dueno-inesperado-1Después de un viaje de trabajo bastante duro y tormentoso decidí parar en un hotel de carretera, muy cercano a mi destino, pero la verdad es que estaba realmente cansado, tanto a nivel físico como mental y a pesar de estar tan solo a cien kilómetros de casa, no me veía con fuerzas de seguir conduciendo.

Reservé una habitación en ese hotelito y tras una relajante ducha, me dispuse a ojear el periódico que me habían prestado en recepción. Después de ver los resultados deportivos, cosa que suelo mirar principalmente, llegué a las páginas de contactos. La verdad es que siempre me han resultado graciosos esos anuncios de la sección de relax del periódico, algunos me resultan cómicos, otros raros, algunos efectivamente seductores. Precisamente me detuve en uno que me atrajo más de lo normal.

La foto de una chica rubia con la cara pixelada, pero con un endiablado cuerpo, que cubría con un minibikini y unas botas altas de tacón. La foto impactaba desde luego, pero el texto también.

“Joven rubita, ojos verdes, de 18, la que siempre has estado buscando. Ahora tienes la oportunidad de probarme y a cambio recibirás todo el placer que no has conocido nunca. Te lo prometo. Comprúebalo y verás. No te arrepentirás”

Debajo aparecía su número de teléfono. Me sonreí a mí mismo al ver ese anuncio que parecía dirigido exclusivamente a mí. Lo cierto es que con esa foto y ese mensaje la polla se me puso dura bajo la toalla que llevaba sobre mi cuerpo recién duchado. Me puse a jugar con el móvil en la mano como si marcase realmente el número que aparecía en el anuncio, pero cuando quise darme cuenta apareció el símbolo de llamada y a los pocos segundos una voz que contestaba al otro lado de la línea. ¡Joder, le dí sin querer al botón!

¿Hola? ¿Necesitas compañía? – se oía en el teléfono un susurro de voz juvenil seductora.
Me quedé bastante bloqueado, pues fue algo que salió accidentalmente, no pretendía marcar nada, tan solo estaba jugando a hacerlo y estuve a punto de colgar a la chica que me hablaba al otro lado, sin embargo su voz tan sugerente me cautivaba y no pude evitar seguir la conversación para oirla de nuevo.

No, creo que no, solo marqué, perdona. – dije algo nervioso.
Me parece que estas solo y que necesitas unos mimitos – añadió la chica con esa voz que arrullaba.
No, yo no… – contestaba yo en voz baja también.
Scchhhhsss… Soy tu chica.
De verdad, ha sido un accidente con el teléfono, no quise marcar.
Creo que el destino nos ha unido y tu mano ha hecho el resto. – añadió.
No, perdona, yo normalmente no…
¿No quieres probar a una rubia cachonda de 18?
Es que yo… estoy casado…
Será un secreto entre tú y yo. Soy una nena muy buena. Mira, creo que estás solo y necesitas un poco de compañía después de un día duro. ¿No es verdad?
Sí… pero no…pues es que yo nunca…
Nunca has estado con una putita.
No.
Entonces yo soy tu nena, no vas a encontrar otra como yo, te lo prometo. – aseguraba la chica con el susurro atrayente de su voz.
No creo que sea buena idea – esto último lo dije apretando mi polla que no paraba de endurecerse bajo la toalla hasta casi querer reventar. Mi mente no dirigía la operación, sino mi verga que estaba encantada con la suave voz encandiladora que me hablaba desde el otro lado de la línea.
Sé que te gustan las chicas jovencitas y yo lo soy. Podríamos pasar un rato inolvidable. Soy rubia, con dos tetas bien puestas y redondas, una cinturita estrecha, unas caderas que se mueven de alucinar y un chochito estrecho y caliente dispuesto a engullir esa polla que crece por ahí abajo.
Joder, la chavala parecía estar viéndome y yo estaba muy cachondo con su provocadora voz y sus más que atrayentes palabras.

¿Te gustaría correrte en mis tetas? ¿En mi cara? ¿Que te haga una mamada única?
Sí, pero no creo que…
Ssschhhhsss…. y follando te juro que soy una de las mejores. Todos dicen que soy única follando.
¿Cuantos años tienes?
Dieciocho recién cumplidos. Con un chochito rico. No veas como lo muevo. Atraparía tu polla hasta vaciarte.
Ufff, yo… – casi no podía contestar, entre nervioso, aturdido y excitado.
Vamos amorcito, rompe con todo y echa esa canita al aire que siempre has soñado, verás como nadie se entera y vivirás algo increíble con la chica de tus sueños.
¿Y cuanto me costaría? – dije de pronto.
¿Ves? Ya estamos entendiéndonos y predestinados a estar juntos, lo sabía. Mi tarifa depende de lo que tú quieras hacer y del tiempo que necesites estar a mi lado. Te advierto que es fácil enamorarse de mí. – añadió.
Joder la chavala no tenía abuela, pero el caso es que con esa voz y sí realmente era la chica de la foto que tenía ante mis ojos, no debía mentir precisamente.

Estoy de paso… en un hotel. ¿Una hora cuanto me costaría? – dije sin pensarlo dos veces.
Lo cierto es que ni yo mismo me creía estar diciendo eso con una prostituta que se me estaba vendiendo de forma magistral.

sin-tituloPor una hora te puedo hacer un precio especial. ¿Te gustaría un completo?
¿En qué consiste?
Pues una buena mamada hasta el final y luego un polvete. Si sigues con fuerzas, te dejaría usar mi culito. Todo 300.
¿300? Ufff, es un poco elevado para mí.
Te aseguro que es barato y te prometo que disfrutarás muchísimo.
Es que son 300 por una hora. Creo que no…
Está incluído el desplazamiento hasta tu hotel. No tendrás que salir de ahí.
No sé.
Mira, hacemos una cosa. Yo me presento ante tí, me apruebas… me pruebas y decides qué cosas quieres que te haga. Por ejemplo: una mamada 100. Luego tu decides si quieres más. ¿Qué te parece?
Aquella dulce voz de la chica me tenía torturado y muy excitado, para entonces mi polla estaba en toda su plenitud y tampoco parecía querer rendirse.

¿Cómo te llamas? – le pregunté.
Rebeca.
Esta bien Rebeca. ¿Puedes venir a mi hotel entonces? Pero resulta que aquí no tengo dinero.
Tranquilo, ¿Tienes tarjeta?
Sí.
Sin problema, entonces. Dame tu dirección.
Hotel Miramar. Habitación 312
Perfecto. Ahora mismo te veo
Nada más colgar me quedé bastante angustiado. Por un lado me parecía raro hacer algo así, pues nunca había acudido a los servicios de una profesional y ahora había cerrado un trato con una puta en apenas dos minutos. ¿Cómo había logrado convencerme?

La espera se me hizo larga, joder, me estaba poniendo nervioso, como un chiquillo en su primera cita. Hacía casi diez minutos que había hablado con Rebeca, pero me parecía una eternidad y todavía no daba señales de vida. Por un momento me sentí aliviado, pues casi era mejor no seguir con esto y olvidarlo como una anécdota antes de tener que arrepentirme y tener que dar excusas y explicaciones por un tonto desliz.

En ese momento sonó la puerta de la habitación, alguien llamaba con sus nudillos. Tragué saliva y no me había dado cuenta que todavía tenía la toalla por mi cintura. Pensé en vestirme a toda prisa, pero luego pensé en lo absurdo en que me comportaba. Ella era una puta dispuesta a hacer su trabajo y seguramente la ropa volaría en menos de lo que canta un gallo. Me acerqué a la puerta.

¿Quién es? – pregunté lo obvio esperando respuesta al otro lado de la puerta.
Soy Rebeca.
Miré por la mirilla y la tenue luz no me dejaba mucho que ver, pero sí que era una chica rubia ataviada con una gabardina cubriendo algo que debajo seguramente me maravillaría. La chavala había sido discreta para venir al hotel, como tiene que ser…. ¡toda una profesional!

Al abrir la puerta, lo hice lentamente dispuesto a saber de una vez por todas si me iba a sorprender su visión tanto como lo hizo su voz, pero cuando ambos cruzamos nuestras miradas nos quedamos petrificados. El tiempo se detuvo y creo que todo dio vueltas, porque sentí cierto mareo. Mis músculos no respondían, tan solo mi voz en casi un grito:

¡Laura!
¡Ramón! – contestó ella con la misma cara de sorpresa,
Intenté convencerme a mí mismo de que no era ella, que era tan solo una alucinación o algo parecido, pero la chica volvió a mirarme con sus ojazos verdes:

¿Ramón? ¿Qué haces aquí?
Miré de arriba a abajo y salí de dudas con espejismos y alucinaciones. Se trataba de Laura, mi ahijada, la hija de Fernando, uno de mis mejores amigos, bueno, para ser exactos: ¡mi mejor amigo!

Y estaba allí cubriéndose con sus manos sobre su gabardina como si quisiera desaparecer en ese preciso momento.

¡Laura! ¿Que haces tú aquíi? – fui yo el que inquirió su presencia con un tono de enfado.
Ella miró mi pecho desnudo y mi toalla que cubría desde mi cintura hasta por encima de mis rodillas.

Soy tu chica… soy Rebeca. – añadió.
¡Joder! ¿Cómo? ¡No puede ser! – contesté medio gritando.
Ella no contestó, permanecimos quietos, observándonos mutuamente y sin pronunciar ni una palabra más, intentando asimilar ese encuentro entre ambos tan extraño.

Mejor paso, ¿vale? – dijo ella de pronto apartando mi mano del quicio de la puerta, sin derecho a réplica, colándose a continuación dentro de mi habitación.
Se sentó en la cama y bajó su cabeza avergonzada, sin duda los dos estábamos bastante impactados o más bien desconcertados.

Pero Laura, hija… ¿Tú eres Rebeca?, No puede ser. – intentaba poner cordura yo en todo aquello.
Sí… – contestó sin dejar de mirar al suelo.
No reconocí tu voz al teléfono.
Yo tampoco la tuya, aunque me sonaba algo. ¿Por qué estás aquí? – preguntó mirándome con sus ojazos verdes.
Estoy de viaje de negocios y paré a descansar.
Estoy flipada.
Pero Laura, ¿Tú?
¿Yo qué?
¿Eres…?
¿Una puta? – Lo dijo levantando una de sus cejas esperando mi reprobación.
Sí, eso… ¿Lo eres realmente, hija?
Sí, pero yo prefiero decir que soy una simpática acompañante…
No me lo podía creer, estaba alucinado, mi pequeña Laura, la que vi crecer, aquella que cuidé como una hija era ahora, una mujer, pero además de muy mujer, resultaba ser una puta, por mucho que ella intentase cambiarle el nombre, algo que yo no podía ni quería encajar.

Esto no puede ser Laura. Tu padre te mata.
¿Mi padre?, ¿Qué tiene que ver ahora mi padre? – preguntó.
Joder, sí, cuando se entere, ¿No te das cuenta?
¿Enterarse?, ¿De qué? – decía ella sin dejar de mirarme con sus ojos abiertos como platos.
Joder Laura, eres una… ¡puta!. No sé si te mata él a tí o le matas tú a él de un infarto cuando lo sepa.
Ella tardó en contestar, aun mantenía sus manos en su regazo y estaba muy apurada por la situación.

¿Y por qué tiene que enterarse?, dime. – preguntó de nuevo más seria.
¡Joder Laura!
No, en serio, Ramón, ¿Por qué se va a enterar?. – dijo ella poniéndose de pie frente a mí.
Hasta entonces no me había dado cuenta de que debía llevar unos largos tacones pues era casi de mi altura. Nuestros ojos estaban al mismo nivel. Qué guapa estaba, con aquel cabello rubio medio ondulado, sus ojos verdes muy resaltados con el rimel, esa nariz tan divina y sus labios rojos perfilados en una boca perfecta. Laura siempre me atrajo, pero esa noche me estaba volviendo loco, no podía evitar desearla como un animal.

¿No pensarás que me calle esto, Laura? – dije de pronto observando detenidamente esa preciosa cara que me atraía poderosamente.
Te digo que no tiene por qué saberlo. – comentó ella apoyando al mismo tiempo la palma de su mano sobre mi pecho desnudo.
No sé lo que sentí en ese momento, pero la ternura de su voz, el roce de su piel sobre mi cuerpo y mi cabeza dando vueltas no me permitían pensar con claridad y mucho menos con racionalidad.

Hagamos un trato. – añadió ella viendo mi turbación.
¿Un trato? – contesté confundido sin dejar de observar su mano contra mi pecho.
Sí… tú no le dices nada a papá y yo tampoco le diré que has llamado a una puta.
Su sonrisa sonaba a victoria, sabiendo que ese trato era más bien un chantaje de tomo y lomo.

No puede ser, Laura, hija – dije soltando su mano y sosteniéndola entre las mías intentando poner un tono paternalista.
¿Por qué no?
Yo no puedo callarme esto. Soy tu padrino…
Pero entonces, Ramón… los dos saldremos perdiendo. – dijo ella con cierto nerviosismo en su voz, en una señal que me parecía cercana al llanto.
Esto que haces no es normal, hija. Estoy alucinado.
¿Y tú?
Yo no he hecho nada, Laura.
¿No has llamado a una puta para follártela?
Joder Laura, basta ya. No podía imaginar que fueras tú y esto aunque me cueste el mayor de los disgustos, no podré callármelo, eres como mi hija.
No lo soy, padrino. – contestó ella acariciando con su pulgar el dorso de mi mano.
Como si lo fueras, eres de la edad de mi hija, sois grandes amigas desde niñas, casi como hermanas. Yo te vi nacer, te vi crecer, para mí has sido eso, una hija más.
Y también me has visto como una mujer… – dijo con una leve sonrisa acercando su cara a pocos centímetros de la mía.
Claro y muy guapa, siempre me lo has parecido… pero esa admiración es…
Siempre te he gustado. Lo sé.- me cortó ella.
Laura Por Dios…
¿Acaso no es verdad? Sé como me has mirado siempre, más aún desde que me crecieron las tetas, y sé que mis piernas y mi culo te vuelven loco… Te gusto, lo sé.
Laura…no. ¡Para!
Y tú a mí. – dijo de pronto mordiéndose el labio inferior.
Aunque yo intentase ponerme en el papel de padre, que a todas luces no era, sí que había cierta verdad en lo que ella decía, o mejor dicho, toda la verdad, ya que esa chiquilla siempre fue una preciosidad y a medida que fue creciendo se fue convirtiendo en una mujer de impresión, todo un bombón deseable, pero yo siempre intenté mantener la distancia que la amistad entre su padre y yo nos marcaba, sin embargo resultaba fácil sentirse muy atraído por ella.

Laura, siempre te he admirado, no lo niego, pero no puedes atraerme como mujer. Eres mi ahijada y la hija de mi mejor amigo, pareces no darte cuenta de esta tremenda situación.
Las cosas son como son, por mucho que tú las intentes cambiar. – dijo ella volviendo a acariciar mi pecho desnudo con su mano.
La sostuve y la aparté porque sabía que era el diablo convertido en Laura el que me hablaba con dulces palabras.

No me líes, Laura. Siéntate.
Lo dije muy serio y casi bajando su mano de golpe sintiéndome muy incómodo y enfadado con la situación. Me senté a su lado.

Me has dejado bloqueado. No puedo creer que te dediques a esto. ¿Desde cuando…?
Desde hace mucho, padrino.
¿Mucho?
¡Qué más te da!
Por favor…
Más de un año. – contestó mirándome fíjamente esperando mi reacción.
¡Pero Laura!
Sí y no lo gano mal.
Pero es una locura, eres una chiquilla todavía.
Tengo dieciocho, casi diecinueve.
No encajaba ver la cara de ángel que tenía Laura y que se hubiera dedicado a la prostitución durante ese tiempo, era algo impensable, si no la tendría delante nunca la hubiera creído.

¿Y con cuantos hombres te has acostado? – pregunté intrigado
¿Importa mucho? – dijo ella sonriendo.
Sí. Quiero saberlo.
No sé, no llevo la cuenta… pero más de cien.
¡Joder, más de cien hombres!
Sí, más o menos, ya te dije que no llevo la cuenta. Pero tú serás el número uno. ¿Te apetece? – dijo sonriendo y acariciando suavemente mi pezón.
¡Cállate por Dios!
En ese momento cogí el móvil que estaba sobre la cama y me dispuse a marcar el teléfono de mi gran amigo, Fernando, su padre, que seguramente nos mataría a ambos, pero yo no podía callarme algo así. Me sentía en la obligación de hacerle saber la locura de todo aquello, a lo que se dedicaba su dulce hija aunque eso me costase la amistad y una paliza.

¿Qué haces Ramón?
Llamar a tu padre.
No, por favor… – suplicaba ella sosteniendo mi muñeca
Empezamos a forcejear con el móvil como si se tratara de una pistola cargada, hasta que ella hábilmente logró arrebatármelo. Se puso en pie y estiró su brazo por encima de la cabeza, jugando a ser la ganadora del trofeo. Al hacerlo, el botón de su gabardina se abrió mostrando una buena porción de su seno izquierdo. Ella se dió cuenta porque su sonrisa se amplió exhibiendo su perfecta dentadura.

Yo permanecía sentado en la cama sin saber que hacer y ella se separó de mí unos pasos sabiendo que me atraía más de lo que yo hubiera querido en ese momento. Se desabrochó todos los botones de su larga gabardina y la dejó caer a sus pies.

Aquella visión casi me deja helado, aunque mi polla no pensaba lo mismo bajo la toalla que cubría mi cintura. Laura llevaba una pequeña blusa blanca en forma de top con dos botones delante que realzaba sus pechos de forma que estos parecían querer salirse por encima de su ceñida prenda. Su vientre quedaba al aire mostrando una buena porción de su cuerpo, con una estrecha cintura, vientre plano y un piercing juguetón en forma de flor sobre su ombligo. Abajo una faldita de colegiala de cuadros que apenas cubría sus muslos dejando ver la curva de estos metiéndose hacia sus ingles. Sus largas piernas acababan en unos zapatos de tacón de plataforma adornados con unos calcetines blancos con borlitas bordadas. Las pintas eran de puta, desde luego, pero a mi me pareció ver a una diosa, un ángel extremadamente deseable. Estaba preciosa.

¿No quieres que hagamos el trato? – dijo ella desafiante con mi móvil todavía en su mano, dispuesta a lanzarlo.
No, Laura, dame el teléfono. Esto no es un juego. – intenté yo poniendo algo de juicio, pero ella lo escondió a su espalda.
A Laura siempre le gustó jugar conmigo, como cuando era una adolescente y me escondía la cartera, las llaves o las gafas de sol, siempre tan bromista y traviesa. Ahora no sabía cual era su papel, pero yo no podía quitar los ojos de aquel cuerpo tan adorable, el de una diosa con minifalda que me estaba torturando en todos los sentidos .

Voy a llamar a tu padre, Laura. Si no es con ese móvil lo haré llamando a recepción o a la policía si es necesario.
Su cara sonriente cambió por momentos hasta ponerse muy seria, no sé muy bien si al nombrar a su padre o a la policía, pero sin duda no le gustó lo que oyó.

¿Y te quedarás sin probar esto? – dijo entonces acariciando sus tetas sobre su top y estirando su mano que lentamente bajaba por su vientre hasta colarse dentro de la faldita de cuadros rojos y negros metiéndose hasta llegar a su entrepierna.
Laura… – mi voz se notaba entrecortada sin dejar de observar su fina mano dentro de su minifalda.
Podemos llegar a un acuerdo muy divertido para ambos y ¿te lo vas a perder?
No podía creer que mi ahijada, esa preciosa chiquilla convertida en mujer me estuviera chantajeando vendiéndose impúdicamente ante mí.

Naturalmente, gratis – añadió sacando el dedo de su sexo para llevarlo a su boca y chuparlo lascivamente sin dejar de mirarme.
Laura… yo no… – contesté sentándome de nuevo en la cama totalmente contrariado.
Se acercó hasta mí y se sentó sobre mis rodillas como hiciera en otras tantas ocasiones bajo otras bien distintas situaciones. Me miró fijamente y besó mi nariz con sus labios rojos.

Ramón, mira, puedes hacer dos cosas: Llamar a papá y decirle que soy una zorra, que tú has contratado mis servicios para que se arme la marimorena, con él, con mamá, con tu mujer, con tu hija… o podemos pasar un rato divertido e inolvidable, que quedará sellado en esta noche, un secreto entre tú y yo. Lo pasaremos genial, podrás follarme por fin…
Ella estaba muy segura de sí misma. Siempre había sido muy madura, pero su experiencia profesional denotaba que sabía salir de situaciones realmente complicadas como lo era esta. Por mi cabeza pasaron las imágenes y las caras de todas esas personas que nombraba y no me gustaba nada.

Laura tú y yo no podemos… – sentencié.
¿Follar? – dijo ella agarrándose a mi cuello con sus brazos y acariciando suavemente mi nuca.
Evidentemente no. – dije intentando mostrar serenidad y una erección descomunal bajo mi toalla.
¿Por qué no? Es algo ambos estamos deseando.
¡Laura! – me quejé yo, aunque era cierto lo que ella decía, al menos por mi parte.
Mira, hazte a la idea de que soy Rebeca, la chica que contrataste, que soy esa jovencita que siempre has querido follarte y tienes la oportunidad de tu vida en este preciso momento y además podrás hacerme lo que quieras y… ¡no te costará nada!
¡Joder, Laura!
Se que te gusta la idea, por mucho que intentes forzar lo contrario, solo es la estúpida moral, prejuicios anticuados.. que de saberse, nos llevaría a un disgusto familiar. Ahora en cambio, puedes tenerme para tí solo y nadie se enterará.
Y ¿cómo crees que me sentiría yo después si lo hiciéramos?
Satisfecho, te lo aseguro. Soy una experta mamadora y te comería la polla con todas las ganas, podrías correrte sobre mis tetas, en mi cara, me lo podía tragar todo sin pestañear…
De un empujón separé a esa víbora de mi regazo haciendo que ella se tambalease sobre sus finos tacones.

No puede ser Laura. Esto es inconcebible. – sentencié poniéndome de pie frente a ella, en un claro síntoma de marcar el dominio sobre esa mujer que se estaba convirtiendo en el mismísimo diablo.
¿Acaso no te gustaría que te comiera la polla? – dijo ella estirando la mano ya acariciando mi miembro sobre la toalla.
No, Laura… – grité separando su mano de un manotazo.
Pues ella no piensa igual, jajaja… ¡está durísima! – apuntó ella con su blanca sonrisa.
Logré arrebatarle el móvil y comencé a buscar el número de su padre en el display, mientras ella permanecía en pie, borrando su sonrisa de un plumazo. Aquello parecía un combate difícil de dominar por ambos. Llegué hasta el contacto deseado en mi teléfono y me dispuse a marcarlo.

Ramón, podrás follarme por fin, después de tanto tiempo. Dejaré que lo hagas como quieras y por supuesto sin condón, podrás follarme a pelo y correrte dentro. – sentenció ella, intentando parar lo que parecía inevitable.
No contesté si no que pulsé el botón de llamada de Fernando, su padre. Me senté en la cama pues las palabras de Laura me aturdían, me volvían loco. Ella se soltó los dos botones de su top y sus preciosas y redondas tetas aparecieron ante mis ojos. No llevaba sostén. Sonreía aunque se la veía igualmente nerviosa. Me quedé flipado al ver sus tetas al natural, ni grandes ni pequeñas, en su sitio, redondas ligeramente caídas, perfectas… Sin perder tiempo soltó los corchetes laterales de su pequeña faldita y la dejó caer al suelo quedándose con un fino y semitransparente tanga de color negro.

El móvil, tembloroso en mi mano comenzó a sonar en señal de llamada, mientras Laura avanzaba semi desnuda con sus largos tacones hacia mí. Tres tonos y el teléfono de destino descolgó.

¡Cóño, Ramón!, ¡Cuanto tiempo! – dijo mi amigo al otro lado de la línea.
Sí… – contesté con esfuerzo, pues casi ni me salía un hilo de voz, ante aquella complicada situación.
Laura se había detenido y estaba en pie mirándome con ojos desafiantes, esperando oir mis palabras, aquellas que seguramente serían nuestra sentencia de muerte.

Tengo que contarte algo, Fernando.- dije de pronto, mirando fijamente a su hija a los ojos, pero sin poder evitar recorrer todo su cuerpo, sus tetas, su cintura, sus muslos…
Joder, Ramón, se te ve angustiado, ¿qué te ha pasado?, no me asustes… – decía Fernando preocupado.
En ese momento Laura echó el órdago a esa complicada situación, poniéndose de rodillas delante de mí. De pronto tiró hacia un lado de la toalla que cubría mis vergüenzas, quedándome allí sentado, despelotado ante esa maravillosa criatura arrodillada entre mis piernas. Cuando mi polla hizo acto de presencia mi ahijada sonrió victoriosa al verla en toda su plenitud. Comenzó a pajearme lentamente con su pequeña mano sin dejar de mirárme fijamente a los ojos. Yo tampoco dejaba de observarla y admirarla a pesar de estar hablando con su padre por el móvil. Aquelas tetas se movían al compás de su meneo sobre mi polla y sus caderas hacían un movimiento muy sensual.

Pero dime, ¿qué ha pasado? Me tienes en ascuas. ¿Te encuentras bien? – preguntaba nerviosamente mi amigo al teléfono.
Pues… no sé por dónde empezar – dije sin dejar de observar la cara de su hija que no dejaba de pajearme lentamente y mirándome fijamente, desafiante.
Laura se acercó aun más apoyando sus tetas sobre mis muslos. Se ubicó entre mis muslos y se metió mi glande en la boca sin apartar la vista de mis ojos. Esa mirada irradiaba sensualidad, pecado, morbo y yo que sé cuantas cosas más. Podía haberla apartado, pero fui incapaz.

Mmmm – intenté aguantar cuando percibí los labios de la chica rodeando mi glande.
¿Estás bien? – se oyó la voz de Fernando.
Si… es que es…
Mi ahijada se metió de pronto una buena porción de mi polla en su boca, apretando fuertemente los labios, notando claramente su lengua por debajo. Cerré los ojos y suspiré ahogadamente. A continuación la sacó haciendo el ruido de una buena succión para volver a tragársela de nuevo, esta vez hasta los huevos, de una sola tacada. ¡Joder!

Otro largo suspiro salió de mi boca y aunque sujeté la cabeza de ella, no la aparté como realmente debiera, sino que dejé que continuara con su mamada, que hacía de forma magistral. Subiendo hasta el glande, bajando después hasta los huevos, sacando su boca y haciendo un chupón en la punta, algo que me hacía tambalear. Tuve que apoyar mis codos sobre la cama, pues nunca antes había sentido nada igual. La chica no mentía al decir que era una experta mamadora. Lo hacía como los ángeles.

Su lengua salió a hacer un recorrido por toda mi verga y llegó hasta mis huevos, metiéndose el izquierdo en la boca y el derecho después. Los mordió ligeramente, subió con su lengua hasta la punta de una polla que parecía querer reventar y tras besar la punta con sus gordezuelos labios, se tragó de nuevo toda su longitud hasta hacerla desaparecer en el interior de su boca. Era increíble como se metía toda su largura hasta su garganta y ella lo hacía sin ningún problema.

¡Ramón! ¿Te encuentras bien? – preguntaba mi amigo preocupado.
Sí, no es nada… luego te lo cuento. – dije colgando el teléfono pues ya no podía articular ni una sola palabra más. Tiré el móvil sobre la cama de nuevo y cerré los ojos dejándome llevar al paraíso del placer.
La mano derecha de Laura acariciaba mis muslo y la otra mi pecho, mientras su boca hacía todo el trabajo y se tragaba sin cesar mi polla enhiesta. Sin duda, Laura demostraba una gran habilidad. En un momento dado separó su boca de mi polla. Abrí los ojos para observarla una vez más y verla sonreír, sabiendo que ella había ganado la primera batalla en esa guerra cruzada entre la moralidad y la tentación.

Una vez más, esa linda boquita se aferró a mi verga y acaparando toda su longitud, se la engulló hasta que los pelos de mi pubis rozaron su nariz. Qué manera de tragar y todo sin ningún tipo de freno, hasta la campanilla como suele decirse. Después sacó toda su longitud y besó la punta. Sostuvo mi verga con la punta de sus dedos y sabiendo que nada más nos podía molestar me sonrió mirándome juguetona. Se mordió el labio y acarició mi polla pajeándome con una maravillosa maestría.

¡MMMmmmmm, Laura…. Diossss !
La chica dominaba la situación y yo no sabía ni donde estaba. Volvió a tragarse una buena porción de carne apretando sus labios contra todo el tronco, haciéndome estremecer. Volvió a sacarla, a sonreirme de nuevo y a hacerme una pregunta que se respondía sola.

¿Te gusta, padrino?
Se incorporó ligeramente, acercó su boca a la mía y me besó, primero con un suave roce de nuestros labios y después al contacto directo de nuestras lenguas. Noté el sabor caliente de su boca y mis propios fluidos mientras su mano no dejaba de masturbarme lentamente.

¿Quieres que me la coma otra vez? – preguntó mimosona a escasos milímetros de mi cara..
No recuerdo si respondí pero ella bajó con su lengua por mi pecho, mi ombligo hasta alcanzar de nuevo mi miembro enhiesto. Después de otra de sus sonrisas y sus miradas lascivas comenzó a chuparla con total entrega, a morderme, chuparme y besarme la polla por todas partes al tiempo que sus dedos jugaban con mis huevos.

Ocurrió de pronto, pero me corrí dentro de su boca sin tan siquiera poder avisar, solo agarrarme a su cabeza y sentir los espasmos que daba mi polla dentro de su garganta, mientras ella seguía chupando y chupando…. tragando y tragando sin cesar. Era más que una experta mamadora que hizo correrme en menos de dos minutos.

Cuando se separó del todo un hilo formado por la mezcla de todos nuestros fluidos nos mantenía unidos. Ella me dió una última lamida a la punta para limpiar los restos, para terminar con unos besitos tiernos en un glande relucientemente brillante.

¿Qué te ha parecido? – me preguntó orgullosa sin dejar de sonreír y volviendo a menear mi polla suavemente con sus dedos.
Laura, esto no puede ser. -dije yo sin convicción.
¿No te gustó?
Sí, pero es una barbaridad, esto no tenía que haber pasado. Tú y yo…
Pues esto es solo el principio.- me interrumpió.
¡No!, ¡Ya basta! – grité yo levantándome de la cama y tirando de ella para que se incorporara también.
Cuando quedamos ambos de frente nos mantuvimos quietos esperando nuestras respectivas reacciones, hasta que ella dio el primer paso y se abrazó a mí. Esa sensación de percibir todo su cuerpo contra el mío fue algo que realmente me desarmó. Sus tetas blanditas quedaban a la altura de mi pecho y mi polla descansaba tras la extraordinaria mamada, sobre la suave piel de su vientre.

Mordió mi cuello ligeramente y después el lóbulo de mi oreja. Se la oía ronronear.

Me tienes a mil – dijo en un suave susurro en mi oído – siempre había soñado con este momento. Tengo ganas de sentir esa polla dentro de mí.
Laura, no. – le dije en su propio oído pero sin fuerzas para separarme de ese cuerpazo y sin atender a esas palabras que me parecían malignas.
¿Acaso tú no soñaste con esto? no me mientas… – insistía en susurros.
Eres una chica alucinante Laura, pero eres mi ahijada… – dije sosteniendo su cintura.
Soy Rebeca y esta noche soy tuya, intenta olvidar lo demás.
Tendré que olvidarlo aunque no sé cómo.
Ella soltó una pequeña risa con mi comentario, señal de que se veía victoriosa. Sin duda la chavala sabía cómo dominar a un hombre atormentado, excitado y desconcertado como yo.

¿Quieres ver mi chochito? – dijo otra vez con su boca pegada a mi oído.
No.
¿Seguro? Lo llevo totalmente depilado, como a ti te gusta.
¿Cómo sabes eso? – pregunté sorprendido.
Os oí una vez a papá y a tí, lo que os gustaba ver un coño bien depilado, con la piel suave, sin nada de vello, principalmente el de chicas jóvenes.
Me separé de ella aún más desconcertado, pues recordaba vagamente ese momento en una tarde que su padre y yo compartimos ciertas confidencias pero desconocía que ella nos hubiera escuchado.

Pues ahora tienes este coño depilado sólo para tí. El coño de la joven Rebeca. – anunció separándose y señalando su entrepierna que cubría un semitransparante tanga negro.
Mi polla estaba creciendo de nuevo y ella se percató al instante, agarrándola con su mano y apretándola fuertemente.

Ahora, bájame las braguitas. – ordenó.
No.
Ella apretó más su mano contra mi polla y mordió ligeramente mi mentón.

Lo estás deseando. Hazlo. No tendrás otra oportunidad como esta.
No, no puedo hacerlo, Laura…
Las manos de Laura agarraron fuertemente mi cara por mis mejillas y abriendo su boca comenzó a besarme apasionadamente juntando su cuerpo aun más al mío. Nuestras lenguas parecían querer atraparse una a la otra en un juego prohibido y mágico a la vez. no era dueño de mis actos. El diablo que invadía mi interior era el que dominaba toda la situación.

Laura empujó mi pecho y caí sentado sobre la cama. Me sentí totalmente dominado por ella, pero tampoco tenía fuerzas morales de ningún tipo, la tentación invadía cada rincón de aquella habitación de hotel.

Se situó entre mis piernas y agarrando mis muñecas las puso en sus caderas para que comenzase a bajar la única prenda que tenía sobre ese divino cuerpo. Confieso que volví a dudar pero ya con poco ímpetu, más aún cuando mi preciosa ahijada se pasó la lengua entre sus labios de forma muy sensual invitándome a desnudarla del todo.

Deslizar ese tanga por sus muslos era sin duda el sueño de cualquier mortal, pero en ese momento era yo el que se daba cuenta de cuánto la deseaba y cuánto disfrutaba de algo que parecía predestinado. La prenda bajó por sus muslos hasta llegar a sus pies y mi mirada se perdíó en el paraíso que era un sexo juvenil en una rajita divina, invitadora a la tentación.

Laura se quedó completamente desnuda, tan solo con sus zapatos de tacón y esos pequeños calcetines bordados. Ese sexo soñado se mostraba resplandeciente y totalmente depilado como ella me había anunciado, su pubis ligeramente hinchado y su rajita brillante y estrecha. Era el demonio convertido en ángel.

Levantó una pierna colocando su zapato de tacón sobre mi rodilla izquierda. De esa forma quedó aún más expuesta a mi libidinosa mirada.

¿Te gusta? – dijo separando sus labios y enseñando la rosácea y brillante piel del interior de aquel juvenil coño.
Mi ahijada se acercó más a mi, me agarró la cabeza y la hundió su sexo contra mi cara, haciendo que mi lengua lo atrapase como si fuera un manantial en medio de un desierto. Allí me entregué con todo mi afán, chupando aquellos suaves labios, las tiernas ingles, el abultado pubis y el dulce sabor de una rajita que emanaba flujos calientes que se mezclaban con mi saliva. Chupé con más ganas agarrándome a su culo que aproveché para amasar mientras ella retorcía algunos pelos de mi cabeza en señal del placer que le estaba proporcionando mi lengua sobre su coño.

¡Síii, padrino, que bien…! – gemía ella.
Comenzó a jadear más y más fuerte, hasta que todos sus músculos se tensaron, sus pezones se erizaron, al igual que el resto de su piel, para acabar en un largo gemido que marcaba el comienzo de su orgasmo.

En ese preciso momento sonó mi móvil que estaba sobre la cama. Lo cogí y era mi amigo Fernando que llamaba. Ella aún estaba temblando sujetándose a mis hombros.

Sí, Fernando…
Joder Ramón, me has dejado mal con tu llamada. ¿hay algún problema?
Estoy confundido.
¿Pero qué te pasa? Cuéntamelo hombre… – insistía mi amigo.
Laura permanecía entre mis piernas a unos centímetros de mí, aún podía sentir su olor y disfrutar de la increíble imagen de su cuerpo desnudo. Me miró con esos ojitos de niña mala que siempre había tenido y abierta de piernas se fue sentando lentamente sobre mi regazo. En ese movimiento mi polla fue acariciada por los labios dilatados de su vagina, algo que a ambos nos hizo estremecer. Cerramos los ojos disfrutando ese instante.

Ramón, dime… – insistía Fernando notando los silencios que había en nuestra conversación.
Es una historia larga. – contesté yo teniendo las tetas de Laura a la altura de mi cara.
Di un chupón a uno de sus pezones y mi cabeza no paraba de dar vueltas entre el bien y el mal, entre la decencia y la depravación, entre la sensatez o la lujuria. Mi preciosa ahijada, se incorporó levemente sosteniendo mi glande con la punta de sus dedos y orientándolo a la entrada de su ansiada cueva. El contacto de nuestros sexos fue maravilloso y ambos gemimos ligeramente.

¿Ramón?, ¿Estás bien? Pues cuéntame todo. ¿Quieres que nos veamos? – continuaba mi amigo al otro lado de la línea.
Sí, mejor es decírtelo en persona. – colgué el móvil incapaz de articular palabras sensatas ya que mi respiración era entrecortada y lo volví a tirar sobre la cama.
La cara de Laura era una mezcla de enfado y desafío. Con sus finos dedos jugaba con mi polla acercándola a su sexo y separándola después levantando su culo. Lo último fue dejar mi glande apoyado justo a la entrada de esa caverna prohibida quedando suavemente apoyado. Con que solo se dejase caer sobre mí, la penetraría. Notaba el calor que emaba de su coño sobre mi glande.

¿Se lo vas a contar a papá? – dijo apoyando sus antebrazos en mis hombros y su frente en la mía mirándome fijamente, moviendo al mismo tiempo sus caderas en círculos
¡Laura!
Vamos Ramón. Quiero que me digas si le vas a contar todo a papá.
Lo tengo que hacer.
¿Y nuestro trato? – decía ella al tiempo que daba una lamida con su lengua en mis labios.
Laura, no podemos hacer tratos.
Puedo dejarme caer sobre tí y que me folles. ¿Acaso no quieres eso?
Sí… – respondía yo terriblemente excitado sin saber muy bien lo que decía al tiempo que me agarraba a su redondo culo y lo acariciaba.
Entonces tendrá que quedar como nuestro secreto. – repetía ella.
Por un momento mi glande pareció desaparecer entre los labios tibios de su vagina. Me agarré a su cintura y quise bajar a mi ahijada hacía mí, no podía aguantar más. Ella se separó ligeramente de mí.

¡No!…Tenemos que firmar el trato, padrino.
¡Laura, por Dios!
¡Métemela y no diremos nada! – insistía ella excitada.
No puedo Laura.
Seré tuya… ¿No quieres follarme?
Miré a sus ojazos verdes, nuestras lenguas se entrecruzaron fuera de nuestras bocas y esperaba mi respuesta.

Sí, Laura.
¿Prometido? – me preguntó entre susurros.
¡Prometido! – dije yo empujando con fuerza de sus caderas hacia abajo.
De un golpe se dejó caer sobre mi verga que se abrió paso en su estrecho coño.

¡Ahhhh, uffff…. !
Nuestros gemidos eran profundos y sentidos. A partir de ese instante ella comenzó a subir lentamente y mi polla era acariciado por las paredes de aquel delicioso coño. Se dejó caer de nuevo para comenzar con un vaivén alucinante. Estaba follando a mi ahijada con todas mis ganas y ella se entregaba por entero. Notaba perceptiblemente todo el calor que emanaba su sexo, que más bien parecía arder. No dejábamos de jadear y nuestros cuerpos desnudos estaban entrelazados, apresados en la lujuria. El movimiento de su pelvis sobre mí era como estar en el mismísimo cielo y por un momento se me olvidaron todos los formalismos, moralidades y demás zarandajas, tan solo quería seguir follando a mi ahijada sin dejar de disfrutar de su cuerpo sobre el mío, de su coño aprisionando en mi endurecida polla y de besar sus tetas, su cuello, morder sus labios…

Me corrí en su interior sin poder detenerme, sin querer salir de aquel estrecho agujero y ella siguió gimiendo hasta alcanzar su segundo orgasmo en aquella locura de noche. Así nos quedamos unidos, con nuestros cuerpos sudorosos y pegados. Notaba la respiración de su boca sobre mi cuello, pero para entonces ya no me hacía más preguntas, me rendí sabiendo que había caído en las garras del diablo adueñándose de mi cuerpo y de mi mente y llevándome al mismísimo infierno, pero ¡bendito infierno!

Nos tumbamos en la cama abrazados y no sé en qué momento, pero ambos nos quedamos dormidos.

No sé el tiempo que transcurrió después pero cuando desperté aún seguíamos abrazados desnudos sobre las sábanos. Mi mano acariciaba la suave piel de su brazo y ella me sonreía.

¿Qué le vas a contar a papá ahora después de todo el lío? – Me preguntó al tiempo que mordía uno de mis pezones.
La verdad, no lo sé. Estoy hecho un lío con todo esto, Laura. – contesté observando su lindo cuerpo abrazado al mío y el sinfín de curvas que poseía aquel ángel y demonio a la vez.
Es una locura…
Y tanto, la mayor locura que jamás hubiera imaginado. – dije mirando sus ojazos.
¿Te arrepientes?
No lo sé.
Laura me miró con su ceño fruncido y después sonrió cuando yo besé su frente.

Ya sé lo que puedes decirle a papá, sin que sospeche nada.
¿La verdad? – pregunté alarmado.
Bueno, no, a medias…
No te entiendo.
Dile que te has enamorado de una putita y que es tu amante. Que a partir de hoy no podrás estar sin ella, que querrás vivir otras noches como la de hoy. Yo seré tu putita cómplice.
Ambos reímos a carcajadas por esa ocurrencia y en ese momento sentí que había perdido mi sentido del deber frente al sentido del placer y es que con Laura uno no se podía resistir. Nos besamos otra vez en aquella noche maravillosa.

Juliaki

PARA CONTACTAR CON EL AUTOR

juliaki@ymail.com