habló con un dejo de preocupación en su voz al notar que Claudia daba muestras de no creer en lo que decía, así que continuó explicándole, –Yo al que conozco un poco mas es a don Pedro, pero a su hermano era la primera vez que lo veía…!!

–Mmmmm…!, como que no te creo mucho amiga, Jijiji. Me dices esas cosas y a pesar de eso igual te encontré acostada con ese tal don Cipriano cuando llegué con su hermano luego de ir a dar una vuelta en camioneta, jijiji…, -la rubia le hablaba buscando su mirada con la suya por lo que continuó, –Yo me pregunto ahora… cómo habría sido la situación si ya lo hubieses conocido!?, jijiji… -Ahora Claudia miraba a Evelin de una forma tan acusadora como también de complicidad por lo que habían hecho juntas, su entre maliciosa y picara sonrisa así lo hacían notar.

–Ay Clau…!, de verdad que yo no te estoy mintiendo, lo que pasó… lo… lo que pasó… -La tentadora adolescente de cabellos azuladamente negros no encontraba las palabras necesarias para explicarle a su amiga como se habían sucedido las cosas con don Cipriano en el momento en que se quedaron a solas en aquella viciosa casucha de campo, o al menos como lo fue al principio de aquella incursión sexual en que la encontró Claudia una vez que llegó de vuelta con don Pedro, hasta que al fin le dijo no muy convencida de ello, –En ese momento en que tu llegaste me… me… e… es… es… taban v… vio… violandooo…!, -dijo la mamasota entre cortadamente, casi muerta por la vergüenza y mirando hacia el suelo, lo único que deseaba en esos momentos era que su amiga creyera en sus palabras, pero muy en su interior ni ella misma se la creía, deseaba que la tierra se abriera y se la tragara para no asumir la realidad.

–Jajajaja… Eve…!, no me mires por mensa, si cuando yo entré en esa casucha tu rostro era el de una verdadera put…, ay perdón…!!!, -Claudia rápidamente se tapó la boca con sus delicadas manitas de niña fresa, para luego y en el acto continuar con sus acaloradas apreciaciones, –Discúlpame Eve es que casi se me salió, o sea lo que quiero decir es que se notaba que te la estabas pasando muy bien con lo que te hacía ese señor Cipriano, jijiji…!

La resuelta Claudia miraba detenidamente a su amiga para notar cuales eran las reacciones de ella ante su tanda de verdades, y notó que con sus últimas aclaraciones a la nena se le llenaron sus ojitos verdes de lágrimas, ya que prácticamente la había tratado en forma involuntaria de puta, por lo que rápidamente se arrepintió de estar siendo tan dura con ella y quiso hacerla sentir no tan culpable.

–Ya Eve…, no pongas esa cara… si no es tan grave eso que estabas haciendo, además que yo se que tú no eres así, recuerda que yo también tuve que hacerlo, mira te voy a confidenciar algo muy personal, para que veas que tú no eres la única que se acuesta con viejos, jijiji…

La colegiala rápidamente se quedó mirando a su amiga con sus labios balbuceando, ella quería decir cualquier cosa para defender su reputación, pensaba que si bien ella hasta este momento se había acostado con distintos vejetes, estos sucesos eran netamente involuntarios por parte de ella, aunque sabía que a estas alturas difícilmente podría dar a demostrar lo contrario, o al menos con su amiga.

Claudia quien advirtió el estado emocional en que se encontraba Evelin rápidamente le soltó lo que quería decir.

–Escúchame Eve… mira esto es un secreto Ehhh, ps…, ps…, la otra vez en mi casa yo también lo hice con un viejo, -la rubia veía que su amiga poco a poco le iba prestando atención a sus palabras, así que continuó, –Mas precisamente y para que sepas fue con el profesor Tulio, jijiji, vez…?, tú no eres la única que se ha acostado con hombres mayores…

Evelin cambio rápidamente de expresión ante tan intima confesión de Claudia, claro que la rubia se lo estaba confidenciando únicamente para que la nena no se sintiera tan mal ya que ella al conocerla de tanto tiempo conocía el carácter reservado y retraído de su amiga.

–Lo… lo… has hecho con el profesor Tulio…?, -Evelin por un momento olvidó su estado emocional, la confesión de Claudia era muy comprometedora…

–Pus si… y que tiene?, además que me prometió hacerme un favor a cambio de dejar que me lo hiciera…

–Y que favor te hará a cambio por haberte acostado con él?, -Ahora Evelin se mostraba más confiada y abierta de mente con semejante declaración por parte de Claudia.

–Mmmm… jiji, por ahora no te lo puedo decir, pero quería que lo supieras para que no te sintieras tan culpable, y también para que sepas que no estás sola en esto, -le respondió solidariamente a Evelin la salida jovencita fresa.

–Claudia…! Tuuu… tu… me estas vacilando…! Yo… yo… no te creo que lo hayas hecho con el maestro Tulio…!, solo lo dices para que yo no me sienta tan mal. –Evelin miraba con cara de sorprendida a la rubia mientras le decía esto último.

Claudia por su parte se miraba el cuidado de sus uñas con cara de aniñada, pero la verdad era que nuestra infartante colegiala si le creía, ya que conociendo a su amiga sabía que esta era capaz de hacer cualquier cosa a cambio de algo que quisiera obtener, y en el colegio ya eran muchos los comentarios que enlodaban su reputación, sumándole que a su mente rápidamente le vinieron las imágenes de ver a Claudia totalmente desnuda masturbándose y mencionando al profesor Tulio aquella vez que tuvo que salir huyendo de su casa antes de que ella hiciera una barbaridad al ver a su amiga desnuda o antes de que el buen profesor se despertara y se la culeara nuevamente, fue la rubia quien la sacó de su ensimismamiento.

–Jajajaja…!!, te digo que si tonta, me acosté con él ese día que fuimos a la feria cuando tú te perdiste en el sector del toro mecánico, sucedió un rato antes de que llegaras a mi casa. Te das cuenta…?, ahora sabes que tu buena Claudia se lo ha hecho con el profe más feo del colegio, jijiji, y para que sepas el profesor Tulio también fue un poco bruto cuando me lo hiso…

La contrariada mamasota quien escuchaba las íntimas confidencias de su amiga fue traicionada por su acalorado temperamento a la hora de entrar en detalles lujuriosos ante tan ardiente conversación y a su acalorados recuerdos, añadiéndole a que con su misma amiga acababan de estar revolcándose en un cuarteto de antología con dos vejetes de vergas descomunales así que fue y le soltó sin darse cuenta otra más alteradora intimidad de ella a la rubia. Claudia la captó al instante y lo que escuchó la dejaron boquiabierta.

–Ay si…!, el maestro Tulio puede ser un poco bruto y tosco al momento en que se lo hace a una, pero no la tiene tan grande como la de don Pedro o don Cipriano… o al menos así se la sentí yo cuando me la metió en tu casa… –La chamaca en sus últimas palabras fue consciente de la indiscreta revelación que le estaba haciendo a su rubia amiga, y tras quedarse callada marcadamente al caer en cuenta del error cometido lentamente fue girando su carita hacia donde estaba Claudia para quedarse mirándola con sus preciosos ojos verdes bien abiertos, saltones y mas vidriosos que nunca.

La bella Claudia se quedó pasmada, no se la podía creer, su amiga del alma y de la niñez, la más calladita del colegio y alumna ejemplar ante todo el profesorado, la misma que se sacaba las máximas calificaciones en todos los ramos, y que era pretendida por los chamacos más bien parecidos del establecimiento escolar también se acostaba con el aberrante maestro Tulio!?, ya que claramente era la misma Evelin quien le estaba confirmando que ella conocía las dimensiones vergales del asqueroso maestro y que para rematarla no se la sintió tan grande cuando el profesor con cara de mórbido renacuajo se la había metido en su propia casa, según le acababa de confidenciar al compararlas con las de don Pedro y don Cipriano.

–Noooooo…!!! Eve…!!!! me estás diciendo que el maestro Tulio también te la metió…!!??, -el curvilíneo cuerpo de la rubia embutido en el exquisito vestido negro que tenia misteriosas manchas secas de un líquido medio blancuzco y viscoso temblaba de emoción ante este nuevo soplo lujurioso que le acababa de soltar Evelin, y al ver que la chamaca se había quedado petrificada ante su imprudente confesión se dio a animarla a que fuera ella misma quien se lo confirmara nuevamente y que ella no había escuchado mal, –No te quedes callada amiga…!!, dime también te has acostado con el profesor Tuliooo!?

Evelin quien en esos momentos se sentía morir de vergüenza por la imprudencia de su confesión supo que no le quedaba más alternativa que reconocer lo dicho por sus propios labios.

–Ehhh… es que yoooo… no queríaaaa… peroooo siiiiiii… también me lo hisoooo… y fue en tu casaaaa…!, -le dijo ahora mordiéndose el labio inferior y mirando hacia cualquier parte.

–No lo puedo creer…!!! Esto… esto… es increíble…!!!, dímelo otra vez y pellízcame para no creer que lo estoy soñando… dime, el profesor Tulio te estuvo culeando en mi propia casa…!!??, -la rubia ahora ya estaba de pie y caminaba nerviosamente de un lado a otro al frente de su amiga, ella de un minuto a otro ya estaba como loca y totalmente salida por el curso de la conversación.

–Ay Clau…!, no lo digas así, esa vez no sé que me ocurrió, pero así fue, como tú lo dices…!, -le respondió Evelin desde los viejos y resecos tablones en donde estaba sentada.

–Pues dilo tu también para creerte…!!!, -un extraño brillo en los ojos de la rubia chamaca denotaban el alterado estado de morbosidad en que la tenía su amiga del alma, y más se encabritaba en los momentos en que su dulce amiga era la que se ponía a largar guarradas, algo muy parecido a la conversación que habían tenido antes de salir de su casa.

–Ya… párale Claudia que me da vergüenza hablar de esas cosas…, -la nena no hallaba donde meterse, en tanto la rubia sabía que la Evelin estaba bajando la guardia y que solo bastaba presionarla un poco para que siguiera soltándole las lujuriosas zorrerías que andaba metida.

–Dilo tu misma…!!!, y te juro que no te molesto mas…!!!, -le demandaba en forma alterada y ya media caliente con solo imaginarse a su amiga del alma clavándose al asqueroso maestro, la lujuriosa Claudia se lo decía ahora parada imponentemente frente a ella y con sus manos puestas en sus caderas, sus bien formadas y doradas piernas le temblaban.

–Pero que quieres que diga yo misma?, -la nena otra vez llevó sus deditos doblados a su exquisita boquita de labios tan rojos como las frambuesas en sazón, mientras miraba para cualquier parte menos a su amiga.

–Pues que te culearon en mi casa pues mujer…!, si de eso estamos hablandooo…!!!, -la rubia increíblemente estaba que sufría un orgasmo ahí mismo parada como estaba.

–Bueno, te lo direee…!, pero por favor ya le paras con tus salidas…: mira… el profesor Tulio me estuvo cu… cu… cu… leando en tu propia c… ca… casa…!, estas conforme ahora!?, -le consultó finalmente la chamaca a su amiga haciéndose inconscientemente como si planchara sus ropas con sus manitas, la nena estaba muy nerviosa.

A estas alturas Claudia estaba destilando desde su jugosa vagina intensos chorros de fluidos íntimos mezclados con el semen de los dos viejos que también habían descargado adentro de ella, la rubia sentía como 1 o 2 de estas imprudentes gotas de fluidos escapaban de entre medio de su calzón ya empapados espesamente para ir escurriendo y bajando lentamente por sus muslos, aun así lo que más le importaba en esos momentos era lo que su amiga le estaba revelando, pensaba también en que se había comprometido con ella en no seguir con sus preguntas, pero ella (Claudia) quería saber más…

–Y lo hicieron… sin nada de ropa…?, o sea, completamente d… des… desnudos…!?, -la caliente Claudia ya estaba que se sacaba su vestido y se masturbaba ahí mismo tirada en el suelo de tierra imaginando a su amiga teniendo sexo encuerada con el profesor con cara de sapo.

La colegiala quien también se encontraba muy en su contra con su entre pierna casi en las mismas condiciones que la de la rubia ante tan ardiente conversación, inexplicablemente para ella se lo confirmó moviendo afirmativamente su cabecita.

–Ay Eve…! Ay Eveee…!!, -exclamó Claudia poniéndose a caminar otra vez de un lado a otro y rápidamente con sus ojos cerrados e intentando aguantar y no dejar salir de su intima hendidura un chorro de agüita caliente que imprudentemente igual escurrió desde su vagina hacia sus dorados muslos avasallando y mezclándose con las gotas anteriores.

Una vez recuperada a medias volteó hacia donde estaba sentada su amiga para continuar con su salido interrogatorio.

–Oye…!, y no me vas a decir que a parte de los dos viejos de anoche y del maestro Tulio…, también te has acostado con otros viejos…?

Evelin volvió de sopetón a la realidad, sus piernas y todo su antojadizo cuerpazo comenzó a temblar de estupor ante la imprudente pregunta de su amiga, solo se la quedó mirando impactada y con sus labios gesticulando cualquier cosa con tal de evitar la respuesta que debía darle a Claudia, la atractiva y joven rubia tenía la cara de ser una autentica degenerada según la veía en esos momentos.

–Clauuu…!, ahí viene un autobús… hazle señas…!!!, -la alterada Evelin vio venir al autobús como si este viniera a salvarla de su propia ejecución sumaria ante la verduguienta pregunta de su amiga.

Claudia rápidamente giró su mirada y vio que se venía acercando el transporte, así que ya no quedándole más remedio comenzó a hacerle señas para que este se detuviera.

–No sé porque amiga, pero ya creo saber cuál iba a ser tu respuesta, Ahhh…!, y no te creas que esto quedara aquí Ehhh… nosotras dos tenemos una buena conversación pendiente, -le dijo Claudia terminantemente a Evelin antes de poner su dorado muslo en la pisadera el transporte.

–Ehhh si claro…!, -fue la respuesta de la avergonzada colegiala quien se subió detrás de Claudia.

Las dos atrayentes mamasotas hicieron en silencio el recorrido hasta el centro de la ciudad, con una ensimismada Evelin que solo se daba a mirar por la ventana ante la inquisidora y picarona sonrisa de Claudia que no dejaba de estudiar las reacciones de su amiga mientras ahora la observaba y la imaginaba acostada con el maestro Tulio.

Una vez que se bajaron del autobús, una extrañada Evelin le preguntaba a su amiga que para adónde iban ahora, si la dirección de la casa Claudia quedaba en sentido contrario de la calle en la cual ellas iban caminando.

–Que para donde vamos ahora!?, ps… vamos a ir a un centro asistencial a pedir la píldora, o acaso quieres quedar embarazada de cualquiera de tus dos amigos?, -la rubia estudiante le contestaba con su semblante serio debido a la importancia que tenía para ella aquel trámite.

Evelin se sintió extraña al andar en aquellas andanzas con su amiga, ya que según ella y por lo que le había enseñado su mamá eso que iban a hacer ahora era para jóvenes libertinas, y no para niñas bien y de estudios como lo era ella, pero sabía que su amiga tenía razón, lamentablemente era consciente de que se la habían estado cogiendo hasta la amanecida y no le quedaba más opción que dejarse llevar por Claudia.

Cuando ya estuvieron a la entrada del centro asistencial público el cual a esas horas estaba atiborrado de personas, Evelin dio muestras de vergüenza y no quería entrar, la rubia tuvo que convencerla de que lo hiciera ya que con todo lo que habían depositado dentro de su cuerpo las posibilidades de un embarazo no deseado eran muy altas.

–Ay Clau, es que yo no estoy acostumbrada esto… me da penita entrar ahí…, -la chamaca junto con decir lo ultimo miraba en todas direcciones pensando que la podría ver alguna persona conocida de su madre quien también trabajaba en un centro hospitalario, claro que en otro sector de la ciudad.

–No seas tonta Eve, si aquí nadie nos conoce, solo nos pedirán nuestras identificaciones y nos darán la píldora, además que estos asuntos son de carácter reservado, ya te dije, nadie lo sabrá, solo nosotras dos, y si nos preguntan les decimos que unos chicos nos emborracharon y nos lo hicieron, y asunto terminado, ya no seas infantil y hagámoslo.

Ya con lo último la nena no le quedó más remedio que entrar junto a su amiga a pedir la famosa pastilla.

Fue una chica vestida de auxiliar de enfermería quien las atendió esta era solo un par de años mayor que las chamacas. Evelin y Claudia luego de ambas pasar sus identificaciones en el mesón se dieron a esperar a que les dieran el medicamento.

En eso las colegialas vieron que la chica luego de confirmar ambas identificaciones sacó de un mueble algo parecido a una ficha clínica y que también hablaba en voz baja con una vieja gorda y con pinta de chaperona que también vestía un delantal blanco, ambas funcionarias miraban las identificaciones de las chamacas y los documentos extraídos por la más joven, como si estuvieran confirmando algo, en eso fue la gorda quien se hiso cargo de la situación, así que con las dos identificaciones en mano mas los documentos entregados por la joven auxiliar se fue acercando adonde esperaban las estudiantes.

–Cual de las dos es Evelin del Carmen Jiménez Gómez…?, -la vieja les consultaba autoritariamente y con cara de enojada, aparte de gorda era muy fea.

–Ehhhh… soy yooooo…!, -le contestó la chamaca con temor y en forma extrañada, Claudia también estaba algo curiosa.

–Usted señorita, -le vieja le hablaba ahora a Claudia, –Espere a que le traigan la píldora aquí en el mesón, y Usted, -dijo ahora refiriéndose a Evelin, –Usted debería ser más responsable con su situación, si se va a dedicar a la prostitución desde hace mas de dos semanas que debería haber venido a este centro asistencial o a cualquier otro a hacerse el control médico que les hacemos a las putas…, o acaso no le tiene miedo al Sida…!?, o a pegarse cualquier infección con todos los hombres que se debe acostar por las noches?.

La incrédula Claudia escuchaba sin poder creer todo lo que le decía esa vieja gorda a su tímida amiga, mientras esta ultima solo se daba a escucharla con cara de espanto y sin poder gesticular palabra alguna, en eso Claudia sintió que nuevamente debía sacar la cara por su amiga del alma.

–Ehhh…!, perdón que me entrometa señora, pero creo que acá hay una equivocación mi amiga y yo somos estudiantes, ella no es ninguna prostituta como Usted dice…

–Que equivocación ni que ocho cuartos…!, esta pajarraca es una putilla de esas que se paran en los callejones por si no lo sabías…, -En su profesión la vieja odiaba a las prostitutas, más que nada por prejuicios sociales que por lo que esas pobres hembras le hicieran un mal a alguien, y las odiaba más todavía si estas eran de buen ver, así que imagínense como su puso al ver a la deslumbrante colegiala, el asunto era que la vieja le hablaba con un odio parido a nuestra asustada adolescente de 18 añitos recién cumplidos.

La rubia no pudo evitar reírse un poco por la tremenda equivocación que estaba cometiendo aquella señora, por lo que se dio a ponerse un poco más seria e intentar volver a explicarle.

–No…!, Usted está equivocada…

–Pues confírmelo Usted misma señorita, -le cortó la viaja, –Aquí está la ficha que les hacemos a todas las putas con los documentos que llegan del tribunal, abajito esta adjunta la copia del parte que le cursaron hace un poco más de un mes, aquí dice clarito, Evelin del Carmen Jiménez Gómez, 18 años, domiciliada en…(en el documento oficial salía clarita la dirección de Evelin y Claudia la conocía muy bien), Causal: prostitución en la vía pública, -continuaba ladrando la vieja a oídos de todas las personas que a esas horas se encontraban en el centro asistencial, –Además que a la muy sinvergüenza la pillaron haciéndolo encuerada arriba de un carro según se detalla mas abajito, vamos lea y revíselo Usted misma y dígame si estoy equivocada.

La rubia Claudia tenía sus ojos abiertos como platos mientras leía lo que decía el documento emitido por un tribunal oficial, ahí estaban claritos los datos personales de su amiga de la infancia, y al termino de la copia de la infracción estaba la misma firma de su amiga que ella ponía en sus cuadernos, o sea, -pensaba la rubia, quien había firmado aquella infracción por prostitución irrefutablemente era su misma amiga de la niñez con su puño y letra, mientras Evelin roja como un tomate, y al borde del llanto no sabía cómo reaccionar a tan comprometedora situación.

–Y que me dice ahora señorita, cree Usted que pueda existir algún tipo de equivocación…

–Ehhh… no sé qué decir…, -le dijo la joven rubia a la vieja enfermera, para después dirigirse hacia su amiga con cara de estupefacción, –Eve… tu dime algooo…!, -la chamaca solo miraba hacia abajo y mordiéndose los labios, ella por ahora no tenía nada que decir al respecto.

–Bueno, después puede hablar con su amiga, pero a ella no le corresponde este sector, a las putas las atendemos por una ventanilla que da a la calle de atrás, pero antes le sacaremos una muestra de sangre para ver si está infectada con algo. –Junto con decir lo ultimo la vieja energúmena tomó a la chamaca de un brazo y se la llevó casi a rastras hacia el fondo de un pasillo hasta meterla al interior de una de las salas, todo esto ante las acusadoras miradas de todo el público presente y a las muchas murmuraciones por parte de estos de cómo se llevaban a la puta para desinfectarla.

–Nooo…! no me lleveee…!!, -exclamaba la mamasota al estar siendo tratada públicamente como una vulgar puta callejera mientras era arrastrada por la viejota y al medio de la batahola que se formó en el sector donde estaban, –Clauuu…no dejes que me llevennnn…!!!

–Cállate pendeja que toda la gente se está enterando de lo que te dedicas a hacer por las noches…!, -ladraba la madura jefa de enfermeras quien estaba acostumbrada a atender a las muchas prostitutas que llegaban a tratarse y a recibir la píldora, –Las zorras como tú siempre alaraquean para hacerse los exámenes y una lo único que quiere es ayudarlas…

–Te espero afuera…!!, alcanzó a gritarle la rubia a Evelin antes de que se cerrara la puerta de la sala en que la vieja metió a la asustada chamaca.

Claudia estuvo esperando a Evelin afuera del centro asistencial público por casi dos horas, hasta que por fin la vio salir, rápidamente la joven salió al encuentro de su amiga.

–Ohhhh… Eve…!! Al fin sales, ya estaba preocupándome, dime que te hicieron…!?

–Solo me sacaron una pequeña muestra de sangre de un brazo, y luego me hicieron esperar a que llegaran los resultados, y como todos salieron buenos me dijeron que me fuera y que volviera a tratarme dentro de una semana…

–Están locos…!!, tu no volverás a aquí…!! que se han imaginado!?, -bufaba la bella Claudia al haber sido testigo de cómo a su amiga la habían tratado de la misma forma en que se tratan a las callejeras, la rubia había sido testigo de toda la situación que incriminaba a su amiga, y a pesar de todo aquello ella aun dudaba de que su tímida amiga realmente se dedicara a prostituirse por las noches, la situación sencillamente no le cuadraba, hasta que poniendo atención en Evelin le consultó: –Y que es esa caja que traes en tus manos…!?, -dijo de pronto. La rubia estudiante entre aireada y curiosa vio que su amiga traía bajo el brazo una extraña caja rectangular.

–Ehhh… son p… pre… pre… preservativos…! me los regalaron…!

La rubia se quedó mirando asombrada la caja de 200 unidades de profilácticos de goma que su amiga mantenía en sus manitas, hasta que su linda cara de asombro y enojo lentamente fue transformándose hasta terminar riéndose a carcajadas.

–Jijijiji… ya entiendo esos condones te los regalaron para que los uses con tus clientes, jijiji..

–Clauuuu…!! No te rías… yo no soy prostituta…!!, te lo puedo explica todo, esto fue una confusión…!!

–Si claroooo…!! jijiji…!!!

–De verdad…!!!

–Lo sé, lo sé Eve…!, no te enojes conmigo, yo te conozco y sé que no eres una prosti… es que me da risa todo esto…, primero tus amigos y su fiesta, y ahora resulta que te confunden con una puta, todo esto merece una buena explicación de tu parte Ehhh…,

–Si… si yo te lo explicaré…!!!, -la angustiada chamaca daba gracias a Dios que su amiga creía en sus palabras.

–Bien ya es bastante tarde y debemos llegar a nuestras casas, así que en la semana me lo deberás explicar todo… vámonos de una buena vez…!!!

–Y que hago con los preservativos…?

–Pues bótalos tonta…!!!, tu no los necesitas… si no eres ninguna puta como dijo esa vieja, que se cree…!?

La rubia tras decir lo último fue y le arrebató ella misma la caja de condones de las manitas de Evelin para luego tirarla adentro de un basurero, después de eso hiso parar un taxi el cual ambas abordaron rápidamente, y tras pasar a dejar a nuestra colegiala a su casa la rubia se retiró a la de ella.

(Día lunes en el establecimiento escolar)

Evelin tras haber llegado temprano a su colegio se quedó extrañada de la normal forma en que la saludo Claudia después de los acontecimientos sucedidos solo hace un par de días. Su rubia y fresa amiga la había saludado de lo más normal del mundo con un notorio beso en cada mejilla de la nena para que todo el alumnado que estuviera cerca de ellas notara su presencia, este tipo de actitud era normal en su personalidad y por eso la mamasota estaba intrigada.

–Como estas mi Eve…, estudiaste para el examen de hoy?, -le consultó con naturalidad.

–Si, si estudie y tú?, pudiste estudiar algo…?, -Evelin también le contestó en forma normal, aunque por dentro le costaba mirar a su amiga a sus ojos, ya que desde que los vejetes las habían abandonado en la casucha habían hablado de todo, menos de lo que ocurrió entre ellas a solicitud de los dos viejos depravados, en tanto la rubia ya le contestaba.

–Ay no…!, ayer salí por todo el día con mi novio, así que no tuve tiempo, pero no importa ya me las arreglaré con la nota después que salgan los resultados. –Evelin rápidamente recordó la incursión sexual de Claudia con el maestro Tulio y de ese extraño acuerdo que había dicho la rubia que tenía con el asqueroso maestro. –Y tu pudiste arreglar tu situación con Rodrigo?, debe estar muy enojado porque lo dejaste plantado el otro día…

–Si, ayer hablé con él por el celu, le dije que tuve un problema personal en mi casa, estaba muy enojado y como que no me creía, pero finalmente se quedó tranquilo, y quedamos para salir este fin de semana.

–Bueno, eso está muy bien, espero que esta vez no tengas algo que urgente que hacer como el otro día, jijiji…

–Claudia…!, por favor ya no le empieces que me da pena…!, además que alguien te puede escuchar…, -le decía la nena mirando en todas direcciones.

–Ok… ok… no me hagas caso… Mmmm… ahora recuerdo que nosotras dos tenemos una conversación pendiente, lo recuerdas no?

–Si… lo recuerdo, pero por favor ahorita no… aquí en el colegio no, que nos podría escuchar alguien…

–Tranquila amiga no te presionaré, pero de que tenemos esa conversación la tenemos…!, Ahhh…! mira te dejo mi Eve… que ahí vienen mis amigas y a ti te caen mal, así que nos vemos en el salón…

–Si ándale…, oye Clau, si quieres repasar la materia antes del ex…, -Evelin se preocupaba de la situación académica de su mejor amiga, pero a esta poco le interesaba, rápidamente le cortó lo que la nena le quería decir.

–No te preocupes Eve, yo me las arreglo…, -le dijo muerta de la risa antes de marcharse.

Evelin vio alejarse a Claudia con una jauría de chamacas fresas, todas materialistas empedernidas y muy producidas artificialmente quienes lucían vistosos teléfonos inteligentes y de última tecnología.

Una vez en el salón y tras haber terminado en menos de 20 minutos el examen la nena se dio a contemplar a su rubia amiga que estaba con sus rubios cabellos tomados con una traba pequeña con lo cual le quedaba su linda cara totalmente despejada y con su naricita bien perfilada y algo respingada, la veía totalmente despreocupada echándose brillo en las uñas, su hoja de examen estaba en blanco.

Fugazmente se le vinieron a su mente los recuerdos de aquella espeluznante noche de sexo desenfrenado en que ella y su amiga se vieron envueltas y en las garras de dos viejos degenerados.

Mientras continuaba observándola sentada en su pupitre Evelin inconscientemente puso sus ojos verdes en los dorados muslos de Claudia e inevitablemente se le vinieron las imágenes de lo que los viejos las habían obligado a hacer, su corazón rápidamente comenzó a latir debido que las imágenes eran tan nítidas que hasta podía desnudar a su atractiva amiga desde su lugar y verla completamente encuerada y en todo detalle, por lo que prefirió pedir permiso para salir del salón y así poder tomar un poco de aire e intentar ponerse a pensar en otra cosa que no la alteraran, pero al ir saliendo no pudo evitar mirar a Claudia que justo en ese momento levantó su cabeza y le devolvía la mirada con una bella sonrisa en su rostro que extrañamente hicieron que la pobre chamaca dijera por lo bajo.

–Ay Clauuu…!, -a la misma vez que ya saliendo del salón inconscientemente la colegiala se iba mordiendo su labio inferior al ya tener en su mente el recuerdo de cuando ella estuvo desnuda y sentada sobre la boca de su amiga y como esta le lamía su ranura de carne íntima obligada por aquellos dos siniestros vejestorios.

Eso fue lo más novedoso en cuanto al primer día de la semana después de lo ocurrido, los siguientes días se dieron normales para la suculenta adolescente de cabellos negros y de ojos verdes. Sus lujuriosos recuerdos de la experiencia vivida poco a poco comenzaban a desaparecer.

Solo eran algunos mensajes de grueso calibre por parte de don Pedro que habían llegado a su celular, en donde le decía de los litros de mocos calientes que le tenía reservado solo para ella, de los 4 preñazos que ansiaba que ella tuviera si es que se casaban algún día, y que también y si es que se portaba mal en su ausencia la haría culear gratis con todo el sindicato de trabajadores de su feria y mil cosas más, la nena tras leerlos los iba borrando pero no podía evitar reírse con algunos de ellos, el viejo era un pelado y sin vergüenza de nacimiento y muy mal hablado meditaba cuando estos le llegaban.

Por otro lado el viejo Anselmo se había tomado la molestia de un día esperarla en la misma parada de autobuses para que don Lucas no lo viera, solo para decirle que el material que se estaba consiguiendo ya estaba por obtenerlo, en este supuestamente aparecía su madre manteniendo relaciones sexuales con don Lucas en la misma cama matrimonial que por aquellos tiempos ella compartía con su marido (el padre de Evelin), pero la chamaca daba por hecho que eso solo eran falacias de aquel obeso delincuente solo para ver si lograba encamársela, mas ella ni loca se iba a acostar con ese gordo asqueroso se prometía una y otra vez, ya que los supuestos videos ni siquiera debían existir.

Por otro lado ella misma se propuso no ir a la casa de Rodrigo estando su suegro presente después de que este se la había violado (según ella). Solo se había atrevido a ir en un par de ocasiones siempre y cuando estuviera su suegra presente.

Del sinvergüenza sargento Sinforoso otra vez no sabía nada, este misteriosamente no había vuelto a molestarla. Mientras que el cojo Juan con el maestro Tulio aun no agotaban sus esfuerzos en intentar lograr encerrase en el subterráneo del colegio con Claudia y Evelin, sus ideas eran estarlas culeando por un día entero alternándoselas y dándoles entre los dos a cada una de ellas por sus distintos orificios, algo muy parecido a lo que habían hecho la dupla de mecánicos, pero lamentablemente para ellos y en forma fastidiosa aun no lograban dar con la fórmula exacta para llegar a concretarlo.

El resto de la semana continuó sin novedad, en el colegio la nena intentaba evitar encontrarse con su rubia amiga ya que esta oportunidad en que se la encontraba le recordaba de la conversación que ambas tenían pendiente para luego irse a coquetear con los chamacos para que estos le compraran refrescos y golosinas.

Y así estando ya en un estado sicológico casi normal la colegiala a sabiendas que en cualquier momento sus viejos acosadores iban a reclamar lo que ella tenía para ofrecerles decidió que de una buena vez por todas debía entregarse a Rodrigo antes de que uno de estos facinerosos vejestorios la dejara embarazada.

Evelin sabía que con Rodrigo ya habían sido muchas las veces fallidas en que no lograron concretarlo y en las que ella terminó cogiendo con algún viejo mal vividor, pero esta vez eso no sucedería, ella iba a darlo todo por su amado Rodrigo que tanta paciencia le tenía en los momentos que ella le fallaba, además que si bien Evelin ya había obligadamente probado vergas de diversos tamaños y de distintos hombres, con su Rodrigo esto sería totalmente distinto, esta vez no iba a ser violada, esta vez sería ella quien se entregaría a él, y lo haría por amor.

Ya teniendo todo esto en mente la nena se dio a preparar como sería su pequeña luna de miel anticipada con su Rodrigo, y lo primero que hiso fue notificarle a la parte interesada, así que estando recostada en su camita y vestida con su uniforme escolar se dio a llamarlo por teléfono.

–De verdad Evelin…? Estas segura de lo que me dices…?

–Si mi Rodri… lo he pensado una y otra vez y creo que en nuestra relación ya estamos en la instancia para dar ese importante paso, además que la otra vez en tu casa ya te la había dicho, -la chamaca se sentía en las nubes por tan romántica conversación con su novio.

–Pero es que ya nos habíamos puesto de acuerdo antes, y no resultó, que pasaría si otra vez en tu casa surgieran problemas… No lo resistiría, deseo tanto que ocurra eso que tú dices que ni te imaginas.

–Si resultará Rodrigo, así que no te preocupes, esta vez sí lo haremos…, -le aseguraba la nena mirando una pequeña foto de su novio que este le había regalado en una ocasión.

El chamaco, aunque entre contento y nervioso, se mostraba incrédulo, ya que su novia últimamente andaba un poco extraña, ni mencionar de lo dolido que había quedado después de otra vez haberse quedado plantado esperándola tal como sucedió la última vez en que quedaron de acuerdo para verse. Aun así la idea lo entusiasmaba, y mucho.

–Pero y que le dirás a tu mamá, ella sospechará algo si no llegas a tu casa la noche del sábado.

–No te preocupes… me dijo que iba a salir a cenar con sus compañeras de trabajo y luego se iría a quedar a la casa de una de ellas, así que le pedí permiso para ir a quedarme a la casa de Claudia, ya verás que no habrán problemas, así que después de ir a ver al cine esa película de amor que tanto dices podremos estar toda una noche juntos, -Evelin estaba muy nerviosa diciéndole todo eso a su amado novio, pero en el fondo de su ser sabía que esto debía ser así, incluso estaba dispuesta hasta dejarse embarazar por Rodrigo para poder ver si con esto la horda de viejos lujuriosos que se la cogían dejaban de molestarla.

El joven Rodrigo ahora sí que no daba más de felicidad, por fin compartiría cama con la chamaca más bonita y buenota que había conocido en toda su vida, imaginaba la cara que pondría su padrastro cuando este se enterara que su chica por fin le había dado la prueba de amor siendo él el único poseedor de su belleza y todo lo que encierra ello, ya que don Severiano su odioso padrastro seguidamente y en las oportunidades en que estaban solos le preguntaba si por fin había logrado encamársela, burlándose de él y diciéndole que esa potranca era mucha hembra para un pobre maricon como él, según sus propias palabras.

Así la pareja de tortolitos quedó de acuerdo para por fin concretar la famosa prueba de amor que existe entre dos enamorados, ritual milenario en el cual la hembra accede a darle de probar de sus esencias y encantos femeninos al macho escogido. Esta vez sería Evelin quien se entregaría a su Rodrigo para demostrarle todo el amor que ella le profesaba.

(Día viernes en la casa de Rodrigo)

–Y tu pendejo… porque andas tan de buen humor…?, -le consultó don Seve a su hijastro mientras se estiraba sus mostachos italianos en el momento en que descansaba en uno de los sillones de la sala, en su pecho canoso se veía una gruesa cadena de oro, el viejo se encontraba con la camisa desbrochada y con su gran panza peluda al aire.

El viejo Severiano después de la incursión sexual que había mantenido en su propia casa solo hace algún tiempo con la exquisita novia de su hijastro se mostraba muy interesado en el noviazgo de ellos, siempre quería saber en que estaban.

–Eso a Usted no le interesa, solo ando de buen humor y punto, -le contestó el chico en forma seca, mientras el mismo planchaba la camisa escogida para usar ante su amada al día siguiente.

–Jajajaja…!!!! no me vas a decir que ya te la encamaste, porque no te la creo…, -el vejete estaba atento a lo que contestara su hijastro, de alguna forma quería sacarle información, el solo enterarse de los avances a retrocesos que tuviera Rodrigo en su noviazgo lo ofuscaban o lo calentaban hasta la locura, según fuera el caso, ya que aun no perdía la fe de volver a acostarse con la dulce jovencita, ella hasta le había lamido el culo sin ser él quien se lo pidiera en aquella ocasión en que el jugándosela de cuerpo entero se lo había hecho a la fuerza en un principio hasta lograr hacerla gozar.

–No, no me la he encamado, porque ella no es para eso…, mañana iremos al cine, se lo digo ya que lo veo tan interesado en lo que hacemos o no hacemos…!, -al chico no le gustaba hablarle de su novia al viejo de su padrastro, ya que notaba con la cara de caliente que este la miraba en las oportunidades en que él la había invitado para su casa, pero el viejo era fastidioso con el tema.

