Después de llevarme al palacio entramos en un recinto donde no había agua, ya que las sirenas solo tenían cola de pez en el agua fuera tenían unas estupendas piernas y me llevaron ante su rey.
no me lo podía creer cuando me dijeron:
– inclínate ante Neptuno nuestro rey.
me quede sorprendido pensaba que Neptuno solo existía en los libros o en nuestras imaginaciones el se levantó y me dijo:
– bienvenido a la Atlántida.
me dijo como había venido a su mundo y entonces le explique mi historia como había llegado a la isla.
me dijo que era su invitado que me sintiera cómodo todas las comodidades del palacio estaban a mi disposición, le gustaría que le hablara y mi mundo y que le contara como era.
me acompañaron a mis aposentos era todo magnifico lo explicare la cama era una concha gigante había una especie de piscina tipo yacusi dentro de la habitación para asearme me llevaron una bandeja con comida pescado y algas. el pescado estaba caliente como ellos suponían yo no tomaba pescado crudo como ellos y algas eran parecidas a las verduras muy nutritivas comí bastante bien y después me quedé dormido en la concha gigante que era como una cama.
me desperté y me vi rodeado de mujeres todas muy bellas con pelos ondulados había rubias y morenas guapísimas. ellas me dijeron que estaban a mi disposición para complacerme en todo el rey me las mandaba para que disfrutara mucho con ellas.
me quede alucinado, pero como se dice a caballo regalado no le mires el dintel entonces las dije:
– venid chicas, desnudaos.
ellas se rieron y empezaron a quitarme la ropa y a quitársela ellas me comieron la poya increíblemente no como las amazonas que no sabían y eran muy bastas sino con una delicadeza increíble ya que las sirenas eran expertas en seducir.
las comí el chocho y se volvieron locas.
– más humano, mas no pares, jódenos.
– como sabéis tanto del sexo.
ellas rieron y me dijeron que habían estado con muchos marineros antes y habían aprendido todo con ellos hace muchos años.
– y esos marineros donde están.
ellas me dijeron riéndose que se habían ahogado así que entendí que después de hacer el amor ellas los habían ahogado en el fondo del mar, pero sigamos con mi orgia después de comerme la poya se metieron toda mi hoy a en el chocho mientras la otra me pasaba sus tetas hacia mí lo cual se las chupé luego me dijeron:
– danos por el culo, esos nos gustan mucho a nosotras.
una se llamaba Lía era rubia, la otra morena ella se llamaba Luna. Gocé como nunca no me extraña que los marineros se tiraban al agua a por ellas si son así eran irresistibles se chupaban entre ellas y al mismo tiempo me comían la poya no paraban de besarme en todas partes me corrí en sus bocas y ellas se tragaron mi esperma.
me dijeron:
– nos gusta tu leche humana.
cuando quedé agosto de sexo de comer y beber y descansar me dijeron que el rey requería mi presencia allí vi al rey con un tridente me dijo:
– ven humano heme compañía quiero saber más cosas de tu mundo, háblame de él.
me llevo a una sala donde las sirenas tocaban la lira y bailaban completamente desnudas para su rey nos trajeron algo para comer y bueno le estuve hablando al rey como era mi mundo como eran las mujeres él dijo que mucho no le gustaba los humanos porque mataban muchos animales marinos y contaminaban los mares y echaban basura en ellos.
yo les dije que todos los humanos no eran malos que había una organización llamada Greenpeace que miraba por el medio ambiente y luchaba por los mares animales y conservar la naturaleza.
-ya hemos hablando bastante, divirtámonos con las mujeres.
entonces toco la campana y aparecieron 5 mujeres guapísimas sin ropa eran auténticas modelos todas sonrientes y todo se trasformo en una orgia. dos eran rubias había dos morenas y la tercera era como castaña todas tenían el pelo largo. nos cogieron la poya a mí y al rey y empezaron a chupar.
el rey me dijo que esto de hacer el amor o joder lo habían visto de los humanos en los barcos cuando pasaban y ellos quisieron probar también y les gustaba mucho así siguiendo con la orgia. me cogieron la poya y me la comieron a dos manos. Luego se tumbaron desnudas en unas algas que eran como colchones y empezamos a follar todos. di por culo a las dos rubias ellas gritaban:
-así así más mas fóllanos duro humano. no pares me darme.
– charles -dije yo al rey estaba follando a las dos morenas mientras otra le comía los huevos para abajo luego cambiamos. folle a alas morenas mientras el rey se follaba a las rubias.
la vida transcurría con monotonía en el palacio, pero yo ya estaba harto de estar ahí me gustaba follar mucho, pero yo quería volver a la civilización y salir de ahí, pero había mucha profundidad y no podía salir a la superficie nadando me ahogaría hable con el rey.
– tu no quieres quedarte aquí.
– lo siento majestad me es muy grata su compañía, pero tengo que volver a mi mundo compréndalo.
– pero aquí tienes todo lo que necesitas mujeres comida no falta nada.
– lo se majestad, pero echo de menos mi mundo, compréndame.
– está bien si lo deseas te dejare marchar -dijo a una sirena llamada luna como sabe el lector era aquella morena- luna llévale a la superficie.
Luna me cogió y empezó a llevarme para arriba besándome y dándome aire cuando estuve en la superficie luna me dijo:
– charles huye el rey me ha pedido que te ahogara, pero te amo no he podido cumplir su orden.
me quede alucinado ella lloraba.
– no te veré más.
– vete.
– luna ven conmigo.
– no puedo soy una sirena.
– vente, tú puedes vivir fuera del agua mientras tengas la piel humedad. si vente deja aquello
así ella me abrazo y se vino conmigo la besé y la hice el amor. yo también la quería y follamos has mas no poder.
– jódeme charles, necesito sentirte dentro de mí. quiero que tu poya me llene -me dijo- te amo. me enamoré de ti cuando te vi.
la chupe el chocho y ella se volvía loca de gusto me hizo correr dos veces mientras ella se corría otras tantas. ya andando por la isla los dos nos adentramos en un bosque donde aparecieron unas mujeres muy peque más con alas luego se hicieron grandes y me dijeron bienvenido al bosque de las hadas.
luna se abrazó a mí con miedo.
continuara

  • : como sabra el lector que ha leido mis relato anterior las sirenas se tiraron al agua y me surmegieron a bastante profundidad yo pensaba que iba a morir ahogado pero me dieron aire besandome en la boca y al final me llevaron a un palacio debajo del mar que era la atlantidad