Archives for maduras

filial

Relato erótico: “Secreto de Familia: Sofía” (MARQUESDUQUE)

Estoy tumbada en la cama acariciando el cuerpo desnudo de mi nieto. Cuando llego a su sexo lo noto crecer en mi mano. ¿Cómo he llegado a esta situación? Hagamos memoria. Hace tiempo que no confieso mi edad, pero, aunque soy joven para tener tres nietos, soy mucho mayor que él, como es natural. Procuro mantenerme joven, con dieta y ejercicio. Me considero guapa de cara y no he perdido la línea, pero aún así me sorprendió que a estas alturas pudiera excitar a un jovencito como mi nieto. Fue mi favorito desde que mi hija y mi yerno lo adoptaron. No me entendáis mal, adoro a mis nietos biológicos, pero ellos siempre han sido más independientes. Me han necesitado menos. En cambio, con Javi, siempre ha habido una historia de amor entre los dos, desde que era pequeñito. Nos teníamos una confianza especial, me lo contaba todo, sus inseguridades…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Secreto de familia: Julio” (POR MARQUESDUQUE)

- ¡Estás loca! - Grité sin poder creer lo que había oído. - ¿Por qué? - Preguntó ella en un susurro. - ¿Cómo voy a acostarme con tu madre? Me llamo Julio, tengo cuarenta y tantos años, pero lo que estoy contando ocurrió hace más de 20. Entonces tenía 17. Ahora estoy casado con María, mi novia de toda la vida y tengo dos hijos. Bueno, tengo tres, pero esa es otra historia. Entonces María y yo éramos solo novios. - A mí me parece la mejor solución – insistía ella sin perder la calma – Resolvería todos nuestros problemas. Estábamos en los años 80, plena época de liberación sexual en España. María y yo nos conocíamos desde los 14 años, hacía un año más o menos que éramos novios, pero todavía no nos habíamos acostado. De hecho éramos vírgenes los dos. La perdida de la virginidad era un tabú…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “La familia de mi mujer” (POR MARQUESDUQUE)

LA FAMILIA DE MI MUJER Conocí a mi suegra antes que a mi mujer. Yo tenía 24 años y estaba acabando derecho. Ella debía sobrepasar los 40, aunque no aparentaba alcanzarlos, y también estaba acabando la carrera. Era secretaria médica, titulación muy corriente en Francia, donde había vivido muchos años, pero inexistente en España, de modo que no había encontrado trabajo. Cierto que con lo que ganaba su marido tampoco le hacia falta. Tenía dos hijas, una de 15 y otra de 18 años (la que acabaría siendo mi mujer). Los primeros años de su matrimonio los había pasado cuidando a sus hijas. Cuando consideró que ya no la necesitaban tanto en casa se puso a estudiar derecho (vieja ambición de juventud). Era de mi mismo curso, pero como digo, no la conocí hasta el último año. Coincidimos en el "practicum", una especie de práctica en un despacho de abogados.…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El pequeñin 9” (POR KAISER)

Correctamente uniformado Sebastián se presenta en el lujoso Country Club de la ciudad. Pantalones cortos azules, polera blanca y zapatillas. Ahí, gracias a los contactos de su padre, consiguió un trabajo de ayudante los fines de semana y hoy será su primer día laboral. Si bien la idea de tener que trabajar sábados y domingos no le agrada mucho, la necesidad tiene cara de hereje y Sebastián necesita dinero para darse algunos gustos, ya que su padre no está dispuesto a subirle la mesada pese a sus buenas notas. "Si te subo la mesada a ti, también tendría que hacerlo con tus hermanos", le dijo. De pie al borde de la piscina Sebastián escucha el sermón de la jefa de personal que les detalla las labores del día y que deben esforzarse por mantener el buen nombre y reputación que tienen. "Siempre dice lo mismo, discurso repetido" comenta uno de…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 4” (POR JULIAKI)

Mi boca estaba seca, mis piernas temblaban, todo mi cuerpo se sentía raro y mi orgullo totalmente traicionado. ¡Y fíjate!, yo que había estado preocupado por estar haciendo “rozamientos” con su madre. No supe qué más decir, estaba totalmente Permanecí no sé cuanto tiempo sentado en la tumbona observando la foto de mi novia desnuda siendo “devorada” con total entrega por ese tipo del que apenas sabía nada. − No quiero hacerte daño Víctor, pero tenías que saberlo. - añadió Mónica que seguía con su diminuto conjunto de tanga y sostén, ambos semi transparentes, pegando sus tetas en mi espalda y masajeando mi nuca y mis hombros con sus deliciosos dedos. Yo permanecía con el móvil mirando aquella foto sin acabar de creérmelo. Por más que recapacitaba no podía dar crédito a ese engaño por parte de Sofía. − Puede que esto tenga una explicación y la foto sea algo…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Sonia, mi jefa deseada” (POR ALFASCORPII)

1 Llevo tres años en mi trabajo actual, un trabajo de oficina, en el que paso ocho horas diarias con mi culo pegado a una silla y las retinas abrasándoseme con las radiaciones del monitor del ordenador. Mi trabajo es bastante monótono, elaborando informe tras informe, realizando interminables y, muchas veces, infructuosas búsquedas en el vasto mundo de internet. Sí, no suena nada atractivo, incluso puede ser desalentador, pero, al menos, no estoy en paro y gano un sueldo bastante decente. A mis veintiséis años, todo el mundo me pregunta por qué no busco algo mejor, más inspirador, más creativo, más acorde con mis capacidades. A todos ellos les contesto siempre lo mismo: “no estoy mal pagado”, “más vale pájaro en mano que ciento volando” y, por mucho que les pueda pesar a mis compañeros más experimentados, “soy el mejor haciendo lo que hago”. Bueno, esta es la versión oficial,…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 3” (POR JULIAKI)

Al día siguiente traté de pensar en todo lo acontecido, intentando poner cierta racionalidad al asunto, pero eran demasiadas sensaciones para digerirlas sin apenas tiempo, primero por estar metido en un lío del que casi no había podido escapar, como tampoco el hecho de tener a mi suegra en mi cabeza continuamente. Era algo que cuanto más pensaba en hacerla desaparecer de mis pensamientos, poniendo incluso la cara de mi novia en mi mente, volvía otra vez la de su madrastra. Era algo incontrolable. Todo resultaba extraño, prohibido, morboso… nada más cachondo que sentir la atracción de la mujer de mi novia. Mónica vino a buscarme a casa muy temprano para empezar a preparar el cumpleaños especial de Sofía, que además sería nuestra presentación familiar y la petición de mano, todo un pack, que sin comerlo ni beberlo tendría en menos de 24 horas. El deportivo negro de mi jefa…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 2” (POR JULIAKI)

Los siguientes días transcurrieron dentro de la normalidad, salvo que Sofía y yo seguíamos teniendo nuestros encuentros sexuales de lo más variopinto, cuando estábamos solos, en el laboratorio y sino buscábamos encontrarnos en algún parque o en cualquier sitio apartado, intentando siempre que nadie nos viera juntos. Parecíamos amantes que mantienen sus encuentros en la clandestinidad. Seguíamos siendo de todo menos una pareja normal y atendiendo a las instrucciones de su padre para mantenerlo en secreto, resultaba cada vez más complicado. Por otro lado yo no podía quitarme de la cabeza a Mónica, su madrastra, esa mujer que había conseguido hacerme ver entre sus brazos, sin importarme la diferencia de edad, ni que fuera la esposa de mi jefe o la madre de mi novia, pero es que toda ella era algo incontrolable. Naturalmente esto solo era en mi imaginación y en mis pensamientos. A los pocos días recibí una…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: ““Mi secretaria tiene cara de niña y cuerpo de mujer 2” (POR GOLFO)

Convencido que María había sido educada por una perturbada, decidido a enfrentarme con la arpía de su madre. No me podía creer que una persona en su sano juicio fuera capaz de obligar a una virgen a buscar un amo y por eso azucé a mi asistente para que se diera prisa. Malinterpretando mis deseos y suponiendo erróneamente que lo que me urgía era hacerla mía, esa morenita llamó a un taxi llena de alegría. Al salir de la oficina, el conductor nos esperaba con su vehículo en la puerta y no tuvimos que esperar para salir rumbo a la casa de la muchacha. «Trata de tranquilizarte, no montes la bronca frente a María», me iba repitiendo durante el camino, «tienes que conseguir sacarla de ahí y que te acompañe voluntariamente». Sin ser plenamente consciente, se había producido un cambio en mí. Si en un principio, mi idea era aceptar…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico:”Mi primera vez con Katrina” (PUBLICADO POR AMANTE SINIESTRO)

