Archives for Infidelidad

Infidelidad

Relato erótico: “La infiel Diana y sus cornudos (Adrián) parte 8” (PUBLICADO POR BOSTMUTRU)

El día siguiente me levante temprano con una sensación de intranquilidad me aliste y me fui a la universidad a media mañana llame a Diana al celular no me contesto ya me imaginaba que estaba ocupada haciendo de las suyas, al medio día al salir de clases intente nuevamente ahí me contesto Diana se escuchaba música de reggaetón a mucho volumen también se oían risas, al contestar se le escuchaba la voz algo agitada diciéndome…. Ho la aamor como e est as…. Yo bien amor tu estas bien…. Siii…. Se te escucha raro…. Es quee estamoss bailan do re ggae tón. De repente al fondo se escuchó que le gritaron…. Perrea Diana seguido de muchas risas, le pregunte que pasa ella solo respondió…. Nadaaa a mor solo baiiilo jejejeee…. Donde estas…. En u na finca amor te dejo quee mee están jodiendo toda aa…. Que, que…. Mi familia me está…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “16 dias, la vida sigue” (POR SOLITARIO)

--¡Buenos días Claudia! ¿Cómo vamos? --Hola José, bien, sin novedad. Algo flojillo. Según me dicen ahora, cuando empiezan las vacaciones, se anima el negocio. Los rodríguez salen de sus madrigueras. --¿Has visto a Mila? --Si, acaba de marcharse, tenía una cita concertada desde ayer. --Aja, no me dijo nada, y esta mañana cuando me levante ya se había ido. --Bueno, voy a salir, cuando llegue que me llame. Por cierto, ¿con quién era la cita? --Me dijo que era un antiguo cliente que la llamó directamente, aunque ella vino ayer a reportar la cita. --Bien, bien. Hasta luego. Voy corriendo al centro de control. Esta cita me huele mal y tengo que averiguar que ocurre. Busco la posición de su móvil, en el mapa, con el GPS Aparece en una calle de Hermosilla, desplazándose. Introduzco los datos para activar el audio del móvil de Mila. Se oye ruido de vehículo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 07” (POR MARTINA LEMMI)

Hacía ya un par de horas que Jack había partido hacia su trabajo y, sin embargo, Laureen seguía casi en la misma posición en que él la había dejado al marcharse.  Sentada sobre la cama y abrazada a sus piernas recogidas no dejaba de echar cada tanto inquietas miradas al androide que yacía a su lado.  Tal como ella le había pedido, Jack había dejado el robot en off pero, viéndolo ahora, dudaba acerca de si no era peor el remedio que la enfermedad.  El símil de Daniel Witt ya no respiraba; su formidable y hermoso pecho ya no le subía ni bajaba rítmicamente pero, paradójicamente, esa presencia inerte y carente de vitalidad resultaba aun más inquietante y hasta le producía algún que otro escalofrío. El cuerpo, por supuesto, seguía siendo igual de bello pero adolecía de la ausencia de las miradas, tics, gestos y movimientos que le hacían sensual…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 06” (POR MARTINA LEMMI)

El robot que llevaba en volandas a Laureen, una vez traspuesto el umbral, se movió en la casa como si la conociese.  No le costó ningún trabajo hallar el camino al dormitorio en el cual justamente se hallaba la cama matrimonial.  Delicadamente pero a la vez con un toque de animal salvajismo, depositó sobre el somier a Laureen, quien aún no terminaba de asimilar una situación que la superaba.  Los juguetes tecnológicos aplicados a la vida sexual siempre le habían despertado una cierta resistencia y muy especialmente a partir del episodio que casi había enviado a la tumba a su esposo.  A propósito, se preguntaba en ese momento qué sería de él en manos de esas dos increíbles bellezas allá afuera en el parque.  La joven esposa estaba viviendo una tormenta interna: los intensos celos que le provocaba el saber a Jack en compañía de tan perfectos símiles de hembras…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 05” (POR MARTINA LEMMI)

Miss Karlsten no cabía en sí de la sorpresa ni de la indignación; no lograba dar crédito a sus oídos.  Era tanto su enojo que hasta tironeó inútilmente de los grilletes que retenían sus muñecas aun sabiendo bien que no podían ser abiertos por quien permanecía cautivo. “¿Qué… estás diciendo?” – masculló, mostrando los dientes y girando la cabeza por sobre su hombro. “Lo que oye, Miss Karlsten – respondió el androide -; el mandato de mi cerebro positrónico me impide hacer daño a una persona” “¡No me vengas con tecnicismos absurdos! – vociferó Miss Karlsten, cada vez más contrariada y fuera de sí -.  Yo soy tu dueña y te estoy dando una orden… Tu maldito cerebro posinosecuanto bien te dice que debes obedecerme… ¡Dime que no te compré para que simplemente hagas o dejes de hacer lo que simplemente te venga en gana!” “No se trata de lo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 02” (POR MARTINA LEMMI)

La alarma automática del tablero del auto, como era habitual cada día, despertó a Jack Reed cuando ya estaba llegando a su lugar de trabajo.  En efecto, apenas entreabrió los ojos pudo ver que el vehículo estaba subiendo por la calle en espiral que rodeaba el edificio de la corporación Vanderbilt en la que él se desempeñaba.  Alrededor el paisaje sólo estaba poblado de las altas torres de Capital City en lo alto sobrevolaba Joy Town, el parque de diversiones volante que se sostenía con suspensores antigravitatorios.  Echó un vistazo hacia su robot conductor y pudo comprobar que, como siempre, hacía su trabajo de acuerdo a los parámetros normales y manteniendo la vista atenta al camino. “¿Cómo ha dormido, señor Reed?” – le preguntó el androide, con una voz tan fría y sin emoción como cuadraba a un robot. “B… bien – respondió Jack sin poder ahogar un bostezo y…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mi nueva vida 7” (POR SOLITARIO)

Domingo 5 de mayo de 2013 Por la mañana fui a casa de Edu a ver como estaba y para hablar con él y Amalia. Sentado en un sillón del salón, con un pijama azul claro, llevaba el brazo en cabestrillo y le habían dado un calmante fuerte porque estaba atontado. Amalia estaba extraña. El intento de suicidio de Edu le debía haber afectado. Intente espabilarlo y hablar con él. Entreabrió los ojos y me miró. --¿Qué vienes a follártela? Ahí la tienes, ya tenemos dos putas por mujeres. ¿Estamos en paz? --No Edu. Tú follaste con Mila presionándola con un chantaje. Amalia follo conmigo porque quiso hacerlo, por gusto. Y ya que eres tan directo te diré que, si ella quiere, seguiré follandola. Y si no quiere, pues no lo haré. Y tú debes replantearte tus ideas. Una puta es una profesional del sexo. Eso no la hace inferior…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 04” (POR MARTINA LEMMI)

El mini módulo espía se introdujo por la ventana de la habitación que, afortunadamente, los Reed habían dejado abierta.  Desde el cuarto de su  casa al que había convertido prácticamente en centro de monitoreo, Luke lo iba guiando y así oteando el panorama.  Al parecer y por fortuna no había rastros del perro – robot, el cual seguramente andaría correteando por el parque sobre el lado opuesto de la propiedad.  La luz matinal que, entrando por la ventana, bañaba la habitación, era más que suficiente y no necesitó, por lo tanto, activar la visión infrarroja con la que había equipado al módulo. Lauren estaba allí, en la cama.  Desnuda y algo ladeada, con la sábana enroscada en la pierna.   Luke la contempló en toda su belleza: mansa, serena, etérea… El módulo danzó en el aire por sobre ella y la fue recorriendo desde todos los ángulos, previo a lo cual…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 03” (POR MARTINA LEMMI)

  Esa tarde, mientras Jack Reed regresaba por la atestada autovía camino de su casa, no cabía en sí mismo de las ganas de llegar debido a la ansiedad que tenía por cargar el VirtualRoom con los nuevos datos y así poder hundirse en su nueva y doble fantasía… Poco antes de salir del trabajo había pasado por el despacho de Carla Karlsten, encontrándose con el patético espectáculo de ver al muchacho nuevo lamiéndole el calzado; el joven, semidesnudo, lucía marcas tanto sobre sus nalgas como sobre su espalda que evidenciaban que la perversa jefa lo había sometido al látigo y la fusta.  Miss Karlsten había hecho, sin más, pasar a Jack a su despacho, de lo cual podía inferirse que poco le importaba tomar recaudos o que, incluso, se complacía en mostrarle la condición a que había reducido al nuevo empleado.  Por lo pronto, Jack se mostró lo más…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico:”Me llamo Rebeca. Soy una puta, casada e infiel” (POR GOLFO)

