Sin título1

 Hace tiempo que no escribo nada para todo relatos, la verdad aunque mi último relato ha sido leído bastante a veces una requiere motivaciones para contar sus experiencias.

Como sea aquí estoy de nuevo, relatando algo real que pasa en mí y quiero externarlo.
En mi relato anterior me describí así que ya no lo haré aquí, pero si debo recordarle a mis lectores que soy una mujer muy caliente y cuando me despierto inquieta de verdad necesito a alguien que me quite la calentura y sobre todo que me haga sentir muy puta.
Yo necesito, esa es la palabra correcta y ahora la externo, necesito un hombre u hombres que me usen, que me hagan sentir el placer al máximo de mil formas posibles,  desgraciadamente los novios o amantes que he tenido cuando me empiezo a portar super caliente, casi ninfómana  regularmente se alejan, no del plano sexual pues a que hombre no le gusta una puta en la cama, pero el trato hacia mi comienza a cambiar, me ven de forma diferente y eso me molesta, ¿porque no puedo ser su novia y su putita a la vez y no solo lo segundo?
Esta mala experiencia ahora me hecho ser diferente, en el trabajo, amigos, pretendientes y novios soy una persona he internamente soy otra aunque a veces necesito sacar mis ansias pero debo hacerlo con gente que no me conozca, que nunca vuelva a ver y en un lugar ajeno a mi círculo social.
Este relato cuenta una de mis tantas escapadas a un lugar cercano a donde vivo, un pueblo a 1 una y media de distancia donde tengo un amigo que conocí por el chat, no con mi correo real si no un chat de los muchos que hay abiertos al público, me agradó su plática y comenzamos a frecuentarnos.
Pues bien cuando estoy que no aguanto planeo un fin de semana, mi amigo vive solo pero trabaja en un pueblo de su localidad por lo que a veces no tiene tiempo de ir a su casa los fines de semana y a mí me ha dejado sus llaves por lo que puedo ir los días que desee lo cual es perfecto para mí.
Ese viernes por la tarde salí de la oficina a las 5, pasé por una maleta pequeña con lencería, muchos bikinis tipo tanga (a lo mejor posteriormente explico por qué) y dos vestidos cortos, más el que llevaba puesto, un traje de baño por si las dudas entre otras cositas y me dirigí a la terminal del norte en un taxi, el tipo era un señor como de 35 años muy educado, no era un taxista común y corriente vestía bien y olía a loción de marca, en el trayecto no me quitaba la vista de las piernas ya que el vestido amarillo se me subía bastante y yo cruzaba las piernas muy a menudo para que se subiera más aún, el taxista estaba tan distraído que casi se pasa un alto y al frenar bruscamente me derramó un café que tenía en el portavaso sobre mis piernas, el muy apenado saco klinex de su guantera e intento limpiarme, al hacerlo me tocó las piernas y mi vestido se subió aún más, al darse cuenta que fue atrevido ya que casi mostraba mis bikini me ofreció disculpas y apenado me dijo que si yo aceptaba el gustoso me reponía el vestido.
Su ofrecimiento me saco de onda pero vi una oportunidad de coquetear un poco así que acepte, después de todo no tenía prisa por llegar a ningún lado.
Nos dirigimos a una plaza cercana y entramos a una boutique de mediana calidad con muchas ofertas.
Escogí dos vestidos, un short y una blusa y me dirigí a los probadores, él se sentó en una banca enfrente de estos, a estas alturas mi plan estaba trazado era lograr que me viera desnuda y por qué no dejarme tocar un poco, entre al probador y para mi buena suerte para mis planes no tenía ni un banco, ni un gancho para sostener mi ropa por lo que me asome y le pedí que se acercara, le comenté la situación y le pedí que sostuviera mis prendas y me las pasara conforme lo fuera necesitando por lo que se tuvo que quedar al lado del probador.
Me quite el vestido muy, muy lentamente, dándole la espalda que aunque tenía la cortina cerrada estaba segura que por alguna apertura me vería. Al quedarme solo en bragas y sostén le dije que metiera su mano para tomar mi vestido y para que me pasara el primero que me probaría.
Me paso un vestido rojo muy parecido al mío, corto y de tirantes arriba, me lo puse rápidamente y le pedí su opinión, inmediatamente tenía su cabeza asomada por la cortina, me gire y me chifló, le pregunté si se me notaba mucho la tanga (lo cual era obvio que si puesto que el vestido era pegado) y el asintió con la cabeza.
A estas alturas yo estaba empapada por la situación y el morbo, le hice señas que se saliera y me quite la tanga, la sentí mojada ya que como comenté en un relato anterior yo soy una mujer muy jugosa cuando me caliento, le dije mete la mano y le puse la tanga en la mano teniendo cuidado de que notara que estaba mojada.
Le pedí que viera ahora, él se asomó por la cortina y asintió con la cabeza, en la tienda había una persona atendiéndonos que en ese momento gritó: “como le quedó”, eso nos hizo salir del trance porque yo lo veía directo a los ojos y el me veía directo al cuerpo acariciando la tanga con descaro entre sus dedos. Rápidamente cerró la cortina y yo me quité el vestido solicitándole que me pasara el otro vestido, me lo probé y “desgraciadamente” me quedo muy chico, se me veían todas las nalgas y estaba muy ajustado arriba, más bien parecía una puta callejera con él así que le pedí a la dependienta que si me lo cambiaba por una talla más grande, ella comentó que no tenía en piso pero que en bodega si, y pidió que la esperáramos unos 5 minutos que iba rápido por el vestido.
Eso fue el incidente que me hizo lograr mi plan, en cuando escuchamos como se fue le pedí que me pasara mi tanga para probarme el short y la blusa, me paso la tanga, pero al hacerlo dejó la cortina a la mitad, yo no la cerré y me puse la tanga frente a él, a estas alturas yo ya estaba super excitada y quería que me tocara por todos lados pero el simplemente no hacía nada, solo me miraba hasta que empezó a tocarse encima del pantalón con descaro yo aproveche eso y lo jale hacia  adentro del probador, le planté un beso en la boca super cachondo, metiendo mi lengua lo más que pude, él no desaprovechó la oportunidad y me metió la mano bajo el vestido tocando bruscamente mi tanga sintiéndola sobre mi panochita empapada.
Yo me movía sobre su mano como si estuviera encima de él montándolo, y el con la otra mano me jalaba hacia él de las nalgas, prácticamente embarraba mi panochita en su mano y me empezó a meter dos dedos, luego tres, dejo mis nalgas con el vestido muy alzado para hacer a un lado los tirantes del vestido y manosearme las tetas, me las apretaba fuerte, recorría mi pezón y comenzó a lamerlas, mientras abajo ya metí a 3 dedos y lo que podía del dedo meñique.
Yo estaba super caliente y le empecé a desabrochar el pantalón para sentir su pito, quería sentir ese pedazo de carne, tenía ganas de que lo metiera junto con sus dedos, siempre me ha gustado sentir como me abren la panochita, como se les moja la mano y el pene de mis jugos.
Al desabrocharlo rápidamente salto una verga de buen tamaño, gorda y con rastros de líquido preseminal, no podía desaprovechar el momento y la jale así en la posición que estaba frente a él y la empecé a embarrar en mi panochita, es decir tomó el lugar de su mano pero obviamente por la posición en que estábamos no me lograba penetrar, solo estaba yo montada sobre su aparato, jalándolo para sentirlo bajo mis labios completamente mojados, el hizo a un lado mi tanga he intentó metérmela logrando solamente meter la cabeza, y así estuvimos en una vaivén delicioso.
Imaginen la escena, una mujer desnuda del torso con el sostén bajo las tetas y de abajo el vestido hecho una piltrafa, con las nalgas al aire y el frente todo levantado, el lugar apestaba a sexo ya que soy muy olorosa, alce una pierna para que pudiera cogerme bien al momento que mordía su cuello, de repente siento como me moja completamente, se estaba viniendo en mi panochita, no adentro de ella, afuera, en mi tanga, sentía sus chorros espesos en mí y  bajó la mano para meterme sus dedos junto con su lechita, me metió 3 dedos completamente mojados, yo gemía ya como toda una puta, estaba super caliente, me metía los dedos, los sentía pegajosos de su semen y mis jugos, movía intensamente sus dedos, sentía como toda su mano entraba en mí y me mordía las tetas, me las mordía fuerte, a la vez que me jalaba de las nalgas metiendo un dedo en mi culito, no pude más y me vine, ahhhh, ahhhhhh, ahhhhh, ay papi, papi, me vine riquísimo, sin cogerme hizo que me viniera delicioso.
Estuvimos un rato mas así sin movernos, el sentía como palpitada mi panocha en su mano mientras yo el acariciaba el pene, tenía la mano llena de semen y me la lamí, me encanta el sabor y sobre todo la cara que ponen cuando lo hago, nos separamos un poco y cuando saco su mano me los puso en los labios para lamer, yo como toda una putita lo hice, le deje limpia la mano y me agache a limpiar también su pene, me lo metía  la boca completo y lo succionaba hasta dejarlo limpio.
Uff estaba exhausta debido a la posición y a la adrenalina que comenzaba a bajar, me acomodé la ropa al igual que él y salió del probador, yo me recargué en la pared un momento cuando la dependienta me pasó el vestido, ya no me lo probé puesto el que traía apestaba a sexo por lo que tenía que cómpralo, solo le pedí que de favor me vendiera los vestidos pero me llevaría puesto el rojo.
Ella realizó todo su trámite y mi “novio” pago gustoso, salimos del lugar bastante acalorados con una enorme sonrisa y mi boca apestaba a semen, al pasar junto a los demás algunos hombres regresaban la mirada al olerme pasar puesto que apestaba a sexo.
Subimos al taxi y me llevó a la terminal del norte para retomar mi camino, en el trayecto me adulaba, me decía que estaba hermosa que le encantaría ser mi novio, etc, etc. Yo solo le agradecía los cumplidos.
Al llegar a la terminal, se estacionó y me dio un beso super cachondo mientras me tocaba las tetas encima del vestido, yo tome mi tanga de ambos lados y me la saqué entregándosela de recuerdo, intercambiamos números y me rogó porque le marcará en cuanto regresara de mi viaje.
Nos dimos un beso de despedida muy caliente pues me volvió a manosear completita …..
Me baje del auto sin calzones, apestando a sexo, caliente, y con un vestido nada apto para las horas y mucho menos para viajar, todo me veían y me comían con la mirada.
Compré mi boleto y me dispuse a esperar la salida, mientras lo hacía me dieron unas ganas tremendas de ir al baño  pero me daba asquito los baños de ahí así que le pedí a los chicos de la puerta si me dejaban subir al autobús rápido. Se acercó el chofer, un señor gordito como de 50 años y amablemente aceptó y me acompaño. Me cedió el paso y al subir antes que el pude sentir su mirada en mis nalgas, me ayudó con mi equipaje y corrí al baño, el corrió tras de mi indicándome que la puerta no cerraba y que él me la detenía, no me importó ya que me andaba bastante y me senté rápido a hacer pis pero al quererme limpiar me percaté que no había papel por lo que tuve que pedirle al chofer que me consiguiera algo, el sacó un klinex y tuve que abrir la puerta para que me lo pasara, él me pudo ver completamente las piernas y mi escote, mi limpié, me arreglé y salí.
Le agradecí bastante por la ayuda y en cuanto me iba a bajar me dijo que no había problema que podía esperar allí, que estaría más cómoda. Acepté gustosa y él se fue a su asiento delantero a preparar cosas del viaje me imagino, yo sentí a un poco de frio al andar sin calzones y busqué uno en mi equipaje para ponérmelo.
Me quedé relajada viendo la ventana cuando de pronto siento que se empiezan a subir personas, pocas, eran a lo mucho 12 personas en total, a mi lado se sentó un supervisor de la línea, lo supe después y él iba solo a la primer caseta. Me hizo la plática, era un chamaco de 23 años muy lanzado, desde que se sentó me empezó a tirar la onda, rápidamente me imagine montándome encima de él, eso me excito y comencé a seguirle la plática.
Continuará …..

PARA CONTACTAR CON LA AUTORA:

indira2bebe@gmail.com

¡SEGURO QUE TE GUSTARÁ!