verano inolvidable2Diario de George Geldof – 3

Sin títuloCuando me aparté de la cerradura, Desireé entendió que había terminado, se levantó, me tomó de la mano y me llevó a mi habitación. Allí me recostó sobre la cama, se desnudó y se puso a mi lado, siguiendo con su tarea anterior, es decir, chupando mi pene.

Ahora, con toda mi atención dedicada a ello, pude sentir lo que eran unos labios chupando, una lengua lamiendo y una mano acariciando mis testículos.

La sentía entrar y salir de su boca con una suavidad que nunca hubiese podido imaginar. Cuando llegaba a la punta, me daba unos lengüetazos en la punta que me hacían ver el cielo, para volver a introducírsela hasta dentro totalmente.

Yo gemía despacito disfrutando de esas nuevas sensaciones.

Se colocó sobre mí, a caballo y metió mi pene en su hendidura, comenzando a frotarse contra él. Yo notaba que entraba y salía de ella, así como el calorcito que emanaba. Al mismo tiempo, notaba cómo mis testículos se iban humedeciendo.

-¿Te estás haciendo pis? –le pregunté bajito.

– No, ¿por qué?

– Porque desde tu hendidura cae algo que moja mis testículos.

-¿Testículos?, llámelos huevos, mi hendidura se llama coño y su pene se llama polla. –eso me aclaró mejor el vocabulario que había escuchado anteriormente.

– Es mi flujo. Cuando las mujeres estamos excitadas, generamos este líquido para facilitar la penetración. A muchos hombres les gusta lamerlo. ¿Quiere probarlo? –yo negué con la cabeza.

Ella seguía moviéndose, alternando movimientos circulares con otros arriba y abajo, mientras me decía.

– ¡MMMMMMMM! ¡Cómo roza mi clítoris! Lo tengo ya como un garbanzo

– ¡AAAAAHHHHHH! –decía a mi oído- ¡Estoy apunto de explotar! Acarícieme las tetas y fróteme los pezones!

Procedí a hacer lo que me indicaba, según recordaba cómo lo habían hecho mi padre y mi hermano, hasta que:

-¡ASIII, ASIII, ME CORRRO! ¡MMMMMMMM! ¡AAAAAAGGGGGG! –cayendo sobre mi.

Se recostó a mi lado y me dijo:

-Ha sido uno de los orgasmos más morboso e intenso que he tenido. ¿Quiere que siga con usted, señorito?

-Ahora preferiría que no, la tengo un poco irritada.

-Si, será lo mejor, además, todavía es usted demasiado joven para llegar a tener un orgasmo. A partir de ahora, cuando el señor desee que pasemos un rato juntos, solamente tiene que hacerme una señal, y yo sabré lo que desea.-(¿Señal? ¿Mi hermano?)- Pero será mejor que nos juntemos en mi habitación, a la hora en la que sus padres descansan tras la comida.

– Si – asentí yo. Las habitaciones de los criados estaban en un piso bajo la buhardilla, por lo que era el sitio más alejado de todas las habitaciones.

Dicho esto, me dio un suave beso en los labios, se vistió y se fue. Yo me limpie los labios con la sábana y me dormí al instante.

Al día siguiente me desperté tarde, pero me encontraba feliz. Enseguida me vino a la cabeza la noche anterior y empecé a sentir la curiosidad de repetir otra vez.

En el desayuno, le hice una seña a Desireé, a la que respondió con un gesto de asentimiento. Después de eso, ya no recuerdo lo que pasó hasta después de la comida de medio día, cuando mis padres se retiraron a descansar. Fue entonces cuando me llamó y la seguí hasta su habitación.

Una vez metidos en ella, procedió a desnudarse completamente, permitiéndome comprobar cómo era a la luz del sol. Era una joven de unos 16-17 años, sus tetas eran puntiagudas y tiesas, no como las de mi madre, redondeadas y algo caídas. Su culo era muy redondo con los dos cachetes sobresaliendo. Las piernas normales, más delgadas que las de mi madre, y tan separadas en las ingles que mostraba (toda la hendidura) todo el coño con un montón de pelo, aunque mucho menos que mi madre.

-¿Le gusta mi cuerpo? -me preguntó mientras se contoneaba y pasaba sus manos por todas partes.

-Si. –le dije. Para que iba a decirle que no me decía nada, que solamente estaba allí por el gustito que había sentido cuando me la chupaba. Y que, además, no podía incluirla en mis juegos.

-¿Ha estado ya con alguna chica? –me preguntó.

-No, con ninguna, si no tenemos en cuenta lo de anoche.

-Pues no se preocupe, que yo le enseñaré.

Se acercó a mí y se arrodilló delante para estar a mi altura y comenzó a quitarme la ropa. Empezó a quitarme los zapatos y las medias. Soltó mis pantalones, que cayeron al suelo y los retiró de mis pies. Desabrochó mi camisa, la abrió y, mientras me la quitaba, comenzó a darme besos por mi pecho, y sobre todo, a darme lengüetazos en las tetillas. Ese tratamiento que me estaba dando……, empezaba a gustarme.

Siguió bajándome los calzones, de los que saltó mi pene polla totalmente tiesa y retirándolos, mientras me decía:

-¡Vaya, qué tenemos aquí! ¡Si hasta parece que se alegra de verme!

Yo creo que me sonrojé.

-Lo primero –me dijo- vamos a besarnos. ¿Sabe besar en la boca?

-No, no me gusta, me da asco

-Bueno, seguramente más adelante le parecerá otra cosa y tendrá más interés. Entonces le enseñare cómo excitar a una mujer. Yo te le iré diciendo y usted lo va haciendo.

-¡Pero a mi me gusta que me la chupes!

-Eso después. Para disfrutar con una mujer y que haga lo que usted quieras, tiene que excitarla primero, y luego podrá pedirle casi cualquier cosa.

-Valeee.-dije no muy convencido.

-Acérquese y vaya dándome besitos por el cuello, como se los da a su madre en la cara o a las señoras que vienen en la mano.

Yo comencé a darle besos, mientras ella me corregía cuando no lo hacía bien.

-Lámame y chúpeme el lóbulo de la oreja.

Tampoco me gustaba, pero ya lanzado, no me importó.

-Tome mis tetas con las manos, acarícielas y amáselas mientras sigue besándome.

Yo no sabía como acariciarlas, ni lo que era amasarlas pero ella me enseño.

-Vaya bajando con sus besos y chúpeme los pezones, acarícielos con la lengua…

-Chúpese bien el dedo medio ….

-Ahora páselo con suavidad por mi coño. Manténgalo siempre húmedo. Nunca se lo ponga a una mujer ahí si está seco y más si ella no está excitada.

Le pasaba el dedo muy suavemente, sin dejar de acariciar y chupar su teta y pezón. A ella debía gustarle, porque emitía algún que otro gemido.

Noté que conforme iba pasando el dedo la carne se separaba y ella gemía más. Yo me lo chupaba y volvía a la carga.

De repente, noté que en la parte superior había aparecido un botoncito, como uno de los pezones.

-¿Tienes otro pezón aquí?

-No, eso es el clítoris –me dijo entre tomas de aire mientras lo frotaba-, trátelo con cuidado, es uno de los puntos que más excita a una mujer.

Estuvimos mucho rato con estas enseñanzas. Nos acostamos en su cama. Me hizo repetir muchas de las acciones, hasta que me dijo:

-Chúpeme el coño y lama mi clítoris.

Yo, que en ese momento me encontraba chupando un pezón, me aparté y dije:

-Puagggg, que asco. Ni hablar. Me da mucho asco.

-Es algo que tendrá que aprender, no es nada malo y a las mujeres nos gusta mucho. Además, si quiere que se la chupe, tendrá que hacer lo mismo conmigo.

Así que no me quedó más remedio que hacerlo. Primero empecé a pasarle la puntita de la lengua por el clítoris, dando pequeños toques. Como no pasaba nada (sólo que ella gemía), empecé a bajarla, agitándola como me había enseñado con los pezones. Entonces empecé a notar un sabor extraño pero no desagradable, por lo que seguí recorriendo su coño de arriba abajo y de abajo arriba.

Hubo un momento que me pidió que metiese la lengua, pero no debió de gustarle mucho, porque me pedía ¡más adentro! Y yo ya no podía más, así que cambió de táctica y me pidió que chupara el clítoris y que metiera el dedo medio en el coño, con la yema hacia arriba y que frotase la parte superior.

Cuando lo hice, comenzó a gemir y a moverse como una poseída hasta que noté que soltaba una fuerte cantidad de flujo y dejaba de moverse, como si se hubiese quedado muerta, pero respirando fuerte..

Cuando volvió en si, me dijo:

-Ahora le toca a usted.

Y sin más, tomó mi (pen) polla y empezó a chuparla, acariciarla, lamerla, sin abandonar a mis (testi) huevos, que también fueron atendidos. (Tachados en el original)

A mi esto me gustaba, y recordando las escenas con mi hermano, le pedí que se colocase encima mío para comerle el coño otra vez, para lo que le faltó tiempo, por lo que, al momento, yo estaba lamiendo su coño y metiendo dedos en él y ella chupando mi polla y huevos con mucho interés, mientras me pedía que le diese fuertes palmadas en el culo.

Ya se me estaba haciendo largo y ella se había corrido (esto me lo explicó sobre la marcha) dos veces, cuando propuso cambiar de posición, tras aceptar por mi parte, se puso de rodillas, a cuatro patas y me pidió que se la metiera por el culo.

-¿Por el culo? –dije yo.

-Si, -me respondió- es lo bastante pequeña para no hacerme daño y lo suficiente para darme placer.

-¡No me gusta! – dije yo – me parece asqueroso.

-¡Todo le parece asqueroso y no le gusta!. ¡Si sigue así, tendrá que buscarse otra, y dudo que le aguante! ¡Estas cosas nos gustan a todas y también tendrá que hacerlo!

Así que no me quedó más remedio que ocultar mi vergüenza por tenerla tan pequeña y, de rodillas tras ella, meter mi polla en su culo, a pesar del asco que me daba, y empezar un suave meneo.

Ella se adapto a mis vaivenes y empezamos un mete-saca muy placentero para ambos, ya que los dos gemíamos casi a la par, hasta que ella debió tener un orgasmo, porque tras un fuerte gemido, quedó tumbada, dejándome con la polla al aire, toda tiesa.

-¡No puedo más! –me dijo- Dejémoslo para otro día.

-Como quieras, -dije yo- Yo también estoy cansado.

Se vistió, me ayudó a vestirme y que no se me notase nada y me acompañó hasta el cuarto de juegos, donde un rato después entró mi madre toda sofocada y pidiendo que le trajesen una jarra de agua.

El tiempo fue pasando. Cuando pasaban unos cuantos días volvíamos a quedar, aprovechando para enseñarme todo a cerca del cuerpo femenino y el masculino, en lo relativo a las relaciones sexuales. Con ella me convertí en un experto.

Desde los diez años, mi madre me cambió la habitación en el otro ala de la casa, donde se alojaban las visitas de hombres solteros cuando venían y tenían que hacer noche. Esto significaba que, habitualmente, no había nadie que nos oyese o pudiera darse cuenta de lo que ocurría, lo cual favoreció en mucho nuestra relación, ya que prácticamente, Desireé venía cada noche a “enseñarme” o a practicar cosas nuevas que oía del resto de la servidumbre, entre otras, el beso al que anteriormente me había negado y que me encantó.

Cuando tenía doce años aproximadamente, una de las veces en las que estábamos disfrutando de nuestra intimidad, se produjo un cambio importante en mi fisiología.

Ella estaba boca arriba sobre la cama, con el culo levantado con almohadas, con mi polla metida en su culo, el pulgar en su clítoris y dos dedos en su coño.

Yo entraba y salía, primero despacio, pero poco a poco, empezó a gustarme más, hasta que empecé un ataque frenético, mientras movía mis dedos al mismo tiempo, que incrementaba mi placer.

Ella gemía cada vez más fuerte. Me di cuenta que tuvo dos orgasmos, hasta que, de repente noté una extraña sensación que me recorría el cuerpo y se concentraba en mi polla, hasta que, de repente, sentí que algo se avecinaba. Empecé a temblar y una sensación como de mil hormigas corriendo por mi uretra y me fuera a orinar, llenó mi pene.

Lancé un largo gemido y caí sobre ella, permaneciendo un rato hasta que se calmó mi respiración.

Aparté la cabeza de Desireé nervioso, y ella me dijo:

– ¿Qué te ocurre?

– ¡He sentido una sensación muy rara pero agradable en mi pene!

– ¡No lo habías sentido antes!

– No, es la primera vez. –Y le expliqué mis sensaciones.

– Eso que has tenido es un orgasmo, y si tú quieres, en los próximos días tendrás muchos más.

– Pero no ha salido esa cosa blanca que les sale a los mayores

– Todavía tardarás un tiempo, pero ya saldrá. Tendrás que tener cuidado para no dejar a ninguna embarazada. Te convendrá terminar la boca o en el culo siempre que puedas.

– Yo encantado, pero …. Ya que estamos, ¿Podríamos volver a repetirlo? ………

**********************

Al mismo tiempo, las familias más importantes de la zona, e incluso las menos importantes, siempre que tuvieran hijas casaderas, empezaron a visitar a mis padres con más frecuencia, a raíz que las noticias que llegaban desde Londres informando de la carrera que mi hermano estaba haciendo allí, además de que se le auguraba un buen futuro en política y se comentaban las estrechas relaciones que mantenía con el rey y altos dignatarios de la corte.

Una de ellas eran los condes de Dankworth, con dos hijas: Mary Anne y Claudine, de 20 y 18 años respectivamente.

Por aquel tiempo yo sólo pensaba en disfrutar de las nuevas sensaciones que mi cuerpo me proporcionaba. Si no estaba con Desireé, buscaba un lugar apartado para disfrutar a solas, porque ya sabía que agarrando mi polla con la mano y dándole un movimiento de vaivén, crecía mi excitación y llegaba a un orgasmo. Así conseguía unos cuatro o cinco diarios.

Cuando venían, mi madre me tenía encargado entretener a las niñas, lo cual me obligaba a participar de sus juegos, ya que los míos no les gustaban. Además de dar grandes paseos alrededor de la casa. Me desagradan esas visitas, ya que no podía dedicarme a mi actividad relajante.

Cuando se iban, hacía la señal a Desireé y nos íbamos a mi habitación, donde empezaba con una mamada y terminaba con una enculada, solo para calmarme. Luego, por la noche, terminaba lo empezado hasta quedar ambos satisfechos.

Uno de los días de visita de los condes de Dankworth y sus hijas, mientras intentaba entretenerlas en el jardín, rogando para que se marcharan pronto y poder irme a disfrutar un rato, Mary Anne me preguntó:

-¿Ves mucho a tu hermano?

-Algunos domingos y las pocas veces que se toma un par de días de descanso. –le contesté.

-¿Y cuando viene, le hablas de nosotras?

-No. ¿Por qué habría de hacerlo?

-Pues, porque nos gustaría hablar con él también cuando venga, y así divertirnos todos juntos.

-¡No creo que tenga mucho interés! Cuando viene sólo habla de la vida de Londres, se interesa por las fincas y poco más.

-Bueno……. Verás ……… Es que ….. ¿Nos guardarías un secreto?

– Pues si, ¿Cuál es?

Después de hacerme prometer mil cosas y hacer cientos de tonterías, me dijo.

-Verás … a mi hermana y a mi nos gusta tu hermano.

-¿Y qué?

-Que nos gustaría que le hablases bien de nosotras.

(-Porqué tienen que ir detrás de mi hermano, teniéndome a mi aquí. A ver qué les puedo sacar. –pensé) y le dije:

-¿Porqué tendría que hacerlo? ¿Qué saco yo con eso?

-No sé…. Lo que quieras ….. ¿Qué … quieres?

Después de pensarlo un rato y varias veces a punto de decirlo, lo solté a bocajarro mientras el corazón se me salía por la boca de los nervios:

-Quiero que cuando vengáis nos vayamos a un sitio apartado, y pueda disfrutar de vuestros cuerpos desnudos.

-¡¡¡¡ Queeeeee!!!

-Lo que habéis oído. Eso o nada. –me atreví a decir. Y menos mal, porque ya no me salían más palabras.

-¡¡¡Eres un cerdo!!! ¡¡¡Se lo diremos a nuestros padres!!! ¡¡¡Grosero!!! ¡¡¡Pervertido!!! ….

Yo me di media vuelta (mas para que no viesen lo rojo y avergonzado que estaba) y me alejé hacia una casita de aperos cercana, donde me metí para ocultar mi vergüenza, mientras veía que ellas se dirigían a la casa.

Allí esperé a que viniesen mi padre y el de ellas a matarme. Pasó el tiempo y nadie vino, sin embargo al cabo de un buen rato, oí que montaban en el coche y que los caballos se ponían en marcha. Volví a la casa a cuya puerta todavía estaban mis padres y oí a mi madre que decía George, lávate y ponte ropa limpia para cenar, y se metieron dentro.

-De momento, no ha pasado nada.-me dije con un gran suspiro.

**********************

Al jueves siguiente, hicieron una nueva visita, pero yo, que los esperaba, vi a tiempo el carruaje y me refugié en las caballerizas, donde me puse a cepillar a mi caballo.

Cada una por separado buscó el momento de encontrase a solas conmigo para tratar de negociar. En cuanto vino la primera y me dijo “Podemos hablar …”, sola, sin los padres, me dije “Sigue interesada. No ha dicho nada”. Así que volví a jugármela y les dije que tenían que ponerse de acuerdo y venir las dos para exponerles la situación conjuntamente. Pero como ya era tarde, lo dejábamos para el próximo día, y que anunciasen que nos iríamos a merendar a la fuente. (fue lo primero que se me ocurrió, y parece que no fue una mala idea). Ambas aceptaron y se marcharon. Mientras yo me calmaba con Desireé, a la cual, con la excitación, no conté nada en ese momento, y luego pensé, egoístamente, ¿Y si no le gusta y me rechaza? ¿Y si lo de las hermanas no funciona? ¿Con qué me quedaba yo? Por tanto, decidí seguir sin contárselo.

Yo tuve varios días para pensar en mi propuesta concreta y qué era lo que les iba a exigir, llevándolas a donde quería pero sin forzarlas para que no se echasen atrás.

Volvieron a la semana siguiente y tal y como habíamos quedado, nos prepararon en la cocina una cesta con merienda y en las caballerizas un caballo muy tranquilo, con un coche descubierto, en el que nos subimos los tres y partimos camino de una fuente no muy lejana

Realmente no era una fuente, sino un pequeño salto de agua de un riachuelo, que con los años había formado un pequeño remanso, poco profundo, donde íbamos a bañarnos mi hermano y yo, a cuyo alrededor había crecido una alfombra de hierba blanda.

Durante todo el camino solamente hablamos del camino, del paisaje, de cómo era el lugar, su tranquilidad, su soledad, etc.. Cuando llegamos, bajé y ayudé a bajar a ellas, bajé también la comida, ellas extendieron una manta y colocaron un mantelito, comenzando a sacar la comida a base de pollo frío y similares, elogiando la buena pinta que tenía todo.

Nos sentamos, ellas una a cada lado mío, y les dije:

-Bueno, ya que estamos aquí, asumo que habéis aceptado mi propuesta. ¿Es así?

-Lo hemos hablado, y si tú nos das tu palabra de hablar con tu hermano a nuestro favor, ahora nos desnudaremos para ti.

-No lo habéis entendido. Lo que yo quiero es que vengáis a verme todas las semanas, nos vendremos aquí o a otro lugar, incluso en habitaciones de la casa, os desnudareis y permaneceréis desnudas hasta que nos vayamos, mientras tanto, os preocupareis de darme placer de todas las formas posibles y me dejareis disfrutar de vuestros cuerpos a mi gusto, mirando, tocando o como quiera. Yo, a cambio, hablaré muy bien de vosotras, sin exagerar para no levantar sospechas, y si accede, concertaría una cita con vosotras.

-Pero nosotras no podemos aceptar eso, queremos permanecer vírgenes hasta el matrimonio.

-Como podréis comprobar, hay muchas formas de disfrutar y permanecer vírgenes. –(Ya veremos), pensé yo- Pero no es necesario que vosotras disfrutéis si no queréis, basta con que lo haga yo.

Sin dar más tiempo a reflexionar, le dije:

-¡Venga, desnudaos deprisa, que no tenemos todo el día! ¡Vamos! ¡Vamos!

Ellas se miraron y comenzaron a descalzarse y quitarse las medias.

-Desnudaos siempre de pie. Quiero veros bien.

Ambas se levantaron y siguieron desnudándose. Iban a la par, se quitaron las faldas, seguidamente las enaguas, los corpiños, con los que tuvieron que ayudarse mutuamente, quedándose con una camisola y unas bragas. En este punto se detuvieron, totalmente rojas.

-¿A qué esperáis? –les dije- ¡Desnudas ya!

-Nos da mucha vergüenza.

-¿Queréis mi ayuda o no?

Como puestas de acuerdo, se quitaron la camisola. De inmediato, pude ver las tetas de Mary Ann, grandes, duras y tiesas, con unos pezones sobresalientes, mientras que Claudine presentaba un par de tetas más pequeñas, casi nacientes todavía, pero también con unos pezones sobresalientes y gordos.

Tras alguna duda y una mirada mía, procedieron a quitarse las bragas y quedar desnudas ante mí. Las examiné a conciencia, no en vano me había aprendido el cuerpo de una mujer hasta saber la ubicación de cada uno de sus poros.

Las dos eran preciosas, Mary Anne, la mayor, con 20 años, tenía los pechos grandes y puntiagudos, con un poquito de relleno, que le daba un tamaño y aspecto muy apetecibles, con los pezones sobresalientes, como deseosos de ser chupados. Rubia, de labios finos, con muy poco bello en el pubis y un par de piernas largas y delgadas, terminadas con un culo redondeado.

Claudine, la menor, con 18 años, tenía los pechos más pequeños, pero también en punta. Era rubia y de labios finos también, menos bello en el pubis y también con un buen par de piernas, pero su culo, totalmente redondeado, era espectacular.

-Sentaos a mi lado. –les dije, siguiendo cuando lo hicieron- y desnudadme.

Ellas empezaron, una a quitarme la camisa, y la otra los zapatos y medias, entre ambas, quitaron mis pantalones y calzones, dejando al aire mi polla.

Pude observar entre ellas una mirada, que luego volvió sobre mi polla. No dijeron nada, pero imaginé que sería por su pobre tamaño,

-No os preocupéis, con este tamaño ha sido capaz de dar mucho placer.

Ellas no dijeron nada, por lo que las agarré por los hombres y las acerqué a mí.

-¿Os apetece un baño?

-Si -dijeron a la par. Creo que más por evitar mi atención hacia ellas que por el verdadero interés de bañarse.

Nos metimos en el agua, que a pesar de ser verano, se notaba algo fría, y me acerqué a ellas con el fin de hacerles aguadillas, hasta que entraron al juego y estuvimos un buen rato jugando y disfrutando.

Yo procuraba acercarme a ellas y frotarles los pezones, acariciarles las tetas, tocar y acariciar su cuerpo, etc., con la intención de ir excitándolas. Cosa que poco a poco fui consiguiendo.

El agua realmente nos llegaba solamente a medio muslo y el fondo era de arena, por lo que resultaba muy agradable estar allí, y cuando me echaba encima de alguna, no se hundía hasta ahogarse.

En un momento dado, me puse de pie y le dije a Claudine:

¿Por qué no me la chupas?

-No se hacerlo, no lo he hecho nunca. Además me da mucho asco.

-Me da igual, métetela en la boca, que yo te enseñaré, o ¿quieres que terminemos aquí?

-No, no, no. Te la chuparé. –Y se aproximó a mí, se arrodilló en el fondo y se metió mi polla en la boca.

Tuve que darle unas instrucciones de cómo chupar y lamer la polla y los huevos, pero fue una buena alumna y enseguida estaba dándome una mamada como una experta.

Una ve estuvo lista, llamé a Mary Anne y presionándola contra mi costado, comencé a besarla mientras estrujaba sus pechos y acariciaba los pezones. Bajé mi mano hasta su coño totalmente empapado y no sólo por el agua de la fuente, donde hice un recorrido con mi dedo, no hice mención de meterlo, pero al pasar sobre su clítoris le hice unos movimientos circulares por encima de la piel que la hicieron cerrar los ojos y tomar aire.

Mientras Claudine seguía con mi polla en la boca, chupando y lamiendo según mis indicaciones, ayudada de vez en cuando también por mi mano sobre su cabeza que marcaba el ritmo cuando se despistaba.

Bajé mi boca a sus pezones y comencé a darles toques con la lengua, a chuparlos y acariciarlos, mientras la mano que la sujetaba contra mi, dejaba de ser necesaria para ese menester y la bajaba a su culo y metiéndola entre sus cachetes, acariciaba el ano.

Pronto empezó a gemir, sobre todo cuando pasaba mi mano acariciando su raja y hacía giros sobre su clítoris, que ya asomaba entre los labios.

Mientras tanto, la labor de Claudine hacía su efecto y estaba sintiendo acercarse mi orgasmo, por lo que aceleré mi ritmo sobre el coño de Mary Anne, metiendo el dedo entre los labios vaginales y recorriendo arriba y abajo, desde la entrada hasta el clítoris y viceversa.

Empezó a gemir y jadear cada vez más fuerte.

-¡mmmmm! ¡mmMMM! ¡MMMMMMM! ¡AAAAAAAAAA! -gritó mientras se convulsionaba.

En ese momento, retiré mi mano y la puse sobre la cabeza de Claudine y mientras la presionaba contra mi cuerpo, descargué toda mi leche en su garganta.

-¡AAAAAAAAAAAAAA! Trágatelo todo. Así, así, ¡OOOOOHHHHH!, que gusto….

A ella le dieron arcadas, por lo que retiré mi polla, que solamente había aflojado un poco, y le cerré la boca diciendo con voz fuerte:

-¡No se te ocurra escupirlo!

Ella me miró casi con miedo, pero no soltó nada.

-Ahora te toca a ti Mary Anne. Chúpamela hasta que me corra..

-¡Pero yo no quiero que me hagas eso!

-¡¡¡Tu harás lo que te diga, o nos vamos a casa y nos olvidamos de todo!!!

Se arrodilló delante de mí, tomó mi polla con la mano y se la metió en la boca. Todavía tendría el sabor a la saliva de su hermana y a los restos de mi corrida, por lo que se la sacó y echó un poco de agua sobre ella, para empezar a pasarle la lengua como había explicado a su hermana, y hacerme una mamada en condiciones.

Yo llamé a Claudine a mi lado, y, como había hecho con su hermana, comencé a besarla y acariciarla, ella, después de lo que había visto, estaba más receptiva y preparada. Sus pezones se pusieron duros inmediatamente. Los tenía grandes y gruesos, más que su hermana teniendo más pecho.

Los acaricié, chupé, mordí, haciéndola soltar fuertes gemidos de placer. Se retorcía frotándose contra mí, lo que me hizo buscar confirmación a mis sospechas, bajando mi mano a su coño y encontrando un auténtico río de flujo y un clítoris hinchado, a punto de reventar.

Prácticamente no tuve que hacer nada. Solamente con pasar mi mano por encima y darle una vuelta sobre el clítoris, se corrió en un estruendoso orgasmo.

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! ¡MMMMMMM! ¡MMMM! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! No pares, no pares. ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!.

Eso casi me puso al borde del orgasmo. Tuve que sujetarla porque se le doblaban las piernas. Al mirar a su hermana, vi te tenía una mano metida en el agua, y estaba acariciando su chocho. Le metí la polla hasta adentro, sujetando su cabeza y le dije:

-Ahora solo tienes que darme placer a mi.

Ella retiró su mano y me acarició los huevos, mientras chupaba y lamía mi glande y masturbaba con la otra mano.

Yo volví a Claudine, que se recuperaba lentamente. Volví a besarla y acariciarla despacio. Acaricié su ano y probé su estrechez haciendo algo de presión, lo que la hizo soltar un breve gemido. Volví a sus pechos, sus pezones, su cuerpo. Todo fue recorrido o por mi boca o por mi mano.

Cuando volví a bajar a su coño, lo encontré receptivo, había vuelto a excitarse, señal de que quería más.

Como yo no tenía prisa, ya que acababa de correrme y no iba a llegar tan pronto, me dediqué a pasar mi mano por enciman de su coño, presionando ligeramente, mientras seguía con el resto de mis atenciones para con ella y corrigiendo a su vez, los movimientos de su hermana.

No tardando mucho rato, noté que se encontraba al borde del orgasmo, por lo que flojé en mis caricias, sólo para mantenerla en ese estado y yo, que también me encontraba cerca, apuré a la hermana para que acelerara la mamada. Teniendo que repetir, al momento, la escena anterior. Aceleré mis caricias sobre el coño de Claudine hasta que se corrió de nuevo.

-¡MMMMMMMMMMM! Más, más. ¡MMMMMMM! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!

Su orgasmo debió de ser más fuerte que el anterior, porque todavía le fallaron más las piernas y yo, casi le meto el dedo en su ano mientras la sujetaba.

Con la otra mano, sujeté la cabeza de Mary Anne y le follé dos o tres veces la boca, corriéndome nuevamente

-¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA! Trágatelo tú también. Verás como, a partir de ahora, te gusta más ¡MMMMMMMMMMM!

-Cuando termine, le dije:

-Chúpala bien y déjala limpia.

Ella lo hizo, y tras terminar, tomó agua con la mano y me la lavó.

Tras esto, salimos del agua, dejamos que nuestros cuerpos se secaran, mientras dábamos buena cuenta de las viandas que nos habían puesto, mientras hablábamos de tonterías. Más tarde, nos vestimos, recogimos todo y nos pusimos en camino de regreso a casa.

Ambas iban sonrientes, sentadas una a cada lado mío, hasta que se pusieron serias y me preguntó Mary Anne:

-¿Lo hemos hecho bien? ¿Te ha gustado?

-Ha estado bien, pero os falta mucho que aprender para satisfacer bien a un hombre. ¿Y vosotras? ¿Lo habéis pasado bien?

Se miraron y pusieron coloradas a la vez y respondieron al unísono.

-Mucho.

-¿Habías llegado antes al orgasmo?

-Yo no, nunca. –dijo Mary Anne.

-Yo tampoco –dijo Claudine.

-¿Ni siquiera os habéis masturbado? –ambas negaron con la cabeza.

-¿Porqué no os levantáis las faldas y me enseñáis el coño?

Su color se acentuó del rojo al marrón.

-Nnnnnooo pppppodemos hacer eso. Nnno pppuedes pedírnoslo..

-¿Cómo que no podéis? Después de lo de esta tarde. ¿Cómo que no puedo? Entra dentro de mis exigencias.

Empezaron a subirse los ropajes hasta llegar a sus bragas. Les pedí que se las bajaran y abriesen las piernas, mientras sujetaban la ropa.

Sujeté las riendas con mis piernas (al fin y al cabo, el caballo conocía el camino) y puse una mano en cada coño, acariciándolas suavemente.

Cuando ya estábamos llegando, y con las manos totalmente mojadas pero sin haberlas hecho correrse, les dije que se colocasen bien todo, cosa que hicieron, no sin soltar un bufido de desagrado, a lo que les dije:

-El que disfruta soy yo, vuestro placer tendréis que ganarlo y pedirlo.

La verdad es que estaba más caliente que el hierro en la fragua.

Cuando llegamos a casa, sus padres ya esperaban para marchase. Bajé del carruaje y les di mi mano para ayudar a bajar a ambas, mientras ellas iban hacia sus padres, yo entregaba las riendas a un criado. Al volverme, desde mi posición lateral, observé un gesto extraño en la cara de la madre, como de interrogación, que fue respondido por Mary Anne con una leve afirmación de cabeza. Me pareció extraño, pero no le di importancia.

En la puerta me encontré con Desireé, a la que hice la seña de costumbre.

Esa noche, como todas, la estaba follando duro por el coño, y ella, entre gemidos, me hacía preguntas, sólo para tomarme el pelo, aunque nunca se puede saber con una mujer.

-¡MMMMM! ¿Qué pasa? ¡MMMMM! ¿No te han follado lo suficiente las hermanitas? ¡MMMMM!

-¡AAAAHHHH! No, solo me han hecho un par de mamadas, ya ves lo desanimado que vengo. ¡AAAHHH!. –Ella lo tomó como yo quería, como una mentira de broma, que a su vez, la ponía más y más caliente..

-¡MMMMM! ¡Pues no te las han debido hacer muy bien…..!

-¡AAAHHH! Es que nadie las hace como tú.

Se la saqué, me di la vuelta para meterle la polla en la boca y comerle el coño a la vez, hasta que terminamos con un tremendo orgasmo cada uno.

Ese viernes vino mi hermano. Después de los abrazos, saludos, etc. con toda la familia, busqué el momento más oportuno para hablar con él.

Le conté todo lo que me había pasado con las hermanas, lo que pretendían, lo que habíamos hecho, lo que observé con su madre, etc.

El me felicitó por lo bien que había llevado el asunto y aprovechó todo el tiempo que pudimos estar juntos para explicarme cosas que debía saber y lo que tenía que hacer.

En un momento dado me dijo:

-Eres muy espabilado para tu edad, más que cualquiera que conozco, incluso mayores que tú. Además estás tan alto como yo. ¿Cuánto mides?

-Unos 5 pies y 9 pulgadas (175cm) aproximadamente.

-Desde luego, también eres mucho más alto de lo normal. Te has hecho un hombre ya.

Por las noches, se iba a la taberna del pueblo cercano a beber con los amigos. A mí no me quería llevar porque decía que era muy joven para beber. Yo me iba a la cama con Desireé y follábamos como locos, luego se iba a su habitación y yo me dormía como un bendito.

Más tarde me enteré de que, cuando mi hermano volvía a altas horas de la madrugada, algo bebido, pasaba por la habitación de ella y también follaban a gusto.

Mi hermano se marchó y llegó el siguiente día de visita. Cuando llegó el carruaje, salimos a recibirlos, como siempre, mis padres y yo.

La primera en bajar fue la madre, que vino directa hacia nosotros, besó a mi madre, puso la mano para el beso de mi padre y, girándose hacia mí, tomó un pellizco de mi mejilla diciendo:

-¡Cada día estás más alto y más guapo!

Yo puse cara de desagrado, por lo que mi madre saltó inmediatamente.

-Si, se nos está haciendo mayor y ya parece que no le gustan las caricias infantiles.

-Habrá que buscar otras caricias que le gusten más.-Dijo la madre sonriendo, y creo que con algo de picardía.

Tras ella bajaron sus hijas, seguidas del marido. Ellas también besaron a mi madre y dieron la mano para que las besásemos mi padre y yo. Por su parte, su padre besó la mano de mi madre y estrechó las nuestras. Inmediatamente, la madre dijo:

-Bueno, basta de tanto saludo, que ya nos conocemos. George, ¿porqué no llevas a las niñas de merienda, como la semana pasada, que dijeron que lo habíais pasado muy bien?

-Si, señora, nos iremos ahora.

-No vengáis muy tarde, que luego se nos hace de noche en el camino.

-No, señora, no se preocupe.

El coche estaba preparado, así como la merienda, una manta grande que me había preocupado de esconder antes y alguna cosa más. Nos montamos como siempre, yo en medio de las dos y partimos hacia la fuente del bosque.

Cuando la casa estaba ya algo lejos, Mary Anne dijo:

-¿No te apetece nada?

-Bueno, ya que lo dices…. Sácame la polla y chúpamela.

Ella, con algo de desilusión en la cara, abrió mis pantalones y sacó la polla de los calzones, que ya estaba tiesa de las ganas que tenía.

Se la metió toda en la boca, para luego cerrar los labios entorno al tronco e ir sacándola despacio, hasta que solamente le quedó el glande dentro, al que empezó a pasarle la lengua por el borde y darle suaves chupadas, para volver a meterla y repetir la operación. Parece que recordaba las lecciones.

-Y yo, ¿no quieres algo de mí también? –dijo Claudine

-Por supuesto, bésame y acaríciame.

A lo que ella se puso de inmediato. Me besaba mientras me abría la camisa y acariciaba mis pezones, mientras decía.

-¡MMMM! ¿No quieres nada más?

Yo veía que estaban con ganas de que les hiciese lo mismo del otro día, pero preferí dejarlas con las ganas.

-De momento, no, sigue con lo que estás.

Poco rato después, anuncié a Mary Anne:

-Me voy a correr. Prepárate a tragarte todo si no te quieres arrepentir luego.

Ella afirmó con la cabeza, sin sacársela de la boca y acelerando el ritmo.

Eso hizo acelerar mi orgasmo y me derramé en lo más profundo de su garganta.

Ella tragó todo y me la dejó totalmente limpia.

-Sigue chupando hasta que te avise.-Le dije, y así seguimos el camino

Les fui contando que mi hermano había venido el fin de semana y que le había contado que ellas nos habían visitado. Que estaban muy guapas. Que él me había preguntado qué habíamos hecho y yo le había dicho que jugar y pasear alrededor de la casa. Que eran muy amables y todo lo que mi hermano me había dicho que les dijera.

Ellas escuchaban sin dejar su labor, aunque sus labios de estiraban en una sonrisa que querían ocultar.

Con esto, llegamos a la fuente, las ayudé a bajar y les dije que bajasen la comida y extendiesen el mantel. Mientras, yo, bajaba un par de sacos rellenos de paja que había preparado, tomaba la manta guardada y la extendía a pocos pasos, habiendo colocado debajo los sacos a una distancia determinada. De la cesta de la comida, extraje dos botellines, que dejé sobre la manta mientras me sentaba en ella para ver las evoluciones de las hermanas.

Ellas, que en ningún momento perdieron de vista lo que yo hacía, habían terminado también, y quedaron de pié esperando mis órdenes.

-Desnudaos ya. –les dije.

Ellas se quitaron sus vestidos y …. ¡Oh! ¡Sorpresa!. No llevaban nada más debajo.

-¿Y esto? ¿A qué fin?

– Es para desnudarnos y, sobre todo, vestirnos más rápido, no sea que aparezca alguien y nos pille desnudas.

-Je, je, je, je. Me parece muy bien.- Ahora entendía el interés por hace algo durante el viaje.

-Quiero que os acostéis una junto a la otra, con el culo sobre el bulto de la manta y las piernas bien abiertas.

Así lo hicieron, quedando acostadas juntas, con la cabeza a la altura de las rodillas de la otra.

-A vuestro lado tenéis un botellín de aceite, untaros los dedos y empezad a lubricar y meterlos en el ano de la otra. Primero lubricáis y luego metéis los dedos, primero uno hasta hacer sitio, luego dos, tres, así sucesivamente, hasta que entren tres o cuatro dedos con facilidad.

Tras algunos ajustes iniciales, ambas metieron el dedo índice en el ano de la otra, comenzando un movimiento circular, a la vez que de entrada y salida. Yo me desnudé, me arrodillé con una pierna a cada lado de la cabeza de Claudine y metí mi polla en su boca. Ella lo entendió enseguida, empezando una suave mamada. Me incliné sobre ella y me puse a lamer su coño.

Enseguida empezaron los gemidos, ahogados por mi polla.

-¡MMMMMMMMMMMMMM! ¡SIDDDDDDDD! ¡MMMMMMM!.

Su hermana me miraba deseosa, por lo que, después de un rato en esa posición, me levanté y me coloqué sobre ella igual que con su hermana. Me encontré con un coño totalmente empapado y deseoso, por lo que empezó a gemir más, de lo caliente que estaba:

-¡MMMMMMMMMMMMMMMMMM! ¡AMMMMAMMMM! ¡SIMMM! ¡SIMMMM!

Al poco tuvo su primer orgasmo de la tarde. Hubiese berreado como una cerda si no hubiese tenido mi polla en la boca. Dejo de mover el dedo dentro del ano de su hermana, quedando como ida.

Yo volví a cambiar de hermana y seguir con lo mío, mientras Mary Anne volvía en si y reanudaba su labor a instigación mía.

Claudine también estaba muy excitada, y metí mi dedo en su coño hasta encontrar su himen. Entonces comencé a frotar la zona junto a él, a lo que ella respondió sacándose mi polla de la boca y dando gritos de placer.

Enseguida me levanté y dándole dos bofetadas le dije:

-¡Que sea la última vez que dejas de chupar mi polla sin que yo te lo mande! ¡Estás aquí para mi disfrute, no para el tuyo, ya que fuisteis vosotras las que así lo quisisteis!

Volví a mi posición y seguí un rato más, hasta que noté que se encontraba cerca de su orgasmo, entonces, cambié de posición con la hermana, que ya se encontraba recuperada, volviendo a empezar el proceso.

Al poco rato, ya estaba excitada otra vez, gimiendo ante mis caricias y lametazos, entonces le metí el dedo como a su hermana, sintiéndola moverse en busca de su placer. Entonces volví a cambiar.

Así estuve hasta que ya no podía más, las penetraciones anales de los dedos iban en aumento. Cada una soportaba ya tres dedos dentro de su culo y parecía que les estaba gustando, así que, aprovechando que estaba sobre Mary Anne aceleré mis lamidas y chupadas sobre el clítoris y aumenté el movimiento de mi dedo en su interior. Al momento se le desencadenó un monumental orgasmo, que llenó mi cara y mi mano de su flujo.

-¡MMMMMMMMMMMM! ¡AAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH! –dijo soltando mi polla. Esperé a que se relajara y cambié a su hermana que estaba expectante.

Volví a empezar a calentar a Claudine nuevamente, cosa que necesitaba poco, porque se mantenía caliente solamente de ver la corrida de su hermana y la manipulación de su ano. Repetí el proceso con ella, hasta que la sentí llegar a su potente orgasmo, aprovechando para dejar de contenerme, ya que no podía más, y correrme dentro de su boca, al tiempo que ella se convulsionaba

Después de esto, permanecimos unos minutos recostados sobre la manta, hasta que nos recuperamos totalmente. Ellas se levantaron primero y fueron a la fuente a lavarse, al verlas frotarse el cuerpo con el agua, me acerqué a ellas y les pedí que me lavaran la polla y los huevos, lo que parece que hicieron muy gustosas. Yo aproveché para comprobar la dilatación de sus anos.

-La próxima vez, haréis esto antes de venir, porque quiero estrenar vuestros culitos. Además, os interesará repetirlo durante la semana, para estar mejor preparadas.

-Lo que tu digas.-dijeron a la vez.

Salimos del agua y fuimos a merendar y, con el hambre que da el ejercicio, pronto terminamos con las viandas.

Nos vestimos y regresamos a casa. Por el camino les pregunté:

-¿Os ha gustado?

-¡¡¡Siii, mucho!!! –dijeron.

-¿Y todavía seguís interesadas en mi hermano? ¿No os gustaría seguir conmigo?

-¡¡Imposible!! .dijo Mary Anne- ¡Si hacemos eso, nuestra madre nos mata!

-¡¡Nos advirtió que hiciésemos lo que fuese para que una de nosotras se casara con él!! –dijo Claudine.

-¡¡Eso no deberías haberlo dicho!!-dijo su hermana

-Es igual, -dije yo- ¿Y una vez que mi hermano elija, la otra querrá seguir conmigo?

-Será imposible, mi madre ya tiene pensado quien será el candidato para la otra.

Yo me callé. No supe qué decir. Al fin y al cabo, mi interés por ellas era para follármelas e informar a mi hermano, no tenía pensado ni mucho menos casarme con ellas.

Llegamos a la casa, las ayudé a bajar y me fijé en la madre y ellas, la madre volvió a hacer el gesto interrogante y ambas sonrieron. Estaba claro. Como había insinuado mi hermano, la madre era la que las dirigía y a la que informaban de todo.

Agradezco las críticas constructivas y de apoyo, y no echaré en saco roto las destructivas. Gracias por vuestras valoraciones. Sugerencias en privado a:

amorboso@hotmail.com