Archives for Infidelidad

Infidelidad

Relato erótico: “16 dias cambiaron mi vida 5” (POR SOLITARIO)

Martes, 16 de abril de 2013 La mañana se inicia con normalidad. Niños lavándose, vistiéndose, desayunando, preparándose para ir al colegio. Mila y Ana en la cocina. Hoy tengo el día completo, una cita a las 12 en un apartotel en la Calle Almagro y esta tarde a las siete tengo otra entrevista en un hotel en la Gran Vía, seguramente volveré tarde. Vale. Yo me acercaré al insti a ver qué novedades hay. He faltado mucho y traeré muchos cates, papá se puede mosquear. Bueno, ya lo torearemos, no te agobies. ¿Lo torearemos? Mamá. Jaja. No me había dado cuenta. Tienes razón. Pobre. ¡Con lo bien que se lo podría estar pasando con nosotras! Pues la verdad es que a mí me gustaría montármelo con él, mi papa es resultón. Pero conociéndolo, cualquiera se lo dice. Jajaja. Mama, a ver si tenemos un rato y me sigues contando cómo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mi vida secreta II (En otro cuarto)” (POR CESISEX)

La historia que les voy a contar, pueden considerarla continuación de “MI VIDA SECRETA 2” o un anexo a la saga de “La Señorita Misteriosa”, o como me gusta llamarla, “La reina de los relatos eróticos”. Mi nombre es Gonzalo, soy el protagonista de “Mi Vida Secreta 1” junto con Yessi, y debo decir que luego de mi encuentro en Ossiris con ella, quede traumado por semejante mujer. Aunque sabia que era difícil volver a tenerla, jamás perdí las esperanzas, y después de varios rechaces de su parte, retorne a la capital porteña por asuntos de mi padre y la estancia, pero esta vez, el viaje fue de mayor tiempo y debíamos quedarnos todo el fin de semana, así que decidí hacer vida de adolescente y salir a conocer la ciudad con un amigo que había echo en negocios anteriores que tenia solo unos años mas que yo (el tenia…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Diario de una Doctora Infiel (6)” (POR MARTINA LEMMI”

  Cuando llegué al lugar, se trataba simplemente de una casa de dos plantas o, al menos, eso fue lo que me pareció; quizás hubiera más de una vivienda.  Toqué el portero; una voz adolescente (diferente de la que escuchara en el teléfono) preguntó quién era.  Una vez que me presenté como la doctora Ryan, simplemente me dijeron que pasara y se accionó la apertura de la puerta de entrada.  No había ascensor en el lugar: mucho lujo para sólo dos plantas, así que encaré las escaleras y con cada paso que daba oía retumbar mi propio taconeo y no cesaba de preguntarme hacia dónde o hacia qué estaba subiendo.  Al final de la escalera me encontré con una puerta; yo ignoraba si debía golpearla, buscar un timbre o simplemente aguardar a que me abrieran, pero casi no tuve tiempo de analizar ninguna de las tres opciones porque la misma…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi cuñada, mi alumna, mi amante (5)” (POR ALFASCORPII)

Mi cuñada, mi alumna, mi amante (5) Al día siguiente de mi clase particular con mi cuñada salí de casa para ir a trabajar. Al cerrar la puerta me encontré con mi vecino de al lado, un simpático cuarentón con el que, a pesar de conocernos desde hacía poco, estaba empezando a entablar amistad. - Buenos días, Carlos- me dijo-, ¿Qué tal?. - Buenos días, Enrique, ya ves, a currar un poquito. Me cogió del brazo y, acercándose a mí, en voz baja susurró: - ¿Puedo decirte una cosa con total confianza?. - Claro, hombre- contesté utilizando su mismo tono de voz-, ¿qué te preocupa?. - Bueno, ya sé que lleváis muy poco tiempo casados… y es lo normal… pero… ¿podríais bajar un poco el tono de vuestra pasión a determinadas horas?. - Enrique, no sé de qué me estás hablando. - El otro día se os oía desde mi…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La mujer de Ernesto” (PUBLICADO POR XAVIA)

  ¿Estás de coña? No tuve que verbalizarlo, pues Ernesto me conocía lo suficientemente bien como para poder leerme la mente. Mejor dicho, el semblante, pues no pude evitar abrir los ojos como platos y mirarlo interrogativamente. -¿A quién más se lo puedo pedir si no es a ti? Conocí a mi mejor amigo en plena adolescencia. Compartíamos alineación titular en el equipo que me fichó como delantero centro en categoría cadete. En aquella época jugábamos un 4-4-2, que se convertía en 4-5-1 según la necesidad de reforzar el medio campo ante equipos más potentes. Ernesto era el segundo delantero en el primer sistema, o el enganche en el segundo, pieza clave pues técnicamente era espléndido además de poseer una visión de juego que me permitía hincharme a marcar goles. Como muestra, un botón. Le llamábamos Laudrup. Por su elegancia acompañando al balón, por sus pases entre líneas que cruzaban…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “A mi novia le gusta mostrar su culito 5” (POR MOSTRATE)

A mi novia le gusta mostrar su culito. (5) Luego de la aventura de mi novia con mi jefe y mis compañeros de oficina, mi vida se ha convertido en un verdadero caos. Las cargadas en el trabajo, las inevitables proposiciones de empleados de otra sección y aguantar al viejo calenton de mi jefe que todos los días me hace recordar como gozaba Marcela mientras le rompia el culo, están haciendo que mis dias en la oficina sean interminables. Lo peor de todo es que no puedo tomar la decisión de dejar a mi novia, porque cada vez que lo intento, recuerdo los momentos vividos y me excito de tal manera que tengo que masturbarme para poder calmarme. A todo esto se suma que Marcela cada vez esta mas puta. Ahora cada vez que hacemos el amor se calienta imaginando que soy otro y me llama Leonardo, Sergio, Ruben, etc…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Intercambio de emails” (POR DOCTORBP)

-Siento decirle que vos no va a poder cogerse estos días de vacaciones – haciendo referencia al email que tenía en su pantalla – Ya dije que una de las dos debe estar siempre acá en la oficina para que no vuelva a suceder lo del año pasado. Me da igual cómo lo hagan ustedes, pero tal y como están ahora no puede ser. Además… Montse escuchaba cómo su jefe argentino que la había estado puteando desde que ocupó su nuevo cargo hará ya dos años le soltaba una nueva retahíla de recriminaciones. Finalmente, con resignación y algo de reproche en su entonación, Montse acabó la conversación cuando su jefe hubo terminado: -Está bien, ya veremos cómo lo arreglamos – Y se marchó del despacho con la misma sensación que había experimentado tantas otras veces. Faltaban tres días para San Juan y Ricardo, como siempre, estaba expectante en el trabajo…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Condena brutal: La historia de Lissette” (POR ROGER DAVID)

Condena brutal: La historia de Lissette En el centro de la gran ciudad hacía un calor de los mil demonios, ya era más de medio día y de un alto e imponente edificio de cemento entraban y salían personas con signos de apuro en sus rostros, algunas de ellas se internaban por sus viejos y oscuros pasillos apelotonándose en los ascensores, u otras simplemente se perdían en la hormigueante fila de gentes que caminaban rápidamente por las ardientes veredas de su salida, y entre ellas también iba Lissette. La joven y recientemente casada no lo podía creer, ¿y que se suponía que iba a hacer ahora sin el apoyo y la compañía de su amado marido?, -se preguntaba para sí misma y en forma meditabunda mientras caminaba, al ser ella una de las tantas personas que a esas acaloradas horas también abandonaba el viejo edificio gubernamental mezclándose en la multitud…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (5) (POR MARTINA LEMMI)

  Durante los dos días siguientes pensé seguido en renunciar definitivamente al trabajo en el colegio.  Pero cuando una está enredada en algo, salir se vuelve mucho más difícil que entrar.  Tal como las cosas estaban dadas ahora, renunciar implicaba más tormentas que sosiego, más sospechas que disuasiones, más dudas que certezas… alimentaría la imaginación en los chicos del colegio, en los directivos, en los dueños y, sobre todo, en Damián.  A propósito traté en esos días de estar en casa la mayor cantidad de horas que pudiera y compartir tiempo con él.  Pero en realidad mi motivación era estratégica, ya fuera de modo consciente o inconsciente.  Sabía que se aproximaba el fin de semana y que de un momento a otro recibiría un llamado o un mensaje de texto requiriendo mis “servicios”.  De ser así tendría que ausentarme en casa y, una vez más, debería recurrir a las excusas…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “16 dias cambiaron mi vida 4” (POR SOLITARIO)

Viernes12 de abril de 2013 Suena el despertador a las siete, como cada viernes de los últimos tres años. Despierto y me levanto. El aseo está ocupado por Mila, y estando ella yo no puedo entrar. Al parecer le da vergüenza si la veo desnuda. Pero ahora sé porque. Voy al baño del pasillo donde Mili y Pepito se cepillan los dientes. Vuelvo a mi habitación y Mila ya ha salido vestida y lista para llevar a los niños al colegio. Me ducho, me visto, voy a la cocina donde tomo un café, hago de tripas corazón y doy un beso a Mila, me voy corriendo a la oficina. Tengo mucho que preparar. Hablo con Fede y le digo que me voy a tomar un descanso de dos semanas, por el asunto del que no le puedo hablar. En una inmobiliaria busco un piso para alquilarlo durante dos meses, cerca…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mi vida secreta” (POR CESISEX)

Hola a todos me presento soy Jessica y hace casi un año que estoy en una relación less mi pareja es una chica de 21 años al igual que yo ; ella es morocha ojos verdes bajita m pero con unas tetas que para esa altura resaltan mas que otra cosa en su cuerpo . una colita también muy destacada yo soy de pelo castaño claro casi rubio  1,73 m  de altura 90-60-91 ojos verdes y una sonrisa siempre en mi boca . Para empezar con el relato les cuento que siempre me han gustado las chicas pero nunca había tenido nada con ninguna hasta este momento que estoy con Romy , somos muy felices y hace medio año que vivimos juntas , nuestras relaciones sexuales siempre han sido muy less hasta en estos últimos tiempos que estoy sintiendo la necesidad de ser penetrada , para saciar mis ganas compre…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “De la cama de mi esposa a la de mi cuñada (2 de 2)” (POR GOLFO)

 Al día siguiente, la mano de mi esposa acariciando mi pene me despertó. Todavía medio dormido abrí los ojos y observé a María a mis pies, lamiendo mi glande mientras me agarraba la verga entre sus dedos. Me quedó claro que mi mujer no había tenido bastante con la sesión de sexo que habíamos compartido la noche anterior a pesar de los múltiples orgasmos que consiguió antes de caer dormida. En silencio, recordé el acoso al que me tenía sometido su hermana y como esa zorrita nos había estado espiando mientras hacíamos el amor. Ese recuerdo y sus lametazos hicieron que mi extensión se alzara y recibiera sus caricias con una gran erección. "¡Sigue con ganas!”, satisfecho me dije al verla ponerse en cuclillas y sin hablar, recorrer con su lengua mi extensión. Su maestría mamando quedó confirmada al notar como se recreaba en mi glande con suaves besos y…
Sigue leyendo
filial

Relato erótico: “Mi cuñada, mi alumna, mi amante (4)” (POR ALFASCORPII)

Mi cuñada, mi alumna, mi amante (4) Estábamos terminando de recoger la mesa después de comer. Tere, mi mujer, tenía que volver a su oficina y yo me pasaría la tarde en casa corrigiendo los trabajos que un grupo de mis alumnos me había entregado por la mañana. - Se me olvidaba- dijo Tere metiendo el último plato en el lavavajillas-, me dijo mi hermana que, si fueras tan amable, tal vez podrías explicarle no sé qué de unos ciclos que no entiende… Con sólo mencionar a su hermana el corazón me dio un vuelco en el pecho. - …y como esta tarde no tienes clases- prosiguió-, tal vez ella podría acercarse hasta aquí para que le eches una mano, ¿qué te parece?. - Sí, claro- pensé-, una mano y las dos, como la última vez… - Cariño- dije-, tengo la tarde muy ocupada, tengo que corregir un montón de…
Sigue leyendo
hetero

Relato erótico: Diario de una Doctora Infiel (4) (POR MARTINA LEMMI)

          La verdad que ya no se sabía qué cosa era más degradante.  Rogar por sexo anal era una humillación tanto o más grande que pagar para que me lo hicieran.  Pero yo estaba ultra caliente.  Y ya para esa altura no había obstáculo que se me interpusiese con tal de conseguir la verga del pendejo en mi cola.  Ni aun si ese obstáculo era mi dignidad.  Así que inspiré, tragué saliva y recité, casi como si se tratara de una oración o alguna perorata legal.              “Por favor Franco… ¿Puede usted hacerme la cola?”              El pendejo rió, como ya era costumbre en él.  Me estrelló una palmada en la nalga.              “Casi bien, doc, casi…” – dictaminó.                Me quedé un rato en silencio a la espera de que aclarara mejor qué era lo que faltaba a mi pedido, pero no dijo nada, así que…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies