cuñada portada3EL CLUB FINAL

Sin títuloSarah conducía despacio la camioneta Voyager de su madre, dobló por la entrada del auto motel y miró de reojo a Eliseo. Si ambos estaban nerviosos, no lo parecían. En realidad Sarah ya había estado ahí, Eliseo, nunca. De hecho, Eliseo nunca había ido a un motel; en cierto sentido, la diferencia entre la experiencia de ambos era bastante.

– Creo que no hay nadie – murmuró Sarah, mientras esperaban a un lado de la caseta

Eliseo estaba a punto de decir algo cuando la voz chillona de una mujer los sorprendió.

– Buenas noches – dijo la mujer, saliendo entre risas de un cuartillo, dio un rápido vistazo mientras revisaba la pantalla de un ordenador – ¿Normal?

Sarah giró hacía Eliseo, pero él sólo alzó los hombros.

– Normal – asintió Sarah

– Serían dos horas, cochera nueve, cinco minutos antes se les hace una llamada, pueden solicitar una extensión por hora y el pago se realiza al final. A partir de las diez de la noche, la estancia de noche completa requiere cargo extra. – la mujer ni siquiera los miraba, hablaba de manera mecánica, como deseosa de terminar el cobro – Las primeras cinco horas te las cobro ahorita.

Eliseo entregó el billete a Sarah; la chica se la entregó a la mujer, que parecía interesada únicamente en el pedazo de papel moneda. Les entregó el cambio.

– Que disfruten su estancia. Condones, bebidas y comida al fondo a la derecha. – finalizó la mujer, antes de perderse de nuevo en el cuartillo.

Sarah tardó tres segundos en reaccionar antes de avanzar con el automóvil. Una fila de cuartos a ambos lados apareció. Sólo tres de los veinte cuartos se veían encendidos y sus cocheras cerradas, al final, la luz de la pequeña tienda de condones y comida iluminaba el fondo. Sarah dobló directo a la cochera número nueve. Eliseo bajó del automóvil, y apretó el botón rojo con el cartel “Cochera” arriba. Entonces la cortina metálica de la cochera se cerró y el cuarto se oscureció antes de que Sarah encendiera el interruptor de una débil luz.

Ambos se acercaron detrás del coche, y Sarah abrió la puerta trasera. Varias formas se movían suavemente bajo una manta blanca.

– Ya pueden salir – dijo Sarah

Entonces Santino, Pilar y Blanca se descubrieron la manta.

Hacía casi cinco horas, Eliseo y sus hermanas se habían dirigido a casa de los gemelos, conforme a lo planeado. Eliseo sabía que no podía confiarse; era un verdadero riesgo hacer aquello en la casa de los gemelos, de manera que buscó la manera más diplomática de explicarles que aquello no se realizaría ahí.

– Puedes confiar en nosotros – insistió Sarah, extrañada – Pero en fin, que sea como tú digas.

Tuvieron que ver películas, y comer hamburguesas caseras mientras el tiempo pasaba. Parecía una típica reunión de amigos, pero había una diferencia. Los cinco sabían que era cuestión de horas para que estuviesen solos y dispuestos a follar entre todos, lo que generó una tensión sexual tremenda.

Sarah se acercó a Eliseo.

– ¿Y si en este rato alguien se retira? – preguntó

– Yo diría que todos están ansiosos.

Sarah sonrió, extrañada. Aquella conversación le parecía completamente surrealista. Miró a las hermanas, sentadas en un sofá, y a su hermano, en un sillón, mirando la película. Pensó que quizás en unas horas ella estaría comiéndose el coño de Pilar, mientras su propio hermano la follaba. A eso agregó a su imaginario la escena de Eliseo tirándose a Blanca, y aquello fue suficiente para sentir cómo su entrepierna se inundaba de placer.

Eliseo debía tener razón, seguramente todos, en silencio, pensaba igual, y seguramente crecía en todos ese deseo silencioso y constante de desatar de una vez aquella orgía. Se cruzó accidentalmente con la mirada de Blanca, quien la observó con un susto extraño, como de animalito indefenso. Ella misma se ruborizó. Sonrió, era claro que los bochornos había que ir dejándolos a un lado.

Cuando el reloj dio las ocho cuarenta y cinco de la noche, todos salieron para comenzar a acomodarse en la camioneta de la madre de los gemelos. Sarah habló con sus padres desde el teléfono de casa. Les dijo que Santino ya estaba dormido y que ella también caería pronto. Su madre apenas y habló con ellos, demasiado ocupados con la boda en la que se hallaban.

Eliseo también habló con su madre, pues la coartada había sido un maratón de películas en casa de los gemelos. Había sido difícil convencer al padre de las hermanas que Pilar también era buena amiga de ellos, pero la presencia de Blanca le pareció suficiente para tranquilizarlo.

Sarah había salido de su casa tan precipitadamente, que ni siquiera se cambio su pijama gris de algodón y su cómoda blusa verde de tirantes. Parecía como si sólo hubiese salido a la tienda de la esquina, y Eliseo no pudo evitar distinguir sus formas bajo la holgada ropa.

Media hora después, los cinco estaban ahí, en la mal iluminada cochera de un auto motel, sin atreverse a cruzar la puerta que llevaba a la recamara. Era como sí aquel fuera un purgatorio, una última fase antes del infierno – o el cielo – que les esperaba arriba.

– Bueno – dijo Sarah, finalmente – El tiempo corre.

Todos se miraron de reojo, y la siguieron.

Sarah abrió la puerta, que daba paso enseguida a unos escalones que subían a la recamara. Eliseo fue el último, cerró la puerta con seguro y vio como las luces se encendían.

A diferencia de la cochera, el cuarto resultó ser un iluminado lugar, de lo más acogedor. La amplia cama se hallaba contra la pared derecha, mientras que del otro lado estaba colgando una tv de plasma y un enorme espejo que reflejaba todo lo que se hallaba sobre la cama. También sobre la cabecera de la cama había un espejo, menos alto, que servía para reflejarse de la cintura para arriba.

En la esquina se hallaba el baño y la regadera, cuyas paredes de vidrio no dejaban nada oculto. Era, en todo caso, el típico motel de paso, diseñado y construido para el sexo.

Los cinco muchachos rodearon la cama, como si se tratara de una tumba abierta. La situación no podía ser más incómoda.

Santino, apretó el botón rojo a un lado de la cama y entonces el televisor se encendió. El cuarto se llenó entonces de los gemidos y gritos de una película porno, en la que aparecía una de esas orgias masivas japonesas. El muchacho, alterado por la sorpresa, se apuró a oprimir de nuevo el botón. Pero ya todos lo miraban. Era patético.

Aquel video los puso aún más nerviosos, pero también les recordó qué hacían ahí. Sarah miró de reojo a Eliseo, al otro lado de la cama. Eliseo comprendió entonces que él debía hacerse responsable de aquello; era su idea, y debía ser él quien pusiera manos a la obra.

Entonces se quitó los zapatos, quedando en calcetines, y se subió sobre la cama, recargándose justo en medio sobre la cabecera. Miró a Pilar, haciéndole una seña para que se acercara. Pilar miró brevemente a todos, como si estuviese en una clase de matemáticas y el profesor la hubiese llamado al pizarrón. Gateando, se acercó a su hermanastro hasta quedar de rodillas frente a él.

Vestía una falda de mezclilla entubada, que le cubría hasta la mitad de las piernas. Era tan estrecha que las formas de sus redondos glúteos se alcanzaban a distinguir con facilidad. Su blusa de manga corta tenía un estampado de labios rojos sobre un fondo blanco y sus zapatitos blancos le daban un aspecto entre gracioso y extravagante.

Durante dos segundos no paso nada, de modo que Eliseo comprendió que tendría que dictar cada acción. Le señaló su entrepierna a la chica, y entonces Pilar se acomodó para desabrocharle el cinturón y comenzar a bajarle la bragueta. Era como una pista de baile, en la que hacía falta que la primera pareja se animara para que el resto entrara en acción.

Sólo entonces Sarah tomó la mano de su hermano, y lo hizo sentarse sobre la orilla de la cama. Santino obedeció, y miró cómo su hermana caía de rodillas al suelo alfombrado antes de comenzar a desabrocharle los pantalones. La endurecida verga de su gemelo emergió al exterior al tiempo que sus pantalones caían, las manos de Sarah rodearon su erecto tronco, el cual masajeó suavemente, permitiéndole a su glande salir con gracia de entre la membrana de su prepucio.

Una idea hizo sonreír maliciosamente a Sarah, giró su cuello y buscó la mirada de Blanca. No le costó mucho trabajo, los curiosos ojos de la chica pronto se unieron a los suyos. Entonces Sarah movió el cuello, en ademan de que se acercara.

– ¿Quieres venir? – preguntó

Blanca miró estúpidamente hacía los lados, como si alguien más estuviese ahí. Se mojó los labios y sin decir si sí o si no, simplemente se acercó a los gemelos.

Vestía un short de mezclilla, con una blusa roja de mangas cortas. Llevaba zapatillas altas y blancas, a modo de puta, y su cabello rizado estaba completamente libre.

– Ven – le dijo, invitándola a que se arrodillara

Blanca obedeció, echando un último vistazo a la cama, donde las manos de Eliseo se deslizaban bajo la falda de mezclilla de Pilar, al tiempo en que la cabeza de su hermanita se perdía entre las piernas del muchacho.

Terminó de arrodillarse, y ante ella surgió la extravagante escena de la lengua de Sarah lamiendo de abajo hasta arriba el tronco duro y erecto de su gemelo. Blanca mordió sus labios inferiores, y permaneció inmóvil, como esperando la siguiente indicación de la rubia. Pero esta parecía haberse olvidado de la chica, pues su boca bajó de nuevo entre besos hasta darle uno último a las bolas del muchacho. Sólo entonces el rostro de Sarah sonrió a la invitada, y no fue necesario que dijera nada para que Blanca comprendiera que también podía participar.

Algo le dijo que aquello no estaba bien, pero otra voz le recordó que aquello había dejado de tener importancia desde hacía mucho. Cerró los ojos, y acercó su boca lentamente hacia adelante. Sus labios se abrieron para dar paso a la esponjosa forma de aquel glande; Blanca tenía ahora una nueva verga en su boca. Rápidamente detectó el distinto aroma y sabor de aquello, reconoció la sensación que la saliva de Sarah generaba en su boca, y casi pudo percibir el nervioso palpitar de aquel tronco.

Sus ojos se alzaron y miraron a Santino, quien se quedó abrumado con aquella visión de ensueño. Los labios de Blanca apretujaron suavemente aquel falo, y entonces inició un lento mete y saca. Un arriba y abajo que comenzó a regalar sensaciones suaves y disfrutables al afortunado muchacho.

Segundos después, Sarah se acomodó a su lado, de manera que ambas pudieran tener acceso a la verga del muchacho. Entonces la rubia llevó sus labios al glande de su hermano, donde Blanca daba los últimos sorbos. Sus mejillas chocaron cuando se dirigían al mismo tiempo hacía el afortunado pedazo de carne, pero ambas dejaron cordialmente el especio para que cada una pudiera cubrir cada lado de aquel tronco. No era la primera vez que Blanca chupaba una verga en equipo, pero se había acostumbrado tanto a Pilar y a Eliseo que aquello era como si se tratara de algo completamente nuevo.

Para Santino, por su parte, aquello sí que era completamente nuevo. Se sentía en el cielo, y no parecía haber en él ningún rastro de aquel asustadizo muchacho que insistía afanosamente en evitar toda aquella locura. Disfrutaba sentado, sosteniéndose con sus manos sobre el colchón, mientras dejaba que las chicas se encargaran de todo el trabajo.

Las miraba de aquí para allá. A veces con Blanca besándole el glande al tiempo que su hermana se llevaba uno de sus testículos a la boca. Al rato, era Blanca quien lamía sus huevos al tiempo que su gemela se encargaba de besarle cada centímetro de su tronco.

Sin embargo, allá abajo, algo más que una simple mamada se estaba confabulando. Blanca notaba como la rubia aprovechaba cada oportunidad para que sus labios se encontraran. Aquello era poca cosa comparado con lo sucedido hacía algunos días, pero Blanca seguía sintiéndose confundida con la manera en que Sarah la buscaba. Le era difícil sentirse tan atraída por una mujer, pero aquella misma sensación de desagrado comenzaba a causar estragos en su mente. ¿Era realmente un desagrado autentico, o era ella reprimiendo sus deseos de besar a la chica de nuevo? ¿Qué tenía de malo?, pensaba, a fin de cuentas, ya había cruzado todos los limites. Pensó en qué sucedería si se tratara de Pilar, y se le ocurrió que no le hubiese costado trabajo besar a su hermana. ¿Por qué con Sarah era tan distinto?

Su boca besaba, lamía y chupaba cada área de la dura verga de Santino, en un juego de atrápame si puedes contra Sarah. A veces la rubia acorralaba su boca, y sus labios terminaban chocando fortuitamente por unos segundos. Sin embargo, algo sucedió; ambas besaban un testículo de Santino hasta que comenzaron a subir a través de la verga. Entonces, cuando esta se terminó, Blanca abrió los ojos sorprendida cuando descubrió que ahora sus labios se movían contra los de Sarah; un impulso la invitó a alejarse de inmediato, pero uno más fuerte la obligó a permanecer ahí. Volvió a cerrar los ojos, disfrutando de los suaves y dulces labios de Sarah. Lo había extrañado, había extrañado esos labios, sazonados ahora con el ligeramente agrio sabor de Santino.

Se perdieron en un largo e intenso beso, de esos que parecen intentar recuperar el tiempo perdido. Santino se hubiese sentido abandonado, de no ser por que aquella escena se le antojaba tremendamente excitante. Dos mujeres preciosas besándose ante su endurecida verga, y una de ellas, su hermana. Las chicas despegaron sus labios y se sonrieron mutuamente, como si aquello hubiese sido una promesa. Entonces regresaron con disciplina a masajear con sus bocas la verga del gemelo.

Sarah se incorporó un momento para acomodar su cabello, miró hacía la cama, y una sonrisa morbosa escapó de sus labios cuando vio cómo Pilar seguía mamando la verga de su hermanastro al tiempo que este ya le había alzado la falda por completo y bajado las bragas hasta las rodillas, de manera que su dedo índice ahora exploraba el interior del culo de la chiquilla. El coño de Sarah se hizo agua de sólo pensar en ello.

Sarah siempre había temido la idea de que alguien le rompiese el culo, y hasta hoy seguía virgen; pero ver cómo aquellos dos se divertían con aquello le provocó una extraña curiosidad por saber cómo se sentiría la cálida verga de alguien incrustada en su culo. Con la misma sonrisa y con los pensamientos dando vueltas por su cabecita, la rubia regresó abajo; sus labios se encontraron con los de Blanca antes de tocar la suave piel del glande de Santino, desde donde su boca descendió hasta besarle los testículos.

En efecto, los agiles dedos de Eliseo exploraban el inmaculado esfínter de su hermanastra. Habían dejado aquello pendiente, pero Eliseo no iba a dejar pasar una noche más. Pilar, por su parte, comprendió que aquello era inevitable y, de cierta forma, la curiosidad por tener la verga de su hermanastro dentro de su culo no la dejaba en paz. Tenían que hacerlo, y nada más excitante que hacerlo frente a tantos.

– Hoy voy a romperte el culo – dijo Eliseo, con una extraña sonrisa

Las mejillas de la chica se ruborizaron en el acto, pero su cabeza se movió afirmativamente antes de continuar mamándole el falo al muchacho.

La mano de Eliseo empujó suavemente la frente de la chica, haciéndole sacarse la verga de su boquita.

– ¿Sabes qué? – dijo el muchacho – Tú misma te clavaras mi verga en el culo, ¿cómo ves?

Los ojos de la chica se abrieron de asombro, pero en seguida su rostro cambió a la de una curiosidad extraña. ¿Cómo podría hacer eso?

Su hermanastro se incorporó, le desvistió las bragas completamente, lanzándolas fuera de la cama y la hizo ponerse de cuclillas, dándole la espalda, y la atrajo hasta que sus nalgas abrazaron su endurecida verga. Él se había acomodado en flor de loto, con la espalda recargada sobre la cabecera de la cama.

Con la punta de su verga rozándole el ojete a Pilar, Eliseo alcanzó sus pantalones sobre la cama. Revisó sus bolsillos y sacó de un puñado cinco sobres plateados. Tomó uno, rompió la esquina del sobrecito y lo apachurró sobre su glande. Con aquel liquido, lubricó también la entrada del culo de Pilar. Comenzó a sobar con la punta de su falo el rosado culo de Pilar, mientras esta cerraba los ojos, pensando en que sería ella quien tendría el mayor control a la hora de romper su ano con la endurecida verga de su hermanastro.

– ¿Los interrumpo?

La voz sonriente de Sarah los sorprendió. Yacía boca abajo sobre la cama, sosteniéndose con sus codos y con su culo fuera de las orillas. Detrás de ella, Santino se había incorporado. Mientras Eliseo y Pilar se preparaban, la rubia había convencido a su hermano de hacer lo mismo. Eliseo sonrió, iba a ser testigo de cómo Santino le rompía el culo a su propia gemela al tiempo que él hacía lo mismo con la menor de sus hermanastras.

Blanca, como asistente, le alcanzó uno de los sobrecitos de lubricante a Santino.

Santino deslizó las bragas de su hermana hasta el nivel de sus rodillas. Y ante él apareció la preciosa vista de su culo abierto, mostrando su apretado y oscuro ojete sobre la piel clara de la más secreta de sus partes. La boca de su hermano se llenó de saliva al tiempo que su verga se endurecía aún más ante la idea de penetrar por primera vez aquel orificio.

Sarah no tenía tanto culo, ni siquiera comparada con Pilar. Su delgadez y su altura hacían que su culito se viese reducido a un par de nalgas redondas pero pequeñas, de tal manera que, con aquella posición, su esfínter estaba más que expuesto para recibir la verga de su hermano.

Mientras esperaba, Eliseo le había desvestido la blusa a Pilar, y ahora sus dos manos jugueteaban con los pezones de la chica, que se endurecieron de inmediato ante los suaves pellizcos del muchacho. A la chica ahora sólo la cubría la falda de mezclilla, doblada sobre sus caderas.

Blanca fue la encargada de lubricar la verga de Eliseo y ojo del culo de Sarah. Vertió unas gotas gruesas sobre el glande del muchacho, y con un suave masaje lo repartió en toda la punta de aquella verga. A Sarah, le dejó caer dos gotitas de lubricante justo en el ojete, y con eso pudo meter con facilidad su dedo índice. La rubia gruñó de inesperado placer ante aquello, y Blanca no pudo más que sonreírle furtivamente.

– ¡Listo! – dijo la chica, al tiempo que colocaba la punta de la verga de Santino sobre la entrada del culo de Sarah

Eliseo y Pilar se prepararon. Nadie lo había organizado de aquella manera, pero estaba claro que pretendían hacer aquello al mismo tiempo. Blanca se sentó y se acomodó, con una sonrisa curiosa ante el espectáculo que estaba tomando forma ante ella.

– Cinco, cuatro… – comenzó a decir Sarah, con una sonrisa nerviosa.

– Tres, dos… – se unió Blanca, reprimiendo una risita.

– Uno.

El cuerpo de Sarah se estremeció, una sacudida curvó su espalda y un gritó escapó de su garganta para sofocarse de inmediato. Respiró lo más que pudo para soportar el dolor que había provocado la repentina invasión de su hermano.

Falto de tacto y de experiencia, Santino había tomado la decisión de penetrarle el culo a su hermana de una sola tajada. En menos de un segundo, y con una precisión fortuita, le había clavado su verga por completo, deteniéndose sólo cuando alcanzó el tope.

– ¡Joder! ¡Santino! – gritó Sarah, una vez que logró recobrar la respiración, al tiempo que despegaba su rostro de la cama. Había incluso mordido, en vano, las sabanas de la cama para soportar el ardor en su culo.

Blanca estaba riendo, divertida. El rostro de Sarah, con los ojos desorbitándose de la impresión, le había parecido sumamente gracioso.

Sólo entonces se dieron el tiempo de ver lo que sucedía con los otros dos. Pilar, más lista, se había dejado caer suavemente sobre la gruesa verga de Eliseo, y su culo apenas se hallaba a medio camino de la penetración total. Lentamente, seguía dejando caer su culo, que iba dilatándose más y más conforme el pene de Eliseo se iba abriendo paso en el cálido abrazo de su recto.

La imagen clara del rosado anillo de la chica engullendo aquel tronco era digno de fotografía. El coño de Blanca se humedeció aún más, y una rápida sensación eléctrica se reflejó en su esfínter. Aquella imagen también conmovió bastante a Sarah, que finalmente agradeció tener su propia verga insertada en el culo.

– ¡Va! Hay que seguir – susurró a su hermano – Pero ten cuidado.

Santino no dijo nada; él estaba perdido en la excitante sensación de aprensión que el estrecho culo de su hermana provocaba en su verga. Intentó sacarlo, pero la hinchazón del culo de su hermana apretaba demasiado su verga, de modo que tuvo que comenzar con movimientos muy suaves y lentos. Sin embargo, incluso aquellos movimientos tan simples provocaban sensaciones en la mente de Sarah; poco a poco, el placer y la excitación fueron aflojando su culo, facilitando al rubio el mete y saca de su verga.

– ¡Ah!¡Ahhh! – comenzó a gimotear Sarah, conforme Santino iba teniendo el espacio para aumentar la intensidad de sus embestidas – Sigueeee…cabrrrooooónn.

Santino obedeció con gusto.

– ¡Joder, Santi! Que rico.

– ¿Así? – preguntó Santino, aumentando la intensidad de sus movimientos

– ¡Así! Joder, pero que rico.

Pilar, por su parte, hacía tiempo que había caído por completo sobre la verga de Eliseo. Él permanecía quieto, mientras ella evaluaba cuidadosamente sus movimientos; Blanca, que los miraba, comprendió lo difícil que debía ser aquella tarea. Aunque Pilar era una chiquilla bastante nalgoncita, eso no servía mucho a la hora de insertarse completamente la verga de su hermanastro en el culo. Las dimensiones de aquel tronco parecían gigantes comparadas con el estrecho y pequeño ojete del culo de la chica.

Eliseo alucinado, y sólo se limitaba a sentir el cálido abrazo que el recto de su hermanastra manaba. Cuando la chica comenzó a intentar subir lentamente, él la ayudó tomándola por la cintura. Poco a poco ella fue agarrando un ritmo más estable en sus brincos, hasta que los brazos de su hermanastro se sincronizaron lo suficiente para sostener sus movimientos.

Pronto sus gemidos se unieron a los de Sarah, y el cuarto se inundó de un canto de placer y excitación. Las respiraciones de Santino eran más agitadas, y los gritos de su hermana eran los que más se notaban. Los agudos grititos de Pilar eran más controlados, y Eliseo apenas y lanzaba uno que otro suspiro, como si estuviese todo el tiempo tratando de mantener la respiración.

– ¡Ahh! – suspiró Pilar

Eliseo reaccionó llevando sus manos al pecho de la chica.

– ¿Te gustó? – preguntó su hermanastro, apachurrándole las tetas – ¿Te gustó cómo te rompí el culito?

– Sí – dijo ella, apretando los dientes al tiempo que la parte más gruesa de aquel tronco cruzaba por su esfínter – Mucho.

– De ahora en adelante te voy a culear más seguido, ¿te parece?

– Sí – dijo ella; en ese momento de placer no podía más que decir que sí a todo lo que implicara un placer como el que estaba sintiendo.

– Me voy a correr en tu culito cuantas veces se me antoje – continuó él, provocando que la chica no hiciera más que ponerse más cachonda – Te vas a ir a la cama muchas veces con mi leche adentro de tu culo, ¿te parece?

– Mi lechita antes de dormir – bromeó ella, pero sin poder sonreír por la tremenda verga que la estaba partiendo y sobre la cual, sin embargo, no dejaba de saltar y saltar.

Miró hacía adelante, y al girar el cuello se encontró frente a frente con los ojos enardecidos de su hermana. Sin embargo está desvió la mirada de inmediato.

Y es que las manos de Blanca ya la habían traicionado, y ahora sus dedos se paseaban sobre su coño, sintiendo en sus manos los jugos que su concha no dejaba de emanar. Había hecho ya un verdadero desastre en su entrepierna, pero la escena que se desarrollaba frente a ella le daba la rienda suelta necesaria para perder por completo el control.

Olía a sexo; a verga, a coño y al tenue aroma a mierda que aumentaba conforme se estaba más cerca de los esfínteres taladrados de aquellas chicas. Cualquiera que hubiese pasado cerca de ahí se hubiese extrañado del coro de voces que gemían de placer, pero nadie les interrumpió nunca.

Eliseo ya comenzaba a mover un poco sus caderas, como si las penetraciones completas y cada vez más rápidas al culo de Pilar no fueran suficientes. Santino comenzaba a agotarse, pero su hermana comenzó a apoyarlo, moviendo sus caderas para que aquel falo no dejara ni un segundo de atravesarle el culo.

Habían pasado varios minutos cuando de pronto el cuerpo de Santino pareció derrumbarse, y tuvo que sostenerse con las manos sobre la cama al tiempo que su pérdida de fuerza le hacía clavarle la verga a su hermana hasta el fondo.

Sarah también suspiró complacida, mientras sentía el caliente líquido que la verga de su gemelo escupía en su recto. Tal era la sensación que parecía como si la leche de su hermano en su culo tuviera el mismo efecto que algún narcótico.

El sudor del pecho de su hermano, que se había derrumbado sobre ella, comenzó a combinarse con el de su espalda. Ahí descansaron ambos, mientras el tronco de Santino iba perdiendo grosor dentro de ella, hasta que terminó por salirse, dejándole oportunidad a su dilatado ojete a regresar de nuevo a su arrugada forma.

Pero la calma no duró demasiado, de pronto fueron los gritos de verdadero éxtasis de Pilar los que ahogaron aquel lugar. Era como si toda la fuerza de sus gemidos se hubiera concentrado en aquel momento, sería su segundo orgasmo anal, sólo que este parecía venir aún más grande. Hasta Blanca dejó de magrearse el coño para poner atención a lo que sucedía con su hermanita.

– ¡Mierda! – gritó, sin remordimientos, mientras unas lagrimas escapaban a los costados de sus ojos – ¡AAAAHHHH!

Sin embargo, era ella quien no dejaba de saltar como loca sobre la dura verga de Eliseo, quien ya no iba a poder soportar mucho aquello. Entonces, los ojos de la chica parecieron ponerse en blanco, mientras su boca completamente abierta parecía incapaz de seguir emitiendo sonido alguno.

Entonces Sarah se quedó boquiabierta cuando fijo su vista en el mete y saca de aquellos muchachos; el culo abierto de Pilar seguía subiendo y bajando, pero de su esfínter ya escapaba un hilillo de esperma que bajaba por el tronco de Eliseo. El muchacho ya se había corrido, pero Pilar se había negado a detenerse.

Parecía que Eliseo no soportaría aquello, pero el muchacho soportó el espasmo. Aquella era oficialmente la mejor corrida de su vida, y todo indicaba que también sería la mejor de Pilar, quien no dejaba de saltar descontroladamente a pesar de que su piel ya se había erizado y que su cabeza había caído pesadamente hacía atrás.

La leche de Eliseo ahora servía de lubricante para continuar con sus alocados sube y baja. Se estaba corriendo desde hacía rato, pues el muchacho podía sentir las contracciones del recto de la chica, mientras gotas de jugos vaginales goteaban sobre los vellos de sus testículos. Entonces Pilar alcanzó el clímax, y cayó rendida sobre la verga de su hermanastro. Eliseo la abrazó, rodeándola por la cintura mientras la chica parecía desmayarse del placer. Tuvo que pasar un largo minuto para que pudieran recobrar el aliento. La verga de Eliseo ni siquiera perdió rigidez, pues los movimientos de la chiquilla la habían vuelto a endurecer.

– ¡Vaya cosa! – interrumpió la voz sorprendida de Sarah, quien seguía en la misma posición a pesar de que su hermano ya se hallaba recargado en la pared – Ustedes dos sí que están locos.

Eliseo sonrió apenado, y Pilar ni siquiera se enteró, pues seguía recargada sobre el pecho de su hermanastro, con la mente fuera de sí.

– Espero que un día me hagas algo así – dijo la rubia, con una mirada bastante cachonda

– Podríamos intentarlo – dijo Eliseo, preguntándose de donde había surgido tanta confianza; su teoría de que el sexo tenía un efecto tremendo en la gente volvía a comprobarse – Pero esta vez creo que el crédito fue más de Pilar.

– Ya lo creo – concluyó Sarah.

Sarah se puso entonces de pie, y terminó de sacarse la blusa y el sostén, quedando completamente desnuda.

– Bueno – dijo – apartado el baño. Santino me ha dejado el culo hecho un desastre.

Eliseo no pudo evitar lanzar una risa. La sonriente chica se dirigió al toilette, donde todos pudieron ver sus intentos de evacuar el esperma de su hermano. Santino, que parecía ansioso de lavarse la verga, se metió a la regadera.

Pilar había recuperado fuerzas, y se puso de pie lentamente sobre la cama, pues la verga de Eliseo se hallaba en todo su esplendor.

Santino no tardó mucho. Salió con la toalla en su cintura y volvió a encender el televisor, cambió rápidamente el canal porno y se puso a explorar la programación normal. Se detuvo en un programa sobre reparaciones de grandes maquinas de construcción. Era un chico extraño, sin duda.

Pilar entró entonces a la regadera, mientras Sarah seguía sentada en la taza de baño. Entonces la rubia se puso de pie y se acercó a la puerta de la regadera, donde Pilar comenzaba a mojarse los pies.

– ¡Toc, toc! – dijo

Pilar sólo la saludó alzando las cejas.

– ¿Podemos bañarnos juntas? – preguntó la rubia, mordiéndose los labios inferiores

Pilar miró a sus lados, a absolutamente nadie, y finalmente alzó los hombros.

Sarah entró entonces, y rió divertida al sentir el agua aún fría.

– Te veías bastante bonita – comenzó a decir – Hace rato.

Pilar sabía que Sarah tenía tendencias bisexuales – y que hacía unas noches le había comido el coño a su hermana – pero la rubia le parecía tan bonita que de alguna manera sentía más curiosidad que miedo hacía la chica.

– Gracias – dijo Pilar, sonrojándose de inmediato

– ¡En serio! – insistió Sarah – Apuesto a que estuvo bastante intenso.

Pilar sonrió, y metió la pierna a la regadera.

– ¿Te ayudó a bañarte? – pregunto Sarah, mirando de abajo a arriba el precioso cuerpo de la chiquilla

Pilar no supo qué decir, se humedeció los labios con la lengua y sus labios temblaron cuando se atrevió por fin a responder.

– Sí – dijo

La rubia sonrío, y no tardó en colocarse frente a ella. Entonces sus manos se deleitaron, mientras recorría las formas de la chiquilla, que, inmóvil, se limitaba a sentir aquellas caricias delicadas y agiles.

Las manos de Sarah no tardaron en deslizarse por la espalda baja, hasta sobar dulcemente los glúteos de Pilar. Atrajo el culo de la chica hacía la caída del agua, y sus dedos se deslizaron junto con el chorro entre las nalguitas de Pilar.

Sarah sintió el arrugado esfínter de la chica y también la textura pegajosa del esperma de Eliseo escapando por aquel ojete. Jugueteó con aquel viscoso líquido, y aprovechó para utilizarlo a su favor: uno de sus dedos penetró el culo de Pilar, cálido y liso. La chica sólo suspiró, sin quejarse, y aquello le dio luz verde a la rubia para seguir jugueteando con aquel culito recién follado.

Entonces acercó su rostro al de Pilar, buscando desesperadamente sus labios, que la encontraron, porque también Pilar estaba buscando aquel beso. Se besaron, bajo la lluvia de agua. Pilar llevó sus manos a los pechos de Sarah, y comenzó a apretujar con suavidad los pezones endurecidos de aquella muchacha, mientras sentía como un segundo dedo se abría paso a través del ojete de su culo.

Eliseo, que había estado observando encantado aquella escena, se puso de pie, y se dirigió hacía el baño, deteniéndose antes ante la mayor de sus hermanastras.

– Te estabas masturbando, eh, puerca – le dijo

La chica giró los ojos.

– ¿Qué importa? ¿Qué harás, volver a grabarme?

Eliseo sonrió.

– Estoy bastante dispuesto a follarte hasta que te corras – le dijo, que te parece

– Santino se ve igual de dispuesto – dijo ella, con una sonrisa muy de guarra – Además, creo que hay que priorizar la novedad, le hiciste una promesa a Sarah.

El muchacho sonrió, pareció pasear por su mente.

– Me gusta verte cuando te tocas, te ves particularmente puta – espetó, antes de darle la espalda e ir hacía el baño.

Blanca permaneció sentada, saboreando las palabras del muchacho. Cerró los ojos; se sentía tan plena. Entonces se puso de pie y se desvistió por completo, quizás desnuda alguien se la follaría más pronto.

Viendo que la regadera estaba demasiado ocupada, Eliseo optó por lavarse la verga en el lavabo. Se terminó de limpiar con una de las toallas de mano, y se vistió rápidamente. Tomó las llaves.

– Ahorita vengo – le dijo a Santino – Voy a la tienda.

– De acuerdo.

Salió a la fría noche. Revisó su billetera, y se dirigió directamente a la caseta de cobro.

– Buenas noches – le dijo la encargada, que miraba aburrida a la calle antes de detectarlo

– Buenas noches – respondió él

– ¿Desea la noche completa? – adivinó ella, con un dejo de rutina

Eliseo agradeció que aquella mujer hiciera que todo fuera más fácil. Pagó, y después se dirigió a la tiendilla al fondo de las cocheras, donde compró un bote de jugo de un litro y un pan de dulce grande.

Cerró la cochera, y cuando la máquina terminó de cerrar el sonido de unos gemidos llegó a sus oídos. Era Blanca.

Abrió la puerta con las llaves, y conforme subía los escalones el volumen de aquellos gimoteos iba aumentando.

Llegó al piso, y entonces pudo observar en todo su esplendor la escena que se desarrollaba sobre la cama.

Con Santino recostado boca arriba, las nalgas de Blanca subían y bajaban mientras saltaba sobre él, comiéndose aquella dichosa verga con su ansioso coño. Estaba completamente desnuda, y sus preciosas tetas rebotaban libremente.

Más atrás, lo inesperado. Recostada boca arriba, Sarah disfrutaba comiéndose el coño de Pilar; su lengua se deslizaba entre los labios vaginales de la chiquilla, y de vez en cuando se escabullían entre sus nalgas para saborear con la punta de su lengua el rosado esfínter de la muchacha. A su vez, Pilar se inclinaba para masajear con su boca el clítoris de la rubia. Estaba clara su inexperiencia en el arte de satisfacer oralmente a otra mujer, pero su esfuerzo era digno de un premio.

Mirando la escena, Eliseo dejó las cosas sobre una mesita y comenzó a desvestirse sin interrumpir a nadie. Tomó un sobre de lubricante y embadurnó su verga con el líquido. Ya sea que viera a Pilar y a Sarah en aquel 69 o a su mejor amigo taladrando el coño de Blanca, su pene se endurecía por igual.

Eliseo se acercó lentamente a la cama. Blanca saltaba alegremente sobre la verga de Santino. Entonces Eliseo los hizo detenerse, pero ninguno dijo nada. Él sólo se limitó a acomodarse sobre Blanca, apuntando su glande contra la entrada de su culo. Entonces la penetró, con una facilidad tan evidente que sólo los suspiros de la chica le hicieron comprender que su verga ya estaba hasta el fondo de aquel recto.

Santino, que en ningún momento había sacado su verga de la chica, no necesitó mayor explicación. Continuó embistiendo a la chica, mientras Eliseo comenzaba sus mete y saca sobre el culo de la chica. Lo complicado era sincronizarse; los meneos del rubio hacían que Blanca se moviera demasiado, de modo que buscó el ritmo correcto para coincidir sus arremetidas con las de Santino.

– Creí que te follarías a Sarah – dijo Blanca, sin importarle que Santino escuchara aquello

– Tienes un culo irresistible – explicó él

La chica sonrió encantada.

Siguió bombeándola, hasta que sus movimientos y los de Santino se sincronizaron casi a la perfección. Casi podía sentir como la verga de Santino entraba por el coño de la chica en el momento en que ambos la penetraban al unísono.

Blanca, por su parte, estaba más que extasiada. Sentía como el placer multiplicado por dos inundaba su mente, y sentía una extraña sensación entre el desmayo y la embriaguez. Sus gritos y sus gemidos aumentaban su intensidad conforme a los movimientos de los muchachos, mientras un calor constante y creciente se iba desarrollando más y más en su entrepierna.

– ¡Denme! Denme duro, joder – gritaba – Fóllenme cabrones, más duro.

– ¿Así te gusta, eh putita? – le respondió Eliseo – Clavada como puta, doblemente ensartada como buena zorrona – le espetó

– ¡Ahh! – gimió ella – Sí, como la zorrona que soy – dijo, mientras sentía como ambos aumentaban la intensidad de sus embestidas, dominados por el placer de sus palabras de guarra.

Su hermanastro no pudo resistir más y terminó corriéndose en lo más profundo de su recto. La tibieza de aquel líquido se combinó con el ardor que comenzaba a acrecentarse en su coño. De un momento a otro, ella tampoco pudo resistir más y entonces su coño y su ano se apretujaron de tal manera que los dos chicos sintieron como si les estuviesen arracando la verga.

Una tremenda corrida era experimentada por la chica, y eso no dejó más alternativa al rubio que terminar también descargando su leche en el pasmado coño de la chica. Los tres terminaron agotados, jadeando y suspirando. La chica cayó sobre el pecho de Santino, mientras las manos de Eliseo se sostenían sobre su espalda.

La leche de Eliseo escapaba del culo de su hermanastra, se deslizaba a través del perineo e iba a parar al coño de la chica, donde se combinaba con el esperma de Santino antes de seguir deslizándose hacia abajo, serpenteando hasta descansar en los vellos de los testículos del rubio.

Todos descansaron de la cama, intercambiaban miradas cómplices y sonrisas fugaces. Aquella noche había sido un rito de iniciación, un circulo de confianza que no se olvidaría jamás.

Volvieron a bañarse, uno tras otro y a veces varios juntos. Ya no había pudor ni tabúes, ya sólo quedaba el imaginario de qué seguiría en un futuro, y la interrogante de hasta donde los llevaría todo aquello. Cenaron en silencio, mirando un programa de concursos en el televisor.

Después cayeron rendidos sobre la cama. Se acomodaron de diversas maneras, para dormir, pero al final dejaron atrás los últimos rasgos de pudor y optaron por acostarse uno al lado del otro en la amplia cama, completamente desnudos. Durmieron como benditos una vez se apagaron las luces y no despertaron hasta la mañana siguiente, cuando el teléfono sonó escandalosamente en todo el cuarto.

Sólo Eliseo logró incorporarse; tuvo que pasar su mano sobre el cuerpo desnudo de Pilar para alcanzar el auricular.

– Buenos días – dijo una voz distinta a la mujer que les había atendido la noche anterior

Eliseo miró a su alrededor. En la otra orilla, Sarah descansaba su cabeza sobre el pecho desnudo de Santino. Blanca, en medio, se miraba graciosa, boca arriba, con las piernas arriba y los pies encimados en los tobillos de Santino y él. Pilar, en la orilla a su lado, era la viva imagen de la inocencia. Eliseo pensó que quizás su más grande fantasía se cumpliriría el día que pudiera follársela dormida.

– ¿Bueno? – preguntó la voz

– Sí – reaccionó Eliseo

– En media hora termina su servicio nocturno.

Eliseo miró el reloj en la pared frontal; eran las ocho y media de la mañana.

– ¡Ah! Sí, sí señorita; salimos en media hora.

– Que tenga buen día.

Eliseo suspiró. Un dolorcillo se instaló en un costado de su cabeza. Necesitaría una aspirina.

Subieron a la camioneta de la misma manera en cómo habían llegado. Santino y las hermanas atrás, Eliseo de copiloto y Sarah al mando. Pero todo aquello no hubiera sido necesario, pues sólo una recamarera se paseaba rápidamente en la fría mañana.

Salieron a la calle con la misma discreción con la que habían llegado. Cuando ya se habían alejado a cientos de metros de ahí, Sarah se atrevió a decir algo.

– Bueno – dijo – Y esto fue todo. Aunque debo decir que aún me debes una.

Eliseo sonrió. Era cierto, y a la vez extraño, que ella y él no lo hubiesen hecho; más aún que eran los claros lideres morales de aquello.

– Lo siento – dijo – Pero tendremos bastante tiempo para eso.

– En eso tienes razón.

Eliseo sonrió, entre apenado y divertido. Todavía le costaba trabajo creer que todo aquello sucedía de veras. Además, le encantaba la tranquilidad con la que Sarah tomaba todo aquello.

– ¿Sabes? Si vamos a hacer esto constantemente – dijo ella, serenamente – creo que deberíamos formalizarlo. Como una organización.

– No me gustaría tener que pagar impuestos por eso – bromeó él

Ella rió.

– Me refiero a, no sé, un nombre, algo con que llamarle a esto.

– Si, te entiendo, como si fuera un grupo o una comunidad.

– Exacto. ¿Cómo le llamarías?

– No lo sé – sonrió él

– Algo simple, que sólo nosotros entendamos. – sugirió la chica

Eliseo miró por la ventanilla, aquella mañana se veía particularmente hermosa. No podía ver la vida más que de una manera distinta después de aquella noche.

– El Club – dijo entonces, con una voz tan baja que Sarah apenas pudo escucharlo

– El Club – repitió Sarah, antes de sonreír – ¿Suena bien, sabes? El Club – repitió, con énfasis

– El Club – repitió él, y sonrió

FIN