Siguiendo el jueguito, Erika, melosa: Recuerdas la primera vez, perrito….gustándole el hecho de estarse diciendo palabritas soeces…Pues esta perrita quiera que te la culees así, para lo cual se paró y cachondamente fue a ponerse al borde de la cama en sus cuatro patas y ponerle el nalgatorio para movérselo coquetamente y decirle: Ven putitooo, o ¿Qué? ¿No puedes coger como hombre? Ya retándolo.
Don José presto de pie detrás de ella se la volvió a ensartar con todo, ahhhhhhh, asiiiiiiii fue la exclamación de la pérdida Erika que se reculeaba y movía como locomotora…el frenético mete-saca inicio de nueva cuenta: plac, plac,plac, plac el choque de pieles era tremendo, los gemidos de ella y la voz ronca de él emitiendo especies de gruñidos, los senos se bamboleaban maravillosamente, la cama crujía con todo…así siguieron….
Cerca de ahí, el Padre Iñigo ya quería terminar con su recorrido al piso de enfermos terminales dando los últimos oleos, quería ver a solas a la exquisita y elegante Erika, no sabía el motivo, pero algo de corazonada y de inquietud  tenía, de porque ella se había dirigido de una manera muy evidente para él, con nervios al piso nuevo, además de que no le gusto la manera en que el oficial y el tipo desaliñado que estaban al pie de las escaleras se le quedaron viendo como babosos extasiados cuando aquella subió las escaleras de manera cadenciosa luciendo su tremendo nalgatorio. Todavía tenía tiempo para largo en sus diligencias, guardaba esperanza de encontrarla, aunque no era muy probable, seguramente se le olvido recoger algo y ya se habría retirado del Hospital. Cerca estaba de acertar en su intuición.
El gordo albañil no daba crédito a la culeada que le estaban y se estaba propinando esa rica mujer, él no sabía quién era en realidad, era ignorante por completo de su identidad, así que mucho menos sabía quién era el viejo canoso, pero fuerte, que le estaba dando la ensartadota de pie y de a perrito a esa rubia imponente…ya se había venido desde hace rato atrás, pero ya recuperado seguía jalándole el pescuezo al ganso.
¿Quierrresss venirrtttee yaaaa? Uffffffffm, hujmmmmm,,dalllee perrrooo….dammeme fuerrttte, esooo querriiiass cabrrrónnn , soyyy tuyyayaa…ahhhhhh, hummmmmm Erika ya movía de lado a lado su hermosa caballera, estaba a punto de llegar a un orgasmo más….el viejo José se la siguió culeando con todo, tal como hace aproximadamente una hora y media atrás cuando se pusieron de acuerdo, sin palabra de por medio cuando descorrieron el plástico que cubría esa cama que era testigo ruidoso de su primer copula infernal, infiel  e incestuosa.
Ambos llegaron a un glorioso éxtasis juntos y aunque pareciera increíble por primera vez para la agraciada hembra llegar junto a su hombre  al orgasmo…era su primera vez de esta manera, siempre ella era la que llegaba a la cúspide del acto y luego el varón en turno. Ufffff seguía aprendiendo.
El grito que puso su suegro y las palabras que musito acabaron por derrumbar cualquier atisbo de arrepentimiento: graccacciaassss, errresss unnnn cabrrrónnnn.
Ambos cayeron cuan largos eran en la cama para empezar a besarse con furia, como queriendo aprovechar aún las mieles de ese éxtasis momentáneo, de ese instante feliz que proporciona el orgasmo. Se fundieron en un abrazo apasionado, ya libres de todo atisbo de arrepentimiento súbito.
Mientras eso pasaba, el Padre Iñigo, terminando ya sus labores sacerdotales se dirigió a la escalera que conducía al piso nuevo, una vez que llego a la estancia escucho una radio prendida en una especie de oficina que se encontraba semi abierta.
Toc,toc, toc sus nudillos inmaculados que no habían conocido trabajo humano de carácter manual, tocaron con ligereza la puerta, nadie contesto, por lo que atreviéndose abrió la puerta, no había nadie en la estancia, solo el ruidito que hacían varios monitores de control en los cuales se podían ver diferentes lugares del Hospital. El sacerdote curioso paso su mirada por cada uno de los monitores. Su habilidad para los equipos modernos se notó al empezar a manipular para ir pasando de estancia en estancia, para casi dar un brinco y gritar cuando el monitor con una claridad increíble le dejaba ver como su rica rubia benefactora estaba en una cama individual en un impúdico e infernal abrazo con un hombre que no alcanzo a ver de primera instancia. Estaba completamente desnuda, solo sus zapatillas negras sobresalían en ese curvilíneo y sudoroso cuerpo de diosa nórdica, en un momento dado que los azarosos y combativos cuerpos giraron casi se desmaya de la impresión al ver que el hombre, no era otro, que el suegro de esa infiel pecadora.
A punto de desfallecer, pero con una actitud que no entendió, manipulo poniéndose unos auriculares para escuchar como si el mismo demonio le susurrará en sus castos e ingenuos oídos, como una voz ya no angelical, ni de arrepentimiento, sino una voz femenina caliente, eminentemente sensual que casi le quemaba: Ayyy, dioosos, Josseeee eres un semenntalal grande, ya esttass listtoo?…la tecnología lo ponía en la misma situación que le narro esa hembra de cuando empezó su calvario sexual, ahora deseosa, ….él mismo sintió como su pene se erectaba con una fuerza que incluso le dolió…reaccionando regreso a cerrar con seguro la puerta y aún más orando porque nadie llegara a este lugar que asemejaba al inframundo, pero del cual estaba deseoso de observar y escuchar.
Escucho como el suegro Don José: Claro que si gatita, ya vez de lo que te habías perdido, aunque no creo que sea tu primera vez, putona…yo soy muy fuerte, estoy muy sano, jajaja
Erika con una calma voz y denotando una sinceridad pasmosa: Darling, para mí fue la primera vez que me vengo con mi hombre, ¿Por qué? ¿Ya eres mi hombre? Recuperando un tanto la compostura de estar hablando con groserías, ¿Te gusto?, Realmente ¿soy tan hermosa para ti?
Un experto viejo como Don José sabía que era el momento de afianzar su conquista definitiva y sabedor de la psicología femenina, fue coherente en su acto tierno de pasarle su mano por el bello rostro de su nueva mujer, no era tiempo de ser vulgar ante semejante monumento, sino de denotar elegancia y clase: Claro que sí, si bien sabes que eres mi delirio, mi todo, no habrá ya hombres para ti, para eso me tienes a mí y yo ya no tendré otra mujer más en el mundo…prepárate, porque este segundo round será más intenso…los hombres maduros a estas alturas duramos más, pero es mejor, jejeje
Erika, pensó para sí: si en el primero mostro una dureza y firmeza de joven, además de durabilidad, reconoció que se volvía a sacar la lotería en este terreno, en esta demanda nueva que su cuerpo y su ser le exigía.
Pero claro, que te caliente que te diga lo putita que eres, ¿verdad, culona? ¿cierto? ¿Erika?
¡Si mi cielo, mi rey!, pero no abuses, que ya platicaremos largo y tendido de tu forma de negociar y de ser, la rubia no quitaría el dedo del renglón en querer modificar la fuerte, pero áspera y en algunos puntos turbia personalidad de su verdadero “marido”, pero dime…¿Qué me vas  a hacer, ahora?, Por favoorrr enseñanmmmeee, sorprenddemeeee…ahora si melosa, coqueta, caliente, cachonda, suspirando y exhumando sexo por todos los lados e incluso haciendo que ese sentimiento cristalizará la emoción recóndita de otro voyeur, además del albañil, el sacerdote Iñigo estaba a punto de iniciar una nueva carrera sin retorno, la carrera del pecado y la desesperanza por la lucha entre lo que aprendió que es bueno y lo que no.
El viejo José, sin esperar más se sentó boca arriba en la cama, recargando su espalda en la pequeña estructura metálica del respaldo de la misma y en parte en la pared para lo cual se colocó las almohadas atrás y hacer un perfecto ángulo de 90°: Ven chiquita, siéntate de frente a mí y cabalga a tu señor, se una furiosa amazona…
Erika felina, obediente, sumisa, vencida, conquistada, pero feliz, plena, gozosa fue a sentarse frente a él pasando sus bellas y largas piernas a los costados y de un seguro sentón meterse la fuerte virilidad de su macho cabrío, empezando un nuevo suave sube y baja, así como un movimiento ondulatorio con su sagrado nalgatorio, giraba y se sentaba con seguridad, la seguridad que ofrece la certeza de saber que va a gozar y él otro también: hummmmm, riccoocooo, as´siiiiisss, cabrrrrónnnn  macchhioooo, nunca había probado esta variación de la monta, de esta manera sus senos que se bamboleaban se rozaban y friccionaban con el fuerte y viril pecho de su nuevo domador, que usaba manos y boca para no dejar milímetro de piel y sobre todo de sus senos de erotizar al extremo.
Iniciaba de nueva cuenta, el segundo “palo”, las palabras, murmullos y gemidos tenían al gordo albañil en su segunda furiosa puñeta y en un trance en donde no sabía ni donde estaba ya, no cuidándose de que en cualquier momento su compañero, el guardia podría aparecer y al juvenil sacerdote Iñigo con los colores subidos y la verga a punto de estallar.
Ayyyyyy, hummmmmm, gluppp,,pacccc,paacc, ttocccc, toocccc Erika estaba otra vez en ese su vicio nuevo, sentía con claridad en su intimidad como ese glorioso trozo de carne sin hueso le prodigaba mil sensaciones, en sus pezones , en sus nalgas, en sus muslos, brazos, en fin en cada una de las partes que ese pulpo humano le exaltaba.
Su sentido del tacto estaba a mil, ya que era tocada por todos lados, nalgas, muslos, pies, pantorillas, cara, brazos, espalda, todo lo que ese hombre sentado y que con agilidad y sapiencia excitaba y lo sentía muy bien: ayyyyyy que ricocoooooo, siguueee Joseee, papppitotol, sooooyyyyy tuyyyaya, hazammemee lo queueu quierrrasss….pero no dejes de hacer estoooooo.
El sentido del gusto lo tenía en nivel alto,  cuando se besaba con furia con ese exquisito sabor a menta y a hombre superior que proyectaba el viejo José…el ssabor de su propio sudor, un sudor diferente a cuando se ejercita, este en definitiva sabía muy bien…ayyyyyy, hummmmm, ppapapapiiii, yaaaaaa. Este sabor, este  gusto, cuando sin querer intercambiaba su saliva con la de él. Ahhhhhh, mmmaiiaiaaamiiitaaa queee bienenen te mueeveess, ereress unnaa yeguuaaaa calienenenteee, el hombre ya también estaba fuera de sí, simplemente el mejor palo de su vida, nadie lo había cabalgado de esa manera, simplemente porque era una mujer que lo había conquistado desde hace muchos años y por la cual había esperado toda su vida.
Erika estaba exaltada en el sentido de la vista al ver la cara de su suegro en un éxtasis y en un atisbo de ¿gratitud?, como cuando metes gol y sabes que tuviste mucha fortuna, al verse ella misma cabalgando ya como una experta y mover su cabeza de un lado a otro ante el influjo poderoso de esta droga, del sentimiento de sentirse mujer, de sentirse deseada, ella misma se maravillaba de lo fuerte de sus muslos y de la agilidad de cintura que denotaba, se veía sus pezones totalmente erectos, hasta veía como sus vellitos rubios estaban como hojas de trigo que se mecen ante un fuerte viento. No había nadie que los turbara, estaba tan concentrada que perdió de vista que en una esquina de la estancia había una cámara, a ella, la visual, la que siempre se preciaba de revisar todo, la experta en diseño, se le paso de largo ese pequeño detalle, la adrenalina de jugar con fuego, le hacía cometer errores básicos. Un error que más tarde pagaría con creces.
Su sentido del oído estaba a más no poder, le gustaba la voz quebrada de su macho que le decía más que las palabras que emitía, que era ella la diosa para este hombre, descubría que tenía un ego grande, le gustaba ser alabada y sentirse la reina…ese hombre con sus palabras, pero más con su lenguaje no verbal le gritaba: eresss mi diossaaa….mi ciiielellooo, seguía aprendiendo…le gustaba obedecer, sentirse sometida, pero una vez que actuaba lo que le pedían, le gustaba saberse dominadora al fin, ese hombre había esperado 13 años…y ahora ahí estaban ellos dos, familiares políticos poniéndose una refriega de aquellas….palaccc, placcc, pllaccccc, sus sollozos, gemidos y las palabras de él hacían un todo coherente,,,,este era el mejor sexo, todos los anteriores lo fueron, pero este es aquí y ahora….uffff, ¿cómo sería ahora su vida como amante de su suegro? Se propuso hacerlo un buen hombre, un mejor hombre, que no tuviera esos rasgos que le desagradaban, su sentido de intuición no llego a atisbar pero ni de cerca, la lección que Dios estaba a punto de darles a los cinco involucrados en esto: ellos dos, el albañil, el sacerdote y también el guardia de piso.
Su sentido del olor completaba el juego de los seis sentidos…el sudor suyo y el de él, su perfume y la colonia de él se intercalaban en una mezcla perfecta, armoniosa, como la jineteada que le estaba dando a ese primero odiado hombre y ahora en una resignación dichosa el tan anhelado amante que necesitaba, el tan buscado potro, varón que la tomara y le hiciera la faena como es debido.
Ya su cara tenía cabellos pegados de su rubia cabellera producto del sudor, del calor que emanaban esos cuerpos. De pronto le volvió a sorprender como este hombre con una fuerza inaudita era el que se la metía hasta el fondo, estando así mostraba la potencia de sus piernas y de su cintura para ser ahora él quien la levantara incluso:ayyyyyyy, ppppaaapiiii, darrrliiiiingggg queueee meeee haceeesss…..
Excusa decir que el albañil sentía que estaba bajando de peso a un ritmo de la velocidad de la luz, ya había intentado entrar, moviéndose sigilosamente, pero la puerta tenía seguro, no quería violentar, tenía varios negocios en el Hospital, por lo que no quería perder su chamba de albañil, que solo era una “tapadera” a sus verdaderos y siniestros negocios con medicinas, médicos, enfermeras, pacientes y con todos lo que se dejaran.
Mientras que el sacerdote Iñigo ya se había derramado por primera vez en su vida de manera consciente, ya que suele tener sueños húmedos, de los cuales nunca quiso indagar de qué venían, sin tocarse expulso una buena cantidad de semen que por la vestimenta que usaba quedaba oculta y ya su pene amorcillado empezaba de nueva cuenta a ponerse duro….el sacerdote sintió una fuerte descarga y un alivio tal que se asustó de esta experiencia carnal. Era tal su nerviosismo que prefirió salir ya despavorido de ese lugar, su remordimiento inmediato es comprensible, por lo cual no razono que debía borrar el grabado automático que se hace en esos equipos y que de no pasar nada se va borrando de día a día…no tomó esa precaución para proteger en un momento dado a la rubia pecaminosa, pero su estado de shock era tal que solo pensó en salir corriendo de ese lugar, su mente y su alma estaban en el caos total.
Ya no vio que el suegro Don José tomaba un respiro con sutileza y le decía a su nuera: Linda, potra, nalgona date ahora vuelta y ensártate tú misma por atrás. Erika ya había intuido eso, su sexto sentido estaba preparando, sabe que la monta por atrás es aún más rica, la fuerza y rapidez con que el pene entra a su intimidad es más profunda de esa manera, ya lo intuía y había fácilmente acertado.
¿Asiiiiiiiií?…la sumisa y ladina Erika se giró para estar en la misma posición pero dándole la espalda a su viejo y meterse ahora muy lentamente el envarado palo de su suegro y dejarse caer muy despacito, saboreando milímetro a milímetro como ese prodigador de encantos le entraba y como ya otra vez en su habilidad de pulpo humano le tomaba con sus dos manazas sus senos para de ahí impulsarla en una forma acompasada respetando su decisión de meterse de a poquito su pico, lo cual enervo a la hembra que buscando darle placer se lo acabo de meter y pasar de inmediato a un enculamiento propio con más fuerza, era otra nueva posición para ella….ahhhhhhhh, asiiii entrrraaaa mpasssssss, quueueue diablloooo uuyy  pillllooooooe ereesssss, cabrororonciiioootot.. yayyaayayayyyy
La hembra estaba a punto de llegar a otro orgasmo pleno…mientras a las afueras del hospital…
El sacerdote ya estaba en la calle, casi corriendo dándose un buen golpe de frente con el oficial de piso, lo reconoció de inmediato…como buen orador en eventos masivos, era un muy buen fisonomista: ¿Qué le paso padre? Jajajja reaccionando con humor el policía, que hasta la gorra de oficial perdió…¡Parece que hubiera visto usted al Diablo en persona!, Perddooonn,  es que llevo prisa…el sacerdote Iñigo se fue caminando despavorido, no usaba carro, tratando de dar la imagen sincera y bien intencionada de su parte de ser coherente con su ministerio religioso, tal cual el Papa Francisco actual.
En el piso nuevo del hospital ardía la infidelidad, infidelidad que como llegó terminaría, cosas de la vida, del destino, de Dios o del diablo, quien sabe…Erika noto un cambio casi imperceptible en la voz de su suegro que le estaba pegando una culeadota de campeonato, solo alcanzo a escuchar: graccciasss  diooss y de pronto se apagó esa viril voz, así como las manazas cayeron de inmediato en la cama al lado de sus muslos, sentía la dureza del pene, pero ya no hubo movimiento alguno, se le hizo raro, siguió ella misma metiéndose esa poderosa daga, pero después de unos largos segundos  también sintió que ya no tenía la misma firmeza…por lo que preguntando: ¿Darlinngg? El silencio fue la respuesta…se viro para asustada ver que su suegro estaba como desmayado…lo empezó a mover, pero no obtuvo respuesta, su capacitación en esos casos, dada su condición de mujer rica y candidata a ser secuestrada o violentada surgió para de inmediato proceder ya toda nerviosa a revisarle los signos vitales, sin embargo, su nuevo hombre, su antes “odiado” rival, su padre político estaba muerto, así es, muerto por completo, murió con las botas puestas, en plena faena…cumpliendo su tan anhelada meta, meta que alcanzo pero que de manera efímera se le fue…¿Castigo divino? y ¿para los dos? Ya que ella conocía el cielo y placer y lo perdía de súbita forma y él, pues él, ya no está más…gritando, más de angustia y de no saber qué hacer, puso a temblar al único testigo, el albañil, que en su aparentemente limitada mente no supo que hacer de momento, más que asomarse por lo inesperado del hecho, ya de pie por completo y asustado cruzar ahora si su mirada perdida por los momentos de lujuria vistos a todo color, con la de la mujer que horrorizada lo veía, la cual en ese acto visualizo también el pequeño haz de luz que tintilleaba en la cámara de la esquina, signo evidente de que estaba en funcionamiento….Noooooo….el grito que dio es porque se le vino todo encima, su mente privilegiada le hizo ver que ahora el peligro es que se supiera su infidelidad a todas luces….no por el gordo sujeto que de inmediato capto no sabía ni que pasaba, pero sí de la evidente grabación que se hizó….Pendejjajjaa, fue el grito que ahora exhalo, mismo que el gordo escucho….Disoosososo, noooo otra vezzzz…supo que tenía que recuperar la grabación y que su suegro no se podía quedar en este lugar, sería mucha coincidencia que la podía relacionar con su estancia en el lugar…esto último ya no lo razono tanto, así que tenía que decidir rápido…para así desnuda como estaba hacerle señas al gordo para que entrara…
El otro, evidenciando su patrón cultural de clase baja, obedecer de inmediato…ella se vistió rápido y fue a abrir el seguro de la puerta.
¿Qué paso?, para cuando llego a la estancia, la rubia ya se había calzado su vestido y su brasier, su tanga estaba inservible y se la guardo en el bolsillo, al revisar el pantalón de su suegro, se dio cuenta que este tenía un frasco de viagra, cabrón viejo, seguramente se había tomado una, con razón a su edad tenía tanto aguante. Ciertamente, el suegro había adquirido el hábito de tomarse de vez en vez una de las famosas pastillitas azules, para potencializarse aún más, pero en sí, pues el destino ya había elegido su momento de partir de este mundo. Lo estaba vistiendo de manera rápida y segura. Tenía que salir bien librada de esta circunstancia cruel y paradójica.
Mira, me tienes que ayudar, tenemos que llevarlo a su carro y llevarlo a otro sitio, sin que nadie se dé cuenta…
Faltaba más jefecita, claro que si….esta el  elevador del personal que no se usa todavía, por ahí me lo puedo bajar, a que cabrón viejo, murió de puro gustazo…perdón, pero es que te puso una cogidota bien a gusto, a que no patrona, lo bueno es que murió bien feliz…Si es re bonito culear así, yo tuve una morrita llamada Evelin, que vieras, es tan parecida a ti y le ponía unas que si vieras …hasta parecen hermanas, pero ella mucho más joven, ejemmm…no es que estés muy grande, pero ella era una chiquilla…y tú eres toda una mujer.
Erika supo que este no sabía quién era el viejo, por lo que se aventuró: Es mi esposo pobrecito, pero necesito que este en otro lugar, ya vez trámites de seguros y esas cosas, que seguramente no entiendes, ¿verdad?, ¿Señor…?
Bien dicen que las apariencias engañan, ese albañil, era el de los llamados mexicanos multi habilidades o multi oficios, no sabía quién era ella, ni él, pero de algo estaba seguro, este muerto no era su esposo…esta suculenta y monumental vieja estaba mintiendo….
Claro, claro,,  pero me tienes que decir dónde está el carro, me tendrás que ir guiando…Erika hacía cálculos, en cualquier instante podía llamar a Esteban el cual había sido asignado a otra actividad junto al guardia de su marido por ser varios empresarios lo que irían a jugar golf,  ella no sabía acerca del guardia personal de su suegro, ojala se haya aventurado a dejarle libre a este, el día o la tarde, no estaba para minucias, tenía que tomar decisiones ya…
Si claro, claro,,,¿Señor….?, ¿señor…?
Disculpa linda, soy Don Pedro…mucho gusto, perdón no puedo evitar decirte que eres todo un mujerón…ya vez en suerte me tocó verlos en su último quite, jaja…tu disculparás, jajaja…Sin más, sorprendió a la confusa Erika que vio como con facilidad para su estatura y gordura, se lo coloco en sus hombros como si fuera un costal de azúcar…te sigo preciosa…
A Erika no le quedo de otra que acomodar el lugar, procurando limpiar con su exquisita pañoleta todos los signos de que hubiera estado en el sitio y sin dejar de mirar a la cámara, gesto que no pasó desapercibido para Don Pedro cuya mente trabaja a mil para sacar partido de este inusitado evento de todas a todas. Una vez que termino paso al lado del gordo, se dio cuenta que en realidad no era tan chaparro como aparentaba, más bien su postura lo hacía ver así, casi estaba de su pelo, solo que ella con zapatillas le sacaba altura.
