Archives for maduras

maduras

Relato erótico: “Casualidades” (PUBLICADO POR XAVIA)

  -Los del ático se han separado. Mi madre, como de costumbre, era la fuente informativa de la comunidad. No se le escapaba nada. Que si el del cuarto se había roto un pie jugando a fútbol, que si el del segundo había tenido humedades, que si la madre de no sé quién estaba ingresada, que si la tienda de la esquina había cambiado de dueños. Tanto mi hermana como yo estábamos en la universidad, mientras mi padre dirigía una oficina bancaria en un pueblo vecino, así que no solíamos enterarnos de los cuchicheos del barrio. Mi madre, en cambio, ama de casa desde hacía más de una década cuando traspasó la peluquería que regentaba, lo sabía todo. Voluntariamente, además. Estábamos sentados a la mesa los cuatro, cenando, cita ineludible para todos los miembros de la familia impuesta por mi madre años atrás. Durante esa media hora larga, ella solía…
Sigue leyendo
dominación

Relato erótico: ““Mi secretaria tiene cara de niña y cuerpo de mujer 2” (POR GOLFO)

Convencido que María había sido educada por una perturbada, decidido a enfrentarme con la arpía de su madre. No me podía creer que una persona en su sano juicio fuera capaz de obligar a una virgen a buscar un amo y por eso azucé a mi asistente para que se diera prisa. Malinterpretando mis deseos y suponiendo erróneamente que lo que me urgía era hacerla mía, esa morenita llamó a un taxi llena de alegría. Al salir de la oficina, el conductor nos esperaba con su vehículo en la puerta y no tuvimos que esperar para salir rumbo a la casa de la muchacha. «Trata de tranquilizarte, no montes la bronca frente a María», me iba repitiendo durante el camino, «tienes que conseguir sacarla de ahí y que te acompañe voluntariamente». Sin ser plenamente consciente, se había producido un cambio en mí. Si en un principio, mi idea era aceptar…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “Me comí el culo de mi abogada, una madura infiel” (POR GOLFO Y PAULINA)

Aunque Paulina llevaba años siendo mi abogada, nunca pensé en que llegaría un día en el que la tendría tumbada en mi cama desnuda mientras le comía el culo sin parar. Es más para mí, esa mujer era inaccesible y no solo porque era mayor que yo sino porque en teoría estaba felizmente casada. Rubia de peluquería y grandes pechos, era una gozada verla durante los juicios defendiendo con  vehemencia a mi empresa. Profesional de bandera, se preparaba los asuntos  con tal profundidad que nunca habíamos perdido un juicio teniéndola a ella como letrada. Por todo ello, cuando me llegó la citación para presentarme en un juzgado de Asturias, descolgué el teléfono y la llamé. Como era habitual en ella, me pidió que le mandara toda la información que tenía sobre el asunto, comprometiéndose a revisarla. Así lo hizo, al día siguiente me llamó diciendo que no me preocupara porque…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “La suegra de mi hijo me entregó su culo” (POR GOLFO)

Reconozco que la primera vez que vi a esa señora no me llamó la atención. Para entonces y recién divorciado, mis intereses iban por alguien más joven. A raíz que mi mujer me dejara por un antiguo novio, llevaba la vida de soltero maduro y era rara la semana que no conseguía levantar a una treintañera en busca de pareja. Quizás por eso no me fijé en la suegra de mi hijo. Cuando me la presentó pocos días antes de la boda, Helga me pareció la típica noruega de cincuenta años. Con su metro ochenta era demasiado alta para mí y a pesar de tener un buen par de pechos, solo le eché un par de miradas. Todavía recuerdo que pensé al ver su tamaño: « ¡Menuda yegua!». Aunque era el prototipo de nórdica, rubia con ojos azules, nada en ella me atrajo y más cuando mi chaval me comentó…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: El Pequeñin 7 (POR KAISER)

El Pequeñín "¡Oye, oye!" le dice Susana y con Jessica lo miran fijamente y de brazos cruzados, Sebastián reacciona como si lo hubieran hecho volver a la tierra, "¡ah, que, que pasa!" dice él moviendo su cabeza en todas direcciones, "¿se te perdió algo?" le pregunta Jessica mirándolo fríamente, "eh, no nada" y de reojo observa a alguien que esta del otro lado de la calle, detrás de ambas chicas que al darse cuenta le cierran la visual. "¿Por si no lo sabias nosotras también tenemos lo mismo?" le recuerda Susana cruzando sus brazos de tal forma que realza el tamaño de sus pechos, "y también en abundancia" agrega Jessica, ante el silencio de Sebastián y viendo que aun trata de mirar, ambas lo toman de los brazos y se lo llevan, "concéntrate en lo que debes hacer ahora" dice Susana muy seria y entran a la casa de él…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: ” El pequeñin 4″ (POR KAISER)

El Pequeñín   Con una sonrisa de oreja a oreja Sebastián llega del colegio, sabe que es tarde y sabe bien que le van a llamar la atención, pero no le importa en absoluto, nada de lo que le digan podría quitarle esa cara de satisfacción pues acaba de estar con Susana de nuevo y el hecho de follarse a la guapa morena y hacerla gozar lo pone de muy buen humor.   "¡Hola ya llegue!" grita anunciándose y después se dirige a su habitación, "¡ya era hora por que demoraste tanto!" le responde su madre, pero antes que Sebastián replique ella lo interrumpe, "¡lo que sea pero debes apurarte, dúchate y cámbiate de ropa ya se nos esta haciendo tarde!". Sebastián queda intrigado por la respuesta, "¿tarde para que?", "¡ya se te olvido, debemos ir al matrimonio del hijo de mi jefa, te lo he estado diciendo toda la…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “Mi jefa es una hija de puta con tetas” (POR GOLFO)

Si ya de por sí trabajar es un coñazo, el tener como jefa a una hija de puta con tetas es una auténtica guarrada. No sé si será vuestro caso pero imaginaros lo mal que llevo el qué la directora de mi departamento sea una zorra malnacida de pésimo carácter pero que cada vez que me hecha la bronca, además de bajar la cabeza en plan sumiso, no puedo evitar sentirme excitado. Os preguntareis porqué. Bien sencillo: ¡Esa cabrona tiene un polvo descomunal! Con treinta años recién cumplidos, Doña María es una morenaza de casi un metro setenta con un culo de ensueño. Aun así la parte de su anatomía que me trae por jodido son sus enormes pechos. Nunca he sido bueno para calcular pero estoy convencido que ese par de ubres deben de pesar cada una al menos… ¡Un kilo! No os podéis hacer una idea. Son inmensas…
Sigue leyendo
lésbico

Relato erótico: ” La fiera 3″ (POR KAISER)

LA FIERA Una despiadada ola de calor azota toda la región justo en el momento en que se inicia la cosecha de los frutales. María va de un lado para otro acarreando gente y equipos así como asegurándose que no falte nada para una labor delicada y que necesita mano de obra en abundancia. Además se asegura que haya agua y todo lo necesario para que sus trabajadores se protejan del sol e incluso dio órdenes de parar todo a la hora de mayor calor. Es una tarea muy cansadora y que recién va en su primera semana y la ola de calor no ha dado señales de querer dar tregua. María hace de todo, visita el pueblo, regresa por materiales, se reúne con los transportistas y negocia precios con sus clientes habituales. Es un continuo ir y venir que la tiene bastante cansada, situación que se comienza a notar…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “La fiera 2” (POR KAISER)

La Fiera María revisa las cuentas en su casa, el papeleo es la labor que mas detesta en el campo cuando alguien llama a la puerta. Al abrir se sorprende al ver a una amiga de la familia, Sonia, que es la única persona que se mantuvo con ella tras su divorcio, “tenemos que hablar” y le entrega un parte de matrimonio de su sobrina.  La noticia del matrimonio de Graciela la toma desprevenida, María simplemente no lo puede creer, “por ello Graciela me pidió que te trajera el parte en persona” le dice Sonia, “debe estar loca, no voy a prepararme para esto en solo tres días”, “pues tu sobrina es chica lista, dijo que te fueras de inmediato y que ella te dejara como nueva para la ocasión”. Solo el gran cariño que le tiene a su sobrina hizo que María decidiera asistir a la boda, mal que…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: “La fiera” (POR KAISER)

LA FIERA Desde hace una semana que trabaja en la hacienda, decidió buscarse un trabajo para no pasarse todo el día en la casa encerrado teniendo que tolerar a sus hermanos mayores que no lo dejan en paz. No tiene amigos y ciertamente no extraña a ninguno de sus compañeros de curso con los cuales se lleva pésimo, de hecho el ansiaba que llegaran las vacaciones para no tener que verlos por al menos dos meses. No tiene polola ya que Ignacia, una guapa compañera de curso en la que se intereso se aprovecho de su ingenuidad para jugarle una broma pesada dejándolo en ridículo frente a sus compañeros, así que Joaquín tiene buenas razones para preferir estar ahí antes que ir a la piscina y toparse con alguien del colegio. Su día empieza a eso de las seis de la mañana, se levanta cuando todos en la casa duermen,…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “De perra en celo a ser una cachorrita a mi servicio 3” (POR GOLFO Y ELENA)

Este y todos los relatos de esta serie que están por venir consisten en las vivencias reales de Elena, una pelirroja con mucho morbo que me ha pedido ayuda para plasmarlas en relatos. Si quereís contactar con la co-autora podéis hacerlo a su email: También quiero aclararos que, aunque no son fotos de ella, lo creáis o no la modelo se parece mucho a Elena. Solo deciros que en persona sus tetas y su cuerpo son todavía más impresionantes. Capítulo 5 Ese polvo rápido cambió la historia. Si antes era un desgraciado suspirando unas migajas, eso había terminado porque desde el momento que había pasado a la acción, esa pelirroja no había podido o querido oponerse a que la tratara como la zorra que era. No solo la había usado oralmente sino que había coronado mi cambio de actitud con una cogida en toda regla donde ella solo fue un…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: ¿Te parecería una puta si te pido que me folles? (POR GOLFO)

Un hombre que se vanaglorie de serlo solo puede contestar a esa pregunta con un rotundo ¡NO! Da lo mismo que la mujer sea guapa, fea, gorda, flaca, alta o baja. Incluso es irrelevante que nos apetezca o no el  hacerlo: ¡Siempre hay que contestar que no! Si la que lo pregunta está buena con mayor razón pero, aunque sea un callo malayo, un engendro del demonio o realmente vomitiva, deberás responder negando la mayor. Si te la quieres tirar, está claro. Pero aun en el caso que lo que desees sea salir huyendo, nunca debes decir que sí. Sería hacer daño a sabiendas cuando siempre te puedes buscar una excusa para escapar. El problema surge cuando no te apetece follar pero tampoco estás en situación de poner tierra por medio. Este fue mi caso: durante un viaje de trabajo, la zorra de mi jefa me hizo esa pregunta mientras…
Sigue leyendo
maduras

Relato erótico: “De perra en celo a ser una cachorrita a mi servicio 2” (POR GOLFO Y ELENA)

Este y todos los relatos de esta serie que están por venir consisten en las vivencias reales de Elena, una pelirroja con mucho morbo que me ha pedido ayuda para plasmarlas en relatos. Si quereís contactar con la co-autora podéis hacerlo a su email: También quiero aclararos que, aunque no son fotos de ella, lo creáis o no la modelo se parece mucho a Elena. Solo deciros que en persona sus tetas y su cuerpo son todavía más impresionantes. Capítulo 3 Mi apartamento lejos de resultarme un remanso de paz donde olvidarme de lo que había sucedido, sus paredes me parecieron parte del problema. Nada más llegar, me quité la corbata y salí a tomarme unas copas que me sirvieran como anestesia para que el alcohol ocultara mi sonrojo. Cómo perro apaleado, me dirigí al bar de siempre. La familiaridad del barman incrementó mi turbación al preguntarme porque llegaba tan…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: ¿Te follarías a mi madre?: preguntó mi esposa (POR GOLFO)

  Que tu mujer te haga esa pregunta es al menos extraño por no decir rarísimo y más aún cuando la relación con su progenitora es casi inexistente.  Desde que nos casamos solo había coincidido con esa bruja un par de ocasiones y siempre por alguna causa mayor: La primera fue en el funeral de su marido y la segunda en el bautizo de una sobrina.   El resto del tiempo, mi suegra era un ser inexistente que hacía su vida al margen nuestro. Profundamente ególatra, creía que todos le debían rendir pleitesía y como sus dos hijas, asqueadas quizás por la forma en que las educó,  se negaban a reírle sus gracias, había decidido dejarlas a un lado y seguir con su vida. En los tres años que llevaba viuda, había tenido media docena de “novios”: si es que se le puede llamar así a los parásitos que remolinaban…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies