Archives for maduros

hetero

Relato erótico: “Emputeciendo a una jovencita (7)” (POR LUCKM)

Laura - Por favor, no puedo mas!. Laura - Creo que seis amo! Eva aparto su cara del coño de Laura. Eva - Yo diría que siete amo, esta zorra esta soltando líquidos como una fuente. Yo - Jajaja, veamos cuantas veces es capaz de correrse, sigue putita. Eva hacia una hora que le comía el coño a Laura a indicación mía. Esa semana las había tenido a las dos sin sexo, las quería salidas el primer día de clase. Al llegar les dije: Yo - Bien zorritas, hoy no os voy a follar. Las dos me miraron desesperadas. Eva - Por favor amo, cumplimos sus ordenes toda la semana, estoy desesperada, mi coño se pone a chorrear solo con ver un tío por la calle. Laura - Yo tengo los pezones como piedras desde el martes, hasta tuve que ponerme unos clinex para que no se lo entiendo, creí…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Una nena indefensa fue mi perdición” (POR GOLFO)

. Reconozco que siempre he sido un cabrón y que a través de los años he aprovechado cualquier oportunidad para echar un polvo, sin importarme los sentimientos de la otra persona. Me he tirado casadas, divorciadas, solteras, altas, bajas, flacas y gordas, en cuanto se me han puesto a tiro. Me traía sin cuidado las armas a usar para llevármelas a la cama. Buscando mi satisfacción personal, he desempeñado diferentes papeles para conseguirlo. Desde el tímido inexperto al más osado conquistador. Todo valía para aliviar mi calentura. Por ello cuando una mañana me enteré de la difícil situación en que había quedado una criatura, decidí aprovecharme y eso fue mi perdición. Recuerdo como si fuera ayer, como supe de sus problemas. Estaba entre los brazos de María, una asistente social con la que compartía algo más que arrumacos, cuando recibió una llamada de una cliente. Como el cerdo que soy,…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “La hija de mi chofer” (POR JULIAKI)

La hija de mi chófer − Don Luis, quería pedirle un favor - me comentaba Ramón cuando íbamos camino del aeropuerto. Ramón ha sido mi chófer durante estos últimos ocho años, muy fiel servidor, discreto y dispuesto a lo que se le mande. Un empleado ejemplar, como pocos, cercano a su jubilación. Es sin duda uno de mis mejores trabajadores y eso que tengo a mi cargo más de quinientas personas, pero pocas son de fiar y de la categoría servicial de este hombre. − Dime Ramón. ¿En qué puedo ayudarte? - dije mientras yo releía un informe en el asiento de atrás. − Verá, es sobre mi hija. - añadió mirándome por el espejo retrovisor. − ¿Tu hija? ¿Le ocurre algo? − No, no, es que no encuentra trabajo y… quiere estudiar y no puedo pagarle ni la matrícula. − Ah, entiendo. Verás Ramón, yo no puedo aumentar mucho…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “La chica de los carteles” (PUBLICADO POR EL TIRITITERO)

  Hola, esto me sucedió hace un tiempo, me podéis llamar  Diego (no es mi nombre autentico pero me gusta la honestidad) soy un hombre soltero pertenezco a una clase media de las muchas existentes en México, mido metros, y me dedico al diseño en general, disculpen que no hago hincapié en mi trabajo ya que soy bastante conocido en la ciudad que radico en el interior del país. Durante algún tiempo en mis ratos de ocio me dedicaba a editar imágenes con texto en diferentes paginas de memes y carteles en la pasividad de mi recamara,  ahí conocí bastantes personas y ahí fue donde la conocí… Un día simplemente me mando un mensaje privado para saludarme después de que ella me había dado un voto negativo a uno de mis carteles y yo le respondí con uno positivo y un comentario a uno de ellos, pienso que “las cosas…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico:” Teniente Smallbird 1ª parte” (POR ALEX BLAME)

1 El apartamento estaba en un viejo edificio de los años setenta medio roído por la aluminosis. El detective Smallbird subió las escaleras lentamente odiando cada cigarrillo que había fumado esa mañana. El sargento Smallbird era bajo, delgado, de tez oscura y abundante cabello negro siempre engominado. Como siempre, vestía unos vaqueros, una camiseta por la que asomaba una cadena de oro y una chaqueta de cuero negro que siempre llevaba encima. Cualquiera que le viera por la calle, caminando a pasos cortos y rápidos, con esas piernas cortas y ligeramente arqueadas y la mirada perdida, no repararía en él, ni sería capaz de describirlo, pero si esos ojos castaños se enfrentaban a un detenido o interrogaban a un testigo se volvían agudos e inquietantes. La puerta del apartamento era de contrachapado y podía verse un gran agujero dónde uno de los miembros del servicio de emergencias la había pateado…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Consolando a mi vecina, madre joven y recién viuda (POR GOLFO)

Nunca creí que el hecho de tener mal genio un día me cambiara por completo mi vida.  Dotado desde joven de mal temperamento, mi pésimo carácter me ha causado más de un problema. Reconozco que me cuando algo me altera me dejo llevar por mi pronto y sin pensar en las consecuencias, me lanzo al cuello de quien me molesta o me perturba. Eso fue lo que me ocurrió ese sábado en la mañana y desde entonces acarreo con sus consecuencias. Habiéndome acostado a las cinco de la mañana con una borrachera de las que hacen época, no debía de llevar dos horas durmiendo la mona cuando empecé a escuchar a un bebé llorar. Si en un principio intenté evitar su llanto hundiendo mi cabeza en la almohada, con el paso de los minutos sin poder dormir me fui encabronando cada vez más. -¡Hagan callar a ese puto crio!- grité…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “Iria y las pruebas de fe” (POR CANTYDERO)

- Dime hija, ¿cuáles son tus pecados? - Pues… ayer a la noche me sentí mal porque llegué a casa un poco más tarde de lo que prometí a mi madre y ella se enfadó. El sacerdote suspiró al otro lado. - ¿Nada más? - No, he obrado correctamente desde ayer a la tarde que vine a confesarme, nada que se desvíe del camino del Señor… - contó la chica al otro lado del confesionario. - Es que no creo que pueda considerar eso un pecado, Iria. Pero para que te quedes más tranquila te lo confesaré y te mandaré la penitencia de un Ave María. Al cabo de un minuto, la chica recién confesada estaba de rodillas en uno de los bancos de madera de la parroquia, con las manos cruzadas sujetándose la frente mientras rezaba en silencio. Parecía muy concentrada, y la cara reflejaba también que estaba arrepentida…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “La dulce e ingenua doctora que se volvió mi puta 2” (POR GOLFO)

La dulce e ingenua doctora que se volvió mi puta 2 Esa noche y a pesar que me lo rogó, Lara mantuvo su culito intacto. La razón por la que me abstuve de rompérselo no fue tanto su estado mental sino su físico. Todavía convaleciente de la operación, no creí necesario forzar sus heridas sodomizándola. Aun así nos pasamos toda la noche follando y solo el cansancio logró que esa mujer dejara mi verga en paz y se durmiera. Habiéndose diluido el efecto de las copas, la certeza que había abusado de su enfermedad volvió con más fuerza y las horas que pasamos haciendo el amor se convirtieron en una pesadilla. «Soy un cerdo», pensé apesadumbrado, «he pagado su amistad aprovechándome de ella». El recuerdo de la tersura de sus labios me estuvo martirizando hasta que finalmente me quedé dormido. Sobre las diez de la mañana, un gemido me despertó…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “Gloria y la hinchazón de Don Carlos” (POR CANTYDERO)

Don Carlos es un anciano ya mayor, jubilado años atrás, viudo, y que desde hace unos meses sufre los achaques del incipiente Alzheimer. Algunas mañanas se levanta totalmente desorientado y, como la progresión del mal parece ir a más, su hija decidió tomar algunas medidas para procurarle los mejores cuidados. Como su hija casada y con hijos no podía hacerse cargo de él, acordó contratar a una asistenta para vigilar al cansado abuelo Don Carlos. Sin embargo, con tantos ancianos víctimas de dolencias, el mercado de cuidadoras especializadas era ya inexistente, y a la hija de Don Carlos no le quedó más remedio que contratar a una joven muchachita llamada Gloria de diecinueve años, quien había puesto un anuncio en Internet como cuidadora de familiares mayores porque necesitaba el dinero en casa. Pese a la juventud de Gloria en la entrevista, la mujer la puso a trabajar en un horario…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “El despertar de Cassandra 6” (POR PERVERSO)

Antes de continuar, mis más sinceros agradecimientos a todos aquellos que siguen, leen, comentan y valoran esta porno novela, esperando y este capítulo sea de su agrado. ……… después de su cacareada, el maestro Pepe se dirigía a paso lento y gelatinoso a un grupito de niñas, recorriéndolas con su morbosa mirada y saboreándoselas a todas mientras se acercaba a ellas al tiempo que se rascaba sus bolas apretadas dentro de su tieso pantalón color camel, analizando de manera anatómica especialmente a Cassandrita, viendo como esta última lucía radiante y fresquecita a pesar del calor agobiante, su piel blanquita y chapudita1 contrastaba luciendo angelicalmente sobre su negro y lacio cabello, mientras el viento se lo jugaba teniendo ella que acomodárselo pues en ocasiones delgados mechones le revoloteaban en su bello rostro incomodándola un poco, riendo ella coqueta con el resto de sus amigas por quien sabe que niñerías que entre ellas…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: ” Miradas… 2ª y 3ª parte” (POR DULCEY MORBOSO)

   …. El hombre le explicó a Nuria que iría a la cocina un momento. Le indicó que aprovechara para ponerse cómoda y que enseguida volverÍa. La joven vió como Damián desaparecía por el pasillo y con mucho nerviosismo comenzó a desabrochar su blusa. Se la quitó y la apoyó en el sillón de la esquina. Miró hacia el pasillo y desabrochó su pantalón. Descalzándose y quitándose los calcetines se acercó a la cama. Sin pensárselo dos veces se quitó el pantalón. Se miró en un espejo que había frente a la cama. Se ruborizó al verse en braguitas en la habitación de un hombre que apenas conocía. Nuria se tumbó en la cama. Su corazón latía muy acelerado…     Damián terminó en la cocina y pensó que aquella muchacha ya había tenido tiempo para relajarse un poco. La verdad, él también estaba nerviosísimo pensando que sucedería con ella. Recordaba la…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “Luisa y su hija Patricia… amor compartido…” (POR DULCEYMORBOSO)

Luisa y su hija habían tenido que trasladarse de ciudad,  sin apenas organizar su nueva vida.              Trabajaba en una empresa que de la noche a la mañana había cerrado. Su jefe había hablado con un amigo y éste le ofrecía trabajo, pero tenía que ser una incorporación inmediata. No tuvo más remedio que aceptar.      Desde que se había divorciado apenas llegaba a fin de mes. Patricia, su adolescente hija, aún estudiaba y el único dinero que entraba en casa, era su sueldo. Su hija de diecisiete años, apenas podía comprender cómo su madre le hacía esto. Tendría que cambiar de instituto y lo que más le dolía,  era que apenas podría ver a Rafa, su novio. Llevaba dos años saliendo con él y era feliz a su era su primer novio en serio. Era el chico que habÍa tenido la paciencia de esperar a que superara sus miedos y…
Sigue leyendo

Relato erótico: “Miradas… ( comienzo de una historia)” (POR DULCEYMORBOSO)

 Veía todas las tardes a aquella joven pareja en el parque. No tendrían más de dieciocho años y se veían muy enamorados. Siempre los observaba abrazados en algún banco y dándose besos. Damián pensaba que eran muy afortunados, especialmente el muchacho, por tener una novia tan bonita y cariñosa. Damián bajaba todas las tardes al parque. Le gustaba observar a la gente, los niños jugando, las madres detrás de ellos luchando por darles la merienda a sus pequeños, algunas parejas de jóvenes iniciándose en el bello acto de los primeros y besos y sensaciones. Las horas iban avanzando y esos muchachos siempre eran los últimos en irse. Damián desde la ventana de su casa podía observarlos. Era testigo mudo de los avances que daba esa relación. Primero eran solo besos y abrazos inocentes, después esos abrazos inocentes se convirtieron en abrazos profundos en los cuales los jóvenes descubrían la sensación…
Sigue leyendo
maduros

Relato erótico: “Mi cita a ciegas resultó muy puta” (POR GOLFO)

  . Ese día todo me había salido mal. El trabajo agobiante, el calor insoportable y encima una antigua novia que no dejó de llamarme, insistiendo en que quería que conociera a una amiga recién llegada de Panamá. Cansado por su insistencia, no me quedó más remedio que aceptar y quedé con esa desconocida en el Goizeko, un lujoso restaurante vasco ubicado en la zona más cara de Madrid. Cansado y estresado hasta decir basta, al salir de trabajar, me tomé una ducha para relajarme. El chorro del agua cayendo por mi cuerpo consiguió lavar el sudor pero no consiguió expulsar el cabreo en el que estaba instalado por culpa de los negocios. «Necesito una copa», pensé mientras me enjabonaba, «espero que mi cita sea divertida porque si no, no pienso quedarme a terminar la cena».  Con mis cuarenta y nueve años ya no estaba para perder el tiempo con…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies