NUERA4El Pequeñín

“¡Orden, orden en la sala siéntense todos que vamos a sortear las parejas para el trabajo!” dice el profesor en medio del tumulto que hay en ese momento. Sebastián regresa a su puesto y espera ver con quien le va a tocar. El profesor de una bolsa va sacando los nombres y las parejas comienzan a formarse rápidamente aunque algunos quedan bastante disconformes.
“Fabiola y Sebastián” dice el profesor de improviso y Sebastián instintivamente busca con la mirada a su compañera, “oh que lata” dice ella con evidente decepción y Sebastián lo toma como un insulto personal, “oye, oye yo estudio y trabajo cuando debo hacerlo así que un poco más de respeto” reclama él, “tu problema es otro” le responde de forma enigmática.
Ambos siguieron discutiendo entre si pero finalmente se pusieron de acuerdo para trabajar en el recreo a fin de ir avanzando rápidamente en el trabajo de biología, “no tengo la menor intención de estar a ultima hora haciéndolo” dice Fabiola que en ocasiones irrita bastante a Sebastián, siempre ha sido considerada una chica de carácter y una persona difícil para entenderse. Fabiola es bastante guapa, cabello negro bien largo y liso similar al de Susana pero de piel blanca en lugar de ser morena, rostro de niña chica de bellas facciones ciertamente tiene lo suyo, pero la mayor diferencia con la morena es que mientras Susana es una chica bastante voluptuosa Fabiola es mucho más delgada y esbelta debido que practica atletismo de forma regular, es una muchacha que tiene sus encantos que por desgracia se ven opacados por su personalidad.

Al terminar las clases ella se va a la biblioteca y Sebastián la alcanza más tarde, “¿dónde rayos te habías metido?” le reclama, “en.. la inspectoria… cumpliendo castigo con Elena” dice Sebastián tratando de recuperar el aliento, Fabiola lo mira incrédula, “¿qué hiciste para estar con esa perra?”, él se hace el desentendido, “larga historia que no viene al caso” y de inmediato se pone manos a la obra.

Están avanzado en su trabajo cuando de sorpresa aparece Susana en la biblioteca mirando en todas direcciones hasta que ve a Sebastián, “hablando de tu problema” dice  Fabiola al notar a la morena, “hola, puedo hablar contigo un momento” le dice a Sebastián pero antes que él responda Fabiola intercede, “no puede esta ocupado” dice con sequedad, Susana la mira pero prefiere ignorarla, “es solo un momento” agrega después la morena, “dije que esta ocupado” agrega Fabiola, “no estoy hablando contigo” retruca esta vez Susana y Fabiola levanta la vista y se pone de pie encarando a la morena.

Sebastián algo temeroso las mira a ambas y lentamente se pone de pie tratando de mediar entre las dos, “sabes, siempre andas molestando a medio mundo, ahora estamos haciendo un trabajo muy importante y él no tiene tiempo para, distracciones baratas”, Sebastián mira a Susana y juraría haber visto chispas en sus ojos, “te sugiero que no te metas donde no te llaman”advierte la morena en tono amenazante, “¿podemos hablar un instante?” le dice después a Sebastián, pero Fabiola no ha terminado aun, “que acaso no puedes calmar tu calentura tu sola que lo necesitas tanto, siempre andas así con todo el mundo haciéndote la niña bonita y parándole el culo a todos los chicos en este colegio”. Susana se sonroja evidentemente y aprieta sus puños de rabia, sin decir una palabra se retira echando humo. Sebastián le lanza una fría y dura mirada a Fabiola y recoge sus cosas.

“Ya vas a salir detrás de ella” dice Fabiola, “no solo iré con ella, también hablare con el profesor y le pediré que me deje hacer el trabajo solo”, Fabiola lo mira incrédula, “eres la persona más desagradable que conozco, siempre pensando lo peor de los demás y hablas de otros sin siquiera conocerlos, ahora entiendo por que nadie te quiere cerca y por que pese a lo guapa que eres todos te detestan”, Fabiola se queda sin habla al escuchar a Sebastián, ella trata de decirle pero él la corta, “¡ah, vete al demonio!” agrega y se va.

 

Al día siguiente Sebastián no le dirigió la palabra a Fabiola en toda la clase y la evito continuamente, finalmente ella lo alcanzo en la cafetería. “Que paso, no te basto con insultarla a ella, vas a seguir conmigo ahora” dice Sebastián, Fabiola se cruza de brazos y gesticula como si lo que va a decir ahora fuese algo venenoso o desagradable, “hable con tu reverenciada Susana y me disculpe con ella”, Sebastián se queda quieto, no luce muy convencido de lo que Fabiola le dice, “que quieres que te traiga un certificado por ella para que me creas”, “pues nos seria mala idea”, Fabiola va a decirle algo más pero el intercede, “ya esta bien te creo, pero podría saberse a que se debe este gesto tan sorprendente”, “pues, yo no puedo con todo el trabajo sola”, “¿y?” agrega Sebastián, “quería demostrarte que no soy esa clase de perra que crees”, “ya veo, ¿nos quedamos después de clases?”, “no puedo, tengo practica de atletismo, juntemos a las ocho afuera de la pista y terminamos todo en mi casa, ahí tengo el material y un computador para editar la información”.
Tal como lo habían acordado se juntan afuera de la pista y Sebastián se queda algo sorprendido al ver a Fabiola usando unos shorts de laycra bien ajustando luciendo sus delgadas pero esbeltas piernas y un trasero bien parado y firme, “mejor nos apuramos tenemos mucho que hacer” dice ella y rápidamente se ponen en camino.
En la casa de Fabiola trabajan incesantemente, ella posee una extensa colección de libros y ahí encuentran todo lo que buscan, pero por desgracia deben editar todo y esa es la parte más tediosa del trabajo. Son casi las diez de la noche y aun les queda bastante por hacer. “Lee este capitulo y resúmelo para poder copiarlo e imprimirlo” dice Fabiola y Sebastián se comienza a leer aunque ya esta muy cansado y la materia de por si es aburrida. “¿Un café?” le ofrece Fabiola y él asiente con la cabeza mientras ella sale de la habitación, “a ver si con esto me mantengo despierto” comenta él mientras lo bebe.

Sorpresivamente Sebastián levanta la cabeza y mira en todas direcciones algo asustado, “¡que rayos me quede dormido!” dice él, Fabiola lo mira sonriendo, “si te quedaste dormido, pero no te preocupes al menos ya habías terminado de resumir y con eso ya terminamos, no te quise despertar eso es todo”, Sebastián luce aliviado al escucharla pero aun así se siente algo raro, mira su reloj y este marca las doce y media de la noche, “demonios por esto es que odio trabajar en la noche” agrega él. Tras asegurarse que todo esta orden y disculpándose nuevamente con Fabiola Sebastián recoge sus cosas y toma un taxi hasta su casa.

Al día siguiente Fabiola llego con el trabajo y lo entregaron al profesor, Sebastián se mostró aliviado aunque tiene la sensación que Fabiola algo le oculta, pero después se convence a si mismo que son solo ideas suyas, sentimiento de culpa por haberse dormido en su casa, sin embargo en pleno recreo vio algo que lo desconcertó por completo, Fabiola conversando animadamente con Susana y Jessica, esto luego que ambas casi se ahorcaron entre si en la biblioteca el otro día, pero la historia no termino ahí.

Cada vez que se topan en los recreos ellas lo saludan y lo miran como si supieran algo que él no, es más, Sebastián siente escalofríos por ello y parece que fuese un chiste o algo así. Discretamente trata de averiguar algo pero no obtiene nada y Susana simplemente se hace la desentendida, Fabiola hace lo mismo y eso lo irrita mucho.

Esta terminando la clase cuando Fabiola pasa a su lado y le deja un DVD en su escritorio, “revísalo en privado” le dice al oído y se retira a sus practicas de atletismo. Sebastián lo guarda de inmediato y se va rápidamente hasta su casa donde tras cenar se encierra en su habitación para no ser molestado.
En su computador pone el DVD y comienza a revisarlo. “¿Quieres un café?” aparece Fabiola en la pantalla del computador y luego ella sale de su habitación avanzando hacia la cámara que esta filmando todo escondida detrás de la puerta, “vengan por aquí mejor” dice Fabiola y la cámara la sigue, “¿están seguras de esto?” dice ella, “si seguras, será muy divertido” dice una voz familiar y Sebastián ve, con total desconcierto, a Susana en la pantalla, pero aun hay alguien más, “pon tres de estas en su café” dice alguien y él se queda boquiabierto al reconocer a Jessica pasándole unas pastillas a Fabiola, “son pastillas para dormir, con tres es para que no despierte mientras nos divertimos”, “¿nos divertimos?” murmura Sebastián.
Nuevamente la cámara sigue a Fabiola y se detiene al llegar a la puerta, “a ver si con esto me mantengo despierto” dice él y comienza a beber el café, “vaya se lo bebe todo” dice Susana que espía tras la puerta. Incrédulo él sigue observando y pronto comienza a verse como se va quedando dormido y los esfuerzos de su parte por evitarlo, sin embargo tras beber semejante dosis de pastillas Sebastián se queda dormido en un instante. Fabiola se voltea y lo observa atentamente, ella se le acerca y lo sacude un poco para ver si despierta o no, pero no se mueve para nada.
“Vengan es seguro” dice y de inmediato Susana y Jessica entran a la habitación. “Pongámoslo sobre mi cama” dice Fabiola y Jessica deja la cámara encima de un mueble. Sebastián aprecia como entre las tres lo tomaron y lo dejaron sobre la cama de Fabiola tirado, “vaya que pesa este sujeto” comenta Susana y Sebastián no sabe que pensar. “Ahora veremos si es tanta la maravilla” comenta Fabiola, “pues velo por ti misma” le responde Jessica y Fabiola comienza a abrirle los pantalones a un dormido Sebastián. Él observa casi con la boca abierta la pantalla de su computador sin creer lo que esta ocurriendo o mejor dicho ocurrió esa noche.
La cámara se mueve un poco y Jessica enfoca a Fabiola que le abre completamente los pantalones a Sebastián y saca su miembro, la expresión de asombro en su rostro es evidente, “¡pero si esta cosa es enorme!” exclama ella y lo levanta aun flácido como si se tratara de un trofeo, Sebastián siente rabia y excitación de una vez. “Mira esto” dice Susana que comienza a frotar el miembro de Sebastián el cual poco a poco se va volviendo extremadamente duro y tieso para asombro y deleite de todas, en especial de Fabiola que es obvio que jamás ha visto algo así antes.
“¡Jamás había visto un miembro así!, he visto otros pero nada como esto” dice con expresión de asombro. “Pues que esperas, este no es solo para mirarlo es para gozarlo” dice Jessica que le pasa la cámara a Susana. La pecosa prima de Susana sujeta el miembro de Sebastián sin pudor alguno y ante la atónita mirada de Fabiola le pasa su lengua de arriba abajo como si estuviera degustando un sabroso helado y luego lo chupetea con muchas ganas. Susana hace un acercamiento a Jessica y Sebastián observa boquiabierto a la sexy pelirroja chupar su verga y lamerla de arriba abajo sin parar, Susana cambia de enfoque y sorprende a Fabiola acariciando su entrepierna por encima de sus shorts deportivos algo que lo sorprende, “se ve que estas caliente, no seas tímida y pruébala” le dice la morena y Fabiola se acerca a Jessica que le ofrece el miembro de Sebastián como si fuese un helado o algo así.

Aun con dudas Fabiola se acerca y sujeta entre sus gráciles manos el grueso miembro de Sebastián, “se siente palpitar” comenta ella que la frota haciéndole una paja, su miembro reacciona de inmediato e increíblemente se pone aun más duro de lo que ya esta. “¿Vamos por que tan tímida que acaso eres virgen?” dice Susana algo impaciente por la pasividad de Fabiola. “No que va como se te ocurre, pero es que nunca había visto un miembro así” insiste ella que finalmente la acerca a sus labios y comienza a besarla lentamente para después atraparla completamente entre sus labios y hacerle una sabrosa mamada, algo que a ella misma la sorprende.

Pronto Jessica se le une y Sebastián observa a las dos mamar su verga al mismo tiempo recorriéndola con sus lenguas de arriba abajo e incluso intercambian unos besos entre ellas notándose de inmediato que para Fabiola el sexo con otra mujer es algo nuevo. En ese momento la cámara se mueve y Susana la deja sobre un mueble apuntando a la escena que se desarrolla en ese momento. Sebastián inconsciente sobre la cama pero su miembro plenamente activo y junto a él Jessica, la atractiva pelirroja, le mete mano a Fabiola que en un principio se resiste pero poco a poco va cediendo a la calentura y ahora Susana se une a ellas.
La morena lo primero que hace es mamar el miembro de Sebastián con sus carnosos y apetecibles labios. Jessica se abre su blusa y enseña sus pechos que Fabiola le acaricia con algo de timidez, “vamos muestra los tuyos” dice Susana que junto a su prima desvisten a Fabiola que se siente un poco intimidada ya que sus pechos son mas pequeños que los de Jessica y en especial que los de Susana que ahora se lucen ante la cámara. “Son hermosos” dice la morena que se los empieza a chupar a Fabiola en el momento en que Jessica le da un ardiente beso casi a la fuerza y pronto Fabiola se ve atrapada entre ambas chicas que la manosean como quieren sin que ella se oponga a estas alturas.
Sebastián ya excitado, y medio enojado, observa lo que ocurre en la pantalla. Fabiola esta dedicada a mamar su verga y por detrás Susana y Jessica la follan con sus dedos haciéndola gemir y estremecerse, para él esto resulta algo notable considerando que siempre había pensado que Fabiola era una chica bastante fría y distante pero ahora deja ver su otra cara de la mejor manera posible. Jessica y Susana le devoran el coño y se ve con claridad como le meten los dedos por un agujero y otro deleitándola por completo y haciendo que Fabiola se vuelva aun más desinhibida.
“Móntate encima” le dice Susana y Fabiola, algo temerosa, se pone sobre Sebastián y Jessica sujeta su verga para mantenerla derecha. Fabiola se apoya en Susana que acerca la cámara y la apunta directamente al coño de Fabiola dándole a Sebastián un primer plano de cómo su miembro se va metiendo en el coño de Fabiola y de fondo los quejidos de su parte, “¡es enorme, me va a partir en dos!” dice ella, “tranquila al principio cuesta pero después te vas a acostumbrar y lo vas a gozar” le dice Susana.
A Fabiola le toma unos instantes poder recibirlo todo, el contraste entre el enorme miembro de Sebastián y la delgada figura de Fabiola es evidente, pero aun así ella sigue adelante hasta que la recibe completamente ayudada por Susana y Jessica. Lentamente Fabiola comienza a moverse, a cabalgarle encima, despacio para que irse acostumbrando a semejante verga. Fabiola esta con sus ojos cerrados gimiendo, Jessica sujeta la cámara y Susana frota sus grandes pechos contra los de Fabiola rozándole delicadamente sus pezones y dándole unos besos que ahogan sus gemidos.

Jessica decide dejar la cámara en un mueble grabando todo y se une también. Ahora Fabiola se ve atrapada entre ambas chicas que la besan y chupan sus pechos mientras se monta sobre la verga de Sebastián con fuerza esta vez. “¡Oh, oh es increíble, roza todo mi coño!” exclama una extasiada Fabiola, “vez, te lo dije” dice Susana que le da un beso y Jessica se pone de pie entre ambas haciendo que Susana, su prima, le devore el culo y Fabiola se lo haga en el coño siendo la primera vez para ella que le hace sexo oral a una chica.

En su habitación Sebastián esta con la boca abierta viendo como ellas lo usan, muy literalmente, como un juguete para divertirse. Susana se pone de pie en la cama y se inclina apoyándose en la pared para que Fabiola le devore el coño mientras Jessica esta detrás tomándole sus pechos, la escena le parece simplemente increíble. “Me toca” dice Jessica y Fabiola le cede el lugar para montárselo con Susana a un lado. La pelirroja, siendo bastante más agresiva, se empala sobre Sebastián con más fuerza y le empieza a cabalgar de manera mucho más salvaje. Su cabellera pelirroja se agita al igual que sus pechos, ella le da con todo gimiendo y gozando como loca.

Susana se besa con Jessica y Fabiola le toma los pechos, ambas primas cruzan sus lenguas de una manera muy ardiente mientras Sebastián inconsciente debajo es cabalgado por Jessica a la que le encanta su enorme miembro. Jessica se inclina hacia delante y mueve sus caderas con fuerza empujando hacia el miembro de Sebastián metiendoselo bien adentro de su sexo, los gemidos y jadeos de la voluble pelirroja son impresionantes mientras su lado Fabiola le besa los pechos a Susana y le mete mano entre sus piernas.

Nuevamente la cámara se mueve, ahora es Fabiola quien la sujeta, “oye, déjame algo te lo estas quedando para ti” reclama Susana y Jessica se ve obligada a “bajarse” del miembro de Sebastián. Susana se acerca a él, la morena coge su miembro y se inclina para hacerle una jugosa mamada con esa apetecible boca que tiene, Fabiola la graba muy de cerca y después enfoca a Jessica que le mete los dedos por detrás. Susana se yergue por completo y se monta encima hasta recibirla toda en su coño apoyando sus manos en el pecho de Sebastián que continua en el país de los sueños. “Uhh que rico, se siente tan bien” dice ella con sus ojos cerrados y suspirando profundamente.

Susana comienza a moverse cada vez con más fuerza sobre Sebastián, Jessica le soba el culo y frota su pubis sobre las nalgas de su prima al tiempo que la besa en el cuello y la sujeta de las caderas. Los pechos de Susana se mueven libremente y Fabiola hace un close up de ellos con la cámara. Los ardientes gemidos de la morena se hacen más intensos y Fabiola deja la cámara a un lado y se une a ella. Las tres chicas intercambian besos entre si y Fabiola se deleita chupandole los pechos a Susana.

“¡Tengo especial aquí!” dice Jessica que se pone de pie y busca su mochila, después aparece con un consolador en sus manos de un vivo color rojo, pero es doble. Sebastián detiene la imagen para asegurarse que es cierto lo que ve y de inmediato se acuerda de Sara que posee toda una colección de esas cosas. Jessica se lo pasa a una desconcertada Fabiola y ella toma la cámara. “Vamos, chupa tu un extremo y Susana el otro”.
Susana no tiene problema en hacerlo pero a Fabiola le cuesta tomar el ritmo hasta que finalmente lo hace bien, entre ambas chupan aquel juguete como si se tratara de un miembro de verdad. Jessica las enfoca y de cerca y Sebastián observa todo con lujo de detalles. Luego es entre Jessica y Fabiola mientras Susana sigue dándole sin descanso al miembro de Sebastián aparece placidamente dormido en las imágenes.
Fabiola toma la cámara es dejada en un mueble y Susana sigue cabalgando con fuerza sobre Sebastián hasta que Jessica la sorprende y la hace inclinarse hacia delante, “¡oye!” exclama Susana, “no te quejes, solo muestra el culo” dice su prima y Fabiola las enfoca. En ese momento Jessica se va metiendo lentamente un extremo en coño y después avanza sobre Susana y le comienza a meter la otra punta entre sus nalgas, “¡por ahí no!” se queja la morena, “¡y como cuando te lo hicieron así en el verano no te quejaste!” replica Jessica que se lo sigue metiendo mientras Fabiola las enfoca y Sebastián observa todo simplemente atónito.
La pelirroja comienza a moverse empujando aquel juguete dentro de su coño y en culo de Susana  que gime y jadea apoyada sobre Sebastián. “¡Mmm que rico, encanta darte por el culo!” dice Jessica y Susana esta sin habla. Fabiola acerca la cámara y se el consolador metido en el sexo de Jessica y también entre las nalgas de la morena. Fabiola deja la cámara en un mueble dando una vista completa de la escena y se recuesta sobre Sebastián para que Susana le haga sexo oral y la morena reacciona de inmediato devorando su sabroso coño con más ganas que nunca.
Sebastián apenas da crédito a la escena que se muestra ante sus ojos, con Susana siendo doble empalada por él, en estado inconsciente, y por Jessica con un juguete en su trasero que también disfruta. Por su parte la morena le hace sexo oral a una desatada Fabiola que se retuerce sobre Sebastián mientras le meten la lengua en su coño. La cosa esta a tal nivel que es cuestión de tiempo antes que las chicas comiencen a acabar ahí mismo.

Como era de esperarse Susana fue la primera totalmente extasiada por la verga de Sebastián y por el consolador de Jessica que también se corre. Fabiola esta igual al ser su primera vez con una chica y Susana simplemente le dio sexo oral sin tregua, el miembro de

Sebastián se yergue cual monumento sobre la cama. “Hagámoslo acabar para que veas una verdadera corrida” dice Susana a Fabiola y junto a Jessica le hacen una intensa mamada chupandola y pasándole sus lenguas con muchas ganas, las bocas de las tres cubren su roja cabeza y juguetean con ella hasta que la sienten palpitar y de pronto una enorme descarga de semen las sorprende y las deja con sus rostros salpicados, Fabiola es la más asombrada por todo esto. “Les juro que esto no lo voy a olvidar jamás” dice ella exhausta.

En ese momento Jessica alcanza la cámara, “ya mejor nos apuramos ya que este pronto va a despertar”, “dejémoslo solo para que su maravilla descanse” agrega Susana con risas y la cámara se apaga. Sebastián queda sentado frente al monitor con cara de no comprender que paso, como tratando de asimilar lo ocurrido, o más bien lo que le hicieron, al final entre enojado y caliente se va a dormir.
“¿Crees que Sebastián se enoje?” pregunta Fabiola mientras camina con Susana y Jessica en el colegio, “no, para nada de seguro lo tomara con humor” dice muy segura de si misma la morena y en ese momento Jessica se detiene de golpe con la vista clavada al frente, “¿realmente lo crees así?” dice algo angustiada, en ese momento Susana y Fabiola se percatan que Sebastián esta frente a ellas con cara de muy pocos amigos, la ultima vez que lo vieron así por poco las ahorco. De inmediato Jessica y Fabiola se esconden tras la morena, Sebastián esta tan colorado de rabia que se podría freír un huevo en su frente.
“¿Y bien?” dice Sebastián con sus manos atrás y en un tono excesivamente amable y sarcástico, “¿podría alguna de ustedes tres darme una explicación acerca de, lo sucedido aquella noche antes que las empiece a ahorcar una a una?” agrega después mirando fijamente a Jessica, después a Fabiola y al final a Susana. “Fue su idea” dice rápidamente Jessica apuntando a su prima, “es cierto, a ella se le ocurrió” agrega Fabiola y Susana queda descolocada y abre la boca pero ninguna palabra sale, “pensamos que seria divertido” dice la morena nerviosa, “¡divertido mi trasero largo de aquí antes que las mate!” ruge Sebastián y las tres salen corriendo.

Paso una semana antes que Sebastián decidiera hablar con alguna de ellas, al final decidieron apelar a algo más que el sexo para hacer las paces con Sebastián, llevaron una enorme pizza, a él le encanta comer. “Esta.. me.. las deben” dice con la boca llena, “me deben una por esta bromita” agrega después de haber tragado, “tranquilo en cualquier momento te podemos pagar” dice Jessica sin darle importancia al asunto. Sebastián se pone de pie y regresa con un jarro de jugo y les sirve a todas ellas que beben con ganas ya que estaban sedientas. “¿Y tu no bebes?” pregunta Fabiola, “¿yo?, por supuesto que no” responde él sonriendo, sonrisa que las intriga a todas, “¿que tienes en tus manos?” pregunta Jessica al notar algo con lo que Sebastián juega, Susana de un rápido movimiento se lo quita.

“¡Pastillas para dormir!” dice la morena sorprendida y Sebastián sonríe más que antes, “les dije que me la pagarían” y entonces ellas lo comprenden, “el jugo” dice Jessica. “¡Pequeño canalla como te atreves!” exclama Fabiola y las tres le brincan encima para darle su merecido, “¡era broma, era broma no le puse nada al jugo, ay no esperen eso duele!” grita Sebastián pero ellas no le creen mientras lo golpean con sus mochilas.