El domingo por la noche recibí otro correo suyo, en el que me ponía:

Jamás imagine el poder sentir todo este placer, es un pasada. Esta mañana mi marido se ha ido con la cría al parque, cosa que he aprovechado para realizar tu juego, ha sido una pasada, como puedes mandarme
cosas tan perversas y placenteras????

Me he sentido hasta rara al colocarme el sujetador, pero me lo he puesto, y he sacado mis tetas por encima de este, me he mirado en el espejo y me veía rara al verme así con las tetas fuera, pero a la vez muy sensual, he empezado a tocarme y a pellizcarme los pezones, está deseosa de empezar el juego, me sentía excitada desde que me he levantado esta mañana y deseando que llegara el momento de realizar lo que me habías pedido, me miraba en el espejo mientras me tocaba, estaba súper excitada, las piernas no paraban de arquearse, abajo y arriba, mi cara reflejaba el placer que sentía, me veía atractiva, me veía suspirar, me veía gemir de placer …

Al colocarme las pinzas me han dolido un poco, pero lo he aguantado dándome mas placer, he cogido el huevo y me he apoyado en la pared, las baldosas estaban frías, heladas, una escalofrío ha recorrido todo mi cuerpo, por el contraste de temperatura y las baldosas, me ha gustado la sensación, he empezado a jugar con el huevo, tenía el coño empapado, cosa que he aprovechado para lubricarme también el ano, pasando el huevo de mi clítoris a la entrada de mi vagina y deslizándolo hacia atrás hasta el culo, uhmmm que sensación, me he estado mirando en el espejo mientras hacía eso, que cara de pervertida tenia, nunca me he visto ni sentido así, tan caliente, deseosa, pervertida …

Me he colocado de cuclillas apoyada en la pared para poder empezar a meterme el dedo en el culo, lo tenía ya tan mojado que ni tan siquiera me ha dolido, y eso que era la primera vez que entraba algo en el, ha entrado muy fácilmente, he empezado a follarme el culo con un dedo mientras con la otra mano el huevo frotaba mi clítoris, que sensación mas buena, que rico, he necesitado meterme otro dedo en el ano, pues estaba que me derretía, y he seguido con mi follada anal, he doblado los dedos hacia mi vagina de manera para poder tocar y aguantar el huevo que me he colocado en el coño, uhmmmmm ha sido lo mejor, sentir como este era engullido por mi coño, sacarlo completamente, y volver a dejar que nuevamente mi coño lo tragara, ha sido una pasada, me he corrido al menos 2 veces haciendo esto, ha sido genial, aunque me hubiera gustado mirarme  al espejo no he podido, pues al estar agachada, y con las 2 manos ocupadas me ha sido imposible mirarme ni una sola vez, pero debía ser todo un poema mi cara, aunque tengo que decirte que he estado haciéndome esto bastante más de 10 minutos que habías pedido 🙂

Cuando he recuperado el aliento después del segundo orgasmo me sentado en suelo, y me he quitado las pinzas, los pezones me han quedado dormidos, como insensibles, me los pellizcaba y no me dolían, era una sensación extraña, cuando me he repuesto un poco me he levantado y me he colocado la zanahoria en el ano, he empezado nuevamente a masturbarme, mientras me follaba con la zanahoria, así me he corrido nuevamente, que placer madre mía, que gusto correrse, y yo perdiéndomelo todos estos años, luego he dejado la zanahoria introducida en mi trasero y he empezado a cepillarme el culo, la zanahoria se ha salido y caído en el suelo, pero he seguido cepillándome hasta que se ha puesto rojo, luego he empezado a darme con el por la parte plana, mientras con la otra mano no paraba de tocarme el coño, cuanto más fuerte me daba más placer tenia, ha sido algo bárbaro, estaba como poseída, dándome rápido y fuerte y masturbándome al igual, bruscamente, al final me he corrido como una loca, gimiendo, gritando, convulsionando, bufffff ha sido algo indescriptible, estaba recomponiéndome del salvaje orgasmo obtenido cuando ha aparecido mi niña en el baño, y detrás de ella su padre, yo toda sudorosa, con un huevo, la zanahoria, el cepillo, y las pinzas por el suelo, desnuda con el sujetador puesto pero con las tetas por encima de este, era toda una estampa, lo primero que se me ha ocurrido ha sido meterme la zanahoria en la boca y empezarla a comer, el huevo lo empuje y se medio escondió detrás de váter, y con las pinzas y el cepillo no he podido hacer nada.

mi marido solo ha efectuado un comentario “te encuentras bien cariño? haces mala cara y me parece que tienes fiebre, estas sudando” gilipollas, estoy de coña, bien follada, bien satisfecha y bien servida, estúpido inútil cornudo he pensado en ese momento.

Esto es como una droga, si no la pruebas no sabes lo que te pierdes, una vez la has probado es viciosa, y no parar de querer mas, joder ya vuelvo a estar cachonda 🙂

Después de comer me he quedado en el sofá echada un poco, mi marido y la niña se han ido a dormir la siesta, nuevamente he tenido el impulso de masturbarme, estando en ello, y viendo delante de mi unas velas que tengo puestas en la mesita de centro enfrente del sofá, no he podido resistirme y he pillado una y me la he metido en coño, cuando me he corrido la he dejado dentro aguantándola al cerrar las piernas, pero no contenta con eso he cogido otra, he empezado nuevamente a tocarme y también me la he metido dentro, me he follado con 2 velas a la vez, madre que placer, y aun así no podía parar de mirar y dejar de pensar en meterme la que restaba por el culo, bufff que calentura, no he sabido como poder taparme ese agujero, pero si la he cogido y me la he metido en la boca, hasta que nuevamente me ha venido un nuevo orgasmo.

Vaya día que llevo eh? caliente, caliente y en celo todo el día, tengo que verte fuera de la oficina a solas, necesito más, mucho mas…

Este mail no se lo respondí, deje que transcurriera lo que restaba del Domingo si hacerle saber mi opinión ni de mi, cerca de las 12 de la noche recibí un sms de ella diciéndome “tienes un mail” e hice caso omiso.

Al día siguiente, ya en la oficina, cuando llegue al parking ella estaba ya allí, esperándome, intento darme un beso, a lo que le respondí con una bofetada, quedándose ella perpleja, y tocándose la mejilla, me pregunto si había leído su mail a lo que le respondí que si, y le dije que se fuera para arriba, y que me esperara en el baño.

Después de dejar mis cosas en la mesa me fui a reunirme con Susana en el baño, la hice entrar en uno de los habitáculos, cerré la puerta me baje los pantalones y no tuve que decirle nada mas, ella se puso a comerme la polla, lo hacía con ansia esta vez, estaba nuevamente caliente, la levante cogiéndola por el pelo, la gire, la apoye en la pared, metí mis dedos en su coño estando este completamente empapado y dando ella un suspiro de placer, le unte el culo con su propio flujo, apoye la punta de polla a la entrada y una vez note como cedía su esfínter, se la metí de golpe, empecé a follarla con bastante dureza, ahogando ella misma sus propios gemidos, me saque del bolsillo de mi pantalón un huevo vibrador y se lo metí en el coño mientras seguía follándomela, dándole al botón de play para que empezaran a vibrar en su coño, susurrándole pausadamente le dije “si le contara al cornudo que tienes por marido la puta que tiene en casa ni se lo creería, te gusta comer polla, te gusta tragarte el semen, te gusta follar en los centros comerciales, te gusta follar en el trabajo, te gusta follar en el coche, te gusta que te den por el culo, te gusta ir sin ropa interior, eres una puta, mi puta y quizás harás siempre lo que te pida” me empecé a correr dentro de ella, y ella se había corrido ya varias veces mientras le decía lo puta que era, se la saque, la gire nuevamente, la agache, me lamio, me subí el pantalón, y le dije que se dejara el huevo puesto, que no se limpiara en todo el día, y que no podía tocarse ni correrse hasta que yo le diera permiso.

La tuve todo el día, jugando con el mando a distancia del huevo, cada vez que se ponía en marcha su cara era todo un poema, intentaba disimularlo, pero se le notaba. A la hora de la comida le había pedido que no fuera a comer hasta que yo se dijera, por lo que nos quedamos los 2 solos en la oficina, me acerque a su mesa, y me senté delante de ella, le pedí que se sacara el huevo para lamerlo y chuparlo, cosa que hizo muy precavidamente, luego le pedí que se lo metiera por el culo, pues ya había estado suficientes horas con su coño ocupado, y poco a poco se lo fue metiendo en el, una vez dentro, le pedí que se masturbara para mi, le di marcha al vibrador que tenia metido en su culo, y en menos de 3 minutos Susana se volvió a correr, masturbándose en la oficina y para mí.

En pocos días la vida de Susana paso de ser monótona, conformista, aburrida, e insatisfecha, a convertirse en una mujer ansiosa por descubrir, por dejarse hacer, e incombustible en cuanto a sexualidad se refiere, probo, le gusto e intenta avanzar buscando su propio placer, su propio yo, su propio límite.

Este relato es verídico, me ocurrió hace unos años, hoy en día Susana sigue con su familia, ahora es madre de dos niñas, y una vez al mes nos solemos montar una quedada juntos, en el trabajo nos vimos obligados a suavizar nuestros juegos, es mas yo decidí cambiar de departamento y no parar mucho por la oficina, fue mejor así, pues no interferiría nuestra relación con nuestro trabajo, su marido sigue sin enterarse de nada, pero con la diferencia que ella ahora sí que suele llegar con él, pues piensa en “ella misma, en su placer” cuando lo hacen juntos.

Lamentablemente esta situación no es única, muchas mujeres tienen problemas parecidos o similares, y no es que ellas sean unas frígidas, ni nada parecido, el problema radica más bien en su pareja masculina, la educación recibida en su momento, y muchas veces en el propio egoísmo que tenemos los hombres, lo que relato en el primer capítulo de este relato “desde el machito que lo hacia 5 veces cada día y cuando le preguntaban ¿y tu mujer cuantos? se quedaba con cara de no entender a que se referían” esto o parecido lo he oído unas cuantas veces, no fue esa la única vez, menos mal que siempre suele haber algún mujer cerca lo bastante decidida a replicar o efectuar pregunta similar. Con todo esto no pretendo convencer ni decir a nadie que este es el mejor camino, pues hay bastantes más, pero no deja ser un camino más hacia el placer.

Muchas gracias por vuestro tiempo, por leerme, y por vuestros comentarios.

mar.lex.bcn@gmail.com