MI PRIMERA VEZ CON KATRINA Esta historia que les voy a relatar sucedió en el cumpleaños de mi hermana. Como mi hermana (la cual cumplía 30 años) no quería festejar su cumpleaños, fui yo quien decidí junto a mi mamá que lo haga. La verdad es que hasta entonces todo había sido un rollo, pero la situación cambió de forma radical desde que mis padres convencieron a mi hermana de que lo festeje e invite a todas sus amigas y demás parientes. La fiesta se realizó por la noche. Hacía un día estupendo, no demasiado caluroso. Comenzaron a llegar los invitados. Los primeros fueron Martha y Cleverd, amigos desde hace muchos años de mis padres. Él debe tener unos 50 años, pero Martha es más joven o, al menos, lo aparenta. Es morena, con algunos kilos de más, tetas caídas perfectamente bronceadas y piernas largas y sensuales también muy bronceadas.…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El consuelo de mi suegra 1” (POR JULIAKI)

El consuelo de mi suegra (1) A mis veintitrés años me he convertido en uno de los enólogos más jóvenes de la comarca. Bien es verdad que el hecho de tener como novia a la hija del dueño de la bodega ayuda bastante, no digo que no, pero no es por no quitarme méritos… desde pequeño he “nadado” en vino y se puede decir que puedo valorar y catalogar mejor que muchos de los experimentados profesionales que conozco. Provengo de una familia humilde, pero muy trabajadora y casi todo lo aprendí de mi abuelo, un hombre que sabía todo en torno a este mundo y esa fue mi mejor baza para poder empezar en la bodega de mi futuro suegro. Me contrataron a prueba con 20 años, en un principio, gracias al nombre y prestigio de mi abuelo, pero después se puede decir que fui ganando la confianza de mis…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Preparador personal 5” (POR JULIAKI)

CAPITULO 5 Cuando me desperté ya era de día y unos traviesos rayos del sol se colaban por las persianas de mi habitación. Levanté las sábanas para descubrir que mi cuerpo seguía desnudo y eso me llevó a rememorar todo lo que había sucedido la loca noche anterior. Mi marido ya no estaba, debía haberse levantado y por un momento llegué a pensar que todo fue un sueño, que realmente no había ocurrido nada, simplemente que era fruto de mi perversa imaginación o alguno de mis sueños eróticos. Me metí en el baño y me di una ducha para despejarme sin dejar de reírme con ese sueño que parecía completamente real, hasta que mi mano rozó suavemente mis labios vaginales para lavarme y notar cierto escozor. Esa zona estaba realmente resentida debido a una innegable sesión de sexo. Me di cuenta de que todo había sido cierto y que la…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “El pecado de Emma” (POR ALEX BLAME)

Salió de la ducha y se miró al espejo. No quería reconocerlo pero estaba más nerviosa que una adolescente. Después de mirarse detenidamente y rociarse ligeramente el cuello los pechos y la entrepierna con su mejor perfume, abrió la puerta del armario y eligió la ropa detenidamente. Escogió una blusa de satén gris perla y una falda de tubo que le llegaba justo por debajo de las rodillas y con el talle alto y ajustado para disimular su pequeña barriga y realzar sus caderas. Lo que más le costó fue decidir la ropa interior. Pensó en un conjunto blanco muy sexy, luego en uno rojo pero al ponérselo se dio cuenta de que era un error; aquel conjunto estaba cargado de malos recuerdos. La mirada de desprecio que le lanzó Enrique cuando intentó llamar su atención con aquel conjunto y el "mira que eres puta" que le soltó, le estuvo…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: ” Hércules. Capítulo 24. Pico y Pala.” (POR ALEX BLAME)

Capítulo 24. Pico y pala. Nunca había sentido nada parecido. Para Arabela el sexo siempre había sido eso, sexo. Le encantaba, disfrutaba de cada minuto y disfrutaba de los hombres y las mujeres, mientras más jóvenes y hermosos mejor. Pero jamás había sentido esa imperiosa necesidad de mantener a una persona junto a ella. No lo podía creer, estaba encoñada. Creyó que la oferta del cine había sido una broma, pero Hércules no se cortó y la llevó a una sala cochambrosa a ver como un tipo calvo de mirada inexpresiva se repartía mamporros durante hora y media con un chino de rostro picado de viruelas. Podría haber resultado un desastre, pero él la sentó en la última fila y se dedicó a besarla y magrearla en la oscuridad. Cuando la película terminó Arabela estaba tan caliente que no podía pensar, solo quería tenerlo entre sus piernas, así que se…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies