Archives for Infidelidad

Infidelidad

Relato erótico: “La fabrica (27)” (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 27 Me giró y me hizo apoyar las palmas de mis manos contra la inmunda pared. Me tomó por las nalgas y, durante algún momento, fue como si las sopesara; las zamarreaba de tal modo de levantarlas y dejarlas caer como si quisiera comprobar si estaban en su lugar. “Cola firme y bien paradita – dictaminó, con voz sibilina y confirmando mis pensamientos -. De las que a mí me gustan” Acto seguido se desabrochó el cinturón y lo arrojó a un lado junto con su teléfono celular que, una vez más, visitaba el piso, separándose de tapa y batería. Al igual que él lo hiciera antes, se hincó por detrás de mí, lo cual no sólo me sorprendió sino que, en cierto modo, me decepcionó, ya que yo tenía, para esa altura, tal grado de calentura que lo único que quería era recibir en mí su verga…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Lucy Lub (2)” (POR ADRIANRELOAD)

Desperté con los rayos de sol entrando por la mampara de la habitación del hotel, recordé que en esa ciudad amanecía muy temprano, serian 5 o 6 de la mañana. Recién caí en cuenta que estaba en la habitación de Lucy… Después de satisfacerla no me quiso despertar, solo atino a cubrirme con las cobijas. Tras eso supongo que Lucy fue a bañarse, no creo que dormiría con mis líquidos impregnados en el cuerpo… y luego se acurruco a mi lado. Me salí lentamente de la cama, tampoco quería despertarla, solo me deslice suavemente y recogí mi ropa… pero ella se percató y soñolienta me miro sonriendo… - ¿Qué paso?... pregunto intrigada. - Nada… mis cosas están en mi cuarto y debemos cambiarnos… me excuse. - Si, cierto… respondió recostándose de nuevo, quería descansar un rato más. - Nos vemos en el desayuno… le dije y salí huyendo. Por como…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fabrica (26)” (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 26 Siempre con su mano sobre la base de mi espalda, el oficial me fue guiando a través de un largo corredor y, para mi vergüenza, me hizo pasar nuevamente por delante de casi todo el personal policíaco que se hallaba en ese momento en funciones en aquella dependencia. De pronto salimos al aire libre y me encontré cruzando un patio con piso de ladrillos; la tarde ya estaba bastante avanzada, por lo cual el sol ya prácticamente no daba allí sino que quedaba oculto por detrás de altos muros que rodeaban el patio. Fue en ese momento cuando descubrí que, desde un precario ventanuco enrejado, unos famélicos ojos que eran pura depravación me devoraban de arriba abajo. “Mmmm…. Mamita, ojalá te pongan en mi celda, ja. Te meto la verga por el orto y te la saco por la boquita” Lo asqueroso del comentario me hizo revolver…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La infiel Diana y sus cornudos (Adrián) parte 8” (PUBLICADO POR BOSTMUTRU)

El día siguiente me levante temprano con una sensación de intranquilidad me aliste y me fui a la universidad a media mañana llame a Diana al celular no me contesto ya me imaginaba que estaba ocupada haciendo de las suyas, al medio día al salir de clases intente nuevamente ahí me contesto Diana se escuchaba música de reggaetón a mucho volumen también se oían risas, al contestar se le escuchaba la voz algo agitada diciéndome…. Ho la aamor como e est as…. Yo bien amor tu estas bien…. Siii…. Se te escucha raro…. Es quee estamoss bailan do re ggae tón. De repente al fondo se escuchó que le gritaron…. Perrea Diana seguido de muchas risas, le pregunte que pasa ella solo respondió…. Nadaaa a mor solo baiiilo jejejeee…. Donde estas…. En u na finca amor te dejo quee mee están jodiendo toda aa…. Que, que…. Mi familia me está…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Lucy Lub (1)” (POR ADRIANRELOAD)

Conocí a Lucy en el trabajo, a simple vista era una chica tímida, con una pinta del típico fetiche de secretaria a la antigua o de bibliotecaria reprimida… con lentes gruesos, piel clara casi pálida, vestida como persona mayor… a simple vista no llamaría mucho la atención, era un prototipo de Betty la fea, solo que reservada, seria. Pero justamente esta apariencia fue la que, en un momento de relajo del estrés del trabajo, hizo que a manera de juego me fije más en su apariencia… no tanto en lo que uno ve rápidamente… sino en los detalles: tenía ojos grandes, labios gruesos, un cabello ondeado que si lo llevara suelto llamaría más la atención. Era alta, poco más de Sobre sus formas no podía decir mucho porque ,como dije, solía vestir como para no mostrar mucho, pantalones sueltos, faldas debajo de la rodilla… llegue a pensar que pertenecía a…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fabrica (25)” (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 25 “Bueno, vas a decirnos ahora qué es lo que pasó” – me urgió en tono imperativo Evelyn, deteniendo el auto junto a la acera. No había estacionado en ningún sitio en particular ni tampoco era que hubiésemos llegado a destino alguno. Si aparcó el vehículo, fue simplemente porque consideró que ya era momento de exigirme una explicación de lo ocurrido; tanto ella como su amiga se giraron hacia mí con expresión expectante en sus rostros. “B… bueno… - tartamudeé -; v… verá, s… señorita Evelyn: el s… sereno…” “¿El nuevo?” – inquirió Evelyn, abriendo enormes los ojos. “S… sí, seño… rita Ev… elyn; el nuevo” “¿Vas a decirme que también intentó violarte?” – indagó, con el ceño fruncido. “¿O directamente lo hizo?” – terció Rocío. “N… no, en realidad no…” “¿Entonces…?” – preguntó otra vez la rubia. Me sentí muy tonta: no sabía cómo explicar los hechos…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Una Familia Decente 10.1 (UFD – 10.1)” (POR ROGER DAVID)

UNA FAMILIA DECENTE A los señores lectores: Doy aviso que el presente relato es totalmente salido como grosero, y está muy lejos del contexto inicial que cada uno le dio a la zaga, aunque por mi parte al menos esta siempre tuvo la misma dirección. Debo también aclarar que está lleno de situaciones incoherentes, la trama es muy poco creíble, y las continuas faltas de ortografía son peores que las de un crio de 5 años, además de tener personajes y situaciones muy mal construidas con las que queda claro que nunca en mi vida he leído un libro entero. Ahora, el que quiera leerlo… bueno, ahí se los dejo. Se aceptan todo tipos de críticas hacia el relato en sí. Saludos… RD En la semi oscuridad de las mugrientas calles de aquel miserable barrio dos desmadejadas figuras masculinas caminaban al lado de un esbelto cuerpo femenino, la mujer rubia,…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fabrica (24)” (POR MARTINA LEMMI)

LA FABRICA 24 El dolor me hizo retorcerme y enroscar una pierna sobre la otra mientras mi rostro se contraía en un rictus indefinible y mi sexo, por contraste, se iba humedeciendo; en parte, a eso último apuntaba al cruzar mis piernas: no quería por nada y por nada que Rocío o Evelyn advirtiesen mi excitación. De ser así se reirían a carcajadas haciendo mi humillación infinitamente mayor. “Duele. ¿Verdad, linda?” – preguntó burlonamente Rocío junto a mi oreja; como pude y mientras jadeaba quejosamente, asentí con la cabeza pues, en la condición en que me hallaba, no había forma de que surgiera de mis labios palabra alguna. “Pero ya lo tuviste adentro y te acostumbraste – continuó la rubia, tras propinarme un muy suave beso junto al lóbulo -: y tuviste adentro otras cosas también, así que no te preocupes que tu culito tiene memoria; de acá a un…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fabrica (23)” (POR MARTINA LEMMI)