Esa noche maldita estaba de copas mientras mi marido se había ido a ver el fútbol con unos colegas. Quizás por eso, me sentía sola a pesar de estar con unas amigas. Cabreada por llevar casi una semana sin follar, miré a mi alrededor, mientras soñaba inconscientemente en vengarme de mi hombre por preferir a 22 tíos corriendo detrás de una pelota a mí. Nunca le había sido infiel pero en ese momento pensé que no me importaría echarme en brazos de un desconocido. Justo en ese momento, decidí ir a por una cerveza y mientras me acercaba a la barra, descubrí que el único sitio libre estaba junto a un hombre alto, bastante mayor pero que curiosamente me miraba sonriendo. Os confieso que me pareció conocido pero no caía en quién era y por ello cometí la tontería de decirle hola. -Hola preciosa, te estaba esperando- contestó con una…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mi nueva vida 6” (POR SOLITARIO)

Sábado 4 de mayo Me despiertan los movimientos de Mila. Está amaneciendo. La claridad se cuela por los ventanales. El cielo de color azul oscuro, limpio y diáfano augura un buen día. Marga se ha desplazado al otro lado y están besándose y acariciándose. Las observo. Me gusta verlas, encendidas, los ojos brillantes, los carnosos labios hinchados y rojos por los continuos roces, las lenguas lamiendo sin descanso, la boca, las mejillas. Se mordisquean el cuello y las orejas. Runrunean como dos gatas. Mila me da la espalda, acaricio su hombro desnudo. Se gira, me mira y me acaricia la cara con su mano. Sus dedos huelen a sexo, a coño, reconozco el aroma, es suyo, se ha estado pajeando. Seguramente Marga se ha dado cuenta y quiere calmar su excitación. Decido ayudar. Paso mi mano derecha bajo su brazo hasta llegar al pecho. Pellizco suavemente el pezón y oigo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Maquinas de placer 01” (POR MARTINA LEMMI)

Al principio Jack Reed avanzó sigilosamente por entre la floresta.  Aun a pesar de moverse por entre un mundo paradisíaco, no podía evitar sentir una cierta inquietud cada vez que volvía a transitar por el mismo.  Por mucho que quisiera hacerlo, costaba asimilar la idea de andar por un mundo en el cual no había otro hombre más que él.  Apartó las hiedras y lianas que caían a su paso, casi siempre jalonadas por grandes coronas de flores que, en tonos blancos, amarillos o anaranjados, pendían desde lo alto cual si se tratase de una lluvia que caía desde un verde vegetal tan infinito como indefinible.  Dio unos pocos pasos hacia adelante y, de pronto, la vegetación se abrió.  Un maravilloso estanque que parecía salido de algún cuento apareció ante él; aquí y allá, nenúfares y camalotes poblaban el acuático ámbito coronados con campánulas de color violeta, en tanto que…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mi nueva vida 5” (POR SOLITARIO)

Jueves 2 de mayo Es fiesta en Madrid y salimos a divertirnos con los niños. Mi vida había dado un giro de ciento ochenta grados. Me sentía feliz acompañado por mis mujeres y mis hijos. Pero no quería demostrarlo. Debía mantenerme firme y seguir adelante con mis planes. --Mila, ¿recuerdas la casa rural que alquilamos el ultimo puente? --¿A qué viene eso ahora Marga? --Es que se me ha ocurrido gastarle una broma a Eduardo. --Marga que te conozco. ¿Qué vas a liar?. --Nada tonta, ya verás. Oigo esta conversación mientras paseamos por el parque. Marga marca con su móvil. --¿Hola? ¿Eres Loli?------------Si mira soy Marga la que os alquiló la casa rural en ---------- ¿La tenéis libre para este fin de semana?. ¿Sí?, estupendo, te llamo en unos minutos para confirmártelo. Marca de nuevo. --¿Amalia? Hooola, soy Marga, ¿como estas cariño?, -----------bien. Mira te llamaba por si os apetece…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mis morbosas vacaciones (2)” (POR ALFASCORPII)

Mis morbosas vacaciones (2) Al día siguiente Luis me despertó a las 8 de la mañana, ya se iban a marchar de excursión, pero yo, muy adormilada aún, le deseé que lo pasaran bien pidiéndole que me dejase dormir cinco minutos más. Cuando volví a despertar, no habían pasado cinco minutos, sino dos horas. Todos se habían marchado, incluso Manolo, así que tras desayunar y asearme me puse en la mesa del salón a trabajar. Apenas llevaba media hora frente al ordenador, cuando de repente apareció Juan, que dejó su mochila y una tienda de campaña en el suelo, saludándome: - Hola, Laura. - Pero… ¿qué haces tú aquí? - le pregunté sin salir de mi asombro. - Bueno… verás… - contestó dubitativo -. Les he dicho a los demás que me he torcido el tobillo y que no aguantaría la marcha… así que me he dado la vuelta… -…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies