bien lectores espero que el primer relato les haya gustado sigo con su continuación como dije anteriormente encontramos varios vestidos de pieles. nos asustamos pensamos que eran salvajes, pero luego vimos que eran mujeres. nos escondimos, pero vieron varios enseres que usábamos para comer y otras cosas y dijeron:
– buscar intrusos.
No sirvió de nada al final nos capturaron y nos llevaron a su reina Hipólita que nos interrogó:
-que hacéis aquí, como habéis venido aquí.
yo le explique que nuestro barco había naufragado y que cogimos un bote y nos había traído hasta aquí la corriente.
– que año estamos- pregunte pues hace varios meses que seguíamos en la isla sin tener noticias de un barco ni nada de nada.
Ella:
– que es año mes tiempo, aquí el tiempo no existir. nosotros somos amazonas, mujeres guerreras. tener suerte de caer en nuestras manos, ser peor si caer en el pozo de las sirenas o en el bosque de las hadas.
yo me quede alucinado:
– pero eso no existe.
-aquí existir todo.
sonó un cuerno y ella dijo:
– a cubierto al refugio.
– que pasa- dijo yo y las mujeres.
-dinosaurios- dijeron.
– pero si eso se extinguió hace miles de años.
– ellos vivir aquí. existir.
nos refugiamos en una cueva cuando vimos pasar un terrible dinosaurio me di cuenta de que haya nos caído en una isla que el tiempo se había detenido y había toda clase de criaturas fantásticas y animales prehistóricos de hace millones de años por gracia del destino que se había burlado de nosotros.
después del peligro enseñe a Hipólita los mapas que llevaba haber donde estábamos situados y dijo que esa isla no se encontraba en ningún mapa por eso no pasaba ningún barco esa isla estaba oculta por la bruma y nadie sabía su existencia. nadie nos rescataría nunca.
í a las mujeres le dieron ropa de guerreras arcos y flechas a mí por ser hombre me dijo que sería su procreador Nola entendí:
– tu ser hombre- dijo Hipólita- tu copular con nosotras y dar buenas guerreras. nosotras solo copular cuando encontrar pirata que luego morir. tu nos darás guerreras fuertes y valerosas.
las compañeras mías se rieron:
– no querías mujeres pues toma mujeres. te hartaras de ellas jajaja.
no me lo podía creer me querían usar como consolador humano para darle hijas y guerreras el lector se preguntará como entendía su lengua a lo primero me costó, pero después era una lengua como los indios frases cortas así que Hipólita me dijo:
– yo esta noche copular conmigo yo querer guerreras fuertes.
así que esa noche me llevaron su estancia y se desnudó y se subió encima de mí y me dijo:
– tu copular conmigo si no tu copular matar.
yo dije:
espera esto se hace con delicadeza. déjame enseñarte- ya que era muy guapa, pero o muy basta.
se limitaba solo a introducirse el miembro y ya está así la bese y la toque y la hice caricias y la enseñe todo del sexo. ella dijo:
– gustar eso que tu hacer enseñar más.
la besé en las tetase la comí el chocho ella gozaba mucho y le gustaba mucho.
– más querer más gozar yo querer saber todo tu enseñar.
el dije que me chupara la poya y como se llamaban los términos en el sexo ella a lo primero con torpeza me hizo daño la dije:
-chupas no muerdas con los dientes.
parece que entendió y me chupo la poya y empezó a gustarle y al final no paraba hasta que me corrí ella se tragó mi esperma y dijo rico:
– querer más espera hay que esperar esto no es como las flechas que se recargan tienes que darle tiempo a que se recupere la poya.
así pasaron los días y folle con varias amazonas las enseñe todo del sexo se volvían locas las enseñe a follar entre ellas y mis compañeras enseguida se hicieron como ellas ya que sabían que era imposible volver a la civilización hacíamos orgias todas las noches.
menudas zorras se habían vuelto querían poya y sexo todos los días mis compañeras estaban encantadas, pero yo si seguía así moriría pues me estaban dejando seco.
– ahora comprendo lo que le paso al pirata ese que me dijeron ellas esa noche.
estábamos follando yo con Hipólita mientras otra amazona la comía el chocho y mis compañeras follaban entre ellas y todas las demás follaban desnudas unas con otras me acuerdo de que a una la di por el culo y otra me comió el culo se volvía loca.
– tu seguir follando yo querer estar embarazada como las demás.
aclaro al lector que había dejado ya ha varias embarazadas ya que todas querían guerreras fuertes todas estaban deseando tener hijas fuertes y guerreras la comí a otra el chocho mientras mis compañeras no se quedaban atrás pues se metieron un consolador de madera que tenían guardado cuando no tenían hombre y estaban excitadas y follaban unas con otras en una orgia lesbiana.
ya que el único hombre era yo pasaron meses ya no podía más necesitaba escapar de allí sino moriría de tanto follar me estaban dejando seco con tanto sexo así que esa noche después de follar todas se quedaron dormidas y yo con las poca fuerzas que me quedaba me arrastre fura del poblado y me escondí y comenzó a caminar en otra dirección ellas por supuesto a la mañana siguiente vi varios caballos buscándome y mis compañeras ya se habían echo igual que ellas las deje y seguí mi camino descanse todo lo que pude y comí bien y llegue a una especie de lago el agua era limpia y cristalina con una cascada que llegaba al mar me estaba dando un baño cuando apareció una mujer impresionante desnuda riéndose y a su lado varias mujeres y me vieron yo quise salir del agua pero ellas se tiraron al lago y vi sus cuerpo convertirse en colas eran mitad peces y mitad mujeres eran sirenas y me arrastraron hacia abajo a bastante profundidad y era extraño pero no me ahogaba con ella no me ahogaba me besaban y me daban aire y me llevaron a un palacio bajo el agua donde pude salir al final de la superficie y me dijeron bienvenido a la Atlántida continuara.

  • : a la mañana siguente encontramos trajes de pieles pensamos que eran salvajes pero no eran trajes femeninos eran mujeres nos escondemos pero al final nos vieron y nos capturan y nos llevan a su reina hipolita