LA FABRICA 23 Evelyn tomó un bolígrafo de encima del escritorio y se quedó jugueteando con él entre sus dientes; me miraba de un modo que era escrutador y también calculador: ya no había en su rostro ninguna sonrisa sino que, por el contrario, parecía estarse tomando muy en serio lo que fuese que su enferma mente estuviera tramando. Yo, que seguía arrodillada, comencé a temblar de la cabeza a los pies, como si súbitamente cobrara conciencia de los posibles alcances del “pacto” celebrado: no había modo alguno de prever con qué se iba a salir la colorada perversa ahora que sabía que disponía de mí por completo. “Quiero tu cara en el piso. Ya mismo” – me ordenó de repente, con voz fría y carente de toda emoción. Yo sabía que, de acuerdo al trato no firmado por escrito que teníamos entre ambas, no me quedaba demasiada opción, así…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fábrica 22” (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 22 Esa noche era, en teoría, la última que yo pasaba en casa de Luis; sin embargo, los últimos acontecimientos de la fábrica en relación con la llegada de la nueva empleada me hicieron rever mi postura.  Los celos y la paranoia hicieron presa de mí al punto de la angustia, pues yo suponía que, en caso de marcharme, estaría allí dejando otra plaza libre para ser ocupada por esa chica.  Viéndolo hoy, la mía estaba lejos de ser una estrategia acertada ya que corría riesgo de atosigar con mi presencia, pero en esos momentos la mente de una trabaja de una forma distinta y se deja llevar por impulsos y sentimientos obsesivos.  Apenas Luis y Tatiana estuvieron en casa me arrojé, por supuesto, en brazos de ella y, casi literalmente, le comí la boca: creo que nunca le había llevado la lengua tan adentro de su boca…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fábrica 21” (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 21 El resto del domingo discurrió sin mayor novedad y, de hecho, lo pasé la mayor parte del tiempo durmiendo.  Tatiana, un amor, me llevó a la cama lo que no supe si era una merienda, una cena o bien el desayuno del lunes pues yo ya había perdido noción del tiempo.  Mis padres volvieron a llamarme un par de veces porque, claro, los rumores seguían circulando y vaya a saber qué era lo que les había llegado y de qué forma.  Le pedí a Luis, por lo tanto, que me llevara a verlos así se tranquilizaban; previo a ello, obviamente, me vestí de tal forma de no dejar visible ninguna de las marcas de los golpes de cinturón aun cuando éstas, por fortuna, ya comenzaban a atenuarse. El lunes no me presenté a trabajar, lo cual, de todos modos, supuse que era para todos un hecho.  Ya…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: ” La fábrica 20″ (POR MARTINA LEMMI)

LA FÁBRICA 20 “Es… ¡ese sereno de mierda! – rugió Daniel con el rostro desencajado para, automáticamente, girarse hacia mí -.  ¡El degenerado que te miraba a la salida de la fábrica!  ¡Yo sabía que algo había!” Yo no conseguía aún salir de mi sorpresa.  Se terminaba de confirmar que, en efecto, era Milo el sujeto a quien yo había visto escondido tras un árbol.  Y seguramente, además, habría estado espiando no durante uno sino durante varios días; mi cabeza le dio rápidamente vueltas al asunto y no fue difícil llegar a la conclusión de que, cuando llegamos, debió haber estado apostado en la puerta de casa y entrado presurosamente al escuchar mis gritos: después de todo, Daniel no había cerrado la puerta y era de pensar que sus padres tampoco lo habrían hecho. Durante algún instante fugaz me miró; no supe interpretar la expresión en sus ojos había piedad…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “Mujer por Mujer” (POR AGUEYBANA)

Hola, me llamo José, lo que les voy a contar me paso ya algún tiempo atrás. Mi esposa Evelyn y yo estamos celebrando junto a unos amigos su cumpleaños. Estaban presente, Carlos y su esposa, ines, Jorge y su esposa Luisa y Pablo y su esposa Carolina, además de algunos familiares y otras amistades. Carlos ha sido amigo de mi esposa Evelyn desde antes de la universidad. Conocí a Jorge y a Pablo por medio de Carlos. Salíamos a muchos sitios y eventos juntos, todos nos llevamos bien.     Antes de seguir adelante, me gustaría que sepan algo de mí. Soy lo que se llama un ex-gigolo, pues, antes de casarme, vivía una vida loca, con mucho, mucho sexo y todo lo que conlleva esa vida. Cuando tenía, 16 años, conocí a Estela una madurita que me miraba mucho siempre que iba a la cancha a jugar con los amigos,…
Sigue leyendo
Infidelidad

Relato erótico: “La fábrica 19” (POR MARTINA LEMMI)

LA FABRICA 19 Y entonces, por primera vez, Luis me cogió.  Lo hizo sin el menor cuidado de que fuera a entrar alguien ya que estábamos junto a los lavatorios y no en un privado.  Lo primero que hizo fue tomarme por las caderas y quitarme mis bragas, ésas mismas que yo reservaba para que me las quitara Daniel después de la fiesta.  Palpó mi carne y recorrió luego con detenimiento cada centímetro cuadrado de la tela de mi vestido blanco, el cual, según propias palabras, era uno de sus fetiches preferidos.  Luego pareció tomar conciencia de que urgía la prisa y, tras ensartarme, comenzó a bombearme a la vez que, pasando las manos por delante de mi tórax, me aprisionaba las tetas que, en ese momento, se balanceaban sobre el lavabo.  Lo más increíble del asunto era que a mí tampoco parecía importarme mucho el ser vista en esa…
Sigue leyendo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.POLÍTICA DE COOKIES

ACEPTAR
Aviso de cookies