–Si serás estúpido pendejo, las zorras son para meterles la verga y punto, no para llevarlas al cine y gastar dinero en ellas, por ejemplo cuando conocí a tu madre y me enteré que estaba viuda, solo la traje a mi casa para que me cocinara, luego de eso simplemente me la culie, y vaya que le gustó porque a los días ya estaba instalada contigo incluido bajo este mismo techo…, pero ese no es tu caso pendejo, esa hembra que tienes por novia nunca te pasará la zorra, es mas ni siquiera sé que hace contigo, como ya te lo he dicho, esa mujer está hecha para abrírsele de patas a machos de verdad y no a maricones como tú… soquete…!!, jajajaja…!!!!

El chico no daba más de ira, sabía que la conversación estaba llegando demasiado lejos con su odioso padrastro, y si este se llegaba a enojar iba a terminar golpeándolo tal como lo hacía siempre, aun así le contestó en forma desafiante.

–No se ría…!, para que sepa que Evelin después de ir al cine me dará la prueba de amor, así que mañana no llegaré a dormir a la casa.

Con las últimas palabras de Rodrigo en donde le notificaba abiertamente a su dicharachero padrastro que al día siguiente él iba mantener relaciones sexuales con la tremenda chamaca que el viejo deseaba con todo su ser, en el ambiente quedó un extraño silencio, hasta que el viejo después de digerir las palabras de su imberbe hijo postizo, fue poco a poco empuñando sus manos, a la vez que su peludo pecho canoso se fue hinchando hasta que libero toda su energía con un tremendo bufido de bestia mal herida.

–No mames desgraciadooo…!!!!, -gruñó el viejo Severiano quien había estado echado en su sillón favorito, ahora hasta le costaba enderezarse debido a su prominente panza más que cervecera, ahora solo se movían sus empuñados brazos como haciendo círculos al estar dándose impulsos para ponerse de pie. Eso que le acababa de decir su hijastro no le había gustado para nada, ya que él por más que intentó en el último tiempo volver a hacerse con el cuerpo de la colegiala no lo había podido lograr, y esa aberrante mariconada de la famosa prueba de amor que decía Rodrigo entre este y la pendeja que lo tenía caliente hasta la locura, casi lo enceguecieron de los celos.

–Pues si mamo y que…!!!!, -le contestó sobre la misma el chamaco quien se sentía triunfal por la osada respuesta que le había dado a su padre postizo.

Una vez que el iracundo vejete logró ponerse de pie tomó por sorpresa a su hijastro, y se lo llevó agarrado del cuello hasta atracarlo contra una de las paredes, para simplemente notificarle.

–Escúchame bien pedazo de idiota… Tu mañana no tocarás a esa potranca, ni mañana… ni nunca, y sabes por qué?, porque ella no irá a juntarse contigo, otra vez te dejará plantado como ya lo ha hecho en otras ocasiones, o crees que no lo he escuchado cuando se lo cuentas a tu madre llorando como un verdadero maricon…!!!, y que te quede claro pendejo reculiao’… esa mujer es mucha hembra para un pobre pedazo de idiota como tú, esa principiante de yegua está hecha para acostarse y ser gozada por machos de verdad, o sea, por machos como yooo…!!. Te queda claro estúpido…!!??

–Suéltalo Severiano…!, le estás haciendo daño…!!! La señora María, quien momentos antes había salido a realizar unas compras llegó de estas silenciosamente, por lo que escuchó todo el último repertorio que su esposo le decía a su hijo mientras lo mantenía semi ahogado contra uno de los muros de la casa.

–Tú te me callas desgraciadaaaa…!!!!, o acaso quieres que vaya para allá y te apaleeee…!!!!! –Don Severiano estaba como loco y le gritaba a su mujer mirándola con sus ojos enrojecidos por la ira y sin soltar a su hijastro de sus garras, los celos lo tenían enceguecido, por lo que continuaba vociferándole, –Esta conversación es entre hombres…!!!!, o más bien dicho entre un hombre y un maricon, jajajajaja…!!!!, -Ahora el viejo volteó su mofletuda cara con bigotes para hablar lo más cerca que pudo a los oídos del chamaco, su idea era humillarlo y menoscabarlo, tal como lo hacía siempre. –Así que ya sabes cabrón, y no te me las des de gallito, mañana te veré regresar derrotado y entrarás por esa puerta llorando como lo haces siempre, así que te quede claro… Tú no eres hombre para ese tipo de hembras… jajajajaja…!!!!!, le dijo finalmente hasta liberarlo de su opresivo apretón de mano en el cuello del joven.

Ya eran las 4 de la tarde del día sábado y la mamasota quien recién venía saliendo de darse una refrescante ducha se encontraba solo envuelta en una pequeña toalla ajustada a su cuerpo, toda su piel y su pelo expelía frescos aromas a jabón, lavanda y a flores primaverales, en la blanca piel de sus hombros aun se veía algunas gotitas de agua que daban cuenta de lo muy limpiecita que era ella.

Luego de secar sus cabellos y de peinarlos hacia un lado de su carita se dio a escoger el tipo de ropa interior que ahora si podría ver Rodrigo con lujo de detalles, según pensaba, por lo que escogió un diminuto conjunto de sostén y tanguita de color rojo oscuro y medio purpuraceo, el primero para que le sujetara sus chichotas y se le vieran apetitosamente paraditas y el segundo para que le tapara solamente lo necesario con la idea de que el joven casi enloqueciera al momento en que ella se quitara el vestido que iba a llevar puesto, este ultimo sería uno de sus favoritos, con tirantes a los hombros dejando ver solo el nacimiento de sus dos globos de tersa y brillante carne que la nena se gastaba por tetas, el vestido que era blanco con pequeñas figuras floreadas se le ajustaba perfectamente a su cintura dibujándosela estiradamente y llegándole justo a la altura de la mitad de sus dos bien ponderados muslos, para finalmente calzarse unas pequeñas zapatillas de mediano taco que hacían elevar aun mas su porte y figura.

Y así, una vez ya vestida, nuestra mamasota otra vez quedaba con la imagen de ser una hembra soberbia e imponente, solo su carita de tierna adolescente quinceañera contrastaba con aquellas lujuriosas y diabólicas curvas que ya se adivinaban por debajo de la tela del vestido escogido.

Fue en el momento en que se estaba perfumando suavemente detrás de su orejitas que casi se meó de horror al escuchar el insistente sonido de su teléfono, sabía que si don Pedro nuevamente la estaba llamando para sus salidos requerimientos otra vez sus planes con Rodrigo se irían al tarro de la basura. La asustada nena descartó inmediatamente que la llamada fuese de su amado ya que al saber que a esa hora el estaba en su trabajo le era muy difícil que su jefe lo dejara llamar por teléfono.

Con mucho temor se fue acercando a la mesa en donde sonaba su celu, y al tomarlo para comprobar quien era la persona que la llamaba tan insistentemente con alivio comprobó que la llamada correspondía a su mamá:

–Alo… mami…?, -le contestó dando gracias a Dios que no era don Pedro quien llamaba.

–Hola mija… porque siempre te demoras tanto en contestar tu teléfono?

–Ahhhh es que me estaba duchando, recuerdas que me diste permiso para ir a quedarme en la casa de Claudia… verdad?

–Si, lo recuero hija, solo quería saber a qué hora llegaras mañana?

–Mmmm… es que con Claudia aun no tenemos planes…

–Bueno si es así… si quieres vente para la casa en la tardecita, recuerda que yo no voy a estar, -la buena señora Isabel sabía que a su nena no le gustaba estar sola en la casa por eso le estaba dando aviso que ella llegaría en la tarde del día domingo.

–Ahhh… que bueno que me avisas así aprovecharé de ver unas materias con Claudia, tú ya sabes que a ella no le va muy bien en el colegio.

–De acuerdo, entonces nos vemos como a las 7 de la tarde?, a esa hora yo ya estaré de regreso.

–Si mamá… como a las 7 está bien…

–Bueno hija te dejo que debo terminar el turno…, -se despedía de su hija la abnegada progenitora.

–Chao mami…!, y que lo pases bien con tus compañeras…

–Gracias hija, pásalo bien tu también.

Una vez terminada la conversación y ya estando Evelin en condiciones, y a sabiendas que no tenía en su celular ninguna llamada de don Pedro haciéndole demandas de su presencia para él hacerle todo tipo de cochinadas, la nena se puso en camino a la casa de Claudia, tal como habían quedado, ya que nuestra precavida mamasota le había dicho a su madre que se quedaría a dormir en la casa de la rubia aprovechando que ella también saldría con sus amigas.

La colegiala pensaba estar con Claudia un par de horas ya que Rodrigo terminaba su turno en la farmacia a las 8:00 de la noche y quedaron de juntarse a las 9 justo a la entrada del cine. Su rubia amiga sabía todo lo que tenía que hacer si a la madre de Evelin se le ocurría llamar para su casa preguntando por su hija, además que ahora tenía también permiso por todo el día domingo, ya vería si esas horas las ocuparía con Rodrigo o bien se iría a la casa de Claudia a hacer la hora, ya que veía improbable que la rubia quisiera estudiar tal como le había dicho a su mamá, la cosa era que a estas alturas la impresionante adolescente de 18 añitos ya estaba en la puerta de la casa de Claudia y con esta ultima recibiéndola en el portal.

–Hola amiga…!, -le saludó la rubia fresa a la misma vez que en forma de sana envidia la inspeccionaba, –Pero que buena te vez con ese vestido Eveee…!, ese Rodrigo sí que se la va a pasar bien contigo en la noche ehhh…! -Claudia miraba de pies a cabeza a su amiga del alma, ella esta vez era cómplice en la fogosa noche de amor que Evelin iba a mandarse junto a su amado.

La colegiala ante las halagadoras palabras de su amiga se sonrojó inmediatamente, ya que ella si se había arreglado de tal forma era para que su Rodrigo la encontrara bonita, y no para que él se la pasara bien con ella porque estaba buena tal como lo decía Claudia, o sea… si, pero esas palabras eran muy frías, ella pensaba en entregarse a Rodrigo porque él la amaba y no porque en esta ocasión él la encontrara buena, valga la redundancia.

Fue la voz de su amiga quien la sacó de esas extrañas cavilaciones.

–Y? a qué horas es la cita?, -le consultó la bella Claudia junto con cerrar la puerta de la casa.

–A las 9:00, nos juntaremos en el cine que está a un lado del centro comercial…

–Ahhh mira, que bien, o sea tendremos tiempo para platicar un ratito, vamos a mi habitación que ahí estaremos más cómodas, quieres un refresco?.

–Si, un refresco estaría bien, donde están tus padres…?, -quiso saber la nena, quien miraba con timidez por si los progenitores de su amiga estuvieran en algún lugar de la sala.

–No te preocupes por ellos Eve…!!, salieron y no llegaran hasta mañana…!!!, -la rubia le gritaba de la cocina mientras servía los refrescos.

–Y tu no saldrás con tu novio…?, -Evelin le hacía estas consultas a su amiga ya que la había visto vestida solo con unos jeans ajustadísimos, con una blusa blanca que se le ceñía a la cintura y con unas sandalias también de medio taco, su amiga era muy atractiva, y aunque entre nosotros en ese atuendo la rubiecita esa estaba para empelotarla y culearsela de cualquier forma, Evelin sabía que cuando Claudia salía a sus panoramas con su novio sus favoritas eran las minifaldas o los vestidos ajustados y cortísimos.

–No, el muy pesado se fue a un concierto con sus amigos, me invitó, pero a mí no me gusta salir con él si es que no gasta dinero así que preferí quedarme aburriendo en casa, -le dijo con algo de fastidio en su voz.

–Ahhh claro, ya veo…!, -le contestó la colegiala junto con recibirle el vaso con refresco a su interesada amiga quien ya estaba de vuelta, ambas ya ingresaban a la recamara de la joven y rubia anfitriona.

–Aja…!, ya que tenemos un par de horas para platicar que tal si me vas explicando eso que sucedió la semana pasada. –Claudia junto con decir lo último se fue recostando en la parte superior de su cama, acomodándose contra las almohadas, era como si hubiese estado esperando este momento.

–Ehhhh… que cosa?, no sé de qué me hablas…, -Evelin estaba sentada en la parte media del rosadito lecho de Claudia, había captado al instante de lo que deseaba saber, pero ella intentaría esquivar esa conversación.

–No te hagas la mensa Eve, tú sabes muy bien a que me refiero… En el centro asistencial tenían una ficha con las que controlan a las prostitutas, y para rematarla en ella estaba archivada una infracción de esas que le pasan a las mujeres por mantener sexo en la calle, estaban todos tus datos y hasta la dirección de tu casa, y como guinda de la torta mas encima estaba firmada por ti amiga, yo conozco tu letra, así que dime… en que andas metida?, -la expresión de la chamaca rubia ahora era de seriedad realmente estaba preocupada por la situación de su amiga de la infancia.

Evelin había imaginado que este momento tendría que llegar algún día, ya que lo sucedido en aquel maldito centro asistencial publico había sido más que comprometedor, pero también pensaba y reconocía que ese día su amiga en ningún momento la dejó sola, la había estado esperando por más de dos horas en la salida del consultorio público, y esas sí que son las amistades que valen meditaba la mamasota antes de dar su respuesta, así que ya no quedándole más remedio tuvo que admitir ante su mejor amiga que efectivamente esa infracción por prostitución se la habían cursado a ella.

–Ay Clauuu…!!!, si, esa era mi letra y mi firma, pero es que tu no lo entenderías nunca…, -le dijo finalmente mirándola a la cara con sus hermosos ojos verdes denotando preocupación, y con su azulado pelo negro peinado hacia un lado de su tierna carita.

La Claudia que ya se había preparado mentalmente para una respuesta como esa, trató de pensar sensatamente y brindarle a su amiga todo el apoyo del mundo, aunque igual semejante respuesta le alteraban un poco los sentidos, no sabía que pensar al respecto, hasta que al final le habló.

–Eve… voy a ser bien honesta contigo solo porque eres mi mejor amiga, escúchame bien, si necesitas dinero para algo yo puedo hablar con mis padres, o no sé, buscar una solución, pero tú no puedes andar por ahí acostándote por dinero, no está en tu esencia… -Evelin al escuchar semejantes palabras reaccionó en el acto, y no pudo evitar que otra vez sus hermosos ojitos verdes se le llenaran de lagrimas mas todavía al notar que su amiga si creía que ella era una vulgar puta callejera.

–C… Cla… Claudia… yo no soy una p… pros… prostituta…!, ya te lo he dicho, y no me acuesto por dinero con nadie, como no lo entiendes?.

La rubia y coqueta estudiante creía en las palabras de Evelin, pero de cualquier modo pensaba que la situación era más que comprometedora para su introvertida amiga, mas que no creerle, la Claudia estaba totalmente intrigada por la situación de ella.

–Entonces dame una explicación razonable pues amiga, si me acabas de reconocer que esa era tu letra y tu firma…!, -le contestó finalmente con sus doradas cejas inclinadas hacia arriba, la situación de su compañera de colegio era más que comprometedora y ella quería llegar al meollo del asunto.

La colegiala olvidando por un rato que el motivo por el cual se encontraba en la casa de la Claudia era solo para hacer la hora antes de ir a juntarse con su novio, y a sabiendas que aun faltaban un par de horas para que este saliera de la farmacia se dio a intentar de explicarle a su amiga el porqué de la existencia de aquel sórdido parte policial en el cual se apuntaba que ella ejercía la prostitución.

–Clauuu…!, te lo explicaré desde el principio…!, -en la habitación de la rubia todo quedó en silencio tras las últimas palabras de la colegiala, hecho que ambas jóvenes entendían que Evelin tenía carta abierta para presentar sus descargas ante su escrutadora amiga. –Recuerdas el día en que me perdí en el sector del toro mecánico?, -la chamaquita se lo preguntó con sus ojos cerrados como dándose fuerzas para iniciar a narrarle de cómo había caído en las garras del abominable mecánico don Pedro Ventura, quien poco a poco se había ido adueñando de su vida y de su cuerpo.

–Claro que lo recuerdo, si con el maestro Tulio y con el cojo ese que es auxiliar del colegio dimos vuelta toda la feria buscándote por todos lados, y tú parecías haberte esfumado, -Claudia mantenía un semblante serio en su nórdico rostro de Diosa del Este europeo…

–Pues ese día fue cuando conocí a don Pedro…!, -le reveló Evelin ahora con sus ojitos abiertos y mordiéndose el labio inferior, como si aquella confidencia fuera una falta cometida por su parte.

–No me digas…!, y que tiene eso que ver con la infracción por prostitución?, -quiso saber su atractiva amiga.

–Si te digo…!, pero déjame seguir explicándote, es que resulta que cuando tú te fuiste para los baños yo necesitaba un poco de aire fresco, así que después de probar una fresas con crema decidí esperarte justo detrás del toro mecánico porque ahí no había tanta gente y corría una brisa refrescante, entonces luego de un rato sentí que alguien me hablaba…

La rubia escuchó impactada aquella fantástica historia que le estaba dando a conocer su amiga, de cómo don Pedro la había enculado delante de sus amigos justo detrás del toro mecánico, (claro que no con palabras salidas y no con guarrerías, o al menos por ahora, más la rubia entendía todo tal cual como acá se está explicando) y como luego se la llevó desnuda en su cacharriento automóvil y que habían sido controlados por un operativo policial, en donde ella obligada por el salido mecánico se dio a decirle a la poli en forma ineludible que ella era puta y que por eso se encontraba encuerada al interior del vehículo del vejete, para después ambos haberse dirigido hasta un sector de lo mas ordinario en donde existía un taller mecánico en el cual el pervertido viejo aparte de haberle pegado la había convertido en mujer, en su mujer, y al interior de una lúgubre oficina en donde existía un catre en el cual se lo hicieron.

El temperamento de Claudia poco a poco fue cambiando a medida que escuchaba los pormenores de las desdichas de su amiga, y a pesar de todo ello ahora la rubia estaba eufórica y le preguntaba a Evelin hasta los más mínimos detalles de todo lo sucedido en aquella ocasión, y Evelin muerta de vergüenza se daba a detallar de cómo había sido toda esa espeluznante experiencia, tal como quería saber su compañera de clases.

–Lo entiendes ahora?, es por eso que existe esa infracción por prostitución, y don Pedro también tiene una copia en su poder.

–Mmmmm…, ya veo…!, es por eso que tú te sigues acostando con ese viejo verdad?, -la rubia estaba muy interesada en la extraña historia de Evelin, de cierta forma la compadecía, pero había algo en todo ello que también le fascinaba y le hacían sentir cosas raras a su cuerpo, su corazón ahora le latía a mil, y no pensaba en dejar hasta ahí la conversación estaba dispuesta a sonsacarle a su amiga hasta su ultima intimidad cometida ya que recordaba muy bien que a ella se le había salido que también lo hacía con el maestro Tulio, pero todo a su tiempo pensaba la lujuriosa joven de cabellos dorados.

Evelin quien seguía sentada solo a medio metro de donde estaba su amiga no le quedó más remedio que admitir la última consulta que le había hecho ella moviendo su cabeza afirmativamente.

–Y cómo es eso que él me conocía de antes que nos juntáramos con ellos en la feria?, si yo no lo había visto nunca en mi vida, -Claudia sin darse cuenta y mientras interrogaba a su amiga con sus dos manitas jugaba nerviosamente a estirarse ciertos mechones rubios de sus cabellos, la conversación cada vez se ponía más fascinante para ella.

–El nos vio en el momento que ingresamos a la feria, creo que de ahí nos andaba siguiendo, o algo parecido.

–El te pidió que me invitaras para que fuéramos a acostarnos con su hermano también?

–Ay si Clauuu…!!, pero yo no quería, por favor no te enojes conmigo… el me obligó…!!, y si yo no le hacía caso iba a ir al colegio a mostrar la infracción a los profesores…

Y que iba a estar enojada la rubia con Evelin, al contrario, estaba sorprendida con la lujuriosa experiencia que le acababa de narrar su amiga del alma, además de todos sus detalles, por lo que quiso ahondar más en aquella sorprendente conversación.

–Si, si entiendo y no te preocupes, no estoy enojada contigo… además que después de todo igual lo pase bien ese día.

Evelin quien en ese momento estaba dándole un trago al vaso de refresco que le había servido Claudia al tener ya su boca y garganta seca de tanto hablar, pero el líquido casi se le sale por las narices al escuchar que después de todo su amiga se la había pasado bien con los dos ordinarios vejetes según decía.

–Lo pasaste bien!?, como me dices eso?, si nos v… vio… violaron…!!!, -le exclamó Evelin a la rubia una vez recuperada del atragantamiento.

–Ps…!, lo pase bien y punto!, además que yo no sentí que me violaran, y tu no me vas a venir a decir que te lo pasaste mal porque no te creo, jijiji, sobre todo cuando lo hiciste con los dos al mismo tiempo, lo recuerdas?

–Claudia…!!! Yo… yo…, no puedo decirte esas cosas…, son privadas…!.

La rubia que no era tonta se daba cuenta que su tímida amiga no le estaba negando su pregunta, sino que le decía que lo que pudo haber sentido ella en el momento en que se la trabaron dos viejos al mismo tiempo era algo privado, por lo que quiso seguir insistiendo para sacarle a la nena como lo había sentido.

–Ya Eve… no seas tan mojigata, después de lo que hemos pasado juntas no es necesario que te hagas la santita conmigo, vamos dime… dime que se siente?, -ahora la libertina Claudia estaba apoyada con su espalda en el respaldo de su cama, extrañamente estiró sus dos estilizadas piernotas embutidas en jeans, y se ubicó una almohada justo en la parte de su cintura para abajo si como estuviese ejerciendo presión con esta por algún motivo.

–Ehhhh… Que se siente de que…!?, -le consultó una avergonzada Evelin quien al mismo tiempo se llevó su dedo índice a su boca, esto lo nena lo hacía cada vez que intentaba eludir una pregunta, y la despierta Claudia ya se había dado cuenta de ello también.

–Que te lo hagan dos hombres al mismo tiempo pues Eve…!, si de eso estamos hablando, -ya a estas alturas las palabras de la rubia sonaban mas como exigencias que como una inocente conversación entre dos chicas.

–Ya para Claudia…! creo que ya hemos conversado lo suficiente…!!, si ya te dije lo que querías saber…!

La rubia quien captó que su amiga daba muestras de dar por terminada aquella candente plática quiso mostrarse más comprensiva con ella con la finalidad de que se sintiera más en confianza.

–Mira, recién estamos empezando Eve…, y no sabes lo orgullosa que me siento de ti ahora que sé que te comportas como una mujer adulta, además que aún es temprano así que vamosle, sigamos conversando. –Claudia junto con decirle esto último se hiso aun lado de la cama dejándole espacio a Evelin para que también se recostara en el sector de las almohadas para que así estuviera más cómoda, tal como lo hacían desde que eran nenitas y se juntaban para contarse secretos.

–Y que mas quieres saber?, -le preguntó la chamaca una vez que estuvo sentada contra el respaldo y con sus dos poderosas piernas estiradas, tal como estaba también la rubia, en cierto sentido el que su amiga se enorgulleciera de ella por sus ardientes vivencias y que no la condenara como ella lo había pensado le dieron un poco mas de tranquilidad, tranquilidad que lamentablemente hizo que empezara a bajar la guardia.

–Pero Eve… contéstame con la verdad, recuerda que yo soy tu mejor amiga, además que lo que te haya pasado tampoco es del otro mundo y yo no se lo contaré a nadie, sale?

Evelin ya se preparaba sicológicamente para el vendaval de imprudencias que con toda seguridad le iba a preguntar Claudia, pero sabía que ellas eran verdaderas amigas, así que le dijo,

–De verdad que no se lo contarás a nadie?, ni… ni a tus otras amigas del cole?, -todo el cuerpo de la colegiala temblaba, ya que creía saber para donde iban a ir las preguntas de la rubia.

–Palabra de exploradora mi Eve…!, lo recuerdas…!? además que esas estiradas zopilotas no son mis amigas, ps… solo las utilizo para levantarles a sus novios, jiji… tu ya me conoces amiga, así que no temas…

–Si es así entonces sale y vale, que quieres saber Claudia?, -Evelin junto con preguntarle a Claudia y para no ensuciar la cama con la punta de sus pies se sacó las zapatillas luego subió sus blancas rodillas para rodear con sus brazos parte de sus piernas, el vestido se le subió un poco mostrando parte de sus muslos, pero en aquella situación eso no le importaba, sabía que no habiendo presente ningún viejo caliente y sin vergüenza ella no corría peligro, además que estaba con su amiga, la misma que desde la niñez siempre había sacado la cara por ella en los momentos en que estuvo metida en algún problema en el colegio, además que a medida que fueron creciendo era la rubia quien se encargaba de presentarle a distintos chicos para que ella se hiciera de algún novio, mas la nena siempre los había rechazado a todos, claro que bien diplomáticamente y como corresponde para no quedar como una estirada.

La suspicaz e intrigada Claudia ya empezaba con su interrogatorio:

–Primero dime… que se siente tener dos vergas adentro tuyo…!?, -la rubia adolescente se puso de costado en la cama con un codo apoyado en esta y con su mano apoyando su cara, todo su curvilíneo cuerpo estaba estirado a un lado de donde estaba la nerviosa chamaca, que casi se desmayó con semejante pregunta.

–Ay no Claudia…! no me preguntes esas cosas…! me da verguenzaaa…!!

–No seas mensa Evi, y como que te da vergüenza conmigo?, si yo estuve ahí mismito cuando te lo hacían, solo dime si te gustó… vamos dime… es rico…!?

Tras pensarla por algunos segundos, la temblorosa mamasota pensó que Claudia estaba en lo correcto, que mas daba si ella había presenciado cuando los dos viejos se la estuvieron cogiendo al mismo tiempo, sumándole que a ella (a Claudia) también le hicieron cochinadas de todo tipo, así que se propuso a decirle la verdad, aunque le costaba.

–Ehhh… s… si, es b… bue… buenoooo…!!, -la chamaca no hallaba donde meterse, nunca en su vida le había comentado sus intimidades a nadie, y por su parte la rubia estaba más que maravillada con la respuesta de Evelin.

–Buenooo…!?, o sea que te gustoooo…!!??

Evelin poco a poco iba cayendo en ese morboso y rico juego de palabras con el que su rubia amiga la estaba interrogando, así que en una forma extrañamente nerviosa le contestó justamente como la Claudia deseaba escuchar:

–Creo que si…, e… ess… es ricoooo que a una se lo hagan e… en… entre dosss…!!, -la nena a pesar de sus sentimientos encontrados no se daba cuenta que aquella conversación a ella también ya le estaba comenzando a gustar.

–Ay mi Eve…!, nunca pensé que tú te la pudieras con dos hombres al mismo tiempo, quién lo iba a creer…!?, -opinaba Claudia que aunque entusiasmada y todo intentaba ponerle paños fríos a la situación, obviamente para que su amiga entrara aun mas en confianza, ella quería saberlo todo, por lo que continuó, –Oye Eve, el otro día te confesé que yo en una oportunidad lo hice con el maestro Tulio, y a ti se te salió que también lo habías hecho con él, vamos cuéntame cómo fue eso.

–Ay Clau, ya te dije que sucedió en tu casa, con eso es suficiente… para que quieres saber más?, además que fue el mismo día en que me violó don Pedro…!!!

–Y esa fue la única vez que te lo hizo el maestrito…?, -la rubia no le hacía caso a su amiga, y no le daba tregua, ya sabía que Evelin le iba a soltar todo lo que ella quisiera saber.

Luego de un silencio casi sepulcral que hubo en la habitación la rubia estudiante supo que hubo más de alguna vez por lo que siguió presionando a la nerviosa mamasota que en esos momentos ya estaba casi en la hora de retirarse para ir a juntarse con Rodrigo, aunque la nena ni siquiera lo recordaba.

–Vamos contéstame Eve…!, hubo alguna otra ocasión con el profesor Tulio?,

–Ehhh… o sea, s… si, h… hubo u… una vez en el colegio dentro de su oficina, pero esa vez solo me hiso chupársela…!, -le soltó como si eso le restara importancia a tan reprobable acción de su parte, solo se la había chupado y nada más, según ella. La nena cada vez se soltaba mas y le confiaba sin censura y en toda crudeza sus incursiones sexuales de las cuales la rubia le iba preguntando,

–Se la chupasteeee!!?? S… Se… Se la chupaste en el mismo colegioooo…!!??, -Claudia sentía que su corazón en cualquier momento explotaría, su cuerpo poco a poco comenzaba a reaccionar, y a estas alturas sus mejillas ya estaban notoriamente sonrosadas, al mismo tiempo ella continuaba, no fuera a ser que Evelin volviera su típico estado de santurrona. –Y anterior a eso que…?

–Ay Clauuu…!, no quiero que pienses de mi que soy una cualquiera pero si, un par de veces me tuvieron en el sótano del colegio él… el… y d… don J… Ju… Juan, -la mamasota se quedó mirando a su amiga para inconscientemente esperar cual iba a ser la siguiente pregunta, Claudia ya estaba como una verdadera loca de remate.

–Con ese cojo asqueroso Eve!!!???, pero si en el sótano el tiene su habitación… Eve… cuéntame que te hicieron ahí…!?,

–Me tuvieron desnuda… y solo me manosearon, al menos el profesor Tulio solo me manoseó, pero el cojooo…, -ahora era la misma Evelin quien casi con emoción en sus palabras le soltaba todo con lujo de detalles a la rubia.

–Pero el cojo queeee…!!!???, Ahhh entiendoooo… al menos el profe te manoseó, o sea, o… sea… que con el cojo también lo hicisteee…!?, -la eufórica rubia lo iba entendiendo todo, y era ella misma quien se daba las acertadas respuestas en donde Evelin se encargaba de confirmarlas.

–Ay Clau, esto es horrible pero si, el cojo auxiliar del colegio también me lo hizo… fueron un par de veces… es mas… el cojo fue el primero que me lo hiso por d… de… detrás…!!, y don Pedro fue el primero por delante…

–Uffff…!!!, el cojo Juan fue el primero que te lo hiso por detrás, es decir… es decir, te has puesto a culear con el auxiliar del colegio y para rematarla le pasaste el culo!!!???, Ay Eve…!!! Ay Eve…!!!, y como fuiste a caer en esa situación, acaso te gustaba…?, porque ese hombre sí que es asqueroso…!

–Noooo…!!, no me gusta…!!!! Y como tú lo dices… ese cojo es asqueroso…!!!!, pero resulta que un día se me perdió mi diario, y entonces…

La chamaca se explayó en los detalles de cómo el cojo Juan se hiso con su diario y como este la chantajeó con divulgar su contenido, ante una ensimismada Claudia que por cada palabra obscena dicha por su tímida amiga sentía como le comenzaba a punzar su rubia hendidura a raíz de lo lujurioso que era todo aquello.

–Increíble…!!, te lo estuvo haciendo toda una tarde y encerrados en su habitación…!?, amiga no sé qué decirte, me has dejado pasmada, nunca me imaginé que eras tan caliente…!!!

–Claudia… no me digas esas cosas, ya te dije que yo no soy así, además que don Juan solo me lo hizo por detrás…-a la nena ya no se le ponían sus ojitos llorosos, pero si se notaba que no quería que Claudia su mejor amiga se quedara con una mala imagen de ella.

–Pero y que quieres que piense si de la forma en que me lo cuentas se nota que te la pasaste bien, o me lo vas a negar?, -La Claudia ya estaba muy excitada, pero aun así le costaba trabajo asimilar las historias de Evelin.

La colegiala por su parte también pensaba en lo raro que era eso de mantener con Claudia semejante conversación, no sabía el porqué, pero había algo que la empujaba a seguir sincerándose con su amiga.

–Ay Clau… no sé como explicártelo, no es que a mí me guste que me lo hagan, pero tienes algo de razón, a pesar que en un principio me lo hacen a la fuerza, siempre acabo haciéndolo con ganas con ellos, porfi amiga… no se lo cuentes a nadie, a mi no me gustan esos viejos, es solo que no sé como explicártelo… de verdad que no lo seee…!!!

–No te preocupes Eve, por algo somos carnales…, pero te tengo otra pregunta…, -a la rubia hasta le costaba tragar saliva para poder hablar, y ahora lo hacía con sus ojos cerrados, la conversación con Evelin la tenían extremadamente caliente, pero sabía que su amiga ya estaba en el horario de marcharse así que si quería saber más para luego masturbarse a solas en su habitación imaginando las enajenantes hazañas de su atractiva e inocente amiga tenía que hacerlo rápido.

–Dime Claudia… pero por favor que ya sean tus últimas preguntas, tengo mucha pena, por estar confiándote todo esto,

–Si, si tranquila, ahí te va mi pregunta…, aparte de don Pedro, don Cipriano, el maestro Tulio y el cojo Juan, lo has hecho con algún otro viejo?

–Claudia…!, pero por qué quieres saber eso? No te entiendo…?

–Solo dímelo tonta, si no le contaré a nadie, solo quiero saberlo…, -el tajito de la rubia ya estaba que se derretía ante la segura respuesta que ya se veía venir, por ello la rubia ansiaba la respuesta de la nena.

–Me juras que no se lo dirás a nadie?,

A la rubia se le salieron los ojos de sus orbitas ya que si su amiga le estaba pidiendo su silencio bajo juramento era porque aun había más, así que aguantándose las ganas de mearse en la misma cama por todas aquellas sensaciones de nerviosismo prohibido, le juró su discreción.

–Por la virgencita de la Guadalupe mi cuate…!, vamos cuéntamelo todo…!!!

–Ay… bueno, es que un día fue para mi casa don Lucas, nuestro arrendatario, pero el solo me la chupó…

–Te la chupo él a ti?

Las preguntas de la rubia se venían una detrás de la otra, lo mismo pasaba con las repuestas de la mamasota, quien también estaba sintiendo algo rico en su panochita con solo pronunciarlas.

–Sip, y el que si me lo hiso en mi casa fue el policía, ese mismo que me paso el parte por prostitución según él, ese día nos quedamos solos un rato ya que mi mamá se fue al mercado con mi abuelito, entonces el sargento Sinforoso…

–Válgame Dios Eve…!!!, lo hiciste con un sargento de la policía?, sigue con quien más te has acostado…?

Luego de una infartante declaración de cómo se la había cogido el buen sargento la ruborizada colegiala le soltó a su amiga su más íntimo y demencial secreto.

–Ps… ps… yo también me acosté con don Severiano…!!!

–Don Severiano…!?, y ese quien es…!!??, -a pesar de su juventud la Claudia estaba al borde de ataque cardiovascular, y aparte de eso sus neuronas estaban totalmente convulsionadas ante el abanico de vejestorios con los que su amiga del alma se revolcaba.

–Esto sí que es un secreto Clau, nadie se debe enterar… ya que don Severiano es… es… el p… pa… pa… drastro de Rodrigo…

–El padrastro de tu novio…!!!???, y te acostaste con él…!!!???

–El me obligó… pero después… después paso lo mismo de siempre…

–O sea te calentaste?, te calentaste con el padrastro de tu novio!?

–Si… creo que me calenté… me calenté con el padrastro de mi novio… Ay Clau… yo no debería estar diciéndote todas estas cosas…!!!

Ambas nenotas ahora se miraban a los ojos con sus respiraciones levemente agitadas. Claudia sabía que su amiga de un momento a otro se marcharía pero como todos imaginamos ella por nada del mundo pretendía dar por terminada la conversación.

–A ver amiga déjame hacer un recuento, vamos por orden: Don Lucas tu arrendatario, con el cojo Juan, el maestro Tulio, don Pedro, don Cipriano, ese Sargento que tú me dices, y con don Severiano tu suegro, o sea te has acostado con 7 hombres distintos y todos estos son viejos calientes…!!!

–Si, pero don Lucas no me la alcanzó a meter ehhh…!, -se defendía la nena en pos de su reputación.

–Pero igual estuviste acostada desnuda con él, verdad…?, -le consultó Claudia inquisitivamente.

–Ehhhh… siiiii…!

–Entonces también vale… te has acostado con 7 viejos distintos Eve, jijiji aun no lo puedo creer…!!!

–Por favor Clau, no se lo cuentes a nadie por favorcitooo…!!!, -le pedía la colegiala con su carita suplicante.

–Descuida que seré una tumba, pero sabes que mi Eve?

–Que cosa…!?, -Evelin ya imaginaba que quizás con que otra cosa le saldría su amiga, pero nunca imaginó lo que sus oídos escucharon y que muy a su pesar venía siendo la purita verdad.

–O sea, yo me consideraba la puta más grande del colegio amiga, pero ahora en comparación contigo y con todo lo que más has contado tú te llevas el estandarte… o sea eres la puta más grande y no tan solo del colegio sino de varias cuadras a la redonda, jijiji, si al lado tuyo vengo siendo solo una monja, no crees?

–Claudia como me dices eso…!?, si ya te dije que casi todos me violaron…!!!, -le contestó finalmente nuestra pobrecita y alterada Evelin que a pesar de las frías y humillantes palabrotas de Claudia creía entender que algo de verdad había en ellas.

–Si, pero al parecer a ti te gusta que te violen, jijiji…

–Ya Clau… párale si…?