Empezó a caminar delante de él, volteando a ver y preguntarle: ¿Hacia dónde está el elevador…? Tu sigue caminando hacia donde termina el pasillo…te sigo…Erika sintió de inmediato la mirada del tipo y solo en ese momento se le prendió el chick de que este ya la había visto como Dios la trajo al mundo y en pleno agasaje con el difunto…Ufffff…que increíble experiencia…no entendía como no sentía gran pesar, pero rápido proceso y entendió que en el calor del sexo, no discernía que en realidad no es que odiara al suegro, pero tampoco era de su agrado, solo había sido sexo y al calor de ello, ya no razonaba, una vez enfriada se dio cuenta que por eso no sentía lo que experimento con Roger con quien si convivio y a quien llego a amar.
Bajaron al estacionamiento, la mujer manipulo la llave maestra del lujoso auto del suegro para darse cuenta que si se encontraba abajo, primer punto a favor, al parecer la suerte empezaba a correr de su lado….lo pusieron, de tal manera que no se podía ver, esos grandes y largos autos permiten eso y más…El guardia personal de su suegro, no estaba por ningún lado, uf otro punto a su favor.
Ok, otro detalle importante, tenía que resolver y el más importante: el video que seguramente estaba en la sala de control…
Estaba dudosa, no quería pedirle más ayuda al sujeto…pensaba irse en el auto del suegro y de ahí irse a su casa, ya le pediría a Esteban que viniera por su coche argumentando que se había retirado de lugar con alguien más…pero el sujeto se puso a su nivel intelectual:
¿Necesitas recuperar la grabación diaria de la sala, chiquita? Las palabras le entraron una a una en su cabeza, tal y como si un pene le penetrará lentamente en su intimidad, este Don Pedro estaba en todas, no sería tan fácil deshacerse de él.
Tu sola  no podrás, a esta hora el guardia, un tal Felipe que se las da muy muy porque su anterior chamba era ser el prestanombres de un empresario dueño del famoso Zanzíbar, haciéndole creer a medio mundo que él era el dueño de ese y otros turbios negocios…menudo tipejo, engaño un buen tiempo a muchos, ja pero no a mí…estará en la sala de control, pero pierde cuidado, mi reina, él nunca revisa nada, ha de estar en su siesta…regresa a esta hora de su comida y ya está cerca de salir de su horario. Pero tendré que distraerlo para recuperar el video, necesitare de tu ayuda. Él no va a dejar la caseta a no ser que sea una poderosa razón, le encantan las viejas, perdón las mujeres, así que tu serías una muy buena razón para que se saliera, pero si no es así, tendrías que ver como tu solita entrar y quitarle la grabación. Chiquita, por eso necesitas ayuda…el viejo parecía super convencido de lo que dijo.
Don Pedro capto de inmediato que esa diosa rubia se puso más nerviosa al escuchar el nombre del Zanzíbar, ¿será que lo conocía?
Una duditativa Erika: Entonces, ¿vamos a la cabina de control?, ¿cuál es el plan?
Mira linda, vamos, con cualquier pretexto sacas al buey de Felipe de la caseta, mientras yo obtengo el video, me llevo el coche con el muertito, mientras tú me sigues y ya está…ahí te entrego la grabación y todos contentos, ¿no crees?
A Erika ya le empezaba a chocar el tonito que empleaba el tal Don Pedro y más cuando le decía: “linda, chiquita”…Pues sí, vamos, vamos.
Oiga y muchas gracias por todo esto.
No te preocupes ya veremos, ya veremos, seguro de llevar el control Don Pedro le dijo: Sígueme preciosa, pensando ya que era lo que le diría a su compinche, ya que vivían juntos temporalmente en casa de Felipe y eran socios de turbios negocios en este Hospital. Don Pedro era lo que se dice un nómada, ya que encontraba trabajos temporales, incluso había estado trabajando con una feria de juegos que viajaba por todo el país.
Hola Felipe, ¿Qué te has hecho?, Mira aquí la Sra. quiere que un oficial la acompañe a revisar su carro en el estacionamiento de abajo…es que tiene problemas, ¿verdad linda? Yo no puedo porque no se de esas cosas y se me ocurrió que tu podías ayudarla en todo.
Si Sr. Don Felipe, ¿me puede acompañar para revisar?…
Carajo, Pedro, si ya sabes que casi es mi salida, demostrando su falta de espíritu de cooperación, aunque recomponiendo ante la posibilidad de estar cerca de esa hermosa hembra, aunque se extrañó de que su compinche le hablará con tanta familiaridad y que no quisiera pegárseles, ya sabía que a ese desdichado le encantaban las viejas y más una como estas…sin duda había gato encerrado, pero acepto, para ver que le sacaba al viejorrón.
Adelante estimada Sra.  Erika, vamos al estacionamiento, en silencio se dirigieron al lugar…una vez que llegaron, la suerte se le volteó por completo a la rica mujer, ya que sus nervios la traicionaron cayéndosele al suelo las llaves del auto de su suegro haciendo que se activara la alarma, por lo cual queriendo verse amable y diligente el oficial Felipe las recogió y se dirigió hacia el lujoso Mercedes pensando que era el auto del mujerón rubio, para que al llegar e intentar apagar la alarma viera que en el asiento trasero se encontraba el cuerpo inerte de un hombre…Oiga, ¿Qué le paso?
Nada, nada, está un poco mal…
¿Qué quiere que le cheque? Ehhhhh, pues es que precisamente no estaba funcionando la alarma, pero ya ve, ya funciono, jejeje…muchas gracias Don Felipe, ya puede regresar a su trabajo.
Bueno Sra. Erika, pues fue un gusto poder ayudarle.
El tal Felipe estaba muy extrañado de todo este comportamiento, así que se retiró, pero solo subió un piso por el elevador, para bajar por otras escaleras y observar cómo llegó su gordo camarada casi corriendo al auto Mercedes que por alguna extraña razón no había abordado la mujer que además nerviosa volteaba para todos lados.
Hablo por la radio con su oficial del siguiente turno para notificarle que todo estaba tranquilo y ya se retiraba.
Vio que la mujer se retiraba hacia otro lado, por lo que decidido se lanzó al Mercedes para abordar al albañil. Pudo ver que la mujer se dirigía hacia una camioneta Audi…
Mostrando agilidad, ya que él estaba en forma física, llego de improviso ante su socio de turbios negocios en el Hospital, subiéndose de manera sorpresiva en el carro, al notar el nerviosismo de Pedro, ¿Qué onda? ¿Qué está pasando aquí? …y este Sr…al voltearlo, casi brinca de la impresión, se trataba de su viejo patrón, Don José Treviño, trabajó muchos años con él, de hecho llegó a ser hasta su prestanombres, del último trabajo lo corrieron por culpa de dos viejas buenísimas que armaron un desmadre en su bar, era el Gerente del Zanzíbar…había quedado dolido con su jefe y ahora aquí delante de él, indefenso, pero no reaccionaba ante las zarandeadas que le daba, ¿está muerto?
Es que su esposa me pidió ayuda para moverlo de aquí, por lo del seguro…no pudo evitar que su socio tomara  la caja del video, ¿Y esto? ¿Es un video? ¿Qué está pasando aquí, Pedro? Y esa vieja no es su esposa, es su nuera, es la famosa y millonaria Erika Garza.
¿Quuueee? La respuesta de Pedro todavía inquieto más  a Felipe, que ya por radio hablaba con el otro oficial, preguntando si todas las grabaciones en tiempo y en forma estaban en la grabadora.
¿Por qué hay un espacio que se borró de la memoria, Pedrito?, ya Felipe se olía que algo chueco estaba pasando, ¿Qué es lo que trae este video? ¿Tiene que ver con el suegrito muerto?
Mira Felipe, podemos beneficiarnos de esto, la cabrona vieja estaba culeando con su suegro cuando este se murió…ya no tenía caso ocultar la información. Sabía que en un enfrentamiento el violento Felipe le pondría en su madre con facilidad.
Don Pedro: Lo que ella quiere es que llevemos el carro con el muertito fuera de aquí para que no se le relacione con su visita al Hospital y que le devuelva el video.
Don Felipe: Jajajja, si serás buey Pedro, de esta nos vamos a hacer millonarios, mira, tú síguele la corriente, vamos a dejar el carro más o menos cerca de mi casa, a la vieja la secuestramos y le metemos caña hasta cansarnos, claro que su familia va soltar billete por ella…jajajaja nos hemos sacado la lotería, si serás pendejo, me hubieras dicho desde un principio, esta vieja se caga de dinero.
Mira tú pégale pa´l barrio, yo me voy con ella en su carro, luego te vienes al carro y nos encargamos de llevarla a la casa, uno de los dos se tendrá que quedar con ella, mientras el otro se lleva el carro para otro lado para destantear y hacer la llamada a su familia…no va haber de otra, tu eres muy buey para eso, así que te quedas con ella y esperas mi regreso…pa que veas que soy cuate, tú serás el primero en culeartela, pero después ya seré yo solito eh…jajajaj me la dejas lista, cabrón. Jálale para el cerro, no debemos quedar tan cerca de la casa, jajaja ya te decía yo que fue bueno correr a los pinches vecinos de al lado y de frente, así nadie se percatara de que metemos a este viejón a la casa. Ahora acompáñame para que les expliques que los voy a ayudar.
Erika prefirió no manejar, el tal Don Felipe, le causo un temor inmediato, además se veía muy dominador sobre el otro sujeto, no sabía que tendría que hacer una vez que dejarán el carro en otro lado y como recuperar el video que ya traía este sujeto. Sabía que algo le pedirían, ojala el dinero lo pudiera resolver, estaba metida en un gran pedo y no sabía que pasaría. Tenía muy oculto su celular en su bolso para que en determinado momento le marcara la señal clave a Esteban en caso de peligro inminente. El celular estaba preparado para casos extremos. Tenía que jugar con cuidado, rápido vio que eran dos tipos de cuidado. Aunque tendría que ver en qué momento lo podía utilizar.
Pues que le paso a tu suegro, lindura.
Otra vez, le choco a Erika la forma en que este sujeto se refería a ella, pero no tenía de otra más que soportarlo y ver en que instante podría tener el video. Sabía que un buen dinero lograría el silencio de ellos, y que no se atreverían a ir contra ella sin pruebas en firme. Sería su palabra contra la de ellos, por eso la importancia de dejar el carro con su suegro en otro sitio y no hubiera relación con su estancia en el Hospital.
Una vez que llegaron a un sitio despejado, sin casa alrededor que se le hizo conocido cuadras atrás, ya que era una colonia después de donde vivía Roger, solo que más cercano a las montañas que rodean el Río Santa Catarina que surca a través de la ciudad de Monterrey, vio que el gordo sujeto llamado Don Pedro acomodo a su suegro en el sitio del chofer y limpio todas las posibles huellas y corriendo llego a donde estaban ellos.
Bien, bien Don Peter…le dijo un regocijado Don Felipe, que se había salido del carro teniendo en su mano el video.
Bueno mamita, ya está el primer encargo, ahora tu pinche Pedro amarra a esta vieja muy bien…
¡Pero que se creen pendejos, que pretenden!, una asustada y nerviosa Erika se replegó, pero no pudo evitar debido a lo sorpresivo del mensaje que el tal Pedro la sujetara con fuerza de sus brazos.
¡Mira pendeja!, ¡No estamos para juegos!, ¡Te estamos secuestrando!, ¡óyetelo bien, tu esposo o se entera de todo el desmadre este o suelta el billete por ti!, y para darle mayor realce al hecho darle una fuerte bofetada a la hembra que medio alcanzo a esquivar, plaaaaccc se escuchó en ese sórdido paraje…Erika en su estado de medio shock por la muerte del suegro había bajado la guardia en demasía, nunca le paso por su mente aún con rastros de ingenuidad, que estos dos querrían sacar partido de todas a todas.
Así que subiéndote al carro y tu buey tápale los ojos y llévatela atrás, que no se vea, tu sabes cómo hacerle, órale cabrón a trabajar que de esta dejamos de trabajar en los pendejos negocios que podemos hacer.
Don Felipe con sus dedos le indicio a su socio que guardara silencio, prendió el equipo de sonido, Erika venía escuchando su canción favorita de la película Verano del 42…uttaa madre que es esto, pinches gringos me tienen hasta la madre…de un manotazo el tal Felipe cambio a la radio para poner una estación de narcocorridos, que son canciones de estilo norteño alabando las peripecias de esos desgraciados malvivientes, pero que desafortunadamente son del gusto de muchas personas en el país e incluso en otros países.
Mientras tanto Erika estaba amarrada de sus brazos por detrás, con su misma pañoleta tapándole los ojos y sintiendo de inmediato como el otro desgraciado le empezaba a meter mano de lo lindo en todos sus muslos, en su privilegiado nalgatorio, su vestido ya estaba muy arrugado, el sujeto emitió un pequeño gemido de excitación al darse cuenta que no llevaba panty por lo que también le empezó a dedear en su vagina.
El trayecto se le hizo largo a ella, corto a él, que maravillado sentía la firmeza, blancura y delicia de esa piel blanca dorada, de esas curvas, le metió mano a placer…Erika estaba realmente asustada y al parecer había dormido sus sensaciones ya que en ningún momento sintió placer alguno, aunque presentía que eso no podía mantenerse de esa forma. Su mente ágilmente elucubraba el cómo podría llegar a su celular y enviarle el mensaje a Esteban o como desactivar a estos dos, sabía que aunque son hombres y son dos los podía someter.
Sale cabrón, llegamos, que bueno que está oscureciendo, así fácilmente metemos a la vieja, mira ahí viene la pinche chismosa de la esquina…deja que entre a su casa. Primer punto para Erika, el lugar no tenía cochera. Estaba equivocada, si tenía, pero el viejo Pedro se tenía que bajar para abrir la puerta manualmente.
Sale pendejín, ya abre la puerta…Erika pensó que la meterían cargándola, pero con zozobra se dio cuenta que el auto entraba a una cochera. Escucho como se cerró.
Orale, cabrona, a bajar esas nalgotas, placcc, el cabrón de Felipe le metió dos sonoras nalgadas.
Ella ya había manipulado la atadura de sus manos que al ser con una de sus pañoletas era fácil de quitar para alguien capacitado como ella, rápido accionó una de sus manos para atinarle un fuerte puñetazo al rostro de Felipe que sorprendido reculo hacia atrás, cabrona vieja era fuerte…pero al voltear para tratar de también de descontar al otro, Don Pedro la recibió con un fuerte golpe al abdomen y un fuerte bofetadón al rostro que le entró de lleno, con lo cual trastabillo para que Don Felipe la sujetará de los brazos…Don Pedro demostró que también estaba dispuesto a todo, por lo que le soltó otro fuerte golpe a mano abierta al rostro, placccc…la cabellera rubia de la hembra se movió al fuerte impacto.
Quieta perrita, no te quieras pasar de lista, no estamos jugando, entiéndelo somos expertos en esto. Eso no era cierto, pero tenían que demostrar que estaban a cargo.
Don Felipe la soltó pero le apunto con su pistola: Bien zorra de lujo, te vas a quedar con Don Pedro y tu cuidado y la lastimas, jejeje ya sabes a que me refiero…Haber dame los teléfonos de tu marido…y tú quítale todas sus pertenencias y júntalas. Voy a llevar el carro al centro de Monterrey y a hacer la primera llamada. Esto ira de a poco, así que acostúmbrate a tu nuevo macho, porque de aquí  sales muerta o viva, pero bien cogida…el tal Felipe se le acercó y le planto un beso amasando con sus dos manos las nalgas. Erika no correspondió para nada, pero no podía hacer nada por el momento. Esperaría que él se fuera para ver que podía hacer con el viejo gordo de Don Pedro, por un lado estaba bien que se quedará con él, parecía ser el más débil de los dos. Ah y me llevo el video conmigo, es mi seguro, cuidadito y si la dejas escapar he pendejete, dándole una especie de coscorrón a Don Pedro.
Don Felipe se fue de inmediato con su camioneta Audi. Don Pedro con una voz que de verdad le causo frío: Ahora si lindura, vamos a acabar lo que no terminaste con el muertito…jajaja
Ni se te ocurra tocarme, viejo asqueroso.
Jajaja, mira o me las das por las buenas o te voy a poner una madriza que no te vas a poder levantar ni para ir a cagar.
Ya dijo tu jefe que no me lastimaras.
Jajaja, ese buey no es mi jefe, a poco crees que lo voy a obedecer, mientras te entreguemos viva o muerta y recibamos el dinero, me vale madre si te tengo que matar para al menos echarte un palo como dios manda, por vida de Dios que buena estas…
Y tú crees que yo me voy a dejar buey, poniéndose en guardia Erika
Jajajaj, no es necesario que peleemos, crees que soy tan pendejo como parezco…jajaja a poco creías que solo tendría un video, yo sabía que corría riesgo de que el pinche metiche de Felipe se involucrará, créelo que lo quise evitar, pero en realidad estaba difícil, para recuperar el video teníamos que pasar sobre él. Es más a mí no se me había ocurrido lo del secuestro, porque no sabía quién eras, el dinero nunca me ha importado, pero ya estando en esto, pues qué caray. Mira, enseñándole su celular, en donde se veía como el gordo sujeto guardaba en un cuartucho del Hospital en un locker que tenía otro celular con fotos de ella copulando con Don José, él cabrón le había tomado fotos y también se veía como con mucho cuidado guardaba un video. Jajaja a ese cuarto solo entra un verdadero idiota, el pobre Chido  que en realidad si es albañil y nunca abriría ese locker…así que ese es mi as bajo la manga, jajaja ni el pendejo de Felipe se imagina esto y no sabe la sorpresa que le espera cuando regrese, jajajaja. Tú podrás, si eres lista, regresar  sana y salva a tu casita, pero bien cogidota como se ve que te encanta, , pero si no, te voy a destruir, lo que está en ese video es suficiente hasta para que te relacionen con la muerte del viejo y toda tu vida se desmoronaría…jajajaja Ya le hable a la pendeja chiquilla de Evelyn que hará las llamadas necesarias en cuanto yo se lo indique o no sepa de mí…jajajaja…Te acuerdas que te dije que me ando cogiendo un mujerón como tu pero más joven…pues ella misma es mi seguro de riesgo, jajaja
Así que por las buenas o por las malas, ¿Cómo prefiere la Sra. elegante que me la coja? Anda si bien que te encanta la verga, bien que te vi como gemías como putona con el viejo, nadie sabrá de esto y yo te devuelvo tu vida y todos contentos, eso sí cogeremos como conejos estos días, ¿Qué tal? Mira si me ayudas desmadramos al Felipe y así solo te tendrías que acostar conmigo…
Erika tragaba saliva, pinche cabrón si tenía evidencia, aunque el video no fuera copia, las fotos del celular eran muy evidentes, pinche viejo panzón si la tenía agarrada de las manos y contra la pared. Tenía que ganar tiempo. ¡Bueno! Así con esos datos, la cosa cambia. Pero dame chance de comer algo y de bañarme, estoy muy sucia. Evito hablar de la ayuda para que Felipe quedará fuera de la jugada, pero atisbo que en el divide y vencerás, tendría un rayo de esperanza para salir de este problemón.
No le hace, pero ni creas que te voy a dejar a solas, así que vente vamos a bañarnos juntos y luego comemos, jaja no nos vayamos a poner mal. Aquí vivimos los dos, pero ese pendejo no sabe cocinar, ni nada. Aquí el chingón soy yo…mira vamos pa el cuarto, ahí está el baño…Erika obediente, resignada a su suerte siguió al ufano gordo. Una vez que llegaron el tipo le paso una toalla toda rancia, raída y húmeda…uffff que asco se dijo para si la elegante y rica hembra…Mira pobrecita tu vestido ya está todo arrugado, uta mira lo único que puedo darte es un uniforme de las chivas de un cabrón sobrino que dizque juega futbol…le aventó un short color oscuro, entre azul marino y negro ya desgastado y una playera a rayas verticales rojas y blancas y un promocional  de Bimbo, al parecer el sobrino era delgado, ya que las prendas eran pequeñas, al menos estaban limpias…vente chiquita vamos pa la regadera, vamos entrando en calor, jejeje
Erika pensaba que podría descontar a este sujeto y esperar al otro para también librarse de él y en la primera oportunidad que tuviera marcar de su celular en la llamada clave a Esteban. Calculaba que ya serían como las 8 de la noche y que el tal Felipe tardaría unas tres hora y media en regresar…a esa hora había mucho tráfico hacia el centro de Monterrey y en lo que regresaba…tiempo suficiente para desarmar al gordo.
Sabedora del poder de su cuerpo y ya con la cabeza fría lentamente se empezó a despojarlo, así como de su brasier y zapatillas para enervar al sujeto, su magnetismo haría que el otro sucumbiera, se descuidará y ella lo descontaría.
Fiuuuu, fiiuuu estas buenísima cabrona…el gordo ya también desnudo y dejando ver que su herramienta viril ya estaba totalmente erecta…Erika de soslayo primero se asqueo del enorme vientre que el sujeto tenía, nunca había visto un cuerpo de esas características, además de estar muy velludo, pero sin evitar un sorpresivo susto al ver que el pene de ese sujeto era gordo, largo y curvo como el de su amiga Natalia, pero de mejores proporciones…un escalofrío le recorrió por la espalda, sabía que un miembro de ese tipo mucho más delgado y menos largo le había hecho ver el cielo y las estrellas, este le podría dar aún más, ¿quizás? Se puso colorada, por el solo hecho de pensar en eso…
Todo esto no pasó desapercibido para el zorro de Don Pedro que intuía que esa mujer buscaría que se descuidará para someterlo, pero le tenía sorpresitas para ese posible evento.
El gordo con  unas viejas chanclas fue a por ella, la cargo con facilidad y le susurro con calentura al oído: No tengo otras chanclas, así que en la regadera no te puedes mover mucho o te resbalarás, el piso es viejo y muy traicionero, no queremos que salgas lastimada, plantándole un beso, ella con tibieza reacciono, quería dejar que se confiará.
En la regadera, el debidamente calzado y ella ciertamente se resbalaba, por lo que decidió que allí no podría hacer nada, tuvo que dejar que el sujeto prácticamente la bañara y le metiera mano por todos lados, desgraciado tipo sabía usar sus manos muy bien…sus pezones además del agua fría, ya que no había caliente, por los magreos de él, estaban ya paraditos, le serrruchó con ganas la vagina, le metió sus dedos gruesos llegando de inmediato a su clítoris que también ya estaba durito…tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para no gemir…ese viejo gordo la estaba calentando, ella en una decisión más bien de higiene que de calentura, le lavo a profundidad la verga, pensaba que si se la manipulaba manualmente quizás eyaculara precozmente, lejos estaba de eso, en el fondo le agrado palpar esa dureza y bajar y subir con su mano por la grosura y largura del pene …supo en ese momento que tenía que pararlo antes de que quisiera encularla, ya que de lo contrario acabaría por sucumbir ante el deseo de su cuerpo. El gordo no ocupo mucho tiempo, sabía que la vieja estaba retrasando el momento inminente en que se la cogería, pero sonrió triunfal cuando ella no pudo reprimir un leve gemidito…ayyyyy y mucho menos un sonoro hummmm, pero muy cachondo cuando la puso contra la pared y le dio unas cinco nalgadas bien puestas en ese nalgatorio imponente.
La volvió a cargar, toda escurriendo de agua y la aventó en la cama, presentía lo que vendría.
Erika: Okey, está bien, déjame darte un masajito, para ponernos más cómodos, ahora que estas limpio, hueles muy bien…
Don Pedro, sabedor por donde venía la cosa: Claro mamita y se puso boca arriba.
Erika: Ponte boca abajo para que te de masajito en la espalda, ¿cómo ves?
Don Pedro: Claro, lo que tú quieras putita.
Erika empezó a darle un masaje en los hombros, estaba a horcajas y desnuda sobre el desnudo cuerpo del sujeto…cuando vio que el otro con los ojos semicerrados y con una sonrisa porcina que dejaba salir salivilla de sus labios, busco aplicarle una llave en uno de sus brazos, pero no pudo, él otro de inmediato reacciono y con una fuerza no entendible a su anatomía, más bien fue él quien la desarmo volteándola de inmediato.
Don Pedro: Sabía que intentarías esto, y le planto un fuerte bofetadón que si llego a lastimar a la mujer que sintió de inmediato el calorcillo de su propia sangre, pero yo también soy muy bueno para los chingadazos y eso que nunca que fui a clase de Karate y esas mamadas, mi escuela es la calle, cabrona…así que si quieres por las malas, por las malas será, te lo advertí pendeja…con una maestría inusitada la inactivo de sus brazos con sus propias piernas, por lo cual el pene curvo ondeaba fuerte en la cara de la hembra que vio como de debajo de las almohadas el tipo sacaba unas cuerdas…Jejejeje siempre estoy preparado, no serás la primera ni la última, pero eso si tú, la gran Erika Treviño y Evelyn serán mis trofeos mayores a la fecha, por cierto, ¿Qué edad tiene tu hija o hijo?, porque tienes hijos, ¿verdad?
Erika forcejeaba, se maldecía, no había podido llevar a la práctica tanta teoría y entrenamiento en defensa personal.
El tipo le amarro las manos a los barrotes de la cama, esa cama crujía a cada movimiento y mas ya que la cabecera era de esas viejas que tienen barrotes como de metal dorado que golpeaba contra la pared. Ya estaba inmovilizada, ahora ni siquiera tendría chance de hacer la llamada de su celular.
Jajaja, que bonita te ves toda encueradita…ni modo chulita, ¿no que querías comer?, pues vas a comer pero verga, y ahora le empezó a dar de bofetadas pero con su virilidad…el fuerte olor que desprendía esa herramienta masculina le causo un extraño sentimiento de agrado a la mujer…pero se resistiría.
Al ver que seguía pataleando, Don Pedro con su propio cuerpo se posó sobre ella, con lo cual inmovilizaba a la rubia de sus piernas con sus propias piernas, ya que ciertamente era más fuerte que ella, y le empezó a succionar cuál si fuera bebe recién por amamantar esos enormes senos y duros pezones que de inmediato se erizaron y se pusieron más grandes y duros ante el diestro trabajo que le prodigaban…el gordo no hablaba solo mamaba como becerro…la mujer solo emitía quejas ya que seguía luchando, así estuvieron buen rato.
El hombre se fue bajando poco a poco para prodigar mismo tratamiento en el plano y bello vientre de la mujer que ahora estaba dominada de sus piernas por los brazos del sujeto que no perdía el tiempo para pasar sus manotas por las partes de pierna que podía tocar.
Erika acostumbrada a comer y no malpasarse, ya sufría los estragos de no ingerir alimentos, la sesión con su suegro y todo esto, le empezaban a bajar la guardia, ya no tenía fuerzas para seguir pataleando o quitarse de encima al viejo gordo, estaba casi de su mismo tamaño, pero a pesar de su obesidad era más fuerte.
Ahhhhhhhhh, no pudo refrenar el fuerte gemido cuando su secuestrador le introdujo su lengua en su vaina que ya empezaba a ponerse muy húmeda…ahora el sujeto la tenía presa de sus piernas con sus fuertes brazos y tenía hundida su cara en su intimidad.
Un rato largo le pareció a Erika la mamada que le estaban poniendo, tuvo que cerrar fuertemente su boca y tragarse algo de su sangre que escurría aún por su boca para refrenar los gemidos que su ser le pedía, empezó a llorar en silencio ya que se daba cuenta que sería violada por primera vez en su vida, pero sabía que lo gozaría…su mente no aceptaba que su cuerpo se viera vencido…gran paradoja.
Sin que se diera cuenta dejo de patalear, relajando sus piernas con lo cual implícitamente aceptaba que ahí se la encularían….hummmmmmmmm, ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy, ayyyyyyyyyyyy, quueeeeeeee
Un fuerte orgasmo le llego, le habían chupado sus senos a más no poder, le habían practicado un oral a más no poder, le habían metido mano a más no poder,  lo lógico era que llegará a ello…quedo desmadejada, dejándose hacer por el turbo hombre que la tomo de su espalda.
Ven siéntate, déjame atenderte como la reina que eres, le dijo el viejo, ayudándola a ponerse sentada, para lo cual tuvo que manipular el amarre, pero sin soltarla, se ve que era hábil con ello.
Erika quedo ahora sentada, pero amarrada de sus puños a los barrotes de la cama, con lo cual su espalda no quedaba por completo repegada a la cabecera.
¿Tenías hambre? Pues ahora vas a comer ñonga…haber abra su boca pendeja y a mamar y cuidadito con que salgas con una mamada, porque no te la acabas.
Erika tenía ante sí esa enorme verga, el sujeto ahora estaba de pie frente a su boca, sin remedio abrió su boquita para tratar de mamársela, pensó que si le metía ganas podría hacerlo venir y ganar tiempo, por lo que empezó a hacer su trabajo lo mejor que podía.
Asiiiii, perriiitaaa biennn que te encanntta la reattaaaa….ahhhhhhh, putttaaaaa a mmmarrmmmamaarrrr
Erika estuvo así un buen rato, al estar recién limpiada la verga, no le desagrado en nada su sabor, al contrario el sentir esa dureza le mantuvo la calentura, afortunadamente no podía gemir al estar ocupada en tan noble tarea para las mujeres, de lo contrario Don Pedro se hubiera ufanado aún más y sus palabras serían más contundentes…
Ahhhhh, eresss una experta mamadora….te encanta la reata, ya verás que tu solita vas a pedir verga.
Un buen rato estuvo mamando caña de ese viejo gordo, el primer sujeto que contra su verdadera voluntad tenía que realizar tal faena.
Ahhhh….quietecita, ya….es momento de dártela.
Una sollozante Erika: No por favor, por favor no me hagas nada….mira yo puedo ver que  te den todo el dinero que quieras, pero no me hagas nada.
Jajja, de esta nadie te va a salvar, así que chilla y grita con todo, nadie te va oír, no hay vecinos cerca.
Erika pensando que podría aún desarmarlo: Pero desamárrame, me duelen mucho los brazos, ¿sí? Te juro que ya no intentare nada.
Cierto, es incomodo como estás, déjame ver…El viejo Don Pedro ya desamarraba una de las manos pero se la paso por detrás a la mujer y se la amarro a la otra mano por detrás, misma operación a efectuar con la otra, por lo que de todos modos quedo aún más desprotegida…mami, ni te creas por un momento que creo en tus palabras, pinches viejas son bien ladinas y claro que tú lo eres…pero de qué vas a pedir verga, de eso me encargo yo.
Acto seguido la acostó boca abajo colocándole una gran almohada por debajo a la altura del nalgatorio, quedando totalmente expuesta a lo que quisiera el sujeto hacer.
Estando así las cosas, empezó a darle una mamada de culo y vagina de dios padre, la lengua avasalladora, caliente, rasposa, larga e intrusa invadió con todo los dos recintos sagrados de toda mujer…las manos y boca  tampoco estaban quietas, ahora con mayor libertad dada la posición Don Pedro se estaba dando un verdadero festín de carne femenina, los senos ya mostraban visibles huellas del manoseo y de las caricias llenas de lascivia, los pezones estaban que estallaban de lo excitados que estaban, los fluidos de la rubia eran bastantes y vastos…la boca del hombre dejaba escurrir parte de ellos, cuando metía sus dedos estos salían empapados…aun así, la hembra mordió las sucias sabanas para no evidenciar que ya jadeaba con todo, simplemente era un tratamiento que tarde que temprano lograría despertar todo su animal sexual.
Ahora Don Pedro pasaba su erecta virilidad por ambas rajaduras…ahí ya la hembra no pudo aguantar más el olor a humedad y suciedad que las sabanas proyectaban a su fina nariz y ya prefiriendo respirar mejor separo su boca, pero más que nada para gemir a todo pulmón, ya no podía soportar más el calentamiento que con maestría ese viejo y feo sujeto le estaba haciendo, el hecho de no verlo cara a cara en lugar de disminuir su calentura, la aumento al no ver al feo tipo, ya no le importo nada y empezó a gemir y sollozar con todo…gemir de calentura y sollozar por reconocer que no podía separar su cuerpo de su mente, era una violación inminente pero la gozaría cual si fuera una verdadera puta hambrienta de carne…..hummmmmmm, ayyyyyyyyyy, hummmmmmmm, hummmmmmmm, hummmmmmmmm, hummmmmmmm, ayyyayayyayyayya
Su mente prevalecía al no emitir palabra alguna, pero sus gemidos ya eran de que estaba lista para ser empalada, pero el sabio viejo de Don Pedro la seguía atormentando con su pene, manos, boca, su misma panza que se la refregaba en todo el cuerpo y que resultaba del agrado de la hembra ya que  sentía como si la estuvieran masajeando con rodillos, hasta eso, la protuberancia del hombre debido al exceso en el comer y en el beber resultaba un afrodisiaco tangible….hummmmmmmm, ayyyyyyyyyy la hembra gemía con todo, sus sollozos ya disminuían, pero no daba su brazo a torcer.
Unas cuantas palabras soeces y una  pregunta fue el detonante de lo que seguiría: Ya vez mamacita, bien que te gusta, te mueves, retuerces y gimes como la vil callejera que eres, pinche vieja rica, todas son iguales, les encanta la reata, mamita, ¿Quieres que te la meta? ¿Quieres que te coja? Y seguía pasando su gruesa verga por los pliegues del hoyito del culo abriéndolo y por el de la humedecida vagina que hasta parecía quererlo succionar ya.
Una vencida, humillada, lagrimeante Erika en una voz susurrante solo alcanzo a decir: siiiiiiiii.
¡Si, que! pendeja, cambiando de actitud el hombre dominador para pasar con furia el pene por esos orificios femeninos…no te escucho, pídelo como toda hembra caliente.
Siiiiii quiieirrooroo queee meee laaa metaasssssss
¡Que te meta que!
Metemememee tu   verggoootttaaaaa, yayaaaaaaa
Ayyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy, brutootoooooooooo el cabrón se la dejo ir por el hoyo negro chiquito de un solo golpe…..ayyyyyyyyyyyyyyyyyy Ella pensaba que se la iba a meter por su vaina, pero el desgraciado se fue por el otro lado, aunque estaba dilatado, pero no como para recibir tremendo monstruo de víbora….ayyyyyyyyyyyyyyyyyy saacaccaaaaaa dueleleleeel, arddeeeeeeee
Placcc, palcccc las nalgadas sonoras que un desquiciado y furibundo Don Pedro le puso a ambos cachetes de la hembra resonaron en el cuarto….el sonido de las arremetidas era muy fuerte haciendo golpear con todo los barrotes metálicos  de la cabecera…clarito vio Don Pedro como su pene salía con restos de sangre, le había roto unos vasitos sanguíneos del recto a la mujer…ella lloraba y gemía de dolor, pero de a poco sus gemidos cambiaron de tono por unos evidentemente de placer y hasta le pareció sentir como se arremolinaba y empezaba a mover sus caderas al ritmo salvaje de la copula que le estaban metiendo…..ayyyyyyyyyyyyyyyyy, hummmmmmmmmmm, hummmmmmmmmmmmmmm
¿Te gusta nalgona?, Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii
Jajaja, ya vez nos la vamos a pasar bien rico….
Se la estuvo empinando un buen rato…pero dejo de culearla en un momento dado, se salió del cuarto sin decir nada, Erika escuchaba que algo hacía en la otra estancia. La casa era pequeña y podía oír que algo manipulaba, seguramente le tendería una trampa a su socio, luego regreso y vio como atrancaba el cuarto por dentro. Prendió la radio, era una vieja estación de amplitud modulada (AM) que de inmediato reconoció como la preferida de Roger…con tristeza se acordó cuando escuchaba dicha programación con el negro Luis…esto no se asemejaba en nada a ello, estaba siendo violada y aunque estaba gozando con ese pene grueso, largo y curvo era contra su voluntad, con miedo vio que Don Pedro la volteo para ponérsela ahora de frente a la cama y como con parsimonia se colocaba sus piernas en sus hombros, le empezó a pasar de nueva cuenta el vergón ahora por su rajadura…así estuvo buen rato y de repente le magreaba los senos e incluso la besaba, besos que le quemaban y a los cuales muy a su pesar correspondía con pasión salvaje.
Lo peor es que el tipo ni siquiera hablaba mucho como para convencerla, solo como ahora que le preguntaba una torturante ocasión más: ¿Qué quiere la rica Sra. Erika Garza? Heeee
Erika volvía a sollozar quedamente, pero ya sin fuerza de voluntad, gemir cachondamente: Piiiincheeee caaaabroooooón sígueeeeeme coooogieeeendoooo con esa cosoooota queeee tieeeeenes…
¡Qué cosas dice la Sra. elegante! Pida las cosas con decencia…jajaja
Erika que ya estaba cerca del orgasmo, suplicando le dijo: Porrr favorrr Donnn Pedrrroo metammee su vergagaa
Jajajaja, ya vez te dije que tu solita pedirías verga, pues ahí te vaaa…..que se la deja ir con todo por su rajadura, en esa posición el curvo, ancho y largo pene le entro con todo a la rubia…de nueva cuenta y por primera vez ese gordo y feo sujeto se la estaba beneficiando a base de bien por su intimidad….placa, plac, palccc,,,,le estaban dando con todo, duro y constante….calculo que apenas había transcurrido unos cincuenta minutos, todavía tardaría en llegar el otro sujeto….los ruidos de la violación se conjugaban con los de la canción…Mijares y Lucero entonaban “El privilegio de amar”….Continuara
PARA CONTACTAR CON EL AUTOR:
 
¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!