DIARIO DE UNA PROFESIONAL.

DIA 1.

Voy camino de Valencia, a pasar unas supuestas vacaciones.

En realidad, es un trabajo más para el que me han contratado, o mejor dicho, contratan a Vanesa, mi “alter ego” o nombre comercial, que uso en mi trabajo como prostituta de alto nivel, “especializada en manipulaciones”. Mi trabajo consiente en introducirme en la vida de cierta persona o grupo, ganarme su confianza, si es necesario con sexo, y lograr un objetivo determinado. A menudo, son hombres de negocios, hijos conflictivos o mujeres hastiadas, da igual, mi labor es lograr que hagan algo que el cliente pide.

En este caso, viajo sólo como precaución, un padre está preocupado por su familia, y su descocada mujer, así que me manda para echar un vistazo. La forma de introducirme es a través de su hijo, creo que se llama Samuel, y por lo que sé, es solitario y un tímido “cerebrito”. La entrada perfecta, sólo con mostrarme cariñosa, me aceptará. Podré manipularle si llega el caso, a eso me dedico, aprovecho las cosas que aprendo estudiando psicología, y las aplico de forma depravada para ganarme un sueldo, y pagarme la universidad. Estoy sola desde hace años, y soy totalmente independiente, así que tengo que ganarme la vida como pueda, y esto se me da bien.

Espero un trabajo rutinario, sólo llevo de atrezzo unas gafas para darme un aire intelectual, y me tengo que resignar a ir con mis rizos naturales, en vez del pelo liso que suelo llevar. Con la humedad del mar, sería imposible mantenerlo.

DIA 3.

Llevo un par de días observando la situación.

Me han facilitado un cuarto, a varias casas de mi objetivo, en un piso de estudiantes medio borrachas de mi edad. Es desesperante el ruido y el bullicio, pero así paso desapercibida.

Por ahora, todo parece ir bien. La madre está tranquila, y la familia parece idílica, salvo por el otro chico de la casa, un amigo de Samuel, todo parece ir sobre ruedas. No me gusta ese chico, Jaime, es de los típicos galanes que te entran por los ojos, pero son unos cabrones y unos cerdos. A gente así, les veo venir a kilómetros. Por algunos gestos y paseos, creo que ese amigo ya se está follando a alguna de la casa.

Es imposible acercarme más sin levantar sospechas, tengo que mantenerme en segundo plano, hasta que me pueda presentar de forma casual. Me he llevado una grata sorpresa, Samuel, mi objetivo, es mono, al menos no será tan desagradable como otras veces, si llega el caso de acostarme con él.

DIA 6.

Regreso a Madrid después del contacto, y lograr lo que me proponía.

La familia salió de fiesta a una macro discoteca, todos los de la casa, y les seguí hasta ella. Era idóneo, así que esperé al día siguiente, jugaron en la playa a algo, y terminaron en una especie rara de orgía. No me sorprendió, teniendo en cuanta las advertencias del cliente, la madre es fácil de influenciar, y su hermana o tía, una rubia agraciada, es una liante de cuidado. Encima está el chico ese, Jaime, que no pierde oportunidad de meterlas mano, y según he visto de lejos, de meterles algo más. Jaime estaba desatado, le he visto azotarle el culo a la rubia madura, es la tía creo, y la madre, que le ponen ojitos, y desde cierta distancia, creo que se folló a la tía en la playa delante de todos.

Volvieron a la macro discoteca esa noche, como presuponía. Por lo menos, con tanto jaleo, Samuel estaba apartado. Fue sencillo acercarme, iban muy bebidos, y en cuanto entraron a la disco, me puse cerca, a dedicarle miradas a Samuel, sólo acompañado con su hermana, bailando. Fue raro, por mucho que traté de llamar su atención, pareció embobado con su hermana, es muy guapa, y hasta le hizo de cupido, buscándole chica. Menos mal que ella sí me vio, y al rato, se acercó a presentármelo.

speraba un chico mucho más retraído y torpe, pero me he pasado una hora hablando con él, de tonterías, estudios y de cosas sin importancia. Me hizo sonreír y todo, cuando me miraba el pelo. Casi olvido para qué estoy allí, logré ganármelo, y al final, usé mi cuerpo para encenderlo y que confiara en mí. Me llevó dónde estaba su madre, con un mulato, que la estaba metiendo mano, sin aparente preocupación. Quise prestar atención a la madre, para el informe, pero Samuel se ha mostrado raramente hábil al tocarme bailando.

Terminamos siguiendo a la madre y el mulato. Cuando llegamos a su casa, Samuel me llevó a un balcón donde vimos cómo se lo follaba, dejando seco al hombre de piel morena. Me excitó, soy mujer, y dejé que Samuel me tocara, descubriendo otra grata sorpresa, Samuel tiene la polla más gorda que haya visto nunca, y ya puestos, decidí follármelo. En algunas ocasiones, mi trabajo es placentero, y esta fue una de ellas.

Cuando su madre terminó con el mulato, me subí a Samuel a su cuarto, y me estuvo haciendo el amor un buen rato. Fue muy hosco, y poco refinado, pero tuvo algo de romántico, y yo necesitaba un buen polvo.

Por la mañana, Samuel ha sido inocentemente tierno. Me lo he ganado con unas muecas y unas palabras dulces. No sabía desenvolverse, y he tenido que llevarlo de la mano para que no se atascara. Unas fotos en el móvil, con una promesa de volver a vernos, y ya me quería invitar a su casa. Pero mi coche me esperaba, y mi trabajo había concluido.

Madamme decide, junto al cliente, pero en esa casa hace falto mano dura, por que la madre es una loba ansiosa de sexo y el resto de la casa no es mucho peor.

DIA 11.

Regresó a Valencia, esta vez para quedarme.

Obviamente, mi informe ha denotando lo que vi con la madre. Ha debido de causar impacto, y el cliente me manda con el objetivo de que su familia vuelva a casa. Samuel estará deseando que regrese, será fácil volver, pero lo difícil será devolverlos a casa. La madre es una bomba sexual insaciable, según la vi con el mulato, y eso fue una semana después de que su marido se fuera. A saber que pasó esto días sin vigilancia, tendré que averiguarlo. Quedan casi dos meses por delante, y puede complicarse el trabajo.

No sé por que, pero afronto este trabajo con alegría. Hace un rato he llamado a Samuel. Según llegue, quiero llevármelo de paseo, tantearle lejos de su familia. Seré tan dulce y tierna, que me meterá en su casa a la primera oportunidad, y de paso, voy a sonsacarle cosas.

DIA 12.

¿Este chico es tonto? Nos lo pasamos genial en la cita, Samuel y su forma de mirarme y tocarme, me hacían erizarme la piel. Y me ha contado todo, sin reparos, incluso que se acostó con su tía. Me he dejado llevar un poco cuando me ha soltado una frase de cine, y le he comido la boca. Es gratificaste sentir de nuevo el nacimiento de un amor juvenil en él, y mi pelo le tiene embobado, no sé qué le ve, yo odio mis rizos.

Todo iba bien, y hemos regresado a casa, conmigo entre sus brazos en su moto. Creía que me llevaría a su casa, y me volvería a poseer, casi lo ansiaba recordando nuestra primera vez, pero me ha llevado a la mía. A la desesperada, me he hecho la dormida, para que me subiera en brazos, y hacerlo en mi cama, ¡Pero el imbécil me ha tumbado, me ha apartado los rizos, y me ha besado la frente antes de irse a su casa!

No lo entiendo, nunca me había pasado algo así con un hombre. Al menos, creo que avanzo con él, mañana por la mañana nos veremos en la playa. Ahora estoy agotada del viaje y de la cita, me voy a descansar pensando en lo raro que es Samuel.

DIA 13.

Menudo calentón llevo.

Por lo visto, toda la familia sale de marcha cada noche que abre la discoteca. Por las tardes, antes de ir a la discoteca, se ponen hasta arriba de cervezas con un juego de cartas, en el que a cada paso, Jaime juega con los demás. Empieza inocente, pero nadie dice que no a nada, así que con diez cervezas se desmadran. Se besan unos a otros, se lamen el cuerpo y se meten mano, luego se desnudan, y para colmo, al final, termina follando alguien con quien elija.

Samuel tiene miedo, teme “perderme”, porque tiene un complejo enorme con Jaime. No me extraña, por lo que sé, ya se folla a la mitad de la casa, y he de reconocer que es hábil. Jaime ha aprovechado el juego para hacerme besarme con la madre, y eso me ha excitado, ¡Que forma de mover la lengua! Han tratado de arrimarme a Samuel, centrarme en él, para no parecer tan desinhibidas, pero llegado un momento, Jaime me ha pillado. Lo primero, fue un masaje brutal de pechos de los enormes senos de Sonia, una amiga de la hermana, las tiene tan grandes y bien puestas que parecen irreales, y eso me han encendido. Jaime se ha dado cuenta, y luego me ha obligado a dejarme comer los pechos. He besado a Samuel antes y después, para que no se preocupara, pero no sé por qué lo he hecho, con sólo follármelo ya es mío, no me importan sus sentimientos.

Jaime me ha demostrado sus habilidades bucales, me he sentado en la mesa, abierta de piernas, y se ha metido entre ellas. Como digo, es hábil, sabe tocar y usar su boca, el beso con la madre, el masaje de senos de Sonia, y unas cuantas copas, me han hecho empapar mis bragas, hasta le he apretado contra mi pecho, cogiéndole de la cabeza. Se ha aprovechado, y ha llegado a meterme la lengua en la boca, casi me pierdo, dejándome follar allí mismo, pero le he apartado, tratando de aparentar sobriedad. Al terminar, me he sentido mal, me he permitido el lujo de disfrutarlo, y he cogido de la mano a Samuel, por que su cara era preocupada.

Luego, hemos salido de fiesta, e iba tan salida, con la madre llevándose al mulato a casa otra vez, que no he aguantado más. Samuel me ha llevado a la paya, y me ha echado un polvo memorable, casi me hunde en la arena. Me he corrido como hacía mucho que no lograba hacerlo. Para colmo, al volver a casa, nos hemos llevado a la tía a nuestra cama, y me he montado un trío de escándalo. Samuel está aprendiendo rápido.

DIA 15.

La cosa funciona, casi vivo en su casa ya.

Jugamos y salimos de fiesta a diario. La madre está desbocada con Jaime, y la tía está celosa. Pienso usar eso con Samuel, al que ya se ha tirado antes, es tan inocente, que me lo dijo sin pestañear.

Me está empezando a gustar que Samuel me folle cada noche. Ha aprendido cosas nuevas, y me hace perder la cabeza con la brutal envergadura de su polla, y más, cuando nos quedamos acariciándonos horas. Ver cómo juega con mi cabello me descoloca, no debo permitirlo. .

Con los juegos de cartas me lo paso genial. Es algo sórdido, sabiendo que hay lazos de sangre, pero ver follar a Jaime me ha hecho chupársela a Samuel, quiero que no se vea tan inferior a Jaime, por que no lo es, para nada. He hecho que comparen miembros, sólo para que las demás lo vean. Es un chico especial, y no quiero que le hagan daño.

Es enternecedor ver cómo Samuel quiere defenderme en los juegos, pero no tiene mala leche, yo sí. Jaime me ha hecho alguna perrería, ayer me volvió a comer los pechos, sin tanto alcohol, no me pareció tan bueno. Hoy le he tenido que hacer una paja a Jaime, y después una cubana, iba algo más cargada y me he lucido, pero ayer le hice la cubana a Samuel, con su madre que se follaba a Jaime delante de todos, y no hay comparación posible.

Se las he devuelto a Jaime, pegándole un puñetazo en los huevos que le ha dejado tirado en el suelo un buen rato. Samuel ha sonreído, creo que ni se daba cuenta de ello. Jaime ha jurado venganza, y conociéndole, podía terminar despatarrada siendo follada por él, algo que hace unos días no me hubiera disgustado, y ahora me asquea. Así que corté de raíz, le pregunté a la madre si tenían vaselina y algún vegetal fálico en la nevera, y Jaime se ha centrado en las demás.

Samuel me ha cogido de la mano, casi con orgullo. Al final he perdido la última mano, y me ha encantado que Samuel me follara delante de todos, quiero que sepan que Jaime, no es nada a su lado.

DIA 20.

Las cosas se complican, maldito Samuel, me esta haciendo perder de vista mi objetivo.

Cada noche, Samuel me deja ida, sentir como fricciona su falo, de la circunferencia de una naranja, dentro de mí, me deja sin aire. He tenido que meter a Sara en nuestras juergas, de vez en cuando, para poder mantenerme cuerda.

Me he despistado, y un mulato, llamado Joel, está haciendo de las suyas con la madre. Tiene una polla que ya la quisiera para mí, (si no tuviera a Samuel), y aún así, no es capaz de colmar a la madre, a la que se folla a diario, y varias veces. La madre, que tiene más fondo que yo y que cualquiera que haya visto, luego va a tirarse a Jaime cuando le da la gana, ¿Es que no se cansa?

Me río por dentro, por que Jaime es una marioneta, y se cree el amo de la casa. Me pregunto si es consciente de que es el hombre que peor folla bajo ese techo. Joel es una maquina, y Samuel me está volviendo loca. Esta mañana le han dado un corte a Jaime en la cocina que le han dejado de piedra, la madre le ha dejado a cuadros.

Con Samuel me estoy excediendo, y eso no es sólo por cómo me hace el amor, que también, es por su forma de tratarme. Creo que está enamorado de mí, pretendía que se pillara por mí, y luego se olvidara, pero creo que me quiere, tengo que cortar esto de raíz, su forma de enroscar sus dedos en mis rizos me hace perder la noción de lo que debo hacer.

Tengo que planear de una vez mi estrategia para llevarlos a casa, ya me he divertido bastante. La forma más sencilla, es buscar un sustituto del padre, antes de que Joel se dé cuenta del caramelo que tiene en esa casa. Son 4 mujeres, contando a la hermana y Sonia, su amiga pendón, que están buscando que se las follen como nunca. Pero sólo tengo a Samuel, voy ha hacer que él quiera ayudarme, es listo, y tendré que ser sutil, que parezca idea suya, y yo solo “le ayude”.

DIA 22.

Samuel por fin ha cedido, se ha hartado de tanta fiesta y depravación.

Ahora, Samuel quiere dominar la situación, he atacado exponiéndole mi plan de usarle a él. Le traté de convencer, pero hasta que no ha visto a su madre, siendo follada por cuatro mulatos en la discoteca, no ha accedido. Se está convenciendo de que tiene de hacer algo, y en eso puedo ayudarle, ya tengo mi arma. El debate moral, casi queda de lado, no hay lazos de sangre, solo hombres y mujeres.

La estrategia es simple, pero difícil de ejecutar, es convertir a Samuel en el hombre de la casa, y Sonia, la amiga salida, es la primera opción. De un plumazo, demuestra que puede quitársela a Jaime, y que las demás le vean como el macho alfa.

DIA 25.

La primera ha caído,

Sonia ya se ha follado a Samuel, muchas veces, en el juego de cartas. Al terminar la partida ha perdido Sonia, y ha elegido a Samuel, y no a Jaime. Ha sido brutal verle follársela. Luego he manipulado, para dejarles solos, y si Samuel ha dejado a Sonia como me deja a mí, ya es suya.

Me he llevado a todos a la discoteca, para que Samuel se luciera, y a fe que lo hizo. Al regresar, estaban Sonia y Samuel en el sofá, desnudos y sudando, con Sonia temblando como una hoja sobre su cuerpo, y el cojín manchado de fluidos suyos, echado a perder.

Jaime se ha enfadado, por que le he dado cancha solo para llevármelo de la casa, y luego le he dejado con las ganas. Quiero que Jaime sufra por cómo ha tratado a Samuel. Jaime se ha puesto a gritar, y Samuel se lo ha llevado fuera a hablar. Hemos escuchado gritos, y cuando he escuchado a Jaime llamarme “Puta”, el sonido de un puñetazo tremendo ha enmudecido la casa.

Cuando Samuel ha entrado en casa, tenía la mirada incendiada, temblaba de nervios y su aspecto era demencial. Se ha arrodillado ante mí, y me ha abrazado por la cadera, tan fuerte, que me hacía daño. He tenido que usar técnicas para relajarlo, aunque no recuerdo que acariciarlo entrara en la temática de clase. Me lo he llevado a la cama, y se ha quedado abrazado a mí, sin más, parecía un bebe. He sentido una calidez inusitada en mi cuerpo, pero no por fuera, por dentro, no sé que es, pero me ha gustado. Pese a que he sido yo quien le ha tranquilizado, me he sentido…segura, en sus brazos. ¿Qué me está pasando?

Debido a lo de ayer, esta mañana he visto que Jaime se ha ido de casa, tenía planeado echarlo, pero no tan rápido. Mi “defensor” Samuel, se ha mostrado tan inflexible, que la tentación de universitarias salidas ha sido suficiente. No creo que veamos más a Jaime.

DIA 27.

Samuel ya se folla a Sara y Sonia a diario.

Ha sido sencillo con su tía, y así reafirma su posición. Samuel ha aprendido de mí, a ponerse una careta, o un escudo, e interpretar un papel, de padre sobrio y rudo.

Pese a saber lo que tiene que hacer, Samuel se enfada cuando le mando acostarse con ellas. Trato que no se me note que tampoco me gusta, cuando regresa a mi cama ofuscado. Discutimos mucho, sobre cómo proceder, sólo quedan su madre y su hermana por “domar”.

Con su madre está complicado, pero con su hermana es imposible, la quiere mucho, y de verdad. Samuel la tiene a su hermana un cariño muy raro, ella se mete en su cama cada noche, creo que le está buscando, pero no se por qué, y eso me pone… ¿Celosa? No puedo sentir celos de su hermana, ni de nadie, por que los celos, implican que quiero a Samuel sólo para mí.

La madre está con Joel a diario, oírles follar me enciende, y lo paga Samuel, que me deja exhausta, y siempre tiene un rato para acariciarme el pelo. No sé cómo saca energías, pero siento cada caricia y cada beso. Le espío cuando está con las demás, y no lo hace igual, tiene un cariño y ternura que sólo me da a mí, y cuando siento esas sensaciones cuando me hace el amor, no puedo evitar abrazarlo y besarlo entre sonrisas.

DIA 31.

Samuel es muy inteligente, ha logrado sacar a Joel de casa.

Menos mal, unas semana más, y la madre mete en casa a ese mulato, y a otros cuatro. Funcionan así, lo he visto antes. Samuel ha lanzado una amenaza, muy poco velada, a Joel, y ha logrado ahuyentarlo, para llevarse a su madre de paseo, y ser su “galante”. Samuel Tiene a toda la casa firme como una vela, y ahora, a su madre también, pero no sé si bastará, tendrá que follársela, por que esa mujer es incansable.

Me sorprendo pensado que, si Samuel sólo se acuesta con su madre, yo sería feliz. No sé qué me pasaría si lo hace con su hermana, lo intento atrasar, sin estar segura de los motivos que me empujan.

Hay una fiesta de disfraces en una semana, será el momento ideal con su madre. Unas copas, más la falta de sexo tras la huida de Joel, y la madre será suya. Pienso manipular para que vayan todas descocadas con sus disfraces.

Sara y la hermana están haciendo muchas migas, casi diría que son bisexuales, mientras Sonia es tan boba, que aún cree que puede igualarse a mí. Así se mantiene firme, no se entera que Samuel es mío, y se lo hago saber cada vez que hacemos el amor, a ella y a toda la casa, grito poseída por cómo me hace vibrar, y para que se den cuenta que él, me pertenece.

DIA 37.

Ocurrió durante la fiesta.

Samuel se despistó por defenderme, le amo por esos detalles, casi le estampa un pitorro de salva vidas a un tipo, por propasarse conmigo. Es tan tozudo, que cuando le pido que no haga esas cosas, me derrite con sus respuestas, y su forma de mirar y jugar con sus dedos en mis rizos.

Cuando encontró a su madre tras el incidente, estaba de la mano de otro chico, le di ánimos, consejo y me sentí orgullosa al verle llevarse a su madre de esa forma tan varonil. Por lo que sé, la dejó tan satisfecha que ya no quiere más mulatos.

Yo me centré en no perder lo ganado con las demás ese dia, y Sara y la hermana se ocupan una de la otra. A Sara, Samuel ya le dio su parte por la tarde. Mientras, yo me llevé borracha a Sonia a casa esa noche. Tengo que reconocer que, para distraerla, me acosté con ella, y que verla desnuda me calentó. Sonia es una mujer voluptuosa y sensual, tiene las tetas más grandes y bonitas que haya visto, aunque Samuel dice que las mías son mejores. Al frotarnos desnudas, la una contra la otra, no pude evitar correrme al sentir sus pechos en mi cuerpo y sus muslos rozándome entre las piernas. Acabamos haciendo la tijera, hasta que desfallecimos, me costó un montón sacarla de sí, casi admiré a Samuel, por dejarla tan ida que a veces no se levantaba de la cama en todo el día.

Por la mañana he hablado con Samuel, y todo va bien. Creo que está todo controlado, y que no tendrá que acostarse con su hermana para devolverlos a todos a casa. Eso me alivia, sé que estoy haciéndolo mal, y que no estoy siendo profesional, pero no puedo evitar sentirme así.

DIA 43.

Estoy llorando ahora mismo.

He leído el diario de la hermana, y mis sospechas son ciertas. Es lesbiana, y está pensando en no volver a casa por miedo a su padre. También dice que Samuel es su única esperanza, y por eso se mete en su cama, le quiere mucho, y si él la toma, cree que se le pasarán las ganas de mujeres. Con el miembro de Samuel, no me extrañaría, hasta yo me cuestiono ciertas cosas.

Tengo que hablar de esto con Samuel, ha de acostarse con su hermana para que también vuelva a Madrid con su padre. Samuel está en la piscina, pero sé que me dirá, que no, a su hermana no le haría eso.

Tengo que convencerle de algo que no quiero que haga, y que él no quiere hacer. ¿Cómo puedo ser tan estúpida de pensar en Samuel todo el tiempo? ¿Por qué me afecta tanto que se acueste con su hermana? Es un trabajo, debo serenarme, nada más. Samuel es sólo un hombre más, y realmente no me quiere, está enamorado de alguien que no existe.

DIA 45.

Estoy cansada de llorar y discutir.

Samuel no cede, no se acostará con su hermana, por que dice que me quiere, y que no lo hará, si eso me hace daño. El muy carbón ve a través de mi escudo, me ve, y me quiere, me ama con rizos y todo. Qué iluso, si supiera la verdad, le repugnaría.

Y pese a esto, siento unos sentimientos cruzados extraños en mí. Miedo, pánico y terror, pero no sé a qué, a que Samuel se acueste con su hermana, a que no lo haga, o a que realmente me importe si lo hace.

Creo que Samuel lo hará, pero sólo por que así me hará feliz. He conseguido que se crea eso, al menos puedo ocultarle a Samuel que, sólo de imaginármelo, se me rompe el corazón.

DIA 46.

Estoy camino a Madrid.

Enredando mis dedos en mis rizos, y oliendo el aroma a manzana que tanto le gustaba a Samuel de mí. Llorando como nunca creí posible, y menos por alguien que no fuera yo. Samuel entró en la habitación de su hermana por mí, y terminó acostándose con su ella y con Sara. Creía que aguantaría en la puerta, pero los oí gemir y no pude quedarme.

Le dejé una nota a Samuel, y el móvil, tengo por costumbre desvanecerme de él una vez hecho el trabajo, sin dejar nada atrás, pero no quiero que Samuel me olvide del todo. Al menos, Samuel tendrá un recuerdo, y las fotos, de esa chica, tan divertida dulce y cariñosa, que le ama, tan perfecta para él, como irreal. Vanesa no existe, pero eso, Samuel no debe saberlo nunca.

Estoy echa polvo, nunca me había pasado, nunca nadie me había llegado tan dentro, y tenía que alejarme de Samuel. Sufrirá un tiempo, pero es mejor para él, es un niño rico, que su padre le paga todo, y yo, un puta, “especializa en manipulaciones”, sí, pero un puta. No podría salir bien, él se merece algo mejor que yo. El problema, es que me lo llegué a plantear, y sólo el hecho de planteármelo, me demuestra que no es sólo una justificación vaga de mi subconsciente.

Me odio, y me doy asco, por que le he abandonado. He abandonado al único hombre al que he amado.

Fin.