–Si, si, tonta sin son bromas, no me hagas caso… peroooo… -Claudia quien a pesar de sus risueñas palabras se sentía extrañamente excitada, y no estaba dispuesta a dejar ir a su amiga si no le revelaba esa preguntita que desde hace rato revoloteaba morbosamente en su rubia cabecita.

–Pero que mas quieres saber?, si ya te lo he dicho todo…!

–Es que ahorita sí que quiero hacerte una preguntita personal mi Eve, pero quiero que igualmente me digas toditita la verdad…

–Ay Nooo…!!!, ya me tengo que ir, si ya estoy algo retrasada, mi Rodri ya debe ir en camino…!, -diciendo esto último la chamaca estiró sus piernas en la cama con claras intenciones de levantarse para luego irse a juntar con Rodrigo.

–Solo la última pregunta y te vas…, -la interceptó Claudia posando una de sus delicadas manitas sobre una de las piernas de la nerviosa mamasota, justo un poquito más arriba de sus bien hechitas rodillas.

–Ehhhh… y que quieres saber ahora?, -la mirada de la chamaca se posó fijamente en la mano de Claudia sobre una de sus piernas.

–E… Esooo… eso que hicimos las dos juntas el otro día que estuvimos con los viejos… t… te… g… gus… gustó?

La pregunta fue un verdadero mazazo en la cabeza de nuestra chamaca, ya que si bien tras la candente conversación que estaba sosteniendo con su amiga de la infancia hasta había sentido unas extrañas sensaciones en su intima hendidura, pero la actual pregunta de verdad que no se la esperaba. Eso que le estaba preguntando Claudia era antinatural, si ella lo había hecho con Claudia fue porque los viejos la habían obligado y no porque a ella le gustaran las mujeres, o sea, el acto sexual para la colegiala comprendía en la unión de un macho y una hembra, y no dos mujeres refregándose sus cositas, pero a pesar de todos estos sólidos principios la nena no se podía negar a ella misma que Si, si le había gustado, intimidad que ahora sí que no estaba dispuesta a confiárselo a Claudia, porque ahí sí que nunca más podría mirarla a la cara si es que se lo reconocía.

–Noooo…!, Claudia, como me preguntas eso?. Si yo te lo hice y deje que tú también me lo hicieras fue porque nos obligaron…!!!, -ahora ambas verdosas miradas estaban frente a frente, una denotando timidez y la otra una nerviosa excitación.

–Nos obligaron?, Tú crees Eve…? Nos obligaron?, -La Claudia ni ella misma sabía porque no podía quitar su mano de la suave pierna de su amiga.

–Si, nos obligaron…!, -la nena llevó otra vez su manita a los labios, y Claudia ya creía saber el significado de la señal que inconscientemente le enviaba su amiga a su mente.

–Pues yo no lo hice obligada, además que si tenía ganas de hacértelo…, -la rubia junto con decirle estas acaloradas confesiones sin habérselo propuesto ya estaba acariciando suavemente la temblorosa pierna de Evelin que ante la situación se sentía sin aire en sus pulmones.

–Pero Claudia…!, -pudo por fin decir, –Que cosas me estás diciendo…!?, si eso solo se hace entre un hombre y una mujer, nosotras somos amigas… solo eso… a mi no me gustan las mujeres, y a ti tampocoooo…!!!

–Ps…! si tonta, si somos amigas, y yo tengo novio y tu también…, te juro que a mí no me gustan las mujeres, y sé que a ti tampoco… perooo…

–Pero queeee…!!!, -ahora nuestra Evelin también reaccionaba como una verdadera desequilibrada mental.

La rubia estudiante sin haberlo planeado ni imaginado se vio en tan candente e intima conversación con su amiga, esta ya no era de viejos lujuriosos ni violaciones, sino solo de ellas. Y claro, como ya lo hemos dicho en ocasiones anteriores Claudia al ser una chica fresa y de mejor condición económica y social que Evelin, ya en algunas oportunidades se había visto envuelta en pequeños juegos sexuales con sus otras amigas, y desde esos tiempos por alguna extraña razón en mas de alguna ocasión había sentido unas tremendas ganas de hacerlo con Evelin, pero ella al conocer su tímido temperamento pensó que nunca llegaría a darse una ocasión, bien sabía ahora que con todo lo sucedido el escenario cambiaba completamente, y si bien ya lo habían hecho obligadas por los dos vejetes, ella ahora sentía unas poderosas ganas a que lo volvieran a hacer, pero ahora ellas dos solas. Así que sin pensársela mas dejó de lado la amistad de la infancia y se dio a confesarle a su amiga lo que ella pensaba de todo aquel asunto entre ellas.

–Jijiji, pero contigo es distinto sabes?, mira, de vez en cuando las amigas entre si hacen cositas ricas, cosas de chicas, que nadie más puede saber ni enterarse… me entiendes?

–No, no te entiendo Claudia…!, y ya para que me estas asustando…!, -la nena veía como su amiga no paraba de sobarle delicadamente su pierna, al son de su enajenante conversación.

–O sea, cositas ricas, entre nosotras, así mismito como las que hicimos… lo recuerdas?, -ahora la rubia se recostó apegando todo su cuerpo junto a las temblorosas curvas de la mamasota que de verdad ya estaba nerviosamente asustada con las locuras de Claudia que ahora estando en mejor posición había ido subiendo su manita y ya le estaba acariciando desde su rodilla hasta mas arribita de la mitad de su suave y brillante muslo.

–Ay Claudia… tú estás loca de remateeee…!!!, -la casi histérica chamaca le decía todo eso a su amiga mirando hacia cualquier parte de la habitación, insólitamente sin moverse de la cama, en cualquier otra ocasión hubiese salido corriendo para su casa, pero ahora por alguna razón sencillamente no lo hacía, aun así la nena estaba muy nerviosa.

–Ps…!, tú tienes la culpa Eve…, con todas esas historias de los viejos con los que te acuestas me hicieron sentir sensaciones…, -la rubia le hablaba despacito y con sus ojos cerrados concentrándose en esas suavidad nunca antes sentida en sus manitas que era la piel de su amiga de la infancia.

–S… sen… sentiste s… sen… sensaciones…!?, -le consultó ahora Evelin también con sus ojos semi cerrados, su respiración poco a poco se iba entre cortando, ya que ella también estaba comenzando a sentir sensaciones, la chamaquita ni recordaba que a esa hora ella debería estar juntándose con su Rodrigo a la entrada del cine.

–Si, y me están dando ganas de que lo hagamos ahora que estamos solitas…, -le soltó la rubia la enajenante propuesta a su compañera de colegio.

Evelin ante la sórdida proposición que le hacía su rubia amiga volvió a medias a la realidad, a pesar de eso ella aun no se movía de la cama, en su mente solo daba vueltas eso que le había dicho su amiga, o sea, Claudia abiertamente le estaba proponiendo que se acostaran?. Hasta que cuando lo pudo entender, con algo de cordura le dio su respuesta a su amiga.

–Ay no Claudia…! creo que no…!!, además que debo ir a juntarme con Rodrigo…!!!

La fresa estudiante estando ya engolosinada con las suaves piernas de su introvertida amiga le contestó solo para hacerla entrar en confianza y alargar un poco mas ese tan rico momento, ya que ella sabía que Evelin debía ir a juntarse con su novio y ella no quería entrometerse en los asuntos de ambos.

–Pues iras igual Eve, yo no pretendo privarte de ir a salir con tu novio, además que tienen toda la noche para estar juntos, es solo que ya me dieron ganas de tocarte un poquito… me dejas?,

–S… Solo tocarmeee?, -las palabras de Claudia con eso de que ella no pensaba privarla de ir a juntarse con su Rodrigo la tranquilizaron un poco.

–Si, solo tocaré un poquito… y tal vez… un beso…? Luego te puedes ir a juntar con tu enamorado, que me dices?

La chamaca rápidamente posó una de sus piernas sobre la otra entre cerrándolas ya que la delicada manita de Claudia cada vez subía peligrosos centímetros aproximándose a su zona prohibida, y ella no entendía por qué motivos no podía detenerla, solo se vio contestándole:

–Solo un beso…!?

–Si solo un beso…!!, -la rubia ya no aguantándose más posó sus rosados labios en el brillante y suave hombro de su amiga notándolo suavecito, fresco y bien perfumado.

–Ay Clau, nosotras dos somos chicas esto está mal…!!!, -Evelin le decía lo anterior a su amiga mirando en sentido contrario de donde estaba la salida Claudia quien ya iba subiendo con sus labios en el inicio del despejado cuello de la colegiala que no sabía a cómo reaccionar ante tan delirante situación.

–Ya te explique que a veces las nenas como nosotras hacen cosas de chicas, y eso no está mal, a mi no me gustan las mujeres ahombradas, tu no lo eres y yo tampoco lo soy, ambas somos dos hembras muy femeninas que estamos rebuenas según los comentarios en el cole y en todos lados, además que tu cumples con todos mis requisitos para hacerlo contigo un ratito, jijiji, vamos dame un beso igual que el otro día, pero ahora solo nosotras dos.

–Ay Claudia, haces que me ruborice con todas esas cosas que me dices…!, le decía la asustada e incrédula Evelin con sus ojitos cerrados y mordiéndose el labio inferior, y claro su carita estaba muy ruborizada.

–Si te ruborizas es porque a lo mejor tú también lo quieres…, -le decía la caliente rubia a su amiga muy cerca de sus perfumaditos oídos, que increíblemente al habérselo dicho muy cerca de ellos hizo que toda la piel de la nena se erizara, tal cual como le ocurría en las oportunidades en que sus viejos violadores le decían todo tipo de peladeces y guarrerías antes de cogérsela, la rubia le había ido subiendo su vestido dejándolo un poco corrido y en donde se podía apreciar el nacimiento de aquel precioso triangulo que la nena tenia por vagina, la rubia mas se calentó con solo ver un poquito de ese triangulito que estaba enfundado en tela roja bien oscura como la sangre.

Ante semejante erizada de bellitos y cabellos a la nena no le quedó más remedio que reconocer que tal vez un besito entre dos chicas no le haría mal a nadie, ella sabía que su vestido estaba subido y que mostraba una pequeña parte de su ropa interior, de cualquier modo ella no hacía nada por taparse.

–Ay no lo sé…!, Ehhhh…!, está bien pero que sea solo un beso…!, -le dijo finalmente mirando hacia otro lado y haciéndose la mensa.

–Será solo un beso amiga… así que no te preocupes…- Claudia junto con hablarle lo anterior ya iba subiendo con sus labios por la mejilla de la nena que solo se mantenía con sus ojos cerrados esperando lo que tenía que pasar entre ellas, sintiendo como la manita de Claudia se había posado en su cadera por debajo de su ropa acariciándola suavemente.

–Pero como amigas…?, -le consultó Evelin solo para hacer menos comprometedor la tremenda zorrería que estaba a punto de cometer dejándose llevar por la degenerada de su amiga.

–Como amigas Eve… siempre como amigas, jijiji… -reía la rubia revoloteando con sus labios y la punta de su lengüita por distintos sectores de la suave cara de Evelin.

–Y luego me voy a juntar con Rodrigo…?, -la nena sentía como los labios de Claudia ya venía acercándose a los de ella, el fresco aliento de la rubia ya llegaba a las fosas nasales de la pobre chamaca.

–Sip, te irás a juntar con tu Rodrigo, yo no te voy a retener…, -le dijo Claudia ahora con su naricita respingona pegada a la perfilada y perfecta nariz de nuestra temblorosa mamasota ambas mirándose a los ojos y luego mirándose los labios hasta que Claudia fue cerrando sus ojos a la misma vez que iba posando sus rosados labios en los rojos de Evelin hasta que simplemente ambas semi abrieron sus boquitas y se besaron. En el living de la casa de Claudia y al interior del bolso el celular de la colegiala vibraba con más de 10 llamadas perdidas de Rodrigo.

(En ese mismo momento a la entrada del cine en que debían juntarse Evelin y Rodrigo)

El chamaco caminaba nerviosamente de un lado para otro, ese día se había ido a comprar pantalones y zapatos nuevos ya que la ocasión lo ameritaba, sumado a las largas horas que lo habían separado de tan memorable momento, pero su novia hacía más de 30 minutos que debería haber llegado, en su mente retumbaban las palabrotas dichas por su padrastro solo el día anterior:

“Tu mañana no tocarás a esa potranca, ni mañana… ni nunca, y sabes por qué?, porque ella no irá a juntarse contigo, otra vez te dejará plantado como ya lo ha hecho en otras ocasiones…”; “que te quede claro pendejo reculiao’… esa mujer es mucha hembra para un pobre pedazo de idiota como tú, esa principiante de yegua está hecha para acostarse y ser gozada por machos de verdad, o sea, por machos como yooo…!!. Te queda claro estúpido…!!??…”

Lo anterior era demencial para el pobre muchacho, mientras su mente le machacaba lo dicho por su padrastro sus casi llorosos ojos veían la larga fila que hacían las numerosas parejas de felices enamorados quienes esperaban el acceso a la sala cinematográfica conversando abrazados y haciéndose arrumacos. Acaso el no tenía también que haber estado de la misma forma a esas horas con su novia?, se preguntaba a la misma vez que volvía al asiento en donde tenía las dos cajas con palomitas de maíz que había comprado para él y Evelin, para luego de volver a mirar las dos entradas que había adquirido guardárselas en el bolsillo de su camisa y volver a marcar el numero de Evelin el cual sonaba y sonaba no habiendo quien le contestara.

El tiempo pasó sin misericordia para el pobre Rodrigo quien vio dos largas filas de personas entrar y salir del cine por cada espectáculo.

Ya era pasada la media noche y Evelin definitivamente no había llegado, incluso en el intertanto de cada función había tomado un taxi en dirección a la casa de su novia en donde la encontró (la casa) con todas las luces apagadas y con nadie que atendiera la puerta.

Luego supuso que con toda seguridad Evelin se había retrasado por algo y que llegaría a la segunda función, total tenían toda la noche para ellos, pero al estar de vuelta en el cine nunca se encontró a su novia esperándolo tal como lo había imaginado.

Siendo ya cerca de las 1 de la mañana fue cuando le dieron aviso que ya bajaban las cortinas del local para cerrarlo, fue ahí cuando se convenció de su triste realidad, nuevamente la habían dejado plantado, tal cual como lo había presagiado su padrastro.

El herido y casi destrozado joven estando casi al borde del llanto se puso en camino hacia su casa, no sin antes arrojar las dos cajas de palomitas de maíz en un basurero y de romper las dos entradas al cine que con tanta ilusión había comprado para él y para su novia.

(4 horas antes en la casa de Claudia)

… Claudia fue cerrando sus ojos a la misma vez que iba posando sus rosados labios en los rojos de Evelin hasta que simplemente ambas atractivas colegialas semi abrieron sus boquitas y se besaron, mientras en el living de la casa de Claudia y al interior de un bolso de salir el celular de la colegiala vibraba con más de 10 llamadas perdidas de Rodrigo.

Ambas frescas y femeninas lengüitas se juntaron y se revolvieron suavemente, y ahí estaban ellas besándose abrazadas y comenzándose a tocar.

La rubia Claudia se mantenía semi inclinada sobre el portentoso cuerpazo de su amiga a la misma vez que temblorosamente se había ido encargando de subirle el vestido hasta dejárselo a la altura de su cintura, en donde ahora si se podía ver aquel diminuto calzoncito rojo que daba forma a un desquiciante triangulito color sangre adornando las poderosas caderas de la chamaca creando la ilusión óptica de que en cualquier momento ella los haría reventar de la parte elasticada por lo tirante y estirada que se notaba aquella fina prenda de encaje, y por su parte Evelin poco a poco comenzaba a olvidarse de su compromiso con Rodrigo

Los besos en los labios y con lengua por parte de ambas mamasotas eran suaves y húmedos. Ambas boquitas se encontraban, se comían y se envolvían entre ellas con todo.

Las dos hembritas atracaban sus bocas al parecer con deseo y con una sensualidad increíble. En eso Claudia sin dejar de besar a su amiga empezó a apartarle el pelo de la cara e increíblemente terminó con una de sus delicadas manitas encima de una de sus chichotas, mientras que con la otra le acariciaba peligrosamente un poco más debajo de su cadera y por debajo del vestido.

Nuestra deseada y sensual colegiala que en un momento se sintió relajadísima con esa suave y delicada incursión entre chicas que estaba manteniendo con Claudia de pronto se vio paralizada, ya que en tanto su rubia amiga la seguía besando en la boca Evelin abrió sus ojos como platos, y como no lo iba a hacer si su fresa amiga comenzó a sobarle las tetas con las misma ansias en que se las masajeaba don Pedro o cualquiera de los otros viejos cuando andaban calientes y desesperados por culearsela, al menos eso pensaba la nena en aquellos momentos, ni que decir que la otra manita de la rubia había ido subiendo por su cintura y ahora ya estaba un poco mas debajo de su ombligo, prácticamente en la antesala de posarse sobre la triangular tela roja que protegía la vagina de la tierna colegiala, hasta que Claudia simplemente tomo manual posesión sobre el sexo de su amiga.

Evelin se encontraba paralizada y no podía reaccionar ya que la delicada manita de Claudia ya se encontraba jugueteando por sobre la diminuta tela que la preservaban de cualquier situación indebida. La salida Claudia que se encontraba totalmente revolucionada sexualmente al estar sobándole la vagina a su amiga ni se la pensó para comenzar a dibujar con su dedo medio la intima rayita de carne que Evelin poseía justo al medio de sus muslos, este lo hundía y lo metía para adentro con tela y todo.

Ante la pasividad de su compañera de cole la rubia se separó de sus labios y llevó su vista hacia abajo viendo en primera fila ese estilizado cuerpo casi al desnudo desde la estrecha cintura para abajo, sus marcadas caderas, sus bien formados muslos, y sus bien desarrolladas piernas las mantenía muy juntitas entre cruzando sus pantorrillas si como con esto fuera lo necesario para proteger su hendidura de sus febriles y excitantes toqueteos.

La Clau notaba como su tímida amiga se mantenía quietecita mientras ella no paraba de masturbarla, su dedo ya daba muestra de estar húmedo por lo que intentaba hundirlo aun mas en ese caliente y medio acuoso tajo que se había formado en la tela de la diminuta prenda, esta misma ya mostraba una oscura humedad justo en el sector del tajito.

Evelin continuaba inmóvil ahora se mantenía con sus ojos cerrados y respirando solamente por su boca, sus músculos lentamente comenzaron a relajarse y su mente comenzaba a perderse en las delicias de ese femenino dedo que tan bien le estaba trabajando allá abajo, y su caliente amiga se daba cuenta de esto por lo que no dándole tiempo de reacción y sin dejar de masturbarla se acomodó aun mas al lado de su cuerpo para nuevamente comenzar a besarla más efusivamente a la misma vez que se dio a seguir diciéndole cosas a su oído para ver si su tímida amiga terminaba por calentarse de una buena vez por todas y para que se pusiera a realizar todo tipo de guarrerías tal como la había visto ella que las hacía cuando estuvieron con los dos vejetes.

–Sabes Eve…?, después de que estuvimos con esos viejos me masturbe toda la semana imaginando este momento…, -le decía la rubia bien bajito y entre exquisitos besitos por la parte de la oreja de la nena y sus alrededores.

–Ayyy…! C… Claudiaaa…! Nooo…! E… esooo es m… men… mentiraaaa…!, -le decía entre susurros y moviendo circularmente su cabeza antes las deliciosas y delicadas lamidas que la rubia le daba a su orejita.

–No tonta… es la purita verdad…!, estas muy rica amiga, es imposible no imaginarte desnuda y no calentarse…

–Yo… yo… s… soy tu amigaaa…!, no puedes imaginarme desnuda y hacer esooo…!!

–Si, somos amigas…!, y siempre lo seremos, pero la verdad Eve es que desde hace mucho tiempo deseaba estar así contigo, solo para divertirnos, jijiji… no creas que me voy a enamorar de ti ni nada de esas cochinadas, solo quiero que hagamos cositas ricas de vez en cuando a espaldas de nuestros novios… y si quieres podemos seguir acostándonos con los viejos esos de tus amigos, dime que no te gustaría…

–Que cosas dices Clau… Ohhhh…!!, -Evelin con solo imaginarse a ella con Claudia otra vez revolcándose con don Pedro o con el viejo que fuera no pudo evitar dejar de salir de su intima hendidura un caliente chorro de líquidos vaginales, su amiga la estaba poniendo a mil con sus lujuriosas salidas.

–Reconócelo Eve…! dime que te gusta acostarte o que nos acostemos con viejos asquerosos… -La rubia estudiante no cejaba en su imprudente interrogatorio.

–Mmmmmmm…! Ahhhhh…! Mmmmm…!, -era lo único que obtenía por respuesta la perversilla de Claudia.

–Dilo amigui…! yo no le contaré a nadie… dime que disfrutas cuando esos viejos te la meten…!, -la respiración de la rubia se dificultaba al estar diciéndole semejantes barbaridades a Evelin, quien era la alumna más tranquila y más bien portada de todo el establecimiento escolar.

Claudia se sorprendió aun mas cuando ante su salida pregunta por única respuesta obtuvo de Evelin que ella poco a poco fue subiendo sus piernotas para luego simplemente abrírselas de par en par, dejándole su vagina totalmente disponible para que ella la masturbara todo lo que quisiera al compás de sus guarras preguntas. La joven burguesa entendió el mensaje, su amiga de la infancia también ya estaba con ganas de jugar y se lo estaba transmitiendo a su forma, fue por eso que profundizó aun más en el fuego cruzado del cargamento de leperadas con las que la estaba bombardeando.

–Vamos Evi…!, recuerda que tu eres más puta que yo misma…!, así me lo dijo don Pedro, y así me lo has demostrado con lo que me acabas de confiar, reconoce que te gusta que cualquier viejo asqueroso venga y te meta la verga…!!, -le decía la envalentonada Claudia al borde del ataque cardiaco ya que nunca imagino que algún día le estaría diciendo semejantes guarradas a su mejor amiga con el solo fin de calentarse entre ambas.

En la mente de la ya muy caliente colegiala revoloteaban las palabras de su amiga a la misma vez que las analizaba dentro de su enardecimiento sexual, preguntándose así misma si sería ella en realidad más puta que su libertina amiga?, y mientras que para Claudia todo no pasaba mas de ser un simple juego de palabras entre chicas para excitarse y ver hasta donde llegaba la cosa para Evelin era algo verdadero, ella no se había abierto de patas para enviarle señales a Claudia ni nada parecido sino porque ella ya estaba hirviendo de calentura y necesitaba que le metieran algo, o frotarse con cualquier cosa, o lo que fuese porque a ella le gustaba simplemente sentir rico de cualquier forma posible, y si…!!, se reconocía a ella misma, que ella: Evelin del Carmen Jiménez Gómez era la puta más grande que había en el colegio incluso hasta de su barrio, más que la Claudia y su jauría de amigas, gracias a Dios que la fresa esa que la masturbaba en esos momentos y que era su mejor amiga no se lo contaría a nadie, se decía mordiéndose exquisitamente su labio inferior y disfrutando de cómo le corrían una buena paja, por lo que finalmente y llevada por su propia calentura le soltó a su amiga lo que ella quería escuchar.

–Ohhhhh…! S… siiiiiii…! C… Clauuu…!! Me gusta que c… cualquier v… viejo que le den ganas v… venga y me lo h… ha… hagaaa…!!!

La rubia estaba empeñada en que Evelin su pusiera a decir groserías y guarradas del más grueso calibre, y al paso en que iban, según lo ultimo dicho por la nena, eso debería suceder en cualquier momento calculaba, por lo que siguió atacando a la colegiala.

–Aja…!, que biennnn…!! Pero dime, que es lo que te gusta que te hagan…?!!!, -el cuerpo de Claudia temblaba de emoción calenturienta, su pregunta había sido muy directa, por lo tanto espera una respuesta similar.

–Mmmmfff… que cualquier viejo me haga e… e… esoooo…!!!, -Evelin le contestaba a medias lo que su amiga le consultaba, pero es que Claudia junto con hablarle la estaba masturbando muy rico según sentía, si hasta le costaba hablar.

–Pero, que es “eso” amiga…!, -la Claudia se lo pregunto ahora recargando su voz en “eso”, lógicamente ella quería saberlo literalmente, –Dímelo mas al detalle…! no te entiendo…!!

Con lo ultimo y al vaivén del la delicada manita de Claudia que se movía circularmente en su vagina solo protegida por la roja tela de su pequeña tanguita a la nena ya no le queda más remedio que claudicar, así que le soltó desde sus propios labios que era “eso” que a ella le gustaba que le hicieran, y se lo dijo ahora tal cual como la rubia Claudia lo quería, o sea, de la forma más ordinaria y vulgar que pudo.

–Q… Que… Que me c… cu… culéen…! eso Clau…!! Que me cu… culéen bien ri… ricoooo… y bien fuerteeee!!, -a la misma medida que la le nena iba soltando semejantes peladeces también se iba soltando y entrando mas en confianza, –Me encanta que cualquier viejo asqueroso se me monte y me deje bien culiadaaa…!!! y llena de semennnn…!!! Solo porque a ellos les dieron ganas…!!! Mmmmm…!!!

A la rubia con solo escuchar la tremenda peladez pronunciada por su amiga se le abrieron los ojos como platos y creía sentir en sus mismas sienes los latidos de su corazón, sumándose a estos todas las pulsaciones sanguíneas en diferentes partes de su dorado y curvilíneo cuerpecito, Evelin era un desalmado monstruo del erotismo y la lujuria se decía, así que tragando saliva siguió con su delirante interrogatorio.

–Querrás decir… que te llenen de mocos?, -la Claudia estaba totalmente desinhibida con tan peculiar conversación que había logrado establecer con Evelin.

–Si… que me den sus mocos por donde ellos quieran…!!!, -hay Clauuuu… me tocas tan ricoooo…!!!!

No haciéndole caso y tragando saliva la salida y joven burguesa seguía con el hilo de la conversación:

–Amiga… por donde te gusta más que te los den…??, -obviamente la salida estudiante se refería al semen, ella quería saber por dónde prefería su amiga que se lo depositaran en los momentos en que se la cogían, y la escalofriante respuesta no tardó en llegar.

–Me g… gusta que me los e… echen en la z… zo… zorraaaa…!!!

–Wuaaaa…! Eveeee…!! Me tienes como locaaaaa…!!! Oye… y acaso no te gusta bebértelos…!!??

–Ooooohhhh…!!!! Siiiiiiiiii…!!!!, me encanta sentir en mis labios como les pulsa la verga antes de dármelos… yo me los como…!!!! Me los comooooo…!!!!, -a la nena también se le habían soltado los tornillos…!, estaba enloquecida diciendo todo tipo de guarradas, y ahora hasta sin que Claudia se lo preguntara!. –Me fascina sentir como bajan y se deslizan lentamente por mi garganta esas cantidades de mocos que me dan a probar… ese rico liquido medio salada y calienteee…!!!, lo imagino tan blancoooo…!!!!, tan espesooooo…!!!! Ohhhhh…!!!! Ufffffff…!!!!

–Pero que es lo que te gusta más…!!?? Que te los echen adentro de tu coñito…!? O… comértelos y tragártelos…!!??, -ahora la putinga y aprovechadora de Claudia le hablaba con un brazo pasado por debajo de su cabeza, con lo que podía despejar la cara de Evelin de sus cabellos, y con su otra mano le acariciaba una teta bien suavecito, la colegiala se mantenía con sus bellas piernotas bien abiertas y moviendo su pelvis circularmente y hacia arriba como si realmente estuviera punteando con alguien.

Y como ya dije antes, la nena a estas alturas no estaba para guardarse nada:

–Las dos formas me gustan…!!!

Claudia nunca supo cual fue el momento en que la situación se puso tan caliente, y tampoco estaba para detener su vendaval de preguntas guarras, la situación para ella era muy rica, por lo que continuaba ahondando aun más.

–Pero amiga… elige la que más te gusteee…!!!

–Ohhhh…!! Mmmmm…!!! Me gusta que me los echen en la z… zo…zorra y bien adentroooo…!!!!. –le confesaba de lo forma más calientemente sincera.

–Guauuuuuu…!!! Que ricoooo y porque amiga…!!!!, porque te gusta que te eyaculen adentro de tu zorraaaa…!?, -el rubio coñito de Claudia estaba que colapsaba, lo tenía tan mojado debido a las continuas expulsiones de líquidos que soltaba desde su intima rendija que la sensación para la rubia era tal cual como si estuviese sufriendo un largo y continuo orgasmo, y miren como debe haber quedado con semejante respuesta de nuestra deseada y caliente mamasota:

–P… Porque así me p… po… podrían dejar p…pre… preñadaaaaa…!!!!

–No mames mi Eve…!!! Guaaaaaaa…!!! Estoy que me meo por tu culpa amigaaa…!!!!, y de cuál de todos los viejos con los que te has acostado te gustaría quedar embarazadaaa…!!!!

–De cualquieraaaa…!!! Ohhhhh…!!! No me interesa Clauuuu…!!! De verdad que no me interesaaaa…!!! Me gustaría quedar preñada de cualquiera…!!!! Me da lo mismoooo…!!!, sería rico que me dejaran bien embarazada y no saber cuál de todos esos viejos fue el que me preñóóóóó…!!!! Ohhhhh…!!!! Clauuuu…!!!! Me corrooooo…!!!! Me corrooooooooo…!!!!

La caliente situación en que estaba con su mejor amiga, y sumándose a ello todas esas cosas que tenía en la mente nuestra impresionante colegiala fue mucho para ella, esa nueva y prohibida perversidad recién nacida en su sensualidad y que le había mostrado Claudia también le atraían y fue esta misma nueva sensación de perversa lascivia la que la hicieron capitular ante su amiga de la infancia yéndose cortada en el aire y sin que ni siquiera hubiese nadie masturbándola mientras meneaba sus ancas.

La chamaca ya estaba caliente, muy caliente y una vez recuperada de los ricos escalofríos de ese primer orgasmo se lo demostró a la rubia deslizando sus manitas por entre medio de los rubios cabellos de ella para abrazarla y atraerla a sus rojos labios, para luego de estar ahora casi comiéndosela a besos con lengua hacerla rodar por la cama y quedar esta vez ella montada sobre el cuerpo de Claudia, la misma posición en la cual parecía que estuviese dispuesta a cabalgarla.

La joven de cabellos dorados por un momento no entendió lo que estaba ocurriendo incluso creyó que su tímida amiga por fin se retiraría para ir a juntarse con su amado a pesar de estar ya bastante atrasada, pero al verse de espaldas en la cama con su Evelin montada sobre ella a la altura de su cintura la vio enderezar su cuerpo, y más escandalizada quedó cuando la vio que la dulce y tímida chamaca la miraba con su respiración terriblemente agitada para luego entrecruzar sus manitas para abajo y tomar los bordes de su vestido para sencillamente ir subiéndolo por su cintura, despejar su ombliguito y seguir retirándoselo hasta despejar sus redondas chichotas para por fin pasarlo por sobre su cabeza moviendo sensualmente sus azulados cabellos negros y hasta que finalmente se lo sacó por completo.

La fascinada Claudia instintivamente posó sus manitas en las desnudas y marcadas caderas de su integra amiga, estas brillaban ante la luz de la lámpara, la suavidad de su piel era enloquecedora, era mucho más suave que la de ella misma que se aplicaba todas las cremas y lociones habidas y por haber, meditaba la facinerosa rubia, hasta que por fin en forma media incrédula le consultó al tiempo que subía sus manitas a esa estrecha cintura para luego devolverlas a las caderas sintiendo ella misma el poderío y perfección corporal que era poseedora su amiga de toda la vida.

–Pero Eve…!, que haces…?!!, jijiji… recuerda que Rodrigo tu novio te está esperando…, -le dijo la Clau desde abajo y hacia las alturas.

La nena lentamente y siempre mirándola con parte de sus sedosos cabellos tapándole a medias su carita de adolescente quinceañera llevó sus manitas a su espalda para destrabarse su sujetador liberando así sus dos colosales globos de carne que perfectamente se acondicionaban a su anatomía hasta retirárselo, y luego de ya estar con las tetas al aire y ante los incrédulos ojos verdes de la rubia, simplemente le dijo,

–A la mierda con Rodrigo, e… es… esta noche… e… es… es noche de chicas…!, -junto con ello fue bajando su cuerpo para volver a comerse la sensual boquita de la feliz y eufórica Claudia quien no perdió tiempo y comenzó a mover su lengua con la de Evelin a la misma vez de darse a manosearla casi con desesperación, la rubia encontraba más que acertada la determinación de Eve.

La excitada colegiala ya no pensaba en nada, se encontraba en un delirante y nuevo estado de lujuria compulsiva, o en otras palabras estaba tremendamente caliente por tanta guarrería hablada, y estaba dispuesta a servirse a Claudia a como dé lugar, el olor a coño lubricado y a erotismo puro poco a poco se iba a instalando en la femenina habitación juvenil de la rubia, para la nena todo esto era casi irreal, se sentía estar en el mejor de los sueños lésbicos que ya en más de una ocasión había tenido y justamente con su salida amiga como protagonista.

Por su parte Claudia estaba extasiada y a la vez seducida por ese tremendo cuerpazo de hembra hecha y derecha que estaba sobajeando y que nada tenía que ver con los flacuchos y sueltos cuerpos de las pendejas esas con las que había incursionado en “juegos de chicas”, nunca se imaginó que su amiga del alma, la mas bien portada de todo el colegio, fuera tan morbosa y lujuriosa a la hora de calentarse, ahora entendía porque ese ejercito de viejos ordinarios se la culeaban todas las veces que ellos querían. Pensando en lo anterior sus manitas recorrían esos dos pedazos de tremendos muslos tan suaves como la misma piel de un bebé, para luego pasear sus palmas por esas dos redondas nalgotas que se ampliaban en sus redondeces y se estrechaban al ir llegando a sus caderas y finalizar con el paso a su cintura, para después volver a hacer una y otra vez ese tan exquisito y carnal recorrido, y apenas vio que su amiga levantó un poco su tronco separándose de sus labios ni se la pensó para apoderarse de esas dos grandes tetas que colgaban solo a centímetros de sus ojos verdes para casi en el acto llevarse una de ellas a su dulce boquita de princesa mal criada y comenzar a chupársela de la misma forma como si de verdad fuera a beberse toda la lechita que pudiera tener su amiga al interior de ellas.

Evelin sentía como su amiga le succionaba exquisitamente sus tetasas tal cual como si ella fuese su bebita necesitada de alimento maternal cambiándose alternativamente de chichota y hacer la misma operación con la otra, como también se estremecía de placer al sentir como su incondicional compañera de colegio le lamía circularmente sus pezoncitos con su fresca y puntiaguda lengua tal cual como si estos fueran caramelos de azúcar, y esto a nuestra chamaca poco a poco le iban haciéndole perder los sentidos sin dejar de vibrar con todo su cuerpazo y suspirar deleitosamente antes los ricos escalofríos que sentía con tal tratamiento succionador en sus tetas, ya casi no lograba pensar en nada, su mente gradualmente iba quedando en blanco solo dándole paso al placer y al delicioso vicio de la carne, situación que hicieron que la colegiala en forma instintiva comenzara a refregar notoriamente su panocha en el áspero jeans de su amiga, justo en la altura pélvica de la sabrosa rubia, era obvio que otro orgasmo ya se le avecinaba a pasos agigantados.

Los suaves movimientos que hacía la chamaca sobre el curvilíneo cuerpo de la pendeja rubia eran genuinamente de coito, con esto amigos míos Evelin literalmente estaba cruzando una remota frontera que prácticamente la llevarían a confines placenteramente prohibidos y lamentablemente ya casi sin retorno (aunque no estoy muy seguro si tan lamentables, pero igual).

A Claudia no le costó mucho trabajo reaccionar ante los eróticos movimientos que hacía su amiga, además que era exactamente lo que ella había estado esperando, así que aprovechándose de la situación y en rememoración de las fantasías de sus masturbaciones en las noches anteriores como pudo estiró su manita hacia el velador que estaba junto a la cama para tomar unas pequeñas tijeras con punta redonda, de esas que se usan para trabajos escolares para luego y con mucho cuidado llevarla a la altura de las caderotas de la nena procediendo primero a cortar un elástico lateral del pequeño calzoncito rojo de su amiga en el sector de sus caderas, y para después hacer lo mismo en el otro extremo, una vez logrado su cometido sencillamente los tomó empuñadamente por delante de su vagina y se los fue retirando y estirando lentamente mientras estos se iban deslizando por esa casi depilada vagina que se gasta nuestra increíble colegiala, hasta dejarla completamente desnuda, Evelin en todo este atrejeo nunca dejo de moverse.

Y otra vez se repetía la historia, a nuestra incomparable mamasota que se gastaba un tremendo cuerpazo con lujuriosas y diabólicas curvas que caían casi en lo criminal nuevamente la tenían completamente encuerada y la Claudia que estaba con toda su ropa puesta aun no se sacaba ni los zapatos de mediano taco.

A esas alturas ambas chamacas de 18 años estaban realmente desatadas, Evelin no dejaba de moverse sobre el cuerpo de Claudia preocupada únicamente de su propio disfrute, o sea, como toda una zorra, mientras la rubia que no le importaban las condiciones sicológicas de su amiga, con lo que se convertía en otra zorra más grande todavía, solo se preocupaba de sentir y manosear toda la carne al desnudo que pudiera, solo se daba a sentir esas duras y suaves nalgotas que se gastaban su bien ponderada compañera de colegio, hasta que cuando la rubia ya no se aguantó más las ganas de realmente empezar el verdadero show de cositas ricas que se hacen entre dos chicas que están buenas como pudo se fue enderezando en la cama quedando abrazada al desnudo cuerpo de Evelin que se movía como una verdadera endemoniada, como si realmente se la estuvieran culeando.

La rubia no perdió tiempo en abrazarla por la cintura y atraerla aun más hacia su femenino cuerpo con la finalidad de que a su amiga no le costara tanto trabajo realizar sus deliciosos meneos, para así, ambas dos, comenzar otra vez a besarse en la boca con deseo mutuo y sin descanso, luego se lamían el cuello, mientras la desnuda Evelin como podía iba desabotonando la blusa de su amiga, ella también ya deseaba chuparle las tetas a la afortunada Claudia.

Pero por ahora los deseos de la rubia eran otros, ya habría tiempo para ella empelotarse y darle a probar de sus encantos a su amiga, por lo tanto no dudo en ir delicadamente tomando las manitas de Evelin y comenzar a ser ella quien ahora se montaba sobre aquel tremendo y estilizado cuerpo de hembra con curvas aterradoramente exquisitas.

Evelin lentamente se fue reclinando hacia atrás de la cama hasta quedar de espaldas sobre ella en forma inversa, su cabeza quedó alojada justo en el canto donde se terminaba el lecho, o para que me entiendan mejor la nuca de su cabecita quedó colgando hacia abajo y sus negros cabellos caían en cascada hasta desparramarse en el suelo, la pequeña y femenina manzanita de su garganta al estar doblada y estirada hacia atrás subía y bajaba debido al intenso estado de excitación en que se encontraba la nena, a la vez que sentía como los labios de su amiga luego de mandarle unas exquisitas succiones en las tetas ya iban bajando hacia la parte que Claudia desde hace ya un rato deseaba embelesarse, y nuestra encuerada colegiala quien ya no estaba para negarle nada a nadie fue y se abrió de patas completamente y lo que más pudo, dejando su intima veta de carne abierta y en bandeja para que la explotara sexualmente quien lo quisiera, y era obvio, ella también deseaba que su rubia amiga se la chupara y extrajera desde su interior los acuosos e íntimos tesoros que ella naturalmente proveía a quien se le antojara probárselos y sumirse en ellos.

La caliente Claudia descendió con su lengua por el potente cuerpo de Evelin y lo hacía con lujuriosa emoción hasta que llegó justo al medio de donde estaba el nacimiento de esas dos potentes piernotas que estaban más abiertas de como los están las puertas de una Iglesia el día domingo, en eso por fin se encontró con lo que ella ya estaba deseando embriagarse hasta el empalagamiento.

Los ojos verdes de la rubia casi no pestañeaban mirando aquel precioso monte de Venus apenas sombreado por una pequeña población de pelos bien negritos, brillosos y encrespaditos, y un poco mas debajo de aquel primoroso monte, tan erótico como femenino, estaba esa atrayente y tierna rajadura de carne que estaba como esperando ser lamida o abierta por algo, el asunto para la rubia es que estos exquisitos tesoros femeninos estaban a su total disposición, a la vez que se preguntaba que como fue posible que aquella pequeña y apretada grieta de carne, según la veía a centímetros de sus ojos fuera capaz de comerse cuanta verga se le pusiera por delante, no importando sus grotescas dimensiones o cuan largas fueran estas, sencillamente se las tragaba igual, se decía para sí misma y mientras se le hacía agua la boca por probarla.

Así que Claudia a sabiendas que ya no había nada más que esperar como pudo rodeó con sus brazos los dos firmes muslos abiertos de su entregada amiga y con ambas manitas se dio a separar levemente esos exquisitos y rosados labios vaginales que le daban forma al tajito que le estaban obsequiando y justo cuando su mirada vio que entremedio de aquellas rosáceas carnes intimas semi abiertas por sus dedos se vislumbraba un pequeño agujero negro en forma de tajo la abundante hiel termino por inundarle su fresca boquita, por lo que ya sin esperar nada abrió sus rosados labios para posar el superior en el nacimiento de la pelvis de Evelin y el inferior justo donde terminaba aquella preciosa rajadura que ahora abiertamente se estaba comiendo.

La rubia en el momento en que recién estaba comenzando a chuparle la zorra a su amiga y luego de haber probado ese acido y salado sabor vaginal en donde se tragó todo lo que pudo de los líquidos que anteriormente lubricaban la panocha se dio a comenzar lamérsela, ella reconocía que la concha de Evelin sabía bastante bien, a la misma vez que intentaba adentrar su lengüita lo más posible al interior de aquella mística vagina, como de a momentos también subía un poco y se daba a chupetear todos los pelitos crespos que ahí habían, se los peinaba de un lado a otro con su lengua y se los comía con sus dos labios entrecerrándolos y estirándoselos hacia arriba, para luego repetir la bucal operación una y otra vez para terminar lamiéndosela con total glotonería.

Y así iban pasando los minutos, y al estar Claudia chupando y lamiendo como desaforada aquel fresco coño que le estaban prestando su naricita estaba enterrada en la suaves carnes de la pelvis rozándose suavemente con los ya mojados pelos que ahí existían, estos a pesar de ser suaves eran algo gruesos según la rubia que los tenía solo a centímetros de sus ojos, aparte de habérselos sentido con sus labios y su lengua varios de ellos se desprendieron de la suave carne de ese místico monte y ahora estaban pegados a su paladar, y ella mientras seguía succionando juntaba saliva en su boquita para con esto lograr despegarlos y así ir tragándoselos todos, sumándose a esto que obligadamente también la olía entera y también le gustaba ese intenso aroma a hembra en estado de celo que expelía esa enigmática zona.

Por su parte Evelin estaba en el séptimo cielo, desde que había sentido la fresca boca de Claudia posarse en la parte más intima de su persona obligadamente se tuvo que agarrar con sus dos manitas a los bordes de la cama empuñándolos y casi quebrándose las uñas debido a las fuerzas con que apretaba sus manos, por cada lamida o succión que le aplicaba en la concha su bisexual amiga una serie de ricos y electrizantes corrientasos de placer que nacían desde el interior de su vagina la recorrían entera, y ella intentaba levantar su cabecita para mirar lo que hacía Claudia allá al otro lado de su cuerpo pero la fuerza de gravedad se lo impedía ya que solo eran un par de segundos lo que la podía mantener levantada en donde solo lograba ver que por entre medio de sus dos chichotas los rubios cabellos de su amiga se movían circularmente al medio de sus muslos abiertos, luego de eso simplemente se dejaba caer con sus ojos cerrados y girando su rostro para ambos lados, esto lo hacía según como fuese la lamida que le dieran, a la misma vez que sacaba su lengüita y la paseaba deliciosamente por todo el contorno de sus labios al mismo compas en que sentía que se paseaba la lengua de la rubia por su sagrada intimidad vaginal.

La Claudia ni tonta ni perezosa sin dejar de chuparle la zorra a su amiga como pudo se fue desnudando, primero fueron sus zapatos los cuales se los retiró cada uno con la punta de sus pies, luego fueron sus jeans que ayudada por sus manos se los fue bajando de a poco para que seguidamente con la complicidad de sus bellas piernas terminara por retirárselos por completo, sus blancos calzoncitos salieron enrollados en ellos, y finalmente su blusa y su sujetador.

Así fue como ambas atractivas colegialas ya se encontraban totalmente encueradas y listas física y mentalmente para comenzar a darse, Evelin meneaba su cintura al mismo ritmo en que la rubia se la comía, y a Claudia le encantaba mantener su manita en la pelvis de su amiga sintiendo a ciencia cierta aquellos exquisitos meneos ondulatorios en que Eve le refregaba la zorra en su propia boca.

En la mente de la joven libertina estaba la grandiosa idea de hacer acabar a su tímida amiga con su propia lengua ya que por cada succión o lamida que ella le practicaba sentía como la nena se estremecía, ya eran numerosas las descargas de jugos vaginales que su compañera de colegio le había soltado desde su panocha y la muy guarrilla se los fue bebiendo todos, así que otra vez estando bien agarrada con sus brazos (los de Claudia) rodeando sus muslos (los de Evelin) decidió acelerar sus movimientos lingüísticos ya que la quería ver retorcerse de calentura cuando llegara el momento de la explosión hormonal que se avecinaba en el cuerpo de su amiga que cada vez jadeaba más fuerte y sus gemidos eran más que escandalosos aun, hasta que estando en tan ardiente tarea sintió como a Evelin se le comenzaban a tensar los músculos de las piernas, estos se estiraron a tal grado que los deditos de sus pies se doblaban y se abrían una y otra vez como si la chica se estuviera acalambrando, y la rubia era testigo de todo aquello hasta que cuando la nena comenzó a arquear su espalda a la misma vez que fue levantando su pelvis con la boca de Claudia chupando y lamiendo sin separarse ni siquiera un centímetro, fue el fuerte grito de placer quien confirmaba que Evelin otra vez se estaba viniendo como una endemoniada.

Momentos antes y por su parte la nena sentía toda la concentración de energías que se le estaban acumulando en la parte más sensible de su cuerpo, sentía como su amiga estando bien ubicada justo entre medio de sus piernas se daba a comerle la panocha como si tuviera hambre, a la misma vez que se daba a abrirle los labios vaginales en cada ocasión que se separaba para tomar aire, cada lengüetazo que le aplicaba Claudia le hacían estremecer de placer, le sentía su lengua tibia y súper excitante, su amiga la movía de un lado a otro mientras le chupaba y chupaba su bien mojada almeja. Después sintió que Claudia con sus labios sujetó suavemente su pequeño botoncito mientras pasaba la punta de su lengua sobre él, y la nena cada vez se calentaba más y más, y no paraba de gemir como si la estuviesen torturando, no quería que Claudia parará de lamer, y así era, la rubia estudiante lamía y lamía la vagina de Evelin cada vez con más frenesí moviendo su lengua más rápido, sintiendo lo húmedo y cálido que era el interior de aquella apetecible hendidura que se estaba comiendo.

La candente situación que se vivía en la juvenil y rosada habitación de Claudia que era muy parecida a las casitas de Barby, estaba llegando a niveles de calentura casi abominables y que llevaron a nuestra nena a que irremediablemente sintiera ese exquisito y animal llamado de la naturaleza, por lo que comenzó a arquearse con espalda y todo ya dispuesta a liberar esa energía concentrada en lo más recóndito de su panocha y que urgía por expandirse, hasta que cuando ya no dio más de calentura y estando arqueada al máximo con sus piernotas bien abiertas y apoyadas en la cama; con su panocha bien levantada y meneándola sobre la boca de la rubia aceleradamente sencillamente explotó y comenzó a correrse y a mearse en otro intenso y brutal orgasmo, a la misma vez que soltando los bordes de la cama ni se la pensó para sujetar con fuerzas la cabeza de Claudia empujándola firmemente hacia su vagina mientras se corría una y otra vez sintiendo como la rubia le chupaba y succionaba los líquidos que ella soltaba en fuertes chorros y que se venían una y otra vez por cada tensión de muscular en la que se estaba viendo deleitosamente asaltada.

–Ohhhhhhhhhh…!!!!!!!! Ahhhhhhhhhhhhh…!!!!!!! Clauuuuuuuu…!!!!!!!! Me corrooooooooooo…!!!!!!! –Entre sus gritos y toda tensionada Evelin no dejaba de mirar a la rubia con sus cejitas para arriba, y con una expresión de placer que ni se las cuento, solo se daba a comprobar de cómo su amiga le bebía todos los líquidos vaginales que ella destilaba en calientes y fuertes chorros, mientras seguía bufando: –Ayyyyyyyy….!!!!! Ricooooooooooo…!!!! Mffffffffsssssssss…!!!! Clauuuuuuu…!!!! Me la chupas tan biennnn…!!!!! Ricoooooo…!!! Ricoooo…!! Ricoo…! Ric ri…, -a la misma medida que los electrizantes escalofríos iban menguando el cálido aliento de placer de nuestra nena también iba disminuyendo hasta que una vez que hubo aflojado todos los músculos y tensores de su cuerpo, sobre todo los de su cuello que los tubo tensionados todo el momento del lujurioso clímax en donde miraba a la rubia, simplemente quedó tirada a patas abiertas mientras la desnuda Claudia le limpiaba con mucha meticulosidad hasta las últimas gotas de flujos vaginales que le habían salido a veces blanquecinos como también amarillentos según hubo observado la misma Claudia en el momento del orgasmo, la rubia estaba con toda su cara mojada y por su barbilla aun caían gotas del intimo almíbar femenino que le habían dado a probar.

Evelin se había quedado exhausta después de la exquisita corrida que se había mandado gracias a su amiga, pero esta ultima y después de haber ingerido todo lo que su compañera le soltó, aun tenía muchas ganas de continuar, la rubia sabía sin duda alguna que tenían toda la noche para seguir disfrutando, así que dándole algo de tiempo para que la nena se pudiera recuperar se tomó sus rubios cabellos con una traba pequeñita quedando con toda su cara despejada y a posterior se entretuvo mirándole la vagina bien de cerca, lo hizo por un espacio de tres minutos por lo menos hasta que determinando que no podía permitirse que a Evelin se le pasara la calentura así como así lentamente comenzó a trepar por la cama para posarse ahora totalmente desnuda muy apegada al cuerpo de la colegiala aplastando sus doradas y cónicas tetas con las de su ardiente amiga que eran mucho más grandes y redondas que las de ella, comenzando Claudia otra vez a lamerle el cuello y sobarle con brusquedad su par de chichotas.

La fresa estudiante le lamía el cuello, la cara, su nariz, la oreja, para nuevamente comenzar ambas a besarse en los labios con apasionante intensidad, la rubia se daba cuenta que su amiga también estaba dispuesta a nuevamente ir a la guerra, ya que su lengüita sincronizaba a la perfección con la de ella.

Estando el par de chamacas, siempre besándose en los labios, puestas de costado en la cama y frente a frente ambas dos sintieron que sus vaginas ya se rozaban por lo que en forma instintiva fueron empujando sus caderas para hacer que sus femeninas hendiduras comenzaran abiertamente a rasparse, a los pocos minutos de esto y en la misma posición antes mencionada el par de hembritas se meneaban arremetiendo una contra la otra, todo esto entre húmedos besuqueos y expresiones de calentura en sus rostros que eran para el recuerdo, pero esta vez fue Evelin quien queriendo ser ella también quien gozara del áureo cuerpo de Claudia con movimientos muy femeninos y delicados siempre meneándose con sus caderas hizo que se dieran vuelta en la cama para ahora ser ella quien montaba el cuerpo de la rubia.

Claudia por su parte y por arte reflejo abrió sus bellos muslos tal cual como si fuese a ser penetrada por una verga con la diferencia que ahora era la panocha de su amiga la que se acomodaba sobre la suya, y en el momento en que los negros pendejitos de Evelin se juntaron y enredaron con los dorados pelitos de Claudia, la salida y anteriormente tímida nena comenzó a moverse tal cual como si ella le estuviera metiendo algo a su amiga, esta ultima solo se dio a cerrar sus ojos y a empezar a mover sus caderas buscando la perfecta sincronización con los movimientos que hacía su compañerita de colegio, a la misma vez que se daba a agarrarle y apretarle sus chichotas lamiéndoselas y chupándoselas.

O sea, y aunque cueste creer ahora era nuestra dulce Evelin quien abiertamente se estaba culeando a Claudia, los golpeteos que hacía el respaldo de la cama de la rubia contra el muro así lo demostraban, eran acelerados y fuertes Toc…!!! Toc…!!! Toc!!! Toc!!!, que se oían producto de los firmes empujones que le mandaba la chamaca a su amiga y que se mezclaban con ardientes gemidos de hembras en celo.

Ambos cuerpos brillaban por la sudoración corporal, de a momentos era la rubia quien se montaba sobre el cuerpo de Evelin para ella estar dándole con el mismo tratamiento antes descrito. Hicieron también un exquisito 69 en donde se estuvieron chupando la concha por espacio de unos 40 minutos por lo menos y cuando después de eso estaban ambas cruzadas de piernas y con sus panochas bien pegadas una a la otra moviéndolas y refregándoselas ondulatoriamente tal cual como lo habían hecho en la noche en que fueron obligadas por los vejetes fue Claudia la que se puso a condimentar aun mas aquella hermosa tijera femenina que se estaban mandando:

–E… Esto… esto es g… ge… genial E… Ev… Eveee…!!, nunca pensé que lo volveríamos a hacer tan r… ri… ricoooo… te g… gus… gustaaaa…!!!???, -le consultaba la rubia guarrilla a su amiga mientras le movía su conchita estando con una de sus piernas cruzadas por debajo de un muslo de Evelin, que lo tenía completamente abierto y doblado sobre la cama, y aferrándose con sus dos brazos al otro muslo de la nena, este otro Evelin lo tenía levantado verticalmente y con sus pantorrilla descansando el suave hombro de Claudia.

La nena escuchaba la consulta de la rubia estando de espaldas en la cama con sus dos brazos extendidos hacia los lados como si estuviese crucificada a esta, sus chichotas de movían circularmente y en forma deleitosa productos de los movimientos de ambos cuerpos, ya que ella también estaba dada a menear y refregar su panocha contra la de Claudia, a la misma vez que sentía en su pelvis las fuerzas en que su amiga también la friccionaba contra la de ella, en su muslo levantado sentía como su joven amiga se aferraba con mas energías en el momento que arremetía con su vagina hacia la de ella, admitiéndose para su interior que hacer cosas de chicas con la rubia ahora también le encantaba. Así que ya sin duda alguna le dio su respuesta:

–Siiiiiii…! Ahhhhh…!! Me encanta Clauuuuu…!!! Me encanta hacer cosas de chicas contigo…!!! Ohhh…!!! Que r… ricoooo…!!! Que ricoooo… que se siente estooooo…!!!, -le admitió meneándole su zorrita y con sus ojitos semi cerrados, siempre mirándola desde su posición con su blanca carita adornada con tonalidades rosadas, era lógico comprender que en aquellos momentos la calentura le brotaba hasta por los poros a nuestra tremenda chamaca de ojos verdes.

Pero no era solo eso lo que deseaba saber la rubia, aparte de querer hacer más rico aun el refriegue que se estaba mandando con su mejor amiga:

–Ahhhh Eveeee…!! Quisiera saber…!!! Mmmmm…!!! Quisiera saber… cual de todas las vergas que ya te has comido fue la que te gusto mas…!!??, -le consultó la Clau a Evelin, como si entre ellas ya no existiera ningún tema tabú. Y así era según la respuesta de la lujuriosa chamaca.

–De todas las que me he comidoooo…!?, -le preguntaba ahora Evelin con la misma expresión en su rostro antes descrito.

–Si amiga…!!! De todas las que te has comidoooo…!!!!, -el estomago de la rubia se revolvía nerviosa y exquisitamente al notar ella que su amiga estaba dispuesta a iniciar otra conversación llena de guarrerías al mismo tiempo en que se frotaban sus tajitos, por lo que se dio a refregar el suyo con mas frenesí todavía, ya que así lograría mejores respuestas se decía la muy aprovechadora. En tanto Evelin ya comenzaba a sacarla de su morbosa incertidumbre:

–Me han gustado t… to… tod… todassssss…!!!

Semejante respuesta descolocó a la rubia a tal grado que ya estaba que se ponía a vomitar de calentura, como era eso que a la muy putinga de su santurrona amiga le gustaban todas las vergas que le habían metido?, pensaba en que fue la misma Evelin quien momentos antes le había asegurado que todas las culeadas que le pegaron los 7 de la fama, estas se sucedieron forzadamente y ahora ella muy suelta de cuerpo le contestaba que le gustaban todas aquellas vergas.

–Todassss…!!!??? Me dices que todassss…!!!???, -la rubia ahora se meneaba mas frenéticamente haciendo con esto que acuosos sonidos que provenían de sus afiebradas panochas se escucharan escandalosamente en toda la habitación.

–Siiii Clauuuu…!!! t… to… todasssss…!!!! Me han gustado todassssss…!!! Ohhhhh…!!! Ohhhhh…!!! -Ahora era la nena quien también le colaboraba a la rubia meneando su vagina a la misma velocidad en que se la movía la rubia, sus ojos estaban fuertemente cerrados en clara señal del empeño que le ponía la colegiala a la causa. Ambas panochas ya casi ni se separaban, solo se comprimían circularmente, y al momento en que lo hacían era una gran cantidad de jugos que manaban y escurrían por las dos entrepiernas, haciendo escandalosos y acuosos sonidos.

–Oh de verdad que te creo amiga…!!! Pero a estas alturas ya debes tener tus favoritas… vamos cuales son las vergas que más te han gustado, quiero saber el nombre de sus dueños???, -Claudia se movía y se acomodaba en aquella impresionante posición tijeresca sin dejar de preguntarle guarrerías a su amiga del alma, la excitación ya casi la superaba.

–Mmmmm…!!! Han sido todas muy ricassss…!!! P… pe… peroooo…,

–Pero queeee!!!??, -la rubia sentía que un avasallador orgasmo ya se le venía a raudales, le calentaba hasta la locura estar haciendo cosas de chicas con Evelin, pero esa calentura se multiplicaba por cien con el solo hecho de nuevamente estar sonsacándole intimas zorrerías a la mas calladita de sus amigas.

–Pero c… creo… creo…, creo que son dosssss…!!!, -la colegiala dio se respuesta con sus ojitos cerrados y refrescándose sus labios con su lengüita, para luego seguir confirmando: –Si, son dos las que más me gustannnn…!!!!

–Dos…!!??? Y cuáles son esas dossss!!!???, -Claudia también cerraba sus ojos fuertemente intentando aguantar no correrse ya que la conversación otra vez ya estaba más que salida.

Evelin tras concentrarse y volver a pasar su lengüita por todo el contorno de sus labios le dio su veredicto a la enloquecida rubia, siempre meneándole rápidamente su pelvis, sobre todo cuando sentía que la rubia le recargaba la de ella sobre esta misma:

–La de don P… Pe… Pedro…!!!, y la de don S…Se… verianooooo…!!!!, -le confirmó finalmente…

Claudia no se la quería creer, pensaba que ella no había estado muy lejos de pensar que su amiga mantenía algún tipo de relación con el repulsivo mecánico que trabajaba en la feria, pero eso de que ella también se acostaba con su casi suegro y que mas encima este era poseedor de una de sus vergas favoritas la tenia al borde del desmayo, aparte de estar respirando por la boca al tener sus fosas nasales tapadas debido a que su acelerada respiración estaba muy por encima de sus necesidades corporales, no obstante a esto la hiperventilada y a la vez ardiente rubia continuaba con sus guarrerías:

–Ahhhh… que ricoooooo amigaaa…!! Pero escoge solo unaaa…!!! la más rica que tu encuentresss…!!!!

Evelin intentaba escoger una, pero no podía, a ella verdaderamente le gustaban las dos vergas antes señaladas por lo que se dio a aseverar lo que estaba diciendo:

–Me gustan las dos Clauuuuu…!!! Como no lo entiendes…!!!!???? Mejor sigue moviendoteeee…!!!!, –Tu siempre quieres saberlo todoooo!!!!-, le contesto en una forma fastidiosamente caliente, ahora la nena zarandeaba sus curvas más desquiciantemente, su cuerpo estaba bañado en sudor, ella también sentía que las convulsiones de placer ya amenazaban por posesionarse de su sistema tanto neuronal como hormonal.

–Ok… Ok… mi Eveeee…!!!!, -la rubia conformándose a medias ya casi estaba entregada al eminente orgasmo que ya casi la hacían explotar, aun así escuchó que su amiga de la infancia no estaba dando por terminada la conversación, su amiga la quería matar de calentura pensaba la rubia.

–Ademasss…!!!

–Ademassss queeee…!!!!!?????, -bufó la rubia antes de sucumbir a la lujuria…

–El cojo Juannnnn…!!!!, -le musitó su tímida amiga ahora con sus dos manitas empuñadas en sus labios debido a lo que estaba a punto de confidenciarle a Claudia,

–Que pasa con ese cojo asquerosoooo…!?

–Él… es el que mejor me lo ha hecho por detrasssss…!!!! Ahhhhhh…!!!! ya no doy más Clauuuuuu…! Creo que me iré cortadaaaaa…!!!!!, -la nena ya comenzaba a levantar su cintura de la cama unos buenos centímetros siempre refregándosela contra la rubia concha de Claudia.

–Noooooooo…!!! No, te vayas aun… Dimeee…!!! te ha gustado que el cojo de mierda ese te diera por el culooooo…!!!!!, -la caliente fresa se aferraba con energías al muslo de Evelin, encargándose de que ambas vaginas se mantuvieran comprimidas al máximo, las dos chicas sentías el huesito de la pelvis de la otra ante tan delirante refriegue, aun así se seguían meneando firme no temiendo a pelárselas. En tanto Evelin le reafirmaba a Claudia con crudas palabras y de la forma más explícitamente posible otra de sus más secretas intimidades:

–Siiiiiiiiiiiiiiii…!!! de verdad…!!! Es el mejor que me lo ha hecho por el c…cu…looooo…!!!!, fue tan brutoooo…!!! Tan animalllll…!!!! Y es tan feoooooo y asquerosoooo…!!!!, me encanta que haya sido el primero en pegarme al mismo tiempo que me lo rompioooooo…!!!!, -nuestra nena ahora sí que estaba desatada, y era cierto, aunque casi todos esos viejos asquerosos con los que ella había cogido se la habían enculado y le habían pegado, ella no podía dejar de sentir cierta sensación corporal por la verga del cojo, y por esa bestialidad con la que se la había embutido por el culo por una tarde entera mientras estaban encerrados en su cuartucho ubicado en el sótano del colegio, aquello había estado en lo más secreto de su mente, y ahora también se lo confidenciaba a su amiga con la que se estaba revolcando desnuda y en una cama tal cual como se revolcaba con los demás vejetes.

Esto último ya fue mucho para la caliente Claudia que ya estaba en un excitante estado de delirio sexual, sus rosados labios vaginales se separaron solo milímetros de los de Evelin y en forma misteriosa empezaron tiritar y a cerrase y abrirse levemente hasta que cuando la rubia ya no dio más y soltó de estos un fuerte lluvia jugos vaginales con los que bañó la vagina de su amiga, en su imaginación estaban las nítidas imágenes de ver al cojo Juan pegándole a su amiga para después verlo enculandola brutalmente:

–Ay… Eveeee…!!!! Ay mi Eveeee…!!!! me corrrooooooo…!!!! Creo que me corrrooooooo…!!!!! Ahhhhhhyyyyyyyy…!!!!! –fue el grito que mandó en el momento que soltó el primer chorro, –Me mandaste cortada con tus puterías amigaaaaaa…!!!! Ahhhhh…!!!! Ufffffff…!!!! Mmmmmm…!!!!!, -gemía la rubia a la misma vez que habría sus compuertas de líquidos femeninos con los que bañaba la panocha de su amiga y parte de su vientre, esos exquisitos chorros de líquidos salían expulsados en forma de abanico, tal cual como si estuviera apagando el fuego que existiera en la concha de Evelin.

En tanto la mente de nuestra retraída colegiala también sucumbió ante tanta guarrería desatada:

–Ay si…!! Siiiiiiiiiiiii…!!! Siiiiiiiiiiii…!!! Yo también Clauuuuu…!!!! Yo también me voy cortada junta contigooooo…!!!!!

En el momento de la explosión orgásmica y de jugos de todo tipo ambas chamacas enderezaron sus cuerpos para quedar sentadas en la cama pero siempre son sus piernotas cruzadas y moviéndose como endemoniadas, las dos se abrazaban fuertemente desde las suavidades de sus nalgas atrayéndose una contra la otra, mientras eran asaltadas por placenteros calambres que las hacían retorcerse enteras los cuales nacían de los dos bañados coños que se negaban a separar y dejar de chuparse entre sí, y todo esto ante la banda sonora del popurrí de guarrerías que se gritaban una a la otra.

–Corrámonos juntas entonces amigaaa…!!!!! Guaaaaa…!!!!! me viene otro Eveeeee…!!!! me viene otrooooooo…!!!!! Siento que se me deshace la zorraaaaa…!!!!! –aullaba la rubia estudiante mientras continuaba yéndose cortada, –Ahí le voyyyyy… Ahhhhhhh…!!!!! Ohhhhh…!!!!! Ricaaaaa mi Eveeeeee……!!!!! me fuiiiiiii…!!!!! me fuiiiiiiiiiiiiii otra vez…!!!!! Ahhhhhh…!!!! Diossss…!!!! Diosssssss…!!!

En tanto la calladita Evelin tampoco se quedaba atrás con su propio arsenal de lujuriosidades:

–Ahhhhhh…!!!!Ohhhhh…!!!! Mfffssssssssss…!!!! Eso Clauuuu…!!!! Dame tus caldosss…!!!! Meáme enteraaaaa si así lo quieressss…!!!! Báñame con tus meados calientessssss…!!!!! Ohhhhhh… Clauuuuuu…!!!! Ahí te van los míos Clauuuuuu… Tomaaaaa…!!!!! Tomaaaaaaaaaaaa!!!!!, -le gritaba empujando bruscamente su vagina haciéndola impactar con la de Claudia, mientras sentía que esta se derretía y se aleaba con las tibias carnes de su amiga y ante los fluidos calientes que ella también iba soltando mientras ambas se corrían.

Con sus resbalosos torsos bien pegados uno al otro y con las cuatros chichotas resbalándose entre ellas buscando acomodamiento las sabrosas y lujuriosas nenas no dejaron de moverse, besarse y correrse solo dadas a sentir las oleadas de escalofríos en que se vieron asaltadas.

Fueron muchas y largas horas en que en el solitario living de la casa de Claudia se escucharon notoriamente desde la habitación de la hija del matrimonio de aquel hogar sonidos de jadeos de cuerpos que se rozaban, gemidos y susurros femeninos de aliento, gritos de jóvenes hembras que se corrían una y otra vez, mas los acuosos y escandalosos choques de ciertas partes corporales que estaban empapadas según se oía ya que daba la impresión que por cada vez que impactaban debía saltar agua de aquellas singulares partes, sin mencionar los largos minutos de acelerado golpeteo del respaldo de la cama de la chamaca rubia contra la pared en el transcurso de la noche y en cortos intervalos de tiempo, así lo hubiese oído cualquiera que hubiese estado sentado en uno de los sillones de la sala. Aun cuando ya estaba aclarando con los primeros resplandores de la mañana según se veía en los ventanales de la casa, desde la habitación de Claudia otra vez venía el morboso crujir de la cama, y aquel escandaloso golpeteo de esta contra el muro, obviamente se habían puesto a culear de nuevo y todo lo anterior al son de los gemidos de las dos nenas mejor cotizadas corporalmente tanto en el colegio al cual asistían y en el barrio en el cual cada una de ellas vivía.

(Al siguiente día)

Nuestra agraciada colegiala se despertó toda desnuda y adolorida en la cama de su amiga, al abrir sus ojos verdes lo primero que pudo ver fue a Claudia ya vestida, la rubia estaba de minifalda y con una blanca blusa primaveral mientras alisaba sus rubios cabellos, fue en eso que la fresa estudiante al girar su cara se percató que su tímida amiga también ya se había despertado.

–Hola Eve… que tal dormiste…!?, -le consultó dándole los últimos retoques a su cabello y mirándose de distintas posiciones al espejo.

A la chamaca con solo sentir su desnudo cuerpo pegajoso sumándole la humedad que existía en la cama rápidamente se le aclaró la mente y se le vinieron las imágenes de las largas e intensas horas de sexo lésbico que había mantenido con su amiga de la infancia durante toda la noche, por ende como un rayo tomó una de las sabanas que estaban caídas a un lado de la cama y se tapó hasta el cuello, el pudor y la vergüenza nuevamente imperaban en su tímida personalidad.

–Claudiaaaa…! Ehhhh… qué hora es?, -fue lo único que atinó a preguntar sin siquiera poder mirar a su amiga a la cara.

–Son las 12 del día…!, -le contestó la rubia de lo más relajada.

–Queeee…!? pero como es tan tarde…!?, -automáticamente la preocupada chamaca se dio a mirar el lugar en donde había quedado su ropa, sus calzoncitos rojos los vio que estaban destrozados y tirados en el suelo.

–Y que mas quieres?, -la voz de su amiga del alma nuevamente atraían su atención, –ps… yo encuentro temprano para lo hora en que nos dormimos, si no te acuerdas ya estaba claro cuando lo hicimos por última vez…, -le dijo Claudia mirándola en forma maliciosamente traviesa a la misma vez que giraba su cuerpo para quedar de frente a la cama para que a Evelin no le quedaran dudas a lo que se refería, para luego decirle… –Porque… recuerdas lo que hicimos anoche verdad?.

Evelin imperiosamente necesitaba que llegaran los ovnis y se la llevaran a la galaxia más lejana posible al estar su amiga recordándole en sus mismas narices que se habían “acostado”. Hasta que a sabiendas de no poder negar lo innegable le contestó:

–Ay Clauuu…! Si…, lo recuerdo…! Pe… pero por favor ya no le empieces si…!? Que me da pena…!!, además que eso no volverá a ocurrir entre nosotras…, -le dijo la muy avergonzada nena mirando hacia cualquier parte de la habitación.

–Jijiji… si claro…!!!, -Claudia mientras le contestaba guardaba las llaves de la casa y su celular adentro de su bolso.

–De verdad…!! Yo no quería hacerloooo…!!!! Por favor créeme… lo jurooooo!!!!, -continuaba chillando la mamasota quien ahora estaba acostada de lado en la cama tapándose férreamente hasta la altura de las tetas.

La rubia que más o menos calculaba que Evelin empezaría con sus cosas también le hizo saber sus impresiones, (claro que en forma amigable):

–Como tampoco querías hacerlo con tu ramillete de enamorados, verdad Eve?, -ahora la atractiva y toda producida Claudia cerraba su bolso y miraba a Evelin un poco más seriamente.

Nuestra nena no hallaba donde meterse, recordaba muy bien las intimas revelaciones que le había hecho solo hace horas.

–Yo no te he mentido Claudia…!, -exclamó de pronto Evelin, –Ya te expliqué que en ciertas ocasiones no se qué es lo que me pasa… De verdad…!!! –Y lo de anoche… lo de anoche… eso no debió haber ocurridoooo…!!!

–Bueno… si tu lo dices… que así sea, jijiji… como Usted mande mi capitana!!, Jijijiji…!!!, -Claudia quien ya estaba en estado normal no dejaba de sorprenderse entre la gran diferencia que existía entre esa chamaquita de su misma edad que estaba ahora en la cama tapando su cuerpo en forma pudorosa, ella no tenía nada que ver con la otra poderosa y lujuriosa amazona que no se cansaba de tener orgasmos y hablar guarrerías de grueso calibre a la hora de mantener sexo con la que se había estado revolcando la noche entera, las dos eran la misma, se decía la joven rubia, pero al estar tan apurada para ir a encontrarse con su novio dejó esas cavilaciones para otro momento.

–Clauuuu… ya párale!!! y no me molestes…!!! Clau… para dónde vas tan apurada…?!, -Evelin en el intertanto de la conversación se había dado cuenta que su amiga iba saliendo.

–Ok… no me hagas caso Eve… jiji, Ahhhhh…!, claro… yo voy saliendo ahorita así que si quieres…

–Vas saliendo…? y para donde…?, -le cortó la nena en forma extrañada ya que ella aun estaba desnuda y en la cama de su amiga.

–Voy a juntarme con mi novio, me llamó casi desesperado para invitarme a la casa de sus padres, no se… un tío esta de cumpleaños y esas cosas aburridas a las cuales me invita…

–Entiendo, espérame… y nos vamos juntas…, –la chamaca en el acto se sentó en la cama siempre tapando sus encantos con la sabana de Claudia.

–No amiga, ya estoy bastante retrasada, mis padres no llegan hasta la tarde así que dúchate tranquila… Ahhhh…!, se me olvidaba… en el refri hay leche y bocadillos, chao mi Eve y dale mis saludos a tu Rodrigo, jijiji…

Sin más la rubia desapareció ante la otra vez exaltada mirada de la chamaquita al recordar de sopetón que nuevamente le había fallado a su amado Rodrigo.

Nuestra nena una vez que se quedó sola se dio una larga ducha en el baño de su amiga, no entendía el porqué, pero extrañamente mientras enjabonaba su cuerpo no sentía culpa por lo recientemente ocurrido con Claudia, así que mejor se dio a pensar en que cosa le diría a su amado Rodrigo ya que nuevamente este estaría decepcionado de ella.

Pensando en mil soluciones para salir del problema con su novio la nena de pronto se vio vestida y recién bañadita bebiendo un vaso de leche en la cocina de la casa de los padres de Claudia y lista para irse para su casa, claro que por razones de fuerza mayor nuestra colegiala iba sin sus calzones, recordemos que la rubia se los destrozó en el momento que la estaba encuerando.

Al rato la nena ya iba llegando a su casa, y notaba que a pesar de ser las 1 de la tarde en aquel día domingo no hacía calor, ya que al ir caminando por la vereda experimentaba como un fresco aire se colaba por debajo de su vestido blanco con florecitas oreándole exquisitamente su panochita desnuda y los negros pelitos de esta. Misteriosamente, tal como se dijo anteriormente, y a pesar de haberse mandado una lujuriosa noche de sexo lésbico con su mejor amiga, la chica no sentía muchos remordimientos, además que muy para sus adentros reconocía que lo hecho con Claudia había estado muy pero muy rico, sin embargo y aunque su sensualidad le aclaraba de lo gratificante que era el haberse revolcado con Claudia aun así faltaba algo, y ese algo era sencillamente que no se la habían metido, con estos pensamientos en su cabecita la nena sin ser ella misma consiente ya se sentía falta de verga, claro que su cuerpo aun no se lo demandaba, pero era una verdadera bomba de tiempo.

Con estas intimas impresiones, algunas de ellas aun escondidas en su mente y mientras caminaba despreocupadamente desde la vereda observó que el tugurio de don Lucas estaba cerrado, por lo mismo ni señas de este y de ninguno de sus secuaces, lo mismo con la horda de marihuanos que por lo general siempre estaban parados y adornando la esquina de la calle donde vivía.

Todo esto era muy tranquilizador para la nena, y recordando que su madre le había dicho que ella no regresaría hasta las 7 de la tarde pensaba en llegar a su casa y relajarse para ponerse a pensar tranquilamente en como lo haría con Rodrigo.

Una vez que giró la llave de la puerta de su casa y hubo entrado a esta, con algo de desconcierto pudo comprobar que tal vez su mamá no había ido a la cena con sus amigas, porque estaban todas sus cosas en uno de los sillones, seguramente había preferido descansar pensó alegremente ya que así podrían compartir juntas la tarde del día domingo.

Pero fue en el momento que observó que la puerta de la habitación de su progenitora estaba abierta y que en su interior estaba toda la cama desordenada supo que algo no andaba bien ya que desde que ella tuvo uso de razón siempre la vio ordenada, su madre tenía por costumbre que siempre al levantarse no hacía nada sin antes orear la habitación y rehacer las ropas de cama en esta.

Todo fue muy rápido, pues el desconcierto, la mentira, la nerviosidad y lo prohibido invadieron la mente y el cuerpo de nuestra nuevamente afligida chamaquita debido a que en el momento en que vio el lecho de su madre y que este estaba todo desarbolado escuchó risas y una conversación que venía de adentro del baño, situación que hizo que en forma automática inspeccionara más detenidamente la alcoba en cuestión y fue cuando vio que en la silla que estaba a los pies de la cama colgaba de esta un grueso cinturón negro con cartuchera del mismo color.

El anticuado revólver oxidado y el grueso bastón de mando que estaban ahí colgados le indicaron a medias lo que estaba pasando al interior de su casa, sus ojos ya habían dado con el resto del uniforme del asqueroso y corrupto policía que estaba desperdigado en distintos puntos de la alcoba, cayendo en cuenta también que al estar las ventanas cerradas el fuerte olor a sexo lo invadía todo, y ya sin tener tiempo de reacción fue cuando se abrió la puerta de baño en donde crudamente a la nena se le borraron todas sus dudas.

Con sus bellos ojos verdes vio a su madre descalza y envuelta solo en una toalla de baño de las normales, ni siquiera era de las grandes que la taparan un poco mas pensó Evelin para sus adentros, además que era obvio que debajo de la toalla no traía nada puesto, pero lo más perturbador para nuestra alterada colegiala es que venía saliendo con su pelo mojado, sonriente y tomada de la mano del grotesco cuerpo moreno del inigualable sargento Eustaquio Sinforoso quien se encontraba todo sonriente y a torso desnudo, este estaba solo tapado desde cintura para abajo también con una mísera toalla, su pachacho cuerpo oscuro, aunque muy ancho de pecho, y con su tremenda panza peluda oscura contrastaban con el blanco y aun bien formado cuerpo de su madre.

La pobre señora Isabel casi se murió de un infarto cuando vio a su hija de 18 añitos parada en la puerta de su habitación y viéndola salir del baño casi desnuda y tomada de la mano de un hombre que no era su padre, su bella sonrisa de milf (Milf que aun está muy buena para darle) automáticamente se borró de su cara dándole paso a una marcada expresión de horror, lógicamente y en forma acertada pensó que su hija ya tenía claro que ella (la señora Isabel) y el sargento se habían acostado aprovechando que ella (Evelin), se había ido a pasar la noche en la casa de una amiga.

–Eve…!!!! M…Mi…Mija pero que haces aquí a esta hora…!?, si se suponía que no llegarías hasta las 7 de la tardeeee…!!!!, -le consultó entrecortadamente a la misma vez que rápidamente le soltaba la mano al policía de negros y largos bigotes mexicanos.

–Llegué antes…, -fue todo lo pudo balbucear la decepcionada nena en el momento que iba bajando su vista al suelo, de reojo vio como su madre le hacía señas al sargento para que este se metiera adentro de su alcoba.

La nena no supo en qué momento su estómago se llenó de nudos de pesar, ni que mencionar los ríos de lagrimas que corrían por su carita, eran lagrimas de desilusión, ya que su madre, su propia madre era quien se bajaba por si sola del alto pilar en que ella la tenia puesta solemnemente en virtud de la rectitud y como también de la abnegación, desde este día para Evelin su madre pasaba a ser solo una mortal mas, común y corriente.

Una vez que se cerró la puerta de la habitación que había sido de sus padres en el momento en que el casi desnudo sargento de la policía se metió en su interior, la señora Isabel rápidamente le habló a su hija:

–Eve… mi Evelin… nosotras dos debemos tener una conversación, deja vestirme y te lo explicaré todo…!, -le decía la contrariada señora Isabel quien ahora se sujetaba la toalla con una mano empuñada a la altura de sus tetas para que esta no se le cayera.

–No te preocupes… lo entiendo todo…!, -la nenita junto con decirle eso se limpiaba sus lagrimas de la cara con una de sus manitas.

–No hija… debemos hablar las dos…!, -insistía la bella progenitora sin saber que mierda hacer ante tan comprometedora situación en que la había sorprendido su hija.

–No mamá… yo ya no quiero hablar contigo… Sniffsss…!! Me… me… mentisteeee!!!, -le dijo la bien portada hija quien dio media vuelta para dirigirse a su habitación.

–Hijaaaa…!, por favor hablemos…!!! Perdóname… debí habértelo dicho… y lo iba a hacerrrrr…!!!, -intentaba explicarle Isabel a su atractiva hija.

–Noooo…! No quiero escucharloooo…!! Snifsssss…!! por ahora lo único que quiero es estar sola… Sniffsss…!!!!, -la angustiada y muy sentida nena ya se dirigía para su habitación.

–Eve… para donde vasss…?, por favor perdonameee…!!!!

Naturalmente la colegiala se iba retirando a su habitación tal como lo dije antes, pero en estas situaciones aunque la parte que cometió la falta, en este caso la madre de Evelin, vea lo lógico de lo que sucede igual se dedican solo a preguntar puras webadas sin sentido.

–Dime… para dónde vas mijaaa…???!!!, -seguía bufando la buenota de la madre de Evelin hasta que fue testigo del sonoro Plaffffff…!!!!!, que retumbó en toda la casa cuando la dolida chamaca cerró su habitación con un más que sonoro portazo.

En el intertanto de lo anterior don Eustaquio Sinforoso se vestía rápidamente y muerto de la risa en la antigua habitación marital de aquella casa.

El sinvergüenza policía se había trabajado casi un mes entero a aquella buena mujer hasta que logró acostarse con ella a base de mentiras y regalos baratos, diciéndole que él estaba pasando por un muy mal momento en su matrimonio y que su separación ya casi era un hecho inminente y mil cosas más, siendo que la verdad era muy distinta, ya que él era casado con una tremenda mujer gorda y muy mal humorada que era capaz apalearlo y de hasta cortarle la verga si se atrevía a dejarla a ella y a sus 7 hijos, pero el aprovechador viejo aprovechaba los horarios y los turnos de su trabajo que por lo general eran de noche para hacer de las suyas con cuanta musa a la cual él pudiera sacarle provecho, y ahora estaba plenamente dedicado a enviciar y envilecer el hogar de la chamaca que el mismito había sorprendido en andanzas raras con un mecánico, además que sabía que teniendo carta abierta para llegar esa casa a la hora que él lo quisiera se estaría agasajando con esas dos vulnerables y buenotas mujeres todas las veces que pudiera.

En el momento en que el gordo y moreno policía con mucho trabajo y echando la guata para adentro se estaba terminando de abrochar su grueso cinturón negro de reglamento entró a la habitación una desesperada hembra de 39 años que lo único que atinó fue a sentarse en la cama intentando tapar su cuerpo con la mísera toalla que llevaba puesta, ella sin darse cuenta puso uno de sus bien ponderados muslos blancos por encima del otro. Lo que la cubría la pequeña toalla era lo mínimo, el caliente sargento miraba fijamente a esa atractiva cara de hembra madura adornada por unas tímidas arrugas que se vislumbraban a la altura de sus ojos, y con una que otra cana en sus cabellos, el vejete estaba que se abalanzaba sobre ella para ponerle otra ferviente cacha, es que lo que más le calentaba al corrupto policía era el ser consciente de que ya a estas alturas se las había culeado a las dos, y estaba lejos de querer dejar de hacérselo a ambas, pero sabía que debía ser prudente para sacar el máximo de provecho posible a tan exquisita situación.

–Que pasó allá afuera, la chamaca se dio cuenta de algo?, -le consultó en forma aborrecida y como solapando su burlona consulta.

Pero la señora Isabel no estaba para darse cuenta de estos detalles si bien hace un rato ella estaba presta para prepararle un rico y abundante almuerzo para luego pasar la tarde juntos ahora la situación cambiaba abruptamente:

–Don Eustaquio por favor discúlpeme por lo desconsiderada que voy a ser con Usted, pero creo que lo mejor por ahora es que se vaya…

–No te preocupes mi amor, tu sabes que yo lo único que quiero es lo mejor para ti y tu hija, Jejeje…

–Lo sé… le sé don Eustaquio… y perdóneme por estar pidiéndole que se vaya…

–Tranquila mijita, ahorita mismo me estoy yendo para que me arregles esta situación… recuerda lo que hablamos anoche, en poco tiempo quiero tener llaves de la casa para venirme a quedar contigo todas las veces que yo quiera y para venir además a darme unas vueltitas cuando tu estés en el trabajo, así cuidaré a tu chamaca para que no le pase nada malo, jejejeje…

–No se preocupe don Eustaquio… yo sé de sus buenas intenciones, y sé también que una vez que se lo explique todo a mi Eve, ella también lo entenderá… –U… Us… Usted… es la perfecta imagen paternal que ella necesita.

(–Claro que lo soy, como me las voy a culear a las dos juntas Dios mío… A esa Evelin le haré un hermanito con este tremendo pedazo de yegua que tiene por madre, y a esta misma le haré unos cuantos nietecitos con la descocada potranca de su hija, que bonita familia les dejaré antes de que me jubile, jejejejje…)

Con semejantes planes para ellas el viejo uniformado inicio sus palabras de despedida:

–Bien, si es así entonces yo ya me voy, nos vemos pronto primor…, -en eso el ancho y vicioso policía por fin se retiró dando por terminada su visita a aquel hogar con un sonoro y potente portazo.

Y así fue la tarde de aquel día domingo en la casa de nuestra colegiala, con ella encerrada llorando en su habitación, y con su madre cada 10 minutos golpeando su puerta para intentar explicarle que ella con el buen sargento Sinforoso tenían una relación.

——————————————————

Aquella semana comenzó muy mal para Evelin, en su soledad y tristeza no había una sola hora en que no recordara lo demencial y prohibido que sintió al momento en que vio a su madre casi desnuda y de la mano de un viejo que también se encontraba en las mismas condiciones que ella, pero lo más terrorífico para la angustiada mamasota era que el viejo con el cual su madre ahora se revolcaba también se lo había hecho a ella, situación que la hacían odiarlo más terriblemente todavía, el muy miserable no se había conformado con habérselo hecho a ella casi a la fuerza, sino que también osó a engatusar a su progenitora la cual había caído redondita, ya que recordaba clarito como la señora Isabel aquel día domingo le decía desde afuera de su habitación que la perdonara, que debían hablar de la situación, que el señor Eustaquio era un hombre muy bueno, que le había prometido que él se ocuparía de las dos juntas (… y claro que el viejo sin vergüenza deseaba ocuparse de las dos juntas), y así muchas cosas más, pero ella siempre preocupada de su orgullo y el que dirán de sus vecinos cuando estos se enteraran que su madre había metido un hombre extraño al hogar no quiso hablar con ella, hasta que la dolida señora Isabel entre sollozos se retiró a su habitación.

Y como dije antes a la colegiala le llovía sobre mojado, aparte de lo anterior Rodrigo se había negado rotundamente a hablar con ella, incluso Evelin una tarde de la semana fue a verlo a la farmacia en donde el chamaco de la forma más fría de lo que podamos imaginar simplemente le dijo que ahorita estaba ocupado, que él la llamaría cuando tuviese tiempo.

Aunque la verdad era una sola, Rodrigo después de haber aguantado una torrencial lluvia de burlas y humillaciones en el momento en que su padrastro lo vio llegar a la casa derrotado y con los ojos llorosos la noche en que su novia no se había aparecido, y en donde también le sacaba en cara la muy zorra y descarada que era la potranca que tenia por novia (esto el viejo Severiano lo hacía con una malsana y rabiosa alegría). Y después de haber superado lo doloroso que fue haberse quedado plantado en el cine, no dio más de dicha cuando al encender su teléfono luego de haberlo tenido apagado por tres días seguidos ver más de 30 llamadas perdidas de su amada Evelin.

Y para que les cuento lo que sintió cuando él al continuar con su cruzada de no contestarle el teléfono verla llegar a la farmacia vestida de colegiala y con su mochila al hombro, lógicamente la nena quería darle una explicación y hacer las paces se decía en el momento en que se encontraba ubicando unos remedios en un estante.

Ese día el chamaco sintió la sed de la venganza correr por sus venas, por un momento quiso decirle unas cuantas verdades, cosas horribles que le nacían desde lo más profundo de su alma debido a su mal herido ego de macho por culpa de una mala mujer.

Pero al verla ahí paradita y modosita al interior de la farmacia se le fue a la mismísima verga su despecho masculino, sin embargo no le haría ver que ella podía llegar y venir a arreglar las cosas así como así y nada más, su novia le debía una muy buena explicación.

Fue ahí que el sin siquiera darse la vuelta por el mesón interior de la farmacia de aquel día jueves le dijo que sería él quien le avisaría el día y la hora en que se juntaran para hablar.

El joven había decidido castigarla por lo menos otra semana entera, además ahora ya más tranquilo pensaba que si Evelin le tenía el celular lleno de llamadas y que mas encima llegaba a la necesidad de ir a buscarlo ella misma a su trabajo era porque realmente algo le había sucedido y que por eso no se presentó en el lugar y a la hora que habían acordado, sí, eso era lo más seguro de lo que le había podido ocurrir a su novia se aseguraba para el mismo el pobre chamaco.

Así pues amigos míos, así de traicionero y confuso es el amor verdadero, pero sigamos.

Y así iban pasando los días para nuestra inigualable mamasota, con todo lo sucedido anteriormente su alterado estado sicológico se negaba a serenarse, y hubo otro hecho que terminó por ya descolocarla, ya que a mediados de esa misma semana y estando en el colegio la nena intentó en varias oportunidades hablar con Claudia, sabía que podía contar en ella para confiarle sus últimas aflicciones, pero la rubia cada vez que tenían un momento para ellas se ponía a wazzapear con sus amistades y muerta de la risa.

–Claudia por favor ponme atención necesito que hablemos…, -ambas chamacas estaban en hora libre y en un solitario banco que estaba ubicado en un rincón del patio del colegio.

–Jijiji… Ahhh…!, si espera… déjame mandarle un último mensaje…, -la rubia movía rápidamente sus dedos en el teclado del celular, siempre sonriente y también mordiéndose el labio inferior mientras escribía.

–Y con quien te envías tantos mensajes?, -quiso saber la chamaca .

–Ahhh… es con un chico nuevo que conocí…

–Y de donde es?

–Tu no lo conoces, así que ya no preguntes mas… y mejor dime eso que quieres hablar conmigo…

–Resulta que la semana pasada cuando iba llegando a mi casa…

–Ahí está de nuevo…jiji discúlpame Eve es que es muy insistente…, -le interrumpió otra vez Claudia sin dejar que la nena se explayara en sus pesares.

–Clau…!, así no podremos hablar… que tal si a la salida del colegio vamos al centro comercial para que hablemos tranquilas mientras nos servimos helados…, -le propuso Evelin, ya que sabía que Claudia dependía impulsivamente de su teléfono.

–Ay no Eve, hoy no puedo…!, resulta que me vienen a buscar porque me invitaron a una parte…

–Pero adonde te invitaron…?

–Hay no amiga, es secreto, además que tu nunca te has interesado para donde yo voy cuando me invitan…

–Bueno tienes razón, entonces cuando podremos hablar?

–A lo mejor el finde… este chico quiere salir conmigo también el viernes, y el sábado lo tengo reservado con mi novio, jijiji…

–Pero Clau recuerda que el próximo lunes empiezan los exámenes finales… debes estudiar…

–Ay no amiga eso no es para mí, ya te dije que yo me las arreglo con los resultados…

–Entonces hablamos la próxima semana?

–Claro que si amiga…! Ehhhh… Eve cúbreme en la ultima hora de clases… ya que me arrancaré del colegio, este chico está desesperado por salir conmigo, jijiji…

–Descuida Claudia tu sabes que siempre lo he hecho…, -le respondió la nena algo decepcionada al darse cuenta que a su rubia amiga por ahora le interesaba más hacer de las suyas con este nuevo chavo que hablar con ella.

–Ay… esa es mi Eve…!, -la rubia junto con exclamarle lo anterior le estampó un efusivo beso en la frente, para luego decirle, –Ahhhh… y no olvides que tenemos pendiente el viaje a la playa, lo pasaremos del uno amiga, nos comeremos a todos los chicos que queramos, jijiji…

–Clauuuu…! No hables así…!

–Ahhh… si, si descuida… les haremos el amor entonces…jijiji…

Evelin no pudo evitar reírse con las ocurrencias de su salida amiga, desde el banco del patio la vio alejarse siempre sonriente y wazapeando con el famoso chico que había conocido ahora, seguramente se estaban poniendo de acuerdo para algo.

Un no sé qué hiso quedar curiosa a la portentosa chamaca, ella conocía a su amiga y Claudia por muy mala fama que tuviera en el colegio no era de escaparse con chicos antes de la hora reglamentaria, si lo hacía para irse al Mall con sus amigas para ver ropa y esas cosas, pero estaba segura que esta era la primera vez que lo haría para escaparse con un chavo.

Así que apenas se percató que la rubia no llegó a su última clase pidió permiso para ir al baño. Evelin corrió rápidamente por el pasillo del segundo piso del pabellón escolar, sabía que desde uno de sus extremos se podía ver la puerta chica que era por donde se daban las deserciones, y justo cuando llegó a ese extremo la vio parada con su mochila, la rubia no se percataba que Evelin la estaba espiando desde el segundo piso, solo estaba preocupada de mirar en toda direcciones, seguramente oteaba el vehículo en el cual la pasarían a buscar.

La colegiala por su parte desde su puesto de observación en las alturas también esperaba con mas curiosidad que antes la inminente llegada del nuevo chico de Claudia, hasta que con expectación vio que desde la esquina más arriba de donde estaba la rubia estudiante se venía acercando lentamente el cacharriento automóvil nada más ni nada menos que de don Pedro.

Un extraño nerviosismo invadió el escultural cuerpo de nuestra Evelyncita que por más que abría sus hermosos ojos verdes mas no lo creía, hasta que cuando ella misma fue testigo de cómo don Pedro se bajaba del vehículo para saludar a la rubia con un efusivo beso en la boca, y para luego de ver hacerla subir a su carro simplemente se la llevó en dirección desconocida y quizás para donde.

Evelin mientras veía el carro de don Pedro desaparecer se sentía en un extraño estado tanto síquico como físico y muy difícil de definir, su carita mientras había ido mirando la escena estaba inexpresiva y con sus mandíbulas muy tensas y apretadas, ni ella misma se daba cuenta como sus puños se iban cerrando fuertemente a ambos lados de su cuerpo.

Su mente no acostumbrada a pensar mal de las personas ahora si le decía lo contrario, ya que se preguntaba el porqué Claudia no quiso decirle con quien se iba a juntar para salir, ahora ya no le extrañaba tanto que don Pedro en los últimos días a parte de ciertos mensajes no la había llamado para citarla ni para molestarla, estaba claro se dijo de pronto para ella misma, esos dos se acababan de juntar para irse a culear pensó guarramente y con la ira de los celos en cada uno de sus poros.

Nuestra nena ni ella misma sabía que estaba celosa de su mejor amiga, por lo que caminando como un verdadero zombi por los pasillos del plantel escolar fue a retirar su mochila del salón y pidió permiso para retirarse a su domicilio aduciendo sentirse indispuesta.

Ya era la tarde del día viernes y había sido una semana para los mil demonios para la mamasota. Aun estaba dolida con Claudia ya que la muy putilla al siguiente día de lo sucedido anteriormente le había dicho que no se pudo juntar con el chico ese del cual le había hablado porque este no se apareció y que finalmente se tuvo que ir muy aburrida para su casa.

Con su mente totalmente atormentada por todos estos pensamientos impuros la nena con miles de mariposas revoloteando furiosamente en su estomago, y que no eran precisamente de amor al prójimo, se decía que esos dos aun se debían estar juntando para ir a revolcarse ya que en los dos días posteriores por cada vez que llamaba al celu de su rubia amiga este estaba apagado y cuando la llamaba a la casa le decían que había salido con sus amigas, y con don Pedro brillando por su ausencia, hasta que finalmente y ya queriendo pensar en otra cosa se decía en forma enrabiada:

–Bueno si ellos querían seguir acostándose… allá ellos…

Por otro lado, y que era más importante que lo otro (según ella) se consolaba que si Rodrigo le dijo que él sería quien le avisaría el día en que hablarían de su situación eso así sería, solo esperaba que ahora sí que nadie ni nada se interpusiera entre ellos.

Y fue como si los designios del destino estuviesen a su favor ya que en esos mismos momentos en que ella estando ya un poco mas recuperada de sus pesares, y al estar casi terminando de hacer sus deberes escolares para luego ponerse a estudiar unas materias sintió que alguien tocaba insistentemente la puerta de su casa.

No eran golpes fuertes ni brutos, pero si eran constantes y se notaba que la persona quien tocaba debía estar apurada, para su sorpresa y en el momento en que se levantó de su escritorio para ir a ver quien llamaba tan insistentemente vio que al otro lado del umbral de la puerta era la mismita señora María (la madre de Rodrigo) en persona quien había estado tocando tan apremiantemente.

–Señora María…! que gusto…! Pase…! pase…! le sirvo un refresco?, -la nena se puso muy nerviosa, esta era la primera vez que su suegra iba para su casa y quería que ella se llevara una muy buena impresión.

–No mija… no te preocupes… estas solita?, -la señora ya estaba al interior de la sala en la casa de Evelin.

–Si, mi mamá no llega hasta mañana, Usted sabe que ella trabaja en el hospital público verdad?

–Si, si lo sé…, -le contestaba nerviosamente la vieja mirando en todas direcciones de la casa.

–Y a que se debe su visita?, -quería saber la chamaca, –No me va a decir que a Rodrigo le ocurrió algo malo… Ohhh Dios que horror…!

–No mija…! Rodrigo está bien… es solo que te venía a buscar para que fueras a la casa…, -le dijo finalmente y mirándola a la cara.

–A su casa?, -ahora sí que la nena no entendía nada, si Rodrigo quería verla bastaba con que él fuera para su casa, o llamarla sencillamente.

–Si mija, a mi casa…?, -volvió a afirmar la buena señora.

–Es que no entiendo… si con Rodrigo quedamos en que el me ub…

–El quiere cenar contigo… y me envió a buscarte…!, -le interrumpió su casi suegra.

–Ahhh ya veo, pero es que me tomó por sorpresa, ahorita mismo tenía pensado ponerme a estudiar…

–Por favor Evelin…!, -seguía insistiendo la doña, –Ven a cenar con nosotros mija…, si de verdad quieres a Rodrigo por favor vámonos lo más pronto posible, como te digo él quiere cenar contigo esta noche…

–Bien… si es así creo que me podré hacer un tiempo…, -la nena pensó que por haber dejado tantas veces plantado a su novio este estaba tomando medidas precautorias para no quedar traumado nuevamente, así que le contestó finalmente: –Pero me tendrá que esperar un ratito.

–Gracias… confío en ti mija…

–No se preocupe, ahorita me doy una ducha, me cambio y nos vamos para su casa…

La nena no daba más de gozo, su Rodrigo extrañamente había enviado a su madre a buscarla para cenar, la más seguro que esa era la forma en que ambos retomarían su noviazgo.

La colegiala tras bañarse rápidamente se vistió con una exquisita falda blanca, sus pantaletas y sujetador también eran albos como la nieve.

El ocaso de la tarde se mostraba algo caluroso por lo que se decidió solo por una ajustada polera blanca con tirantes en sus hombros, para finalmente calzarse unos pequeñitos zapatitos del mismo color y con el taco un poco altos, estos le calzaban perfectamente.

Una vez listas, suegra y nuera se pusieron en camino a la casa de la primera en donde Evelin se mostró muy conversadora, y en donde la vieja solo le contestaba casi con monosílabos:

–Y Rodrigo nos está esperando…?, -la chamaca iba tan emocionada que casi ni se acordaba de las traiciones de su madre, de Claudia y de don Pedro.

–Claro…!

–Uy que emocionante… Usted sabía que tuvimos un pequeño problema el fin de semana pasado verdad?

–Algo me dijo mija…

–Pero no le dijo los detalles…?

–No… no me los dijo…

–Oiga y su esposo va a estar en la casa…?

–No lo sé…

En eso ya iban llegando a la casa de Rodrigo, y fue en esa instancia en que la nena recién se dio cuenta que la señora María aparte de contestarle en forma muy fría tenía también los ojos muy hinchados si como hubiese estado llorando por algo, además de verle que un lado de su cara estaba algo enrojecido e inflamado, en su momento quiso preguntarle si le había pasado algo malo, pero prefirió optar por la discreción, en este momento la señora María ya cerraba la puerta de la casa tras ellas, mientras Evelin cadenciosamente y algo preocupada por quien sabe qué cosa se dirigía a tomar asiento en uno de los sillones de la sala.

(2 horas antes en la casa de Rodrigo)

–Tu hijo es un bueno para nada… como no es capaz de dominar a esa potranca que tiene por novia?, Cualquier macho hecho y derecho es capaz de domarla, menos él, jajajaja…!!!!, -el odioso viejo otra vez se estaba burlando del pobre chamaco, lo bueno era que este aun no llegaba del trabajo.

–Severianooo…!, eso a ti no debe porque importarte… solo te digo que ya no lo molestes mas, no hay un solo día en que no le digas cosas, -le señora María defendía a su hijo mientras guardaba en el closet una ropa recién planchada.

–Pues se lo merece por estúpido…!, -el viejo le contestaba con un vaso de cerveza en la mano y con la otra rascándose la guata.

–El año pasado también tuvo una novia y nada que le decías cosas desagradables… no entiendo el porqué te entrometes tanto en la relación de Rodrigo y esta otra niña…

El viejo que andaba caliente por Evelin desde hace semanas sentía imperiosamente las ganas de decirle miles de cosas a su esposa con respecto a esa niña, aun así se midió por el momento en sus dichos.

–Porque esa niña como tú le dices, es mucha hembra para un imbécil como el…, satisfecha ahora!?, -le dijo para luego beber de su cerveza siempre mirando a su mujer.

–Ahhh… claro si lo recuerdo… el otro día le decías que una joven como ella está hecha para hombres como tu verdad?, -ya había fastidio en las palabras de la señora, y no era por la joven sino por lo fresco y sin vergüenza que era su marido.

–Pus… si y qué?, -fue la desafiante respuesta del hombrón italiano.

–Severiano…! Evelin es una buena niña… por favor ya no te metas más en los asuntos de ellos y déjalos tranquilos…

–Los dejaré tranquilos cuando a mí se me ocurra… y por ahora no se me ocurre, jajajja…!!!, a propósito a qué horas se supone que debería llegar este tarado, necesito que se suba al techo y que me repare la antena de la tele, hoy es el capítulo final de la novela nocturna y no quiero perdérmela.

–Hoy la farmacia esta de turno, por lo tanto Rodrigo no llega hasta mañana.

–Queeeee…!? Y ahora como le haré para ver el final de mi teleserie…!!!. –le consultaba en forma aireada don Severiano a su esposa.

–Pues hazlo tu mismo… así haces un poco de ejercicio, si quieres que una chica joven y buena moza no baje su mirada a la hora que vas pasando por lo menos intenta bajar esa tremenda panza que tienes…

Don Seve se sintió humillado a medias, ya que si bien su propia mujer lo estaba encarando y prácticamente diciéndole que no había jovencita alguna capaz de mirarlo producto de su tremenda guata solo se dio a contestarle ahora con algo más de mal humor:

–Si que me miran para que sepas…!!!!

–Severiano…!, yo no sé de adonde sacaste que tu eres joven… mírate al espejo, si ya estas viejo y canoso, además que no me cae en gracia la forma en que miras a esa niña cuando viene a la casa…

–Cual niña?, -el viejo por cada segundo que pasaba se iba aireando mas con la conversación.

–Evelin… la novia de Rodrigo quien más…!

–Ahhh la puta esa…! jajajaja…!, -(si supieras que ya hasta me la he cogido, pensaba el vejete)

–No le digas así…! esa joven no es como las de por aquí… ni siquiera se compara con tus sobrinas que la mayoría han quedado embarazadas de puros vagos…

–Así ah…?, -el viejo quien no le aguantaba a nadie que ofendieran a su familia se levantó rápidamente de su sillón y se fue acercando a su esposa para luego en forma desafiante decirle: –Y quien te asegura a ti que esa modosita pendeja de tetas grandes no es buena para la verga…

–Porque no lo es y punto…!, -la señora María ya se estaba comenzando a asustar por lo alterado que estaba su marido.

–Si que lo es vieja estúpida…!, me vas a seguir contradiciendo!?, -un extraño brillo predominaba en los ojos del furioso viejo.

–Por Dios Severiano… es la novia de Rodrigo…!, -la asustada mujer decía lo anterior solo por contestar algo, en el estado en que estaba su marido muy pronto iba a querer golpear a alguien, y ella bien que lo sabía.

–Jajajajajaja…!!!, claro…!!! y eso es justamente lo que más me da risa… jajajaja…!!! Que siendo la novia del estúpido de tu hijo, sea este el único que aun no se la puede encamar mientras otros ya si lo han hecho…, jajajaja…!!!

–Eres muy mal hablado…! acaso no piensas que hasta podría ser tu hija…?, -la señora estaba desesperada por ponerle paños fríos a la conversación.

–Pues no lo es…!, además que solo te digo la purita verdad…!!!, -el viejo casi tenía arrinconada a la pobre mujer contra un rincón en los muros de la casa.

–Bueno tal vez así sea en otros casos, pero no con Evelin y menos contigo…, -por favor déjame pasar que debo preparar la cena.

–Y que te hace pensar que yo no me puedo coger a una hembra joven como esa… como la tal Evelin mas precisamente?, -el viejo se había interpuesto en su camino no dejándola avanzar cuando la mujer quiso dirigirse hacia la cocina.

–Ya Severiano…!, yo no quiero seguir con esta conversación… por favor déjame pasar…

–Pues yo si quiero seguir con la conversación…! , -la señora María creía ver como a su marido poco a poco se le iban inyectando los ojos en sangre, mientras este mismo ya estaba como un verdadero demente, –Tú la iniciaste, así que ahorita mismo la terminamos…, dime desgraciadaaaa…!!! Quien te crees tú para venir a decirme que yo no puedo culear a una pendeja como esa… Dimeee…!!!!

–Severiano… yo no he dicho esoooo…!!

–Si lo dijiste vaca de mierda…!!! ahora contéstame lo que te estoy preguntandooooo…!!!!, -el viejo ahora se mantenía en una posición desafiante y con sus puños cerrados, su esposa estaba aterrada.

–Severiano por favor no te pongas así… le hace mal a tu ulcera…!, -le decía la vieja intentando calmar a su marido.

–A la verga mi Ulcera vieja desgraciada…!!!! y vamos respondiendo… que te hace pensar que la pendeja esa no sería capaz de acostarse conmigo?

–Severiano se sensato y mira la edad que tienes…!!!

El viejo sintiéndose otra vez insultado por su mujer y no midiendo consecuencias ni situaciones fue y le soltó la verdad:

–Pues te digo que ya me la culie desgraciada…!!!!, que me dices ahorita de la linda noviecita de tu hijo…!!??

–No, eso no es verdad solo lo dices porque estas enojado…

–Si que lo es… y para que sepas que me la estuve culiando una mañana entera en nuestra propia habitación… tal como me culeo a todas las putas que quiero cuando tú no estás en la casa…!!!!, como te queda el ojo viejita?

–Mentira…!!! eso es mentira…!!! tú le darías asco a una joven como ella…!!!

En eso la vieja sintió como su marido la tomaba furiosamente del pelo para jalarla contra su cuerpo.

–Asco??? Pus te voy a demostrar la clase de noviecita que tiene tu hijo…

–Que vas a hacer Severiano!!??, -decía la pobre mujer mientras el viejo la zarandeaba tomada de las mechas.

–Yo no voy a hacer nada… serás tú quien lo hará, así que ahorita mismo te me arreglas y me la vas a buscar, aprovecharé que ese imbécil no llegará esta noche y me la cogeré en tus propias narices…, -le dijo finalmente y por fin soltándola de sus canoso cabellos.

–Que cosas dices Severiano? Snifssss… yo no le haré eso a esa pobre niña…

–Te me vas a buscarla mierdaaaa…!!!, -el viejo junto con gritarle apuntaba hacia la puerta de la calle.

–Noooo…!, yo no iré a buscar a nadie…!!, -ahora la señora María hablaba haciendo ademanes de taparse la cara ya que veía que en cualquier momento su marido se la zurraría.

–Si irás…!, -el viejo fue y la tomó fuertemente de un brazo para el mismo comenzar a arrastrarla hacia la puerta mientras le iba dando conocimiento de sus requerimientos, –E irás porque yo soy el que te mantengo a ti y al estúpido de tu hijo…

–Él… él trabajaaaa…!!!, -claramente la señora defendía a su hijo mientras la arrastraban.

–Si, trabaja solo para comprarse teléfonos, ropa y cuanto mamada que no sirven para nada en este hogar, ni siquiera compra una coca cola para la hora de almuerzo, y si la compro yo es él quien se la bebe toda viendo televisión o lloriqueando como los maricones, así que como yo los mantengo a los dos ahorita me obedecen…!!!, -el eufórico y salido viejo ya estaba abriendo la puerta de la calle, –Así que si no quieres que te pegue vamos moviendo ese culo y me vas a buscar a la pendeja esa para otra vez hacerla mi mujer, cosa que tu hijo no está capacitado para hacerlo, jajajaja…

–No…!!! Severiano tú estás loco…!!!, -chillaba la vieja cuando notó que su marido la estaba empujando para afuera de la casa, ella rápidamente cargó su cuerpo en la puerta volviéndola a cerrar, acto que ahora si sacó de las casillas al excitado y enloquecido vejete.

–Si, estoy loco…!!!, pero loco de calentura por volvérmela a coger…!!! así que tomaaaa…!!! –Plafffff…!!!, –Toma desgraciada…!!! Plaffffff…!!!! –Vas a ir ahora…!!!???, -fueron dos fuertes cachamales que el viejo le puso a su esposa para hacerla entender.

–No…! no ireee…!!,

–Plafffffff…!!!!, -retumbo otra bofetada aun más fuerte que las anteriores… –Iras ahora…!!??

–Sniffsss…!!!! Pero si tantas ganas tienes de hacérselo a esa muchacha… ve a buscarla tu mismo, no dices que ya lo hicieron? Sniffsss…!!!, -ahora ya la señora María lloraba desconsoladamente.

–Si…!, si lo hicimos… pero si yo la voy a buscar se negará a salir de su casa, la muy zorra ahora se niega a aceptar que le gusto mi verga, o porque razón crees que ahora no viene tan seguido… te lo has preguntadooo!?

–Severiano por favor…!!!

–Te digo por última vez… ve a buscarme a esa chamaca porque ya no me aguanto las ganas de volvérmela a culear, o ahorita mismo te llevo para el patio y te ahorco… vas a ir…!?

–Si… si… si ireeee…!!!, pero ya no me pegues…!!!!, -aceptó la pobre mujer cuando vio que su marido nuevamente estaba levantando su mano para con toda seguridad dejársela caer por donde fuera.

–Mira vieja… si no estás aquí con ella dentro de una hora te juro que te salgo a buscar para matarte a patadas y después las pagara el baboso de tu hijo… estas clara?

–Si… iré a buscarla Severiano…! pero por favor no le hagas daño a Rodrigo… es mi hijo como no lo entiendes…!, -le suplicaba con las manos la sufrida señora María ahora arrodillada a los pies de su marido.

–Si… si lo sé…! –el viejo junto con ir hablándole nuevamente la tomó de sus cabellos jalándola para que se pusiera de pie, –Pero cuando yo te pedí tener hijos me saliste con la mamada que estabas operada… así que ahorita y si Diosito quiere yo mismito me encargaré de hacerme uno para mí solo y será la yegua esa que me irás a buscar quien me lo dará, jajajajaja…!!!! ya verás como chilla de calentura cuando tiene una buena verga adentro de la concha.

–Está bien…!, está bien…! ya voy pero ya no me jales del pelo…!

–Entonces apúrate estúpida, y a penas llegues con ella prepara la cena y nos sirves, hoy quiero cenar con mi nuera postiza, Jejeje… por lo menos que me sirvas para algo, jajajaja…!!!, -le dijo finalmente y soltándola.

La pobre señora María tras haber caminado un par de cuadras muerta de miedo no pudo evitar sentarse en el banco de una plaza para calmarse un poco y limpiarse las lágrimas maldiciendo el día en que pensando ilusamente decidió casarse con ese demonio que tenía por esposo después de haber enviudado en su corto y primer matrimonio.

Eran ya más de 15 años en que llevaba mortificándolos a ella y a Rodrigo. Pero esto ya era el colmo, de donde había sacado Severiano que la dulce novia de su hijo iba a querer acostarse con él, a pesar de ello sabía que debía ir a buscarla, o sino las consecuencias serían peores.

La iría a buscar pero solo lo haría para que nada malo les pasara a ella y a Rodrigo, además que estaba segura que eso de que Evelin y su esposo se habían acostado según este ultimo aseguraba eran solo patrañas, aparte de que ella confiaba mucho en la integridad de la bella chamaca.

(Hora actual en la casa de don Severiano)

Evelin aun estando un poco nerviosa al haberse percatado del estado de su suegra se mantenía sentadita en el sofá esperando que en cualquier momento se apareciera su amado Rodrigo tal como le había entendido a la señora María.

Desde su ubicación en el living de la casa veía como la callada señora solo se mantenía en silencio haciendo los quehaceres de la cocina y ubicando los cubiertos en la mesa, la nena notaba que la doña de la casa estaba alterada por algo.

Fue en eso que desde la habitación matrimonial con profundo estupor vio aparecer a ese tremendo viejo panzón, de pelos canosamente encrespados y de bigotes espesos que ya en una ocasión se la había violado.

El vejete mientras había estado esperando que su esposa le trajera a la chica que pensaba violar nuevamente se había estado engalanando para ella, vistiéndose con pantalones y camisa de color negro, y ataviado en su regordete cuello su gruesa cadena de oro, dándole un aspecto más de maligno narcotraficante que de un típico amante latino como él deseaba figurar ante nuestra mamasota.

–Jejejeje… pero si no es mi nuera postiza la que esta sentadita esperándome?, -fue lo primero que dijo el indeseable hombre al ir acercándose lentamente al sofá en donde esperaba la colegiala.

Una ahora si muy asustada Evelin puso atención a las palabras del viejo Severiano, ella no estaba esperándolo a él sino que a Rodrigo, así que rápidamente se quedó mirando a su suegra quien en esos momentos estaba poniendo fuentes con ensaladas en la mesa, notando que la señora María por alguna extraña razón rehuía su mirada.

–Señora María…!, -le habló de pronto, –y donde esta Rodrigo?, Usted me dijo que él estaría esperándome…!!, –pero fue su casi suegro quien le contestó antes de que la vieja le dijera algún tipo de mamada a esa exquisita potranca que otra vez el tenía a su disposición.

–Tu novio llegará en un rato mas chamaca, así que mientras llega seré yo quien te atienda en esta casa, jejejeje…, -Severiano se mostraba muy dicharachero y sonriente, pero por dentro y mirando el albo atuendo en que se presentaba el femenino objeto de su obsesión sentía que su calentura iba aumentando peligrosamente, debido a que desde el día en que la había probado sexualmente decidió no aparearse con su mujer ni con las putas que comúnmente introducía a su casa o al restorán del que era propietario, en esa oportunidad el vejete había pensado equivocadamente que se le daría más fácil volver a acostarse con ella.

El asunto era que el viejo estaba desesperado por cogérsela, si hasta se imaginaba que toda la leche que se le había ido acumulando en las pelotas en todo este último tiempo esta ya debiese estar añejada al no tener a la hembra indicada para que se la ordeñase, como también temía que si se prolongaba esta situación todo aquel espeso semen descompuesto se le podría ir al cerebro y adquirir una enfermedad siquiátrica.

En tanto Evelin al ver que se le venía aproximando aquel grotesco vejete que desde ya casi un mes atrás se lo había hecho a la fuerza rápidamente intentó ponerse de pie para en último caso ir a ayudarle a su suegra mientras su novio llegaba, pero fue detenida rápidamente por don Severiano quien tomándola de un brazo la obligó a volver a tomar asiento.

–Tranquila mi Reina… si aquí sentadita no te va a ocurrir nada malo… deseas algo para beber…?, -le dijo entre cordial y amenazante a la misma vez que tomaba ubicación al lado de ella.

–No, gracias…! No tengo sed…!. –la asustada colegiala veía muy de cerca como le colgaban los cachetes de su cara adornados por ese espeso bigote plomizo que los cruzaba por debajo de su ancha nariz. Rápidamente y en forma inevitable a su mente vinieron esas asquerosas imágenes de cuando ese repulsivo hombre obeso había estado encima de ella y moviéndose sobre su cuerpo con su cara desfigurada por un inmundo placer, a la nena le dieron ganas de ponerse a vomitar.

–Creo que insistiré…, -volvió a decir el viejo quien estaba ajeno a los pensamientos de la bella colegiala, –Quieres beber algo conmigo mientras esperamos la llegada de tu novio?

–Le dije que no…!, -le volvió a repetir Evelin cruzándose de brazos a la altura de sus tetas y mirando en sentido contrario y con cara de fastidio.

–Pues entonces beberás al gusto mío…! Viejaaaaa…!, -gritó desde el sillón claramente dirigiéndose a su esposa. –Trae una botella de vino tinto y dos copas…! y apúrate…!!

La señora María al minuto llego con la botella de vino y las dos copas que le había pedido su esposo.

–Señora María quiere que le ayude en algo…?, -aprovechó la chamaca de decirle a su suegra, para ver si se podía sacar de encima al viejo Severiano.

–No mija no te preocupes…!, -la señora le contestaba lo anterior mirando de reojo al hombre de la casa, claramente la doña se daba cuenta del rechazo que sentía aquella jovencita por su esposo.

–A qué hora llegará Rodrigo?, -le volvió a preguntar Evelin.

–Él… él… llegara pronto… no te preocupes. –La pobre mujer se sentía podrida al estar mintiéndole a la novia de su hijo, se daba cuenta a lo lejos de los embustes de Severiano, pero confiaba en que este luego se aburriría de sus odiosidades y que diciéndole otra de sus mentiras la despacharía.

–Bien…!, -acotó el vejete, –ahora que ya sabes que Rodriguito luego llegará ahora te beberás una copa con tu suegro postizo, jejejeje…!!!, -el viejo insistía por hacerse el simpático con la chamaca.

Mientras la señora se retiraba a la cocina, don Severiano en forma de lo más ceremoniosa se dio a descorchar la botella para que luego de servir las dos copas y pasarle una a Evelin extender la suya en señal de estar brindando con la contrariada joven.

–A tu salud chamaca…!!!, -le dijo el vejete mirándole las piernas, luego las tetas, y por ultimo mirándola a la cara.

La mamasota que se daba cuenta de cómo el viejo la miraba con cara de caliente, se propuso a no dar pie para que don Seve creyera cosas que no iban a pasar:

–Yo… yo… no beberé nada…!, yo vine a estar con Rodrigo, y no a beber vino con Usted…!, -Evelin le hablaba con convicción, y el viejo lo notaba, por lo mismo ya le empezaban a pulsar las venas de las sienes producto de la ira que le causaba al notar como la pendeja se rehusaba a hablar y tomar vino con él, y tras mirar que su mujer estaba al interior de la cocina desde donde no los podía ver decidió cambiar un poco de técnica ya que eso de querer haber sido cortes con aquella endiablada chamaca no estaba resultando como él quería.

–Si…! si lo harás…!, recuerda que nosotros dos ya nos hemos acostado… eso me da ciertos derechos para hacer muchas cosas contigo, como esto por ejemplo, –el vejete junto con decirle lo último en voz baja, y con toda la propiedad del mundo posó una de sus manazas peludas el pleno muslo de la nena y por debajo de su mini falda

–Nooo…!, don Seve… Usted está loco…! no me toque…!!, -le reclamó Evelin en el acto y mirando hacia la cocina temiendo que la señora María saliera y sorprendiera a su marido manoseándola en el mismo living de su casa.

En tanto el viejo continuaba hablándole muy cerca a sus oídos aprovechando de mirar en primera fila ese precioso nacimiento de chichotas que estaba dispuesto a chupar a penas se le diera la oportunidad:

–Entonces bebe conmigo pendeja… aunque sea solo un trago… si no quieres que te empelote aquí mismo y aparte de comerte las tetas te culie tirada en la alfombra delante de mi esposa…

–E… Esta… bien…, pero solo será un trago y nada mas…!, -junto con decirle lo ultimo la chamaca como pudo le retiró la mano de su pierna con la suya.

–Así… esta mejor pendeja…, a propósito te ves muy linda con esa blanca ropita que te pusiste!, si pareces un verdadero vasito de leche ricura…!! Jejejeje…!!

Evelin, que no le causaban ninguna gracia las palabras de halago que le profería el vejete, y con tal de que este la dejara tranquila tomó la copa que le habían servido y bebió tres sorbos del vino, en tanto el viejo para no seguir asustándola se paró del sofá en que compartían y se ubicó sentado en otro sillón que estaba justo al frente de ella, desde donde se dedicó a mirarla en forma penetrante mientras la morboseaba pensando en que solo en un rato mas se la iba a estar culeando. (Delante de su esposa para él, y delante de la madre de su novio para ella (ß)).

Don Seve estaba recaliente mientras se bajaba el solo la botella de vino, únicamente se daba a comérsela con sus ya enrojecidos ojos, imaginándola desnuda y apareándose con él.

Fue en eso que la buena señora María les daba aviso que la cena ya estaba servida, la nena de muy malas ganas se puso de pie creyendo que iban a cenar sin esperar a su amado ya que vio solo tres cubiertos puestos en la mesa, por lo que rápidamente le dijo al vejete lo que ella pensaba.

–Don Severiano, yo creo que lo mejor es que Usted se sirva su cena junto a su esposa mientras yo espero a Rodrigo viendo televisión, el está por llegar no?

El viejo, que según él era de origines italianos ya se estaba cansando de la actitud de Evelin, claramente se daba cuenta que la chamaca desde que había llegado a su casa lo estaba rechazando haciéndole ver abiertamente que ella no quería nada con él. Es que nuestra nena estando en su sano juicio era una chica muy bien portada, en su correcta personalidad no estaba eso de andar coqueteándole a viejos calientes, si bien en su fuero interno ella sabía que ambos se habían acostado esto se sucedió en forma forzada y bajo engaños, además que se había jurado que ella por nada del mundo iba a volver a dar pie para que el odioso vejete confundiera las cosas.

Pero por su parte don Severiano que estaba muy aireado por la forma en que le hablaba la colegiala ya estaba casi a punto de correr la cortina y decirle abiertamente a la chamaca que Rodrigo no iba a llegar y que ella después de cenar se iba a tener que ir a acostar con él en la misma habitación matrimonial de la casa, había esperado tanto por esta oportunidad que no estaba dispuesto a desperdiciarla, total ya había acondicionado a su mujer que era la parte más difícil de lo que espontáneamente se le ocurrió de un momento a otro, y si esta se ponía a armarle escándalos le volvía a pegar y punto.

–Escúchame chamaca…!, -le dijo finalmente don Seve y en forma amenazante, –Lo mejor que puedes hacer y que es en beneficio para todos los que viven en esta casa es sentarte en la mesa y cenar conmigo… mira que ya estoy perdiendo la paciencia.

La nena desde su posición y al estar parada casi al frente del vejete siendo ambos casi de la misma estatura le vio que tenía las pupilas de sus ojos llenas de venitas rojas, como si estos estuviesen trisados y a punto de quebrarse, situación que le empezó a causar más temor todavía.

–Pe… pe… pero y R… Ro… Rodrigo… el va a llegar?, -la nena hacía la consulta mirando a su suegra que con los ojos llorosos era testigo de todo lo que estaba ocurriendo, además que Evelin ya vislumbraba que en esa casa algo extraño estaba ocurriendo.

–Por favor mija…, -dijo de pronto la suegra de Evelin, –solo siéntate y cena con nosotros…

–Pero contésteme señora María… Rodrigo va a llegar?, -la contrariada chamaca miraba alternadamente a su suegra y al vejete, como si de verdad estuviese exigiendo que alguien le dé una buena explicación de lo que ahí sucedía, pero lo único que obtuvo por respuesta fue un extraño silencio.

La buena mujer que en un momento estuvo a punto de decirle a Evelin la verdad y que lo mejor que podía hacer era retirarse lo antes posible, fue fulminada por una bestial mirada de su marido, y recordando además que si en esa casa no se hacia lo que Severiano deseaba lo más seguro era que las iba a pagar su hijo, solo se dio a contestar:

–Si mija… el llegará en cualquier momento… solo siéntate a la mesa y cena con nosotros.

Evelin que no estaba para nada convencida con la respuesta de su suegra lentamente fue tomando asiento en la mesa, viendo que el facineroso vejete hacía lo propio con su silla muy apegada a la de ella, y cuando la señora María hubo servido los tres platos, el viejo con toda la autoridad que a él le correspondía en ese hogar le dio sus instrucciones a su mujer:

–Tú no vieja…!, retira tus cubiertos y tu plato y vete a cenar a la cocina, o simplemente desaparécete no muy lejos de aquí, si necesitamos algo te avisaremos y tu vienes y nos atiendes, jejejeje…, -le demandaba abusivamente don Seve a su esposa.

La pobre viejita quien aun se decía que toda esa mal cuerna inventada por su odioso marido era solo para seguir humillándola a ella y a su hijo, pensaba que a Severiano ya se le estaba pasando la mano, mientras caminaba a la cocina con su plato y sus cubiertos preguntándose de que cosa podría hacer ella?, ya que si intentaba poner las cosas en su lugar el muy bestia de su esposo era capaz de pegarles a las dos juntas, y al siguiente día también las pagaría su hijo, así que decidió que las cosas siguieran fluyendo, en algún momento el hombre tendría que aburrirse de tanto teatro.

Por su parte la colegiala mientras sentía en su naricita todo el aliento a vino mezclado con gases estomacales que manaban de la bocota del viejo italiano mientras este vociferaba escuchaba incrédula las despóticas instrucciones que le daba este a su mujer despachándola cual sirvienta a comer en la cocina, a la vez que se preguntaba a qué horas iba a llegar finalmente Rodrigo?, pero su mente y debido a las anteriores circunstancias poco a poco le estaba avisando de cuál era la verdad: los ojos llorosos de la señora María cuando la fue a buscar a su casa; una parte de su cara visiblemente inflamada producto de un golpe que debió haber recibido; la botella de vino para dos, la cena para dos, la forma prepotente en que el odioso viejo se estaba dirigiendo a las dos, todo eso tenía un solo significado para la contrariada chamaca y este era que sencillamente Rodrigo no iba a llegar.

El viejo ya casi se había devorado todo lo puesto en la mesa, y Evelin lo miraba de soslayo sintiendo los continuos eructos que este dejaba salir sonoramente en cada intertanto mientras engullía, presintiendo además que por cada minuto que pasaba su situación en aquella casa se ponía más peligrosa, así que en pos de su integridad y para que ahí no fuese a ocurrir una desgracia lentamente fue corriendo su vacío plato hacia atrás para posteriormente ponerse de pie y darle aviso al vejete que ella se retiraba (error).

–Don Severiano… en vista que Rodrigo no ha llegado y que Usted ya se ha servido casi toda su cena, yo ahorita me estoy yendo, tengo que hacer muchas tareas sabe…?, y además…

–Siéntate pendejaaa…!, -bramó don Seve sin dejar de mirar su plato y masticando un trozo de pollo asado, el viejo continuaba: –y no hables mamadas…!!, tú de aquí no te vas hasta que yo te lo diga…!!!

–Pero don Seve… si Rodrigo no está en la casa para que quiere q…

–Sientateeee he dichoooooooooo…!!!!, -le gritó ahora el viejo poniéndose rápidamente de pie e interceptando a la decidida mamasota, su ulcera ya le estaba zapateando.

–Severiano…!, deja que la niña se vaya para su casa… ya es tardeeee…!!

La buena señora María que había estado viendo y escuchando la situación desde la cocina salió rápidamente a cooperarle a Evelin, pensando equivocadamente que su marido iba a recular en sus malsanas intenciones, según le había dicho horas antes. Pero el vejete al ir tomando aire e inflando su panza lo que más pudo le mandó un bestial grito que tanto Evelin como la vieja se paralizaron de pavor.

–Tu te me callas vieja desgraciada y entrometidaaaa…!!!! Y te me vas al tiro para la cocina que es el único lugar que te corresponde en esta casaaaaaa…!!!!! Fuera de aquiiiiiiiiiiii…!!!!!!!!!, -aparte de estar extremadamente alterado el viejo era muy machista.

La señora María muerta de miedo se fue a recoger los platos y se puso a lavarlos en forma neurótica, recordando que la iban a moler a palos si no hacía lo que le decían. –Y tu pendejaaaa…!!!, -le dijo ahora a Evelin con la voz un poco más baja pero tan alterado como anteriormente. –Para que le vayas sabiendo… el maricon ese que tienes por novio no va a llegar hasta mañana, así que he decidido que esta noche nos acostaremos los dos juntos…!!!!, -le iba diciendo ahora acercándose peligrosamente mientras la desesperada nena iba retrocediendo.

La ahora muy escandalizada colegiala no daba crédito a lo que sus oídos acababan de escuchar, o sea, ese viejo sí que estaba loco, como podía pretender acostarse con ella estando su propia esposa presente en la casa, y que más encima se lo decía a viva voz y con la señora María escuchándolo todo.

Ahora sí que todos los sucesos ocurridos le iban calzando, pensando acertadamente que algo había sucedido en esa casa antes que su suegra la fuera a buscar, a eso se debía el alterado estado de la viejita y las notorias magulladuras en su cara, además que por algo ahora también había intentado defenderla. Cuando su mente le aclaró más o menos lo que ahí estaba pasando, un real estado de ira y de odio hacia ese abusador vejete alteró sus sentidos, por lo que se propuso férreamente a no darle en el gusto de lo que pretendía:

–Nooo…!! No don Severianoooo…!! Yo… yo… no me acostaré con Usteddd…!!!, -le dijo en el momento que dejo de retroceder, y levantando su manita hacia el vejete en clara señalización de PARE.

–Si lo harás zorraaaaaaaa…!!!, -gruñó el viejo no haciéndole caso a lo que decía, –O acaso creías que por haberte desaparecido de esta casa no lo volveríamos a hacer…!?, -terminó diciéndole a viva voz.

La chamaca al notar como el viejo pregonaba en voz alta que ellos ya se habían acostado no importándole la presencia de la señora María en la cocina rápidamente bajó la guardia cayendo casi en la desesperación con solo imaginar lo que podría pensar su suegra si es que se quedaba con la idea de lo que ella había hecho con su marido.

–Don Seveee… calleseee…!, su esposa esta la cocinaaaaa…!, -la chica ahora se lo decía en forma casi inaudible…, y moviendo sus manitas en forma desesperada.

–Si lo haremos pendeja…!!!, -el vejete seguía hablando en voz alta con la única idea de que su esposa los escuchara desde la cocina, –Y será mejor que pongas de tu parte, así se te hará más fácil aceptarlo…, -junto con decirle lo ultimo don Seve agarró a la chamaca y se la empezó a llevar al dormitorio matrimonial entre forcejeos y manoteos por parte de la espantada nena que aun no creía lo que estaba sucediendo en la misma casa de su amado Rodrigo.

–Y que es lo que tengo aceptarrr…!!??, –Suélteme don Seveee…!!! que haceeee…!!!???, Para donde me llevaaaa…!!??, -chillaba la nena con total desespero en el momento que se la llevaban a la recamara matrimonial de aquella casa.

–Aceptarás que el único macho que tienes bajo este techo soy yooo…!!!. Que te quede claro encuinclaaaa, además que he decidido que desde hoy día mismito tu pasas a ser mi mujer oficial… jajaja…!!! Por lo tanto ahora te llevo para la camaaaa…!!!!

Cuando Evelin se vio de un momento a otro metida en la misma habitación en que ese miserable hombre ya se la había violado una vez, en forma atacada se daba a mirarlo con sus bellos ojos verdes bien abiertos analizando las salidas pretensiones de su casi suegro, el viejo literalmente le estaba diciendo que se lo iba a volver a hacer no importándole la presencia de su pobre esposa, que la trataba peor que a una sirvienta, pero ella se había prometido nunca más acostarse con él, ni por muy rico que haya sentido al final de la otra incursión, y ahora menos viendo lo muy miserable y aprovechador que era.

–Y que me miras con cara de mensa pendeja, ahí está nuestra cama, esta desde hoy será nuestro nidito de amor, jejeje, vamos quítate esa ropita y acuéstate, llevo más de un mes esperando este momento, jajajaja!!

La chica armándose de valor e intentando no hacer escándalo por respeto a esa pobre mujer tomó aire y se dio a intentar hacer entrar en razón a ese viejo demente que osaba a tomar decisiones por ella.

–Don Seve…, por favor… ya es suficienteee…, -se atrevió a decir erróneamente Evelin, pensando que tal vez el caliente de su suegro podría pensar con algo de cordura, –Yo no me voy a acostar con Usted… Rodrigo es mi novio, y Us…

El vejete le cortó al instante, ahora sí que ya estaba aburrido con la actitud poco cooperadora de la tremenda chamaca, así que sin importarle que la puerta de la habitación estuviese abierta hasta atrás y con la presencia de su esposa muy cerca de ella, el se iba a encargar de dejarle bien claro a la pendeja esa el lugar que le correspondía a ella en esa casa, pero primero iba a comenzar como él ya lo deseaba así que no midiendo consecuencias decidió que simplemente se la iba a violar, junto con esto último empezó a vociferarle sus impúdicos propósitos a la misma vez que él se comenzaba a sacar la ropa, Evelin quedó aterrada:

–Claro que lo harás zorraaaaaa, y lo harás porque desde hoy día yo soy tu único macho… jajajaja!! Serás mi mujerrrr…!! mi hembraaaa…!!! mi putaaaa…!!!!, -con esta última frase el vejete abrió su propia camisa con fuerzas y de par en par sin siquiera desabrochar los botones los cuales saltaron lejos y en distintas direcciones, –Mañana mismo quiero que mandes a la verga a tu noviecito y le dirás que tu eres mucha hembra para un pobre maricon como el… jajajaja…!!!! –Te voy violar zorritaaaa…!!! –Te voy a meter la verga por todos tus orificiossss… ya verassssssss…!!!!, -el semental italiano ya estando con su tremenda panza peluda al aire y después de desabrocharse el cinturón ya se comenzaba a bajar el cierre del pantalón para quitárselo, mientras seguía vociferándole, –Te voy a estar dando verga hasta que te desmayes para después embutirte todos mis mocos bien adentro de la zorra preñándote una y otra vez…, -Evelin con horror y asqueada al máximo veía ahora como el obeso mastodonte se comenzaba a sacar los calzoncillos delante de ella y no dándole tregua en su bombardeo de leperadas, –Me darás por lo menos unos 5 chamacos… Te meteré esto hasta por las orejas, jajaja!!!!! –le decía ahora bamboleándose su erecta herramienta ante una atribulada jovencita que se encontraba paralizada y sin saber qué hacer ante la demencial situación que estaba viviendo, Evelin aun veía como el viejo se la agitaba de la forma más desvergonzada imaginable, y fue el enloquecido viejo quien la hacía volver a la realidad de la forma más espantosa en que lo puede hacer una mujer en aquellas circunstancias:

–Escuchaste pinche zorraaaa…???!!!!, -diciéndole esto último se abalanzó rápidamente sobre ella y de un puro movimiento la inmovilizó por detrás pasándole su brazo por el cuello y para ser el mismo quien comenzara a sacarle la ropa.

–No don Seveee…!!! que haceeee…!!!, -era lo que lograba decir la nena con sus dos manitas puestas en el brazo que la inmovilizaba, sus ojitos estaban fuertemente cerrados y notaba como el aire empezaba a escasear en sus pulmones.

–Pues que hago…!?, estoy encuerándote para luego violarte, a ver si te quedaran ganas de volver a ponerte quisquillosa, jajajaja…!!!!

–No don Seveeee…!! no me violeeee…!! está su esposaaaaa…!!!!, -era lo que apenas podía gesticular.

La nena no era consciente de lo que decía, o sea cualquiera de nosotros podría entender perfectamente que según ella don Seve si se la podría violar estando ellos solos, pero entendamos la difícil situación por la que estaba pasando la colegiala, obviamente sus neuronas estaban más que alborotadas.

–Si te violaré pendejaaa…!!!, pero eso solo será al principio…!!! luego de que te entierre mi verga adentro de tu panocha por razones obvias serás tu solita quien empezaras a bailar con tu concha clavada en ella… ya verás, jajajaja… o acaso ya se te olvidó lo rico que la pasamos la otra vez…?, jajajaja…!!!!

–Noooo…!!! Usted me violoooo…!!! Usted me violooooooo…!!!!,-dentro de su desesperación la aterrada mamasota se daba cuenta que el viejo ya casi vociferaba a los 4 vientos que ellos ya se habían acostado, por lo que se encargaba de que la señora María se enterara de que lo sucedido entre ellos había sido producto de una violación, no fuese hacer que su suegra vaya a pensar mal de ella, recordemos que a la nena le importa mucho salvaguardar su reputación.

La señora María por su parte quien inevitablemente había estado escuchando desde la cocina todo lo que ocurría en su propia habitación matrimonial de pronto cayó en cuenta que entre ellos si había pasado algo, según ella misma escuchaba, pero nunca imaginó que el animal de su marido haya sido capaz de haberse atrevido a violar a la joven novia de su hijo, así que armándose de valor se propuso a nuevamente ir a socorrer a la pobre chamaca antes de que se la volvieran a violar.

–Severianoooo…!!! ya déjala…!!!, -la doña con las manos llenas de espuma del detergente y con un plato a medio lavar desde el umbral de la puerta de la habitación veía la cruda escena de observar a su marido completamente desnudo mientras mantenía inmovilizada a la chica por detrás de su cuello, la imagen era demencial.

Don Severiano quien estaba bajo los efectos del alcohol por haberse bebido la botella de vino el solo, con cara de neurótico y de maldad giró su cara hacia donde estaba su esposa para volver a amenazarle en forma bestial:

–Cállate desgraciadaaaaaa!!!! Y vete a otra parte donde no molestes…!!!!, y ni se te ocurra llamar a la poli o avisar a los vecinos porque ya sabes lo que ocurrirá a parte de molerte a palos… jajajaja…!!!!

La pobre vieja con solo verle la cara de desquiciado de su marido supo que este no iba a soltar a la joven, así que otra vez se tuvo que retirar intimidada ahora al sofá en donde sin saber que hacer simplemente se puso a llorar por lo que estaba ocurriendo en el que se suponía que era su hogar, ella sabía lo que ocurriría si es que ella intercedía por la nena, las consecuencias las pagaría su hijo, pensaba entre sollozos y con sus dos manos llenas de espuma en la cara, el plato estaba en el suelo.

Mientras tanto en la habitación que continuaba con la puerta completamente abierta, el viejo de solo tres zarpazos le arrancó la falda a la angustiada chamaca para en forma automática arrojarla a la cama. Evelin rápidamente se deslizó hacia el respaldo de esta quedando semi acostada y con sus dos muslos bien juntos y doblados como si estuviese protegiendo aquella parte de su cuerpo que nuevamente estaban prestos a usurpar.

El viejo la miraba con su ardiente y deseosa mirada sin creérsela ni el mismo que ya casi la tenia lista, sus enrojecidos ojos prácticamente ya se la comían llamándole mucho la atención lo buena que se veía la mamasota solo en pantaletas blancas, con su ajustada polera alba la cual le hacían resaltar esas tremendas chichotas que se gastaba, y aun calzando sus pequeñas zapatillas con taco, estas la nena las había elegido a sabiendas que con ellas puestas su figura se veía aun más imponente de lo que ya era según lo enseñado por Claudia hace un par de años.

En la posición antes descrita Evelin solo se daba a protegerse sus tetas con un brazo y su panochita con su otra manita, ya casi estaba entregada a su triste e injusto destino preguntándose otra vez porque a ella le pasaban estas cosas si ella hacía todas sus tareas y estudiaba mucho, además que de chamaquita siempre intentaba portarse bien con todo el mundo, mientras el exaltado y caliente de don Severiano encuerado como estaba y que le importaba una mierda el bien comportamiento de aquella pendeja no dejaba de chaquetearse impulsivamente la verga mirándola y recorriéndola centímetro a centímetro una y otra vez.

–Jejeje!! Te ves muy apetitosa así como estas pendejita rica, pero ya es hora de que realmente empecemos a pasarla bien, no crees?

Evelin quien no podía pensar claramente al saber que la puerta de la habitación en la cual se la iban a violar estaba abierta y con su suegra tal vez escuchándolo todo, solo se dio a negarle desde la cama con su cabecita, mirándolo de reojo y con la expresión de su cara como si en cualquier momento se fuese a largar a llorar. El viejo continuaba con sus aberrantes intenciones:

–Ya te lo dije zorrita, esta noche serás mi hembra con todas sus letras, lo haremos como verdaderamente lo hace un marido y su mujer, así que por favor… solo lo diré una vez, sácate los calzones y libérame tus tetotas… ahoraaaaaaaa…!!!

La colegiala lo quedó mirando directamente a su aborrecible cara, estaba aterrada por lo que se proponía este vil y depravado hombre que no sentía respeto por su hogar ni por su familia, lo veía tremendamente obeso y peludo, los plomizos y enmarañados pelos de su pecho y de sus hombros se notaban grasientos, por lo que se preguntaba de cómo había sido capaz ella de haberle confesado a Claudia que ese amorfo esperpento estaba entre los favoritos a la hora de ponerse a coger con alguien, y para rematarla decirle que su verga era una de las mejores que ella había probado, y todo por culpa de su cuerpo que cuando le hacía sentir rico la impulsaba a hacer y decir todo tipo de peladeces.

El asunto era que en ese momento viéndolo de otra perspectiva para la ahora sensata chamaca ese vejete era de lo más asqueroso y detestable, y lo que le pretendía hacer ahora en la misma casa en donde vivía su amado y en las mismas narices de su suegra era tan abominable como desquiciante lo que la llevaron a que rápidamente se levantara de la cama e intentara nuevamente en forma altanera a no dejar que otra vez se lo hicieran:

–Don Severiano…! Ahora sí que yo no lo haré con Ud.!, -le dijo muy envalentonada y con altanería.

El viejo se la quedó mirando fascinado, ni siquiera había prestado atención a lo que la jovencita le decía con aireada arrogancia, solo se daba a deleitarse con esa celestial imagen que tenía ante su detestable mirada, esas piernotas formidables y bien ponderadas con respecto al resto de su cuerpo lo volvían loco, la polerita blanca un poco subida mostrando su ombliguito y un poco más, con esas chichotas que subían y bajaban producto de la agitada respiración de la chamaca, ni que decir que al estar aun con sus zapatillas con taco puestas le hacían ver aquel cuerpo aun mas estilizado de lo que naturalmente ya era.

Estando en eso poco a poco cayó en cuenta de las últimas palabras dichas por la nena.

–Jajaja!! Así que no quieres hacerlo?, -le dijo de pronto riéndose el desnudo mamut italiano, –Pus…! eso lo veremos ahorita mismo!!, ya vas a ver si lo haremos o no…!!.

Evelin lo vio abrir un antiguo ropero con diseños anticuados, de donde sacó desde su interior un grueso cinturón de cuero para luego verlo venir a ella con su verga mas parada que antes, cayendo en cuenta que por mensa ahora mismito se la iban a zurrar, además que con solo verle su siniestro rostro mofletudo con las cejas hacia abajo como si estuviese muy enojado se arrepintió de lo que había dicho, otra vez las ganas de mearse atacaron su estomago debido a lo que con toda seguridad le iba a ocurrir.

La colegiala apenas vio que el cinturón venía hacia ella por los aires solo atinó a taparse desesperadamente su cara sintiendo el primer guascazo por sus hombros y su espalda, no supo en qué momento se vio arrinconada y agachada contra el muro para recibir el mismo tratamiento dos veces más, hasta que de pronto se sintió firmemente jalada de los cabellos obligada a levantarse, la nena estaba siendo vapuleada tal cual como si ella fuese una muñeca de trapo en donde el aprovechador Severiano no perdió tiempo en encuerarla el mismo.

Lo más simple fueron sus blancas pantaletas que el vejete tomándolas primero de una parte de su caderas se la bajó hasta la mitad de uno de sus muslos, luego la otra parte la misma operación, hasta que en tres zigzag por cada lado del curvilíneo cuerpo fue la misma chamaca que por acto reflejo terminó por retirárselas con sus pies aun calzados, prefería quedar desnuda a que le siguieran pegando.

Luego fue el turno de su blanca polera, en donde ahora la nena muy cooperadora levantó sus brazos para que a don Seve no le costara tanto trabajo retirárselas, para finalizar siendo ella misma quien con sus dos temblorosas manos llevarlas hacia atrás de su espalda y terminar sacándose el sostén dejándolo caer ahí mismo donde estaba parada, como demostrándole a don Sevito que ahora sí que ella se portaría bien.

Por su parte el viejo Severiano que se había calentado aun mas por el solo hecho de haberle pegado también se encontraba totalmente salido de sus cabales, nuevamente la tomó en forma violenta de sus cabellos ubicándola frente a frente de cara a él y desnuda como estaba para luego notificarle:

–Y esto es para que nunca más se te olvide quien es el que manda en esta casaaa…!!!, -en eso el sulfurado viejo tomó impulso y…

–Plaffffffff…!!!!!, -retumbó la más fuerte cachetada sentida por la nena desde que los viejos se la cogían, que la hicieron caer al gastado piso de madera de la habitación que aun olía a cera. (Ya que la señora María enceraba a diario.)

Evelin desnuda y tirada en el suelo no daba crédito que el padrastro de Rodrigo le estuviera pegando, la nena se encontraba con su torso semi flectado y con sus dos antebrazos apoyados en las tablas de madera, su sedoso cabello negro le tapaba toda su carita, y aunque la nena estaba espantada con tal tratamiento aun no lloraba.

El despiadado Severiano quien no estaba seguro si deseaba seguir pegándole o a cogérsela de una buena vez por todas, con solo observar aquel esbelto y joven cuerpo de Diosa al desnudo optó por la segunda opción, claro que si ella se ponía escandalosa nuevamente ya no le quedaría más que seguir con la primera (se entiende verdad?).

–Ahorita te voy a enseñar a que te comportes como mi mujer pendeja de mierda…!!, o acaso quieres que te siga pegando perra asquerosaaaaa…??!!, -le dijo finalmente el enfurecido viejo quien nuevamente comenzaba a masajearse la verga como dándose fuerzas con esto para la inminente penetración que ya se veía venir.

–Noooo don Severianooooo…!! Por favor no me pegueeee…!!, -su vocecita era quejumbrosa.

La nena con solo imaginar ese grueso cinturón de cuero desgarrándole las carnes de su trasero estaba a punto de largarse a llorar de miedo ahí mismo tirada en el suelo y aun con sus diminutos zapatitos de taco alto.

–Ok, si es así demuéstramelo con una buena mamada, y ponle hartas ganas porque o si no tú ya sabes lo que te pasará, -el vejete le dijo esto último ubicándose justo en donde la chamaca estaba tirada, aparte de volverla a tomar bruscamente de sus cabellos para dejarla hincada ante él.

Evelin no quería por nada del mundo chuparle la verga a don Severiano, pero extrañamente tampoco deseaba que le volvieran a pegar delante de su suegra, tenía que tomar una decisión rápido. Su situación era tan confusa que ni ella misma supo cual fue el momento en que con sus ojitos llenos de lágrimas procedió a con una mano despejar su rostro de los cabellos que lo cubrían, y con mucho pesar con la otra tomó la verga que ahora le estaban ordenando que chupara.

Y ahí estaba nuevamente nuestra bella mamasota hincada y desnuda ante la grotesca imagen del viejo Severiano quien la miraba hacia abajo esperando a que ella iniciara la acción succionadora.

Por su parte la chamaca a pesar del profundo asco que le provocaba ahora esta asquerosa herramienta de carne, al verla toda aceitosa y con inflamadas venas multicolores que pulsaba de arriba hacia abajo producto de la excitación de su dueño, y que en la base de esta estaba poblada espesa y selváticamente de pelos gruesos y negros, en contra de su voluntad fue abriendo su cándida y fresca boquita.

Evelin se la fue zampando lentamente casi hasta la mitad de su extensión, y así con su atractivo rostro desfigurándose lentamente por el llanto se dio a echársela a la boca, tal como se dijo anteriormente, mientras copiosas lágrimas de dolor y pesar del alma rodaban por sus mejillas, su único afán llorando y todo era dejar contento a su suegro.

Don Severiano al sentir como su verga era deliciosamente comprimida por la dulce y fresca boca de Evelin, se sintió estar más allá del séptimo cielo, era la primera vez de su vida en que una nena tan buenota como lo era Evelin se la mamaba llorando, esto lo calentaron hasta la locura, pero que deliciosa tenía la boca y su lengua la pendeja, se decía mientras miraba como la llorona Evelin se la seguía chupando.

Y claro la nena al estar llorando sin querer queriendo envolvía con su lengua una gran parte del tronco y todo su glande, haciendo que don Seve casi enloqueciera de calentura, ya que el viejo había esperado tanto por volver a sentir las delicias que provocaba cualquier parte del cuerpo de tan singular chamaca, en consecuencia ya sin esperar más y no importándole los ahogados gemidos de la nena ante su lloriqueo con verga en la boca, la agarró firmemente de los cabellos y comenzó el mismo a dirigir la labor chupadora, moviendo aceleradamente con sus dos manazas peludas la cabeza de Evelin tal cual como si se la estuviera culeando por la boca.

Evelin resistía la culeada bucal con entereza, era mucha la carne vergal que le metían y le sacaban al interior de su boca, por lo que ya la tenían babeando una gran cantidad de saliva, esta escurría por las comisuras de sus labios y caían en gruesos goterones por su barbilla hasta llegarle a las tetas, sus ojos estaban nublados de lagrimas que no eran solo de su lloriqueo sino que la mayor cantidad de estas eran por la falta de aire y por la gran presión de la verga que comprimía con aire sus órganos oculares, lo ojitos de la chamaca se agrandaban y se achicaban por cada irrupción de carne vergal que le introducían violentamente por la boca.

Afuera de la habitación y aun estando sentada en el living de la casa la señora María al borde de la locura estuvo escuchando la degenerada solicitud que le hacía su esposo a la niña que había logrado meter a su habitación, y ahora era testigo audible de los inmundos quejidos de placer que profería este y de los escandalosos sonidos bucales que hacía Evelin al estar con toda seguridad y forzadamente mamándole la verga a su marido mientras lloraba ahogadamente.

En tanto al interior de la habitación Evelin ya estaba toda atragantada, el viejo le perforaba la boca hasta más allá de la garganta. De sus fosas nasales salían expulsados los trasparentes líquidos pre seminales que expulsaba don Severiano por la verga y que provenían de sus dos grandes testículos.

El odioso y caliente suegro de Evelin ajeno a todo esto solo gozaba culeándole la boca con sus ojos cerrados y con su asquerosa bocota abierta, el espeso bigote le temblequeaba producto de las gesticulaciones placenteras que este inconscientemente hacía.

–Que rico es culearte por la boca putaaaaa…!!, -le decía el excitado viejo ahora mirándola hacia abajo y sin dejar de mover la cabeza de su víctima en forma violenta y acelerada, ni siquiera le importaba que su esposa lo estaba escuchando todo al otro lado de la pared.

La nena por su parte aguantaba la bestial cacha oral que le estaban poniendo de la mejor forma que podía sin siquiera atreverse a pensar de lo que podría estar pensando su suegra por lo que ella estaba haciendo con su marido.

Estando cada uno en sus propias ideas, de pronto don Seve de una se la sacó de la boca, quedando Evelin arrodillada y con dos escandalosos gruesos goterones de babas mezclada con semen colgándoles desde los hoyitos de su naricita, y otros más abundantes todavía escurrían despaciosamente hacia abajo por su barbilla, por parte de sus tetas y por el estomago.

Estando en tan indecente estado la nena nuevamente y en forma sorpresiva sintió que su casi suegro la agarraba violentamente ahora de un brazo haciéndola poner de pie para otra vez el ubicarse detrás de ella alojando su erecta verga justo al medio de aquellas tersas y paradas nalgotas de las que ella era dueña, sintiendo al lado de su oído el desesperado y caliente vozarrón de este y que le decía:

–Bien pendeja culona, ahora nos echaremos a coger en mi cama matrimonial, y no quiero alharaqueros de tu parte ni nada parecido, solo te tenderás de espaldas y te abrirás de patas… yo me encargo del resto… esperaremos a tu novio culeando por toda la noche, jejejej, no es una maravilla lo que se me ocurrió para esperar a ese zorrito?, -Don Seve mientras le decía semejantes barbaridades a su joven victima la manoseaba entera, rápidamente se encargó de desparramar por todo su cuerpo los líquidos que embalsamaban a Evelin. Lo hizo con los de su carita, siguió con los que bañaban sus brillosas y turgentes chichotas, moviéndoselas circularmente y para todos lados, estas estaban muy resbalosas.

La colegiala quien recién se recuperaba del anterior y salvaje tratamiento, escuchaba las atrocidades que le iba diciendo su suegro mientras la manoseaba, hasta que otra vez sintió que la empujaban violentamente cayendo de espaldas en la cama quedando puesta tal como don Severiano lo deseaba. Fue ahí cuando Evelin supo que ya no tendría escapatoria, su casi suegro se la iba a culear, y así este insano mental se estaba encargando de hacérselo saber.

–Bien chamaca, -le decía el vejete mientras se ponía de rodillas sobre la cama tomando ubicación a los pies de la nena, –ahora quiero que apenas te meta la verga te pongas a coger como una perra en estado de leva, y también quiero que le pongas harto empeño y que me hagas sentir rico, porque si veo que no lo haces, te juro que te llevo toda encuerada a la misma farmacia donde está trabajando el maricon ese que tienes por novio y te culeo en sus mismas narices tirada en la vereda, jajajaja, te queda claro putillaaa…!!!???

Evelin quien quedó casi en estado de shock al imaginarse a ella siendo violada por su casi suegro tirada en la misma vereda donde estaba la farmacia en donde trabajaba su novio, no le quedo más opción que mover su carita afirmativamente, claramente le estaba admitiendo al vejete que ella lo iba a hacer sentir rico como él le demandaba.

–Dímelo en voz alta zorraaa…!!!, Quiero escucharlo de tu propia voz…!!!, para que no queden dudas de lo que haremos aquí en la cama, mira que se podría prestar para malos entendidos, jajajaja…!!!!, -se burlaba el siniestro casi suegro mirando hacia la puerta completamente abierta de su habitación matrimonial.

–Si don Severianoooo…!, yo no quiero que Usted me viole en la calle y delante de Rodrigooo, snifff!!, por favor haré todo lo Ud. quiera!! Pero no me lo haga delante de Rodrigoooo…!!! snifff…!!! Snifff…!!! Buaaaaa!!! Buaaaaaa…!!! Sniffff…!!! Snifffff…!!!, -lloraba desconsoladamente la nena a sabiendas que la pobrecita de su suegra estaba escuchando todo lo que ella decía.

–Jajajajajaja!! Así está mejor lindura, recuerda lo que te dije antes, desde hoy día pasas a ser la mujer de esta casa, o sea MI MUJERRRR!!, mi hembraaaa!!, te voy preñar zorritaaaaa!!, serás solo miaaaa…!!!, ya vas a ver…!!!, te voy a violarrr todas las veces que yo quiera, jajajajaja!!!

Don Severiano aun no se la podía creer, aquella misma mañana ni se había imaginado como terminaría ese día, por fin se iba a volver a coger a esa linda criatura de suculentas medidas anatómicas que su hijastro le había llevado estúpidamente para la casa.

Mientras el excitado viejo que con sus peludas manos se encargaba de abrirle de par en par esas dos piernotas de tersa y brillante piel se daba a admirar y a embriagarse en esas endemoniadas y diabólicas curvas de hembra que casi lo hicieron enloquecer el día en que la vio entrar por primera vez a su casa de la mano del estúpido de Rodrigo.

Ahora su ardiente mirada estaba puesta fijamente en esa preciosa y tierna fisura de carne apenas sombreada por los escasos bellitos negros que la nena poseía en esa parte de su cuerpo, el vejete ya estaba aprontándose a tomar lo que la joven poseía al medio de sus piernas y que obligadamente le estaba mostrando crudamente en aquellos delirantes momentos.

La casi enloquecida chamaca vio y sintió como el viejo Severiano se echaba sobre su cuerpo para nuevamente hacerla su mujer como tanto le había repetido en el transcurso de aquella tarde y principios de la noche, por cada movimiento que don Seve hacía para acomodarse encima de su cuerpo, la cama crujía escandalosamente, la nena otra vez con su carita bañada en lagrimas solo aguantaba el peso de ese obeso cuerpo mirando hacia la puerta abierta.

–Ya pendeja estamos solo a minutos de que te me entregues, empecemos con unos besitos ricos de esos que tu sabes dar, -le decía el muy Satanás a la vez que le comprimía sus suaves tetas contra su peludo pecho al tenerla abrazada por debajo de sus hombros y buscando con su hocico hediondo a vino barato sus rojos labios cerrados.

La señora María lo había escuchado todo, desde la forzada mamada de verga hasta la indecente propuesta que le había hecho su marido a esa pobre chamaca que se estaba inmolando sexualmente para que el bestia de su marido no humillara a su hijo tal como había amenazado, la buena señora pensaba y estaba segura que la atractiva novia de su hijo era tan victima de Severiano como lo eran ella y su hijo.

Volviendo a la habitación matrimonial Evelin no sabía qué hacer, don Severiano solo se daba a comprimir su verga sobre su casi depilada pelvis mientras intentaba meter su lengua por entre medio de sus apretados labios rojos que ella se negaba a abrir, la nena estaba muy lejos de querer ponerse a coger por las buenas con su casi suegro.

Don Severiano viendo que la chamaca estaba presta a dejarse a que se lo hicieran a pesar que se negaba a besarlo determinó que ya era hora de poseerla, y por su lado él verdaderamente ya se la quería meter todo lo que pudiera, la hembrita novia de su hijastro lo traía loco desde que la había conocido.

De un momento a otro el viejo se vio en una instintiva necesidad animal por culearla a como diera lugar, estaba engolosinado en un universo de deseos lujuriosos, así que ya no esperando nada mas metió su mano por entre medio de los dos cuerpos tomando su verga y ubicando el descubierto glande justo a la entrada de tan esplendorosa vagina, pero la asustada chamaca anticipándose a que la penetraran instintivamente intento cruzar sus piernotas, pero el viejo no dejándole opciones rápidamente se las volvió a abrir empujando su apéndice y adentrando la punta de su verga en el inicio de tan deseado reducto amatorio, para luego notificarle con su cara casi encima de la de ella:

–Ahora te voy pendejaaaa…!, así que cuando la recibas aguántala lo mejor que puedasss…!!!, -le dijo el odioso hombre a la vez que volvía a acomodarse sobre sus muslos abiertos.

La escandalizada colegiala lo escuchaba casi no pudiendo respirar por el peso del tremendo viejo, sus manitas nerviosamente se agarraban de las ropas de cama y a veces se posaban en las laterales de la tremenda y blanda panza que la comprimían contra el colchón, con repulsión le veía los cachetes de su cara solo a centímetros de sus ojos, también veía la gran cantidad de traspiración que corría por el cuello de aquel cerdo que ya estaba solo a segundos de violársela.

Evelin sintiendo que don Seve ya empezaba a presionar su verga para metérsela comenzó a llorar de miedo, de rabia, y de impotencia por todo lo que le estaba sucediendo, su casi suegro nuevamente se la iba a culear simplemente porque él lo había decidido.

Y así estando ella con sus bellas piernas bien abiertas y con semejante animal sobre ella, este último ya no esperando nada mas empujó con fuerzas descomunales hacia el interior de la vagina de la decepcionada colegiala quien se daba cuenta que otra vez selo estaban metiendo a la fuerza sin ella haber sido capaz de evitarlo.

–Ahhhhhhh…!!!!, Nooooo…!!!, por…fa…vorrrrrr!!!!, Don Seveeee…!!!! no me lo hagaaaa…!!!!, -fue lo único que alcanzó a gritar la colegiala pero ya era tarde, su casi suegro estaba totalmente ensartado en ella y mirándola con cara de enojado placer…

–Arggghhh…!!!, no recordaba lo ajustada que tienes tu rendija zorra asquerosaaaaaa…!!!!, -fue lo primero que le dijo don Seve justo encima de su carita por la cual ahora caían lagrimas en forma más abundante que antes, a la vez que le mandaba otra bestial estocada vergal para que no se le olvidara que era él quien nuevamente se la estaba cogiendo.

Evelin también lloraba por el intenso dolor en su vagina, el viejo era un bestia, se la acababa de meter sin siquiera haberla lubricado antes, ni siquiera un escupito le había mandado en la panocha antes de metérsela, los ríos de lágrimas brotaban copiosamente desde sus hermosos ojos verdes bañándole toda su carita.

Don Seve ya se había empezado a mover sobre el esbelto cuerpo de la desdichada mamasota quien estoicamente aguantaba las feroces arremetidas de coito que le estaban pegando a su fértil y saludable anatomía en tanto ella solo se daba sollozar por su desgracia.

Mientras se la culeaban firmemente sus bellos ojos verdes nublados en lágrimas cruelmente dieron con un vistoso retrato antiguo enmarcado en madera que colgaba en el muro de la habitación, en este estaban retratados don Severiano, y la señora María mucho más jóvenes de cómo eran ahora, pero lo más fulminante y terrible de aquello para nuestra pobrecita colegiala fue ver que al medio de ellos estaba parado un niño de edad indeterminada, obviamente era Rodrigo cuando era más chamaquito, la nena como pudo volteo su mirada para no ver mas y ahora sencillamente se puso a llorar mas amargamente que antes por todas las emociones causadas en su mente con aquella inocente y antigua fotografía.

Su casi suegro ajeno a todo esto solo se daba a moverse y a sentir las placenteras sensaciones que le otorgaba el interior del coño de Evelin a su verga que se incrustaba una y otra vez, así que fue y le dijo:

–Prepárate pendejaaaa…!!! Porque ahora sí que me voy a empezar a mover fuerteeee…!!!!, -el indeseable hombre con mucha concentración y entusiasmado hasta más no poder aceleró las fuerzas de sus empujes, su gruesa verga increíblemente ya se deslizaba como si nada por el interior de la vagina de la quebrantada chamaca que aun no paraba de llorar.

–Buaaaaaaa…!! Buaaaaaaa…!! Don Seveeeeee!!, por favorrrrrrr!! Ya… no… me… la… me….taaaaaa…!! Me dueleeeeeee…!! Sniffffffffff…!!! Snifffff…!!! Sniffffff…!!!, -Evelin se sentía mancillada, aun se sentía seca, por lo que los dolores vaginales eran terribles, pero lo que más le dolía en aquellos infortunados momentos era que por primera vez ella si sentía que mancillaba el amor que le había entregado Rodrigo.

–Callateeee perraaaa mal paridaaaa…!!, y goza de la vergaaaa..!!!, Tomaaaaaa…!!!, -bramó el casi suegro mandándole un brutal estocada que a la nena casi se le salen los ojos para afuera, para luego seguir metiéndosela y sacándosela todo lo que él quería.

Evelin quien lloraba audiblemente ya se estaba comiendo vaginalmente toda la gruesa extensión de la verga de don Severiano quien se la estaba culeando como todo un campeón, sintiendo aquel delicioso y acuoso calorcillo interior que le brindaba el cuerpo de aquella joven y atractiva Diosa que lloraba como una verdadera Magdalena. El viejo aprovechándose de su estado comenzó a decirle:

–Que te quede claro zorritaaaa…!, desde hoy pasas a ser mi mujer oficial…!!, así que te voy a estar cogiendo hasta que me harteeee…!!!, hasta que te deje bien preñada de tanta verga que te voy a meter, -por cada frase con las que le notificaba sus salidas intenciones le mandaba sólidos empujones como si con estos firmara las promesas que le estaba haciendo,

La ultrajada chamaca solo se daba recibir la verga y con ello los fuertes empujones con los que la estremecían, escuchando además todas aquellas locuras que le decía su suegro con su carita volteada en sentido contrario de donde estaba el famoso retrato.

Ya con los ríos de lágrimas secos en sus mejillas solo se daba a aguantar de como el vejete junto como olerle sus cabellos por detrás de sus perfumados oídos y que también se los lengüeteaba este seguía con sus palabrotas:

–Mmmmm…!! que rica tienes la concha pendejaaa…!!!, -le decía casi babeando y arremetiendo circularmente con su verga hacia delante, esto lo hacía con sus ojos cerrados, –No me saldré de tu cuerpo en toda la noche, para que cuando llegue el tarado de Rodrigo nos encuentre cogiendo…, jejejeje, entiende que eres una hembra soberbia… hecha solo para ser cogida por un macho como yo y nadie masssss…!!!, -con sus palabras el casi suegro nuevamente comenzaba a acelerar sus embates, –Pero como a ti aun te gustan los maricones ahora te enseñaré lo que es culiar con un macho de verdad ricura, jajajaja!! La otra vez parece que te faltó que te metiera mas verga…!! pero ahora te dejaré al día…!!!, -en tanto la colegiala aún se mantenía con sus ojos fuertemente cerrados producto del enajenante impacto emocional que le causaba estar siendo cogida prácticamente delante de la dueña de casa y que para rematarla era su suegra, sin mencionar que su conchita aun estaba seca.

Pero a don Severiano no le entraban balas, el estaba decidido a sacarle el máximo provecho placentero a esa colosal cacha que le estaba pegando a la novia de su hijastro, aunque la nena aun no sentía ni el más mínimo cosquilleo en su panocha igual se dejaba ensartar con su cuerpo totalmente brillante y mojado debido a la sudoración corporal.

El viejo que la violaba se la metía una y otra vez en forma completa y despiadada, el gusto y las placenteras sensaciones que le otorgaba la vagina de aquella exquisita y joven hembra a su verga eran indescriptibles, en cambio Evelin solo sentía que prácticamente la estaban enterrando un grueso y largo palo por la zorra, experimentando además que su casi suegro cada vez se movía más fuerte y que intentaba adentrarse el máximo posible al interior de ella, escuchando como la cama crujía y rechinaba rítmica y escandalosamente ante los fieros bombeos que hacían sobre su cuerpo.

La asustada señora María desde afuera de la habitación no recordaba que su marido fuera tan fogoso a la hora de tener sexo, temía que la pobre chiquilla cayera al hospital después de tan brutal violación de la cual estaba siendo víctima, por cada quejido de dolor que escuchaba por parte de la nena la pobre mujer se persignaba deseándole la buena nueva para cuando por fin la liberaran.

Pero al otro lado del muro don Severiano bombeaba cada vez con mas desenfreno, metía, aserruchaba y taladraba profundamente en la adolorida panocha de la colegiala, haciendo círculos en ella como si de verdad intentara agrandársela mientras resoplaba de placer.

El casi suegro estaba sudando cual animal de carga transportando piedras para construir una pirámide en el desierto, y ahora sí que las lágrimas en los ojos de Evelin ya se habían secado por completo, la nena en estas acaloradas instancias soportaba resignadamente las bestiales arremetidas de verga que le ponían a su cuerpo, ella también estaba toda mojada de sudor, así se notaba al estar ella con muchos de sus pelitos pegados en su frente, y ya inconscientemente con los ojos cerrados y levemente respirando por sus boquita semi abierta.

La pobre chamaca no supo cual fue el momento en que subió sus manitas al pecho del vejete claramente para que este no se dejara caer tan pesadamente sobre ella, pero ahora las había ido corriendo hacia las gruesas espaldas del viejo dando la impresión como si ella ya estuviese culeando de buena ley abrazada con el afortunado de don Severiano, ya que la imagen de la tremenda cacha que se estaban pegando sobre la cama era de campeonato y con ella sintiéndola con sus piernas bien abiertas, respirando por la boca, y con sus ojos fuertemente cerrados.

Don Severiano a sabiendas del portento de hembra que se estaba cogiendo había decidido prolongar lo más posible aquella terrible y antológica cogidota que le estaba pegando a la bella colegiala, los gritos y los lloriqueos por parte de la chamaca ya se habían extinguido, ahora lo único que se escuchaba en la habitación era el constante rechinar de la cama ante los violentos movimientos que se ejercían sobre ella.

Naturalmente y para no seguir solapando a nadie les diré que la perdida nena al estar siendo víctima del taladreo constante de una herramienta de dimensiones considerables inevitablemente su panocha ya estaba dando su opinión por sí sola.

Fue un no menor chorro de agüita caliente que la atractiva colegiala expulsó desde la concha con el cual le baño toda la verga a su casi suegro dejándosela aceitada y lubricándola de paso a ella también, o sea nuestra mamasota ya había empezado a sentir rico, pero ella aun se negaba a admitirlo, la cosa era que cuando el vejete mas profundizaba en las clavadas ella por puro instinto sentía imperiosamente la necesidad de devolverle el movimiento hacia arriba, así que en un momento dado amigos míos, la madre naturaleza ya había hablado, la casi perdida chamaca se vio a ella misma empujando sus caderas hacia arriba cuando la verga venía bajando, y a los pocos minutos de estos leves movimientos ya no lo eran tanto sino que ahora ella ya estaba culeando con don Seve por autentica y genuina calentura.

Cuando el vejete se percató de ello de verdad que le dieron ganas de salir a tirar cohetes como para celebrar el año nuevo, pero en vez de hacer eso en forma automática se dio a animar a la chamaca para que se siguiera meneando más rico todavía:

–Ahhhh…!! que exquisito te mueves pendejaaaa!!, –Yo sabía que tarde o temprano ibas a aceptar la vergaaa…!!!! Jajajaja!!!! Esooooo…!!!! asiiiii…!!!! Mueveteeee…!!!! Así…!!! Como solo tú sabes hacerlooooooooo…!!!! Ohhhhhhh…!!!! que gustooooo que me das putaaaaaaaa…!!!!

La nena ya estaba desatada, en una recóndita parte de su mente Evelin recordaba que su suegra debía estar escuchándolo todo, pero hacía tanto rato que no la veía que guarrillamente se dijo para sí misma que tal vez la señora María se había ido para otra parte, así que no la escucharía como tampoco la vería, además que estaba sintiendo tan rico, pensaba sin poder dejar de menear sus caderas y cintura.

Gradualmente su impetuosa sensualidad había ido tomando posesión de su mente y de su cuerpo ordenándole que se aferrara con mas energías a la obesa complexión de su casi suegro quien ahora y otra vez lo veía como su verdadero macho caliente, hasta que ya queriendo gozar y ser gozada su mente decidió capitular, y se entregó en forma embelesada y lujuriosa a todo lo que el viejo caliente de don Severiano quisiera hacer con ella.

Ahora sus delicados y desnudos brazos se aferraban con pasión a esa tremenda guata que la aplastaba no alcanzando a rodearlo completamente, pero ella lo recorría lo que más podía si como realmente quisiera fundir su esbelto cuerpo con toda esa masa grasienta que se movía gelatinosamente sobre ella mientras le metían carne de verga por su intima hendidura.

La soberana cacha que don Severiano le estaba pegando a Evelin era de escándalo, recordemos que la nena está completamente desnuda, con sus dos bellos muslos bien abiertos y recogidos, y aun con sus pequeños zapatitos con taco calzados en sus piececitos, los cuales se agitaban al mismo ritmo de la bestial cogida de la cual era víctima, mientras que don Seve sin dejar de zarandearla a vergazo limpio ahora la veía mirándolo con sus bellos ojos verdes semi cerrados, como también comprobó que de sus rojos labios caían una pequeña cantidad de saliva, señal inequívoca que aquella joven hembra ya se había rendido a los deliciosos placeres de la carne, notando también que por cada profunda estocada de verga que le ponía, la chica le regalaba una lujuriosa pero leve sonrisa en la cual solo imperaba el vicio, así que imagínensela.

Don Severiano y Evelin ahora se besaban con apasionante lascivia. La entregada hembrita mientras se besuqueaba con su suegro, y guiada por su calentura lentamente fue subiendo sus manitas hasta la nuca de este para proceder a aplicarle un delicado masaje con la yema de sus dedos en tanto la seguían culeando casi sin misericordia.

Una inmensa y desquiciante calentura se había apoderado de la tímida Evelin, el viejo Severiano quien había dejado de besarla para poder tomar un poco de aire con agrado ahora escuchaba los quejidos y suspiros de placer que emitía la caliente nena, estos poco a poco comenzaron a subir de volumen e intensidad, convirtiéndose a los pocos minutos en fuertes gritos y en alaridos de auténtico placer carnal y sexual, por lo que el casi suegro persistía en su frenético ritmo de mete y saca, y a medida que aumentaban los gritos de la colegiala, mas aceleraba y tomaba fuerzas en sus penetradores movimientos, hasta que sus oídos escucharon lo que él ya tanto había estado esperando escuchar. Las exclamaciones de Evelin fueron claras y con autentica convicción:

–Ahhhh…!!! siiiiii…!!! Así papiiiiiii…!!! Ohhhhh…!!! Ricoooooo…!!! Mmmmm…!!!!

–Te gusta cómo te la meto putaaaaaa…!!??, -le consultaba el caliente casi suegro de la chamaca quien miraba para la puerta de su habitación, claramente él deseaba que la vieja de su esposa escuchara las ardientes poterías que decía la novia de su hijo,

–Siiiii, don Seveeeeeeeeee…!!!, -le contestó la nena con autentica desesperación, y para luego seguir emitiendo guarradas y zorrerías de grueso calibre, –Métamela todo lo que quieraaaa…!!!!, mas adentroooo…!!!, bien para adentroooo…!!!!, –Métamela mas firme por favorrrrr…!!!!, -le demandaba a grito limpio la colegiala a la misma vez que intentaba menearse con sus caderas con las mismas fuerzas en que el viejo le ponía sus feroces clavadas.

(Minutos antes en el living de la casa en donde se llevaba a cabo semejante culeada)

La señora María se mantenía en forma angustiada esperando a que su marido terminara de violarse a Evelin, pero los enajenantes minutos pasaban y lo que estaba ocurriendo en su propia habitación matrimonial se prolongaba más de lo que ella pensó en algún momento. En forma nerviosa se había tenido que ir a preparar un té para los nervios, ni siquiera deseaba ni imaginarse que es lo que ocurriría con la relación de su hijo con su novia después de ella haber sido testigo de la brutal violación por parte de su esposo hacia la atractiva jovencita.

En eso estaba la buena señora cuando con alivio puso atención que la pobrecita de Evelin ya no gritaba ni lloraba, ahora era solo el prolongado crujir de la cama y los resortes del colchón que subían y bajaban lo que se escuchaba en el silencioso ambiente de la casa, sumándole a lo anterior los sonoros resoplidos que emitía su esposo cuando este al parecer se dejaba caer sobre el cuerpo de la callada chamaca.

Pero a la pobre vieja casi se le cae la taza de té de sus manos cuando escuchó que su marido elogiaba a la jovencita diciéndole lo bien que se movía ella, así que agudizando su oído creyó sentir que ahora la cama tenía un crujido distinto al interior, este era más rítmico y mejor sincronizado que el anterior pensaba en alguna parte de su mente la vieja, para luego decirse y convencerse de que eso solamente lo decía Severiano para seguir humillando a ella y a la joven.

Y justo en el momento en que se iba a pegar otro sorbo de té la tasa ahora sí que se le cayó de las manos al escuchar que era la misma nena quien exclamaba en voz alta y sin que nadie se lo ordenara lo siguiente:

“–Ahhhh…!!! siiiiii…!!! Así papiiiiiii…!!! Ohhhhh…!!! Ricoooooo…!!! Mmmmm…!!!!”

Esos gritos y palabrotas no eran de una mujer a la cual se la estaban violando se dijo de pronto la señora, pero lo que la dejo boquiabierta fue la segunda tanda de leperadas que berreaba la caliente chiquilla:

“–Siiiii, don Seveeeeeeeeee…!!!, –Métamela todo lo que quieraaaa…!!!!, mas adentroooo…!!!, bien para adentroooo…!!!!, –Métamela mas firme por favorrrrr…!!!!”

En tanto adentro de la habitación el vendaval de guarrerías continuaba por parte de ambos:

–Eres la zorra mas suculenta y caliente que me he culeado en mi vida pendeja…!!!, -le notificaba ahora con cara de apasionado don Seve a la colegiala, y haciéndole ver sus nuevos requerimientos. –Quiero que desde hoy solo seas para mí y de nadie más…!!!!, -le exigía el viejo quien seguía aserruchando con toda la calentura del momento.

–Siiii papiiii…!! Yo solo seré suyaaaaaaaa!! Soy su… suyaaaaaaa…!! Soy su mujerrrrrrr…!!, -Evelin no era consciente de todas las peladeces que le estaba diciendo a su suegro, y menos era consciente que la señora María estaba parada en el umbral de la puerta viéndola y escuchando las estupideces que le decía a su marido.

La pobre vieja desde la puerta de su propia habitación y con sus ojos con lágrimas veía claramente la descompostura que estaba sufriendo la descarada novia de su hijo, que en esos momentos movía sus caderas rítmicamente a las clavadas que el caliente de su marido le pegaba. La veía debajo del cuerpo de su esposo con su barbilla alojada en el peludo hombro de este, estaba con sus ojos fuertemente cerrados y con sus cejas inclinadas hacia arriba, determinando que verdaderamente esa puta desvergonzada estaba cogiendo con cara de caliente.

En un extraño estado de nerviosismo mezclado con rabia la señora María veía como el cuerpo de Evelin estaba siendo preso de unos fuertes y brutales espasmos de placer, la buena señora aun algo incrédula notaba como esa joven puta se retorcía e intentaba acoplarse aún más férreamente al grotesco cuerpo obeso de su esposo, y como ella totalmente salida de sus cabales le pedía,

–Sigaaaa don Seveeeee…!!, Sigaaaaaa…!! Métamela enteraaaaa…!!! estoy a punto de irme cortadaaaaaaa…!!!! Métamela más fuerteee…!!!! Mas fuerteeeee…!!!!, Todaaa…!!!!, Todaaaa…!!!!

La infeliz madre de Rodrigo ya no quiso ver más, ahora estando nuevamente sentada en el sofá deseaba con todo su ser que esos dos sin vergüenzas terminaran de hacer lo que estaban haciendo, para que después esa joven y sucia ramera se fuera lo antes posible de su casa para nunca más volver a mirarle esa cara de puta que ella le había visto solo hacían muy pocos minutos.

Pero en la habitación matrimonial los contendientes sexuales estaban muy lejos de querer parar la faena de apareamiento, el caliente Severiano empujaba hacia el interior de la joven sin cejar en su empeño, hasta que ambas matas de pelos, una suavemente sedosa y casi depilada, a diferencia de la otra que era motudamente peluda y espesa se quedaron pegadas y haciendo desquiciantes círculos de refriegue coital, sin despegarse ni siquiera un milímetro, lógicamente tanto el macho como la hembra ya estaban casi al borde de un fenomenal orgasmo.

Severiano ya creía ver la inminente explosión orgásmica que se venía en el cuerpo de su joven compañera de apareamiento, ya que su ardiente concha derramaba abundantes y calientes chorros de caldos vaginales, no estaba seguro si la nena realmente se estaba corriendo o se estaba meando, pero de lo que si estaba seguro era que le estaban bañando la verga en forma deliciosamente exquisita.

–Asii…!!, así…!!! don Severianoooo!! Deme más fuerteee…!! deme más fuerteeee…!!!, -continuaba gritándole Evelin ahora con su espalda totalmente enarcada y con su vagina bien levantada, deseando para sus adentros y con todo su ser que su casi suegro descargara todo ese semen añejado que le había dicho poseer bien adentro de su cuerpo con la única finalidad que este la preñara tal como le había dicho.

–Te gusta mi verga pendejaaaaaaaaa…!!!, -le consultó don Seve sacándola a medias de su delirante estado de placer.

–Me encantaaaaaaaa…!!!, -la respuesta de la chamaca fue instantánea, pero el viejo quería entretenerse y calentarse aun mas antes de acabar dentro de ella.

–Dime zorraaaaa…!!!, te has acostado alguna vez con el maricon de Rodrigo…!!??, -el viejo le preguntaba siempre meneándose arremetedoramente.

La caliente mamasota por un momento le extrañó la pregunta del viejo que la estaba culeando, pero su verga la sentía tan rica mientras la perforaba tiesamente, que su mente no le dio para pensar que Rodrigo era su actual novio y que su casi suegro lo único que deseaba era envilecer y vejar la relación que ellos tenían.

–Noooooo… no le hemos h… he.. choooooo…!, -le dijo a la misma vez que se mordía fuertemente su labio inferior sin dejar de enarcarse para así sentir más profunda la verga que le estaban metiendo.

–Jajajajaja…!!! ya lo sabía yo pendejaaa…!!! Tú eres mucha hembra para un pobre maricon como ese, jajajajaja…!!!!

Increíblemente para todos nosotros el grado de calentura de Evelin era tal que ella en esos momentos y al estar siendo cogida brutalmente por un verdadero macho caliente, le encontró toda la razón del mundo a su suegro, por lo que bien convencida de que estaba en lo correcto fue y se lo confirmó:

–Siiiiiiiiiiiiiii…!!!!, -le dijo al mismo tiempo que relajando todos los músculos de su cuerpo los volvió a recoger atenazándose enérgicamente con sus piernotas y brazos a ese obeso y gelatinoso cuerpo de macho maduro que la estaba haciendo ver las estrellas.

Atenazada y todo la nena seguía meneando sus caderas para que el viejo sintiera más rico aun de lo que debía estar sintiendo.

–Dime porque no te has acostado con el…!!??, -el viejo sabía que de un momento a otro le soltaría los lecherasos.

Y nuestra nena, tristemente para Rodrigo y su madre que lo estaba escuchando todo desde afuera, le contestaba con la verdad a su suegro:

–Porque Rodrigo no me c… ca… calientaaaaaaaaa…!!!! Ohhhh… ricooooo!!!! exclamo al mismo tiempo que le soltaba otro chorro de caldos vaginales, lo que acababa de decir ella misma la estaban calentando en demasía.

–Jajajajaja…!!! dilo en vos mas fuerte pendejaaaa… di que un pobre maricon como ese no te calientaaaaa…!!!!, -el vejete a toda costa deseaba que su esposa tomara conocimiento de todas las guarrerías que estaba soltando de sus propios labios la dulce novia de su hijo.

–Si don Seveee…!!!!, –Mmmmmm…!!!! Ohhhhhh… Ricooooo…!!!!, -algo en su mente la detenía a que dijera semejante barbaridad.

–Dilo Zorraaaaaaaaa…!!!!, -junto con presionarla el viejo se dejaba caer con mas fuerzas sobre ella, si hasta los testículos del vejete ya parecía que en cualquier momento se introducirían por el lubricado coño de Evelin.

Ambos amantes ya estaban que se corrían debido a la ardiente y enloquecedora conversación que se le había ocurrido a don Severiano, los dos se encontraban en la estratosfera de la calentura. Hasta que la nena pensando con la zorra y no con su mente fue y le dio en el gusto al vejete:

–Ay don Seveeee…!!! si es verdad…!!! Ese pobre maricon de Ro… Rodrigo no me calientaaaaa…!!! –Uffffffffsss…!!!, –Yo… yo… yo soy mucha hembra para el…!!!! Ohhhhhh Diosssssss…!!!!

–Jajajaja…!!! Que bien…!!!!, y dime como para que tipo de machos eres hembra Tú, pedazo de zorraaaaaaaaa…!!!!!, -el viejo comenzó a perforarla con rabia y aceleradamente, para que la chiquilla le diera la respuesta que él quería y no le fuese a salir con una mamada.

–Yo… yo… soy una hembra hecha para un macho como Ustedddd…!!! Ohhhhh don Seveeeeee…!!!! me corroooo…!!!! me corrooooooooooooo…!!!!!

El viejo automáticamente se enterró hasta lo más profundo de las tiernas entrañas de aquella dulce y caliente chiquilla que se encontraba perdida en la total calentura.

En el momento de que Evelin le dio su ultima respuesta ya no fue capaz de resistir tanto gozo, y tal como le dijo al vejete que se corría una formidable y placentera corriente eléctrica que le nacía desde lo más profundo de su coño se desparramaba a raudales hacia todas las extremidades de su cuerpo y que le hicieron explotar en uno de los más formidables y grandiosos orgasmo sentidos en su vida.

–Siiiiiiiiiiiiiii…!!!, Ricoooooooooo…!!!!!, -gritaba Evelin como una verdadera fulana, sus placenteros alaridos fueron emitidos desde lo más profundo de su ser y de su alma, estos recorrieron y retumbaron por todos los rincones de la casa de Rodrigo. De la misma forma don Severiano estimulado hasta la insania por la calentura de la chamaca ya estaba por verter su apremiante y acumulado semen al interior del cuerpo de tan estupenda y curvilínea jovencita.

Luego de que Evelin emitiera su placentero grito de éxtasis con el cual le dejaba las cosas claras a su suegra que la escuchaba desde el living de la casa, el viejo la premió con un asqueroso beso en la boca el cual daba la impresión que se la estaba comiendo.

–Eres mi mujer pedazo de zorraaaaa!, -le dijo una vez que se separó de sus labios, –Ya no aguanto masssss!!!, me voy… a… co… rrerrr… adentro tuyoooooo!! –Ohhhhh que… ri…cooooo se siente estooooo…!!!!!, –Lo… vas… a … re… ci… birrrrr…!!! pu… taaaaa…!!!! to… maaaaaaa…!!!!!, -gruñó con desesperación clavando su mirada en el hermoso rostro descongestionado por el placer de Evelin, chorreando y expulsando con fuerzas en el interior de su matriz de 6 a 8 potentes chorros de hirviente y reproductivo semen, el cual salía escupido copiosamente y con energías desde su verga, invadiendo y avasallando las intimas entrañas de la excitada Evelin quien sentía la potencia y virilidad de su macho.

Se quedaron unidos en esa posición por un buen rato, la toda mojada colegiala se mantenía con sus bellos muslos bien abiertos y con don Severiano aun clavado con su verga al interior de su cuerpo. Hasta que una vez que el casi suegro estuvo seguro que en sus testículos no quedaba ni una gota de semen lentamente se fue saliendo y desclavando su verga del portentoso cuerpo de Evelin.

La pareja se quedó tendida en la cama exhausta por espacio de unos buenos minutos, para que sus transpirados cuerpos desnudos pudiesen recuperarse ya que con toda seguridad pensaban volver a hacerlo.

–Eres una verdadera puta en la cama a la hora de coger pendeja, -el viejo Severiano mantenía a su joven hembra abrazada su obeso cuerpo, –Así descansemos un ratito y luego repetiremos, –Viejaaaaaaa…!!!, ven que te necesitamossssss…!!!!.

Evelin con solo escuchar que el viejo que se la acababa de coger estaba llamando a su esposa como que se le anduvo pasando a medias la calentura, por lo que le dijo:

–Don Seveeeee…! que haceeee…!? no llame a su esposa que me va a ver acostada con Ustedddd…!

–Y que tiene…?, si ya lo escuchó todo, además que ahora si deberás mandar a la verga a tu noviecito, jejejeje…!, si acabas de bufar a los 4 vientos que él es un pobre maricon y que no te merece…, jajajaja…

Cuando la avergonzada chica iba a decir que ella de alguna forma no había querido decir eso la señora María ya hacía su aparición por la puerta de la habitación:

–Porque siempre te demoras tanto cuando yo te llamo…? –Le dijo el vejete en forma mal humorada a su esposa,–Tráeme una corona bien heladita y un refresco para mi mujer…!

La doña observaba incrédula a aquella pareja de desvergonzados que estaban acostados en su propia habitación completamente desnudos y sin cubrirse. La dolida señora no podía quitar la vista de la curvilínea figura de Evelin al desnudo.

La nena por su parte quien estaba roja como un tomate y abrazada de costado al cuerpo del hombre que había sido su macho, se daba cuenta de ello y de reojo la miraba avergonzada, la pobrecita quería morirse, aun así mantenía una de sus delicadas manitas posada y descansando en el peludo pecho canoso de don Severiano. Y que mas podría haber hecho?.

–Y que nos miras con cara de mensa…!!! Ve a buscar una chela y el refresco, que mi mujer debe tener sedddd…!!!, -le volvía a repetir el viejo ahora con su cara de mas enojado que antes.

La doña quien sentía unas tremendas ganas de tomar de las mechas a la descarada chiquilla, abofetearla y despacharla de su hogar, otra vez se sintió intimidada por su esposo y simplemente bajó su vista para responderle a su marido.

–Severiano… no quedan cervezas, si ya te las has bebido todas…

–Pues te me vas a comprarlas…!!!, -le ordenó el vejete.

–Pero Seveee… ya es tardeee y…

–Que te vas comprarlas he dicho…!!!, el negocio del pelado Chula cierra re tarde así que ahí encontrarás, saca dinero de mi pantalón y te me vas por esas cervezas…

La amedrentada mujer silenciosamente ingreso a esa habitación que estaba impregnada a olor a coño y a verga, para luego tomar desde el suelo los pantalones de su esposo para sacar dinero, no pudo evitar poner atención en los albos calzoncitos de Evelin que estaban todos enrollados al lado de estos. Ya sin pensar en nada más la dolida mujer tomó el dinero y salió lo más rápido que pudo de esa indecente habitación.

Una vez que don Seve y Evelin nuevamente estuvieron a solas fue la atribulada chamaca quien rompió el silencio:

–Don seve…!, porque me está haciendo todo esto…? ahora nunca más podre ver a la señora María y tampoco a Rodrigo… Sniffsss…!!!

–Como que Nooo…!!, -le contestó su casi suegro en el acto quien con su mano y dedo pulgar limpió de su carita unas tímidas lagrimas que le corrían, –Entiende pendeja que desde hoy día tu eres la hembra titular de esta casa… –TU eres mi mujerrrr…!!!, -le seguía repitiendo don Seve, –Y yo soy tu maridoooo…!!!, no permitiré que nadie te diga nada por lo que hagas o dejes de hacer, lo único que deberás arreglarme lo antes posible es mandar a la verga al Rodriguito ese, y cuanto antes quiero que te largues de tu casa con todos tus trapos y te vengas a vivir a esta casa.

–Pero pe… pe…roooo… y Rodrigo y su esposa… que será de ellos…!? Usted esta locooo…!!!

–Ellos perfectamente se pueden quedar a vivir aquí… o si quieren largarse que se vayan… me da lo mismo…!!! Además que necesito a la María en la casa para que nos atienda…!!!

Los sentimientos que asaltaban a la muchachita eran totalmente contradictorios, ella acababa de mantener relaciones sexuales con su suegro, y si bien otra vez lo había sentido muy rico igual pensaba que todos esos planes que tenía el viejo en su mente eran demenciales.

Estando en estas reflexiones los hermosos ojos verdes de la chamaca volvieron a dar con el antiguo retrato del matrimonio con Rodrigo, esta vez el impacto emocional no fue tan violento como lo había sido momentos antes, mirándolo en forma pensativa a su mente le vinieron los recuerdos de haber visto a su madre casi encuerada de la mano de aprovechador sargento que se la había violado, se sumaron a estos la traición de Claudia con don Pedro que quizás a estas horas también deberían estar cogiendo, pensaba la nena, pensamientos que extrañamente la hicieron arrimarse con mimosa seriedad al peludo pecho de don Seve, su carita estaba posada justo al lado de una tetilla del obeso vejete.

Una vez que descansaron desnudos y abrazados por un tiempo indeterminado y viendo que las cervezas aun no llegaban, el viejo determinó que ya habían descansado lo suficiente, el había sentido a la nena adosándose bien apegada a su panza así que mirando su cuerpo desnudo aun brillando quiso otra vez que se pusieran a pasarlo bien:

–Ponte en 4 patas al final de la cama y chúpamela de nuevo pendejaaa…!!, quiero ver tu cuerpo levantado ese culo, mira que en un ratito mas te lo voy a reventar, jejeje, ya apúrate y hazme una buena mamada!!, -le solicitó mientras él se acomodaba de espaldas para disfrutar la nueva felación que le estaba solicitando.

Evelin quien aun tenía en su mente los recuerdos de las traiciones de las personas que ella mas quería como pudo fue tomando la ubicación que le habían solicitado, y una vez que ya estuvo en la indecente posición a 4 patas puesta en diagonal sobre la cama para que el viejo viera y tocara todo lo que él quisiera se agarró con sus dos temblorosas manitas bien sujeta a la peluda base de la ya bien erguida verga y se la metió en la boca para comenzar a chuparla y a lamerla con sus ojos cerrados, procurando no pensar en otra cosa que no fuese en hacerlo sentir bien, y todo en venganza de quienes la habían traicionado.

La colegiala ya se la mamaba bien concentrada y con sus rojos labios bien apretados, su cabeza que subía y bajaba rápidamente también hacía círculos de vez en cuando, chupando sin parar ni por un solo momento, se la mamaba como una verdadera desesperada, lamiendo todo lo que pudiera, moviéndole su lengua circularmente por el venoso tronco y el glande…

–Arrrrghhhss…!! Pero que zorra más exquisita eres para chupar la verga mamitaaa!! –Eso es…!! así…!!! así…!!! Mmmmm…!!!! Arghhhhh!!!!, -gruñía y bufaba el vejete ante la sabrosa mamada de verga que le estaba mandando Evelin, –Esooooo…!!! Mama la vergaaaa…!!! Cométela todaaaaa…!!!! Todaaaaa…!!!! Trágatela entera putaaaaa…!!!!

Después de unos 15 minutos por lo menos de una morbosa y rica mamada, Don Severiano se la sacó de una, Evelin extrañada se puso de rodillas y se dio vuelta para quedar mirando al vejete por si este le hacía otra proposición, pero el casi suegro solo se la quedó mirando absorto, que soberbia e imponente se veía la pendeja arrodillada en la cama y con las comisuras de sus labios chorreándole restos de líquidos pre seminales, sus colosales tetas y todo su cuerpo brillaban hipnóticos y sugestivamente.

El viejo Severiano una vez de haberse recuperado de tal estado rápidamente se recostó en el cama con la verga apuntando hacia el techo, para luego decirle…

–Ven…!! Ahora tengo ganas de que te montes sobre mi verga tu solita y quiero que me la cabalgues…,

La nena que otra vez se sentía un mero objeto sexual y eso le gustaba, así que con los más delicados y femeninos movimientos que ella hacía en forma natural, gateo la poca distancia que la separaba de su suegro para después levantar una de sus poderosas piernotas pasándola por sobre la panza del vejete hasta quedar montada sobre él y quedar con su verga justo a la entrada de su ya destilante panocha.

–Métetela tu solita Evelincita…!, quiero verte hacerlo…!, -le ordenó el viejo…

Evelin quien puso atención que esta era la primera vez que desde que conocía al vejete este la llamaba por el diminutivo de su nombre sintió una comezón sin precedentes en la más recóndito de su zorra, los deseos recién nacidos por clavarse la verga de su casi suegro ya casi la consumían, así que tomó ese bien parado y tieso mástil de carne y muy decidida lo ubicó en la entrada de su intima hendidura, para luego y casi en el acto cerrar sus ojos y dejarse caer de un solo envión.

La nena otra vez estaba desatada y convertida en toda una hembra brava ya que ella misma y sin esperar ordenes de nadie comenzó a mover sus caderas en forma acompasada para que la verga le entrara en su totalidad, y mientras esta mas se enterraba en su cuerpo ella mas iba tomando velocidad, todo esto ante un muy sorprendido Severiano, que de pronto la vio quedarse paralizada con la verga totalmente enterrada en sus entrañas.

La colegiala creía sentir esa vergota perforándola hasta casi más arriba de su cintura, por lo que inclinó su cuerpo hacia adelante para sujetarse con el respaldo de la cama, quedando con todas sus tetas colgándoles y meciéndose exquisitamente y expuestas para que don Severiano las chupara todo lo que el quisiera.

Don Seve no se la quería creer, veía y sentía a esa hermosa hembra de 18 años clavada a su verga en su totalidad, desde su posición la miraba por ambos costados de su brillante cuerpo, en donde veía como la línea de su cintura se transformaba en la línea de una amplia cadera para luego curvarse y convertirse en el opulento radio de su trasero bajando precitadamente y dibujar la recta que le daba forma a sus muslos abiertos, entre el lado de su bajo estomago por el lado opuesto a sus caderas se veía esa línea de carne doblada que se formaba al estar ella puesta casi en 4 patas y a horcajadas sobre su verga, y todo esto sumándole a que además creía sentir como los sedosos y suaves pelitos de su zorra, se enredaban con los gruesos pendejos de él, ya que en ese mismo momento la caliente mamasota muy suavemente había empezado a mover sus caderas y cintura en forma circular y haciendo presión hacia abajo sobre su verga como si realmente se la estuviera exprimiendo para volver deslecharlo.

Mientras esto se sucedía en la casa de don Severiano la señora María ya venía de vuelta con el pedido de cervezas, y en el momento que estando ya casi a tres cuadras de llegar a la casa sintió que alguien la llamaba.

Con mucho pesar se dio cuenta de que su hijo igual la había visto desde la farmacia, ya que para hacer el trayecto para llegar al negocio del pelado Chula ella obligadamente debía pasar por el trabajo de Rodrigo.

El chamaco la alcanzó corriendo:

–Mamá que haces a estas horas en la calle…?, ya es muy tarde…!, -le dijo apenas estuvo a un lado de ella.

–Ehhhh…!, andaba comprándole cervezas a Severiano…!!! Justo se le acabaron hoy día…, -la señora María intentaba hablar lo más normal posible, pero su hijo que no era tonto sabía que ella lo estaba solapando en algo.

–Y porque no salió a comprarlas el…?, -le dijo de pronto el chamaco.

–Mijo… tu sabes que él trabaja todo el día y llega cansado a la casa… entonces me pid…

El joven Rodrigo no la dejo terminar:

–Es un aprovechador…!, -el muchacho en ese preciso momento vio las marcas en su cara, –Porque… porque tienes esas marcas en tu cara…!?

–No es nada… y no te preocupes, es solo que sin querer me golpee en una ventana…!, -la señora María sabía que su hijo iba a querer ir a arreglar cuentas con su esposo no importándole que siempre era él quien terminaba perdiendo y sacando la peor parte.

–Te volvió a pegar verdad…!?, -el chico estaba realmente furioso.

–No te preocupes Rodrigo y vuelve a tu trabajo…!!! Yo ya estoy acostumbrada… además que yo tuve la culpa mijo…

–Porque siempre lo defiendes…!!?? no te entiendo…!!

La señora intentando calmar al tensionado chamaco otra vez le hablaba un tema que ya en muchas otras ocasiones lo habían visto:

–Rodrigo… hijo, fue él quien te crio cuando tu padre murió… recuerda que al principio él no era así, o acaso ya olvidaste cuando nos llevaba a pasear a la playa o al campo?, o cuando estuviste en la clínica por tres meses cuando te operaron… fue él quien cubrió todos los gastos… si yo hubiese estado sola nunca hubiera logrado tener todo ese dinero como no lo entiendes…? Él… él es raro para sus cosas, pero en el fondo no es un hombre malo…!

El chico quien algo de razón le encontraba su madre, igual le dijo lo que él pensaba:

–Pero eso no le da el derecho a pegarte ni a tratarte como a una sirvienta…!, además que no me gusta que salgas a estas horas a comprarle cervezas o lo que sea…

–No es nada hijo…!!, como ya te dije antes… tu sabes que es el que nos mantiene…

Pero el chamaco estaba absorto sacando conclusiones:

–Mamá…!, -le dijo de pronto, –Hoy es viernes y por lo general el después de su trabajo se llega solo a bañar para irse a jugar dominó con sus amigos y siempre llega tarde, y si no, es él quien sale a comprar si es que necesita algo porque así aprovecha de hablar con sus amigotes esos que se juntan en el negocio del pelado Chula… porque te envió a ti?

–El está… está algo ocupado mijo…, por eso no pudo ir él…, -le contestó la señora María volviendo a tomar la bolsa con las cervezas para que su hijo se fuera al trabajo.

–Ahhh… claro ya me lo temía… volvió a meter a otra puta a la casa verdad?. –el chamaco sintió ganas de ir y matarlo, y viendo que su madre se quedó callada sin saber que contestarle la siguió presionando, –Vamos mamá ya no le tapes los abusos a ese desgraciado… esta con una puta en la casa verdad…!?

La señora María que no sabía qué cosa contestarle a su hijo al estar ella clara que el chico tenía toda la razón, pero lo que no sabía su chamaco que con la puta que se estaba revolcando su padrastro era su propia novia. Y recordando la cara de ramera que tenía esa guarrilla cuando ella estuvo parada en la puerta no le quedó más que contestar:

–Si mijo… Severiano está… estaá… con una mujer sucia metido en la cama… pero no te preocupes… yo ya estoy acostumbrada…

–Es un miserable…!!!, vamos yo te iré a dejar a la casa…!!!

–Nooooo…!!! Rodrigo… por favor vuelve a tu trabajo…!!!, -le rogó la señora María a su hijo para evitarle el dolor de que se encontrara a su novia teniendo relaciones sexuales con su padrastro.

–Ni que lo digas… yo te iré a dejar…!, además mi jefe fue el que me avisó que te vio pasar y me dio permiso para venir a ayudarte… así que dame la bolsa…!

–Está bien mijo…! pero… pero solo me dejarás en la puerta y te vienes… no quiero que tengas problemas en tu trabajo por mi culpa.

Una vez que madre e hijo hicieron el corto recorrido hasta la casa, don Seve con Evelin estaban arremetiéndole firme a la fulminante cacha que se estaban pegando.

El chico rápidamente sacó de su bolsillo sus llaves de la puerta y fue él quien abrió y entró de los primeros. La señora rápidamente se interpuso en su camino ya que no quería verlo sufrir. Los femeninos gritos y quejidos que provenían de la habitación eran guturales.

–No mijo…! por favor no vayas ni le digas nada… que o si no te va a pegar…!

–Es que el no puede ofenderte de esta forma…! Déjame ir y decirles unas cuantas verdades, sobre todo a esa inmunda puta…

–Hijo me prometiste que te irías al trabajo y que solo me ayudarías… por favor no entres a esa habitación… si de verdad me quieres por favor no les digas nada.

Mientras tanto los gritos que provenían de la habitación matrimonial eran legendarios.

–Ese miserable… si esta con la misma puta de la otra vez…!, -le dijo el chamaco a su preocupada progenitora.

–Tu ya los habías escuchado…!?, -el semblante de la señora era de sorpresa, ya que ahora entendía que su hijo ya los había escuchado por la forma en que dijo lo último.

–Si, por la forma en que chilla esa ramera… es la misma que una vez ya trajo a la casa…!!!

–Mijo por favor vete…!!!, -le dijo finalmente la señora María, –Yo me las puedo arreglar sola… ya para mañana se habrá ido…

–Está bien… me iré…!, pero solo porque tú me lo estas pidiendo, y enciérrate en mi habitación y no los escuches…

–Así lo haré mijo… no te preocupes… y ve con cuidado.

Una vez que por fin ya se quedó sola en el living de la casa la doña rápidamente sacó las cervezas y las puso en el refrigerador, luego de eso sacó una pequeña bandejita en donde ubicó una de las botellas y un vaso, estuvo a punto de poner otro vaso con refresco, tal como le había dicho su esposo, pero finalmente no lo hizo, ella no iba a atender a esa descarada y sinvergüenza pendeja que quizás desde hacía cuanto tiempo que se estaba acostando con su esposo a espaldas de ella y de su hijo.

En tanto, adentro de la habitación matrimonial la cogidota que se estaban pegando los amantes ya era de escándalo, Evelin siempre montada sobre la panza del vejete seguía haciendo una serie de ondulaciones casi diabólicas, sus movimientos pélvicos con los que se comía la verga de don Seve eran alucinantes, los hacía con vehemencia de atrás y hacia adelante y bien rapidito, la chamaca ahora se movía solo por instinto animal.

Fue en el momento en que Evelin se movía fuerte sobre la verga de don Severiano meneando sus caderas en forma ondulatoriamente exquisita en que la señora María entró a la habitación:

–Se… Severianoooo… aquí traigo tu cervezaaa…!, -la señora aunque no quería mirar esa escandalosa imagen igual no podía quitar su vista del cuerpo de la chica que si bien se seguía moviendo sobre la verga ya no lo hacía en la forma tan desenfrenada como lo había estado haciendo, no la miraba porque se estuviera calentando ni nada parecido, era simplemente que aun no se la creía que una joven tan atractiva como lo era Evelin se acostara con su marido. La situación sencillamente no le cuadraba para nada, y tan señorita que se veía, se decía. Fue el viejo quien la sacaba de estas extrañas meditaciones.

–Trae esa bandeja y déjamela en el velador…, -la doña veía como su esposo le daba instrucciones con sus manazas puestas en las resplandecientes caderas de su joven amante.

Cuando la colegiala escuchó la voz de su suegra en forma automática fue frenando sus movimientos, pero no entendía porque no podía dejar de moverse en forma completa siendo que lo normal era que ella se desclavara de la verga y se tapara.

Evelin se daba cuenta que la señora María estaba mirando como ella se estaba culeando a su esposo, y como ya lo dije antes ella no podía parar de moverse, lo único que pudo hacer fue despegar sus manitas del respaldo de la cama y enderezar su cuerpo quedándose meneando suavemente sobre la verga que tenia bien clavada a la concha, era como cuando uno detiene el auto y lo deja con el motor encendido, para que se entienda.

La señora María con sus piernas temblorosas ingresó hasta donde estaba el velador, solo miraba de reojo el desnudo cuerpo de la bella chamaca, apenas saliera de esa inmunda habitación se encerraría en la alcoba de su hijo tal como este le había dicho, pensaba la viejita.

–Y donde está el refresco de mi mujer…!!??, -le consultó con enfado el viejo Severiano a su esposa.

La dolida doña tras pensársela por unos segundos le dijo lo que ella pensaba del asunto:

–Yo… yo no atenderé a esta p…pu…putaaa…!, -dijo finalmente mirando por primera vez con odio a la desnuda chamaca que la expresión de su carita era como que si no le importara lo que ahí estaba sucediendo, Evelin también se quedó mirando a la vieja, pero solamente pestañeando sensualmente debido a lo muy rico que sentía la verga que tenía clavada.

El indignado vejete que por nada del mundo retiraba sus manos de las suaves caderotas que se movían acompasadamente sobre su apéndice casi fulminó a su esposa con su respuesta:

–Si la atenderassssss…!!!, así que vamos trayendo ese vaso con refresco que te pedí…!!!!! Y no quiero que nunca más te refieras así a ella, porque o si no te juro que te pateo hasta dejarte inconsciente…!!!!

–Severiano ya basta…!!! He hecho todo lo que me has pedido… pero no voy a tolerar…

–Cállate desgraciadaaaa…!!!, mira si no vas a la cocina ahorita mismo y me traes ese vaso date por despachada de esta casa, –Ahhhh pero recuerda que tu chamaco entra a la Uni este otro año… quien le va a pagar esas mamada si se van de aquí… se las pagarás TU?, porque con lo que gana ese pendejo en la botica no le alcanza ni para comprar la sal de todo lo que se come en el mes… Así que decide…!

–Esta bien Severianooo…!, lo traeré… pero solo porque…

–No…!!!, he cambiado de opinión…!, -le interrumpió el viejo, –Chamaca dile que te traiga algo para beber…!!

–Es que don Severiano… parece que la señora María está algo enojada conmigo…, -le dijo la caliente nena que no paraba de moverse no importándole su desnudez y que su ex casi suegra estuviera a menos de un metro de ella.

–Pídeselo pendejaaaa…!, o si no me levantaré de la cama y la voy a moler a palos delante tuyooooo…!!!

Como la nena deseaba que esa señora se fuera lo más pronto posible de aquella habitación para ella seguir en lo que había estado haciendo antes de que la interrumpieran fue que le dijo:

–Ehhh… señora María traigameeee… un refrescooooo…!

–Y dile que se apure porque estas cansada con lo que estás haciendo…!!!, -el viejo ahora también le hablaba con prepotencia a la colegiala.

–Y por favor ap…

–Nooo…!!!, pídeselo sin el por favor…!!! Mándala con más autoridad…!!! Recuerda que desde hoy tu eres la mujer de esta casaaaaa…!!!!

–Ehhh…!! y apureseeeee…!!, porque ya estoy cansada con lo que estoy haciendoooo…!!!!, -le dijo finalmente la nena moviéndose exquisitamente despacito y mirando a la pobre señora María pestañeando sensualmente con sus bellos ojos verdes, de verdad que con solo hablarle de esa forma le estaban haciendo sentir más rico todavía.

–Ya escuchaste a mi mujer estúpida…!!! ahora tráele lo que te está pidiendo…!!!

A la humillada señora María no le quedó más remedio que ir a buscarle el refresco y dejárselo en la misma bandeja de la corona. Los amantes en todo momento siguieron culeando como si ella no existiera por lo que la pobre mujer una vez que le trajo el refresco que le pidió Evelin no le quedó más alternativa que irse a descansar a la habitación de su hijo, ya que estaba claro que la joven putita de Severiano no se iba a ir hasta el siguiente día.

Mientras que en la habitación principal a don Severiano hasta se le caían las babas por tan exquisitos movimientos de caderas y pélvicos que le asestaba la hermosa colegiala a su verga, sentía que esta se la apretaba con su panocha, como si esa zorra estuviera succionándole la verga para volver a extraerle otra vez hasta la última gota de semen, que rico culeaba la pendeja se decía el vejete para el mismo.

Una muy lujuriosa Evelin que en aquellos delirantes momentos otra vez estaba siendo presa de las mas placenteras sensaciones fue aumentando el ritmo de sus meneos, ahora se sacaba la verga de don Severiano casi hasta un poco más de la mitad, para luego dejarse caer con brutalidad, su cintura se movía en forma frenética.

–Arggggssss…!!! que rico que culeas putitaaaaa…!!!, -le dijo don Seve a su hembra.

–Le gustaaa…!?, Le gusta como se lo hagoooo…!?, -le consultaba la nena siempre jadeando exquisitamente mientras sus chichotas se movían ondularmente frente a la cara del excitado vejete.

–Si putillaaaaa…!!! Así…!!! Menéate mas fuerteee…!!! –Ohhh me encantasssss…!!! Slurrpssss…!!!! Mas fuerteee…!!! Slurpssss…!!!, -era el sonido de su lengua al momento en que le chupaba y le apretaba las tetas con fuerzas, –Eres toda una perra calienteeee…!!!, -le gritaba y se quejaba su casi suegro.

–Ahhhh…! Mmmmm…!! don Seveeeee…!!! se la siento a la altura de mi ombligoooo…!!!, -le dijo la nena en el mismo momento en que se dejo caer completamente, comiéndose toda la extensión de esa gruesa verga caliente para comenzar otra vez con un frenético movimiento pélvico de atrás hacia adelante, moviendo todo su cuerpo endemoniadamente rápido, la cama matrimonial de don Severiano crujía como nunca lo había hecho antes y todo producto de los feroces movimientos que hacia nuestra inigualable colegiala.

Hasta que el esplendoroso y estilizado cuerpo de Evelin ya no dio más, toda la calentura y excitación acumulada por las morbosas situaciones vividas aquella noche estaban a punto de expandirse por todo su curvilíneo cuerpo, y el viejo Severiano quien era consciente de lo que estaba por suceder nuevamente se daba a alentar a su hembra para que se corriera todo lo que ella quisiera:

–Esoooo…! Culeaaa…!! Culea mas fuerte zorraaaa…!!!, –Córrete sobre mi vergaaaa…!!!, -le animaba don Severiano con cara de degenerado.

–Siiii…!!! Ahhh…!!! que ricooo…!!! ricooo…!!!! Se… se… verianoooo…!!! Mi amorrrrrr…!!!! Ahhh…!!!! Mmmmm…!!!! –Gemía escandalosamente la nena.

–Ohhh…!!! Putaaaaaa…!!!, Que grandioso es sentir como me sorbes la verga con tu zorraaaaaaa…!!!!!, -el viejo le gritaba con una chichota agarrada en cada mano para después seguir succionándoselas.

–Siii…!!!! Don Seveeeeeeee…!!! Me lo como todaaaa…!!!! Todaaaaa…!!!! Esoooo…!!! Esoooooo…!!!! Chúpeme las t… te… tetasssss…!!!!

Don Severiano quien no se cansaba de admirar el rostro descongestionado de placer de la bella chamaca mientras ella le comía la verga con la panocha una y otra vez, en un arrebato de pasión calenturienta se separó de sus chichotas que estaban llenas de marcas enrojecidas productos de los muchos chupones que este le había hecho y la bajó violentamente de las mechas obligándola a quedarse bien clavada a su verga para decirle:

–Escúchame zorraaaaa…!! Tú desde hoy eres mía…!! te queda claroooo!!??

–Seeeee…!!!, -le contestó la bella chamaca moviendo su carita apasionadamente hacia los lados, no importándole que la tuvieran jalada de los cabellos.

Movimientos que casi enloquecieron de calentura a don Severiano que lo llevaron a empujar y desclavar con fuerzas a la colegiala dejándola tirada a los pies de la cama, para el rápidamente ponerse arrodillado agarrarla y ponerla el mismo en 4 patas en la cama con su brillante trasero apuntando hacia su verga, y sin ya esperar nada mas le dio conocimiento de lo que se venía ahora:

–Ahora si pendeja, ahora te la voy a meter por el culo…!!!, -le dijo al mismo momento en que con sus dos manos procedía a tomar de par en par aquel suculento par de nalgotas y descubrir su orificio posterior para en el acto mandarle un certero escupo en este y apuntar su gruesa verga con la sola intención de incrustársela.

Quien hubiese visto las grandes diferencias que existían en el diminuto orificio de Evelin con la gruesa tranca que el viejo pensaba enterrarle hubiera dicho que aquella faena jamás se concretaría.

Pero don Severiano tomó su verga con determinación, esta ya estaba que reventaba por todo el semen acumulado, y Evelin quien se mantenía atenta a esta situación mirando desde su posición y hacia atrás ya se preparaba mentalmente para aguantar el inminente empalamiento anal que el viejo ya se preparaba para plantarle, el cabezón y aceitoso glande ya estaba ubicado a la entrada del esfínter.

–La quieres por el culo putaaaa…!?, -le consultó el viejo al percatarse que la nena lo miraba con cara de viciosilla y respirando agitadamente por su boca.

–Si don Seveeee…!!! Métamela por el culooooo…!!!!, -le respondió la colegiala con su respiración totalmente agitada.

Don Severiano acomodó la verga bien afianzada a las carnes de las nalgas para que esta no se resbalara en el momento en que el ejerciera presión, luego se agarró con sus dos manazas en el espacio que existía entre las caderas y la cintura de la chamaca, una mano por cada lado, y ahora sin ningún tipo de miramiento de una sola y certera estocada se la clavó en toda su extensión llegándole hasta las mismas vísceras al interior del cuerpo de la hermosa joven, quedando ambos cuerpos ensamblados en la típica posición en que los perros se culean a las perras.

Y así empezó un furioso mete y saca anal, con Evelin puesta en 4 patas y con sus ojos fuertemente cerrados desfigurando su cara por cada feroz apuntalamiento de verga que le mandaban por el culo.

La verga de don Severiano entraba apretadamente por aquel ajustado conducto anal, mientras que la nena solo se daba a aguantar aquel delicioso pero fuerte dolor que sentía al interior de su trasero al estar sintiendo como la verga de su casi suegro invadía todo el espacio de sus entrañas, la sensación era como si su culo en cualquier momento fuese a estallar debido a la compresión y a la falta de espacio al interior de este.

Pero Evelin sabía muy bien cual y como era su papel de hembra en el acto copulatorio por cualquiera de sus tres orificios (oral, anal o vaginal), el asunto era que ella ahora secundaba al viejo con sus desmesurados movimientos apuntaladores echando con fuerzas su cuerpo hacia atrás cuando el vejete empujaba la verga hacia adelante, sincronizándose a la perfección en el caliente acto de sexo anal que ambos se daban.

Don Seve empezó a acelerar sus embestidas, le clavaba con furia su descomunal pedazo de verga bien adentro de su ano, y ella ya no daba más de calentura, se concentraba solamente en apretar su esfínter cuando la verga que la perforaba estaba totalmente enterrada, eso le hacía sentir muy rico, el placentero gustillo poco a poco se iba centrando en lo más profundo de su ano, y una vez que ya estuvo instalado allí la nena comenzó a mover su cuerpo hacia atrás con unas energías nunca antes sentida, el placer anal estaba haciendo estragos en su núbil anatomía y don Seve se daba cuenta de ellos, por lo que se daba a encularla de la forma más brutal que podía.

Hasta que la colegiala ya no fue capaz de tolerar en su cuerpo tanta satisfacción placentera, una indeterminada serie de escalofriantes corrientasos de placer anal explotaron en forma aparatosa dentro de su cuerpo recorriendo y desparramándose por todos los rincones de su esbelta anatomía, la mamasota sentía que se desintegraba, a la misma vez que sus hermosos ojos verdes iban quedando en blanco al estar estos dándoseles vuelta debido a la tremenda calentura que estaba experimentando, su lengüita también estaba afuera sin ella darse cuenta, hasta que cuando ya en su rostro se marcaba un rictus del placer mas mundano y vicioso que uno pueda imaginar dejó salir de sus labios y de su estomago un gutural grito de dicha carnal.

–Aaaahhhhhhhhhhhhhhh…!!!!!!!!!!!! Don Seveeeeeeeeeeee!!!!! que ricooooooohhh…!!!!! que ricoooooo…!!!!! ohhhh…!!!! Don seveeeeeeee…!!!!!! Don seveeeeeeeeee…!!!!!!!, -la nena no podía dejar de llamar al vejete mientras se estaba yendo cortada por el culo, mientras que su cuerpo era víctima de unos ricos y avasalladores espasmos de placer.

Para don Severiano esto fue el colmo de la calentura, por lo que se dio a premiarla con las más salvajes y brutales de sus estocadas intentando partirle el culo en dos pedazos en los momentos que la nena seguía corriéndose una y otra vez hasta que el mismo se vio acabando junto con ella en el más intenso y caliente orgasmo que había tenido en toda su vida:

–Ahora zorraaaaaaaaa…!!!!!!, -le gritaba el casi suegro con todas sus fuerzas y todo traspirado, –Tomaaaaaaa…!!!!! Tomaaaaaaaa…!!!!! –Ahí tienes más semennnnnn…!!!!! Argggggggghhhhh…!!!!!!!

El viejo se corría como un enajenado en las mismas entrañas de la chamaca, fueron otras 6 abundantes descargas las que la nena se tuvo que comer ahora por el culo, hasta que cuando don Severiano ya estuvo totalmente detenido y sin nada más que expulsarle fue cuando quedó echado sobre el todo mojado cuerpo de la colegiala que respiraba agitadamente y con una extraña sonrisilla en su cara, no le importaba tener que soportar el pesado cuerpo que tenia sobre su espalda.

——————————————————

La señora María no pudo dormir tranquila esa noche ya que la pareja de escandalosos se había casi amanecido cogiendo, el constante crujir de la cama hasta a altas horas de la madrugada así se lo había hecho saber.

Ya eran las 8:00 de la mañana y Evelin después de haberse despertado abrazada al obeso cuerpo de su suegro cayó recién en cuenta de las atrocidades que había cometido en aquella cama, el viejo también se había despertado y la miraba orgulloso por tan encantadora noche que ella le había brindado a su verga.

–Don seveee… me tengo que ir… Rodrigo ya debe estar por llegar…

–Te irás después del desayuno pendeja… ya le solicité a la María que lo preparara…

–Ay no…!, su esposa me va a matar apenas yo salga de esta habitación…!

–Tranquila pendeja yo ya arreglé esa situación, mientras tu dormías le explique cómo era la cosa desde ahora y ella no abrirá el pico, jejejeje…

–De verdad?

–Si… he pensado en lo nuestro y para que veas que yo soy buenito te doy un plazo de dos semanas para que me arregles la situación con el maricon de Rodrigo…

La nena estaba toda confundida, ella no quería terminar la relación con su amado, pero don Seve se la había vuelto hacer tan rico, que no sabía que determinación tomar.

–Ehhh…!! Me puedo ir a dar una ducha?, -le consultó de pronto a su macho dejando su problema para pensarlo más tarde.

–Claro que si mi reina… si ya te dije que tu eres la mujer de esta casa… que no se te olvide. –Mariaaaaaaaa…!!!!, -volvió a bufar llamando a su esposa… –Tráele tollas limpias a mi mujer y prepárale el baño que va a tomarse una ducha antes de recibir a su novio, jajajajaja…!!!!, -le dijo burlonamente una vez que la señora hubo llegado a la habitación.

Evelin se las recibió muerta de vergüenza, eso sí que ahora la nena aunque aun estaba desnuda y abrazada al cuerpo de don Severiano, por lo menos habían cubierto sus cuerpos con las cobijas de cama.

40 minutos después de lo anterior estando Evelin y don Severiano sentados a la mesa listos para desayunar, con la colegiala recién bañadita, pero si muy ojerosa y demacrada, y con don Severiano todo chascón y con su barba sin afeitar solo envuelto en una bata de levantarse, la puerta principal de la casa se abrió y hacía su ingreso Rodrigo.

El chamaco se quedó sin habla al ver a su amada Evelin sentada a la mesa, ni siquiera le preocupó la presencia de su padrastro que leía en forma absorta el diario matutino, fue la señora María que tras un breve silencio le ponía en antecedentes a su hijo.

–Mira quién te ha venido a ver mijo…!, justo te estábamos esperando para que desayunemos en familia…

Rodrigo se sintió el hombre más afortunado de la tierra, si justo este día iba a llamar a su novia para que hicieran las paces, y ella anteponiéndose a sus intenciones había adivinado y lo fue a ver antes de que el la llamara, entre ellos sí que existía una verdadera conexión se decía el chamaco, quien en el acto saludo a su madre y a su novia para luego sentarse a la mesa feliz de la vida y disfrutar de la mañana sabatina.

La viejita tras decir lo último le mandó una fulminante mirada a Evelin con la cual la nena se vio obligada a morderse su labio inferior y bajar su vista en forma avergonzada, la chamaca estaba podrida por dentro.

Una semana antes de estos lamentables sucesos que se sucedieron en la vida de nuestra tremenda colegiala, el sargento Eustaquio Sinforoso se bajaba del furgón policial que lo había pasado a dejar a la salida del hospital público, el horrendo y corrupto policía llevaba bajo el brazo un pequeño ramo de flores de las más baratas, faltaban solo 10 minutos para que la hembra victima de sus mas infames intenciones terminara su turno…

(Continuará)