Archives for oral

oral

Relato erótico: “Empastada por el albañil” (POR ROCIO)

EMPASTADA POR EL ALBAÑIL. En temporadas de exámenes no hay mucho en qué pensar, me considero estudiante responsable ante todo, y tengo el lujo de contar con una amiga, que puede que le falten dos tornillos a lo sumo pero es la mejor ya que también prioriza la facultad antes que otra actividad. Así que se hacía usual que estudiáramos en mi casa; con música suave de fondo no había quien nos quitara de la concentración. Digo que le faltan dos tornillos porque a veces se sale por donde uno menos se lo espera. Ella estaba al tanto de que a mi novio, Christian, no le estaba yendo precisamente bien en los exámenes (es de un año superior a mí), así que llegó a la conclusión de que mi chico estaba necesitando una motivación urgentemente. Y aquello no era sino sugerirme que le privara de tener relaciones durante el mes…
Sigue leyendo
oral

Relato erótico: “Torrediente. (El caso del torero corneado) 3º” (POR JAVIET)

El caso del torero corneado 3ª parte    Saboreé mi cubata mientras esperaba a Carmen “la pingüino” entretanto desde la barra, advertía las miradas cómplices y bastante picaras de Paquito Roblecaido, este había charlado muy serio con la camarera antes de enviarla a cambiarse, pude ver como la chica enrojecía ante las palabras del encargado antes de desaparecer al fondo del local. Paquito Roblecaido se acercó a la barra y me dijo bajito y en tono de complicidad: -         Ya está hecho don Hose luí, la he dicho que es usted un importante profesor de “Educación especial” para personal domestico y empleadas de banca que pretenden ascensos rápidos, la he convencido de que va a dedicarla algo de su valioso tiempo en enseñarla “ciertos modales” así que no le causara problemas. -         Mira Paco que si se rebota en la primera lección, podemos acabar en comisaria espero que la hayas…
Sigue leyendo
interracial

Relato erótico: ” Hércules. Capítulo 7. De Compras.” (POR ALEX BLAME)

Capítulo 7: De compras. Los días fueron pasando rápidamente y el color de los moratones también. La joven fue recuperándose poco a poco y menos de una semana después ya parecía totalmente recuperada. Incluso había recuperado algunos kilos extra que hacían sus curvas aun más atractivas. Hércules se las había arreglado para cuidar de la joven, ir a clase y no perderse demasiados entrenamientos El piso de Hércules era el antiguo piso de estudiante de su abuelo, así que no tenía que compartirlo con nadie y no tuvo necesidad de dar explicaciones. Cuando llegaba, la joven le estaba esperando con un aire entre ansioso y agradecido. Hacia la cena con lo que encontraba en casa o lo que había comprado él y cenaban los dos en la cocina, sin interrupciones, disfrutando de la presencia del otro. Con el paso de los días Hércules había pasado de sentir lástima por la…
Sigue leyendo
oral

Relato erótico: “Antes de irte, llévate un recuerdo, Rosaleen…” (POR CANTYDERO)

Desde que Rosaleen apareció en clase, supe que mi tensión con ella sería resuelta de alguna u otra forma. Era casi un imprevisto. Ella era una extranjera buscando trabajo en estas tierras, y llegó a darnos aquella sustitución de inglés por casualidad, o mejor dicho por contactos con otros profesores del centro, algo que siempre es útil. “Sólo una semana” dijo Rosaleen. Y me miró, a mí especialmente, entre todos lo de la clase, aunque rápidamente intentó cambiar de objetivo visual. Por eso supe que el tiempo iba contra corriente, pero antes de que ella se hubiese ido, nos habríamos encontrado. El jueves decidí lanzarme, aunque de forma políticamente correcta. Con la redacción que le entregamos cada uno adjunté una nota. Tomé las precauciones para ser el último en entregarla, de manera que en el aula no quedase nadie más. Cerré la puerta tras dejar salir al último compañero. Puse…
Sigue leyendo
oral

Relato erótico: La aprendiz (POR TALIBOS)

  LA APRENDIZ: Allí estaba yo, en la consulta del médico, total y absolutamente acojonado. Tres o cuatro semanas atrás había empezado a sentir molestias en una zona muy delicada para los hombres, en los testículos. Acudí a mi médico, que inmediatamente me envió a un especialista, donde se me practicaron varias pruebas. Ahora estaba en su despacho, esperando los resultados de las mismas y tan asustado que la camisa no me llegaba al cuerpo.   ¿Dónde se habrá metido este cabrón? - pensé - ¿querrá volverme loco o qué?   Aún tuve que esperar cinco minutos más, era como si el tipo hubiera tenido que ir a por los informes hasta el mismo laboratorio y además andando. Por fin, la puerta volvió a abrirse y el doctor entró con un montón de papeles en la mano. Sin decir nada, se sentó a su mesa y se puso a repasarlos,…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: De Música Ligera (POR VIERI32)

  Tenía una edad impublicable cuando fui por primera vez a Río. Con el coche entrando en el balneario se podía apreciar el montón de bronceados cuerpos femeninos que relucían bajo el sol. La samba sonaba fuerte desde el equipo de sonido de algún automóvil estacionado más al fondo, e incluso se sentía aquel aire de fiesta que contagiaba. Miré a todas esas mujeres y, yo y mis hormonas pensamos que esto podía ser el cielo. Giré mi vista hacia los ocupantes del coche con el que nos adentrábamos: padre, madre, hermana, prima y tí y pensé… pensé que también podía ser el infierno. A decir verdad prefería estar en casa, con amigos o incluso hasta frente al ordenador antes que estar con cualquiera de mis familiares. Una manga de chismosos hipócritas todos ellos. La única que podía salvarse de aquella generalización sería mi prima Mariola, una jovencita que tenía…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Secuestrado, atado y humillado por mi ex suegra” (POR GOLFO)

Primer acto: Odio en lo que me he convertido, siempre me había considerado un hombre con mayúsculas. El poder, el sexo y el dinero habían marcado mi vida y hasta hace seis meses, creí haberlo conseguido. Toda mi existencia había discurrido sobre rieles. Licenciado de una de las mejores universidades de España, fui contratado por una multinacional con veintitrés años, inaugurando una brillante carrera, de manera que tras diez años de arduo trabajo era uno de los ejecutivos mejor pagados de la empresa. Respecto al sexo, siempre me había dejado llevar por las faldas, saltando de un coño a otro sin importarme los que dejaba atrás. Desgraciadamente todo tiene un final y para mí, llegó una de tantas noches de copas. Había salido con un par de amigos de juerga y reconozco que me debí de pasar porque solo recuerdo salir de una discoteca con una rubia bajo el brazo.…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Me folle a la puta de mi jefa y a su secretaria 2” (POR GOLFO)

CAPITULO 3   Para celebrar mi triunfo, me fui a comer a una pizzería cercana a la oficina. Estaba tan concentrado mirando la carta, que no me di cuenta que María acababa de entrar por la puerta del restaurante. -José, ¿puedo sentarme?-, me preguntó sonriendo. -Sí, claro-, respondí, pensando que cómo habían cambiado las cosas. Antes a esa rubia no se le hubiera pasado por la cabeza, pedirme permiso para sentarse en mi mesa. -Gracias, creía que iba a comer sola, es una suerte que hoy hayas decidido comer aquí-. Ese fue el inicio de una conversación insustancial durante la cual, la muchacha no dejó de tontear conmigo. Supe que quería sonsacarme información, por lo visto no estaba seguro que su adorada jefa le hubiese contado toda la verdad y no se atrevía a confesarlo. Ya en el postre, le pregunté: -¿Qué es lo que quieres de mí?, no me creo…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Dos mujeres y la espada de Damocles” (POR GOLFO)

Capitulo uno. Conozco a Claudia y a Gloria. La primera vez que tuve constancia de su existencia, fue al recibir un email en mi cuenta de correo. El mensaje era de una admiradora de mis relatos. Corto pero claro: “Hola soy Claudia. Tus relatos me han encantado. Leyéndolos, he disfrutado soñando que era, yo, tu protagonista. Te he agregado a mi MSN, por favor, me gustaría que un día que me veas en línea, me digas algo cachondo, que me haga creer que tengo alguna oportunidad de ser tuya”. Estuve a punto de borrarlo, su nick me decía que tenía sólo veinte años, y en esos días estaba cansado de enseñar a crías, me apetecía más disfrutar de los besos y halagos de un treintañera incluso tampoco me desagradaba la idea de explorar una relación con una mujer de cuatro décadas. Pero algo me hizo responderle, quizás el final de…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Adiestrando a las hijas del jefe 3” (POR GOLFO)

Esa mañana, decidí que tenía que cambiar de táctica, no fuera que las privaciones a las que tenía sometidas a las dos hermanas hicieran mella en sus cuerpos, y enfermaran. Para ello, debía encontrar una persona que me las cuidara mientras yo trabajaba. El problema era quien, no conocía a nadie que me inspirara la suficiente confianza para dejarle a Natalia y a Eva a su cuidado. Nada más despertarlas, la obligué a darse un baño, a peinarse, y a pintarse, ya que las quería en plena forma. -Os necesito guapas-, les dije, mientras les elegía la ropa. Encantadas con la idea, esperaron ilusionadas que les dijera que es lo que debían de ponerse. Por eso, creo que quedaron un poco decepcionadas cuando les mostré su vestimenta, la cual consistía en un collar de cuero y un conjunto muy sexy de sumisa, con el sujetador y el cinturón de castidad…
Sigue leyendo
fantasia

Relato erótico: “Ana, mi secretaria, está embarazada” (POR GOLFO)

Cinco años juntos y no la había mirado. Todo ese tiempo, Ana era un mobiliario mas de la oficina. Aunque entre nosotros había nacido una gran amistad, no podía verla como mujer. Mis amigos, mis clientes e incluso mis otros compañeros de trabajo alucinaban que no me fijara en sus piernas esculturales, que no babeara, como un niño al que le están saliendo los dientes, contemplando su cuerpo contoneándose mientras se acercaba a mi despacho. Siempre mi respuesta era la misma, “Es mi secretaria”. Por mucho que ensalzaban sus rotundos pechos, yo no tenía ojos para ellos, formaban parte del trabajo. Me daba igual que me comentaran la preciosidad de canalillo que sus provocativos escotes dejaban entrever, o que me susurraran al oído que era tonto al no darme cuenta de cómo coqueteaba conmigo. Siempre la misma contestación, “Donde tengas la olla, no metas la polla”. Tuve que soportar el rumor…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Adiestrando a las hijas del jefe 2” (POR GOLFO)

Esa noche estaba contento, la primera parte de mi venganza había ido sobre ruedas, no solo me había apoderado de sus vidas, sino que había ya forzado a la mas joven de ellas. Natalia, no siendo la mas dura de mis oponentes, era en cambio la que mejor cuerpo tenía. Un metro setenta de hembra de infarto al que acababa de ver retorcerse entre mis brazos cuando de una manera cruel le desvirgué su parte trasera. Eva era diferente, sus curvas menos perfectas, pero mas atractivas, me subían la libido solo con pensar en como me apoderaría de ellas. Pechos grandes, duros. Caderas poderosas, donde agarrarse. Y una mala leche que tenía que domesticar. Pobre destino el de las dos hermanas, su padre me había confiado una misión, educarlas, y por dios que iba a conseguir que esas dos pijas bebieran de mis zapatos antes que terminara la semana. Nada…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Adiestrando a las hijas del jefe”(POR GOLFO)

Todo lo que voy a narraros tiene su origen en una entrevista de trabajo, acaecida hace tres años. Provengo de los barrios bajos de una ciudad cualquiera, y gracias a los esfuerzos de mis viejos, pude estudiar una carrera. Durante años tuve que fajarme duramente para ir escalando puestos, hasta que ya como ejecutivo de valía reconocida, una empresa del sector me llamó. La entrevista resultó un éxito, Don Julián, el máximo accionista, se quedó encantado no solo por mi currículum, sino por mis respuestas y mi visión de futuro. Y tras un corto proceso de selección, fui contratado como Director General de la compañía. Durante el primer año, trabajé doce horas diarias codo con codo con el anciano, logrando darle la vuelta a la sociedad. Donde solo habían números rojos y perdidas, con una situación cercana a la quiebra, conseguimos beneficios y lo que es mas importante que los…
Sigue leyendo
anal

Relato erótico: “Prostituto 19 Esther es mas puta que yo” ( por GOLFO y ESTHER)

Todavía recuerdo el día que la conocí, Esther estaba en un bar en el que la fortuna me hizo caer una mañana de agosto. Desde que entré, me llamó la atención porque era la única mujer del local y sabiéndolo, con una mirada pícara, tonteaba con dos compañeros. Mientras ella bromeaba, los dos hombres hacían que seguían su conversación cuando en realidad tenían fijos sus ojos en los pechos que se escondían tras esa camiseta blanca. Tras darle un repaso y valorar que esa mujer de casi uno setenta estaba buena, comprendí y acepté que en vez de mirarle  a la cara,  ese par se concentraran en esa parte concreta de su anatomía. Como no tenía nada que hacer, me quedé observando a ese trío pero entonces la muchacha decidió ir al baño y eso fue mi perdición. Con su melena suelta, ese primor recorrió el pasillo con un movimiento…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies